UBC Theses and Dissertations

UBC Theses Logo

UBC Theses and Dissertations

El trato de los principales personajes femeninos en las novelas de Don Armando Palacio Valdes Cameron, Patricia Anne 1950

Your browser doesn't seem to have a PDF viewer, please download the PDF to view this item.

Item Metadata

Download

Media
831-UBC_1950_A8 C2 T7.pdf [ 9.28MB ]
Metadata
JSON: 831-1.0106733.json
JSON-LD: 831-1.0106733-ld.json
RDF/XML (Pretty): 831-1.0106733-rdf.xml
RDF/JSON: 831-1.0106733-rdf.json
Turtle: 831-1.0106733-turtle.txt
N-Triples: 831-1.0106733-rdf-ntriples.txt
Original Record: 831-1.0106733-source.json
Full Text
831-1.0106733-fulltext.txt
Citation
831-1.0106733.ris

Full Text

EL TRATO DE LOS PRINCIPALES PERSONAJES FEMENINOS EH IAS NOVELAS DE DON ARMANDO PAIACIO VALDES by PATRICIA ANNE CAMERON A Thesis submitted for the Degree of MASTER OF ARTS in the Department of Spanish THE UNIVERSITY OF BRITISH COLUMBIA April 1950 i i A B S T R A C T . The modern Spanish novel of the nineteenth and twentieth centuries constitutes a very important contribution to the l i terature of the world. Don Armando Palacio Valdes i s the modern Spanish author best known for his feminine characters in the r e a l i s t i c novel of that epoch* I have made a study of the Treatment of the Pr inc ipa l Feminine Characters in the Novels  of Don Armando Palacio Valdes. Although several good books have been written on this author and his works.none gives a complete study of the feminine characters. Several c r i t i c s deal with one or another woman of the novels but they do not give a general treatment. In short, there are few studies of these figures nor are there any detailed studies of the tecniques used by the author i n his treatment of them. It i s evident that few people have found time to read a l l of the novels. My study of these extremely olever portrayals of Spanish women f a l l s into two parts. The f i r s t consists of resumes of the principal women characters in the novels of Don Armando Palacio Valdes, character by character. In these resumes* presented chronologically, the reader can see the ingenious treatment by the author of these memorable and fascinating Spanish types. He can obtain a general view of one character or make com-parisons. Here also may be seen the evolution of the novelist i n his method of portraying women in his early novels. What interests us i i i especially is that through his cronaimmate art Don Armando can present with great Spanish realism these women of a time now past, but enduringly Spanish, who s t i l l l i v e before us in the pages of his books. The second part eons1sts of an analysis of the treatment of the characters. Made by means of symbols and numbers, this analysis, with examples, shows the prinoipal tendencies of Don Armando i n his portrayal of feminine types. In the second part also are deductions made from the data already given. These can best be shown i n outline form. A. General Observations --- Plan of Analysis* B» Analysis of the Presentation of the Women: A table of analysis of the Presentation has been given. It has been seen from that table that the character is presented most often to the reader by means of a physical description. The f i r s t general impression of the reader as to the nature of the woman is generally given by an observation on the part of the author himself. C. Analysis of the Development of the Woman: A table has been given of the development using the same system of letters and numbers. It has been seen from the table that i n this section the woman is portrayed mostly by means of personal reactions which show her emotional nature or development. D. Analysis of the Complete Treatment of the Principal Characters: A table has been given of the complete treatment of eaoh woman. From this i t was observed that the most common method used by Don Armando i n the Entrance of a woman character was by giving a physical description or change; that the most common tecnique in the complete treatment of the woman was through her reactions to persons or things; and that the most detailed studies are of the low women characters, while the more virtuous women are treated in a comparatively superficial manner. E . Minor Methods of Presentation; It has been shown that the minor methods of presentation of the author are gentle irony, contrast (as between the hands of one woman and another) and a description of the room of a woman as a means of showing her character. P. Moral Purpose of the Author: By means of the tragic endings of so many of the novels,Don Armando has succeeded in his professed aim — to awaken in the soul of the reader a feeling of horror at injustice in order to "re-establish equilibrium and respect for the moral law." This thesis is offered as a contribution to the literary history of the Spanish novel of the nineteenth and twentieth centuries. TNDICE Paginas Abstract (en ingles)....... i i Prologo 1 Primera Parte... 6 r. Laura. .......Novela: :El seflorito Octavio 8 2. Marfa ...........Novela:: Marta y Marfa.... 15 3. Marta. .Novela: Marta y Marfa. 22 4. Rosa ...........Novela: E l i d i l i o de un enfermo.. 25 5. Elisa Novela: Jose'....................• 31 6. Maximina.... ...Novela: Riverita..... 33 7. Maximina ........Novela: Maximina 37, 8. Ventura .Novela: El cuarto poder... 44 9. Cecili a . . . . . . Novela: E l cuarto poder 52 10. Gloria .Novela: La hermana San S u l p i c i c . 58 11. Clementina...........Novela: La espuma..............«. 63 12. Obdulia. .Novela: La fe 71 13. Amalia. ...Novela: E l Maestrante............ 76 14. Carlota ; Novela: E l origen del pensamiento 82 15. Soledad .Novela: Los majos de Ca'diz 86 16. Cristina .Novela: La alegrfa del Gapitan Ribot 92 17. Demetria.............Novela: La aldea perdida..* 97 18. Elena.... Novela: Tristan 101 19. Clara Novela: Tristan 106 les-20. Natalia. Novela; 21. Natalia.... ..Novela; 22. Eogelia..............Novela; 23. A l i c i a . . . . . Novela: 24. Angelina. Novela; Paginas Afios de juventud del Doctor Angelico..... 110 La hi j a de Natalia 116 Santa Rogelia............ 119 Los carotenes de Granada.• 123 Sinfonfa pastoral........ 127 Segunda Parte.. 133 A. Observaciones Gene rales ~ Flan del Ansilisis......... 133 B. An&'lieis de l a Presentacion de l a Mujer.............. 134 1. Tabla I. — Secdon A. de l a Parte Primera, l a Presentacion del Peraonaje............ 134 2. Observaciones Sobre Tabla I. — Seocion A. de l a Parte Primera, l a Presentacion de l a Mujer........ 136 C. Analisis del Desarrollo de l a Mujer.................. 138 1. Tabla II. — Seocion C. de l a Parte Primera, E l Desarrollo del Personaje...... 138 2. Observaciones Sobre Tabla I I . — Seccion G. de l a Parte Primera, 11 Desarrollo de l a Mujer.......... 139 D. Analisis del trato complete de los Personajes Principals* 142 1. Aolaraoion del Sisterna de Numeros................. 142 2. Tabla I I I . — Tabla del trato eompleto de Oada uho de los Principales Personajes Femeninos.............. 143 3. Observaciones y Gonclusiones aeerea de l a Tabla III. 147 1. Teonloas menores 153 F. Proposito Moral del Autor...... 155 Suraario de l a Parte Segunda..... • 159 Bibliograffa 160 EL TRATO DE LOS PRINCIPALES. PERSONAJES FEMENINOS EN LAS NOVEIAS DE DON ARMANDO PALACIO VALDES -1-PROLOOO La novala modema espaflola de los siglos XIX y XX es una contribucion importantfsima a la literatura raundial. Don Armando Palacio Valdes es el autor espafiol moderno mas conooido por sus personajes femeninos en la novela realista de esta epoca. Como dioe William Henry Bishop de l l en el tomo 26 de la Library - of the World1 s Best Literature: Palaoio valdes is particularly happy in his feminine types; above a l l , those of young girls just budding into womanhood. Carmen, Marta, Rosa, Teresa, Maximina, Julita, Venturita, and Sister San Sulpicio may be named; there is one or more of them in almost every book. These, in their several ways, are a l l depicted with a most natural and playful touch; they have the very essence of youth; they have a delicate charm, sensuous yet pure, and they are not merely pretty to look at, but their talk scintillates with intelligence. In some respects Valdes1 women recall those of Thomas Hardy, in other respects they are like Turglnieff's. In that field he is unequaled by any Spanish contemporary. En estas paginas es mi intencion haoer un estudio de El Trato de  los Frinoipales Personajes Femeninos en las Novelas de Don Armando  Palacio Valdes. Para orientarlo se debe indicar los estudios ya hechos que se relacionan a ©ate tenia. Des pus's de haber buscado cuanto posible con respecto a Armando Palacio Valdes, he lefdo oon ouldado todas las obras que se citan en mi bibliograffa, con las raras exoepoiones quo indioo all{. En el caso de esas exoepciones los libros no ma han estado disponibles. Segun lo que ha podido averiguar, esos pooos libros no disponibles no se refieren a mi asunto. Aunque hay varios libros buenos tocante al autor y sus obras, ninguno da un estudio oampleto de sus personajes femeninos. El artfoulo 2-"La paysanne dans les romans de Palaolo Valdes" por "L." en e l Bulletin  Hispan1que (XXIV, 1922, pag. 130) dibuja solamenta a l a aldeana en las novelas de Don Armando y no trata mas que a unas pooas mujeres. Ho es un resumen de los personajes femeninos en general* Varioa crftioos tratan a una que otra raujer de las novelas, pero tampooo haoen ellos estudios generales. Max Rfos Rfos, en su obra "Armando Palaoio Valdes, Novela Siglo XIX", haoe e l unloo resumen general. Es muy. breve pero e l seftor Rfos Rfos esooge en oada oaso e l rasgo de varias mujeres que se destaoa mis. Rfos Rfos dice: En l a galerfa de personajes que integran ese realismo desouella la mujer. A l l f l a exquisitamente femenina, pura, haoendosa, abnegada, aunque no desprovista de las pasiones que gobiernan a su sexo. Tipo por excelenoia es Carlota (El origen), ante quien es inferior Maximina por pudibunda y corta. A Marta le falta desarrollo, oomo a Elisa (Jose). Ceoilia (El ouarto : poder) resulta tambien extremosa. Buena y amable es aquella minu60ula Matilde en "La hermana". Enigmatioa es Cristina (La alegrfa). Seduotoras son Julia en Riverita", Gloria e Isabel en MLa hermana", Fernanda en "El.Maestrante". En ligereza se torna Fernanda, como Laura en "El seftorito", J u l i t a en "Maximina", Ventura en "El cuarto poder", Pepa Frfas en "La espuma", e Isabellta en "La alegrfa". Por.mujeres de raundo tenemos.a Luoia en "Riverita" y a Clementina y Amparo en "La espuma"* . Marrulleras son las mamas de Elis a , de Gloria y de Carlota.. Morda.z (El origen) es Presentaoi&i. Energioas, Rosa en "El i d i l i o " , Angela en "Riverita" y Soledad en "Los majos". Vulgares son asimismo Rosa y Soledad, oon las dhulas de "Riverita" y " E l origen". Por ultimo seflalaremos loa oasos patol5gioos,.Amalia en "El.Maestrante" y Obdulia en "La fe". De eorte semejante es l a mfstioa Marfa. (Capftulo XV, Recapitulaoion) En este estudio, sin embargo, hay una observaoion con la cual no estoy de aouerdo* Su orftioa de % r t a me pareoe un poquito dura* En mi opinion la ohioa es uh tipo oomun. Fuesto que es una ni&a inmadura que pinta e l autor, oualquier falta de desarrollo en e l l a se debe, — no a lo incompleto del trato, sino a la edad y temperamento de Marta misma. -3-Por la mayor parte, no obstante, los personajes fameninos de Palacio Valde*s son oomo e l sefior Rrfos Rfos los describe: buenos, amables, seduo-tivos, enigmaticos, eneVgioos, vulgares, o raalos, — segun su natural©za. Pero ese parrafo del sefior Rfos Rfos oourre oomo parte de SUB observaciones sobre l a psioologfa de las novelas de Armando Palacio Valdes y no es un estudio detallado de los personajes femeninos. En una palabra hay falta de ©studios generales de estas mujeres,y de las teenioas empleadas en e l trato de e l l a per e l autor. Es evidente que pooos disponen del tiempo para leer todas las novelas. Por eso me pareofa preoiso haoer un estudio del -trato de los personajes femeninos de este novelista tan habil en e l dibujo de la mujer espafiola. He tratado de haoer eso en las dos partes de esta tesis, que se ofreoe oomo una eontribuoion a l a historia l i t e r a r i a de l a novela espafiola de los siglos XIX y XX. Consiste en dos partes. La primera resume e l trato de las mujeres principales de las obras, personaje por personaje. En estos resumenes, arregladoe cronologicamente, se puede ver las teonioas ingeniosas del autor en el dibujo de estas memorables y fascinadoras figuras espanolas. Reflejan aspeotos humanoss y regionales de las mujeres espaflolas como Eli s a (de l a novela Jose) y Angelina (Sinfonfa pastoral), las cuales son verdaderos tipos de Asturias, y Gloria (La hermana San Sulpioio) (, ti pica andaluaa. En estos resumenes tambien se puede ver la fluctuaoion del novelista en varios perfodos en el modo de dibujar persona jes femeninos. Parece que a veces e l autor se inolina a una u otra te*onioa, aunque no hay perceptible evolucion importante en sus obras. La primera obra maestra, Marta y Marfa (1883) aparece a l principle de su oarrera como novelista, y l a segunda, La hermana San Sulpioio, (1889) aparece temprano tambien. -4-Son las obras de un escritor maduro que ya es maestro de la prosa espagola. Lo que nos interesa espeoialmente es que por su arte consumado Don Armando puede dibujar con gran realismo espaflol estas mujeres de una e*pooa ya pasada, que todavfa viven delante de nosotros en las paginas de sus libros. Estas mujeres se ven en epitome en la Parte Primera de ml tesis* Al l f puede ver el lector el trato de las mujeres, oomparar una con otra, u obtener una vista general del trato de ella por Don Armando* No se incluyen todos los libros del autor en este resumen porque en algunos casos, como en el libro "Semblanzas Literarias", ninguna mujer se destaca bastante para ser incluida. He tenido que limitar el estudio a los personajes femeninos principales. La segunda parte mia consiste en un analisis del trato de los personajes* Heoho este analisis, con ejemplos, por medio de sfmbolos y numeros, muestra las tendencias principales de Don Armando en dibujar a las mujeres. Tambien en la segunda parte de la tesis se haoen las deduociones y los resumenes de los datos ya dados* Se demostrara que en el trato de sus principales personajes femeninos, Don Armando Palacio Valdes: A* Emplea estas teenioas muy frecuentes: 1. entrada y presentacion de las mujeres principales por medio de una desoripoion u observaoion por 4l mismo, la oual ordinariamente s6lo se refiere a rasgos ffsieos, 2. pero en el desarrollo detallado de la mujer, por lo comun muestra las reaooiones de ella misma a laa circunstancias que influyen eii ella, lo cual es la tOcnica mats freeuente, visto en el trato complete de los personajes. B. Emplea otras ingeniosas t<lcnica3 menos fretcuentes. - 5 -C. Aloanza su prop6"sito profesado, — e l de despertar en e l alma del leotor o espeotador un horror a la in jus t i c ia — para "restableoer en e l e l equi l ibr io y e l respeto de la ley moral". 1. Bso se haoe por medio de dar a sus personages femeninos mats bajos e l trato iruete detallado, mientras que trata a los virtuosos de una manera superf ic ia l . Es mi esperanza que este estudio ilumine e l trato de los personajes femeninos de Don Armando Palacio Valdes, y que tambien e l leotor los halle interesantes y encantadores. -6-PARTE FRIMERA En esta parte hago un resumen de cada mujer prinoipal en las obras de Don Armando Palaoio Valdes oomo la presenta el autor mismo. Al leer las obras de Don Armando, enoontre que su trato de las mujeres tenfa dos aspeotos, — la introduceion y el desarrollo del personaje. Es por SBO que he dividido mi propio estudio de cada mujer en seociones, --A., La Presentaoion de la mujer, B.,E1 Resumen del Argumento oon respeoto a ella, y C., El Desarrollo de ella. He insertado Seccion B. porque sin el resumen del argumento, aoaso tuviera el leotor difioultad en comprender las aociones y reacoiones que muestran el desarrollo del personaje. Tambien al leer las novelas me parecio que el autor se servfa de dlstintas teonicas en la introduocion y el desarrollo de los personajes* Para verifioar eso hioe un estudio de los elementos del trato. Se notara" en la margen sfmbolos hechos de letras y numeros que indican tipos de aocion y aspeotos de la indole de la mujer. Los sfmbolos empleados y su explicaoion se ha1lan en la tabla que sigue: TIPO DE ACCION (con respeoto a la mujer) RAO 0| ASPECTOS DE LA INDOLE DE LA MUJER XZ Hi A - RAC p > ! O 1 o o o H» O 1 a 1 P P H* 1 P 01 O P> 1 moo I 3 1 • 3.M« P o* Ct, 1 09 3 o © i * i - - o> J X ^ l - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 •=r?TT O P I 0 1 I ef P% I a o i cf r o I n i 55 X} X3 XJ X3 X) X3 X3 X3 X3 XJ 1 ! 1 8*T " & $ ? : s- 8 a r $: &! O I 1 I H*' I O 1 ? | " ' I O I I O I p I e*.' W» I O I I I I cf o O cf 9 m O C O M O P 01 o a « C J . o o <t 0 3 pa rt- 2 ® o o o 01 i a (X Ov o o o o p o»q • 3 ef a. o o n P M P M P •1 a N P • & i o I i i t i a i o g i H « C j . I P O I " I I O I cf I I 1 01 s KD a; O P KB P cf H> i h »i (3 p IH" P O M lef M O O Ifi O d- N B5 M p p H-> P M I P . ° S * ° O Ml M M O IP 01 P M l P 2 H>«-i. o C j . 0%K> f—1 0 3 •< M 1 | o 8s o* 3 W cf M P H« H« P . H« P P . P , p I I W OS I I H> O I O 1 I O H« I -d i 3 1 ct- P P N M O • 3 P O (3 cf p . O O 3 0) P a. o o •» o 3 -7-Se notara" que una divis ion se indioa entre los sfmbolos A, SAC, RAO, y los numeros. Es l a resulta de tratar de mostrar e l trato de los personajes de dos modos, —; en primer lugar por e l Tipo de Aecion: una Aocion de, o tooante a la mujer (A); su reaocion a personas o sucesos (RAC); O l a reaooion de otros a e l l a (RAO). En segundo lugar, por medio de los numeros vemos los Aspectos de la Indole de l a Mujer. Estos elementos freouentemente se agrupan. Por ejemplo* En "El sefiorito Octavio", Laura, despues de sonrefrse eruel-/ mente a las contusiones.en sus brazos, ve de repente. l a be l la v is ta de la Pefia Mayor (A. - aocion de la mujer). Su amor de l a naturaleza l a hace responder inmediatamente a la hermosura del paisaje ( l . - indicando su c&racter) y su humor oambia de odio y cd*lera a desesperacidn y miseria (2. - evolucion sentimental). E l grupo de le tra y numeros nos muestra una aocion por l a mujer resultando en un conocindento de su caracter, asf oomo un cambio sentimental. Estos elementos l i t erar ios se olasi f ican A - l - 2 . Maximina, en la novela del mismo nombre, nos muestra su caracter por medio de su reaooion a la profunda leotura l i t e r a r i a de su marido (RAC). Cuando confiesa que se halla aburrida y fatigada por las dootas frases, e l leotbr ve olaramente la inoapacidad mental de la joven(4). Este episodio se olas i f ioa / RAC-4. La opini6n.de Miguel Rivera de Carlota en "El origen del pensamiento" (RAO - reaooion de otro a la mujer ) nos revela que su oaracter es "sensato, lucido y equilibrado" ( l ) » Tiene tambie'n "una be l la figura esoultoral" y "grandes ojos suaves, olaros y.hermosos" (5 - descripoion f fs ioa) . Se o las i f i ca esta observaoion RAO-1-5. En muchos casos, especialmente en seociOn A de esta Parte, donde se da l a entrada de la mujer eh la novela, un rasgo de l a naturaleza de e l l a se describe por e l autor. En tales casos una c las i f icac ion por numero basta. Por ejemplo, e l autor oomienza e l estudio de Angelina en "Sinfonfa pastoral" por una descripoion f f s i c a . E l modo de olasificaoiOn es por e l numero 6 solo (de l a tabla que preoede). Se dan esos sfmbolos en esta Parte para evidenoiar las oonclusiones hechas en l a Segunda, y repetidaa en e l Sumario. -8-Laa oitas cortas de una o dos palabras no se indican oon oomillas, para no dificultar la leotura. A la verdad siempre he trafado de representar fielmente los personajes femeninos de Don Armando y no he dejado de emplear los adjetivos de il. En el oaso de oitarse oraciones enteras o parrafos, la pagina del tomo en que aparecen siempre se indioa olaramente. Donde se dan oitas largas, se indioa el numero de la pagina del tomo en la cual aparecen. La, edicion de la obra oitada aparece en la bibliograffa. A eontinuacion se encuentran mis resumenes de loa principales personajes femeninos. NOVELA: EL SENORITO OCTAVIO 1. LAURA A. PRESENTACION DE LAURA La primera impresion que da Laura, heroina de "El sefior-ito Octavio", es la de una mujer que seguramente no ha llegado a los treinta aflos, pequeHita, de mejillas frescas y sonrosadas, ojos pardos rasgados, oabeilos de un castafio olaro, oon una 6 boca deliciosa provista de pequegos y blanoos dientes, — una mujer sana y hermosa. El autor entra en pormenores ffsioos asf: Aunque su figura es menu da, esta! admirablemente formada, perose observan en ella tendencies a engordar que pudleran ma's adelante daflar su gentile za. Hoy por hoy, oon su ouello morbldo y graciose,el seno firme y deoidido, que aspira a levantarse haoia la barba,su ointura delioada,los brazos redondos y maoizos, las manos breves de uflas sonrosadas y sus pies inverosf miles, la oondesa de Trevia es una mujer hecha a tomo. Guardaba parecido oon la fruta de la tierra, oon las manzanas lustresas y ooloradas que en apretados piSos ouelgan por enoima de las paredes de las huertas en el pais en que nos hallamos. 1 8 • El oonde de Trevia la vie* por primera vez en un bale on de una casa vieja, deteriorada y solariega. Hija de un propietario pobre, k Empleo l a palabra Presentacion en un sentido metaforico, como s i el autor llevase el personaje al lector para presentarle a este. Defino la palabra en la Parte Segunda, D.3.a. -9-cruel y nada importante, sujetada a una vida bastante dura y aburrida, el tuvo solo que alargar la oan© para oogerla. Laura, despues da haber trabajado en los prados esparciendo la hierba segada, despues de haber haoho an oasa el trabajo de oualquier 6 oriada, "tuvo amores oon al oonda y se oas6 oon Si en medio de un estupor que no la dejaba ver l a que pasaba en el fondo de su 26. oorazon". Confusa y abrumada, todo pasaba por su mente oomo un suefio del cual se escapaban los oontornos y la luz. Faro oon RAC-2 humor ofnloo el autor aftade que, "sobre este sueflo flotaba silo oon admirable precision una verdad, es a saber: que s i hubiera tenido el valor de no amar al conde, don Alvaro la hubiese ahogado • V ' 26. • " antra sua manos." Pero lo que le pas6 en los onoe afios despula de oasada, eso sf que estaba olavado bien en su memoria,— en su mis mo oerebro. B. RESUMEN DEL ARGUMENTO CON RESPEOTO A LAURA El conde, un hombre egofsta, de temperamento frfo y cruel, despuls de algunos alios la de-jo" casi sola en una oasa donde hasta los oriados sabfan su posicion de duefta sin autoridad. Poco a poco la indiferenoia de su marido oreoio1, terminando en amores oon otras mujeres y orueldad a su propia esposa. La Ultima de estaa amadas era Miss Florenoia, la blonda instiitutriz inglesa,cuyo desdin y egofsmo agradaba tanto al oonde. Asf no era maravilla que la oondesa llegase a amar a Pedro, aldeano joven y guapo que oon su vigor y bondad formaba tan gran oontraste oon el afeminado y degenerado oonde. Unidos por un odio oomun contra el oonde de Trevia (quien habfa fusilado solo por -10-oapricho a un perro favorito de Pedro), y un amor nacido de la felicldad y la llbertad de la vida oampestre, decidleron tomar la venganza de amarse* Pero aquf se introdujo el senorito Octavio,*joven de temperamento romantico, que se imaginaba enamorado de Laura. Eran los celos de e l , a los ouales no tenia aun dereoho, que le hicieron escriblr un anonimo al oonde, avisandole del adulterio de su mujer* Trevia, hombre que en su oerebro enfermizo no se did1 ouenta de quien era el verdadero pecador, fusilo* oomo amantes a Octavio y a Laura* Esta habfa heoho escaparse antes a Pedro, el veradero amor de su oorta y pat&tiea vida* C. DESARROLLO DE LAURA Las reacoiones de Laura mis ma muestran major que nada su verdadero oaraoter. Por ejemplo, ouando estaban todes sentados a la mesa, la chioa s e n o r g r i t j que su servilleta le apretaba la garganta. La institutriz en vez de soltarla, enoerrO a la nifia en una habitaoion oontigua, donde, entre gritoe y sollozos, la nifia llegc" a deeir que tenia miedo.Despues de un estrepitoso ruido, Laura, no pudiendo ma's, osO levantarse,y entre sanoros besos, volvio a la mesa oon la nifia. A-1 Mas tarde miro" las montanas y les envidiO su tranquilidad, su altivez, su felicldad y su reposo. Eran tan distintas de su propio espfritu que desde los ultimos once affos habfa bajado y subldo en perpetua agitaoion. Hasta deseo* que la muerte le A-2 viniese para no esouohar mats la voa maldita de su marido. La oyO pooos minutos despues,sin embargo, ouando el oonde le -11-dijo que por su atrevimiento del mediodfa, tendrfa que pagar oaro. Y, en efeeto, esto es lo que pas6 : Laura, al despertarse al dfa siguiente, miro" esta TOE unas grandes manohas moradas oon bordes amarillentos en BUS brazos. Pero entonoes no tenia los efroulos pa*lidos de oostumbre en torno de sus hermosos ojes,-entonoes pooo a pooo apareolO en sus labios una sonrlsa dura, oruel y A-1-2-5 amenazadora que nunoa se habfa visto a l l f . Sue manos orispadas apretaron oon fuerza la ropa, busoando una vfotima que pudlese haoer sufrir tanto oomo ella. Pero viS la bella vista de la Pena Mayor y el odio y la ira de Laura dlsolvieron en lagrimas de desesperaoion. A-l-2 Pooo despues, su tristeza oambiO apresuradamente a la alegrfa. Nadle hubiera oonocido a la joven que antes habfa derramado tan amargo llanto. Este temperamento tan fe l i z , 1 que desapareoio* solamente de vez en ouando, ouando sujeto a oireunstanoias exoepoionalmente terribles, ooultaba muohas veoes los verdaderos sentimientos de Laura. Por eso se ve la envldia de Matilde, su hermana pobre que hubiera refdo "de quien le dijese que su hermana, la opulenta oondesa de Trevia. RAO-1 era ma's deegraoiada que ella." Aumento su soledad-.J-Jn dfa el son de una eariolon que en su oasa habfan llamado " el romanoe de Laura," la guio hasta una RAC-2 cuadrilla de segadores donde se hallaba Pedro. Al mostrarla el establo, el hombre tui sorprendido por el deseo de la RAO-1 oond»sa de esparoir otra vez la hierba. Y, en efeoto, oon las mejillas encendidas oomo la grana, trabajaba buen ratito oomo una verdadera aldeana. -12-Cansados ambos, se pusieron a aoordarse de los dfas de su A-B-7 niflez. Para Pedro, Laura habfa sido siempre de buen humor, divertIda y jaranera; ella le habfa dado pan ouando su familia RAO-1 morfa de hambre. Asf siguio su amistad. Laura, siempre alegre y contenta, sonrefa como pfoara al lado de Pedro. En ella ya no habia nada de la dama orgullosa y severa de los salones de la oorte, ni de la sonrisa frfa y altiva que habrfa heoho suponer a algunos que la oondesa de Trevia no podfa ser esta hermosa aldeana, oharlando y brinoando oomo oualquiera hija del pafs. Sus oaro-a'jsdas de RAC-1-2-5 , . . 157 "niP.a Candida y bullioiosa," produoidas tanto por el cambio de vestido oomo por la oharla pueril oon Pedro, parecfan salir de otra persona. Solamente de vez en ouando, ouando v i 6 su vieja oasa, tan arruinada y tan sola, o ouando su marido saoo a luoir su mal humor, anublaron otra vez los oielos. RAC-2 Ademas, sus deseos de i r en las romerfas de su parroquia y de presenoiar otra vez las fiestas dcnde tanto se habfa gozado de ftina, eran en ella tan fuertes, que apenas dejaba pasar una oportunidad para aproveoharse de su diversion. Su deleite en reoreos oampestres junto oon su amistad y su ouriosldad, produofan en los parroquianos favorable impresioru RAO-1 A Pedro, oon qulen bailaba, le pareofa "otra Laura evooada y 169 RAO-1-2 trafda de los abismos del tiempo por aquel ritmo primitivo." S$lo sus oarcajadas retenfan algo de lo que habfa sufrido,— sonoras y olaras, pero oon oierta sensualidad que unfa a su dulzura una graa parte de amargura. Tal vez el enoanto da todo esto era que Laura misma, Candida como una ehioa, no 1 -13-sospeohaba nada de la fasoinaoion de esa r i s a . 1 I Que distlntos eran sus yiajes de oaza oon e l oonde I Empeftandose en que su mujer le aoompaflase, atravesaba o bosques espesos donde la ropa y l a p i e l se nacl'an pedazos, o senderos a l margen de negros abismos donde un paso desouldado podfa eoharla abajo a l torrente. Y lo curioso era que Laura pasaba por estos sl t i o s tan peligrosos sin ninguna sella de A 1-2 180 miedo, mis bien pareoiendo "gozar desafiando a l a rauerte". Era en uno de estos viajes que e l sefiorito Ootavio le deolarS su amor* E l l a , despues de moatrar gran sorpreaa. le diS una mirada al t i v a , y sin deoir palabra, lentamente se fue. A l regresar a oasa, sin embargo, e l l a , oon una sola palabra imperiosa y f r f a , le hizo besar l a frente de su niEa men or. RAC-1 Su verdadera repugnanoia a l pensar que debfa regresar a Madrid l a hizo estremeoer. Gozaba tanto oomo posible de l a huerta, y de los placeres que le ofreofa* "ST en e l pueblo, tambien,pasaba horas enteras, esouohando las relaciones de las mujeres- o ayudandolas en sus tareas domesticas. A-2 Frecuentaba tambiln l a oasa de Pedro ouando este se hallaba enfermo, pero aunque le negaba que besara sus manos de gratitud A-1 y de amor, ouando e l oonde mat6/a su perro favorito solo por un oaprioho sadfstioo, Laura le visit6 de noohe, y echlndole sus brazos a l ouello, le dijo: 207 "—Quiero. . . I q u i e r o que te vengues de ese infamel " A-2 Pero casi a l f i n del l i b r o , ouando estaban sentados sob re l a P9fla,rodeadoside l a soledad y e l silenoio, le vino a e l l a e l pensamiento oruel que no podrfa entrar en e l olelo* Ya no -14-inooente y pura oomo antes, no era ma's que una miserable peoadora, una adultera que habfa destrufdo toda posibi l ldad de futura dloha. RAC-1-2-3 "—..No puedo amar a ml marido, pero puedo serle f i e l . . . Lo que estamos haoiendo es may criminal , tarda o temprano 280 oaera* sobre nosotros e l oastigo del o i e l o . " Y oasi a l f i n de estas palabras, apareoiS e l sefiorito Ootavio. Les aviso* que e l oonde venfa a vengarse y a matar a Pedro, y que debfan hufr. Pedro se nego" a partirse s i n Laura, temiendo que e l l a sufriese l a i r a de su marido, pero Osta le dijo ironioamente: "Por i n fame que tenga e l oorazon, no llegara* a tanta 283 oobardfa...El oonde no tiene dereoho sobre mi v i d a . . . " A-1 Despues de l a fuga de Pedro, l a oondesa pidio* perdon a l sefiorito. El, apresuradamente despidiendose de e l l a , por haber ofdo un leve rumor, se desplomO sobre l a t i e r r a . La A-1 oondesa le siguiO a l instante, los dos fusilados por e l oonde. Entonoes apareolO entre l a niebla e l vengativo Trevia y les hizo rodar por l a Pena hasta perderse un momento de spue's, hundidos para siempre en e l lago abajo. Asf Laura, oomo personaje de Palacio Valdes relativamente bueno y bondadoso enouentra un f i n vlolento. Muere oomo l a adultera que verdaderamente es, s i , - p e r o irOnioamente no es en oompafiia. del hombre culpable. Poco a poco se h a l l a apretada por las oircunstanoias,-—vfotima de l a mente enfermiza y despOtioa de su marido. Nuestra eompasion en vez de nuestro deaden se hal la evooada por l a suerte de esta mujer, tan desgraoiada en su vida trstgioa oomo en su muerte extempora*nea« -15-NOTELAi MARTA Y MARLA 2. MARIA A. PRESENTACION DE MARIA Maria, del famoso li b r o "Marta y Maria " es presentada de un modo espeoial. Lo primero que sabemos de este personaje tan oelebre es que su voz hechloera y amable llegaba hasta lo profundo del alma de l a gente que l a esouohaba en los soportales de oasas* Pero l a suavidad de su - voz no pareoia ser de aouerdo RAO-5 oon su extrafta preocupaoion y e l gesto desdefloso oon que respondi£ a l a protestaoion de amor de su novio* • 2 La deaoripcion de e l l a , — mujer que " sin ser muy alta, 40. tenia una estatura y porte majestuosoa," sigue aaf: Era delgada, flexible y elegante oomo las bellas damas del Renaoindento que los pintores italianos esoogfan para modelos. La linea de su ouello morbido y lustroso recordaba las estatuaa griegas. Este ouello servia de sosten a una oabeza rubia de rostro bianco, levemente sonrosado en las mejillas, fino,correcto, 5 transparent©, oon labios rojos y ojos azules...tenia una expresion persuasiva e insinuante...En torno de sus ojos oiaros y brillantes se observaba un leva oiroulo morado que prestaba a au rostro cierta tintura poetioa* Produeia gran admiraoion en l a te r t u l i a de su oasa, tanto por su hermosura y gusto para vestirse, oomo por su notable vereatilidad. Su gabinete perfumado tambiOn reflejaba a Maria. "Decorado oon lujo y con un gusto que rara vez suele verse en los pueblos 44 seoundarios", la eleganoia y a l mismo tiempo l a ooqueteria de 1 los muebles pareoian desoribir mejor que ninguna palabra e l oara!oter de l a joven. A l entrar en este nido t i b i o des puis de una reoonoiliaoion oon su novio, era l a mirada dulee pero glacial de -16 l a imagen del Redentor que tenfa puesto en e l oentro de l a mesa, que l a hizo apagar otra vez su sonrisa f e l i z . Su rostro adquiril una expresion "dolorida y humilde oomo l a de una . 4 5 . Magdalena", y e l l a se dejl oaer de rodillas y a poco tiempo em--pezd* a sollozar. Arrepentida de su "traiolon" (su dioha momentaria, suponemos), penetrl en su alcoba, — un pequefto ouarto adornado oon muohas estampas religiosas, — se envoivi6 en una manta de viaje, y des puis de haoer varias veoes l a aeffal de l a oruz, se aoostl en e l suelo segun su eOstumbre,para mortificar l a oarne. 