Open Collections

BC Historical Books

BC Historical Books

BC Historical Books

Noticias de Nutka, diccionario de la lengua de los Nutkeses, y Descripcion del volcan de Tuxtla; precedidos… Moziño, José Mariano, 1757-1820? 1913

Item Metadata

Download

Media
bcbooks-1.0225980.pdf
Metadata
JSON: bcbooks-1.0225980.json
JSON-LD: bcbooks-1.0225980-ld.json
RDF/XML (Pretty): bcbooks-1.0225980-rdf.xml
RDF/JSON: bcbooks-1.0225980-rdf.json
Turtle: bcbooks-1.0225980-turtle.txt
N-Triples: bcbooks-1.0225980-rdf-ntriples.txt
Original Record: bcbooks-1.0225980-source.json
Full Text
bcbooks-1.0225980-fulltext.txt
Citation
bcbooks-1.0225980.ris

Full Text

Array             
SOCIEDAD MEXICANA DE GEOGRAFIA
Y ESTADISTICA
NOTICIAS DE NUTKA
n
i
►
DICCIONARIO
DE  LA  LENGUA   DE   LOS NUTKESES
Y
DESCRIPCION  DEL VOLCAN
DE TUXTLA
POR
JOSEPH MARIANO MOZIfNO
SUAREZ DE FIGUEROA
PRECEDIDOS DE UNA NOTICIA ACERCA
DEL  BR. MOZINO
,Y DE LA EXF£DICION CIENTIFICA
DEL SIGLO XVIII
POR
ALBERTO M. CARRENO
MEXICO
IMPRENTA Y FOTOTIPIA DE LA SECRETARIA DE FOMENTO
1913
may he said to he "benign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of  NOTICIAS DE NUTKA
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.n tains
t he-
there
silver,
time
■Sbeen
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of  1	
SOCIEDAD MEXICANA DE GEOGRAFIA
Y ESTADISTICA
O      pi ttyGsr' o 2b.
j
fy the
1.
1  NOTICIAS DE NUTKA
DICCIONARIO     .
DE  LA  LENGUA  DE  LOS NUTKESES
Y
DESCRIPCION  DEL VOLCAN
DE TUXTLA
POR
JOSEPH MARIANO MOZIfiO
SUAREZ DE FIGUEROA
PRECEDIDOS DE UNA NOTICIA ACERCA
DEL  BR. MOZINO
Y DE LA EXPEDICION CIENTIFICA
DEL SIGLO XVIII
POR
ALBERTO M. CARRENO
1      MEXICO
.tWp#Elf$W|6V)TIPIA DE LA SECRETARIA DE FOMENTO
1913
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
> time
he en
«
le
.1
____ it
may he said to he "benign and inccmparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of  EL BR. D. JOSE MARIANO MOZIftO
Y   LA
EXPEDICION CIENTIFICA DEL SIGLO XVIIII
Fu6 el Br. D. Jos6 Mariano Mozifio una de las personal idades
cientiflcas mas conspicuas que Mexico produjo en el siglo XVIII,
cuando todavia era la Nueva Espana; en ese siglo en que tantos
mexicanos ilustres vinieron al mundo para ser honra -y prez del
pais, que entonces como hoy y como siempre, se ha ufanado y
habrd de ufanarse de tan preclaros hijos. Mozino, Alzate, Le6n
y Gama, Clavijero, Velazquez de Leon, Gamboa, fueron lumina-
res en el Armamento de la ciencia; como Tres Guerras, Quintana
Roo, Navarrete, Fernandez de Lizardi y otros muchos, en el del
arte.
^En qu6 afio naci6 Mozino?  Ninguno de sus bi6grafos &h la
fecha de su nacimiento, y aun algunos fijan de manera dudosa la
Doblacion jle Temascaltepec como su cuna.
feEa Base de^; &$&
■"S.'TIO SOllClt»*xi
. 1 Hcirfos adoptaAailaO para escribir este apellido, porque es la forma que uso mas
tehw~el atfbicL quign, como muchos personajes de esa epoca, no sdlo empleaba
tint* ortograna para su nombre sino que este aparece en diversas formas: Jose Mozi-
*nT6- Jose Mocino, lose Mariano Mozino, Jose Mariano. Mozino Suares, Jose Mariano
Mozino Suarez Lozada, Joseph Mozino Suarez y Figueroa, Jose Mariano Mozino Sua-
rez de Figueroa, etc. El apellido de su padre, como se vera en la fe de bautismo que
insertamos en seguida, se halla escrito con s, asi: Mosifio.
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
f time
he en
le
.1
may he said to he "benign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of i»»jiilJMMj»ui'Ji|UJlUiSM»JWBJ
VI
Ajlberto M. Carbeno
Valia la pena averiguar estos dos hechos tratandose de una
personalidad que alcanz6 en su tiempo tanta prominencia en el
campo de la ciencia, y juzgamos desde luego que en los archivos
del Real y Pontificio Seminario podriamos encontrar datos bas-
tantes para esclarecer ambos puntos.
Nuestras' previsiones y nuestras esperanzas no resultaron fa-
llidas; porque hemos logrado precisar no solamente el lugar dei
nacimiento de Mozino, sino la fecha exacta de este aconteci-
miento.
En efecto, en la informaci6n levantada en el Real y Pontificio
Seminario al pretender Mozino ingresar a el, informaci6n que,
como se sabe, era exigida en aquellos dias para que los nuevos
alumnos pudieran vestir el manto y la beca, justiflcando la legi-
timidad de su nacimiento y la limpieza de su vida y costumbres,
hallarnos la partida de bautismo que a la letra dice:
"El Br. Dn. Juan Antonio Cardoso Oforio Cura propio Juez
Eclesiastico, y Vicario in capite, de este Real y Minas de The-
mascaltepeo y su feligresia por el Illmo. Sr. Dr. Dn. Manuel Ru-
bio y Salinas Arzobispo de Mexico mi senor certiflco*doi fei en
quanto puedo y debo, como en el Libro que es de mi cargo donde
se asientan las partidas de Baptismos de Espafioles; que empieza en la primera Liana Libro a donde se asientan los nifios que
se Baptisan en este Real y minas de Theniascaltepec A la foxa
siento noventa y siete esta la partida del thenor siguiente:
"En veinte y quatro de Septiembre de
mil setesientos sinquenta y siete afiog.
Tenia Parochi Baptist solemnemente, \
puse los santos oleos a Jph. Marian***1
Espafiol, Hijo Lexitimo de Lexitim j
trimonio de Dn. Juan Antonio SjfosrarTy
de Da. Manuela Losada Vesinos de este
Real, fu6 su padrino Dn. Augustin Be- El Br. D. Jose Mabiaxo Mozino
nites, y para que conste lo firm6 dicho
dia mes y ano; Br. Cardoso. Br. Sanchez."
"Concuerda con su original a que me remito y para que conste
donde convenga, en certiflcasion de lo qual doi la presente en el
Rl. y minas de Themascaltepec en quinze dias del mes de Octubre de mil setecients. sesenta y tres afios siendo testigos al ver-
la sacar Dn. Julian del Hierro y Dn. Phelipe Echendis Vesinos
de este Real.
"Juan Ant. Cordoso (rubrica).  Dr. Gastem (rtibrica.)"1
Es casi seguro que los primeros estudios y quiza aun los de la-
tinidad los hizo en el mismo lugar de su nacimiento, porque Mo-
zifio aparece por la primera vez en el Seminario Tridentino de
esta capital hasta el afio de 1774, en que solicito se le permitiera
admitir una radon que le ofrecia en dicho instituto el catedrati-
co de Escolastica D. Jose Luis de los Rios, que era primo hermano de Mozino.
(Jove <Sfc&it?vc§)
m
m
Facsimile de la flrma usual de MoziBo
La base de esjfca creencia consiste en una declaration del mismo solicitante, iquien aseguraba en su escrito de Abril de 1774,
"- qe. haviendo venido a esta ciudad, con designio de dedi-
1 "Informacion de legitimidad y limpieza de vida y costumbres de Don Jsph Mariano Mbzifio natural del Rl. y minas de Temascaltepec.—Para vestirmanto y Beca de Co-
lexial en este Seminario." MS. en el arcbiv.o de la PontificiaUniversidad de Mexico.
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
' time
he en
WM.VMWE)
j_ -i. J.a^».      iiw X \*      Lj-o-   UUJ.
J.   WWikVbU4H4VW
le
.1
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Fortheast coast of America. !Ehe long days of VIII
Alberto M. Cabreno
carse k el estudio de Filosofia en las Aulas de dicho Seminario,
esperaha poder establecerse en el numero de sus colegiales, con
el beneficio que esta pronto a cederle el Catco. de Escolastica,
Primo hermo. suio; mas pr. qe. las circunstancias, qe. de parte
de el Colegio" se consideran, han echo dificil 6 inadmisible pr. oi
ese uso; i pr. otra parte la comodidad de sus Padres es tan no-
toriamente improporcionada, qe. no adniite esfuerzos algunos pa.
sustentarlo de Porcionista...." se.veia en la necesidad de pedir
que se le.autorizara a recibir dicha raci6n, a pesar del parentez-
co del donante.1
Justo es decir que los deseos de Mozifio quedaron satisfechos,
porque el informe rendido por el Rector del Seminario, D. Fer-
min Jph. Fuero, result6 muy satisfactorio para el estudiante,
pues en 61 asentaba:
"El suplicante en este memorial es de notoria aplicacion, pobreza, aprovechamiento en sus estudios y de buenas costumbres,
pr. cuyo motivo (si es del agrado de V. S. Y.) puede concederse-
le la gracia que pide, en los terminos que representa." 2
El Arzobispo de Mexico, que a la saz6n lo era el Illmo. Sr. Dr.
D. Alonso de Haro y Peralta, orden6 al recibir dicho informe
que el Notario del Real y Pontificio Colegio formulara la "information bastante sobre la legitimidad, limpieza, vida, y costumbres de D. Jose Mariano Mosifio," a lo cual procedi6 el Notario
D. Joseph Maria Ant. Primo, ante quien declararon como testigos D. Francisco Antonio Benitez, el Pbro. D. Felipe Rafael Flores y D. Francisco Gutierrez de Castafieda, vecinos todos de Te-
mascaltepec, haciendo constar que los padres deLsolicitante eran
"criftianos biejos, sin mezcla en la sangre, ni iniamia en linaje."
Fue entonces cuando Mozifio fue admitido en calidad de semi-
narista con la facultad de usar el manto y la beca, que en aque-
1 Loc. cit.
2 Loc. cit. HRH
El Br. D. Jose Mariano Mozino
IX
Uos dias eran, por detirlo asi, el distintivo de los adoradores de
la diosa Minerva en Mexico. El acuerdo del Arzobispo, dietado
en 27 de Abril de 1774, dice a la letra:
"Vistas las antecedentes Diligencias con la fee de Baptismo
que las acompafia, Con athencion a que de todo consta la lexiti-
midad, limpieza, vida y costumbres de D. Jose Mariano conteni-
do en ellas, le admitimos por Colegial de nttfo. Rl. y Pontifo.
Colegio Semmo. en la Racion que le cede su tio el Cathedratico
D. Jose Luis de los Rios; y le damos Facultad para que pueda
bestir su Manto y Veca con el Escudo correspondiente conforme
a la costumbre de los demas Colegiales, haciendo previamente el
"Juramto. acostumbrado de defender el Misterio de la Pura Conception de N. Sra. en manos del Rector, y afianzando a satisfaction de este y el Maiordomo la Racion cedida. Y mandamos que
estas Diligencias se pasen originales al Archivo de dho. Colegio
donde deven obrar con las demas de la Materia: Asi lo decreto
y firmo S. S. I. el Arzobispo mi Sor.
"Alonso Arzbpo. de Mexico <(rubrica).
"Por mdo. de S. S. I. el Arzbpo. mi Sor.
"Br. D. Manuel de Flores (rxibrica)' Srio." \
y the
the
n "by
74,
icli
it
in
to his
>ftSO /zt-z:
czifi* fcffi&o^
. Tales son las primeras noticias que hemos podido hallar de la
carrera literaria y cientifica de quien, de alii en adelante, iba a
tener la satisfacci6n incomparable de siempre descollar entre sus
compafieros, de siempre recibir como recompensa de sus fecun
1 Loc. Cit.
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
time
•been
\jn.*~f MMV       t* W
1_J-ji   vw a.
ie
.1
may he said to he "benign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days Alberto M. Carreno
das dotes intelectuales y de su amor al estudio la estimation y la
admiraci6n de cuantos lo conocieran.
Ignoramos cual fue el resultado de sus examenes de Filosofia,
porque no logramos hallar las constancias respectivas; pero
en cambio podemos asegurar que en Teologia dio motivo a que en
los registros del Real y Pontificio Seminario se hiciera la men-
ci6n mas honorifica de cuantas aparecen en las nominas, que tuvimos a la vista:
El "Br. Dn. Mariano Mosifio,—se lee—a mas del examen de
obligation, concluyo la materia de Trinitate, y defendio por el
Sto. ocho articulos de Predestinatione, y tres de Libro Vitae, la
materia integra de Predestinatione por Gotti. Despues tuvo otro
examen en el qe. defendio la Materia de Attributis, la de Visione,
las vindicias de la Summa del Angelico Dor. por Bernardo Ru-
beis, cien conclusiones historico-criticas, y seis Problematicas.
Con todo este grande examen se conocid lo grande de su talento.
lo igual de su aplicaddn, y sobre-saliente erudicion en tan corte
tiempo de theologo, por lo qe. nos prometemos, qe. como no des-
maye en. adelante tendrd el Colegio un sujeto, qe. le desempene
como deseamos. Licdo. y Mtro. Juan Anto. Bruno, Rector.
Dr. Joaquin Ignasio Rodrigz. Gallardo, J. R.
"Br. Juan Ignacio Gonzalez Secretario de Colegio." I ■
En el afio de 1777 no se examino por estar ausente,2 aquel.pobre estudiante, que, como se ve en las n6minas de sus califlcaciones, se^mantenia de limosna con las sooras del Refectorio del
Real Colegio, pero si lo hizo en 1778 y merecio, como era de es-
perarse, una nota semejante a la primera.
1 "Nomina de las califlcaciones, que en los examenes de este presente afio han obte-
nido los cureantes Theologos, Juristas, Moralistas, Philosophos, Grammaticos y Estu-
diantes de Capa que de limosna se mantienen de las sobras qe. quedan en el refertorio de
este Real y Pontificio Colegio Seminario," correspondiente al 27 de Agosto de'1776.—
MS en el Archivo de la Pontificia Univ. de Mexico.
2 "Nomina de las califlcaciones, etc. correspondiente al ano de 1777.'' MS en el mismo archivo. El Br. D. Jose.Mariano Mozino
XI
"D. Mariano Mosifio, dice la n6mina de ese afio, no contento
con los 2 examenes a qe. publicamtei se suget6 de toda Teologia
Escolastica, y Moral, pretendio nuevamte. exponerse a otro igual
de todo el torn, de Mysteriis,-et annis Xpti. del P. M. Graveson
pa. acrelhta/r mas su vasta erudicion., y en uno, y otro desempefio
el veivtajoso concepto de su mucha extension, capacidad, y literatura, & satisfaccion de todo el colego. con aplauso general; como se espera lo desempefie en el acto Menor de Criatura del
Colego., qe. ha de defender a su tiempo en la Vm." I
Tales eran los exitos de Mozifio cuando s61o alcanzaba 20 afiSs
de vida y es necesario agregar que cuando s61o tenia 18, se gra-
du6 de Bachiller en Filosofia debiendo recordar que en aquellos
dias en que los hombres todos de valer vivian en un per-petuo tor-
neo, en que el estudio les servia de armas y la inteligencia de es
cudo, no era cosa facil alcanzar el ansiado galard6n que encerra-
ban aquellos codiciados titulos.
Hubo sin embargo una circunstancia que cambi6 por comple-
to el rumbo que llevaba la vida de Mozifio, y que iba a echar por
tierra las ilusiones del Rector y de los Profesores del Seminario
Tridentino; por cierto no a causa de que el 6xito no siguiera
coronando sus esfuerzos de estudiante, sino porque el dios Amor
se interpuso en su camino.
" a tiempo qe. leya el curso de Filosofia en el Colegio Seminario," segun refiere el Obispo de Oaxaca en una carta que be-
mos tenido a la vista,2 conoci6 a una joven que habia de ser su
esposa mas tarde, Dfia. Maria Rita Rivera y Melo Montafio, en
cuya casa asistian al Can6nigo Magistral, Dr. D. Luis de los Rios
quien, como ya hemos visto, cedi6 una raci6n en el Seminario
a su sobrino el estudiante, para que pudiera vestir el manto y la
beca, y esto eambi6 su orientation primitiva.
1 "Nomina de las califlcaciones, etc. correspondiente al ano de 1778." MS en el citado archivo.
2 MS. en el Archivo General de la Nacion.
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
ntains
t he-
there
silver,
i time
heen
le
.1
may he said to he "benign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days ol XII
Alberto M. Cabreno
Tal parece que el fuego que Mozifio llevaba en el cerebro como
una antorcha que lo alumbrara con divina luz en el sendero del
saber, quemaba a la par su corazon desde sus primeros afios, porque a juzgar por las declaraciones del Illmo. Sr. D. Jose" Gregorio Omafia, que es el Obispo a que antes nos hemos referido, aquella joven "fu6 solicitada, y si es licito decirlo asi violentada con
ficciones amorosas, y deliquios de pasion de su Marido; estando
hospedado en su casa.,.." precisamente a causa de la estancia
de su tio, cuando el joven estudiaba Filosofia.
No hemos podido averiguar en que fecha Mozifio contrajo ma-
trimonio con Maria Rita, ni en qu6 lugar se verifico la ceremonia, lo cual ocurrio probablemente despues que termin6 su curso
de Teologia en 1778; pero el hecho es que el Sr. Omafia al ser
consagrado Obispo de Oaxaca, se llev6 consigo como Teologo de
Cdmara al Dr. de los Bios y, entonces, con este emprendio la
marcha a Oaxaca el Br. en Artes, Mozifio. -
No era posible que aquel escolar que apenas pisaba los umbra-
les de la adolescencia, "un descaminado sin abrigo, ni otro arri-
mo qe. su gran talento, y buenas letras, de qe. Dios lo ha dota-
do....," al decir de Omafia, dejara de dar nuevas muestras de
ese gran talento, y, quizas, ayudado por el mismo Obispo, obtu-
vo en propiedad la catedra de Filosofia, tomo a su cargo el dar
lecciones de Historia sin recibir por ello retribution alguna, y lo-
gr6 tambien ser nombrado catedratico interino de Teologia y
Moral.1
Siete afios estuvo ausente de las aulas mexicanas, donde habia
sobresalido "entre sus compafieros por sus talentos extraordina-
rios2 y "... disgustado del esteril ergotismo de la escolastica,
dedic6se con predilecci6n al estudio de la Medicina y de las
Ciencias naturales, e initio su carrera colaborando con el sabio
1 Diccionario Universal de Historia y Geografia, publicado por Alaman, Andrade
Orozco y Berra, etc. Vol. V. p. 582.
2 Beristain. Biblioteca. El Br. D. Jose Mariano Mozino
XIII
Alzate en la abierta hostilidad que habia declarado en las Ga-
cetas de Literatura al escolasticismo monacal, al que persigui6
Motifio, ademas de sus escsitos serios, con los punzantes epigra-
mas que le inspiraba su caracter festive" {
En efecto, el joven Bachiller, que en el afio de 1775 se habia
matriculado en la Universidad para cursar Filosofia2 y que sustento el acto publico respectivo en 22 de Marzo de 1776,3 volvi6
de nuevo a aquella "alma mater" en 1784 para inscribirse en el
registro de estudiantes de Medicina, segun aparece de la siguiente anotaci6n, que hemos hallado en el archivo de la antigua Universidad :
"Dn. Jose Mariano Mozino Suares Losada nal. de Temascalte-
pec se matlo. con mandato del Sor. Ror. estando ausente, pa. primero de Meda. en 26 de Agosto de 1784, ha de hacer su juramento
p. &. r. se gradu6 afio de 76." 4
Y si bien no tenemos ninguna constancia del exito de sus tra-
bajos en ese afio y en el siguiente, volvemos a encontrar una nueva prueba de su talento y de sus esfuerzos en 1786 en que "dobl6
afio" segun la frase estereotipada entre estudiantes, toda vez que
habiendose matriculado en 2 de Marzo para seguir el tercer curso de Medicina, en 19 de Octubre se inscribio para hacer el cuarto
tras de haber sustentado un acto publico en 26 de Junio del
ano referido,5 en que defendi6 "6 casillas de distintas- mate-
1 Ramirez Ricardo. Resefia de la Expedicidn de Historia Natural dirigida por Martin Sessed—Flora Mexicana autoribus Martinus Sesse et Josephus Mariannus Mocifio,
p. VI.
'/. "1775.—Dn. Jos6 Mariano Mozino Suares Losada natl. de Temascaltepee se
mate, pa Propd de Pha. juro la obeda. y constn. dicho dia." Archivo de la antigua
Universidad.
3 "Libro en que se toma rason de los Aetos, y de los Presidentes y Substentantes, de
los que Arguyen, y de dias, meses y afios en que se tienen, y de las Pacultades a que
pertenesen, y materias que tratan, desde el afio de 1750." Archive de la antigua Universidad.
4 Registro de Medicina.—1722 a 1833. Archivo de la antigua Universidad.
5 "Libro en que se toma rason de los actos etc." Loc. cit.
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
ntains
t he-
there
silver,
time
he en
Ui4 W UVr       MW       J-  Xi.au
iJ.Vy J.  W
ie
.1
may he said to he "benign and incomparahly hettfer than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days oj XIV
Alberto M. Carreno
rias segun Estatuto, bajo la presidencia del Dr. D. Joaquin
Pio Antonio Eguia y Muro, y teniendo como "replicas" para ar-
gfiirle a los Dres. D. Jose Giral, D.-Juan de la Pefia, D. Jose
Jove y D, Manuel Soto.
Pocos meses despu6s comprobaba ante la Universidad el haber
terminado el cuarto curso y haber hecho las diez lecciones que
por aquellos dias eran indispensables para poder recibir el grado
de Bachiller, y en el libro correspondiente de la misma Universidad se encuentra por triplicado un acta del tenor siguiente:
"En la Ciudad de Mexico en veinte y seis de Abl. de mil setecs.
ochenta y siete Dn. Josee Maro. Mosifio Suarez Eftudiante Medico, de eftas Efcuelas, y Vniverfidad, para probar aver curfado,
y ganado en ella Fu quarto Curfo en las Cathedras de Prima,
Vifperas, prefent6 por Teftigos a. los Bachilleres Fus Concurfan-
tes, q. abajo de efta firman, & quienes recibi juramento, que hi-
zieron, en forma, fegun Derecho, y la calidad de fu Eftado, s6
cuyo cargo prometieron decir verdad en lo q. fe les preguntare;
y fiendolo, dixeron: Que el que los prefenta, tiene ganado dicho
fu curfo, por aver afsiftido, y curfado en efta Vniverfidad las
referidas Cathedras, la mayor parte del afio, y en la forma, que
pide para ello el Eftatuto; y efto dijeron fer la verdad, por fu
juramento, en que siendoles leida efta fu depoficion, fe afirma-
ron, y ratificaron, y lo firmaron ante mi, de que cloy fee. asimo.
juramos aver el refo. Dn. (Jose) echo diez leccs. de meda. con
puntos y menos termo. de veinte y quatro en la facultad de
Meda.
"B. Gomez (rtibrica). Antonio Diaz Corvera (rubrica).
"Posada.—Srio. (rubrica)."3
1 Las otras dos actas estan Armadas por el mismo Mozifio y por Jose Gomez y Joseph Miguel de Villavicencio, ademas del Secretario Posada.— Medicina: 1728 a 1833,
pp. 294 vuelta y 295. Archivo de la antigua Universidad. Er. Br. D. Jose Mariano Mozinc
XV
«.   f'S1"
Cuatro dias mas tarde Mozifio sostuvo el acto publico necesario para que se le acordara el' grado de Bachiller en Medicina y
asi const a en los libros de la antigua Universidad.
"El Br. D. Josse Maro. Mosifio Suarez y Losada—se lee—recibid el grado de Br. en Medicina en treinta de Abril de mil fe-
tecientos, y ochenta y siete de mano del Dr. que ef te firma; prob6
fus Curfos y las diez Lecciones de media hora con puntos, menos
termino de veinte, y quatro: tuvo fu actillo, en que le arguyeron
los Dres. Dn. Juan Anto-. Vicafia, Dn. Manuel Soto, Dn. Jph.
Gracida Bernal, Dn. Joaqn. Anto. Pio Eguia y Muro, y Dn.
Anto. Venegas.
"Sali6 aprobado, Nemine discrepante, de qe. doy fee.
"Dor. y Mro. Rada (rtibrica). Ante mi
"Diego Posada, Srio."   (rubrica.1
Es indispensable llamar la atenci6n acerca de que la nota de
haber sido aprobado "Nemine discrepante" era tan poco usual
en aquellos dias, que.son bien contados los alumnos que la ob-
tuvieron en el periodo de cuarenta afios que comprende el libro
de grados donde aparece registrado el de Mbzifio; y cosa verdaderamente digna de loa: la mayor parte de los cursantes que
obtuvieron tan honrosa distinci6n fueron los mas pobres y todo's
consagrados a la Medicina, habiendo casos en que, segun aparece
de las declaraciones hechas al pie del acta de otorgamiento del
grado, su pobreza habia sido tal que el Rector de la Universidad
se habia visto en el caso de eximirlos del pago del derecho llamado de Area.
El an6nimo bi6grafo, que hizo el elogio de Mozifio en el Dic:
cionario Universal de Historia y Geografia, asegura que el joven
1 Grads. de Br. en la Facultd.-
Univereidad.
-Afios: 1770-1810, p. 108. Archivo de la antigua
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
ver&ure
shores
hickets,
ones
the
e from
.n tains
t he-
there
silver,
t time
sheen
U1J.VUU        »W        J-   JUJ~1AA.
UV JU \»*      uo.   uvx
le
.1
..^.^ ._ -_   „.._     g^fc^s,  it
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of XVI
Alberto M. Carreno
Medico fue Catedratico de Matematicas y de Botanica en la Universidad \ y Beristain dice que para poseer la Medicina "en toda
su perfecci6n se dedic6 a la fisica experimental, a las matematicas, a. la botanica, a la quimica y k la astronomia,"2 opini6n que
comparte nuestro distinguido amigo el sefior Senador D. Francisco Sosa.3
Es casi seguro, dado el genero de trabajos que Mozifio llev6 a
cabo despues, que haya consagrado particular atencion a la fisica experimental y a la quimica, desde sus dias de estudiante;
pero no compartimos la idea de que se hubiera dedicado a las
Matematicas y menos aun a ensefiarlas, porque no hemos hallado dato alguno que lo compruebe.
No pretendemos asentar una opinion definitiva, pero hemos re-
visado todos o casi todos los libros correspondientes, de la Universidad, y ni en las replicas a otros estudiantes de Matematicas, ni como examinador—como aparece en diversas ocasiones
otro distinguido mexicano D. Pablo de la Llave,—ni como cur-
sante de tal materia lo hemos hallado en tales libros; lo cual nos
ha hecho imaginar que tanto Beristain como el bi6grafo an6ni-
mo confundieron a Mozifio con de la Llave, toda vez que este,
como aquel, fue mexicano; como el, universitariodistinguidisimo,
y, como el, tambien por todo extremo aficionado a la Historia
Natural, cual lo comprueban sus* interesantes trabajos botdnicos,
existiendo ademas la circunstancia de que fueron casi contempo-
raneos; pues aunque mas joven que Mozifio, por haber nacido en
11 de Febrero de 1773, ya era estudiante distinguido en el Colegio de San Juan de Letran en 1785, donde seis afios mas tarde
abria un curso de Filosofia "teniendo entre sus discipulos a al-
1 Diccionario Universal de Historia y Geografia, Vol. V, p. 582.
2 Beristain.—Biblioteca.—Garcia Cubas, Diccionario Geograflco, Histdrico y Bio-
graflco de los Estados Unidos Mexicanos, Vol. IV, p. 151.
3 Sosa. Biografias de Mexicanos Distinguidos. p. 656. El Br. D. Jose Mariano Mozino
XVII
gunos de mayor edad que 61.m Por ultimo, la Llave, como Mozifio, pas6 una parte de su vida en Espafia, y quizd toda esta serie
de hechos semejantes indujo a error a los citados bi6grafos..
Tampoco creemos que haya ensefiado Botdnica en la Universidad, tanl.o porque no hemos encontrado huella alguna a este
respecto en los registros de aquella importantisima fuente de
ciencia para nuestros mayores, cuanto porque, segun entende-
mos, no existia tal cdtedra especial en la Universidad.
De la vida intelectual de Mozifio se registran referencias por
doquiera en los libros de aquel famosisimo instituto; y ora
hallarnos en los libros de Claustros 2 las constantias de habei*-
sele otorgado los primeros lugares, ora lo vemos aparecer en
los libros de actas de exdmenes de sus contempordneos3, ya en
fin, como examinador mds tarde, en actos publicos sobre materias "Quimico-Meclieas";4 y nos parece dificil que no hubieramos tropezado con alguna constancia sobre sus ensefianzas de
la Botdnica, como si las tenemos mds tarde de sus repetidos y
constantes exitos como alumno de la clase de Botdnica creada
en aquellos dias por Carlos III; exitos que por cierto, iban a de-
flnir de una vez por todas la ruta gloriosa, aunque erizad a de
espinas, que habia de recorrer aquel infatigable hombre de
ciencia.
Y no es posible hablar de Mozifio sin hacer siquiera sea de
modo breve, la historia de uno de los acontecimientos cientifl-
cds mds notables, que se realizaron en las postrimerias del siglo
XVIII; porque Mozifio fu6 uno de los elementos mds valiosos
para alcanzar los resultados que se obtuvieron en bien de la
ciencia, y por lo mismo necesitamos referirnos a la Expedici6n
de Naturalistas enviada a Mexico por aquel inolvidable Rey;
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
sho res
hickets,
ones
. the
e from
1 Soaa.—Biografias de Mexicanos Distinguidos, p. 564.
2 Claustros de 1771 a 1779, p. 184.
3 Grados de Baehilleres.
4 Grads. de Br. en la Paeultd.—Afios: 1770-1810.
t he-
there
silver,
i time
he en
le
111
*  *-ili      V\-A
may he said to he "benign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of XVIII
&XBERTO M.  CaRRENO
expedici6n respecto de la cual muchos datos importantisimos
son del todo ignorados hasta hoy.
A instancias del Dr. D. Martin de Sesse, S. M. el Rey Carlos
^yl/^yp^r^r^ £<± t/e/rgr
in expidi6 una real orden en 27 de Octubre de 1786 para que
se estableciera en la Nueva Espafia un jardin botdnico y se efec-
tuara una expedition facultativa con el objeto de "formar los
Dibujos, recoger las producciones naturales e ilustrar y coin-
pletar los escritos del Dr. Don Franco. Hernz.", nombrando al
efecto como Director de dicha expedition asi como del jardin
botdnico al mismo Sess6 a quienes debian acompafiar D. Vicente Cervantes, como Ca-tedrdtico de Botdnica, D. Juan del Castillo, D. Jose Longinos Martinez y D. Jayme Senseve, como Pro-
fesor farmaceutico.
El Sr. D. Ricardo Ramirez, en su "Resefia de la Expedici6n
de Historia Natural" \ asegura que "en los postreros dias del
reinado de Carlos III, 1787, nombr6se una Comisi6n de Naturalistas encargada de explorar... parte de la America Septentrional. .. (y agrega que) D. Casimiro Gomez Ortega, Director
del Jardin Botdnico de Madrid.... escogi6 por jefe de ella d
D. Martin de Sesse y Lacasta...*' opiniones que comparte v
sigue nuestro estimable amigo el Sr. Dr. Nicolds Le6n. 2
Nada tenemos que observar respecto de la fecha citada por
el Sr. Ramirez, porque hemos tenido la fortuna de encontrar
en el Archivo General de la Naci6n la nota dirigida al Virrey
1 Sesse & Moeifio.—Flora Mexicana, p. I.
2 Nicolas Leon.—Biblioteca- Bot&nico-Mexicana, pp.
23  y 324. El Br. D. Jose Mariano Mozino
interino de Mexico, D. Aloaaso de Haro y. Peralta, anuncidndo-
le el nombramiento de la citada Expedici6n, nota fechada en 13
de Marzo de 1787, que dice a la letra :
"Yllmo. Sefior:
"A consecuencia de la resoluci6n del Rey que comunique al
Virrey Conde de Galvez en Rl. orn; de 27 de Octubre de 86 apro-
vechando la propuesta que dirigio y recomendo echa por el Dr.
D. Martin Ses6 y apoyada por los Fiscales de esa Auda. sobre
establecer vn Jardin Botanico en esa Capital, y efectuar una
expedici6n facultativa por sus Provincias, pa. formar los Dibu-
jos, recoger las producciones naturales e ilustrar, y completar
los escritos del Dr. Don Franco. Hernz.: ha nombrado S. M. a
mismo Ses6, por Director, asi del Jardin, como de la expedicion
d D. Vicente Cervantes por Cathedrdtico de Botdnica, y d D.
Juan del Castillo, y d D. Jose Longinos Martinez pa. que agre-
gandoseles en calidad de Profesor Farmaceutico D. Jayme Sen-
seve, residente en esa Ciudad, y los dos Dibuxantes qe. se em-
biardn de estos Reynos, en caso de no haverlos en ese dotados
de las devidas circunstancias,. executen la insinuada expedicion
en Compafiia, y d las Ordenes del Director, auxiliandoseles con
dos, 6 tres Criados Practicos costeados por cuenta de la Rl.
Hazda.
"Quiere asi mismo S. M. que al expresado Director se le con-
fien las disposiciones preparativas del nuevo Jardin, y de su
destino, con todas las demas providencias que con su acuerdo
estime V. Y. conveniente adelantar, para quando lleguen d esa
UAXVWW        »» W        J-   iLl
i-y^e M w     u<j. v w
o>*S     j +
may^he saidTto he "benign and incomparahly hetter than
that of the^ountries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America.    She long days of XX
Alberto M. Carreno
Ciudad los Botanicos y Naturalistas que se remiten de estos
Reynos, ayudandole entretanto Senseve y Castillo qe. pasard de
Puerto Rico inmediatamente, en lo qe. se le ofrezca relativo d
ambas comisiones pa. cuyo desempefio llevardn todos la conveniente instruction firmada de mi mano, y cuidard V. Y. con especial zelo, que la cumplan exactamte. sin permitir la menor
falta de observancia, en ninguno de los puntos que abraza.
"Vltimamte. es voluntad del Rey que V. Y. oyga al Dr. Ses6,
dl Fiscal de Real Hazda., Vniversidad, y Proto-Medicato de esa
Ciudad, sobre varios arbitrios que ha propuesto el primero pa.
reintegro de los gastos de dotation del Jardin Botanico, y de la
expedition facultativa, dando V. Y. cuenta de todo con su dic-
tamen para qe. S. M. resuelva lo que sea de su soberano agrado.
"Participolo d V. Y. de orn. de S. M. para su inteligencia y
cumplimiento." x
La opinion del Sr. Ramirez, cuando asegura que fue el Dr.
G6mez Ortega quien escogio a Sess6 para jefe de la expedicidn,
necesita, no obstante, ser aclarada en el sentido de que la idea
y promocidn relativas al establecimiento del Jardin Botdnico
y envio de la expedicion fueron del propio Sesse, hechos que
comprueba la siguiente nota, en que estd contenida la historia
integra de la creacidn del Jardin, y que fue' enviada desde Aran-
juez al Virrey de Mexico en 27 de Abril de 1796.
Dice asi:
"Reservada.—Exmo. Sor.—En 12 de Agosto del afio pasado
de 1785 ocurrio al Virrey de ese Reyno Conde de Galvez, el Dor.
Dn. Martin Sess6 Medico incorporado en la Universidad de Mexico ofreciendose d viajar con el obgeto de adquirir nuevos conocimientos en todos los ramos y partes de la Botanica y continuar la obra que de esta clase dej6 escrita el Dor. Dn. Franco.
Hernandez.
MS. eh el Archivo General de la Nation.—Historia, Vo pi tfu-e/To:
El Br. D. Jose Mariano Mozino
XXI
"Expuso asimismo que para hacer practico el uso de dha. fa-
cultad seria mui util establecer una Cathedra de ensefianza en
esa Capital, y un Jardin Botanico donde se instruyesen todos
los que hubieran de presenfarse d examen de Medicos, Zirujanos
y Farmaceuticos.
"Que para regentear la Cathedra, se remitiese de estos Rey-
nos una persona bien instruida y de la aprovaci6n de Dn. Casi-
miro Gomez Ortega.
"Que el Jardin Botanico podia colocarse d poca costa en la
Huerta del Colegio que fue de los Regulares expulsos: que los
costos del establecimiento consistirian unicamte. en el corto tra-
vajo de la expresada Huerta: en la moderada dotacion de la
Cathedra: en la havilitazon. y transporte de lo que hubiese de
serviria: en una corta suma que se destinase anualmente para
el acopio de las Plantas y salario del Jardinero: y en la gra-
tiflcazon. que para el establecimto. y viage mereciese el travajo
del referido Sess6; y concluy6 pidiendo que aprobandose este
pensamiento se le permitiese ponerlo en execution.
"Dada vista de esta solicitud d los Fiscales de Rl. Hazda. y
de lo Civil expusieron que les parecia mui util y ventajoso dho.
establecimiento para el que devia preceder la Rl. voluntad segun y como se verific6 para principiar su obra el Dor. Hernandez.
"Haviendose conformado el Virrey con este dictamen, remi-
ti6 Testimonio del Expedte. y recomendd el merito del Dn. Martin Sess6 en haber promovido un pensamiento util y pidi6 d S.
M. que se dignase conceder permiso para dho. establecimiento
asignando los medios y modos para efectuarlo.
"Dada cuenta al Rey mandd que informase el Dr. Casimiro
Ortega expresando lo que le constase de la aptitud y circunstancias de Dn. Martin Sess6 y en su cumplimiento lo execut6,
expresando parecerle sumamente util el establecimiento del. Jardin en esa Capital, y que tenia sobresalientes y veridicas noti-
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
ntains
t he-
there
silver,
time
iheen
le
LI
>S,
it
may~he said to he "benign and incomparably hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Hbrtheast coast of America. The long days of XXII
Alberto M. Carheno
cias de la actibidad, talento y aplicacion der Dr. Martin, quien
no dudava adquiriria los conocimientos que le faltavan en la
Botanica, concediendole los auxilios precisos y entre otros el
de imbiarle algun Joben instruido no solo en el conocimiento
de la Botanica, sino tambien en el de la material y formal disposition y Govno. del Jardin de Madrid y de su ensefianza,
para lo que propuso d Dn. Vicente Cerbantes, al qual a su lle-
C2Wt&
gada podria el Dor. Sesse entregarle el cuidado del Jardin y
de la Cathedra, y salir d pregrinar y recoger plantas acompa-
fiado del Profesor Dn. Juan del Castillo Director de la Botica
del Hospital Rl. de la Ysla de Puerto Rico, y que aprobando S.
M. la propuesta del Dor. Sesse le honrrase con el Tito, de Director del nuebo Jardin.
"El Rey en vista de este Ynforme se digno aprovar el establecimiento, y en su virtud se comunicaron a ese Superior Go-
vierno las correspondientes Rs. Ordenes para que se Debase d
devido efecto como todo constard en la Secretaria de ese Virrey
nato "x
^Cudles habian sido los propdsitos del Rey Carlos III? Ellos
aparecen detallados menudamente en el nombramiento que fue
enviado a Longinos Martinez, en el cual declara el Monarca espafiol :
1 D. Eugenio de Llaguno al Virrey de Nueva Espafia, a proposito de la
solieitud de D. Vicente Cervantes para ser nombrado Boticario y Medico de
Camara del Rey de Espafia. MS. en el Archivo General de la Nacidn.—Historia, Vol. 527. El Br. D. Jose Mariano Mc
XXIII
"Por quanto conviene d mi servicio, y al bien de mis vasallos,
qe. d exemplo de lo qe. de mi Rl. orden se estd executando en
los Rey nos de Sta. Fe y Peru, se examinen, dibujen y describan
methodicamte. las producciones naturales de mis fertiles dominios de N.E. no solo con el objeto general, e importante de
promover los progresos .de las ciencias phisicas, desterrar las
dudas, y adulterationes qe. hay en la Medicina, Tintura, y otras
artes utiles; sino tambien en el especial de suplir, ilustrar y
perfeccionar, con arreglo al estado actual de las mismas ciencias naturales, los escritos originales qe. dejd el Dor. Franco.
Hernandez Proto-Medico de Felipe Segundo, pr. fruto de la
expedicion de igual naturaleza, qe. costed aquel Monarca, y
hasta ahora no hd produzido las completas utilidades qe. debian esperarse de ella, y me prometo de esta, coadyubada del
eTJardin Botanico, qe. d representation de mi Virrey qe. fue de
aquel reyno, Conde de Galvez, y en beneficio comun, he manda-
do establecer en Mexco. y de la publicacion de aquella obra
manuscrita, qe. de mi orden se estd imprimiendo; he resuelto
passen d N.E. dos Botanicos, y un Naturalista, (todos Espafioles) d incorporarse con el Dor. Dn. Martin Sess6, Director
qe. hd de ser de la Expedicidn, d. la qual se agregardn. el Profe
sor Farmaceutico Dn. Jaime Senseve, y dos Dibujantes..." *
La idea del Dr. Sesse no podia haber sido ni mds oportuna,
ni mds interesante; porque si por aquellos dias se pensaba en
salvar los tesoros que habia logrado reunir en sus manuscritos
y dibujos el celebre Dr. D. Francisco Herndndez, y que habian
quedado antes relegados al abandono y al olvido, la ocasidn
era propicia para continuar la interrumpida labor, que por casi
dos siglos no habia sido reanudada; y debia tenerse en cuenta,
ademds, que a pesar-de las exploraciones del Dr. Herndndez,
mucho nuevo y desconocido podia descubrirse, ya que los do-
1 MS. en el Archivo Ganeral de la Nation.—Historia, Vol. 527.
y the
the'
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ionnt-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
time
ihe en
le
111
may he said to he "benign and incomparably hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of xxrv
Alberto M. Carreno
minios de Espafia en el nuevo continente encerraban y encie-
rran todavia una fauna y una flora dignas del "paraiso terre-
nal," que Moises pinto en el libro del Genesis.
No debe extrafiarnos, en consecuencia, la acogida que en Mexico tuvo la idea primero del Virrey Conde de Galvez y de la
Real Audiencia, y mds tarde no solamente del Virrey sino tambidn de los habitantes en la capital de la Nueva Espafia.
Dejemos que la Gazeta de Mexico, uno de los precursores del
periodismo actual entre nosotros, nos describa cdmo fue cele-
brada la inauguracidn de los trabajos del nuevo elemento cien-
tifico que venia a ensanchar el caudal vastisimo de saber, que
representaba la Universidad donde se habian cultivado y des-
arrollado tantas y tan notables inteligencias.
En la Gazeta correspondiente al martes 6 de Mayo de 1788,
tras de exponer cudl era el fin de aquella Expedicidn, y de asegurar que le habia sido reservado para el establecimiento del
Jardin Botdnico "el espacioso y acomodado terreno que media
sntre el Paseo de Bucareli, Arqueria del Salto del Agua y Can-
lelaria de los ciegos, el que por su bella situacidn ofrece a este
establecimiento las mayores ventajas," se hace una detallada
tesefia de aquella fiesta, que constituyd uno de los mds notables
aconteciinientos de la epoca.
"El dia primero del corriente—se lee en la mencionada Gazeta—a las cinco de la tarde se verified la abertura del Real
Estudio Botdnico en el General de Actos de esta Regia y Pon-
tiflcia Universidad, ddndose principio con una elegante e ins-
tructiva Oracidn inaugural que pronuncid con mucha energia
el Director de la Expedicion y Jardin Don Martin de Sese. Despues de haber manifestado en ella la antigiiedad de esta Ciencia, la sublime y apreciable estimacidn en que la tuvieron los
principales Heroes de todas Naciones, y las utilidades que
ofrece al Estado su cultivo, se extendid a insinuar las respecti-
vas al Comercio, Agricultura, Economia y demas Artes, y par- El Br. D. Jose Mariano Mozino
XXV
fiam
;ticularmente d la Medicina, alentando ultimamente la aplica-
cion de los Jdvenes dedicados d ella en los tres ramos d seguir
el estudio metddico de toda la Historia Natural.
"Precedid d este Acto el Juramento de Catedrdticos de la
Universidad, que como tales hicieron ante el Sefior Rector de
ella, segun costumbre, el referido Director y Don Vicente Cervantes, debiendo d la piedad del Soberano estas tan recomen-
dables honras con que ha querido distinguirlos.
"La asistencia de esta Real Audiencia, Cuerpo de Doctores,
Religiosos de todas Comunidades, crecido numero de Caballe-
ros, Regidores de esta N. C. Militares y demas Gentes de la
primera distincion, hicieron el acto mas respetable y lucido.
No habiendo podido concurrir d el el Excmo. Sefior Virey y
Protector del Real Jardin, dispuso que le presidiese, ocupando
su lugar, el Sefior Regente de la Real Audiencia Don Francis
co Xavier Gamboa." x
Mas no fud con sdlo este acto con lo que se celebrd aquel inu-
sitado acontecimiento; que eran usuales funciones como dsta,
en que se hacia derroche de inteligencia de parte de los susten-
tantes del acto, y de amor al estudio por parte de los concurrentes, toda vez que entonces era ordinario que la Universidad
diera albergue a multitud de personas que no se desdefiaban,
como hoy con harta frecuencia sucede, de consagrar lo mejor
de su tiempo a estas nobles demostraciones del espiritu.
Aquella inauguration de los trabajos a que iban a consagrar-
se los enviados del ilustre monarca espafiol, exigia algo mds todavia; y por esto "a las siete de la noche se iluminaron los bal-
cones de la principal fachada de la Universidad y Sala de
Claustros, en la que el Director del Jardin tenia dispuesta una
harmoniosa orquesta para divertir la concurrencia de las personas que acudieron d ver los artificiosos y alusivos fuegos, que
1 Valdes. Gazetas de Mexico. —Vol. Ill, pp. 75 y 76.
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
time
he en
■M&wafMw~
ie
.1
it
may he said to he "benign and incomparahly hetter than
that of the countries situateaon the same parallel on
the Northeast coast of America.    The long days of XXVI
Alberto M. Carreno
d sus expensas y por su drden trabajd el diestro Artifice de
Pyrotechnia Don Joaquin Gavildn. Tres Arboles, conocidos
en este Reyno con el nombre de Papaya, imitando el natural en
la propiedad de sus hojas, flores y frutos, daban clara idea del
sexo de las Plantas, que por hallarse separado en este gdnero
se representaba en la forma siguiente. Dos Arboles femeninos
vestidos de sus respectivas flores y frutos de varios tamafios indicaban la alternativa con que estos suelen sazonarse de las
flores del Masculino, que como tal caretia de frutos y ocupaba
el centro, salian muchos flocos de fuego d Escupidores, que di-
rigidos d los femeninos representaban con perfection el Pollen
que se transporta por el ayre en todas las Plantas de esta clase
para fecundar las femeninas. Al pie del Masculino se colocaron
varios adornos alusivos al enverjado de un Jardin, que despues
de haber iluminado la Plaza con la inventiva de vistosas, en-
tretenidas y brillantes luces de diversos colores, empezd d en-
cenderse con otras de no menor recreo. Concluidos los tres Arboles, aparecid al remate del Masculino una inscription con
letras de fuego que decia AMOR URIT PLANTAS,1 que es la
que el ilustre Caballero Carlos Linneo tiene en su ingeniosa
Disertacion 8ponsalia Plantarum." 2
Tales fueron las fiestas que sirvieron para la presentation,
por detirlo asi, de los campeones de la ciencia que iba a propa-
garse en la capital de la Nueva Espafia especialmente, y tras
de ellas iba a comenzar una labor que, por suerte, fud fecunua.
En efecto, "el dia siguiente d la misma hora se abrid el Curso de Botdnica en ti Aula que para este fin habilitd Don Ignacio Castera, Arquitecto-mayor de la N. C. en su misma casa,
contribuyendo como leal Vasallo y Ciudadano noble al mas
pronto desempefio franqueando liberalmente su Jardin para
1 El Amor incendia las plantas.
2 Esponsales de las plantas. Gazetas de Mexico, Vol. Ill, pp. 76 y 77. El Br. D. Jose Mariano Mozim
XXVII
continuar en dl la ensefianza Tedrica y Practica...." { en tanto
se arreglaba el terreno destinado con tal fin por el Ayunta-
miento. 2
El nuevo acto consistid err una conferencia que did Cervantes haciendo una resefia de lo que la Botanica habia sido desde
los mds remotos tiempos hasta las reformas introducidas por
Carlos Linneo, y en la lectura de las "instrucciones y Plan de
Ordenanza del Jardin, a efecto de que advertidos los Discipu-
los de los privilegios que el Soberano les concede, se estimula-
sen al estudio de tan utilisima Ciencia"3; y el dia cinco del
mismo comenzaron los cursos propiamente dichos, que fueron
seniestrales, a partir de aquel, y en unos afios por la mafiana y
en otros por la tarde, pero siempre los lunes, midrcoles, viernes
y sdbados.
Refiere la Gazeta que: "El crecido numero de concurrentes
tanto de Profesores en las tres Facultades, como de Aficionados
de la primera distincidn que se matricularon, did d entender el
mucho gusto de los Naturales d esta Ciencia, pudiendo prome-
terse que mediante su aplicacidn y buenas luces, logrard el Soberano ver cumplidos dentro de poco tiempo sus designios, y
tener en Amdrica Botdnicos tan sobresalientes, como los que
ban producido los principales Jardines de Europa." i y ya ve-
■enios como un afio mds tarde se realizaba esta prediccidn.
No sabemos quienes fueron todos los alumnos inscritos a este
primer curso, y sdlo conocemos a los tres que merecieron en
aquel afio el premio que el Soberano espafiol habia ofrecido
para que anualmente se distribuyera entre los mds conspicuos
de los cursantes, durante la ceremonia publica con que cada
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
1 Op.   cit.   p.   77.
2 En los afios subsecuentes la clase praetica se did en el jardin del Palacio.
3 Loc. cit.
4 Loc.  cit.
.ntains
t he-
there
silver,
Jiiiae
he en
le
.1
7i>9
may he said to he "benign and incomparably "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of XXVIII
Alberto M. Carreno
afio fueron cerradas las lecciones. Aquellos tres discipulos fueron : "el Br. Don Joseph Vicente de la Pefia, Medico acreditado
en esta Corte, D. Francisco Giles y Arellano, Pasante de Ciru
gia en el Hospital Real de Indios (y) D. Joseph Timoteo Ar-
zinas, Practicante de Farmacia" quienes sustentaron su acto
publico el dia 20 de Diciembre de 1788, con notable luci-
miento.I
A pesar del dxito alcanzado en este primer curso, al que no,
habian desdefiado concurrir Medicos como Giles, ya acreditado
en la Corte, segiin hemos visto, mayor iba a ser el que lograra
el curso siguiente; porque en dl habia de distinguirse por modo
tal el joven Bachiller Mozifio, que habia de merecer el ser 11a-
axado a formar parte de la Expedicidn y, con este motivo, el
que su nombre pasara en lugar prominente a la historia de la
Botdnica para orgullo del pais que fud su cuna; para ejemplo
de aquellos estudiantes que, perseguidos por la miseria, lejos
de sentir desaliento, le oponen como valladar inconmovible su
fe sublime y su voluntad inquebrantable.
Mas si la Comisidn halld tan entusiasta acogida, no por esto
dejd de tener tropiezos y dificultades y, aun cuando parezca in-
creible, tal vez los mayores los encontrd en los dos grupos cien-
tificos de mds renombre que habia en Mdxico: en el Proto-Me-
dicato y en la Universidad. ftt-^i
Al reglamentarse el plan de ensefianza para la nueva cdte-
dra de Botdnica, se previno: "qe. ningun Medico, Cirujano, o
Farmaceutico pueda ayudar al examen en su respectiva facul-
tad sin que acredite su asistencia, e idoneidad en la Botanica
pr. Certificon. del Catedratco. de esta Ciencia." 2; y quizd debido a esta circunstancia el Tribunal del Proto-Medicato vid
con desagrado el que se nombrara a los Sefiores Sessd y Cerrem-
1 Op.  cit.  Vol.  III.  p.  213.
2 MS. en el Archivo General de la Nacidn. Historia   Vol. 527- d-fc
r.
w4T» 2k
El Br. D. Jose Mariano MoziSo
XXIX
tes, Alcaldes examinadores del referido Tribunal, y no sdlo vid
con desagrado tal medida, sino que la objetd empefiosamente.
En efecto, en un largo memorial firmado por los proto-mddi-
cos Josd Giral, Juan Josef Mafias de la Pefia y Brizuela y Josd
Ignacio Garcia Jove, que a la sazdn eran los miembros del-Tribunal, dstos se opusieron a que se otorgaran tales honores a
Sessd y a Cervantes, funddndose en "que el goze de esos honores
correspondidds al Director, y Cathedratico del R. Jardin Botanico es incompatible con la Erection, y practica de este Tribunal R. del Protoruedicato." §
Aquel memorial pasd al Fiscal de lo Civil,2 quien con todo
buen juicio manifestaba su extrafieza de que por una parte el
Protoinedicato encontrara util la creacidn de los estudios de
Botdnica y por otra pusiera estorbos para que esos estudios tu-
vieran un mayor desarrollo, y agregaba:
".... AeLmira d la verdad, qe. por vna parte, llene de elogios, y de aplausos, la idea; y qe. pr. otra, ponga estorvos, y di •
flcultades en los medios, y en los modos, con que S. M. quiere,
se dd principio d el establecimto. del nuevo Jardin Botanico,
y se distinga d los primeros empleos de dl.
"El Protomedicato procede en esto, con poca reflexion, con
manifiesta inconsequencia, y los fundamentos, qe. expone para
decir, qe. el goze de los honores de Alcaldes examinadores supernumeraries concedidos pr. S. M. al Director, y dl Catedrati-
co, es incompatible con la creacion, y con la practica de su Tribunal, son frivolos, d insustanciales.
"4.° Todo se reduce d qe. este Protomedicato, jamds hd tenido
Alcaldes examinadores; pero no se hace cargo, qe. esto consiste,
en qe. los mismos Protomedicos son aqui examinadores al
mismo tiempo; y asi viene d ser, question de nombre todo el fun-
1 MS. en el mismo Archivo y en citado volumen.
2 D. Lorenzo Hernandez de Albn.
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
ntains
t he-
there
silver,
time
the en
UJ.AVMW       i» w       M.  XMU
j-j-  \j\j a.
ie
lix
JrT
Wo9
it
may he said to he "benign and incomparably hettfer than
that of the countries mtuated on the same parallel on
the Northeast coast of America.    The long days of XXX
Alberto M. Carreno
damento. E&-Espafia hay Protoinedicato; y aparte Alcaldes
examinadores para las tres facultades de medicina, cirujia, y
farmacia; y pr. eso en el parrafo ultimo del plan de ensefianza,
se usd de la voz de Alcaldes examinadores supernumerarios;
cuyos honores y empleos en el Director y Catedratico del Jardin Botanico, deven tener aqui su devido efecto,. en la forma, y
en el modo, qe. es adaptable d las circunstans. y d el estado de
este Tribunal del Protomedicato; exercitando cada vno en los
examenes las funciones relativas d su respectiva facultad, y &
la instruction en el nuevo ramo de la Botanica; con lo qe. no
ay incompativilidad, repugnancia, ni embarazo alguno en la
execution, ni en la practica, de lo qe. S. M. quiere, y manda.
"5.° V. E. Serd servido providenciar, qe. luego, y sin otra dilation, escusa, ni pretexto, se ponga d el Director y Cathedrati-
co del Rl. Jardin Botanico, en posesion de las plazas de Alcaldes examinadores supernumeraries, qe. les ha concedido el Rey,
en el Tribunal del Protomedicato, a el qual se le comunique
esta Supor. resolzon. de V. E. para su devido cumplimiento,
por medio de la correspondiente orden; y que tambien se haga
saver d-el Director, y Cathedratico para su inteligencia- •••" i
El Virrey D. Manuel Antonio Flores acordd de conformidad
cffloruasd^T*^
el dictamen del Asesor General aprobando lo pedido por el Fiscal, en 2 de Julio de 1788; pero a pesar de este acuerdo, el Tribunal del Protomedicato todavia puso reparos, y lejos de some-
terse desde luego elevd una nueva consulta en 5 del mismo mes,
en que decia:
1 MS.  en el Archivo General de la Nation. Historia, Vol. 527. El Br. D. Jose Mariano Mozino
XXXI
"Previene V. Ex. en su superior oflcio de 3 del siguiente de
conformidad con lo pedido pr, el Sefior Fiscal de lo Civil, a el
que subserivio el Afefor general, que sin dilation, ni escusa de
possesion en este Tribunal d el Director y Cathedratico del Real
Jardin Botanico, pero el mismo contexto le da motivo, para rer
producir esta consulta: (sin que esto se entienda ser repugnan-
cia d la Superior resolution de V. Ex.) lo relativo del oficio supone, que el expediente promovido cs pa. la possesion de honores de examinadores de este Tribunal: el texto del Sefior Fiscal
no determina si la possesion es de honores, 6 de exercicio de
tales Alcaldes Examinadores: sobre entrar al Director y Cathedratico en possesion de estas plazas honorarias nunca ha
dudadose hacer, pero para la practica y exercicio en las funciones respectivas d estos titulos, como opuesta en mucha parte d
las Leyes, que se refirieron de antemano, incompatible d la
costumbre nacional, con que este Tribunal se ha governado, se
movieron las dudas, sobre que se consultd d la Superioridad
de V. Ex. y como el oficio contestado nos ponga en igual perple-
xidad, se hace presiso suplicar d V. Ex. declare su animo y volun-
tad (d la que estd anuente la de este Tribunal), si la possesion
mandada dar d el Director y Cathedrdtico debe ser de Alcaldes
Examinadores honorarios 6 con exercicio: si es de lo primero,
no ocurre ninguna duda: si de lo segundo, necesita este Tribunal dicte V. Ex. como deba manejarse, resolviendole los puntos
legales, que consultd, para no estar ocupando su atencion apli-
cada d tantos assumptos con repetition de consultas, y que desde luego siga con la deseada armonia." a
Justo es decir que esta segunda observacidn no fud hecha por
los tres miembros del Tribunal y que sdlo la firmaron los proto-
mddicos Pefia y Jove, que eran el "Decano" y el de "Merced,"
pues el Dr. Giral, que a la sazdn era el Presidente del mismo.
