UBC Theses and Dissertations

UBC Theses Logo

UBC Theses and Dissertations

La originalidad del tema gauchesco en la novela de Benito Lynch Dmitrowicz, Gregory 1972

Your browser doesn't seem to have a PDF viewer, please download the PDF to view this item.

Item Metadata

Download

Media
831-UBC_1972_A8 D45.pdf [ 5.37MB ]
Metadata
JSON: 831-1.0101685.json
JSON-LD: 831-1.0101685-ld.json
RDF/XML (Pretty): 831-1.0101685-rdf.xml
RDF/JSON: 831-1.0101685-rdf.json
Turtle: 831-1.0101685-turtle.txt
N-Triples: 831-1.0101685-rdf-ntriples.txt
Original Record: 831-1.0101685-source.json
Full Text
831-1.0101685-fulltext.txt
Citation
831-1.0101685.ris

Full Text

LA ORIGINALIDAD DEL TEMA GAUCKESCO EN LA NOVELA DE BENITO LYNCH by GREGORY DMITROWICZ B.A., University of Manitoba, 1970 A THESIS SUBMITTED IN PARTIAL FULFILMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF MASTER OF ARTS i n the Department of Hispanic and I t a l i a n Studies We accept t h i s thesis as conforming to the required standard THE UNIVERSITY OF BRITISH COLUMBIA A p r i l , 1972 In presenting t h i s t h e s i s i n p a r t i a l f u l f i l m e n t of the requirements f o r an advanced degree at the U n i v e r s i t y of B r i t i s h Columbia, I agree that the L i b r a r y s h a l l make I t f r e e l y a v a i l a b l e f o r reference and study. I f u r t h e r agree that permission f o r extensive copying of t h i s t h e s i s f o r s c h o l a r l y purposes may be granted by the Head of my Department or by h i s r e p r e s e n t a t i v e s . I t i s understood that copying or p u b l i c a t i o n of t h i s t h e s i s f o r f i n a n c i a l gain s h a l l not be allowed without my w r i t t e n permission. Department of rUspan.c and I t a l i a ^ S+oAUs. The U n i v e r s i t y of B r i t i s h Columbia Vancouver 8, Canada Date <V't ABSTRACT Frente al hecho de la rapida desaparicion del gaucho y su tradicional cuna pampera, Benito Lynch consagra sus dotes literarias a salvar los residuos de un tipo popular y prestigioso de la region rioplatense. En su produccion literaria, Lynch se atiene a un periodo Men delimitado. Recorta una epoca especifica correspondiente a su ninez y adolescencia - finales del siglo XIX y principios del siglo XX- , retratando al gaucho y a la campana que el conocio. Al emprender esta tarea tenia muy en cuenta que el material literario so"bre el gaucho ya estaba virtualmente agotado. Todo lo que se pudiera haber dicho sobre el gaucho ya fue dicho por los escritores que le prece-dieron. En este estudio intentaremos subrayar los elementos por medio de los cuales Lynch supera esta dificultad y logra dar originalidad a su obras. En el primer capitulo se intenta definir el tipo de gaucho que Lynch retrata en.su obra. En el segundo capitulo se exponen los datos biograficos del au'tor, por medio de los que se sugiere su afinidad con la materia gauchesca; el escenario y los personajes de sus obras. En el siguiente capitulo se anota su innovacion tematica, la funcion de los personajes mas exoticos y cultos, los conflictos psicologicos, y la vision naturalista y filosofia personal del autor. Y en el ultimo capitulo se estudia la estructura y el estilo y su relacion con la materia y el asunto. En este estudio nos limitamos esencialmente a la produccion nove-lesca de Lynch y usamos solo como referencia algunas de las restantes obras en prosa del autor. ii CONTENTDO CAPITULO I: APROXIMACION AL GAUCHO DE BENITO LYNCH 1. Emergencia y decadencia del gaucho 1 2. La imagen del gaucho en literatura lh CAPITULO II: LYNCH, SU GAUCHO Y SU ESCENARIO 1. Datos biograficos 22 2. Escenario 28 3. Lynch frente al progreso 31 k. El gaucho de Lynch CAPITULO III: INNOVACIONES, CONFLICTOS Y FINALES TRAGICOS 1. Innovaciones en la tematica gauchesca 39 2. Funcion de los "laderos" hi 3. Finales tragicos 5U CAPITULO IV: ASPECTOS FORMALES 1. Estructura 66 2. Estilo fk CONCLUSION 93 BIBLIQGRAFIA , 96 iii 1 CAPITULO I APROXIMACION AL GAUCHO DE BENITO LYNCH 1. Emergencia y decadencia del gaucho Para poner en su propia perspectiva al gaucho que Benito Lynch retrata en su obra literaria conviene fijarse en la trayectoria recorrida por este "ente" pampero desde sus origenes hasta principios del siglo veinte. No es de interes aqui rastrear el origen etimologico del termino "gaucho". Sobre esta cuestion puede consultarse el articulo de A. Costa 1 2 Alvares y el libro de Fernando 0. Assungao. No obstante, de la ma-gotable lista de origenes de este vocablo queremos sugerir uno, que, si no es el mas correcto en su derivacion etimologica, es quiza el que mejor se ajusta al sentido semantico. La palabra "huacha" de origen quichua, cuyo significado es huerfano y desamparado, es la mas concordante con la vida errante de este poblador pampero desterrado en su propia tierra. Tampoco sera discutido su origen racial ni el lugar (Banda Oriental, Santa Fe o la pampa bonaerense) donde el gaucho vio la luz primera. Prescindiendo de estos puntos debatidos echaremos un vistazo a la emergencia del gaucho en relacion con el ambiente sociogeografico-economico como fuerza generadora que ha forjado, moldeado y finalmente eliminado a un habitante tipico pampero a quien en la segunda mitad del siglo dieciocho se le ha dado el nombre de gaucho. Relacionado con el origen del gaucho esta" el significado semantico de la palabra "gaucho". Se empleo este termino en varias acepciones: unas veces denotaba al peon de la hacienda y otras veces incluia tanto 2 al hacendado patron domiciliado en la estancia como a su obrero. Gradual-mente, todos aquellos que vivian en el campo, y cuya especializacion era la multiple ocupacion de la hacienda, pero que no poseian fortuna alguna, fueron agrupados bajo este nombre. Documentos del siglo dieciocho indican los siguientes nombres dados a los primitivos obreros rurales: "Pobladores rurales", "arrimado", "mozo espanol asalariado", "indio conchabado", "agregados y ente-nados suyos", "asistente de peon", "agregado con su rancho", "capataz", "peon asalariado", "gente de faena" , "mozo de faena", "domador criollo", "peon baqueano", "rastreador". ^ Hacia fines de la tercera decada del siglo dieciocho este perso-nam e peculiar pampero va adquiriendo nuevas caracteristicas y, por con-siguiente, van anadiendose nuevos apelativos a su lista. Emilio A. Coni anota los siguientes apodos de esta epoca: Matadores , robadores de mujeres, vagabundos, ladro-nicios , malos mozos , grandes dafiinos , cuchilleros , peleadores ,,cuatreros, ladrones de la campana, delin-cuentes, agresores, amancebados, jugadores, foragidos , etcetera. Por asociacion con estos terminos despectivos , el nombre "gaucho", que se incorpora mas tarde, adquiere una connotacion peyorativa. La determinacion del significado del vocablo "gaucho" ha sido estudiada por varios escritores. Los ejemplos citados a continuacion nos daran una idea bastante aproximada del area a la que se limita este termino. Entre unnumero de explicaciones del significado de la voz "gaucho" hechas por Muniz, aparece la siguiente bajo el encabezamiento de "Gaucho 3 neto": Enteramente gaucho sin que el vestir, montar, len-guaje y conducta aventurera desmientan en un apice la calldad de gaucho. Hombres errantes , sueltos y sin domicilio por lo general criminales perseguidos por la justicia o por la autoridad militar en virtud de desercion que solo se ocupan de andar en las hierras, o marcaciones de ganado, corridas de cavallos , Csicl tabernas y casas de juego de uno en otro pago. Montan siempre los mejores cavallos Csicl y cuando no los tienen propios , los pillan a lajo o con las bolas de las manadas , que pastan por los campos. Estos hombres traen, por lo regular una mujer a las ancas, la cual para que satisfaga una preocupacion de la mas lata importancia entre ellos , y que raya en punto de honor cavelleresco; debe de ser robada. ' Lucio V. Mansilla, en su analisis de ese habitante pampero, destaca dos tipos distintos - el "paisano gaucho" y el "gaucho neto": Son dos tipos diferentes. Paisano gaucho es el que tiene hogar, paradero fijo, habitos de trabajo, respeto por la autoridad, de cuyo lado estara siempre, aun contra su sentir. El gaucho neto, es el criollo errante, que hoy esta aqui, mafiana alia, jugador, pendenciero, enemigo de toda disciplina: que huye del servicio cuando le toca, que se refugia entre los indios si da una punalada, o gana la montonera .si esta asoma. El primero tiene los instintos de civilizacion; imita al hombre de las ciudades en su traje, en sus costumbres. El segundo ama la tradicion, detesta al gringo; su lujo son sus espuelas , su chapeado, su tirador, su facon.... El primero es labrador, picador de carretas, acarreador de ganado, tropero, peon de mano. El segundo se conchaba para las yerras. El primero ha sido soldado varias veces. El segundo formo alguna vez parte de un contigente y en cuanto vio luz se alzo. " Entre los autores extranjeros que supieron analizar mas razonable-mente a este tipo pampero aparece Martin De Moussy: It Es en estas llanuras inmensas que vive y se desarrolla esa poblacion notable de los pastores llamados impropiamente gauchos. En la campana designa esencialmente al hombre errante, el vagabundo sin hogar que vive tan pronto en una estancia tan pronto en otra, sin ocupacion fija, solicitando aqui o, alii una hospitalidad que nunca se le niega, y pagandola en la ocasion con pequefios servicios; es el cantor de pulperias... que sentado en la puerta, sobre el banco que una fuerte reja de madera separa prudentemente del vendedor, rasga la guitarra cantando con una voz monotona y en tono menor, canciones que improvisa y agrupa a su alrededor los desocupados de los contornos. Por extension se ha dado en las ciudades el nombre de gauchos a todos los habitantes de la campana con ocupaciones ganaderas; pero en realidad este nombre no debe aplicarse sino a los vagabundos y solo es tornado en este sentido en los propios lugares. T Esta ultima cita, con el complemento de las anteriores proporciona un retrato relativamente concordante con la vida errante de este habitante campero. Anadimos a estas referencias las caracteristicas que debia tener un gaucho ejemplar de acuerdo con el protagonista de Don Segundo Sombra: Antes de andar haciendome el 'taita', tenia por cierto que aprender a carnear, enlazar, pialar, domar, correr como la gente en el rodeo, hacer riendas , bozales y cabestros, lonjear, sacar tientos, echar botones, esquilar, tusar, bolear, curar el mal del vaso, el haba, los hormigueros, y que se yo cuantas cosas mas.^  Ya en la primera mitad del siglo diecisiete comienzan a surgir los rasgos embrionicos del tipo gauchesco. Entre los pobladores rurales aparece un individuo con inclinacion a la vagancia y a la vida errante y libre. A principios del siglo dieciocho abundan ya individuous que exhiben caracteristicas gauchescas definitivas y permanentes , hecho que justifica los nombres anotados en las citas anteriores. Progresivamente se va aislando un personaje cuyas caracteristicas son desaprobadas por la clase social propietaria y por las autoridades. 5 Hay que subrayar que su emergencia fue el resultado de un conjunto de elementos aportados por el ambiente geografico, social y economico. Ricardo R. Molas hace la siguiente asercion al respecto: Desde los primeros anos de la conquista determinantes extra-sociales como el medio geografico, la economia y otros como el caracter autoritario de los portefios, impone un sistema de vida especial a los pobladores que no disponen de tierras. 9 La exportacion de cueros a Francia e Inglaterra creo interes y demanda de acrecentar el ganado en la pampa, y como resultado se establece la hacienda. Entretanto se va eliminando el ganado cimarron que servia de abastecimiento en los momentos incipientes de esta industria. 'Hacia fines de la segunda decada del siglo dieciocho el ganado salvaje desa-parece, y el "gaucho" encuentra substituto para el trafico de cueros acometiendo al ganada domestico, hecho que da ocasion al antagonismo de los hacendados y las autoridades. Para proteger el ganado domestico se formulan leyes contra las matanzas clandestinas, pero el gaucho, acostumbrado a la vida libre, ignora las restricciones legislativas. Debe tenerse en cuenta, no obstante, que no todos los "gauchos" se ocupaban de los robos y de la vagancia. Un cierto porcentaje pudo desempefiar funciones muy competentes en la estancia establecida, ya que en los siglos precedentes fueron adquirien-dose valiosas experiencias para los trabajos pecuarios. Pero el sistema economico establecido en la pampa permitia, si no forzaba, una poblacion flotante. Aquellos que no encontraban empleo, tenian que recurrir a las acciones ilegales como modo de subsistencia. La desproporcionada distribucion de tierras tambien ha tenido 6 significantes repercusiones en la formacion y vida del gaucho. Se establecieron estancias de diez y hasta cien leguas de extension, lo cual supuso un obstaculo para el progreso del pais y el bienestar de los habitantes. "La tradicion espanola con el nombre de 'Mercedes' entregaba en propiedad extensiones de tierras, sin tener en cuenta si serian o no destinadas al cultivo."10 Muchos de los propietarios no tenian la menor intencion de explotar sus tierras y, como resultado, vastas extensiones permanencian baldias mientra se acrecentaba el numero de los desposeidos de bienes y de trabajo. Ya a fines del siglo dieciocho comienza a notarse el efecto del desmesurado repartimiento de tierras. Por ejemplo, en una estancia donde pudieran vivir holgadamente de cien a doscientas familias se beneficiaban solo unas cinco. En terminos de mano de obra, una hacienda con diez mil cabezas de ganado era mantenida por no mas de diez personas. Emilio A. Coni dice al respecto: "solo existian en las pampas portenas los estancieros ricos con un reducido numero de peones estables y una poblacion flotante, vagabunda, que vivia en sus latrocinios y que habia caido en un grado de primitivismo solo comparable al de los indios de Chaco.1 El problema de escasez de trabajo se hacia mas agudo para el gaucho cuando el estanciero, en lugar de tener una cuota razonable de obreros, se servia de un capataz al mando de un punado de peones , y estos a veces esclavos, porque el hacendado los podia adquirir a un precio mucho menor del que tenia que pagar por el trabajo de los criollos. Aun cuando existian muchos campos despoblados, el criollo fue privado del privilegio de obtener parte en las reparticiones de tierra, porque dicho privilegio se reservaba solo para los ricos e influyentes. El gaucho pertenecia a una casta demasiado inferior para que las "Mercedes" 7 lo tomaran en cuenta. 1 Sostiene el historiador Jose Torre Revello que los criollos hijos de padres espanoles y por el hecho de nacer en Indias perdian algunos grados de primacia en el escalon social. La politica seguida por la metropoli "tendia a alejar de los cargos preponderantes a los nacidos en el suelo americano, a pesar de ciertas actuaciones felices y de las generosas defensas hechas a favor de ellos por prestigiosos juristas".-^  Ademas de la negacion de privilegios de las tierras despobladas, a veces debian abandonar lo poco que habian adquirido tiempos atras para dejar vacante la tierra que se otorgaba a los propietarios pudientes. Como resultado de las preferenciales actitudes y medidas formuladas hacia la campana, el gaucho se vio desterrado en su propia tierra. Domingo Faustino Sarmiento dice al respecto: Si tomamos como vago a uno de esos gauchos de nuestra campana y buscamos en su genealogia, ese gaucho sera un descendiente de los conquistadores, uno de los duenos de la tierra y que hoy no tiene un palmo de ella donde reposar su cabeza. ^3 Diego Gregorio de la Fuente, director del censo nacional de septiembre de 1869> organizado por el presidente Sarmiento, expresa el mal social producido por la desproporcionada distribucion de tierras, y sugiere reformas para acomodar a los desposeidos gauchos: ...Debemos recordar preferentemente a este hombre que Ham am os gaucho que ha permanecido ya mas de medio siglo con el fusil al hombro, para garantir hasta hoy un verdadero contrasentido: la ruina de su choza y la opulencia de sus perseguidores. De donde proviene que al gaucho en su propia patria no le quecla ya 8 ni tierra, ni industria que pueda llamar suya; de donde... resulta en nuestra campana, tanta familia menesterosa y sin nombre, tanto huerfano, tanta mujer abandonada, tanta picilga de vicio y desorden, tanto mal social a la sombra de esos ranchos ruinosos que nuestros ojos miran indiferentes. ^ Entre las caracteristicas tipicas del gaucho se destaca su amor a la libertad. No obstante, junto a la actitud discriminatoria en la esfera economica,fue disipandose tambien lo que mas estimaba: la libertad que gozaba en medio de una pampa ancha, abierta, libre. Vio frustrada su libertad en las campaias militares , en el metodo de trabajo y en las recreaciones. Por ejemplo, en el siglo diecisiete se hizo obligatoria la posesion de una "papeleta" oficial de identificacion para el obrero rural en la que se indicara el lugar de empleo del portador. Las condi-ciones impuestas por este documento eran sumamente restringentes. Para ser vigente, dicha "papeleta" debia tener la firma del patron y del juez del distrito, y se requeria una renovacion periodica cada tres meses. El individuo que no poseia este certificado en regla era clasificado como vago. Para transitar por la campana el peon debia tener, ademas de la papeleta, un permiso del juez de paz. De otro modo era reputado de vago.' De acuerdo con este expediente era facil aislar un grupo de individuos considerado por las autoridades y propietarios como ocioso y perjudicial. Una forma de castigo que se aplicaba a los clasificados como vagos era la incorporacion a largos anos de servicio militar. Pero el gaucho, nombre hecho a la libertad, no pudo acostumbrarse a las privaciones de la vida militar, y por consiguiente era comun que desertara. Hasta mediados del siglo pasado la economia del pais se basaba 9 esencialmente en la industria pecuaria. El cultivo de la tierra se mantuvo a un nivel rudimentario por considerarse ocupacion de "baja esfera" para los hacendados. A pesar de todo, el cambio se realiza, y ya en la ultima decada del siglo pasado treinta por ciento de las exportaciones agrope-cuarias eran de productos agricolas. Otros dos acontecimientos de incalculable significado tienen lugar en la ultima veintena del siglo pasado: la definitiva conquista del desierto, por medio de la cual se adquieren unas veinte mil leguas de tierra disponibles para la explotacion, y la llegada de millares de inmigrantes europeos. Se introducen tambien innovaciones complementarias cuyo efecto en conjunto contribuye al desarrollo de la agricultura y al progreso del pais: Se instalan estaciones meteorologicas. Se comienza el programa de canalizacion y desagiie. Se introduce el molino de viento. Se extiende la red ferroviaria y se cercan las est SoiCXcLS con alambrado. iCual es la suerte del gaucho ante los cambios establecidos en su primitiva cuna pampera? Amaba la vida simple y facil y las faenas pecuarias ejecutadas por lo general a caballo. Dado a una existencia errante y libre, se sentia comodo en la pampa espaciosa de antano, sin alambrados y sin limites. Consecuentemente, desdeno toda forma de innovacion, pues veia en ello la amenaza a su libertad y a su modo de vida tradicional. El alambrado, por ejemplo, reduce el numero de peones necesarios para manipular una hacienda, eliminando la custodia que demandaba una hacienda sin cerco. No era ya necesario recorrer infinitas distancias en busca de ganado errante. Se resuelve tambien la tarea de separar los animales que se mezclaban con los de las estancias vecinas. La extension del sistema de transporte ferroviario hacia el 10 interior de la provincia reduce la necesidad del oficio del resero. Durante siglos, el traslado y transporte del ganado esta"ba a cargo del resero. Ahora el tren lo suplantaba. Ademas, el ferrocarril ponia al campo en mas inmediato contacto con la ciudad y el mundo civilizado, de modo que influencias del litoral y de ultramar se infiltraban facilmente, transformando al habitante y su medio. Van asimilandose nuevas formas en el orden indumentario. El gaucho trueca su tradicional chiripa por la bombacha, la bota de potro por la alpargata y el poncho tejido a mano por el "made in England". Mas significante aun es el hecho que dichas influencias aportaban cambios no solo externos sino que producian irrevocables alteraciones en la mentalidad de este ente pampero. Cuanto mas modernizada y agringada la pampa, tanto mas trabajo permanente y distinto, tanto menos libertad y vagancia para el gaucho. Se elimina la libertad para mudarse de estancia en estancia por un mero antojo. La vida nomada ha sido tradicionalmente inherente al gaucho. No le interesaba el cultivo de la tierra. Dice R. R. Molas, a El gaucho no es un agrxcola: el es un nomada. Ama la vida libre y la goza. No pidais jamas a los hijos  del pais que se afinquen a un pedazo de tierra (por grande que el sea), pues diran levantando las manos: ese es un negocio de extranjeros, de gringos. Acostumbrado al trabajo que se realizaba a caballo desdeno la agricultura por ejecutarse a pie. Considerando. los cambios que tendrian lugar con el establecimiento de la agricultura, el presidente Sarmiento dijo: ... apenas tome la agricultura cierto grado de desenvolvimiento, la transformacion de la tierra de pastoreo en tierra de labor va a producir desordenes 11 sociales de extrana e imprevista forma. Para el gaucho, por cierto, produjo desordenes de gran magnitud. Significo un paso mas hacia la eliminacion de sus caracteristicas pecu-liares. El gaucho era competente solo en las faenas pastoriles tradi-cionales, ocupacion que fue reemplazandose por un sistema pecuario mas moderno. Paulatinamente, su trabajo fue superado por el del inmigrante. El gaucho ... sera hasta que se extinga el ultimo de su raza, un sujeto sin dinamismo, con mucha verba y pocos hechos. Esta es la sintesis de su historia. Cuando tuvo todo el territorio a su favor, no hizo nada bueno por el porvenir del pais; hoy que la poblacion de raza europea lo •ha arrinconado en sus pueblos coloniales, no lo puede hacer tampoco, aunque quisiera, teniendo los lugares de trabajo y produceion ocupados por los extranjeros y sus hijos argentinos.. El gaucho tuvo que reconocer su incompetencia en las tareas de la pampa mecanizada; y como reaccion a esa insuficiencia desdeno al extranjero por los trastornos que produjo en la economia y, consiguientemente, en su vida. Corbiere dice al respecto: Fue necesario que se radicase el inmigrante europeo, que dentro de su humilde equipaje traia el secreto del progreso, para que en medio siglo se extendiesen por los desiertos virgenes 37»000 kilometros de via ferroviaria, que uniendo a los pueblos, asombraria al gaucho, conduciendo centenares de vagones cargados de cereales, ganados finos, herrami entas y braceros, oyendose en las fabricas y en los campos sembrados, el canto alegre y viril del europeo.... Cuando se ocupo de aquel, "nos arrebata los nuestro", dijo, y cuando vio que poblando los desiertos los incorporaba a su patrimonio, despre-ciandolo a el como elemento inutil, reconociendo su impotencia para imitarlo, ofreciosele como peon....