3-6 Obtuvo este gabinete en l a torre de su oasa despues de cuatro meses de s o l i o i t a r l o de su padre, oon intenoion de entregarse a l a leotura y a l a musioa. Esta habfa heoho oreoer en e l l a oierta tendenoia a l a melancolfa y a l llanto. Por A-2 ejemplo, una be11a puesta del sol l a hizo deshaoerse en sollozos. A voces atornentaba a su padre oon l l o r o intempestivo, 2-6 ouya causa no podfa deoir porque no l a sabfa e l l a misma* Ademas, tan nervlosa era l a ohica que movfa y transladaba oonstantemente todos los objetos de su "jaula" de un a i t i o a otro* Su deseo Ivido por l a leotura habfa agotado varias librerfas y, ya cautivada por relaoiones de orfmenes terribles, ya por novelas romantioas, prosegufa en su imaginaoion, — dfas ' ' 6 enteros despuls de terminarlas, — otras aventuras fingidas. Su gran admiraoien por e l personaje moro de Malec-Kadel en l a novela MMatilde"culminl en o l largo interrogator!o de un turoo de Tarragona que vino vendiendo objetos de naoar y babuchas* Marfa se empenaba en que le deaoribiese l a oamplfia de Jerusalem, — e l heoho que no habfa estado a l l f nunoa e l turoo importlndole poco. - 1 7 -Pooo a poco se:habfa ihteresado en las santas. Iba a la mlsa del alba, mostrando gran piedad e inslstiendo en eonfesarse por oasi nada* Las palabras de un mislonero que plntaba los sufrimientos resultando del peoado eran bastante para, llenarla de raiedo y trlsteza* Se aoordo de sus peoados y •• se dio cuenta de que podrfa morir de repente y oondenarse. De veras, oomo dioe Palacio Valdes, su espfritu se revoloaba oon voluptuosidad en la trlsteza* Los alemanes,que oomprenden bien la emocion, dirfan seguramente que "sie aohwarmte darin"* RAC-2-3 B.RESUMEN DEL ARGUMENTO CON RESFECTO A MARIA El argumento es muy sencillo con respeoto a Marfa. Se debe notar que^por la mayor parte, no se trata de aocion. Mucho del trato de ella por el autor consiste en "ouadros" que muestran su fndole. Todo sucede como resultado de la vor-luntad teroa y el caracter torcido de Marfa misma, oomo se ve abajo en C, El Desarrollo de este personaje, inclusive la parte de ella en la conspiraoion carlista en que se ve comprometida, y la resultante muerte de su desgraoiada madre. De esa misma voluntad obstinada y de su mente cada vez mas eixtraviada, se forma la deoision definitiva de Marfa de darle calabazas a su novio, el joven marques de Pefialta, y entrar en el noviciado. C. DESARROLLO DE MARIA Comenzo sus planes religiosos por esoribir una carta a Rioardo en la cual le dijo que sentirfa un gran remordimiento de oonoienoia oasandose oon el, a causa de una inclinacion irreflex-iva mezclada tal vez coi impulsos carnales. Le propuso que -18-viviesen oomo Santa Isabel de Hungria y e l duque Luis de Turingia, quienes, habitando e l mismo palacio como s i fuesen hermanos hasta su matrimcnio, hioieron que Msu oariflo fuese siempre puro y limpio, fundando l a inalterable union de sus oorazones no sobre los effmeros sentimientos de un atraotivo puramente humano, sino sobre una fe oomun y la severa obser-103 vancia de todas las virtudes que esta fe ensefla". A - l - 3 Y como Rioardo d i jo , la carta era un tej ido de neoedades y simplezas. La obstinaoion de la 3oven sorprendio aun a su RAO-1 padre, porque con e l , oomo oon su novio, la ohioa manterifa 110 "una actidud humilde, pero resuelta, imposible de veneer". RAC-1 i . • Fosponiendo indefinidamente la boda, Marfa empezaba a imitar a las santas. Como dioe e l autor: Las horas del dfa le parecfan pocas para rezar, lo mismo en la igleslia que en su oasa, y para l l o r a r sus pecados. Freouentaba los saeramentos cada vez mas, y as is t fa y tomaba parte oon su presencia y dinero en todas la solemnidades religiosas que se celebralmn en la v i l l a . Lefa tambljn l ibros devotos oomo l a vida de los Santos. Esta leotura tenia e l efeoto de haoer naoer en su eorazon e l desee de imitar las . Fue ponidndose mats modesta que nunoa, — oomenzO a hablar lo menos posible, — hizo que los oriados le A-3 diesen pan duro, y se mostrO mats afable oon las personas que le nab fan oausado algttn disgusto que con las que l a querfan y l a admiraban. Gomiendo a veces oon los oriados para oastigar su orgullo, oomenzO a mortifioarse tambiln oon ayunos y penitenoias, lavando aun los pies de algunos pordioaeros que hizo venir a su ouarto. Temiendo no dar limosnas a todos los que se las pidlesen A - l - 3 -19-(porque tenfa presente la multitud de easos en que Nuestro Senor o la Virgen habfa;. heoho apareoer bajo la forma de pordioaeros a muohos santos y aantas) y no teniendo bastante dinero ella misma oomenzj a obtenerlo de su padre,sabiendo bien que erain razones falsas las que le'daba al'pdbre viejo» A-l-4 Quiso imitar tambien a Santa Catalina que habfa besado las llagas de un enfermo. Pero al haoerlo ella misma, tan grande era su revulsion que se desmayO, de manera que su oriada Genoveva tuvo que llevarla en brazos a casa. Otra vez hizo A-2 que esta misma oriada, oegada por la admiraoion, la azotase RA0-1-3-5 hasta saltar sangre, aungue horror! zada mats; tarda por el plaoer embriagador de su sefiorita. Elsvada por la ignoranoia del pueblo oasi a la posioi&i de santa,hasta fu<l $isitada!r-;por•"•una'^ i^mjchedumbre" devmugeres viniendo oon niflios enfermos para que ella los bendijera. ComenzO tambien RAO-3 a hufr bailee, paseos, teatros, — toda olaae de diversion y entretenimiento mundana, y a suprimir la manor expresion de oarifio p-orf: su familia. La verdad era que "Marfa no podfa A-l-2 apeteoer ni amar nada sin sentirse agitada por una fiebre 160 que la oonsumfa." Cuando en au ninez se habfa oonvertido en esolava voluntaria de una ohioa tosoa y pobre, su amor A-l-2 extrailo mostraba anhelos vivos de abrasarse y oonsumirse. Ahora, rezando oon frases apasionadas, pasaba horas enteras eatableoiendo oon Oios una familiaridad "llena de diohas y 162 oonauelos." A-2-3 Su gran intensidad, oasi fana*tioa, lleg6 al pun to de auto-hipnotisrao y hasta orey$ ofr hablarle al Senor. A-2-4 -20-Enredada mis tarde en una oonspiraoion oarlista, oonteati a 2. las aousaolones oon la mlrada serena, y oon tono firme y 303 RAC-1-2 reposado: Es verdad que he ;servido de intermediaria en la oorrespondenola entre ml noble ti'o el marquis de Revollar y el bravo don Clsar Pardo (que Dioe tenga en gloria). Es cierto que he asistido a reuniones donde se oonspiraba contra el impio gobierno que hoy existe y que he proourado oon mi torpe palabra alentar a los oonjurados al oombate, y es elerto igualmente que he bordado el estandarte y otras prendas para los defensores de la fe. Tambiln OB verdad que les he faoilitado el dinero que pude, pero no es exaoto que haya ooultado solamente en oasa de ml padre boinas y polainas, he ooultado 303 tambiln armas, fusiles oon sus bayonetas y munioiones. Y caunque su honra la hizo negarse: a dar al fiscal los nombres de las otras personaa que habfan tornado parte, "oomple-tamente persuadida a que realizaba una obra grata a los ojos RAC-1 de Dios y oon el proplsito firme de no retrooeder ante ningun 304 peligro", ' no temfa haoer un propuesto a Rioardo. Queriendo enredar tambiln al joven y haoerle entregar a su oausa una flbrica de fusiles, ful espantada al ver su rostro lfvido y RAO-1 oontrafdo. No pudo mis que articular dlbilmente: Perdlname si te he ofendido, y que ese honor al oual rindes tan fervoroso oulto te sirva jpara no aoordarte jamls de lo que nemos hablado. RAC-1 Regresada a oasa despues de la interrogaoion y sabiendo que su madre habfa tenido algunos ataquesj, en vez de oalmar a la enferraa i n s i s t i l en que fuese oonfesada. No pensando en el susto que esto pudiera dar a su madre, ni mostrando gran emooion(aunque era ella qulen habfa oausado la indisposiciln de la sefiora),, arreglaba todo oon oalma e indiferenoia. RAC-1-2 Mas tarde, al notar que su madre era moribunda, se empeflaba en que dijese oon ella el oredo. -21-Y aunque la pobre mujer insiatfa en deeir que no morfa, no queriendo oreer que el termino de su vida hubiese llegado, la nifia la atormentaba asf: — I Ay mama', por la Virgen Santfsima te pido que plenties en,aue vas a morir I — I.Piensa en tu salvaoion I Y todavfa de spue's del falleoimiento de la deagraoiada, ( a quien no habrfa dejado morir en paz ), en oontraste oon la agitacion de su hermana Marta, mantenfa oomo siempre una frfa serenidad. La iron fa de todo eso es que, despuis de oerrarae en su ouarto, negandose a oonfortar a su padre en su dolor, era llamada "santa" por todos. Adqulriendo al fin el oonsentimiento de su papa! para entrar en el novioiado, dej6* su casa por la ultima vez sin 346 lagrimas y "sin dirigir una mirada a los muebles". Como v.- -una aotriz en medio de la esoena, ricamente vestlda, bella y lisonjeada,parti£ en su oarruaje que apenas podfa pasar por las apretadas fllas de ourioeos. Con gran pompa y eleganeia y un sentimiento de plaoer completamente voluptuoso, entrO en la iglesia. Asf Marfa, joven fanatioa, verdaderamente egofeta y cruel en su devooion, obtiene al fin lo que le importa mis* Sin haoer oaso de los sentimientos de otros.y posefda, oomo 361 dioe su novio Ricardo, de "mats cabeza que oorazon", sale oomo muchas mujeres testarudas de Palaoio Valdls, oon satisfaooiOn y felicldad* -22-3. MARIA A. PRESENTACION DE MARTA Marta. la hermana menor de Maria, es presentada como una nifia que, sentada en el extremo de un divan, sin hablar 21 con nadie, pasaba su mirada indiferente de una a otra parte de la sala, deteniendola ahora en un grupo, ahora en otro de A-1 22 oirounstantes. El autor dice de su aparienoia: Podria tener trece a oatorce afios, pero estaban ya bien sefialadas en ella las formas de la mujer: vestia de oorto, sin embargo. Era blanca, oon ojos y cabellos negros, mats su semblante no ofreeia la expresion provocativa que suele tener esta olase de rostros. Las facoiones no podian ser mats oorreotaa 5 ni el con junto mats armonloso. Faltaba a aquella belleza, no obstante, un soplo.de vida que la animase. Era lo que se llama vulgarmente un rostro parade Sus brazos, " blanoos y tersos de virgen flamenoa, firmes 91 y macizos oomo los de una dcncella de labor ", la Servian, sin . 5 embargo, en mil tareas dome'stieas. Y si fuese oonsiderada por 97 su familia'un poquito tereaj' era, no obstante^ 'apacible, oallada, 97 . . firme, oircunapeota y reservada." Esta reserva la impedia, en efeoto, cariciar "sino por ouchufletas," a nadie; lo mismo que su esquivez y la falta de oostumbre de vestirse suntuosamente la 97 haoian pareeer"atada y enoogida'-euando asistia al teatro o 1 iba al paseo. En oasa era oompletamente oambiada. Los movimientoa sueltos y la ropa usada aumentaron su belleza, haolendola mats linda 1-5 y anlmada que nunca. Puesto que no cantaba ni podia aun oomprender las obras maestras que Maria tpoaba en el: .pia,nO^  le .gus;taba extraordinariamente la musica triste " que algunas veoes 132 aoompafia a los entierros ", y tarareaba suavemente ouando 132. ejeoutaba alguna labor. 2 El interes que Marta mostraba siempre que Rioardo hablaba, faltaba oompletamente en su hermana Maria. Sin apartar sua 1-6 -23-ojos de los suyos, la nifia esouchaba oon atenciln a todas las partloularidades de la vida de el . Experimentaba el mismo RAC-1 bienestar y alegrfa en el gabinete de su padre. Munoa permi-%-tlendo que nadle arreglase el ouarto mas que ella, experimentaba 142 allf'una sensaoion mezclada de respeto y enterneoimientoV RAG-2 Su aficion a saoar brillo a todos los objetos y muebles de la casa y muy particularmente a los de su cuarto, ful inspirada por una preocupacion oon la limpieza. El sentimiento de repugnanoia que el joven marquis sintio al ver el oilioio en el ouarto de Marfa ful muy distinto de la admiracion con que miraba el gabinete lindo y ordenado de Marta.Con la misma tlcnica, RAO-1 sirvilndtose de los ojos del joven, el autor compara las manos de las niftas. Las de Marta, pequeflas, firmes y seguras, ... las de Marfa, suaves oomo raso, a veoes ardorosas, pero faltando en serenidad y salud. 1-5 . /": La luz que pasaba por la cristalerfa oolorada del terrado carieiaba su blanoo rostro, y haofa de Marta una hermosa 148 oriatura, dando a sus faooiones una perfeocion ideal y una expresioii arrobada y celeste. A-5 B. RESUMEN DEL ARGUMENTO CON RESPEOTO A MARTA Con la excepoion de la muerte de su madre, lo que influyo en la vida de Marta no era mis que la inolinacion de su hermana mayor hacia una vida religiosa. Dando oalabazas a su novio, el joven marquis de Peflalta, Marfa asf hizo posible el matrimonio de la ohioa con el hombre que l a t a amaba en vano desde haofa mucho tiempo. -24-C. DESARROLLO DE MARTA Desde que habfa cumplido los eatorce alios, lo que se notaba mats en Marta era un leve oambio en su figura. Aunque parecfa oierto que iba a quedarse pequefia, la redondez de sus brazos y la ampliaoion de su cadera aoabaron por modelarla 182 oomo 'un hermoso juguete." Llamada festivamente en oasa "la A-5 redondita", ella no se sentfa agraviada. La expresion de su restro no oambiaba, y la nifia oontinuaba siendo tan plaoida, tan grave y duloe oomo antes. Sus grandes ojos negros, serenos 182 y lfmpidos adquirfan una dulzura singular. RAC-2-5 Sin embargo su gran oalma oaraoterfstica oomenzaba de vez en ouando a desvaneoer. Su extrafio llanto al ser besada por e'l que habfa de ser su oufiado y su infelicidad ouando este parecfa pensar en Marfa, oulminaron en una tentative de ahogarse. Durante una exoursion a un islote, Marta, exaltada por A-2 tres copas de ohampafia, oondujo al marque's a una playa ocultada. ConsiguiO a l l f que el joven la besara nuchas veoes, inspirado por un sentimiento de bienestar y por su propia afirmaoion que todavfa era sOlo una nifia. Pero durante la vuelta en la A-1-2 laneha, presa de un gran remordimiento, el fuego malicioso desaparecido de los ojos de la joven y el vivo oolor perdido de sus mejillas, ella se dejo deslizar a las ondas proteotoras. A-2 Muriendose dofia Gertrudis, era Marta quien la ayudaba y oonfortaba. Era ella quien notn que su madre tenfa las manos frfas, aunque la tonta vieja se empefiaba en llevar la mano de su querida y cruel Marfa a los labios. Era tambien la ohica RAC-2 que abrazO frene'tioamente y oubriO oon besos sonoros su exatnime cuerpo. j -25-Era liana por naturaleza, como observo e l autor hablando sobre l a admonieion de Maria que procurase siempre ser formal y humilde: ~ lAhl no; Martita no proourarfa, no proourarfa. Cuando se naoe honrada y humilde no hay necesidad de proourarlo. Podfa estar tranquila sobre este asunto la esposa del Se£ior.356 Contodo, t a l vez s i e l joven marques no se hubiera despertado a l besarle a l a nifia, el termino del cuento habrfa sido bastante distinto. En este libro Palacio Valdes pinta el tipo de nifia duloe, realfsta, y praotica que madurando en mujer sale bien de todas las dificultades. A-2 NOVELA: EL IDILIO DE UN ENFERMO 4. ROSA A. PRESENTACION DE ROSA La herofna de "El I d i l i o de un Enfermo" es presentada como una chica de rostro "moreno, gracioso, de nariz levemente aguilefla, boca ohiquita y fresoa, ojos no muy grandes tampoeo, pero negros y vivos, frente estrecha y adornada oon rizos de 96 pelo negro," ... que se llama Rosa. Y Andres, e l joven forastero y enfermo, l a hallaba RAO-5 enoantadora, — a l verla por primera vez entre e l conourso en l a i g l e s i a . tl tambien termino por llamarle l a atenoion, pero con efeoto bastante distinto. Porque Rosa, despues de examinar un buen espacio a l forastero palido, hizo una levf-sima mueca don los labios que di6 a entender que no le -habfa gustado, y se v o l v i l otra vez a l altar, no volviendo RAC-5 a mirarle durante toda la misa. Es posible que esta indife-rencia, tanto como su figura "esbelta y airosa" y "un pecho subido y pronunciado que no f u l lo que menos impresiln le 97 causo. desde e l principio", llego a atraer a l joven invalido* RAO-2-5 -26-B. RESUMEN DEL ARGUMENTO CON RESPEOTO A ROSA Andrea, despuls de ser reohazado oon violenoia por l a ohioa, llego "por aooidente" a oonooer a su familia y a e l l a . Aunque pasaron muohos meses de amistad, e l padre de e l l a , a l averiguar que nada important© iba a pasar y su propio hermano, viejo indiano, antipatico pero bastante r i c o , querfa easarse oon su h i ja , se empeftaba en este matrimonio tan repulsivo a l a muchacha. Esta , a l no poder sopor tar mis e l ma It ra to causado por su empeflo en no querer easarse oon su t i l , huyl oon Andrls. Este, aunque no pensaba n i un momento en oasarse oon l a ohica, no t a r d l muoho en aproveohar l a oportunidad para seducirla, tan desventurada oomo e l l a fueae. Ademls, a l regresar poco despuis a Madrid, oasi se olvido de Rosa y de lo que le habfa pasado, aoordandose s i l o de los tiempos f el ices que habfa pasado a l lado de l a ohica* "Despues de haber deetrufdo l a paz de una famil ia ," oayl en l a misma vida ant ih ig i ln ica que antes, y a los pooos meses se murio de t i e i s . C, DESARROLLO DE ROSA En ouanto a Rosa, e l l a sabfa desde e l primer momento que un seftorito que viniese a buaoarla podrfa oausarle sola-mente desgraoia. Por su indiferencia y su reohazamiento oontinuo, trataba de evitar lo que saldrfa mal. Aunque despuis del RAC-1 prineipio de su amistad la timidez de l a muchacha haofa preoisos la reserva y e l disimulo de Andrls, eran precisamente estas oalidades que oonoluyeron por rendirla menos esquiva. S i Rosa RAO-1 hubiera sido t a l vez un poqito coqueta y mis observadora. -27-habria visto que "le temblaban las manos cuando iba a entregarle algun objeto, y se le escapaban de los ojos miradas relampague-136 antes y codioiosas". Pero de alma mas joven que sus aftoa", y oon RAC-1 "falta de trato en la vida", Los germenes "de delicadeza artistica, • . 136 de admirable penetracioh que en toda mujer existen", fuemn sujb'sMtui-tvBos en ella por un orgullo salvaje y una altivez que hasta enton-Ges_la.habfan salvado de gravfsimo peligro. Para la analisis de Rosa, el autor se sirve de Andre's. Como es menester mostrar las reaooiones de ella, el joven, tan indispensable a oausa de su valor reflexivo, revela a veoes mas del caraoter de ella que la chiea misma* Andres se dio ouenta de que con ella eran preoisas bromas en vez de frases amorosas y ooplas burlesoas. Y, en efecto, a pooo tiempo la joven RAO-1 bromeaba tanto y tan bien oomo el* Ademas tanta fuerza ffsica posefa la ohica que le tenia a el sujeto ouando queria. Jugaba con el mozo "oomo el gato oon un ratoneillo, gozando en • 139' oorrer y brinoar oomo una oervatilla" hasta llenar de vivo carmfn las rosas frescas de sus mejillas. RAC-2-5 Cautivado por este "hermoso modelo de mujer, morbido, exuberante y vigoroso oomo una Venus del Septentrion, agll y 139 nervioso como las hijas del Mediodfa", el joven a veoes se dejo atormentar. Dice el autor: RAO-2-5 Aquella naturaleza virginal oomo la de un niffo, esplendida oomo una rosa de klejandrfa, tan prodiga de lo que a el hacfa falta, le fasoinaba y le atrafa. Era la salud y la belleza confundidas.140 Aunque en su alma no entraba aprecio del candor de Rosa, RAO-1-5 ni de su vivo puddr, ni de su agil imaginaoion, a las pooas semanas de relaciones oon ella, solo el contaoto frecuente de los juegos y bromas le habfa hecho mirarla oon mucho deseo y RAG-1 admiraoiSn. -28-Ella decfa lo siguiente de los senores: — iLos sefloresl Unos puereos todos, sin vergUenza y sin religion! Pero en el oaso de Andres haofa excepcion. No pudiendo pensar otra oosa que era un chico llano y amable, gustando RAC-1 de sus juegos y bromas con ella, no se dio ouenta de la posibilidad de ser engafiada. Con todo esto, sin embargo, el mis leve rumor en el pueblo que estuviese "haoiehdb"porquerfas con los segoritos" era bastante para ponerla seria y atormen- RAC-1-2 tada. En efeoto, tenfa razon el cura cuando dijo a Andres: — La muchacha con quien hablas es una criatura inocente, me entiende usted, y Candida como una paloma... RAG-1 Pero la admonicion del tfo de Andres no produjo en el viva impresion. Atrafdo mis que nunoa por el genio de Rosa, su frescura y su disposioion tfmida y bondadosa, no dejaba de festejarla, RAG-1 besando aun sus brazos. de labradora. Y la aldeana, mas con sorpresa y placer que con pudor o esquivez, se lo dejaba haoer. Permitfa tambiln que fuesen de bracero, cosa que no solo no se comprendfa en el pueblo, sino que Rosa en su fondo crefa mal, RAC-1-2 pues que se apart! brusoamente de Andres al ehcontrar al tfo •-• A-1 de ella. Per dio oasi por complete- la alegrfa, quedandose pensativa, presa de una viva premonicion. Las palabras que el tfo de Rosa le dirigil.al joven eran verdaderas. «Sf que habfa amansado Andrls a la chica, ponilndola blanda como una Andres gatital Pero el tfo no mencionl tambiln que/estaba ponilndola RAG-1 en peligro,... el peligro que amenaza a tantas Candidas y orldulas nifias. En cuanto al lascivo tfo, sin embargo, la misma inoceneia - 2 9 -de ella era su salvacion. Aunque avergonzada por sus oarlcias RAC-1 importunas y presa de vagas inquietudes que ella misma no comprendfa, aoepto al principle oasi oon gratitud sus atenoiones, orlyendose su preferida. Pero ni por palabras lisonjeras ni por sugestiones, podfa el vie jo oorromperla. Sus ouentos verdes esouohaba sin comprension, y al oreoer los dichos groseros, crefa que su.tfo o se habfa vuelto loco o que era preso de un RAC-1 diablo que se le habfa entrado en el ouerpo. Evitando al principle a su tfo, llegaba a huirle, tan inquieta y aterrada era la chica. Pero su oarloter todavfa le impedfa referir a RAC-2 su familia lo que pasaba, aun ouando el indiano trato" de RAC-1 efeotuar una intentona oriminal* La opinion que el padre de Rosa exprimio a este ti$ fu.§ reTutada por ella misma..Ha.bfa dicho el viejo que su hija 201 tenfa el oorazon como "una manteoa fresoa " y que serfa faoil sujetarla y obtener su conaentimiento. Pero ni los golpes RAC-1 de su padre ni ninguna forma de su looa rabia llegS a intimidarla. Ademas rehusaba explioar a Andres unas heridas RAC-1-2 reoientes, dandole de vez en ouando alguna exousa inventada. Risuena y jovial oomo siempre, no revelaba ni por ademanes ni por palabraa lo que le pasaba* Cuando Andrls lo averiguo de RAC-1 un modo casual, le dijo: — 1 Casarme oon mi tfo t 1 Eso si que no 1 . . . I Que.pegue, que pegue_lo que quiera, ya vera lo que saca en limpio 1 Como muohas veoes en la vida, la oposicion haofa oreoer la voluntad. El amor de la aide ana hacia Andre's, antes tan vago, ae transformo en una pasion viva y anhelante* Mats grave RAC-1-2-5 -30-y sosegada, no se oansaba de mirarle, y ouando se separaban la voz temblorosa y tierna de la chica haofa traioion a su alma. Ful, en efecto, al momento mismo de su despedida, que le dijo oon resignacion: Usted no ha tenido ninguna culpa, don Andrls: he sido yo. :. ?*Quiln me man dab a haoer oaso de usted? 'i Wo sabfa demasiado que usted no podfa ser para mf? Yo soy una pobre aldeana y usted un sefiorito... Bien RAC 1 sabe que yo no le esouche al prinoipio, pero usted siguil tan humildito y tan bueno, que neoesitaba ser de piedra para no quererle ... cuanto mis ... anadio bajando la voz ... que usted siempre me gusto mucho.^56 Pero a este momento la furia terrible de su padre al no hallarla en oasa les hizo oorrer perdidamente, fugitivos de A-2. la ira de aqull* Siguiendo asf el oamino de Marfn, " oonmovida por las suplicas y los halagos tiernos del joven " y "aturdida 276 . por aquella hufda de la oasa paterna," la fuerza de las oiroun- RAG-2 3tanoias la hizo rendirse. Lo que sorprende mis, tal vez, al leotor, no es tanto la tragedia, como la falta de verguenza o oompunoiln de parte de la joven. Su inmediata dioha seguida tan tarde por presentindentos no pareoe ser de aouerdo oon su oaraoter. Tenfa mas bien un extrarto sentimiento de oontento y orgullo,;/olvidando, o^Smo si fuera posible, su verdddera posioion. Corao una niila que yefra.cada'vez;mas lejos en el bosque, no A-1-2 pareofa tener ni ouldada por las oonse-cuenoias ni planes para el porvenir. Y aun ouando su amante habfa regresado a Madrid, A-1 aun hasta el ultimo momento de sus relaoiones, Rosa trataba de protegerle. Asf se desenvuelve la novela oomo el Fausto de Goethe. Un amante mundano engafia a una aldeasa, senoilla y buena pero igorante, dejlndola oomo Margarita, oon su pequeflo mundo oompletamente destrufdo. -31-NOVEIA: JOSE 5. ELISA A. PRESENTACION DE ELISA Elisa, la herofna de la novela y la novia del joven pesoador Jose, le espera ouando regresa al fin de la tarde* De su fisonomfa dioe el autor: A la puerta estaba una hermosa joven, alta, fresoa, sonrosada, oomo la mayor parte de sus oonveoinas, aunque de faooiones mats finas y oonoertadas que el oomun de ellas. Vestfa asimismo de modo sernejante, 5 pero oon mats alifio y ouidado. El panuelo, atado a la eBpalda, no era de peroal, sino de lana; los zapatos de beoerro fino, las medias blanoas y pulidas. Tenia los brazos desnudos, y oierto, eran de lo ma's primoroso y aoabado en su orden.^*' Su turbaoion y verguenza al averiguar que para su madre el joven habfa bajado el preolo del pesoado, sugieren tambien un oaraoter bueno y noble. Enoima del monte solfa esperar la RAC-2 vuelta de las lanehas, averiguando oual de ellas era la de su novio, y ?•. ouando tomaban el oamino del puerto, aignifloando 6 que era mal dfa por pesoado, se alegraba la nifia de la oport-unidad de ver mats pronto al ohioo. En efeoto, " a nadie daba ouenta, ni aun al mismo Jose, de aquellos instantes de dieha 93 que en la soledad del monte de San Esteban gozaba "• B. RESUMEN DEL ARGUMENTO CON RESPECTO A ELISA Sena. Isabel, la madre de Elisa, queriendo posponer ouanto posible la boda de los novios ( porque al oasar3© Elisa, tendrfa que dejar la fabrica y otros blenes de au difunto eaposo en poder de au hija,) hizo que Rufo, el tonto del pueblo que a ostenia una pas ion ardiente haoia la ohioa, soltasse las amarras de un baroo de Jose*, sabiendo bien que la perdida de -32-l a laneha estorbarfa otra vez e l matrimonlo de este. Impelido por los lnsultos resultando de la suspicion de l a madre de Jose, Sella! Isabel prohibio que los jlvenes se viesen. Esto resulto en l a hufda de Elena de su oasa paternal, graoias a l a ayuda de un oaballero viejo — oierto don Fernando de Meira,, y e l dereoho que permitfa que una hija se saoara del poder de su madre y que se depositase oon arreglo a l a ley para oontraer matrimonlo. Despues de v i v i r infelizmente bastante tiempo oon una madrina, l a ohica se h a l l ! l i b r e para oasarse oon su novio, ya bastante rioo a oausa del dinero que e l viejo le dio. C. DESARROLLO DE ELISA Solbirierido.se-'.: de l a oiega admiracion de Rufo, " que lison-97 jeaba, no obstante, su vanidad de mujer ", Elisa. tomaba oan e l . 97 "el tono protector y carifloso que se dispensa a los nifios." RAC-2 Pero no aoabando oon e l ohiste, le dio palabra formal de oasarse con e l , aoonsejandole que fuese a preguntar a l Santo A-1 Cristo cuando serfa l a boda. Porque era siempre siipersticiosa, l a mala suerte que habfa segufdo l a malquerenoia de una bruja f u l atribufda por - 218 E l i s a " a una potenoia ooulta y misteriosa". Asf que, vlendo RAC-3 que sus oirios y padrenuestros no l a ayudaban, f u l a l a oasa de l a heohioera para pedir su perdon y ayuda. Comprendiendo bien que l a oausa de l a oposioion de su madre no era mas que l a avarioia, haofa esfuerzos por no deoirlo a nadie y aun por no oreerlo, afirmando a sf misma A-1 que aun renunoiarfa l a hacienda para evitar algun disgusto. 233 El miedo de " l a oolera f r f a y cruel " de sefll Isabel era RAO-2 •33-tan grande despues de haber vivido apretada por ella, que solamente al saber que no habfa ningun otro reourso, oonsinti-0 en tomar el oaso al juez municipal.Queriendo a menudo volverse a casa, tanto por el desagrado de su madrina oomo por su propia flaqueza, imaginaba la joven " que su conduota era juzgada 264 severamente en Rodillero, y que todos la reprobaban". Sin embargo, la terrible angustia que sufrfa ouando Jose se hallaba en gran apuro en el mar la oauso^ sefialar inmediata-mente el dia de la boda al verle sano y salvo otra vez a tierra. Asf Elisa, mujer tfpioa de Rodillero, — inteligente, astuta, inooente y bella — es uno de los personajes mats venturosos que nos presenta el autor. RAC-1 RAC-2 NOVELA: RIVERITA ,6./MAXIMINA A. PRESENTACION DE.MAXIMINA Aunque ie.1 vper8onaje Maximina. es pre sent a do prinoipalmente en el libro del mismo nombre# la primera presentaoion de ella es al fin de la novela "Riverita". El autor la describe asf: Podrfa oon tar quince afjos de edad, y a lo que (Miguel! logrS percibir, tenfa una oarita redonda y morena, baatante Insignifipante, y gastaba el oabello en trenza todavfa.^ Le gustO muchfsimo a Miguel, apodado Riverita, su son-325 risa inooente y humilde, — "lo unioo" — , oomo dice el 325 autor, — "que podfa agradarle". Lo explioa por declr: El rostro, sin ser feo, nada tenfa que pudiese llamar la atenoion; ademas, no lo vefa claramente, a oausa de la osouridad en que la sala se hallaba. RAO-5 325 -34-Supo el joven de dofla Rosalfa (la huespeda habladora) que la joven era su sobrina y una hulrfana tan pobre que no tenfa aun bastante dlnero para el dote neoesario a haoerse monja. Mis tarde Miguel, hablando oon la nifta, v i ! que aunque 321 "haofa fuerzas por ser mis explfoita", oontestaba oon mono-sf laba-a, asustada e inquieta. Sin embargo, el joven la hizo 321 "hablar oon mis desembarazo" por medio de enterarse de los pormenores de su vida. B. RESUMEN DEL ARGUMENTO CON RESPEOTO A MAXIMINA Viviendo oon su tfa, una hulspeda en Fasajes, Maximina oonooil a Miguel, un joven forastero y bastante rioo. Aunque al prinoiplo orefa que el querfa solamente burlarse de ella oon lisonjas, llegl a oreer y amar al joven que verdadera-mente estaba enamorado de ella. Una vez en Madrid, sin embargo, el tiempo y el olvido enfriaron la pasion de Miguel.. Tal vez sin la triste oarta de Maximina y el herido reoibido en un duelo, no hubiera llegado a temer una vida de fonda. Con la ayuda de su hermana, hizo saber a Maximina que querfa de veras oasarse oon ella* C. DESARROLLO DE MAXIMINA Lo que sorprendil a Miguel desde el prineipio era que ouando tomaba la mano de la ohioa, rozlndola y aoarioilndola, ella no la retiraba, ni pareofa sofiar oon retirarla." Como si " 1 , RAO-1-2 fuese una oosa muy natural", dioe el autor, "no manifesto siquiera mayor emooiOn o inquietud que antes. Y Miguel, asegurado por la experlenoia que debfa de ser el resultado de la malioia de la nifia, no podfa negar una voz interior que atribuylS su 7 RAO-1-2 -35-reaooioh raas bien a la inooenoia. Not! tambiln el oontraste de la mano de Maximina oon 331 las de la generala, "largas y desoarnadas y siempre ardorosas". Le pareofa que la de la nifia "era una mano de virgen, maoiza y frfa, un s i es no es grande, pero perfeotamente torneada". Al dfa aiguiente, pudiendo verla mejor, vioVque: Era una morena mis pllida que sonrosada, la nariz pequefta, la booa fresca, la oabeza y la frente muy bien modeladas, el oabello aastafjo y los ojos garzos, ni grandes ni pequefios, mis baja que alta, apretadita de oarnes y abultada de formas,revelando en sus movimientos un gran vigor muscular. Nadie podfa Ilamar hermosa a esta muchacha oon justieia, y sin embargo, la expresion humilde e inooente de sus ojos, la sonrisa oonstante que contrafa sus labios, la haofan altamente simpltica. Tan segura de que no era hermosa, Maximina reohazaba las lisonjas de Miguel, llegando a pedirle una noohe que no di-jera que era bonita, — Porque se me figura que esta ustedghaoiendo burla de mi, y me oausa mucha pena . Tambiln al pedir a la joven un rizo, hizo esta una sefial afirmativa, pero "no daba sefiales de oumplir su promesa". s!lo al ver al joven (.gran pioaron!) enojado y inflexible, la nifia, triste y tfmida, se lo di!. Pero al ofr otra vez sus lisonjas, entr! rlpidamente en la oasa donde,"al sentirse 351 . en los brazos del joveripe insistiendo en que la soltase, aoabl por deoir que le querfa tambiln a l l . En cuanto al joven, "lo que mis le entusiasmaba era que Ista habfa aoeptado sus amores sin aquella reserva que el temor de ser engafiadas obliga a manifestar a las muchachas, 355 ouando un joven de ocndicion superior se dirige a festejarlas". RAO-5 RAO-5 RAC-1-5 RA'G-2 RAO-1 36 No pudiendo comprender al prinoipio las atenciones del joven ya que habfa otras muchachas muoho mas bonitas, las atribuyo solamente al mal gusto" de MigueL.y no pensaba ni un momento RAC-1 en la diferenpia de fortuna, ni en la posibilidad de ser nada mas que un pasatiempo para el. Y Miguel, observandola oon placer, notaba que: Abrio su espfritu al amor pon la inooencia que la flor abre su caliz a los rayos del sol.Y aquella nifia tfmida, melanoolica y reflexiva en algunos dfas habfa experimentado notable transfiguraoion. La alegrfa que rebosaba de su alma oomunioo a su rostro atraotivos que antes no tenfa, gracias a sus movimien- RAC-2-5 tos, sonoridad a su risa, brillo a su palabra. ^ 6 Aprovecha sin embargo, la gran oredulidad de la joven. Por ejemplo cuando otras nifias se burlarbn de ella, diciendo que Miguel querfa solamente divertirse oon ella y que tenfa una novia a quien iba a ver todos los dfas, el chico respondio: — Solo que hay una pequefia dificultad para que esa sefiora, a quien visito muohos dfas, sea mi novia .. y es que esa sefiora esta casada.359 Asf, llena de oonfianza, la nifia oonsideraba esto oomo RAC-1 359 "una difioultad insuperable". Un poco mas tarda escribio Miguel una carta a su propia hermana Julia en la cual dijo de Maximina: Permanezoo en Pasajes ... porque estoy enaraorado de la sobrina de mi patrona. Es una nifia *• que no pasa por bonito, ni es gallarda, no tiene talento, ni una eduoacion esmfirada. Estoy enamorado no se de que; RAO-1-5 acaso del alma, aunque no lo aseguro. Lo que sf puedo afirmar es que no hay mujer(exceptuando tu) que me parezca tsm linda, tan amable y tan bien educada.364 Mas al saber que tuvo que regresar a Madrid, no dijo mas a la ohioa sino que volverfa algun dfa para verla y oasarse con ella. Maximina, sabiendo en su corazon que el joven no lo -37-harfa, le dio un oruoifijo de la Hermana San Sulpicio, En 371 A-1 efeeto, los esfuerzos de la nifia "por mostrarse serena" " • • . RAC-2 hizo oreoer el amor y la com pasion del joven* Una vez en Madrid, al ver la esoritura de Maximina. Miguel tuvo ganas de refr. Esoribiendo el oomienzo oon " apreoiable Miguel" y la replica oon " segura servidora ", RAO-1-4 estas oartas, eaorltas segun lo que habfa aprendido en el convento de Vergara, habrfan divertido oualquiera persona. Enterada al fin de que Miguel no la querfa mas. escribio" ella a Julia que aunque no se orefa oapaz de agradar al joven, "hubiera deseado, sin embargo, que este se lo hubiera dioho A-l-2 377 antes de tenerla impaciente y triste muohos dfas." Al saber que el joven fue* herido sin embargo, e informada por Julia de que el querfa oa&rarse oon ella, ful apresuradamente a Madrid, RAC-1 donde se disoutiO la boda. NOVELA: MAXIMINA 7. MAXIMINA A. PRESENTACION DE MAXIMINA En la parte segunda de la vida de Maximina, Palacio Valdes la presenta oomo una nifia tan esquiva que al dfa antes de su boda, habla todavfa a su novio oon usted. Aunque negando-se a oasarse en el vestido bianco que Miguel habfa trafdo, A-1 dioiendo oomo explioacion que a l l f no era ooatumbre y que morirfa de verguenza, "mostro'se bastante serena durante la A-2 oeremonia y respondio a las demandas del saoerdote oon 13 voz clara." 