1 MS. en  el Archivo General de la Nation." Historia, Vol.
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
ntains
t he-
there
silver,
time
,heen
le
.1
may he said to he "benign and incomparably "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of XXXII
Alberto M. Carreno
se excusd de hacerlo, segfin consta en el informe que en obe-
diencia a un mandate del Virrey rindid en 22 de Julio de 1788,
y en el cual declara: "me escuse d firmar dicha consulta (como
en el acto dixe d dichos mis compafieros Proto-medicos) por tener la por importuna, quando de los documentos que se ha dig-
nado V. Exc. manifestarnos, consta que S. M. (q. D. s. G.) les
hizo las gracias, no solo para honor, si tambidn para el exercicio
de Alcaldes examinadores." *
El nuevo escrito del Tribunal pasd al Fiscal de lo Civil, para
que dictaminara; y, como era de esperarse, su opinidn fud aun
mds explicita, si cabe, que lo habia sido antes, declarando que
debia ponerse a Sessd y a Cervantes no sdlo en posesidn de los
honores, sino, como claramente lo habia expresado en su dicta-
men anterior, de los cargos efectivos que les habia otorgado el
Rey. Por su parte el Asesor General, que estuvo conforme con
lo pedido por el Fiscal, sefiald al Protomedicato un termino de
tres dias, contados desde el 16 de Julio del afio citado de
1788 para que cumpliera lo mandado en la resolucidn, de 2 del
referido mes; todo lo cual fud aprobado por el Virrey.
No quedd^en consecuencia, otro recurso al Tribunal del Protomedicato, que atenerse a lo mandado, y Sessd y Cervantes al
fin toinaron posesidn de sus puestos de Alcaldes examinadores,
el dia 21 del citado mes de Julio, como se puede ver en la Gazeta de Mdxico, correspondiente al dia 5 de Agosto de aquel
afio.2
Mas no se crea que con esto llegaron a su termino las dificul-
tades, toda vez que dos meses mds tarde Sesse y Cervantes acu-
dian al Virrey, quejdndose de que el Tribunal no los convocaba
para sus audiencias, ni llamaba a Cervantes para efectuar la
visita de boticas a pesar de no existir juez examinador, y haber
1 MS. en los lugares antes citados.
2 Gazetas de Mexico.—Vol. HE, p. 128. El Br. D. Jose Mariano Mozinc
XXXIII
recibido Cervantes el i^tulo de Alcalde Examinador de Far-
macia.
Y no fud esto sdlo, sino que-Sessd y Cervantes, algun tiempo
despuds, hubieron de llamar la atencidn del Virrey acerca de la
decadencia en que venia entrando la clase de Botdnica, toda vez
que durante algunos dias faltaba aun quien dijera "la Lection,
reduciendose el acto d la sola demostracion de Plantas, por sa-
tisfacer la inclination de los curiosos que son los mas perseve-
rantes...."x
Creemos que esta decadencia fud real, porque aun en la Gazeta de Mdxico se llegd a hablar de ella, ofreciendo que en breve
explicaria las causas que la originaban.
Sessd y Cervantes, que por desgracia siempre estuvieron en
desacuerdo con el Tribunal del Protomedicato, trataban, a su
vez de explicar tales causas asegurando que eran la obra de los
mddicos y farmacduticos, movidos precisamente por los miem-
bros del citado Tribunal y a este propdsito escribian:
"Discurriendo sobre las causas de este trastorno no pueden
atribuirlo (Sessd y Cervantes) d otra cosa que haverles infor-
mado de varias Juntas que se han tenido'entre algunos Profesores de Medicina, y Farmacia, que mal enterados de la utilidad de este estudio procuraban disuadir d los Jovenes de la
aplicacion qe. havian manifestado, representando al Soberano
las poderosas razones qe. asistian para suspender al Director y
Catedrdtico de actuar en el Rl. Tribunal del Proto-Medicato en
el empleo de Alcaldes Examinadores qe. el Rey les ha conferi-
do para lo cual havian echo una subscription de quatro rs. se-
manarios con que pretendian sostener su recurso en la Corte,
y qe. en esta se havia nombrado dos Procuradores y un Thesore-
ro Colector pa. recoger este los intereses de la subscripcion y
aquellos pa. no perder de vista y avivar las diligencias. A vista
1 MS. en el Archivo General de la Nation.—Historia, Vol. 527.
y the
the
n hy
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
time
he en
k*WM\« f*  W -i.   -1-J
i.iv JU N-* tij-    OO JL.
le
II
jbbqt he said to he "benign and incomparably "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of XXXIV
Alberto M. Carreno
de lo qual no serd. extrafio que los Mancebos dependientes y su-
bordinados 1 los Boticarios hayan recivido su exemplo retra-
yendose de aquella aplicacion d que los miravan desafectos, ve-
rificandose por tanto la poca concurrencia de verdaderos Dis-.
cipulos a la Cdtedra." J
El Virrey mandd abrir una averiguacidn sobre el particular,
comisionando a D. Agustin Emparan para recabar los informes necesarios, y aun cuando algunos de los testigos examina-
dos por dl confesaron que, en efecto algunos profesores de Medicina habian procurado que los alumnos se retrajeran de concurrir a las clases, otros no sdlo negaron el hecho, sino que
aseguraron que tales profesores habian constantemente estimu-
lado a los alumnos para que concurrieran a las lecciones.
Aparece, sin embargo, del informe rendido por el Fiscal de
lo Civil al Virrey D. Manuel Antonio Flores, que hubo datos
bastantes para comprobar que efectivamente habia "habido juntas, otorgamiento de poder, y exaction de dinero, y qe. el Pro-
tomedico Dr. Dn. Jph. Garcia Jove, era el qe. llevaba la voz en
todos estos movimientos..."
Los hechos habian asumido un cardcter tal de desobedien-
cia al Virrey, que el Asesor General se vid en la necesidad de
opinar que aun cuando se le expidiera al Proto-Medicato la copia del expediente que habia solicitado para acudir en revisidn
de las decisiones dichas, ante el Rey de Espafia, no debia admitir-
sele siguiera nuevos escritos sebre el asunto, obligdndolo a aca-
tar las drdenes que se le habian dado, pedimento que en un todo
Y^^*'
1 IMS. En el Archivo General de la Nation.—Historia, Vol. 527. J^    Fig^-e^roa.    o
El Br. D. Jose Mariano Moztno
X3CXV
1.
aprobd el nuevo Virrey Comde de Revilla-Gigedo en 1.° de No
viembre de 1789; y, por fin, despuds de mds de un afio y medio
de lucha, el Tribunal del Protomedicato aceptd la decisidn en
20 del mismo mes de Noviembre de 1789, sin que sepamos si
se prescindid de continuar las gestiones en Espafia.
Justo es decir, sin embargo, que la Comisidn cientifica por
su parte no se estuvo queda y soportd resignada la actitud del
Tribunal del Proto-Medicato, puesto que todos sus miembros.
-espafioles, es decir, Sessd, Cervantes, Longinos Martinez y Castillo, hicieron causa comfin para presentar un memorial al Virrey, en el cual se contenia un rudisimo ataque al mismo Tribunal y a muchos de los medicos y boticarios de la capital de
la Nueva Espafia.  Aquel memorial decia. a la letra:
"Exmo. Sor. Desde qe. tube el feliz impulso de representar
al Soberano la necesidad de una Escuela Botanica en esta Capital, no solo se sirvid su benignidad de recibir con agrado
especie tan importante al bien de estos Vasallos, sino qe. me
encargo pr. medio de la Persona d quien confid las disposiciones
de'su establecimto. qe. le propusiese quanto estimase util a la
Salud Publica en estos Dominios, asegUrado de qe. encontraria
el mismo apoyo en su Paternal carifio. Era muy delicada la
materia para poder satisfacer con la brebedad qe. exigia tdn
importante como piadoso celo. Mientras me instruia en los
puntos mas precisos pa. el acierto de este encargo, miraba la
Corte con impaciencia mi demora, tal vez culpando de omision
el temor de algun desacierto. Debia estdr cerciorada, d d lo
menos suponia que una de las Providencias mas urgentes y acer-
tadas era la reforma del Tribunal de este Proto-Medicato, pues
habiendose verificado la venida de los dos Yndividuos del Jardin, y Expedison. Dn. Vicente Cervantes, y Dn. Josef Longinos,
se les encargd informar sin demora acerca de su actual estado,
y posteriormte. he sufrido dos recuerdos sobre el mismo par-
ticuldr.   Tenia antecedentes de que S. M. nos habia concedido
y the
the
n Idj
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
. the
e from
.ntains
•t he-
there
silver,
time
heen
le
may~hV said to he henign and incomparably "better than
that of the countries "•cuaied on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of XXXVI
Alberto M. Carreno
asiento en el, al Cathedratico y d mi, ocasion pa. mirar mas
de cerca el mdl, y el remedio; pues aunqe. el desorden no puede
menos de hacerse publico, qudndo llega d ser general, suele no
ser tan maniflesto su origen, de cuya averiguacion pende la felicidad de las providencias.
"Verificdse nra. posesion en las Plazas de Alcaldes examinadores el dia 21 de Julio ultimo, desde cuyo instante tocamos con
la experiena. absurdos qe. hasta entonces nos parecian hijos de
la exagerason. Supimos que el Reyno se halla infestado de
charlatafies, y curanderos empiricos, debiendo entrar en este
numero Ids muchos qe. furtivamte. hd aprobado este Tribunal,
unos sin concurrencia d la Cathedra del Rl. Afiteatro de Ana-
tomia, y otros sin certifcason. del Cathedratico, documto, preciso pa. la constancia de su aprovechamto. faltando en ambos
casos d lo prevenido pr. S. M. y publicado pr. Vando en todas
las Cabeceras de este Reyno pa. su mas exacto cumplimto. sin
qe. haya podido contendr este abuso los repetidos clamores del
Cathedratico; pr. qe. el Tribunal poco afecto d este Estable-
cimto. ha encontrado Subterfugio de decir qe. habian cumplido
su Practica antes de la Publicason. del Vando, y qe. pr. consiguiente no eran comprehendidos en aquella nueba Ley. Otros,
qe, d pr. no abrazar este pretexto d pr. algun otro motivo hdn
huido de presentarse d examen, hdn conseguido licensias temporales del Tribunal, d de solo el Dr. Dn. Josef Garsia Jove
PrdtO-Medico de Merced, la qe. los autoriza pa. exercer con ofen-
sa de ambas Magestades, d injuria de las mas sagradas y ter-
minantes Leyes.
"Se nos asegura qe. entre las inumerables Boticas qe. hay fuera de esta Capital apenas se hallard alguna en disposition de
surtir al Publico con arreglo d lo prevenido en las Pragmaticas
y Cedulas del Supor. Tribundl de Castilla y su Consejo, cuida-
dosos de la comun conservacion; y debemos creerlo d vista del
miserable esta'do en qe. se hallan la mayor parte de las de esta 6
I ^^^Tci
El Br. D. Jose Mariano Mozino
XXXVII
Corte, donde pr. razon naturdl debe habdr mayor escrupulo y
exactitud, siquiera pr. respeto d las visitas qe. suele pasar el
Tribunal, de cuya vigilancia se hallan esentas las Foraneas, a
exception de una, fi otra Ciudad donde se halla Profesdr co-
misionado para esta diligencia, ni se puede esperar otra cosa
mientras los Profesores de esta Facultad tengan abierta la
Puerta al examen con totdl ignorancia de Quimica y Botanica
y con la confianza de no poddr ser reprobados, d pesar de su
idiotismo. Esta dimana de qe. careciendo el Tribunal de Examinadores Peritos en esta Facultad y en la de Cirujia suele
dexdr al arbitrio de los examinandos la Election de Sinodal
que gradue su suficiencia, y la de las materias sobre qe. hd de
sdr examinado, habiendo llegado d tdl grado la indulgensa. 6
mal entendida piedad de los Sres. Proto-M'edicos, qe. hdn tenido
la comiseracion de expedir el Titulo aun d aquellos ignorantes
de quienes el Sinodal hd informado no hallarse capaces.
"Contribuye d este desorden otro genero de tolerancia muy
reprendida pr. las Leyes qudl ds la de hallarse d prevencia de
este Tribundl, y con su noticia Boticario con qudtro oficinas
Publicas, y las dos administradas sin Maestros. Otras muchas
governadas pr. oficiales no examinados, pero lo qe. mas horro-
riza ds vdr el Rey (sic) inundado de'tiendas comestibles qe.
entre los Frascos de Aceite y Vinagre tienen interpolados los
Votes de Unguentos, aceites, conservas, &a. de qe. hacen un ramo de comercio, dando margen al ignorante bulgo pa. qe. haga
uso libre de remedios, qe. se deben mirar como venenos peligro-
sos, mientras no semanejan por mano inteligente.
"No podemos mirar sin reparo la confusion qe. hdy en los limites de las tres facultades, excediendose la mayor pdrte de lo
qe. les prescriben sus Titulos, abrrograndose cada uno la qe. estima mas lucrativa, d exerciendo varias d un tiempo con trans-
gresion de tantas Leyes y Cedulas como hdn expedido los Con-
sejos contra este genero de deliquentes tdn perjudiciales d la
y the
the
n l^j
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
. the
e from
.ntains
<t he-
i there
silver,
time
iheen
WAAVIM'W ••   W J.   J.M\
le
}il
v^      <-n j.      «. —     w ^■■^ ^i*s    it
may he said to he henign and incomparahly "better than
that of the cc^ntries^latu^t^aon the same parallel on
the Northeast coast of America.    The long days of XXXVIII
Alberto M. Carheno
Humanidad, y al justo equilibrio qe. sostiene la Policia de un
exacto Govno. tampoco puede sufrirse sin escrupulo la introduction de innumerables Parteras, ignorantes de su Ministerio,
y sin permiso alguno del Tribunal.
"Es facil concebir qe. esta Cadena de excesos en qe. tanto se
interesa la salud Publica consiste en la mucha indulgencia del
Tribundl, en su poca vigilansa. y vigor para sostener su autoridad en los casos qe. hd intentado corregir pr. muy escandalosos,
en la falta de Alcaldes examinadres. de Cirugia y Farmacia, qe.
ds donde se advierte el mayor abandono; y finalmte. en la de
una Vicita gral. de los 3 Ramos, pr. la qua! desps. de haber re-
formado todo lo posible, se podrdn nombrdr Comisionados Pe-
ritos, y justiflcads. pa. qe. vigilando en sus respectivos distritos,
pasen la visita d sus debidos tpos. dando pte. al Tribunal de los
acontecimientos dignos de su atencion.
"No pudo llegar d tdn deplordble estado el desorden de los
Profesores en Espafia qdo. el Supremo Consejo de Castilla, ce-
loso de la conservacon. del Estado representd al Soberano la
necesidad de afiadir al Tribunal Alcaldes examinadores en las
tres Facultades, pa. qe. governandose cada una de por si, pudiese informarse mejdr de la idoneidad y observansa. de sus
Yndividuos. Ni 6s de Creer qe. habiendo S. M. adoptado tdn
sabia Providencia, y con tdn feliz suceso en aquellos Dominios,
expidiendo una Real Cedula pa. su cumplimto. noticioso de la
maydr necesidad de ella en este Reyno, deje de acceder y de-
clardr qe. se extienda la mifma en estos dominios. Por tanto
V. E. como fiel imitador del Soberano, y declarado Protector
de ellos, se ha de servir recomenddr este pensamto. tdn importante al bien de. estos vasallos.
"Dios gue. la vida de V. E.
de 1788.
m.
s. a. s.  Mexico 26 de Septn
'Exmo. Sor. SHE
*-■' Q 1"" B "•■;
"El Br. D. Jose Mariano Mozino
XXXIX
d«.    f\4y-esri>2.    «>'
1.
"Martin de Sessd.— Vicente Cervantes. — Jph. Longinos.—
Martinez.—Jayme Senseve.—Juan del Castillo." x
No hemos podido comprobar si en efecto las irregularidades
indicadas por los miembros espafioles de la Expedicidn Cientifica alcanzaban las proporciones que ellos afirman; pero si des-
f de luego cabe pensar que en mucho debe haber influido para este
informe, el apasionamiento a causa de las diflcultades opuestas
por el Tribunal del Proto-Medicato para que Sessd y Cervantes
tomaran posesion de sus puestos de Alcaldes Examinadores; y
no cabe dudar de que la campafia emprendida despues no sdlo
por los miembros del Tribunal mismo, sino por los medicos y
estudiantes a que haciamos referencia, tuvo por origen en gran
parte esta acusacidn, llamdmosla asi, la cual llegd a conocimiento de los Protomddicos, por cuyo conducto, si no.por otros,
pudo haber sido conocida de los demds medicos, boticarios y estudiantes.
Pero debemos agregar que, por desgracia, no fue solo el Protomedicato la institucidn cientifica que estuvo en desacuerdo
con la Comision creada por el Rey Carlos III, puesto que tambidn la Real y Pontificia Universidad estuvo en lucha con ella;
I por esta razdn hemos llegado a pensar que es posible que estas
-frictiones entre los hombres de ciencia mexicanos y los que
procedian de Espafia no fueran otra cosa que las primeras ma-
nifestaciones palpables ya del descontento con que los criollos
de la capital veian el estar bajo el dominio de los espafioles. Y
no es aventurada esta opinidn, porque debemos recordar que
por aquellos dias no eran ya raras tales manifestaciones, cuando de Espafia se enviaban personajes de cierta categoria a ocu-
par lugares distinguidos en la Iglesia, en la politica, en las ciencias y en las artes de la Nueva Espafia.
1 MS. en el Archivo General de la Nation.—Historia. Vol
y the
the
n hy
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
. the
e from
.ntains
►t he-
i there
silver,
f time
he en
■a.j.v> j. v^       «_u-*.   \j w a.
ie
)[l
may he said to he "benign and incomparahly hettfer than
that of the^ountH.es situated on the same parallel on
the Northeast coast of America.    The long days of
MWTKwr«- XL
Alberto M. Carreno
La dificultad surgida con la Universidad tuvo su origen un
afio y medio despuds de la que ocurrid con el Tribunal del Protomedicato y a nuestro juicio por una verdadera puerilidad de
parte del Maestre Escuelas y de los doctores, aun cuando es po
sible que como lo aseguraba el Catedrdtico de Botdnica, Cervantes, por "la arraigada repugnancia y antiguo encono con
que desde los principios se ha procurado estorbar el fomento de
esta escuela "
•El nuevo incidente ocurrid en Diciembre de 1790 y con motivo de que "el Dr. y Licencdo. Dn. Josef Gracida, catedratico
de Anatomia en la Rl. y Pontificia Universidad de Mdxico, y el
Dr. en Medicina Dn.-Daniel C. Sullivan, sugetos ambos que por
su graduation y doctrina eran mui del caso para borrar de una
vez las falsas impresiones, que causd en algunos. .." * la nueva
clase de Botdnica, no solo habian concurrido a ella en las horas
normales de leccidn, sino en extraordinarias "... por espacio de
mas de dos meses asistiendo sin la menor interruption todas
las noches tres y cuatro horas,... por adquirir unas noticias
exactas en este importante ramo de la Medicina... .*' ~ con el
objeto de sustentar el acto publico respectivo.
El Maestre Escuelas y algunos Doctores, especialmente de
la Facultad Mddica, hicieron todo esfuerzo para que Gracida
y O. Sullivan no lleyaran a cabo sus propdsitos; y el primero,*
que fud llamado especialmente por el referido Maestre Escuelas
para disuadirlo de su intento, le "expuso en primer lugar el
honor que debia resultar a qualquiera Medico que acreditase
publicamente sus conocimientos en una Ciencia de cuya instruction no puede carecer si quiere llenar el nombre de verdadero
Profesor. Hizo presente que lejos de causar el menor descrd-
dito d la Universidad, juzgava por el contrario darle mucha
1 MS. en el Archivo General de la Naci6n.—Historia, Vol. 463.
2 Loc. cit. El Br. D. Jose Mariano Mozino
honra al ver que un Individuo suyo daba pruebas evidentes al
Soberano del aprecio que hacia de las sabias disposiciones de
su Ministerio, pues con toda su graduation no se desdefiaba de
confesarse Discipulo de este Rl. Jardin. No se olvido decir como en la corte de Espafia se havian elogiado en papeles publicos
los Exercicios celebrados en aquel Jardin Botanico, defendidos
por Dres. en Medicina, y Leyes, por graduados en ambos derechos, por Militares de mucha graduation, y por algunos Religiosos. Insinud que esta accion debia dissipar las injustas preo-
cupationes que por falta de meditation se tenian contra este
estudio, pues con ella daba motivo para que se cultivase con
utilidad por otros Profesores, y, finalmente, no omitid para per-
suadirle las utilidades que podian resultar d su Persona, y familia, pues esperaba, y no sin exemplar, que bien impuesto en
la Botanica seria atendido quando se presentase la ocasidn."
Mas no era fdcil que si habia un espiritu contrario ora a los
miembros espafioles de la Expedicidn, ora a las labores a que
wstaban consagrados, las opiniones se modificaran y asi fu£ que
"la resulta que tuvieron estas reflexiones tan sensatas, fue con-
minarle (a Gracida) con que se le privaria de la Catedra cum-
plido el quadriennio, y que si se llegava d veriflcar semejante
desatino a que se opondria con todas sus fuerzas (el Maestre-
Eircuelas), no seria admitido en lo sueesivo d alga, otra, encar-
gandole por ultimo que nada de lo dho. supiera el Catedratico,
pam evitar contestations aqui y en la Corte, sino que procu-
rase disculparse con mafia, y desistir de un empefio tan irregular d un Doctor y Catedratico." 2
Ahora bidn iqud era lo que habia servido de fundamento al
Maestre-Escuelas y a los miembros de la Universidad para opo:
fterse al examen de los Dres. Gracida y O. Sullivan?
1 Loc. cit.
2 Loc. cit.
uiiVWV        ■• W        J-   J-J-A^*.
i-V> X V       UJ..J.   Kl s— a.
.ntains
■t he-
i there
silver,
-• time
he en
le
.1
£i3>
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the^ountries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of XLII
Alberto M. Carreno
Ya lo hemos dicho: una verdadera puerilidad, porque soste-
nian que era "contra las constituciones de la Universidad el que
ningun Doctor y Catedratico pueda ser presidido por otro alguno." *
Aun cuando pudiera creerse que habia exageracidn de parte
de D. Vicente Cervantes al referirse a .esta nueva dificultad, no
ha de haber existido, porque al fin el Dr. Gracida y Bernal, que
era quien mas habia levantado las criticas de la Universidad por
ser catedrdtico en ella, se resolvid, lo mismo que O. Sullivan, a
posponer su examen para el curso siguiente; y como no habia
llegado a recibirse respuesta alguna de Espafia fud necesario
que Cervantes recurriera de nuevo a demandar una resolucidn,
asegurando que para evitar los escrupulos de la Universidad,
el sustentante, siendo ya Doctor, no ocuparia un asiento mds
bajo que el destinado al Presidente del acto.
La consulta que al fin se envid al Monarca, hacia ver la con-
veniencia de que se estimulara a los hombres de inteligencia y
de saber, poniendo como ejemplo el dxito que habian alcanzado
Mozifio y Maldonado; y la Corte, o por mejor decir, el Rey, en
real orden de 18 de Agosto de 1794, transmitida por D. Euge-
n-io de Llaguno, declard: "... que de ninguna manera perju-
dica d los estatutos de esa Universidad el que sus individuos
qe. tengan el grado de Doctor en una facultad sean actuantes
presididos por sus Maestros d Profesores de otras d que asistan
en clase de Disipulos aunque no esten Doctorados; no siendo
justo qe. por semejante frivolo reparo, se hallen privados de
las satisfaccion de manifestar al publico los laudables, y ven-
tajosos adelantamientos que hayan hecho en algun arte d ciencia util, como es la Botanica, respecto de otras muchas; d que
se agrega que lejos de aniniar, se retraerian muchos, y buenos
ingenios de dedicarse despuds de Doctorados d otros estudios
1 Lo El Br. D. Jose Mariano Mozino
de que se consideran capaces: bien entendido que en los exer-
cicios publicos deberan los Disipulos qe. tengan grados de Doctor, fi otros, preferir d los que no los tengan..."l
Mozifio, en efecto, fud uno de los primeros que procuraron
aprovecharse de los beneficios que indudablemente debia traer
consigo el establecimiento de la clase de Botdnica, indepen-
dientemente de las exploraciones que la Comision pudiera llevar a buen tdrmino, porque es indispensable tomar en cuenta
que en aquellos dias todavia se encontraba muy extendida la
costumbre de emplear las plantas para usos medicinales; y nada mds natural que se procurara obtener un conocimiento de
esas plantas tan perfecto como era posible en esa dpoca.
Era frecuente que los amantes de las ciencias, que entonces
se cultivaban; que los adoradores de las bellas letras y de la
teologia, apenas obtenido un grado, apenas logrado un triunfo,
comenzaran a prepararse para una labor nueva; y no es de ex-
trafiar que Mozifio, en la plenitud de su juventud y seguramente halagado por los ruidosos dxitos que lo seguian en cuantos
actos ponia a contribucidn su inteligencia, buscara en la cdte-
dra recientemente establecida nuevos conocimientos y con ellos
nuevos aplausos.
Se inseribid, pues, al segundo curso correspondiente alafio
de 1789, y cinco meses despuds sustentaba un acto publico ven
unidn de sus compafieros D. Joseph Maldonado. y D. Justo Pastor y Torres.
Refiriendose la Gazeta de Mdxico a ese acto, celebrado el 21
de Noviembre de 1789, decia:
"Abrid el Certamen D. Joseph Mozifio, Medico aprobado, con
un elegante Discurso que pronuncid con la mayor energia, insi-
nuando en dl las muchas utilidades de esta Ciencia, y la grati-
tud con que reconocen todos sus Alumnos el amor y generosidad.
1 MS. en el Archivo General de la Nacidn, Historia, Vol. cit
< UJ    \j \^ a.
may he said to he "benign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of XLIV
Alberto M. Carreno
de su bendfico Protector el Sefior D. Carlos IV. Concluido este,
satisfizo con desembarazo y convencimiento d las poderosas ob-
jeciones que propusieron contra los fundamentos botdnicos del
mismo Linneo, y en particular contra los que tratan de la nomenklatura, los Doctores en.Medicina D. Joseph Gracida, D.
Gabriel Ocampo, D. Daniel O. Sullivan, y D. Joseph de la Pefia
medico aprobado, determinando por fin, y describiendo con la
mayor exactitud las cuatro Plantas siguientes: Plumiera alba
Linn. Cacaloxochitl Hernandez. Loranthus Americanus Linn..
Quauhchitl, vulgo Berapias Mexicana Linn. Chichiltic tepe-
tlauhxochitl Hernandez. Bignonia stains Linn." %
Aquel acto tuvo tal resonancia, que no sdlo merecid ser co-
mentado en Mdxiieo sino tambidn por la Gazeta de Madrid, que
en su numero correspondiente al 12 de Marzo de 1790 narraba
el suceso, para hacer patente despuds: que se debian "en gran
parte estos primeros frutos d la aplicacidn y aptitud de los naturales. ..."2
El exito de Mozifio fud tal, que inmediatamente le granjed la
admiracidn y el afecto de Sessd y de Cervantes, y lo que era indispensable tambidn la mala voluntad de algunos, la envidia
quizd de otros, entre quienes desgraciadamente debemos men-
cionar a uno de los mismos miembros de la Expedicidn, D. Josd
Longinos Martinez, que no vid con buenos ojos que aquel joven
r      /"  "^      /
^J^e^C^^^f
iS/%zs>c/&'
■0Z6*-
1 Gazetas de Mexico, Vol. III. p. 439.
2 Gazetas de Medxico, Vol. IV. p.  127. <u m
'xjGsf O 2*
El Br. D. Jose Mariano Mozino
XLV
estudiante fuera llamado a tomar parte en las labores de la Expedicidn, cuando apenas habia dado tdrmino a su curso semes-
tral.
^Cdmo y cudndo comenzd Mozifio sus trabajos oficialmente en
la Expedicidn?
Una nota presentada al Exmo.Sr. Conde de Revilla-Gigedo
en 23 de Noviembre de 1789, nos explica ambas cosas.
D. Jayme Senseve, "hombre de bien, honrrado, actiyo, obe-
diente y dotado de quantas buenas propiedades forman la mejor conducta," adoletia de un gravisimo defecto, al decir de Sessd : "que la falta de Memoria, potencia muy principal para este
genero de estudios, frustraba sus buenos deseos de ser util en
la Comision, porque ni d costa del grande travajo que volunta-
riamente se tomd, de escrivir los primeros rudimentos de la
Ciencia, conseguia retenerlos..." *
Con tal motivo, Sessd lo consagrd a disecar los animales que
se obtenian en las expediciones; pero como le hacia falta quien
pudiera desempefiar eficazmente todas las tareas que dl hubiera querido que Senseve desempefiara, se vid en la necesidad de
acudir al Virrey a fin de que se hiciera algo que, sin perjudicar
al mencionado Senseve, permitiera lograr un mayor dxito en
los trabajos de la Expedicidn.
Fud entonces cuando creyd que de los alumnos del Jardin Botdnico podria sacar los elementos que necesitaba, y ofrecidndo-
les una retribution menor que la que se habia convenido en
pagar a Senseve, lograr que dste continuara recibiendo el sueldo de mil pesos anuales que le correspondia cuando no andaba
en expediciones, caso en el cuat recibia una doble suma, mien-
ras se le empleaba en algfin otro puesto.
Para realizar este intento dirigid al Virrey el memorial a que
antes nos hemos referido, y en dl le decia:
1 MS. en el Archivo General de la Nacidn. Historia, Vol.
y the
the
n Idj
74,
Ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
ntains
t he-
there
silver,
time
he en
le
111
>s,
it
may he said to he "benign and.qgncomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of XL VI
Alberto M. Carreno
"En esta escuela se han creado ya algunos jovenes que por su
aplicacion, y conocimientos en otras ciencias anexas d la Botanica, se han impuesto d fondo en los elementos de esta, y podrdn llenar la plaza de Senseve con la mayor utilidad, y ahorro
de los crecidos costos que erogaria la conduccion de qualquier
otro que huviera de venir de Espafia. Entre estos el Medico
Dn. Josef Mozifio, se ha manifestado el mds sobresaliente, tanto
por su notoria instruccion literaria, como por las pruebas qe.
en los ultimos exercicios did al publico de. su aprovechamiento
en la Botanica, y se conforma d viajar, con los mil pesos de
gratification, qe. gozaria Senseve, hasta qe. este se coloque...." 1
Con este mismo motivo propuso a D. Josef Maldonado para
que se encargara de la diseccidn de aves, ya que tenia un "par-
{icular genio Anatdmico," y obtuvo un acuerdo favorable respecto de la proposition relativa a Mozino,2 dictado por el
Virrey Revilla-Gigedo en 24 de Marzo de 1790, fecha desde la
cual Mozifio fud considerado ya oficialmente miembro de la
Expedicidn cientifica.
Como era de esperarse, Senseve no se conformd con una re-
P
^j^7^2^   t/t*#74e<0
c^S
.solution que lo privaba de salir a expedicionar y obtener en
consecuencia la gratificacidn de mil pesos que se destinaban a
Mozifio; a causa de esto, el Virrey ordend que se pidieran informes reservados acerca de las aptitudes del reclamante, a los
1 MS. en el Archivo General de la Nation. Historia, Vol. 527.
- Ignoramos la fecha del nombramiento de Maldonado porque en el bo-
rrador de la nota a Sesse en que se le participaban los dos nombramientos,
el de Mozino y el de Maldonado, aparece tachado el nombre del ultimo. El Br. D. Jose Mariano Mozino
XLVII
fi^
&t» a.    <a
demds miembros de la Expedicidn, esto es, a Cervantes, Longinos Martinez y Castillo, y todos estuvieron undnimes en de-
clarar que a pesar de la excelente voluntad de Senseve, le fal-
taban las aptitudes para desempefiar debidamente el cargo que
se le habia confiado. En tal virtud y a-pedimento del Fiscal, de
la real Hacienda, Revilla-Gigedo mantuvo su acuerdo, en tanto
que ordend tambien que se diera cuenta al Rey de Espana para
que el resolviera lo que tuviera a bien.
El Rey, tomando en cuenta seguramente los compromisos
contraidos, no aprobd lo resuelto por Revilla-Gigedo y en orden
fechada en Madrid en 22 de Marzo de 1791, determind que Senseve fuera a unirse a la Expedicidn que habia salido ya para ex-
plorar las provincias de Mechoacdn y Sonora.
Sin embargo, como esta real orden llegd a Mexico cuando
estaba para regresar la expedicidn, el Fiscal de lo Civil sugirid
que Mozifio y Maldonado—que habia sido agregado ya tambidn
en calidad de disecador y a quien comprendia por igual la orden del Monarca—dejaran de pertenecer a la Comisidn cuando
regresaran a la Capital de la Nueva Espafia.
El Virrey aprobd esta idea y al encontrarse en Mexico los
expedicionarios, fud transmitida al Dr. Sessd, para que Mozifio y Maldonado dejaran de pertenecer a la Comisidn; pero el
Director de dsta se apresurd a manifestar a Revilla-Gigedo cudn
necesario le era no separarse de Mozifio por quien conservd un
grandisimo afecto durante el resto de su vida.
Al asegurar al Virrey que procuraria que la real orden se
observara en todas sus partes, le decia:
"Unicamente debo hacer presente d V. E. en obsequio de la
Justicia y del mejor servicio del Rey, qe. Dn, Josef Mocifio, es
actualmte. mas necesario qe. nunca en la Expedicion, porqe. Dn.
Juan del Castillo se halla enfermo desde el dia 11 del pasado
[Abril de 1793] con syntomas de escorbuto, qe. han deteriorado
considerablemte. su salud, y pueden retardar algun tiempo su
y the
the
n hy
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
. the
e from
.ntains
■t he-
there
silver,
• time
he en
A1VA   V <■*■.!.     \> W _U
ie
.1
Jrs,
it
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Kortheast coast of America. The long days of XLVIII
Alberto M. Carreno
convalecencia; porqe. Dn. Josef Longinos existe a distancia de
doscientas leguas, y tardard dos meses en reunirse, aun quando
quiera verificarlo con toda la puntuaildad que se le ordena: y
porque dedicado unicamente Dn. Jayme Senseve d la diseccidn,
d incapaz de ser util en otro destino, solo podrd servir esta parte mecanica.
"De manera qe. separando ahora Mocifio de la Expedon. que'
do absolutamente solo para las observaciones de este ultimo
afio, en qe. deben correrse las Provincias de la Misteca, Costas
de Tehuantepec, y Tabasco, Huasteca, y nuevo Santander, so
pena de omitir algunas de estas Provincias tan recomendables
por su feracidad, y de haver de malograr la pretiosa estacion
de Primavera, y parte del Verano, esperando el restablecimien-
to de Castillo, y la dudosa incorporation de Longinos." %
J>
W-^Xo-u.
oCeil ^xi/tsliic
Pero no se conformd el distinguido hombre de ciencia con
presentar estas razones al Virrey, por mas que ellas fueran muy
atendibles, sino que quiso entonces hacer resaltar una vez mds
las aptitudes y la capacidad de Mozifio, y por este motivo agre-
gd nuevos razonamientos que estimd habrian de hacer que la
real orden pudiera ser modificada, escribiendo:
"Hay otras muchas razones para qe. Mocifio no pueda separate en el dia sin* atraso del Rl. servicio, y agravio de la generosidad que respira la misma Rl. Orden, dejandole el sueldo
hasta regreso a la Capital, y sin considerable extorsion de este
1 MS. en el Archivo General de la Nation. Historia, Vol. 527. El Br. D. Jose Mariano Mozino
XLLX
benemerito Profesor, qe. pospuso las comodidades de vivir tran-
riullamente con credito de su Facultad Medica, por las penal i-
dades de viajar hasta lo mas remoto de estos dominios, con un
empleo qe. no ha llegado d tener efecto, y solo le ha servido para
contraer muchos empefios (?) y exponer manifiestamente la
vida." '
Quiso todavia hacer resaltar mds la importancia de las labores de aquel predilecto discipulo de la Expedicidn y para ello
no encontrd ni podia encontrar cosa mejor, que hacer el relato
de los servitios que hasta entonces Mozifio habia prestado y
que tan alto habian de dl, y por esto aiiadid cuanto en seguida
transcribimos y que constituye la historia oficial de su labor
en los tres primeros afios en que formd parte de la Comisidn:
"Por Decreto de V. E. de 24 de Marzo de 1790—escribia Sessd—entrd d servir la plaza de Dn. Jayme Senseve, sin otro
sueldo, qe. los mil pesos de gratification que debia gozar aquel
en sus viages, y la esperanza de obtenerla por entero, luego qe.
S. M. se sirviera aprobar esta determination, pues de lo contrario, ni podia aceptarla, ni le era posible subsistir viajando con
tan corta cantidad, y menos haviendo de dejar asistencias d su
esposa, como lo hizo desde el dia de su nombramiento; pues
para qe. los Pintores hayan podido sostenerse con igual sueldo,
la Expedicion hubo de hacerles la gracia de no cargarles mas
que la mitad de gastos desde los principios.
"Inmediatamente salid d correr las Provincias de Mechoacan
y Nueva Galicia, en que se invirtid todo aquel afio, hasta llegar
a Guadalajara, donde se arreglo, y reunid todo lo trabajado,
que remiti d la Corte por mano de V. E.
"Detallado el viage para el afio de 91, por no dejar de reco-
rrer ninguna de las Provincias que en sus diferentes alturas y
temperamentos ofrecen variedad de producciones, y adelanta-
2 MS. citado.
y the
the
n hy
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
>t he-
there
silver,
time
the en
le
.1
may he said to he "benign and incomparahly hetter than
that of the "Countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of ■'' ■ ndli7i^d:ui?Ju>jiiyiA1iiiv-i^vi7iTiiPiW^^wa^
Alberto M. Carreno
miento d la Historia Natural, acordamos qe. el y Dn. Juan del
Castillo, uno de los Pintores corriesen por el Occidente la falda
de la Sierra-madre hasta los Alamos, y qe. atravesandola por
el Puerto de Canelas, saliesen "d recorrer la Nueva Vizcaya,
mientras Yo con el otro Pintor, y Dn. Josef Maldonado me ocu-
paba en explorar las Provincias de Sinaloa y Ostimuri, hasta
las Misiones del Rio Jacqui, debiendo incorporarnos en Aguas
Calientes al regreso de este dilatado viage, porqe. la aspereza
de la Sierra, y peligros de los enemigos, no permitian hacerlo
en otro punto con mas comodidad.
"Llegaba Yo de vuelta d el Rosario, quando recivi la orden
de V. E. de 21 de Diciembre de 91 para qe. Mocifio y el mejor
de mis Pintores pasasen d la Expedicion de limites de Nutka
qe. comunicada por un expreso recivid Mocifio en Aguas Calientes, y obedecid con tanta puntualidad, qe. corrid la posta
hasta San Bias para reunirse con aquel comandte. que estre-
chava los terminos de su salida, y se embarcd a sus ordenes
desempefiandolas d su satisfaction, y a la mia no solo en lo
respectivo d la Historia Natural de qe. iba encargado, sino tambien inquiriendo noticias de la mayor importancia al Comercio
y al estado qe. no nos havia comunicado ninguno de los viajan-
tes encargados del conocimiento de aquella Ysla.
"Eva<mada aquella comision en qe. d fuerza de su ingenio
aprendid el idioma Nutkense, para servir de interprete entre su
Comandante, y el Rey. Macuina, y poder por este medio adquirir
los conocimientos de Religion, Politica, Govierno, Costumbres,
y Comercfo de aquellos naturales qe. especifica por menor en la
Historia particular de aquella Ysla, desembarcd el 2 de Febrero de este afio, en el mismo Puerto de San Bias, y se restituyd
acompafiando por encargo del mismo Comandante al Comisio-
nado Yngles Brouhton hasta esta Capital, donde se ocupd en
arreglar la mencionada historia, q. pasd d manos de V. E., hasta
el dia 20 del pasado en q. salid con el Pintor Cerda, d examinar <U  ^5
ji*^ro 2t    "i
El Br. D. Jose Mariano Mozino
LI
la Sierra de Papalotipac, y Misteca hasta la raya de Goatema-
la, no pudiendole acompafiar Dn. Juan del Castillo, como se
havia acordado, por haver enfermado dos dias antes de la salida.
JY/certd?^eA<x- £&xJa
"Por esta relacion, se conoce bien lo mucho qe. Mocifio ha
trabajado y corrido en los tres afios que sirve, y el poco d ningun reposo, que ha tenido en los dos ultimos, para el arreglo de
sus observaciones. Por lo que, separandole en el dia de la Expedicion, y no siendo justo mandarle que las perfeccione sin
estipendio, d gratification para subsistir, ni siendo tampoco
fdcil, que otro alguno, pueda concluir trabajos de esta naturaleza, sin exponerse d mil equivocaciones, se deberdn considerar como perdidos, siempre qe. el no concurra d aclarar las du-
das, y d conparlos (sic) con los Generos y Especies que en igual
clase haya observado esta Expedicion, d los Autores de que se
nos haprovisto, y que carece Mocifio para esta prolija operation.
"Qualquiera q. haya viajado por este Reyno, sabrd mui bien
la escasez de viveres,- y necesidad de provisiones, que es preciso cargar para no morirse de hambre aun en los caminos mas
trillados. Nosotros, pues, q.-llamados de nro. instituto, vivimos
continuamte. en los Montes, en Pueblos de infelices indios,
Barracas,- d tiendas de campafia, distantes de poblaciones,
que puedan surtirnos de la mayor parte de nros. menesteres,
nos vemos obligados dd proveernos antes de ntra. salida de las
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
■t he-
i there
silver,
• time
he en
le
.1
may he said to he "benign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Fortheast coast of America. The long days of LII
Alberto M. Carreno
ropas comodas, y proporcionadas d los climas, que nos hemos
propuesto investigar y de un rancho casi igual al que se embar-
ca para los viages de mar, sd pena de estar reducidos d los pocos, y viles sustentos de que se alimenta el Yndio frugal, d semi-
barbaro en esta parte de la vida.
"Esto mismo tuvo que hacer Mocifio para su salida d las dis •
tintas provincias, y puntos de sus observaciones en el presente
aun contrayendo para ello nuevos empefios, que se dificulta
pueda satisfacer, y mucho menos privado del corto sueldo que
goza en la Expedicion.
"Por todas estas razones, porque en la Expedicion no hay
otro Yndividuo de tan buena literatura, y conocimientos para
ayudarme al pulimento de esta importante obra, y porque su
separation seria un mal exemplo, que influiria demasiado en la
desaplicacion de los Discipulos de Botanica, al ver abandonado,
y sin premio el merito de este habilisimo Profesor, contra lo q.
S. M les ofrece en el Plan de Ensefianza, y que anualmente se
les repite en la abertura de los cursos para alentar su aplicacion,
suplico d V. E. se sirva suspender la determination en lo to-
cante a Mocifio, y permitir que me acompafie sin perjuicio de la
restitution de Senseve d su priinitiva Plaza, no debiendo dudar
que cerciorado S. M. de las relevantes circunstancias de Mocifio, de su general instruction, y del merito q. ha'contraido en
los tres afios de servicio, y particularmte. en el importante via-
ge d Nutka, accederd su bondad d q. persevere siendo tan util,
I necesario en la Expedicion, hasta proporcionarle otro destino
en que pueda hacer brillar sus conocimientos con provecho del
Estado y honor de la Nation."!
Aun cuando no en los mismos tdrminos que empleaba Sessd
para expresarse de Mozifio, tambien hizo un elogio de Maldonado, asegurando que "es tambien muy recomendable el mdrito de
1 MS. en el Archivo General de la Nation. Historia, Vol. 527. El Br. D. Jose Mariano Mozlno
D. Josef Maldonado, que por faltar cirujano en uno de los Buques, destinados a la Expedicidn de Nutka, hizo aquel viaje
desempefiando d un mismo tienipo las funciones de cirujano y
ayudando d Mocifio en los trabajos de Historia Natural, hasta
la Bahia de Bucareli...."
A esta y a otra instancia que elevd el mismo Sessd en 8 de Junio siguiente, el Fiscal de lo Civil propuso que se contestara
diciendo que como no habia arbitrio para suspender el cumpli-
miento de la orden del Rey, lo que podria intentarse era que Mozifio presentara todos los documentos que quisiera agregar al
brillante informe de Sessd, para que se hiciera una recomenda-
cidn al Monarca en favor suyo; y asi se le comunicd a Sessd en
11 del mismo mes.
Sessd tuvo entonces un razgo que lo enaltece por extremo,
porque si no pudo menos que conformarse con la resolucidn que
se le comunicaba, hizo presente al Virrey que su dnimo era
"... procurar por todos los medios al mejor exito de esta importante Comision, premiar en quanto pueda el merito de los
que han cooperado y puedan contribuir d dicho fin, y no des-
alentar la apliicacion de los Discipulos dedicados d la Botanica
como sucederia al ver abandonado el merito de Mozifio;" y por
esto agregaba: "le propongo al mismo tiempo costear de mi bol-
sillo sus viajes siempre que le acomode continuarlos en mi compafiia para de este modo proporcionar el cotejo y conclusion de
los trabajos q. hd echo en los dos ultimos afios, y que pueden
considerarse como perdidos sino se le da este u otro arvitrio para entretenerse en su purification..." *
Como era de esperarse, aquella noble actitud  de  Sessd fue
1 MS. en el Archivo General de la Nacidn. Historia, Vol. 527.—Afios mas tarde Mozino obraba exactamente de igual modo respecto de D. Julian del Villar, a quien el y
Cervantes ofrecieron sostener de su peculio, como lo hicieron por algun tiempo, para
que continuara tomando parte en las labores de la Expedicion.
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
. the
e from
ntains
t he-
there
silver,
time
he en
le
.1
may he said to he henign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of LIV
ALBERTO  M.   CARRENO
aprobada, y se notified d Mozifio que enviara el expediente relative a sus estudios, para que se pudiera mandar a Espafia;
pero aun cuando ofrecid hacerlo, al recibir la notification en
Cdrdoba, en 27 de Julio de 1793, en 13 de Octubre del mismo
afio y mientras se hallaba en San Andrds Tuxtla, manifestd:
que dada la dificultad con que habria de tropezar para "reco-
ger las certificaciones relativas d los exercicios literarios de (su)
nifiez y juventud que (pasd) de Colegial en ese Seminario, logrando alguna distincion de (sus) superiores y concursan-
tes..." 1 pedia que se remitieran a Espafia solamente el informe de Sesse" y las noticias que se tenian acerca de sus trabajos
en la Comisidn.
Un hecho inesperado vino a modificar la situacidn andmala
en que quedaba Mozifio mientras el Rey de Espafia resolvia en
vista de su expediente: la enfermedad de Castillo se agravd y
por fin lo llevd al sepulcro, dejando una vacante en la misma
Comisidn. El Fiscal de lo Civil, entonces, y quizd tomando en
cuenta nuevas gestiones de Sesse, propuso al Virrey que se
nombrara a Mozifio provisionalmente en el lugar de Castillo, y
que se consultara al Rey la probacidn del nombramiento en de-
finitiva.
Conforme con esta idea el Conde de Revilla-Gigedo, que todavia era a la sazdn el Virrey de Nueva Espafia, nombrd a Mozifio; y el Rey aprobd el nombramiento, segfin la nota que, fecha-
da en San Ildefonso a 16 de Septiembre de 1794, recibid el
nuevo gobernante de Mdxico, Marquds de Branciforte.
"Enterado el Rey,—se lee en la real orden—de quanto V. E.
expone en su carta no. 670 fecha 30 de Octubre del afio proximo
pasado sobre la aptitud d instrucciones del Medico Dn. Josd
Mozifio, se ha dignado conferirle el empleo de Botanico de la
1 MS. en el Archivo y volumen citados. El Br. D. Jose Mariano Mozino
LV
expedicion de ese Reyno, vacante pr. fallecimiento de Dn. Juan
del Castillo x con el mismo sueldo q. este gozava...." 2
d-e.    f-igu-er'ea.
1.
W^^Z*
Al expedirse este nombramiento, se- ejecutaba un verdadero
acto de justicia para aquel que habia desempefiado ya labores
tan importantes como las realizadas en la expedicidn a Nutka
y tan peligrosas como la exploracidn y reconocimiento del Volcdn de Tuxtla cuando la erupcidn alcanzaba la mayor intensi-
dad; y ese nombramiento, a la vez^aseguraba para el futuro no
sdlo el que se pudieran llevar a termino los trabajos comenza-
dos, sino otros nuevos y tan interesantes como aquellos.
De esto iba a tenerse en breve prueba indiscutible, con motivo de alguna resolucidn del Rey de Espafia, porque ella iba a
permitir a Mozifio que ejercitara su laboriosidad incansable,
su inteligencia privilegiada.
El Monarca espafiol, en efecto, de conformidad con una real
orden comunicada al Marquds de Branciforte en 15 de Septiem-
bre de 1794, resolvid: que "la expedicion Botanica de este Reyno pase por termino de dos afios a las Yslas de Barlovento y
Costas de Goatemala al reconocimto. de los tres Ramos de His-
1 Castillo fallecid el dia 26 de Julio de 1793, como puede verse en la siguiente nota dirigida al Virrey Conde de Revilla-Gigedo, por el profesor
D. Vicente Cervantes:
"Exmo. Senor.—Ha fallecido a. las diez de oy dia de la fha. Dn. Juan del
Castillo Botanico de esta Expedicion de N. E. lo que participo a V. E. para lb
que pudiere ser necesario.
"Dios gue. la vida de V. E. ms. as., etc."
MS. en el Archivo  General de la Naci6n.  Historia, Vol.  460.
2 MS. en el Archivo General de la Nation. Historia, Vol. 527.
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
•t he-
i there
silver,
time
he en
le
^ j. ^ w—%~~~^w ■ «.. —    rs j it
may he said to he "benign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days o1
.!..•..& u.  aaw U. «m*  UjJ. w
>f LVI
Alberto M. Cahkf.no
toria Natural"if y con este Motivo el Virrey comunicd a Mozifio que dl era uno de los designados para emprender la expedicion, en nota fechada el 20 de Junio de 1795:
".... he resto.— dice el nombramiento — q. disponga vm. su
marcha al Rno. de Goatemala observando la mejor armonia y
corresponda. con el Naturalista dn. Josd Longinos d qn. sre.
ambos puntos hago con esta fecha los mas estrechos encargos.
"Acompafiardn d vm. en su viage el Pintor Dn. Victe. de la
Cerda, y Dn. Julian del Villar comprehendidos en el Pasaporte
q. remito d vm. adjunto segn. me pide en ofo. de este dia pa.
q. lo verifique con menos embarazos y la mor. posible bre-
ved.d." 2
Por su parte, D. Josd Longinos Martinez recibia en igual fecha su nombramiento en los siguientes terminos:-
"En vista de lo q. vm. me represento en oficio de 14 de Abril
ulto. he resuelto iconformandome con lo pedido pr. el Sr. Fiscal de Rl. Haza. y dictamen del Sr. Asesor genl. que inmedia-
tamte. emprenda vm. su viaje al Rno. de Goatemala como
tambn. el Botanico Dn. Josd Mozifio, y el Pintor Dn. Vizte. de
la Cerda.
"Asi mismo prevengo d vm. q. observe con estos individuos la
mexor armonia q. tanto importa al mexor servo, del Rey sin
promover disputas, quexas, y recursos que lo entorpezcan; en
el concepto de q. experimentard los sensibles eftos. de mi
indgnazn. el q. fuere causa de q. se rompa d perturbe la buena
corresponda. q. he indicado.
"Esto supuesto disponga vm. al instante su marcha sin de-
tenerse en lentas deliveraciones a cuyo fin le acompafio el adjunto pasaporte bien entendido de q. si asi no lo executa toma-
1 MS. en el Archivo General de la Nacidn. Historia. Vol. 465.
2 MS. en el volumen citado. El Br. D. Jose Mariano Mozino
LVII
^4_    fi&u-esr-e:
1.
re las mas serias provids. y de q. en el proxo. correo doy cuenta
a S. M. pa. su sobna. Rl. inteliga." *
;,Cudl era la razdn de las recomendaciones hechas a Mozifio
y de las amenazas a Martinez?
Algo por desgracia tan lamentable como las dificultades que
primero habian surgido entre la Comisidn de Naturalistas y
el Protomedicato y la Universidad. Martinez, que seguramente fud un elemento de importancia para las expediciones por su
laboriosidad y por sus conocimientos, tenia un grave defecto:
su cardcter, que lo impulsd a estar en pugna con los demds co-
misionados.
La primera dificultad seria ocurrid entre el Director de la
Expedicidn y Longinos Martinez, porque este pretendid emancipate totalmente del primero y exhibir los productos de sus
trabajos, como'del todo independientes de los de la Comisidn.
Como era natural, Sessd llamd la atencidn a Martinez acerca
de la inconveniencia de que obrara asi; pero el fogoso natura-
lista se desentendid por completo de las observaciones, y en la
casa numero 89 de la calle de Plateros, en una de las casas del
Estado establecid el primer museo de este gdnero que hubo en
Mdxico y que fud conocido con el nombre de Cabinete de Historia Natural.
La Gazeta de Mdxico correspondiente al 27 de Abril de 1790,
refiridndose a este museo, nos dice lo que sigue :
"En obsequio de la feliz exaltation de S. M. al Trono ha que-
rido manifestar su afecto, fidelidad y amor el Naturalista de
la Expedicion de este Reyno de N. E. D. Joseph Longinos Martinez con la abertura de un Gavinete de Historia Natural, que
d sus expensas ha establecido en esta Corte con el objeto del
mejor desempefio de su Comisidn, y para que el Publico goce
de este beneficio proporcionandole por este medio la mas facil
1 MS. en el Archivo General de la Nation. Historia, Vol. 465.
y the
the
n hy
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
>t he-
• there
silver,
time
iheen
uj_   uva
ie
.-1
may he said to he "benign and incomparahly "better than
that of the "countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of LVIII
Alberto M. Carreno
instruccion en esta Ciencia.  Para este fin estan colocadas todas las producciones Naturales  con   sus  rdtulos generales y
particulares, signos y nfimeros que se refieren d su Catdlogo
cientifico systemdtico, en el que se especifican la clase, drden.
genero, especie y variedad de cada individuo, como tambien el
uso que de dl se hace en la M'edicina, Industria y Economia, se-
fialando la Provintia y parage donde se cria, nombre y uso en
tre los naturales, apuntando d que se pueda aplicar, caso que
en nada lo usen.   Se facilita tambien la inteligencia de estos
principios metddicos con tres Arboles como cronoldgicos correspondientes d los tres Reynos de la Naturaleza, compuesto
por el mismo Naturalista, conforme al  Systerna Naturae del
Caballero Carlos Linneo; medios con que se destierran todos
los obstdculos d los estudiosos y aficionados d esta Ciencia. En
este Gavinete se presenta d los apliicados el lihfo abierto de la
Naturaleza, en el que descubrirdn los mas preciosos tesoros que
en si encierra este Reyno. Apenas pisd su suelo en Veracruz encontrd el precioso testaceo Estalacta, por cuyo exquisito cara-
col han dado algunos Soberanos sumas quantiosas.   Poco despues de haber llegado d esta Capital, examinando algunas colecciones del Reyno Mineral, halld muy particulares y exquisi-
tas piedras de estudio, sefialadamente la Plata Cornea, deseo-.
nocida de estos Naturales.   Y segun lo que va observando en
este Reyno, se promete encontrar abundantes producciones dignas de los Museos, tanto entre los animales, como entre vege-
tales y minerales, pues segun la infinidad de combinaciones que
la Naturaleza elabora en estos tres Reynos, no queda duda sea
este vasto Continente el mas abundante de preciosidades. Esta
circunstancia debe alentar aun d los mas distraidos del buen
gusto, con la consideracion de lo mucho que interesan estos conocimientos para la vida civil y politica, atendiendo d los inmensos beneficios que proporcionan al hombre. Pues que el primer Gavinete completo que se conocid en Espafia de Historia El Br. D. Jose Mariano Mozino
Natural fud el que para su instruction formd en sus primeros
afios nuestro Benigno Soberano el Sefior D. Carlos IV. sea
tambien el primero de N.E. (aunque informe y diminuto) des-
tinado para solemnizar el memorable acto de su Augusta Proclamation; y acaso, los progresos que haga con el tiempo, lle-
nardn de admiration a los venideros: ni menos correspondia
fuese en otra parte que en la Capital de este Nuevo Mundo, como centro el mas primoroso elaboratorio de la Naturaleza. Sera
no menos memorable el establecimiento del Real Jardin Botdnico, que algfin dia Veremos eregir frente al Paseo nuevo con
los auxilios de S. M. y la eficacia y celosa actividad del Director
de dicho Jardin y Expedicion facultativa.  Los referidos prim
cipios, la protection del Exmo. Sefior Virey, la beneficencia de
muchos Apasionados, contribuyendo siquiera con los duplica-
dos de sus colecciones, pueden contribuir d la perfection de este
Gavinete; procurando el Naturalista ( sin faltar d su Comision) hacerlo menos imperfecto, como se puede esperar de la
proportion que ofrece su encargo, recorriendo d investigando
quanto se produce, asi en la superficie de la tierra, como en la
comcavidad de sus entrafias, examinando valles, colinas, canteras y minas, sin omitir las mas empinadas cumbres, desiertos
y volcanes, arrimdndose d los rios y d los mares, para recoger
en todas partes las varias producciones naturales, remitiendo
las que no esten comprehendidas en los Catdlogos que posee
del Real Gavinete de Madrid, al que se destinan los principales
y duplicados, dedicando los multiplicados para ir enriquecien-
do este Gavinete, que acaso con el tiempo podrd seguir las hue-
lias del de Espafia, que hoy compite con los mas aventajados
de Europa." |
La exhibicidn debia provocar un enorme interds muy especialmente en aquella dpoca, en que apenas los privilegiados'del
1 Gazetas de Mdxico, Vol. IV, pp. 68 y 69.
w * *. w *v w
L\>X  V UiJ.    WV- A
may he said to he "benign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of
— —   ■■■runmuli LX
Alberto M. Carreno
saber tenian algun conocimiento mds o menos exacto, mds |
menos errdneo de los tesoros que produce y desarrolla la madre
Naturaleza; y para convencerse de la importancia de aquel museo, baste decir que contenia "24 estantes, que todos forman una
bella.perspectiva del orden de mas gusto de la Arquitectura.,
cada uno repartido en tres cuerpos de graderia y caxones." |
La distribucidn que D. Jose Longinos Martinez resolvid dar
a los departamentos de su G-abinete de Historia Natural quedd
de esta manera:
"El 1, sirve de Biblioteca con especialeS y costosos libros de
Historia Natural, Botdnica, Quimica, Fisica, Anatomia, Mi-
neralogia, Matemdticas, &c.
"El 2, 3, 4 y 5 con animales, en donde se podrdn manejar y
examinar aun los mas feroces sin el menor recelo ni repugnan-
cia: alii veremos la volubilidad de las Aves reducida al mas
sosegado reposo, para observar de cerca los mas preciosos ma-
tices. Los Pescados, que cubiertos de escainas surcan los mares,
causardn admiration vistos de cerca. Y aun aquella republica
mas despreciada por el Hombre, los insectos, digo, aquellos seres tan pequefios en quienes se necesita el microscopio para ad-
mirar mas y mas la Sabiduria del Divino Hacedor, se presen-
tardn de manera, que el mas despreciable embelesard al Hombre;
obligdndole d bendecir al Criador.