-^  12 Poco a poco el gaucho fue asimilando la nueva forma de vida siendo reducido a una existencia sedentaria. Resume Emilio P. Carbiere el papel irrele-vante del gaucho en la campana agropecuaria mecanizada: Para la estancia actual no es ya necesario el servicio del gaucho. El mayordomo europeo gobierna los "puestos" con ordenes telegraficas y recorre el campo en automovil; el galpon y el novillo descornado requieren cuidados de peones con horquilla para remover el pasto; el veterinario ha substituido al 'curandero' y al baqueano lo han anulado los alambrados con tranqueras numerosas... Al arreo, con el resero de chiripa. y tropilla de refresco, lo ha reempla-zado el transporte ferroviario; a la carreta el camion automovil.... Ante la estancia transformada de Venero Aguirre, (EI Romance de un  gaucho, de B. Lynch), los gauchos se rien del modo de trabajo empleado por los gringos, pero segun Torres-Rioseco: ... debajo de la risa se advierte el dolor del nombre libre, conocedor de las labores del campo, pero haragan, despreocupado, vencido por el europeo que, aunque ridiculamente fuera de su centro, se convierte en hombre util, indispensable.a veces, por su constancia, su sobriedad y su energia.21 Finalmente llega el momento en que desaparecen el gaucho tradi-cional y su ambiente primitivo para ser reemplazados por un nuevo habitante y nuevas costumbres. "Hasta la vestimenta se transformo." dice C. M. Bonet, "Las prendas gauchescas: el chiripa, el calzoncillo cribado, la 22 bota de potro, pasaron como curiosidades al Museo de Lujan." Sufrio el gaucho no solo un cambio externo sino tambien su ser intimo fue afectado, y esta es su verdadera tragedia. Los juegos, la musica, el lenguaje, tan fntimamente relacionados con su vida ceden ante los nuevos juegos, musica y lenguaje que se difunden por la campana. 13 En un episodic- de Plata dorada, Benito Lynch descubre la desolacion y el destierro del gaucho de su mundo tradicional: Un gaucho llega a la estancia de Mr. Linek, cuyo administrador es Mr. Thady Barley, y pide que se le permita pernoctar. Mister Barley lo rechaza diciendo: "Vea, amigo, de aqui a dos leguas esta la estacion Sanchez.... Alii* hay hotel. Aqui no se da permiso a nadie". Prosigue el protagonista William Fernandez, El gaucho se mordio los labios , me miro como para invocar mi ayuda, pero convencido sin duda. por mi aspecto de que yo tambien era un ingles, hizo volver su caballo lentamente y murmurando no se que amargura, torno a tomar el camino que habia traido. Me parecio que aquel hombre era la encarnacion de mi raza, la triste imagen de mi raza debil, que desalojada por la conquista mansa, pero firme, volvia.la espalda a lo suyo para hundirse. por los siglos de los siglos en el misterio insondable de la nada. Estos picaros creen que esta es una estancia de gauchos - murmuro Mr. Barley. Y yo senti frio en el corazon y vergiienza de mi mismo.^ 3 Y asi, cumplida su mision en la historia del pais, el gaucho es desplazado por aquellos a quienes ha beneficiado con sus sacrificios. Llega el momentohistorico en que los elementos tradicionales mas caracte-risticos del pais sufren un cambio subito e irreparable. La transicion de lo estatico a lo progresivo fue rapida. La agonia del gaucho se hace evidente. Todas sus peculiaridades pintorescas tuvieron que ceder. Su pasado fue borrandose rapidamente frente a la inmigracion europea y el progreso. Ya en el ano 1913 Godofredo Daireaux veia muy distante la epoca vigente del gaucho. En la introduccion a Tipos y paisajes criollos dice: Hoy, seria preciso internarse mucho en los territorios todavia poco poblados, para encontrar Ik el tipo genuino del gaucho irreducible, refractorio a toda disciplina heredero empedernido del nomadismo original. Desde un cuarto de siglo, siempre ha ido retirandose hacia el desierto, arrollado sin cesar por la ola de la poblacion, y pronto acabara de desparecer, en su tipo primitivo, por no saber a donde ir, sin chocar con la civilizacion que avanza. 2. La imagen del gaucho en la literatura Ademas de un hecho historico, la figura del gaucho es un fenomeno literario. Poetas y prosistas unieron sus fuerzas para inmortalizarlo y elevarlo a la categoria de mito argentine Los escritores no pudieron guardar silencio ante la extincion de un tipo tan representative y de tal prestigio, y asi el gaucho y su mundo adquirieron una nueva dimension al entrar en el mundo de la literature. Tras su apogeo en poesia, el gaucho conquista la prosa. Durante la epoca decadente del siglo gauchesco, el tema del gaucho ha sido tratado desde distintos puntos de vista. El problema del gaucho frente al inmigrante fue el tema central para unos; otros fijaron su atencion en las consecuencias del impacto del progreso sobre el gaucho y *su ambiente. Para la mayoria, comenzando con El Payador, de Lugones , y culminando eh Don Segunda Sombra, de Giiiraldes, el gaucho se transforma en una imagen idealizada de la esencia argentina; pero no faltaron quienes lo retrataron con realismo y objetividad, tal y como lo vieron en el ambiente de la epoca. Debe tenerse en cuenta que el gaucho, segun lo ha retratado el romance, raras veces ha reflejado la realidad de la vida del personaje historico, del "paisano gaucho", del "gaucho neto". El papel heroico que desempeno en la guerra le dio una fama y prestigio falsos. Tuvo sus meritos muy importantes, por cierto, en los momentos incipientes de la 15 Republican pero, aparte de su papel en las filas del ejercito, su contri-bucion a la sociedad y al progreso no fue de gran relieve. Los autores gauchescos , no obstante, se inclinaron desde el principio, como ya dijimos antes, a mitificarlo o idealizarlo olvidando sus defectos. Esta imagen ejemplar y prestigiosa del gaucho, creada por los escritores del siglo pasado, ha sido heredada por los escritores del siglo veinte. Fue tan atrayente esa figura, que los prosistas de la epoca agonizante y post-gauchesca siguieron explotandola y crearon obras cumbres del genero. Florencio Sanchez y Roberto Payro, guiados por una vision pro-gresista, presentaron en sus obras teatrales el problema del gaucho frente al extranjero y al progreso con toda su violencia y todas sus implicaciones , insinuando ciertas conclusiones de intencion didactica sobre la cuestion polemica del argentinismo. En Sobre las ruinas , Payro subraya que el futuro argentino se encuentra exclusivamente en el componente criollo tradicional, mientras que Sanchez, eh La Grihga, insinua que el elemento de la argentinidad resultara de la fusion del criollo con el extranjero. Tambien los cuentistas, impulsados por una sentimentalidad tradi-cionalista, aportaron a las letras argentinas cuadros documentales de la vida y ambiente pamperos. Sobre todo, se dedicaron a retener la figura ruda del gaucho, desde la epoca en que este era duefio de la tierra hasta los momentos en que se le considero ya como un intruso. De mayor interes para nuestro proposito es la representacion novelesca del gaucho en declive. El enfoque adoptado por los novelistas contemporaneos, es por lo general, tradicionalista. Ademas de la perdu-racion de la imagen idealizada del gaucho, buscan en los anales de otra epoca las caracteristicas humanas y el colorido ambiental para sus obras. 16 Es decir, evocan el embeleco gauchesco de antafio. Como diria E. Suarez Calimano: "Hay un divorcio sorprendente entre el clima de su tiempo y el 25 de sus obras." Y luego anade: Al afirmarse en lo nacional, encontraron que lo nacional que ellos podian captar se va en medio de la rapidisima corriente de la evolucion y. por eso detuvieronse - y detienense - a fijarlo en la literatura. Hoy lo nacional es ya otra cosa; pero ellos , no alcanzan a verla o la ven con sus deseos , que es tanto como imaginarla, no contemplarla. Reactualizaron los valores de otros tiempos , no solo para corroborar los rasgos caracteristicos nacionales, sino tambien para dar valor y relieve a sus relatos. Serviran de ejemplo las obras de cuatro de los mas destacados novelistas: Enrique Larreta, Acevedo Diaz, Ricardo Giiiraldes y Benito Lynch. Estos escritores vivieron en la pampa y conocieron a sus habitantes y, por lo tanto, se les debe considerar como testigos inmediatos. Con Zogoibi, Larreta se habia propuesto novelar la vida del gaucho desgraciado. El subtitulo de la novela, "El dolor de la tierra", presupone un tratado lugubre sobre el native Pero el gaucho es el que menos aparece. Se supone que Federico de Ahumada es el gaucho de la novela, pero lejos de ser un gaucho, es mas bien un estanciero culto de ascendencia criolla. Jesus Benavides es el personaje que de mas cerca representa al gaucho, pero su papel es insignificante y secundario en la trama de la novela. Zogoibi es mas bien el retrato de la vida de los hacendados y sus ricas estancias. Los personajes son mas urbanos que rurales. La trama se erige en torno a personajes opulentos. El medio ambiente pamero. tampoco se ajusta al molde de su obra. Las caracteristicas tipicas de la pampa -su inhospitalidad, su fatalismo - estan ausentes. Esta novela es, por 17 l o tanto, un mero retrato de personajes que se distinguen dentro de l a pampa semisalvaje por l a posicion economica, s o c i a l y c u l t u r a l que ocupan; mientras que del mundo gauchesco autentico hay solo un borroso t i n t e . Ramon Hazana, novela de ambiente r u r a l , e s c r i t a en 1932, r e f l e j a una realidad p r e t e r i t a , pero bien conseguida. En esta obra Eduardo Acevedo Diaz se remonta a l periodo inmediato a l a conquista del desierto. La poblacion es todavia escasa en l a region f r o n t e r i z a donde se l o c a l i z a e l escenario de l a novela. Acevedo Diaz se evade en e l tiempo, pero consigue que su materia se ajuste a l ambiente de aquella epoca pasada. No hay divorcio entre los personajes y e l ambiente. E l poblador es ya gaucho, ya i n d i o , ya mestizo, en consonancia con e l medio ambiente; E l escenario r e f l e j a las c a r a c t e r i s t i c a s de una pampa indomita, con sus supersticiones, sus pendencias fatales en l a s pulperias, sus juegos y carreras, y las faenas pecuarias de antano. Las pulperias son aun centros de reunion de los gauchos. Giiiraldes tambien se evade de l a realidad por medio de su obra maestra. Don Segundo Sombra no es un retrato f i e l de l a vida del gaucho, como se ha querido afirmar, n i tampoco un r e f l e j o cabal del campo y sus habitantes de pri n c i p i o s del s i g l o v einte, done se ha tratado l o c a l i z a r l a obra. Sus protagonistas, Don Segundo Sombra y su ahijado, Fabio Caceres, armonizan mas con e l gaucho de Martin F i e r r o que con e l de l a realidad h i s t o r i c a . Existe una discordancia notable entre los protagonistas y los personajes secundarios. Giiiraldes dota a estos de c a r a c t e r i s t i c a s muy proximas a las de los gauchos t i p i c o s , mientras que aquellos se singu-l a r i z a n por sus cualidades miticas. Se reune en Don Segundo y su ahijado lo fuerte, l o bueno, l o ejemplar, mas bien que l o tipicamente pertinente 18 al gaucho. Por consiguiente, "Don Segundo Sombra no es hijo de la realidad: es un mito... y en categoria de tal ostenta las virtudes que Giiiraldes quiso acordarle; pero muy pocas coinciden con las que la realidad permite 27 concederle." Con esta obra Giiiraldes transporta al lector al periodo reinante del gaucho. En el escenario se descubren pocas poblaciones todavia. La hacienda es criolla y chucara. No se sabe todavia de la mestizacion de ganado. La industria pampera es esencialmente pecuaria, y la agricultura, con excepcion de un pequeflo maizal que pertenece a un criollo y no a un gringo, no existe. Los campos son vastos y abiertos, con sus caminos interminables. Los arreos y el transporte todavia no han sido afectados por el ferrocarril. El trabajo se hace a caballo. Para ser competente en los trabajos pamperos, Fabio tiene que aprender un sinnumero de detalles pertenecientes a las faenas de la hacienda. En las encrucijadas de los caminos se mantienen todavia las pulperias tradicionales protegidas por rejas. La bota de potro, la vincha y chiripa son parte de las vesti-mentas de los personajes. Existen las carreras, los juegos y los clasicos encuentos entre los gauchos que inevitablemente tenian un fin tragico y fatal. En una palabra, Giiiraldes se ha evadido de la caracterizacion de sus personajes y del tiempo historico, creando un gaucho ejemplar e idealizado y no un gaucho sacado de la realidad pampera. Benito Lynch, a su vez, se -distingue entre los escritores que acaban de ser citados por su retrato costumbrista de una epoca muy proxima a la suya. No busca en la imagen idealizada del gaucho ni en un periodo preterito el modelo para sus obras. Siente, como los demas escritores de su epoca, el deseo de inmortalizar la imagen del gaucho, pero su con-cepcion y enfoque del personaje son distintos: 19 Lynch rompio los modales de la pampa tradicional -de la pampa de Ascasubi y de Hernandez. Dejo de lado las pulperfas, los bailes, las payadas, las faenas pastoriles con resonancias epicas. Fue el primer escritor que, no dejandose seducir por la romantica figura del gaucho legendario - figura familiar en las evocaciones de fin de siglo -, llevo a sus relatos paisanos autenticos, hombres de carne y hueso que el habia tenido ocasion de conocer en su vida de estancia. 28 No cree necesario evadirse a otra epoca para hallar la noble figura de su heroe. Se detiene ante el paisano y su transformado ambiente pampero, y en torno a su vida desplazada, humilde y ruda elabora el drama de sus novelas. Eetrata al gaucho tal como era y no como quisiera que fuera. Su punto de partida se inclina hacia el concepto de la "gaucho-logia" a que alude Daniel De Vidart, con el que se sostiene la substitucion del "pre-juicio por el juicio, la fami*liaridad con los hechos por el conoci-miento de los mismos. Aparece, en definitiva, la ciencia con sus plan-29 teamientos consisos , indiferentes a los reclamos del amor o del odio." Lynch se distingue por el amor y la ternura con que trata a sus criaturas y la tierra que habitan, sin pretender que sean otra tierra u otras criaturas. Se advierte, en contraposicion, que los otros escritores no aman al habitante y la tierra por lo que son, sino por lo que ellos quisieran que esos habitantes y tierra fueran. 20 NOTAS DEL CAPITULO I 1 A. Costa Alvares, "Las etimologias de 'gaucho'", Nosotros,octubre de 1926, pags. 183-209. 2 Fernando 0. Assuncao, El gaucho, Prologo critico del profesor Daniel D. Vidart, Montevideo, Imprenta Nacional, 1963, pags. 37^ -536. 3 Ricardo Rodriguez Molas, Historia social del gaucho, Ediciones Meru, Buenos Aires, 1968, p. 66. Molas cita de: Facultad de Filosofia y Letras, Documentos nara la historia argentina, t. 10, Padrones de  la ciudad y campana de Buenos Aires 1726-1810, Buenos Aires, Peuser, 1920-1955. ^ Emilio A. Coni, El gaucho Argentina-Brasil-Uruguay, Solar/Hachette, Buenos Aires, 1969, p. 208. J Ihid., p. 231. Emilo A. Coni cita del estudio de Muniz titulado "Voces usadas con generalidad en las Republicas de la Plata, la Argentina y la Oriental del Uruguay (Montevideo)", Buenos Aires, abril 20, I8U5. 6 Lucio V. Mansilla, Una excursion a los indios ranqueles, edicion y prologo de C. A. Leumann, tercera edicion, "Coleccion Austral", Espasa-Calpe Argentina, S.A., Buenos Aires-Mexico, p. 221. Coni, op. cit. , p. 2^7. Citado por E. A. Coni de Description  Geographique et Statistique de le Confederation Argentine, Martin, de Moussy, Paris, l86l, t. 2, p. 28l. 8 Ricardo Guiraldes, Don Segundo Sombra, 2Uta. edicion, Editorial Losada, S.A., Buenos Aires, 1967, p. 5^ . 9 Molas, op. cit. , p. 1 0 6 . Roberto Levillier (director), Historia Argentina, t. 5» Plaza y Janes, S.A., Editores Argentina, Buenos Aires, 1968, p. 3573. 1 1 Coni, on. cit. , p. 79. 12 Molas, OP. cit. , p. 63. Molas cita de Sociedad Colonial, Las clases  sociales y la campana, Academia Nacional de La Historia, Historia de  la Nacion Argentina, t. h, Buenos Aires, 1938, p. 505. 13 Ibid. , p. 28h. Molas cita de las cbras de Sarmiento, 1868. Ibid., p. UlO. Molas cita de la recomendacion de Diego G. de la Fuente, Anales de la Sociedad Rural (l873). ^ Ibid. , p. 199. Molas cita de los articulos del bando del gobernador Manuel Luis de Oliden, ( l8 l5 ) . 16 . Ibid., p. U93. Molas cita de Luis y Geoges Verbrugghe, Foret vierges  voyage dan 1'Amerique du Sudet 1'Amerique central, Paris, Calmann Levy editeur, 1880. 17 D. Faustino Sarmiento, Inmigracion y colonizacion, Obras de Domingo Faustino Sarmiento, t. 23, Imprenta y Litografia Mariano Moreno, Buenos Aires, 1899, p. 227. l8 Emilio P. Coriere, El gaucho desde su origen hasta nuestros dias, Talleres Graficos argentinos, L. J. Rosso-Sarmiento 779» Buenos Aires, 1929, p. 253. 19 . , Ibid., p. 161. 20 . -Ibid. , p. 2Mb. 21 Arturo Torres-Rioseco, Grandes novelistas de la America Hispana, University of California Press, Berkeley, 19^1, p. 167. 22 C. M. Bonet, "El gringo en la literatura rioplatense", Boletin de la Academia Argentina de Letras, t. 17, no. 66, oct.-dic. 19^8, Buenos Aires, p. 632. 23 . , Benito Lynch, Plata dorada, Casa Editora e Impresora M. Rodriguez Giles, Buenos Aires, 1909, p. 3^6. 2U Godofredo Daireaux, Tipos y paisajes cnollos, Imp. de La Nacion, Buenos Aires, 1913, p. 8. 25 E. Suarez Calimano, "Directrices de la novela y el cuento argentinos (1920-1932)", Nosotros, t. 80, no. 295, Buenos Aires, 1933, p. 350. 26 . Ibid., p. 352. 27 . ^ Ibid., pags. 355-356. 28 Enrique Williams Alzaga, La Pampa en la novela argentina, Angel Estrada y Cia,, S.A., Editores, Buenos Aires, 1955, p. 217-29 _ . Assuhgao, op. cit. , p. 7. 22 CAPITULO II LYNCH, SU GAUCHO Y SU ESCENARIO 1. Datos biograficos Debido a su predileccion por la soledad y el aislamiento, no se han podido recoger muchos datos biograficos certeros sobre Benito Lynch. En todo caso, los pocos detalles disponibles contribuyen al esclarecimiento de su afinidad por la materia gauchesca. Se sabe que pertenecio a la extensa y. famosa parentela de los Lynch, entre los que figura el distinguido escritor peruano Ciro Alegria. Entre los mas cercanos parientes aparece la saliente figura de su tio Ventura Lynch, quien tenia gran aficion a las letras y a la musica: Ventura "... dejo una valiosa obra folklorica en canciones populares, con su letra y su musica, y fue una rara multiplicidad como musico, pintor y poeta, todo en forma de diletante." 