38= B. RESUMEN DEL ARGUMENTO CON RESPECTO A MAXIMINA Maximina, la joven esposa del autor se casl y fue con I l a Madrid* Siempre de caracter tan sensible que la menor reprension de su marido la hizo derramar lagrimaa, fue verda-deramente una nffia alegre y inooente. Los celos de ella cuando su marido ooqueteaba con una sinverquenza fueron iguales solamente al mledo que sintio de Alfonso Saavedra, un hombre suave y frfo, al parecer, pero que tenfa gran reputation por saber triunfar con las damas* Los planes de este para seduoir a Maximina fueron estorbados por el oaracter mismo de la nffla. Pero es seguro que su silenolo contribuyO a la perdida _ de honor de su eufiada Julita, como su etema falta de opinion oontribuyo a la ruina de su marido. Con todo.no mereoe la muerte que le viene al fin. del libro. C. DESARROLLO DE MAXIMINA Desapareoido al fin su miedo que Miguel la abandonara al ultimo momento, sintiO, sin embargo, el oontraste de la RAC-2 indiferenoia desdenosa de Madrid con la amenidad de su propio Pasajes. Mostro tanta timidez que no osaba siquiera menoionar que tenfa la oostumbre de merendar, permitiendo igualmente que la madrastra de Miguel esoogiese sus muebles y que la hioiese A-l«2 llorar par.? oasi nada. Su marido, dandose ouenta de que aproveohaban la aparente RAO-1-5 inMfe.reno:iai;dei'lA::"ni'RsL§«t3$L6 una oasa suya, en la oual al gran gusto de Miguel, Maximina finalmente osaba satisfacer un apetito "casi siempre deapierto, lo oual era para ella un 43 gran defeoto." -39-Su generosidad al querer dar a la madre y hermana de su marido la mitad de su dinero era tan oaraoterfstica de la A-1 nifia oomo la pesadilla que tuvo despues de la amenaza de Miguel que el iba a echarla a la oalle si aoaso la haliara be- RAC-2 sando a otro. Easta entonces nunoa habfa dor mi do todo lo que querfa. Ahora, aunque llena de verguenza al levantarse a las diez, agradecfa mucho la benignidad de Miguel. RAC-2 Araada por todos por su inooeneia y humilidad, guardaba todavfa tanto pudor que temfa ser vista por los erlados euando Miguel le besaba las manos* Sin embargo, al ponerse RAC-1-2 enfermo el joven, ella estaba sentada todo el dfa a su lado, atormentada y anslosa. Y al ponersa el bueno, oantaba en voz alta, corriendo y saltando,ren oontraste oon "la seriedad RAC-1-2 100 permanente de su oarloter". Reprendida por su esposo ouando su ouarto, su ropa, u otra oosa no era oomo quislera, le asomaban instantaneamente llgrimas a los ojos. Pero ordinarlamente "gozaba de una f e l i c i -148 ; RAC-2 dad casi celestial", oada dfa mas enamorada de su esposo, hasta oasl perseguirle oon sus miradas oariSosas. Fensando siempre en el, si fuera un plato que oooinaba, o la ropa que oosfa, "las unioas nubecillas que oruzaban por el oielo de su dioha eran los inmotivados enojos de su marido, los cuales se 149 repetfan demasiado". Sus limitaoiones mentales, sin embargo, se vefan siempre que su marido la hizo leer en voz alta. En efeeto, "oasi todos RAC-4 los libros que su marido le daba a leer le produofan oansanoio 151 y suefio". Espantada tambiln al pensamiento que tendrfa que " haoer los honores " oficiando de sefiora a una reunion deseada por Miguel, ins i s t fa en deoir a su esposo: —- Estoy segura de que te voy a avergongar Miguel . • Yo no estoy aeostumbrada a estas oosas* 185 Sus "esfuerzos inerefbles por aoertar en todo", temiendo oualquier reprension de su marido, la oausaban gran disgusto y haofan aaomar muchas veoes lagrimas a los ojos* Aun su vestldo le daba muoha pena, a oausa de ser descotadio. A todo lo que deofan para persuadirla, replioaba firmament© " que e l l a no se habfa desootad© jama's y que se morirfa de verguenza s i 186 ahora lo hiciese." Sin embargo, su vida oon Miguel l a habfa puesto muoho mats atractiva* Dice el autor: En efecto, que habfa embelleoido muoho despues del matrimonio, mostraba ahora toda l a graoia fresoa y senoi l la oon que e l oielo la habfa dotado. La emooion le habfa prestado mats oolor: l a anohura, que ya bien se notaba en su t a l l e , en vez de quitarle atraotivo, se lo prestaba muy grande por e l oontraste que resultaba entre aquellas formas exuberantes que l a matemidad iba imprimiendo en su^guerpo y l a expresion enteramente i n f a n t i l del rostro* Pero l a pobre Maximina, tan buena, tan graoiosa, tan duloe y oasi s e r v i l , a l parecer no podfa agrada<r- r un marido tan mundlal. Fasoinado por una mujer be l l a , provooativa y audaz, l a galanteaba tanto que su pobre mujer, empujada por los oelos y helada de espanto, dio a esta una mirada tan l lena de odio; que lleg6 a sobresaltar a su esposo i n f i e l * Una vez solos, este, eon frialdad cruel le d i jo , despues de reprenderla severamente: — IVete a paseol -41-Espantado mis tarde al ver que lo habfa heoho de veras, Miguel oorrfa por las oalles hasta hallarlavy/peiirle pardon. 208 Pero ella nen el eolmo de la oonfusion y la verguenza" tambiln le pidi! pardon eohando sobre sf en una manera cara-e-.terfstioa toda la oulpa. iEMiSl-2 En ouanto a Saavedra, viejo seduotor, oomprendi! bien el oarloter de la nifia, — "que oon ella no servfa de nada la amabilidad henohida de arroganoia, el aoatamiento empapado 268 de desdln." Se die- ouenta de que "aquella naturaleza serena, grave y humilde, no podfa ser ataoada por la vanidad. Era RAO-1 268 preoiso dirigirse al oorazln." Asf, temiendo perder para siempre la estimaoiln de nuestra herofna, deoidio hacer el 268 papel de "iamigo sinoero, earlfioso y servioial". Empezando a freouentar la oasa, le hablaba de pormenores domlstioos,y aun oonfiaba en ella sus proyeotos amorosos, afiadiendo ironicamente: ... Le reouerdo que aoabo de hablarle oomo faese usted mi madre. Ho diga nada de esto a Miguel".... Asf censiguio introducirse en la oasa. Siempre viniendo a verles ouando estaba su marido, llegl a tal punto de confianza, que oomfa a menudo oon los esposas. Mostraba tanto carino y tanta solioitud para la enferma, "que el oorazln tierno de Maximina correspond!! oon afectuosa gratitud, oomo no podfa 272 menos." Aquf observa el autor: RAC-1-2 Ya hemos indicado que Ista, despues de aquel orftioo suceso, habfa oobrado nueva graoia y atraotivo en su figura. Como tfldas las mujeres que han naoido de veras para esposas y para madreB, y se RAC-5 hah unido al hombre que aman, oada uno de estos suoesos impresionaba y saoudia favorablemente su naturaleza.Era d i f f o i l reoonooer en aquella linda -42-joven de mejillas sonrosadas y ojos duloes y b r i l l -antes a la palida y encogida nifta de Basajes. 2 1 3 Reoibiendo como bromas de amigo los priraeros galanteos del pisaverde, y atribuyendo otros actos a casualidad, pooo a pooo le vino a Maximina un miedo vago. Un dfa, aunque siempre no le habfa gustado salir a paseo sola, ouando tomaba el aire RAC-2 oon el nifio y la nifrera se enoontro oon Saavedra. Presa de una gran inquietud, aintio oreoer el miedo al decirle el sinverguenza que la habfa seguido* Y aunque trataba entablar una platioa familiar de amigos, no oonsiguio calmar la agitaoion de la joven. Al oabo,"oon labio balbuciente y aderaanes descompuestos oomo es uso entre los seductores, aunque estos sean oomo el hombres de 280 mundo," creyo Saavedra que debfa persuadir a la ohioa asf: He-tratado a muchfsimas mujeres, he amado o he crefdo amar a algunas, pero le juro que el senti- RAO-1 miento que me inspiraron estaba muy lejos de pare-cerse al que ahora me doraina ... ahora no es amor solamente lo que siento, es una adoracion profunda a su caracter seneillo e ingenuo, un respeto que ha enfrenado hasta ahora mi lengua, a pesar de que el seoreto pugnaba por salir.280 Pero no estaba preparado para el fugo looo de Maximina. No oonsiguio tranquilizarse esta hasta pasadas esa noohe y el dfa siguiente."El aborreoimiento y el miedo que le habfa . . . 281 tornado eran tan grandes, que por fuerza habfan de salir a la oara". Desgraoiadamente, su silencio aoabo por oostar el honor de su joven cuflada. Esta, ignorante de lo que habia pasado, se dejo engaflar y huyo con Saavedra. Aunque parce que el autor no oomenta el estado de la conoienoia de la joven esposa, -43-vemos que ni por mirada ni gesto parecfa Maximina sentir la mats leve serial de remordimiento, Igualmente, al quedar arruinado su marido, (aumque le habfa pedido oonsejo a ella y esta no habfa siquiera tratado de ayudarle ni una pizoa,) dioe la tonta: RAC — ?Que sabfa yo de esas oosas?" Si td l0g|j>%s hecho mal, yo lo hubiera heoho muoho peor. Palacio Valdes, al oontrario, se empega en atribuir-~su falta de opinion al deseo de "evitar a su esposo^la verguenza de haber obrado oon menos seso que una mujer," - sea lo que sea, la chica esta vez ayudo" a su marido todo lo posible. Viviendo 365 en "un ouarto barato en los barrios extremes de Madrid" oasi sin dinero, no venfa nunoa de su booa siquiera una queja. RAC Al fin del libro Maximina, oasi nroribunda, todavfa retenfa tanto pudor oomo nunoa, negando que Miguel la besara A-1 estando presente una sefiora, Lo que posiblemente mas oaraoteriza a la joven eran las palabras de su marido ouando lo arranoaron a e*l del cadaver de ella: — iMejor que tu — gritO dandole el ultimo beso — no la ha habido ni la habrat sobre la tierral Asf Maximina, el personaje en que don Armando pinta todo lo bueno, noble, tierno, duloe y inooente muri6 ouando todavfa joven* Esta mujer tan preoiosa que no mereofa la muerte, nos impresiona tan vivamente que no puede nunc a ser olvidada.rpor los que la han oonooido* 44-NOVELA: EL CXTARTO PODER 8. VEHTURITA A. PRESENTAOION DE VENTURITA Ventura, hermana menor de Cecilia Belinohon, tenfa diez y seis afios. Tan linda1 era, y tan llena de gracia y alegrfa que parecfa un hermoso pimpollo. De su fisonomfa dice don Armando: Su rostro ovalado parecfa heoho de rosas y olaveles. Apretadita de oames y pequefla de estatura; tan sabiamente proporcionada por la naturaleza, que parecfa modelada en oera. Sus manos eran jazmines y sus pies de eriolla, oelebrados en Sarrfo oomo nunoa 6 vistos; la suavidad y tersura de su outis, venofan a las del naoar y alabastro. Sobre la frente, alta y estrecha como las de las venus griegas, de un blanoo argentine, oafan los buoles de sus oabellos rubles, cuya madeja, tan espesa oomo docil y brillante, le tapaba entgramente la espalda hasta ma's aba jo de la cintura. -Casi desde el prinoipio se ve olaramente su tendenoia a la ooqueterfa. Al ver en los ojos del joven Gonzalo, el novio de su hermana, oierto embelesamiento, eomenzo* a dar vueltas RAC-1 para que se la viese bien por todas partes aun poniendose en posiciones afeetadas y oapriohosas y riendo sin motive alguno. B. RESUMEN DEL ARGUMENTO CON RESPECTO, A VENTURITA Ventura se oasa oon el novio de su hermana mayor, ultra-jandole despues de pooo tiempo, asf matando a su madre, una mujer bastante enfermiza. Hace infeliz la vida de su hermana, quien verdaderamente ama al joven esposo, y causa tambfen indireotamente la muerte de eVbe. C. DESARROLLO DE VENTURA Sabiendo que habfa impresionado mucho al joven, Venturita •45-A - l ponfa siempre en i l sus ojos maliciosos, en los ouales se lefa RAC-1 e l triunfo de su orgullo satisfeoho. A l ver l a nifia que Gonzalo trazaba eon lapiz l a oabeza de una mujer que le pareofa prodigio-samente a e l l a misma, s int io esparoir por su rostro una sonrlsa RAC-1-5 vanidosa. Pero ouando Ceoi l ia extendi©" l a mano y riendo se lo arrebatO e l papel para mirarlo, Venturita, e l rostro eohando fuego, los ojos centelleantes y l a faz descompuesta por l a e&Lera, l a hizo soltar e l dibujo y lo hizo mil trozos. Entonoes a l reprenderla su madre, l a ohica tambien l a insulto a e l l a , RAC-1-2 aun rehusando, oon aotitud a l t iva y desdegosa, pedlrle perdon. Poco despues, ouando Gonzalo iba a s a l i r de l a oasa, se enoontrO oon l a joven. Esta, para hablarle s in que nadie los viese le d e j £ seguirla a su ouarto. Inmediatamente Gonzalo oontrasto" esta habitacion oon l a de Ceo i l ia , dandose cuenta RAO-1 del gusto y de l a coqueterfa que eran una parte innata de l a ohica manor de los Belinohon, Dice e l autor: La habitacion de Venturita era oomo su duefib, pequefiita y l inda , amueblada oon lu jo . La cama de palosanto oon pabellon de brooatel de seda, oubierta 1 por una coloha de damasoo azul , un armarito de ebano oon inorustaoiones de marf i l , que servfa de e scr i t -orio a l abrirse , una butaca oonfidente de raso azul , un tooador oon espejo, forrado tambien de raso a l igual que las paredes, un armario de espejo, de palo -santo oomo l a oama, y algunas s i l l a s doradas. La habitaoion exhalaba un perfume penetrante oomo e l camarfn de una odalisca. -^3^  Pero l a sangre f r fa de l a muchaoha ouando una eosturera les sorprendiO, - Si con su rostro en sus hermosos oabellos, pasmO n i un poquito a la joven. Tan risuefia oomo eiempre, RAC-1 esperaba ocasion para hablar sola oon su madre. A l ver l a furia de esta ouando le dijo que Gonzalo la querfa a e l l a y =46-no a su hermana, se puso rabiosa y jur6": 169 — Pues quieras o no quieras — » . . — me casare*. Y en e fee to, esa misma ma-Sana oonsiguio que su mama oediese. Por l a noche, a l deoirle a Gonzalo lo que habfa dioho a su madre, — que alios no podfan menos de casarse ya, — el joven esperimento* una impresion de repugnanoia y temor. Lo que le parecfa mal era que eso hubiera salidode e l l a . Despues de casados Ventura admiraba los ferreos musculos de los brazos de su marido. Insistfa caprichosamente en morder-los l a nifia, pero no querfa hacer sangre. Al cabo cedio" a l a insistenoia de su marido, y apretando l a oarne mientras chispea-ba en sus ojos una sonrisa maliciosa, chupO "con afan voluptuoso .225 l a gotita de sangre que saltaba en e l brazo". Al cabo de unos meses, sin embargo, un ataque de erisipela y una rifia con su esposa hicieron que Gonzalo quejase a Ceoilia de las desatenoiones de Ventura. Isf es una chiquilla que no tiene atadero! Los aiuntos de l a oasa l a tienen sin cuidado. Para e l l a , lo unioo importante en el mundo es e l l a misma, su hermosura, sus trajes, sus joyas... Todo lo demas, padres, hermanos, marido, no significan nada...Estoy seguro de que le ha preooupado mas e l sombg-gro que ha encargado a Parfs que mi enfermedad... Segun e l joven marido, no era posible estar bien con e l l a mis de una hora. Parecfa buscar motive de rifia, respondiendo a l a galanterfa de su marido con alguna burla o sarcasmo. Consideraba poco aun los mayores saorificios y no pensaba mas que en sus perfumes y sus vestidos. En los tres meses que habfan estado en Madrid, pasaba los dfas recorriendo las joye-rfas, los comeroios de sedas y las casas de modista; las noches asistfa infaliblemente a l teatro. Aunque sabfa que l a -47-naturaleza de su marido neoesitaba el ejercioio, a ella no le Importaba. Porque le gustaba a Ventura el teatro, lag visitas, el trasnoohar y el piittarse, — se empefiaba en no hacer oaso de Gonzalo, a quien todo esto repugnaba. RAC-1 Antes del naoimiento de su oriatura, Ventura haofa aun mis su vida de sultana oaprichosa, ooupandose muoho en el cuidado de su persona. Es verdad que estaba oada dfa mis hermosa, porque el ouidar de sus oabellos, de su outis, de RAC-1-5 sus dientes y de sus manos era para ella una obra inoesahte. El tiempo que le quedaba, empleaba en leer novelas de folletfn. Toda la oasa pareofa girar en torno de ella> Como una diosa adorada y tend da, movfa a su talante todas la figuras humanas que ooM jaban las torres ohinesoas.Easta D.a Paula , que la habfa heoho rostro en los primeros meses de matrimonio, habfa vuelto a oaer en su esolavitud. Ella no abusaba de aquel domino. Dejaba que todos oumpliesen su gusto, menos ouando direota o indireotamente iba oontra el suyo. Asf, por ejemplo, nadie sabfa ouando tornarfan a Sarrfo, sino ella. Ia oooinera no arreglaba la oomida sin oonsultarla. El ooohero subfa a preguntarle todos los dfas s i querfa salir de paseo. El iardinero no movfa un tieato sin pedirle la venia. 2 7 9 RAG-1 Despuls del naoimiento de su hija, no se ooupaba aun en el ouidado de la oriatura, permitiendo que su hermana Cecilia se apoderara por oompleto de ella. La joven esposa no hizo mis que jugar oon la chioa un rato, entregandola otfca vez a isu I hermana. cuando:iera tiempo para arreglarse. RAC-1 No querfa ofr las disputas, las oaoerfas, o las oourrenoias de su marido. No oonsideraba oomo importante oosa que no fuese modas, bailes, bodas de los grandes de Esfsaga, reoepoiones RAC-1 palaoiegas, o oosa que trataba de la etiqueta de la oorte. Trafa en piSblioo siempre trajes vistosos, y aun en el retiro de su 48-gabinete vestfa batas lujosas de seda. Unas veoes Gonzalo se burlaba de las extravagancias de su mujerj otras se hallaba profundamente irritado y la aousaba de grandezas. RAO-1 Ouando tenfa don Rufo Belinohon por huesped al duque de Tornos, RaO-1 Venturita se esforzaba para pareoer refinada y elegante. No oomprendiendo que el duque la atendfa en la ooralda oomo oual-quler hombre eduoado en la oumbre de la sooledad harfa a " la 352 4 dama que estaba a su dereoha ", la joven aoogfa sua atenolones RAO-2 oon expresion oonfusa y sonrlente. El duque comprendio bien que la habfa fasoinado y trabo conversaciOn oon ella. De vez en ouando el orgulloso huesped aun la haofa el gran honor de fij&r en ella una mirada llena de simpatfa y de ouriosidad, y Vent-tura "exaltada por aquella honra, oon las mejillas encendidas y los ojos brillantes, departfa oon fateil ingenio y palabra, mostrando tanta graoia y finura, que el duque quedo de ella altamen-356 te oomplaoido". RAO-2-5 Desde a l l f en adelante el duque pareofa anlmarse un pooo al lado de la joven esposa, dirigilndo sus palabras a ella, oomo si los otros no eran oapaz de oomprenderle. Departfan sobre el argumento y el mlrito de algunas novelas franoesas RAO-1 que $1 habfa trafdo, y al oabo de unos dfas el duque aun ofreofa haoer el retrato de la ohioa oomo la habfa visto por primera vez, vestida de traje desootado de marino azul. Sintfendose profundamente lisonjeada, Ventura imagino aun que su deseo de retratarla en el vestido de la primera noohe querfa deoir que el duque era vivamente impresionado. RAC-2 Poco a poco este vino a hablarle oomo oosa oorriente de las relaoiones ilfoitas de las damaa aristooratioas de Madrid. -49-Ventura, aterrada ouando nablo asf aun de su propia esposa, era tan fascinada,sin embargo, por la grandeza del magnate, RAC-1-2 que vino a oonsiderar esas formas y ese cinismo oomo la ex-preaion de la moda y del buen tono. En efeoto, oon sus aneodotas pioantes y sus obsoenidades, el conde en pocos dfas oorrompio mas el alma de la joven que oualquier libro que hubiera lefdo. La bella provinciana, de una imaginaoion que siempre habfa sido llena de deseos de brillo, de oaprichos fantastioos, y de aapiraeiones imposibles, despreoiaba todo 3su 'jtaunido rz-swiz. oursi ouando el duque, al mirarla, haofa alguna seftal de aprobacion. Conooiendo que era su preferida, comenzaba a ooquetear, agotando su imaginaoion oada dfa para haoerse mas bella y brillante. Tambien pooo a pooo le entraba en el oorazon RAC-2-5 la esperanza que la amistad del magnate podfa traer a la familia lustre y brillo. RAC-2 En ouanto a Gonzalo no le gustaba la intimidad que este hombre gozaba oon su esposa. Dice don Armando) Deseaba advertir a su esposa que le disgustaban las oonfsrencias oon el duque, sus apart©s,aus mueoas y sonrisas que iban ya tomando oaraoter de verdaderas ooqueterfas. Pero oonoofa por experienoia a Venturita, RAO-1 y se tenifa a sf mismo. Cualquier frase punzante de las que ella usaba a menudo, oualquier burla inoportuna en aquella oirounstanoia, podfa dispararle, y ll.no sabfa a donde iba a parar ouando se disparaba. A pesar de todo, sin embargo, ouando vio en el periodico una gacetilla que parecfa referir a la amistad de su esposa y el huesped, se le entro* un frfo extraflo. Venturita fingfa no oomprenderr el trozo y refa con gran afectaoion, pero al ofr deoir a Gonzalo que el duque tendrfa que salir de la oasa, se RAC-2 puso repentinamente lfvida y oon tono despreoiativo mand! que 4l -50-fuese a refresoarse. La gran furia de este, al haoer pedazos del retrato que el magnate habfa dibujado, la oaua£ a Ventura llamarle bruto oon entonaoion feroz y rabiosa. De veras, si su madre polftioa no hubiera entrado en la habitacion, por esto el joven eaposo habrfa hecho bastante dano a su mujer. Esta, depues de quedar unos dfas palida, eefiuda, y sin deoir palabra alguna a su marido, volvio a ser oomo antes, — unas veoes alegre, otras oolerioa y oapriohosa, — pero siempre de palabra earoststica. Despues de pooo tiempo su madre la sorprendiO oon el duque en su alooba, y tal rue* el sobresalto que reoiblO la vieja que perdiS la faoultad de hablar y murio" dos dfas des-pues. La muerte de la sefiora hizo en Ventura un efeoto extrafio y terrible. Estaba unos dfas en la oama oon fuerte oalentura, y aun despues de sanar pareefa triste y palida. Ironioamente su pobre marido pensaba que era esto una prueba de que su esposa, aunque. looa, oapriohosa y altiva, ~ era en el fondo una mujer buena. Ventura al ver reoibir a su padre una honrosfsima distin-oi6n, — por obra indireota del duque, - comenzaba a mostrar mats que nunoa su frialdad despreoiativa. Hahiendo realizado uno de sus mats deseados suefioa, saliO del letargo sombrfo eh que se habfa hallado haofa tiempo. Tomo parte en la alegrfa y triunfo de au padre, y empezo a-dejarse ver algunos dfas en la v i l l a , siempre en oarruaje, por supuesto.CreoiO su orgullo y aquella languidez senorial,imponente, que haofa mo-~-5rir de envidia y de rabia a las sefioras y eeftoritas de la v i l l a , quienes se vengaban de su despreoio llamandola, en sus horas de murmuraoion, " la princesa del Baoalao ", 3 9 6 ; RAC-1-2 RAO-2 RAO-1 RAC-1-2 RAO-1 -51-A la llegada del verano, Ventura se mostraba mats animada. Vistiendoae por coqueterfa de negro porque sabfa el efeoto de este color oon el brillo naoarado de su tez y BUS dorados oabellos, se hizo adndrada por su belleza, su eleganoia y A-1 sus modales distinguidos. Aunque Gonzalo rehusaba i r a vivir a Madrid, Ventura era tan segura de venoer su r e s i 8 t -enoia que aun haofa planes para el tiempo de maroharas. RAC-1 Cuando el joven esposo sorprendio una noohe a Ceoilia en vez de ella con el duque, s int iO, - a pesar de su gran dolor, - una alegrfa inmenaa. Habfa en efecto sospeohado que Ventura y el oonde aprovechaban, su ausenoia, — oomo de RAO -1 veras haofan, — y intentO averiguar la verdad. Lo doblemente v i l de la eaposa era que permitiO que su hermana manchase su propio honor para salvar e l suyo, sin la manor intend On de RAC-1 tomar sobre af la oulpa del delito. De veras, pooo despues: Ventura apareofa oomo antes. La terrible eseena que habfa pasado, el saorificio.de su hermana y su justo despreoio despuOs, no habfan dejadb hue11a en su vida. Hacfa lo mismo que antes. Se mostraba tan RAC-1 ouidadosa de su persona y desouidada de las otras oomo siempre lo habfa aido. Sin embargo, ouando se encontraba oon la mirada olara y penetrante de au hermana, bajaba la suya prontamente. Desde la noohe-del suoeso, hufa de enoontrarse a solas oon ella. Poco despues, no obstante, fingfa enfermedad para quedarae en. oasa ouando los otros iban a un baile. Aunque Gonzalo esta vez no sospeohaba nada, una masoara anonima le informO que todo el mundo sabfa que su esposa estaba a esas horas oon el duque. Volviendo locamente a oasa, tuvo tiempo para ver el bulto de Sate desapareoer entre las sombras. Ventura, palida y desenoajada, al ver desaparecer a su marido en pos de su amante, huyo y se refugiO oon su padre hasta que este, dos o tres dfas despues, la enoerrO en un - 5 2 -oonvento. Allf , lejoa de estar arrepentida, cubri! su familia RACr2 de dicterios y amenazas, eaoandalizando a la superidra oon su soberbia y lenguage prooaz. A-1 Lo lastimero era que todavfa Gonzalo la querfa y sostenfa la vaga esperanza que ella pudiera volver porque: RAO-1-5 Ventura habfa dejado en las habitaeiones, en los muebles, una parte de su ser. En el tooador yaofan los frasoos de pornada y esenoias que ella usaba, a medio oonsumir; en las perohas colgaban algunos de sus abrigos y sombreros. Su imagen graciosa, su blonda oabeza deslumbradora, pareofa que iba a pareoer detras de las oortinas. El ambiente estaba embalsamado aun oon su perfume habitual. Aquel marido, tan v i l -mente ultrajado, sin querer darse ouenta de ello, reapiraba eon delioia el aliento de su esposa, y vivfa de la sombra de su vida. Todavfa mas; vivfa de la esperanza de perdonarla. * Asf al desoubrir que Ventura se habfa hufdo del oonvento oon su amante, Gonzalo, aoometido de agudo dolor, se ahogo. Antes de haoerlo dijo: — \ Bah I —... s i cien veoes me viera en ese oaso, oien veoes harfa lo mismo. Ray oosas fatales. Llevo a esa mujer en la sangre oomo un veneno, y solo puede salir con la ultima gota."*68 RAO-1 En esta novela se ve otra vez la mujer egofsta, baja y v i l . Es una mujer que mata a su madre y a su marido y haee desdiohada la vida de su hermana, — que se aproveoha de.y se halla protegida por la bondad de las mismas personas que tan gravamente ofende. HOVEIAt EL CUARTO PODER 9. CECILIA A. PRESEHTACIOM DE CECILIA Ceoilla,la hija mayor de D. Rosendo Bellnehon, muestra una oara enoendida ouando un amigo de familia se refiere a la RAC-2-5 - 5 3 -llegada de su novio Gonzalo. Dice el autor de su fisonomfa: Era una joven de veihtidos afios, no agraoiada . de rostro ni gallarda de figura. Lo que mas des-'•.-•> cbncertaba la armon-fa.de aquel, era la nariz ex-cesivamente aguileg'a. Sin esta tacha quizst no habrfa sido fea, porque los ojos eran extremada-mente lindos, tan suaves y expresivos, que pocas bellezas podfan gloriarse de poseerlos tales* Ni alta ni baja, pero j l talle desgarbado y los hombros un tanto encogidos. Habie'ndo8e encontrado oon Gonzalo por primera vez aplan--h~ chaTi'doen vestidillo rafdo y unos zapatos bastante usadas en los pies, no se ruborizo porque el joven la enoontrase as£. Asf el esquivo Gonzalo, no acostumbrado al trato oon las mujeres, oomenzo a sentir por la nfna oierta simpatfa que la misma juventud del joven le hizo oonsiderar como verdadera pasiOn. Mas tarda, ouando estaba en Barfs y Londres, Gonzalo se acor^-daba de sus ojos y de la exquisite y femenina delioadeza de sus modales. B. RBSUMEN DEL ARGPMENTO CON RESPECTO- A CEOILIA Ceoilia,, estaba en preparaoiones para su boda con Gonzalo de las Cuevas ouando su hermana menor anunoiO que el joven la querfa a ella. Despues del matrimonio de Venturita, Ceoilia se haofa la oompanera y amiga f i e l de ambos, tratando aun de proteger a su hermana ouando esta haofa traioion al joven marido. Pero Gonzalo,domo se ha visto en el estudio sobre Venturita, no pudiendo amar jamas a otra que a la bella peVfida, se desespero y se ahogS ouando ella se fue con otro. C. DESARROLLO DE CECILIA Al ver a la joven al oabo de tres afios, Gonzalo sinti<5 una RAC-1 RAO -1 RAO-5 - 5 4 -vaga inquietud. Se dio cuenta de que Cecilia, ya aun mas desgarbada que ouando l l se habfa ido, le habfa impresionado RAO-1-5 solamente por su amabilidad. En ouanto a la pobre Cecilia, - desde el principio de los preparativos para la boda, ella tenfa arreboladas las mejillas, - la animacion y el brillo causados por su felioidad haoiendola RAC-2-5 interesante y simpatioa. Dioe el autor de su oaraoter: Cecilia era de oondicion reservada y sllenoiosa, sin dar por eso en taciturna. Ordinariamente no f,:- T : -hablaba mis que ouando le dirigfan la palabra; pero sus oontestaciones eran suaves, claras, preolsas. No era la nota distintiva de su oaraoter la timidez, que suele prestar soberano hechizo las jlvenes. Mas en sustitucion de esta oualidad, posefa nuestra herofna 1 una sereriidad duloe, oierta firmeza simpltioa en todas sus palabras y ademanes que revelaban la perfeota limpidez de su espfritu. Esta serenidad pasaba para algunas personas poco observadoras, si no por orgullo, " que bien olaro estaba que Ceoilia no lo tenfa, por frialdad de eorazon. Considerada aun por los mas allegados de la oasa oomo persona inoapaz de ooncebir una pasion viva y tierna, ooultaba RAO-1-2 tan bien sus emociones tristes y plaoenteras, o por poner empefio en ocultarlas o por su misma naturaleza, que aun su propia madre no la comprendio algunas veces. No lloraba muohas veoes, y aun entonoes oonsiguio en ooultarlo de otras personas* Al mayor dis-gusto se vefa solo una ligera arruga en la frente, y a la mayor alegrfa una sonrisa delicada* Su amor por Gonzalo se dejo ver con bastante olaridad solo despuls del oonsentimiento de sus padres. Un dfa, recibiendo los homenajes traidores del joven con sosiego, le informo oon dulzura que no le gustaba los mimos, y qu! ouanto mis querfa a una persona, menos ganas tenfa de decffselo. En efeoto: RAC-1-2 -55---...Mira, Gonsalo — aftadiO oon voz temblorosa, por Dips te pido que no midas nanca mi oarifto por mis palabras... Yo no se... yo no puedo decir nunca lo que pasa dentro de mi... Siento oomo un nudo en la garganta que no deja salir mas que tonterfa's, cosas insignificantes, cue-n^ o yo quisiera que salie-sen palabras cariftosas... Pero su hermana Venturita no oomprendfa la naturaleza de Cecilia. Cuando Gonzalo haofa a la hija menor una protestaoion de amor, expreso sus remordimientos al poder causar a la otra un gran disgusto. Venturita opinaba que su hermana era frfa; que ni querfa muoho ni odiaba mucho, inoapaz de tomarse un disgusto por nada ni por nadie. Al saber Cecilia que Gonzalo se neg<5 a oasarse oon ella, se puso fuertemente palida. Despues de algunos instantes, RAC-1-2-5 haciendo esfuerzos por ooultar su profundo dolor, expreso la opinion que valfa mas saberlo entonoes que despues de casados. Crefa que la pena que podfa tener al momento, por grand© que fuese, no podrfa compararse a la que sintirfa al saber que su marido no la amaba. Entonoes, profundamente sorprendida que fuese su misma hermana que era la preferIda, quedo* un buen rato inmovil y blanca como una estatua. En aquellos grand©s ojos extatioos, temblO al fin una lagrima, orecio, vapilo...desprendiose rodando, dejando jiumedo suroo sobre sus mejillas marchitas, y cayo como una gota de fuego sobre su mano, que se dejo quemar sin moverse. Pooo despues r-*; se habfa evaporado. Un angel la recogil y la llevo a Dios para que pidiese ouenta de ella a quien oorrespondiese.-'-°8 Sin embargo,aHvervaGonzalo unos dfas mas tarde, se aoercO a Si con paso firme, dandole la mano oon la misma plaoida sonrisa de siempre. Adema's, trabajaba en la ropa.de su her- RAC-1-5 nana oon la misma serena alegrfa de siempre. 56-Aun el mas cuidadoso observador no habrfa visto en sus her-mosos y suave6 ojos mats que la risuena expresion de siempre. Despues de la boda,' su voz suave y persuasiva lograba calmar la co'lera y la indignaoion de Gonzalo a las oontinuas negligenoias de Ventura, y sus manos atgiles trabajaban para RAC-1 ayudar a su ounado ouando estaba enfermo. Cuidaba de la oriatura de su hermana oon tanta solicitud y vigilancia que dentro de pooo se apoderl de ella por completo. Colocl en A-1 su ouarto la oama de la ohica y ouando esta lloraba, era ella quien la oonfortaba y aoallaba. Intervino tambiln en el ouidado A-1 de la ropa de Gonzalo y en el arreglo de su despaoho. Un dfa Gonzalo aun le dio la Have.del dinero, hacilndola el admir.-nistradbr de sus negocios. RAO-1 Cuando habfa pasado algo interesante en el oafI o en la calle, Gonzalo vino a deefrselo a Cecilia, puesto que su espoaa ni entendfa ni querfa ofr lo que oonsideraba de poca importanoia. Sirviendo como un pa-go de lagrimas, era la oon- RAC-1 fidenta de su ounado en todos los disgustos matrimonial©s. Nunoa dejaba de darle oonsejos o palabras consoladoras. Dibe don Armando: Ella, en cambio, permanecfa impenetrable para 11, oomo para todo el mundo. 0 porque no tuviese secretos que contar, o por su temperamento excesivamente reservado, la prlmoglnita de Belinohln hufa de hablar de sf misma oon un cuidado extraordinario. 1 Ni sus alegrfas ni sus pesares eran conocidos de nadie. Solo un observador muy find podrfa, a fuerza de oostumbre. averiguar vagamente las emooiones que la agitaban. 2 8 5 Obstinandose secamente en rehusar a un pretendiente, amigo de la familia, esouoho las palabras duras del irritado Gonzalo sin mover siquiera un dedo. Pero al terminar este, -57-RAO-2-5 RAO-1 A-1 salio de la estanola con el rostro palido, las manos oonvulsas, y doe gruesas lagrimas rodando por las mejillas. Ironieamente 400 su oufiado le dijo que serf a una perfecta oasada, — que la uriica razon por no oasarse ella era que tenfa mas de oabeza que de oorazon. Sin embargo Ceoilia iba a esperarle por las tardes cuando regresaba l l de la caza, y aunque Gonzalo le pintaba los peligros de alejarse de la oasa, la mujer nunoa le hizo oaso. Desde nifia habfa mostrado siempre una extrana serenidad, .nada femenina, para desafiarlos* Jamas habfa crefdo en apariciones o en duendes, ni la sobresaltaban, hasta el punto de turbarle la razon, los ruidos temerosos, ni siquiera los peligros oiertos.En mis de una ooasion, ante una vaca desmandada o una rifia de borrachos, ouando sus oompafieras hufan gritando o se desmayaban, ella sola.se mantenfa firme y sosegada, juzgando oon preoision el riesgo, y evitlndolo sin des-componerse* Tal oualidad habfa oontribufdo no pooo a crearle aquella fama de frfa y apatioa que tenfa dentro y fuera de oasa. Una noche ouando su hermana Venturita estaba oon su amante, Ceoilia oyo entrar a Gonzalo. Tan grande era su deseo de proteger a su oufiado de un gran disgusto que echaba en sf la oulpa, manohando su propio honor para proteger a la plrfida. Cuando Venturita le d i ! las gracias, la reohazo brutalmente con un gesto de orgulloso dasprecio y dijo: 414 —1 Lo he heoho por l l ; no por tf I Enoerrandose en su ouarto, no atendfa mas al cuidado de las nifias y apareofa tan reservada y seria que su padre propuso que fuesen a pasar un par de meses en Madrid. Pero ouando Gonzalo finalmente sorprendio a su esposa con el amante, era.