"El 6 se compone de 20 caxones en figura de libros, que contienen el Herbario d Jardin seco, segun las 24 clases del Syste-
ma Sexual de Linneo, y varias hojas y partes de vejetales
desecadas, para manifestar su organization y estructura interna : se completa este Estante con otros 22 caxones en la misma
forma, segun el Systema de Tournefort, todos en folio de mar-
quilla.
"El 7 y 8, con los minerales de Oro y Plata, en donde se veen
1 Gazeta citada,. p.  69. El Br. D. Jose Mariano Mozlno
LXI
muchas piedras de estudio, unas admirables por lo exquisito y
precioso, otras por la variedad de sus matrices, accidentes y
combinaciones, que son en esta Ciencia otras tantas lecciones.
"El 9 sigue con iguales piedras de los minerales de Cobre,
Hierro, Estafio, Plomo y Azogue.
"El 10 con los Semi-metales, Marcasitas, Pyritas, Azufres,
Marmoles, Agatas, &c.
"En el 11 y 12 estdn las Sales, Piedras preciosas, Quarzos,
Espatos, Estalactitas, Guijarros jaspeados, &c.
"En el 13, 14, 15 y 16 lo perteneciente al Reyno Vegetal, como Resinas, Semillas, Gomas, Bdlsamos, Maderas, Cortezas,
Raizes, &c.
"El 17 con Petrificaciones y Hosamentas de Elefantes, en-
contradas en varios parages del Reyno. Con estos fragmentos
bien examinados se aclarardn las dudas y disputas de los Padres Torrubia y Betencourt, (Betancourt) que en el Aparato d
la Historia Natural de este Reyno y Teatro Mexicano hacen
mencion de dichas Hosamentas.
"El 18 con producciones de Volcanes.
"El 19 Tierras y Antiguedades.
"El 20 y 21 producciones de mar, como Testaceos, Crustaceos,
Madreporas, Lythophytos, Zoophytos, Corales, Coralinas, &c.
"En el 22, 23 y 24 varias piezas de Anatomia naturales y de
cera, estas sacadas por los originales de las que mostraron los
Profesores del grande establecimiento del Real Colegio de Ci-
rugia de Madrid, como primer fruto de sus tareas, que vid S. M.
con agrado y complacencia. Igualmente contienen varias md-
quinas de Fisica y Quimica, como microscopios, Optica, Cdmara obscura, Mdquina electrica, Piedras de iman, Prismas, Ba-
rometros, Termdmetros, Matraces, Recipientes, Retortas, &c." |
Como se ve, no podia ofrecer Martinez una coleccidn mds
1 Gazeta citada, Vol. IV. p. 70."
y the
the
n Idj
74,
ich
it
in
to his
the
tount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
ntains
t he-
there
silver,
time
he en
i* j- \j \~/ a.
le
,L1
jTS,
may he said to he "benign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of LXII
ALBERTO  M.   CaBRENO
completa y mds vasta; y es indudable que los lectores de la Gazeta deben haber deplorado al' leer la noticia de todas estas
maravillas, saber que la enfermedad del naturalista impedia
que aquel museo quedara abierto desde luego, aun cuando se
aseguraba que en breve se anunciaria "los dias y horas que ha
de estar abierto, y la clase de personas que podrdn entrar," y
Martinez ofrecia que estaba dispuesto a fijar algunas horas para resolver las consultas que se le hicieren, y que lo sustituiria
en sus ausencias "D. Mariano Aznaren Medico pensionado de
los Reales Exdrcitos,'y actualmente del Real Hospital general
de S. Andres, en quien concurren los mas sdlidos principios de
esta Ciencia."
Como Martinez a causa de algunas calenturas que venia su-
friendo, contraidas en su ultima expedicidn, no habia llegado
siquiera a presentarse ante Sessd, a pesar de las repetidas instancias que le habia hecho, era natural que le extrafiara la noticia que se contenia en la Gazeta, y que revelaba que la enfermedad no habia sido obstdculo para que se ocupara en los pfe-
parativos de su museo. Lo instd, pues, de nuevo, para que
concurriera a sus labores normales, y esto did origen a la dificultad mds grave que existid entre los miembros de la Expedicidn, toda vez que Longinos Martinez pretendid que el no
debia en manera alguna sujetarse a Sessd; y por lo que res-
pecta al proyectado museo, es probable que llegd a abrirlo al
publico, pues en la Gazeta de Mdxico correspondiente al martes
24 de Agosto de 1790, encontramos la siguiente noticia:
"En nuestra Gazeta N. 8 de 27 de Abril de este afio se anun-
cid un Gavinete que d su costa hd formado el Naturalista de la
Expedicion Botdnica Don Joseph Longinos Martinez. El principal objeto que d los principios motivd este empefio (desaten-
diendo las dificultades que ofrece'el establecimiento, y las que
suelen suscitar los dmulos) fud el considerar la ardua empresax
que tiene d su cargo el Naturalista.  Para el desempefio menos El Br. D. Jose Mariano Mozino
LXIII
desacertado, formd su plan viendo en dl los pocos progresos que
en esta Ciencia puede hacer un Profesor, que no posee d maneja
un Gavinete, arreglado con mdtodo y sistema, representdndo-
sele cada instante la acertada asercion de uno de los Sabios de
nuestros-tiempos: que mas instruye el Gavinete de un Naturalista, que quantas obras han tratado de estas materias. Senta-
do este principio, y deseando que ceda en utilidad de la Nation,
se emprendid con tan buen exito, que antes de salir a sus excursiones, contaba en solo el Reyno Mineral mas de ochocien-
tas piezas utiles, unas por raras y exquisitas, otras por su riqueza, y no pocas por la variedad de combinaciones, matrizes y
accidentes. Ultimamente, se hdn colocado en este Museo tres
Pirdmides de dos varas y media, revestidas y adornadas de las
respectivas producciones, que hacen alusion d cada uno de sus
Reynos, y entre las varias labores que la adornan, se encuem
tran las Armas Reales, Corona y Cetro, con la inscription de
VIVA CARLOS IV, y una cifra en que se encierra el respetable
nombre de la Reyna MARIA LUISA.
"En el dia, colocadas yd sistematicamente todas las producciones de los tres. Reynos de la Naturaleza, tanto las que poseia
quando se publicd la oferta de este Gavinete, como otras muchas
piezas que despues hd adquirido; hd determinado S. E. que el
primer dia de su abertura sea el de mafiana, que lo es de nues:
tra Augusta Reyna. Succesivamente estard abierto todos los
Lunes y Jueves, no siendo fiesta, de diez d una por la mafiana,
y de dos d cinco por la tarde, permitiendose la entrada d toda
Persona decente. Si algun Sugeto, por dedicarse con teson k
este estudio, quisiere imponerse mas por 'menor en sus conocimientos, no se le escaseardn otros dias y horas, quedando de
acuerdo con el Naturalista.. ."1
No puede uno menos que pensar, que si esta obra de Marti-
1 Gazetas de Mexico. Vol. IV, pp. 152 1 153.
...> J.  W t  *i  I       V V-  J-
may he said to he "benign and incomparahly "better than
that of the^ount'ries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America.    The long days of
the
iount-
verdure
shores
■hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
i there
silver,
time
he en
le
.1 LXIV
ALBERTO  M.   CaRRENO
nez, lejos de haber sido realizada en hostilidad abierta con
Sessd, quien se vid obligado a dar cuenta al Virrey de la conducta de Longinos Martinez, acompafiando ejemplares de la Gazeta y haciendo constar que dste habia dispuesto de ejemplares
de que no se habian remitido a Espafia los que eran debidos; si
esta obra, decimos, hubiera sido hecha con el concurso de todos
los Comisionados, seguramente habria alcanzado un verdadero
y colosal exito.
Pero el cardcter de Martinez lo llevd a estar siempre en pug-
na con sus compafieros, y asi por ejemplo en las Gazetas de
Literatura del P. Alzate hallarnos cartas firmadas por "un aficionado a la botdnica," y que llevan las iniciales J. L. M., que
cointiden con las de Josd Longinos Martinez, en que con verdadera acrimonia ataca a Cervantes con motivo de una conferen-
cia que did acerca de la "Castilloa eldstica" 1 lo mismo que el
que se hubiera empleado a Mozifio "con el titulo de naturalista
para que observe en su espedicion los tres reinos de la naturaleza, sin embargo de no tener mas que cinco meses de ensefianza ...."2
Respecto de Mozifio parece que Martinez jamds llegd a mirar-
lo con buenos ojos, quizd debido especialmente al gran afecto que
Sessd demostrd siempre por aquel; y asi vemos que en una nueva dificultad habida entre Sessd y Martinez, en la extensa queja que presentd al Virrey Conde de Revilla-Gigedo en 27 de
Junio de 1794, echaba en cara al Director de la Expedicidn
que hubiere dado en ella un puesto al joven Medico, a quien 11a-
maba despectivamente "un discipulo" y de quien aseguraba que
habia andado "mas de dos afios en excursiones de poca monta
y menor provecho." 3
1 Nomhre dado por Cervantes al arbol del hule, en memoria del hotanico D. Juan
del Castillo, que murio a consecuencia de sus trahajos expedieionarios, como ya hemos
visto.
2 Alzate. Gacetas de Literatura, Vol. IV. p. 391.
3 MS. en el Archivo General de la Nacidn. Historia, Vol. 527. El Br. D. Jose Mariano Mozino
Por cierto que cada vez que lanzaba un dardo contra Mozifio
no hacia sino provocar un elogio para dste, pues por ejemplo,
el ataque hecho en la carta publicada bajo sus iniciales, did lugar a que D. Joseph Dionisio Larreategui, estudiante de Medicina y Botdnica, en una larga refutacidn que publico en las
Gazetas de Mdxico, escrita con aquel ardor que mostraban todos
los polemistas de la dpoca; con aquellos vocablos duros que mu-
tuamente se lanzaban los contendientes, como hoy tambidn suelen hacerlo, saliera en defensa de Mozifio y de los discipulos
mexicanos de la clase de Botdnica.
"Y que se dird — escribia Larreategui — de la desverguenza
con que dice el Anonimo que el Director y Catedrdtico han au-
torizado d Don Joseph Mozifio, para que observe en su Expe-r
edition los tres Reynos de la Naturaleza? El hombre mas moderado y mas sufrido es fuerza que diga que el Aficionado no
sabe lo que se dice. A principios del afio de 1792 fud comisiona-
do Don Joseph Mozifio por el Exmo. Sefior Conde de Revilla-
gigedo con el titulo de Naturalista de la Expedition de Limites
al Norte de California, como consta de los documentos auten-
ticos que se hallan depositados en la Comisaria de San Bias, y
en el Archivo de aquella Comandancia de Marina. En calidad
de tal estoy informado que confirid sus observaciones con los
Profesores Ingleses que hasta la presente mantienen correspondencia con dl. Por si solo ha hecho las Excursiones de tres
afios, en el segundo de los quales desempefid d satisfaccion del
Superior Gobierno la ardua comision de explorar el Volcan de
Tuxtla al tiempo de sus mas violentas erupciones, y ultimamente ha remitido y traido consigo algunos eentenares de animales de todos los drdenes descritos y determinados, habidndole
servido de Disector uno de sus Criados, que hace esto con la
mayor perfection, sin otra disciplina que el haber visto como
lo hacia D. Joseph Maria Maldonado, y D. Julian del Villar,
empleado tres afios hace en esta Expedicion, y Sugeto que des-
I W J>   -U J-AVJl.
mu»  viw -u
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
time
&>een
le
11
•*-   W  fc_> -•-
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the courifries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America.    £he long days of LXVI
Alberto M. Carreno-
de los primeros momentos de sus trabajos ha disecado perfecta-
mente, y no solo eso, que es un mecanismo que no necesita mas
que dedos, sino que determina muchos animales con arreglo al
sistema.
"Si la ehanzoneta sobre prevision de S. M. es pulla (porque
al fin los Anonimos Buhos no se atreven d hablar cara d cara
y en medio del dia; y gustan de ir al traves de las tinieblas d
apagar las lamparas) si es pulla, digo, contra los Alumnos Americanos, la vemos con el mas soberano desprecio, porque estu-
diamos para ilustrarnos, y no para recomendarnos con charla-
taneria: si se dirige d deprimir el mdrito particular de D. Joseph Mozifio, bien conocido en toda la America, Madre que debe gloriarse en tales hijos, es necesario decir al Anonimo, por
mas que le pese, que sino tiene D. Joseph Mozifio el titulo de
Naturalista, tiene, como tambien el Director y Catedrdtico
de esta Expedicion, la incontextable satisfaccion de merecerlo,
que es lo que llena al sabio verdadero y honrado. Que D.
Joseph Mozifio determina y describe (y quizd con mas facilidad) on Animal que una planta, no solo es notorio en estos
Reynos, sino en Espafia, en donde los Profesores ingenuos han
aprobado con elogio los manuscritos de este hdbil Naturalista:
autorizado por S. M., ejercitado de cinco afios d esta parte en
muchisimos parages del Reyno, y d quien como d los Xejes
seria sumamente fdcil el efectivo material despacho de los ti-
tulos de Naturalista." 1
Y Larreategui, que fue uno de los mds distingttidos estudiantes de su dpoca y que murid cuando la vida podia ofrecerle sus
frutos mds opimos, terminaba aquella disertacidn con estas sd-
tiras que ponian de" "manifiesto sus conocimientos en el campo
de las bellas letras donde tan hdbilmente supo espigarlas:
"Por fin si se quexase el Anonimo de que hemos rechazado
1 Gazetas de Mdxico, Vol VII. p. 295. CflHim
El Br. D. Jose Mariano Mozino
LXVII
<U  6
i tfy-aToi
1.
con algun vigor la fuerza con la fuerza, y de que hemos ridicu-
lizado d un Autoreillo satirico,* que ha pretendido obscurecer
La reputation de un Catedratico, que d sus profundos conocimientos reune la mayor probidad; si J. L. M. no ha tenido el
rubor de reincidir en sus atentados, le responderemos con Horatio :
"lit Scriptur si peccat idem librarius usque
"Quamvis est monitus, venia caret: & Cytharoedus-
"Ridetur, chorda qui semper oberrat eadem. Art. Poet. 2
"O para hablarle de modo que lo entienda con menos trabajo:
Si hemos negado quartel d un Censor que las mismas leyes de-
testan, y que no por pintarse d si mismo modesto, zeloso y apli-
cado, tiene derecho para ser invulnerable: diremos con el divi-
no Iriarte, cuya Fdbula 30 suplico d J. L. M. se sirva leer con
toda reflexion:
"Bien hace quien su critica modera;
pero usarla conviene mas severa
contra censura injusta y ofensiva
quando no hablar con sincero denuedo
poca razon arguye, d mucho miedo.
"Y si quiere el Aficionado librarse de estos y semejantes va-
rapalos, ponga en prdctica esta Receta de Boileau:
1 "El Aficionado no quiso repliear en el Acto d Exercieios de Botanica
por no faltar al respeto a la Catedra Real de madera del General; y falta a
todos los respetos al Catedratico Beai; como aquel Dr. de| Queretaro, que de
dia temia mucho a los Becerritos, y de noche robaba los Novillos. No quiso
pronunciar palabra delante d« los que asistieron a, dicho Acto, y charla infini-,
tas a todo el orbe. &Que querra decir esto?".—Nota de la Gazeta.
2 No merece indulgencia el copista que incurre siempre en el mismo error,
aun cuando de ello sea advertido, y no obstante se burla del pulsador de
citara que yerra siempre en la misma cuerda. .
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
tount-
verdure
shores
hickets,
ones
. the
e from
.ntains
■t he-
<  there
silver,
' time
heen
**.v *** T-e
k\>   J.   V V *ltlm     \J\-iU.
ie
.1
it
may he said to he "benign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of LXVIII
Alberto M. Cahreno
"Sd Albafiil, si tu genio d esto te inclina,
Oficial de un Arte fitil y estimado,
Primero que Escritor adocenado." x
Mas si el elogio que Larreategui hizo publicamente de Mozifio
fue por extremo entusiasta, Sesse, al contestar los reproches
que Martinez habia formulado oficialmente en contra suya, entre otras causas por mantener al mismo Mozifio en la Comisidn
a pesar de que el Rey no habia aprobado, como hemos visto, el
que se le diera la plaza de Senseve, puso muy alto el nombre de
nuestro compatriota; y al referirse a la asereidn de Martinez
de que las excursiones del joven Bachiller eran "de poca monta
y menor provecho" decia: "... ojald pudieran ser tan utiles
las de Longinos. Comparense el diario de Nootka con el de
California, y se verd el merito de cada vno. Pues la misma d
mayor diferencia advertiran los Naturalistas en los ramos que
tratan ambos..."2
Estos antecedentes respecto de las dificultades que habian
surgido a causa del cardcter de Longinos Martinez explican,
pues, las recomendaciones a Mozifio y las amenazas a Longinos
Martinez al expedirseles las drdenes para que emprendieran la
expedicidn por las costas de Guatemala y en la cual llegaron
hasta Nicaragua.
Y esta ultima expedicidn tuvo su origen en una solicitud de
Sessd para que no se diera por terminado el plazo durante el
cual los comisionados debian explorar los vastos dominios de
la NUeva Espafia. Dicho plazo, que habia sido de seis afios,
concluia en el mes de Junio de 1794, pero D. Martin de Sessd
estimd que el dxito alcanzado hasta alii, justificaba el que conti-
nuaran las labores emprendidas, mdxime cuando habia mucho
'por terminar en lo que respecta a clasificacion, etc.
1 Gazetas de Mdxico, Vol. VII, p. 296.
2 MS. en el Archivo General de la Nacidn. Historia, Vol. 527. El Bb. D. Jose Mariano Mozino
LXIX
d-e.    fiOft-esro*.
En una.nota, pues, dirigida a D. Eugenio de Llaguno Ami-
rpla, en 26 de Abril de aquel afio, llamaba su atencidn Sessd
hacia el hecho de que "la expedicidn para las exploraciones de
este Reyno... (habia)... extendido sus conocimientos por la
Costa del Sur hasta la Ysla de Nootka y por la parte del Norte
y Oriente hasta donde permiten los Enemigos..." aun cuando
esta enorme labor habia ocasionado que todos los miembros de
la Comisidn hubieran sufrido repetidas enfermedades, que a
D. Juan del Castillo habian arrebatado la vida.
"Estos mismos incombenientesi—agregaba Sessd—y las conti-
nuas separaciones, que han sido forzosas para poder examinar
la vasta extension de tres mil y mas de quinientas leguas, que
por distintos rumbos ha corrido la Expedicion, sin incluir el
viaje de mar d Nootka, no han dado lugar d la reunion, y arreglo de las observaciones que cada uno ha echo en los tres ultimos afios, ni d la conclusion de los muchos divujos que se han
sacado de objetos raros y desconocidos; pero aseguro d V. E.
que los materiales acopiados formaran una Flora tan rica como
la de cualquier otro Reyno, y que sin embargo de no ser este el
mas abundante de Animales, se dardn d conocer muchas especies nuevas, particularmente en la clase de Aves." |
Y en vista de todas las anteriores consideraciones, Sessd for-
mulaba un programa de los trabajos que podian desempefiar los
comisionados, y decia:
"Seria mucho mas completa y util esta obra, si se reconocie-
sen el fertilisimo Reyno de Goatemala y las Yslas de Cuba, Sto.
Domingo y Puerto Rico, donde abundan los Balsamos mas exquisites, y otras producciones de mucho interes en el Comercio
y Medicina, expediciones que en otra dpoca, d confiadas d profesores que no tengan los conocimientos que hemos adquirido en
nuestros viajes por temperamentos bastante andlogos a dichas
1 MS. en el Archivo General de la Nation. Historia, Vol. 460.
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
tount-
verdure
shores
hickets,
ones
. the
e from
.ntains
t he-
> there
silver,
time
he en
le
.1
. ^J*6^  i ti
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of LXX
Alberto M. Carreno
Provincias, exigirian mayor tiempo y costos que los que podemos impender nosotros en el corto termino de dos afios, que
considero suficientes para dichas exploraciones, destinandose el
naturalista Dn. Jose Longinos, Dn. Josd Mozifio y uno de los
pintores d Goatemala, y yo con el resto de la expedicion d las
Yslas.
"Con este intermedio el Cathedratico Don Vicente Cervantes
podra dirigir la plantation del Jardin Botanico en el sitio de
Chapultepec, si S. M. se digna aprobarlo, con las ventajas y
bellisimas proporciones que ofrece este terreno para connatura-
lizar por mayor, y d menos costo que en nigun otro de las inmediaciones las plantas de los diversos climas que componen
esta America, sirviendo como en el dia, para la demostracion
de las lecciones el Jardin de Palacio, en que se pueden cultivar
las suficientes para este importante fin, y ofrecer d la Capital
el mas vello espectaculo en su centro y d su vista de su Plaza
principal, si se ie quiere dar la extension de que es susceptible..."1
Ya hemos visto que el Rey de Espafia acordd favorablemente
tal solicitud, y, en efecto, Sessd emprendid la march'a rumbo a
Cuba, y Martinez, Mozifio y el pintor Cerda hacia Guatemala,
recorriendo en esta expedicidn Oaxaca, Tabasco, Chiapas, Guatemala, etc., hasta llegar a Nicaragua, hecho que hemos podido
comprobar por los avisos dados a las "Cajas Reales" de las en-
tregas hechas a Mozifio en esta filtima Provincia, y que, como
todos los datos indditos acerca de la Expedicidn Cientifica, que
hoy publicamos, se encuentran en nuestro Archivo General de
la Nacidn.
El andnimo bidgrafo de Mozifio refiere2 a propdsito de este
viaje, que encontrdndose en S. Salvador ocurrieron unos terre-
1 MS.  y lugar  eitados.
2 Diccionario Univ.- de Hist, y Geog., Vol. V, p. 583. El Bb. D. Jose Mariano Mozino
LXXI
motos horribles que destruyeron la ciudad y que tuvo necesidad
de hacer excavaciones para recuperar sus vestidos; y nos da
cuenta igualmente de que el Capitdn General- de Guatemala
lo comisiond para reconocer un importantisimo mineral de azufre, habiendo reajizado algo mds noble y levantado: consagrar-
se a la curacidn de los leprosos. Otra labor cientifica muy
importante llevd a tdrmino durante aquella expedicidn, y fud el
estudio acerca del cultivo y preparacidn del'anil, estudio que
fud impreso y remitido a Espafia y que le valid las felicitacio-
nes del Monarca.
Respecto de su consagracidn en favor de los leprosos, nosotros hemos encontrado una prueba de su generosidad en favor
de los enfermos; porque de un informe dado por Sesse ha de
inferirse que dl solicitd autorizacidn espontaneamente para aten-
derlos, pues asegura que Mozifio regresd de su expedicidn a
Guatemala hasta el dia 5 de Febrero de 1799, "por haverse de-
tenido en Ciudad Real de Chiapa con permiso del Exmo. Sefior
Virrey Dn. Miguel Josd de Azanza en la curacion de vna especie de Lepra, que infesta aquella Provincia." |
No debe extrafiarnos este razgo, por otra parte, toda vez que
sus trabajos como botdnico no entibiaron sus aficiOnes al ejercicio de la Medicina, y su andaimo bidgrafo asegura que: "sa-
biendo que los vegetales, de cuya historia estaba encargado, se
reputaban como sustancias medicamentosas, y no queriendo
avanzar proposiciones vagas, sirvid en Mdxico por espacio de
1 MS. en el Archivo General de la Nation. Historia. Vol. 465.
y the
the
n hy
74,
Icli
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
time
he en
■ ■■ ■ \rv«
ie
Ii
may he said to he "benign and incomparahly hetter than
that of the countries situated, on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of LXXII
Alberto M. Carreno
dos afios una sala en el hospital general de San Andres y otra
en el llamado de naturales, las que tomaron desde aquella dpoca
el nombre de salas de observacion, en donde examinaba con suma prolijidad, repitiendo sus visitas cuatro y seis veces al dia,
las virtudes. medicinales que atribuian d tiertos vegetales los
herbolarios y los drogueros." 1
Independientemente de la labor ya apuntada, durante aquella larga expedicidn en que tuvo oportunidad de hacer el and-
lisis de las aguas potables de que entonces se proveia el Reyno
de Guatemala, logrd, como en lodos sus viajes expedicionarios,
aumentar considerablemente los contingentes que con regulari-
dad habia estado enviando Sessd a Espafia, de la flora y de la
fauna riquisimas que tienen su asiento en la extensa parte de
la Amdrica recorrida por los diversos comisionados en distin-
tas direcciones.
Podemos asegurar, en consecuencia, sin que nuestro juicio
pueda ser tachado de partial, que fud Mozifio el mas importante y valioso elemento de la Comisidn cientifica creada por el insigne Rey Carlos III, y que, tomando en cuenta las declarations hechas una y otra vez por el Director del Real Jardin
Botdnico, aquella Comisidn no hubiera alcanzado el brillantisi-
mo exito que tuvo, sin la cooperacidn eficaz de aquel ilustre
compatriota nuestro, que tan hdbilmente supo aprovechar las
ensefianzas de Cervantes y la empefiosa ayuda de Sesse.
El periodo de duracidn de la Expedicidn se prolongd mds alld
de los dos afios pedidos por Sesse, cuando se organizd el viaje
suyo a Cuba y Puerto Rico y el de Mozifio y Martinez a Guatemala, San Salvador y Nicaragua; pero como de Espafia se habian recibido ya diversas drdenes para que los Comisionados
regresaran a la metrdpoli, Sessd propuso en- 14 de Marzo de
1 Diccionario TJnivr de Hist, y Geog. Vol. V, p. 583. J^   pijw^-roa.   o
El Br. D. Jose Mariano Moxi.no
LXXIII
1802, al Virrey Marquina, que D. Josd Longinos Martinez, que
no habia dado cuenta de ddnde se encontraba, remitiera sus
trabajos tan pronto como se presentara; que Cervantes perma-
neciera dando su clase de Botdnica, ya que asi lo deseaba y Sessd no encontraba razdn para estorbdrselo, y que Mozifio. y de la
Cerda fueran a Espafia junto con los miembros de la Expedicidn, aun cuando ellos se hubieran agregado aqui a los demds
comisionados.
"El primero—decia Sessd refiridndose a Mozifio—ha servido
once afios en la expedicion la plaza de uno de los que vinieron
de alld, y devia haber regresado, si no huviese perecido en ella.
Durante este tiempo ha hecho por si solo, y de orden superior,
las expediciones de Nootka, de Californias, de las Mistecas, y
del Reyno de Guatemala; por consiguiente es responsable, y ha
de tener mas facilidad para concluir con acierto los trabajos qe.
ha hecho en unas escursiones tan dilatadas. Fuera de que pUe-
do decir sin mentira, que no cuento con otro que sea capaz de
auxiliarme en la edicion de las diferentes obras que han sido el
objeto de nuestra vastisima comision.. ."1
Y respecto de Cerda exponia que tenian "mas de dos mil di-
bujos incompletes de colores, y cerca de quatrocientos solamente delineados^en borrador, y que serd dificil concluir con perfection d otra mano que la que los empezd,";2 y esto se habia
hecho asi porque precisamente al organizarse la expedicidn a
Mdxico las reales drdenes previnieron que los pintores "se ci-
1 MS. en el Archivo General de la Nation. Historia, Vol. 465.
2 Manuserito citado.
y the
the
n hy
74,
ich
it
in
to his
the
'.otmt-
verdure
shores
hickets,
ones
i the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
fc, time
he en
WW u.        w      -*. w w .*. %—w ~-S*. w       w—.
ie
111
rs,
it
may he said to he henign and incomparably hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of lxxtv
Alberto M. Cahreno
nesen d representar en las Plantas una flor, un fruto y generalmente una parte de cada especie, dejando las demas de tinta de
china para iluminarlas d la buelta d Espafia, d imitation de
aquellas." *
El Fiscal de lo Civil encontrd que eran del todo aceptables
las razones expuestas por Sessd y estuvo conforme en que Mozifio fuera a Espafia, no aceptando igual cosa respecto de Cerda, porque ya se encontraba alld el otro dibutante, D. Atanasio
Echeverria, "de mayor habilidad que Cerda," y porque estima-
ba preferible que este ultimo permaneciera agregado al Jardin
Botdnico en Mdxico.
(Jltayrvc^r-co S^clrreve-
El mismo Fiscal ponia sin embargo un reparo al regreso de
Mozifio y eran las dificultades que habian surgido entre dl y su
esposa la Sra. Maria Rita Rivera y Melo Montafio, quien no se
habia conformado con acudir a los tribunales eclesidsticos soli-
citando el diyorcio, sino que tambidn habia demandado del Virrey que le descontaran la tercia parte de su sueldo, ya que se
quejaba de que no recibia "los alimentos necesarios."
Es por extremo interesante la lectura del proceso eclesidsti-
co, asi como cuanto se relaciona con las demandas al Virrey
para el pago de alimentos a la Sra. Rivera y Melo Montafio,
quien, al decir del Obispo de Oaxaca, Dr. D. Josd Gregorio
Omafia, "... .ha sufrido del genio y poca constancia de su Ma-
rido desprecios de marea qe. ha tolerado y disimulado a costa
1 Manuscrito citado. El Br. D. Jose Mariano Mozino
JCXV
'5"<
1.
de su honradez y prudencia, y aun se los ha pagado con finezas
extraordinarias..." '
No podriamos asegurar cudnta haya sido la culpabilidad de
Mozino y cuantas las exageraciones de su esposa, porque consta en el expediente formado por el Fiscal de lo Civil, que no sdlo
habia estado conforme el distinguido botdnico en darle a la sefiora una tercia parte de su sueldo, sino que le habia ofrecido
darle la mitad, de acuerdo con una declaracidn de ella misma,
y segfin carta de Sessd agregada al expediente respectivo, de la
cual aparece que la esposa de Mozifio era la que oponia dificul-
Jades para llegar a un arreglo satisfactorio.
De todas Tnaneras, Mozifio necesitaba para poder emprender
el viaje a Espana, dejar garantizado que su esposa recibiria un
tercio de sus emolumentos; y al fin sometida la dificultad a los
M inistros de la Tesoreria General y Real Hacienda, opinaron
que Mozifio podia depositar en la Tesoreria donde percibiera su
sueldo la tercia parte que correspofidia a su esposa, y que esa
cantidad se situara en Mdxico para que aqui pudiera recogerla
la Sra. Rivera Melo, opinidn que aprobd el Asesor General y
con posterioridad el Virrey Iturrigaray en 5 de Mayo de 1803.
y the
the
n hy
74,
ich
it
in
to his
En esta virtud la principal dificultad quedd zanjada, por
mds que Mozino, con los miembros de la Expedicidn" que re-
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
1 Copia de una carta del Obispo Omafia presentada por la esposa de
Mozino al Virrey, junto con su solicitud para que descontaran a su esposo
un tercio de sus. sueldos. MS. en el Archivo General de la Nation. Histo-
ria, Vol.  465.
.ntains
t he-
there
silver,
* time
he en
le
XI
e*c*
7i>9
it
may he said to he "benign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of LXXVI
Alberto M. Carreno
gresaron a Espafia, se habia embarcado ya con rumbo a la
Peninsula en virtud de las autorizaciones dadas al efecto, en
la Barca "Presentacidn," en 23 de Marzo del afio citado de
1803. No formaron parte de ese viaje de regreso ni D. Josd
Longinos Martinez, que murid en Campeche1 ni Senseve, que
se embarcd posteriormente, y que habia quedado encargado
de llevar consigo la filtima remisidn hecha a Espafia de ejem*
plares de la flora y de la fauna mexicanas; ni Cervantes, que
siguid dando la clase de Botdnica.
Mozifio habia terminado asi su misidn en el pais que lo vid na-
cer y del que se alejaba para no volver jamds; pero todavia iba.
a ser util a la ciencia y a sus semejantes, en Espafia,2 donde siempre vivid unido a Sessd quien le profesd tan grande afecto, que,
hasta su muerte, ocurrida en 1809, le did albergue en su propia
casa y en el seno de su propia familia.
^.Cudles son las obras de Mozifio que han llegado hasta nosotros?
Son varias, y unas de un cardcter meramente literario y
otras de cardcter cientifico y de interds prdctico.
Entre las primeras, Beristdin nos habia de una "Descripcidn
del Volcdn del Jorullo" en versos latinos, de la "Impugnacidn
d la Margileida" de Larrafiaga, de la "Respuesta d la Apologia
de la Margileida" y de "varias cartas y sditiras contra los aris-
totdlicos y escolasticos de mal gusto" que, como los anteriores
trabajos, fueron publicados por el Br. D. Josd Antonio Alzate
en sus Gacetas de Literatura.3
Entre los escritos de cardcter prdctico no podemos dejar de
mencionar una carta escrita al mismo Alzate y publicada igual-
1 Leon. Biblioteca Botanica Mexieana. p. 327.
2 Al aparecer la flebre amarilla en Andalucfa, pidio ir a combatirla; se acepto su
ofreciiniento y se le nombro Director de la Policia Medica. Die. Univ. de Hist, y Geog.
p. 583.
3 Beristain, Biblioteca. Garcia Cubas Die. Geog. Hist, y Biog. de los Est. TJnid.
Mex. Vol. IV. p. 151. Veanse las Gacetas de Literatara, Vol. I. HHSC
El Br. D. Jose Mariano Mozino
LXXVII
p i Oy -e>f o Jt
mente en sus Gacetas,a en la cual encarecia la idea de D. Josd
Manuel Ibargoyen acerca de la conveniencia de introdutir ca-
mellos para los transportes en nuestro pais, tras de estudiar la
posibilidad de traerlos a nuestros climas y de analizar las ventajas que seguramente habria de reportar especialmente la agricultura, teniendo en su ayuda un elemento de tanta importancia
para efectuar los transportes. Mozifio terminaba su carta con
estas palabras:
"Yo sd que se han de burlar de nuestros pensamientos, aquellos cuyo entendimiento es tan corto de vista, que no aleanza d
observar lo que serd el mundo de aqui d veinte d sesenta afios;
pero sus burias no deben causar nos ni enfado ni cobardia. Viva
el hombre, no tenga hambre, vistase, y tenga en que trabajar, y
en cambio quisiera yo ser escarnio de la" plebe, y reputado por
un estravagante de los mayores." 2
De entre sus estudios cientificos debemos mencionar, inde-
pendientemente de su "Discurso sobre la materia Medica," de
su estudio sobre la Polygala mexieana, de sus observaciones
sobre la resina del hule, y de alguno que otro escrito que esca-
pa a nuestras noticias, dos obras de verdadera importancia
para el conocimiento de la flora de nuestro pais y que fueron
escritas en colaboracidn con Sessd, o que, a lo menos, llevan el
nombre de estos dos distinguidos miembros de la Expedicidn
del siglo XVIII: nos referimos a los libros intitulados "Plan-
tae Novae Hispaniae" y "Flora Mexieana" respectivamente.
Segiin asegura el Sr. Ramirez3 la obra citada en ultimo tdr-
mino fud el producto de las expediciones hechas por Mozifio
hasta el afio de 1795; y el resultado de las expediciones poste-
y the
the
n hy
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
1 Alzate. Gacetas de Lit. Vol. II. pp. 245 a 247.   Esta carta fue reproducida en el
Vol. VII de La Naturaleza.
2 Alzate. Loc. cit.
3 Ramirez, Resefia de la Expedicion en la "Elora Mexieana."
.ntains
t he-
there
silver,
time
the en
USUli!..!
AdbW >■>  *—        '  *' I     V W -i-
ie
.1
^*s, it
may he said to he "benign and incomparahly "better than
that of thecountries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of LXXVIII
Alberto M. Carreno ■
riores es el que aparece consignado en el libro "Plantae Novae
Hispaniae."
No es posible, sin embargo, dejar de referirse de un modo
especial a la "Flora Mexieana," porque es ella la que nos ha
' dado mayores motivos para sentirnos orgullosos de aquel ilustre compatriota nuestro.
Mozifio logrd en Espafia distinciones tanto mds altas, cuanto que fueron tributadas no a un hijo de la peninsula, sino a un
hijo de sus colonias: y asi vemos que fud electo en diversas ocasiones Presidente de la Real Academia Mddica d.e Madrid, despues de haber sido su Secretario General, y que fud designado
como Director del Real Gabinete de Historia Natural, donde
did algunos cursos de Zoologia.
Estas distinciones, sin embargo, fueron parte quizd a las mayores dificultades que experimentd en su vida, porque durante
el periodo de la invasidn francesa en Espafia se rehusd a ceder
la presidencia de la Academia de Medicina a un tal Parroi.se x
y es posible que este incidente fud el que ocasiond el episodio
que nos narra el P. la Llave.
".... creyd Mozifio; escribe, que el haber ensefiado Historia
Natural no podia comprometerlo, se equivocd, lo llevaron d la
Cdrcel pfiblica, y lo sacaron en cuerda, espectdculo digno. de
aquellos dias, ver marchar d pie y atado del brazo con otro, d
un sabio anciano y enfermo que a penas podia dar paso, y sin
llevar socorro. Por fin d la entrada de Castilla la Vieja, un general puso en libertad d esta ilustre cuerda, compuesta toda de
personas distinguidas. Volvid al gabinete Mocifio, se retiran
otra vez los franceses y en esta retirada hecha con el mayor desorden y precipitacidn, y cuando aun los afrancesados ricOS tenian que marchar a pie, ya puede figurarse la parte de quebranto
1 El biografo  an6nimo   lo   llama  Parroise  y  los   Sres.   Ramirez  y   Leon
Barrois. f
i ay -esT o a.
El Br. D. Jose Mariano Mozrf
LXXIX
y apuro que tocaria d Mocifio. Llevaba en un carro los efectos
mas preciosos del gabinete, sus manuscritos y dibujos para sal-
varlo todo; de noche dormia sobre este carro, seguiale d pie de
dia, hasta que se apoderd de todo un general trances, salvando-
se sdlo los manuscritos y algunos dibujos. No pudo ya volver
d Espafia, pasd bastante tiempo en Montpellier casi ciego y
comiendo mendrugos, hasta que algunos sabios franceses y ale-
manes lo socorrieron." i
Los manuscritos y dibujos a que se refiere la Llave eran precisamente los originales de la "Flora Mexieana."
<rCdmo fud que la labor de aquel sabio no quedd definitiva-
mente perdida? El relate de esta parte de la vida de Mozifio
no puede ser ni mds conmovedor, ni mds interesante.
Durante su permanencia en Montpellier, Mozifio "sin darse
d conocer frecuentaba la cdtedra del famoso botdnico De Can
dolle, quien cierto dia tuvo ocasion de hacer un grande elogio
de Mocifio, bien ajeno de tenerle de oyente. Un compatriota suyo se lo dijo, y De Candolle rindidle el mds lisongero homenaje,
le abrazd con grande efusidn y le obligd d sentarse en su cdtedra para que explicara el asunto d cuyo propdsito citd su nombre. Los cireunst antes se enternecieron, y Mocifio lloraba tambidn, sin poder articular una frase." 2
Este incidente no concluyd con aquella demostracidn de aprecio y de estima que De Candolle did a nuestro compatriota, porque desde aquel dia una amistad estrecha los ligd para siempre,
Y esa amistad y esa admiracidn de De Candolle fueron causa dc
1 La Llave. Registro Trimestre.—Ramirez. Op. cit. p. IX.—Leon Op. cit. pp. 385
I 386.
2 Antonio Ferrer del Rio, Historia del Reinado'de Carlos III de Espana. Vol. IV.
p. 497. Leon. Op. tit. p. 336.
3 Debemos llamar la atencion acerca de que, segun la opinion de Vancouver, Mozifio hablaba frances perfectamente bien. Vancouver, Voyage de Decouvertes a l'Ocean
Paciflque du Nord et autour du Monde. Vol. I. p. 453.
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
tount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
■t he-
• there
silver,
i time
he en
' W        -»-    ii    *  *-
AAV J-   '
ie
11
IJts   it
may he said to he "benign and incomparably hetter than
that of the Countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America.    Hhe long days of LXXX
Alberto M. Cabreno
que se pudiera tener un testimonio de lo mucho en que eran
apreciados los trabajos de Mozifio.
UtfifH   (JUl
El botanico mexicano en union de De Candolle y de Dunal
habia consagrado parte de su tiempo a la clasificacidn y denomination de algunos vegetales nuevos y como esto seguramente fue un Lazo mas de union para estos naturalistas, Mozifio le
encomendo a De Candolle, que era a la sazdn el Director del
Jardin Botdnico de Montpellier, la guarda y custodia de los
originales de la Flora Mexieana, y que consistian, segfin noticias del mismo De Candolle en plantas dibujadas cuyo nfimero
"se acercaba d mil cuatrocientas, y habia ademds otros tantos
dibujos de animales, siendo muy considerable el nfimero de gdneros y especies nuevas, d pesar de no tener Mocifio en su poder todos los frutos de la expedicidn." x
Pasado algfin tiempo, en 1816, De Candolle tratd de irse a
Ginebra y lejos de pretender aprovecharse como mds tarde otros
lo hicieron2 de los trabajos de Mozifio tratd de devolverle los
manuscritos y dibujos que le habia confiado; pero entonces el
sabio mexicano, quizd conmovido ante la franca prueba de verdadera amistad que De Candolle pretendia darle, respondidle
segun frases textuales.que dste dejd en sus memorias:  "No, yo
1 Miguel Colmeiro, La Botanica y los Botanicos de la Peninsula Hispano-
Lusitana, p. 185.
2 Vease lo que dice Hensley.—Leon. Op. cit. p. 368. El Br. D. Jose Mariano Mozmo
LXXXI
<U   ri$
pi .2U «-T" o 2t      *3
1.
*estoy demasiado \iejo y enfermo; yo soy demasiado desgracia-
do; llevadlos d Ginebra, yo os los doy, y os confio para el por-
venir el cuidado de dtni gloria." i
Las circunstancias, sin embargo, habian cambiado en Espafia y entonces Mozifio solicitd volver a ella, y de la Academia de
Medicina algunos auxilios para poder hacerlo, llamando la
atencidn en su memorial acerca de los servicios que habia prestado. Como era de esperarse, obtuvo la autorizacidn para regresar a la metrdpoli espafiola, y quizd tuvo entonces la esperanza dever publicada su obra, ya que de nuevo en el pais donde
habia pasado cerca de 14 afios, suplicd a De Candolle le enviara
sus originales de la Flora Mexieana.
"Deseando De Candolle, dice Colmeiro, quedarse con copias
de los dibujos, rse vid precisado d recurrir d los dibujantes todos de Ginebra, quienes correspondieron con tanta eficacia d sus
deseos, que apenas ninguno dejd de concurrir, contdndose muchas sefioras y otras personas aficionadas.2
Al referirse el mismo De Candolle a este episodio de su vida,
en su libro "Mdmoires et Souvenirs" dice:
"Cerca de 120 personas vinieron voluntariamente d ofrecer -
me su tiempo y sus pinceles; la mayor parte eran sefioras de la
mejor sociedad; pero tambidn habia artistas y multitud de personas que me eran desconocidas. Las jdvenes se reunian para
trabajar en comun. La ciudad entera se ocupd durante diez dias
y el celo de todas las personas que sabian manejar un pincel
d un ldpiz era realmente conmovedor... Debido a este celo quedd casi copiada la Coleccidn de Mocifio en el plazo fijado." 3
No se sabe qud admirar mds en este raro episodio: si el mdrito de los dos mexicanos Mocifio y Echeverria que habian lo-
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
1 Colmeiro.  Op.  cit. 185.
2 Colmeiro. Loc. cit.
3 De  Candolle.  Memoires  et  Souvenirs,   p.   288.  Ramirez,^Op.   cit.  p.  IX.
6
.ntains
t he-
there
silver,
■ time
iheen
le
.1
^^«~ «« ..-.«- ^..w ^v^u. „ ^~w.^5~  .'rs,  it
may he said to he "benign and inefimparahly hetter than
that o™the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America.    The long days of LXXXII
Alberto M. Carreno
grado aquella admirable coleccidn que permitid que se sacaran
mil cien copias de las cuales aparecieron doscientas setenta y
cuatro especies nuevas, y que por su importancia habian logra-
do producir tamafio interds en el ilustre sabio De Candolle;
si el empefio de dste por salvar a toda costa aquel tesoro cienti-
fico "que quizd iba d perderse en algtin rincdn obscuro de Espana..."; o si el entusiasmo con que los ginebrinos acudieron al
llamado del sabio que veia con dolor, como dice Lasegue, "que
se escapaban de sus manos tantos materiales preciosos, que iban
quizd d ser perdidos para la ciencia;" x y, asi, no es extrafio
que, al recordar^ semej ante manif estacidn, nunca refiriera De
Candolle, segiin asienta Dunal "este rasgo afectuoso de sus
coficiudadanos sin que sus ojos se llenasen de ldgrimas de ter-
nura." 2
La muerte, sin embargo, segd aquella vida de labor y de estudio, antes que Mozifio viera impresos sus trabajos, pues habiendo falletido en 1819 en Barcelona,3 aquellos originales, que
habian tenido la virtud de conmover a los ginebrinos, anduvie-
ron de mano en mano, por cierto no tan piadosas como las de
De Candolle, hasta que al fin resultaron en parte perdidos para
la ciencia. Primero, quedaron, al parecer, encomendados al
mddico que asistid a Mozifio en sus momentos postreros; una
parte del herbario y de los manuscritos, conforme lo aseguran
los Sres. Colmeiro y Sosa, fud a parar "despuds de varias vici-
situdes al Jardin botdnico de Madrid, que ya en 1815 poseia algunos. . ."4; otra parte, todavia en 1846, se hallaba en poder
de un miembro de la familia del referido Mddico; y otra, en fin,
segiin Hensley y Leon, "llegd d poder de Lambert, y d su muer-
1 Colmeiro. Op. cit. p. 186.
2 Colmeiro. Loc. cit.—Sosa, Op. cit. p. 658.
3 Mozino falleci6 en la casa del Lie. D. Jacobo de Villaurrutia, quien le
habia dado albergue cuando regres6 de Francia.
4 Colmeiro. Op. cit. p. 185. Sosa, Op. cit. p. 656. cU  f>«y
«^T »1
El Br. D. Jose Mariano Mc
LXXXIII
te fud adquirido por Delessert." I Hensley afiade: "Durante el
tiempo que permanecieron en poder de Lambert, David Don
described algunas de ellas, incluyendo el gdnero Cowama y varias Compositae. Se sospecha con bastante fundamento que la
grande cantidad de plantas mexicanas de las colecciones de Pa-
vdn que estdn en Kew y el British Museum formaban parte del
herbario de Mocifio y Sessd. Esto es muy probable, supuesto
que Pavdn nunca estuvo en Mdxico." 2
Pero si fiaucho de esta obra se perdid y otros se atribuyeron
"ufia gloria que no les pertenecia, Mdxico logrd salvar el resto
de aquella.
El primer empefio puesto aqui para que se imprimiera la
"Flora Mexieana," fud anterior al que nos sefiala el Sr. Ramirez, y a que mds tarde se refiere el Dr. Ledn; porque el data de
la dpoca colonial.
En efecto, el Virrey D. Josd de Iturrigaray, funddndose en
una real orden que habia'sido expedida en Espafia en 1791 a fin
de que se obtuvieran fondos para "la impresion, gravado, d ilu-
minacion que se esta haciendo de los descubrimientos y noticias qe. en el precedte. y actual Reyno se lograron acopiar..."
dirigid circulares a las Universidades, C'abildos eclesidsticos,
Ayuntamientos, etc., solicitando su ayuda pecuniaria a fin de
que pudiera imprimirse la "Flora Mexieana." Por cierto, que
entre las diversas donaciones hechas, encontramos la de qui-
nientos pesos remitidos a Iturrigaray por el "Venerable Cabildo
de esta Santa Iglesia Metropolitan a;" y hallarnos tambidn que
el Obispo de Antequera, Dr. Antonio Bergosa y Jorddn, al enviar su donativo, llamaba la atencidn del Virrey acerca de que
D. Juan Castillo, que habia muerto victima de las enfermedades contraidas en su labor como miembro de la Expedicidn, en
1 Leon.  Op.   cit.  p.  338.
2 Leon.  Loc.   cit.
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
■ time
he en
lie
,.1
may he said to he "benign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. Che long days of LXXXIV
Alberto M. Carreno
sus disposiciones testamentarias y por sugestidn del mismo
Obispo, "dejd quatro mil pesos para la impresion de la Flora
Mexieana, que se introduxeron en Reales Caxas efectivamente..."1
Sin embargo, este esfuerzo resultd estdril, sin que sepamos
por que, toda vez que con el legado de Castillo la suscricidn debe haber pasado de seis mil pesos; y fud en 1870 cuando la "Sociedad Mexieana de Historia Natural" initio sus gestiones para
adquirir una copia de la "Flora Mexieana" y publicarla.
El Sr. Ramirez en su prdlogo ya mencionado nos hace saber
que el Sr. Dr. Gustavo Ruiz Sandoval, Jefe de la Seccidn 4.a
de la Secretaria de Fomento obtuvo, por fin, en 24 de Julio de
1883, la autorizacidn respectiva del Ministro General D. Carlos
Pacheco; pero a pesar de todos estos esfuerzos el propdsito se
logrd sdlo en parte, toda vez que a pesar de la solicited puesta
por el Ministro de Mexico en Espafia General D. Ramdn Corona y de los Sres. Vigneau, Josd C. Segura y Colmeiro no pudo
descubrirse el paradero de los dibujos originales; y ajjji cuando
el referido Sr. Colmeiro informd que en poder de un descendien-
te de De Candolle, el gran amigo de Mozifio, se encontraban
las copias, tras de diversas negociaciones cerca de dl no llegaron
a obtenerse porque manifestd "que si bien estaba dispuesto d
permitir fuesen reproducidas, se veria en la obligacidn de hacer
1 MS. en el Archivo General de la Nation. Historia. Vol. 465. Ex Br. D. Jose Mariano Mozino
LXXXV
publicas algunas salvedades, parecidndole mds conveniente que
el Gobierno procurase obtener los originales." x
Ante tantas dificultades, y temiendo quizd que lo que habia
podido salvar tambidn se perdiera, la "Sociedad Mexieana de
Historia Natural" decidid publicar la obra sin los dibujos; y la
labor fue encomeadada entonces a tres distinguidos miembros
de aquella Sociedad, los Sres. D. Alfonso Herrera, D. Josd Ramirez y D. Manuel M. Villada. De las prensas de D. Ignacio Es-
calante y Riesgo sal id entonces la primera edicidn, in folio, con
240 pdginas de tsxto en latin, a dos columnas; y esta edicidn
fud reproducida mds tarde por el Instituto Mddico Nacional en
la Imprenta de la Secretaria de Fomento, de cuyas prensas
igualmente salid la otra obra firmada por Sessd y Mozifio:
Plantae Novae llispaniae, tambidn in folio y con 170 pdginas
de texto en latin a dos columnas.;
No sabemos que haya llegado a imprimirse la Flora de Guatemala que, segfin declaration de D. Miguel Colmeiro, Director
del Jardin Botdnico de Madrid, se encontraba en los archivos
de dicha institucidn, en el afio de 1858, junto con "multitud de
descripciones, indices, apuntes, listas y memorias sueltas, que
seria largo enumerar aqui, y pertenecen d la expedicion." 2 Y
no creemos que se haya impreso tampoco la obra en que consig-
nd, sus observaciones y conclusiones acerca de la fiebre amarilla,
y que, al decir de su anonimo bidgrafo, "ha sido aprobada por
la real academia medica, y... no ha visto la luz pfiblica por in-
trigas de aquella corte." 3
Hay otros dos trabajos del sabio mexicano, respecto de los
cuales necesitamos hacer una mencidn especial: sus "Noticias.
de Nutka" a la cual puso como apdndice "Un ensayo del Dic-
1 Rodriguez. Op. cit. p. IX.
2 Colmeiro. Op. tit. p. 186.
3 Die. Univ. de' Hist, y Geog. p. 583.
may he said to he "benign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of LXXXVI
Alberto M. Carreno
cionario de la Lengua de los Nutkeses," y su "Descripcidn del
Volcdn de Tuxtla."
Nutka o Nootka, que de ambos modos es conocida esta posesidn inglesa,1 did origen durante el siglo XVIII y principios
del NIX, a largas disquisiciones, con motivo de las resefias hechas por el renombrado navegante, Capitdn Cook, en las noticias de sus viajes y descubrimientos, asi como de los detalles
que habia proporcionado a su vez el cdlebre ndutico Vancouver.
La razdn era que se creia encontrar una gran similitud entre
los hdbitos y costumbres de los naturales de Nutka y los hdbi-
tos y costumbres de los antiguos mexicanos, y aun se creia que
existia. alguna semej anza en el idioma de unos y. otros.
D. Josd Francisco Ruiz Cafiete en un curioso estudio acerca
del "origen de los indios megicanos," publicado en las Gacetas
de Literatura de Alzate, decia:
"No sd si lo que voy d referir contribuird d patrocinar esta
emigracidn de los megicanos del Norueste al Sueste; lo cierto
es que registrando los viages del cdlebre capitan Cooc, veo pin-
ta k los indios del puerto de S. Lorenzo Nootka vestidos con .
trage.muy semejante al de muchos pueblos de Nueva Espafia.
principalmente de los otomites habitantes del valle de Toluca
y d su poniente. Las mugeres se vdn retratadas con el pelo
suelto, lo mismo que acostumbran las indias otomitas del men-
cionado pais; pero lo mas particular es, que dibujando Cooc2
lo interior de una de las casas del puerto de Nootca, se registran
dos pilasfrones con figuras de medio relieve en todo semejante
al estilo que tenian los megicanos, para esculpir sus geroglifi-
1 En una nota de la Gaceta de Literatura, se dice que Nutka esta situada "en 41°
de lat. y 265-J de long." Las modernas cartas geografieas la colocan en los 49° 33' de
lat. N. I 127° de long. W.
2 Estampa numero 41 de los trages de Nootca. Estampa 42 los pilastrones con relieve. Viage tercero de Cooc." Nota de la Gaceta de Literatura. El Br. D. Jose Mariano Mc
LXXXVII
cos.1 Reglstrense los pocos monumentos que afin restan de los
antiguos megicanos, y las idminas insertas en la reimpresidn
de las cartas de Cortes, ejecutada en Megico en 1770: compa-
rese con los que pinta Cooc, y se palpara la identidad que hay
de escultura a escultura.
"Si d esta refleja se afiade la de estar Nootca en 49-% grados
de latitud, y suponerse por algunos historiadores que la laguna de Tehuallo se halla en 41 grados, parece que todo esto puede
patrocinar, y en algfin modo aclarar punto tan interesante en
Ja historia. Si el capitan Cooc hubiese presentado un pequefio
indice de las voces de la lengua de los nootcacos sin alterar la
pronunciation, se podrian comparar con las del idioma megica-
no, para reconocer si tienen alguna analogia, bien que la pro-
uunciacion de aquellas gentes debe ser dspera, no dulce como la
de los megicanos, lo que proviene en mucha parte de la diversi-
dad de los climas." 2
Seguramente Alzate no era ajeno a este modo de pensar, porque, como acabamos de ver en la nota puesta al estudio del Sr.
Ruiz Cafiete, aseguraba que no podia haber una mayor semejan-
za que la que existia entre los pilastrones destruidos en Pan-
Ijitldn y los pintados por Cook; pero todavia sus opiniones fueron mds explicitas en otra nota puesta a dicho estudio, por lo
que respecta a la similitud del lenguaje.
"Los megicanos, escribid, *para decir aqui, profieren Nican,
Hannican, cerca de aqui. Amonican, no es aqui. Nican quema,
aqui es, &c. ^Los primeros que desembarcaron en Nootca por
sefias, porque no pudieron tener intdrprete, harian algunas pre-
1 "En el ano de 1767 por orden superior se mandaron despedazar dos
pilastrones esculpidos con geroglificos de bajo relieve que estaban en la orilla
de la laguna de Texcoco, en lo que llaman Pantitlan: no he visto cosa que
mas se asemeje a los que describe el Capitan Cooc." Xota de la Gaceta de
Literatura.
2 Alzate. Gaceta de Literatura. Vol. I. pp. 280 y 281.
the
ount-
verdure
shores
■hickets,
ones
the
e from
.n tains
t he-
there
silver.
i time
he en
le
.1
UAJ.V MV V* W J-   ibMVi        JL.Jk.Vy J.   V> * *- I      W -fc *-** it.   V^ tw/>*- '«*-%-« ******** *~r — v *»-■*-   B _—*   **-*   J -*-   V
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of LXXXVIII
Alberto M. Carreno
guntas d los habitantes con el fin de saber algo de aquel pais,
y estos responderian nican d nootcan? i Viciaron la voz del dialecto usado de aquellas gentes, d estas varian en el dialecto respecto d los megicanos? Las investigaciones que en lo venidero
se hagan, aclararan d desvanecerdn esta congetura: lo cierto
es que los primeros que abordaron d la costa de Veracruz
preguntaron d los moradores d donde estaba el pais abundante
de oro, y ellos respondieron Colxaa, esto es al Poniente, y co-
rrompida la espresion por los espafioles permanece el nombre
de TJlua con que es conocida la fortaleza d castillo de Veracruz." *-
A estas observaciones tan juiciosas y tan atendibles vinieron
a responder en parte dos manuscritos de Mozifio: las "Noticias
de Nutka" y el "Diccionario de la lengua de los Nutkeses."
Mozifio, que, como hemos visto, fud designado por el Virrey
Conde de Revilla-Gigedo para formar parte de la expedicion
que fue a Nutka con el fin de discutir con el comisionado inglds
Vancouver si la posesidn de aquel poblado pertenecia a Espana o a Inglaterra, puso a contribution su espiritu observador,
su laboriosidad siempre activa y su inteligencia fecunda siempre, para formar en interesantisimo libro un cuadro por extremo sugestivo, en el que hace desfilar a los intrdpidos cazadores de ballenas, que habitaban Nutka, permitidndonos ver sus
odbitos, sus costumbres, sus ritos religiosos, la transmisidn de
los poderes, la vida, en fin, de aquel pueblo.
No en vano, pues, el autor de las noticias sobre el viaje hecho
por las goletas Sutil y Mexieana2 cuando quiere hablar de Nut-
1 Alzate. Gacetas de Literatura. Vol. y pag. cit.
2 Suponemos que el autor de la '' Relation del Viaje hecho por las goletas
Sutil y Mexieana en el afio de 1792.... " es el jefe de aquella expedition
nautica y Comandante de la Sutil, D. Dionisio, Galiano; pues su relation no
esta ftrmada, como no lo esta el pr61ogo que la precede. La impresi6n fuS hecha
en 1802, por orden del Key de Espana. HB
El Br. D. Jose Mariano Mozino
LXXXIX
ka acude a los informes de Mozifio, de los cuales toma la relacidn que hace en los capitulos XVIII a XXI, y declara: que
prefiere atenerse a las noticias dadas por el distinguido Naturalista, y no a sus propias impresiones.