1 A pesar de su nombre irlandes, Lynch no pertenece al grupo de escritores sajones que viajaron por la campana y describieron sus impre-siones pamperas. Tiene raices bien plantadas en la Argentina, puesto que sus predecesores se radicaron en el pais a mediados del siglo dieciocho. Lo unico que le queda de lo extranjero es su nombre, porque en todo lo demas esta mas cerca de Guiraldes o de Hernandez que de Hudson con el que se lo ha comparado a menudo. Merece, por lo tanto, como todo criollo, el titulo de "hijo de la Patria". La fecha de su nacimiento permanece incierta. Se han propuesto las fechas de 1880, l 8 8 l , 1885 y 1889. La fecha mas ampliamente usada 23 es la del 25 de Julio de 1885. Su padre era bonaerense de origen irlandes y su madre de origen frances, era uruguaya e hija de terratenientes. Ambos hicieron su primera residencia en la ciudad de Buenos Aires, donde nacio Benito. Viendo imposibilitados sus deseos de hacerse una vida economica holgada en la ciudad, se trasladaron al campo de Buenos Aires cuando Benito tenia dos anos. Arrendaron la estancia "El Deseado", situada en el partido de Bolivar, a unas treinta leguas del ferrocarril "9 de Julio". Luego se trasladaron a "La barrancas coloradas", estancia del partido de General Guido. No habiendo lbgrado el esperado exito economico durante ocho anos de estadia en el campo, regresaron a la ciudad de La Plata, donde se domiciliaron permanentemente. Desde los diez anos, Benito Lynch vivio en la residencia paterna, sin cambiar de domicilio hasta su muerte, (23 de diciembre de 1951). Era una casa grande y antigua de la capital de la provincia de Buenos Aires. Despues de la muerte de .su padre (1902) com-partio el hogar con su madre, por la que sentia profundo carifio, y con sus hermanas manteniendose perpetuamente soltero. Curso los estudios primarios e ingreso en el Colegio Nacional de La Plata, pero abandono los estudios secundarios despues de la muerte de su padre y se dedico al periodismo, colaborando en la redaccion del diario El Dia. Desde muy joven fue un aficionado lector de los escritores franceses, con especial predileccion por Zola, Daudet y Bourget, y tambien fue atraido por las creaciones de los realistas espanoles. Aunque Lynch no se ha aferrado a un dogma literario fijo, en sus obras se nota la influencia de los escritores europeos, y en particular de Zola. En los datos autobio-graficos que se incluyen en su primera novela, Plata dcrada, el prota-gonista, Williams, descubre el gusto del autor hacia las novelas francesas. Hacia sus lecturas clandestinas, ocultandose de su madre en su cuarto "... a fin de entregarse con toda comodidad a la lectura de 'La Debacle', de Zola." El protagonista no podia comprender por que su madre habia censurado tan "inocentes" y "divertidas" lecturas y, consecuentemente, consumia esos libros a hurtadillas. Hubo un absoluto divorcio entre los intereses de Benito Lynch y la carrera que su padre le habia escogido. Encariiiado con la vida rural, el nino habia sonado hacerse "tropero".. Su padre, al contrario, queria hacer de el un "hombre instruido", con una posicion prestigiosa dentro del ambiente urbano. Esta eleccion de carrera es de suma importancia en su vida, puesto que aquella ilusion frustrada de su ninez viene a ser una fuerza motriz en la vida del futuro escritor. Lynch mismo revela en una entrevista con Ernesto Mario Barreda como sus suenos infantiles se acaban subitamente con la mudanza del campo a la ciudad y el subsiguiente ingreso en la escuela: Siendo chico nosotros - porque tengo otros hermanos-mi padre se vino del Uruguay y fue a instalarse en Bolivar, que en aquellos tiempos era el desierto... alii nos criamos. Pero, un dia empezo a notarse que corriamos el peligro de hacernos unos gauchos. Yo, sobre todo, que no salia del lado de los paisanos, a caballo, enlazando, boleando.... ^ Se vino, pues, la familia a Buenos Aires y entre a estudiar... A traves de su alter ego Williams, protagonista de Plata dorada, se revela con cuanta desgana partio de la estancia. Lo que le alentaba en esa hora desconcertante era la esperanza de regresar algun dia a la campana. Ya en la ciudad, el nino Williams se siente como encarcelado 25 entre los interminables muros de las calles. Siente aversion por este nuevo modo de vida. Se siente despavorido ante el anuncio del padre de que al dfa siguiente debe ingresar en la escuela. Paulatinamente fue ajustandose a la vida urbana, pero nunca llego a destacarse en estos cxrculos ni supo disfrutar lo maximo de su ambiente. Sus intereses eran otros. Paralelamente, Lynch : "Ya en el Colegio Nacional, a su aficion literaria se agrega su gusto por el sport, y ocupado en sus ejercicios • • U de box se olvidaba a veces de asistir a las clases." Tan divergentes fueron sus intereses, que nunca logro terminar la carrera academica. Con excepcion de las publicaciones con que contribuyo al diario El Dia, de La Plata, no tuvo otros oficios publicos de significante relieve. Ya escritor en plena madurez, prefirio la vida solitaria. Debido a su , escasa asociacion con literatos e instituciones literarias, su indiferencia hacia sus colegas y su desden por la fama, fue casi totalmente desconocido por los escritores coetaneos. Son muy pocos los que han tenido el privi-legio de entrevistarse con Lynch, porque en esencia, "le tenia horror a las entrevistas, y a los actos publicos, a las cartas de admiradores, a los agentes literarios a los editores."^  No se empeno por adquirir renombre. El unico obsequio de mayor esplendor que recibio durante toda su carrera fue el doctorado Honoris Causa conferido por la Universidad Nacional de La Plata en reconocimiento de su creacion literaria. Quiza ese retraimiento del.mundo haya contribuido a la falta de equidad con que se ha valorado su creacion literaria. A pesar del enclaustramiento en su casona de La Plata, se han perfilado al mundo rasgos de la individualidad de Lynch. No era un hombre antipatico, como algunos han querido afirmar, sino muy al contrario, segun 26 dice Arturo Torres-Rioseco despue*s de una entrevista: Dificil seria. encontrar un -hombre mas simpatico entre los escritores americanos. A traves de ciertas brusquedades de opinion se llega con placer al fondo humano de su gran sinceridad.6 Su posicion economica relativamente holgada le permitio dedicarse enteramente a la creacion literaria, sin tener que depender de la pluma como medio de vida. Consiguientemente escribia sin prisa, con calma y serenidad. No fue un escritor muy prolifico por cierto. El mismo confeso que como buen criollo era bastante haragan. Con todo, no es preciso tomar esta confesion al pie de la letra, ni juzgar su diligencia y constancia por el volumen de su creacion literaria, porque como dice Barreda: ... la. obra puede ser abundante y restricta: hay valores de extension y de profundidad. Lo importante es dar, como el ha dado, con el verbo de Dios. Una o cien veces...; . iY entonces no se ha pasado en vano sobre la tierra.1 ^ Los ocho anos de su nifiez vividos en la estancia han tenido profundas repercusiones sobre la carrera de Lynch. Son clave no solo de su obra literaria sino tambien del fondo ideologico de su vida. Las impresiones de la primera decada de su existencia quedaron imborrables en su memoria. Recuerda aquella epoca como la mas feliz de toda su vida. En aquellos anos infantiles se familiarizo con las costumbres y faenas campestres, conocimiento que luego transforme en materia de sus obras. Ademas de la experiencia campestre de la ninez, Lynch hacia continuas visitas a sus parientes en la estancia, de modo que nunca perdio contacto con el campo. Por medio de sus visitas ya a una edad madura, fueron anadiendose nuevas dimensiones a su vision del campo idealizado 27 de la ninez. Progresivamente fue adquiriendo una vision objetiva del paisano, y al mismo tiempo pudo notar las caracteristicas desfavorables y hostiles del medio ambiente. Gracia a ello, su produccion literaria esta saturada de vivos retratos humanos y con escenas que parecen sacadas directamente de la realidad misma por el conocida. Sus primeras impresiones, no obstante, forman el cimiento el movil mismo de su creacion literaria. Como dice Arturo Torres-Rioseco: "ilmpresiones imborrables que han orientado la estetica de este gran 8 novelista."1 Ya en plena madurez literaria vuelve al escenario de sus primeros anos. Los evoca a traves de un nino campero, protagonista de la serie de cuentos incluidos en De los campos portenos. Desenlaza la ultima de las aventuras de este nino en un momento critico de transicion, cuando Mario despierta a una nueva realidad: .... Y Mario, al llorar desconsoladamente sobre los tristes despojos de su primera ilusion de amor y de su caballc; no advierte que' yace alii, a sus pies tambien, otro despojo quiza mas digno de ser llorado: el cadaver de su ninez, a la que acaba de matar su adolescencia.9 Notese como Lynch considera la infancia como momento singular de la vida. Ante esa ninez perdida languidece tambien el autor de De los campos  portenos. Los imborrables recuerdos de su ninez y luego la realizacion de la inminente desaparicion del gaucho, provocaron en Lynch el anhelo de inmortalizar el escenario pampero tan intimamente relacionado con su vida. Interrogado por Cesar Porcio sobre su predileccion por los temas pamperos Lynch contesto: 28 Usted sabe que la vida que no se puede vivir es la que se escribe... Cuando chico vivi mucho tiempo. en la estancia de mi padre. Pero mi padre no queria hacer de mi un gaucho, sino un hombre instruido, un hombre de ciudad, y yo tuve que conformarme con estudiar, encerrado en mi cuarto, en vez de dedicarme a enlazar potros o marcar reses en la estupenda gloria de aquellas manana camperas. Pero cuando volvi a la estancia despues de mis estudios en el Colegio Nacional, entonces me desquite... l u iY que desquite.1 Es alrededor de la vida y ambiente pampero que Lynch produjo sus mejores obras. Con excepcion de la novela Las mal calladas y unos cuantos cuentos de ambiente urbano, el resto de su obra es de caracter rural. Ya en su primera obra,'Plata dorada (1909)» se distinguen sus dotes de novelista pampero. Cuando el escenario de esta novela cambia de la ciudad al campo los personajes y el paisaje adquieren un nuevo relieve, nueva vida y colorido. Lynch mismo lo ha confesadd: "Yo escribo solamente sobre lo que conozco bien, y el campo de la provincia de Buenos Aires es el que domino mas." ^ 2. Escenario Su familiaridad con la vida del campo y el medio ambiente lo ha calificado para crear obras en las que la crftica literaria ha reconocido la "mayor dimension realista y equilibrio estetico" que en la obra de cualquier otro e'scritor contemporaneo del mismo genero. A los que ponian en duda su conocimiento del gaucho y de la pampa Lynch responde: Soy un hombre de ciudad es cierto; hace mucho tiempo tambien, que vivo en La Plata, pero eso no significa que no conozca uno por uno todos los partidos de la provincia de Buenos Aires, que son los unicos que describo en mis novelas. 12 29 Para el escenario de sus novelas escoge una zona especffica de la pampa, que por su poca atraccion permanecio hasta entonces ignorada por los escritores. Es un campo poco hospitalario donde no faltan los fachinales , los banados, los duraznillos y, en las proximidades del Salado y de la costa, los cangrejales. Dentro de este ambiente un tanto hostil se localizan los distritos de cada una de las novelas de Lynch: Dolores (Los caranchos de La Florida) al sur; y en la margen del norte, Canuela (Raquela), Monte (El antojo; de la patrona), y Lobos (El romance de un gaucho); zona que se elige como destierro hacia el oeste es la de Saladillo y Bolivar (El romance de un gaucho). 13 Dentro de este marco esta situada "La Estancia Grande" (El ingles de los giiesos XV) y en ella la "Laguna de los Toros" que aparece en El ingles de los giiesos , Los caranchos de La Florida y en el cuento "Limay",.y la pulperia de San Luis que se repite en El ingles de los giiesos, Los caranchos Ik de La Florida, Pablo Verde y en El romance de un gaucho. El escenario de sus novelas no es el campo desolado de antafio, o la estancia sin arboles y alambrados, ni es la estancia moderna de hoy. Es el campo de transicion de principios del siglo. Se destaca el encuentro y el consiguiente impacto del gringo y de la tecnologia sobre el gaucho. El campo frente a la ciudad y viceversa. Se retiene aun el galon de los peones, la cocina con piso de tierra y el puesto. El gaucho, no obstante, es reducido a una vida sedentaria y estatica. A base de estos elementos estables de la estancia Lynch ha demostrado su gran talento y originalidad creativa. En contraste con el campo descolorido de Don Segundo Sombra, en el que se refleja una vision monotona, sombria y grave, y en el que los 30 hombres viven bajo una sombra de angustia, en el campo de Lynch resalta la variedad: se descubren los campos ya verdes, ya amarillos, ya grises; aparecen las sombras, pero tambien irradia el sol; hay dolores, pero no faltan las risas. La pampa retiene las caracteristicas hostiles y embrute-cedoras frente a las que los habitantes luchan, triunfan, fracasan. Es un campo que en ciertas ocasiones se ajusta paralelamente con el espiritu jovial o taciturno de los habitantes, pero a veces diverge para formar una contraposicion. Por ejemplo, mientras el hogar de Balbina se llena de lobreguez y de dolor con la muerte de esta, afuera el campo se llena de luz y de alegria. El sapo: Se acogio al humedo amparo de una quiriua, y desde alii se puso a contemplar con sus ojillos socorrones el soberbio espectaculo del nacer del dia, la pampa extr.a-ordinariamente magnifica que la Naturaleza desplegaba aquella manana, como si hubiese querido distraer, a fuerza de luz y de colores , la atencion de los hombres y de las bestias, para que no pensaran, para que no dudaran, para que siguieran confiando siemprj^ en la equidad de sus leyes y en su poder soberano. Lynch no poetiza ni estiliza ese campo. Se limita a un escenario cuadriculado, cercado por los alambrados y por las reglas economicas y sociales de la epoca, reteniendo en el todas las cualidades naturales. Por medio de una comparacion Antonio Aita destaca el campo lynchesco: Giiiraldes se asoma al campo con ojos de hombre triste, quien siente la anoranza de cosas idas, y todo es grave en el circulo de su vision; Lynch contempla con ojos risuenos el mundo de su accion novelesca, sujeto a la realidad palpitante de su ensueno, y todo es ingenuo y alegre en torno a sus heroes. 16 3 1 3 . Lynch frente al progreso Lynch, como los demas escritores coetaneos de su estirpe, se embarco en el genero gauchesco motivado por la rapida desaparicion del gaucho frente al progreso. iCual fue, entonces, su postura ante esa fuerza invasora que desplazaba al poblador tradicional y dueno legitimo de la pampa? No condeno al progreso pero sintio una profunda melancolia por el gaucho y todo lo relacionado con su persona. En el folleto "El estanciero" , ( 1 9 3 3 ) , Benito Lynch expone su postura respecto a la transformacion de la pampa y la perdida de los elementos tradicionales: Denigrar el progreso por amor a la tradicional y noble sencillez de las viejas costumbres criollas es casi un delito de lesa cultura y de lesa patria; pero bien se puede - al advertir como se van para siempre, con toda la poesia de los antiguos campos -dedicarles la misma mirada melancolica con que• contemplamos, tendido en el suelo, el arbol anoso que nos vio nacer, pero cuyo sito hace falta para construir un garaje. ^ Sus novelas no son tratados sociologicos en los que se defiende la situacion del gaucho o se condena el progreso. Esto no excluye, sin embargo, los conflictos de clases. Los hay. Y en efecto, forman la substancia de sus obras. No falta, no obstante, como en muchos otros escritores, la alusion a la agresividad del extranjero dentro del mundo gauchesco. Por ejemplo, el pulpero gallego de San Luis en El romance de  un gaucho le cuenta al vago Pantalion su exito economico como resultado de la diligencia en el trabajo: Se vino pa tierras de America cuando a gatas 32 andaria por los doce anos, cansado de ver padecer las miserias mas negras de sus padres y a sus hermanos menores, que eran mas muchos que hormigas volcadoras en primavera... Se vino con una mano atras y otra adelante, como quien dice; sufrio, peno, agacho el lomo a todos los trabajos, sin hacerle asco a ninguno, y aura a los treinta, aunque no podia decirse rico, ya se habia dado el gusto de acomodar a todita su familia alia en su tierra. °^ Pero Lynch no se ha dejado llevar por los sentimientos melancolicos y, consiguientemente, sus novelas no reflejan parcialidad distintiva hacia uno y otro polo. Porque si bien cita ejemplos a favor del progreso, no deja, por ello, de dar el necesario relieve al gaucho, de modo que el lector simpatice con el desafortunado. Escoge como personajes de sus obras a individuos de diversos sectores economicos, sociales e intelectuales y con distintos intereses. Unos , los patrones, por lo general ambicionan mejorar sus posiciones economicas modernizando las estancias; otros, los gauchos, muestran su aversion al progreso; y hay tambien algunos que aunque tienen tierras se mantienen completamente indiferentes a las innovaciones. Al primer grupo pertenecen Don Pancho y su hijo (Los Carranchos de La Florida); Don Cosme, (Palo Verde); Mayor Grumben, (Raquela) ; Pepe, (El anto/jo de la patrona) y Venero Aguirre, (El romance de un gaucho). Al segundo grupo pertenecen los gauchos, y al tercer grupo, entre otros, Eduardito, primo de Panchito (El romance de un gaucho). Don Panchito, graduado en una universidad europea, regresa a la estancia de su padre con grandes ilusiones de poner en practica sus conoci-mientos agronomicos. En su programa de innovacion entran los siguientes proyectos: Los canales de desague, la instalacion de una lecheria, y la siembra de "ray - grass" y alfalfa. Y, como es natural, para sus proyectos 33 va a valerse de la inano de obra del gaucho. Veamos la reaccion de los gauchos cuando Panchito comparte con ellos sus planes de innovacion: ... Voy a cambiar todo esto en algo muy moderno y muy bien organizado..., - y espera una reaccion de aprobacion del gaucho puestero, pero, - nadie dice una palabra. Las ideas de reforma del amo nunca producen entusiasmo entre los sometidos. Miran esos projectos como una amenaza, como algo que puede venir a perju- .. dicarles y a destruir sus costumbres y su tranquilidad. Siente aversion al progreso porque sabe que su oficio tradicional sera reemplazado por uno nuevo que el detesta. Tendria que aprender una nueva forma de trabajo. Tendria que relegar las faenas pastoriles ejecutadas a caballo y tomar la pala para cavar canales. Es decir, tendria que hacer trabajos de gringos, tan abominados por los criollos. Lo que mas le inquietaba era el hecho de que nada le venia de todos estos cambios y sacrificios, y que los unicos que se beneficiaban eran los patrones. Lynch, "como buen criollo", parece haber compartido la actitud gauchesca sobre la agricultura. No podia imaginar al gaucho detras del arado, y por eso no figuran en sus obras las estancias agricolas. Hay referenda concreta a una sola estancia agricola bien organizada en El romance de un gaucho, pero su funcion en la novela parece ser la de demostrar el odio del gaucho hacia el arado. Le parece ridiculo el trabajo del europeo "arando tierra e rastrojo, pero con caballos en vez de giieyes y muy de sentado como en sulki e resero o de comprador de 20 lana." Lo ironico del incidente es que el gaucho intenta salvar su situacion agonizante elogiandose con su superioridad respecto del gringo en las faenas pecuarias. Pero en esa risa se descubre la subyacente amargura que nace de la comprension de que sus aptitudes ya estan fuera 3h de moda para la epoca. Eduardito, tambien patron de estancia, reacciona con sorna a las ideas progresistas de su primo Panchito. Prefiere compartir las costumbres y forma de vida de los gauchos. No tiene ningun interes de mecanizar su propiedad. Su tratamiento del gaucho es mucho mas humano que el de los patrones mas agresivos. No hay entre este y sus subordinados el distan-ciamiento insondable que hay en los otros patrones mas ambiciosos. h. El gaucho de Lynch Los gauchos de Lynch, si es que de acuerdo con la definicion seman-tica se puede denominar a sus paisanos con este nombre, no son los repre-sentados en textos historicos, ni tampoco los expuestos en verso y prosa. German Garcia ha notado que en la obra de Lynch "Esta frente a nosotros ^ 21 el gaucho que sucedio al gaucho. La bombacha que reemplazo el chiripa." Lynch ha sido especifico en la seleccion del periodo historico, medio ambiente y personaje para sus novelas. Se ha observado en el capitulo anterior que Benito Lynch no se habia evadido de la epoca vigente del gaucho, sino que se habia limitado a las dos primeras decadas del siglo XX y, cuanto mas, podria incluirse el ultimo decenio del siglo pasado. Teniendo en cuenta los cambios que tienen lugar en la pampa durante estos anos, se comprendera que su interpretacion literaria se cine a un periodo singular de la historia del gaucho. La campana de esta epoca es la que el "dominaba mas" ya que la conocia personalmente por medio del constante contacto que mantuvo con ella desde su ninez. En ese campo llano, informe y un tanto hostil, Lynch vio paisajes, colores y formas dignas de ser recordadas. Sobre todo, percibio en el 35 paisano, venido ya a menos por el progreso, el elemento humano apto para desempenar un papel esencial en el drama de sus obras. No cometio el error de buscar en el habitante de otros tiempos o en la inagen idealizada del gaucho el modelo para sus novelas. Ni tanpoco creyo necesario evocar una imagen parcial del paisano, imagen que destacara solo las virtudes: su coraje, su aptitud, su bondad, su discrecion o su estoicismo. Vio hombres con problemas de hombres y asi los retrato. En este respecto, no puede acusarsele a Lynch, como a otros escritores, de haber deformado la figura del habitante pampero. Vio en el gaucho virtudes y faltas y no vacilo en destacar y hasta censurar su cobardia. En las narraciones falsas de otros escritores se relatan los clasicos encuentros entre los gauchos en las pulperias, en los que los antagonistas se encuentran bravamente frente a frente. Nunca traicionan. En Lynch no faltan los gauchos cobardes y traicioneros. Por ejemplo, Santos Telmo apunala a mister James a traicion, (El ingles de los guesos). Lo mismo hace el gaucho Cosme en el desenlace de Los caranchos de La Florida. Pantalion, el protagonista de EI romance de un gaucho, llega hasta tal punto de degradacion que le roba el ganado a su propia madre para pagar una deuda resultante de los malos juegos en la pulperfa. Ferrayra, el mayordomo de Pantalion, considerado tan fiel por este y su madre, al ganar una buena suma de dinero en los juegos pierde el respeto y la fidelidad a su amo. Rehusa prestarle dinero a su patron, y al mismo tiempo anuncia que va a abandonar a Pantalion y su estancia. "ISos un trompeta! - le grita Pantalion - iSos un mal amigo.' iUn f also! iUn 22 ladron.'" Al final del episodio el gaucho hiere a su amo y se va dejandolo tendido en el suelo, medio muerto. 