--"Sec i l i a y^ eomo-sferapre-'j. quien le suavizaba el dolor, guxando y mimando al pobre, obrando oomo un oalmante. RAC-1 A-1 RAC-1-2 RAC-2 -58-El autor dice del -joven: Aquellos ojos expresaban oariflo profundo, grat-itud, admiraeiln, respeto, entusiasmo, lo expresaban todo... menos amor. Ceoilia bien lo lefa. No podfa RAO-1-2 mirarlos sin sentir el mismo doloroeo pinohazo en el oorazon, la misma gota amarga de hiel en los labios. Su espfritu sereno siempre, turbabase por un instante, y apareofa frfa unas veoes, otras irritable y enigma-tioa, oon gran-sorpresa y dolor de Gonzalo que se esforzaba en alegarla. Pronto lo oonsegufa. El pensamien-to aquel, oafa en su cerebro como la piedra en el lago, revolviendo las aguas. Fooos momentos despues, la calma volvfa a su espfritu. Quedaba puro y tranquil© oomo el lago.* 6 2 Aun ouando supo del suicidio de su oufiado, logr! por un gran esfuerzo en ooultar su dolor en el fondo del oorazon. Lfvida pero tranjquila, ella misma ayudl a oolooar el cuerpo RAC-2-5 en la oasa.- Pero una vez sola oon el cadaver, oorto un meohon de oabellos de la cabeza de Gonzalo y lo ooulto en el seno. Entonces, oortando de su propio pelo otro meohon, lo metio' entre las manos de l l . Despuls de oon templar le un instante A-2 oubril de sus primeros y ultimos besos el rostro inanimado, -entonoes, - no pudiendo mis, oayo al suelo sin sentido. Asf Cecilia, una mujer buena y bondadosa que sufrfa terriblemente porque ooultaba sus emociones, perdil lo que consideraba mis preoioso eh;elmundo.Aunque de veras " V K*&--" la perfecta oasada," subordin! su propia vida a la de una mujer v i l y baja, oontentlndose oon llevar una existenola inadeouada e agonizada. NOVELA: LA HERMANA SAN STTLPICIO 10. GLORIA A. PRESENTACION DE GLORIA Gloria impresiona asx a un joven gallego quien la ve por primera vez: 59-Era una joven de diez y ooho a veinte afios, de regular estatura, rostro ovalado de un moreno patlido, nariz levemente hundida pero delicada, RAO-5 dlentes blanoos y apretados, y ojos, como ya he dioho, negros, de un negro intenso, ateroiopelado, bordados de largas pestafias y un leve ofroulo azulados. Beads el primer momento, se puede notar que, oomo las andaluzas, tiene buen humor, - tan espontaneo oomo desenfre--nado. Dice el autor de su graoia: Era una graoia provocativa y seductora que no residfa preoisamente en sus ojos vivos y brillantes, ni en su booa, un pooo grande,fresca, de labios RAO-1-5 rojos que a oada momento humedecfa, ni en sus mejillas tostadas, ni en su nariz, levemente remangada: estaba en todo ello, en el oonjunto armonico, imposible de definir y analizar, pero que el alma ve y siente admirablemente•22 Esta armonfa oulminaba, al pareoer, oon una sonrisa que era como "un rayo esplendente de sol que iluminaba y trans-23 figuraba su rostro oomo una apoteosis". B. RBSUMEN DEL ARGUMEMTO CON RESPEOTO A GLORIA La madre de Gloria, Dofta Tula, sostiene relaciones dud-osas oon oierto Don Oscar. A oausa de la influenoia de este, qui©re hacer monja a su hija para obtener para sf misma y para §1 toda la baoienda.'.c Geferino Sanjurjo, joven gallego, frustra los intentos.de la madre, y Si se oasa con Gloria. C. DESARROLLO DE GLORIA Lo que atrafa mas a Sanjurjo desde el primer momento era el oontraste entre Gloria, como mujer de Andalucfa, y las mujeres de su propia Galicia. Mas reservadas, "sobre RAO-1 33 todo si visten el hablto religioso," las mujeres del norte no habrfan nunoa hablado en tono festivo o bromieta oomo las de Andaluofa, " donde el trato y la oonfianza son oosas 33 simultaneas." -60-Mas tarde la compasion de Gloria hacia Sanjurjo (por haber naoido el en Galioia) era aeentuada por su propia RAC-2 nostalgia por Sevilla. Hablando "con entusiasmo;y orgullo," consideraba esta oiudad un parafso. Al hablar de 'ye'rgara, la monja dijo que la sola atraooion era que a l l f habfa oono-: cido a una nifia "oon quien se habfa encarifiado muoho." De su gran dolor al saber quer.eeta nina.4(MaximinA). era.muerta naolo el deseo de leer la novela de su vida. Con caracter-rfstioa desenvoltura, dijo: A-l-3 "— Sf: pedlre permiso a la superiora y al oonfesor para leerla. Creo que me lo oonoederan...Y s i no me lo oonoeden, la leere de todos modos, aunque me oueste una severa penitencia." Por un ardid, el gallego supo que ella neoesitaba renovar sus votos el proximo mes« Sin embargo, por haber sido siempre 52 " una criatura traviesa y rebelde," habfa duda de que lo hioiese. Aunque siempre habfa puesto todo en algazara con sus travesuras ouando niEa, era, no obstante, la mejor profesora que tenfan eh el convento,- de una oomprenslon para los estudios 53 "tan rstpida que pasma." La sospeoha del joven que Gloria habfa - . 51 esouchado sus galanteos "sin gran horror," fue fortifioada al RAO-1 . 54 darse ouenta'de que ella tenfa un "caracter apasionado," y que se habfa hecho monja solo por "no llevarse muy bien oon 55 su madre." Su pasion por los nifios y su pacienoia al ofr las groserfas de Suarez le parecfan a Sanjurjo tambien ser mas de mujer laica RAO-1 72 que de religiosa "en vfsperas de secularizarse." Se puede decir lo mismo de la aficion de ella al baile,porque mostrandoles una noche una seguidilla,se le parecfa a Sanjurjo que: En aquel momento podia jurarse que no nos veia, absorta enteramente en el placer de i r mostrando una a una las mil combinaoiones elegantes a que su airosa figura se prestaba. La pasion del baile era la pasion de su cuerpo, era la adoraoion extltica de su propia graoia. ^  SegiSn el joven habfa un gran contraste entre ella y su prima la oondeeita Isabel, mujer bella y buena pero en el fondo "bastante vulgar." Gloria tenfa "graoia espontanea," unos "ojos parleros, siempre diciendole a uno oosas distintas, y frases impensadas y vibrantes "donde se oondensaban todo el . 190 fuego y toda la sal de Andaluofa." Aunque el admiraba muoho el earacter de la monja, todavfa no la oomprendfa. Porque cuando Gloria le puso a prueba por darle calabazaa, el joven la insulto de un mode asombroso. Grande rue la sorpresa de Si al ofrla soltar una carcajada y deoir: — lEsol, lesol, lAsf me gusta usted, hombre! Ya iba empalagada de tanto dulce......Mire usted, ha adelantado usted mas en un momento, llenandome de improperios, que en tres meses de lisonjas. Usted dira que es mi gusto que me den con la badila en los nudillos. Puede ser. Pero yo le digo que a ningun hombre le sienta mal una mijita de genio. Despues de entrar oomo monja por primera vez, habfa temporadas en que orefa que era su verdadera vocacion. En efecto, "exageraba como ninguna hermana las penitencias y 260 los escrupulos. Poco f a i t ! para que la oreyeran santa." Aun la mis pequega cosa era bastante para que se arroja de rodillas y pidiese perdSn a todos, aouslndose "de sus 260 . • ' . . pensamientos malos" y sobre todo de su amor propio. -62-Pero entonces cambiaba. Castigando a sus alumnos por oasi A-l-2 nada, "armaba rigas entre las hermanas,"llegando a ser, en * — efeoto, "el genlo malo del convento." Otra vez, en las temporadas que segufan estas, hab£a "una gran orlsis nerviosa, 260 un fuerte ataque que la dejaba postrada algunos dfas en oama." Es verdad que trataba aun de suicldarse, presa de tristezas y depresiones terribles. Mas tarde mostro la misma intensidad de pasiones. Los oelos de Gloria de su prima la hermosa oondesita Isabel, la hioieron deoir que si Sanjurjo la engafiase, le clavarfa RAC-1-2 seguramente un puflal eh el oorazon.Entonoes, empujada todavfa mas por los oelos, oomenzo a tratar a Suarez oomo pretend-iente,esperando asf herir al gallego. Al dudar este de la fidelidad de Gloria, estaba muy alegre ouando la vieja Faoa RAO-1 opinaba que debfa de ser algun embuste, ya que la se£torita : 303 . era "bondadosa, oampeohana, oaritativa." Esta opinion rue correota,como supo Ceferino, al ver el espfritu y la bravura de Gloria al defenderse cuando dos agentes de su madre trataban de llevarla a pura fuerza al oonvento. Ademas, su travesura al fin de la novela, cuando oubri! de besos el rostro de su marido (al gran esoandalo de las hermanas), era tfpica de su vivo oaraoter. A-1 Asf Gloria, la sevillana tfpioa, ~ viva, ardiente, vehemente y tierna, ~ el personaje posiblemente mas ameno y mas oonocido del autor, se encuentra al cabo feliz y oontenta. -63-NOVEIA: LA ESPUMA 11. CLEMENTINA A. PRESENTACION DE CLEMENTINA Elegantemente vestida y dejando tres s£ "una estela " . 5 , : perfumada," Clementina bajo por la oalle "oon el manguito 5 1 5 de rioa piel de nutria puesto delante de los: ojos" para protegerla de los rayos del sol. De esta dama dice el autor: Nadie podia mirarla sin sentirse posefdo de admira-; ;. cion, mas que por su lujoso arreo, por la belleza aevera de su rostro y la gallardfa de la figura. Llegarfa bien a los treinta y oinoo aHbs. El tipo de su rostro, extremadamente original. La tez morena bronceada; los ojos azules; los oabellos de un rubio oeniciehto. Pboas veoes se ve tan extrafia mezcla de razas opuestas en un semblante. Si a alguna se inolinaba, era a la italiana, don de tal que otra suele aparecer esta olase de figuras, que semejan ladies inglesas oooidas por el sol de Napoles. En oiertos ouadros de Rafael hay algunas que pueden dar idea de la de nuestra dama. Con expresion de orgulloso deaden, frunofa no enteramente a 7 oausa del sol una frente "tersa y delicada." Ojos puestos en el suelo, pareoe andar con oierta altivez, de la oual dioe 1 don Armando: Hay que oonfesarlo: en aquel rostro no habfa dulzura. Debajo de sus lfneas oorrectas y firmes ae advinaba un espfritu altivo, sin tornura. Aquellos 1-2-5 ojos azules no eran los serenos y lfmpidos que sirven de oomplemento adorable a oiertas fisonomfas virginalea que pueden admirarse alguna vez en nuestro pafs y mas a menudo en el Norte de Europa. Estaban hechos, sin duda, para expresar un tropel de vivas y violentas pasiones. Quiza algun vez tooara su turno al amor ardiente y apasionado, pero nunca al humilde y mudo que se resigna a morir ignorado. Llegando al fin al ouarto de un amigo de su amante (que la esperabaii) pareofa cambiar mucho de dlsposioion. Porque Clementina "afeotuosa, alegre, pronta a oompadeoerse y a los rasgos de 68 . generosidad" cuando estaba tranquila, adquirio en su rostro -64- . ' • 68 "una expresion bondadosa y maternal que lo haofa muy simpatioo." RAC-2-5 Pepe Castro, el amante, era un joven guapo y bien educado, pero quien, desgraciamente, se hallaba arruinado. Risuega y feliz al recibir la gratitud y adoraoion de perro resultando del dinero que le dio al joven para mantenerle, Clementina gozaba de jugar oon el oomo con un ratoncillo. Lo de comprar A-1 su amor no pareofa molestarla. Hija natural del degenerado Salabert (ya duque de Requena) y una inglesa bella pero suoia y andrajosa, flue* considerada oomo intrusa al casar su madre con un carpintero. Vfotima de una mujer violenta y irascible, dotada "con ra"fagas de ternura 7 75 que solo guardaba para sus hijos legftimos," tenfa una infancia llena de torturas y crueldad. Para ella, "el oastigo era meditado con ensegamiento, proourando herir donde ma's doliera y donde mats 76 durase el dolor," — acabando solamente con la intervencion de la justicia al averiguar que la madre le habfa hecho "algunas 76 quemaduras en el trasero con una bujfa," Saoada un dfa de un oolegio de nigas pobres por su padre y puesta en otro de pago, al pooo tiempo fue' a vivir con el. La legftima esposa de este, buena y bondadosa como pocas, insistiO en que la trajese a oasa 77 y la considerara "como hija de ambos." De su aparienoia en este tiempo dice don Armando: Tenfa entonoes catoroe agos y era ya un portento de hermosura, mezcla dichosa del tipo ingles correoto y delioado y de la belleza severa de la mujer valen- 5 oiana. Su tez guardaba los reflejos suaves, nacarados, de la raza sajona. En su mirada azul y sombria habfa la misma profundidad y misterio que en los ojos negros de las valenoianas.^ A pesar de su belleza, estaba dotada de un "temperamento 77 irascible, obstinado, desdegoso y sombrio." Casi odiada en - 6 5 el oonvento por su falta de oari&o y la oruel sonriaa oon la 1-2 cual miraba los disgustos de las otras chioas.oasi llego una vez a ahogar a otra que l<e habfa dioho algo ofensivo. Tambien al vivir con su madrastara, se mostraba antipatioa y oapriohosa durante seis meses. Pero al fin el repetido oarino y la bondad de la pobre enferma la hizo oambiar, 1=2 mostrando repentinamente "un oarifto tan apasionado, que la buena sefiora quedoV estupefacta y le oostO gran trabajo oreer en su 79 sinoeridad." Llena de adoraoion y devocion para la esposa de su padre, aun tomaba gran placer en humillarse. Y aunque en efeoto "era su humilliaoion la del mfstioo que se postra 79 por una neoesidad invenoible del espfritu," segufa mostrando a todos los deraas su aoustombrado despreoio y frialdad. A los diez y ocho agos, una de las mujeres mats bellas y rioas de Madrid, mostraba oierta tendencia al flamenquismo, divirtien-dose muohfsimo en las corridas de toros. Dice el autor: El espeotaoulo naoional, animado y sangriento, 1-6 estaba muy bonforme con su naturaleza violenta, indomita. Ouando vefa a otras senoras taparse los ojos o hacer otros melindres ante las peripicias de la corrida, refa sardonioamente, como s i dudase de la sinoeridad de su espanto.83 Verdadera ooqueta, lo que la atrafa maa a Tomas Osorio eran su soberbia y deaden, tan grandes como los de ella misma.Asf no RAC-1 oansandose de il oomo de los otros, les faltaban solo unos dfas para oasarse ouando de repente cortaron relaciones. Clementina, herida por el rumor que era il quien lo habfa heoho, no pensaba desde entonoes en otra oosa que la venganza. RAC-2 Asf, despues de un ago, adivinando la pasion que. todavfa oonsumfa al soberbio, sintiO un plaoer verdaderamente maligno. -66-Es verdad que "desde entonoes no ae v l s t i ! , no se adorn! mis que para el, para aturdirle, para fasoinarle, para haoerle RAC-1 85 beber la amarga oopa de los oelos." Vistiendose asf del modo sencillfsimo que saoaba a reluolr las perfeoolones oon que habfa sldo dotada, oonsiguio que Osorio "la pidiese de rodillas a sus padres delante de 87 los testlgos que ella eligirfa a su gusto." Pero la felioidad de ella tambien dur! pooo tiempo.Osorio, irritardo por la indiferenoia y el desdln de su mujer, y al verla entregarse sin pudor alguno a ouantos galanteos se le ofreofan, se d i ! oon RAO-1 mayor intrepidez aun a la disipaeion. Viviendo en una sola oasa, se vefan solamente a la mesa, tratandose fuera, segun la moral 98 elegante, "oon expansiva y natural oonfianza." B. RESUMEN DEL ARGUMENTO CON RESPEOTO A CLEMENTINA Clementina, ccuando se ha1laba enamorada de Pep© Castro, se d i ! ouenta de que un joven oontinualmente la segufa. Un dfa, viendo que la miraba desde una ventana y no pudiendp mis, subi! a la habitaoion donde vivfa oon su hermana. Pero al pedirle explioacion de la molestia, la dama estaba no pooo disoonoertada que ella misma se pareofa tanto a la muerta madre del joven que este no podfa menoa de mirarla todo el tiempo. Y Clementina, oon oaraoterf stica sangre frfa, dee puis de tratarle oomo hij<p algun tiempo, le torn! por amante. Aun la muerte de la madrastra a quien habfa ama-flo tanto no la impresion! muoho, tan ooupada era en .obtener ouanto dinero le perteneofa. Porque el padre, al hallarse en posesion de ese gran oaudal, no quiso entregar a su hija su herencia, prefiriendo -67-gastar ouanto posible en cierta prostituta. E"sta, aunque no llego a oasarse con el duque, extrajo tanto dinero y puso a saoo el palacio de Requena de tal modo, que despues de la muerte del viejo se hallaba bastante rioa para oasarse oon el marques de Davalos, joven pobre pero oompletamente ena-amorado de la tosca. Igualmente, Clementina, despues de cansarse de Raimundo, le dejo a el por otro amante mas ventajoso y menos pobre. C. DESARROLLO DE CLEMENTINA El efeoto del joven sobre Clementina era que se hallaba fuertemente molestada. Ya que solfa seguirla a la hora en RAC-2 que iba a oasa de Fepe, su amante, temia que fuese empleado por su marido, quien, empleando una nueva ley, podrfa matarla y quedar extento de responsabilidad. Llena de odio por el joven acerto' un dfa a ver que la miraba desde la ventana de su oasa. 151 Y, "oon la violenoia que caracterizaba todas sus acoiones", A-1 averiguo su nombre y subio a verle. Vacilando, y, a pesar de sf, sintiendose no pooo ridfcula, le pidio que dejase de seguirla. Al deoirle el joven que parecfa a su madre (muerta ya 155 hacfa pooo tiempo), "permanecio inmovil y muda", presa tanto de asombro oomo de duda. Las palabras del joven, aunque al contrastarla con su madre, fueron proferidas oon nlnguna idea de RAC-2 la falta de galanterfa que estaba oometiendo, picaba e hizo pade-cer a Clementina, — "aun mas por la inocencia y sinoeridad eon 156 que fueron pronunoiadas". La verdad de las palabras del joven RAC-2 era notable, — por ejemplo: — Es usted joven aun y muy bella ...Pero mi madre • • •- • -68-tenia la tez mas fresca a pesar de llevarle algunos afios* Su outla era terso oomo el raso* En los ojos* no se notaba cansanoio alguno* Parecfan los de un ninb...Es natural. La vida de mama fue suave y tranquila. Ni su ouerpo ni su alma se habfan gastado 156 RAO-5 Enfad'ada y ayergonzada al dfa siguiente de haber visitado a Raimundo, Clementina no pudd menos de ruborizarse* Y en los dfas siguientea, aunque no le vefa por ninguna parte, todavfa ve.fa delante de sus ojos la imagen del joven* Creyendo primero "que haofa una obra de caridad mostrandose 202 oortes oon 11]/ venfa gradualmente a tomar gran placer en el saludo que oambiaba diarlamente con el chioo. Poco a pooo osaba pensar en "el amor oandoroso, vivo, feliz, oon que la "216 aventura del joven Aloatzar la habfa heoho sonar©1.' Dandose euenta de que ya no era joven, empezaba a dudar de la relacion que podrfa tener oon ese nifio. Pero oomo dioe tan bien Don Armando. Su temperamento fogoso no la permitfa gozar jama's oon tranquilidad del presente; la impulsaba a busoar con afan un mas alia!, a precipitar los aoontecimientos, aunque muchas veces, en lugar del placer apetecido, quedase envuelta en los esoombros del alcazar que su fantasfa habfa levantado. Enoolerizada primero por la aficion oon que guard! el joven su promesa de no seguirla jamas, le vinieron otra vez "la simpatfa y el capriohoso deseo de amar y ser amada de aquel nifto." Una noohe en el teatro, viendo a l l f al joven con su hermana, envio a esta una rama de flores, sabiendo bien que Raimundo tendrfa que subir a darla las grades. Y sin perdida de tiempo les v i s i t l , empeftatndose en que Aurelia viniese a verla. Asf RAC-2-4 A-2 1-2 RAC-2 -69-orecio su familiaridad oon los jovenes. Pero Aurella, a pesar -del cariflo oon que Clementina la trataba, "oponfa una resisten-274 RAO-2 cia a or da y pasiva a freouentar su trato." En ouanto a Clementina,, sonreia ante los pueriles senales de amor del ohioo. Gozando del poder de su hermosura sobre uno tan joven, unaa veoes pareoiendo melancllica, otras embromando RAC-2 al ohioo por sus afioiones oientffioas, observaba "oon seoreto placer la maroha de la pasion y los fenomenoa que ofreofa en el 279 joven." El autor describe perfeotamente el estado de su mente: Para ella rue una resurreooion de las impresiones dulees de la adolesoehoia, maduradas de pronto, RAC-1-2 transformadas en felloes realidades. Hasta entonoes los devaneos que habfa tenido se parecfan unos a otros tanto, que ya desde el oomienzo llevaban dentro un germen de aburrimiento. Siempre le quedaba en el fondo del oorazon un sentimiento de despecho oon4~ tra aquellas relaciones que no le trafan ninguna viva emocion,ni siquiera menos plaoeres._La de ahora ofreofa una originalidad que la enoantaba. El trato oon otros hombres de tipo distinto la haofa inourrir en equivooaoiones muy graves aoerca del oaraoter del joven. Una vez dandole oomo regalo una cartera llena de dinero, ful desoonoer-tada al ver la inoredulidad y la palidez oon que rehuso los A-2 billeted. Las diversiones de la pareja, tan pueriles y bulliofosas oomo las de dos nifios, oonsiatfan en ooserer por las habitaoiones, imitar a las personas oon quienes se habfan enoontrado, o bailar:7. A-1 al son de algun piano que se ofa en la proximidad de la oasa. Y en ouanto a Raimundo, su amor por esta mujer habfa llegado a tal fuerza que reohazo aun el ofreoimiento de ser puesto al frente de una oltedra en Santiago de Chile. Sin embargo, el dinero que feaidxS jugando, aparecio-de^-otra partei- r,w b«r;:-rj?a. RAO-1 -70-Respecto a su madrasfe^ moribunda, Clementina, que la habfa amado oon mas ternura que a nadie en el mundo,"no podfa menos 2 420 de gozar oon la perspeotiva de tanto millon," esperando la muerte de la desgraoiada oasi como un buitre. Y a pesar de todo RAC-1-2 lo que afirmaba, la pobre dofia Carmen muri6* conooiendo bien la terrible verdad. No pudiendo entonoes saoar de Salabert su propia herenoia, oy& de vez en ouando una de sus burlas ofnioas, "que al llegar 432. a of dos de ella la haofan estallar de furosr." Entonoes, RAC-2 queriendo ganar la influeneia y el favor del nuevo ministro (que la podfa ayudar en su apuro,) aumentaba sus ooqueterfas A-1 con 11, haciendo a Raimundo esta proposioion: .....Figurate ahora que ese amigo es Esoosura, quien por su posioion polftica y por su dinero es independiente por complete..Figurate que estoy en relaciones con el.. . Figurate que es mi amante a los ojos del mundo...Y figurate tambien que rompo oontigo en aparienola, aunque sigas secretamente siendo mi verdadero amor, el unico querido de mi oorazon...?Que te parece del arreglo? ?Lo enouentras aceptable? 4 3 4 El contrast© entre Clementina y Amparo se pude ver olaramente al visitar esa el palacio de su padre. Frfa y orgullosa, insulto de un modo terrible pero justo a la ohillona aecuestradbra descompuesta. Pero mats tarde, al volwer oompletamente loco el viej©, y al saber que la prostituta habfa hufdo a A-1 Franoia oon una poroiln de mi11ones, Clementina todavfa no estaba oontenta. Tab de aouerdo oon su oaraoter era su RAC-1-2 descontento al ver a Amparo rica y feliz, oomo lo era tambiln la falsedad de sus explioaciones en oortar relaciones oon Raimundo. Asf Clementina, mujer del mundo, — degenerada, avarienta, -71-insensible y egoista, sal© muy bien de su apuro, dejando cada amante a su turno, — nada ma's que otro utensilio en las manos de una mujer astuta y oportuna. NOVELA; IA FE . 12. OBDULIA A. PRESENTACION DE OBDULIA En la presentacion de esta mujer, don Armando desoribe la impresion de ella en el padre Gil* ....aquella joven tan afioionada a la iglesia, tan suelta y andariega, no le era simpatica. Obdulia tenia la tez palida, extremadamente palida, donde brillaban unos ojos negros y grandes oomo pooos. RA0-1-5 Sus cabellos eran negros tambien y abundantes, su telle delgadisimo. Todo en su persona indicaba un temperamento enfermizo. No podia 1lamarla con justioia hermosa, pero s i interesante y distinguida. Contlnua oon su efecto sobre el joven: ....los diohos que sobre aquella joven oorrian, su fama de oapriohosa, extravagante, despertaban en il RAO-1 oierto sentlmiento de hostilidad que se tradujo en una reRrension tan duloe en la forma como severa en el fondo ouando la joven le ||jo que no habia motivo para variar de confespr. Pero cambiado de disposioion el olerigo al oir la oonfesion que siguio, oomprendio que su sinoeridad y fervor no significaban 63 "un alma vulgar." Oyo, sin embargo,cierta ineoherencia en sus RAC—1 frases que, aunque oombinada oon unas neoedades, no llego a ooultar sus frases grandes y fuertes, haoiendo oreer a veoes RAO-3-4 al padre que estaba "escrutando el alma de una santa." En efecto, "el relatbo de las penitenoias con que se mortificaba le impresion6 vivamente y le hizo former de ella un concepto 63 elevado." Tal vez el oaratoter de laamuohacha era debido (en parte por lo menos) a las acciones de su padre. Porque, silbado en el pueblo -72-que mataba a oosquillas a sus mujeres, las compareras de la RAC-2 pobre no tardaban en deofrselo, querlendo verla rabiar. "*0h, ouanto habfa sufrido eseuchandolas y observando e l desprecio 64 mezolado de terror que su padre inspirabal" De naturaleza siempre pobre y enfermiza, habfa padeoido desde chioa de terribles hemorragias por l a nar iz . Paralf t ica de ambas piernas desde los dooe hasta los oatoroe alios nada parecfa ayudarla. Sin embargo un dfa repentinamente oomenzo a andar s in 5-7 saber nadie oomo o por que* Muohas otras enfermedades llegaron -a 1lamarla l a atenoion, pero ninguna oomo e l extrafto apetito que tenfa por l a ca l de las paredes* En otro perfodo,desde los diez y seis hasta los viente aftcs, parecfa fortalecerse, apareciendo gallarda y bastante atraotiva. Pero esto a su vez pas6. Aunque no se repltieron las enfermedades de antes, "oomenzo a decaer visiblemente, a 65 5 sentir freouentes indisposieiones." Presa de una afioion por las praoticas piadosas, n i los fuegos de su padre n i otra persona podfa refrenarla. Ademas, a causa de 3 ser abandonada a los diez y siete alios por un manoebo de Lanoia, se habfa puesto melanoolica y reservada* En efectos Su amor propio se habfa hecho tan nervioso, tan excitable, que e l mas l igero choque oon el sentfalo RAC-2 oomo una profunda puSalada. Su ooncienoi'a l a aousaba continuamentei- de orgullo. Sostenfa oontra sf misma una luoha cruel , y no lograba calmar.aquella singular i r r i t a b i l i d a d . 6 6 B. RESUMEN DEL ARGUMENTO CON RESPECTO A OBDULIA Obdulia,-hija de un hombre degenerado, se hal la atrafda a l a ig les ia tanto por l a presencia del joven padre G i l oomo por su devocion frenetica* Eligiendo a e l por oonfesor, le relata =73-tales suefios y visiones y se dieciplina tanto, que llega el joven a oreerla santa. Porque el padre estorba el projeoto de l a fana*tioa para oomprometerle, lata, presa de terrible venganza, le manda a la prision. C. DESARROLLO DE OBDULIA El padre Gil, atrafdo por "su inefable dulzura, la 68 . RAO-1 submision oon que reoibfa los oonsejos y advertencies," se s intiO al mismo tiempo inquieto e n fCuan * o 5 c a la joven. Porque prestando gran atenoion a sus extraftas oonfidencias, sus terrores y visiones, "temfa no aoertar a oomprender los anhelos ardiemtes,las reconditeoes sublimes de un ser superior 68 a todos los que hasta entonoes habfa oonooido." Impresionado maa por el afan de la joven a mortificarse, RAO-3-5 crefa oomprender perfeotamente por que los otros confesores no la habfan entendido. Y en efecto, aunque habfa tratado de inoulear tal despreoio de la oarne, no lo habfa conseguido nunoa el joven oleVigo. Aterrado 4l mismo por las penitenoias oorporales, no dej6 de admirar el fervor de la muohacha. Dice don Armando de Obdulia: RAO-2-3-5 Trataba a su ouerpo sin oompaslon, un ouerpo delicado oomo el tallo de una flor. Varies veoes durante la noche levantabase a orar, al amanecer, en los dfas humedos y frfos del ago, salfa de casa para l r a la iglesia, donde pasaba algunas horas de rodlllasj ayund I..: oon un rigor que no habfa visto ni en su ascetico maestro del seminario, abstinenoias prblongadas terribles, que parecfan imposibles de resistir; gastaba cilioios en las piernas y los brazos, y se disoiplinaba los viernes y en las vfsperas de las fiestas seSaladas.68 No es extrafto entonoes que la aprobaoion y el elogio del padre haofan oreoer la frenetica pasiln de la joven. ^emandose un dfa con una planeha, aun levanto la manga del vestido para mostrarle una herida fea y dolorosa que tenfa en el an-tebrazo. A-2-3-5 Pero aunque las intenoiones de Obdulia no eran tan buenas oomo pareofan, tampooo era e l resultante efecto preoisamente lo que querfa. Porque el padre G i l , aoometido por duda y desoonfianza e influfdo oontra su voluntad por un hereje, sintio fortificada su propia fe por las manifestaoiones y visiones de la muchacha. Su sed de penitencia, su gran humilidad, el clerigo peroebfa todo en e l l a que habfa lefdo en los libros de las santas. De vez en cuando Obdulia -le cbnfeso a l padre que experimen-taba desmayos en los cuales v i ! a Jesus rodeado de angeles. En suma: llegaron su humilidad y sumision a t a l grado "que bastaba una mirada de su confesor para confundirla, para hacerla temblar RAC-2-3 144 y pedir perdln por los aotos mis inooentes." Pooo a pooo l l e g ! Obdulia a tratar a l padre con bastante familiaridad. En efeoto le pedfa dinero sin verguenza alguna (por tener deudas a causa de dar limosnas en demasfa) pidien- A-l-3 dole e l esoapulario que trafa a su ouello. Aun le inquiet! por deoir que e l angel que le venfa muohas veces tenfa los ojos de l l * La inquietud del padre, sin embargo, no era debida a ninguna emooi&n aoerca de la nifta. Un verdadero cristiano, no pensaba mas que en su propia bajeza e indignidad, -- lo de deoir que parecfa a un Ingel le l i e n ! de angustia. Comprendido esto, no era extraflo que e l padre Gil no estuviera ni tranquilo ni satisfecho a l ver que la joven frecuentaba su casa. La oosa no termin! a l l f , sin embargo, porque Obdulia "enterlbase de laoropa blanoa, del estado de las sotanas, de los alimentos 152 A-1 que mis placfan a l padre, de las particularidades de su cama." Viendo a l c l l r i g o una noohe con la esposa de otro en e l 75-hueco de una puerta, Obdulia se sintio indispuesta de oelos. Mas tarde,al saber que trataba solamente el padre de oonciliar RAC-2 a una mujer con su marido, Obdulia se dej6 oaer de roSlllas a sus pies imprimiendo en su mano fuertes besos y llorando hasta que cayo al suelo, presa de un vioiento ataque de nervios. Igualmente, al ofr que habfan dado a otro olerigo el cargo de ooadjutor, su looa rabia la hizo verdaderamente enferma. RAC-2 Yendo al obispo le hablo de la injusticia, — pero al advertirla el del dafto que ella podfa haber hecho a padre Gil, Obdulia s a l i ! aturdrida y llena de verguenza, presa de una fiebre terrible. Tan avergonzada estaba, que no se. presentaba en oasa de sus amigas y proouraba aun i r a la iglesia cuando no habfa otra gente. Mintio ouando dijo al padre Gil que querfa' hacerse monja pero su padre se oponfa, y la atormentaba de un modo terrible. A-1 Empegandose en que no querfa sufrir mas las orueldades de su padre, le dijo que si no oonvendrfa el en aoompaflarla al pequeflo convento donde estaba de superiora una prima suya, huirfa sola en desesperacion. Y en efecto, oomo el autor dice: Era condicion de su temperamento el no haoer nada por medios naturales y senoillos. Para que saliese a gusto suyo, todo habfa de ser laberfntico, extrafto, vioiento. 3 2 4 Llegados los dos a la posada, Obdulia, vestida de bata elegante, le oonfeso al padre su amor y su engaffo. Pero al ver el horror del joven y la presteza oon que se escapo a su cuarto, A-1 le entro otra idea. Fingiendo enfermedad, la joven le llamo a su ouarto donde les sorprendieron el padre de ella oon otros. Afortunadamente Obdulia "desde el primer momento se confeso autora y unica responsable de la fuga: el exousador ninguna oulpa A-1 habfa tenido en ella; solo habfa cedido::8L aoompagarla despues de =76-incesantes ruegos y valiendose del ardid de los malos tratos 359 en su oasa." Pero desgraciadamente, — en su mente looa orefa que el padre respondfa a su pasion, y que era nada mas que su sentldo 4 de deber que impedia su declaraeion. No pensando en el sacrilegio que estaba oometiendo y no queriendo oomprometerle, sec decidi.o la fatua a visitarle de noohe. Impelido por la recepcion frfa del cleVigo, su cerebro desSquilibrado la hizo deoir a su padre que A-4 le habfa mentido y, reversando oasi oompletamente el oaso, ©oh<5 a l padre toda la oulpa. Este, no obstante, al hallarse oondenado a la prision, no pensaba mas que en su alegfa al haber reoobrado la fe. Asf Obdulia, mujer de mente torcida, — uno de los personajes mas horribles de don Armando, sale si no bien, a.lo menos mejor de lo que mereoe, puesto que ella queda libre, y el padre debe irse a la prision. NOVELA: EL MAESTRANTE 13. AMALIA in I i ' ~mmm——— A. PRESENTACION DE AMALIA Sentada en una butaoa , la sefiora de la oasa dfo nerviosa- RAC-2 mente la mano a un senor que acababa de entrar en el salon. Despues de decirnos smimisterio que Amalia cruzl eon este una mirada intensa, el autor la desoribe oomo "una mujer de veinti-ooho a treinta aflos, menuda de ouerpo, el rostro palido y expresivo, 5 loe ojos y el cabello muy negros, boca pequefla y nariz ligeramente 8 aguilefla." Casada ouando muy joven oon el maestrante don Pedro Quiflones de Leon, y forzada su voluntad, se hallaba dentro de pooo tiempo la esposa de un hombre paralizado. Estimada en la poblaoion 7 oomo piadosa, consideraba su religion oomo "cosa muy respetable, 102 pero mats respetables aun su voluntadsy sus plaoeres." Asf, 1 consiguiendo que el hombre del salon, el conde Luis de Onfs, viniese a su casa por la iglesia, dentro de poco habfa de hacerle su amante. B. RESUMEN DEL ARGUMENTO CON RESPECTO A AMALIA Amalia, mujer casada de caracter fuerte y dominante, verdadera-mente robo a la bella Fernanda Estrada-Rosa su novio, el joven conde Onfs. Dandole a el una hija, le vino la idea de hacer apareoer a la nifia como huerfana, dejada a la puerta de la grande casa de los Quigones. Fasaban asf los aflos, — la ohica mimada por todos y los amantes siguiendo en sus relaoiones. Mientras tanto la pobre Fernanda, enamorada de veras de Luis y forzada por su padre a easarse oon un viejo rico, rue con el a Parfs, donde vivfa por cinoo aflos antes de hallarse viuda. Al regresar esta a Lancia, Luis se enamor! otra vez de ella, pero la venganza cruel de Amalia le cost! al oonde la vida de su hija. C. DESARROLLO DE AMALIA Al entrar el oonde en el gabinete por primera vez despues de la instalacion de la "huerfana", hallo a Amalia esperandole, la eual le abraz! oon gran efusion. De la habitaoion de esta RAC dice el autorJ El gabinete de Amalia contrastaba por su lujo eoqueton con el abandono que reinaba en el resto de la casa. Las paredes cubiertas de tapices soberbios, los mejores de la ooleccion que la familia poseia; los muebles flamantes, estilo Luis XV, trafdos de Madrid con la magnifica oama de ebano incrustada de •78 marfil que se vefa en la alcoba. ....Respirabase a l l f una 1 atmo'sfera perfumada, sensual, que denunoiaba los gustos reflnados que la dama forastera habfa trafdo alia de otras tierras a la severe mansion de los C^uinones. 