"Somos deudores, escribe, d nuestro compatriota D. Fran
cisco Mosifio x de casi todos los conocimientos y noticias que po-
seemos relativos d los habitantes de Nutka con quienes tuvo
Mosifio largo trato y comunicacion durante el tiempo que en
compafiia del Capitan de Navio D. Juan de la Bodega y Quadra
permanecid en Nutka en clase de Naturalista adicto d la expedicidn del mando de aquel Oficial en el verano de 1792. El
discernimiento de este sugeto benemdrito, su constancia, la
inteligencia que llegd d adquirir del idioma Nutkefio, la intima
amistad que contraxo con los Insulares mas caracterizados y
mas expertos de la poblacidn, y su larga residencia en ella, son
titulos que exigen de nuestra imparcialidad la. preferencia que
damos d sus investigaciones sobre las nuestras." 2
UtfU'C C?P%lSXAd&?VO t^fr&Tsl
Y por si esta opinidn pudiera juzgarse apasionada, el Bardn
Alejandro de Humboldt nos dird en breve resumen lo que es
aquel trabajo del cdlebre naturalista mexicano.
"A pesar de las exactas noticias que se deben a los navegantes ingleses y franceses, asienta Humboldt, serd muy intere-
1 En el mismo error que Galiano, al llamar a Mozifio Tranclsco, incurre
Humboldt, quien probablemente lo tom6 de la narration de Galiano.
2 Op. cit. p. 123.
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries"situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
time
heen
le
.1 xc
Alberto M. Carreno
sante publicar en trances las observaciones que el Sr. Mozifio
ha hecho acerca de las costumbres de los indigenas de Noutka,
porque ellas comprenden un gran nfimero de hechos curiosos, a
saber: la reunidn del poder civil y sacerdotal en la persona de
los principes o Tays; la lucha entre el principe bueno y el prin-
cipe malo que gobiernan al mundo, esto es, entre Quautz y Ma-
tlox; el origen de la especie humana en una dpoca en que los
ciervos carecian de cornamenta, las aves de alas y de colas
los perros; la Eva de los nutkeses, que vivia solitaria en un flori-
do bosque de Yucuatl, cuando vino a visitarla el dios Quautz, navegando en una bella piragua de cobre; la educacidn del primer
hombre, que tenia que pasar de una pequefia concha a otra mayor, conforme iba creciendo; la genealogia de la nobleza de
Noutka, que desciende "del hijo mayor de aquel hombre criado
en una conchilla, en tanto que el pueblo (que aun en el otro
mundo tiene un paraiso aparte, llamado pinpula) no se atreve
a remontar su origen sino a los miembros interiores de la familia; el calendario de los nutkeses, que da comienzo al afio en el
solsticio de Estio, dividiendo ese afio en catorce meses de veinte dias, meses a los cuales se afiaden dias intercalares, en mul-
titud de casos, etc., etc." {
Se ve, pues, que con justicia creemos que las "Noticias de
Nutka" estaban llamadas a responder, en parte al menos, a las
cuestiones que habia hecho surgir el descubrimiento de aquella
region, toda vez que un estudio comparativo de las costumbres
y hdbitos de los pobladores de Nutka con los hdbitos y costumbres de los antiguos mexicanos, podia y puede permitir aventu-
rar hipdtesis acerca de la posibilidad de que dstos fueran des-
cendientes de aquellos.
En efecto, basta ver con detenimiento la vida de los nutkeses
1 Humboldt.—Essai  Politique   sur   le   Royaume   de   la   Nouvelle-Espagne:
Vol. I. p.  335, nota. Ex Br. D. Jose Mariano Mozino
XCI
r'S"
*Tt>Sk.
tal como la presenta Mozifio, para comprender que si bien es
cierto que existen hechos y circunstancias que a primera vista
parecen similares, no puede en rigor decirse que son los mismos. Seguramente pudiera objetarse que al cambiar los mexicanos el medio en que antes habian vivido, habian cambiado
tambidn todos los hdbitos que exigian una modificacidn com-
pleta, para ser adaptados al nuevo medio en que iba a desarro-
llarse su vida en lo futuro; pero esto podria ser cierto por lo
que hace a las necesidades fisicas, y no respecto de muchos otros
hdbitos que eran del todo diversos en unos y otros. ...
La semejanza de las pilastras, a que se referian Ruiz Cafiete
y Alzate, tampoco es bastante para declarar que los mexicanos
fueron de origen nutkes; porque aun cuando nosotros no hemos
podido tener a la vista los dibujos de Cook, ni los de Mozifio,,
pues desgraciadamente no logramos haber a las manos el libro
del primero y las laminas del trabajo del segundo se perdieron,
debemos declarar: que la semejanza entre muchos de los gero-
gMficos de los aborigenes de este continente y los geroglificos
egipcios y asidticos, nada ha podido resolver acerca de la inte-
rrogacidn que existe planteada desde hace muchos afios: i los
primeros habitantes del continente vinieron del Africa o del
Asia? iAcaso los pueblos del Asia tuvieron su origen en el
continente que nosotros habitamos?
He aqui un problema respecto del cual se presentardn varias
e interesantisimas hipdtesis, pero que jamds podrd ser resuelto,
quizd, de una manera indiscutible. Sin embargo, el estudio dc
Mozifio, a nuestro juicio, viene hoy, ya que entonces no pudo
ser generalmente conocido, a destruir la creencia de que los antiguos mexicanos fueran descendientes directos de los nutkeses.
Porque es necesario decir que tampoco la lengua de los azte-
cas parece tener con la de los nutkeses la semejanza que se cre-
yd en un principio y que sugirid a Ruiz Cafiete el deseo de cono-
y the
the
n hy
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
■t he-
there
silver,
time
he en
wv a. *■*
-*-J- vv* .
le
.1
j. w ^«.w« j-^'k. /*s it
may he said to he "benign and incomparahly hetterthan
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of XCII
Alberto M. Carreno
cer ampliamente esta filtima, y a Alzate la creencia de que
Nutka fuera una corrupcidn de nicam, aqui. Llama si la atencidn aun a quienes, como nosotros, son profanos en lenguas
indigenas, la desinencia final en tl en ambas lenguas; y a Humboldt le parecid que habia una notable homotonia respecto de
algunas palabras; pero es dl, precisamente, quien asegura que
se ha exagerado mucho, cuando se habia "de la analogia de la
lengua mexieana o azteca con los idiomas que se habian en
la costa Noroeste del Nuevo continente."
Por su parte Mozifio decia:
"Tengo tan olvidado el Mexicano que no me hallo capdz de
buscar su analogia con este, de vn modo que pueda ser instructive. Al oido me presentan ambas lenguas la semejanza de las
finales y aun considerando vno, fi otro bocablo suelto, hallo tal
cual afinidad, entre los dos Idiomas. Los Mexicanos para decir
vamos usan la palabra tlaio, y los Nutkeses para decir vete
usan esta, tlatlehua...."
En el Ensayo Politico sobre la Nueva Espafia, al ocuparse
Humboldt de la Provincia de la Nueva California, escribe:
"La parte septentrional de la Nueva California esta habitada
por las dos naciones de Rumsen y Escelen, que habian lenguas enteramente diferentes y que forman la poblacidn de Presidio y de la villa de Monterrey. En la bahia de San Francisco
se distinguen las tribus de los Matalanos, Salsen y Quirotes cuyas lenguas tienen un origen comfin. Yo he escuchado a muchos
viajeros hablar de la analogia de la lengua mexieana o azteca
con los idiomas que se habian en la costa Noroeste del Nuevo
Continente; pero me parece que exageran la semejanza que existe entre estas lenguas americanas. Examinando con cuidado
los vocabularios formados en Nutka y en Monterrey, han llamado mi atencidn la homotonimia y las desinencias mexicanas
de muchas palabras, como por ejemplo, en la lengua de los
nutkeses, apquixitl (abrazar), temexti-ritl (besar), cocotl'(-QU- hi
El Br. D. Jose Mariano Mozino
XCIII
tria), hitltzitl (suspirar), ztiteimitz (tierra) y inicoatztmitl
(nombre de un mes). Sin embargo, en general, las lenguas de
la Nueva California y de la Isla de Quadra difieren esencial-
mente del azteca, como se verd en los nfimeros cardinales que
he reunido en el cuadro siguiente:x
1..
2..
|   3..
4..
1   5..
6..
7..
8..
9..
10..
Mexicano
"■'    Ul'\';"  -j —
Lengua escelcn
Lengua rum sen
Ce	
Ome..
Jei....
Nahui
Pek  Enjala ~     Sahuac
TJlhai  Ultis  . Atla.
Julep  Kappes     Catza.
Jamajus  Ultizim     Nu.
Macuilli  Pamajala     Haliizu...,  Sutcha.
Chicuace  Pegualanai     Halishakem  Nupu.
Chicome  Julajualanai  Kapkamaishakem. Atlipu.
Chicuei  Julepjualanai.... Ultumaisbakem.... Atlcuatl.
Chiucnahui  Jamajusjualanai.   Pakke  Tzahuacuatl.
Matlactli  Tomoila     Tamchaigt...  Ayo.
Y en seguida afiade:
"El P. Lasuen observa que en las costas de la Nueva California y en una extensidn de 180 leguas, desde San Diego, a San
Francisco, se habian diez y siete lenguas que pueden ser con-
sideradas como dialectos de un pequefio nfimero de lenguas ma-
dres...."2
Por otra parte, Mozifio mismo se extrafia de que se hubiera
dado el nombre de Nutka d la bahia de San Lorenzo, toda vez
1 Humboldt dice que tomo las palabras nutkeses de un manuscrito de Mozifio que le
tacilito Cervantes, a cuyo cuidado quedd el Jardin Botanico, y no del vocabulario de
Cook, en el cual estan confundidos ayo con haecoo, nu con mo, etc., etc.—Essai Politique sur le Royaume de la Nouvelle Espagne. Vol. I, pp. 322 y 335.
2 Humboldt, Op. cit. Vol. I, pp. 321 y 322.
may he said to he "benign and incomparahly "better than
that"of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. Ihe long days of CCIV
Alberto M. Carreno
que asegura que la palabra no existe en el lenguaje de los nutkeses.
"En el primer viaje del Cap. Cook a esta bahia,—escribe Kip-
pis—la desrgnd con el nombre de "King George's Sound," pero
averigud despues que los nativos la llamaban Nutka;"* y esta
declaration nos hace ver que indudablemente Cook, si no incu-
rrid en la confusion del voblo nicam, como lo sospechaba Alzate, si tomd por nombre del lugar alguna otra palabra que
escuchd de los nutkeses.
"No s6 por que equivocasion—dice en efecto Mozifio en su
manuscrito—le daria el nombre de Nutka; pues los naturales
desconocen este vocablo y me aseguran no haverlo oido jamds
hasta que comenzaron los ingleses d traficar con aquella Ysla.
Sospecho que dio ocasion d este error la palabra Nu-chi, que
significa Montafia, pues lo que Cook llamd Nutka nunca ha tenido entre los islefios otro nombre que Yut-quatl."
A. nuestro juicio, los ingleses o por mala apreciacidn del sonido Yut-quatl, o para facilitarse mejor su pronunciacidn lo
sustituyeron por Nutka.
Pero si para los etndlogos y linguistas puede ser por extremo
interesante el estudio de los manuscritos de Mozifio en relacidn
con Nutka y con la lengua de los nutkeses, para los historiado-
res y para los gedlogos no es de menor importancia la "Descrip •
cion del Volcdn de Tuxtla."
Quizd ninguna de las muchas penalidades a que Mozifio estuvo expuesto durante el larguisimo periodo de sus excursiones
a traves de lugares donde las alimafias de toda suerte, las enfermedades y la muerte misma lo asecharon 2 puede compararse
1 A.   Kipps.   Narrative   of   Capn.   Coock's   three   Voyages.—London   1820.
Vol.  II.  p.   115.
2 El biografo an6nimo asegura que sus excursiones llegaron a producirle
"penosas ulceraciones en las piemas." Die. Univ. de Hist v Geog. <U  f*$<
%/-&sr c> a-    *>
El Br. D. Jose Mariano Mozino
XCV
a los riesgos a que estuvo expuesto al ir a explorar el volcdn du
rante el periodo mds agudo de su eruption.1
Pone espanto en los espiritus la idea de cdmo aquel hombre
en cuyo cerebro refulgia una inteligencia extraordinaria y en
cuyo corazdn vivia con vida intensisima el amor a la ciencia,
no vacild en ir a explorar la montafia, que vomitaba por su
crdter torrentes de cenizas y de piedras y de lava y de fuego,
presentando un espectdculo digno de la pluma de Dante.
"... la arena,—escribe el naturalista—havia suvido mas de
tres varas castellanas en vna circunferencia de cerca de tres
leguas de didmetro... Era espantoso el ruido de truenos que
sin cesdr perciviamos al pid de la Montafia. Muchos rayos parecia que se estavan disparando en la cumbre, y todo el terreno
se estremecia tan frequentemente, que ni en Oaxaca ni en Mexico hd experimentado iguales Temblores de tierra. La misma
arena nos havia nublado el sol, y el viento que se havia mante-
nido toda la mafiana por el Sur, nos acabo de proporcionar las
circunstancias mas favorables para emprender la subida."
Y si aquel intrdpido hombre de ciencia podia aprovechar una
ocasion propicia para dar cumplimiento a la tarea emprendida,
era imposible que vacilara en avanzar a pesar de los peligros,
y no vacild, a fe.
"En efecto, afiade, perdiendo frecuentemente terreno, por de-
lesnarse la-arena, huvimos de conseguirlo despues de dos horas
de afanes, que me pusieron d punto casi de sufocarme, como
acaso huviera sucedido, d no estar prevenido vn criado de la
expedition con vn frasco de Alcali volatil para socorrerme.
"La columna de fudgo que salia del crater en este dia, tenia
vn diametro de mas de quarenta varas, y vna elevacion que me
parecia, contando con el humo, de mas de ciento.
1 Ramirez dice que exploro el volean "que habia hecho eruption pocos
meses antes" y el informe de Mozifio demuestra que explor6 el volean durante la erupeion. misma.  Bamirez.  Op.  cit.  p.  VII.
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
■t he-
i there
silver,
■ time
he en
_*_ J..A-w4-
W   W.J-  Vrt-W 4
ie
jll
. ~_ „..-   ;_i*s, it
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. l!he long days of
DOS XCVI
Alberto M. Cabreno
"El que se figure vn chorro de fuego, perfectamente semejau-
te al de los cohetes y del tamafio que llevo referido, se formara
3a mas perfecta idea del que se presentd d mis ojos. Entre dl se
eleva van muchisimas piedras de diversa magnitud, tan encen-
didas todas, como el hierro en la fragua del Herrero. Las mayores caian casi perpendi cnlarmente sobre la misma boca que
las vomitaba, y las menores a la cincunferencia, con particula-
ridad azia el Norio.^
"El estruendo con que se hacian tan continuas explociones, i
ya no .me parecio alii semejante al de* los rayos: heria el oido
del mismo modo que el que prodacen las olas del Mar, que agb
tadas por vn fuerte bendebal, ban d azotarse contra las roeas. -
"Vn hedor d azufre mui intenso comenzaba d percivirse casi;
desde la mitad del cerro. El piso estaba bastante caliente, y por
diversas partes se veian salir muchos vapores; todos ellos eran
perfectamente blancos. En el humo de la grande havia tal variedad de colores, que no soy capaz de expresarlos por no hallar
nombres adecuados con que darlos d conocer, y aun d los pintores mas diestros les seria tambien imposible copiarlos exactamente al natural."
No nos extrafia, pues, que agregue: "Esto daba el expectacu-
lo mas horrible, y algunos de los que me acompafiaban se pre-
cipitaron ciegamte. por los arenales, diciendo que havian visto.
el mismo Ynfierno. ..."
Y.no puede aventurarse la idea de que esta descripcidn fud
fantdstica; que cerca de aquel crdter pavoroso depositd la prueba de su primer viaje a la montafia, donde cuidd de depositar
una nueva inscripcidn, que los nativos del lugar tomaron, en
su ignorancia, por una correspondencia peculiar entre aquejj
hombre a quien miraban como un ser sobre humano y los infer-
nales habitantes de aquella mansidn del fuego.
i Con razdn un distinguido escritor comparaba los peligros a El Br. D. Jose Mariano Mozino
XCVII
f,$u*sr
oa.
que estuvo expuesto Mozifio, a aquellos que rodearon a Plinio
el viejo en las inmediaciones del Vesubio!1
Ahora bien iqud habia sido de estos tres importantes manuscritos?
La "Descripcidn del Volcdn de Tuxtla" se habia salvado ya;
porque aun cuando no se le habia conservado al manuscrito su
originalidad, toda vez que se habian corregido su ortografia y
algunos pequefios errores de redaccidn, la Sociedad Mexieana
de Geografia y Estadfstica habia impreso dicha descripcidn en
el tomo II de la segunda dpoca de su boletin, que a la sazdn
estaba a cargo del Sr. Lie. D. Manuel Payno; y "La Naturaleza," el periddico de la Sociedad Mexieana de Historia Natural
habia reproducido aquel trabajo en el tomd VII.
No sucedid lo mismo respecto de las "Noticias de Nutka." El
anonimo bidgrafo de Mozifio asegura, que "Revilla Gigedo re-
mitid por triplicado al rey de Espafia (el opusculo sobre Nutka)
y que no se encuentra en archivo alguno de sus Secretarias..." 2
Aquel interesante trabajo, en consecuencia, habia quedado per-
dido para siempre, salvo en la parte que aprovechd el autor de
las noticias sobre el viaje de las goletas Sutil y Mexieana; y es
seguro que muy pocos, quizd ninguno, de los que formamos la
actual generacidn, tenian conocimiento de que todavia hoy exis-
tiera aquel importante estudio.
Sin embargo el manuscrito ha podido salvarse al fin, y aunque desconocido por muchos afios, el vendrd a poner de realce
una vez mds los meritos de su autor.
El Sr. D. Salvador Herndndez Barrdn, encargado de la biblioteca dela Sociedad Mexieana de Geografia y Estadistica,
tratando de darse cuenta de todos los manuscritos que posee dicha biblioteca, puesto que algunos de ellos no apareCen en la
1 M. Olaguibel. Memoria para una bibliogratia cientifica. Ramirez. Op. tit.
2 Die. Univ. de Hist, y Geog.
7
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
*time
heen
le
.1
it
may he said to he henign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of XCVIII
Alberto M. Carreno
lista formada el afio de 1880 por el Sr. D. Ignacio M. Altami-
rano, cuando era el Primer Secretario de dicha Corporacidn,
hizo un registro minucioso y halld, entre muchos otros de valer,
el manuscrito de Mozifio a que venimos refiridndonos, y que si
aparece en el inventario del Maestro Altamirano.1
El actual Secretario Perpetuo, Sr. Magistrado D. Francisco
Belmar did cuenta a la Sociedad de los trabajos del Sr. Herndndez Barrdn y sugirid la conveniencia de que se nombrara una
comisidn que estudiara los diversos manuscritos a fin de ver
cudles de ellos ameritaban ser impresos.
En sesidn del dia 2 de Mayo de 1912, el mismo Sr. Belmar
fud comisionado por el entonces Vicepresidente de la Sociedad,
Sr. Lie. D. Fdlix Romero, para hacer el estudio propuesto, y
con fecha 8 del mismo mes el Sr. Belmar formuld su dictamen.
"Procedi desde luego—escribe el Sr. Belmar—a dar cumpli-
miento al acuerdo del Sr. Vicepresidente, consultando las obras
de.Andrade, Garcia Icazbalceta y otras que tratan de la biblio-
-grafia para investigar si los manuscritos de referencia habian
sido conocidos por dichos autores. Comencd desde luego por
el manuscrito intitulado: "Noticias de Nutka, de su descubrimiento, situation, etc., con un ensayo del Diccionario de la
•lengua de los Nutkeses, ilustrado todo con ldminas por D. Joseph Mozifio Suarez de Figueroa, Botanico Naturalista de la
Real Expedicion de Nueva Espafia y de la de limites al Norte
de California." Dicho manuscrito tiene la fecha del afio de
1793, tanto en la cardtula. como al fin, y parece haberse formado por su autor en San Andres Tuxtla porque al fin, como he
dicho, tiene la fecha y direccidn siguientes: "San Andres de
Tuxtla y noviembre 27 de 1793.—Joseph Mozifio."
"Se compone de tres partes: la primera contiene las noticias
de Nutka, la 2.a el Apendice del Diccionario de Nutka, v la 3.*
1 Esta Memoria fue'  publicada en  1S87. pi ^«fl"si
El Br. D. Jose Mariano Mozino
XCEX
la Descripcidn del Volcdn de Tuxtla. El manuscrito estd en le-
tra clara y, en buen estado, con pasta de cuero. En cuanto a
su importancia, basta recorrer algunos de sus articulos "I
En seguida hace un ligero resumen del contenido del manuscrito y asegura, siendo como es dl una de las mds distinguidas
feutoridades en lenguas indigenas, que las palabras contenidas
en el diccionario " sin duda serdn de mucha utilidad para
las investigaciones Etnoldgicas," y afiade:
"El manuscrito en mi concepto no es el original sino una copia de dl, y asiise infiere porque en la portada se dice: "Afiddese
un ensayo del Diccionario- de la lengua de los Nutkeses, ilustra-
do todo con ldminas," y porque en el "Diccionario Enciclopddi-
co Hispano Americano de 1893, en el articulo de los Nutkas
se hace una relacidn de ellos que parece sin temor de equivocarse el haber extractado sus noticias de la obra de Mozino, en
alguna copia del manuscrito original o de este, sin citarse al
autor. Juzgo que el manuscrito no se ha impreso porque ni Her-
vds en el "Catdlogo de las lenguas" publicado en 1800; ni Bancroft en su obra "The Native Races," afios de 1875 y 1883, ni
Vicente de P. Andrade en su "Ensayo Bibliogrdfico del siglo
XVII" hacen mention de las "Noticias de Nutka" por Mozifio;
y era natural que Hervas, si las noticias de Nutka por Mozifio se hubieran publicado, hubieran llegado a su conocimiento;
y en la pdgina 353 del primer tomo de su obra nos dice: "Las
I que se dan de las costumbres de estas naciones americanas no
I bastan para que se conozca bien su cardcter, y menos su des-
I cendencia. Esta se podria conocer si se tuviera la noticia ne-
"cesaria de los idiomas de ellas para discernir la afinidad o
I diferencia que puedan tener ellos entre si d con los lenguajes-
I de las naciones inmediatas." En la relation del tercer viaje
de Cook se ponen algunas palabras de los diomas de... y co-
1 Contiene 165 fojas sin marcar la pagination.
y the
the
n "by
74,
ich
ifci
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
. the
e from
ntains
t he-
there
silver,
time
i iheen
aiv u. v>      *i vj.   vw a.       w*     ■*■ w w*
ie
m
'i*s,  it
may he said to he "benign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of
TJa^l-T^mj UB1BII Alberto M. Carreno
mo 250 palabras de la lengua de Nutka. Bancroft, vol. Ill,
pdgina 604, entre las lenguas de Colombia enumera los dialect
tos de la isla de Vancouver, y entre ellos la lengua Nutka; cita
al Capitan Cook, pero no a Mozifio. Puede deducirse por lo
mismo que las noticias de Mozifio no han sido publicadas pOr
completo y que seria de mucho provecho darlas a conocer al
mundo cientifico, pues solo se ha publicado la tercera parte
de este manuscrito, en el tomo segundo de la segunda dpoca de
nuestro  boletin."
Nosotros no solamente creemos como el Sr. Belmar, que el
manuscrito, tal como lo posee la Sociedad Mexieana de Geografia y Estadistica, no ha sido impreso por lo que se refiere a
las "Noticias de Nutka;" sino que la relacidn qUe halld en el
Diccionario Enciclopedico Hispdno Americano fud tomada no
directamente de un manuscrito de Mozifio, sino de la parte que
aprovechd el Comandante de la expedicidn de las goletas Sutil
y Mexieana para escribir su propia Relacidn; y esto explica
que Hervds que publico su libro citado por el Sr. Belmar, en
1800, no hubiera tenido a la vista ningfin vocabulario de lengua nutkds, toda vez que la Relacidn del viaje de las menciona-
das goletas aparecid en Madrid hasta 1802.
Porque debemos decir, que en este libro nosotros hemos encontrado un vocabulario de la lengua de los nutkeses, que seguramente es el de Mozifio; y nos inclinamos a tener esta creencia, debido a la declaracidn misma del autor de la Relacidn,
quien asegura, como hemos visto antes, que dados los conocimientos del naturalista mexicano no sdlo de los hdbitos y costumbres de los nutkeses, sino de su lengua, prefiere exponer
•esos conocimientos de Mozifio a los suyos personales.1
1 Op.  tit. p.  123.
Nuestro estimable aniigo el Sr. Lie. Enrique Arroyo, hablando alguna vez
de la obra de Mozifio, nos refiri6 haber leido algo acerca de Nutka en"un
libro relativo a la expedicion de la goleta "Mexieana;" y aunque resultaba EBBH
r.
(U-C^T-p Jk
K i. Br. D. Jose Mart a no Mozino
CI
Examinando, sin embargo, el vocabulario publicado en la
Relacidn y- el contenido en el manuscrito que posde la Sociedad Mfexicana de Geografia y Estadistica, se advierten varias
diferencias. Una estriba en que el vocabulario impreso contiene mayor nfimero de palabras que el manuscrito; otra consiste
en que algunas de las del manuscrito, faltan en el impreso; y,
por filtimo, algunos vocablos estdn colocados en lugar distinto
en uno y otro vocabulario, y el significado de algunas palabras
estd invertido o alterado.
Las palabras que existen en el vocabulario impreso y no en
el manuscrito, son las siguientes:
M
Agua salada  Tupulthz
Agujero  Cajat-zd
- Alegre   Ap-jei
Aljaba   Si-hatat
Almejas   Clochima
Anoche     Amiathai
Ansar    Mamati
Anzuelo  Chimene
Aprisionar  Capehil
Aqui  Aco
Arco  Muztatfi
Aretes    Nima
Arpdn  Sakijao
Azotar  Clin-caca
ardua tarea buscar un libro cuyo autor y cuyo titulo ignorabamos, tras de
empenosa labor, logramos hallar la '' Relation del viaje hecho por las goletas
Sutil y Mexieana en el afio de 1792 para reconocer el estrecho de Fuca.
Con una introduction en que se da noticia de las expediciones executadas
anteriormente por los Espanoles en busca del paso del Noroeste de la America.
De orden del Bey. Madrid en la Imprenta Beal. Ano de 1802." La indication,
pues, del Sr. Lie. Arroyo nos resultd muy util.
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
j> time
he en
le
P
may he said tfitihe "benign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America.    The long days of
IfM F*«IUBIB CII
Alberto M. CakreSo
IB
Barba de ballena  Tsicomis
Barrena  Suti-seto
Bastante    Aquia-quis
Biga    Nipsilc
Bonancible   Au-pac
Borrascoso     Piseq-chfit
Bueno     Clush
O
Callar    l Tza-mac
Cambiar  Macuco
Canoa de guerra  Tequinna
Cara   Isslus
Cebolla   Eisak
Cedro  Humis
Cierra    Musaap
Cinta   ,  Sistul
Colgar   Matlaplez.
Concha   Izto-co-ti
Cortadura   Chic-chinic
Cortar   Chuchitl
Cosa tuya y  Suat-tzis
Cosa de aquel  Tlaut-tzis
Cosa nueva  Chu-selg-xi
Cuchillo    Cuitzd
Culebra  Haycyech
Cufiado    Yu-mec-zo
Cufiada    Chinap-zec-zo
Cutis    Tug-coac El Br, D. Jose Mariano Mozino
cm
j^      fl auGSToi.
ID
Dame   Acoalthlay
Dame que comer  Cah-cat-si
Danza    Oyelthz
Dedo pequefio    Catlecac
Despedirse  Yut-sasemut
Dientes    Chi-chi-chi
Dimelo  Ametechitl
Disparar flechas   Clie-chitle
Encender luz   Pajtlitx
Entendimiento  Tli-mas-tec-nec
Entiendo (no)  Aai-majas
Esclavo  Coulz
Esconder  Cuilx
Escopeta o fusil  Pfi
Escribir o pintar  Clis-shitl
Escucha  Aid
IF1
Flojo    Guik-toc
Fresas    Callquintapa
HI
Hija  Clutzul
Hipo  Titicoseja
Hombre viejo  Mutug-yacops
Hueso    ;  Ammut-
y the
the
n by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
•t he-
i there
silver,
time
he en
le
il
it
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of"the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. Uhe long days of CIV
Alberto M. Carrkno
I
Intestinos    Tzi-yup
Lanza   Suikaiak
Larga  Tahechitle
Ligero     Visisich
Lodo    Chi-zimits.
IMI
Madera    Hiniose
Malo  Pishec
Morder   Machitle
Mosca  Mats-qtiainna
Mujer vieja   Mituc-dutzma
Nadar  Sujsa
IP
Palma de la mano  Fpatsul
Pavimento    Iz-te-itl
Pelear    Huina
Pequefia  Pitthlab
Pesado ,  Coutjijich
Pescado Colorado  Chahapa
Pierna   Clishtlina
Pinchar   Cuchitle
Pino  Kucuitlac
Presto  Oyea
Q,
Quitatelo  Huanatultl fxay*
El Br. D-. Jose Mariano Mozino
CV
S
Silencio"     Tsamah
Sombra      Malzani
Sonarse     Sinisquishitle
T
Tabla  Zlo-oc
Tejado   Tlu-uc
Temor  Tujuc
Templar  Citachil
Truenos  Tuta
-v
Vertido       Cat-sac
Veto        Henchel
Z
Zozobrar      Haxup
Creemos innecesario enumerar las palabras que apareeiendo
en el manuscrito no existen en el vocabulario impreso; y por
lo que respecta a la diversa colocacidn de algunos vocablos, ci-
taremos hambre, ague-quctle, que en el impreso aparece en la
letra H, y en el manuscrito en la T: tener hombre; sueno, po-
ahtla-to, en el impreso se halla en la S., y en el manuscrito en
la T: tener sueno; hielo en el impreso estd en la H. y en el manuscrito en la Y: Yelo. Los nombres de los diversos dedos en
el impreso se hallan en la D. y en el manuscrito en la letra que
respectivamente les corresponde. En igual forma aparecen los
nfimeros cardinales en el impreso, esto es, unidos; y en el manuscrito en sus letras respectivas.
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
tount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
ntains
t he-
there
silver,
time
iheen
le
.1
  — "— — -- m-"~%  w. *w„—>w~ww ~~ ~.._    rs, it
may he said to he "benign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of CVI
Alberto M. CarreSo
Por lo que respecta al diferente significado con que resultan
unos mismos vocablos castellanos en la lengua nutkds, es posible que solo se trate de errores de copista, pues en algunos ca-
sos se nota bien. clara una verdadera inversidn al hacer la copia, por ejemplo; en el manuscrito se lee:
Hombre veraz       Aaita-aita
Hombre embustero     Cu-as
Y en el impreso se encuentra:
Hombre embustero     Aaita-aita
Hombre rico     Cu-as
En este caso, el error indudablemente existe en el manuscrito; porque Mozifio al hablar de Meares en el capitulo XII
de sus "Noticias de Nutka," dsegura, que Macuina lo llama-
ba: "Aita-Aita Meares, Mentiroso Meares."
En donde se advierten las diferencias de mayor importancia
es en la letra H.; pero, independientemente de dstas, existen algunas otras quees indispensable tomar en consideracidn. Ademds, hemos notado algunos errores en la ortografia con que
estdn escritas algunas palabras en el impreso, respecto del manuscrito, pero esos errores no las afectan muy sensiblemente
en el sonido.
Las diferencias que se hace indispensable notar son las siguientes :
IMPEESO
MANTJSCBITO
Alma  Coatzma.
Almagre  Cua-ja-mitz.
Casa  Huic-coac.
Caza  Majati.
Dedoindice  Capyac.
Hermana ..- .-  Chitz-mup.
Hierro  Chi-qui-mi-ni.
Hijo  Tana.'
Hojas  Tla-tla-catzeme.
Hombre  Cha-cups.
Hombre veraz  Tag-cotl.
Hombre alegre  Ap-j ec •
'Alma ' Cua-ja-mitz.
Almagre.,  Coatzma.
Casa  Maiati.
Caza......	
Dedo indice  Coyoeh-jac.
Hermana  Chi-qui-mini. -
Hierro  Tana.
Hijo  Tla-tla-eatzeme.
Hojas.  Chacups.
Hombre  Tag-cotl.
.Hombre veraz  Aaita-aita..
Hombre alegre  Chyz-aetz-coatz. El Br. D. Jose Mariano Mozino
CVII
Hombre disoluto...
Hombre embustero.
Hombre fuerte	
Hombre pobre	
Hombre rico	
Hombre .viejo. _
Hombros	
Hoy	
Hoyuelos de la cara
Homo	
Matar	
Mirar	
Mio	
Patio	
I Pato	
Pa j a ros	
Piel	
Qua d ra do	
Quadro (a)	
Siete	
Sobaco 	
j Cilz-aelz-coa tz.
Aaita-aita.
Coas.
Hua-hua-peteed
Cu-as.
Mutug-yacops.
Tup-shitl.
Ish-cuitz.
Cagit-tzitle.
Na-nichi.
Ma-ma-ti.
Zapen.   .
Mamati.
-Tuh-coac.
Jacamitl.
Atli-pu.
A-a-petzuntl.
MANUSCRITO
Hombre disoluto....
Hombre embustero.
Hombre fuerte	
Hombre pobre	
Hombro rico ..susil'i
Hombre viejo	
Hombros	
Hoy	
Hoyuelos de la card'
Humo	
Matar	
Mirar	
Mio	
Patio	
Pato	
Pajaros 	
Piel	
Quadrado	
Quadro (a )	
Siete	
Sobaco	
Ha-ha-pi 111 itl.
Cu-as.
Ap-jec.
HuSwiua-pee.
Tiip4hiti:
A-a-mas.
Tsh-cuitz.
Clutz-mup.
Tzoc-tzMe.
Nape.
Na-nichi.
Ma-mati.
Tub.'..
Jacamitl.
A-a-petzuntl.
Atli-pu. -
^En ddnde se cometieron los errores, en el manuscrito, si es
una copia, como lo supone el Sr. Belmar, o en el impreso? Dificil es asegurar lo; pero si como dice Humboldt, dl tomd los
ndmeros cardinales que publicd en su Ensayo Politico sobre la
Nueva Espana de un manuscrito de Mozifio que le facilitd Cervantes, posible es que si no se incurrid en errores en ambas co-
pias, que es lo mds probable, se hayan cometido en el manuscrito de la Sociedad de Geografia, porque en dste, por ejemplo,
el nfimero siete tiene como equivalente: A-d-petzuntl; y en
cambio Humboldt nos da Nupu, y el vocabulario impreso Nu-
pu, que estd de acuerdo con Humboldt.
^El manuscrito no es, pues, un autdgrafo de Mozifio? Como
no hemos tenido a la vista en los numerosos manuscritos que
hemos registrado en el Archivo General de la Nacidn, sino fir-
mas del cdlebre naturalista, no nos atrevemos a dar nuestra
opinidn definitiva, por mas que la semejanza entre algunas de
y the
the
n hy
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
time
he en
may he said to he "benign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of CVI1I
Alberto M. Carreno-
las letras del manuscrito y las de las firmas de Mozifio sea muy
notable. '
Autdgrafo o no del sabio mexicano, el manuscrito es impor-
tantisimo y como era natural, tan pronto como el Sr. Belmar
sometid su dictamen a la deliberacidn de los miembros de la
Sociedad Mexieana de Geografia y Estadistica, dstos acorda-
ron por unanimidad de votos que fuera impreso el referido manuscrito, en sesidn de 27 de Marzo de 1912. *
La Sociedad resolvid, ademds, solicitar de la Secretaria de
Fomento, Colonization e Industria, toda vez que el Secretario
de ese ramo es el Presidente nato de la referida Sociedad, que
autorizara el gasto respectivo para que la imprenta de la Secretaria ejecutara la impresidn; y, como era de esperarse, se
obtuvo una resolucidn favorable, para lo cual mucho ayudd sin
duda alguna el Sr. D. Maximiliano Chabert, Jefe de la Seccidn
del Ministerio a la cual fud turnada la solicitud de la Sociedad, de que es miembro el Sr. Chabert.
Logrado esto, la referida Sociedad Mexieana de Geografia y
Estadistica acordd en la sesidn celebrada el dia 19 de Junio
del presente afio, que su Primer Secretario se encargara de la
publication, y por esto nos ha cabido en suerte el sacar a luz
obras de tanto interds para los cultivadores de la Historia, y
1 Despues deimpreso lo anterior, por una verdadera fortuna hemos comprobado que
las "Noticias de Nutka" fueron impresas en" Guatemala en los primeros afios del siglo
XIX. Nuestro respetable amigo el Sr. Candnigo D. Vicennte deP. Andrade, revisando
la Gazeta de Guatemala; vio citado el nombre de Mozifio; y sabedor de que estibanios
imprimiendo esta noticia, llamd nuestra atencidn hacia su hallazgo, por si estim&banios
conveniente consultar aquel periddico. Lo Mcimos desde luego, cpmo era natural, y en-
con tranios nada menos que las "Noticias de Nutka" en "diversos numeros de la citada
publication, y que forman parte del volumen VII, correspondiente a 1803 y del volu-r
men VIII correspondiente a 1804. No pudimos averiguar si D. Ignacio Beteta, editor
de aquel periddico, "amigo cordialisimo del autor, y am ante de su patria" (Mexico),
publico mas tarde tambien el Diccionario; porque la coleccidn de Gazetas de Guatemala
del erudito biblidgrafo Sr. Andrade, sdlo alcanza hasta el volumen VIII, y en ninguna
otra biblioteca hemos encontrado dicha publication. El Br. D. Jose Mariano Mozino
de la Etnologia, como "Las Noticias de Nutka" y el "Diccionario de la Lengua de los Nutkeses." Por lo que respecta a la
"Descripcidn del Volcdn de Tuxtla" resolvimos reimprimirla
no sdlo por ser uno de los componentes del volumen manuscrito que posee la Sociedad; sino porque el Boletin en que apa-
recid aquel estudio se encuentra ya agotado y es por todo extremo dificil haberlo a las manos.
Hemos conservado la ortografia del original, porque no es
tal que dificulte la lectura; y creimos que era preferible pre-
sentar una copia fiel del valioso documento, que por mds de un
siglo permanecid desconocido.
Ojald que esta publicacidn sirv'a para que sea mejor conoci-
do un ilustre mexicano, que alcanzd en la misma metrdpoli espafiola triunfos tales, que sdlo pueden compararse a los que
logrd otro mexicano igualmente ilustre: D. Juan Buiz de Alar-
cdn. Y si el nombre de este filtimo es mds conocido y mejor es-
timado, ddbese a que la fama suele mostrarse mds risuefia y
amable con aquellos que por medio de la poesia tratan de es-
cudrifiar las almas, que con quienes consagran la vida a reve-
lar los secretos de la Naturaleza.
Mdxico, Agosto 7 de 1913.
Alberto M. Carreno.
5§>
may he said to he henign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of  f-i (Ju-aTol
QyYotictas de cAutj\a
<-*Oe Su. afapcu6zi7rue7i/o, siludcwn	
u pTcodiiccumes noduza/es: So6x€^,
Ca.s con~rtu.7n67xs ale. st^s Aavc&ntel,
S/o6t£>z.no, Olios. CzcnoCoOcco, 2/dwrrut>,
cdZubica,, Jbesuz,, Jksca,.   Ca/zxts, t/ Comer
ax> dp, Co, J&eZetua/: Con, Ceo rtda&or^j
de, Cos/ 'yuz/cs /tsc/ws pox. Cos firi-tyfleos,
erpecutlr/ient&'' &sfta,7wlerr',yaleC cotl^
/5feu£> a/uj'CtxoCo eriZre, esters' 1/ &rd"
7 y™/zr, !j.
Kyfn'a c/esS
S7Z, ensayo oCeC e^zlt/xeontz/zw cCeNCaizh
Ceriouot' d&Cos e.S/t2f-J\eses/ t£/«rfiri%o6
i?odo corL  ^czsri/7ia.s,    poour-1
7I   ' f/li'f/'l*     f* tVi fi"lr*it~1fifi   C JlIS*
oris.    ifwO^L/iL.    v^ I c. lAW. VLi.t t.«-'    v   t I ('
~~^> (' /   I 7$      ^
e/-fn s\       iAils1'V*Prr  *4 &   11 /*} 11 rr*f*l ft
siboicmico it/d^ura/ista,ar^f/)eod^~.
cocpeclccoorir dc nueva c-jptrA
.de. lemifes al c/C'-vrle dc O
^ylncf de, 1795,
XJTXZy
ucJeZa,
'■ade/oz.neci^
y the
the
n hy
74,
ich
its.
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
Portada del manuscrito
.ntains
t he-
there
silver,
' time
he en
lie
.1
^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^m      &rs,
may he said to he henign and incomparahly hetter than
at of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of  as
NOTICIAS DE NUTKA
secretaria de fomento. colonizacion e yndustria
»VS       »» w       j-   J_j-a>_
£)E   • SU • DESCUBRIMIENTO,  • SITUA-
CION ■ Y  •  PRODUCCIONES  •  NATURALES: • SOBRE •  LAS • CONSTUMBRES •
DE • SUS  •  HAVITANTES,  • GOBIERNO,
RITOS, • CRONOLOGIA, • YDIOMA, • MU-
SICA, • POESIA,   • PESCA,   •  CAZA,   •  Y
COMERCIO • DE   •  LA  ■   PELETERIA:   •
CON • LA • RELACION • DE • LOS • VIAJES • HECHOS • POR • EUROPEOS,
PECIALMENTE • ESPANOLES,  • Y
CONVENIO • AJUSTADO   •  ENTRE
TOS,  • Y • LOS • YNGLESES.
ANADESE   •  VN   •   ENSAYO • DEL •
DICCIONARIO • DE • LA • LENGUA • DE
LOS • NUTKESES, • YLUSTRADO • TODO
CON   •  LAMINAS,   • POR • D.   •  JOSEPH
MARIANO • MOZINO ■ SUAREZ   •  DE   •
FIGUEROA • BOTANICO • NATURALISTA
DE • LA • REAL   •  EXPEDICION • DE  •
NUEVA - ESPANA, • Y • DE   •  LA  •  DE
LIMITES • AL • NORTE  • DE • CALIFORNIA • ANO • DE ■ 1793.
may he said to he "benign and ineomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of  NOTICIAS DE NUTKA
rag
may he said to he "benign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of  ARTICULO N° 1
Del descubrimiento de Nutka o Ysla de Mazarredo. su situacion, temperamento, pro-
duciones naturales en general; talla, figura, adornos, trajes, y armas de sus habitantes.
La pequefia Ysla que en el dia conocemos con el nombre de
Mazarredo, y en cuya Costa Oriental estd el fondeadero de Nutka, sin embargo de haver sido vista por el Piloto Espafiol D.
Juan Perez en el afio de 1774, no comenzd d tener celebridad
hasta el de 78, en que el infatigable Santiago Cook la reconocid,
y halld en ella abundante Peleteria, cuyo comercio presumid
justamente que seria ventajoso a su Nacidn.
Forma vna especie de Trapecio, o Trapezoide irregular, cuyo
lado mayor corre al O. N. O. desde la Ysla de los Puercos hasta
la Bahia de la Esperanza por el espacio de cerca de Veinte y tres
millas y media, siendo de 15, las que tiene al E. de cerca de 21,
la de la banda del N. .y de 15, o 5, leguas la del O.
Quando se vd desde la Mar, presenta el golpe de vista mas
pintoresco, pues sus elevadas Montafias, cubiertas siempre de
Pinos, y Cipreses, parece que jamds sufren se marchite su
verdor. Mas al saltar en tierra, no se descubren por todas partes mas que Playas arenosas, de poca estencidn, malesas, preci-
picios, pefiascos vivos, moles inmensas de piedras colocadas con
desorden, y aun lavas bolcafiicas en las orillas de vn Lago, que
dista menos de vn quarto de milla del fondeadero.
ie
LI
 ___..-   djrs, it
may he said to he "benign and incomparahly hetter than
that of the countries situated" on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of NOTICIAS  DE NUTKA
Corren seguramente algunas venas metalicas por estas Serranias, y al menos discurro no engafiarme en asegurar que hay
vetas de cobre, de hierro, de plomo y tal vez alguna plata, cosa
de que no pude cerciorarme por la falta de auxilios que padecia,
pero de que acaso dard razdn en otro tiempo, despues de anali-
sadas por Personas inteligentes las piedras que arranqud, y dejd
encargado seme conduxeren a esta Capital.
Si se puede discurrir del temperamento, por la salud robusta
que no solo todos nosotros disfrutamos, sino tambidn cuantos
hallarnos alii despues de dos invernadas, puede decirse que es
benigno, y mejor incomparablemente que los Paises situados
d igual paralelo en la Costa Nordeste de la America. Los largos
dias de verano, hacen sentir bastamente (sic) calor, y es muy
raro el afio en que no caen frecuentes heladas por el Ynvierno.
Puesto el Sol sopla generalmente el Norte, y d las nueve de la
mafiana, poco mas, o menos, entra la virazon del Noroeste,
acdmpafiada siempre de la serenidad. El Norte en el Ynvierno
es mui recio, y su duracidn casi continua; arranca de raiz los
Arboles, y pone en sumo peligro d quantos Buques tienen
echada el Ancla en aquel Puerto: En el resto del afio el Sur, y
Sudeste son los vientos mas incomodos, pues vienen ac.ompa-
fiados de espesas nieblas, y continuas lluvias, que duran lo menos quarenta y ocho horas cada semana. Jamds hoi un trueno,
ni vn relampago, aun en los dias que experimentd mas tormen-
tosos, y en lo rigoroso del Ynvierno, segun la relacidn de los
Havitantes, rara vez dejan sentirse estos horribles metheoros.
La Tierra vegetable tiene mui poco grosor, y se conoce sin
la menor dificultad, pues no ha muchos siglos que comensaron
a formarla los Musgos, y otros tiernos vegetables con sus ruinas.
Casi es imposible penetrar a lo interior, pues al mas resuelto
es capaz de contener aquella multitud de barrancas profun-
disimas, y espesas emboscaduras de todas las florestas. Los
naturales no habitan mas que las Playas, quedando los Montes NOTICIAS DE NUTKA
reservados a los osos, los Linces, Iqs Mapaches, las Comadrejas,
las Ardillas, los Ciervos &. En lo poco que yo me remontd
adverti, que se escaseaban las Aves; apenas pude ver vn Car-
pintero, vn gorrion corbo de pico, dos Colibrios, e igual, numero
de Alandas: Las demas havitan solamente en las orillas del
Mar, como que de qui (sic) sacan su sustento, y aun aqui no
son muchas las especies, ni abundan los individuos de las pocas
que hay. El Alcdn de cabeza blanca, el girofalcon, el Separreli,
los Cuerbos, las Garzas, los Anzares, las Gaviotas & &.
Nuestras Embarcaciones han conducido a aquellos Paises in-
cultos vna colonia de Ratas y hazen mayor dafio en las Casas
de nuestro establecimiento, habidndose propagado prodigiosa-
mente. Estas se hallan situadas en el mejor terreno que comprende el distrito del Puerto, d menos de un tiro de Ballesta
del fondeadero, d inmediatas a la pequefia Abra en que en el
ano de 1787 tenia formada, su Barraca el Capitan Ynglds Juan
Meares. Todo aquel pedazo de tierra estd convertido en Huer-
tas, cuyas hortalizas, son del gusto mas esquisito pero en que
todas las diligencias del Capitan D. Pedro Alverni, que man-
daba alii las Tropas fueron inutiles para hacer prosperos los
granos que constituyen ba, base de nuestro sustento. El Trigo
y el-Mayz se malograban siempre; el segundo crecia viciosa-
mente, y el primero se criaba con languidez pero ni vno ni
otro vid jamds cuajar el grano en sus espigas. La Zebada por
el contrario daba algunas esperanzas.
Acaso vn nuevo abono de aquellas tierras debilitando vn
poco su fuerza vegetativa en vnas partes, y aumentandola en.
otras, podria proporcionar cerca de vna milla de sembraduras,
desde la Laguna, hasta el rio de Macuina, sobre vn fondo que
no bajase de treinta pies en su menor anchura y salta a los
ojos que lograda vna cosecha de granos en semejante heredad,
podria esta subvenir a la subsistencia de vna Guarnicidn regular con que se quisiese sostener aquel establecimiento. ^Pero
ae
-1
t*s    it
may he said to he "benign and incomparahly "better"than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America.    The long days of NOTICIAS  DE NUTKA
quantos arboles era necesario derribar quantas piedras arran-
car, con que tesomse debian desenterrar las rayses, y consumir
por el fuego las semillas de muchas plantas montarases que
ocupan este terreno? Entre ellas se encuentran muchas gramas,
diversos zarzales, andromedas, y vaccinios, cuya lozania actual
me parece no puede anunciar desgracia a las mas utiles que
quieran posteriormente cultivarse.
De los Ganados, las Cabras, y Cerdos creo que probarian bien
alii, y podrian multiplicarse dentro de muy pocos afios: para
los Toros y Ovejas son los Pastos mui escasos, y nada facil el
hacer reserva de ojas secas para el Ynvierno, si llegaran a con-
tarse a lo menos cien cabezas.
La Pesca es abundante, y los Pescados varios, siendo muchos de ellos de sabor tan delicado como los Lenguados, los
Salmones, los Bacalados, las Sardinas, los Calamares & &.
Por todas partes se encuentran manantiales de agua dulce,
y el Lago de que habiamos poco antes, la tiene mui delicada y
en muchisima abundancia, su estensidn no es mui pequefia, y su
profundidad suele pasar de dies brazas.
Nuestra mansion de mas de quatro meses en aquella Ysla,
me facilitd el informarme de varias costumbres de sus Naturales, de cuya Religion, y sistema de Govierno, creo haber sido el
primero que ha recabado las noticias posibles, despues de haver
aprehendido de su Ydioma lo preciso para mantener con ellos
algunas conversaciones.
La talla de la Gente comun, es mediana; la de los Gefes
regular; pro viniendo acaso esta diferencia de los diversos eger-
cicios a que aplican a los primeros casi desde su nifids. Jamds
pude observar entre ellos vn obeso, y aun de los que decimos
estar en buenas carnes, vi muy pocos.
La cabeza es apilonada, no por vn vicio de la naturaleza,
sino porque desde que nacen, los colocan en vn cajon oblongo,
que sirve de cuna portatil, en donde con fuertes ligaduras se NOTICIAS DE NUTKA
las amoldan, para que quede siempre con esta disforme con-
figuracidn: la frente es levantada, la nariz aplastada por la
base, y ancha de ventanas, los huesos pomulos mds elevados)
y distantes entre si, de donde resulta ser cari-anchos los mas,
siendo cari-redondos casi todos. El tamafio de los ojos varia
igualmente que su aire natural; es *muy frecuente en ellos vn
mirar languid o, pero pocas veces se encontrara estupido; antes
bien adverti en muchos vna vivacidad tan patetica, que por
ella solo puede, sin mucha equivocasidn, adivinar varios de sus
pensamientos. Los dientes son iguales, y tan fuertes, que aun
en la suma vejez los he visto conservar: tal vez la dieta animal
que acostumbran generalmente, sera la causa de que pierdan
su blancura, que no deja de mantenerse en algunos. Los Cue-
llos son cortos, y gruesos, y las espaldas anchas respectivamente.
Raro es el que no tiene sobresalientes los tobillos, y las puntas
de los pies inclinadas acia dentro, lo que resulta probablemente de la incomoda situacidn conque los atan en la cuna todo el
tiempo de su infancia, y la forma con que ban sentados en
sus canoas. Todo lo cu^l ocasiona asimismo el desairado modo
de andar que se advierte especialmente en las mugeres dando
pasos entumidos. El cabello es largo, lacio y grueso, variando
su color entre rubio obscuro, castafio y negro. La barba, y bello
aparecen con la misma regularidad que k los demds hombres
y llega d ser tan copada y larga, como la de nuestros Capu-
chinos, y Belemitas, en los ancianos, que son los finicos que se
la dejan crecer, pues los Jovenes se la arrancan pelo a pelo a
fuerza de tirones, o con los dedos, o mas comunmente con pinzas
que hacen de pequefias conchas, y las mugeres del mismo modo
se despojan del Velio con que parace haver querido la naturaleza ocultar los organos del pudor.
La mucha graza con que se embarnizan el cuerpo, y el almagre con que lo pintan, no permite descubrir en ellos el color
primitivo. Con todo eso, el de los Nifios me havia hecho pre-
■J|r"r W W t«   V J-   -U J.A\A
U\y J.  V*        W.J_   UVJ. 4-*        J-   \~/ WXVbWMVW        ^ -*- v •» -w
may he said to he "benign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of 10
NOTICIAS DE  NUTKA
sumir que era menos obscuro que el de los Mexicanos, y pude
confirmarme en esta sospecha por la casualidad de haver en-
^pntrado mui aseada a la Princesa Yziocotitlemoc en uno de
los dias de ceremonia que fuimos todos con el Comante (sic) a
su Rancheria d cuniplimentarla,_y le Vimos el rostro con vn tier-
no rosado, que inclinaba v*q poco d palido.
Acostumbran desde pequefios abrirse tres, o quatro agujeros
por toda la extremidad del pulpejo inferior de las orejas, y uno
o dos en la ternilla intermedia de las narices, sin tener estos
filtimos otro destino en el dia que recivir algunos alfileres, que
suelen atravezdrse, pues ya no estd en vso entre ellos el zar-1
cillo que acostumbraban quando los vid el Capitan Coock. Dg|
los primeros cuelgan varios hilos, d correas que anudan sepa-
radamente d poco mas de vna pulgada de la oreja; de estos;
suelen pender algunas planchitas redobladas de cobre en forma de cilindro de pulgada y media a dos pulgadas de longitud.
Otros tradn hasta tres y cuatro aretes juntos, ensartados vnosf
con otros sin orden, ni proporcidn y sin procurar que sea iguala
el adorno en ambos lados.
Por collar d la Garganta tradn ensartados. varios huesos de ^
Pescado, puas de la concha de Venus, y no pocas veces algunos
abalorios, despues que el trato con los Europeos les ha facioj
litado este articulo. Del mismo modo disponen sus brazaletes,
y aun por encima de las tabas, gustan de cefiirse las mismas^
ensartas.
Los peinados varian alguna cosa; el comun consiste en traer
el pelo suelto recortado con igualdad por las puntas; otros lo
atan en forma de una coleta sencilla, que aseguran por .medio-
de una correa, en que fijan a manera de penacho, vnas ojas de
cipres. De la corteza interior de este Arbol, sacan por mase:l
racidn unas ebras que tifien despues con vna especie de almagre,^
y enrollan al rededor de la cabeza, figurando vna corona. En
los dias de gala se echan sobre el pelo muchas plumas blancas^ NOTICIAS DE NUTKA
11
^    fxoy-esro:
de las mas pequefias que arrancan d los Anades, Aguilas y
Garzas, sirviendo de pomada la grasa de la Ballena, que ellos
llaman Ha-ca-miz.
Con esta se vntan por todo el cuerpo, y lo embarnizan despues con la misma, mesclada con polvo de almagre, tan igualmente, que no parece ser aquel vn color artificial, sino nativo.
El luxo de los salvajes casi en todo el Mundo consiste como
observa Montesquieu, en la variedad de colores con que des-
figuran su rostro. Nuestro trato ha hecho que no sea tan fre-
qfiente este metodo en aquellos Naturales, que lo conserban no
obstante en los dias que tienen alguna festividad. El estrava-
gante gusto de cada vno, es el que da la Ley en esta parte.
A vnos vi mas negros que vn etiope, otros lo tenian encarnados,
otros aplomados, otros blancos, otros mezclando todos los co-
lores desordenadamente, y procurando tener en vn carrillo dis-
tintas figuras que en el otro. Pero lo digno de atencion que hay
sobre este particular es, que Taises jamas se pintan el rededor
de los ojos; que los Principes tienen finicamente el privilegio de
hacerse figuras extrafalarias con la pintura, no pudiendo los-
Pleveyos mds, que tefiirse todo el rostro incluyendo parpados,
y frente pero sin disefio alguno.
El vestido es mui sencillo, consiste comunmente en una capa
de forma quadrada texida de las ebra's maseradas del Cipres;
y la lana de un quadrupedo, que sospecho ser algun cibolo d
cabra montds, de que se proven por cambio con los Muchimanes, los que tienen tal vez algun comercio, con las Tribus del
Continente, en donde se encuentran con abundancia estos bru-
tos. A penas les llega a los tobillos, y aun les deja perfectamente
manifiesto todo el lado derecho, que es puntualmente en cuyo
ombro sostienen la correa que forma la abertura para que entre
la cabeza. Este traje mas se usa por costumbre d por guardarse
tal vez de las inclemencias del frio, que por decensia, pues
parece, d no ser natural en ellos, d tener extinguido de todo el
y the
the
n hy
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
time
*heen
hWWXS        • • W        -i-   J.WU       J.XW J.  W        U^J.   \J\J JL \_*        O.   W t*S J- <wVW mvw        W.k
ie
U
it
may he said to he henign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of 12
NOTICIAS  DE  NUTKA
sentimiento del pudor como que abandonan frecuentemente
esta ropa, y se presentan desnudos sin cubrir siquiera con las
manos las partes vergonzosas, aunque sea en vna concurrencia
numerosa de mugeres. Estas por el contrario guardan mas
decoro, pues a mas de vsar dobles las capas, y cefiirse la interior con un cordonsito delgado, cuelgan debajo de ella desde
la cintura un cendal con fleco largo que hacen de las mismas-
ebras del Cipres beneficiado para tejer las telas de sus capas^
suelen traer asimismo ocultos los pechos bajo de una muceta,
d esclavina cerrada, que es de la misma materia, y se fabrica
de propdsito, de modo que no saque costura alguna. Su gala
conciste en lo mas fino y delicado de la tela, con vna orla de
piel de nutria con que guarnecen todas sus orillas, y vna felpa
d terciopelo que hacen sirviendo de bello el pelo suansimo del
mismo animal, y de trama y urdimbre las ebras, y lanas refe-
ridas.
Tambidn se visten los hombres de pieles de Oso, sumamente
negras, grandes y de pelo muy largo.
■ Las Nutrias dan un traje reservado unicamente los Nobles, •
de primer Orden, que lo forman de tres buenas pieles, dos de
las quales conservan enteras haciendo otras tantas tiras iguales de la tercera, cuyas puntas sobresalen despues de vnidas
d vn lado, y otro y suelen servir de buelta que no deja de ser
airosa. Elembe estd ordinariamente pintado de encarnado con
figuras de capricho. Quando el tiempo es caloroso dejan acia
fuera. el pelo, que por la inversa les sirve de grande abrigo en
el Ynvierno. Para aumento de su gala procuran sobrecoser como vna especie de franja sobre puesta, varias colas del mismo
amphivio.
A Macuina le vimos vna exelente capa hecha con muchas
pieles de Manta finisimas, afiadidas vnas d otras con tanta des-
treza, que era menester mucho cuidado para distinguir por
el rebdz las costuras, que eran imperceptibles acia el  pelo. NOTICIAS  DE  NUTKA
13
<U   F".
i a<j■&SVni.   o
1.
Este mismo Gefe se nos presentd algunas veces con otra de
Pieles de Conaadrejas, bastante exquisita, d mas de la que vsa
tambien de Cuero de venado curtido con mucha suavidad.