36 Ya que Lynch retrata al gaucho de carne y hueso que el conocio en su vida, es logico que interprete junto a sus virtudes , sus caracteris-ticas negativas. A diferencia de los gauchos parlachines de otros escri-tores, los suyos son callados, de frases breves, a veces expresandose con monosilabos. Segun el criterio de C. M. Bonet: Su paisano no es el gaucho de Martin Fierro o del Fausto: un hombre bien plantado, altivo corajudo, dicharachero y dotado de intuicion artistica... , sino un gaucho venido a menos, echado a perder por el mestizaje, un sujeto "achinado", "chucaro y torvo como novillo fachinero", torpe de inteligencia, lento de palabra, taimado, vengativo, silencioso y haragan. Sujeto inferior, no sirve mas que para "pionar" y es, por eso, facil instrumento del gringo, mas inteligente e industrioso. No, Lynch no estiliza la vida de sus gauchos. La interpreta objetivamente. Los paisanos de sus novelas: ... como tipos de hombres y mujeres trabajadores en la tierra pampeana, tienen tanto relieve y fidelidad, tanta fuerza y veracidad en sus palabras y en sus silencios, en sus gestos y en sus acciones , descubren tan a lo hondo un alma como es la de sus congeneres en la realidad, que no podemos menos que admirar la maestria del creador y reconocer su estirpe. ^ Lynch ha penetrado en la vida de estos hombres rudos y, en la mayoria de los casos, analfabetos, y en torno a ellos ha planteado profundos problemas psicologicos. 37 NOTAS DFX CAPITULO II 1 E. M. Barreda, "Benito Lynch el novelista de la pampa", Caras y  Caretas, No. 1392, junio 6, 1925, Buenos Aires. 2 Benito Lynch, Plata dorada, Casa Editora e Impresora M. Rodriguez Giles, Buenos Aires, 1909, p. 159. 3 Barreda, op. cit. , no. 1392. ^ A. Torres-Rioseco, Grandes novelistas de la America Hispana, University of California Press, Berkeley, 19^ 1, p. 113. ^ Angel Flores , Historia y antologia del cuento y la novela  hispanoamericana, Las Americas Publishing Company, New York, 1959, p. 375. ^ Torres-Rioseco, op. cit. , p. 112. 7 Barreda , op. cit. , No. 1392. Q Torres-Rioseco, op. cit. , p. 113. ^ Benito Lynch, De los campos portenos, (cuentos), Libreria y Editorial La Facultad Benabe y Cia., Buenos Aires, 193°, 2a. edicion, p. 207-^ Nicolas Cocaro, Benito Lynch, Ediciones Deste, Buenos Aires, 195^, p. 13, citado por No. Cocaro de "Benito Lynch hombre hurano y cordial", de Cesar Porcio. 1 1 Ibid., p. 13. 12 Ibid., p. 13. 13 Julio Caillet-Bois, La novela rural de Benito Lynch, Universidad Nacional de La Plata, La Plata, I960, p. 11. lk Ibid., p. 11. Benito Lynch, El ingles de los guesos, prologo de Xavier Dacal, Mexico, 1955, p. 205. Antonio Aita, "Algunos aspectos de la novela argentina", Nosotros , ano 23, t. 6k, No. 239, abril 1929, p. 18. 17 Benito Lynch, El estanciero "Cuadernos Mensuales de Cultura", Ediciones Seleccion, Buenos Aires, 1933, p. 31. 18 Benito Lynch, El romance de un gaucho, Librerfa Anaconda, Buenos Aires, •1933, p. 31k. 38 1 9 Benito Lynch, Los caranchos de La F l o r i d a , cuarta edicion, Ediciones Troquel, Buenos Ai r e s , 1958, pags. 7^-75• 20 Lynch, E l romance de un gaucho, p. kh6. 2 1 German Garcia, La novela argentina-un i t i n e r a r i o , E d i t o r i a l Sudamericana, Buenos A i r e s , 1952, p. 1^2. 22 Lynch, E l romance de un gaucho, p. 101. 2 3 C. M. Bonet, "La novela", H i s t o r i a de l a l i t e r a t u r a argentina, d i r i g i d a por R. A. A r r i e t a , t . h, Ediciones Peuser, Buenos A i r e s , 1959, p. 1U5. E. Suarez Calimano, "Directrices de l a novela y e l cuento argentinos (1920-1932)", Nosotros, t . 80, No. 295, Buenos A i r e s , 1933, pags. 358-359. 39 CAPITULO III INNOVACIONES, CONFLICTOS Y FINALES TRAGICOS 1 . Innovaciones en la tematica gauchesca Cuanto mas tiempo se mantuvo en vigencia el tipo literario gauchesco tanto mas exhausto se hacia el material disponible sohre el gaucho y su mundo. Durante la larga trayectoria de la literatura gauchesca en el escenario literario rioplatense, el tema del gaucho se habia enfocado desde una infinidad de puntos de vista. Cada vez se exigia mas esfuerzo y talento para dotar una obra literaria con un toque de originalidad. Benito Lynch tenia muy en cuenta este hecho al embarcarse en el genero gauchesco, y consecuentemente, busco un nuevo punto de partida para dar relieve al asunto. Es precisamente en esta area donde Lynch demuestra su fuerte, impartiendo una medida de innovacion al genero gauchesco. Para evitar la monotonia, introduce en sus obras personajes de otra cultura y con otra mentalidad, y ciertos elementos exoticos que anaden colorido al caracter casi estatico del gaucho y su ambiente. En una entre-vista de 1925, Lynch dijo a Barreda: Elegi al gaucho, como personaje central de mis obras, porque ya es un tipo hecho, completo... El hombre de la ciudad, es todavia transitorio. Pero el gaucho, da poco... iUsted ha visto que siempre en mis novelas yo pongo un "ladero"?... En Los caranchos de La Florida, en El ingles  de los giiesos. . . un hombre de otro ambiente, de otra cultura, un "ladero" para que cinche... iporque el gaucho solo, da muy poco.' ^ Para lograr una mayor intensidad psicologica, Lynch cuenta con las maximas incompatibilidades entre los protagonistas. ho Otro elemento relativamente singular en sus novelas es el e"nfasis dado al papel del sexo femenino. Para la epoca literaria fecunda de Lynch, los gauchos nomadas ya eran cosa del pasado. El gaucho que el conocio estaba reducido a una vida sedentaria. Dentro de esta forma de vida del paisano, el papel de la mujer adquiere una nueva dimension. Es decir, la vida sedentaria facilita el establecimiento del hogar en el que la contribucion de la mujer es de suma importancia. Dice Estela Cantos: La mujer no es para Lynch un personaje mas o menos borroso que sirve - como en los tangos - para estrechar la amistad entre los corajudos caudillos: las mujeres de Benito Lynch estan presentes, tienen participacion directa en la vida de los hombres. Sufren, luchan y comparten el destino de estos. Son al mismo tiempo, graciosas y tiernas. ^ Contrario al caracter dominante del sexo masculino de los gauchos tradicionales, en las obras de Lynch se descubre una relacion de igual a igual entre mujer y marido. Ademas, no faltan ejemplos donde el papel de la mujer es dominante, o sea, superior al del hombre. Bastaran dos ejemplos para ilustrar la insolencia de la mujer, y en la seccion siguiente volveremos a fijarnos mas detalladamente en la funcion novelesca de la mujer. Frente a las irrazonables demandas de su mujer en cuanto a la disciplina de Marcelina, Sandalio dice, "hace lo que quieras, yo ya estoy harto," a lo que su mujer responde enfadad, "iAh, ahJ lEstoy harto, estoy harto.' - ... y luego anade poniendole las manos por la cara-: iPa que sos el padre entonces? iPa que? IVaya una hechura de hombre que sos vos.'" Luego el marido ni se atreve intervenir directamente a favor de su hija cuando su mujer la azota brutalmente. Se dirige a un gaucho visitante para que este pida la suspension del castigo. Para ella su marido "es 1+1 un pobre paisano inorante, incapaz- de atinar a nada". Dofia Pacomia asume completo contro de la cuestion economica y domestica de su hogar. Reacciona con gran disgusto cuando Deolindo compra unas masitas sin su permiso. No es avara pero teme que sus hijos aprendan a desobedecerla. "... Lo que ella no queria de ningun modo era que las cosas se hiciesen sin su consentimiento y como si en aquella casa cada uno fuese dueno de hacer lo que le 'viniere en granas'." ^ Es asi como Lynch usa precisamente lo que Giiiraldes pasa por alto en Don Segundo Sombra. En la obra de Giiiraldes el reserito tiene dos encuentros con muchachas hacia las que tiene cierta atraccion pero, siguiendo el consejo del gaucho ejemplar, se escapa de ellas a tiempo a fin de vivir una vida conforme a los preceptos de su padrastro. Los personages sedenta-rios de las obras de Lynch, no obstante, se envuelven sin reservas en amores produndos , puros. 2. Funcion de los "laderos" Junto a la funcion de los "laderos" intentaremos proyectar una sintesis de los argumentos de las novelas a fin de establecer el curso de las tramas, la vision novelesca de Lynch y su concepto de la vida. Lynch traza las tramas de sus novelas en torno a los encuentros entre hombres y mujeres con distintos fondos sociales, culturales y economicos. La llegada del "ladero" viene a ser, dentro del ambiente semisalvaje de la pampa, como un catalizador que inicia o precipita la accion que hasta entonces permanece latente. Estos personajes mas exoticos, comunmente procedentes de circulos urbanos , vienen al campo con propositos muy distintos a los que desarrollan a partir de la llegada. Sus vidas, asx como la de aquellos con quienes vienen en contacto, son radicalmente afectadas por el papel dramatico que la fortuna quiere que desempefien. Panchito, por ejemplo, es atraido al campo por un capricho inherente, por una voluntad inflexible. Revela sus secretos deseos en la conversacion con la maestra de la escuela rural:"Yo quisiera vivir en donde yo solo mandara, y en donde hubiese la menor cantidad de gente que manden u opinen. Por eso es que lo que mas me gusta es el campo." ^ Como no pudo encontrar estas condiciones en los circulos urbanos ni en las instituciones educacionales de Europa donde paso cinco anos, opto por regresar al campo. Sin embargo, pronto se da cuenta de que ni aun aqui sera el solo quien mande y los demas escuchen y callen pasivamente. Comprendera que hay otros con iguales ambiciones. Es precisamente alrede dor de este punto donde para Panchito nacen las primeras frustraciones. El capataz de la estancia, Cosme, se adelanta a demostrar, casi a punto de un encuentro mortal, que hay otros que piensan y opinan. Panchito fracasa frente a Cosme, y desde entonces tendra en el capataz un rival que buscara una oportunidad para vengarse y que finalmente la encuentra. Sin embargo, su principal antagonista viene a ser su propio padre Desde el primer dia del reencuentro no hay mas que problemas y rencores entre ellos. Despues de un breve intercambio de ideas entre el padre y el hijo durante la primera noche, muy breves por cierto si se tiene en cuenta la ausencia de cinco anos, Panchito se retira a su alcoba pero no puede dormir. No fue este el encuentro que el anticipaba. Al despertar los recuerdos infantiles de los abusos de su padre, vierte su desengano inicial en un soliloquio: Si su padre cree que va a seguir tratandole como U3 antes, esta muy equivocado... se ira, se ira a vivir solo por ahi... iBueno es el para malos modos, el que no se aguanta ni a Dios mismo! ^ El padre seguira tratandole adversamente, y el "que no se las aguanta ni a Dios mismo", seguira acumulado rencores hasta el momento de la tragedia final. Panchito vino con las grandes ambiciones de poner en practica sus conocimientos agronomicos, pero durante aquella noche de insomnio, la vida pampera "ya no le parece tan atrayente como la sono otrora, como la deseo alia, en el mundo viejo, aburrido y triste, en su aislamiento de Q misantropo." Este desengano se acrecienta progresivamente hasta que en el encuentro con la maestra expresa su frustracion complete: "Yo llegue aca lleno de ilusiones , y me he llevado un desengano enorme." El infortunio mas pate*tico de estos encuentros, sin embargo, quiza no es el de los "laderos", sino el de sus congeneres pamperos cuyas vidas pacificas e inocentes vienen a ser totalmente alteradas. Aunque este hecho no se destaca tan distintamente en Los caranchos de La Florida como en otras novelas, puede notarse, no obstante, el trastorno que causa la presencia del "ladero". Para Don Pancho, padre de Panchito, y para Marcelina, hija del puestero Sandalio, la vida transcurria sin acontecimientos de mayor relieve hasta la llegada de Panchito. Entonces el curso normal y pacifico cambia subitamente. Don Pancho, al convencerse de que el carruaje que se aproxima a la tranquera conduce a su hijo, en lugar de expresar placer frente al inmediato encuentro se agita y atemoriza. En el apuro del momento despacha urgentemente a su criado Bibiano con una carta para Sandalio, padre de Marcelina. La inquietud paterna descubre la sospecha de un rival en la hh persona de su propio hijo, hecho que hara imposible desde el principio una relacion cordial entre ellos. Quiere aislar de Panchito a su amada Marcelina, pero sus precauciones crean desconfianza. Para empeorar las relaciones, la conversacion mas prolongada del encuentro gira precisamente alrededor de Sandalio y su familia. Innocuamente Panchito se hace dema-siado persistente en sus interrogaciones sobre el puestero. Es tanta la inquietud de Don Pancho que al dia siguiente, en vez de disfrutar unos momentos de intimidad junto a su hijo, parte muy de madrugada al puesto de Sandalio para dar alii sus advertencias. El trastorno de don Pancho comienza a manifestarse a traves de un comportamiento hipocondriaco. Busca desahogar sus inquietudes emocionales desafiando los conocimientos agronomicos de su hijo, cuando, en realidad, esta orgulloso del logro academico de este. Castiga al puestero Sandalio por desobedecer sus ordenes dando hospedaje a Panchito. iComo pudiera rehusarle refugio al hijo del patron cuando este, perdido en la oscuridad y exhausto por la tormenta y lluvia, da por casualidad con su rancho? Marcelina, por su parte, inconsciente de su papel en las deteriora-das relaciones entre el patron y su hijo, dice a don Pancho, "anoche estuvo aquf don Panchito, su hijo ino? ... Es muy guen mozo iverdad?", y luego anade, "nunca habia visto un hombre asi en mi vida... nunca, nunca..." iQue puede hacer el frente a semejante confesion? Muy astutamente se pone a denigrar el caracter de su hijo frente a esta gauchita. Cuando el patron parte despues de esta difamacion, "Marcelina le mira alejarse pensativa y seria'^ ^^ y asi queda sembrado el germen de inquietud y desconcierto en el alma de esta criatura inocente de la pampa. A pesar de todos los obse-quios del patron, ella no se habia dado cuenta de sus intereses egoistas, pero cuando llega el "ladero" sus sentimientos instintivos se despiertan inmediatamente. En el proximo encuentro, en el camino de la escuela, Panchito se declara y ella acepta su mano, y al partir, esta vez, La muchacha se queda por un momento inmovil, fijos los ojos empanados , en la silueta del joven que se aleja, y contraidos los labios por un gesto de pueril despecho. Despues suspira... Y, lenta-mente, prosigue su camino volviendo la cabeza.12 La pobre Marcelina inesperadamente comienza a sentir en toda su amplitud el impacto del "ladero". Ahora "la moza anda con la cabeza inclinada y hay como un pliegue de preocupacion que no se borra en la tersura de su „ 13 frente morena . Excitada por las relaciones propuestas por el patron-cito, se entrega sin reservas a la direccion de sus pasiones instintivas. Sabe muy bien, no obstante, lo que implica la infraccion de las ordenes formuladas por don Pancho y por su madre respecto a su relacion con Panchito. Su madre la tiene amenazada con sacarle el cuero a lati-gazos. iQue puede hacer ella? Frustrada frente a semejante situacion, Marcelina, ... apoyada en un lienzo del corral de las ovejas, piensa tanto y tan hondo, sin duda, que al cabo de un rato se le llenan los ojos de lagrimas , y mordiendo el extremo de su panuelo solloza sobre el madero su desventura infinita. "Mi llegada ha sido muy mal recibida,"1^ dice Panchito en cierta ocasion. Y en efecto asi fue. Con admirable maestria el novelista capta, economizando tiempo y episodios, el trastorno irrevocable de una existencia pampera relativamente pacifica producido por la presencia de un personaje h6 a quien Lynch ha denominado "ladero". El "ladero" de El ingles de los guesos es un antropologo ingles enviado a la pampa por su corresponsal Douglas Amstrong [sicH»antropologo y profesor de Cambridge, para hacer excavaciones de caracter cientifico. Viene con una mision distinguida de hacer investigaciones de fosiles del primitivo habitante pampero a fin de proporcionar datos para el libro de su profesor,titulado History of the Savage men CsicD,ya en progreso. A pesar de la definitiva mision de mister James Gray, el nuevo medio ambiente, sus habitantes y el destino, si se quiere, tendran un enorme impacto sobre su vida. Ha de llegar el momento en que, enfrentado por una situacion imprevista, estara a punto de alterar su carrera y su brillante futuro. En los primeros quince capitulos se expone la reaccion de los puesteros, y en particular de Balbina, frente al forastero. Mientras tanto, mister James va habituandose a la existencia aislada y preparandose para el drama y conflictos futuros. Las circunstancias finales en las que se encuentra el antropologo, aunque tristes por cierto, no pueden compararse con los trastornos y tragedia que sufren los puesteros con el hospedaje de este "ladero". La introduceion de este personaje foraneo crea una sucesion de reacciones de caracter progresivo y culminante. En la primera etapa el antropologo es considerado como personaje extranamente comico. La reaccion inicial es un espectaculo tipicamente barbaro. Sin verdadero motivo todos estallan en una risa salvaje. Balbina, la futura protagonista, muchacha de dieciocho anos de edad, demuestra las caracte-risticas de una chiquilina ignorante, con su incontrolable risa. Al poco tiempo, el sabio ingles es reducido a un ente carnavalesco dentro de este »*7 ambiente semi primitive A veces el barbarismo se revela en forma grosera y penosa, como, por ejemplo, cuando el gaucho Santos Telmo, aspirante a los amores de Balbina, pregunta al antropologo si los hombres de su pais tienen cola. Las bromas se hacen progresivamente mas pesadas y brutales. Pronto el paisanito muestra toda su obstinacion y vileza echandole a mister James al suelo con un traspie' de su caballo. El episodiode la bombilla abrasada,imaginado y proyectado por Santos Telmo con la cooperacion de BalbinajViene a ser el punto decisivo de la segunda etapa de las relaciones entre los protagonistas. La broma fracasa. El azote que la muchacha recibe de su madre en presencia del antropologo crea en ella un odio voraz hacia el forastero. Ahora "... la sola presencia de El ingles de los guesos le ponia los nervios de punta, le freia la sangre..." Desde este incidente Balbina se singulariza .en la relacion hacia el "ladero". Es una relacion antagonista en la que ella ha de buscar momentos oportunos para vengarse del ingles. El antagonismo de Balbina hacia el forastero culmina con el episodio de las tortas fritas , cuando vuelve a ser azotada por su madre al servir tortas a todos menos al ingles , que esta alii presente. Debe notarse que a pesar de toda su inocencia, el "ladero" es el objeto del odio y de la supuesta desgracia de Balbina. Dificilmente podria creerse que despues de un distanciamento tan disparatado pudieran reanudarse, no digamos intimas, sino tan siquiera favorables relaciones entre los protagonistas. Porque, ademas del odio de la gauchita, deben tenerse en cuenta otros factores negativos , tales como el elemento cultural, intelectual y economico, que impedian una afinidad ua entre ellos. A pesar de estas incongruencias, fuerzas externas juegan un papel vital en la siguiente Jornada de relaciones para atraer a los antagonistas. Primero la cura del dolor de oidos de Balbina por mister James , y luego el accidente del antropologo. Durante la convalecencia del ingles}despues de la pufialada que recibe de Santos Telmo, Balbina se hace ya su unica enfermera y absoluta protectora. Era una muchacha de pasiones extremas: De la misma manera primitiva y arbitraria con que se burlo de e'l en un principio, y con que le odio en seguida, La Negra se enamoro despues de mister James. Su temperamento no admitio terminos medios , y por eso asi como desde el instante en que amo El ingles de los  giiesos le considero cosa suya, asi tambien se dio a el sin ninguna reserva.