0 4 Aunque de nifia. no era tipo aoabado de belleza, (faltandole amplitud de formas y oolor en las mejillas,) los grandes ojos 5 negros de Amalia eran tan expresivos que se podfa ver en ellos la mas leve emooion. Su agilidad y su voz tambien la hacfan interesante. De una familia desgraoiada, se mostraba desdefiosa con los jovenes rioos que querfan solamente galantearla, dando 7 al oontrario su eorazon a un pobre escribientillo del gobierho. RAC-1 Ingeniosa y traviesa ouando su familia se oponfa a el, es probable que se hubiera oasado oon el joven, si este no hubiese muerto de una t i s i s . Asf viTOia triste y resignada hasta los veintiouatro afios. RAC-1-2 Al apareoer un tfo tercero o cuarto oon el proposito de matri-monio no se oponfa despues de ver colerioo a su padre. Aburrida entonces, vivfa retrafda dos aftos. Despues, abriendo su casa RAC-1-2 para tertulias para ayudar a su marido en la polftica, llego a recobrar su energia y graoia. Gbservando en esas reuniones al joven oonde de Onfs, y la frialdad de sus platicas con su novia la bella Fernanda, busoo Amalia la oonfianza de los dos* Dioe don Armando: A-1 Al pooo tiempo su alma ardiente, sagaz, voluntariosa, simpatizD > oon la de Luis, tfmida, infantil, llena de piedad y .ternura. Mas maestra en el arte de hacerse amar que la nifia de Estrada-Rosa, logro pronto inspirar al oonde oonfianza y afeoto; le envolvil en una mallaf.espesa de oonfidenoias, no solo referentes a sus amores, sino de toda la vida.^-'-9 -Se hizo tambien laf confidante de Fernanda, fingiendo recoa-oiliarla obn Luis ouando habfan renidos. Pero pooo a poco le hizo ver al oonde que lo que sentla por la bellaeera nada mas que una grancadmiraoion. Llegando a fasoinar al joven; alia misma oon las varias esaaresiones de sus negros ojos, no permitio aun que llevase el clavel de Fernanda, en su ojal, suesti-tuyendolo por otro mas a su gusto. Irlmponfa de otros modos tambien su voluntad sobre la del joven. Si iSste pensaba andar o aun bailar oon Fernanda, un slgno negativo de Amalia era bastante para haoerle desistir. Consiguiendo un dfa que Luis le deolarara su amor, se fingfa la insultada antes de cpnfesar sus propios sentimientos. Le gustaba ser atrevida, hablando en voz alta de sus v i s i t a B a la Granja donde estaba la casa de Luis, callandose a tiempo. 137 Gomo "mujer que tenfa oonfianza absoluta en su estrella," no molestaba su conoiencia ni un pooo el heoho que su amante ehtraba por la tribuna de la iglesia de San Rafael. Dice don Armando: Como los buenos toreros se juzgan mas seguros cifiendose a los ouernos del toro si no pierden la sangre frfa, asf ella desafiaba el peligro, iba al encuentro de el confiando en que sabrfa salir de oualquier'atolladero. Y, en efeoto, su perfeota serenidad, su inorefble audaoia la salvaron mas de una vez.-^ 37 Asf al cortar por oompleto Luis BUS relaciones con Fernanda, Amalia fingfa oompadecerse de la joven. 'Considerando la voz de su oonoiencia como una muestra de oobardfa, Amalia sentfa una gram satisfaccion al saber que habfa oumplido oon exito un aoto de traioion.Embriagaban al oonde la pasion y amor que tenfa por esta mujer, pero le entro en el al mismo tiempo un gran miedo porque vefa siempre en los 145 ojos de su amada "un reflejo cruel de fiera domestioada." -80-Preoisamente por eso era la entrada de Fernanda en la tertulia tan dramatioa. Porque despues de oinoo aflos su belleza habfa crecido tanto que la joven formaba gran contraste con Amalia. La esposa de Osorio, aunque una vez la mujer mas elegante 5 y distinguida de la poblaoion, habfa envejeoido muoho. Perdio el gusto de vestirse en esa sooiedad ordinaria, y aun su rostro mostraba que nada quedaba de la fresoura. Se puede imaginar entonoes la emocion ouaddo "ambas se miraron a los ojos y se deolararon, oon un ohispazo, el odio que ardfa en el fondo de 294 RAC-2-5 sus almas." Al ver semejanza entre el conde y la nifia, Fernanda se dio ouenta de que debfa de ser la hija de e l . Pero al besar el hermoso pelo de la chloa la voz aspera y el rostro palido de RAC-1-5 Amalia la hioieron levantar espantada los ojos. Lo que no conoofa era que al dfa siguiente, esta mando oortar al rape el pelo de la ohica. Viviendo desde entonoes "en un estado de preocupaoion 321 sombrfa," Amalia sentfa un gozo oruel en mortificar y hacer triste a su pobre hija. Al dfa que averiguo que Luis iba a easarse oon Fernanda, no supo que haoer. Mirando la nifta que parecfa tanto al padre, al sentir sobre sf la mirada duloe y RAC-J.-2 triste de esos ojos azuj.es, se volvi! loca. Cayendo sobre la 4 chioa como una fiera, oomenzo a golpear y mprder, desgarrando oon sus uflas el blando rostro. Cuando la pobreoita se lo tapo con las manos, trato la loca de arrancarla. las orejas, y enfureoida que no podfa herir la oara, comenzo a saoudir sus manos oon el mango de un plumero. El oaraoter de Amalia no la permitfa oonsiderar cqmo -81 = traicion lo que habfa heoho a su marido, pero orefa que eso era lo que el conde le hizo a' ella casandoss oon Fernanda. RAC-1 Nos dice el autor: En aquel espfritu ardiente, despltico, atormentado, no habfa entrado jamls la ternura: ignoraba por oompleto las cosas deliciosas y poeticas que ennobleoen la pasion y la hacen perdonable. 364 Siempre "atormentada por el deseo de ser feliz a toda oosta," y ligando a sf al oonde por medio de inspirarle miedo, lo que mis la dolfa era su vanidad. RAC-1-2-5 Neoesitaba ver sufrir,e hizo que una orlada oastigase a su hija hasta poderse ofr los gritos en el piso segundo. Brillando los ojos y latiendo mas el pulso, Amalia esouchaba oon plaoer manfaoo. Aumento su orueldad oada.dfa mas ; pellizcaba, mordfa y golpeaba la pobrecita por el motivo mas leve, la hizo dormir en el suelo, andar desoalzada en el jardfn ouando el tiempo era mis cruel; la haofeUlevantarse durante la &6ohe$ y:raunale pinchaba las manos con una al f i l e r . Al tener Amalia .a la nifia sangrienta a sus pies, orefa ver a Luis mismo en la angustia de esos ojos azules y en el timbre de esa voz suplioante. A todo esto anadio los terrores nocturnos, dandole diabolioa-mente a la chioa sustos terribles. La mujer aun se divertfa dioiendo que iba a degollarla, no comprendiendo que la nifia A-1 apeteofa fuertemente la muerte, Una mujer que visitaba a Amalia vio la nifia "de rodillas y amarrada oodo oon oodo al RAO-2 tooador, de tal suerte que le serfa imposible levantarse sin 381 alzar el pesado mueble." Amalia, sintiendo una inquietud, tratl de excusarlo, pero la dama, piendo quebla.chioa no pudo levantarse, aunque' desatada, ful tan horrorizada que relato a RAO-1 otros todo lo que habfa pasado. -82-'"'•v-r. Privada de sentido la nifia a causa de ser pue3ta en un osouro s5tano, se puso tan enferma que tuvieron que llamar al dootor. Amalia temfa entonces no la muerte de la nifia, RAC-1-2 sino la perdida de su modo de venganza. Amenazando a Luis que atormentarfa mas a su hija si el se empeflara en oasarse oon Fernanda, consiguio que el conde escribiese una carta a A-1 su novia, oortando sus relaoiones. Pero el maestrante, enterado que la nifia era de su mujer y un amante, desoubrio dentro de pooo la verdad. El maestrante, derribando insensata a la nifia de tal modo que eohS sangre por la booa y la nariz, incito el terrible furor del oonde que estaba presente. Este, huyendo para siempre de a l l f oon su hija, la hallo muerta al llegar a su oasa* Asf la .execrable Amalia, dotada de un oaracter mas de fiera que de mujer, de naturaleza cruel, dominate y apasionada, tiene exito en hetfir.a"su amante-, -aunque sea por matar a su propia hija inooente. NOVELA.: EL ORIGIN DEL PENSAMTENTO 14. CARLOTA A. PRESENTACION DE CARLOTA Carlota, redondita, sosegada, "de un pasta tan excelente quer 51 no habfa medio de alterarla," no era bella segun lo deofan unos, a oausa de tener una nariz no muy bien modelada y labios demasiado gruesos. Pero "por la dulzura de sus grandes ojos, suaves, hermosos, 5 por la fresoura nacarada de su tez, por lo maoizo y bien torneados 51 de su talle," era preferida por otros a su linda hermana Present-acion. 8 3 -Para el joven Mario hasta su voz era maravillosa. Como dijo a su amigo Moreno: — ...Es una que suena mas en el oorazon que en el ofdo, que nada dice a los sehtidos, que despierta RAO-5 el anhelo de las alegrfas £ntimas y serenas del hogar; una voz hedha oomo los balsas^03 para ourar las her Idas que el mundo nos infiere... Y precisamente por esta y otras buenas oalidades se oaso oon ella. B. RESUMEN DEL ARGUMENTO CON RESPEOTO A CARLOTA Carlota, al oasarse oon Mario, hombre muy artfstlco pero improvido, vive todavfa oon los padres;de ella. Su madre y su hermana Presentaoion la tratan muy oruelmente porque Mario no tiene dinero y, ademas, no parece pensar en trabajar. Animando a su marido, Carlota consigue que el sea reoonocido.Entonoes el padre de ella,un fanltioo oientffioo, trat! de usar al nifto de los jovenes paraun experimento de viviseooion, casi logrando *•;••>. su intento. Todo sale bien, sin embargo, y Carlota y Mario viven sin obligaoion a nadie. C. DESARROLLO DE' CARLOTA Encantaba siempre a Mario la joven, - si estuviera barriendo, lavando, haoiendo el cafe o sentada en el baloon como verdadera seftora. El artista admlraba tanto su belleza plastioa que qui so tomar apuntes de ella. Y Carlota, despues de resistirse algun RAO-5 tiempo, se dio ouenta de "que esta distraooion podfa librarle de 139. otras mas peligrosas." RAC-1-4 Comprendi! bien la ohioa que era su mama quien mandaba en la oasa,aunque Mario se empeilaba en deoir que la pobre seftora no RAC-4 mandaba y que era el padre de ella quien habfa pedldo todo f : ' " ~.' . el sueldo del artista para nantenerles. Sentfa un despreoio seereto Carlota por la aficion RAC-2 esoultorioa de se marido porque aunque hablaba a Mario de la hora, y le ponfa la ropa delante de el, su aficion a modelar el barro le absorbfaa tanto que muohas veoes o no iba al ministerio o llegaba tarde. Y en efecto, esto resulto en la plrdlda de su empleo. Infeliz a causa del despreoio de RAC-1-su hermana y madre, la pobre Carlota se dio cuenta de que "dejaron poco a pooo de llamarla a conclave para resolver los 195 asuntos domestioos," oallando ouando aparecio la chioa. Esta se esforzaba por ser exoepoionalmente simpatica y alegre, trabar-jando mas en la oasa y eohando sobre si cuanto trabajo de su hermana podfa. Pero aunque vio de vez en ouando miradas burlonas entre su madre y hermana, no deofa nada a Mario, queriendo RAC-1 protegarle de la verguenza que ella tenfa que a sufrir. En ouanto a las espinas de la vida, "oomo esposa f i e l y generosa 197 . las guardaba todas para sf." Un dfa, al ver que Mario se hallaba sin dinero alguno, fue a una oasa de prestamos y empefto' una sofctija. A pooo tiempo hizo " , RAC-1 eso oon todas sus joyas mas o menos preoiosas y Carlota se v i l o.bligada a pedir dinero otra vez a su madre. Esta, despues de una esesena sordida y repugnante, dio a la joven diez duros, pagando su intrepidez oon tan inorefble despreoio y crueldad, RAC-2 en las ouales partioipo la otra hija, que esa noohe Mario hallo 11orando a su pobre mujer. Al deoir doHa Carolina a Mario que el tuvo que buscar trabajo Carlota se empeftaba en dejar la oasa de sus padres. Solo la idea de oausar dago a su hijo y su "naturaleza tranquilla, razon- RAC-1 . 209 able, valerosa" hioieron triumfar la razon. En efecto este oaraoter tranquilo la hizo la unioa persona que podfa mirar unas horribles quemaduras en la oara de su hermana sin pestanear. Al calmar a la desgraoiada, "su RAC-1-2 honda emocion no se lefa mas que en la blancura de oera de su 270 tez." Carlota no comprendfa el arte de su marido. Ho pudlendo ver en ello mas que un recreo o una distraooion, siempre most-raba a Mario su indiferencia* E*l, dan dose ouenta de su gran pre-ocupaoion, en hablarle de empleos vacantes, se sentfa triste y RAC-1 d e B a l e n t a d o . Cuando menoionS este defecto de su esposa a Miguel Rivera, este le dijo: — No te pese de la manera de ser de tu esposa. Carlota es un espirftu sensato, luoido, equilibrado. No tiene la imaginaoion propensa a los suegos, ni faoulta-des para introducirse en el mundo del arte ,y la poesia. RA0-1-5 I Que' importai La poesfa es ella misma. Basta mirar su bella figura,esoultoral y oontemplar sus grandes ojos suaves, olaros, hermosos* basta esouchar sus nobles palabras y ver sus aociones, mas nobles aun, para sent--tirs^'oeroa del origen de toda poesfa... 3 1 4 Un dfa ouando se extravio el nino de ellos, esta naturaleza realista la sirvio otra vez, porque en una oasa donde todos RAC-1-2 pareofan haber perdido la razon, en vez de entregarse a gritos y llanto, la joven madre se ooupaba en hallar a su hijo. Una vez hallado el ohioo, sin embargo, Carlota se empegaba en que enviasen a su propio padre a. un manioomio por haber rqbado a su propio nieto. Se puede deoir que el temperamento de la joven era "sano, equilibrado, y rechazaba oon profunda aversion toda insani- RAC-1-2 468 dad del espfritu." El autor lo explioa asf: Mientras Mario perdonaba y aun olvidaba el martirio -86-de su hijo, ©11a lo tenfa grabado a fuego en el oorazon; no podfa arrojar de su alma oierto renoor oontra su padre, aunque fuese irresponsable. Su emooion al entrar al viejo en ese estableoimiento, no obstante, no deja en el alma del leotor ninguna inquietud respeoto a su innata bondad y oompasion. Al oontrario, mira el alivio de RAC-1-2 la joven oon alegrfa. MOVELA: LOS MAJOS DE CADIZ 1,8.SOLEDAD A. PRESENTATION DE SOpPAD : La desoripoion de la tabernera, sentada detras del mostrador de su tienda nos dice que: Era una esplendida andaluza de oarnes opulentas, blaneas, sonrosadas, de negra y ondeada cabellera y 5 expresion grave y melancolica, como la las mujeres arabes. Por la amplitud de sus formas parecfa mujer de treinta aflos; pero examinando su rostro de ceroa observabase en el la fresoura y transparienoia de la infanoia. Debfa de ser mucho mas joven de lo que V?'' aparentaba. De su caraoter sugiere mas el autor de lo que dioe: Las lfneas suave3 de su rostro ovalado, la pureza de su perfil aousaban alma sencilla y bondadosa; pero 1 en el mirar fijo de sus ojos profundos habfa seffales evidentes de un caracter pertinaz. Ko eran duros aquellos ojos, pero les faltaba pooo.9 A pesar de la actitud indiferente de Soledad haoia su viejo novio, este se empeflaba en deoir que le habfa heoho traicion por terquedad e inocenoia, nada mas. Comparandola a los chioos que RAO-1 16 "martirizan a los pajaros, sin saber lo que haoen," Manolo afirmo que no le guardaba renoor. Al oontrario era la adoracion infinita con que la tabernera |fliraba*a Velazquez, su amante RAC-2 galante y jactanoioso. Su amor por ! l se habfa transformado rapid-amente en una especie de esclavitud. B. RESUMEN DEL ARGUMENTO CON RESPECTO A SOLEDAD Soledad, al mbrir su padre, fue a vivir con Velazquez, majo quien habfa prestado ayuda a la desgraeiada familia. Poco a pooo, despreciando el amor de la ohula,el hombre llego a insultarla delante de otros. Cuando esta se rebelo y mostro alaramente que no le importaba el galan ni poco ni mueho, Velazquez se enamoro de veras de ella. Aunque querfa el oasarse oon la joven, Soledad, — ya cansada del asunto, le reehazo para irse con su antiguo novio Manolo Uceda. C. DESARROLLO DE SOLEDAD Una noche, cuando Velazquez la forzo a bailar aunque no querfa, su esclayitud se vefa por toda la reunion. Dice el autor: Soledad avanzo hasta el medio del ouarto y dio comienzo al baile. Estaba palida. Los movimientos RAC-2-5 reprimidos, voluptuosos del tango ofreefan ahora un oaraoter lugubre; parecfa el bail© de la viuda India en torno de la hoguera donde ya a ser sepultada.48 Cosiendo en una sastrerfa ouando vivfa con sus padres, recibfa un jornal tan pequefto que apenas podfa vestirse. 7 Admirada sin embargo por su gran belleza, posefa"una grave y altiva serenidad que desconcertaba a cuantos pretendfan RAC-1 53 acercarse a ella burlando, al estilo de la tierra". Aunque habfa prefer!do siempre los braoeros a los segbritos tfsioos, la ayuda inesperada de Manolo Uceda en sacarla de un mal paso la hizo cambiar de opinion. Era lastima que la ohula, al ver las manifestaoiones abiertas del segorito, perdio"el respeto que RAC-4 la diferenoia de clases habfa despertado en ella al comienzo de 59 sus amores". Porque llegando a dominar al joven y sujetarle a sus oaprichos, llego a burlarse de el y a martirizarle de un -88-modo oruel. Soledad, "inclinada por naturaleza y naciraiento a las formas rudas, al lenguaje brutal y desvergonzado, no despro- RAC-1 60 visto de graoia, de la plebe andaluza," no oomprendfa la aversion que tenfa Manolo por la libertad en los modales mostrados por los mozalbetes. Asf, que, al conocer a Velazquez, amigo fntimo de su padre, hombre bien conooido en el pueblo por ser guapo y cortes,-Soledad, influfda por la ;iac.titud ambigua del majo, se rindio RAC-2 por oompleto. Grecido la figura del galan "ante su vista oomo la 66 de un dios" por la bondaday ayuda que profirio al morir el padre de ella, Soledad acabo por convenir en vivir oon el, Aun oonsintio en que Velazquez echase de oasa a su madre, tan grande era la RAC-2 oiega adoracion que tenfa hasta de los malos humores y reprensiones del guapo. Tan grandes eran su pasion, admiracion, y gratitud, que de veras: Crefa de buena fe que no existfa en Cadiz mujer de alta a baja oalidad que no le envidiase su buena dioha, y las RAC-2 compadecfa. Ocupando aquella posioion deshonrosa se orefa honrada. Su eerebro estrecho no oomprendfa otra gloria que la de ser preferida por tal hombre. Bebfa sus palabras y gestos y se embriagaba oon ellos. Eallaba graoia y nobleza en los mas prosaicos actos de su vida y prestaba tal importanoia a sus gustos para vestir, comer o dormir cual si fuesen prebeptos de un oodigo divino. Herida en lo mas vivo por "el tono ironieo y fatuo que Velaz-. 77 ques adoptaba ouando se saoaba a ouento el tema de su matrimonio," RAC-2 tuvo todavfa otra cosa que sufrir. Un dfa Velazquez la hallo dando alimento a su hermano menor, un tunante a quien habfa prohibidto entrar en su casa. Arrojando a este de la tabema, vol^io'y dio a Soledad un golpe tan grande en el rostro que la ohula subio a su cuarto llorando. Llena de ira y verguenza, fue sorprendida por la RAC-2 extraga dulzura que dejo destrufdo eon el bofeton el"ultimo 81 baluarte de su orgullo". Muy distintos de los sentimientos del majo hacia la bella eran los de Manolo. La ternura y el aprecio de su hermosura le hacfan rabiar contra el cruel prooeder de Velazquez. Pero aunque trataba de oonfortar a la joven ouando RAO-2-6 estaba llena de celos a causa de las aoclones del guapo con otra* Manolo estaba tan dudoso oomo Soledad en ouanto a la soluclon del problema. Empujada por los celos, esta fue una noohe a donde estaba Velazquez eon la otra, y queriendo armar un esoandalo, cambio RAC-2 lnsultos oon los oonvidados. Por eso, Velazquez, al volver a casa, le dio un golpe tan grande que Soledad se hirio en la sien oontra la esquina del mostrador. Eato, tanto como la mojadura de la lluvia y el gran estfmulo del disgusto, aoabo por hacerla enferma. Por eso Velazquez le mostraba tanto cariffo RAC-2 que la inooente se erefa feliz. Pero una vez sana, oomenzaban de nuevo las orueldades* Aunque Soledad vio que su amante galanteaba a una amiga suya, con la falta de penetracion que siempre la oaracterizaba, no percebfa que Faca rehusaba al ma jo. Asf, ouando Velazquez la pego otra vez, insulto tanto a Soledad que lleno su corazon de un frfo extraiio y terrible. La joven sollozo largo rato, pero al terminar estaba calma, — no era, en efeoto, la misma mujer. Palacio Valdes expresa perfeotamente su caracter: RAC-1-2-4 Cuando en su espfritu sencillo y limitado penetraba una idea, inmediatamente se enseftoreaba de el y no dejaba espacio para ninguna otra. Ahora la idea era esta:"Puesto que el no me quiere, yo no debo quererle a el. "Y de tal manera se imprimio en su cerebro que ya no volvio a sentir vacilaqiones. Su amor hizo crisis.Deade aquel punto que do irrevooablemente tomada su resoluoion.-'-^^ -90-Colocando su ropa en el baul oon calma absoluta, decidio irse inmediatamente a la oasa de su amiga Marfa-Manuela. Velaz-quez, al regresar a casa teraeroso que tal vez se hubiera arro-jado por la muralla en su desesperacion, sintio profunda sorpresa y no poca molestia al ver la seriedad e indiferenoia con que su RA0-2 querida le miraba* Y de ningun modo, ni por la persuasion ni por la ira y las palabras colerioas podfa el majo haoerla cambiar de RAC-1 intenciin* Asf, aoompafjada por palabras colericas y reoriminacio-nes terribles, Soledad s a l i l de esa casa pensando ausentarse para siempre. Poco despues, no obstante, cuando Velazquez pidio una recon-ciliaciln, Soledad se vio otra vez en la taberna, aotiva y grave pero tranquila. Reoibfa oomplaoente las atenciones del majo, RAC-2 negando aun tomar una oriada para ayudarla con su trabajo. Aunque se mostr! cariflosa y lista a darle a ese ouanto gusto podfa, la joven habfa cambiado muoho en ouanto a las impertinencias del galan. Y este se d i ! cuenta tambiln de ello en el fondo de su alma* Era el esfuerzo de l l para cambiar esto que oauso otra crisis* Como antes, sus ruegos y promesas acabaron por rendir a la joven. RAC-2 No volviendo a rebelarse, Vellzquez se mostraba oada dfa mas oarigoso, y aunque al prinoipio Soledad rec i b i l sus atenoiones con alegrfa, dentro de poco tiempo las escuchaba con "graoiosa RAC-2 220 condescendencia," acabando por parecer indiferente y aburrida. Ella amenazaba que iba a marcharse tan frecuentemente, que mantenfa a Vellzquez en un estado de mucha agitacioh. El hasta querfa oasarse con ella, a cual proposioiln respondil la chula: — Mira, dejame de oasorios*..Como he vivido hasta ahora seguire viviendo..., sin honra, pero libre..., RAC-1 muy libre, ?sabes? 2 2 5 -91-Cuando estaba Velazquez pidiendo ayuda magica a Marfa -Manuela, Soledad, ya vestida oon gusto y ouidado, establecio entre ella y Antonio Robledo "una oorriente de oonfianza y A-1 aun de inteligencia que no pudo pasar inadvertida para el 254 majo." Yfen efeoto, una noche este la amenazo oon un cuchillo, dando a Soledad tal susto que se esoapo tan pronto como posible y fue a la oasa de su amiga Paca la de la Parra. RAC-2 A pesar de las refleziones de su amigo,la joven se nego resueltamente a volver a vivir oon Velazquez, porque de veras "habfa llegado a aborrecerle y lo oonfesaba tranquilamente oon RAC-1-2 267 la sinoeridad que la caraoterizaba." ; No obstante, su oontinua asociacion con Antofjico la causo las reprensiones de su antiguo" novio Manolo, quien al ofr de los labios de ella una frase oruel, le dijo oon nucha verdad: — IlNifia.,i:ninal,Inina!t?que estas ahf diciendo? El RAO-1-6 oarifjo que.te he tenido no te autoriza para insultarme. No te pontes tantos monos. Si eres hermosa, otras lo son tambien, y si te quiero no es por tu merito, sino por ser la primera mujer con que he tropezado... Despues de todo, quiza no este enamorado de tf, sino de la imagen que de.tf se ha formado en mi oorazon... Porque, a la verdad..., voy viendo que interiormente vales bien poquito.272 Al fin, pooo antes de embarcarse Velazquez para America, Soledad revel6 a Manolo sus verdaderos sentim&'entos aceroa de ese: — No se puede llamar amor lo que he sentido por A-l-2 ese hombre... Era una looura, un antojo por oosas agrias, oomo sabemos tener las mujeres. El amor debe ser algo mas duloe, mas tranquilo... Era imposible que yo le quisiera toda la vida. Su genio siempre me ha sido antipatioo... Detesto a los hombres soberbios... Por lo demas, no puedo negarte que me causa pena e l .el verle marchar, sabiendo que es por mi causa.355 Entonoes informo a Manolo que querfa acompanarle a Seville, afirmando ademaa que aunque no podfa ser su esposa, irfa oon A-1 gusto como oriada o esclava. A esto respondio el joven: -92-—... Ignoro lo que seras con el tiempo para mf, pero puedes ©star segura de que nada hare que pueda rebajarte. Sin tregua ni descanso trabajare desde hoy por elevarte, por dignificarte, para sacar de t£ RAO-1 el ser inocente y noble que mi carifjo me ha dicho siempre que existe.^ 6 6 Asf Soledad parece la misma bruta chula de siempre. Ni con el mas leve esfuerzo de parte suya se ve todavfa adorada, — sostenida ya por un hombre mil veces mejor que ella. NOVELA: LA ALEGRIA DEL CAPITAN RIBOT 16. 6RISTINA A. PRESENTACION DE CRISTINA Cristina, vista por primera vez por el oapitan, le parecfa asf: Era una joven de buena estatura, delgada, blanca, RAO-5 el oabello negro y ondeado; el oonjunto de su persona, si no de suprema belleza, atraotivo e interesante. Vestfa oon eleganoia y su madre lo mismo, por lo que vine a ehtender que se trataba de dos personas distinguldas de la poblaoion.7 Sin embargo, eran la franqueza y la graaia de la joven que le impresionaban mas. Sentfa "tan complacido y libre a su lado - 13 como su hiciera algunos aflos que la tratase." En efeoto, v i ! RAO-1 este hombre que durante el almuerzo, faltandola alguna c.osa se levantaba y lo hallaba ella misma, usando oon el "una franquezaa 19 . - ' tan atenta y servicial" que acabo por enoantarle. El buen oapitan dioe de ella: Su figura interesante, sus ojos tan negros, tan inocentes y picaresoos a un tiempo mismo, iban penetrando a paso de carga en mi alma. Y oomo sucede siempre en oasos tales, empezaron agrandandome sus ojos y no tardo en encantarme su voz; luego sus manos finas RAO-5 de alabastro; pooo despues el vello suave que adornaba sus sienes; inmediatamente tree pequefios lunares que tenfa en la mejilla izquierda. Hasta que, por fin, de una en otra llego a hacerme feliz eierta manera -93-23 defeotuosa que tenfa de pronunoiar las erres. B. RESUMEN DEL ARGUMENTO CON RESPEOTO A CRISTINA El oapitan Ribot, a l salvar de ahogo a una vieja, llega a oonooer a su hija,enamorandose de esta. Es con gran dolor que sabe que esta oasada con Marti, un hombre bueno y bondadoso, pero dotado en demasfa de generosidad y de ideales. Ca3tell,otro amigo del joven esposo, hombre cfnico y degenerado, galantea a Cristina. Rechazado por Cristina, arruina entonoes a Marti quien muere poco despues. Al f i n del libro e l oapitan pide l a mano de l a viuda Cecilia, quien le rechaza por marido aunque lo estima oomo amigo. C. DESARROLLO DE CRISTINA Al tratar Ribot de soltarle un piropo l a reacoi6n de Cristina era una de inquietud o desoonfianza. E l l a le recibfa RAC-2 oon l a misma alegrfa pero oon raenos franqueza, pareoiendo mantener siempre una atm&sfera de jovialidad impersonal. Ademas, su gran admiracion por su marido Emilio, por ser e l uno de esos hombres que "apeteoe lo mejor, lo mas hermoso y aspira oon su 26 esfuerzo a oonseguirlo," la hizo dar un discurso tan vehemente A-1 que su madre,que ;era una vieja nriiy debil y desfalleciente,se desmayo. E l oapitan se hallaba cada dfa mas impresionado,tanto por ser e l l a el tipo de belleza que le habfa gustado siempre, (blanca y delgada con grandes ojos negros), oomo por oonsistir en "una mezcla singular de alegrfa y gravedad, de dulzura y rudeza, de osadfa y timidez que alternativamente se reflejaban en su RA0-l-2f5 30 semblante expresivo." Su mirada, a veoes tan grave como 94-picaresca, su pudor y habilidad en perdonar, mezclados todos 1-5 oon la ternura y carifib reprimidos oon que miraba a su esposo, mostraban perfectamente su caracter. Pero ouando inspeooionaba la cama que la donoella estaba haoiendo para el huesped, y aplan-chaba con sus manos el embozo de las sabanas, levantando la cabeza 64 "oomo s i }a hubiesen cegido infraganti de un delito" al entrar su marido y el capitan, lleno' a este oon mal disimulado regooijo. Su voz, al oantarles mas tarda, era duloe y al mismo tiempo grave, conmoviendo extraordinariamente al capitan. Asf la opin-: RAO-5 ion del propio hermano de Cristina era pa-ra Ribot nada mas que absurdo. El hermano dijo que era ella "una mujer discrete, carifiosa, de intenoion recta y noble... pero tenfa un oaracter demasiado adusto, se oomplacfa en llevar la oontraria, f a l - RA6-1-2 tando algunas veces a la cortesfa, oareofa de flexibilidad, de oierta dulzura absolutamente necesaria a la mujer; en fin, 80 aunque bondadosa en el fondo, no se haofa amar." En efecto, nos dice el capitan: — Preoisamente su oaraoter tfmido y resuelto al mismo tiempo y su esquivez un poco salveje eran las RAO-1 oualidades que mas me habfan enamoredo.8" 97 Un dfa, al saludar por detras a Cristina y:a dos sefforas, esa sorprendio a todos por mirar "oomo si viese algo espantoso" dando un grito y corriendo velozmente unos pesos. Entonoes, avergonzada a causa de su oonduoto, saludo a Ribot con gran RAC-2 amabilidad, dandoles a todos alguna exousa t r i v i a l . Ademas, segun las palabras de este; Su recelo y su ihquietud respecto a mf iban en RAC-2 aumento, y este recelo era causa de que en ocasiones faltase a la cortesfa. Desde luego se notaba que ponfa empefl'o enrnq mirarme; pero la misma afeotacion oon que lo ejecutaba podfa demostrar que alguna agitacion -95-reinaba en su alma y que yo le era en absoluto in-diferente. 9 8 De naturaleza esquiva que no la permitfa dar una carloia aun a las personas de su familia, y en eontraste oon su RAC-1 afeotuosa madre, "oualquier manifested on de ternura le causaba 100 vergttenza." Como observa otra vez el capitan: ......Edema's de aquella mezola rara y graciosa de desenfado y timidez, de ruidosa alegrfa y gravedad ceftuda, existfa en ella un fondo de sensibilidad . . exquisita, cuidadosa y hasta ferozmente guardado. K & U -A causa de eso, si ella decfa alguna oosa oon solo un poquito de oarifjo, era preoiso fingir no haberlo advertido. Viendo que lo habfan notado, oon una sola frase de ironfa o desden Cristina era oapable de destruir el requiebro. Escuchando oon desagrado los galanteos de Castell, arrugaba la frente, visiblemente distrafda. Y en cuanto a las atenciones inadvertidas de Ribot, respondio oon mudos desaires no destinados, sin embargo, a despreciarle. RAC-2 Aunque no oponiendose nunca a las ideas y operaoiones de su 'rnaridpy«estahar.fuertemente molestada cada vez que Castell las elogiaba. Rara vez podfa esouchar hasta el termino, arrugando la frente y-perdiendo el pooo oolor que tenfan sus mejillas. Tan grande oomo era la gratitud de la mujer hacia su marido por pagar oontinualmente las deudas del extravagante hermano de ella, no dejaba nunca de reprenderle por su gran generosidad. El capitan dijo una noche que s i tuviera la mala suerte de enamorarse de la mujer de otro, no tratarfa "perfidamente de 147 arranoarla al oariflo de su marido." Y desde entonoes Cristina se mostraba menos seria y reservada oon el. Aumentando su RAG-1 franquexa, llego aun a haoerle reooger para ella oierto enoargo. -96-Su reacciori a los galanteos que Ribot haofa a Isabela, otra joven, era sorprendiente. Mostrando una alegrfa que no se habfa visto desde que era nifta, les jaleaba y aplaudxa, soltando "bromitas y donaires que haofan estallar de risa a RAC-2 . 173 la reunion." Aunque su actitud sumisa haoia Castell hizo creer a Ribot que ese debfa de ser su amante, atribuyo el capitan su oafda "a la fatalidad de las cirounstancias, no 208 a sus inclinaciones viciosas." Una noche el capitan supo que Castell trataba de forzar en Cristina sus atenciones, amenazando arruinar a su marido si le rechazara. Pero ella, oon desprecio caracterfstico se lo nego, dioiendo: RAC-1 "-- es igual venderse por el temor de ser pobre que por la gana de ser rica."232 Al entrar ella y Ribot en el salon, despues de esa esoena emociante durante la cual este ayudaba a la esposa de su amigo, el esposo los hall ! y entendio mal la situaoion. Lo que es extraflo es la buena voluntad con que Cristina parecfa permitir que tan buen amigo protegiera a un canalla. A-1 Al morir su marido, aunque dotada de una renta oon la oual podrfa vivir decorosamente por lo menos, reducxa los gastos de oasa exageradamente para sostener la oasa suntuosa A-1 de su hermano. En cuanto al oapitan Ribot, quien dio a la nifia de Cristina otra vez la alquerfa que esta eohaba tanto de menos, la mujer quiso siempre llamarle amigo pero aiblamente amigo. A su protestacion de amor ella repuso: RAC-1-2-4 El oorazon me dfi.ce que a este hombre no puedo negarle ni aun la"existencia si me la pidiese. Pero ?no piensa usted, Ribot, que hay algo entre nosotros que debe detenernos, algo que empamrfa -97-la dioha a que usted tiene derecho? Reouerde las cirounstanoias en que nos hemos conooido, examine los seoretos impulsos que le han trafdo a esta tierra, los que usted ha sentido despues, sus luchas interiores, sus pensamientos, sus dolore3 y alegrfas durante los tres aftos y, medio que aoahan de transcurrir...Y dfgame francamente si no imagina que alguna vez la oonoienoia nos dira al•ofdo que no habfamos procedidp oon toda delicadeza. Yo creo que s'f j y oomo le oonozco a usted bien, se que bastarfa para turbar la serenidad de su vida. Esto en cuan€o a lo de adentro.Ehicuanto a lo de fuera, ?no se le ocurre que al vernos unidos podrfa nacer en el mundo una infame sospeoha que fuese a herir en su tumba a un ser querido? 