Para defenderse del Sol adverti en algunos vnos gorros d
monteras de Piel de Mapache, d de Tejdn colmenero. Pero lo
mas vsual son dos especies de sombreros texidos sobre moldes
de proposito de Tule, d expadafia mui flexible, que acompafian de delgadas laminas, sacadas de la Costilla de la pluma
para formar vn campo bianco en que sobresalgan los dibujos
con que los adornan, los quales siempre son representatibos
del aparato con que pescan la Ballena. La figura de estos es de
vn cono trunco mas, d menos elevado sobre el qual la Gente
principal sobre pone otro pequefio, que remata en punta aguda.
Los de los pleveyos son de texido mas tosco, y carecen de disefio:
vnos, y otros se afianzan con barbiquejos de correas d con cualquiera cordon.
La profunda Paz que disfrutaron todo el tiempo que deino-
ramos entre ellos, no me permitio observar su verdadero traje
de guerra; bien que puedo inferir por vn Bayle marcial con
que nos obsequieron, que para combatir vsan de vnas cueras
de pieles de Buras dobles, y bien curtidas diferentes de las de
nuestros Soldados de Provincias internas solamente en ser
mas largas, y tener algunas malas figuras pintadas por ensima.
Se cuelgan de la tintura en estos casos un tali hecho de la misma piel, y que casi les llega a la rodilla; d este se hallan ajus-
tadas en quatro d seis lineas paralelas muchas cuerdas, en
que estan enebrados huesos de Pescados y cafiones de pluma
de Aguila, teniendo atadas en el remate algunas pesufias de
Venado, para intimidar probablemente al enemigo con el ruido
que estos colgajos hacen al marchar el Campedn. Macuina se
halla proveido en el dia de vn bello morridn, y cota de malla
de oja de lata escamada que le regald nuestro Comandante.
Sus armas propias son la lanza, y las flechas: el hasta de
y the
the
n Idj
74,
Ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets.
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
time
iheen
-i-  U-jl^oi       iiv> JL \*       tJ-J_   UU JL        V*       •*-  v-< UJ.VA.wmw       w _i_
it
may he said to he henign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of 14
NOTICIAS DE  NUTKA
aquella tiene cerca de cinco varas, y la lengueta mas de vn
geme; la primera es de pino, d de Ciprds, y la segunda de
cobre, concha d hierro: sus arcos son pequefios, y poco flexibles,
y sus flechas mui mal acondicionadas; van suspensas del hombro por la espalda en vn carcax de piel de Oso. Yd en el dia
manejan con destreza particular todas las armas de chispa,
sables y espadas europeas, que sin embargo de formar vn articulo de comercio, d que mu,chos de ellos tienen singular aflcion,
puede con el tiempo ser funesto este cambio d los mismos que
lo han proveido. Ya los Cap*anes Ingleces Baoun, y Baker
provaron en Tlayucat las funestas consecuencias de doscientos
fuciles, y no se quantas barricas de polvora de que hallaron
surtido a Huiquinanis. d^_   fi av&sroz.
ARTICULO 2?
Descripcion de las havitaciones, muebles, y utensilios; de sus manjares y bebidas
La vista de sus casas anuncia por todas partes la miseria,
el desorden, el abandono y la suciedad. Para labrarlas clavan
verticalmente en el suelo vnos gruesos troncos de Pino con
muescas para arriba, en que reciben vna enorme viga rosilla
de la propia madera, la que puesta orisontalmente sirve de
base al techo. Las estacas del medio son mas altas, con el fin
de que este quede inclinado acia los lados, las murallas se componen de tablas, cuya magnitud es extraordinaria, colocadas
paralelamente, y de canto vnas sobre otras, y afianzadas d las
estacas, con cordeles hechos de la corteza del mismo arbol, d
del Ciprds. En esta suele haber algunos agujeros quadrados
d cuya parte superior clavan pequefias estacas, que les sirven
de cortinas. Macuina ha embutido cristales alii mismo y formado toda su balconeria. La puerta se deja abierta dfesde el
principio en el sitio que buenamente permiten las tablas de la
muralla, y creo que jamas se tierra sino con alguna estera
proporcionada a su magnitud. El techo se cubre de tablas semejantes a las que se han enrpleado por abajo, las quales ni se
clavan, ni se enlazan contra las vigas que las sostienen, sino
que quedan movibles para poderse separar unas de otras quan-
do quieren los havitantes recivir mas luz, d dar salida al humo.
t.*.^/  K* W
.j.j.vx.     xiv> a. v—      ', v t.   uwx
ie
..1
'rs, it
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of 16
NOTICIAS  DE  NUTKA
Lo unico que cuidan es, que los cantos de la superior descan-
sen perfectamente sobfce dos de las inferiores, con el mismo
orden que nosotros aconlodamos las tejas, para.que de este modo
quede lo interior de la casa defendido de las lluvias.
La viga intermedia estd sostenida por vnas gruesas columnas cilindricas del mismo Pino, en que estan esculpidos rostros
humanos, disformes por la magnitud, y fealdad de sus faccio-
nes, a las cuales dan el nombre de Tla-md. Los.primeros viajeros havian presumido que estos figurones fuesen objecto de
culto supersticioso, y yo tambien estaba en igual sospecha,
hasta que informado por ellos mismos, llegud d saber que no
era mas que vn simple adorno, que si acaso tenia alguna signi-
ficasidn era puramente la del hombre cuyo esfuerzo havia elevado d aquel Arbol hasta el sitio en que se hallaba. Al rededor
de la Casa estan interiormente eolocadas vnas sobre otras,
vna multitud de caxas de diversos tamafios, comunmente de vna
pieza, cuya tapa es, vna tabla que corre por dos ranuras abier-
tas en la parte superior d interior de ellas. Quando se componen
de varias piezas, su encaje es bastantemente firme, endentando
vnas con otras del mismo modo que las de nuestros Carpinteros. El exterior suele estar adornado con molduras, en que
embuten dientes de distintos animales. Aqui guardan sus capas, sus mascaras, y en general todos los muebles que les me-
recen aprecio.
BTai asi mismo d vn lado y otro varias tarimas de esteras,
y destinadas para lechos; cada vna de ellas es de vn departamento que se cepara del que estd contiguo por vn pequefio
tabique de Tablas que apenas tendrd poco mas-de vara de alto.
De las vigas estan colgadas muchas sartas de sardinas, y otros
varios peses, y mariscos destinados para el sustento de los
Naturales; y en las murallas penden innumerables vegigas de
diferentes tamafios llenas todas de grasa de Ballena. En el'
mejor sitio de la casa se halla vn caxon oblongo de poco mas NOTICIAS  DE  NUTKA
de dos varas de largo, y media de ancho, en cuyo interior estd
pintada una -figura mostruosa con rostro humano aunque feisi-
mo, brazos sumamente largos, vfias semejantes d las de las
Aguilas, y pies parecidos a los del oso, el qual estd destinado
~§Tlos usos religiosos que referird despues.
Dentro de la misma Galera de su Cabafia hacen sus lum-
bradas, destripan el Pescado, y sacan los animales de las conchas, y caracoles, quedando tirada por el suelo gran parte de
estos despojos, que corronpidos alii causan un aseo insopor-
table d quien no se haya criado en medio de tanta hediondds.
La inmundicia es incomparablemente mayor en casa de los
Mez-chi-mes, bien que todos en general estdn tambien hallados
con la sordidez, que aun con las mugeres no descubren el menor
vestigio de lo que llamamos aseo; las vi mil vezes espulgarse
vnas con otras, y comerse cuantos piojos encontraban.
El menaje de cozina todo es de madera, y se reduce a po-
quisimos utensilios: Vnos cubos hacen el oficio de ollas, y el
de platos vnas pequefias bateas. La grande oreja de mar que
se conduce desde Monterrey, y la Nueva Olanda, es la baxilla
de mayor luxo que se les conoce. Encienden el fuego frotando
vnos maderos con otros, y ya que esta hecha la hoguera, ponen
a calentar en ella muchas piedras, que sacan con tenazas lar-
gas de palo, y apagan dentro de los cubos en que tienen en re-
mojo los Pescados, hasta que estos estan cosidos con semejante
artificio. Se preparan tambien asados rebolcdndolos en el res-
coldo d atravesandolos con asador de madera.
Del mar sacan su principal sustento, y para los meses
en que se escasea la pesaca, hacen proviciones mui abundantes,
que conservan secando al humo los Peses. Carecen enteramente
de sal, y no les adverti otro condimento (si puede llamarse
asi) que el azeite de Ballena, o de Sardina, que mesclavan d
discrecidn en sus platos d sus manjares asados, d cosidos.
Hacen tambien vso de la carne de venado, y presumo desdefien
2
■ W A.   Xi.AU JV4.V> J.   \~*
-1
'J*s, it
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of 18
NOTICIAS  DE  NUTKA
la del Oso, y Nutria Marina. Gustan de los Anzares, Gaviotas,
v demas Abes aquaticas mas no hd podido saber si dan el mismo destino d las Aguilas d las cazan solamente para aprovechar
sus plumas.
Refiriendome al Principe Hauitl el numero de platos que
acostumbraba Macuina dar d los otros Taizes que benian d
visitarlo, llegud a contar hasta treinta y seis, cuyo numero
juzgo que provenga de las diversas especies de Pescados, AveSj
y quadrupedos de qfie ordinariamente se mantienen. No dejan
de comer tambien los vejetables que la tierra produce esponta-
neamente en el Verano. Las jugosas vayas de la andromeda,
son para ellos la fruta mas delicada: Consumen tambien con
gusto la de tres especies de zarzales qe crecen entre sus bosques; los baccionios, cerras y peras silvestres, los madrofios,
grosellas, y fresas; las flores y fruto de la rosa del geo, de la
potentilla, los tallos tiernos Angelica, las ojas del litospermio,
la raiz del trifolio, rastrea, y la escamosa zevolla de la azucena
de Kamchatka son los vegetables que parece haver destinado la
Providencia para corregir la acrimonia alcalina -a que el continuo vso de Pescado, y marinos hace propender a estos Ysleiios.
Dudd que gusten del ajo pues aunque venian d vender lo en sus
Piraguas les causaba gran fastidio el que veian en nuestras
Mesas.
No tienen bebida alguna fermentada, ni havian saciado su.
sed mas que con agua, hasta que comenzaron d tratar con los
Europeos. De entonces acd han tornado bastante aficidn al
vino, d la aguardiente, y a la cerveza, d todo lo qual se entregan
con demasia siempre que hay quien los provea liveramiente,
pues hasta ahora no parece haverles ocurrido el pensamiento de
procurarse por medio del comercio estos licores.
Nuestra comunicacidn les hizo conocer el pan por el que
han manifestado particularisimo gusto. A ella deven el que tienen por el chocolate, azucar, panocha, y todas las confituras. NOTICIAS  DE  NUTKA
19
Aman excesivamente el Tee, y Cafee, pero les causa imponderable fastidio, la leche, la manteca, el queso, el azeyte de Oliva,
el Vinagre, y toda la especeria de que nos servimos ordinariamente. Ya iban superando en gran parte la repugnancia que les
causaban nuestros Alimentos; se havian acostumbrado ya a
la sopa, como no fuese de fideos, tallarines, &, d la olla, exclu-
yendo vnicamente las coles, d los asados de carnero, baca, d
corzo, pero no d los de Gallina, d las ensaladas de solo lechugas,
d brocalis, los frijoles son para ellos el plato mas delicioso
Tais-frijoles los llaman, que es decir, plato de Reyes. Hubo
quien quisiera testificar el grande aprecio que le merecia esta
semilla, no permitiendo ser conocido en adelante con otro nombre que frijoles. Los constantes informes que nos han dado
los Espafioles, y Bostones, parece que prueban de vna manera
incontestable de haber sido Antropophagos estos salvajes, Vi-
nieron. en efecto d vender d Bordo del Paquebot S. Carlos,
que mandaba el Teniente de Navio Don Salvador Fidalgo, la
mano cosida de un Ynfante, y otros miembros preparados del
mismo modo, d las demds Embarcaciones. Desde luego la abo-
minacidn que percivieron de parte de los.,nuestros, en el momento, y las amenazas con que se les hd prometido castigar
tan excecrable crueldad han hecho retirar de sus mesas esta
vianda d vien la preciosa paz, que han disfrutado no les ha
permitido proveerse de prisioneros,. que eran las desgraciadas
victimas que sepultaban en sus entrafias. Hau-itl me asegura,
que no todos havian comido carne humana, ni en todos los
tiempos, sino solamente los Guerreros mas animosos, quando se
preparaban k salir d campafia. Dudo de la veracidad de esta
relacidn, pues este Yndio sagdz conocia mui bien cuanto detes-
tabamos esta costumbre, y ya que no podia desmentir la de
tantos hombres veraces, querria d lo menos disminuir la gravedad y circunstancias de vn delito que hace extremecer d la
Naturaleza..
mti f "ii* wrtr-
may he said to he "benign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of
»mAMmjn.gff*» <F=
ARTICULO 3:
Sistema de govierno del Tays, 6 Soberano y sumo Sacerdote:
de las creencias religiosas; su culto y supersticiones; y sus ritos sepulcrales
El govierno de estas Gentes puede rigurosamente llamarse
patriarcal, pues el Gefe de la Nation hace d vn mismo tiempo
los oficios de Padre de familias, de Rey, y de Sumo Sacerdote,,
que siendo tan estrechos entre si los enlazes de estas tres
Dignidades, que reciprocamente se sostienen vna d otra, y todas juntas apoyan la autoridad soberana de los Tayses. Los
Vasallos reciven el sustento de manos del Monarca, d del Go-
vernador que lo representa en las Rancherias distantes de la
que le sirve de corte, y creen que deven este sustento d la inter-
cesidn del Soberano para con Dios. De aqui es que confun-
diendose vnos con otros los derechos politicos, y de Religion
fundan la base de vn systema, que d primera vista parece mas
espotico que el de los califas, y que no deja de serlo bajo de
ciertos respectos, siendo moderadisimo por otros. No hay Ge-
rarquia intermedia entre Principes y Esclavos. Esta.vltima
condicidn es la de todos aquellos que no son herinanofe d parien-
tes muy inmediatos del Tays, y se conocen con el nombre de
Mes-chimes, siendo el de los primeros Taiscatlati, que quiere
decir, hermanos del Gefe.
La moderacidn consiste en que sin embargo de estar persua- SB
NOTICIAS  DE  NUTKA
21
dido el Monarca de la eficasia de sus oraciones, que no deja
de conocer que estas serian infructuosas, para sostenerse asi
mismo, y sustentar d sus subditos, si ellos no empleasen tambien sus brazos trabajadores en la Pesca, en la Caza, Corte
de Maderas &. Esta lo obliga d amaflos como d hijos d defen-
derlos de sus Enemigos d todo riesgo, y d aliviarles en los
modos mas posibles las penalidades de la vida. Seria mui fas-
tidioso, si quisiera exponer aqui por menor los hechos compro-
vatibos de quanto he referido: Basta decir, que en Macuina
observd siempre indecible sentimiento, quando por la muerte
d la fuga havia perdido alguno de sus subditos: que estos lo
tratan con familiaridad, teniendole al mismo tpd vn inviolable
respecto. El Tays va siempre acompafiado de dos d tres Princi-
pes de su sangre ocupando el centro de las Piraguas d cuyos
estremos bogan los Mes-chi-mes, ni se sientan a su lado mas que
sus Parientes, y sus Mugeres. Por divertidos que esten estos
quando el Tays se retira, corren apresuradamente d acompa-
fiarlo, sino es que el mismo los ocupe en alguna otra cosa, d
quiera pasearse solo. El Tays nunca trabaja, y aun para velar
sobre los que estan encomendados de la Pesca, destina ordinariamente d alguno de los Eac-la-tis. El es el primer Ministro
de los Sacrificios, y el Depositario principal de los secretos de
la Religidn.
Encuentro suma dificultad en dar a esta vn nombre ade-
cuado, sino se me permite llamarla especie de Maniqueismo;
pues reconociendo los Naturales la existencia de vn Dios Cria-
dor, Conservador de todas las cosas, creen igualmente que hay
otra maligna Deidad autora de las Guerras, de las Enfermedades, y de la muerte. Abominan y detestan, este odioso origen
de sus calamidades, al paso que veneran y ensalzan al Dios
bueno que los crid. En obsequio suyo ayuna muchos dias al
traspaso el barvaro Pontifice; se abstiene constantemente de
los placeres del amor todo el tiempo que no esta la Luna llena:
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of
«nwH&fc*EB»iairaMwrK»r«yg««w 22
NOTICIAS  DE  NUTKA
Canta Hymnos acompafiado de su familia, celebrando los be
neficios de Qua-utz (que asi llaman al Criador) y en sacrificic
arroja d las llamas grasa de Ballena, y esparce plumas poi
el viento.
Es bastante gracioso el modo con que refieren haverse he
cho la propagation humana desde el principio. Dicen que crio
Dios vna muger a la cual dejd perfectamente sola en las Id
bregas florestas de Yucu-atl, en que vivian asi inismo los Cier-
vos sin astas, los perros sin colas, y los Anzares sin alas; que
esta aislada llorava dia y noche su soledad sin encontrar el
menor arbitrio para remediar su triste situacidn, hasta que
condolido Qua-utz de sus lagrimas, se dejd ver en Ia Mar sobre
vna Piragua de cobre mui resplandeciente, en que con remos
del propio metal venian bogando muchos Jovenes gallardos.
Atonita la Yslefia con este espectaculo quedd como pasmad*.
al pie de un arbol, hasta que vno de los bogadores la advirtid
que era el Todopoderoso el que havia tenido la bondad de
visitar aquellas Playas, y proveerla de la compafiia cuya falta
suspirava. A estas voces redobld su llanto la melancdlica So-
litaria, y habiendosele humedecido las narizes, lanzd el asque-
roso humor de ellas sobre la arena inmediata. Mandole entonces Qua-utz, que recogiese lo que havia arrojadd, y ella con
asombro encontrd palpitando el pequefiito cuerpo de un Hombre que acababa de formarse. Recojiolo por orden del Sefior
en una concha proporcionada d su tamafio, quedando advertida
de irlo guardando en otras mayores, conforme fuera cresiendo:
concluido lo cual, bolvid d embarcarse el Criador, haciendo
participantes de su liveralidad aun d los mismos brutos, pues
desde el mismo momento vid el CiervO crecer sobre su frente
las astas, comenzd el perro d agasajar moviendo a vn lado, y
otro la cola, de que se hallava proveido, y las Aves se elevaron
por el viento, a ensayar por la primera vez el beneficio de las
alas, que acababan de recivir. El Hombre fud cresiendo poco NOTICIAS  DE  NUTKA
d poco, y pasando succesivamente de vnas cunas d otras hasta
que comenzdrd andar. Salid de la nifiez y la primera prueva que
.did de su Juventud fud haver fecundado d su Ama, cuio Pri-
mogenito es el tronco de los Tayses y los demas hermanos del
bajo pueblo.
No se que decir de vn Matlox havitante de la serrania d
quien todos ti^ien vn terror imponderable. Figuran su cuerpo
mui monstruoso, poblado todo de rijidas cerdas negras, la ca-
veza semejante d la humana, pero con los colmillos mas grandes, agudos, y fuertes, que los del Oso, larguisimos los brazos
y los dedos de pies y manos armados de largas y encorbadas
vfias. Sus gritos solos (dicen ellos) derrivan por tierra al que
los escucha, y que hace mil pedazos al desdichado cuerpo sobre
que descarga vna manotada. Presumo que la historia de Matlox
tenga el mismo fundamento que los de la creation del hombre,
que acabo de referir, d que desde vna epoca antiquisima haya
recivido la Tribu, d que deven estos Naturales su origen, algunas noticias de la existencia de los Demonios. Creen que la
alma es incorporea, y que despues de la muerte tiene que pasar
a vna vida eterna, mas con esta diferencia, que la de los Tayses
y principales mas allegados va d vnirse con la de sus Ascen-
dientes d la gloria en que recide Quautz teniendo suerte contraria los Pleveyos o Mes-chi-mes k quienes aguarda el Ynflerno
llamado Pin-pu-la cuyo Principe es Yz-mi-tz. Los primeros son
los Autores de los rayos y las lluvias siendo aquellos testi-
monio de su indignacidn y estas de su sentimiento. Quando d
qualquiera Tays de su estirpe sobreviene alguna calamidad,
las lluvias son las lagrimas que vierten desde el cielo sus com-
pasivos antepasados, y los rayos quando caen las armas que
disparan para castigar d los mal echores. Los Tayses abando-
nados d la lacivia, los glotones, los negligentes en ofrecer sacrificios, los perezosos para la oracidn, tienen en fin de su vida
la miserable suerte de vn pleveyo. La diversidad que hay en-
UiXVWVf       !» \j       J-  JUJL4.\X      1J.D J. V^       CO.L   Uw
may he said to he henign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days o- 24
NOTICIAS  DE  NUTKA
tre esta, y la de los Principes influye en la distincion que se
advierte de sus Ritos sepulcrales. Los cadaveres de los Tayses
y demas Principes se colocan en vna Area de madera envueltos
en exquisitas nutrias, y se suspenden de algun ramo de Pino en
las Montafias. Todos los dias pasan d reconocerlo quatro d seis
de sus domesticos que tienen la obligation de cantar al rededor
del arbol varios Himnos funerales, que escuchaMtodavia el alma
que no abandona las inmediaciones del cuerpo que animd hasta
estar este enteramente destruido. Los Meschines se sepultan
en la tierra para estar mas proximos d la morada del Pina-
plila. En este sitio no tienen pena alguna que sufrir, sino se
reputa por tal la de verse separados para siempre de sus antiguos duefios, d incapaces de elevarse jamas d la altura en
que ellos viven. Los Tayses no creen injusta esta retribu-
cidn, que mas parece ser recompensa destinada d la ciega casualidad del nacimiento, que al merito personal de los Yndi-
viduos; porque estan persuadidos d que pudiendo los Pleveyos
disfrutar en todo tiempo los deleites de la sensualidad||uno
estando sujetos d la penosa observancia del ayuno, ni al afan
de las oraciones, (todo lo qual obliga gravemente a los Gefes)
no son dignos de vn galardon, que los asemeje en cierto modo
d la Deidad. No pude averiguar la signification de vna ridicula
ceremonia que advert! la ultima vez que estube en las Rancherias. Vna vieja se hallava tendida sobre una tarima fingien-
dose moribunda, y otra sentada a su lado daba gritos melan-
colicos. Quat-laza-pe, el hermano de Macuina no me permitid
estar alii, y solamente me dijo al sacarme por vn brazo, que
esto se hacia por vn muerto, y que al cabo de dos meses se
concluiria aquel lugubre aparato. La muerte de vn Tays se Hora quatro meses, y toda la insignia de luto se reduce d cor-
tarse el cabello las mugeres hasta quatro d seis dedos mas abajo
de la oreja.
La creencia de que el Monarca que actualmente los govierna NOTICIAS DE  NUTKA
ha de llegar con el tiempo d ser vno de los Bien aventurados,
capaz de trastornar a su arvitrio toda la armonia de los Elementos, obliga d los subditos d tenerle quanta veneracidn re-
putan correspondiente d vna Persona sagrada. Ni por chanza
es permitido poner las manos en el Soberano. Vna vez que en
vso de la satisfaccidn que tenia con Macuina el Comandante
de la Fragata Santa Gertrudis le arroj ava pedrezuelas, conte-
niendole la mano el anciano mas distinguido de los Nobles
que estavan presentes: Con vn Tays (le dijo) no se juega de
este modo. Apesar de esta suma veneracidn, los Mes-chi-mes,
se presentan de cualquier modo delante de sus Gefes, indistintamente se sientan, se acuestan, se rebuelcan en su presencia, de manera que parece no estar vinculadas las sefias de
sumisidn, mas que d no hacer esto d su lado, y obedecer pron-
tamte. quantas ordenes se les imponen, dejando la comida si en
aquel instante se les manda algo.
U|J.
J-   U-XX^A        AlVy J.  \^        CX.J.    U\J JL
may he said to he "benign and^mcomparahlyHjetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America.    The long days of ARTICULO 4?
De la Dignidad del Tays y sus casamientos: Fecundidad de las mugeres:
Ceremonias con que celebran sus partos: Noticias de otras costumbres estrafias
La Dignidad de Tays es hereditaria de Padres d hijos, y pasa
.regularmente a estos luego que estan capaces de governar, y
aquellos se sienten abanzados en la edad. Tres son los principales Tayses que conocimos en Nutka, siendo el superior de
todos por muchos respetos Macuina cuyo Padre murid despues
del afio 78 en una guerra contra los Tla-umaces Nacidn que
no he podido averiguar en que parte reside, pues la etimologia
indica solamente que estan de la otra parte del mar, sin ex-
presar el rumbo. Su hijo y succesor vengd esta muerte, pasando
en persona d las Rancherias enemigas, y haciendo en ellas,
por haberles cogido de sorpresa vna espantosa Carniseria.
Quicok-masia y Tlu-pana-nutl son los otros dos cuyos Padres
viven, sin haverse reservado en la renuncia mas que la Dignidad del Sacerdocio, o bien porque no la creen enagenable, d
porque con la edad crese en ellos la supersticidn. Los hermanos
del Tays hacen el segundo orden de la Nobleza, mas esta-llega
d perderse al cabo de dos d tres generaciones, pues no la par-
ticipan los parientes que pasan al tercer grado, los quales
precipitadamente caen a la clase de Mes-chi-mes, 6 pleveyos que
es la vltima del Estado. Las Mugeres siguen la condicidn de los
Padres y Maridos.
i NOTICIAS DE NUTKA
La poligamia estd establecida entre los Tayses, y Principes.
Katlate, qud tienen por vna marea de grandeza el comprar y
mantener varias mugeres. Entre ellas advert! siempre que vna
era constantemente la mas privilegiada, y que aun las otras
la trataban con bastante consideracidn, de modo que d su lado
parecian vnas meras Concubinas. Su adquisicidn es muy cos-
tosa en los Tayses que no pueden recivirlas de la mano de sus
padres sino a expensas de muchas planchas de cobre, pieles
de Nutria, conchas, telas de corteza de Cipres, Canoas, Pescado &. de manera que el que tiene quatro d seis hijas de vfi
parecer regular, cuenta con otras tantas alhajas cuyo precio
lo haga sumamente rico. Los Meschimes se hallan casi siempre
ihaposivilitados para sufrir estos gastos, pues no siendo duefios
del fruto de su trabajo, sino en vna parte mui pequefia, jamas
pueden colectar el Dote, y asi muchos de ellos mueren sin casarse, y los pocos que logran mejor suerte deven contentarse
con una sola muger que reciven de mano de sus Principes,
como premio de sus servicios. Ygnoro cuales son las ceremonias nupciales por no haverse proporcionado Matrimonio alguno durante nuestra residencia en aquellos Paises.
Discurro que no falte vna fecundidad regular d las Mugeres, y que esta les dure sobre pocO mas d menos que d las Europeas, porque siempre vi nifios pequefios, y algunas prefiadas,
cuya edad no parece vajar de quarenta afios. No se si se auxi-
liaran con Comadres al tiempo de sus partos; pero ciertamente
carecen de los molestos achaques d que estan expuestas nuestras Ciudadanas, pues en el momento que arrojan las seCundi-
nas, se lanzan d la Mar, y nadan con mucho denuedo. Lo raro
es que luego que nace el Hijo, si el Padre es vn Tays, tiene que
enserrarse en su cabafia, sin ver el Sol ni las Olas, receloso de
ofender gravemente a Quautz y que este en castigo de su culpa
los deje sin vida d dl y d su Hijo.
Quando el Ynfante tiene mas de vn mes, se convocan todos
mu      JL JU1J.\A
il^ J- v^       <U.J-   <J\_X
stSf  it
may he said to he henigfr^.nd'TRicomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America.    The long days of 28
NOTICIAS  DE  NUTKA
los Nobles, y se le impone el primer nombre, cuya imposicidn
alegdrica forma el mismo Padre u otra Persona prudente a
quien da la Comisidn. La nueva denominacidn se festeja con
banquetes, cantos, y bailes, en cada uno de los quales regala el
fecundo Tays, nutrias^ cobre, conchas y quantas alhajas puede'
d los Nobles que han venido d darle la en hora buena.
Los nombres se mudan conforme van variando las edades,
y cada novedad en esta materia se solemniza con mayor luxo y
magnificencia que la primera. El discreto Joven que recomien-
da Mr. Meares con el nombre de Quia-sechiconuc, en su infan-
cia se llamd Tlu-pa-nia-pa, en su nifiez Na-na-fa-mitz, en su
pubertad Gu-gu-me-ta-tzautlz, en la juventud como he dicho
poco antes, y ahora ultimamente Quio-ca-mas-hia haviendosele
anticipado los privilegios de la edad varonil, desde que entrS
en posesidn de la Dignidad de Tays; su postrer nombre quiere
decir: Principe excesivamente liveral. El de su Padre Ana-pe*
tais, que sobresale entre los otros, como vn pino grande entre
los pequefios: el de Macuina Tays del Sol.
Luego que a la Muger aparece por la primera vez la sangre
mestrua, se festeja del mismo modo, y se le muda el nombre
tambien, siendo este mismo dia el de su proclamacidn, si por
ventura es hija del Gefe principal de todos los Tayses. Nosotros
asistimos d dar la enhorabuena d Macuina por la de su hija,
Hui-cocoti-tlemos que antes de este periodo se llamaba Apenas.
Es digna de referirse la pompa salvaje con que se solemnizd
esta funcidn. En uno de los angulos de la Casa que estava situada d la falda de las frondosas Montafias de Copti eleVaron
hasta el nivel del techo vn Tablado sostenido por quatro grue-
sos orcones en forma de columnas, y formando por arriba una
especie de Balcon cercado todo de Tablas. Tanto este como
las columnas estaban pintados de bianco, amarillo, encarnado,
azul, y negro, con varios figurones de mal disefio, adornado d NOTICIAS DE NUTKA
29
mas de esto con espejos de diversos tamafios, y dos bustos en
las esquinas-con los brazos abiertos, y manos estendidas para
significar la magnificensia del Monarca. Al pie de las columnas
estava aplanado el atrio y rodeado de vna balla de madera en
forma de circo. En lo interior de la casa estaba sobre vnas
esteras nuevas la Joven Princesa vestida de las telas mds
finas del Ciprds, y ataviada con innumerables ensartas de
menudas puas de algunas especies de concha de Venus, que
recortadas por las puntas con igualdad, tienen vn bellisimo
^lustre, y configuracidn de abalorios. El peinado era con el
cabello en dos partes iguales dividido, dejando vna ray a por
•inedio de la caveza y asido tenazmente por las puntas con
muchos cilindros de cobre bien brufiidos semejantes d los que
cuelgan de las orejas, cuyo peso no podia menos que exeder al
de vna libra Casteltana.
Tomd Macuina a su hija por la mano, condujola hasta el
balcdn colocada en su mediania, quedando dl d la derecha, y
d la izquierda su hermano Quat-lat-zape. El concurso nume-
roso de Naturales que ocupaba el atrio y playa se puso en
el mas -profundo silencio. Dirigiendo entonces la voz a todos el Gefe, "Ya mi hija Ape-nas (les dijo) no es nifia, sino
" muger: de aqui adelante serd cofiocida con el nombre de
" Yzto-coti-clemot, esta es la gran Taysa de Zuquatl" Respon-
dieron todos a un grito: Hua-cds, Hua-cds, Macuina, Hua-cds-
Yztocotirclemot: expresidn que equivale a nuestros "vivas, pues
el grande elogio de aquellas Gentes se toma siempre de la amistad significada por la palabra Hua-cds.
Comenzaron luego a cantar y bailar los Tayses, y demas
Nobles, y cada vno recibia vna alhaja de importancia que d
nombre de Maeuina, y la Princesa arroj aba desde el tablado
Quat-lazape. Vno de los Juegos principales de esta solemnidad fue el de la lucha sirviendo de palestra el atrio que se
havia aplanado d este fin. Vna concha era el premio que se pro-
fcWWW       I1W      J_  J-J.J.\JL      UUX^      O.J-  UGi.       w>      xuuxs*w*avw
may he said to he "benign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of
1 3.0
NOTICIAS  DE  NUTKA
ponia al Vencedor, y se presentavan sobre la marcha, veinte
o treinta Atletas desnudos a disputarse el honor de la Victoria. Lanzaba sobre ellos Quatdat-zape desde lo alto vn
pequefio cilindro de madera que d porfia querian retivir en sus
manos, los competidores, y que vnos d otros se arrebataban,.
empleando todas sus fuerzas para apoderarse de dl, y conservarlo en su posecidn, hasta qud • el mas esforzado, d astuto
conseguia el triunfo final, d bien cansando d sus contrincantes
para estorvar que le hiciesen resistencia, d bien ocultandoles
con destreza para inutilizar su porfia. Nuestros Marineros
tuvieron parte en este comvate, y el prefnio que lograron los
vencedores fud siempre superior al de los Naturales, pues a
estos no le davan mas que conchas, y a los otros excelentes
pieles de Nutria. Macuina nos agradecid sobremanera el haber'
acistido a este festejo, y me testified siempre la complacensia
que le habia causado que huviesemos danzado d vno de los
Capellanes, y a mi en presencia de su hija la Princesa,..
Luego que la ceremonia quedd concluida, sin embargo de
haverse destinado varios dias a los regosijos publicos, man-;
dd Macuina que bajase del tablado Yzto-cotirclemot, y acer-q
candola a uno de los Telares que havia en el mejor sitio de la
casa, "Ya eres Muger, hija mia, le dijo, ya no deves ocuparte
" mas que en las obligaciones de tu sexo," con esto comenzd
desde aquel dia d ilar y d texer la tierna Joven, dando con
su conducta lavoriosa vna viva reprehencion d todas aquellas
sefioritas que no reputan por noblesa a la qe. no encuentran entre sus vicios la ociosidad, e imitando por las sanas mdximasd
de su educasion a las Hermanas del Rey Griego que conquistd
toda la Asia.
Antes de la epoca de mestruacion venia todos los dias a4
visitarnos esta nifia, cantaba, bailaba, y paseaba alegremente;
jamas le faltava la risa del semblante, ni dejava de estar asis-
tida de las mas festivas entre todas sus parientas, y criadas;* NOTICIAS DE NUTKA
pero despues d todos nos sorprendid la gravedad con que se
manejava, -sin contestar nuestros saludos mas que con una
inclinacion de cabeza, ni poder mas que a hurtadillas sonrreir-
se, y hablar vna fi otra palabras. Nuestro Comandante disfru-
taba la amistad de Macuina en el grado mas eminente d que
puede llegar la confianza, y con todo eso no bastaron jamas
sus ruegos para obligar a aquel Gefe d traer d su hija d comer
vn dia siquiera en nuestra compafiia, pues siempre que se le
hablava sobre el particular respondia, que ya su hija era mu-
ger, y no podia salir de casa.
Pude averiguar ultiinamente, que la superstition influia de-
masiadamente en este manejo, pues estan creidos que peca
gravemente contra Quautl la Taysa que haviendo visto la primera sangre, que da indicio de su pubertad, no se mantiene
enserrada en el tiempo de diez meses, comiendo poco, y esto
de manjares sefialados, porque de lo contrario estd expuesta
d perder la vida en castigo de su culpa. Nuestra comunicasion
relajd algo el vigor de esta disciplina, como que en dos visitas
que posteriormente le hicimos, nos habld ya con mas desem-
barazo, y en la ultima salid, y d escusas de su Padre, acom-
pafiada de su Madrastra cla-sia-ca, a una pequefia emboscada
que esta en la orilla del Mar, desde donde con sefias mui ex-
presivas nos repitid varias vezes sus a Dioses.
UUUUb       »«C      J. XUU      UCJ.C      OJ.   UC1        O.      lUi31U.UUU(j      WJ.
may he said to he henigfrandTmcomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of mmrnmmmmmm
ARTICULO 5?
Ciertos sacrificios vsados por los naturales: su ocupacion en la pesca
y traslacion de sus rancherias segiin las estaciones
El Tays no puede hacer vso de su£ Mugeres siempre que
no vea enteramente iluminado el disco de la Luna, y aun entonces tiene obligacidn de abstenerse, si las calamidades pu-
blicas exijen el ayuno, y la oration. En semejantes ocasiones
acostumbra retirarse d vna montafia, acompanado de dos, d
tres de sus domesticos, que llevan para si alguna provicion de
viveres, como que estan esentos de la Ley de la abstinencia^
con que va d mortificarse el Sacerdote. Este se tiende boca
arriba con los brazos vnidos delante del pecho, y persevera
muchas oras de la misma postura; al cabo de ellas se pone
en pie, y d gritos implora la piedad Divina, dirigiendo frecuentemente sus suplicas, d los difuntos Tayses, cuyo origen
testifica que no desmiente, y cuya benevolencia desea siempre
conservar, pues de su proteccidn espera que vean ellos por su
sangre, y lo colmen de felicidades. De este modo suele man-
tenerse dos d tres dias sin tomar mas alimento que vn poco
de yervas, y otra poca de agua: Otras veces hace dentro de
su propia casa la oration para conjurar por^su medio las tempestades, que impiden d los Mes-ehi-w.es salir d la Pesca, y demas trabajos. Encerrado entonces en el cajon, d nicho de que NOTICIAS DE NUTKA
hemos hablado antes, golpea mui reciamente las tablas de vn
lado, y otro eon las manos, y (a) voz en cuello entona sus pre-
fes; vna de las cuales pude yo aprehender y presento aqui tradu-
cida a costa de inhentisimo trabajo "Cacatzu-d-co-majai; ja-
1 quel, d javirjlil-jlem-oo-jaui clut-nas: Chimipeo tzepi-tizmo:
' Nachac-tu-tzo, manac-tzeptme-chaatla jahua cha-tlehuit zeja-
i qui. Yx-jo-ja quetl chu-atl-chatl, d caqui-mult-je, jaquetl clul-
" jas nac-hunas jaquetl" Danos Sefior vn buen tiempo, conce-
denos la vida: no nos hagas perecer, buelbe a nosotros tus ojos:
aparta de la Tierra las tempestades, y de sus havitantes las
enfermedades: interrumpe la frecuencia de las lluvias: Dejanos
ver los dias claros y los cielos serenos," Queda despuds en el
mas profundo silencio, y las mugeres se acercan a su Taber-
naculo, lo llaman repetidamente por su nombre, y le ofrecen
de comer, mas dl sordo k sus importunaciones, si por ventura
llega d desplegar sus lavios, es solo para orar con un nuevo
genero de fervor, arrebatdndose cada vez mas y mas con el im-
petu de su devoto entusiasmo.
No pude ^averiguar con que motibo se celebraria vn barbaro
sacrificio cuya ejecusidn estd reservada al Principe mas Va-
leroso: Consiste en ir este acompafiado de dos Meschimes, hasta la orilla de un profundo Lago de agua dulce, en donde deja
la capa al cuidado de sus asistentes, y tomando en ambas
manos dos pedazos de la corteza mas aspera del Pino se pre-
cipita cabeza abajo desde una roca, y sacando al cabo de vn
pequefio rato el rostro de entre las aguas, se frota fuertemente
los dos carrillos la frente y la barba con las referidas cortezas,
se buelve d zambullir, y d repetir la misma ceremonia cruel
todas las veces que quiere desperdiciar mas y mas la sangre
que copiosamente le brota de las partes ofendidas. Sus expec-
tadores entre tanto le lisonjean el oido con sus reiterados
aplausos. Quatlazape sierbo (sirvid) de Victima y sacerdote
quando nos hallavamos en aquella Ysla, y la aclamacion con que
3
i    -    . h- -
UliWU>J      »«G      J. J-J
may he said
that of the
the Northeast coast of
le
.1
Wi.     U&J.C      CU.  UCX       5J,     J- O UXUOUU\j      UJ. unw J. kJ ,       lu
to he "benign and incomparahly hetter than
countries situated on the same parallel on 34
NOTICIAS  DE  NUTKA
se aplaudia su religiosa intrepidez, eran estas voces, que sin ce-
sdr repetian los dos Mes-chi-mes. Hiachacus Quatla-zape: Qua-
tlazape es vn grande Hombre.
Creo que en el dia no frecuentan los sacrificios humanos, d
bien porque han conocido la justa abomination que causa d los
Espafioles, Yngleses, y Bostones; d bien porque no teniendo
para ellos otras victimas que los desgraciados Prisioneros, la
(paz) que sin interrupcion han gozado desde el afio de 89, no les
han permitido hacerlos, y de los pocos que les habian quedado
de resultas de sus Guerras anteriores, han sacado la grande
utilidad del trafico vendiendolos d los Espafioles, los cuales
han tenido la generosidad de comprarlos, no para perpetuarlos
en la triste suerte de Esclavos, sino para educarlos como d
hijos, y agregarlos al Gremio de la Santa Yglesia Catolica.
Vna Nation Pescadora no puede vincular sus propiedades
sino d las Playas y Mares que inmediatamente las bafian. Y
asi los de Yucatl, como todos los demas havitantes de este
Archipielago se disputan con las armas la facultad de pescar en sus respectivos distritos, y creen que violan el derecho
publico quando navegan con este fin por los agenos. Como del
Mar sacan su principal subsistencia, havitan constantemente
sus orillas, y varian los domisilios d proportion que el Pescado
se escasea en vnas partes, y abunda en otras, d las estaciones
les han causado incomodidad. Desde Cabofrondoso, comien-
zan las Rancherias errantes de Macuina separadas vna de otra
lo menos dos d tres millas. En vna estd el govierno d cargo
de un hermano suyo, y en otra al de sus Mugeres. Luego que
se va aproximando el invierno, van tambien las Rancherias
acercandose d sitios de mas abrigo. Las de cabo-frondoso d las
inmediaciones de la Punta de Macuina: Las que estaban situadas en ella d Macuinas: Las de aqui d copti; y todas las mas
ultimamente d Tasis, en donde pasan los rigorosos meses de
Diciembre y Enero: Tasis es vn paraje situado en la grande NOTICIAS DE NUTKA
ppsla de Guadra y Wacouver al pie de vnas enormes Montafias,
que sirven -de barrera para contener la ferocidad del Norte,
y cuia falda bafian las aguas de vn canal mui abrigado que
|remata en la misma serrania.
Reunidas aqui la mayor parte de las Cabafias dispersas, se
sustentan sus havitantes con las proviciones de Pescado seco
que han ido reservando en los meses anteriores. Pasan los Mes-
chi-mes las largas noches cantando, y bailando al rededor de
slas hogueras que ensienden para defenderse del frio, y aban-
donandose a los excesos de la liviandad d escusas de los Tayses.
Estos reciven en los mismos sitios las visitas de sus Amigos
y Aliados los Nuchimanes, cuyas poblaciones estan al lado
opuesto d las Montafias, separadas de su falda oriental por
tres lagos de agua dulce, que comunican entre si por medio
de dos canales en el vltimo de los quales es rapidisima la corriente, y hace zozobrar por esta razon d muchisimas piraguas.
Para trasladar sus casas de vn lugar a otro de los referidos,
vnen por medio de las tablas que les sirben de Murallas tres
d mas canoas sobre las quales suelen en vn solo viaje conducir
todos sus Muebles, sin dejar en el terreno que abandonan mas
que las estacas, y vigas que Servian de armazon del edificio.
Esta serd tal vez la causa de que aun haviendo visto en nuestros establecimientos Barracas de mejor construccidn, y mas
abrigo, cuyos principales materiales han ministrado ellos mis-
§fios, hasta ahora no han caido en la tentacidn de tomarlas por
modelo.
Mui poco pude saber de su administracion Civil, y criminal;
pero esto poco me hizo entender, que la primera era puramente
economica, y la otra, por lo comun arvitraria. Con los Nobles
se tiene tanta considerazion que muchas veces no se atreve '1
Tais principal ni a reprehenderles de palabra.
Los Pleveyos por su constitution son esclavos, y solo por
la bondad de su duefio suelen recibir tratamiento de hijos,
5>
"V
le
JJ
uxxv>3.o    mo    x xuu    nt>i v    oxuci     u    xuai.M.uuuu    wjl      w»»x . jl o j     ill
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of NOTICIAS  DE  NUTKA
como los vicios crecen con las necesidades y estas con el lujo
de las Naciones viciadas, nadie dird que exajero si afirmo que
son pocos los de estos salvajes, comparados con los nuestros.
No se ve all! la ambition de la Hazienda agena, porque los
articulos de primera necesidad son mui reducidos y comunes
todos. A nadie obliga el hambre d saltear en los caminos, nj-
hacer en las costas la Pirateria. A mds de ser ellos mui parcos
en la comida pueden todos indistintamente tomar en la casa
del Tays con la mayor franqueza el Pescado d Marisco que ne-
cesitan.
La vniformidad de los vestidos segun la diversidad de la
condicidn de cada qual hace que esten seguras (las) capas de los
vnos de las manos de los otros. El trafico con los Europeos
les ha hecho conocer varias cosas de que les huviera sido mejor
haber carecido siempre, y concervado la primitiva simplicidad
de sus costumbres. El cobre que tiene entre ellos la estimation
que el oro entre nosotros, ha comenzado d introducir parte de
los males que ocasiona siempre la codicia. Sin embargo paras
contener este desorden comind Macuina la pena de muerte
d cualquiera de los suyos que se convenciese de robo en las
embarcaciones Espafiolas, y el mismo Gefe restituyd varias-5*
veces las frioleras que sus Mes-chi-mes havian hurtado. Sus
juegos jamas son de apuesta, sino vna simple divercidn con
que prueban su mayor agilidad para bogar, sus fuerzas para la
lucha, y su destreza para apuntar d la caza.
Las Mugeres son el unico objeto que puede obligarlos d las
transgreciones frecuentes del orden establecido, y este delito
no seria tan comun, si los Pleveyos estuvieran todos casados.
El de esta clase que viola el lecho conyugal de un Tays, tiene
pena de la vida, y la complice la de azotes, y destierro con
obligation de sujetarse d todos los trabajos de una Mes-chi-
mes, Si el Adultero es un Principe padece solamente el destier ^4_    fi^e^oi
NOTICIAS  DE  NUTKA
37
rro despues de haver visto azotar en su presencia al desgra-
ciado objeto-de su amores.
Con las Mugeres del bajo pueblo no es igual el rigor: los
mismos Tayses las prostituyen especialmente d los estrange-
ros para aprovecharse de la utilidad de este trafico. Supe de
vno de los mas condecorados que d su muger propia entregaba
siempre que el interez que se le ofrecia llegaba d parecerle
extraordinario. Pero en lo general excluyen d las Taysas quando quieren emplearse en la terceria, oficio que no reputan igno-
minioso.
Esta facilidad ha sido seguramente funesta para aquellas
cortas poblasiones, que vamresintiendo ya los estragos del mal
venereo, el qual dentro de pocos afios puede arruinarlos de
modo que peresca enteramente su extirpe. En el dia creo, que
vniendo la suma de los Subditos correspondientes d cada vno
de los tres Tayses, no compongan vn total que llegue d dos mil
Yndividuos. Esterilizados estos con aquel pernisioso contagio,
deberdn temer la infausta suerte de los de la antigua California, de cuya raza apenas hd quedado vno fi otro, consumidos
los demds por el galico furioso que se propagd entre ellos de los
Marineros de nuestros Buques.
El pequefio numero de hombres, y la sencilles de vida que
estos llevan no pueden prometer muchos artezanos, ni menos
la variedad de oficios. Los de los hombres son la Carpinteria, la
Pesca y la Caza; los de las Mugeres el hilado y el texido. Todos>
aprehenden todo lo conserniente d su sexo. Los carpinteros no
tienen mas instrumentos, que el fuego, conchas, y pedernales.
Para derrivar vn Arbol lo incendian por abajo, le arrancan
despues las cortezas, y si quieren formar tablas, en vnas sec-
ciones paralelas d su ege, van encajando cufias con el mismo
artificio que labran los Mexicanos las delgadas tablitas que
llaman Tlajamanil. Vna viga tiene todo el grueso del pino
descortezado, y no les da mas trabajo que derrivarlo, limpiarlo
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
ntains
t he-
there
silver,
time
the en
le
.1
may he said to he "benign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of
it 1
38
NOTICIAS  DE  NUTKA
de la corteza, y colocarlo en el sitio que lo necesitan. La construction de sus caxas y canoas es obra que acredita su mu-
chisima paciencia. Son ordinariamente de vna pieza, y para
excabar el Arbol de que las hacen ban aplicando fuego suabe-
mente por vn lado, y separando con cuchillos de concha todas
las partes que se han convertido en carbon, y amolando asi las
concavidades hasta que tiene las dimensiones que han querido
darle; ya que estd concluida buelben el Arbol para el lado
opuesto, y del mismo modo lo ban desvaratando para formar-
la quilla. La estampa representara mejor que yo puedo expli-
carlo la graciosa figura que estas tienen. Ellas son agilisimaSj
y los bogadores igualmente diestros, para el remo que les sirve
asi mismo de govierno por carecer todas ellas de timon. Por
distante que se vea vna canoa y por uniforme que paresca d
lo lejos, el traje de ambos sexos se puede discernir, sin embargo,
si son hombres d mugeres los que bogan, pues los caneletes de
estas son obusos por la punta, y los de aquellos tan agudos.
que se aprovechan de ellos para herir d sus Enemigos quando
llegan al abordaje de las batallas navales.   ri$$ ARTICULO  6
Administracion de justicia: algunos oficios como la carpinteria: modo de pescar las
*> ballenas, nutrias & el de cazan exercisios de las mugeres, y algunas artes que
conocen.
La Pesca es el ramo de industria d que la necesidad general
ha obligado d aplicarse d estos havitantes que conocen mui
bien por consiguiente las estaciones en que abunda cada especie
de Pescado, y el distinto modo que deve emplearse para haber -
lo de atrapar. No tenian antiguamente mas anzuelos que los que
fabricaban de las conchas; pero d la presente estan estos aban-
donados por el grande acopio que han hecho de los de hierro.
Sus redes son pequefias, y no pueden series utiles, sino en los
Pescados mas chicos.
Tienen otro Instrunito. de veinte pies de largo, quatro d cinco
pulgadas de ancho, y media de grueso guarnecido de dientes
de mas de dos pulgadas en los dos tercios de su longitud, que--
dando libre el otro para, servir de mango. Los Arenques, y
generalmente quantos peces vienen encardumen, y quedan
aprisionados aqui como en su zepa. La sardina es la que se
presenta con mas abundancia y su pesca ofrece vn espectaculo
de los mas divertidos. Juntanse muchisimas canoas, y cercan
formando vn semicirculo, la boca del Puerto, y todos los parajes por donde estos Peses pudieran escaparse: vibran largos
varejones debajo de las aguas con el fin de espantarlos, y
UXXWl-JO       *• ^       J- JL.l^i.\A.      Xl^/X^.       O.X.   UV-X        U.      X w kj -X*-*-\^ lavw       w J.
may he said to he "benign andTmcomparahlyHTetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America.    The long days of 40
NOTICIAS DE NUTKA
aproximando succesivamente las Piraguas forman cada vez vn
cerco mas pequefio hasta haver acorralado el Pescado en vna
ensenada de mui poca estension de donde lo sacan con pronti-
tud, y en grande copia de las redes, Sestillos y Peines, y aun
sin valerse mas que de las manos en los sitios que advierten
mayor hormiguez. Concluida la pesca el Tays, d vn comisionado
suyo, distribuye vna portion considerable para cada Rancheria.
Clavan asimismo largas estacas en los canales de poco fondo,
que enrrejadas con ojas de espadafias les sirven.de canales
para encarcelar el Pescado.
Mas entre todas las pescas, ninguna causa mayor admiracidn que la de la Ballena. Vna pequefiita Piragua que apenas
tiene quinze pies de quilla, y dos y medio de manga, gover-
nada por tres d quatro hombres es la que sale a apricionar al
animal mas enorme, que produce la naturaleza. El genio inven-
tivo del Hombre se descubre siempre con proporcidn a sus necesidades, y el de estos salvajes en la materia de que tratamos,
nada ha sido inferior al de las naciones mas civilisadas. Arro-
jan fuertemente sobre la Ballena vn agudo harpon vnido d
vna hasta bastante larga y pesada, para que se clave mas
profundamente: retiran luego esta por medio de vna cuerda
al paso que largan otra vnida por vn extremo al harpon, y por
el otro d vna begiga inflada, que flotando sobre las aguas como
boya, les distinga el paraje por donde huye el animal herido,
,el poco tiempo que se le conserba la vida. No hay pesca que los
naturales solemnizen mas, ni de que saquen mayores ventajas.
El mismo Gefe va a presenciar su distribution, y hecha esta
da vn explendido banquete d todas las Rancherias.
No vi el modo con que sorprendian d las Nutrias del Mar,
porque se han escaseado de tal modo, que es cosa mui rara
encontrar alguna en toda aquella Bahia; pero haviendo observado que carecian sus pieles de agujeros en la maior parte,
sospecho que, d las matan d palos, espiando para esto la oca- ri «w-c^-r-£> a.   o
NOTICIAS DE NUTKA
41
sidn de hallarlas dormidas sobre los pefiascos, d les pongan
sogas corredizas de las que suelen llamar comunmente tram-
pas.
La cii/.a los provd de los animales terrestres, y aquaticas
|Aves. No se valen en el dia para hacerla mas que de el Futil,
fg es bien elaro que este no ha hecho mas que remplazar con
ventaja el antiguo vso de la flecha.
Como sus bailes son muchas veces representatives de este
genero de exercisio, en vno de ellos adverti el aparato de las
redes y tambien la imitacidn de los animales preeipitados d
vn foso cubierto^por encima de delgadas cafias, capazes de
quebrarse con el peso de su cuerpo. El haberles visto cabezas
de Osos y Ciervos, enteras y bien dispuestas para colocarlas
sobre las suyas, me ha hecho pensar que sigan el mismo estra
tagema con que aseguran tens tiros los californios disfrazan-
dose con la apariencia del bruto que soli titan matar.
Los Artes sedentarios se reducen solamente al hilado, y al
texido, y hacen la ocupacidn diaria de las Mugeres. No tienen
estas mas rueca que sus muslos y dedos para vnir las ebras
del Ciprds, lana y pelo de nutria con que forma primeramente
el torsal grueso, que despues adelgasan, alargan enredandolo
en vna barita de cerca de vn pie de largo que giran sobre vna
pequena tabla con la misma destreza y agilidad que acostumbran nuestras Yndias en sus malacates. Los telares para sus
texidos son mui sencillos. Cuelgan el vrdinbre de vna cafia
orizontal d la altura de cuatro pies y medio del suelo, y con
los dedos solamente movidos con celeridad, variedad y tino
Extraordinario suplen todos los instrumtos que les harian menos incomodo este trabajo. Para los sombreros y esclavinas tienen ormas de proposito; vno y otro comienza d tejerse por el
centro mui tupido, y deja los estremos de los hilos mui bien
embebidos en el contorno. Para las esteras no gastan mas aparato que nuestros Yndios de Xochimilco. Ellas son demasiado
y the
the
n hy
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
ntains
t he-
there
silver,
time
.he en
le
111
uuuoiD    MO    ixuu    n&it    ox ut>x     s*    xuoxvluuvu    \sjl.      vnw -X >-> ,
may he said to he "benign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of
it 42
NOTICIAS DE  NUTKA
bastas, d bien por no permitirles la espadafia hacerlas mas'
finas, d bien porque emplean en su texido mui poca diligencias
Los curtidos de toda especie son mui buenos: quedan las pieles
suabisimas, y capazes de doblarse con la misma facilidad que
la de los Zurradores mas diestros.
Muy poco se trabaja con los metales: cortan el cobre en
laminas de poca anchura, le redoblan los hordes, y le arquean-
para formar braceletes &, d sin arquearlo, hacen los pequefios^
cilindros que cuelgan a las orejas y extremidad del cabello.
Carecen de agusaderas en que afilar los instrumentos de hierro
y asi solo se contentan con hacerles punta a_ fuerza de golpes.
Taladran perfectamente bien los pequefios caracoles, y puas {
despuntadas de la concha de venus de que hacen el mismo vso■
que nuestras Damas de las perlas. Su escritura y pintura son
tosquisimas; no solo no estan en la infancia estas artes entre j
ellos, sino para hablar con exactitud, ni aun en embrion.
d«tys^>-£> ARTICULO 7?
Del Ydiomay su afinidad con el Mexicano: Discurso eloquente del Principe Macuina:
De la Retorica, y Poesia de los Nutkeses, y de sus bailes
Su idioma es de lo mas aspero, y duro que puede haverse
escuchado, casi no se hace la pronunciation mas que con los
dientes, articulando d pausas cada silaba. Abundan las conso-
nantes en los vocablos y sus terminaciones suelen ser tl, y tz
constando el intermedio, y principio de los vocablos de aspi-
raciones mui fuertes d que no puede vn Estrangero havituarse,
sino con muchisimo trabajo, y despues de vn largo exercisio.
Tengo tan olvidado el Mexicano, que no me hallo capaz de
buscar su analogia con este, de vn modo que pueda ser instructive. Al oido me presentan ambas lenguas la semejanza de
las finales y aun considerando vno, fi otro bocablo suelto, hallo
tal cual afinidad entre los dos Ydiomas. Los Mexicanos para
decir vdmos usan la palabra tlato, y los Nutkeses para decir
vete vsan esta, tlatlehua. Los inteligentes pueden consultar
el pequefio Diccionario que pongo al fin, en el qudl he procu-
rado escrivir los vocablos con letras que pronunciadas en espafiol ddn vn sonido igual al que en Nutka entraba por mis oidos.
Todo el que se ponga a considerar lo dificil que es representar
por sefias las distintas acciones de los verbos conforme son
diversos de los tiempos en que se tifectuan echard de ver facil-
uuvuv/    no    xxuu    licic    o-xuv^x     e*    1UOJ.U.UUVU    ux      wnw itKm f     It
may he said to he "benign and incomparahly hettTer than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of NOTICIAS  DE NUTKA
mente la imperfeccidn de los que he colectado dandoles d todos significasidn infinita, quando tengo entendido que vnos
tienen la de vn presente perfecto, otros la de vn preterito, y
otros finalmente la de vn futuro. A esta palabra auco le doy
la signification de comer no teniendo realmente mas que la d9
aquel come. En este verbo emprendi comenzar d conocer el
giro de sus conjugaciones; pero no tube otro fruto de todas?
mis diligencias, que observar las terceras personas del tiempo
de Yndicativo presente, las tres del singular del preterito perfecto y la segunda del imperativo. Aquel come, auco; Aquellox
comen, aucu: Yo comi, Aucmiz; tu comiste, auc; A quel comio^%
aucmitis; Come tu, aucce: Con esta ocasidn pude advertir que
haciendo vnas cortas variedades, se convierten en negativos.
Huic-mutz, quiere decir: No comi Yo: Huicmutitz, No com id
aquel. Quando se ofrece algun interrogativo, lo vnen a formar
vn vocablo con las palabras sobre que recad la pregunta; por
exemplo: &A chitz-aco? $A-chichitl? mic $De quien estof j&
quien pertenece?
La copia de este Ydioma fue para calcular por el grado de
civilisation d que esta Tribu llega, pues creo valer en todas '
las lenguas generalmente la regla de ser tanto mas ricas quan"-|
to mas sabia ds la Nation que las habia. La de Nutka por consiguiente es mui pobre, conque no puede tener mas estencion
que las ideas que han podido formarse los Nutkeses.