^  Ahora, todas las atenciones que el "gentleman" de ordinario prestaba a la muchacha infunden brio a su incipiente pasion amorosa. Ademas comienza a considerar estas atenciones del antropologo como signo de su amor hacia ella. Tan pronto como todo comienza a adquirir nueva vida para Balbina, subitamente toma lugar un nuevo rumbo. Era inevitable. Tenia que suceder. Teniendo en cuenta los polos opuestos de ambos protagonistas, y los terminos de la estadia del antropologo en la pampa^ podria preverse el conflicto que tan disparatadas relaciones prometian. Ella sabfa muy bien, como todos , que el debia irse algun dia. Entonces , ipor que no evito desde un principio el inminente conflicto? Simplemente porque no pudo. Porque en su estado cultural semisalvaje no pudo menos que obedecer los instintos animales: La Negra era muy joven, muy ingenua y muy ignorante kg sin duda; pero su poderoso instinto de mujer la guio, la empujo desde el primer momento hacia el camino de ese exclusivismo absoluto que viene a ser al cabo el ideal supremo de los amores humanos... ± 0 Ademas, "... ella habia confiado en que en todo ese tiempo el se habria acostumbrado tanto a su cariflo, que, aiin cuando lo deseara, no podria irse. . . Y asi, hasta el ultimo momento suena con "... un chiquito e'campo ande pudiera vivir con su James..." 2^ Desde que se entera de la partida de mister James, y hasta el suicidio, no hay un momento pasivo para Balbina. Hace las mas intrepidas imploraciones. Entre otras manifestaciones, "La Negra gimio, lloro, se arrastro de rodillas sobre la playa, clamando incoherencias y cubriendo 21 con sus voces los rumores del viento..." Pero cuando todo se malogra y el antropologo parte, se va tambien con el el faro que iluminara su vida. Entonces, como dice Roberto Salama, "El primitivismo de nuestra campafla ha matado a Balbina, el es el culpable; el la ha despojado de la felicidad." 2 2 Durante la mayor parte de su estadia en la pampa, el "ladero" se mantiene relativamente pasivo, fiel a su deber, "amable, pero frio; bonda-23 / doso y leal, pero egoista;" No se sabe cuando el ingles comenzo a sentir la atraccion reciproca hacia Balbina. Lo cierto es que mientras se encontraba bajo el maternal cuidado de la muchacha su convencionalismo comenzo a ceder. Poco a poco fue contagiandose del amor de Balbina. No, no era este un amor unilateral. Mister James tambien la amaba. En un inesperado momento comenzo a sentir "una cosa muy rara, una cosa que no habia sentido nunca jam£s y ante cuya evidencia su viejo egoismo se pasmaba 50 II 2k de asombro. Por primera vez en su vida sus sentimientos latentes son despertados por el impacto del afecto. No obstante, el amor no resuelve sus problemas. No podia eludir el hecho de "que no habia venido a estas remotas tierras de America en busca de una muchachita de rancho con quien casarse, sino en busca de viejos cementerios indigenas..." Infectado por el conflicto, mister James, cual Hamlet, al con-templar una calavera no se consideraba ya un hombre de ciencia, ni un antropologo ni un naturalista: Eras simplemente "un hombre", un pobre hombre ignoro, que en la costa de una laguna remota... pretendia... resolver en un minuto, con la afanosa curiosidad ingenua de un nino o de un salvaje, los mas complejos problemas que puede plantear la vida al cerebro y al corazon de los humanos... . El antropologo no podria detenerse, ya que por herencia y por 27 vocacion era "hombre de marcha de la Humanidad". Pero esta contemplacion no le consolaba. La idea de que ya llevaba veinte anos de educacion,y que durante el resto de su vida iria suprimiendo deseos,le horrorizaba. Y asi continua la lucha entre el intelecto y el corazon. Su meta es conseguir la catedra de Oxford, pero sabe que si se rinde ante los deseos de su corazon perdera para siempre esta luciente oportunidad. Es por eso que nunca se conforma con "que por fidelidad al sentimiento amoroso 28 debe trocar su catedra en Cambridge por unas bombachas de gaucho." Mister James concluye resignandose. Decide trocar el "sentimenta-lismo" por la ambicion suprema de su vida. El conflicto en El romance de un gaucho se origina con un elemento 51 inverso al de El ingles de los giiesos. El "ladero" de esta novela es una mujer que acaba de llegar de la ciudad con su marido para radicarse en una estancia del partido de Lobos. El novelista no informa explicitamente la causa que trae a este matrimonio a la campana, pero puede conjeturarse que vendria para huir de ciertos problemas que venian corroyendo las rela-ciones entre los esposos. Quiza buscaban resolver el problema de los vicios y la brutalidad del marido,alejandolo de la mala compania de los circulos urbanos. Pero para la mayor desgracia de la esposa, Julia, el marido, Pedro Fuentes, comienza a frecuentar las pulperias y a vagar dia y noche, dejandola a ella completamente desamparada en este ambiente aislado y hostil. El lector se entera de que ella era "mucho mas joven que el y 29 muy agraciada y fina." Y luego los vecinos anaden el dato de que Julia era "bastante laida y escrebida".3^ Enfrentada con semejante situacion domestica, busco desahogar su soledad emprendiendo relaciones amistosas con su inmediata vecina, DoSa Cruz, madre de Pantalion, moceton de cerca de veinte anos. Lynch inicia el desarrollo de uno de los mas salientes estudios psicologicos de toda su obra senalando las caracteristicas huranas del gaucho, victima de la "ladera": Tocaba la guitarra bastante bien, trenzaba que era un primor y ... la madre se miraba en sus ojos, como quien dice... Si algo hubiera habido que decir de el, era que poco se daba con la gente, que era quiza callao por demas y - cosa rara a su edad - enemigo de paseos y diversiones. Nadies jamas habia conseguido llevarlo a ningun baile, velorio o reunion de pulperia.^ -*-Ademas de esta timidez del mozo, pueden percibirse otros elementos desfavorables para un acercamiento entre los protagonistas. La "ladera" 52 es procedente de otro ambiente, de la ciudadJ es mas educada y, sobre todo, es casada. Hasta en el detalle de la edad supera al gaucho. Tiene, ademas, en su dominante madre las mas determinantes oposiciones y obsta-culos. Y si bien hay acercamiento entre Pantalion y la forastera, estos elementos incoherentes vienen a ser germenes infalibles de enormes con-flictos. Hubo, no obstante, un defecto fundamental conducente al conflicto: El enclaustramiento compulsorio de Pantalion. Cuando se le sugiere que permita salir a su hijo a conocer el mundo en sus contornos , la madre dice que esta libertad puede ser peligrosa "pa un muchacho sin esperencia". Dona Cruz considera como una gran virtud el hecho de que su hijo nunca salio de su lado. Don Pedro expone un acertado juicio sobre las precauciones de esta madre: Muchas veces hay mas peligro en tener a los mozos a corral hasta grandes , que en largarlos campo ajuera dende chicos... Hay cosas de la vida que no se deben aprender a golpe, sino poco a poco... El que hayga de perderse se perdera.33 Efectivamente la debilidad de Pantalion radicaba en el hecho de no haber sido expuesto al sexo femenino desde temprana edad. Por eso, cuando se enfrenta subitamente con una dama "agraciada y fina" como Julia comienza, ... a sentir las fieras ansias de la angurria, de los locos deseos que trastornan al hombre, que empiezan por incendiarle el corazon y acaban por redetirle el cerebro. Ansina.cuando quiso acordar, ya el agua le lavaba el anca.3 De inexperto que era, Pantalion "no sabia bien lo que le pasaba, pero si se daba cuenta clara de que ya no se hallaba a gusto mas que al 53 lao de la forastera, de que no podia vivir ya sin ella... Ahora "por mas que quisiese, no tenia ni volunta ni juerza pa otra cosa que pa ella, 36 la forastera." El trastorno fue inmediato desde el primer encuentro. El mismo lo descubre en su declaracion: Yo la estoy queriendo mucho a uste dende hace tiempo, yo la estoy queriendo tanto que se mi hace que si esto sigue voy a volverme loco... Si; dende que la vide senora, por primera vez...37 Frente a ese amor cortes, amor inalcanzable, el caracter de Pantalion va degenerandose rapidamente. Circulan rumores de que comienza a frecuentar las pulperias, los juegos y entregarse a la bebida. Cuanto mas oposicion de su madre, tanto mas libertino se hace; cuanto mas frustra-ciones y conflictos, tanto mas se entrega a la vagancia, a los juegos y a la bebida. Llega progresivamente a una especia de "nihilismo interior"; "Le parecia que se habia perdido para siempre... que era una basura, un 38 desperdicio." Adquiere un complejo de persecucion. Se cree odiado por los seres que mas ama - su madre y su vecina Julia. Es patetica la lamentacion que sale de sus entranas frente al desengano que su inocente pasion sufre: Le juro que el dia que yo la vide a uste por primera vez, me parecio en mi inocencia de pobre muchacho sin esperencia, que de uste no me podian venir si—no cosas giienas y en cambio, he ido caindo de pior en pior, hasta el punto que ya no hago mas que macanas y que le he tomao miedo a toditos...39 Cuando al final, disipados ya los obstaculos, el conflicto parece resolverse favorablemente, su caracter esta tan deteriorado que inconciente-mente Pantalion precipita su propia tragedia antes de reunirse con Julia. Y asi,una vez masjse confirma el fracaso del gaucho frente al personaje procedente de la ciudad. Sergio Aguilera, como Pantalion, debido al aislamiento, no tuvo contacto con el sexo femenino hasta que aparece una "ladera". Un gaucho viejo le habia dicho anos atras "que no se preocupase, porque en fija, ya arderia alguna vez mesmamente que la yesca y sin pedirle licencia a ^0 nadies." Pero el habia abandonado ya la esperanza de arder de acuerdo con la definicion del gaucho mas experto. Comparandose con otros gauchos de su edad, Sergio concluye "de que a el debe faltarle 'adentro del cuerpo1 kl alguna cosa que a otros hombres les sobra... Se ve sobrecogido por la timidez en el momento en que debiera demostrar bravura. Tan pronto como se habia considerado un perpetuo "palo verde", llega, una noche, la forastera que habria de incendiar las pasiones latentes de este gaucho. Entonces resulta que este gaucho sunn' so y obediente se subleva y busca su emancipacion. Ahora es capaz de responder "porque si" al patron cuando este le pregunta por que quiere abandonar la estancia. Mata al hombre que quiere aprovecharse de la indefensa "ladera", y cuando con una palabra pudiera justificar su crimen, prefiera la verdad y la honradez. Mantiene hasta el fin que lo habia matado por ella. 3• Finales tragicos Segun Roberto Salama, Las mal calladas y El pozo son obras funda-mentales con respecto a la ideologia creativa de Benito Lynch. En Las  mal calladas, la satisfaccion del hombre es inalcanzable debido a pequenas incongruencias: La confesion que el hombre mas quiere, confesion con la que su felicidad se consumaria, es la que la mujer mas calla. En El pozo, 55 un hombre robusto y ambicioso, dispuesto a demostrar su osadia, es derrotado por las fuerzas naturales - la ley de la gravedad. Fracasan sus fuerzas. Fracasa su aventura. Y lo que menos queria, debe depender de la ayuda de otros para su socorro. Su vision filosofica la resume el mismo Lynch al comentar sobre la fortuna de Sergio Aguilera. Consiste en la fugacidad de los goces de la vida. El protagonista de Palo Verde "... ha adquirido el conocimiento pleno, de que nada de que guste de verdad puede tenerse U2 en el momento en que se desee." Para Lynch, el mundo esta infectado de ciertos defectos que impiden la realizacion de la satisfaccion y la felicidad. Entre el intento y el logro siempre aparece un obstaculo. Y lo que es peor, el curso de la vida de sus criaturas novelescas se desarrolla de tal modo y en tales circuns-tancias que el individuo no es capaz de prever ni evitar la tragedia final. El mundo de sus personajes esta "... colmado de incomprensiones , arbitra-riedades e injusticias." En "Un negocio de pieles", por ejemplo, Mario, protagonista de los relatos de De los campos portenos, sufre uno de los primeros desenganos de su ninez. Alentado por su madre, el nino cree haber hecho su primera contribucion al mundo con la piel del gato montes que habia cazado en una hazana bastante peligrosa. Satisfecho ya con que la piel estaria utilizan-UU dose alia en Europa para "mil cosas encantadoras" , descubre, para su gran confusion, que la piel nunca fue vendida por su padre. Frente a este descubrimiento el nifto, ... primero se ha puesto rojo como la grana y en seguida muy palido. Alii a sus pies, sobre el piso del galpon... esta "su cuero" ... y esta tambie'n la cruel evidencia de su primer desengano. 5^ 56 Asi es la vision lynchesca de la vida, que se descubre a traves de las paginas de su creacion literaria. Pesimista, por cierto, para aquellos que se empenan en alcanzar goces y metas deseadas. Desde la obra de Lynch en conjunto se destaca claramente su vision filosofica: El hombre y la mujer buscan la felicidad, anhelan confluir en un ser de admirable correspondencia, total-mente armonico; pero la naturaleza no ha querido posibi-litar este deso. No se habia de^ realizaciones, porque ni hay sitio para la esperanza. Por lo general, aparecen obstaculos infranqueables para los prota-gonistas. Hemos notado ya el impacto del "ladero" en Los Caranchos y los subsiguientes conflictos. Los protagonistas de esta novela muy pronto reconcentran todas sus fuerzas hacia un fin comun, y al hacerlo, crean obstaculos los unos para los otros. Panchito inconcientemente suspende sus proyectos de reforma agronomica y se entrega de lleno a una aventura novelesca, pero fracasa frente al obstaculo constituido por su padre. Panchito, a su vez, viene a ser el obstaculo a los planes de su padre. El padre llevaba ya una veintena de anos de viudez, y desde hace tiempo venia abrigando esperanzas en Marcelina. Pero llega Panchito y obstruye el supremo interes de este hombre. En El ingles de los guesos el escolasticismo e intelectualismo de mister James por una parte, y el semibarbarismo de Balbina por otra, vienen a ser las fuerzas que impiden el logro de los maximos anhelos de estos protagonistas. La tragedia final es inevitable, dado que se contraponen elementos culturales, emocionales, intelectuales y circunstancias tan determinantes. Cada historia encubre ciertas condiciones que el hombre se ve incapaz de 57 franquear para lograr sus deseos. Tras los obstficulos creados por elementos humanos, se nota, como en una vena subterranea, los juegos del Sino,que en lugar de asistir al triunfo precipitan la derrota. En Los caranchos de La Florida, el Destino ha querido que Panchito al perderse en la estancia diera con la casa de Marcelina, y en condiciones tales que desde el primer encuentro se ini-ciaran las mutuas relaciones entre ellos. El Destino ha querido que el padre y el hijo se enamoraran de la misma muchacha. El dispuso el encuentro de Panchito y Marcelina en el camino de la escuela donde se solidificaron sus vlnculos amorosos. Y en los concluyentes momentos de la historia quiso el Destino que Panchito no recibiera a tiempo la carta de Marcelina que pudiera evitar el encuentro fatal entre el y su padre. Ya iniciados los conflictos, los protagonistas de El ingles de  los guesos comienzan a percibir la maniobra de una fuerza sobrehumana. La madre de Balbina estaba indignada con "la canallada" de mister James y con la insensatez de su hija, pero no menos despecho le tenia a "las injusticias del Destino". Llega el solemne momento de la conclusion de esta novela: Y parecio que el cielo, y que la tierra, y que el silencio y que la noche, y que el aire tibio y el perfume de los pastos maduros, todo se con-juraba, todo se unia resuelta y armo'nicamente para empujar, para precipitar a aquellos dos seres en el vertigo loco de la conjun.cion suprema... Pero aquello duro solo un minuto. Y luego ocurre lo que tenia que ocurrir, "... el Destino cumple inexorable su trayectoria y sus mandatos. Mister James, luchando consigo mismo, abandona el puesto de La Estaca". Balbina, a su vez, se suicida. 58 De igual modo, en el desarrollo de la infelicidad y tragedia de Pantalion puede notarse la influencia pujante del Sino. Los instrumentos del Destino podrian ser su madre, dona Julia, su marido o el medio ambiente hostil y barbaro de la pampa. Sin embargo, y a pesar de estos obstaculos evidentes, Pantalion reconoce algo mas trascendental. Y por eso, aunque se irrita y se enfada contra el ente humano, reconoce que es victima del Destino. Descubre esta conviccion en un dialogo con Julia: "Uste no me hizo mal, dona Julia... El mal me lo ha hecho el destino..." ^ Esta es una desgracia muy dolorosa, como la afirma R. Giusti: No hay verdadera tragedia sino alii donde el hombre lucha con el destino. Cuando el hombre lucha consigo mismo o con otros hombres, su causa puede despertar nuestra simpatia, o nuestra compasion; pero solo ante lo ineluctable, cuando le vemos revol-verse inutilmente en la red del Sino, sentimos el verdadero soplo tragico.51 A pesar del amplio papel del elemento extrahumano, Lynch enfatiza, sobre todo, el fenomeno hereditario y las caracteristicas inherentes del hombre como fuerzas que determinan las tragedias finales. Es decir, Lynch se sirve de la vision naturalista para expresar su metafisica o concepto filosofico de la vida. Ya hemos notado previamente que Lynch era un aficionado lector de Zola, y aqui conviene subrayar que en sus novelas se distingue un eco del maestro de la novela experimental. Julio Caillet - Bois, Angel Valbuena Briones y Roberto Salama, entre otros criticos literarios, atribuyen a la novela de Lynch los principios de la novela experimental zoliana. Julio Caillet - Bois, por ejemplo, sostiene que Lynch encontro en la estetica naturalista "... la justificacion de su pesimismo esencial, que llego hasta 59 la mas amarga misantropia; y en ella se apoyo para salvar los recuerdos 52 sentimentales de su infancia campera." Y Roberto Salama dice que Lynch "... cree que basta observar. Es un empirico; un fervoroso partidario de la comprobacion experimental, cuya divisa es observar serena y desapa-s i onadament e." Lynch ha demostrado un gran talento creativo en la seleccidn de caracteres adecuados para llevar a cabo sus tramas novelescas. Da la impresion de que, elegido el personaje y puesta en marcha la trama, el novelista observa"desapasionadamente", desde una torre, desde el mirador de la estancia, los movimientos, las reacciones, los juegos emocionales, los conflictos, los desenganos y las derrotas que suceden entre sus criaturas imaginarias. Considerando el desenlace desde el punto de vista experimental, ha de notarse que este se ajusta al caracter de los personajes. Es por eso que Salomon Wapnir, refiriendose a Los caranchos de La Florida, El  ingles de los giiesos y El romance de un gaucho dice: En ninguno de estos tres casos el epilogo es otra cosa que un final concordante con la naturaleza del personaje, con su psicologia, con su temperamento... Lynch no construia novelas con vistas al capricho de una trama determinada, sino respondiendo al dictado logico de la criatura que habia creado.51* El caracter de don Pancho, por ejemplo, promete desde el principio algo incierto, algo tragico. La explicacion de la muerte de la esposa de don Pancho no excluye la posibilidad de un homicidio cuyo ejecutor bien pudiera ser el mismo esposo; Las malas lenguas del pueblo aseguran que don Pancho mato a su mujer a disgustos, y presa de unos 6o c e l o s t a n i n j u s t i f i c a d o s como b a r b a r o s , m i e n t r a s o t r a s , l a s " b u e n a s " s e g u r a m e n t e , a f i r m a n r o t u n d a s , que a q u e l l a m u r i o v i c t i m a de una h o r r i b l e en fe rmedad que l e h a b i a c o n t a g i a d o s u e s p o s o . Despues de r e t r a t a r e l c a r a c t e r r udo y d e s p i a d a d o de e s t e p a t r o n en r e l a c i o n a l s i l l o n de mimbre anade que don Pancho " . . . es un hombre de c a r a c t e r 56 v i o l e n t o , un hombre p e l i g r o s a m e n t e i m p u l s i v o . . . " Su i n c o n t r o l a b l e temperamento p r o n t o se r e v e l a en p r a c t i c a cuando en un i m p u l s o a z o t a a un peon i n o c e n t e . D e b i d o a su i n t o l e r a n c i a romp io l a s r e l a c i o n e s con s u s o b r i n o E d u a r d i t o . Dado e l c a r a c t e r c o l e r i c o d e l p a d r e , no es de e x t r a n a r que l a s r e l a c i o n e s e n t r e e l y su h i j o f u e r a n degenerandose de m a l en p e o r . E l temperamento d e l p a d r e b a s t a r i a de p o r s i p a r a una t r a g e d i a , y c u a n t o mas , s i se an tepone e l c a r a c t e r no menos v i o l e n t o de su h i j o . Una r i s a f u e r a de su g u s t o , o un i n d i c i o de f a l t a de r e s p e t o de cue s u b d i t c s es s u f i c i e n t e p a r a e n c e n d e r l a i r a de P a n c h i t o . Es p r e c i s a m e n t e su c a r a c t e r c o l e r i c o e l que c r e a e l o d i o m o r t a l de Cosme q u i e n , a l f i n a l , v i e n e a s e r e l i n s t r u -mento de l a muer te de P a n c h i t o . Es a s i como despues de un c o r t o t i e m p o de l a l l e g a d a de P a n c h i t o , p e r o de c r e c i e n t e s p e n d e n c i a s , se p i e r d e t o d a e s p e r a n z a de r e c o n c i l i a c i o n e n t r e e l p a d r e y e l h i j o . L a t r a g e d i a f i n a l , p o r l o t a n t o , se c o n s i d e r a como un p r o d u c t o n a t u r a l d e l c a r a c t e r e x p l o s i v o de l o s p r o t a g o n i s t a s . T e n i a n que m o r i r ; o , s i n o , t e n d r i a n que t e r m i n a r en a l g u n a o t r a f o rma de c a t a s t r o f e no menos p e n o s a . Cuando l o s c a r a c t e r e s e s t a n y a maduros p a r a l a t r a g e d i a , l o u n i c o que f a l t a es u n a c i r c u n s t a n c i a que l o s exponga en un momento f r e n e t i c o . Y l l e g a e l c o n t r a t i e m p o en que s i n p r e m e d i t a c i o n P a n c h i t o mata a s u p a d r e y es a su v e z a s e s i n a d o p o r Cosme. 