288 Asf la buena Cristina pierde una oportunidad de futura dioha oonsiguiendo a la vez que el pobre capitan viva solo pero resignado. NOVELA; LA ALDEA PERDIDA ,17. DEMETRIA A. PRESENTACION DE DEMETRIA Arrimada Demetria a una puerta con una amiga.la luz de la hoguera iluminaba su; rostro. El autor dioe de ella: ...era alta y oorpulenta, loe oabellos rubies, la tez blanca, donde lucfan unos grandes ojos negros 5 oomo dos lamparas milagrosas. Sus facciones de pureza escultorioa, su hermosa frente erguida oon arroganoia y la grave serenidad de su mirada, no exenta de severidad, trafan a la memoria la oelebre oabeza de la Juno de.Ludovisi. 5 #" "Cenida la garganta oon corales que haofan pareoer aun mas 45 bianco la nieve de su pecho," formaba gran oontraste con su 5 bajita y morena amiga. Lejos las dos de la algazara del baile, pareofan oompletamente absortas en su conversacion. La amistad de las dos ohioas, inseparables a pesar del oontraste y los 6 poo 03 alios de diferenoia de edad, era tlernfsima. Se vi si tab an a menudo y oharlaban siempre que se vefan los jueves en el mereado. -98-Haofa muoho tiempo que Demetria y Nolo ae habfan querido. Esa, al i r oon su padre a la edad de nueve o diez aflos a los oampos de Pefta-Mea, llego a oonooerle, apaoentando el las vacas 7 de su padre. Y entre los dos naci! una estreoha amistad; Nolo metiendose por entre los zarzales para hallar ramas para flautas o jaulas; Demetria siguiendole y obaervando oon atencion el trabajo del momento. Lo que le dio mas plaoer a ella "fue el regalo .56 de un eorzo de crfa que el zagal habfa logrado oazar." La perdida de la perfida (que huyo a la primera oportunidad) fue hasta en-tonces el unioo dolor de la vida de la nifia," pues sus padres la - 57 oriaban oon melindres y regalo inusltadoa." Al cumplir los oatoroe aflos experimento su fisonomfa un gran oambio. Se transform! de una chioa graoiosa en una joven alta y 5 atractiva. Nolo, oonfuso, la trato oon tanta extrafleza que no volvi! la muohaoha a verle. Asf al cabo de todo un verano el jor-ven, no pudiendo mas la separaoion, fue a su oasa y dentro de pooo se hizo oonooer como novio ~ todo sin una palabra de amor. De vez en cuando vino a la joven dudas y temores acerca de su origen. Insinuaciones malevolas, sonrisas maliciosas — todo le decfa que era del hospioio. Aun los chicos lo gritaban a su hermano menor. Y sola, envidiando los polluelos en el follaje RAO-2 lloraba buen rato pensando: — Ellos tienen padres: yo no los tengo. lYo fuf criada por lastimal 80 Tranquilizada un pooo por su amiga Flora, fue interesada al ofr la opinion de eata que tambien ella no ae orefa aer lo que pareofa. Poooa minutos despues, al sorprenderlas dos mineros, las reaociones de las nifias mostraban bien sus verdaderas fndoles: Flora, gritando y insultandoles formaba gran oontraste oon RAC-1-2-5 Demetris — inmovil, palida y oolerioa. B. RESUMEN DEL ARG-UMENTO CON RBSPECTO A DEMETRIA Demetria, una aldeana bella y fiera sospecha- que sus padres la han saeado de un hospielo. Pero sabe mas tarde que es la hija natural de una sefiora que (ya que sabe que va a morir) quiere llamarla suya y dejarla su herenoia. Sumamente infeliz en la gran mansion de esta, Demetria huye con Nolo y vuelve otra vez a la vida de aldeana* Pluton, un minero diabolioo la sorprende un dfa, y haciendola oaer en un agujero de la mina, trata de aprovecharse de la ocasio'n. La muohaoha, despues de darle un terrible bofeton oon su azada, le deja por muerto y huye por la mina, donde,dentro de poco se halla oompletamente perdida. No obstante alguien oye un grito suyo despues de muoho tiempo y la hallan todavfa viva. El minero Pluton no deja de tomar su venganza, matando a Demetria dos dfas despues de su boda con Nolo. C. DESARROLLO DE DEMETRIA Viendo por primera vez a su verdadera madre, la mir.o "oon ojos donde no se lefa el amor f i l i a l . " Al oumplir el deseo expre.*' RAC-sado por dona Beatriz que la besara, es verdad que no llegS su beso al oorazon. Al contrario, llorando tristemente, mostro gran oarino haoia su madrastera ,1a pobre tfa Felicia. Como dice a Nolo: —...Lo que soy ahora lo sere siempre para tf. Ya pueden ponerme los vestidos que quieran: debajo de ellos siempre estara Demetria, la misma rapaza para quien A-1 hacfas zampoflas y busoabas nidos alia en el monte, la misma que aoompanaste en las romerfas tantas veoes.^61 No pudiendo sufrir todo lo que querfan ensefjarla dent roc de pooo: gramatica, historia, frances, musioa y labores, parecfa aun -100-despreciar los modalea y la severa etiqueta que en la mansion RAC-1 se usaban. Expresando todavfa vivo anhelo por su vida pasada, escandalizaba a su madre y a su tfa pellizcando a la oocinera y hablando familiarmente oon las criadas. Enviada a un oolegio, sufrio la crueldad de las otras nifias que la llamaba aldeana y se burlaban de sus manos grandes y duras. Su valor y firmeza en los pasos diffoiles se ve tan elara-mente cuando se resuelve a esoapar oon Nolo oomo su reaooion a los sobresaltos causados de Pluton. Reservada y valerosa, no A-1 dijo nada a 'Nolo, sabiendo que algo grave pasarfa. Pero un dfa, busoartdo hojas en un oastaftar bastante le{$os de su oasa, RAC-1-2 aparecio subitamente el minero. Sabiendo el que inmediatamente detras de la ohica habfa una booa de respiracion de la mina, el logro que Demetria retrooediese y oayese en el agujero. Allf amtenazo a Demetria de tal modo que la aterraba, y tratando RAC-2 de eohar mano a ella, esta le dio tal golpe oon su pequefla azada, que orefa dejarle muerto. Entonoes, pensando solamente en el orimen que orefa haber oometido la joven huyo por la mina, RAC-2 perdida al instante en la terrible osouridad. Gritando hasta romperse la garganta, pero comprendio al fin que'era inutil. Pasado mucho tiempo oyo la voz de un hombre, pero el esfuerzo de gritar por un agujero la hizo oaer desmayada al suelo. Despues de ser saoada de la mina Demetria eatuvo enferma dos dfas, diciendoles solo que se habfa oafdo por el respiradero. Nada dijo de Pluton, creyendole muerto. Grande fue su sorpresa A-1 al saber oasualmente que vivfa. Y aunque temfa su venganza, otra vez no dijo nada. Mas tarde llego el momento en que tuvo que RAC-1-2 haoerlo porque Nolo, oyendo el rumor en el pueblo que su novia, engaflada por Pluton, habfa sido llevada a la mina, no v i s i t ! -101-a la nifia en muchos dfas. Al enoontrarse los dos, y al aousarla el joven, tuvo Demetria que deoirle la verdad. Cuando Nolo se nego a oreerlo, para dar oon su vida por prueba, la joven se arrojo al agua, salvada al instante, sin embargo, por este. RAC-1 Al fin del libro, casados los dos, iban eon todo el pueble a la fiesta de Nuestra Sefiora del Carmen. Subitamente habfa una luoha terrible entre los mineros y los aldeanos, y Denetria, abandonada un momento por Nolo, reoibio de Pluton una ouohillada terrible en la garganta. Asf muere otra mujer buena, vfetima de la ira y venganza de un bruto. NOVELA: TRISTAN 18. ELENA A. PRESENTACION DE ELENA Presentada-Sprimero por el autor oomo mujer de voz de timbre claro y armonioso, Elena era una hermosa joven, "rubia, 1 6 \i: oon ojos negrosj';'la oual posefa un cutis naearado y un talle esbelto* Bromeando oon su marido "oolgada a su ouello oomo una 5 16 nifia mimosa," pareofa tambien "una nifia por la fresoura de su rostro y por la viveza de sus movimientos, aunque ya tenfa 16 eumplidos veintidos aflos." Huerfana de un farmaoeutico, vio a Reynoso por primera vez 7 en la botiea de su madre. Pero aunque la hermosura esplendida de la nifia le impresionaba, German se ponfa al oabo tan tfmido que las coqueterfas de la nifia," que era traviesa y pioaresca y . 24 . se gozaba en verle apurado," aoertaron que el no la visitase RAO-1 mas. . -102-. Habiendo pensado que una declaracion de el serfa sola-mente cosa de pooos dfas, Elena estaba irritada y, a la vez, interesada ouando no le vefa. Asf aunque reoibio las notioias de la vuelta de German a Guatemala sin pestajlear, sintio en el RAC-2 oorazon tal peso, que despues de su partida estaba algunos dfas enferma de tristeza. Vivfa ya tranquila al oabo de unos meses ouando reoibiO del indiano una oarta en que dijo que habfa ofdo que se oasaba, y que querfa darle la enhorabuena y toda suerte de felioidades. Ella, presa de inspiracion y audacla,le escribio: A-1 — En ouanto a la noticia de mi boda es absoluta-mente falsa.Yo no me caso ni me casare jamas con nadie s i no es con usted.25. 26 Asf, "invirtiendo los papeles," esa picaresoa muchacha obtuvo lo que deseaba mas en el mundo. B. RESUMEN DEL ARGUMENTO CON RESPECTO A ELENA Elena, mujer de mente infantil, aoepta como amante a un hombre muy inferior a su marido Reynoso. JSste, herido en el alma, desaparece, dejando a la miserable casi toda su fortune. Despues de un ago se da ouenta la tonta de que la gente que la rodea la quiere solo por su dinero. Se da cuenta tambien de que su amante se muestra de mal caracter en oontraste con Reynoso. La joven ve un dfa una insoripcion de su marido y va a busoarlo otra vez. Su reoonciliacion oon el, merecida o no, se efectua dentro de poco tiempo. C. DESARROLLO DE ELENA Una vez casada, consiguio que su marido la oonstruyese una -103-morada magnffica y suntuosa, pero a les cuatro afios se apondero de la mujer un gram des'eo'de i r a vivir en Madrid. Mas nifia que su eufiada Clara que tenfa solo catoree afios, se mostraba petulan- 1 te y llorosa ouando su esposo dijo que no querfa dejar el hogar de su nifiez. 11 oontraste que formaba oon Clara se podfa ver todavfa mas el dfa del aniversario del matrimonio de los Reynoso. Clara trataba de mostrarse feliz y fue ponilndose afeotuosa oon Hufiea, buen amigo de su hermano, pero con la charla frfvola inquieta y aburrida. Elena, en oambio, despues de mostrarse primero tan grave? 134 oomo "su temperaments infantil y bullieioso" permitfa, IlegO dentro de poco a ser animada por la eharla viva y ehispeante del hAesped. RAC-1-2 A los avances de ese pintor, sin embargo, se mostraba tan 156 oolerioa que le miraba"con ojos eentelleantesr de ira" y "se 158 agarro fuerte y afectuosamente al brazo de su marido," no RAC-2 volviendo a soltarlo por muoho tiempo. Mas tarde, aunque aturdida un pooo por la presencia de Nufiez, no pudo menos de refr a causa de la graoia y habilidad del hombre. Dice don Armando: Como se vefa aplaudida y mimada por aquel hombre, le mostraba su interior inooente, pero voluble y oapriohosa. Nufiez oomprendio que el vicio no arraigarfa jamas en su temperamento infantil, pero podfa caer por la ligereza RAO-1 increfble de su eapfritu. 2 2 8 Profundamente agitada por unos avanees muy atrevidos, Elena se despidio de la huespada y mandando que oamblesen los tiros de la berlina, se encaminl esa misma noche por el Sotillo. Una vez RAC-2 al l f , comenzota llorar diciendo a su marido que la causa de su lleg-ada inesperada era que tenfa mucho miedo y pens 6* que no le volverfa a ver mas. Atribuyendo su agitacion a lo que oonsideraba nada mats -104-que otro capricho infantile oonvino Reynoso en tooar l a novena RAO-1 sinfonfa de Beethoven que tanto gustaba a su esposa. En efeoto* Aquel ser pueril, de natural tan ligero y aturdido hallaba repentinamente en el fondo de su alma una RAC-1-2-5 seriedad inorefble. Las frases solemnes de l a inmortal sinfonia le revelaban e l acuerdo misterioso de las oosas entre sf y el de su propio oorazon oon e l universo, Su espfritu se bafiaba en lo in f i n i t o y percibfa como uno de los mas esoogidos de l a ti e r r a l a eterna, profunda armonfa que reside en el centro de l a vida inmortal. No lloraba: sus grandes ojos abiertos parecfan absorber oleadas de luz. De vez en cuando los oerraba con un gesto aprobador; lAsf es; asf es el mundo; asf es l a vidal 232 Calmada por la musica, oomenzo entonoes a charlar con una alegrfa tan ruidosa que su marido se ponfa inquieto, dandose cuen-RAC-2 ?rrvta de que era una oontinuaoion de l a c r i s i s . Pero insistiendo oomo siempre oon una vehemencia infantil en>quB:mit9i£& sueflb, Elena oontinuaba su charla voluble e incoherente hasta dormirse como una nifia en los brazos de Reynoso. Despues de desaparecer este, Elena se eritregaba oon pasi6n a los placeres y diversiones que ofrecio Madrid. No queriendo RAC-1 quedarse sola ni un instante, gastaba looamente el dinero que su marido le habfa dejado, haciendose como resultado-unamujer mimada y agasajada como pooas. Pero a l cabo de un afio, ago-, tadosilos nervfos, le ataco un decaimiento f f s i c o y moral. Antes tan risuejja, generosa y agradable con Nufiez, empezaba a mostrarse RAC-1-2 con el fr f a y caprichosa, taciturna por horas enteras sin sonrefrse 5 ni deoir ni una palabra. Empezando tambien por primera vez a meditar, Elena se dio ouenta del tipo de gente que l a mimaba y del caracter de Nufiez. Contrastaba e l tempermento inoisivo, cruel y egofsta de este con A-4 la paciencia y dulzura de Reynoso. Don Armando nos presenta la - 1 0 5 -elave de su caracter asf: Elena no era mujer de pasiones ardientes; posefa un temperamento infantil; la gran necesidad de su vida era la de ser mimada.Befraudada en este impulso 1 de su natural©za y no sabiendo fingir, pronto enpezo a mostrar a Nufiez un olaro desvfo. Cuando habfan llegado de Alemania. a fines de Octubre, estaba harta ya de aquel hombre. ^1 Temiendo romper con el a oausa de los otros, llego a ver, sin embargo, que estos amigos querfan usarla por su dinero. Sospeohosa y harta de aquella vida, sin deoir nada a nadie, se fue al Sotillo. De allf esoribio una carta a su amante oortando sus re-laciones con el. Aunque sabfa que no era bien esorita, "alzo los hombros oon desdln y exclamo sonriendo maliciosamente: A-4-5 323 — iBieri esta! Que lo tome como quiera." Sintiendo a l l f en el Soltillo un sosiego casi olvidado, fue penetrada su oorazon por una dulce melanoolia. Vagamente esperaba la vista d© su marido y ©1 ruido d© su risa, no pudiendo oreer RAC-2 que toda esa dicha habfa pasado para siempre. Asf, grande fue el disgusto ouando Nufiez la visito, sin haberse hecho caso de su carta* Ya que Elena "tenfa un oorazon tierno, inooente, pero un oaraoter impetuosfsimo,.... estaba acostumbrada a que sus RAC-1-2 329 caprichos fuesen ley." Y al mostrarle Nufiez su verdadero naturaleza frfa y egofsta, la mujer se rebel!. Sintio profunda emooion al leer sobre el marmol del antepeoho de su balcon las t , . 333 tres palabras: "ACUERDATE DE Ml"i. esoritas por Reynoso la noche en que se habfa hufdo de al l f para siempre. Asf Elena, despidien- RAC-2 dose oon agitaoion de Nufiez, beso oon elusion la inscripoion y la bafiaba con amargas lagrimas. Supo de Clara donde su marido estaba, y dirigiendose a l l f oon intenoion de envenarse si el no la perdonase, le miro primero, -106-ooultada detras de un arbol. Mordida de los oelos ouando vio a una zagalita de trece a oatoroe afios apo^ar el brazo en el hom- RAC-2 bro de Reynoso con gran familiaridad, Elena siguio a su marido entonoes hasta la casa donde alojaba. Flaqueando un poco el valor de la mujer al ofr de la huespeda que Reynoso no habfa parecido nunca triste, subio al cuarto de este donde le oyo tooando la novena sinfonfa. Herida en lo vivo por la evidente f a l -ta de emocion, de su marido,Elena se desmayo. Pero hecha feliz RAC-2 otra vez por el perdon de este hombre magnanimo, convino ardientemente en i r oon el a America para empezar una vida nueva y feliz. Asf la oapriohosa Elena, mujer de mente infantil, ~ nada mas que una miserable adultera, se halla otra vez querida y mimada por un oaballero llano, oaritativo y simpatioo — un hombre que vale mil veces mas que ella. NOVELA: TRISTAN 19. CLARA A. PRESENTACION DE CLARA Presentandola por primera vez en actitud oaracterfstica — con dos perros de casa, — don Armando describe a Clara asf: ....una gallarda joven de tez morena, cabellos negros ensortijados que apretaba una gorrilla rusa de piel, pecho exuberante, amplias oaderas cefiidas por una falda corta de color gris, oalzada oon betas 5 altas y llevando colgada del hombro una primorosa . carabina. Recordaba por su arrogancia la estatua de Di-ana oazadora que se admira en el Museo del Louvre, pero esta arrogancia estaba templada por unos grandes ojos negros de suave y afectuosa expresion. Era a la vez Diana y Clorindai la herofna del poema del Tasso. 3 8 Confesando quegoza del sol, del caminar y de la brisa matinal en las mejillas ouando sale a cazar, ella dice, "...yo he naoido en el oampo; el sol me oonoce y las nubes tambien y 40 las piedras y los abrojos..." Asf ouando habla su novio RAC-1 Tristan de unos chistes de cafe, aunque escucha Clara con fingida atencion, se halla veraderamente destrafda, — su recta y senoilla naturaleza mal impresionada por la maledicen--oia. RAC-1 Se 5re $a buena opinion que l a chioa tiene de su hermano German ouando Tristan acusa a ese de decirle que e l debfa de estar satisfecho porque l a mujer con quien se casaba (Clara misma) tenia un gran dote. Dice esta: — Eso no es ciefcto...— no puede ser mas que un mal sueft'o de los muchos que tu tienes... Y s i German hubiera pronunoiado esas palabras lo habrfa heoho RAC-1 burlando y sin intenoion de oausarte la mas pequeHa ofensa, porque mi hermano es el hombre mas bueno y mas delicado de l a t i e r r a . 4 3 Asf Don Armando se oontradice ouando nos informa mas tarde que a l enterarse de que se haofa burla de alguien, Clara oonsegufa esoaparse siempre sin deoir palabra. Es verdad que su horror a las RAC-1 observaciones despeotivas que profirio Nuflez aceroa de unas personas que estaban ausentes produjo en su dooil alma un> escandalo cque.cse.;.raanifesto en la salida descortes de e l l a . B. RESDMEN DEL ARGUMENTO COW RESFECTO A CLARA Clara, muchacha simpatica y buena, se oasa oon Tristan, joven pesimista que mata a un marques a oausa de unos celos sin fundamento. Las maldioiones de la madre de este acaba por romper e l matrimonio de los jovenes. Asf a l f i n de la novela la pobre Clara se ve en la neoesidad de i r a v i v i r eon su hermano y su esposa Elena, — una mujer miserable quien sale con mejor suerte que l a buena Clara. -108-0. DESARROLLO BE CLARA El reeuerdo de la horrorosa noehe de su boda ere. grabado RAC-2 para siempre en el alma de Clara* Tristan, preso de un ataque de eelos a eausa del joven marques del Lago, y acometido por unas dudas tontas y sin fundamento aeerea de la afeocion que su mujer pudiera tener por este hombre, pas6 la noche aeusando a la pobre inoeente y aaldielendo una suerte enteramente imaginada. Desde la desgraoia de Reynoso, Clara no asistfa al teatro por teraor de ver a l l f a Elena, y desds el naoimiento de su RAC-2 propio ni£o no asistfa mas a las tertulias ni aun iba a cazar. En cuanto a su vida casada, se puede deeir oon verdad que estaba tan ©namorada de su marido oomo siempre, pero a l repetido pesimismo de este y su perpetua preocupaoion con las innumerables desgracias que pudieran aeometerles, le daban easi siempre ganas de llorar* Tenfa easi siempre el oorazon bien apretad®. RAC-2 Grande fue su sorpresa al reoibir la visita inesperada del marquesito y no pequefia su inquietud. Pero, pooo a poco los recuerdos de los oelos de su marido iban perdiendose en el deleite de discutir las aventuras de la eaza. No obstante, al ver el mal humor de su marido al volver l l a casa, se renovo otra vez la inquietud de ella, y de tal modo que no osaba oomuni-earle la visita. Posponiendo la explicacion para el dfa siguiente no podfa pensar que serfa esta tardanza lo que le eostarfa la vida al pobre marquis* En ouanto a Clara, "aunque amaba eiegamente a su marido, su concienoia no podfa menos de sublevarse contra tal barbarie, RAC-1 372 centra una injustioia tan notoria." Llena de terror y de - 1 0 9 -confusion, no podfa aoostarse aquella noohe. Ademas, la maldi-ci6n de la vieja marquesa hizo sentir a ambos que su felicidad estaba rota para siempre. Luohando asf oontra sus terribles RAC-2 presentimientos, trataba la pobreoita de mostrarse mas carinosa y solfcita oon Tristan, pero ouando este no le daba explicacion alguna, ella sintio desfalleoer la fe. Explica don Armando: Cuando un alma pura pierde la fe, la desesperaoion se apodera de ella. Amaba a su marido porque orefa en el, porque orefa tanto en la npbleza de su oorazon RAC-1-2 oomo en su talento. Al filtrarse la duda en su mente todo lo vio negro, todo lo vio horrible y le acometie-ron deseos de hufr o de morir.3*^9 A las reprensiones y injuries de Tristan, las cuales llegaban a ser oada dfa mas insoportables, la pobre Clara respondfa oon lagrimas y sollozos. Pero al fin llego el momento en que no pudo mas, y olavo en su marido "una mirada laarga, frfa, despreciativa RAC-2-5 380 que le dejo paralizado." En efecto, este despreoio hizo posible que Clara esouchara sus insultos con una oalma oasi increfble. Solo ouando Tristan la aeusaba de tratar de envenenarle, RAC-2 sintio la joven tal horror que tomando al nino en aus brazos, huyo para siempre de esa maldita oasa. Cuando se dio ouenta de su injustioia y crimen al matar al marquis, Tristan pidio perdon, pero Clara replico: — lAparta, aparta, miserable1 Ya he sufrido bastante. 1 Mi oorazon no puede masl 3 Pooo despues, al preguntarla Elena si todavfa querfa a su marido, respondio seoamente: — No... — Ese.hombre ha ido arranoando una a una las rafces que tenfa en mi oorazon. El ultimo tiron le ha separado por complete 3 9 3 RAC-1-2 Asf sale infeliz el matrimonio de la buena Clara. Como decfa su hermano: - 1 1 0 --- merecfa ser £/eliz. Un destino fatal enoadeno su vida a la de ese desdichado, vfctima de su temperamento, vfctima tambien de su egofsmo y de su orgullo.... 4 0 5 NOVELA: ANOS DE JUVENTUD DEL DOCTOR ANGELICO 20. NATALIA A. PRESENTACION DE NATALIA Vemos que Natalia es una linda joven con mano de nifia. El autor nos dice de ella: Enaefecto, aquella joven no era mas que una nifia raramente desarrollada. Por su estatura y oorpulenoia, semejaba una mujer, pero su rostro tenfa la fresoura y la inooenpia de la infancia. Sus ojos negros. y vivos, '6 5 guardaban gran semejanza con los del General; la tez finfslma, sonrosada, brillante; la boca deliciosa, los . oabellos negros y ondulados oayendo graoiosamente sobre la frente, una frente estreoha y tersa de estatua griega. 3 2 Provooaba oon sus ojos lfmpidos y sus gestos infantiles esa ternura reservada solo por niflos. No obstante tocaba el piano con una maestrfa maravillosa. Sixto Moro la crefa enoantadora, y toda ella le pareofa perfecta — su cutis, sus ademanes, su voz RAO-5 y sus manos. Dijo a su amigo: ~ Ademas hay en sus ojos una expresion de firmeza y oandor al mismo tiempo que la hace por extremo intere-sante. Se adivina detras de aquellos ojos un espfritu ' RAO-1-5 sincero, altivo, leal. Sus palabras y gestos manifiestan una gran vehemencia de sentimientos y una dignidad 52 inflexible. Cuando ame, amara de una vez y para siempre. Poco mas tarde la joven mostro su "espfritu grave, reoto y 72 : sinoero." Entonces dijo que apreciaba a los aficionados que A-1 asistfan al teatro por la musioa y la literatura, no por ver a sus amigos o sacar a relucir los vestidos. A pesar de todo, las relaciones que existfan entre la muchacha y su madrastra eran vistas oon inquietud por el autor. -Ill-, B. RESUMEN DEL ARGUMENTO CON RESPECTO A NATALIA Natalia, unica hija de„ un hombre rioo, impresiona toondamente a Sixto Moro, joven pobre que le da leooiones de franees. Se casa la joven con Rodrigo Cespedes, Oalavera que llena su vida de tormentos y orueldades. Un dfa, no pudiendo mas, Natalia le echa a la cara un frasco de acido sulfurioo, y se halla absuelta del orimen solo por el genio de Sixto, quien ya es abogado bien oonooido en Madrid, Viviendo con el Natalia esta muy alegre hasta que le vienen remordimientos, — no por la posiofon dudosa que ocupa en esa casa, sino por haberse vengado de su marido de tal manera. Pooo a pooo se pone mas seria e infeliz hasta "quei-sus nervios no pueden mas y se expire despues de un ataque. C. DESARROLLO DE NATALIA HHallando desde el prinoipio muy simpatico al pobre Sixto, Natalia defendfa a este a su padre, AfirmS que aunque el joven llevaba el pelo largo, no era eso tan ridfeulo como RAC-1 el eapricho de hacerse planchar las camisas en Parfs como hacfa oierto amigo suyo llamado Grimaldi. En efeoto, habfa un leve cambio en el temporamento de la joven. Mostrstndose en la familia mas irritada y dura en sus observaciones, hablaba A-1 cada vez menos a su madrastra, y oon "aotitud altanera y 152 A-2 agresiva." Pero la oatastrofe, produoida por tanto desden e indif-erencia, oulmino un dfa ouando llego Grimaldi a la casa de la joven. Al saber que su madre debfa de ser sola oon ese hombre (ya que no entraron aunque habfan transcurrido varios minutos), la nifia salio a ver lo que pasaba. Entrando poco despues seguida por los dos (palidos y turbados), inoito la loca rabia de su padre que nada sospechaba, — creyendola sola-mente insolente por haber echado a Guadalupe los guantes que RAC-1-2 el la mandaba traer. Presa entonoes de un fuerte ataque de nervios, Natalia casi se destrozo contra la pared de sualcoba. Sintiendose "menos amada de su padre y cada dfa mas aislada 158 dentro de su propia oasa," llego a ser carinosa y familiar RAC-2 con Sixto Moro, hablandole de sf misma y de sus dfas de colegio. Asf grande fue el dolor de Moro al averiguar que iba a oasarse la ohica con Rodrigo de Cespedes. Este, un musico consumado y hombre de muchos atractivos, (aunque pasaba entre sus amigos por un mal sujeto), encantaba a la chica. El dfa RAC-2 del matrimonio de Natalia, antes de trasladarse con su marido a Cuba, Sixto Moro trato de suicidarse. Anos despues el autor vio a Natalia. Mirando la miserable casa donde vivfa ella con su marido, vio salir a una mujer enlutada de quien dice: La reconocf en seguida, aunque habfa cambiado bastante. Estaba mucho mas delgada; pero su rostro RAO-1-5 demaorado guardaba siempre aquel sello de inocencia infantil que tanto seducfa. Dirigio una rairada a un lado y a otro de la calle. Habia en sus ojos, hermosos como siempre, tanta humillacion y tristeza que las lagrimas saltaron a los mfos. Sabiendp de ella entonoes que pasaba muy mal rato con su marido, consegufa verla cada ocho o diez dfas. La pobre no qulso RAC-1 aceptar de el ningun dinero. Un dfa el autor (Angelico) leyd* en el periodico que su amiga habfa echado al rostro de su propio marido un frasco l'leno de acido sulfurico, hiriendole de un modo horrible. Asf grande fue la sorpresa de Angelico cuando Natalia A-1 -113= le dijo: — N.o>vayas a creer que estoy arrepentida —... Nada de eso. lEstoy contenta, contfsima! 2 7 4 RAC-2 Y aunque de verguenza no queria ver a Sixto Moro.La llegada de el produjo en ella las lagrimas que su excitaoion nerviosa habfa prevenido antes. Conto a Sixto su historia infeliz, no RAC-2 omitiendo ninguna de las agonfas sufridas de las manos de Rodrigo, que jugaba y bebfa mas que nunca. Una vez, despues de haber vendido todas las joyas de su mujer, el la pidio aun el retrato de su madre que llevaba siempre al ouello porque tenfa perlas y brillantes. Dandole un fuerte empellon ouando su esposa RAC-1 se lo neg<5, el la hizo oaer de tal modo que se hirio en la oabeza. Natalia afirmo que en todos apuros semejantes eran las oaricias de su nifio lo que la oonsolaba. En efecto, aunque "golpeada, 282 . humillada, privada de alimento y de ropa," tuvo que quedarse con Cespedes porque este la amenazaba que iba a apoderarse del hijo RAC-1 (que era suyo por dereoho de la ley) y darle a el los tormentos destinados a su mujer. Una vez muerto el hijo, Natalia, ya no maltratada mas por el oanalla, fue horrorizada cuando Cespedes pidio indirectamente que ella diese sus favores a otro, oon intento de sacarle dinero. Casi loca, Natalia insulto'a su marido de tal modo que el la golpeaba eruelmente, y al dfa siguiente ouando le dio otra bofetada terrible, la mujer le echo a la oara un frasoo de vitrlolo. Entonoes impelida por los gritos desgarradores del herido oorrfa RAC-2 locamente por las calles, volviendo a su casa solo ouando rayaba el dfa. Serena y oonfiada antes de i r la Audiencia, dijo al doctor:: — ?Tiemblas, Angel?... No temas, amigo mfo. -114-Venceremos probablemente, pero si no vendemos marchare al presidio tranquila porque hay todavia 293 en el mundo algunos corazone6 que se interesan por mi. RAC-1-2 Sin embargo, graoias a la brillante defensa de Moro, cuando se oyo deolarada inooente por el tribunal, la pobrecita se desmayo. RAC-2 Viviendo con Moro oon un lujo oasi escandaloso, Natalia en particular experiment! gran transformacion. Dioe Angelico: Volvieron las rosadas tintas a sus mejillas, volvieron aquellas antiguas redondeces de nifia obesa a sus hombros, y a sus caderas, volvio aquella duloe expresion infantil a sus ojos, aquella graciosa impetuosidad a sus gestos. RAC-5 La flor de su hermosura se abrio por completo, llego al apogeo de su atractivo.309 Hu'fa de la gente, sin embargo, viviendo "en alejaraiento 309 absoluto de la sooiedad sin una sola amiga." Cuando el doctor le dijo que el nombre de Sixto Moro era bastante para protegerla oontra oualquier humillaoion, le oontesto oon verdadero entendimiento; — .Que inooente eres, Angelito! Precisamente el nombre y el prestigio de Sixto atraeria sobre mi cabeza todas las humillaciones posibles. Pareoe mentira que no sepas por experiencia que lo mas d l f f c i l de haoerse perdonar RAC-1-4 en el mundo es la superioridad de la inteligenoia. 3*! Pero viviendo tranquila oon Moro,(sin el mas leve sentimiento de verguenza a causa de su posicion deshonrada aun despues del naoimiento de una nifia), empezo a mostrarse mas triste y silenciosa, dando sefiales tambien de haber llorado. Presa ya de grandes remordimientos, pasaba noohes agitadas, empezaba a sufrir su salud, y la presencia de un oiego era bastante para ponerla palida y A-2-5 oonfundida. RAC-1-2 Moro alquilo una oasita fuera de Madrid, pequefia pero de atmosfera freeca y rustioa. Pero aun eata la pobre mujer hallaba RAC-2 fea. Viendo un d£a que ella le habfa robado un revolver, Sixto la - 1 1 5 -hallaba sentada sola oompletamente absorta en sus pensamientos• Aunque no consentirfa en que el renunclese su porvenir para hufr con ella de Espafia, convino en salir de Madrid y en i r a las montaftas del Norte donde Moro quedarfa hasta que la viese instalada. Alegre desde el primer momento en esa vieja casa, Natalia fue impresionada por la belleza del paisajecque la ll'enaba der.admira-oion y oonsuelo. Dentro de tres o ouatro dfas dijo a Sixto RAC-2 que el podrfa irse cuando quisiera. Pero un dfa la joven hizo una excursion en los oontornos y llego a una iglesia. Mirandola largo rato pensativa, no pudo deoidirse a entrar, puesto que las dos veoes que habfa tratado de haoerlo en Madrid desde su desgracia, "sintio' la impresion de una mano invisible que se apoyaba en su RAC-2 326 pecho y la empujaba hacia atra's," Despues de largo espaoio avanzo, advirtiendo oon algerfa que esta vez no habfa tal mano que viniese a repulsarla. Esta sensaoion tambien peso, sin embargo, porque al ver que las imagines de San Jose, de Cristo cruoifioado y de la Virgen oerraron los ojos, Natalia oorrfa looamente a oasa , donde se cayo presa de una violenta fiebre. Desapareoida el ataque, quedo en un terrible estado de languidez. Oyendo una tarda los sonldos de un violfn,as£i Su ouerpo se estremecio como s i una intense oorriente eletrioa la hubiese atrayesado; quedo rfgida como un RAC-2 cadaver; se alzo despues, y lfvida, desenoajada, nmaroho tambaleandose hasta el baleon y lo abrio. Uh oiego tooaba el violfn alia abajo en la carretera rodeado de chiquillos. 329 Presa otra vez de una fiebre muy alta, la mujer hizo venir al saoerdote, y poco despues de la llegada de Moro se muri<S. Asf Natalia, mujer en el fondo buena, enouentra una muerte de remordi-mtentos. -116-HOVELAt LA HIJA P NATALIA 21. NATALIA A. PRESENTASION DE NATALIA Presentada por primera vez por una desoripcion, nos pareoe Natalia: ...vivo retrato de su madre, menos hermosa que e l l a ; los mismos ojos candidos y picarescos a l a vez, l a misma graoiosa cabeza rizada, los mismos gestos y el !->5 mismo oaraoter impetuoso. Es mas alta y mas esbelta que e l l a , es un dije de salon, una figura de poroelana, la perfeccion de toda eleganoia y galiardfa; ouando apareoe en el paloo de un teatro o pisa l a alfombra de una sala de baile eolipsa oomo Sirio a todas las demas es t r e l l a s . * 9 No habiendo en EspaSa "hija de grande o de millonario que se . .19 haya criado oon mis regalo," fue eduoada primero en el Sagrado Corazon y tenfa despues en casa institutrioes de francos, ingles 7 y aleman; maestro de dibujo; profesora de baile; un eminente pianista que le daba leooiones, y un famoso pintor que haofa lo mismo. Ademas era mimada desesperadamente por su padre, que gastaba en e l l a todo e l oarifio que hubiera dado a su difunta mujer. Aunque su fndole oontenfa muohos defeotos, por ser e l l a "un poquito 20 voluntariosa, otro poco ooqueta, otro poquito frfvola," y se notaba siempre oon e l l a oaprichos, desdenes repentinos, y coleras 1 inmotivadas, eran oompensadas estas faltas por "un corazon 20 . . tierno y un oaraoter recto y l e a l . " Sin embargo, el orgullo que tenfa l a joven era tan grande que hasta cuando su padre tuvo que hacer demision,en vez de sentir como los demas un gran d o l o r , e l l a era presa solo de alegrfa porque ya e l podrfa acompaSarla a l RAO-1 50 teatro donde dirfa (sin duda) la gente: "I'Ahf va Moro." A l a muerte de su padre, Natalia afirmo violentamente que n6 querfa v i v i r de limosna, viviendo ooz^iamigos. RAC-1 -117-— Porque no quiero deber lq subsistencia a nadie. Estoy informada de que mi padre no me deja fortune alguna: lo sabfa haofa tiempo, pero me ha dado una educacion brillante y se bastantes oosas...Trabajare para ganarme la vida.^OS lAdemas! ella dijo al dootor Angelico: — Ya oonoces mi caracter...soy impetuosa, colerica y de una susceptabilidad tan delioada que el mas ligero A-1 golpe la quiebra. Si algun dfa Martfn y Leonor, quiza sin darse ouenta de ello, llegan a herir esta suscep-tibilidad, temo muoho que me vea desobedioiendo las reoomendaoiones de mi padre... ^ B. RESUMEN DEL ARGUMENT0 CON RESPECTO A NATALIA Muerto su papa, Natalia (Lalita) fue a vivir en oasa de la oondesa Leonor y el marido de ella, Martfn. Al sufrir esa un-grave ataque que la hizo pensar que iba a morirse, Leonor se empefiaba en que su marido se casara con la joven. Pero pasado el susto y el peligro, la oondesa tenfa buena causa por?