Su systema de numeration es por decenas. Todos Ids numeros
desde vno hasta dies tienen su nombre particular. Veinte se
expresa entre ellos por dos veces dies, treinta por tres, y asi I
sucesivamente. Creo que jamas se les ha ofrecido contar escru-1
pulosamente muchos millares, y que por consiguiente quando
por vna casualidad se vdn obligados d hablar de cantidades
numericas mui cresidas las representan de vn modo indefiniddj
repitiendo cinco, seis d siete veces la palabra ay6, que quiere
decir diez. NOTICIAS  DE  NUTKA
Los nombres de las medidas no son otros, que los de la mano
estendida, considerando su magnitud desde la punta del dedo
mefiique, hasta la del pulgar, y las mas pequefias se expresan
con el numero de dedos atravesados.
Como la eloquencia se ha tenido siempre por hija de las
pasiones vivas, y estas son capazes de calorar la imagination
hasta en los mismos salvajes, no se estrafiard el que yo afirme
que no carecen de ella estos Yslefios, y prevenga de paso la
ligereza conque algunos criticos tienen por falzas las arengas
que algunos escritores ponen en voca de los Salvajes, como si
para habldr con energia y hacer vso de las figuras mas pateti-
cas, se necesitara frecuentar las Vniversidades, ldr los Libros
intitulados de Retorica, y ser vnos ridiculos monos de Marco
Tulio. Basta para ser elocuente seguir con libertad el impulso
de la naturaleza cuyo magisterio crio d los mas celebres Ora-
dores de la Grecia.
Jamas olvidard vn discurso tan nervioso, como poetico que
oy d Macuina en ocasion de satisfacer a nuestro comandante
sobre vn crimen de que injustamente lo habian algunos sospe-
chado Autor. Quatro d cinco dias antes de salir de aquel Puerto,
se encontro en vna pequefia Montafia el Cadaver de vn Pa-
jesito, traspasado todo a pufialadas, desnudo y sin carne a
guna en las pantorrillas: cerca de dl estaba vn pafiuelo, y vna
navaja Ynglesa ensangrentada. Discurrieron muchos que los
Yndios de Macuina havian hecho este asesinato, inducidos tal
ves por su mismo Gefe, con el fin de aprovecharse de la ropa,
y carnes del desventurado rapaz. Corrio la voz por todos los
Buques extrangeros y que se hallavan en el mismo fondeadero,
y sus respectivos capitanes prometieron vnirse con nosotros
para vengar esta atrozidad. El Bostonds Yngran arrestd con
efecto al dia siguiente a los dos criados de Macuina llamados
Frijoles y Agustin, did parte en el Vergantin Activo, y pidio
soldados para trasbordarlos al Zepo de esta Embarcasion. Es-
UXiVUO      «*&     J- jLJULAjL     UC'lVj      Q-X   U^i      (-a-     xuoxuuuvu     w-x
may he said to he henign and^hcomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America.    The long days of NOTICIAS DE NUTKA
pantados ellos con semejante aparato, se lanzaron al agua,
donde sip embargo de su destreza en el nadar se vieron alcan-
zados de nuestra Lancha en la qual fueron conducidos con
los brazos atados d la presencia del Sefior Qvadra. Este estaba
vien satisfecho de su inocencia, por no haber faltado ni va
instante la noche que mataron al Pajesito, y por tanto los dejd
ir libres, encargandoles solamente que d su nombre suplicasen
d Macuina inquiriese quien habia sido el agresor.
Vipo d los dos dias este Principe, y sirviendole Yo de Ynter-
prete, se explicd con el Comandante casi en estos terminos:
'-'■Frijoles y Agustin, me han informado que Yngran los de-
" tubo en su Buque para entregarlos d los Mes-chi-mes Espa
" fioles, que traian fusiles para matarlos, en caso que quisiesen
" huir. de los lazos, con que intentaban atarlos para ponerles
"los pies en el Zepo que tienen en tu Enbarcacion; pero qu#j
tu, sabiendo que era falso el homisidio que se les imputaba,
" los mandaste desatdr, y dejaste ir libres para Tasis; y que
" tus mismos Mes-chi-mes, al salir los mios les dijeron que Yo
" era el que les havia aconsejado esta maldad. Creo que tu no
" te persuadas d ello, y reflexiones que Macuina tiene mil obli-
" gaciones para ser tu Amigo. Tu me has regalado cobre por tv
" tube muchisimas conchas que distribuir en la primera ines-
" truacion de Ap-enas. Tuyo es el pafio abalorios, cota de Maya,
" instrumentos de hierro, cristales, y otras muchas cosas de que
" estoy proveido. Nuestra confianza reciproca ha llegado al
" punto de dormir ambos solos en vna misma recamara, sitio
" en que hallandote sin armas, ni gente que te defendiera,
"pudera (sic) Yo haberte quitado la vida, si mi amigo fuese
" capaz de vna traicion. Se piensa bajamente de mi y de mi Dig-
"nidad, siempre que se imagine que queriendo yo romper la
" amistad, mandase asesinar vn muchacho menos apto para
defenderse que si fuera vna'Muger. ^ Presumes que vn Gefe
% como Yo no comenzara las hoztilidades, matando a los otros A-e.    f>'
ht-^ef 02.     -0
NOTICIAS  DE  NUTKA
47
1.
' Gefes, y oponiendo la fuerza de mis Subditos contra la de
' tus Mes-chi-mes ?' Tu serias el primero, cuya vida corriese el
'mayor peligro, si fueramos enemigos. Bien sabes que Huic-
qui-nanis, tiene muchisimos fusiles, polvora y balas; que no
tiene pocos el Capitan Ha-na; y que tanto estos, como los
Muchimanes son mis Parientes, y Aliados, todos los quales
vnidos componen vn numero incomparablemente mayor que
el de los Espafioles, Yngleses, y Americanos juntos, para no
tener miedo de entrar en vn combate. <:Que ropa tenia el
muchacho, para exitar no digo mi codicia, sino la de qua!
quiera de mis criados? 4N0 han estado varias veces solos
tanto en mi casa, como en la de Quioco-masia, y Nana-quius
tus hermanos (asi nos llamaba a todos nosotros) vien besti-
dos, con relojes, y otras alhajas curiosas? ique mal han re-
civido ?. 1 quien de los mios los ha insultado si quiera ? 1 Tu
mismo no has ido con poco acompafiamiento, y solo has encontrado que la multitud de mis Subditos te rodeaba con el
fin de hacerte las mas vivas demostraciones de amistad?
^como pues permites que hablen los tuyos tan indignamentc
de mi, y que Yngran asegure que Frijoles, y Agustin han
dado la muerte d ese muchacho? Hazles saber d todos que
Macuina es tu verdadero Amigo, y tan lejos estd de hacer
dafio a los Espafioles, que se halla pronto d vengar el qua
acaban de recivir, segun conjeturo, de mano de los perfidos
de Ytz-coac. Ya conoces la fuerza y la intrepides de mi hermano Quat-lat-zape, y mi Pariente Nat-zape. Si me prestas
tu lanza, con quatro d seis Pedreros, los mandare d ambos
con los mas valerosos de mis Mes-chi-mes k destruir estos
vandidos, y limpiar la costa de enfrente: Tu puedes embarcar
los que gustes de. los tuyos, para que ellos y los mios igual
mente que nuestros Enemigos conozcan que Macuina es lo
mismo que Quadra, y Quadra lo mismo que Macuina."
Todos son generalmente aficionados d cantar d porque la
y the
the
n ~bj
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
ntains
t he-
there
silver,
time
"been
le
.1
e/*pt
x  O,
unuuo    »> w    x ±uu    xxo x c    cuuci     o,    iusxuv/uuu    ux      wnw
may he said to he henignana iiieomparahly iDetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America.    The long days of
it 48
NOTICIAS  DE  NUTKA
Musica entra en parte de -sus Ritos, d porque ella constituye
vna de las demostraciones del ceremonial Cortesano. Las voces
naturales hacen toda la armonia, vnidas en la octava, y acom-
paffladas en lugar de Bajo del ruido que los Cantores hacen
sobre unas tablas con el primer cuerpo solido que encuentran,
y vnos cascabeles de madera, cuyo sonido es asemejante al
de los Ayacaztles de los Mexicanos. Vno de ellos es el que
constantemente dd el tono, y succesivamente siguen todos los
otros, esforzando desigualmente la voz casi del mismo modo
que se acostumbra en el canto llano de nuestros Templos. Vno
de los Musicos abandona de quando en quando el canto, y da
gritos desaforados repitiendo como en compendio el asunto
de la Cancion.
Estas ordinariamente son Hymnos para celebrar la benefi-
cencia de Coa-vtz, la liberalidad de sus amigos, y la buena
correspondencia de sus Aliados. Destino noble de Musica, y
Poesia, y que devian servirnos de exemplo a los que nos lisonjeamos de haver nacido en Paises cultos, y educados en el
seno de la verdadera religion. Oyd cantar Quio-coma-sm vn
dia vnas seguidillas en cierta concurrencia que tubimos con
los Yngleses, y Naturales, y concluidas me preguntd, qual habia
sido su asunto, d que le respondi que la ausencia de vna Dama:
Cantaron despues otros Espafioles, d Yngleses sus respectivas
tonadas dandose fin a la Tertulia con vna vellisima anacreon-
tica, cuya gracia aumentava la suabidad y melodia de voz del
Joven Yrlandes que la entonava, y el Tays me iba preguntando
siempre la significacidn de cada Pieza. Las primeras contienen
puramente amores, (le dije yo) y las que acabas de oir es vn
elogio del vino, y las buenas mozas: d lo que me replied dl
,?Que no tienen Dios ni los Espafioles, ni los Yngleses, que solo
celebran la fornication y la embriaguez? Los Taises de Nutka
no cantamos mas que para alabar d Coac-utz y pedirle su socorro. r.
tu&srph.
NOTICIAS  DE NUTKA
49
Este mismo Gefe oyendo tocar algunos de nuestros Yns-
truinentos, fiie asegurd, que no le agradavan cosa mayor, por
parecerles semejantes al canto de los Pajaros que recrean el
oido, sin tocar el entendimiento. Otro Principe (Nantiquiutz)
murmuraba nuestros trinados, y toda Musica en que sobresalia
la sUabe languidds de los bemoles, diciendo que el que trinaba
parecia que tiritaba de frio, y el otro cantaba con aire de
gofiolento. No me causa esto maravilla, ni serd motibo de que
me obligue a vituperar la rusticidad de estos Salvajes, sa-
biendo la suerte que corrio en Sparta el celebre Ynventor del
genero Acromatico, y reconociendo en los de Nutka pensamien-
tos mas varoniles, que los que de ordinario nos inspira la
Musica, excesivamente muelle d que estamos acostumbrados.
Mas d pesar de todo adverti en los Pleveyos, d Mes-chi-mes
sumamente profanado el vso de la Musica, y Poesia. En vna
noche nos dieron vn espectaculo, que excedia seguramente a
la indecencia mimica de los antiguos Griegos, y Romanos, y ten-
go noticia que en este genero de recreos pasan todas las noches
de Ynvierno en Tasis, siendo muchas vezes expectadores de
su opera disoluta los mismos Taizes, que solo escrupulizan mez-
clar sus voces con las canciones obsenas.
He vsado hasta aqui de la palabra Poesia, porque estoy per-
suadido d que la tienen realmente, aunque no he podido comprender el genero de dimenciones de que constan sus versos
que por de contado tiene algunas, supuesto que llevan tan com-
pletamente sus tonadas, como nosotros las nuestras. El estilo
varia segun la naturaleza de los asuntos,en los mimicos pude
advertir que vsavan de expreciones brillantes pinturas viva<*.
y graciosas, que no refiero aqui por menor por ser de lo mas
lascivo que se puede imaginar. Los de los Taises discurro que
esten llenos de" entuciasmo, tanto porque el mismo objeto d
que se dirijen pide naturalmente elevacidn en todas las ideas,
como por haver observado, que asi se enagenaban ellos al can-
4
y the
the
n hy
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
t time
he en
unvuu     nc    xxuu    ucxc    O.J. ucx     ex    xt/t)xvxuuwu    \sj-
ie
.1
7b9
it
may he said to he henigfTand^ncomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America.    The long days of 50
NOTICIAS  DE  NUTKA
tar. Muy poco pude entender sobre el giro de sus fraces, sin
embargo del empefio que se tomaba mi grande amigo Na-na-
quius, en explicarme esta materia, con quanta claridad le era
posible..
Los bailes son mui barios, y se echa menos en todo la armonia que se advierte en las canciones. Vn recio taloneado,
dando carreras desentonadas, y vueltas improvisas es el mas
comun, quando baila solo el Gefe, que suele llevar en la mano
alguna de las alhajas, que intenta regalar en la funcion. Acostumbran tambien bailar muchos d vn tiempo, y en este caso
se observa mucha variedad en los movimientos, posiciones mui
diferentes, y mas regularidad en los compazes. Todo es significative, y todo representa vna especie de Pantomima. En el
baile martial se representan armados los Danzantes, con arcos,
flechas, y fusiles; la Musica entonces es mas briosa, los semblantes y todos los ademanes no indican mas que fiereza. Se
disfrazan algunas veces con las Pieles, y Cavezas de Osos, y
Ciervos, d con mascaras de madera que representan en vn
enorme tamafio la figura de algunas Aves aquaticas, cuyos
movimientos procuran imitar, como los del cazador que las
azecha. La caida del Oso en vna red, su muerte, o la del Ciervo
atravesado el corazon con vna flecha, son cosas que representan tan al natural, y tan al compas de la Musica, que no pueden
menos que exitar d admiration. La decencia me compele d
omitir la descripcion detallada de las bailes obsenos de los
Mes-chi-mes por ser escandalosisimos los mobimientos conque
se efectuan, especialmente, en el del impotente por causa de
la edad, y el pobre que no ha podido casarse. Las Mugeres
bailan desairadisimamente, sin abandonar el sitio en que se
presentan, dan bueltas pausadas, levantando ya vn brazo, ya
el otro, d inclinado el cuerpo para el lado opuesto. Mui rara vez
hacen ellas la diversion, y jamas delante de Personas con quienes no tengan alguna familiaridad. d-e.    rMj'
shc^Tp a.   <i
1.
ARTICULO 8?
De su cronologia y modo de contar los dias, meses y afios: Origen de la poblacion
de la Ysla y corto trafico de los naturales: La llegada de un Buque Espafiol en
1774, y el del Capitan Cook en 1778: Comercio de las Pieles de Nutria estable-
cido por los Comandantes Yngleses Gore King, Hana y Meares: Viajes posterio-
res con el mismo destino desde Ostende y Boston &a.
Su cronologia estd llena de obscuridades; d bien por la dificil inteligencia que podemos tener de los hechos que dan principio d sus epocas; d bien por el descuido de arreglar con vni-
formidad sus calendarios. La venida de Coac-utz en la Piragua
del cobre, es el primer tiempo destbTel qual comienzan d contar
sus afios, pero como tanto el numero de meses como el de dias
intercalares se computan con diversidad, no se pueden compa-
rar ni medianamente con nuestros siglos. A esto agrega nueva
dificultad el modo indeflnido con que expresan vna larga serie
de dias, de meses y de afios. Las Personas mas cultas dividen
el afio en catorze meses, y cada vno en veinte dias. Agregan
luego algunos dias intercalares al fin de cada mes, cuyo numero es vario y se determina por la particularidad del objeto
que caracteriza entre ellos cada mes. El de Julio que ellos
llaman satz-tiz-mitl, y es el primero de su Afio d mas de sus
veinte dias ordinarios, tiene tantos intercalares quantos dura
la abundancia de Lenguactos, Atunes, Bacalados, Robalos &.
El mes que sigue, y coje parte de nuestro Agosto se llama
y the
the
n Dj
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
r* time
he en
le
.1
UliyUS      rag      XXUU     XXOXO     CU.  UCJ.       O,     XOBXU.VUWU     WJ. Utlv ^°,      XU
may he said to he "benign and incomparaDxy netter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of
,».w*tfMttm<*rmrtr*&*irtmrri*mL>4aiiJ!lllL NOTICIAS DE  NUTKA
Tza-quetl-chigl, apenas tiene intercalares. Ynic-coat-tzimil, es
el destinado al corte de Maderas que como tengo dicho se hace
incendiando por abajo el tronco de los Pinos, por lo qual entra
en la composition del nombre la palabra Ynic que significa
fuego. En los meses de Eitz-tzul Mamec-tzu y Gar-la-tic, se
escasea mucho el Pescado, y duran todos tres juntos todo el
tiempo de la escasds que antecede al Ynvierno cuyo rigor se
experimenta en Ajumitl Yat-tzo y Aya-ca-milks. Estos meses
rematan cerca de la mediania de nuestro Febrero que es el
tiempo en que comienza Aya-ca-miJks, celebre por la gran pesca que hacen de la Sardina. La abundancia de Anzares y Ga-
viotas recomienda d Orcu-mi-gle. El siguiente Ca-ya-milks, es
el que se solemniza con las mayores funciones; en el se pesca
la Ballena casi todos los dias, y se hace el acopio de su grasa
para todo el afio. Finalmente en Ca-huet-mitl y Atzetz-tzimitl
hacen diariamente las cosechas de • las frutas, raizes, tallos,
hojas y flores de que hemos hablado al principio. El vltimo de
estos meses se termina con poca diferencia en el Solsticio- vernal.
Los goviernos de los Taises hacen tambien vna especie de
fastos d que arreglan los Naturales sus fechas; mas como la
duration de estos se calcula con arreglo d las medidas ordina-
rias del tiempo, subcisten siempre las mismas dudas, y se encuentra lleno de malezas el camino para penetrar d la anti-
guedad de esta Nation.
Vn medio quise seguir por parecerme menos escabrozo para conocer sobre poco mas d menos el tiempo en que esta Yslflp
se pobld y era el computo de las edades de los Taises, y sus
ascendientes entre los quales presumo haverse verificado alguna longevidad respecto d la salud robusta que disfrutan
oy en el dia el Padre de Hua-pa-nawwtl y Quio-comasia, siendo
el primero de casi noventa afios, y no bajar el segundo de se-
tenta. De este modo, por la memoria que ellos mismos conser- NOTICIAS  DE   NUTKA
53
<U     1
i au -e^T o a.
1.
van de sus-Abuelos, suponiendo de generation d generation
vua diferencia de solos veinte afios halld que se acordavan de
algunas guerras acaecidas con anticipation de doscientos afios
poco menos. De hay adelante todo se pierde en la obscuridad.
Como estas.guerras dicen que fueron siempre con los Tlau-
ma-ses, y este nombre es aplicable d todas las Naciones que
viven de la otra vanda del Mar, no me es dable sacar la exactitud historica sobre objetos tan indeterminados. El que llegare
d poseer el idioma en terminos de entender las canciones con
que celebran los Taises las hazafias de sus Antepasados, podrd
con el tieinpo instruir d los curiosos sobre innumerables pasajes
que pueden tal vez ser interesantes.
Los enlazes de parentesco con los Muchimanes, y costumbre
de casarse los Principes con las Mugeres de esta Tribu, ha
echo mui antiguas entre vn Pueblo y otro las relaciones del
Comercio. Por medio de los Muchimanes estendieron el suyo
los de Nutka, hasta la entrada de Bucareli, y probablemte
hasta la Ysla de la Reyna Carlota, d mas del que seguramente
hicieron, y hacen con el continente, atravezando el estrecho
de Juafi de Fuca; pues ellos me dieron razon de haver visto,
despues de vna navegacion de varios dias, cierta clase de Mugeres, que tenian, debajo de la fiatural, otra boca artificial d
que acomodavan una planchuela de madera, y estas por de
contado no se hallan mas que en los Paises Septentrionales
que acabo de citar. La lana que entretejen a las ebras del ciprds
ts de vn quadrupedo que no se halla en toda la Ysla y si por
Centura es el dvolo, como hd sdspechado, bien sabido es lo que
abunda al Norte de nuestras mas remotas posesiones, de Nuevo
Mdxico. Quando los vid el Capitan Cook por la primera vez,
encontrd que ya tenian conocimiento del hierro y cobre, y parece indisputable que adquirieron estos metales, traficando en
el continente con otras Naciones que ban d hacer sus cambios,
y que segun las observaciones del Comandante Wancower, no
y the
the
n hy
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
. the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
t time
heen
le
.1
UliUUt/       MC      X XUU      XXOXti       bJ.VCi       t*      XUOXVXUUWU      VJL vnw xUj        JL u
may he said to he "benign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of
ttgBf«vT7rTF»JWJEf, 54
NOTICIAS  DE  NUTKA
dista mas que cuatrocientas millas al Este de vn Puerto en que
dl estubo fondeado dentro del Estrecho, y cuyo nombre no tengoi
ahora presente.
Al Sur parece no haber pasado de la Ysla de Tutusi, y Puerto de Nufiez Gaona, hasta donde se habia vn mismo Ydioma,
con muy corta diferencia de los cinquenta y vn grados. los
texidos, pieles, grasa de Ballena y canoas parece que fueron
desde entonces los articulos que giravan en su comercio, y el:
qual devia ser indisputablemente languido por verificarse entre
Naciones poco mas d menos surtidas de los mismos efectos:'
En el afio de 78 se varid enteramente el aspecto de las cosas.
Este serd para aquella parte de la Amdrica el principio de vna
Epoca memorable. El Capitan Cook les regald algun cobre,
y su tripulacion comprd vna portion de Nutrias por pedazos
de este metal, nabajas, anzuelos, abalorios y otras vagatelas.
Creyeron losJ"Naturales haver logrado deshacerse de sus mer-
cansias por vn precio muy ventajoso, y efectivamte asi fud,
atendidas las circunstancias de aquel tiempo, pues triplicaron
y aun triplicaron (sic) sus pobres capitales por medio del cobre
que saliendo de la mano de los Nutkefios, comenzd d esparcirse
en casi todo el Archipidlago.
Ya en el afio de 1774 havian visto estos Yslefios.vn Buque
Espafiol mandado por el Piloto graduado D. Juan Perez, el
qual estubo fondeado en la punta d que dl mismo llamd de S.
Estevan, y Cook posteriormte. de Arrecifes. La vista de esta
Embarcacion llend al principio de terror d los Naturales, que
hasta aora testifican, haver cojidose de espanto, desde el momento que vieron sobre el Oriente la corpulenta maquina, quo
poco d poco iba acercandose d sus costas. Creyeron que Quautl
les viniese d hacer segunda visita, y aun recelaron fuese por
castigar las maldades de aquel Pueblo. Quantos pudieron se
ocultaron en las montafias, otros se enserraron en sus cabafias,
y los mas atrevidos tomaron sus Piraguas para reconocer desde NOTICIAS DE  NUTKA
cerca la mole que sobresalia en el Oceano. Acercaronse con
efecto medresamente, pero sin llegar su animosidad al abor-
daje hasta que al cabo de tiempo, atraidos por las sefias amo-
rOsas con que la tripulacion Espafiola los llamaba huvieron
de llegar d bordo y registrar con admiration tantos objetos
nuevos y extraordinarios, como aquel Buque les presentaba:
Recivieron algunos regalos, y por su parte obsequiaron tambien
con Pieles de Nutria al Capitan. En el diario de este, que he
leido original, consta; que ni dl, ni alguno de sus Marineros
saltaron en tierra, y expresamente se colije del mismo que
tampoco reconocieron los Puertos que d cinco leguas de distancia acia el Norte les huvieran proporcionado mucho alivio;
Dieron ultimamente la vela para el Sur, sin demarcar con
exactitud siquiera el arrumbamiento de la costa, contentdn-
dose solo con determinar la latitud de aquella entrada que
llamaron de San Lorenzo. Echaron menos despues entre otras
cosas algunas cuharas (sic) que exitaron desde luego la codicia
de los Naturales, en cuyo poder encontrd vna de ellas cuatro
afios despuds Cook.1
Este atrevido y sabio navegante, solicitando vn paso al Mar
Atlantico por la costa N. O. de la America, descubrid la Bahia
de la Esperanza y desde ella divisd la de Sn. Lorenzo d que
puso el nombre de entrada del rey George. Hizo rumbo para
ella, y echd la Ancla en vn pequefio Puerto que hasta oy se
llama Cook situado en la costa de Yzquatl, seis d siete leguas
distante, y frente d frente del Pefiasco en que hoi tenemos
colocada nuestra Bateria con los Botes y Lanchas reconocid
parte de los canales inmediatos y aun el Puerto que en estos
vltimos afios ha sido tan freqfientado.
1. Este detalle esta confirmado por Kippis quien asegura que Mr. Gore, sueesormas
tarde de Cook, compro las dos cucharas, que un nativo Uevaba pendientes del cuello por
una correa de cuero. A. Kippis. Narrative of Capitn. Cook's three Vo3'ages. Vol. II. p.
115. A. M. Carreno.
UUUUU      V«0      X XUU     HCiC      O.X   UliX       O,     lUQXU^UUU      V./X uww . x"fc> ,       III
may he said to he  Denign^Sa^n^omparahljf^netter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America.    The long days of
town -ii uuuat ?"?*?vzyr?
56
NOTICIAS DE  NUTKA
No sd porque equivocasion le daria el nombre de Nutka;
puest los naturales desconocen este vocablo y me aseguran no
haverlo oido jamas hasta que cohaenzaron los ingleses d tra-
ficar en aquella Ysla. Sospecho que did ocasion d este error la
palabra Nut-chi; que significa Montafia, pues lo que Cook
llamd Nutka nunca ha tenido entre los islefios otro nombre qud;
Yui-quatl.
Huviera tal vez seguido esta Ysla la obscura suerte de otras
muchas, de que solo tienen noticia los'Gedgrafos, si las Pieles
que con diligencia acopiaron los Marineros de la Resolution
y descubierta no se huvieran vendido d precios tan escesivos
en Cantdn, y sido insuficientes para saciar la ancia que ma-
nifestavan los Chinos por las Nutrias de Mar. Esto exitd hasta
tal punto la codicia de la Tripulacion que casi no bastaba la
consumada prudencia de los comandantes Gore y King succe-
sOres de Cook y Kletk para reprimir los movimtos. sediciosds:
con que amenazaban en caso de no avenirse los Gefes d retornar
a America, y hacer vn cargamento considerable de Peleteria.
El animo de estos capitanes era mas sencible a la gloria, que
d los interezes pecuniarios, y tubieron al cabo Ia felicidad de
dpsvanecer los pensamientos avaros de sus subditos, d inspirard
les las ideas de la honradez.
Mas no perdieron de vista las utilidades que podrian resultar
d su Nation agregado este nuevo ramo d su comercio. Desde la
Asia comenzaron d animar d sus Compatridtas d fomentarlo,
pintandoles su facilidad, prontitud y ventajas. En la misnik
Ynglaterra publicaron el proyecto, que no fue visto con indiferencia por aquellos activos d industriosos Negotiates. El
Capitan Hana fud el primero que navegd d esta costa cOn solo
el designio de tratar en Pieles. Llegd d Nutka y los Naturales
sin el menor recelo se acercaron d sus Embarcasiones, entraron
d ella y robaron varias cosas, con lo qual se irritd dl y mandd
hacer vna descarga, con que los escarmto. en lo succesivo. NOTICIAS DE NUTKA
f i etu -e-r o x
Juan Meares hizo dos viajes con el mismo objeto, cebandose
-cada vez mas y mas con las excesivas ganancias que sacaba.
pSl dice haver comprado d Macuina el terreno contigiio por el
I;nl<> del Norte d la Rancheria de su Principe, que estaba entonces en el mismo sitio en que hoy se halla el establecimiento
Espafiol. Macuina niega este hecho, como consta de vna declaration pfiblica que hizo d pedimento de D. Juan Franco de
^Ja Bodega y Quadra, en presencia de los capitanes Santiago
yMage, D. Juan de Barros Andrade, el Dor. Howel, el Presbi-
jfero D. Joseph Jimenez, y el Piloto D. Salvador Menendez,
pfrviendo de Yntdrprete Yo d mas de entender varios de los
Testigos el Ydioma. Lo cierto es que Meares tuvo su Barraca
en el terreno que asegura haver comprado, que alii mismd
construyd vna Balandra y pensdestablecer su Factoria.
Berklei insertd al Emperador Joseph 2.° en este comercio:
Salid de Ostende mandando la Aguila Ymperial; reconocid la
entrada de Fuca hta. entonces tenida por apdcrifa, perdid d
manos de los Bdrbaros alguna gente, que con imprudencia
mandd en la Lancha: estubo en Nutka y avanzd su expedicion
mas al Norte. Al mismo tiempo siguieron el propio rumbo
en la Fragata Rev George, y el Paquebot Reyna Carlota los
capitanes Portlok, y Dixon—el segundo de los quales venia con
la plaza de Herrero en el vltimo viaje de Cook, y havia siempre
acreditado qe tenia genio para la navegacion. Quando se sepa-
rd de su Comandante Portlok en la entrada del Principe Guillermo, descubrid la Ysla que de su Paquebot tomd el nombre
de Reyna Carlota, y en que se surtio de muchas y umi excelentes Pieles.
Los Americanos, cuya diligencia quiere exceder d la de sus
antiguos Progenitores, no pensaron quedar sin parte en este
lucroso giro. Kendrik salid de Boston mandando la Columbia
Rediviva, y Gray d sus ordenes en la balandra Washington.
Este vltimo penetrd el primero de todos, cerca de diez leguas
y the
the
n hy
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
ntains
t he-
there
silver,
Jjime
he en
tiuuiao   nc    ixuu   iicxc    ox ucx     ou   x ooxvlouvvi
ie
,_1
WWW    - x.   O %       ill
may he said to he "benign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of
muWTjwmi uti El :~>'~-»j?S» «=;> V ."T'WWS'T.V.
58
NOTICIAS DE NUTKA.
en el Estrecho de Fuca, mas no le did la buelta completa que
supone Meares en su viage. El otro comprd en Macuina por
diez Fusiles y vn poco de Polvora vn pedazo de tierra en que
pasar la Ynvernada: se granged la amistad de los naturales,
como ninguno, obsequiandolos continuamente, divirtiendolos
con fuegos artificiales, hablando su Ydioma, vistiendo su traje,
y en vna palabra, acomodandose d todas sus costumbres. No
podrd decir si fud el interes d la rivalidad con los Yngleses la:
que les sugirio la perversa idea de ensefiar d los salvages el
manejo de las Armas de fuego, doctrina que puede ser pernio
ciosa d toda la humanidad. El regald d Macuina vn Pedrero: dl
proveyd d Huiquinanis de mas de doscientos fusiles, de dos
barricas de polvora y vna portion considerable de balas que
acaban de emplearse en los infelices Marineros de los capitanes
Brown y Baker. ARTICULO 9?
Viage del Comandante espafiol D. Estevan Martinez, por quien setomo el Puerto d«
Nutka: Prision de un Capitan portugues puesto despues en libertad: Desavenen-
cia de Martinez con el Capitan mgles Colmet; y muerte violenta de principe
Quelequem.
En 1789 entraron los Espafioles d Nutka en la Fragata Princesa y Paquebdt San Carlos procedentes de S. Bids, siendo
Comandante de esta expedicion el Piloto graduado D. Estevan
Martinez. No encontraron alii mas Buque que la Efigenia No-
viana, mandada pOr el portugues Viana, que _enarbold en el
momento la vandera de su Nation. Se aposesiond Martinez de
aquel Puerto d nombre de S. M. Catdlica, con las formalidades
acostumbradas, sin encontrar recistencia, ni tampoco haver re-
civido protesta alguna de parte del Capitan de la Embarcacion
Portuguesa, ni su sobrecargo Duglas, Yngles de Nation, y que
segun dice Meares era su Comisionado para el rescate de la
Peleteria. En vso de la autoridad que creia justamte. tener
Martinez, pidid los Pasaportes d instrucciones al Capitan portugues, y haviendole chocado algunas expreciones que no en-
tendid bien en estos Papeles, lo mando arrestar, y decomisar
el Buque con todo su cargamento. La mejor interpretation
que posteriormente se hizo de las clausulas que habian parecido
mal al Capitan Espafiol, movid d este d poner en libertad d
su prisionero, y entregarle sin menos cabo alguno cuanto ha-
miuuo    nc    liuu   ucic    axuci    a.    igoxucuuc    \jj.      unu x"*£ j     It
may he said to he henign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of 60
NOTICIAS DE  NUTKA
bia embargado. Segun el testimonio del mismo negociante, que
estd agregado d los documentos que el Sr. Quadra ha remitido
al Govierno, no solamente perdid cosa alguna en los pocos
dias de su prision, sino que recivio considerables auxilios para
la seguridad de la Embarcacion y subcistencia del equipaje.
A este tiempo se presentaron los Bostoneses Kendrik, y Gray,
que como no traian otro objeto que el de su comercio no hallaron motibo de desavenencia, y pudieron establecer con el Comandante del Puerto vna armonia tan perfecta, que hasta oy
se confiesan sus mas apasionados amigos, y desempefian este
titulo con las frecuentes apologias por el ausente, cuya opinion
%e hallava infamada entre los otros Negociantes que surcaban
aquel Puerto.
Arribd por fin el Capitan Yngles Jayme Colmet en el Paquebot Aragonauta, trayendo igualmente d sus ordenes las
Balandras Princesa Real y Noroeste Amdrica. El reconocimiento de Martinez fue mui comedido, y aun Colmet, tal vez no
huviera entrado d aquel Puerto si el Espafiol no lo huviera
prevenido con singulares muestras de civilidad. El que poco
antes no se arriesgaba d tomar el fondeadero, por respeto d
nuestro pavellon que veia tremolarse en el Pefiasco que dy
sirbe de Castillo, quiso estando dentro poner en ejecusion las
ordenes que tenia de Meares, para establecerse en Nutka sobre
el mismo terreno que afirmaba haber comprado d Macuina,, y
sostener con las armas esta pretension, en caso que qualquiera
persona quisiese impedir el que se realizase.
Martinez desde luego devia ser el que se opusiese a las solicitudes que orguyosamente entablaba el citado Yngles, que
sin embargo de verse con fuerzas inferiores. El espafiol, tuvo
la indiscretion de insultarlo, y aun de poner mano d la espada
para quitarle la vida. Nada dificil es que el genio agreste de
vno y otro precipitara las cosas hasta este punto; pues los NOTICIAS DE NUTKA
que navegaron con ambos se quejaron igualmente de enos j
vituperan su rudeza trasconica.
>i Mandd arrestar Martinez d su contrario, y apresar todos
sus Buques, siendo testigos de estos hechos los bostoneses que
acabo de nombrar. Los prisioneros se quejan de haver recivido
vn trato cruel d inhumano, y haver padecido el extravio de varios articulos bastante preciosos. Los Espafioles dicen lo contrario y es imposible hallar Testigos imparciales para desen-
trafiar la verdad. Lo cierto es que muchos de los Yngleses
podian saltar en tierra, y que la primera vez que lo hizieron
liorando copiosamente, d de rabia, d de dolor, se quejaron con
Macuiiia y su pariente Quelequcm del agravio y violencia que
havia ejecutado Martinez. I.es dijeron que era vn Ladrdn, y
no tenia otro motivo que el deseo de quitarles las Pieles que
llevavan en sus Naves, d impedirles que en adelante comprasen
otras.
Condolidos estos Principes de la aciaga suerte de sus Amigos,
d ignorantes del derecho que autorizava el proceder de Martinez, se formaron de este oficial el horrible concepto que co-
rresponde d vn ferosisimo Pirata, cuya avaricia no respeta,
cosa alguna. Macuina se abstubo de verlo mas bien por miedo
que por indignation; como que no tenia valor para pasar en-
frente de su Fragata. Quelequcm se manifestd menos medroso
y fud d visitar d D. Gonzalo de Haro al Paquebot S. Carlos, y
con intrepidez detestd en la cdmara la conducta de Martinez;
y asegurd d Haro que esto no seria motibo para romper la
amistad que havia cultivado con los otros Espafioles. Haro por
su parte procurd serenarlo, le regald varias cosas, y lo despidid
lleno de satisfacciones. Al retirarse d tierra lo divisd Martinez
desde el alcazar de la Princesa y con instancia lo conbidd d
subir d bordo, probablemente con el designio de obsequiarlo
tambien y decimpresionarlo del calumnioso informe de los Yngleses. Mas El Yndio no condescendid con aceptar el convite,
unuuo    nc    x iiiu
uti c    ox uci     ex    logxuuuvu    e^x
ie
f^rs, it
may he said to he henign and incomparahiy hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of 62
NOTICIAS DE  NUTKA
porque era vn Pisec, esto es, mal vado, dijo que havia robado
d sus Amigos, y que ni Macuina ni dl estarian seguros de su
codicia y crueldad. Pequefio agravio para haver tornado este
Oficial la bdrbara resolution de mandarlo matar de vn fusilazo,
cuando devia respetar en este Principe aquellos nobles senti-
mientos de amistad que manifestaba por los Yngleses, y que
dl pudiera haverse grangeado para si, y todos los Espafioles,
esperando otra ocasion de desengafiarlo con prudencia y darle
vn trato mas humano. El cadaver de Quelequem, que quedd
flotando sobre las aguas, y la sangre con que estas se havian
tefiido, contristd sobre manera d los Naturales, y aun d los
mismos Espafioles que hasta hoi abominan este asesinato, y
echd sobre la fama del Piloto de San Bias la negra mancha
de la abomination que generalmente se le tiene en el Archipidlago del Norte. El timido Macuina desampard su Rancheria
y se fue d acogei* d la de Huiquinanis en clayucat, dejando d
Martinez establecer sus Barracas en el terreno que dl abando-
naba.
mm
5® HP
m
imww^hp
ARTICULO 10
Arrivo de Eliza y Alberni en 1790, su industria y reconciliacion de Macuina
con los Espanoles
Al afio siguiente de 1790 fud d relevarlo del mando de Teniente de Navio D. Francisco Eliza, acompafiado del capitan de
Voluntaries de Catalufia D. Pedro Alberni. Al genio indus-
trioso de este, qe. en nada desmiente el caracter general de su
Provincia, se deven las Casas, Oficinas y Huertas que han
proporcionado alivio y regalo d muchisimos Navegantes. El
adiestro d su tropa al descubierto de las Hortalizas: ^1 excavd
pozos y aqueductos: dl crio alguna cantidad de Aves, y huviera
sido capaz de defender de la hambre d toda la tripulacidn con
sus continuos arbitrios. Eliza por su parte seguia este exemplo,
y vno y otro empleavan toda su sagacidad en atraerse las
voluntades de los Naturales. Emprendid Alverni con rara vi-
veza la propencion de Macuina k escuchar con agrado las
lisonjas, y para obligarlo d visitar d los Espafioles con quienes
havia roto toda comunicasion familiar desde el trdgico pasaje
de Quelequem compuso vn verso con las pocas palabras que
sabia entonces del Ydioma, celebrando la grandeza de Macuina,
y amistad que la Espafia profesaba d este Gefe y d toda su Nation.
Uuut)^     no     xxuu     u&xc     exx  u^x      ex     X WOO-M-WXXVW     v.*.        vnx X t) J      X (j
may he said to he "benign and incomparably hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of 64
NOTICIAS  DE  NUTKA
Macuina, Macuina^ Macuina
Aseo Tais hua-cds;
Espafia, Espafia, Espafia
■Hua-cds Macuina Nutka.
Macuina, Macuina, Macuina, es vn grande Principe amigo
nuestro; Espafia, Espafia, Espafia es amiga de Macuina y Nutka. Lo ensefid d cantar d la Tropa por el tono de Mambru
para que lo oyeran los salvages y lo noticiaran d su Tais. El
gracioso estratagema surtio todo el efecto que deseaba su autor
pues bino sobre la marcha Macuina y pidid que le cantasen
su elogio varias veces de seguida, para tomarlo de memoria,
y repetirlo, como yo llegue d escucharlo al cabo de dos afios.
Dos cosas me parecieron reprehensibles en la conducta de los
nuestros por este tiempo, la primera fud haver mandado hacer
vna descarga contra los Yndios que benian por la noche d
robar algunos haros de Pipas y Barriles, puesto que podian
haver remediado este mal y escamientddolos para lo succesivo
con otro castigo que no fuera el de la muerte, que ni nosotros
mismos damos a nuestros reos por vnos robos de tan poca
consideration. La segunda es la violencia con quS se apode-
raron de las Tablas en la Rancheria de Hua-pa-na-nutl para
hacer la ('asa principal de nuestro establecimiento. Aquel Tais
no tenia otras que las que estaban empleadas en sus cabanas,
y es injusticia tan grande como la del robo, obligar con las
armas d qualquiera hombre a vender lo que el necesita para- si y no quiere ceder por precio alguno. La culpa de Eliza
en este lance conciste, en no haber embiado con los Soldados
y Marineros que hizieron este atentado, alguno de los Pibit 1
que tenia cuya genial mancedumbre huviera servido de freno
d vnas Gentes de ordinario brutales y feroses, quando se les
amplian vn poco las facultades.
ll NOTICIAS DE NUTKA
Sin* embargo de estos acaesimientos, encontramos nosotros
d los referidos oficiales, en la mas' perfecta armonia con los
Taises, y todos los Naturales d quienes se confesaban deudores
de varios beneficios. Havia advertido Macuina que se escasea-
ban en la mesa de Eliza las viandas que observd en el principio,
y conociendo por esto lo exhausto que se hallaba de viveres,
niiindd d sus Mes-chi-mes, que le llevasen Pescados todos los
dias, y no reciviesen correspondencia alguna por el regalo.
Y reflexionando tambien que estaba acostumbrado al vso de
la carne, apenas hubo semana qe. no lo proveyese de vno d dos
ivenados. Quando le parecia que estaba mas pobre, lo visitaba
>feon mas frecuencia y agrado. Alberni experimentaba los mis-
mos oficios de parte de Tlu-pana-nutl, y casi todos vivian con
Jos salvajes con la confianza maior. Yo soy testigo del carifio
Singular que profesavan al Capitan de voluntarios, aun sin
esperanza de volver d verlo. El Principe Nana-quius especialmente me suplicd que d su nombre le diera muchisimos abra-
zos, y le asegurara que lo amaba con extremo. Son agradesidi-
simos sobre manera y no pierden jamds la memoria de sus
Bienhechores. Serd eterna en la Nacion la de los Sefiores Malaspina y Bustamante, Galeano y Valdds por el trato familiar
y generoso con que se manejaron el poco tiempo que estuvieron
entre estos havitantes.
A Eliza hizo Macuina la donation del terreno de que se havia
apoderado Martinez con la condition de volverselo (luego que
los Espafioles se retirasen) para establecer alii su Rancheria,
como la havian tenido todos sus Ascendientes, y dl en los primeros afios de su govierno.
uxxvtsxo    nc    x jlxxij.   iioxo    oxuox    ex   igoxav/uuu    wj.      www "i-0.^ *
may hesaid to he "benign and incomparably hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America.    The long days of gs^s
aBBBMBPBB
w^
«&
ARTICULO 11
I Representacion de Meares al Govierno de Ynglaterra contra los Espanoles: Conve-
nio de ambas Naciones: Viaje de Nutka de D. Francisco de la Bodega para darle
cumplimiento y para otros objetos: Comision dada por el Virey de Mexico al
autor para la exploracion de las producciones naturales: Sociabiiidad de los
Nutkeses: Utilidad de las Misiones; y de promover la Agricultura.
Ynmediatamente que Meares llegd d saber el excito des-
graciado de la expedicion de Colmet, sin procurar de antemano
examinar por menor los motivos y circunstancias de su arresto,
presentd vn memorial contra la Nation Espafiola en la Cdmara
de los Comunes, exajerando -el injusto proceder de Martinez,
y las perdidas enormes que por esta razon havia sufrido su
giro. Para dar mas fuerza d sus ambiciosas pretenciones decia
que d nombre de S. M. Britdnica se havia aposecionado de:
aquel Puerto, precediendo vna compra formal, y que el Piloto
Espafiol con violencia se havia apoderado de dl, y arruinadolj
los interezes correspondientes d varios Accionistas en mas dc
seiscientos mil pesos. Consiguio enardecer d su Nation, y exi-
tarla d los preparativos de Guerra que quedaron sin verificatibo
en virtud de la convention firmada en S. Lorenzo el Real en e!
afio de 91 por los Exmos. Sres. Conde de Florida Blanca y
Tit-her-vert, PlerJpotenciario de ambas Monarquias, quienes
acordaron entre si, que restituirian los espafioles d los Subditos Britanicos las porciones de terreno de que estos vltimos NOTICIAS DE
rUTKA
67
se quejavan haver sido desposeidos en Nutka y Clayucatl por
el mes de Abril de 89 resarciendoles asimismo todas las perdi-
das que decian haver padecido.
Para el desempefio de esta comision dirigid el Gobierno Yngles las drdenes correspondientes al Comandante George Wan-
cower que pocos meses antes havia salido de Tamesis mandando
la Fragajta Descubierta y Bergantin Chatam, con el destino de
•Jtecorrer la costa N. O. de la America Septentrional, examinar
el estrecho de Juan de Fuca, y seguir reconociendo el Continente
hasta la Ria de Cook para acabar de resolver el problema del
paso del Mar Atldntico.
Por nuestra parte se comisiond al Capitan de Navio de* la
Beal Armada Don Juan Francisco de la Bodega y Quadra,
quien asimismo llevava el encargo de levantar la Carta Geogrdfica en conserva de los Yngleses desde el mencionado estrecho hasta el Puerto de S. Francisco de la nueva California.
*Para observar los varios objetos que podia presentar la naturaleza en los nuevos descubrimientos, se sirvid el Exmo. Sor.
Conde de Revilla Gigedo, conferirme el honor de esta comision,
dandome por compafiero d D. Atanacio Echeverria que es vn&
de los mejores Dibujantes de nuestra expedicion botdnica de
N. E. con cuyo auxilio y el de D. Joseph Maria Maldonade
segundo Cirujano de la Rl, Armada, y antes Director naturalista de la misma expedicion, pude acopiar mas de doscientas
especies de vegetables y varios *de animales que agregar d las
obras de este gdnero que se estdn ahora trabajando.
Llegamos con efecto d aquella Ysla en 29 de Abril de 1792
y desde aquel momento comenzd d consolidarse mas y mas la
amistad y buena correspondencia entre los Naturales y nosotros. Jamas nos dieron aquellos, en todo el tiempo de nuestra
larga mansion el mas leve motivo de disgusto.
Casi al mismo tiempo de dar fondo, vino Macuina d dar la
vienvenida al Comandante Espafiol, refiridndole la buena har-
DUU0Q       Vit7      XXUU      UC1C      OX   UCX       CX      X Ok)XU.OUUO      \J J. unv xOj        J- U
may he said to he "benign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of NOTICIAS DE  .NUTKA
monia que havia guardado Eliza con dl, y detestando todaviad
la memoria del Oficial que havia muerto d Qiielequem cuyo
fusil ofrecia pagar d cualquier precio, caso que nosotros lo tu-
vidsemos. Se le recibio con el maior agrado, y civilidad de parte
de todos, y se despidio lleno de satisfacciones por esto y los
regalos que se le hicieron, tanto d el, como d los Catlatis que
lo acompafiaban. Desde el dia siguiente advertimos rodeados;
de Piraguas nuestros Buques, los Yslefios llenos de alegria y
prontos d conducir d nuestros Marineros d tierra sin mas que*
el pequefio interez de algun pedazo de pan.
Me causa imponderable maravilla oir varias expreciones bastante agrias contra la fama de estos Naturales, de cuya per-
versidad no citan vn hecho siquiera que pueda servir de prueba..
En los cinco meses que nos mantubimos entre ellos, no expe-
rimentamos vna ofensa de su parte. La casa del Comandante
estaba de dia, y noche llena de ellos. Macuina dormia en su
Alcova: Quioco-mashia y Nana-quius hacian lo propio en la;
mia. No fueron pocas las veces en que se quedaron mas de tin-;
cuenta en el Salon. Mui pocas fueron las ocasiones en que se
advirtieron algunos hurtos ligeros, sin embargo de haver d
mano algunos muebles, cuia posecion les pudiera haver sidoy
bastante cdmoda. Muchos de nuestros oficiales fueron solos y
sin armas d visitar algunas Rancherias, conducidds en las mismas Piraguas de los salvajes, y volvieron siempre prendados.
del carifio y mansedumbre que Flavian observado en todos ellos.
; Que dolor! que no puedan ellos decir en lo general otro tanto
de nosotros, pues los Marineros, d en fuerza de su education-
casi brutal, d enbidiosos del trato humano que el Comandantev
y demas Oficiales daban siempre d los Naturales, los insulta-
ron varias veces, estropiaron d vnos d hirieron d otros, y no
dejaron de matar d algunos. La humanidad es el mejor caracter
de la civilisation: Todas las ciencias y Artes valen nada si solo,
sirven para hacernos crueles y orgullosos. NOTICIAS DE NUTKA
Varios de los Naturales especialmente Nana-quiius Quio-ca-
phashia y Tata-no, llegaron d hablar bastante de nuestro Ydio-
ina, y la facilidad con que percivian la maior parte de las
cosas que queriamos explicarles, debe hacer sensibilisimo, que
los ministros del Evangelio no huvieran aprovechado disposiciones tan oportunas para plantear entre ellos la fd catdlica.
.Sd que los cruziferos informaron que no podia establecerse
alii vna Mision, por falta de tierras que cultivdr. Debilisimo
obstaculo, como si Mision y Heredad fueran sinonimos, y no
pudiese vna Doctrina que ensefiaron primeramente los Pescadores, comunicarse d los que por necesidad, ignorancia y falta
^le auxilios, siguen esta profecion! ; Qud fruto no se huviera
g&cado en cuatro afios, que ha que los Espafioles no desam-
paran d Nutka ni les falta vn padre Capellan! Estoy por decir.
que haviendose manejado con vna poca de prudencia y caridad,
serian ya Christianos todos aquellos salvajes, que no podian
oponer d las verdades, ni la filosofia orgullosa de los Griegos
ni la superstickm y poder de los Romanos.
Con la instruction en los principios de la verdadera religion
podian haverseles inspirado, otras maximas de aquellas cuya
execution trahe conocidas ventajas d la sociedad. Se podia
haver promovido la Agricultura no queriendo encontrar preci-
samte. las cafhpifias en la playa ni el terreno abonado sin trabajo alguno, sino reconociendo lo interior de la Ysla, desmon-
tando vna gran parte, y cultivando aquellas cosas para que
fuese mas proporcionada la tierra. Despues de tanto tiempo,
aunqe fuera trabajando, poco d poco, devian estar ya des-
truidos los brefiales, que en el dia hacen inaccesibles las Montafias, y reiterddose las pruebas para saber de vn modo positibo,
si pueden d no naturalizarse en aquellas partes nuestras semillas. Quando aqui faltara sitio cdmodo para las sementeras, se
"meontraria indefectiblemente en la Ysla de Quadra y Wan-
cower, qe. tiene mas estencion y clima mas benigno, por estar
SUUMKHC     XXL1U    liCIO     Ci-X  UCX      CX     XDB1WUVO     WJ.        UWW x*S ,      it
may he said to he henign and incomparably hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of 70
NOTICIAS  DE NUTKA
situado en menor altura. Lo que dicen los viageros de la incle-
mencia de los Paises de Amdrica, comparados con los de Europa
de igual latitud. tiene acreditado la experiencia que deve en-
tenderse en la Costa Oriental de este Continente, en donde sin
embargo han prosperado los arvitrios que han seguido con constancia los Colonos Europeos.
En Nutka sin controversia es muy buena estacn. la del Verano, y si se hicieran plantios en las pendientes de las cafiadas,
ni las frecuentes lluvias podririan las raizes, pues se precipi-
tarian las aguas con prontitud, ni los vientos arrazarian las
sementeras por el abrigo que tendrian estas por todas partes.
Mas volvamos al hilo de la narration. ARTICULO 12
Llegada del Comande. Yngl6s Wancower. Averiguacion de la falcedad de las que-^
jas de Meares. Suspension del ajuste entre el Comandante Espafiol y el Yngles
que remitieron su decision a sus Cortes. Reflexiones sobre la vtilidad de conservar 6 abandonar el establecimiento, y modo de estender los Espanoles el comercio de la Peleterfa.
, Hasta fines de Agto. no llegd el Comte. Wancower que desde
principios de Abril havia entrado d reconocer el Estrecho, d
cuya salida por los 51° latitud N. tubo la primera noticia de
la comisn. que le esperaba, y proviciones que le venian para
sus Buques en la Barca mercante Deddlo. El Sefior Quadra
no havia perdonado arbitrio para aclarar la Justicia con que
demandaban los Yngleses aquella restitution y averiguar la
realidad de las perdidas que havia sufrido el comercio de Meares.
Como este funda su principal action en la compra que hizo
| Macuina y el Tais lo niega enteramente afirmando por otra
parte sin apremio, ni seduction, que Kendrik, es el unico d
quien ha vendido en Macuinas vna portion de terreno, y Eliza,
y Quadra d quienes hd endonado otra en Yu-quatl, creo que los
mismos Yngleses reconozcan la falsedad con que procedid el
Querellante, d quien Macuina llama Aita-Aita Meares, menti-
roso Meares.
No son menos absurdas las vtilidades que se proponia haver
unuuo «ub xxuu ucxc o-xucx
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of
x asxaauwa NOTICIAS DE  NUTKA
sacado de su comercio, pues con solo leer las memorias de los
muchos que al mismo tpo. siguieron el propio giro, se puede
facilmente averiguar la suma rebaja que tubo entonces el precio
de las Nutrias de Mar, como que las de mejor calidad apenas
llegaron a venderse a quarenta y cinco pesos, siendo asi que
Meares hace d los Espafioles cien de cargo por cada vna. Este
es vn Articulo de lujo para los Chinos, que lo pagan con proportion d su rareza; y asi ha ido perdiendo anualmente su:
estimation al paso que han ido llenandose de Pieles los Almacenes de Cantdn. El mismo Colmdt tubo el sentimiento de no
poder vender vna siquiera en Asia, y verse obligado d conducir-
las hasta Londres, como me ha referido varias vezes el capitan
Roberto Brovgthdn.
En virtud de todo esto y conforme d las Ynstrucciones que
nuestro Comandante havia recivido, ofrecid al comisionado Yn-
glds la posesion y propiedad del terreno en que Meares havia
establecido su Barraca dejandole igualmente el vsufructo del
que Macuina havia endonado a los Espafioles y ellos cultivado
con inhentisimo trabajo.
Pero el Yngles jamds quiso avenirse d vna posesion parcial,
sino que siempre insistid en demandar d nombre de su Monarca
la soberania de todo aquel terreno, y la libertad del resto de la
Costa hasta diez leguas al N. de S. Francisco. Lo vltimo no
admitia realmente controvercia por estar expresa la determination del vltimo convenio; pero la primera excedia seguramente las facultades del Comandante Espafiol; por lo cual no
fue dable que se verificase el ajuste, y se tomd la resolution de
suspenderlo hasta la nueva decision de las cortes de Madrid
y Londres, despues de los Ynformes que hagan con la ingenui-
dad correspondiente sus respectivos comisionads.
Para con los naturales no fud menos humano el Comandante
Ynglds, que lo habia sido el Espafiol. Vno y otro hd quedado
por exemplo de la bondad entre ellos. Cococoa Quadra, dicen
SSg d -e.    r i <?u
«^r»l
NOTICIAS  DE  NUTKA
73
Cococoa Wancower, quando quieren ponderar el buen trato de
qualquiera de los Capitanes que mandaban los otros Buques.
Permita Dios que jamds traten sino con Hombres de quienes
puedan decir lo mismo, y que este precioso exemplo tenga en
adelante millares de imitadores.
Supuesto que los Yngleses, como se deduce de los hechos que
hemos referido, no tienen derecho alguno para reclamar con
justicia la posecion que demandaban, y que los Espafioles han
afianzado la suya legalmente en los terminos que el derecho
publico autoriza, se ofrece vn problema politico, cuya solution
no carece de partidarios por vna parte y -por otra: ,".Es conveniente d la Europa < conservar aql. Establecimiento, d por el
contrario, resulta beneficio d sus intereses de abandonarlo?
Perdoneseme el atrevimiento de exponer francamente mi opinion sobre vna materia en que otras personas hdn pensado de
modo mui diverso, y para que tal vez me. faltaran los conocimientos indispensables de las distintas miras que puedan llevar
las cortes.
Hasta el dia no hd producido aquel Establecimiento ventaja
alguna d favor de la corona, y por el contrario ha tenido ella
que erogar los exhorbitantes gastos que son notorios.. Los Particulares tampoco han hecho mas que vn miserable comercio
en la Peleteria, y las esperanzas de hacerlo absolutamente lu-
croso, d mas de estar mui remotas, pueden realizarse con inde-
pendencia del -dominio de aquel Puerto, como lo han hecho y
hacen todavia los Bostoneses. Nutka es en donde se encuentran
menos Pieles, y estas venidas de los Nuchi-manes, Cla-yu-cat
y Tutu-si. Las grandes provisiones se hacen en el Principe
Guillermo, la Carlota y estrecho de Fuca. En el segundo lugar
ocupa Clayucat, y Nutka no trae d los Extrangeros d la presente, mas que por el ningun riesgo con que pueden surtirse de
agua y lefia.
La seguridad de nuestras posesiones de JSTueva Espafia y Ca-
y the
the
n hy
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
&■■
time
i&een
le
-1
uiiuuo    v»-o   ixuu   ucxc   axucx
icaxuouuo    i/jl      unv
it
may he said to he "benign and incomparably hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of
seftMsassaSHe! 74
NOTICIAS  DE  NUTKA
lifornia, ni se afianza mas, ni peligra menos, siendo nosotros
duefios de aquella Ysla; pues en caso que nuestros enemigos
pretendieran vn sitio inmediato d nuestros territorios para in-
badirlos con mas facilidad, desde alii les queda libre vna esten-
cion de mas de doscientas leguas, entre Nutka y San Francisco,
en el qudl hay varias Habras, y es la de Gray, Ensenada de los
Mdrtires, Entrada de Ezeta, Sidman, la Bodega &. en que
abrigar vn numero competente de Buques. Fuera de que con-
sidero que lograrian mejor puesto en cualquiera de las islas
de Sandovick en que sin dificultad se surtirian de las provL
ciones del Pais, y podrian conaturalizar muchas de las Europeas. Mas en quinze afios que llevan de descubiertas, no han
proyectado los Yngleses formar vna Colonia que con el tiempo
les indemnisase la perdida de las que peleaban entonces por
independencia al Nordeste del Continente.
El hallazgo de Otatli y Grupo de las Yslas de los Amigos,
hizo recelar no ha muchos afios que se maquinaba alguna ten-
tativa contra el Perfi, y por esta razon se ocupd la primera por
parte nuestra, y al cabo de dos afios se hubo de desamparar,
no obstante la abundancia de varios articulos de que la naturaleza havia proveido, y la suma probavilidad de lograr otros por la
indusiaria. Despues han venido d ella repetidas ocasiones los
Yngleses por ser vna excelente escala para su navegacion, y
el tiempo mismo nos ha desengafiado del ningun peligro que
nos amenaza por esta parte. Si mis observaciones no me enga-
fian demasiado, las miras de Ynglaterra se dirijen principalmente d dar estencion, y vigor d su comercio, y por de contado
se expondria d arruinarlo, si quisiese multiplicar las colonias,
sin contar que quanto es mayor el terreno ocupado mas dispersos deven estar los Vasallos, que vnidos hacen la fuerza de toda
la Nation.