61 En conformidad con los mismos principios, los epilogos de El ingles  de los giiesos y de El romance de un gaucho se ajustan a la predeterminacion propuesta por las cualidades inherentes de los protagonistas. En El ingles  de los giiesos habia solo un desenlace logico, y otro, el anticipado y preferido por el lector. Lynch, entonces, hace su eleccion sacrificando la conclusion en la que los interesados se unieran "en el vertigo loco de la conjuncion suprema," porque la considera inconsistente con su teoria y con las caracteristicas de sus criaturas. Seria irracional, por ejemplo, que un antropologo de tan renombrada reputacion cambiara su estado, su carrera, su futuro, por satisfacer un capricho sentimental,ya sea suyo o el de una gauchita pampera; o trocara la catedra de Oxford por un "chico'e campo" de Balbina. Inevitablemente, el futuro de mister James esta deter-minado por suscaracteristicasy su personalidad. Y es asi como el antro-pologo tuvo que regresar a Inglaterra tal como vino a la pampa, con excepcion de la carga de fosiles y, sin duda, unos recuerdos bastante inquietantes. Balbina, a su vez, no tarda en decidir su suerte. Se dejo guiar por los instintos sin ninguna reserva, y cuando llega el momento decisivo, incapaz de encontrar otra salida, recurre al suicidio. La tragedia de Pantalion se debe a un defecto en el modo en que fue criado. Era por demas inexperto; pero no por ello le faltaban dinamicas pasiones instintivas. Lo que hacia falta era un catalizador para despertar sus pasiones y lanzarlas a la discordia. No pudiendo lograr sus deseos, el mozo pasa de frustracion al conflicto, y de aqui a la degeneracion. Los cambios que van teniendo lugar sucesivamente acercan al heroe con asombrosa naturalidad hacia la culminacion tragica. A este respecto, Torres - Rioseco expresa su admiracion por la maestria de Lynch: 62 Y asi clasicamente, comprendio que Pantalion tenia que morir , como los heroes helenos, morir a causa de esa ruptura interna que no podia cicatrizar, de esa degeneracion moral que le llevo hasta despre-ciar a la madre. 57 iDiriase, entonces, que la vision lynchesca del mundo es completa-mente sombrfa? Sin duda lo es, pero con una variante; es decir, el nove-lista propone un termino medio. La excesiva esperanza y el excesivo afan por adquirir la felicidad inevitablemente produciran desaliento; pero tampoco cree en un completo pesimismo frente a la vida. Supone una actitud cautelosa: » El optimismo y la angustia le resultan extremos que no convienen al universo. Deja fluir entonces un tono esceptico, un amrgor que no es resentimiento ante la vida y la naturaleza, sino aceptacion resig-nada, estoica, de sus dones y de su sana. 58 63 NOTAS DEL CAPITULO III E. M. Barreda, "Benito Lynch el novelista de la pampa", Caras y Caretas , No. 1392, junio 6 , 1925, Buenos Aires. Estela Canto, "Benito Lynch o la inocencia", Sur, No. 215-216, sept.-oct. 1952, Buenos Aires, p. 113. Benito Lynch, Los caranchos de La Florida, cuarta edicion, Ediciones Troquel, Buenos Aires, 1958, p. 202. Ibid., p. 191. Benito Lynch, El ingles de los guesos, prologo de Xavier Dacal, Mexico, 1955, p. ikk. 6 Lynch Ibid. Ibid. Ibid. 10 11 12 13 1U 15 16 17 18 19 20 21 Ibid. Ibid. Ibid. Ibid. Ibid. Ibid. Lynch Ibid. Ibid. Ibid. Ibid. Ibid. Los caranchos de La Florida, p. 173. p. 28. p. 25. p. I69. p. 107. p. 109. p. Ihh. P. 177. • p. 180. p. 169. El ingles de los guesos, p. 12. p. 89. p. 102. p. 113. p. 188 P. 151. 6k 22 Roberto Salama, Benito Lynch, "Clasicos argentinos del siglo XX" Editorial Claridas, Buenos Aires, I96U , p. 91. 23 - , Salomon Wapnir, Imagines y Letras, "Benito Lynch", Instituto Amigos del Libro argentino, Buenos Aires, Republica Argentina, 1955, p. *+7. 2k 25 26 Lynch, El ingles de los guesos, p. 125< Ibid. , p. 125. 27 28 29 Ibid. , p. 127. Ibid. , p. 128. Salama, op. cit. , p. 90. Benito Lynch, El romance de un gaucho, Libreria Anaconda, Buenos Aires, 1933, p. 10. 30 Ibid., 10. 31 Ibid. , P- 9. 32 Ibid. , P- 33. 33 Ibid. , P- 33. 3k Ibid. , P- 11. 35 Ibid., P- 11 36 Ibid., P- 13 37 Ibid., 25. 38 Ibid., P- llU. 39 Ibid., P- 119. ko Benito Lynch, Buenos Aires , kl Ibid., P- 17. 1+2 Ibid. , P- 38. 1+3 1+1+ Salama, op. cit. , p. 16. Benito Lynch, De los campos portef.os, (cuentos), Libreria y Editorial La Facultad Benabe y Cia. , Buenos Aires, 1938, 2a. edicion, p. 81+. 1*5 J Ibid., p. 90. 1+6 Salama, op. cit., p. 16. Lynch, El ingles de los guesos, p. 119. 1+8 Ibid., p. 198. U9 Wapnir, op. cit. , p. 50. ^ Lynch, El romance de un gaucho, p. 120. R. F. Giusti, "Letras argentinas", Nosotros, afio 18, t. 1*8, No. l8U, sept. 1921+, p. 98. 52 Julio Caillet-Bois, La novela rural de Benito Lynch, Universidad Nacional de La Plata, La Plata, i960, p. 1+9. 53 Salama, op. cit. , p. 238. 5l+ Wapnir, op. cit. , p. 60. 55 Lynch, Los caranchos de La Florida, p. 10. 5 6 Ibid-> P- 7-57 A. Torres-Rioseco, Grandes novelistas de la America Hispana, University of California Press, Berkeley, 19^1, p. l6k. 58 Salama, op. cit. , p. 17. 66 CAPITULO IV ASPECTOS FORMALES 1. Estructura Si bien pudiera eneontrarse cierta falta de vigor y elegancia en la seleccion de palabras y en el estilo narrativo de Lynch para justificar los ataques de algunos criticos , seria injustificable una critica negativa sobre la estructura de sus obras. En cada uno de sus relatos e historias novelescas, Lynch ha demostrado un dominio singular de la tecnica novelesca. Sus novelas son uniformes en el arreglo estructural. Es decir, cada una tiene un eje central alrededor del cual todos los hecho confluyen. En Los caranchos de La Florida, Pancho, Panchito y Marcelina forman la unidad y el centro de la atencion; en Raquela, Montenegro y P.aquela, en Palo Verde, Sergio Aguilera y Paula; en El antojo de la patrona, la patrona y Pepe; en El ingles de los Guesos, mister James Gray y Balbina; y en El romance de un gaucho, Pantalion, Julia y dona Cruz. El desarrollo de cada uno de estos argumentos fundamentales se atiene a una estructura lineal cerrada. Por estructura lineal cerrada nos referimos al desarrollo siempre progresivo de la trama^ sin digresiones ni estructuras paralelas secundarias. Dicha trama adquiere intensidad a medida que se aproxima a la culminacion final. Logrado el desenlace, la obra termina bruscamentejsin epilogos, sin explicaciones posteriores. Las introducciones, asi como los desenlaces, comienzan sin descripciones ni elaboraciones preliminares. Poco se nos informa de la vida de los personajes antes de iniciar la obra. Nada sabemos de la vida de Balbina, Marcelina, Raquela y la patrona antes de la primera pagina de la novela. Sabemos muy poco de la vida de James Gray, Sergio Aguilera, Pantalion y dona Julia. En cuanto al papel de los personajes ya dentro de la novela, podria contarse con solo tres o, como mucho, cuatro protagonistas cuyas caracteristicas fundamentales se mantienen constantes desde la primera pagina de la historia. Nos referimos a los personajes que aparecen en las novelas con ciertas cualidades ya formadas y listas para ser explo-tadas. Dentro de esta clasificacion se encuentran los caracteres colericos de don Pancho y su hijo, (Los caranchos), Pepe, (El antojo de la patrona), y el genio oportunista del dramaturgo Marcelo Montenegro, (Raquela). Lynch concibe estos personajes con cualidades muy definitivas. Sus peculiaridades se conservan a lo largo de la novela tal y como el novelista las introduce al principio de la obra. La unica variante, que va apareciendo a medida que la obra progresa, consiste en el grado o en la intensidad con que estas caracteristicas se expresan. Por ejeinplo, don Pancho es introducido ya desde el primer parrafo (Los caranchos...) como un individuo irrascible y freneticojpero su furia va adquiriendo nuevas dimensiones con cada cambio de escena hasta la tragica erupcion final que acaba con su vida. Pero en la mayoria de los casos Lynch inicia con caracteres crudos, con materia prima que necesita ser trabajada y transformada para servir para los propositos funcionales y dramaticos de la novela. Hemos notado, por ejemplo, el giro que tiene lugar en el caracter de Balbina y Pantalion • desde el momento inicial de la obra hasta el desenlace. Viendolos desde el epflogo, se diria que no son ya los mismos individuos que hemos conocido al principio de la historia. 68 Ya iniciada la obra, "todo converge a determinar los caracteres y a preparar las escenas principales." 1 Cada parte, cada escena, cada detalle debe contribuir, de acuerdo con el arte del novelista, a la trama central. Lynch no permite que la infiltracion de elementos fragmentarios e incoherentes obstruya el curso natural del asunto. Por medio de un manejo bien calculado de los hilos de la trama, Lynch ajusta y encamina la materia desde su nivel incipiente y rudimentario hasta los desenlaces de verdaderos conflictos y tragedias humanas. Evita la creacion.de estructuras paralelas, por ejemplo. El ingles de los guesos comienza con elementos divergentes,o sea con estructura paralela. Frente a la extrana figura del antropologo, se anteponen las de Santos Telmo y Balbina. Lynch concede cierto interes al papel de Santos Telmo, de modo que en los momentos iniciales el gauchito conquista el escenario. Pero no le da mas importancia de la necesaria para enaltecer el argumento principal y, muy pronto, estas dos lineas se funden en una. Locamente enamorado de Balbina, Santos Telmo "... vio en mister James un cielo abierto, un instrumento maravilloso para sus planes, y ... uso y abuso de el cuanto pudo." Pero, ironicamente, la situacion se invierte, y Telmo viene a ser instrumento de las inquie-tudes amorosas de James. Al herir al ingles ailade una circunstancia funda-mental hacia el acercamiento de este y Balbina. Cumplida su mision, Santos Telmo ya no aparece mas en la novela. La descripcion introductoria del caracter dictatorial y colerico de Pancho es rica en posibilidades para crear un asunto distinto del que se nos presenta o para extenderse hacia una estructura paralela. Pero Lynch no se deja desviar por las posibilidades. Una vez establecido el 69 caracter anarquico de este patron, no vuelve a i n s i s t i r en e l l o . E l lugar que se les concede a los hermanos Rozales en E l romance  de un gaucho, no excede los lxmites de l a trama c e n t r a l . S i Lynch se hubiera detenido mas extensivamente sobre estos personajes, no se excluye l a p o s i b i l i d a d de que pudiera recargar l a materia hasta t a l grado que e l papel de los Rozales pudiera resultar foraneo. - Pero e l novelista no se extiende mas de l o necesario para establecer e l caracter degradante y oportunista de estos muchachos para demostrar como en su mala compania se pr e c i p i t a l a corrupcion de Pantalion. Lo mismo ocurre con l a insercion del puesto de "La Indiana" en E l ingles de los guesos. Su funcion es bien d e f i n i t i v a , aunque no l o parezca a primera v i s t a . Este puesto, d i s t i n -guido por e l habito a los chismesjanade un elemento importante a l a accion de l a trama. Cuando Balbina mantiene todavia un odio atroz a l antropologo, l a f a m i l i a de Deolindo Gomez ya c i r c u l a chismes de que e l l a esta enamorada del ingles y que por esto rechaza l a mano de Santos Telmo. Recibidas estas n o t i c i a s , Santos Telmo parte del puesto de Deolindo^y momentos mas tarde, en un breve episodio, l o vemos afilando e l c u c h i l l o para apufialar a l antropologo. Lynch no solo busca o crea episodios que correspondan fielmente a l a trama, sino que s a c r i f i c a algunos de los mas espeluznantes, que aparecen como productos accesorios , para cenirse a l a l i n e a central de l a h i s t o r i a y mantener e l dinamismo del r e l a t e Sobre esta seleccion creativa dice Salamon Wapnir que Lynch, ... deja de lado cuanto pudiera senalarse como un fruto maduro de su capacidad l i t e r a r i a , para cenirse a un r e f l e j o f i e l , cabal, de aquello que en verdad constituye l a esencia t i p i c a , los rasgos veraces, los sentimientos humanos y las reacciones logicas de todos y cada uno de los seres que su pupila descubriera a 70 traves del campo argentino. Diriase que la omision del encuentro fatal entre Santos Telmo y mister James es un derroche y, sin duda, otro escritor no dejaria pasar por alto semejante oportunidad sin dedicarle tan siquiera un numero de paginas bien impresionantes. Lynch.no. Desde que traen al gravemente herido antropologo al puesto de "La Estaca", el lector recorre con apren-sion las lineas y paginas subsiguientes para dar con la explicacion, con los detalles del accidente. Pero no los encuentra. Tratando ya de las crecientes pasiones de Balbina hacia James, Lynch incidentalmente dedica unas cinco lineas al episodio^ por medio de las que nos enteramos que Santos Telmo fue el autor del crimen. Lynch no narra por narrar. Y como no cree que la exposicion de este episodio pudiera contribuir a la trama de la obra, lo omite. Como ya hemos dicho, Lynch tampoco cree necesario dar explicaciones ni comentarios cuando cree que la obra ha llegado a un desenlace logico. Es por esto que las obras terminan subitamente, quiza demasiado abrupta-mente para la aprobacion de la mayoria de los lectores. Por ejemplo, apenas nos enteramos de la tragedia de la muerte de Pancho y Panchito cuando la historia se corta bruscamente. iQue sera de Marcelina ahora? se pregunta el lector; o icomo sera afectada la vida de los demas personajes con la muerte del patron y del hijo? Para responder a estas y otras preguntas el autor pudiera anadir un capitulo mas a esta obra. Del mismo modo pudiera anadirse un numero de paginas a Palo Verde, a Raquela, a El ingles de los  guesos y a El romance de un gaucho. Pero el novelista no da explicaciones, como si dejara la interpretacion de los hechos posteriores a juicio del lector. Cuando la pluma del autor se agota, las obras se cierran subitamente. 71 Para economizar espacio y tiempo, Lynch acorta^ por medio del dialogo de los personajes, algunos de los mas salientes episodios sobre los que se pudieran hacer magnificas elaboraciones. Por ejemplo, no describe directamente el incidente del encuentro del padre con el hijo, en el que Panchito saca el revolver contra su padre, ni da a este episodio la importancia que nos parece que merece ya que en este encuentro por primera vez ambos tratan abiertamente frente a frente la cuestion de Marcelina. A pesar de ser este el momento de la ruptura decisiva entre el padre y el hijo, Lynch no cree necesario describirlo detalladamente, y lo entrega a sus personajes para que en un par de intercambios dialogados nos informen a medias de lo que paso entre ellos , dejando los pormenores a la imaginacion del lector. ^ Por medio de los gauchos nos enteramos de que Panchito, aquella misma noche de la rina con el padre, azoto a Sandalio y que, a pesar de todos los obstaculos , paso toda la noche conversando con Marcelina. ^ Por medio de un miembro del puesto "La Indiana" hace publica la conducta desesperante de la infeliz Balbina frente a mister James en la playa. Nos enteramos por boca de Deolindo de los ruegos que hizo Balbina 6 a James^y de su subsiguiente desmayo. Cuando mister James esta haciendo sus ultimas preparaciones para el viaje a Inglaterra, Bartolo nos informa 7 del estado deplorable del antropologo y de su llanto. Es asi como Lynch logra acomodar con gran maestria los elementos novelescos, de modo que con la mayor brevedad desarrolla extraordinarias tramas en las que nada falta ni nada sobra. Esta capacidad artistica se revela en la creacion del contraste entre la duracion del tiempo real de la novela y el que se refleja mediante la tecnica narrativa. Por ejemplo, el intervalo de tiempo en Los caranchos... no excede de diez dias y, sin 72 embargo, da la impresion de que la obra se desarrolla dentro de un periodo mucho mas largo de tiempo. Los episodios se suceden unos a otros con una fluidez cinematografica, de modo que no necesita mas de una decena de dias para acomodar toda la accion de la novela. Y, sin embargo, el contenido y el desarrollo progresivo de cada una de las escenas, con todas sus impli-caciones psicologicas, ensanchan y multiplican el tiempo real. Es asi como la novela tiene una vida mas prolongada de la que suponen los limites del tiempo actual. La parte fundamental de la historia de Raquela y Montenegro (Raquela), transcurre en cuarenta y ocho horas,y a estas se anaden otras cuarenta y ocho pasivas hasta que Montenegro recobra el sentido resultante del accidente de la caida del caballo. El relato de esta novela, asi como el de Los caranchos..., crea la ilusicn de la diferencia entre el tiempo real y el creado por el novelista. Esta impresion es producida por la habil acumulacion de detalles y datos y por lo acabada que resulta la obra. En El ingles de los guesos el tiempo vuela rapidamente hasta la llegada de la carta del corresponsal de mister James, y luego el tiempo se dilata. La novela toma aproximadamente un ano. La primera mitad de la obra transcurre en unos ocho meses y la segunda mitad en cuatro meses. Es decir, transcurren cuatro meses desde el comienzo del romance entre mister James y Balbina y hasta el fin de la obra, pero los acontecimientos de los ultimos dias abarcan casi la mitad del volumen de la novela -capitulos XVIII - XXXI. Y no solo esto, sino que da la impresion de que los acontecimientos de los ultimos dias abarcan mas de la mitad del tiempo de la novela. Es que en la primera mitad, cuando el novelista trata de 73 hechos y acontecimientos cotidianos, el tiempo vuela; mientras que en los sucesos de los ultimos dias , cuando el argumento se centra alrededor de los conflictos psicologicos, la narracion se hace mas voluminosa y el tiempo se dilata. En El romance de un gaucho la tecnica por medio de la que se crea el tiempo ilusorio es distinta. En las otras novelas., la brevedad y sucesion de los hechos y el desarrollode asuntos psicologicos multiplican el tiempo. En esta novela se retiene y quiza se insiste aun mas en el aspecto psico-logico, pero, en contraste, el tiempo se ensancha por medio de la lentitud narrativa. Este fenomeno se explica en funcion del supuesto narrador. Benito Lynch, como Cervantes, supone haber encontrado el original de esta obra en un manuscrito de un viejo gaucho, un tal Sixto. De acuerdo con el prologo, la contribucion de Lynch a El romance de un gaucho es de caracter gramatical y estructural. Es por esto que la narracion y el tiempo son lentos, en consonancia con el habia y las caracteristicas del narrador. Lo interesante es que en el primer capitulo se introducen ya los elementos basicos de la trama. En las primeras paginas,Lynch acelera la accion de modo que cuando el capitulo termina el lector esta ya enterado del juego central de la trama. Es tan precipitado el desarrollo dentro del primer capitulo que el lector se pregunta, ique hara el novelista en las restantes quinientas paginas de la novela? Pero el momento se reduce en los capitulos subsiguientes a medida que Lynch penetra en los secretos intimos de sus criaturas y descubre sus conflictos psicologicos. Es asi como Lynch concentra y condensa todos aquellos elementos novelescos que aumentan el peso del asunto. Lo incidental nunca obstruye su finalidad psicoldgica. 2. Estilo (a) Materia literaria No ha sido por la materia vulgar por lo que la obra de Lynch no ha penetrado y cautivado a la minoria culta,porque Guiraldes uso la misma materia y, sin embargo, su obra fue bien aceptada en todos los niveles intelectuales. No hubo una aceptacion unanime simplemente porque., como dice E. Anderson Imbert: "Su estilo a primera vista parece primitivo, g elemental y directo." Anderson Imbert, no obstante, no cree que este sea un canon valido para evaluar el talento creativo de Lynch,y por eso anade: Las novelas de Lynch, aunque parezcan simples, _ no son transcripciones de la vida sino arte calculado. Los criticos debieran estudiar la habilidad con la Q que el disimula el arte y crea la ilusion de la realidad. Estela Cantos cree que la fama de Lynch sufre a causa de los demas escritores argentinos, para quienes el verdadero arte consiste en la compli jidad estilistica. Sostiene al respecto que, debido al esfuerzo por ad-quirir perfeccion, los escritores argentinos han sacrificado la sencillez, la ingenuidad y el arte. Quiza el afan por la complejidad prevalente en el escritor de este pais provenga del deseo de superar o de dar cierto relieve a la llanura y monotonia del escenario pampero. Sea como fuere, la narracion lynchesca diverge de la norma dignificada que se ha impuesto como estandarte. Sobre este punto en particular Estela Cantos dice: La vanidad de los escritores argentinos consiste en cultivar la complejidad, en evitar 75 cuidadosamente lo libre y lo espontaneo. Se busca la profundidad en las palabras, en la oscuridad, en el retorcimiento de la forma... Benito Lynch se atrevio a desafiar esta ley, este codigo nuestro. Supongo que lo pago bastante caro: con un olvido inmere-cido en vida y con un oculto, aunque no menos danoso desden. ^ No obstante, como dice Aurelio Giroud, "... a Lynch no le preocupa mucho sacrificar la 'realidad artistica' a la 'realidad real' si con ello puede exponer en la justa medida a los seres que en la vida encontro." Su estilo es directo, simple y sin modulaciones,pero no por ello carece de estxmulo, interes y de gracia. Sobre todo, la narracion no sufre a causa del estilo. Es, por lo tanto, erroneo hacer un juicio critico cabal del estilo lynchesco sin tener en cuenta la relacion de este con la materia. Su materia es simple y, por consiguiente, su estilo tambien es simple. La excesiva elaboracion estilistica no conviene a una obra basica-mente realista. Y es asi como Lynch expresa esas realidades pamperas de un modo simple y realista como la vida misma de los habitantes. Este es su estilo. Segun Montiel Ballesteros,su obra es completa en si y no necesita decorativos que anadan "efectismos teatrales." Citamos a conti-nuacion su asercion sobre El romance de un gaucho ,y que en esencia se adapta tambien al resto de la obra novelesca de Lynch: Su obra es pura, liana y simple. Su estilo, el habia escueto, grafico y sobrio de un campero indigena, pero esa voz que es la del alma americana del Rio de la Plata, esa voz de una cuerda sola de la guitarra criolla, posee toda la fuerza, toda la sensibilidad, capaz de llenar de encantadoras y emotivas resonancias a nuestro espiritu. 