- arrepentirse, porque su marido se enamoro de veras de Lalita. Cuando seisuicidio Leonor de celos, la joven huyo la oasa, hallando empleo oomo institutriz de las chicas de un mejioano. De esta casa tambien huyo despues de los avances del indiano. El hijo de este se habfa enamorado de veras de Natalia, rompiendo por oompleto oon su padre. Entonoes, con la ayuda del dootor, se oaso con la joven. C. DESARROLLO DE NATALIA El oambio de Lalita despues de la enfermedad de la oondesa era muy pooo, — en efecto no habfa oambio. De ella y sus aficiones dioe el doctor: Natalia es una nifia grande. No la juzgo oapaz de una pas ion ardorosa y menos ouando sea insane. Sus gooes son pueriles: mas que la oompanfa de los hombres le place la de las mujeres: por eso, desde la llegada de sus RAO-1 -118-amiguitas, se entrega eon alma y vida a ella y pasa el dfa en estrepitosa plltica riendo y jugueteando* Su efecto sobre eierto Plrez de vargas era muy gracioso* fratando de aeeroarse a ella varias veoes, l l sintio que la 188 frivolidad y inoceneia de la chiea le dejaban "paralizado". RAO-1 Como el doctor habfa dieho antes, latalia no sentfa, ni era 188 eapaz de sentir por nadie "mas que un cariffo f i l i a l " , Pero 188 lo que Martfn le demostraba a ella era "tan vivo y apasionado" que debfa de llenarla de gratltud por lo menos. Era la juventud y alegrfa de Lalita que la pobre Leonor trataba de imitar. Vistilndose como una nifia de diez y ocho aflos y pintandose exageradamente, oomenzaba a mostrarse siempre alegre y bullieiosa. Y al tener su marido la rodilla inflamada, se mostraba tan carifioso que easi ganaba otra vez su amor* Mo obstante, Martfn, enamorado cada vez mas de Lalita, le hizo una declaracion de amor* De una manera oaracterfstiea contest! la nifia. — Yo no puedo ni debo quererte mis que eomo te he querido hasta ahora, eomo el amigo f i e l y carifioso RAC-1 de mi infaneia, eomo mi proteetor, eomo mi segundo padre*••Una vez que he escuehado de tus labios esa declaracion que nunea debil de salir de ellos, yo no puedo d^gnamente perraanecer en tu oasa y aaldrl de ella* ; Y de veras, despues del suicidio de Leonor (que habfa ofdo la eonversaoion), por oasualidad Natalia fue a trabajar eomo institutriz en la casa de unos sefiores recien llegados de Ifljico* A la eonsternaoion del doetor ouando oyl del empleo de la nifia, ella explico sus sentimientos asf: Dejando a salvo el amor de mi padre...nunea me he RAC-1-2 sentido mis tranquila ni mis feliz que ahora. Cumplo eon -119-verdadero plaoer los deberes que me impone mi oargo, doy las lecciones a las nifias, toco el piano, estudio, paseo y me voy a la cama satis-fecha de mf misma y, ?por que no he de decirlo? orgullosa de ganar la vida con mi trabajo.^58 Asf la transformacion era oompleta. "Aquella nifia frfvola, 259 _ aturdida, oapriohosa", habfa llegado a ser, oon el buen efecto del trabajo y el orgullo de ganar su vida "una mujer sensata, 259 paciente y valerosa". Por fortuna, tanto sus modales oomo sus RAC-1 palabras habfan ganado "una dignidad que antes no tenfan, y el 259 silenoio, el divino silenoio", era siempre notable. Otro oambio que el viejo dootor notaba despues de la ocurrencia terrible de Natalia oon el indiano era su gran economfa. De esto dice Angelico: Ahora es una mujer grave, sensata, laboriosa que todo le pareoe caro ouando va a comprar cualquier RAC-1 objeto, que no se oansa de reoorrer almacenes hasta que puede obtener mas barato, que se niega a comer los manjares oostosos y no aoepta mis regalos si no son de todo punto insignificantes.^H Su gratitud al dootor por haber hecho posible su matri-monio con el hijo del odiado mejioano era oasi tan grande como el agudo dolor que experiment! al ver ese pobre amigo enfermo RAC-2 y moribundo. Asf una. fjoveh'jegpfata llega a ser una mujer tierna, benevola, y madura. NOVELA: SANTA ROGELIA 22. ROGELIA A. PRESENTACION DE ROGELIA Desorita como "una zagala gallarda, de grandes ojos negros, la tez morena, los cabellos ondeados que le cafan sobre la 9 frente y se pegahan a ella, alta, de oarnes tersas y maoizas", 5 -120-serpareefa .Rbgelia muoho a l tipo italiano. Su gesto — desdefioso a l ofr que Maximo iba a regresar, — era seguido por la f i e r a afimmacion: RAC-10 — l Y o no neoesito a nadiel A los aoonsejos de su abuela, quien querfa hacer de e l l a la amada de don Enrique, dijoj — ...Prefiero trabajar como una vaca a ser vendida oomo una vaca... 3 8 RAC Al decir eso arrojo a l a calle e l alimento que e l dinero de este habfa comprado. No era extraflo que el pisaverde l a hallase atraotiva, sin embargo, ya que tenfa Rogelia una belleza RAO singular. No tenfa miedo de nadie esta chioa, — no se daba cuenta aun del peligro que presentaba Maximo, su antiguo novio. A-1 Llego a ser desoortes oon su otro novio mas para mostrarle a e l despreoio por su oobardia, que a causa de algun temor del fanfarron. No obstante, hallandose sola en e l mundo a l a muerte de su abuela l a chica sintio la necesidad de coinpafffa. Ademas, la buena conducta y la bonded de Maximo acabaron por decidirla, y se caso oon e l y vivio f e l i z algun tiempo. . RAC B. RESUMEN DEL ARGUMBNTO CON RESPECTO A ROGELIA Rogelia, chioa pobre pero bella, se caso oon Maximo, quien a pooo tiempo volvio a sus viejes costumbres como fanfarron y borracho del pueblo. Herido e l un dfa por un enemigo, Rogelia fue a llamar a l doctor Vilches. Mas tarde se enamoro de este y vivfa con el cuando su marido se fue a l a prision. En Parfs estudiaba mucho y era muy f e l i z , pero a l regresar a Madrid -121-sehtfa tanta verguenza que ae arrepintio' de su vida pecaminosa y ful a busoar a su marido. Poco mas tarde, al morir este, y des-pues de haber sufrido Rogelia muchos tormentos, volvio esta al doctor, oon quien vivfa para siempre con alegrfa y honor. C. DESARROLLO DE ROGELIA Pooo despuls de casados, Maximo le dio anla joven una bofetada. En vez de quedarse muda Rogelia luetic" oon l l , gritando que si l l RAC-1-2 volviera a hacerlo otra vez, ella le olavarfa un ouohillo en la garganta ouando estuviese dormido. Lo del oaraoter de la mujer que atrafa al doctor Vilohes era RAO-1-5 otro aspecto. El hecho que Rogelia era no solo herraosa sino intel-i-igente le gustaba al doctor tanto como su oarlcter franco y resuelto, 107 - en suma—"le seducfa tanta fuerza y salud unidas a tanta belleza." En ouanto a Rogelia, se sintfo atrafda por la dulzura, la elegancia, y las palabras afectuosas de este hombre "tan fino, tan suave, tan RAC-1-2 104 respetuoso". El excitaba en ella "una ternura que jamas hasta 105 entonoes habfa sentido". Una vez en Parfs, la mujer mostraba una inteligencia maravillqr osa. Dentro de pocos meses lleg! a hablar el frances y a esoribir A-4 bastante bien el espafiol, aunque antes apenas habfa sabido leer y esoribir. A las ruegas de ella, oonsiguio que Vilohes le procurase tambien un profesor de ingles. Rogelia lefa sin cesar, — estudiaba la FHistoria y las Ciencias Naturales, queria aun seguir en la Sorbona los oursos de Fisica y Geograffa, y oonsumfa avidamente las obras de Victor • Hugo, Lamartine, Corneille y Racine. Aun ouando tenfa, a los dos afibs de estar en Parfs, un nifio con los oabellos rubios de su padre y los ojos negros de su madre, - 1 2 2 -Rogelia siguio estudiando y leyendo. Todavfa mas; — llego RAC-4 a hablar el franoes casi sin acento espjanol y a hacer lo mismo en ingle's. Comenzo tambien a estudiar el aleman, Grande fue la dioha de los dos, pero a ella no le gustaba la frivolidad de Barfs. En efecto, "la moderna literature francesa le repug-naba. Su alma era oompletamente refraotaria al humorismo: el RAC-2 133 llamado esprit francos le dejaba frfa..." Pero aunque ciertas cosas de Parfs no le gustaban, la mujer tambien temfa irse a Madrid, oreyendo que a l l f terminarfa su felicidad. RAC-2 Y eso es lo que paso. Vistiendose oon lujo, no osaba salir de la casa sino raras veoes porque no querfa ser reoono-cida. Asf sentfa cada dfa mas la infeliz posicion que tenfa. Llego a ser la amiga mas fntima de la Marquesita, una linda muchacha enfermiza que acababa de llegar de un oonvento oarmelito. Esta le imprimfa otra vez el pensamiento de la fe y de los deberes A-2-3 religiosos, y despues de leer Rogelia bastante del oateoismo, se sintio horrorizada. Rogelia se dio ouenta de que aunque vivfa en peoado, no estaba definitivamente perdida. Crefa ademas que mientras que no acabara su vida, todo podrfa enmenderse. Porque admiraba tanto la virtud y la piedad de la marquesita, es facil imaginar la terrible angustia de Rogelia cuando esta le dijo (al rmorir) que la verfa en el Cielo. De veras, tal era el sentido de delito que tenfa la protagonista que haofa preparaciones RAC-2 para irse y escribio una carta a Vilches en la cual le dijo que la union de ellos era falsa y que pesaba sobre ella un vfnoulo sagrado y legftimo. A-3 Aunque horrorizada por la vida del presidio, deoidio vivir oon su verdadero marido como esposa fiel.Alegffsima a pesar de s£ -123-al averiguar que no pudo haoerlo a causa de oiertos documentos RAC-2 que no tenia, obtuvo oon la ayuda de un vie jo una posicion oomo done el la en una casa de "artistas". Sufriendo a l l f abusos i. terribles a las manos de sus duellos (quienes; le arrafiaban el rostro y la bofetaban), Rogelia iba muchas veces por semana a A visiter a su marido* Graba siempre e hizo pedir pardon a Dios a su amiga la lavandera porque trato esta de heuser traicion a RAC-3 Rogelia, — oasi vendiendola a un teniente. A causa de aceptar el dinero que Vilohes, le envio, el marido de la pobre la RAC-1 derribl, — dejandola oon una oostilla rota y fuerte oonmocion oerebral. Hondamente infeliz, le venfan a la mujer las alegrfas A-1 y tentaoiones de su vida pasada. Asf, entrando en una catedcal RAC-2<-3 y pidiendo a Dios que le diese fuerzas o la llevase de este mundo porque ella no podfa mas, oyo a Cristo que le dijo.que sus peoados estaban perdonados. Averiguando que su marido se habfa oolgado, fue a Ceuta a quedarse para siempre con Vilches y su hijo, ya una mujer arrepentida que logro la felicldad* MOVEIAt LOS CARMENES DE GRANADA 23. ALICIA A. PRESENTACION DE ALICIA La primera impresion que tuvo el joven romantioo de esta bella mujer, vestida de traje morisco, era que debfa de ser dofla RAO-5 Isabel de Solfs, favorite del sultan Muley Hacem. Aunque no parecfa tener mets que veinte alios, era: ...Mas alta que baja, mas delgada que gruesa, aquel traje, flotante de gasas y sedas no podfa ooultar la esbeltez de su talle. Su rostro, ovalado, era de una -124-blanoura deslumbrante, sus ojos, negros y rasgados, tallados en almendra, brillaban como dos luoeros, su frente, como la de Diana Cazadora , estrecha y /voluntariosa, la nariz, delicada y recta, reoordaba 5 tambien ik.de esta oelebre estatua; su booa, de un rojo vivo, donde brota la sangre, parecfa una granada abierta, dejando ver una oarrera de perlas. Sus manos, marfileflas, de dedos afilados, adornados con piedras preciosas; sus pies, ooultos en r -^°Pg chapines, seme-jaban de una pequeflez inverosfmil. Pero a pesar de su apariencia frfvola, la joven expreso una opinion muy juiciosa acerca de las obligaciones del poeta. No orefa que este debfa arruinarse y sepultarse en la miseria si tuviera A-1 mujer e hijbs que pudieran sufrir. El joven Alfonso, comparando a. la nifia quenamaba-antes! ;i ! v oon esta mujer, se dio ouenta de que Ana Marfa era oomo "un dfa nublado, dulce y tibio, mientras la interesante viafera le 171 aparecfa como una brillante maflana de sol". RAO-1 Hija de una tiple italiana del Teatro Real que abandon! a su marido e hija por los regalos de un prfnoipe ruso, Alicia 7 vivfa con su padre, un artista ouya vida era "fastuosa y depravada". Aunque presentada por este en oasas aristooraticas donde su gran belleza llamo la atencion de los hombres y produjo la envidia de las mujeres, no tenfa exito en hallarse un marido rioo. Sentfa un renooroso desprecio haoia su padre cuando supo que no era ni rico ni grande como habfa pensado. Sin duda era esta pobreza, RAC-1-2 — tanto como una falta de trato social, — lo que impedfa el exlto de la ohica. Una nifia tfmida y seria, dotada de un orgullo feroz, Alicia tenfa un oaraoter fantastioo y oaprichoso, imitando 1 a su madre por la violencia del temperamento, el delirio de grandezas y una voluntad indomita. -125-B. RESDMEN DEL ARGUMENTO COW • RESPEOTO A ALICIA A l i c i a , advenediza d© humilde origen, llego por medio de n mentiras y perfidias a ser l a esposa de un joven romantico. Despues de cas&rsa oon Alfonso, A l i o i a vio que el podria ofrecerle poco, Atrafda por e l dinero de oierto Paco Garrido, le hizo a este su amante. Al f i n del libro A l i o i a huyo con Paco, y Alfonso, lleno de remordimientos y lastima por l a pobre Ana Maria, se colgo. C. DESARROLLO DE ALICIA "Viendo en Alfonso su salvacion", A l i c i a comenzo" a i ooquetear "a lo Undo", mostrandose unos dfas amistosa y ale?- A-l-2 egre el verle, otros f r f a y preooupada. Estimulado su orgullo por la idea de veneer a una r i v a l y conquistar a l novio de otra, la chioa entraba en l a aventura con extraordinaria emocion. Dice e l autor eon buen humor: A l i c i a , dotada por l a naturaleza de ingenio y perspicaoia, habfa adquirido, oon los aflos que llevaba de aprendizaje, u-naaejecucion maravillosa en l a tecnica de la coqueterfa. Ningun secreto del 1 arte se le esoapaba; era una verdadera profesional. Si en Espafla se abriese un ooncursp>;para este noble arte, sin duda alguna obtendrfa priniera medalla.^OO En ouanto a l joven, le parecfa que A l i c i a era l a reallza-oion de su ideal, ~ la mujer refinada, poetioa, -que siempre ha habfa busoado. Esta se dejaba adorar oomo diosa; oon impertur-- RAO-1 bable y altiva serenidad no pareofa aun advertir l a adoraoion f e b r i l de Alfonso. Por f i n , A l i c i a esoribio a l joven una carta en que dijo que entregarfa su oorazon solo a l hombre quien leyera su ley en los ojos de e l l a , quien se entregara a satisfacer tambien A-1 -126-sus caprichos, quien fuera listo para cualquier saorificio, quien no pudiera .ser feliz ni desgraciado sino oon ella, y quien sin ella enoontrase la vida insoportable. El romantico, viendo en esta mujer "algo inesperado, fantastico, apasionado, 214 romantico, enfeeramente apartado de la vulgaridad," aoepto RAO-1 con profunda alegrfa las oondioiones. Ebrio de entusiasmo poltico, convino Alfonso aun en firmar el empego oon su propia sangre. Alioia, sin vacilaoion, le saoo RAC-1 la sangre oon un alf i l e r de modo que el pudiera esoribir que la voluntad de ella serfa su ley mientras que le quedase un soplo de vida. Asf Alicia, aunque se dejaba adorar oomplaoiente, se empeflaba oapriohosamente en reducir a esclavitud al tonto joven. Por ejemplo, un dfa ouando la habfa causado desplacer: Sus hermosos ojos chispearon de furor y sin pronunoiar una palabra, con un gesto imperioso, segalo oon el dedo RAC-1-2 el suelo. Alfonso comprendio, y se dej6 caer de rodillas. =5 La bella le miro todavfa oon severidad unos instantes,y al oabo dio la vuelta y continuo esoribiendo oon aparente tranquilidad,228 Alicia odiaba al padre de su marido quien la habfa llamado 234 "una sirena engaftadora" y una "aventurera" ouando esta se casaba con Alfonso a la edad de veintisiete af|os, ouatro mas de los que RAO-1 tenia Si, Al morir este Alicia "acogio el suoeso oon glacial 253 indiferenoia, donde transparentaba verdadera satisfaccion." RAC-2 La joven comenzaba desde entonoes a reinar en la casa, y con voluntad oapriohosa y despotica vendio muebles antiguos y RAC-1 preoiosos y decor6 freneticamente. Asf dentro de poco tiempo casi todo era transformado dentro de esa mansion nobiliaria. Su interes en la deuda flotante y sus gastos tan excesivos inquieta-ban a su marido porque le parecfa a el que su esposa iba _127-adquiriendo demasiado interea por las cosas mundiales. Pero RAO-1 era cuando supo que Alioia no tenfa fe en su genio poetico, que Alfonso vio su error en elegirla por esposa. RAO-1 ]3sta, al saber de la hufda de su propio padre despues de robarles muohas oosas preoiosas, rabiaba. El enojo de Alfonso RAO-2 "no podfa oompararse oon la colera furiosa, delirante que le aoometi! a Alicia al verse despojada de sus joyas. Tales dioterios y palabras injuriosas salieron de sus labios, que el 291 mismo Alfonso se si n t i ! avergonzado de escuoharlas." Poco a poco le vino a el la sospecha que Alicia no querfa aoompaftarle al teatro y tales lugares porque querfa estar oon un amante. Sorprendiendoles una noche, Alfonso habrfa matado a la RAO-1 perfida, si no fuera que los oriados oyeron los gritos de ella y aoudieron a. darla ayuda. Al fin del libro, pOco antes del suicidio de su marido, Alicia le llama, oon terrible rabia, "asesino", y oorre hacfa Paco. Asf esoapa una ruin adultera, tipo de Venturita, — oriatura perfida, v i l y oruel que se halla libre para irse con su amante despuls de haber arruinado la vida de otra mujer y causado la muer-rrta de su propio marido. NOVELA: SINFONIA PASTORAL 24. ANGELINA A. PRESENTACION DE ANGELINA El autor comienza el estudio de Angelina por una descrip-cion. Nos dice que la joven, habiendo cumplido ya los diez y nueva aflos, era dotada de ojos grandes, negros y expresivos, un 5 rostro palido, negrfsimos cabellos y una delgadez que hacfa mas -128-©nfa'tica su esta:tura mediana."^ De su mirada dice don Armando: ...Sus ojos, velados por largas pestafias, rodeados por un leve cfrculo azulado tenfan expresion de quietud y melano^lfa, que contrastaba oon la viveza, y aun podrfa decirse viblencia de sus ademanes.3 De su ouerpo exclama el autor: — iFragiles brazos y exiguo pecho los de aquella 5 Criatural Causaba pena ver un cuerpecito tan enolenque. Mimada siempre por su oriada Rufina, Angelina trataba a la pobre casi 3 i n oonsideracion ni oompasion. Dejandola arrimada horas enteras en un rincon, la oodiaba tan oompletamente oomo si fuera un perro molestoso. A-1 Sin embargo Rufina "adoraba a la seSorita, a pesar de sus despo'tioos oapriohos, de sus enfados intempestivos y hasta de RAO-1 sus castigos...Mas...lo que a ella la ligaba [eraj ...una verda-pasion como la que muchas veces inspiran los niS'os a las personas "> 7 sensibles". 10 Cuando Angelina se ponfa "de un humor endiablado", toda la oasa tenfa que sufrir a oausa de ello, si fuera un vestido de 1 baile que no le gustaba, o oualquier otra oosa insignifioante. Por eso la chica causaba muoho dolor a su padre. Los oelos que tenfa ella a oausa de las atenoiones de oierto Gustavo Manrique RAC-E haoia otra mujer la dejaban indispuesta. Resultando en oapriohos inverosfmiles, mal humor, un ataque de nervios y una crisis de lagrimas, este disgusto mostro" la naturaleza egofsta de la joven. Por oontraste el autor hablai de la aotitud de Angelina hacia otros. Espontanea, oapriohosa, irreflexiva, aoostumbrada a que todo el mundo la mimase, no se tomo la molestia de RAC-1 fabrioar como hacen -las ooquetas avisadas una respuesta ambigua, una repulsa dorada, un tarrito de miel, esto es, unas oalabazas confitadas. Se las envio al marques enteramerite al natural. Apenas guardo oon el la oortesfa y la gratitud que le debfa. 3 6 -129-Al oontrario el efeoto de Gustavo Manrique sobre Angelina e era bueno. La chioa "parecio revivir, estaba alegre como un RAC-41 pajaro, refa, oantaba,£yJ no se enfureofa oon los oriados". B. RESUMEN DEL ARGUMENTO CON RESPBCTO A ANGELINA Angelina, unica hija de un hombre muy rioo,da a su papa gran pena por ser ella muy anemioa. Este sabe que las unioas oosas que pueden salvarla son la pobreza y el trabajo, pero sabe tambien que el unico modo de haoer efectiva su idea de hacerla vivir de tal modo es por deoirle que §1 se ve obligado a deolararse insolvente. Enviando a Angelina al oampo a vivir oon su tfo, el padre oonsigue tambien que la muchacha corte relaciones oon oierto Gustavo Manrique, — hombre que la quiere solo por su dinero. La nifia llega a sentirse tan oontenta y alegre en el campo, que aun al hallarse sana y robusta no quiere volverse a Madrid. Se oasa oon su primo, y oon la tierra que su propio padre la oompra llega a ser una aldeana rioa y poderosa. C. DESARROLLO DE ANGELINA Su padre, oada dfa mas apurado a oausa de la pobre salud de la joven, pidiS oonsejo al fray Ceferino. Le dijo: RAC ...a ella no le basta nada. No pienso que en Madrid haya otra nifia que gaste mas en su persona. Vivimos oon un lu{Jo que me averguenza. Todo me parece pooo para ella, oriados, ooches,oaballos, teatrps, bailes, pasdos, modistasldiablos ootonadosl Y'sin embargo, no oonsigo hacerla feliz. Cada dfa la,encuentro mas displioente, menos agradeoida a mis atenciones y oaricias. Su salud es endeble, me da muoho que temer, pero es tan oapriohosa y testaruda que se niega a seguir los planes que le trazan los medicos. -130-Cuando el fray dijo que la probreza y el trabajo eran las dos oosas que podrfan ourar a Angelina el padre de esta se dio ouenta de que nunoa oonvendrfa en eso la ohica si no RAO-I fuera necesario».P6r eso le dijo que el habfa perdido todos sus bienes y que quedapa. destitufdo. Ouando Angelina supo que ella tendrfa que i r al campo a vivir oon su tfo, sor- RAO-2 prendio no poco a su padre por la resignaoion oon que reoibio la noticia. En la alquerfa de sus tfos, aunque "la tristeza y el des-76 peoho inundaban de hiel el oorazon de Angelina", la joven se di6 ouenta de "el noble oomportamiento de aquella gente, que la RAC-2 agasajaban oomo una hue'speda distinguida, no oomo una desvalida 76 parienta a quien recogfan de lastima". No queriendo que la RAC-1 llamasen de seflorita, ella oonvenfa siempre en hacer lo mismo que las otras muchaohas. Ademas, oada vez que entro en el establo, sentfa un gran bienestar ffsioo porque "la atmosfera espesa y azuada, el sosiego de aquellos animales eran para su RAC-2 105 sistema nervioso un sedante mejor que la t i l a y el azahar". Con buena voluntad trabajaba aun en los oampos, y al transourrir dos meses se -»crefa- tan:.hohdamente "al'egre-que "-RAC-2-5 "oomia oon apetito, dormfa oon profundo suegb, se enoontraba mats agil y/ fuerte, le interesaban lo que en torno tenfa, y sobre todo se vefa no solo querida, sino agasajada por aquella bonda-116 dosa familia". La honradez de su caracter se vio cuando su prima tenfa una oita con oierto pfoaro. En efecto, la tfa de Angelina habfa , prohibido que su hija viese al hombre. La luoha interior de RAC-1 Angelina tuS grande, porque "traicionar a su prima le parecfa -131-126 muy feo, pero engafiar a au tfa, lo mismo". Afortunadamente, la oosa se resolvio facilmente dentro de pooo tiempo. El oambio de la joven de lo que solfa ser en el pasado era tan oompleto que habfa unos que no la hubieran oonooido. En efeoto: ...no ofreoo duda que en el alma de Angelina QuiroVse eseondfan yeinte generaciones de aldeanos. ...Porque fue pronto mas aldeana que sus mismos primos...Estos oumplfan oon las tareas de la labranza y pastores por deber o neoesidad, pero Angelina presto empezo a cumplirlos por vocaoion. El oultivo del mafz, A-1 la yerba de los prados, las manzanas, las avelianas, las oastagas, todo logro interesarle vivamente. S.I no llovfa esorutaba oon ojos ansiosos el oielo, temblando por la ooseoha del mafz o las alubias. Si llovfa demasiado, lanzaba resoplidos de oolera. Y si su tfo Juan oohtemplaba con ojos codioiosos la mitad del prado de Entrambasriegas que le faltaba, oon no menos apetito lo miraba Angelina oada vez que iba por allf.167 La bondad de sus amigos aldeanos haoia ella, tanto oomo el amor de su primo, llegaron a formar para la ohioa una vida idflica. La reaooion de Angelina a Manrique (que querfa oasarse oon ella ouando supo que la ohioa era todavfa rica) se mostro ouando la RAC-joven repuso al ofreoimiento de vestidos rioos y una vida lujosa. Dijo: — Todo eso me tiene sin cuidado. He perdido en este tiempo el gusto de la elegancia y de los salones. ?Ves oomo visto ahora? Pues estoy oontentfsima oon este traje. 220 Asf la muchacha "oapriohosa, fantastioa, neurastenica", de Madrid Heg6 a tal grado de felioidad en el pueblo que deoidio quedarse aldeana y easarse con su primo, A los suplioas de su padre que ella volviese a Madrid, Angelina respondio; _. — Esoucha papa. Yo no soy lo que antes era y tu has tenido la oulpa de ello. ICulpa para mf felizl Aldeana me has querido, aldeana me tienes. Puesto que.es tanto RAC tu dinero, comprame tierras, comprame prados, oomprarae castaSares, hazme una gran pomarada. .250 -132-De este modo, — oompletamente cambiada, — la ohica antes tan delgada y tan quejosa halla en la vida oampestre una felieidad y un oontento poseidos de pooos. -133 PARTE SEGUNDA ^ - OBSERVACIONES Y ANALISIS DEL TRATO DE LOS PERSONAJES  FEMENINOS DE DON ARMANDO PALACIO VALDES , A. OBSERVACIONES GENERALES PLAN DEL ANALISIS En las obras del novelista realista Don Armando Palacio Valdes, se observan oiertas teonicas y metodos generales en el trato de los personajes. Oourren con gran freouenoia. Se ha hecho un analisis de las mujeres por el sistema de letras y numeros que se halla en pagina 1. de la Primera Parte. Para facilitar el estudio de la Presentacion del Personaje, (secoion A. de la Parte Primera), he preparado la tabla siguiente, que aparce al prinoipio del analisis de-.esa. -134-B. ANALISIS DE LA PRESENTACION DE LA MUJER 1. Tabla I. — Seccion A« de la Parte Primera, La Presentacion del Personaje. Total - Solo o en Combinacion. A 13 oasos. RAC 29 casos. RAO 29 casos. Numeros Solos 58 casos. Num. Numero se usa solo Letras en Combinacion oon Numeros Solos 1 2 3 4 5 6 7 6 casos 2 casos 1 caso 25 oasos 4 casos 5 oasos A-1 = 10 casos RAC-1 = 13 oasos RAO-1 = 10 casos A-2 = 2 oasos RAC-2 = 12 oasos RAO-2 = 1 oaso A-5 - 5 oasos RAO-5 = 11 oasos Dos o Mas Numeros Solos Letras en Combinacion oon Dos o Mas Numeros 1-2 • 2 casos 1-2-5 = 1 oaso 1-3 = 1 oaso 1-5 - 3 oasos 1-6 s 2 oasos 2- 6 - 1 caso 3- 6 - - 1 caso 5-7 s 1 caso RAC-1-2 - 1 caso RAC-2-3 - 1 oasos RAC-2-5 - 2 oasos RAO-1-2 = 2 oasos RAO-1-5 • 3 oasos RAO-2-5 = 1 oaso RAO-3-4 - 1 caso -135-2. Observaciones Sobre Tabla I, — Seocion A. de la Parte Primera, La Presentacion de la Mujer En Tabla I. que precede, el leotor observara la frecuencia de los varios elementos del trato en la presentaciln del personaje, ~ por Aocion de la mujer (A), Reaccion de la mujer (RAC), Reaccion de otros (RAO), O por Aspeotos de la indole de la mujer (l-7)« Se notara en Seocion A. que la tlcnica de dibujar a la mujer s6\lo por aspectos de su Indole es mucho mas freouente que oualquier otra tlcnica (58 oasos) e indica una observaoiln direota por el autor mismo. Aspeotos de la indole mostrados por reacoion de la mujer (RAC) (29 casos), o por reaccion de otro a ella (RAO) (29 casos), son de importancia secundaria, aunque mis frecuentes que aspectos mostrados por la accion (A) (13 casos), Se vera tambiln por Tabla I que los numeros que indioan oostumbres y aspectos espirituales y mentales (3;;y 4) faltan easi por completo. a. Como ya he dicho, la tlcnica mas comun de dibujar a una mujer en la presentacion de ella e s s l l o por indicar aspeotos de su indole. El orden de freouenoia es esto: Desoripciln o oambio fi'sioo (Num.5 de la tabla)25 oasos Pasado u origen (Num.7 de la tabla) 8 casos Carleter de la mujer (Num.1 de la tabla) 6 casos Costumbres (Num.6 de la tabla) 4 casos Naturaleza sentimental o evoluciln sentimental(Num.2 de la tabla) 2 oasos Asi* una desoripciln o oambio fi'sioo es la tlcnica empleada mis por el autor en la presentaoiln de la mujer. b. La freouenoia de la tlcnica de dibujar a una mujer por medio de acciSn que muestra un aspecto de su indole es esto: -136-Reaecion de la mujer que muestra una descripcion ffsica (RAC-l)— 13 eases. Reaccion de la mujer que muestra su naturalsza sentimental (RAC-2)— 12 casos. Reaeeion de otro que muestra el earaeter de la mujer (RAO-1)— 10 oasos. Reaceiln de otro que muestra una desGripciori ffsioa (RAO-5)— 11 casos. -Aocion de la mujer que muestra su earlcter ( A - l ) — 10 easos. e. La tlcnica de dibujar a una mujer por medio de dos o mis aspeotos de su indole (vlase i . abajo), o por el tipo de aocion oon respeoto a ella y dos aspeotos de su indole (vlase i i . abajo), ocurre eon pooa freouenoia* 11 orden de la freouenoia es esto: i . Dos o mis aspeotos de la indole Carloter de la mujer y una descripcion o oambio fi'sioo ( 1-5 ) — 3 easos. Carloter de la mujer y naturaleza o evolueion sentimental (1-2 ) — 2 easos. Carloter de la mujer y sus eostumbres Carloter de la mujer, naturaleza o evolueion sentimental, y una descripcion o oambio ffsie© ( 1-6 ) — 2 oasos. (1-2-5) — 1 caso. Carloter de la mujer y naturaleza o desarrollo espiritual ( 1-3 ) — 1 caso. Naturaleza o evolueion sentimental de la mujer y sus costumbres Naturaleza o desarrollo espiritual de la mujer y sus costumbres Deseripeiln o oambio ffsieo de la mujer y su pasado u origen ( 2-6 ) ~ 1 easo. ( 3-6 ) — 1 easo. ( 5-7 ) — 1 ease* -137-i i . Tipo de aocion y dos aspeotos de la" indole de la mujer Reaooion de otro que muestra: (RAO-1-5) 3- casos. oaraoter y descripoion o oambio fisico Reaooion de otro que muestra: (RAO-1-2) 2. oasos. oaraoter y naturaleza o evoluoion sentimental Reaooion de la mujer que muestra: (RAC-2-5) 2 casos. naturaleza o evoluoion sentimental y descripoion o oambio fisico Reaooion de la mujer que muestra: (RAC-1-2) 1 oaso. caracter y naturaleza o evoluoion sentimental Reaooion de otro que muestra: (RAO-2-5) 1 oaso. naturaleza o evoluoion sentimental y descripoion o oambio fisico Reaooion de otro que muestra: (RAO-3-4) 1 oaso. naturaleza o desarrollo espiritual y mentalidad Se puede deduoirde estos datos de la tabla de secoion A. que:  el personaje se presentaja&j al leotor por medio de una desorlpoion fisioa; que la primera impresion general del' lector de la naturaleza de la mujer  se conslgue por la mayor parte por una observaoion directa del autor mismo  y que en la presentacion se ve solo raramente las oostumbres y los otros  rasgos de oaraoter (esplrituales. mentales). Este es el primer punto de la segunda parte de mi tesis (A.l. del Prologo). C. , ANALISIS DEL DESARROLLO DE LA MUJER 1. Tabla II, — Seocion C. de la Parte Primera, El Desarrollo del Personage Total-Sdlo.lo en Combinaoion. A • 87 casos. RAC 23.'3 casos. RAO 88 oasos. Numeros solos 19 casos. Num. Numero se usa solo Letras en Combinaoion oon Numeros Solos 1 13 casos A-1 • 44 casos RAC-1 = 67 casos RAO-1 » 52 oasos 2 1 caso A-2 » 14 oasos RAC-2 - 81 oasos RAO-2 = 5 oasos 3 A-3 - 4 casos RAC-3 *» 3 oasos RAO-3 a l o a s o 4 2 casos A-4 - 3 oasos RAC-4 - 4 oasos 5 3 oasos RAC-5 - 3 oasos RAO-5 = 5 casos 6 7 Letras en Combinacion oon Dos o Mas Numeros. A-1-2 - 15 casos RAC-1-2 = 45 oasos RAO-1-2 = 8 oasos A-l-2-5 = 1 caso RAC-1-2-®* 7 casos RAO-1-2-5 - 2 casos A-l-5 - - 1 caso RAC-1-5 s 5 oasos RAO-1-5 s H oasos A-2-3 s 3 oasos RAC-2-3 » 2 casos A-2-4 = 1 caso RAC-2-4 = 2 casos A-2-5 a 1 caso RAC-2-5 = 14 oasos RAO-2-5 = 4 casos -139-2. Observaoiones Sobre Tabla II* — Secoion C. de la Parte Primera, El Desarrollo de la Mujer Se notara inmediatamente que el desarrollo de la mujer (seocion C. de la Parte Primera3) difiere esenoialmente de la presentacion de la mujer (secoion A. de la Parte Primera). En esa, la suma total de oasos de dibujar a un personaje femenino por mostrar su reacoion a personas o sucesos (RAC) es mas grande que oualquier otra tecnioa (233,oasoe). Aunque el trato por aspectos de la indole de la mujer es la mas grande en la presentacion de ella, apenas se nota en el desarrollo (19 casos)* La tlcnica de dibujar a una mujer por medio de una reacoion de ella (RAC) es aquf mas frecuente que cuando se ve por medio de una acoiln de ella (A) (87 casos), o por una reacoion de otro (RAO) (88 oasos). a. (El orden de frecuencia de la tecnioa de dibujar a una mujer por medio del tipo de accion y un aspecto de indole es esto: Reaceiln de la mujer que muestra: (RAC-2) naturaleza o evoluoion sentimental Reaccion de la mujer que muestra: (RAC-1) caraoter Reaccion de otro que muestra: (RAO-l) oaraoter Accion de la mujer que muestra: ( A-l) caraoter Accion de la mujer que muestra: ( A-2) naturaleza o evolueion sentimental Reaooion de otro que muestra: (RAO-2) naturaleza o evolueion sentimental Reaooion de otro que muestra: (RAO-5) desoripcion o oambio ffsico Reaooion de la mujer que muestra: (RAC-4) mentalidad 81 casos. 67 casos. 52 casos. 44 casos< 14 casos. 5 oasos« 5 oasos. 