Las circunstancias actuales no nos permiten fortificar d Nutka de modo que haga en cualquier evento vna recistencia vigo-
I d-e.     f i <*u-e-Tpa,
NOTICIAS  DE  NUTKA
75
rosa que obligue d respetar nuestro Pabelldn. A este fin se
necesitaba vn Batallon d lo menos y la subcistencia de 61, si
se hace memoria de los cresidisimos gastos que en muy pocos
meses acaba de hacer la Fragata Gertrudis por si sola, se veria
que debe ascender d cerca de vn millon, en cada vno de los tres
6 quatro primeros afios, que hayan de imbertirse en los desmontes y preparation de la tierra para las sementeras, cuyo
exito contingente salta d los ojos, despues de lo que he dicho
antes. Entre tanto es necesario conducir desde S. Bias todas
las proviciones generalmente. Agregase d este desembolzo el
que demandan los Barcos conductores, y aquellos que indispen-
sablemente han de sostener el imperio de la Bahia, haviendo
de ser mas de cinquenta los Yngleses de varios portes, armados
en guerra, que surcan por aquel Mar.
Despues de todo serd imposible interceptar el Comercio que
haran los Extrangeros con los Naturales. Pueden aquellos fondear en la Bahia de la Esperanza, en los Nuchimanes, y aun
venir hasta Macuinas, sin que sea capaz de estorvarselo nuestra
artilleria. Pero supongamos fortificadas todas estas entradas,
de modo, que no pueda acercarse d ellas quien no tubiere nuestra permision ;.se hard esto con la Ysla de la Reyna Carlota,
desde dOnde se puede venir a la California, con la misma y
mayor facilidad, y en los propios dias que desde Nutka? ;.Se
hard con la entrada de Bucareli? ^Y mas al Sur no queda descubierto Clayu-cat el Archipidlago de Carrasco &?
Para custodiar aquellos puntos, qualquiera hecha de ver,
que apenas nos bastarian, seis, d ocho mil hombres y que aun
apoderdndonos exclusivamente del comercio de las Pieles, acaso
no sufragaria este las enormes expensas que demandaba nuestra defensa.
La California debe ser el primer objeto de nuestras atenciones. Alii tenemos arraigada nuestra conquista, propagada
nuestra Religion, y las mejores esperanzas de sacar conocidas
y the
the
n l^j
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
time
he en
9
M
uiiuuc    cms    x xuu    ncxc    cxx ucx     ex    xcaxixcuvc    \jj.      un\, xS,    I'D
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of 76
NOTICIAS DE NUTKA
ventajas d favor de toda la Monarquia. El puerto de S. Francisco (digan lo que quieran los Pilotos de S. Bias) es el mejor
de quanto se ha visto en toda la costa, por confesion del cdlebre
Navegante Wancower, que se admird mucho de los informes
siniestros que en Nutka se le havian dado de dl.
La Bahia de Monte Rey, es muy grande y solo peligrosa en
el Ynvierno, proporcionalmente puede decirse de S. Diego y el
canal de Santa Barbara.
En la mayor parte de la Nueva California son hermosisimas
las campifias, la tierra feraz, los montes frondosos y el clima
benigno. No hay producion alguna de Europa que no pueda alii
lograrse. Hay pastos para todo genero de Ganados. Estos se
han multiplicado tan prodigiosamente, que entre el Presidio
ude Monte Rey, y la Mision del Carmelo cuentan mas de diez
mil cavezas de Bacuno y vna portion considerable del Caballar
y Lanar. En el Miar que bafia sus costas hormiguean los Peses,
abundan las Ballenas, Nutrias y Lobos marinos. En vna palabra estd Dios ofreciendo d manos llenas vna inmensidad de
riquezas que no disfrutamos por falta de Gente. Quinientas
leguas de tierra no llegan d tener por havitantes, que podamos
reputar vasallos de nuestro Monarca, ni dos mil Yndividuos
de los quales tampoco son quinientos los que se llaman gente de
razon comprendiendo mugeres y nifios.
La Guarnicion de San Francisco no se compone de quinze
soldados, y la de Monterrey apenas pasa de treinta. Respectiva-
mente sucede lo propio en S. Diego y la Canal. No hay presidio
que tenga Bateria, y aun quando la tubiera, seria inutil por
ignorarse en todos ellos el manejo del cafion.
En ninguna parte se establecerian mas ventajosamente nuestros Enemigos, y ninguna por consiguiente demanda mas atencion de nuestro provido Govierno. Nuestras fuerzas repartidas
en pequefias Guarniciones nos devilitan mas y mas. No solo
Nutka, sino quanto hay al N. se deve abandonar por amparar NOTICIAS DE NUTKA
d la California, y promover en ella los ramos de industria, de
que es suceptible, para que lejos de ser gravosa al Estado, como
hasta aqui, pueda sostenerse d si misma y subvenir d las necesidades de la corona.
Vno de los arvitrios mas prontos para lograr este fin, seria
el comercio de la Peleteria que tornado con empefio con los
Espafioles dentro de muy pocos afios deve pertenecerles exclu-
sivamte. Nosotros tenemos en nuestras posesiones todos los objetos que circulan en este giro: Mucho cobre en Mechoacan.
Telas bastas en Querdtaro, Cholula y.otras partes: Sombreros
toscos en todo el Reyno: orejas de Mar en Monte Rey & &. La
navegacion deve sernos menos costosa, y mas pronta d la inme-
diacion del Puerto de salida, y puntos de Arribada, y la abundancia de viveres que pueden extraerse de Californias, y la
comodidad con que estos pueden comprarse. Podemos pues acep-
tar mas caras las Pieles de mano de los Yndios, y venderlas d
los Chinos mas baratas.
El que quiera seguir con prudencia vn negocio de esta especie, segun mi dictamen y el de varias Personas inteligentes, con
quienes he l\ahlado en la materia, deve embarcarse llevando
consigo el cobre-, pafio, fresadas &. que pueda desde Acapulco
d Manila, y de alii d Macao, para procurarse d poco costo vna
Embarcasion en que expenderia vn caudal si la mandara hacer
en el Astillero de S. Bias. Bien sabidas son las sumas fan cre-
sidas que invierte el Rey en la Maestranza de este Departamento, y el bajo precio que tienen aun en la misma Manila
estos Buques. El Bergantin Hope del capitan Yngran tiene mas
capacidad en la Bodega y comodidad en la camara y alojamientos que nuestro Activo: este es de pozo; aquel tiene la falca
levantada, y vna cubierta excelente, ha doblado con vientos
mui duros el Cabo de Hornos, que el nuestro tal vez no podria
montar sin hacerle las obras nuevas que el comandante medi-
taba. El Barco Bostonds se halla aperado en mui buena arti-
unujs    as    x xuu    xxcxc    Cxxucx     ex    x aoxueuug    \^x
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days o^ NOTICIAS  DE  NUTKA
lleria, belamen doble, y coabuyeria da cdfiamo. Con todas estas
ventajas no vale tres mil pesos, siendo asi que el Activo importd
mas de veinte y quatro mil.
La Tripulacion china gana menos que la de S. Bias, y por
consiguiente deve esta preferirse d la de San Bias, interin
infinita gente ociosa que tenemos en el Reyno va aplicandose d
navegar, y ponidndose en vn pie nada contrario d la buena,
economia.
Ynmediatamente que se saiga de Asia, me pareceria conveniente, que despues de haberse montado el Archipielago de S.
Ldzaro, se volviese al N. la Proa y se continuase en demanda
de la tierra, para navegar con bastante proximidad d ella, especialmente desde la Pica de Cook, con el fin de no perder de
vista sus diversas entradas, en la mayor parte de las quales dan
principio d sus cambios los Yngleses. Nutka es vn excelente
Puerto para surtirse de agua y lefia, y tal vez se lograria alii
comprar algunas Pieles. Al cabo de tres meses, me han dicho
varios navegantes, que siguiendo la derrota que llevo indicada,
se deve estar ya en este Puerto, aun quando los vientos contrarios hayan ocasionado alguna detention.
A la entrada de Fuca, despues de haber arrivado d Clayu-
catl, y Carrasco, se acaba de hacer el mayor acopio de las
Nutrias mas excelentes, en cambio de las cosas que se sacaron
de Nueva Espafia.
Si se trahen algunos efectos del Asia con estos pueden res-
catarse las pieles de California, cuyos Puertos deben verse todos para qe. gire en ellos el Comercio. Aqui se refrescan los
?iveres y puede hacerse derrota para S. Bias, d sacar nuevamente el cobre &. para el trdfico de la campafia siguiente. Vn
Negociante activo puede hacer lo menos dos viajes cada tres
afios, y utilizar en cada vno de ellos por lo bajo trescientos
por ciento, d pesar de la rebaja que ha sufrido el precio prim:- NOTICIAS DE NUTKA
tibo de las Nutrias, y las frecuentes interdicciones del Empe
rador de China.
La extraction de semillas y ganados hard fiorecer en la nueva
(California la Agricultura, y la de Cobre y Telas multiplicara
en Nueva Espafia los Telares y promoverd la industria de los
Marineros. Ya queda esta ventaja d favor de la Nation, y le
resultara otra mui grande, si para proveerse de los efectos de
China, no tiene que desembolzar su plata, pudiendose procurar
con las Nutrias todo lo que trae la Nao de Philipinas.
Al paso que se aumenten los Traficantes Espafioles en la
costa, la misma necesidad hard que se retiren los Yngleses y
demds extrangeros; y de este modo, sacando vtilidades en vez
de erogar expensas, llegaremos-d asegurar nuestras Posesiones,
v acarrearles la felicidad y abundancia.
mm
uuugo    »< c    ixuu    xxoxc    axuci
J- O i3XU^UVO
may he said to he henign and incomparahly "better than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days oJ   u NOTA
Qarece este idioma de las rr, de las Say de
las 11. Los naturales tienen suma dificultad
para pronunciarlas en los vocablos que han
aprendido de nosotros; en cambio, como ten-
go dicho, abundan de aspiraeiones las mas
fuertes, de las cuales he escrito con las letras C? o J y con H las mas suaves. La sh
ha de pronunciarse con la misma fuerza que
en el ingles y la x como cs.
U1J.UOC)       IV&      1XUU      UC1C      O.XUCX
may he said to he henign and incomparably hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of  jPs.
d-e.    riji/«>T5 4
Abajo  Vs-te-el
Abrazar  Ap-qui-xitl
Abuelo  Coa-uteh
Azeyte  Ha-cd-mitz
Acostarse  Tac-petl
Agua  Cha-ac
Aguila  Agua-tend
Ahora  Tia
Ayer  A-meo-i
Ayre  Yue
Alas  TIabas-pa-atd
Alcahuete  Copa-za
Almagre  Coatzma
Aflma.  Cua-ja-mitz
Almoada  Achuco-imi-me
Alto (a)  Sa-ya-chd
Amanecer.1  Vp-cus-tad
Amarillo  Hitz-tzuc
Amigo  Hua-cds
Andar  Ya'c-tzuc
Ano  Ait-zatz
Afio  Jachinic-shitle
Anular (dedo)  O-at-zd
y the
the
n l^j
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
■t he-
there
silver,
' time
he en
m\
WJ.V0D    no    xxuu    xxcxc    axucx     ex    xocixu.ouuo    \jj.      unu x"*S ,     It
may he said to he "benign and incomparably hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of 86
NOTICIAS DE NUTKA
Aprender  Amiti-ami-ta
Aquel  Tlautla
Area  Toco-ndc
Arbol  Sut-chazt
Arcoiris  Muz-ta-ti
Ardilla  Cha-tu-miz
Arenque.  Cluz-nitz
Arena  Muc-cu-metz
Arriva  Yltz-pd
Arrojar  Huaj-chilt
Avalorios  Ato-jui
Azul  Tup-cue
IB
Ballena  Ma-dc
Barba  Apac-tzutl
Bajo   (a)  Ana-chas
Beber  Nac-tzitl
Besdr  Tzi mec-t
Beso  Temesti-xitle
Blanco (a)  Atit-tezutl
Boca  Yetla-tzutl
Borracho  Tutz-yutz
Bostezar  Ax-ect-zitl
Brazo  Ca-ya-ptd
C
Cabello     Api-si-up
Caveza     Tag-chite
% NOTICIAS  DE NUTKA
87
pi ^ui-e-r-oa.
Caliente  Tlug-mas
Calor  Tlupa
Canaletes  U-jud-pd
Canoa  Cha-patz
Cargar  Ap-cuitz
Casa  Ma-ja-ti
Casa sola  Hui-coac
Ceniza  Tlin-tends
Cama.  Chimi-elg
Cancion  Nuc.
Cantar  Nu-nuc
Carne  Chis-qui-mis
Carrillos  Ka-d-mds
Cejas  Acac-ci-chi
Cendal  Na-much-mdp
Cerca  A-nds
Chico (a)  Atl-ma-chis
Ciego  Maco-ulg
Cielo  Naz
Cinco  Sut-cha
Clavicular  Natlah-caz-te
Cobre  Chi-puz
Cojo  Quitj-zac-tle
Cola  Naa-cha
Comer  A-uco
Como.  Co-co-coa
Compafieros  Hu-ul-mitz
Conducto auditivo  Cuachimd-himd
Corazon  Tug-tu-ja
Coronilla  A-pet-zatcud
Corpulento   (a)  Yg-6-pit
Corrientes  Teza-ac
Cortar el Cabello  Chi-que-mejutl
y the
the
n ^dj
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
•t he-
there
silver,
• time
he en
uiiujc    no    x xuu    xicxc    axucx
X O.QXVXCUV/C     \JJ.
it
may he said to he "benign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of NOTICIAS DE NUTKA
Cortar el Velio  Tlaco-mejutl
Costillas  Natlag-caz-te
Cubrirse  O-cu-chas
Cuello  E-me-fi-titl
Cuerpo  O-fi-matle
Cuero de Zorro  Co-yac-tzac
Cuervo grande  Coog-xi-ne
Cuervo pequefio  Ca-6-ne
ID
Dar  Cana-je
Dar bofetadas  Flos-me-jutl
Dar pufiadas  Tliqui-tzu-jutl
Decir  Si-sani
Decir de memoria  Chanec-tzitz
Decrepito (a)  Yg-cheme
Dedos  Ve-tzd
Degollar  Cat-que-shitle
Delgado  Tzi-ti-yu
Derramar  Tzi-chitl
Dia del Verano  Yac-nas
Dia de Ynvierno  Nitz-nas
Dia  Nas-chitl
Dies  Ha-yd
Dios  Cod-utz
Dispertar  Asg-xitl
Dolor  Meya-li
Doncella  Otiquit
Dormir  Huci-chd
Dos  Atla
zmmtimsmmmm NOTICIAS  DE  NUTKA
Enano  Nagua-zitl
Encarnado  Hi-yuc
Enojado  Huic-gei
Enfernio  Ta-elt
Entenddr  Ca-ma-tas
Entrar.  Yni-itle
Erigirse el pene  Tluc-tze-ma-ja
Erutar  Ninitetz-cd
Escapulas  Tlah-tza-pe
Esclavina  Cli-ti-ni-qui
Escroviculo  Yg-ni-yutl
Escupir  Tapa-tzitl
Espalda  Ynapatl
Espinilla  A-ama-nutl
Espinazo  Co-d-nes
Espirea  (planta)  Tzi-quipi
Esperesarse  Tag-yactl
Esperarse  Hui-na-pe
Estdr dispierto  Peni-cd
Estdr callado  Yma-ja
Estdr atado  31 amatl-ape
Estdr suelto  Tlica-patl
Estar bueno  Chimi-ta
Estdr en pid  Tlequilh
Estdra  Tle-xatl
Estomago  Tat-chd
Estornuddr  Toupex-chitl
Estrellas  Taa-tuz
Escretar  Yzt-map
auuisc    v*o   ixuu   xxc7xc<    axucx
may he said to he henign and incomparably hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of 90
NOTICIAS DE NUTKA
m
Flecha  Si-jati
Flor  Coi-matz
Fluxo del Mar  Ja-yutl
Fornicar  Hua-huatd
Frente  Ap-pe-d
Frio  Ate-quitz-majas
Frio   (a)  Magtl-as
Fruto  Pat-ai-hud
Fruta en gral  Cha-mas
Fuego  Enic
I
Garganta  Yni-yutl
Gaviota  Co-nd
Gemelos  Coa-yas
Gibo  Yeh-jumil
Gorrion  Quil-chup
Grande  Ascd
Granizo  Cat-tzumen
Gritar  Aja-mi-yu
Grueso   (a)  Huic-xac
Gustar  Cha-mas-patI
Gustame  Ojo-tic
I
Hablar vno solo  Tla-ndc
Hablar mucho  Ny-tlac cU     f
'Su
«^»i
NOTICIAS  DE  NUTKA
Hablar de secreto  Tluitl
Hacer  Ma-mfic
Hacer gestos  Chis-tzitl
Herir  Chi-chi-nic-etl
Herirse  Chi-althas
Hermano  Catla-ti
Hermana..'.  Chi-qui-mini
Hierro  Tand
Hijo  Tla-tla-catzemd
Hojas  Cha-cups
Hombre  Tag-cotl
Hombre verdz  Aaita-aita I
Hombre embustero  Co-as
Hombre rico  Hua-hua-ped
Hombre pobre  Ap-jec
Hombre alegre  Chyz-aetz-coatz
Hombre disoluto  Ha-ha-pimitl
Hombros  Tup-shitl
Hoy  A-d-mas
Hoyuelos de cara  Ysh-cuitz
Humo  Clutz-mup
n
Y  (conjuncion)  Huai
Yerno  Co-ec-zo
Yelo  Coug
Yerba  Mucu-metz
Yndice   (dedo)  Coyoeh-jac
y the
the
n hy
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
. the
e from
1 Indudablemente aqui existe un error de copia, pues aita-aita es embustero, y cu- as
rico. Vease nuestro prologo en la parte relativa al vocabulario, y la palabra mentiroso,
en la letra M.—A. M. CaereSo.
.ntains
t he-
there
silver,
ujuuoc    v> d    ixuu   ucxc    axucx
lagxaouuo    wx
time
sheen
>c;
it
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of
, 92
NOTICIAS DE NUTKA
Ynfierno  Pina-pula
Yo  Sia
Yris  Chami-ehtl
n
Joven  Ahui-jletl
Jugar d canzear  Ami-chap
B
Labios  Chipitl-esma
Ladron  Capit-zitle
Laguna  A-dc
Lastimar el humo  Coti-tza
Lavarse las manos  Tzau-tze-nic
Leche  Clitz-zit
Lengua  Chup
Lebantar.  Tzo-cuitl
Labarse  Tle-qui-sit
Lejos  Sa-ya
Lobo Marino  Cocoa-quitra
Loquios  Tzahuatz-qud
Luego luego  Zu-shi-nic
Luna  Ata-jas
88
Llama  Ysh-cuitz
Llamar pr. sefias  Tlutl-tlutl-nu °ccCo   .... i.%gg
*&ZtJCU   ....
"V  • '
*^7f£&x>rro  ....
°*£xc
"zet.
T
Jarew - - - "C-€4ccoj/C&6l
*£
<\UZj6ccr&- .
/a
^ct^ayzer?> .
m
*~ctp 1/srrcLt ....
«uzs,£&rryc!rtr' td Att/y^?oA(Ai£~t2UXj
/€> , oo  ,-t- I
^xzJexef^rer ■&&*, -rrrez*-?,. ifza^e - /fee - -r?tc
*y&rrpt/>txj .
/Ve%   *~
* Cjutp
Una pagina del Diccionario de-la lengua de Nootka
UiiUOO    »»c    xxuu   ucic    axiicx    ex   xooxucuuc    va.      UWVj
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of
■rauMf^MwwwTOiigetawiiHra*^^ J d-e.    f 11
juifl'ti    <V
NOTICIAS DE NUTKA
Lleno  (a)   Ca-ma
Llevar. i  Yni-ta-pd
Llevar pr. la mano  Achi-nic
Llorar  Ei-jat
Llover  Mitz-zitle
Lluvia  Mic-tla
93
Madre  V-mec-zo
Mafiana  Amic-tla
Manco  C6a-coat-zo
Mandivulas  Tzi-huap
Mano  Cu-cumit-zu
Mar  Tup-pel
Mar bonacible  Aupac
Matdr  Tzoc-tzitle
Matarse asi mismo  Tzuc-tzitle
'Manzana  Mu-mu-octl
Mear el home (hombre) ... Oc-tzitl
Mear la muger  Omec-tzitl
Mecerse  Pual-lato
Medio  Ta-yec
Medio dia  Apeh-guene-nas
Medio   (en)  Ape-hu-ne
Mentira  Ai-tlajatl
Mentiroso  Aita-aita
Mefiique  (dedo)  Caol-ca
Miembro viril  Qui-mis
Mio   (a)  Na-na-nichi
Mirar  Napd
Mira aquello  Tzu-map
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
•t he-
there
silver,
; time
^&een
XCSXU.GUUG     WX
uuuoc    »>o    xxuu   iicic    oxucx
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of
it 94
NOTICIAS DE  NUTKA
Mocos  Ante-mitz
Mojarra   (pez)  Chz-apa
Montafia  Nuc-chi
Muchacho.  Ta-nas
Muchos :  Ayi-mil
Mudo  Muco-itl
Muger  Cluz-md
Muger Joven  Ag-coactl
Muger hermosa  Tlul-cul-md
Muger fea «.  Pisul-cluz-md
Murallas  Tehit-tema
Muslos  Apezuh-tatehi
1ST
Nalgas  Y-tla-tle
Nariz  Nit-zd
Navio  Mamatle
Negro  Tzuc-mitz
Nifia  Clut-tzas
Nifio  Maetl-catzis
Nieto  Coi-utch
Nieve  Coitz
No  Huic
No Sefior  Huicque
No ves  Chi-ta
No comer  Nise-meje
No tener que comer  Quina-jac
Noche  Ata-jai
Noche de Verano.  Nitz-atajai
Noche de Ynvo  Yac-atajai
Nordeste   (viento)  Achi-lit NOTICIAS DE NUTKA
95
Norte  (viento)  Yu-ilx
Nosotros  V-jaac
Nubes  Silg-huasa-mis
Nube del ojo  Mumuc-se-me
Nuca  Yndeniat-zatz
Nuera  Co-et-zo
Nueve  Tzahua-cuatl
Nuevo (a)  Chu-selg
Nutria de Mar  Co-cotl
O
SESE
«U    f.
I G u &SV o2+     <»
1.
Ocho  Atl-cuatl
Ojos  Caah-si
Oir  Nad
Olas  Cuaug-cuag
Oler  Mitz-mitza
Ombligo  Aime-nd
Orbita del ojo  Oahtl-oahtl
Orejas  Pa-pe
Orina  Oc-xitl
Oso  Chi-mitz
Padre  Nu-huc-zd
Paladar  Apeza-mezd
Pantorrilla  Tanfia
Parir  Hei-ne-metl
Parida  Tzaguas-coe
Pasearse  Juzt-jutza
Pato  Ma-ma-ti
y the
the
n ~by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
. the
e from
.ntains
■t he-
there
silver,
jj time
he en
le
.1
OUUOC     WO     1XUU     XXC7XC?     CX UCX      Cx     X o ox ucuvo     wx       utnr^
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of
it
asaitB
"raww""'" IXTLIU 96
NOTICIAS DE NUTKA
Pecho  Tlapetz-ahuma
Pechos de Muger  Eni-ma
Pedazo de Palo  Za-hu-mitz
Peinarse  Tza-hu-mitz
Peine  Tza-chi-ca
Perro  Ae-mitz
Pestafias  Achag-psimg
Pescado  Sum-md
Pico de ave  Tlup-cumaa
Pid  Tlus-teu
Piedra  Muc-zi-d
Piel  Tub
Piel de Nutria  Coa-tlac
Piel de oso  Clic-jae
Planta del Pie  Apat-tzutl
Pluma en el ala  A-apsu enotl
Pluma arrancada  Atelag tleg
Playa de Ycoatl        Tlaza-tzetle
Playa del rio  Cuitz-pitz
Poco   (a)  Huitz-tzu
Podre  Tza-camis
Ponerse el Sol  Op-d-apto
Porque  Guasi
Prefiada  Tlitl-tzitl
Prestar  Acol-tli
Primero  V-ac-tzatl
Puerta  Tam-xi
Pulgar   (dedo)  Ehja-comitz
Pulpo (pez)  Til-sup
B
Quadro   (a)  Jaca-mitl
Quadriles  Apezuh-thtle WIMfflTWtifilWi
ESS
d -e_    f i 4u
*r*e Jk.    o
N0TICTAS  DE NUTKA
Quando?  V-yi?
Quatro  Nu
Quanto?  V-nd?
Que?  Acac?
Quebrar....»  Coat-chiti
Quemadura  Mug-cho
Quemarse el cabello  Aiz-qui-mi-yutl
Querer  A-ha-coe
Querer mucho  O-ca-yo
Quien?  Atzit-tza?
Quijadas  Tzi-huap
Kayo  Tug-ta
Raiz  Muit-me-metz
Ramo  Tla-cai te-me
Rapaz  Tanac-ac-etz
Rascarse  Mi-qui-nicoa
Rasgdr  Tze-quies-hitl
Baton  Ypz-co-ne
Refluxo  Piscep-chist
Begla de la Muger  Ait-tzat-tzitl
Reirse  Tlih-joa
Retozar  Miap
Rincon  Ame-ni-quitl
Rio  Tzac
Relampago  Tleg-chitl
Robar  Tzu-cuitl
Rodilla  Chag-tzi-td
Romper  Cua-chitle
Roncar  Op-ta
Rededor  (al)  Tut-xitl
97
y the
the
n Idj
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
time
he en
le
.1
uiiuoc    v. o    ixuu    ucic    axucx    a.   icsxvxouoc   ux      u»»o -xS,    11
may he said to he "benign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of 98
NOTICIAS DE  NUTKA
Redondo (a)  Yp-qui-milt
Recivir  Ca-d
Red  Gua-gua-miti
S
Sacar la lengua  Chup-cep-tzitl
Salir  Y-ne-as
Saliva  Tlatl-mez
Salmon  (pez)  Tzu-ja
Sangre  Atzi-miz
Sardina   (pez)  Ami-multz
Sed  Na-ca-me-ja
Seis  Nu-pfi
Sdmen del Hombre.  Atl-xitl
Sdmen de la Muger  Hitl-tzitl
Sereno  V-pac
Sentarse  Tec-pitl
Serrucho  Tehit-jac
Si  E-d
Si Sefior  Ee-d
Siete  A-d-petzuntl
Sobaco  Atli-pfi
Sobrino  Hu-d-o
Sobrina  Atz-ec-zd
Sofiar  Pu-es-nac
Sorbdr  Chit-tzitl
Sordo  V-pulg
Sol  V-pel
Sombrero  Chia-puz
Soplar  Pup-hitl
Solo  Tza-huit
Subir  Sa-dc NOTICIAS  DE  NUTKA
Sudor  Hup-ze-machitl
Suegro  Co-ec-zd
Suegra  Co-ec-zo-duzma
Suelo  Yz-te-il
Suyo  (a)  Tlaut-tuz
Sur (viento)  Tuchi
Suspirar  Hitl-tzitl
n
Tais del Ynfierno  Yz-mitz
Tallo  Guchas-cte-me
Tarde  Yac-tzuc
Tela de la capa  Atj-mop
Tener  Vnac
Tener suefio  Po-atld-td
Tener sed  Naca-mejas
Tener hambre  Ague-quetle
Tener mucho que comer... Acho-mishacd
Tierra  Tzi-tzi-mitz
Tio  ,Na-ec-zo
Tirar de la ropa  Cu-titz
Tirar del brazo  Tzu-tzuas
Tobillo  Ai-xi
Tocar  Tlug-tuj
Tomar  Ma-d
Tocer  Huatzac-citl
Trabajar  Ma-muc
Tres  Catza
Trenza del cabello  Op-cat-at-clema
Tripas  Tzi-yup
Tu  Sua
Tullido  V-pe-mitl
U11UDO     ¥»«5     XXUU     UCXC     CiX UIDX      CX     lOOiaCUk/O     Ul        UWlj
may he said to he "benign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of
tumremftrmffwTBtseBt
iMf3mi«»rT<wj«mxm,l ui.w.41 vr>rKI&KSXGS£ 100
NOTICIAS DE NUTKA
Tuerto  Pipe-zul
Tuyo  (a)  Suat-zis
Vbula d campanilla  Cha-ehi-yu-md
Ves?  Na-na-nichi?
Verste en los ojos de otros.. Nech-i-zfi
Venas  Tlacut-aptd
Venado  Mo-huech
Vegiga de la orina  Az-pa-tu
Velio del pubio d barba... Apach-chi-md
Vender  Ma-efic
Venir  Cho-cd
Ventana  No-as
Ventana de la Nariz  Cus-cu-tla-td
Verde  Tlitz-mitz
Viejo  Mig-tug
Vientre  Yc-tas-tlas
Viento duro  Pisec-as-yud
Viento bueno..,  O-co-ma-ya
Visco  A-ni-cha
Vive fulano?  Ti-itch?
Vltimo  Tlac-tzatl
Vno ."  Sa-huac
Vfias  Chatl-techd
Vomitar  Alh-alh-ld
Vtero  Tanat-zas
Vulva de la Muger  Chig-fit
Xefe  Tais DESCRIPCION
a-e. Pi gu-aTdi *>
DEL
VOLCAN DE TUXTLA
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
-x
ntains
t he-
there
silver,
[> time
he en
le
T~- -~ I -1
uiiuoc    v.c   ixuu   iicic    axucx    a.   icdxucliuc   ux     uwv . x"Sj    it
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of  wm
d-e.    P' gu-e-r-pa.   <i
DESCRIPCION
DEL
VOLC^TST   DE   TTJXTLA.
POR DON JOSEPH MOZlSO !
Me parece que debo suponer como vna cosa que no admite
controversia, el que la formation primitiva de esta serrania de
Tuxtla,2 ha sido enteramente volcanica. La irregularidad de los
serros, tanto por sus dngulos entrantes y salientes, como por
la confucion de materiales de que se componen, acredita bastante esta verdad. No se vdn por todas partes" mas que vestigios
de las grandes erupciones que hubo en los siglos mas remotos.
La misma Villa de Tuxtla, los pueblos de San Andres y Cate-
masco, fueron tal vez catreras (sic) de otros volcanes antiguos,.
d d lo mdnos su suelo no estd cubierto mas que de lavas. Los
lechos por donde corren los Arroyos, d mas de estar llenos de
frecuentes cataratas, se componen en la mayor parte de vna ex-
tencion enorme de pefiascos requemados, cuya magnitud y fir-
meza en el encaje, hacen increible que hayan sido arrastrados
de las avenidas por copiosas que estas fuesen. Los pozos indican
1 Las notas que van al pie de este trabajo aparecen en la impresion hecha por la Sociedad Mexieana de Geografia y Estadistica en su Boletin.—2a. epoca, tomo II, pp. 62
y siguientes. A. M. Carrefio.
2 Tuxtla es una corrupcidn de la palabra "Toxtlan," tierra de conejos.
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
. the
e from
.ntains
4  he-
there
silver,
j time
he en
le
it & .
unuoc    w\3    xxuu   ucic    exx u<sjl    a,    icoiacuuc   ux      uwo .x*S,    it
may he said to he henign and incomparably hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of 104
EL VOLCAN DE TUXTLA
en las tierras bajas el mismo desdrden que se advierte en las
Montafias. Vn agregado confuso de tierra, arcilla, arena y es-
corias hd sacado hasta la profundidad de veinte varas; todo el
resto del circuito es vn mal pais.
Los enlaces de esta sierra, con la de Orizava, Cofre de Perote
y Xalapa, son bien conocidos, y no lo son menos los que tiene
con la de Acayucam, Tabasco y Montes que estdn al Norte y
al Nordeste de Oaxaca, de donde pueden originarse los continues terremotos d que estd expuesta aquella Ciudad.1 A cada
vno de los muchos y recios que le atribularon sobremanera en
fines de Marzo y principios de Abril de 87, prccedia siempre
vn ruido subterraneo, qoe alii era conocido con el nombre de
retumbo, y atribuian las Gentes d vn golpe extraordinario de Ia
Ola del Mar contra la costa, como si este pudiera oirse d mds
de cinquenta leguas de distancia, aun quando no huviera de por
medio las Montafias elevadfsimas que circumbalan todo el con-
torno. El extrepito se percivia del Leste (sic) al Nordeste,
circunstancia que no deve olvidarse por la conexion que tiene
con nuestro asunto.
En el siglo pasado, segun informes que he recivido de algunos
Ancianos de esta vecindad, vomitd llamas y arenas el Monte de
Sn. Martin, que se halla situado al Norte del pueblo de S. Andres, k poco mas de dos leguas de distancia: aseguran haverse
esto verificado vn dia 15 de Octubre, sin que halla quedado memoria del afio, ni otro testimonio que el recuerdo qe. hace el
Comandante de estas Tropas, vecino antiguo y de mucha vera-
eidad, de haver leido vna Escritura Juridica sobre tierras, en
que por insidencia se habia de vna fiesta jurada con motivo
de aquel suceso d la gloriosa Virgen Espafiola Sta. Teresa de
Jesus.
1 Creemos que, por el contrario, la sierra de Tuxtla es independiente de las demas, y
que este levantamiento en la superficie de la tierra esta, aislado.—Las notas son de los
editores de la Kevista Universal. <u f
'S°
«^5i
EL VOLCAN DE TUXTLA
105
He solicitado en el Archivo de la Parroquia algun documento
sobre este particular, y nihguno ha podido encontrarse. En
el dia, ni vna misa rezada se dice en obsequio de la insigne
reformadora de los Carmelitas, no obstante que los Yndios ob-
servan desde tiempo inmemorial la costumbre de tocar d la
^puerta de la Yglesia, la vispera y el dia, sus tambores y cla-
rines. La misma negligencia que tubieron los Antepasados, me
ha estorvado averiguar por que causa, d en qud fecha se did d
vna Ymdgen de la Santisima Virgen que se venera aqui con
mucho culto la advocation de Sefiora del Volean. Todo lo que
se por vna tradition impresa es, que la exploration de que ven-
go hablando durd mui poco: que las materias arrojadisas no
pasaron de tres leguas en contorno, ni quedd otro vestigio que
vn pozo (poco) de humo que veian no solo con descuido, sino con
desprecio, todos los havitantes de la Comarca, y aun este lleva
mas de cinquenta afios de haverse disipado enteramente.
El dia 2 de Marzo del presente afio, d las cuatro de la tarde,
se oyeron en estos Pueblos acia el referido Pueblo, vnos grandes Truenos, que sin embargo de ser subterrdneos, creyd todo
el vecindario fuesen efecto de vna recia tempestad, cosa d que
havian esperimentado mui expuesta la mencionada serrania.
Vna espesa nublazon cubria la cima de los Montes, de modo que
parecia aproximarse vno de los mayores aguaceros. A las seis
se dejd ver en Tluxtla, por el Nordeste, y aqui por el Noroeste
de la Montafia, vna gran columna de fuego, de cuyo centro se
disparaban con estruendo muchisimas centellas que culebrea-
ban en diversas direcciones, d intimidaron de tal suerte d los
Vivientes, que todos acudian de tropel d los templos d implorar
la Divina Misericordia, persuadidos d que era inevitable la ruina total de este territorio, quando no la general del Vniverso.
Los ministros del Santuario esforzaron entonces su celo, no
menos contristados que los Pueblos infelices. No se veia por
<y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
ntains
t he-
there
silver,
time
heen
WAOOO     ¥»<E!     ilUU-HClO     ttiBBI      <3.     J.CD1U.OUW!     Ul        UWU g CS j      it
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of 106
EL VOLCAN DE TUXTLA
todas partes mas qe. penitencias, ni se oian mas que predica-
sion, golpes de pecho y gemidos.
Dos dias de seguida durd esta melancolica escena, sin mas
novedad que vn estremecimiento de Tierra la segunda noche por
espacio de seis horas, y vna lluvia de arena de mui poca consideration, porque el viento favorable del Sur que soplaba d la
sasdn, se llevd con sigo la parte mayor d los Montes de Teco-
lapa,1 camino del Marques 2 y mar inmediato.
La noche del 3 d 4 del propio mes, creyeron el Gobernador
interino, el Pagador del Real Fuerte de S. Carlos de Perote, y
quantas personas havia dentro de aquel Castillo, que se estaba
disparando sin cesar toda la Artilleria de Veracruz, y con la
misma fecha participaron al Exmo. Sor. Virey de este Reyno
tan inopinada novedad. El mismo estruendo de explocion de
Artilleria se percibid en Teuzitlan y Xalazingo, distantes el vno
seis, y el otro ocho leguas al Norte de Perote. Los havitantes de
Papantla y Mizantla en la costa de Tampico, se alarmaron
d la misma hora, creyendo que los enemigos con quienes tenemos actualmente guerra, estubiesen bloqueando la Plaza de Veracruz. Mas de quatrocientos cafiolazos habian oido en aquella
noche, y esta casualidad les proporciond la ocasion de acredi-
tar los nobles sentimientos de fidelidad y amor al Soberano y
a la Patria, d quarenta y ocho Rancheros de la Joya,3 en Jurisdiction de Xalapa que se presentaron al Subdelegado de esta,
Villa dispuestos d sacrificar su vida en el combate.
El mismo cafiondo hizo sospechar alguna inbacion en las costas de Tabasco, que distan mas de cien leguas al Sur de este
Volean, de que estdn retirados mas de quarenta los pueblos
que he citado en la de Tampico.
1 Rio que desemboca en el de Salta Barranca.
2 De la laguna del Marques, asi llamada, porque en sus cercaru'as establecid Hernan'
Cortes un ingenio.
3 LaHova. <U     P
•s
u-e^Tffi
EL VOLCAN DE TUXTLA
107
En San Andres Chalchicomula, que estd mas de treinta y
cinco leguas al Oeste, creyeron en consequencia de igual ruido
subterraneo, que iba d rebentar el volean de Orizaba, y temieron
quedar sepultados en sus escombros.
El propio Mar no estubo libre de este estruendo que d bordo
del Vergantin Voladdr, percibid su Capitan D. Ignacio de Ola-
fieta, como consta del oficio en que dio parte d S. Exa. De
donde se vd claramente, que los diversos socabones que niinis-
tran los materiales con que hace sus erupciones este monjibelo,
se estienden d muchos centenares de leguas.
Pasados los dos dias primeros quedd todo en serenidad. Los
horizontes despejados solo dejavan ver vna pequefia humareda
en el serro de San Martin, de que se formaban alii mismo algunas nubes acompafiadas de remisos truenos, sin seguirse lluvia alguna. Al cabo de quince dias, todo se habia discipado enteramente.
El 22 de Mayo, d las siete de la mafiana, soplando el viento
por el Norte, fud la segunda eruption. La elevacn. del fuego
mucho mayor que la primera, mas frecuente el relampagueo,
mas desecha la nublazon y mas copiosa la lluvia de arena. El
sol se oscurecio tanto, mas de quinze leguas en contorno, que
d las doze del dia fud indispensable valerse de las luzes artifi-
ciales. Las Aves quedaron (tan) aturdidas con tan inesperada noche, en el sitio que les cojid, que con las manos se cazaron los fai-
sanes en algunas Rancherias. Los vecinos me aseguran, que
jamds han experimentado noche mas tenebrosa que aquel medio dia.
Se renovd la confusion como en la primera vez: las prose-
ciones, la penitencia, la predicasion. A no haver limpiaclo oportunamente los tejados y azoteas, se huvieran hundido seguramente los edificios por el disforme peso de la arena que cargo
sobre ellos. Y sino huviera estado al conclurise la cosecha de
algodon por este tiempo, el pobre vecindario, que no cuenta con
y the
the
n hy
74,
ich
it
in
to his
the
aount-
verdure
shores
hickets,
ones
, the
e from
.ntains
■t he-
there
silver,
time
-the en
pjxcoc/   wu   xxuu   ncx c   ai hci    ex   XTSDxUouuu   lux     Hire- . xS ,    it
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of 108
EL VOLCAN DE TUXTLA
otro giro vtil, huviera experimentado pdrdidas sumamente des-
tructivas, porque el viento contrario trajo los materiales del
volcdn, y arruind todos los vegetales.
El dia 23 llegaron hasta Oaxaca las nuves que la arena havia
formado, y el 24 Yo mismo vi la lluvia que parecia de ceniza,
y pude consolar d algunas Personas que habia consternado vn
caso tan extraordinario, asegurdndoles no podia ser otra cosa,
que vna de las erupciones de este volean de que ya tenia noticia.
Casi por el mismo tiempo huvo igual lluvia d cinco leguas de
Yzficar, y en la provincia de Tabasco, por no constar aora la
de Tehuacan, Orizava, Cordoba, &. &. de modo que calculando
la estencion por Mar y tierra, sobre que se desgajd este agua-
cero, puede asegurarse que las arenas del Volean de Tuxtla han
cubierto sobre nuestro glovo vna superficie de mas de onze mil
leguas cuadradas.
Otros dos dias no mds duro esta furia d que succedid la ce-
renidad como en el principio, arroj ando el Volean diariamente
humo, y de cuando en cuando algunas llamas.
El 28 de Junio fue mayor la eruption d las seis de la mafiana.
El viento del Sur arrebatd para la Mar, Montes de Tecolapa
y camino del Marques la copiosa arena que estaba vomitando
Ia Montafia. Se desfigurd tanto el camino, que el correo sema-
nario tuvo que volverse con su Balija d Tuxtla. La Arboleda
perecio, con todo lo que componia grandes, y deliciosas embos-
cadas, que hacian vn sombrio grande en el distrito de dies
leguas. Troncos quemados son las tristes reliquias que dejd el
fuego en los tres dias que duro la tormenta, d que succedid
en los mismos terminos que dntes la deseada calma.
No. se disfrutd de esta mas que hasta el 26 de Agosto, en
cuya noche, precediendo grandes aguaceros y frecuentes rayos,
se ensendid de nuevo, y continuo arrojando impetuosamente
sus materiales, hasta no sd que dia del mes de Octubre, porque la continua nublazon, lluvias y Vracanes del Norte nos <i ■«.    P i 4y •e-T o x    o
EL VOLCAN DE TUXTLA
109
quitaron de la vista por mas de treinta dias, los Montes vecinos.
Desde principios de Septiembre que venia Yo navegando
para esta costa, en la Mar misma senti la lluvia de arena que
no dejd de experimentar en los dias que continue mi navegacion
por los rios que desaguan en la Barca x de Alvarado, y de
entonces acd ap6nas ha havido dia en que no haya caido en
mayor 6 menor cantidad.
El Rio de Tuxtla tenia varias honduras en que solia haver
algun pescado. Sus aguas eran christalinas, aora son turbias,
y todo el lecho quedd lleno de enormes bancos de arena. La que
se halla desleido y se tome en la bebida, puede haver ocasio-
nado las muchas disenterias que observd con sintomas de malig-
nidad en esta Villa, y las porfiadas toces, no reconocen segun
mi dictamen, otro origen que la infection de la atmosfera con
algunas materias que no extrafio tengan vna indole arcenical.
Por otra parte han sacado vtilidad los Tuxtecos de tanta lluvia
de arena. Su piso barrancoso se componia, d de fango d de
arcilla resbalosa, mezclado lo qual con estos resecos materiales,
permite andar sin las caidas que anteriormente eran irreme-
diables.
El 23 de Septiembre me aproxime al Volean en obedecimien-
to al superior orden de S. Exa. que con fecha 13 del mismo
mes me comunicd el Director del Rl. Jardin y expedicion Botanica, D. Martin de Sesd, y en sus inmediaciones adverti que
la arena havia suvido mas de tres varas castellanas en vna
circunferencia de cerca de tres leguas de diametro, cuya cantidad, aun calculada por lo mas bajo (pues en algunas partes era la elevation de cinco d seis varas) produce cinquenta
y siete millones, ochocientos setenta y cinco pies cubicos.
Era espantoso el ruido de truenos que sin cesdr perciviamos
al pid de la Montafia. Muchos rayos parecia que se estavan
1  La Barra. A. M. C.
y the
the
n "by
74,
ich
it
in
to his
the
ount-
verdure
shores
hickets,
ones
the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
time
Theen
le
,.1
buudc   nc   x xxjuj.   ixuxu   exx uuj.    <x   ± utxuouuu "iuj.     uw<^ Ax S,    it
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of 110
EL VOLCAN DE TUXTLA
disparando en la cumbre, y todo el terreno se estremecia tan
frequentemente, que ni en Oaxaca ni en Mexico hd experimentado iguales Temblores de tierra. La misma arena nos havia
nublado el sol, y el viento que se havia mantenido toda la mafiana por el Sur, nos acabo de proporcionar las circunstancias
mas favorables para emprender la subida.
En efecto, perdiendo frecuentemente terreno, por delesnarse
la arena, huvimos de conseguirlo despues de dos horas de afa-
nes, que me pusieron d punto casi de sufocarme, como acaso
huviera sucedido, a no estar prevenido vn criado de la expedicion con vn frasco de Alcali volatil para socorrerme.
La columna de fuego que salia del crater en este dia, tenia
vn diametro de mas de quarenta varas, y vna elevation que me
parecia, contando con el humo, de mas de ciento.
El que se figure vn chorro de fuego, perfectamente semejante
al de los cohetes y del tamafio que llevo referido, se formard
la mas perfecta idea del que se presentd a mis ojos. Entre 61 se
elevavan muchisimas piedras de diversa magnitud, tan encendi-
das todas, como el hierro en la fragua del Herrero. Las haayo-
res caian casi perpendicularmente sobre la misma boca que las
vomitaba, y las menores a la circunferencia, con particularidad
azia el Norte.
El estruendo con que se hacian tan continuas explociones,
ya no me parecio alii semejante al de los rayos: heria el oido
del mismo modo que el que producen las olas del Mar, que
agitadas por vn fuerte bendebal, ban d azotarse contra las
rocas.
Vn hedor d azufre mui intenso comenzaba d percivirse casi
desde la mitad del cerro. El piso estaba bastante caliente, y
por diversas partes se veian salir muchos vapores; todos ellos
eran perfectamente blancos. En el humo de la grande hoguera
havia tal variedad de colores, que no soy capaz de expresarlos
por no hallar nombres adecuados con que darlos d conocer, y Fi 50
-e-Toa.    "»
&?7e/ec£o, fie^cc&beyrraio   fz>^/-
£«ew6>977fl97?jB' £eezc&e/rro, fi<rXs oc-
Ce/yTTCt/X/ye. CCO £XSZ&rrtX/f & 1601/7770^
aCc cxsr7VtzpLotV3$/o  oCetrpu&y aCc- oozr
fr&ZsaSy c6e> cufayrr'e/r, rfUsC, -me, f?co —
Stexccrry   co 4>tusrr£o cct/vt, aCdSu/o-
ccuzsrrres, como ezccd>o /s-t&tfi&xsoo
Stecc&CcaCo_, cc Tro esy£zz/zs trxjeiftyr? t^aCo
vrr Cou£iu3Co   qC&£cls e^x^e^de^ceerr-^Ji.
cc?? ujyJx&A'co   gCc ts&ccz/c 'yotCceiLC
btzezas &oco7iot^tyxrr>&.
c^Cct, coeCe&rry-rras cCc peCeop qu&
Sez/cco oCcC Cxuzd&Zs esr? e/ytzz/ aCoct^,
£&rrijxJ V77 Ocotyrrye.^co oCcj Trr<xdy->
qCc, au^xec&rriezs Ofex/ZeeteV? y vr7c*~~J
e/eejcuz&ry &u& wre, pctsz&eect, <Otrrr~
ia^r/oio   corr eZ. Atomo   c/& vrrce/r
afe. cc&rr£o.
itutc& -vrr c/ror--
cec tfe-
7CO aC& C&e&o  6&z,/C£G6ccrrs^erTrrt& &&-
y the
the
n Idj
74,
ich
it
in
to his
the
lount-
verdure
shores
hickets,
ones
i the
e from
.ntains
Una pagina de la descripcion del Volean de Tuxtla X    "hg_
there
silver,
(* time
**3been
,XiX
unuuu   nu imu  ijluxu   mumx   u   luumiiuwui    uwl. JxSj   it
may he said to he "benign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of I EL VOLCAN DE TUXTLA
aun d los pintores mas diestros les seria tambien imposible
copiarlos exactamente al natural. Esto daba el expectaculo mas
horrible, y algunos de los que me acompafiaban se precipita-
ron ciegamte. por los arenales, diciendo que havian visto el mismo Ynfierno.
Al borde extremo de la meseta inmediatamente al crdter,
el termdmetro de Reaumur suspendido en el aire, estaba d los
diez y seis grados, y en otro de igual graduation, tocando al
suelo, ascendia el mercurio d los sesenta y ocho. Acia la parte
interior, d dos varas de distancia del fuego, pasaba de los se-
tenta suspendido en el aire, y llegaba d los setenta y quatro puesto en el suelo.
En este sitio que es perfectamente el Leste1 de la chiminea,
dejd enterrada vna botella con una inscifipcion latina en que
expreso el dia y hora que estube alii, y los sujetos y nombres
del Alcalde mayor D. Manuel de Escobar, y mi compafiero D.
Julian del Villar que havian ido con migo. Se recogieron varias
piedras, en casi todas las quales encuentro vna suma unifor-
midad.
En la Crestoneria superior huvo probablemente vna mine-
ria de cobre en matriz silicea; las piedras que han rodado conservan todavia la pinta, de lo qudl, y de no haver encontrado
bitrificasion alguna en todo el distrito, infiero que no ban su-
frido la action del fuego estas substantias, y tengo por seguro
que no formavan mas que vn manto mui superficial..
En las que dispara el Volean, el hierro es el metdl que mas
se distingue. Todos los manchones blancos d que aplique repetidas veces la lengua, me parecieron producto de vna sal marina.
No falta algun Ocre, ni deja de abundar el azufre. El gds azoticd
creo que es comun en todos los Volcanes.
Los Minerales no pueden conocerse bien sin vna analipsis qui-
1 Este. A. M. C.
■pttutwnu -x xiaiu.  i.xvj-j.u txx blx   a.   luuia^uw 'Ui    uwu ._a"S ,   it
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days oi wakummem
112
EL VOLCAN DE TUXTLA
mica, y aqui, mas que en otra parte, son insuficientes los sistemas de varios Mineralogistas que caracterizan los generos y
especies de este Reyno por la diversidad de sus figuras. Las re-
cias frotaciones despuntan necesariamente los angulos, y salta
d los ojos que ese es el origen del polvo negro qe. se ha esparcido
por tantas leguas, cuya naturaleza es identica d la de las piedras
que Yo mismo he remolido.
Me faltaban vnos Bardmetros para conocer la elevation de
/a Montafia sobre el Nivel del Mar, mas el celo y actividad con
que S. Exa. quiere llevar hasta el fin las observaciones fitiles
al bien publico, y los progresos de las Ciencias y Artes, me pro-
veyd de dos con que poder hacer vn segundo viaje.
Mas de vn mes tube que diferirlo, obligado de los tempestuosos temporales que ha havido en todo el mes de Octubre
pasado y mas de la mitad de este. Tratd en este tiempo de construir vna Maquina electrica que no salid de lo peor, y de que
(contando con los auxilios que me frequentaba el Alcalde mau
yor) se remediasen las sumas descomodidades del camino con
vna estacada, tanto por padecer menos en aquellas molestas su-
bidas y penosos arenales, como para defender los instrumentos
de vn golpe.
El 21 del corriente, que fue el primer dia sereno qe. se presentd, resolvi concluir mi encargo, y con vn numeroso aconi-
pafiamiento llegud d la cumbre del Volean 1 la una de la tarde, llevando conmigo para que lo dibuxase, al dibuxante de la
Expedicion D. Antonio Echeverria, que no havia podido acom-
pafiarme en el primer viaje por estar accidentado.
Havia dejado al pie de la sierra vno de los Barometros con
su Termometro anexo, que no obstante haver sido el que llegd
casi inservible de Veracruz, pudo aqui componerse y vtilizarse
medianamente. El otro, que era mui bueno, se entregd al Gobernador Yndio, para que bajo de su custodia lo condujese hasta EL VOLCAN DE TUXTLA
I arriva vno de los Naturales en la misma situation que Yo lo
havia dador_
Pero fuese porque variasen esta improvisamente, d porque
en la aspera pendiente (que con motibo de las grandes lluvias
se havia puesto mas barrancosa que antes) tropezase el que lo
llevaba; lo cierto es que, al momento d hacer vso de dl, tube el
desconsuelo de ver quebrado el tuvo por su parte superior. Hize
sobre la marcha subir el que habia quedado en la falda, y por
su medio, aunque imperfectisimamente averigud que la mayor
altura del Serro de San Martin es de quinientas varas escasas
sobre el nivel de la Mar.
No fue mas afortunada que el Barometro la Maquina Elec-
trica. Llegd despegado, y d riesgo de romperse el vaso que tenia
puesto en lugar de la Botella de Leidem.
Todo lo encontrd mui desfigurado respecto al que habia visto la vez primera. Al pie de la montafia no se percivia ruido
alguno, y en su cumbre no habia otro que el semejante d vn rio
caudaloso que se precipita d quinze d veinte varas de profundidad.
En el sitio en que quedd la inscription, havia subido mas
de ocho pies la arena, y el fuego se havia disminuido mas de dos
tercias partes, tanto por lo respectivo al diametro de la columna, como por su elevation.
Con esto tube la felicidad de ver vna gran parte del fondo de
aquella horrible chiminea que no tiene treinta varas de profundidad perpendicular. Por entre innumerables grietas sale vn
vapor parecido d la neblina que se eleva mui poco de la tierra
y la conserva llena de humedad. Por la banda del Norte sale
con mayor abundancia, y subcisten alii las Piedras ardiendo,
tan convertidas en ascuas como las que se disparan en las erupciones impetuosas de la fragua que estd al Noroeste. La pe-
fiasqueria que se v6 por el Norte amenaza el hundimiento por
estar ya desplomada, ser en ella mas recio los temblores y tener
wiotto—ins-xxuu. ihxC  aiuci—a. inaxixcxiuc  vj.—nwo A«x*S,   it
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. 114
EL VOLCAN DE TUXTLA
d su pi6 vn incendio que aunque no tan voraz como al principio,
no deja con todo de ir haciendo sus excabaciones.
Conjeturo que la boca que arde actualmente con fuerza, presente dentro de pocos dias, 6 algunos meses, vna vista semejante d la de otra que parece estar prdxima d apagarse. De
donde infiero que sin embargo de todos los indicios qe acreditan
la desmesurada estencion que por conductos subterrdneos tiene
la Mina volcdnica hasta por debajo del fondo del Mar, esto no
hace, como vulgarmente se imagina, vnas escavaciones de mucha capacidad, sino por el contrario, de pequefio calibre, y mas
propias por consiguiente para comprimir los vapores enrrare-
cidos, cuya violencia es bien conocida de los Fisicos por superior
incomparablemente d la de la polvora, y cuya suma total hace
la fuerza con que se llevan consigo las masas enormes que he visto dispararse.
En el borde interior de la hornilla que estd al Nordeste, d
menos de vna vara del mismo fuego, dejd enterrada otra botella
con vna inscription poco diversa de la anterior. Apenas podiamos mantenernos Villar, el criado Calderon y Yo en este ar-
riesgado sitio. El humo nos embolizava algunas veces, y nos
robaba de la vista de nuestros espectadores. Lo peor era que se
nos quemavan los pids, no obstante que al asentar el vno, levan-
tabamos el otro con suma velocidad: toztados sacamos los Za-
patos, y al descender del pequefio Serrito que por todas partes
estd humeando, sentiamos hasta las pantorrillas vn vapor poco
menos que de agua hirviendo que no dejd de escaldarlas compe-
tentemte. La sal de Tartaro antes de media hora havia sufrido su
deliquencia.
Ldjos de las hornillas, y acia el borde extremo de la Serrania
en que quedd la mayor parte de los que me acompafiaban, era
tan intenso el frio, que todos titiritaban, aun los que pudieron
cubrirse sobre sus vestidos con vna especie de camisas de Balle-
ta, mui usuales en estos Paises. El viento soplava por el Leste, EL VOLCAN DE TUXTLA
115
y el Mercurio en el Termometro de Reaumur bajd d los catorze
grados.
Estaban despejados los Orizontes, y se veia con claridad no
solo la reventazon de la mar, sino los innumerables bajos que la
arena ha producido en su fondo. Regulo que el "crater del'volean
no dista por linea recta tres quartos de legua de la playa. Tres
horas y media gastd en mis observaciones, y baj6 de la Montafia
d poco mas de las quatro de la tarde.
Como la gente vulgar ve siempre como efecto sobrenatural
de la Yndignacion Divina, todos los fenomenos extraordinarios
de la naturaleza, no es extrafio que estos vivientes estuviesen
sobrecogidos de vn terror panico que los impelia d abandonar
su antigua Patria y aun sus poseciones. Algunos de echo lo
ejecutaron asi, bien que fueron despues restituidos d ellas, por
el celoso Magistrado que los govierna. Se persuadieron de que
Yo venia d apagar el volean, y no dejaban de verme como vna
especie de Deidad capaz (de dominar) al fuego con soberania, d
veneer d lo menos su voracidad con la industria.
Esto los conmovio para acompafiarme en mi primer viaje.
Les leia Yo en el semblante el susto interior que amilanava su
espiritu, especialmente quando oian los horrorosos bramidos del
Volean; pero su misma barbarie me did energia para animarlos.
Creian que d mi lado eran inmortales, y jamas me desampa-
raron, sirvidndome mucho esta preocupacion suya, pues sin ella
tal vez no hubiera subido d la serrania, porque me huvieran
dejado solo, sin tener quien me diese la mano d tiempo que la
fatiga me havia acabado el aliento. Ellos con sus cuerpos for-
maron vn pasamano con que huve ultimamente de superar las
dificultades que de otro modo eran ,invensibles, para vn hombre
que venia conbaleciendo de una fiebre que le asaltd en Veracruz.
Ya prdximos d la hoguera, vi los continuos conjuros que hacian los Yndios con algunos crucifijos que improvisamente fue-
-o/l ie
,.1
uxjajux/   nu  xxuu iH/ie 'axuei—a  xeaiaeuuc  ui    uwu rs,   it
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of 116
EL VOLCAN DE TUXTLA
ron sacando del seno en que los llevaban ocultos. Dimos todos
gracias al Altisimo por el beneficio de habernos dejado llegar d
aquel sitio.
La Botella con la inscription fue para ellos vna nueVa especie
de mis'terio: creyeron algunos que iba d servir de Dique para
contener en lo sucesivo el impetu de las llamas; otros llegaron
d sospechar que fuese vn Correo Magico, por cuyo medio diese
Yo cuenta d S. M.\del estado de consternation en que se hallavan
sus pueblos.
Desde el dia siguiente me comenzaron d hacer repetidas con-
sultas, sobre el peligro que este Enemigo les amenazaba, y muchos me confesaron la resolution que tenian de retirarse d los
paises mas lexanos, aun con perdida de todos sus Bienes.