12 76 En Don Segundo Sombra alternan dos lineas estilfsticas paralelas, "una que corresponde al habia vernacula de los personajes y otra a la • * 13 expresion culta del novelista." 0 sea, junto al idioma gauchesco aparece la prosa elegante del autor saturada de elementos poeticos. Lynch, por su parte,no mezcla. Su talento creativo esta destinado a un solo fin: interpretar al gaucho y su mundo lo mas objetivamente posible, aunque ello suponga el sacrificio de la elegancia estilfstica. Es por eso que su estilo no esta regido por una vision culta del novelista., sino por el asunto. Desde el punto de vista de la novela experimental, Lynch se presenta como un observador agudo que parte de un momento especifico en la vida de uno o mas personajes y apunta los hechos y las impresiones que tienen lugar en un delimitado periodo de tiempo. Sus conclusiones se ajustan al argumento; y como tales, estan en concordancia con los priricipios naturalistas. No obstante, aunque parezca que Lynch es un narrador desapasionado_, con intenciones experimentales, que narra objetivamente lo que pasa ante su vista, sus novelas "... no son transcripciones de la vida sino arte calculado." Por medio de un recurso estilistico muy "calculado" el novelista crea la ilusion de la realidad. Sus novelas se rigen por tramas muy especxficas y bien delineadas, alrededor de las que el omnisciente escritor acumula aquellos detalles que den la ilusion de realidad y objetividad. La narracion, las descripciones, los detalles y el elemento costum-brista forman parte de la estratagema empleada para disimular la subjeti-vidad. Subrayamos una vez mas que el conocimiento lynchesco de la campana le capacita para producir semejante simulacion. 77 Lynch no es un costumbrista en el sentido estricto de la palabra. Se atiene, no obstante, a los principios de esta corriente literaria erigiendo sus novelas sobre un fondo costumbrista. Junto a los temas socio - psicologicos de sus novelas aparecen esbozos y cuadros de costum-bres y colorido local. Aunque Lynch no destaca el costumbrismo como un hecho aislado, lo tiene muy en cuenta al tratar de los personajes pamperos y su medio ambiente. Es asi como aparecen escenas tipicas del mundo campestre, como, por ejemplo: las reuniones de los gauchos en la cocina de los peones; descripciones de paisajes relacionados con la vida del hombre; quehaceres domesticos; el mate; el trabajo con el ganado; retratos de personajes rudos en consonancia con el medio en que viven. Pero Lynch no concibe el costumbrismo como cosa independiente,sino como elemento organico de la novela. Estos detalles sirven de corrobora-cion directa a la materia central de la obras. Con gran maestria artistica Lynch funde el elemento costumbrista con la trama, haciendolo parte. Integra de su expresion creativa. Asi, por ejemplo, en el episodio de la reunion de los gauchos alrededor del fogon de la cocina ^  se representa un tipico cuadro de costumbre y color local, pero el costumbrismo propio es un elemento "accesorio" en relacion a la trama. Es decir, Lynch tiene una intencion mas especifica que la de simplemente crear una escena pampera, aunque con ello no queremos implicar que el novelista niegue la importancia de su funcion ambiental, porque, como dijimos antes, en sus novelas hay una estrecha relacion entre el ambiente y el asunto. El valor funcional de este episodio costumbrista consiste en su directa contribucion a la trama. 78 Mediante las tipicas expresiones y dialogos de los gauchos reunidos, el novelista apresura la caracterizacion de los personajes principales. Por ejemplo, dirige la atencion del lector hacia al capataz Cosme al informar que este fue autor de un asesinato. Hecha esta advertencia, el lector comienza a observar sus tendencias criminales y anticipar una tragedia. Tambien se nos informa por medio de los gauchos de la avaricia y brutalidad del patron,cuando se quejan de la racion de carne flaca que les provee y cuando comentan sobre el azote brutal que le dio a un gaucho. Y, finalmente, la metafora de•los caranchos, expresada por uno de los gauchos, expone el foco central de la trama: el antagonismo entre don Pancho y su hijo. De igual modo,el mate - costumbre tradicional del pais - tiene . ^  ' 17 una funcion organica. Todos toman mate, incluso el antropologo ingles, pero como a Lynch no le interesa una descripcion aislada de esta costumbre criolla l^a utiliza en una estricta y perfecta armonia con la trama. De aqui resulta el saliente episodio de la bombilla caldeada, por medio del cual se crea el conflicto entre Balbina y mister James. Por lo tanto, el elemento costumbrista esta estrechamente relacionado eon el asunto, con la tramajy, como tal, es una expresion del talento artistico de Benito Lynch. A un nivel mas sutil pero igualmente efectivo, Lynch crea la ilusion de la realidad del mundo pampero recurriendo a ciertos giros narrativos y detallistas. En la expresion narrativa, asi como en el empleo del elemento costumbrista, se distingue una relacion inmediata con el asunto de la novela. Es decir, Lynch no se conforma con narrar por narrar. Cree que toda expresion debe contribuir a la unidad de la obra y al sentido formal de la misma. 79 De aqui que la brevedad, la claridad y lo completo de sus descrip- ' ciones sean algunas de la dotes peculiares del novelista. Citamos a con-tinuacion como ejemplo uno de sus tipicos esbozos descriptivos que aparecen en Los Caranchos de La Florida: Al salir de un claro CPanchitol detiene su caballo. El campo se abre ante sus ojos conmensu-rable, apenas ondulado y del color de la piel de los pumas. El gris de los duraznlllos y el verde casi negro de los juncos senalan el paso de las canadas a lo lejos, y aqui y alia levanta el fachinal sus altos e impenetrables murallones. Un alambrado corre del Sur hacia el Norte, perdldo entre el oleajede la maciega, y sus postes desa-parecen bajo verdaderos colchones de paja voladora. Las arboledas aparecen azules a la distancia, y alia, en la tersa planicie de un canadon, el agua relumbra como la hoja bruiiida de un arma nueva. Notese como mediante selectas pinceladas, con sorprendente brevedad, hace destacar un cuadro completo de verdaderos matices campestres. Y sin embargo, esta descripcion no esta aislada de la materia, sino relacionada con el.impaciente entusiasmo de un protagonista, quien, a pesar del sofocante calor del mediodia, se lanza al campo impulsado por sus intereses idilicos. Lynch evita cautelosamente las meras descripciones que pudieran obscurecer las intenciones psicologicas de sus novelas. Despues de una lectura de Los'caranchos... , Horacio Quiroga hace el siguiente elogio sobre la capacidad creativa de Benito Lynch: Las dos grandes sensaciones que me ha producido su libro son estas : honradez muy grande y muy extrana para ver, y potencia igual para sostener un caracter. La primera virtud se traduce, desde luego, en la . verdad del paisaje, y la brevedad concomitante de la impresion. Porque no se nos escapa, a los que tenemos ojos, que en toda brusca vision de campo o lo que fuere, solo dos o tres cosas saltan vivamente a la vista, que son las que resumen y nos dan la sensacion del paisaje; de lo demas no vale la pena hablar. 19 80 A LynchjComo observador perspicaz^ no se le escapa desapercibido ningun detalle de la realidad pampera que pudiera servir para retratar un caracter o describir un cuadro. Es asi como aprovecha aquellos detalles que para otros pasan inadvertidos,ya porque los ven como parte Integra de la naturaleza, ya porque los consideran insignificantes. Su capacidad de penetracion proviene de su familiaridad con el mundo pampero. Es por eso que Lynch incorpora en sus historias novelescas un detalle aqui y otro alia, en lugares estrategicos, produciendo por medio de recursos sutiles la impresion de una creacion exclusivamente realista. Veamos algunos ejemplos donde elementos minusculos e insignificantes adquieren un justo relieve en la expresion artistica de Benito Lynch. En medio de la conversacion entre Panchito y Marcelina, de caracter romantico, Lynch hace una pausa sutil para destacar la realidad del medio ambiente -un tabano: Marcelina "... se inclina para matar un tabano que ha venido 20 a posarse en el pescuezo de su petiso barrigudo." Mientras el interes del lector va centrandose en las relaciones que van gestandose entre los protagonistas}Lynch introduce ese minusculo detalle que llena de objeti-vidad al episodio. El lector no advierte a primera vista que esta inter-calacion es parte del arte bien calculado del novelista. Un lector, con cierto conocimiento de la vida rural, reconocera en el detalle de matar hormigas un cuadro familiar de la vida campestre. Una manana don Pancho "... se ocupaba en destruir concienzudamente con el pie una procesion de hormigas negras que ha descubierto marchando junto 21 al muro." Es interesante notar la magnitud del detalle: Don Pancho mata hormigas con el pie, y tambien anade un adjetivo a hormigas para informarnos que eran negras. Este episodio es doblemente aprpvechado por 81 el escritor; primero para crear la ilusion de la realidad, y luego para subrayar las caracteristicas peculiares de don Pancho: Don Pancho odia las hormigas porque ama los arboles, y, por mas que a la vejez haya dado en cuidarse el cutis, es frecuente verle "bajo el sol de fuego, matandolas una por una con un rencor tan evidente que tiene algo de comico. 22 Tambien el detalle del grito de la lechuza tiene una doble funcion. Por una parte se destaca uno de los matices tipicos de los silencios noc-turnos pamperos - "... el aspero grito de una lechuza rasgo el silencio 23 de la noche..." ; y por otra se lo utiliza en estrecha relacion con la trama. Para los gauchos supersticiosos el grito de la lechuza es un mal aguero,y como tal Lynch lo aprovecha para crear suspension. Es asi como el estilo lynchesco adquiere valor y merito por medio de elementos quiza simples e insignificantes, pero que reflejan todo un mundo de realidades que adquieren vida en consonancia 6on su creacion literaria. Torres - Rioseco dice: "A un lector poco avisado se le escapa la importancia de esta humildad artistica, no alcanza a distinguir que el 2k conjunto sin este detallismo no existiria, o existiria deformado." Es por medio de estos detalles sacados de la realidad misma que Lynch descubre una "... pampa veridica y palpable que nos deja escuchar su propia sinfonia 25 ^ sin una nota que rompa su unidad." Subrayamos una vez mas que la expresion artistica lynchesca esta en consonancia con los elementos tipicos y rudimentarios de la pampa. "La tecnica narrativa de Benito Lynch, en suma, se ajusta a un firme proposito de reflejar la realidad de modo 26 imparcial y fluye de la tendencia que de esta se deriva." (b) Lenguaje El lenguaje que Lynch utiliza tambien contribuye a la realidad y objetividad creativa de su obra. Como tal, el lenguaje no es uniforme. Es decir, se adapta al personaje que lo expresa. Solo asi se logran destacar los matices vernaculos. Los gauchos se expresan en su jerga tfpica,los urbanos en su modo culto, y los extranjero en un espanol saturado con acentos y giros de sus tierras nativas. En Paid Verde, por ejemplo la forastera Paula saluda a Sergio Aguilera con "iMuy buenos dias!", indicio de que proviene del "interior"-de la ciudad; Aguilera contesta "guenos dias", muy a lo gauchesco. Ella dice "nudo", y el dice "nudo". La forastera se disculpa de un modo digni-ficado diciendo "dispense"; Sergio Aguilera, a su vez, responde con un "iAh, ah!". A lo largo de. la novelisticade Lynch resalta la expresion de dos mundos distintos - el civilizado y el semisalvaje. La unica excepcion, y esto hay que subrayarlo, es El romance de  un gaucho. Toda esta novela esta relatada en el lenguaje gauchesco. Aqui, tanto los urbanos como los rurales hablan la lengua vernacula, porque como habfamos notado antes, se supone haber sido escrita por un gaucho. Respecto al novelista como narrador, su lenguaje es culto, pero bien ajustado a la materia gauchesca. Cuando recurre a una palabra o frase procedentes del habia de los gauchos o de los extranjeros las indica con un subrayado o entrecomillado. Por ejemplo, en la descripcion que hace de mister James aisla las frases sacadas del mundo gauchesco por medio de comillas. Dice que el ingles "... tenia unas munecas como 'caraculs de guey', unos dedos 'como ganchos de colgar came1 y unos 27 'pieses' ... que 'ande se plantaban no dejaban mover a naides'". Mediante esta distincion logra mantener su forma narrativa dignificada y 83 al mismo tiempo destacar el acercamiento, la compenetracion del hombre con la naturaleza,como veremos brevemente. Roberto Salama resume en el siguiente parrafo el valor intrinseco de la expresion lynchesca: El lenguaje que utilizan los personajes de Benito Lynch responde a un proposito expreso de construir psicologias y modos de actuar verdaderos, tipicos, apoyandose para ello en un profundo cono-cimiento de las caracteristicas expresivas de nuestros habitantes de la campana bonaerense, que el atesoro en su infancia y en sucesivas estadas entre ellos. Surge asi un dialogo eficaz y vivo, de notable verismo. 8^ Lynch subraya la simbiosis humano - ambiental mediante recursos creativos. Es decir, entrelaza los elementos ambientales con las carac-teristicas de los personajes por medio de similes y metaforas campestres, creando una forma de compenetracion entre el hombre y la naturaleza. Las imagenes asi empleadas no son elaboraciones de algo nuevo, sino expresiones campestres comunes al gaucho. Es por eso que han de aparecer elementos hiperbolicos y toscos, cuyo efecto en conjunto "aumenta el realismo a sus obras y produce en el lector un sentido de proximidad al ambiente .1 29 pampero. Lynch destaca rasgos fisicos y psicologicos a traves de similes relacionados con el mundo gauchesco. Veamos primero algunos ejemplos donde la fauna pampera es empleada para describir las caracteristicas fisicas de los personajes. Los rasgos faciales de don Pancho y Panchita a una adquieren forma al ser asemejados al ave de rapina: "La nariz y la boca era identica a la de su padre: nariz aguilena y aguda como el pico 30 de los caranchos." Panchito, cuando chico, era "... desgarhado y feo 81+ 31 como los potrillos mestizos de La Quinua." La primera impresion que da el gaucho que visita la estancia de Eduardito es la de un individuo "... chucaro y torvo como novillo fachinero." Para describir la salud de la esposa e hijo del vasco Martin, bastan dos similes pecuarios: "Ahora se esta poniendo lindo el mujer como vaca de invernada, y tambien el crio. Te pesa en cuatro meses, sin mentir, 33 como un ternero, icaray!" Injundio, el loco matador de bichos de la estancia del Mayor Grumben, afectado por un defecto en la columna vertebral "... caminaba doblado casi en dos y abriendo mucho los brazos para guardar el equilibrio. Su andar recordaba el vuelo vacilante de los murcielagos al ras de tierra." Y la mano de don Pacomio es "... corta y arrugada 35 como pata e peludo viejo..." Junto a estos similes tornados del mundo animal, aparecen los inanimes pero tambien de indole campestre. La fisonomia de Manuel Rodrigue es descrita por medio de dos comparaciones : "Tiene las perillas rubias como las barbas de los choclos nuevos y conserva, a pesar de la crudeza del 36 aire de los campos, el cutis fresco como una manana de septiembre." La estatura de mister James, sus munecas y dedos son expresados en terminos hiperbolicos: "Aquel mozo rubio, seco y largo como una tacuara, era nada 37 menos que un sabio..." Por medio de una comparacion como la siguiente, "... la cara mas arrugada que cuero e merino, las barbas blancas como M 38 lana..v sin esfuerzos podemos presenciar un rostro en el que la rudeza del ambiente, las miserias y el tiempo nan tallado sus mas indelebles impresiones. Es interesante notar como Lynch expone sus personajes desde el punto de vista del gaucho. La caracterizacion del antropologo, por ejemplo, va adquiriendo forma y relieve desde la perspectiva del mundo gauchesco. 85 Se emplean tambien similes campestres, animados e inanimados para a#lorar el temperamento y la mentalidad de los personajes. El rencor inherente que domina a Panchito se asemeja al de un toro indocil: "Don Panchito guarda silencio, y, aunque retobado como un toro, escucha la charla infantil con que la inocencia de su primo quiere cicatriza las 39 heridas ocultas de su alma." Se describe el caracter jovial pero rudo del mensual de "La Estancia" del Mayor en estos terminos; era un "muchacho franco y alegre como el amanecer de verano, pero gaucho como una bota de potro." ^ No necesita extenderse en los pormenores de las caracteristicas tipicas del gaucho. La alusion a' la bota de potro abarca todas las impli-caciones de lo que un verdadero gaucho es. En un solo episodio se destaca la furia, la impaciencia y la malicia de Santos Telmo, ejemplificados por un tigre, una yegua enlazada y un toro respectivamente, "... Santos Telmo, con los ojos fulgurantes y los rasgos faciales contraidos por el efecto del mortal veneno que acaba de destilar el otro sobre la llaga viva de su corazon, salto como un tigre." Y segui-damente anade; "con los ojos extraviados y la boca torcida por un rictus hi feroz, el mozo aguardaba, jadeando como una yegua enlazada..." Pero antes que Deolindo respondiera a la inquietante pregunta del inquisidor, este nuevamente lo interrumpe, "... poniendose como un toro." El distinguido genio de dona Cruz se desborda frente a la noticia de la deshonrada conducta de su hijo, y Lynch capta esta erupcion por medio de un adecuado simil: "Al oir este desproposito, la madre e Pantalion, ya 1+3 iba a alzarse a la fija como la leche hervida..." La paulatina e irremediable degeneracion de Pantalion se da muy apropiadamente en la analogia de la vaca hundiendose en el lodo: 86 Y era, que el pobre sentia una tristeza grande al ver como, poco a poco, se iba metiendo en el barro -mal comparancia - que aquella vaca entecada y sedienta que ve relumbrar el agua en el canadon medio seco y camina hundida la barriga en el barro, sin saber si ^ llegara o acabara un redepente por quedarse empantanada... La suerte de la mujer abandonada en Palo verde es, segun el vasco Miquelo, la de un hongo desarraigado: Al mujer abandonado , le pasa cosio al esponja el hongo. En cuanto se le corto la raiz, ya encomienza a rodar y a rodar con el viento, hasta que te la pisa algun animal y te lo aplasta...^ 5 El simil vuelve a ser empleado para recoger y para subrayar los grandes conflictos humanos de caracter sentimental y psicologo. Los peones de "La Florida", por ejemplo, se sienten continuamente perseguidos por los recuerdos del maltrato de don Pancho. Es algo que.los carcome interiormente: iOh lo que aquel hombre les ha hecho.' Don Pancho olvida al momento sus excesos, pero ellos no, no pueden olvidarlos nunca, los tienen enquistados en el corazon y en el cerebro, como gusanos malditos. ^ 6 Cuanto mas rechazado por Balbina, tanto mas aguda la pasion de Santos Telmo; de modo que cuando llega el momento decisivo de la ultima embestida, que a su vez fracasa, "la pasion de aquel hombre habia resbalado como resbala la llama de las punas secas sobre los postes de quebracho..." Balbina tambien tuvo que experimentar la gran angustia frente al ultraje de las mas puras ilusiones que habia abrigado junto a mister James. Sup-lantada la felicidad y la dicha por el agudismo dolor, tuvo que aprender a resignarse. Tuvo que darse cuenta "... que hay horas en la vida en que 87 no queda otro recurso que e l de recogerse dentro de uno mismo, como e l ca r a c o l dentro de su concha..." La asociacion con Balbina creo para mister James c o n f l i c t o s que su i n t e l e c t o no fue capaz de r e s o l v e r . La v i d a s o l i t a r i a s i n Balbina l e parecia insoportable ahora. E n t o n c e s y i r r e s o -l u t o j v a c i l a y sufre ante "... aquella espina de duda que a ultim a hora l+o habia venido a clavarse en su cerebro y a envenenarle l a v i d a . " La reaccion de Casiana f r e n t e a l descubrimiento d e l s u i c i d i o de Balbina se expresa por medio de dos si m i l e s penosos. Se desprende un g r i t o "... primero como un a l a r i d o s a l v a j e , despues como e l u l u l a r de una f i e r a . . . " P antalion expresa e l i n f o r t u n i o de sus re l a c i o n e s con dona J u l i a usando tres s i m i l e s que aparecen en orden progresivo: Desde e l primer d i a que yo l e vide a esa senora... no he hecho mas que arrastrarme detras de e l l a como e l . perro detras d e l dueno; y no he hecho mas que secarme el. alma, como se seca colgao e l sapo e l a guampa de un toro embichao... ly todo pa ve n i r a terminar en esto! ITodo pa quedarse vacio por dentro, como cascara e giievo guacho que chupo l a sabandija.' 