4 oasos. -140-Accion de la mujer que muestra: ( A-4) 3 casos. mentalidad Reaooion de la mujer que muestra: (RAC-5) 3 oasos. descripoion o cambio fisico Asi una reaccion de la mujer mostrando su evoluoion sentimental (81 casos) es la tecnica mas empleada en el desarrollo del personaje. El metodo de dibujar a la mujer por una reaooion de ella mostrando su caracter, Oourre oon gran frequencia (67 casos); vemos en eso la tendenoia del autor haoia un estudio de caracter por medio de una serie de reaociones personales. b. El ordan de freouencia de la tecnica de dibujar a una mujer por medio de mostrar el tipo de aocion oon respeoto a ella y dos 6 mats aspeotos de su indole es esto: Reaccion de la mujer que muestra: (RAC-1-2) 46 casos. caracter y naturaleza o evoluoion sentimental Accion de la mujer que muestra: ( A-l-2) 15 casos. caracter y naturaleza o evoluoion sentimental Reaccion de la mujer que muestra: (RAC-2-5) 14 oasos. naturaleza o evoluoion sentimental y desoripcion o oambio fisico Reaooion de otro que muestra: (RAO-1-5) 11 casos. oaraoter y descripoion o oambio fisico Reaooion de otro que muestra: (RAO-1-2) 8 oasos. oaraoter y naturaleza o evoluoion sentimental Reaooion de la mujer que muestra: (RAC-1-2); ; 7 oasos. oare!cter y naturaleza o evoluoion sentimental Reaooion de la mujer que muestra: (RAC-1-5) 5 oasos. oaraoter y descripoion o oambio fisico Reaccion de otro que muestra: (RA0-2-5) 4 casos. naturaleza o evoluoion sentimental y descripoion o oambio fisico -141-Se vera de l a l i s t a que precede que el desarrollo espiritual (3) y mental (4), y costumbres (6), existen en numero insignificante en esas oategorfas. La poca freouenoia del trato del desarrollo espiritual (3) puede ser una influncia de los naturalistas. Es interesante que aunque tres, a lo menos, de los personajes prinoipales de Don Armando, — Marfa, Gloria y Obdulia, — eran dedicadas a lo espiritual y a l a religion, eran dibujadas principalmente por medio de rasgos fisicos y sentimentales. La falta del lfcrato de rasgos espirituales puede derivar en parte del njaturalismo franees, un movimlento que, segun muchos crfticos, ha influfdo bastante en el autor. c. A pesar de que l a tecnioa de dibujar a una mujer solo por medio de aspectos de su indole era de gran importanoia en l a introduooion de e l l a , no ocurre con gran freouenoia en su desarrollo. El orden de freouen-oia de esta tecnica es esto: Caraoter (Num. 1 de l a tabla) 13 casos. Mentalidad (Num. 4 de l a tabla) 2 oasos. Descripcion o cambio f i s i c o (Num. 5 de la tabla) 3 oasos. El desarrollo del personaje por medio de mostrar dos o mas aspeotos de su indole easi no existe. Asf vemos que en e l desarrollo de l a mujer, e l l a se dibuja mas por  medio de reaooiones personales que muestran su naturaleza o evoluoion sentimental. Este es el segundo punto de la segunda parte de mi tesis (A.2. del prologo). -142-D. ANALISIS' DEL TRATO COMFLETO DB L O S PERSONAJES PRINCIPALES 1. Aolaracion del Sistema de Numeros Usando el mencionado sistema de clasifioacion por letras y numeros, se ha preparadb una tabla del estudio completo del autor de cada una de las mujeres tratadas. Para abreviar las tablas que siguen, cada personaje tendra un numero. Ese njimero de la mujer se da a continuacion, oon el libro en?:que se trata ella, y la feoha de publioacion. Laura El seflorito Octavio 1881 Numero 1. Marfa Marta y Marfa — 1883 ti 2. Marta Marta y Marfa — 1883 it •3 Rosa — - El i d i l i o de un enfermo 1883 ii 4 Elisa Jose 1885 it 5 Maximina —=>- Riverita — 1886 ii 6 Maximina Maximina — 1887 it 7 Ventura —.-.«. El ouarto poder — 1888 ii 8 Ceoilia - — El cuarto poder — 1888 ti 9 Gloria — - La hermana San Sulpicio — 1889 ii 10 Clementina La espuma - — 1890 it 11 Obdulia La fe — 1892 ii 12 Amalia ~—» El Maestrante — 1893 ti. 13 Carlota El origen del pensamiento — 1894 ii 14 Soledad ——» Los majos de Cadiz — 1896 ii 15 Cristina La alegfa del Capitan Ribot — - 1899 It 16 Demetria La aldea perdida — 1903 ii 17 Elena Tristan o El pesimismo — 1906 ti 18 Clara Tristan o El pesimismo 1906 tt 19 Natalia Natalia Rogelia Alicia Angelina -143-Aflbs de juventud del Dootor 1917 Ange*lico La hija de Natalia 1923 Santa Rogelia 1925 Los carmenes de Granada 1928 Sinfonia Pastoral — - 1931 Numero 20. tt • 21. 22. 23. 24 2. Tabla III. — Tabla del trato oompleto de Cada Uno de los Prinoipales Personajes Femeninos 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. .iL -RAO-5. _A=1_ RA0-5_ _5__ .5— _A=1-6 2 '~5 RAC-5 RAC-2 RAO-5 A-2 RAC-2 5 5 RAO-2-5 6 7 RAC-2 A-1 1 1 RAC-1 RAC-2 RAO-1-2 A-l-2 A-2 3-6 1-5 RAO-1 A-1 RAO-1-2 RAO-1-5 A-1-2-5 A-2 2 RAC-1 RAC-3 RAO-5 A-1 A-1-2 2-6 RAC-1 1 A-1 RAO-5 RAC-2 1 6 RAC-2 RAO-1 RAC-2 RAC-1-5 RAC-2 RAC-1 RAC-2-3 1-6 RAC-2-5 RAC-1 RAC-2 RAC-1-2 RAC-2 A-l-3 RAO-1 RAO-2-5 RAC-2 RAO-1 RAC-1-2 RAO-1 RAO-1 1-5 RAC-1 RAC-1 RAC-2 A-5-7 RAC-1 A-5 .RAC-1-2 RAC-2-5 RAC-4 RAO-1 A-3 5 RAO-1 RAC-1 RAC-2 RAC-1-2-5 A-l-3 RAC-2-5 RAO-1 RAO-1-5 A-l-2 RAC-2 A-l-4 A-2 RAC-2-4 A-1 RAC-5 RAO-1 A-2 , ' A-1 RAC-2 RAC-2 RAO-1-2 RA0-1-3-5 A-l-2 RAO-1 RAO-1-4 RAC-1-2 1 RAO-3 A-2 RAC-1 A-l-2 RAO-1 A-l-2 A-i-2 RAC-2 RAC-1 RAC-1 RAC-1-2 RAC-1 A-l-2 1 RAC-2 RAC-5 A-2 A-2-3 A-2 RAC-1 RAC-2 A-1 A-2-4 RAC-1 RAO-1 A-2 RAC-1-2 RAC-1-2 RAC-2 RAC-1-2-3 RAC-1 RAC-1 RAC-1 A-1 RAO-1 RAC-1-2-5 RAC-1 A-1 RAC-1 RAC-1 A-1 RAC-1-2 A-2 RAO-1 RAC-1 RAC-2 RAC-2 Ail-2 RAO-1 , A-1 A-2 A-2 5 En cada caso esta raya (——) indica la Entrada del personaje y esta (_ ) el fin de"~la Presentacion de esa persona, lo oual se discute en secoion 3. abajo. -144-8. 9. 10. 11. 12. .5— RAC_-J:5_ BAQ-5~ —5— RAO-1-5 RAC-1 5 RAO-1-5 5 RAO-1 RAC-1 RAC-1 RAO-1 1 RAO-1 RAC-1-5 RAO-1 RAC-2 1-2-5 RAO-3-4 RAC-1-2 RAO-5 A-2-1 RAC-2-5 RAC-2 A-1 RAO-1-5 1 A-1 5-7 RAO-1 RAC-2-5 RAO-1 7 5 1 1" RAO-1 5 3 RAC-1 RAO-1-2 RAC-2-5 1-2 RAC-2 RAC-1-2 RAC-1-2 ' RAC-1-5 1-2 RAO-1 RAO-1/. RAO-1-2 RAO-1 1-6 RAO-3-5 A-1 RAC.-l-2:-5. RAC-1 RAC-1 RAO-2-3-5 RAO-1 RAC-1-5 A-2-3 RAC-2 . A-2-3-5 RAO-1 RAC-1 A- l -2 RAC-1 A-3 RAC-1 A-1 RAC-1-2 . RAO-1-2 RAC-2-3 RAC-1-5 A-1 RAO-1 RAC-2 A- l -3 RAO-1 RAO-1 . A- l -2 A-1 A-1 RAC-1 RAC-1 •A-1 RAC-2 RAC-2 RAC-1 1 RAC-2 RAC-2 RAO-1 RAO-2-5 RAO-5 A-1 RAC-1 RAO-1 RAC-2-4 A-1 4 A-1 A-2 A-1 RAO-2 1 1-2 4 RAO-2-5 A-1 RAC-2 AA4-1 RAO-1 RAC-1-2 A-1 RAC-2 RAC-2 RAO-2 RAC-1-2 RAC-1 RAC-2 RAC-2-5 RAO-1-2 RAC-1-2 RAC-2 RAC-2-5 . A-2 RAO-1 A-2 A-1 RAC-2 RAO-1 RAC-1-2 2 RAC-2 RAC-1-2 RAO-1 RAC-2 RAC-1-2 A-1 RAO-1 A-1 A-1 RAC-1-2 RAC-1 RAO-1 RAC-1 RAC-1 RAC-2 A-1 RAO-1-5 RAO-1 =145-13. 14. 15. _RAC-3— _5— _5__ .5 RAO-5 1 7 RAO-5 RAO-1 1-3 RAC-1-4 RAC-2 RAC-2 RAC-4 RAC-2-5 1 RAC-2 7 5 RAC-2 RAC-1 7 RAC-1 RAC-4 RAC-1 RAC-1 RAC-1 RAC-1-2 RAC-2 RAC-2 RAC-1-2 . RAC-1 RAC-2 A-1 RAC-1-2 RAC-2 A-l-5 RAC-1 RAC-2 RAC-1-2 RAO-1-5 RAC-2 A-1 RAC-1-2 RAO-2-5 RAC-3 RAC-1-2 RAC-2 1 RAC-1-2 RAC-2 RAC-1 RAC-1 RAC-1 RAC-1-2-4 RAO-1-5 RAO-2 5 RAC-1 RAC-2-5 RAC-2 RAC-1-5 RAC-2 RAC-1-2 RAC-2 RAC-1 RAC-1 RAC-1-2-5 A-1 A-1 RAC-2 RAO-2 RAC-1-2 RAO-1 RAO-1-5 RAC-1-2 A-l-2 A-1 A-1 RAO-1 16. 17. 18. RAO-5 _5__ _5— RAO-l" 5 7 RAO-5 6 RAO-1 RAC-2 7 RAC-2 A-1 5 A-1 RAO-1-2-5 RAO-2 ~I 1-5 RAC-1-2-5 RAC-1-2 RAC-2 RAC-2 RAC-2 RAO-5 A-1 RAO-1 RAO-1-2 RAC-1 RAC-2 RAO-1. A-1 RAO-1 RAC-2 RAC-1-2 RAC-1-2-5 RAC-2 RAC-2 RAC-2 RAC-1 RAC-2 RAC-1 RAO-1-2 A-1 - RAC-1-2-5 RAC-2 RAC-1-2 A-4 RAC-1 RAC-1 1 RAC-2 A-4-5 RAC-1 RAC-2 A-1 RAC-1-2 A-1 RAC-2 RAC-1-2-4 RAC-2 RAC-2 -146-19. 20. 21. 22. 23. 24. _5_ _ -5—_ -1-5- _ 5 ~ --RAO-5- — 5 — RAC-1 RAO-5 7 RAC-1 5 A-1 RAC-1 RAO-1-5 1 RAC-1 A-1 RAO-1 RAC-1 A-1 RAC-1 RAO-5 RAO-1 1 RAC-1 RAC-1 RAC-1 A-1 7 RAC-2 RAC-2 A-2 A-1 RAC-2 RAC-1-2 RAG-1 RAC-2 RAC-1-2 T035-1 RAC-1-2 1 RAC-2 RAC-2 RAC-2 RAO-1 RAO-1-5 A-l-2 RAC-1-5-6 RAC-2 RAC-2 RAC-1 RAC-1-2 1 RAO-1 RAC-1 RAO-1-5 RAC-1-2 A-4 RAO-1 RAO-2 RAC-2 RAC-1 RAC-1 RAC-4 A-1 RAC-2 RAC-1-2 A-1 RAC-1 RAC-2 RAO-1 RAC-1 RAC-2-5 RAC-2 RAC-1-2 RAC-2 RAC-1 RAC-2 RAC-2 RAC-2 A-2-3 RAC-1-2-6 RAC-2-5 RAC-1-2 RAC-1 RAC-2 RAO-1 RAC-1 RAC-1 . A-3 RAC-2 A-1 RAC-2 RAC-2 RAC-1 RAC-1 RAC-1-2 A RAO-1 RAC-1-2 " RAC-2 RAC-3 RAO-1 RAC-5 RAC-1 RAO-2 RAC-1-4 A-1 RAO-1 A-2-5 RAC-2-3 RAC-1-2 RAC-2 ' RAC-2 RAC-2 RAC-2-5 RAC-2-6 -147-3. Observaoiones y Cbnclusiones acerca de l a Tabla III, Se puede ver en l a tabla que preoede ciertas teonieas del autort en su trato de los principales personajes femeninos. En e l resumen que sigue, se hare" una tentativa a segalar bien esas tlcnioas, a. Te*cnicas principales en la entrada de los personajes: Es necesario indioar aquf la diferenoia entre las palabras . Entrada y Presentaoion oomo las uso yo. En l a Parte Primera de esta tesis, e l ©studio de oada mujer se divide en tres seociones, l a primera de las ouales (seocion A.) es l a Presentaoion de l a mujer. Se desarrolla con bastante detalle. Es un dibujo complet de l a mujer que muestra los varios aspeotos de e l l a antes de ser influida por los elementos del argumento. Esta seocion inoluye la Entrada que se discute abajo y es la primera parte de la Presentaoion. Por ejemplo: en l a Presentacion de Angelina (Sinfonia pastoral) se ve e l l a en su vida lujosa antes de i r a v i v i r con su tfo pobre. Aquf vemos los oapriohos inverosfmiles, preocupacion con bailes y trajes vistosos, y l a naturaleza egofsta de la muchacha. Entrada se usa del modo en que se ve l a mujer a primera vista,-sea por medio de una desoripcion f i s i c a , por l a reaooion de otro a e l l a , o por cualquier otra tecnica del autor. Es e l principio de la Presentaoion. En la novela mencionada arriba, l a teonica empleada en la Entrada de Angelina es una descripoion ffsi o a . Las tablas que siguen indican l a frecuenoia de cada tecnica. La Entrada de los personajes se haoe por medio de: i . una desoripcion o un oambio ffsioo (5): Laura Numero 1. — El setiorito Octavio (de tabla III) Elisa ,.Numero 5.. — Jose -148-Maximina Numero 6. — Riverta Ventura II 8. ~ El cuarto poder Clementina ii 11. — La espuma Carlota it 14. « El origen del pensamiento Soledad ii 15. -— Los majos de Cadiz Demetria ii 17. — La aldea perdida Elena it 18. — Tristan o El pesimismo Clara ii 19. — Tristan o El pesimismo Natalia II 20. — Los aflos de juventud del Dootor ti Angelico Rogelia 22. ~ Santa Rogelia Angelina it 24. — Sinfonfa pastoral * 0 0 0 Esta es la teonica mas grande y mas importante en la entrada de los personajes. Se debe notar que el numero de .-mujeres*:pre senta-das asf es casi las dos terceras partes del total de los prin-cipales personajes femeninos. Al pareoer, al presentar una mujer al lector, Don Armando preferfa haoer una desoripcion de ella. Es el autor mismo quien haoe la desoripcion. Ffjese el lector en los numeros solos que se usan para sefiaiar los aspeotos de la fndole de los personajes sin aoompagamiento de aocion. i i . una reaooion de otro a los personajes mostrando una descrip-. 1 :• oion o un oambio ffsioo(RA0-5)s Marfa Numero ; 2. -— Marta y Marfa Rosa tt 4. ~ El i d i l i o de un enfermo Gloria Ti 10. -— La hermana San Sulpioio Cristina Tt 16. -—- La alegrfa del Capitan Ribot Alioia ii 23. — Los oarmenes de Granada Esta categorfa, aunque pequefia, es segunda entre los medios para la entrada de las mujeres. il-49-i i i . otros metodos infreouentes: Acci3n por las mujeres mostrando su caraoter (A-l): Marta Numero 3. — Marta y Marfa Maximina 11 7. — Maximina Reaooion de las mujeres mostrando un oombio sentimental y un oambio fisico (RAC-2-5): Cecilia Numero 9. — El ouarto poder Reaooion de las mujeres mostrando un oambio sentimental (RAC-2): Amalia Numero 13. — - El Maestrante Reaccion de otro a las mujeres mostrando su caraoter y descripcion tisioa(RA0-l-5): Obdulia Numero 12. — La fe Observacion del autor aoerca del caraoter y desoripoion ffsica de las mujeres (1-5): Natalia Numero 21. — - La hija de Natalia Tlonicas Principales en el Trato Completo de los Personajes: En el trato completo del autor de cada personaje, hay una tendenoia hacia el uso de una tlonica principal. Esta puede efectuarse por aspeotos de la indole de la mujer (aspectos 1-7), por aociones de la mujer o acciones tocante a ella (A), por reacciones de la mujer (RAC), o por reacciones de otro a la mujer (RAO). Se debe notar la importanoia de los metodos empleados por el autor en el estudio completo de sus personajes femeninos. Tratando a las mujeres prinoipalmente por medio de reacciones de alias y reacciones de otros a ellos, en vez de observaciones del autor mismo, Don Armando crea la gran ilusion de realidad que oaraoteriza sus obras. Las tecnicas que se emplean se dan a continuacion: i . estudios de personajes oon una mayoria de reaooiones del personaje(RAC): Rosa fiumero 4. -• — El i d i l i o de un enfermo Elisa 11 5. -— Jose Maximina n 7. -— Maximina Ventura II 8. -— El cuarto poder Cecilia n 9. -— El cuarto poder Clementina ii 11. -— La espuma Amalia ft 13. -• — El Maestrante Carlota II 14. -— El origen ddl pensamiento Soledad ii 15. -— Los majos de Cadiz Cristina ii 16. -— La alegria del Capitan Ribot Demetria ti 17. -— La aldea perdida Elena n 18. -— Tristan Clara II 19. -— Tristan Natalia ii 20. -— Affos de juventud del ii Doctor Angelico Natalia 21. -— La hija de Natalia Rogelia n 22. ~ — Santa Rogelia Angelina ii 24. -— Sinfonia pastoral i i . estudios de personajes con una mayoria de reaooiones de otro(RAO): Gloria Numero 10. — La hermana San Sulpioio Maximina " 6. Riverita Alicia " 23. — - Los oarmenes de Granada -151-i i i . estudios de personajes con una mayoria de acciones de, o tocante a la mujer(A): Laura Numero 1. — El sefiorito Ootavio Marfa " 2. — Marta y Marfa Obdulia " 12. La fe iv. estudios de personajes oon un total igual de acciones de, o tocante a la mujer(A) y aspeotos de su fndole: Marta Numero 3. Marta y Marfa Se puede conclufr de la Tabla del Analisis del Trato Completo del autor de sus personajes principales(ill), que la tecnica en la entrada de una mujer que se emplea mas, es  una descripcion ffsica, y que una reaccion del personaje a  personas o a oosas es el eiLemento mas empleado en el trato  oompleto de ella. Asf se comprueba, esta vez por el analisis del trato completo,' puntos A.l. y 2. de la segunda parte de la tesis. Al oomparar la tlcnica principal empleada en el dibujo de cada personaje(que se indioa arriba) oon la fecha de la publicacion del libro en que e"ste aparece (vease pa*gina 8 b. de la Parte Segunda), se nota que hay una evoluoion temprana en la tecnica principal empleada por el autor en su trato oompleto de las mujeres. Una reaccion del personaje a personas o a cosas(RAC) es la tlonica que se emplea mas en los estudios completos de las mujeres(vlase arriba punto A.2. de mi tesis). Es interesante, sin embargo, que las tlonicas principales en el dibujo de las mujeres de las dos primeras novelas de Don Armando eran aspectos de la -152-xndole de la mujer(l-7), y acciones de, o tocante a ella(A) Solo en su teroera novela comienza el autor a emplear una reacoion del personaje(RAC) como la tecnica principal. Continua asf(cQn pooas exoepciones) hasta su muerte en 1938. De al l f se ve que una vez desarrollada su teonica de dibujar a sua personajes femeninos, Don Armando cambiaba poco. Ademas de las tecnicas que se indioan arriba se ve tambien en Tabla III: c. Detalle del Trato de cada Personaje por el Autor: Es interesante que Venturita(El ouarto poder) y Clementina (La espuma), ambas mujeres oasi 3 i n moralidad y de gran egofsmo, son los personajes debujados con mas.detalle por Don Armando. Son, de veras, mjijeres f&scinadoras aunque repugnantes. Se podrfa suponer que la oausa del desarrollo tan detallado de este tipo, por supuesto tan ajeno del espfritu benevolo del autor, es en la influencia de los naturalistas. Los ejemplos mis sobresalientes de detalle en los estudios siguen a oontinuaciSn: Venturita Numero 8. — El ouarto poder Clementina II 11. — La espuma "Cecilia it 9. El ouarto poder Marfa ii 2. — Marta y Marfa Soledad ft 15. — Los majos de Cadiz "Rosa tt 4. — - El i d i l i o de un enfermo El detalle relativo del trato de estas mujeres se ve por el orden en que se oitan arriba. E 6 intieresante, por oontraste,notar que las tres mujeres que siguen, dibujadas oon menos detalle que cualquiera de las o^ras, son los personajes mas dulces y/ menos ofensivos que presenta el autor. -153-Elisa Numero 5. — Jos! Natalia " 21. — La hija de Natalia Clara " 19. -— Tristan La relative falta de detalle en el trato de Elisa, Natalia y Clara, se indioa en el orden en que se citan aqui*. Asf vemos que el autor presenta sus personajes femeninos mas  viles oon gran detalle y dibuja a las mas virtuosas oon pooos pormenores. Esto prueba punto C.l. de mi tesis(vease el prllogo). E. TECNICAS MENORES DEL AuTCR Las tlcnicas menores del autor en su trato de los personajes femeninos son varies. El expediente tal vez mas bello para mostrar el oaraoter de la mujer es por medio de una descripoiln reveladora de su alooba. Eficaz por no emplearse demasiado, este metodo ocurre solamente en los estudios de Marta, Marfa, Amalia (El Maestrante), ,y Venturita (El ouarto poder). Tambien, por el oontraste expone el autor la natura-leza de la protagonista. En el oaso de Marta, Don Armando oombina la descripoiln del cuarto y su oontraste con el de Marfa. Angelina (Sinfonfa pastoral) muestra bien su caracter por una reaccion distinta a los pasos amorosos de Gustavo Manrique y los del joven marques. En Riverita, Miguel compara la puridad de las manos -154-de Maximina con el ardor de las de la Generala; en La espuma se ve la difereneia entre las dos mujeres al enoontrarse Amalia y su bella rival despues de oinco aflos. El caracter de Cristina (La alegrfa) se ve por la diversidad de opinion (acerca de ella) entre su hermano y el pobre capitan; y en La aldea perdida easi la primera nocion aoeroa de Demetria se hace por oontraste oon su amiguita. Elena (Tristan) es muy distinta de su cugada Clara; y Alicia (Los oarmenes de Granada) forma gran oontraste con la dulce Ana Marfa. Palacio Valdes no se sirve mucho de su fina ironfa, pero cuando la usa, es muy eficaz. Dos veces se ve esa ironfa en el libfo Marta y Marfa, — la primera vez cuando Marfa,- despues de^atormentar cruelmente a su madre muribunda, es llamada "santa" por la gente del pueblo, y la segunda ouando esa misma hipocrita aconseja a la dulce Marta que. procure ser siempre humilde y formal. Es cosa ironica tambien que Laura (El sefiorito) muera en compaflfa del mismo hombre que la traiciona y que este sea considerado su amante. Asf vemos que las tecnicas menores de Don Armando nos haoen comprender a la mujer por medio de una descripcion reveladbra de su alcoba, el uso de oontraste, y el uso de leve ironia. Estas son otras tecnicas ingeniosas del autor (vease B. del Prologo), ademas de las mas freouentes ya vistas. =155-F, PROPCSITO MORAL DEL AUTOR Como en los oasos vistos primero arriba, se debe notar en este estudio de los personajes femeninos que en- muohos: casbs lat'mujerrtonta, egofsta o depravada sale bien o queda sin oastigo al fin de la novela* En oircunstanoias oontrarias se halla la mujer virtuose o generosa que, a oausa de las oircunstanoias o de la maldad de otro, vive o muere infeliz. Las mujeres que son buenas en el fondo de su oorazon y que mueren, que se hallan ofendidas, o que sufren a oausa de sus propias naturalezas pasivas son: Laura(El sefiorito Octavio), Rosa(El l d i l i o de un enfermo), Maximina (Maximina), Ceoilia(El cuarto poder), Demetria(La aldea perdida), Clara (Tristan), Natalia(Afios de juventud del Doctor Angelico). Laura se ineluye en esta oategorfa a oausa de su buen caracter y tambien porque, aunque adultera, — era oprimida por las oircunstanoias y la orueldad insana de un marido degenerado. Murio al fin de la novela, en eormpafifa del hombre que la habfa tralolonado. La ironfa del asunto y la fuerza del sino sobre una de naturaleza tan duloe, la hacen en los ojos del leotor vfotima desdiohada, no aventurera depravada. De tipo semejante es Natalia. Aunque vivfa desvergonzadamente oon Sixto y hasta le present! con una hija natural, murio de remordimientos por haber oegado a un hombre cruel, bajo y bestial. Si el lector no aprueba el modo en que vive Natalia, siente a lo menos gran lastima que sea el remordimiento que acaba por destrufrla. Si no hubiera sido buena en el fondo, oomo Laura, tal vez las oircunstanoias y el marido malvado no la hubieran superado. Las buenas mujeres que salen bien son: Marta(Marta y Marfa), Elisa (Jose"), Gloria(La Hermana San Sulpioio), Carlota(El Origen del Pensamiento), Cristina(La Alegrfa del Capitan Ribot), Natalia(La Hija de Natalia), -156-Rogelia(Santa Rogelia), Angelina(Sinfonia Pastoral). Cristina, oomo dice el seSor Rfos Rfos, es una mujer verdaderamente enigmatica. Es d i f f c i l averiguar si de calabazas al capitan a oausa de un sentimiento de lealtad a la memoria de su marido o porque realmente no quiere a Ribot. Sea lo que sea, es uno de los personajes mas fieles del autor. Su unioa falta se enouentra tal vez en la manera oon que trata al oapitan. Las innumerables vaoilaolones, los subitos ruborea y oonfusiones de Cristina,— todos sirven para excitar y hacer oreer al pobre(oomo al lector) que ella le quiere. La sorpresa que resulta cuando esta mujer rehusa definitivamente al capitan oomo pretendiente, nos hace mirarla como persona inverosfmil. Me parece que no hay ningunc.3 prinoipal. personaje;: male:, que no saiga bien. Se debe notar que aunque la mala no tenga exito en lo que propone (Obdulia—"La fe", Amalia—"El maestrante"), tampoco queda castigada. Aquf el exito es una oosa sumamente relativa y personal. Por ejemplo: Amalia(El maestrante) no tiene exito en conquistar otra vez al oonde, no. Pero ?es que queda condenada, culpada, despreoiada por su marido? ?Es que debe sufrir el triunfo y la alegrfa absoluta del oonde y la bella rival? Claro que no. Al fin de la novela Amalia hace lo que mas desea, — ella hiere el alma misma del hombre que antes amaba por medio de destruir a la que el quiere mas en el mundo. Las mujeres malas, tontas o egofstas que salen bien son muohas; Marfa(Marta y Marfa), Ventura(El Cuarto Poder), Clementina(La Espuma), Obdulia(La Fe), Amalia(El Maestrante), Sb>edad(Los Majos de Cadiz), Elena(Tristan o El Pesimismo), Alicia(Los Carmenes de Granada). Soledad(Los Majos) sufre un leve oambio de caraoter. Aunque mereoe al prinoipio la oompasion del lector, acaba por perderla, mostrandose -157-pooo a poco nada mas que una tosoa ehula. Se debe notar aqui que en clasificar a estas mujeres, no es posible considerar como "mala" o "virtuosa" a una mujer solo por oiertos medios aceptados de la moralidad. Hay que juzgar la persona entera. En algunos niveles de la socledad no hay duda de que Natalia(Afios de Juventud) y Rogelia(Santa Rogelia) se hallarfan sujetadas al despreoio oomun, a causa de las relaoiones dudosas que sostienen oon oiertos hombres. Sin embargo, son olasificadas aquf oomo buenas mujeres. La explicaoion es esta: Natalia muere de remordimien-tos por haber oegado a un ser humane En el caso de ella era lo bueno de su alma — el sentido de oompasion que acabo por destrufrla. Rogelia, llena de verguenza a oausa de la posioion deshonrosa que ooupa, se empefla en hacerse sufrir, exponiendose aun a los horrores de una vida de presidiario. Se ve que el fenomeno de buenas mujeres que salen mal y malas mujeres que salen bien oourre oon frecuencia en las obras de este autor. Comparando estos libros oon las pooas novelas moralizadoras en las ouales se ve lo contrario, la relaoion es 15:8. Para oomprender estas terminaoiones tragioas, se debe oonsultar las palabras del autor mismo: Unas veoes la importancla de los principios o de los intereses que luohan puede ser tal, que exija forzosamente el desenlaoe tragico. En general, todo predominio y exclusivo de una pasion individual arrastra oonsigo la catastrofe oomo medio de  restablecer el equillbrlo y el respeto de la ley moral. Asf, en ouanto vemos la pasion furiosa y los salvajes celos de Otelo, oomprendemos que la desdioha se cierne sobre su cabeza. El saorifioio del inooente no destruye esta oonoiliaoion oomo pudiera suponerse; pues la sangre de las vfctimas despierta en  el alma del lector o espectador un horror a la lnjustlcia que~ es el reconocimiento mas expliclto de la idea dlvina que anima  a la creacion. Testamento Literario, p. 88. Se debe notar que este proposito del autor es diferente de el de los autores naturalistas franoeses. La sfilosoffa de ellos rechazaba lo -158-divino y su proposito era demostrar el sine de la naturaleza como en un experimento, sirviendose del metodo de laboratorio hasta en el estudio de asuntos humanos. Don Armando tenfa parte en esto hasta eierto punto. Pero los otros no tenfan el proposito de el en "restablecer el equilibrio; y el res peto de la ley moral". Era una ley que, probablemente, ellos negarfan. Puedo confirmar, despues de haber lefdo easi todas las novelas de Don Armando, que las terminaoiones tragieas de estos libros despiertan en el alma del leotor un sentimiento de horror a la injusticia. Lo que me parecfa una violacion repetida de la ley moral me perturbaba muchs'i De eso se ve que el autor sale oon buen exito en su proposito de "restableoer el equilibrio y el respeto de la ley moral"(Punto C. del Prologo de mi tesis). -159-SUMARIO DE LA PARTE SEGUNDA En esta tesis se han mostrado varias tlonioas empleadas en el trato de 16s principales personajes femeninos en las obras de Don Armando Palacio valdes. Se ha visto que Don Armando generaimente efeotua la entrada de la mujer por medio de una descripcion u observaoion por el mismo. Esta tecnioa, la oual ordinariamerite silo se refiere a rasgos ffsioos, es tambien la mas frecuente en la presentacion del personaje. En el desarrollo detallado de cada mujer, sin embargo, el autor muestra la reacoion de la mujer misma a las oircunstancias que influyen en ella. Visto en el trato completo de los personajes, esta ultima es la tecnica empleada mas en el trato completo de la mujer y orea la gran ilusion de realidad que caracteriza las obras del autor. Es silo en su teroera novela que Don Armando comienza a emplear una reaccion del personaje como la tecnica principal. Continue, asf, oon pooas excepciones, hasta su muerte. Otras ingeniosas tlcnioas menos freouentes del autor son el uso de la ironfa y del oontraste. La ironfa es muy leve y el oontraste se usa raras veoes pero oon un genio que lo hace muy efioaz. Armando Palaoio Valdes aloanza su proposito profesado. Ha despertado en el alma del lector o espectador un horror a la injusticia para "restableoer en Si el equilibrio y el respeto de la ley moral". Eso se hade cuando el lector se da cuenta de que las mujeres mis bajas salen bien y las virtuosas salen mal. Don Armando dibuja a Istas de una manera superficial mientras que da a esas un trato detallado. Abad,C.M. : Abril, Mariano; Aguado, J.M. : -160-BIBLIOGRAFIA "Novelistas cat'olicos.II: Annando Palacio Valdes" Razon y Fe LXVIIIJ Madrid, 1925. "fiempos FelliestEl\Mund©£ •Sap Juan de Puerto I AnonimoJ' Rioo, 9 de julio de 1933. "Boletfn d« Llter&tttra", pag.72, La Cienoia Tomista; Enero - febrero de 1923 Numero 72 - vol, LXXIX, Madrid, 1923. Anton de Olmet, Luis; y L 0 3 Grandes EspaflolestPalaoio Valdes; Imprenta de Torres Bernal, Jose: Juan Pueyo, 8 v.o'., Pag.294, Madrid, 1919. (no disponible) "Palaoio Valdes y sus 'Tiempos Felices'," Indice Literarlo; Madrid, afio II, Num.3, mafzo, 1933. Novelistas Espafloles Modernos; pag.382, The Mao-Millan Co., New York, 1933. "A Great Modern Spaniard", Atlantic Monthly LXXXV; pp.546-559, 1900. "W»A. Beardsley reviews Palaoio Valdes' Marta y Maria", Modern Language Journal XII; Oct.,1927. Balseiro, Jose A.: Banter, Sylvester: Beardsley, W.A.: Bishop, Hentry/ William: "A Bay in Literary Madrid", Soribner's Magazine; Tomo VII pp.194-197, 1890. Bishop, W.H. Prof.: Blanoo Garcia,P. Franci: Bordes, L.: Gasares y Sanchez,Julio: Cejador y Franoa, Julio: Cruz Rueda, Angel: Cruz Rueda, Angel: Fernandez Escolfes, A.) Glascock, C C : -161-"Armando Palacio Valdes", Library of the  World's Best Literature XXVI; pp. 15199-15202. "La Literatura Espaftola en el siglo XIX; Parte Segunda, pag.532, 604, Saenz '^deJubera hermanos, 2. ed., Madrid, 1894-1903. "Armando Palaoio Valdes", Bulletin Hispanique I pp. 45-76, 1899. Critioa Efimera(dd ;yertimientos filologicos 8 v. o. pp.302, 69-74); Editorial "Saturnino Calleja S.A., Madrid, 1918. Historia de la lengua y literatura oastellana tomo IX; Segundo perfodo de la epooa realista, 1870-1887, Rev. de arch.bibl. y museos, Madrid, 1915-22. Armando Palacio Valdes; estudio biografico esorito por Angel Cruz Rueda, Paris, Madrid agenoe mondiale de librairie, 1925, Examen orftico de don Armando Palaoio Valdes; Jaen, 1924. "Los novelistas: Palaoio Valdes etc.", El consultor bibllografioo V; Baroelona, 1927. "Two Modern Spanish Novelists", University of Texas Bulletin; No. 2625, July, 1926. -162-Gomez de Rarquero E.: (Adrenio) Gonzalez Blanco, A.: Gonzalez-Blanoo, A.: Gonzalez-Blanoo, A.: Gonzalez Ru;iz, Nicolas: Gonzalez Serrano, U.: Graoiano Martinez,P.: Graoiano Martinez, P.: Howells, W. D.: Hurtado y Palencia: El naoimiento de la novela espafiola en el siglo XIX;pp. 81-87, Editorial mundo latino, Madrid,1924. Historia de la Novela en Espafla; pp. 512-535, Saenz de Jubera, hermanos, Madrid, 1909. "Armando Palaoio valdes", La Lectura vol.1; pag. 271, 1906. "Don Armando Palacio Valdes", Nuestro Tiempo XXIV; Madrid, 1924. "Armando Palacio Valdes", En Eata Hora; pp.143-7. "U. Gonzalez?. Serrano : (on la Hermana San Sulpicio y La Espuma),,, Estudio Critico; 1892. De Paso por las Bellas Letras; Madrid,1921. "P. Graoiano Martinez sobre'Tristan'," Razon y Fe 1906 vol. II; p. 398. Harper's Magazine;LXXII; "Editor's Study", pp. 811-12, 1886; LXXIII, "Editor's Study", pp.964, 1886; LXXXII, "Monthly Record of Current Events", p.483, 1891; CXXIII, "Editor's Easy Chair", p.958, 1911. Historia de la literatura espafiola; "Armando Palasi oio Valdes", pp.1022-1026, Madrid, 1940. L. -163-"La paysanne dans les roraans de Palaoio Valdes", Bulletin Hispanique XXIV; no. 2 pp. 130, 1922. Martinez de la Riva,Ramon:"R. Martinez de la Riva: La novela espaflolista (Armando Palacio Valdes), Blanco y Negro; (tomo 25) Madrid, 9 de febrero de 1919. Martinez Sierra, G.: jrrimee, Ernest: Onis, Federioo de,: "G. Martinez Sierra: Armando Palaoio Valdes", La Leotura; 1903. A History of Spanish Literature; p. 554. Trans-lated, revised and enlarged by Sylvanus Griswold Morley, H.Holt & Co., New.York, 1931. Armando Palaoio Valdes, en la Novelacde un  Novellsta; New York, 1931.(no; disponible) Palacio Valdes, Armando: Aguas fuertes; Obras Completas de D. Armando Palacio Valdes, Madrid, Victoriano Suarez, 1907-1918. Album de un Viejio; Obras Completas, Tomo II, ed. M.Aguilar, con prologo de Luis Astrana Marin, Madrid, 1948. La aldea perdida; Obras Completas de D. Armando Palacio Valdes, Madrid, Victoriano Suarez, 1907-1918. La alegria del Capitan Ribot; Obras Completas de D. Armando Palacio Valdes, Madrid, Viotoriano Suarez, 1907-1918. Palacio Valdes, Armando: -164-Afios de Juventud del Dootor Angelico;(nuevos papeles del Dootor Angel JimenezJ,Madrid, Librerfa General de Viotoriano Suarez^ Calle de Preoiados, Num. 48, 1918. A Cara o Cruz;Ed. Glen Barr, Maomillan Co., New York, 1932. Los carmenes de granada; Obras. Completas de D. Armando Palacio Valdes, Madrid, Viotoriano SuaVez, 1894-1919. El Cuarto Poder; Obras Completas de D. Armando Palaoio Valdes, Tomo IX,Libfceria de Viotoriano Suarez , Preoiados, Num. 48, 1902. La Espuma; Obras Completas de D.Armando Palaoio Valdes, Madrid, Viotoriano Suarez 1907-1918. La fe; Obras Completas de D. Armando Palacio Valdes, Madrid, Viotoriano Suarez, 1894-1919. La Hermana San Sulpicio; Obras Completas de D. Armando Palacio Valdes, Madrid, Viotoriano Suarez, 1907-1918; tambien Gi l l School Edition, ed. J.G.Gill, Henry Holt & Co., New York, 1932. La hija de Natalia; Obras Completas de D. Armando Palacio Valdes, Madrid, Viotoriano Suarez, 1894-1919. Palacio Valdes, Armando: -165-El idilio de un enfermo; Obras Completas de D. Armando Palacio Valdes, Madrid, Victoriano Suarez, 1907-1918. Jose; Obras Completas de D. Armando Palacio Valdes, Madrid, Victoriano Suarez, 1907-1918. El Maestrante; Obras Completas de D. Armando Palacio Valdes, Madrid, Victoriano Suarez, 1907-1918. Los majos de Cadiz; Obras 6ompletas de D. Armando Palacio Valdes, Madrid, Victoriano Suarez, 1907-1918. Marta y Marfa; Obras Completas de D. Armando Palacio Valdes, Madrid, Victoriano Suarez, 1907-1918. Maximina; Obras Completas de D. Armando Palacio Valdes, Madrid, Victoriano Suarez, 1907-1918. La Novela de un Novelista; ed. Wm.S. Hendrix, Ohio State University, Ginn & Co., New York 1931. El Origen del Pensamiento; Imprenta de los hijos de M.G. Hernandez, Libertad, 16 duplicado, bajo, Madrid, i894. Paginas Escogidas; Madrid, Casa Editorial Calleja, 1917. -166-Palacio Valdes, Armando: Fapeles del Doctor Angelico; Obras Completas de D.Armando Palacio Valdes, Madrid, Viotoriano Suarez, 1907-1918. Riverita; Obras Completas de D. Armando Palacio Valdes, Madrid, Victoriano Suarez, 1907-1918. Santa Rogelia; Obras Completas de D. Armando Palaoio Valdes, Madrid, Viotoriano Suarez, 1894-1919. Semblanzas Literarias; Obras Completas de D. Armando Palacio Valdes, Madrid, Victoriano Suarez, 1907-1918. El sejforlto Ootavio; Obras Completas de D. Armando Palacio Valdes, Madrid, Victoriano Suarez, 1907-1918. Short Stories from Palaoio Valdes; ed. Albert Shapiro and Frederick Hurley, Henry Holt & Co., New York, 1935. Sinfonia Pastoral; ed. Joseph W. Barlow, American Book Co., New York, 1933. Tristan; Obras Completas de D. Armando Palacio Valdes, Madrid, Victoriano Suarez, 1907-1918. Peseusc, Riohard»H.: "Armando Palacio Valdes", Revue Hispanique Tomo XLII; p. 305. Rfos Rfos, Max: -167-Armando Palacio Valdes: Novela Siglo XIX; Showerman, G.O.: Sunderlin, Caroline Elizabeth: Valbuena Prat, Angel: Vezinet, F.: Wagenheim, T. R.: Wilson, Wm. Charles: (Dissertation- Washington Square, New York, New York University, 48 pp., 1947). An abridgement by Max Rfos Rfos, Lithoprinted in U.S.A., Edwards Bros. Inc., Ann Arbour, Mich., 1947. "Palacio Valdes", Sewanee Review XXII; pp.385, 1914. Regionalism in the Novels of Armando Palacio  Valdes; thesis submitted for M.A., University of Washington, 1932. Historia de la Literatura Espagbla; Tomo II, p. 827, 1946. rSi.:- 7 Les Maitres du roman espagnol oontemporain; pp. 169-202, Hachette et Co., Paris, 1907. "A chat with Armando Palacio Valdls on Feminism", Hlspania XII; 1929. Theory and Practice in the Novels of Armando Palacio Valdes; thesis submitted for M.A. University of Washington, 1925. 

Cite

Citation Scheme:

        

Citations by CSL (citeproc-js)

Usage Statistics

Share

Embed

Customize your widget with the following options, then copy and paste the code below into the HTML of your page to embed this item in your website.
                        
                            <div id="ubcOpenCollectionsWidgetDisplay">
                            <script id="ubcOpenCollectionsWidget"
                            src="{[{embed.src}]}"
                            data-item="{[{embed.item}]}"
                            data-collection="{[{embed.collection}]}"
                            data-metadata="{[{embed.showMetadata}]}"
                            data-width="{[{embed.width}]}"
                            async >
                            </script>
                            </div>
                        
                    
IIIF logo Our image viewer uses the IIIF 2.0 standard. To load this item in other compatible viewers, use this url:
http://iiif.library.ubc.ca/presentation/dsp.831.1-0106733/manifest

Comment

Related Items