Pude contener las emigraciones que meditaban hacidndoles
reflexionar que no hay lugar de asilo contra la ira de Dios pro-
vocada por nuestras culpas, ni arvitrio para escapar de sus
efectos, mas que el sincero arrepentimiento con que conmove-
mos su Misericordia: que el Volean es vn efecto puramente natural, que en cierto modo podia imitarse artificialmente: que no
eran solo estos pueblos los que havian tenido motivo de espan-
tarse por esta causa, pues en otras partes havian sido efectivos
k/S grandes estragos que havian ocasionado los Volcanes: que
Ia corriente de este se dirijia acia la Mar, y estaban defendidos
los pueblos de su furia, por la Muralla de Serros encadenados
que la naturaleza misma ha puesto de por medio: que d sus
sembrados no se seguiria dafio alguno, por el declive del terreno
en que los hacen, de donde pueden las frecuentes lluvias barrer
la arena que recelaban sofocase las plantas recien nacidas: que
no tenian, en vna palabra, otra descomodidad que temer, que el
que se ensuciase frecuentemente la ropa en los tendederos, y
el almidon de Yuca que trabajan, mientras estubiesen cayendo
estas escorias pulverizas: que el Volean vltimamente ha de
apagarse, y que acaso no pasarian muchos meses sin que esto se EL VOLOAN DE TUXTLA
verifique. Todo lo qual puntualmente es el dictamen que me h6
formado. -
La experiencia les ha hecho ver que no son antojadizos mis
lisongeros prognosticos. Han levantado vna buena cosecha de
<Maiz, que estdn vendiendo d precios baratisimos, pues ddn cien
Mazorcas por medio real: pinta grandemente la de Prijol, y los
Algodones se hallan en vn estado inmejorable.
San Andres de Tuxtla, y Noviembre 27 de 1793.
rnxuao- vnc  xxuu ncre   axuci   a  icsiaeuuB  ox    un<\_ .rs,   it
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast mmjjimi
Vfgft
i «U R
\u^rr oik.    o
USTDIOE
Pigs.
El Br. D. Jose Mariano Mozino  V
Noticias de Nutka  5
Diccionario de la lengua de Nutka  85
Descripcion del Volean de Tuxtla  103
y the
the
n ^j
74,
ich
it
in
to his
the
:ount-
verdure
shores
hickets,
ones
. the
e from
.ntains
t he-
there
silver,
time
-rbeen
Tnc75e~'we~rina nere~an;eT~B residence oi—owe        _-i*s, it
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America.    The long days of
h    1,
Koti t-i-bs    do,    Plut-Ks   u.       rUxi.ee>!   11/1,-       j».   i"'77
article; i.
Of the discovery of B&tka or Island of Mazarredo,
its situation* climate, natural productions
in general, stature, ornaments, dress,
and arms of its inhahitants.
The little Island that today we know "by the
name of Mazarredo, and on whose East Coast lies the
harbor of Nutka, notwithstanding having heen seen "by
the Spanish Pilot Don Juan Perez, in the year 1774,
did not hegin to he well known until 1778, in which
year the indefatigahle James Cook reconnoitered it
and found there furs in ahundance, the commerce in
which he presumed rightly would he of advantage to his
nation.
Ihen seen from
sight a most picturesque
ains are covered with pines
the sea it presents to the
view, as its elevated mount-
and cypresses
whose verdure
never changes. But on reaching land only sandy shores
of little extent are found everywhere, hramhle thickets,
precipices, large rocks and immense masses of stones
heaped up in disorder, and even volcanic lava on the
hanks of a lake distant ahout a quarter of a mile from
the anchorage.
The
some veins of
lieve I am de
are veins of
of which I ha
account of la
give results
analysed "by c
re undouhtedly runs through the mountains
metallic ore, and at least I do not Deceiving myself in feeling sure that there
copper, iron, lead and perhaps some silver,
ve not heen ahle to make certain on
ck of apparatus, hut may at another time
after the specimens I gathered have heen
ompetent persons.
In regard to the climate, to judge hy the
rohust health that all of us enjoy, and also of all
those we find here after a residence of two winters, it
may he said to he henign and incomparahly hetter than
that of the countries situated on the same parallel on
the Northeast coast of America. The long days of  2.
summer are
very rare in which
during the winter.
from the North and
enters the TTIrazon
"by fair weather. The
strong, pulling trees
sufficiently warm, although the
year is
there are not frequent snowstorms
At sunset the wind is generally
ahout nine o*clock in the morning
from the NW.,accompanied always
North wind in the winter is very
up hy the roots and putting in
great danger the ships anchored in the Port. The rest
of the year the S. and S.E. winds are the most
ohjectionahle as they are accompanied hy thick fogs
and rain that continues for at least forty-eight hours
a week. I never heard thunder or saw lightning even
in the sxl^rmiest days I experienced, and the inhahit-
ants seldom have according to their reports.
The land covered hy vegetation has very little
soil which is thrown without the least difficulty and
it is not many centuries ago that the mosses and other
vegetation following, "began to form. It is almost im-
possihle to penetrate into the interior and only the
most resolute would he capahle of contending against
the multitude of deep gulches and thick amhuscades of
the forest. The natives live only on the shores* the
mountains remaining reserved for the hears, lynx, deer,
weasels and squirrels, etc.
did I noticed the "birds were
Carpenter, two Humming "birds
"Aladdas*. The
from which they
the species are not
ahundant of the few
etc.
In the little climhing I
very scarce. I saw one
and the same number of
others inhahit the shores of the sea
draw their suhsistence, and even here
many,
there
nor are the individuals
are. The Heron, Crow, Gull,
Our vessels have "brought to this uncultivated
country a colony of jrajjs, and they do great harm jtn the
houses of olir'^sira^ll'shment, having propagated,
prodigiously* The "buildings are situated, on the "best
ground in the district of the Port, less than a gun
shot from the anchorage, and near the little hay in
which, in 1788, the English Captain John Meares had
huilt his hut. All that piece of land is converted into
gardens, the vegetahles from which are of the most exquisite taste, hut all the efforts of Captain Don Pedro
Alherni/ were useless to make the grains prosper that
constitute the hase of our sustenance. The wheat and
corn were always a disappointment, the latter grew
viciously, the former languished; hut neither the one
nor the other ever saw the grain ripen in its spears.
Barley» on the contrary, gave some hopes.
/  Possibly a new fertilizing of the land,
weakening a little its vegetative strength in some
parts, and increasing it in others, might proportion
nearly a mile of sowed ground, from the lake to the "
Maquinna river, over a space not less than thirty feet
at its least width. And it will he seen at a glance
that if a harvest of grain was secured from this fruitful soil it would aid greatly in the suhsistence of any
regular garrison that the estahlishment should wish t©
sustain. But how many trees will it he necessary to demolish, how many stones to wrest from the ground, and
with what tenacity the roots must he disintered? ind
to consume hy fire the seeds of many mountain plants
that at present occupy this ground, among them "briars
of different species, etc., whose present exuberant
growth appears to announce only misfortune to any later
attempt at cultivation.
Of the animals, goats and pigs, I helieve
would do well there, and would multiply within a very
few years. For cattle and sheep the pastures are very
scant, and it would not he easy to make reserve of a
supply of fodder for the winter if there were as many
as a hundred head.
The fishing is ahundant, and there are many
varieties of fish, many of them of very delicious
flavor. Salmon, Codfish, Sardines, etc.
Everywhere are found springs of fresh water,
and the lake previously mentioned contains an excellent supply in great ahundance. The lake is of fair
size and has a depth of more than ten fathoms.
Our sojourn of more than four months on this
island facilitated my knowie^gT~6T~Tariuus~customs of
the natives, of their religion, and systems of government. I helieve I have heen the first to acquire such
information as it was possihle to ohtain, after having
learned sufficient of their language to maintain with
them some conversation.
The stature of the common people is mediocre,
that of the Chiefs regular. Possihly this difference,,
is the result of the diverse exercises to which the
former apply themselves from childhood. I have never  WfcWfiiittH
ohserved among them an excessively corpulent person,
and even of those that we would call fairly stout I
saw very few.
The head is pushed upwards, not hy a freak
of nature, hut hecause from hirth the child is placed
in an ohlong hox, that serves as a portahle cradle, in
which, with strong ligatures, ttie^eadis^ulded so
that it remains always with this deformityT=^Ke~"forehead
is raised, the nose flattened at the "base and the
nostrils distended, and the cheek hones elevated and wide
apart, which makes many of them hroadfaced and almost
have seen them
anJLmal diet to
of them losing
in some cases.
they sit
graceful
women is
roundfaced. The size of the eyes varies, a languid
is frequent, hut they are seldom found stupid, rather I
noticed in many a vivacity so pathetic that hy it alone
I could, without much error, divine some of their
thoughts. The teeth are equal, and so strong that I
preserved at a great age. Perhaps the
which they are accustomed is the cause
their whiteness, although it is retained
The necks are short and thick and the
hack "broad. The points of the feet incline inwards,
which results, prohahly from the uncomfor tahie situation
in which the infants are tied in the cradle, and the way
the canoes. All of which accounts for their un-
way of walking and the ungainly walk of the
especially noticeahle. The hair is long, faded
and thick, and varying in colour hetween dark red and.
"black.  The heard appears with the same regularity as in
other men, and hecomes as tufted and long as those of
our Capuchins and Belemites in the old men, who are the
only ones who let grow, as the young men pull it out
hair l)j hair,commonly using pinchers made of small
shells and the women in the same way despoil themselves
of the veil with which nature appears to have wished to
hide the organs of modesty. The quantity of grease
with which they varnish the hody, and the red ochre with
which they paint it does not permit discovery of their
natural color. Prom all that the color of the children
has led me to presume that it was less dark than that
of the Mexicans, and I was ahle to confirm this
suspicion hy the casualty of meeting the very elegant
Princess Yztocotitlamoc on one of the days of ceremony
when we all went with the Commandante to her rancheria
to compliment her, and saw her rosy countenance, inclined a little to paleness. 1 ESS
They have a custom from youth of piercing
three or four holes through the extremities of the
lower lohes of the ears, and one or two through the
gristle hetween the nostrils. Through these latter
they thrust pins crosswise of the face. From the
former they hang wires that they knot ahout an inch
helow the ear and from these hang small sheets of
copper rolled in the form of a cylinder an inch or two
long. Earrings are not now in use as they were when
Captain Cook saw them. By way of collar they wear
strings of fish hones or shells, and not seldom strings
of glass heads which they have ohtained through trade
with the Europeans. In the same way they wear "bracelets and strings of heads around, the leg ahove the
knee-can.
The headdress
consists in wearing the
ends. Others tie
which they secure
a tuft of cypress
tree they extract
of red ochre, and
of a crown. On gala
small white feathers
varies somewhat.
hair loose, cut evenly at
it in the form of a simple tail,
with a thong and hy which they affix
leaves. Prom the inner hark of this
a fiher that they dye with a species
fold around the head in a resemhlance
days they throw over the hair many
which they pluck from the eagles
and herons, using whale grease as pomade. With this
they also anoint the hody, and varnish it after with the
same, mixed with powder and red ochre so equally that it
appears to he their natural color, not artificial.
Since their intercourse with us this custom has not heen
so prevalent. The extravagant taste of each one is what
"glares the Law* in this matter. We saw some hlacker than
Ethiopians, some lead-colored, others red, others white,
others of all the colors mixed, with different figures
on one cheek than the other. The luxury of savages almost everywhere consists as Montesquieu ohBBrves, in
the variety of colors with which they can disfigure their
countenances. But what is worthy of attention in this
particular is that the Taises never paint themselves
around the eyes, that the Princes only have the privilege
of making grotesque figures in painting, and the
plehian can only tint the entire face, including the
eye-lid, hut without any design.
The dress is very simple. It consists of a
cape of a square form, made from the fi&res of the cypress  6.
and the wool of a quadruped that I suspect to he the
mountain goat, of which they provide themselves through
trade with the Miehimanes, and the trihes of the continent, where these animals are found in ahundance.
These capes reach to the heels and are open on the right
side. They are suspended hy a thong through which the
head passes, and hang from the right shoulder. This
garment is more used from custom or for cold weather,
than for decency, as it appears that all sense of
modesty, either is not natural to them, or to have heen
extinguished, as they frequently ahandon this covering
and present themselves naked without even covering with
the hands the private parts, even amoiigst a gathering
of women.
The women, on the contrary, guard more
decorum, as hesides using a douhle cape and binding it
inside with a light cord, they hang under it from the
waist a long petticoat which is made from the same
cypress f ihre that the capes are made of and usually I
have their "breasts hidden hy a closed cape of the same
material. Their gala dress is made of the
the material with a horder of otter skin,
dress in hear skins, very "black, large and
long hair. Only the Nohies of the
dress made from the sea otter. It
finest of
The men also
with very
..rst order wear a J
ormed of three ''
is
fine skins, two of which are conserved entire. The
other is cut into long narrow strips to ornament the
garment. When the weather is warm they wear the hair
side outside, hut in the winter the reverse. Por to
increase its gala appearance a fringe of otter tails is
sewn, along the hem. We saw Maquinna wearing an excellent cape made of many very fjjae_jnink skins, joined together with such dexterity that~~it"~was very difficult
to distinguish the sewing.
The same
other with numbers
hides of deer tanned
ness. To protect themselves
Chief presented us one time and an-
of weasel skins, very fine, and also
and dressed to an exquisite soft-
against the sun I noticed
some wearing caps nade of "badger skins in the shape of
a "beehive, hut the most usual are hats woven on moulds
made for the purpose, very flesihle, and adorned with
drawings which always represent the apparatus used in
whale fishing. The shape of these is a truncated cone,
less elevated, over which the principal people super-  impose another smaller that ends in a sharp point.
Those of the pleheians are of coarser weave and lack
any design.
The profound peace enjoyed all the time or
stay among them did not permit me to ohserve their
true war dress, hut I can infer from a martial dance
with which they complimented us, that they wear douhle
leather jackets different from those of our soldiers
of the interior Provinces only in "being longer, and
having some poor figures painted on them. They hang
from the waist an apron made of the same skin that almost reaches the knee, to which are adjusted four or
six parallel cords, to which are hung fish hones and
quills of eagle feathers, also deer hoofs, prohahly to
intimidate the enemy with the noises that the hangings
made on marching to the field of hattle. Maquinna was i
provided with a heautiful helmet and tin coat of mail,
designed similar to fish scales, that our commander had
presented him with.
Their own arms are the lance and arrows, the
former nearly five yards long. Their hows are small,
and not very flexible and their arrows very hadly
conditioned.  The latter are hung on the hack from the
sh.oulcter in quivers made of "bearskin. They now manage
with particular dexterity all firearms and Europeans
swords, and notwithstanding forming articles of
commerce for which they have particular affection,
this trade may in time have serious results. The
English Captains 5rown and I&kgr proved in Claycut
the sa£d consequences of two hundred guns and I do not
know how many "barrels of powder provided Huiquinanis.
End of Article I.
r-a  8.
ARTICLE II.
Description of the hahitations, furniture
and utensils of their food and drink.
A sight of their houses announces everywhere misery, disorder and filth. To build them they
place vertically in the ground large pine logs,
grooved at the upper ends, on which they lay an enormous heam, which placed horizontally serves as the
"base of the roof. The walls are composed of very large
hoards lapped over each other at the edges and fastened
to the posts hy cords made from the hark of the pine or
cypress. In the walls they usually leave some square
holes with small stakes fixed at the top for hanging
curtains. Maquinna has inserted glass there himself and
formed a "balcony. The door is lertTopen from the he-
ginning in the place that the hoards of the wall hest
permits, and I helieve it is never closed except with
a grass mat of appropriate size.
those used "below, an<
The roof is covered with hoards similar to
_re not nailed or fastened to
the beams that support them, hut remain movable in
order to let in more light or to let the smoke out.
The only thing of which they are careful is that the
edges of the upper hoards rest perfectly over the edges
of the lower, in order that in this way the interior of
the house is protected from the
that we place roof tiles.
rain, in the same way
On the columns sustaining the intermediate
heam are sculptured human faces, deformed in size and
ugly of features. The first travellers had presumed
that these "big figures were the ohject of a superstitious
cult, and I also, was of that opinion until informed hy
they themselves that they were simply an adornment, and
if perchance one had any significance it was only to the
man whose efforts had placed it where it was.  Around
the inside of the house are placed one over another a
multitude of boxes of different sizes over which otitis a
hoard, commonly of one piece.  When it is made of several
pieces the adjustment is quite firm and morticed one with
the other in the same way as done hy our carpenters.
The outside is usually adorned with moldings in which
are inlaid teeth of different animals. Here they keep
their capes, their masks and in general all movahles
that merit appreciation. Along one side or other are  ass
9.
a number of low henches, several with grass mats that
serve as beds, each one in a compartment separated
from the next hy a small partition of hoards little
more than a yard high. Prom the "beams are hung many
strings of sardines and other fishes, and from the
walls hang innumerable "bladders of whale grease. In
the "best situation in the house is found a large ohlong
hox more than two yards long. This contains a monstrous
painted figure with human countenance, although very
ugly, arms very long with claws resembling those of an
eagle, and feet like those of a hear. This is destined
to religious- uses to which I will refer later.
within their houses they gut the fish and open
shellfish, throwing on the floor the greater part of
the offal which, rotting there causes an insupportahle
nausea to anyone who has not heen reared in the atmosphere of such stench. Uncleanliness is incomparahly^
greater in the houses of the Meschimes, who are, in
general, very filthy. Even the women do not show the
least vestige of what we call loathing. I saw them a
thousand times delousing each other and eating all the
lice they found.
The equipment of the kitchen is all of wood
and is reduced to very few utensils. Wooden pails and
howls take the plaee of water jars and plates. They
make fire hy ruhMng two pieces of wood against each
other, and when they have it well going they heat a
quantity of stones, which they draw out with long wooden
tongs and quench in pails of water containing fish until
the latter are cooked. They also prepare a roast,
turning it over the emhers of the fire, or passing it
through the fire on the end of a wooden s^it. They
draw their principal sustenance from the sea, and for the
months in which fish are scarce they make abundant
provisions of smoked fish. They entirely lack salt and
I did not notice any other condiment (if you can call it
so) than whale or sardine oil, that they mix with their
dishes, roasted, or hoiled. They make use of the flesh
of the deer and I presume disdain that of the hear or
sea otter. They like gulls and other aquatic "birds,
hut I have not heen ahle to learn if they make the same
use of the eagle or hunt it only for its feathers.
Prince Hauitl, in telling me the number of  HSSISSSi
■Wi'il
10.
dishes that Maquinna usually gave the other Taises
that came to visit him, counted up to thirty-six,
which number I judge comes from the diverse species
of fish, "birds and quadrupeds availahle. They do not
fail to eat also all the vegetahles that the land produces spontaeously in the summer, including a number
of "berries and fruits that grow wild, such as pears,
gooseherries and strawherries, which Providence seems
to have provided to correct the alkaline acrimony that
the continuous use of fish makes the Islanders disposed
to.  I douht if they care for garlic, as although they
come to sell it to us in their canoes, it appears to
cause them some disgust when they see it on our tahles.
They had no fermented drink, and had satisfied their
thirst with water only until they "began t& trade with
the Europeans. Since then they have he come fond enough \
of wine, whisky and heer, to all of which they give
themselves to excess when some one provides it liher-
ally. Until now the thought does not seem to have
occurred to them to procure these liquors through the
medium of commerce*
Our intercc
hread for which they
chocolate, sugar and
urse has made them acquainted with
have shown a great liking, also for
all confectionery. They love
excessively tea and ^coffee, hut milk, hutter7~cJheese,
olive oil, or vinegar causes them inexpressible disgust.
the
They are now overcoming to a great extent
repugnance that our food caused, them.  They have
accustomed themselves to soup if it is not of
vermicelli or pastes, and to stews of meat and vegetahles, excluding only cahhage, to roast mutton or
venison; hut not to chickens, and to lettuce salads.
Beans are for them the most delicious dish. *Tais-
frijoles* they call them, that is to say, *dish of
kings.*
The constant information that has heen given
us hy the Spaniards and Bostonians, appears to prove
in an incontestable manner that these savages have heen
cannibals. In effect they offered for sale ahoard the
*San Carlos" commanded hy Don Salvador Fidalgo the hand
of an infant and other memhers to other vessels.
Immediately they perceived the ahomination on our part, -I 11
wither the menaces with which they were promised
punishment for such execrable cruelty, or that the
precious peace that they have enjoyed has not permitted them to provide themselves with prisoners, who
were the unfortunate victims that they ouried in their
entrails, has made them*retire from their tahles this
viand. H&uitl assures me that not many have eaten
human flesh, hut only the "bravest warriors when they
were preparing for hattle. I douht the veracity of this
relation, as this sagacious Indian knows very well how
much we detest this custom, and now that he could not
deny the statements of so many veracious men, he wished
to diminish the gravity and circumstances of a crime
that makes nature shudder.
- End of Article II.  12,
ARTICLE III.
System of Government of the Tays or Sovereigns
and High Priest, of the religious heliefs,
cults, and superstitions and their
hurial rites.
The government of these people may rightly
he called patriarchal, as the chief of the Nations
holds at the same time the offices of Father of families,
King and of High Priest, the union hetween these three
dignitaries "being so close that reciprocally they sustain
each other, and all together support the sovereign
authority of the Tayses. The vassals receive their
sustenance from the hand of the Monarch, or from the
Governor who represents him in the distant rancherias,
and they helieve that they owe this sustenance to the
intercession of the Sovereign with God. Political rights
are thus confounded with others, as on Beligion is founded
the hase of a system that at first sight appears more
despotic than that of the Caliphs, and does not fail to
he so in some respects, although "being very moderate in
others. There is no intermediate Hierarchy hetween
Princes and Slaves. This last condition is that of
those who are not "brothers or very near relations of the
Tays, and known hy the name of Meschimes. The moderation
consists in the fact that notwithstanding the Monarch "being persuaded of the efficacy of his prayers, he does not
fall to know that they would he unproductive if the arms
of the workers were not employed in the fishing, hunting,
cutting of wood
children,
risk,
hardship
and
etc. This ohliges
and to defend them from
to relieve them as much
of life.
him to love them like
their enemies at any
as possihle from the
It
would
he very tedious if
explain here in detail all the facts t
referred. Enough to say that I always
Maquinna inexpressihle sentiment when,
flight, he had lost any of his Suhject
treated him with familiarity, holding
inviolahle respect. The Tays always
hy two or three Princes of the hlood,
the centre of the canoe, at whose end
I should wish to
o which I have
ohserved in
hy death or
s: that these
at the same time
oes accompanied
occupying always
the Meschimes row,  13.
His relations and wives only sit at his side. The
Tays never works, and even for to watch over those engaged in the fishing he destines one of his Kac-la-tis.
the Sacrifices,
md
Religion. ;af|
He is the Prime Minister of
principal depositary of the secrets of
find great difficulty in giving a name to this, hut I
may he permitted to call it a species of Manicheism: as
the natives recognizing the existence of a Creator God,
helieve equally that there is another malign deity, the
author of wars, sickness and death. They a Dominate and
detest this odious origin of their calamities, at the
same time that they venerate and extol the good God that
created them. In his worship they fast many days, and
ahstain constantly from the pleasures of love all the
time that it is not full moon. They sing hymns
accompanied hy their families celetorating the goodness
of Qua-utz (so they call the Creator) and throw whale
grease into the flames and scatter feathers to the wind.
Their account of the creation of man is somewhat extrava-
They say that God created a woman, whom he left
in the ohscurity of the forests of Yucu-atl, in
lived deer without antlers, dogs without tails and
gant.
alone
which
hirds
night
without wings; that the isolated one wept day and
in her solitude, without finding any to remedy her
sad situation, until Qua-utz pardoned her tears and let
himself he seen on the sea in a canoe of shining copper
In which, with oar:
o:
the
same metal, rowed many
gallant youths. The woman was overcome hy the sight
of this spectacle, until one of the rowers advised her
that the All Powerful had had the kindness to visit these
shores to provide her with the company whose ahsence she
was lamenting. At these words the recluse redouhled her
tears, which, causing a stoppage of the nostrils, she
flung the loathsome humor from them on to the sand at
her feet. Qua-utz then ordered her to gather up what
she had thrown, when she to her astonishment found the
little palpitating hody of a Man which had just formed.
She picked him up "by order of the Lord and placed him in
a shell proportionate to his size, being told to continue to keep him in larger shells in conformity with,
his growth. The Creator then re-emharked, making the
animals participants in his liherality, as from that
moment, the deer grew antlers over their foreheads, the
dogs "began to regale themselves wagging their tails, and
the hirds took to the air and essayed for the first time
the use of the wings they had just received. The man  14.
continued growing slowly passing successively from
one cradle to another until he hagan to walk. He advanced from childhood, and the first
his adolescence was to fecundate his
horn is the trunk of the Tayses, and
the low people.
proof he gave of
nurse, whose first-
the brothers of
Jt
j4-W
jwc^-^
I do not know what to say of one Matlox, inhabitant of the forest, of whom all have the greatest
terror. They fancy his hody very monstrous, head
resembling that of a human, hut with claws "bigger,
sharper and stronger than those of a hear, and with
fingers and toes armed with long curved nails. His cries
alone hurl to the ground one that listens to them and
makes a thousand pieces of the unfortunate who receives
a hlow. I presume that the story of Matlox has the same
foundation as that of the creation of man, to which I
have just referred, or that from an epoch very remote
the trihe to which these natives owe their origin have
had tales of the existence of demons. They helieve that
the soul is immaterial, and that after death it passes
to life eternal, hut with this difference, - that the
souls of the Tayses and Principals go to unite with those
of their ancestors in the glory in. which Qua-utz resides.
A contrary fate is th:t of the plebeians or Meschimes
for ■whom awaits the infernal regions called "Pinpula*.
The former are the authors of lightning and rain, the
first "being testimony of their indignation and the second
of their sentiment. When any calamity occurs to a Tays,
the rains are the tears that are shed from the sky hy
their compassionate ancestors, and the lightning is the
arms they discharge to punish evil doners. The Tayses
abandoned to lasciviousness, negligent in offering
sacrifices, or idle in their prayers, suffer at the end
of life the miserahle fate of a pleheian. The hurial
rites of the latter, and those of the Princes are different. The hodies of the Tayses and other Princes are
placed in a casket enveloped in fine sea otter skins and
suspended from the hranch of a pine tree in the mountains.
Every day there passes around it four or six of his
domestics who intone funeral hymns, to which the soul#
still listens, and does not ahandon the hody until it
is entirely destroyed. The Meschimes ar§ "buried in the
earth in order to he nearer the ahode of Pinapula. In
this place they do not suffer any pain, if it is not
such seeing themselves separated for all time from their  15.
old masters and incapahle of ever elevating themselves
to the heights in which they live. The Tayses do not
helieve this award unjust, that appears to he more a recompense destined to the hlind casualty of birth than
to the merit of the individual, because they are persuaded that the pleheians heing ahle to enjoy at all
times the delights of sensuality, not heing suhject to
the painful ohservance of the fast, they are not worthy
of a reward that approaches them in a certain way to
Deity.
I could not ascertain the signification of a
ridiculous cermmony that I saw the last time I was in
the rancherias. An old woman was stretched over a low
hed pretending to he dead, and another seated at her
side was uttering melancholy cries. Maquinna*s hrother
would not allow me to stay there, and only told me, in
drawing me away hy the arm, that it was heing done for
a dead man, and thi& this lugubrious show would continue
for two months. The death of a Tays is wept four months,
and all the insignia of mourning is reduced to the women
cutting their hair short helow the ears.
The "belief that the Monarch who governs them
at present will "become in time one of the fortunate ones
(Biene Aventuradoes), capahle at his will of upsetting
the harmony of the elements, obliges his Suhjects to
hold him in as great veneration as corresponds to a
Sacred Person. One time, in view of his familiarity
with Maquinna, the Commander of the frigate, *Santa
Gertrudis* threw some peholes at him, when an old man,
one of the most distinguished no hies who were present,
grasped his hand saying to him "with Tays they do not
play in this way". In spite of their high veneration
the Meschimes present themselves in an# way hefore their
chiefs, indifferently they sit or lie down in their
presence, in a way that displays little evidence of
suhmission, hut they are quick to obey any orders that
are given $$iem, leaving their meals if at that instant
anything is commanded of them.
End of Article III  ARTICLE IT.
Of the dignity of the Tays and their marriages,
Pecundi ty o f the women. Gferemonie s which
celebrate the coming of womanhood, "information of other strange customs.
16,
The dignity of Tays is hereditary from father
to son, and passes regularly to the latter when they
are capahle of governing, and the former feel themselves
advanced in age. We knew three Tayses in Nutka,
Maqroinna heing the superior of all in many respects. His
father died after the year 1778 in a war with the
Tlaumaces. I have not heen ahle to ascertain where they
reside, only that they are from another part of the sea
without indicating the course. His son and successor
avenged his death, going in person to the enemy rancerias
and, taking them hy surprise, inflicting on them a frightful "butchery. Quicokmasia and Tlupananutl are the other
two Tayses.  Their fathers are living and have only
reserved in their renouncement the Dignity of Priest,
either because they thought this inalienahle, or that
superstition was growing with their age.  The "brothers
of the Tays make the second order of nohility, hut it is
lost in two or. three generations, after which they fall
to the class of Meschimes. The women follow the condition of their fathers and hushands. Polygamy is estah-
lished among the Tayses and Princes. Katlate holds
it as a mark of grandeur — his "buying and maintaining
several wives. Among them I noticed that one was constantly the most privileged, and that the others treated
her with some consideration, so that at her side they
appeared mere concuhines. Their acquisition is very
costly to the Tayses, who cannot receive them from the
hands of their fathers hut at the expense of many plates
of copper, sea otter skins, shells, hark cloth, canoes,
fish, etc, so that he who has four or six daughters of
good appearance counts them as so many jewels, whose
price makes him quite wealthy. The Meschimes seldom
find it possihle for them to hear this expense, as not
heing masters of the fruit of their toil hut in a very
small degree, they are never ahle to collect the dower  16a.
so many of them die without marrying. The few that
have better luck must content themselves with one wife
only that" they receive from the hands of their Princes
as a reward for their services. I am ignorant in regard
to their nuptial ceremonies as I never saw a marriage
during our -residence in those countries.
I imagine that the fertility of the
regular and continues as long as that of European
I do not know if they are assisted hy midwives at
time of childhirth, hut immediately after casting
afterbirth they throw themselves into the sea and
with much spirit. The strange thing is, that as
women is
women,
the
the
swim
soon
3-Ot/Y-X,
as the child is horn, if the father is a Tays, he has to
enclose himself in his cahin, without seeing the sun twt
the waves, fearful of offending Qua-utz, and that the
latter in punishment of his fault would take the lives
of him and his child. When the infant is more than a
month old, they give it its first name. This is
celehrated "by "banquets, songs and dances and the fecund
chief is presented with otter skins, copper and jewels
in congratulation.
Names are changed in conformity with their ages.
Each new stage, from infancy to childhood and puherty,
is celehrated with greater luxury and magnificence than
the previous one. As soon as menstruation appears for
the first time this event is celehrated, and a new name
given. We attended to congratulate Maquinna on the
occasion of his daughter reaching that stage. It is
worthy of note the savage pomp with which they solemnize
this function. At one of the angles of the house, which
was situat&d. on the wooded slope of the mountain Copti,
was elevated to the level of the roof a plat-form sustained hy four great columns and surrounded "by a kind of
"balcony formed of hoards. This, as well as the columns,
was painted white, yellow, red, hlue and hlack, with a
number of large figures of poor design, and adorned also
with mirrors of different sizes. Also two busts at
the corners with open arms, and hands extended to
signify the magnificence of the Monarch, m the interior
of the house stood the young Princess dressed in the
finest cloth of Cypress, and emhellished with innumerable
strings of small points of some species of shell of Venus,
which have a very "beautiful lustre, resembling glass heads.
v*
Y
fr
*.  17.
The hair was divided into two equal parts fastened at
the ends "by many cylinders of well burnished copper
similar to those that hang from the ears, whose weight
would exceed, a Castillian pound. Maquinna took his
daughter hy the hand, conducting her to the "balcony,
he remaining on her right and his "brother Quatlapse on
the left.  The numerous concourse of natives stood in
deep silence. Directing himself then to all the
Chiefs he said, -
^How my daughter Apenas is not a child, hut a
woman, from now on she will he known "by the
name of *Ystocotielemont*, that is, the •Great
Taysa of Zuquatl».H
All responded with the cry: *Huacas, Huacas,
Maquinna*, an expression equivalent to our vivas, as
the word "Huacas* signifies the greatest declaration of
friendship of those people. The Tayses then hegan to
sing and dance and each one received a jewel of importance which in the name of Maquinna, the Princess and
Quatlapse were throwing from the platform, (toe of the
principal games of this celehration was wrestling. A
Skell was the prize for the conqueror, and twenty or
thirty naked athletes presented themselves to dispute
the honor of victory. Quatlapse threw from the height
a little cg&inder of wood that the competitors strove
ohstinately to gain possession of, employing all their
strength to that end, until the strongest or most astute
secured the final triumph. Our sailors took part in
this comhat, and the prizes they gained when conquerors
were.always superior to that given the natives, as to
the latter they gave only shells, and. to the others
excellent otter skins. Maquinna thanked us heyond
measure for attending this festival. As soon as the
ceremony was ended, although several days were destined
for puhlic rejoicings, Maquinna ordered Ystocoticlemont
to come down from the platform, and conducting her to
one of the looms that there was in the "best place in
the house said, "low you are a womanf, my daughter, now
you Mist only occupy yourself in the ohligations of your
sex.*
Prom that day she hegan to spin and weave, this
tender maiden, giving with her industrious conduct a
lively reproof to all young women addicted to the vice
of idleness, and imitating hy the wholesome principles
of her education the sisters of the Greek King who l^tWtr.;oa«WHIlftVM*W«H4SUMH 18,
conquered all. Asia. Before the epoch of menstruation
this young girl came every day to visit us, singing
and dancing gaily, a smile always on her face, but
afterwards it surprised us the gravity with which she
hehaved, not answering our salutes except 'by a slight
inclination of the head, and only smiling stealthily
and speaking one or two words. Our Commander enjoyed
the friendship of Maquinna in the highest degree, hut
all invitations to bring his daughter to dine with us
even once were refused, as always when this was mentioned
he said that she was a woman and could not leave her home.
I was ahle to ascertain finally that superstition influenced greatly this conduct, as they believed
that the Taysa sins gravely, that having seen the first
hlood that gives indication of her puherty, does not
maintain herself secluded for the space of ten months,
eating little and that of certain dishes, otherwise she
is exposed to the loss of her life in punishment of her
fault.
Our intercourse has relaxed somewhat the vigor
of this discipline, as in the last two visits we made
she sjpoke to us with more freedom, and the last time, hy
permission of her father, went out to a little amhush
at the horder of the sea, from whence, with signs very
expressive, she repeated to us several times her good-
Dyes. (Adioses).
End of Article IV.  19.
ARTICLE V.
Certain sacrifices used hy the Natives, their
fishing occupation, and the transportation
of their rancherias according to the
seasons.
The Tays cannot make use of his wives except at the time of full moon, and even then is
ohliged to ahstain if public calamities exact fasting and prayer. On such.occasions he is accustomed
to retire to a mountain, accompanied "by two or three
of his domestics who carry with them a supply of
provisions, as the Tays is immune from the law of
ahstinence with which the Priest mortifies himself.
The latter lies on his hack with his arms across his
chest and perseveres in many prayers in this posture.
At theend of them he stands up and implores in a loud
voice the Divine pity, directly frequently his supplications to the defunct Tayses whose "benevolence he wishes
to always conserve* In this way he usually maintains
himself two or three days without taking more aliment
than a little herhs and water. At other times he prays
within his own house, in order to conjure, hy this means,
the storms that prevent the Meschimes going to the fishing and other works.
Enclosed then in the large hox or niche of
which we have spoken "before, he strikes stron ly on
the hoards on one—side and the other, and intones his
devotions in a deep voice. I have heen ahle to learn
one of the prayers:
"Give us Lord good weather. Concede us life.
Do not let us perish. Turn your eyes towards us. Apart from the land the tempests
and from its inhabitants infirmities.
Interrupt the frequency of the rains. Let
us see the day clear and the. skies serene.*
He remains afterwards in deep silence, and
the women approach his Tahernacle, calling him
repeatedly "by name and offering him food. But he is  deaf to all their importunities, and should he open
his lips it would he to pray with renewed fervor,
carried away more' and more hy the impetus of his
devout enthusiasm.
20
I could not ascertain the motive for which
they celehrate a harharous sacrifice, the execution of
which is reserves for the most valorous Prince. It
consists in going, accompanied hy two Meschimes, to
the hank of a deep lake where, leaving his cape in the
care of attendants, and taking in his hands two pieces
of the roughest hark of the Pine, he precipitates himself head down in the lake. In a short time his head
appears ahove the surface, when he proceeds to ruh with
great force with the pieces of hark, his cheeks, forehead and chin. He repeats this cruel ceremony until
the hlood flows copiously from the injured parts. His
spectators in the meantime flatter his ears with their
reiterated applauses. Quatlazape served as victim and
priest when we were on that island, and the acclamation
with which they applauded his religious intrepidity was
conveyed by the ceaseless repetition of the words
"Quatlazape is a greatman*, hy the Meschimes.
not indulge in
know the just
in which the custom is held hy the Spanish,
I helieve that today they do
human sacrifices, whether hecause they
ahomination
English and Bostonmen, or not having many prisoners for
victims on account of the long peace. Of the few
prisoners remaining from former wars they have made a
profitable traffic selling them to the Spaniards, who
have had the generosity to "buy them, not to perpetuate
their sad fate as slaves, hut to educate them as
children, and to add them to the hody of the Holy
Catholic Church.
A fishing nation can claim proprietorship
only in the shores and seas that immediately hathe them,
and so the people of Yueatl, like all the other inhabitants of this archipelago dispute with arms, the
privilege of fishing in their respective districts, and
they helieve that they violate public right when they
encroach on the grounds of others.  As they draw their
subsistence from the sea they inhabit constantly its
borders, and they vary their domiciles according as the
fish are scarce in some parts and abundant in others.
Prom Cape Frondoso begin the errant rancherias of  Maquinna, separated one from the other for three miles.
In one the government is in charge of his brother and
in the other his wives. As soon as winter comes the
rancherias move to places with better shelter, all
moving finally to Tasis, where they pass the rigorous
months of December and January.
Tasis is a place situated on the large island
of Quadra and Vancouver, at the foot of enormous
mountains, which serve as a barrier against the
ferocity of the North winds, and whose skirts are
bathed by the waters of a very sheltered canal, which
penetrates into the mountainous country.  Beunited here,
the inhabitants sustain themselves by a provision of
dried fish which they had prepared in preceding months.
The Meschimes pass the long nights singing and dancing
around the fires# that they light to protect themselves
from the cold, and abandon themselves to excesses of
licentiousness by permission of the Tayses. The latter
receive here visits from their friends and allies the
Nuchimanes, whose towns are on the other side of the
mountains.
place to a
that have
over which
their move
the stakes
edifice.
have not t
model.
In order to transport their houses from one
nother they join together,by means of boards
been in use as walls, three or four canoes,
they can usually in one journey carry all
ables, leaving only on the ground thy abandoned
and beams that served as the frame of the
This, perhaps, will be the reason that they
aken our better constructed buildings as a
I know very little of their administration,
civil or criminal, but that little leads me to believe
that the first was purely economic, and the other,
commonly, arbitrary. The Nobles are held in such consideration that many times even the principal Tays do
not dare to reprimand them. The plebeians by their
constitution are slaves, and only by the kindness of
their masters are they usually treated as children. As
vices grow with necessities, and these with the luxuries
of vitiated nations, nobody will say that I exaggerate
if I affirm that the vices of these savages are few
compared with ours. The aMaition common to foreigners
is not seen here, because articles of first necessity are LmwujujiiiwuMJungBB 23.
^ery few, and common to all. Ho. one is compelled
by hunger to highway robbery, or piracy on the seas.
The uniformity of dress according to the diversity
of the condition of each one makes the capes of one
class secure from the hands of the others. The
traffic with Europeans had made them acquainted
many things they would have been better to have
and conserved their primitive customs. Copper,
has among them the estimation that gold has
has begun to introduce some of the evil that
with
lacked,
that
with us,
covetous-
ness always occasions. However, to restrain this abuse
Maquinna instituted the penalty of death on any of his
people convicted of robbery from the Spanish Ships, and
the chief himself restored some small articles his
Meschimes had stolen.
Women are the unique object that compels them
to frequent transgressions of the established order and
this fault would not be so common if the plebeians
were all married. He of that class that violates the
conjugal bed of a Tays suffers the penalty of death,
and his accomplice/rto whipping and banishment to the
status of a Meschime. If the adulterer is a Prince,
he suffers "banishment only, after hawing seen whipped
in his presence the unfortunate object of his amours.
With the women of the low people the rigor is
not the same. The Tayses themselves prostitute them,
especially to foreigners for the profit there is in
the traffic. I knew one of the most decorated who
delivered his own wife when sufficient inducements were
offered. But in general they exclude the Tayses, when
they wish to act as procurers, a trade that they do not
repute ignominious.
This facility has been surely doleful for
these small populations, already giving way before the
ravages of venereal disease, which within a few years
may ruin them, and their race entirely perish. At
this day I believe that counting the subjects of the
three Tayses, they do not compose a total of more than
two thousand individuals. Inoculated with that
pernicious contagion, they should fear the unfortunate
fate of the early natives of California, of whose race
scarcely regain one or two, the others consumed by
the "galico furiose" propagated among them by the
sailors of our ships. mbWKia.'ra-xH t,?*i.txi 24,
The small number of men, and the
simplicity of their lives, cannot promise many
artizans, nor varieties of trades. Those of the
mean are carpentry, fishing and hunting: those of the
women, spinning and weaving. The carpenters have no
other tools than fire, shells and flints. To fell a
tree they set fire to it at the bottom, afterwards
they strip off the bark, and cut it into boards if
desired. A beam Is the size of the pine tree with the
hark off, and they do only the work necessary to fell
it and clean it of the bark. The making of their boxes
and canoes is a work for which they are entitled to
credit for their great patience.  They are ordinarily of
one piece, and to excavate the tree from which they
are made they apply fire on one side, separating with
shell knives all the parts that have been converted
into carbon, and molding in this manner the concavities
until it has the dimensions they wish to give it. When
this is finished they turn the tree on the other side,
and in the same way they form the keel. A picture will
represent letter than I can explain it the gracious
figure that they have. The# are very agile and the
rowers equally dextrous. There being no rudder the
paddle is used to control it. However distant a canoe
may be it can be told by the shape of the oars whether
the rowers are men or women, as those of the latter are
rounded at the point while those of the former are very
sharp and are used as a weapon in naval battles.
End of Article V.
ii  25.
ARTICLE VI.
Administration of justice; Method of fishing
the whales; hunting; work of the women
and some arts they know.
Fishing is the branch of industry to which
the general necessity has obliged these inhabitants
to apply themselves, and they consequently know well
the seasons in which each species of fish are abundant, and the different methods that must be employed
to catch them. Formerly they had no other hooks than
those made from shells, but now they have abandoned
these for those made of iron, of which they have a good
supply.  Their nets are very small, and cannot be useful to them except for the smallest fish. They have
another instrument, twenty feet long and four or five
inches wide, garnished with teeth about two inchfres
long for two-thirds of its length, the other third serving as a handle. When this is drawn through the water
herring and other small fish are impaled on the teeth.
The sardine presents itself in greatest abundance, and
its fishing presents a most diverting spectacle. They
join together many canoes and, forming a semi-circle,
surround the mouth of the port, and all places where
the fish might escape. They move to and fro long poles
beneath the surface to frighten the fish. The canoes
approach gradually forming a smaller circle each time,
until they have corralled the fish in a bay of very
little extension, when they quickly capture with nets,
baskets and combs and even with the bare hands, large
quantities. The fishing ended the Tays distributes
a considerable portion of the catch to each rancheria.
But of all the fishing, none causes greater
admiration than that of the whale. A little canoe
scarcely fifteen feet long and two and a half feet
beam, containing three or four men, sallies out to
capture the most enormous animals created by nature.
The inventive genius of man is always disclosed in
proportion to his necessities, and that of these
savages, in the matter of which we treat, has not been
inferior to that of more civilized nations. They
strike the whale with a sharp harpoon, attached to a -I ESS
26.
long heavy shaft in order that it should penetrate
deeper. The shaft is then withdrawn by means of a
rope, at the same time that another line tied to the
harpoon is set free. To the other end of this line
they tie a bladder which, floating on the water as a
buoy, marks the place to which the wounded animal has
fled for the short time that his life is concerned.
There is no fishing that the natives celebrate more
nor from which they draw greater advantages. The
chief himself makes the distribution, and this done,
gives a splendid banquet to all the rancherias.
I did not see the way they catch the sea otter,
because they have become so scarce that it is a very rare
thing to find one in all that bay, but having observed
that there were few skins with bullet holes in them I
suspect that they either kill them with bludgeons when
they find them sleeping on the rocks, or catch them with
a lasso.
Hunting provides them with land animals and
aquatic birds. For this purpose they now make use of
the gun entirely, and it is very clear that it has replaced the former use of the arrow to their great advantage. As their dances are many times representative
of this kind of exercise, I noticed in one of them the
preparation of the nets, and an imitation of animals
being precipitated into a trench covered over with thin
reeds not capable of bearing the weight of a body. Having seen them wearing entire heads of bear and deer well
fitted for placing over their own, has made me think
that they follow the same stratagem as the Californians
who assure their success in the hunt by disguising themselves by the appearance of the animal they wish to
kill. The sedentary arts are reduced solely to spinning and weaving, and they constitute the daily
occupation of the women. They have no other distaff
than their thighs and fingers to unite the fibers of
the Cypress, the woftl and outer hair, which thejr form
first into a thick cord, which they afterwards thin out
by winding it around a spindle. The looms for their
weaving are very simple. They hang the warp from a
horizontal pole at a height of four and a half feet from
the floor, and with the fingers only, moved with
celerity and extraordinary skill, supply all the
instruments that would make this work less inconvenient
for them. In making hats they use suitable forms, and
begin by weaving very closely at the centre. For mats yx1 i «»f*!i.'^«-)u«jjiiJiiuji«aLim i
1 27-
they use no more apparatus than our Indians in
Mexico. These" are very coarse. Either the reeds
will not permit them to be made finer, or because
they employ ve^y little diligence.
skins
Tanning of all kinds is very good, the
are very soft and can be doubled with the same
facility as those of the most dextrous tanners. They
work very little in metals; they cut copper into thin
narrow sheets with which they make bracelets, and
cylinders that they hang from the ears and from the
hatr.  They lack whetstones with which to sharpen iron
tools, and content themselves with hammering. They
pierce very nicely small shells of different kinds of
which they make the same use as our ladies of pearls.
Their writings and paintings exceedingly crude, not
only are these arts not yet in their infancy but to
speak with exactitude not even in embryo.
End of Article VI. ■iw i xim t Tv.tjmuaa'.ia&uuai lm»im i i amuummii ARTICLE VTI.
Of the language and its affinity with the Mexican.
Eloquent discourse of Prince Maquinna.
Phetoric and poetry of the Nbotkas,
and of their dances.
Their language is the most harsh and vexatious ever heard, almost no pronunciation is made
except with the teeth, articulating by pauses each
syllable. The consonants abound in the words; their
terminations are usually *tl* and wtzH, and their beginnings of very strong aspirations to which a foreigner cannot habituate himself without much- trouble.
Their system of numeration is by tens. All the numbers
from one to ten have a particular name.  Twenty is expressed by twice ten, thirty by three times, and so on.
I believe they never have attempted to count scrupulously, many thousands, and consequently when they see
themselves obliged by casualty to count large quantities
they represent it in an indefinite way, repeating five,
six or seven times the word "ayi", which means ten.
The names of the measures are only those of
the extended hand, from the point of the little finger
to the thumb. The smallest are expressed by the
number of fingers crossed.
if*
As eloquence is always held to be the daughter
or the passions, and these are capable of heating the
imagination even in savages, you will not wonder that I
affirm that these Islanders do not lack this quality.
I condemn the lightness, with which some critics hold as
false the orations that some writers put .in the mouth
of savages, as if to speak with energy, and to make use
of the most pathetic figures, it was necessary to frequent the Universities and read books of rhetoric, j
Suffice to be eloquent to follow with liberty the impulses of nature, whose mastery created the most
celebrated orators of Greece.
I will never forget a discourse, as nervous
as poetic, that I heard Maquinna deliver on the
occasion of satisfying our Commander in regard to a
crime ©f which some had unjustly suspected him of  29.
being the author. Four or five days before we left
that Port the body of a young cabin boy was found on
a mountain side, stabbed to death, naked, and without any flesh on the calves of his legs. Near it was
a handkerchief, and a bloody knife of English make.
There was much talk that the Indians of Maquinna had
committed this murder, induced perhaps by the chief
himself, with the object of securing the clothing and
flesh of the unfortunate victim. Much indignation was
expressed in all the foreign ships that lay in the
anchorage, and their respective Captains promised to
join with us to avenge this atrocity. In effect the
Bostonese Ingram arrested the following day two of
Maquinnas servants Frijoles and Augustin and ordered/
soldiers to transport them to the Zepo of this fleet.
The frightened Indians threw themselves into the water,
but notwithstanding their dexterity in swimming, were
caught by our launch, and conducted with arms tied into
the presence of Senor Quadra. The latter was well satisfied of their innocence, as they did not fail to account
for every instant of the night the cabin boy was killed,
and therefore set them free, only charging them, in his
name, to entreat Maquinna to make investigation as to
who had been the guilty party.
After two days this Prince came, and I, acting
as interpreter, explained himself to the Commander almost in these terms.
"Frijoles and Augustin have informed that
Ingram held them on his ship in order to deliver
them to the Spanish Meschimes, that they carried
guns to kill them in case they attempted to escape from the bonds with which they were tied to
place them on the Zepo, and that you knowing that
the charge of homicide against them was false,
ordered them to be untied, and let them go freely
to Tasis, and that your own Meschimes on leaving
the ship said to them that it was I who had instigated the crime committed, I believe that you
are convinced that this is untrue, and reflasct
that Maquinna has <$ thousand obligations to be
your friend. You have presented me with copper
and many shells to distribute at the first
menstruation of Openas. Yours is the cloth of
beads, coat of mail, instruments of iron, glass
and many other things with which I am provided.
v  30.
Our mutual confidence has reached the point
where we alone slept in the same chamber, a
place with no arms, nor people to defend you. I
could have taken your life if my friend was capable of treachery. They think lowly of me and of
my dignity, when they imagine that I, wishing to
break friendship, should order to be assassinated
a boy less able to defend himself than if he were
a woman. Do you suppose a chief like me would not
begin hostilities by killing other chiefs, and
opposing the strength of his subjects against that
of your Meschimes? You would be the first whose
life would run the greatest danger if we were
enemies. You well know that Huicuinanis has many
guns, powder and balls, and that Captain Hana has
not a few, and that they as well as the Muchimanes
are my relations and allies, all of which combined
compose a number incomparably greater than that of
the Spaniards, English and Americans together, so
that we have no fear to enter into combat.
What clothing had the boy to excite, I will
not say my covetousness, but even that of my
servants? Have not your brothers (so they called
all of us) heen many times in my house, well-dressed,
with watches and other curious jewels? What harm
have they received? Have not you yourself gone
with little accompaniment, and have only met with
lively demonstrations of friendship from my Subjects?
Why then do you peimit your people to speak disparagingly of me, and Ingram state that Frijoles and
Augustin were the murdered of that boy? ' Inform
everybody that Maquinna is your true friend, and
so from doing harm to the Spaniards, tha$ he
is ready to avenge that which you have just received,
according to my conjecture, at the hands of the
treacherous natives of Ytzcoac. You know the
strength of my bro^ther Quatlatzape, and thein-
trepidity of my relative Natzape. If you lend me
your launch, with four or six swivel guns, I will
order them both, with the bravest of my Meschimes,
to destroy these bandits, and clean the Coast. '
You may embark what you wish of your people, in
order that they and mine, equally with our enemies,
will know Maquinna is the same as Quadra, and
Quadra the same as Maquinna.* 1 31.
They are generally fond of singing, either
because music enters into their rites or because it
constitutes one of the demonstrations of ceremonial
courtesy. The natural voices make all the harmony
united in the octave, and accompanied in place of bass
by the noise the singers make beating on some boards,
with the first solid body they find, and rattling some
wooden bel^s. One of them gives the tune, and all the
others follow. One of the singers abandons, now and
then, the song, and giving disorderly cries repeats
a summary of the subject of the song. These ordinarily
are hymns to celebrate the beneficence of Qua-utz, the
liberality of their friends, or their good relations
with their allies.
One of the chiefs heard some merry tunes
sung one day at a conference we had with the English
and natives. At the finish of one he asked me what
had been the subject, and I told him the absence of a
lady. Afterwards others among the Spaniards and
English sang their respective song, the Tays continmally
asking me the signification of each piece.  Tie first
were purely of amours, I told him, and those you have
just heard were eulogies of wine and fair women.  To
which he replied, "Have the Spaniards and English no
God that they only celebrate fornication and intoxication?*
The Tayses of Nutka only sing to praise Qua-utz and ask
his help. This same chief, hearing some of our
Instruments played, assured me that they did not please
him very much, as they appeared similar to the songs of
the birds, that recreate the ear without touching the
understanding. But notwithstanding, I observed that the
Meschimes highly profaned the uses of music and poetry.
One night they gave us a spectacle that surely exceeded
in indecency the mimicry of the ancient Greeks and
Romans, and I am informed that in this kind of recreation
they pass all the nights of winter in Tasis, the Tayses
themselves being many times spectators of this
dissolute opera, although they d£d not take part in
the scene songs. I have used here the word *poetry*,
because I am persuaded that they really have it, although
I have not been able to understand the kind of dimensions
they use to make the metre evident, though they
certainly have some singe they carry as completely their
tunes as we do ours. The styje varies according to the
nature of the subjects.
I remarked that the mimics made use of very  32.
"brilliant expressions, and vivid pictures, which I
will not refer to here in detail on account of them
being the most lascivious that can be imagined. The
Tayses explain that they are full of enthusiasm as
much because the object itself to which they are directing themselves demands elevation of ideas, as by
having observed that they thus enrapture their hearers.
Their dances vary greatly and the harmony of
the songs is altogether missing. Commonly it consists
of discordant movements and unexpected turns. When the
Chief dances alone he usually carries some jewels in
his hand to present at the function. The martial dance
is represented by the dancers armed with bows and
arrows, and guns. The music is then more lively and1
the faces and attitudes indicate fierceness. They disguise themselves sometimes with the skins and heads of
bear and deer, and with wooden masks that represent, in
enormous size, aquatic birds, all of whose movements
they try to imitate, as well as those of the hunter.
The fall of the bear into a |rap, its death, or that
of the deer shot through the heart with an arrow, are
things they represent so naturally, and so well in
time to the music, that they cannot do less than excite
admiration.
Decency compels me to omit a detailed description of the obscene dances of the Meschimes, the
movements by which they are effectuated being extremely
scandalous. Especially in that of the portrayal of one
impotent on account of age, and of the poor man unable
to marry.
The women dance gracelessly, standing in one
plaee they make slow turns, raising one arm and then
the other and inclining the body from one side to the
opposite. They seldom indulge in this diversion, and
never before persons with whom they have no familiarity.
\
End of Article VII.  3
3.
ARTICLE Till.
Of the chronology and way of counting the days,
months and years. Origin of the population
of the island and small
natives. The arrival
ship in 1774 and of
in 1778. Commerce
traffic of the
of a Spanish
Captain Cook
in otter
skins established by the
English Commanders Gore
and King, Hana and
Meares.
Voyages later for the same purpose from Ostend,
and Boston,etc.
Their chronology is full of obscurities,
either through the lack of knowledge we were able
to obtain of the acts that gave a beginning to their
epochs, or because of carelessness in arranging
uniformly their calendars. The coming of Qua-utz in
the copper eanoe, is the first time from which they
begin to count their years, but as the number of months
as well as that of intercalated days are computed
diversely, they cannot be estimated, even moderately,
with our centuries. To this is added a new difficulty
in the indefinite way In which they express a long
series of days, months or years. The most cultivated
persons divide the year into fourteen months.  Then
they add some intercalated days at the end of each
month. That of July, which they call Satz-tiz-mitl,
and is the first of their year, besides the ordinary
twenty days, has as many intercalations as the days of
abundance of sole, tuna fish, cod fish, bream, etc.,
continue. Each month of the year is treated in the
same way, the length being governed by the duration of
the occupation of each particular month, such as woodcutting sardine fishing, the inhale fishing, harvesting, etc.
The government of the
Tayses
make also a
species"'of calendar of festivals by which the natives
arrange their dates, but as the duration of these is
calculated-mth reference to the ordinary measures of Jtuiuaw
Ui of time the same doubts remain, and the road to penetrate into the antiquity of this Nation is found full
of thorns.
One way I wished to follow, as it appeared
to me less rugged, to learn a little more or less
the time that this island was populated, was to compute the ages of the Tayses and their ancestors, among
whom I have verified some longevity. The father of
Huapananitl being almost ninety years and Quiocomasia
being not under seventy. In this way, by the memory
that they themselves conserved of their grandfathers,
supposing from generation to generation a difference
of only twenty years, I found they remembered some
wars that occurred little less than two hundred years ago.
As they say these wars were always with the
Tlaimases and this name applies to all the nations
that live on the other bank of the sea, I am not able
to draw historic exactitude from such indefinite information. He who will be able to acquire the language so
as to understand the songs with which the Tayses celebrate the exploits of their forefathers, may be able, in
time, to instruct the curious in regard to the numerous
things which may be interesting to them.
The ties of relationship with the Muchimanes -
and the custom of the Princes marrying with the women"
of that tribe, has made the relations of commerce between one people and another very ancient. Through
the medium of the Muchimanes the Nutkas extended their
own probably as far as the Island of Queen Charlotte.
The Mhchimanes extended their commerce as far as the
continent, crossing the Straits of Juan de Fuca, as
they told me of having seen, after a navigation of
several days, a class of women that had, below the
natural, another artificial mouth in which they accom-^.
modated a piece of wood, and these are certainly not
found in the northerly countries.
The wool that they interweave with the fibers
of the Cypress is from a quadruped that is not found on
the island. When Captain Cook saw them for the first
time he found that they had knowledge of iron and
copper, and it appears indisputable that they had
acquired these metals trafficking with other Nations
who came to trade, according to the observations of
Co-, ec,-A-  35.
Commander Vancouver, from a distance of not more than
four hundred miles east from a port within the Straits
in which he was anchored. The Muchimanes do not
appear to have passed the Port of Nimez Gaona, from
which point to the fifty first degree they speak the
same language. As it appears that the fibre cloth,
skins, whale grease, and canoes were the articles lhat
circulated in their commerce, trade must have been in
disputably dull among Nations more or
the same effects.
less
stocked with
The year 1778 varied entirely the aspect of
things. This will be for that part of America the
beginning of a memorable epoch. Captain Cook presented
them with seme copper, and the sailers bought a number
of otter skins for pieces of copper, knives, hooks,
glass beads and other bagatelles. The natives believed
that they had got rid of their merchandize at very advantageous prices* and effectively