51 Aunque menos frecuentes, no f a l t a n imagenes metaforicas con r e f l e j o s campestres. La ultima l i n e a de Los caranchos de La F l o r i d a destaca l a metafora c e n t r a l de l a obra: " iLos caranchos!... ILos caranchos de La Florida.'...", dice Mosca. Fue este mismo humilde gaucho quien antes habia dicho: " A l patron l o apodan e l Carancho en e l pueblo, y e l h i j o es otro carancho; tenemos aura dos caranchos en La F l o r i d a . ISe van a sacar l o s 52 oj o s I . . . " E l carancho, ave rapina de l a pampa, ataca l a presa, ya sea cordero o ternero, destruyendo primero l o s ojos. Esta metafora se cumple fielmente en e l encuentro f i n a l entre e l padre y e l h i j o junto a l a puerta 88 del puesto de Sandalio. Otra imagen de caracter metaforico que abarca toda una novela es la del "palo verde". Sergio Aguilera es el "palo verde" de la novela que lleva este mismo nombre. Adquiere esta analogia por ser lerdo retraido y tardio en lo relacionado con el mundo exterior y, en particular, con el sexo femenino. En la siguiente bella descripcion poetica se da la metafora de la primavera y Balbina, Y al verla asi, bajo el sol, con su pulcro vestido rosa, los frescos brazos desnudos, la cabellera revuelta y las mejillas arreboladas se hubiera dicho que era la Primavera misma que se aprestaba a sacar de aquel pozo, para derramar luego a baldes plenos sobre la Creacion eterna, el agua maravillosa de la belleza, de la juventud y de la vida...53 A veces recurre a la personificacion para expresar un hecho campestre con repercusiones sobre la vida de los hombres. En el ejemplo citado a continuancion se evoca algo trascendental perteneciendo al mundo gauchesco; algo propio de aquellas horas que los gauchos pasan junto al "fogon". Acaba de anochecer y en la vieja cocina, con piso de tierra endurecida, los peones de la estancia vanse agrupando en torno del fogon ahumado, que se abre en la pared y en el cual una olla enorme y ventruda, una olla de tres patas, canta sobre la lumbre su eterna cancion nostalgica. ' Mientras la olla "canta su eterna cancion nostalgica" los gauchos silen-ciosos la asisten sumidos en pensamientos: "Muy pocos son los que hablan, y los que lo hacen tienen palabras lentas, como pajaros nocturnos que tuvieran las alas humedas." 7 y 89 Mister James trato de amortiguar las punzadas de la inquietud e indecision. ... y sin embargo, la duda atroz, la duda inaguantable seguia clavandole los dientes en la entrana, con ese encono casi sadico con que los perros hacen crujir el caparazon de los "mulitas"... Notese la expresion poetica en esta personificacion. Se percibe no solo el dolor de esta acometida, sino tambien el golpe y desliz de los dientes de la duda sobre el caparazon impenetrable del ser del antropologo. El sol poniente, visto desde la angustia de Santos Telmo, se refleja a traves de una imagen personificada. En la tarde, vispera del crimen de la playa, Telmo "... echando una ultima y hosca mirada sobre aquel gran espectaculo del sol herido que se ahoga en su propia sangre, fuese muy lentamente y entro en el rancho, pensativo y sombrfo." . 90 NOTAS DEL CAPITULO TV 1 R. F. Giusti, "Letras argentinas", Nosotros, ano 18, t. 48, No- l 8 U , sept. 1924, p. 100. 2 * ' Benito Lynch, El ingles de los guesos, prologo de Xavier Dacal, Mexico, 1955, p. 9 . Salomon Wapnir, Imagines y Letras, "Benito Lynch", Instituto Amigos del Libro Argentino, Buenos Aires, Republica.Argentina, 1955, p. 36. ^ Benito Lynch, Los caranchos de La Florida, cuarta edicion, Ediciones Troquel, Buenos Aires, 1958, p. 207. 5 Ibid., p. 212. 6 Lynch, El ingles de los guesos, p. lU7. 7 ifria-> P- 193. E. A. Imbert, "Voice of the New Gaucho", Americas, Panamerican Union, Washington, D.C, V. 4, No. 6 , June 1952, p. 31 (mi traduccion), ^ Ibid., p. 31- (mi traduccion). ^ Estela Canto, "Benito Lynch o la inocencia", Sur, No. 215-216, sept.-oct. 1952, Buenos Aires, p. 110. Aurelio Giroud, "Benito Lynch", Armas y Letras, Organo Mensual de la Universidad de Nuevo Leon, ano X, No. 7 , junio 1953, p. 3. 12 Montiel Ballesteros, "Benito Lynch, un clasico criollo", Revista  Nacional", t. 42, ano 12, No. 124, abril 1949, Montevideo, Uruguay, p. 59. 13 Giovanni Previtali, Ricardo Giiiraldes , traducido del ingles por Pablo Max Ynsfran, Ediciones de Andrea, Coleccion Studium, V. 48, Mexico, 19^5, p. 133. ^ Imbert, op. cit. , p. 31. (mi traduccion). Marshall R. Nason, Benito Lynch y su creacion literaria, Ph.D. Thesis, University of Chicago, Chicago, 1958. En su estudio del costumbrismo en la obra de Benito Lynch, M. R. Nason hace la siguiente asercion: "Su costumbrismo es circumstancial y accesorio; no existe de por si." p. 226. ^ Benito Lynch, Los caranchos de La Florida, pags. Ul—48. 91 17 -Benito Lynch, El ingles de los guesos, cap. 2. l 8 Benito Lynch, Los caranchos de La Florida, p. 157. 1 9 Horacio Quiroga, "Carta abierta al sefior Benito Lynch", Nosotros , V. 22-23, 1916, p. 317. 20 Benito Lynch, Los caranchos de La Florida, p. 128. 2 1 Ibid. , p. 85. o p Ibid., p. 85. 23 Benito Lynch, El ingles de los guesos, p. 167. 2k A. Torres-Rioseco, Grandes novelistas de la Amerr-.ca Hispana, University of California Press, Berkeley, 19kl, p. 116. Roberto Salama, Benito Lynch, "Clasicos argentinos de £ Editorial la Mandragora, Buenos Aires, 1959, P« 9k. ?6 Ibid., p. 102. Benito Lynch, El ingles de los guesos , p. U8. 28 Salama, op. cit. , p. 107. 29 J. K. Leslie, "Similes campestres, en la obra de Benito Lynch",. Revisita Iberamericana, t. 17, No. 3^, agosto de 1951 - enero de 1952, p. 338. 30 * Benito Lynch, Los caranchos de La Florida, pags. 11-12. 3 1 Iftid.» P- 20. 3 2 Ibid. . P- 122. Benito Lynch, Raquela, La evasion, El antojo de la patrona, 3 r a . edicion, "Coleccion, "Coleccion Contemporanea", Espasa-Calpe, S.A., 1936, p. 26. 3l+ Ibid., p. 26. 35 Benito Lynch, El romance de un gaucho, Libreria Anaconda, Buenos Aires, 1933, p. 77. Benito Lynch, Los caranchos de La Florida, p. 95. Benito Lynch, El ingles de los guesos, p. 2. •30 . Benito Lynch, El romance de un gaucho, p. 35. 3 9 Ibid., p. 120. Uo Benito Lynch, El romance de un gaucho, p. 59. hi Benito Lynch, El ingles de los guesos, p. 29 h2 Ibid., p. 29. h3 Benito Lynch, El romance de Tin gaucho, p. 52. hh Ibid. , p. 2U5. h5 Benito Lynch, Palo verde y btras rioVelas cbrtas, Editores Buenos Aires, 1958, p. 53. • h6 Benito Lynch, Los caranchos de La Florida , p. U5. hi Benito Lynch, El ingles de lbs guesos, p. 23. h8 Ibid., p. Il6, h9 Ibid., p. 178. 50 Ibid., p. 205 51 Benito Lynch, El romance de un gaucho, p. 216. 52 Benito Lynch, Los caranchos de La Florida , p. U7. 53 Benito Lynch, El ingles de los guesos, p. U7. 5h Benito Lynch, Los caranchos de La Florida , p. U l . 55 Ibid., p. U l . 56 Benito Lynch, El ingles de lbs guesos, p. 176. 57 Ibid., p. 7U. 93 CONCLUSION Benito Lynch ha demostrado su talento creador al elaborar una materia vulgar y producir dramas de verdaderos conflictos humanos. Su merito consiste en el dominio de la estructura narrativa, en el realismo con que capta el mundo gauchesco y, sobre todo, en la profundidad psico-logica con que dibuja a sus personajes. Desde el aspecto artistico su obra quiza no alcanza las cualidades esteticas de otras novelas rurales como, por ejemplo, Don Segundo Sombra o Zogoibi, pero supera a ambas obras en la objetividad y en la indagacion psicologica. Si bien, como hemos notado antes, el medio ambiente gauchesco adquiere forma y relieve por medio de ciertos elementos habilmente empleados por el novelista, su importancia esta subordinada al elemento humano. Es decir, forma el fondo del escenario novelesco, mientras que el hombre domina el cuadro. La consonancia que proviene de esa unidad humano-ambiental crea la ilusion de objetividad y realismo. Este fiel retrato del hombre y de su medio ambiente le hace a Lynch merecedor de una posicion sobresaliente no solo en el panorama de la novelistica gauchesca sino tambien en el de toda la literatura rioplatense. Volvemos a subrayar que Benito Lynch, a diferencia de otros escritores argentinos e incluso latinoamericanos de la epoca, es esencial-mente un novelista del hombre mas que de la tierra. El hecho de que no de la primacia al paisaje no es una falta, sino una virtud; un recurso para resaltar al individuo. A Lynch nada le interesa tanto como el hombre. Aunque en su obra se destaca el estado socio-psicologico del pueblo en 9h conjunto, su proposito primordial es centrarse en el individuo y sus intimos problemas psicologicos. Desde su primera novela, Plata dorada, ya demostro su capacidad para penetrar en los secretos intimos del corazon y del intelecto humano. Progresivamente fue adquiriendo mas intuicion y profundidad psicologica, de modo que en las subsiguientes obras, y especialmente en las ultimasj se distingue un exclusivo interes por el personaje y sus conflictos. Y en El romance de un gaucho, por ejemplo, se advierte ya un proyeccion universal de los conflictos humanos, La problematica psicologica del hombre culto adquiere tanto relieve, tanta intensidadj como la de los analfabetos. Para unos, el intelecto puede ser causa de trastornos psicol6gicos•, para otros, el instinto. En ambos casos el desarrollo de las luchas internas es un proceso natural y verosimil. Lynch mismo habia declarado que "el gaucho solo da muy poco" y, sin embargo, nadie diria que' da poco de acuerdo con su exposicion novelesca. El gaucho sedentario, en conjunto con personajes mas exoticos de otro ambiente y de otra cultura, adquiere el necesario relieve. El psicologismo aplicado a personajes rusticos como los gauchos no deforma sus cualidades tipicas. En realidad, el conflicto del gaucho proviene precisamente de la incapacidad de superar sus limitaciones semiprimitivas. De igual modo, el conflicto de los personajes urbanos y cultos nace de la inadecualibidad al mundo gauchesco. Contrario a las normas de otros escritores, Lynch no idealiza al gaucho. Lo retrata con todos sus defectos y virtudes, tal como lo conocio en vida real. Y aunque destaca el aspecto psicologico..no cree necesario 95 elevarlo fuera de sus l i m i t e s naturales. Esa naturalidad y v e r o s i m i l i t u d en e l desarrollo de asuntos psicologicos se ajusta a los p r i n c i p i o s de l a novela experimental. Sin ser estrictamente dogmatico, Lynch desarrolla su n o v e l i s t i c a desde e l punto de v i s t a empirico. Su v i s i o n novelesca esta estrechamente r e l a -cionada con su concepto f i l o s o f i c o de l a v i d a , y es precisamente por v i a l i t e r a r i a como Lynch expresa su conviccion f i l o s o f i c a . Mantiene que e l hombre esta sujeto a ciertas leyes defectuosas que impiden e l logro de l a maxima f e l i c i d a . La o r i g i n a l i d a d de su obra - su innovacion tematica del genero gauchesco, su nuevo enfoque y v i s i o n - otorga a Lynch un puesto de r e l i e v e entre los escritores argentinos. 96 BIBLIOGRAFIA Libros Alegria, Fernando, Breve historia de la novela Hispanoamericana, Ediciones de Andrea, 3 r a . -edicion, Mexico, 1966. Alzaga, Enrique Williams, La Pampa en la novela argentina, Angel Estrada y Cia., S.A. Editores, Buenos Aires, 1955. Arrieta, Rafael Alberto (director), Historia de la literatura argentina, t.h, Ediciones Peuser, Buenos Aires, 1959-Assuncao, Fernando 0 . , El gaucho, Prologo critico del profesor Daniel D. Vidart, Montevideo, Imprenta Nacional, 1963. Bonet, Carmelo M., Escolios y reflexiones sobre estetica literaria, Editada por la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educacion, de la Universidad de La Plata, t.12, 1930. La Plata, Republica Argentina. Caillet-Bois, Julio, La novela rural de Benito Lynch, Universidad Nacional de La Plata, La Plata, i 9 6 0 . Cocaro, Nicolas, Benito Lynch, Ediciones Oeste, Buenos Aires, 195**. Coni, Emilio A. , El gaucho, Argentina-Brasil-Uruguay, Solar/Hachette, Buenos Aires, 1969. Corbiere, Emilio P., El gaucho desde su origen hasta nuestros dias , Talleres Graficos Argentinos, L. J. Rosso-Sarmiento 779, Buenos Aires, 1929' Daireaux, Godofredo, Recuerdos de tin hacendado, Imprenta de la Nacion, Buenos Aires, 1916. " " " " , Tipos y paisajes criollos, Imp. de La Nacion, Buenos Aires , 1913. Danero, E. M. S., Antologfa gaucha, 2a. edicion, Libreria y Editorial Castellvi, S.A., Santa Fe, Argentina, 1957. Flores, Angel, Historia y antologia del cuento y la novela hispanoamericana, Las Americas Publishing Company, New York, 1959• Garcia, German, La novela argeritina-un itinerario, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1952. Giusti, Roberto F. , Critica y polemica, tercera serie, Agencia General de Libreria y Publicacion, Buenos Aires, 1927. Gonzales, Juan B., En torrio al estilo, M. Gleizer - Editor, Triunvirato 537, Buenos Aires, 1931. Guiraldes, Ricardo, Cuentos de muerte y de sangre, Editorial Losada, S.A., Buenos Aires, 1952. , Don Segundo Sombra, 2 4 t a . edicion, Editorial Losada, S.A., Buenos Aires, I967. Imbert, Enrique Anderson, La critica literaria contemporanea, Editores, Cure, S. R. L., Buenos Aires, 1957. Jansen, Andre, Enrique Larreta 1873-1961, Ediciones Cultura Hispanica, Madrid, 1967. Larra, Raul, Payro, el hombre-la obra, Editorial Claridad, Buenos Aires, 1938. Larreta, Enrique, Zogoibi, 3 r a . edicion, Espasa-Calpe Argentina, S.A., Buenos Aires-Mexico, la. ed. 1939, 3 r a . ed.'l943. Leguizamon, Martiniano, Alma Nativa, Arnoldo Moen y Hermano, Editores, Buenos Aires, I906. De cepa criolla, Estudios preliminares de Guillermo Ara, Ediciones Solar/Hachette, Buenos Aires, 1961. , La cuna del gaucho, Talleres S.A., Casa. J. Peuser, Ltda. Buenos Aires, 1935. Levillier, Roberto (director), Historia Argentina, Plaza y Janes, S.A., Editores Argentina, Buenos Aires, 1968. Lichtblau, Myron I., The Argentine Novel in the Nineteenth Century, Hispanic Institute in the United States, New York, 1959. Lynch, Benito, De los campos pdrtenos, (cuentos), Libreria y Editorial La Facultad Benabe y Cia. , Buenos Aires, 1938. 2a. edicion. • , El estanciero , (1928) , "Cuadernos Mensuales de Cultura", Ediciones Seleccion, Buenos Aires, 1933. El ingles de los guesos , (192*0, prologo de Xavier Dacal Mexico, 1955. , El romance de un gaucho, (1930), Libreria Anaconda, Buenos Aires, 1933. , Las mal calladas, (1923), Libreria Anaconda, Buenos Aires, 1933. ' , Los caranchos de La Florida, (1916), cuarta edicion, Ediciones Troquel, Buenos Aires, 1958. , Palo verde y otras novelas cortas , Editores Troquel, Buenos Aires, 1958. , Plata dorada, (1909), Casa Editora e Impresora M.-Rodriguez Giles, Buenos Aires, 1909. ' , Raquela, (I918), La evasion , (1918), El ahtojo de la patrona, (1922), 3 r a . edicion, "Coleccion Contemporanea", Espasa-Calpe, S.A. , 1936. Mansilla, Lucio V., Una excursion a los indios ranqueles, edicion y prologo de C. A. Leumann, tercera edicion, "Coleccion Austral", Espasa-Calpe Argentina, S.A., Buenos Aires-Mexico. Molas, Ricardo Rodriguez, Historia social del gaucho, Ediciones Meru, Buenos Aires, 1968. Nason, Marshall R., Benito Lynch y su creacion literaria, Ph.D. Thesis University of Chicago, Chicago, 1958. Nichols, Madaline Wallis, The Gaucho, Gordian Press, New York, 1968. Noel, Martin Alberto, El regiorialismo de Martiniano Leguizamon, Ediciones Peuser, Buenos Aires, 19^5. Payro, Roberto J., Teatro Completo, Libreria Hachette, S.A., Buenos Aires, 1956. * Previtali, Giovanni, Ricardo Giiiraldes , traducido del ingles por Pablo Max Ynsfran, Ediciones de Andrea, Coleccion Studium, v. U8, Mexico, 1965. Salama, Roberto, Benito Lynch, "Clasicos argentinos del siglo XX", Editorial la Mandragora, Buenos Aires, 1959-Sanchez, Florencio, Teatro completo, editadas por Dardo Cuneo Editorial Claridas, Buenos Aires, I96U. Sarmiento, D. Faustino, Inmigracion y colonization, Obras de Domingo Faustino Sarmiento, tomo 2 3 , Impremta y Litografia Mariano Moreno Buenos Aires, 1899-Sommi, Luis V., La revolucion del 9 0 , Editorial Monteagudo, Buenos Aires, Torres-Rioseco, Arturo, Grandes novelistas de la America Hispana, University of California Press, Berkeley, 19^1. • 99 , Nueva historia de la gran literatura Iberoamericana, Emece Editores, Buenos Aires, 1961. Wapnir, Salomon, Imagenes y Letras, "Benito Lynch", Instituto Amigos del Libro argentino, Buenos Aires, Republica Argentina, 1955. Zola, Emile, Experimental Novel, translated from French by Belle M. Sherman, Haskellhouse, New York, I 9 6 U . , Nana, translated from French by Victor Plarr with introduction by George Moore, Boni & Liyeright, New York, 1924. Artfculos Aita, Antonio, "Algunos aspectos de la novela argentina", Nosotros, ano 23, t. 64, No. 239, abril, 1929, pags. 5-21. Alvares, A. Costa, "Las etimologias del ?gaucho'", Nosotros, octubre, 1926, pags. 183-209. Ballesteros, Montiel, "Benito Lynch, un clasico criollo", Revista Nacional, tomo XLII, ano XII, No. 124, abril de 1949, Montevideo, Uruguay, pags. 54-60. Barreda, Ernesto Mario, "Benito Lynch el novelista de la pampa", Caras y Caretas , No. 1392, junio 6 , 1925, Buenos Aires. Beltran de Heredia y Castafio, Pablo, "Mito y realidad del gaucho argentino", Revista de Indias , Consejo Superior de Investigaciones Cientifiras, ano VI, No. 19, enero-marzo, 1945, pags. 125-144. Bonet, Carmelo M., "El gringo en la literatura rioplatense", Boletin de la Academia Argentina de Letras , tomo XVII, No. 6 6 , oct.-dic, 1948, Buenos Aires. Canto, Estela, "Benito Lynch o la inocencia", Sur, No. 215-216, sept.-oct., 1952, Buenos Aires, pags. 109-113. Duran, Alba Defant, "Los muchachos en la obra de Lynch", Humaitas, Revisita de la Facultad de Filosofia y Letras, ano VII, No. 11, Universidad Nacional de Tucuman, 1959» pags. 167-172.' Giroud, Aurelio, "Benito Lynch", Armas y Letras, Organo mensual de la Universidad de Nuevo Leon, ano X, No. 7 , junio, 1953, pags. 3 y 8. Giusti, Roberto F., "La novela y el cuento argentinos", Nosotros , ano.21, t. 57, No. 219-220, Buenos Aires, 1927, pags. 78-99-, "Letras argentinas", Nosotros, ano 18, t. U8, No. 18U, sept., 192k, pags. 93-102. Gonzalez, Juan B., "El novelista Benito Lynch", Nosotros , affo. 2k, t. 6 9 - 7 0 , No. 25U-255, Julio y agosto, 1930, pags. 252-267. Imbert, Enrique Anderson, "Voice of the New Gaucho", Americas, Panamerican Union, Washington, D.C., U.S.A., June 1952, t. k, No. 6 pp. 9-11 and 31. Leslie, John Kenneth, "Similes campestres, en la obra de Benito Lynch", Revisita Iberoamericana, t. XVII, No. 3^, agosto de 1951-enero de 1952, pags. 331-338. Luisi, Luisa, "Caracteristicas de la literatura rioplatense", Nosotros, ano. 2k, t. 6 9 , Buenos Aires, 1930. Nason, Marshall R.,"£Benito Lynch: otro Hudson?" Revista rbero- americana, patrocinada por la Universidad de Iowa, t. 23, No. U5, enero-junio, 1958, pags. 65-82. Nichols, Madaline W., "The Gaucho 'Motif in Rio de La Plata Life", The Spanish Review, Washington Square College, New York University, New York, V. 2 , No. 2, November, 1935, pp. 87-89. Quiroga, Horacio, "Carta abierta al senor Benito Lynch", Nosotros, t. 2 2 - 2 3 , 1916, pags. 3 l 6 - 3 l 8 . Suarez Calimano, E. , "Directrices de la novela y el cuento argentinos (1920-1932)", Nosotros , t. 8 0 , No. 295, Buenos Aires, 1933, pags. 337-370. Uribe, Basilio, "Benito Lynch", Criterio, ano. 27 , No. 12^3, Buenos Aires, Sept. 8 , 1955, p. 676~! Vinas, David, "Benito Lynch y la pampa cercada", Cultura Universitaria, Revista bimestral publicada por la direccion de cultura de la Universidad Central de Venezuela, No. U6, nov.-dic, 195^, pags. 40 - 5 3 . Vitoria, Marcos, "El humorismo en la literatura argentina actual", Cuadernos Americanos , Mexico, Publicacion Bimestral, sept.-oct., 19U3, t. XI, No. 5 , pags. 206-221. 

Cite

Citation Scheme:

        

Citations by CSL (citeproc-js)

Usage Statistics

Share

Embed

Customize your widget with the following options, then copy and paste the code below into the HTML of your page to embed this item in your website.
                        
                            <div id="ubcOpenCollectionsWidgetDisplay">
                            <script id="ubcOpenCollectionsWidget"
                            src="{[{embed.src}]}"
                            data-item="{[{embed.item}]}"
                            data-collection="{[{embed.collection}]}"
                            data-metadata="{[{embed.showMetadata}]}"
                            data-width="{[{embed.width}]}"
                            async >
                            </script>
                            </div>
                        
                    
IIIF logo Our image viewer uses the IIIF 2.0 standard. To load this item in other compatible viewers, use this url:
http://iiif.library.ubc.ca/presentation/dsp.831.1-0101685/manifest

Comment

Related Items