Open Collections

UBC Theses and Dissertations

UBC Theses Logo

UBC Theses and Dissertations

Génesis y evolución de los temas épicos nacionales del romancero viejo Clavero, Dolores 1987

Your browser doesn't seem to have a PDF viewer, please download the PDF to view this item.

Item Metadata

Download

Media
831-UBC_1987_A1 C52_8.pdf [ 16.37MB ]
Metadata
JSON: 831-1.0097248.json
JSON-LD: 831-1.0097248-ld.json
RDF/XML (Pretty): 831-1.0097248-rdf.xml
RDF/JSON: 831-1.0097248-rdf.json
Turtle: 831-1.0097248-turtle.txt
N-Triples: 831-1.0097248-rdf-ntriples.txt
Original Record: 831-1.0097248-source.json
Full Text
831-1.0097248-fulltext.txt
Citation
831-1.0097248.ris

Full Text

GENESIS Y EVOLUCION DE LOS TEMAS EPICOS NACIONALES DEL ROMANCERO VIEJO By DOLORES CLAVERO M.A., The University of B r i t i s h Columbia, 1979 A THESIS SUBMITTED IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY in THE FACULTY OF GRADUATE STUDIES (Department of Hispanic and I t a l i a n Studies) We accept t h i s thesis as conforming to the required standard THE UNIVERSITY OF BRITISH COLUMBIA August 1987 ©Dolores Clavero, 1987 In presenting this thesis in partial fulfilment of the requirements for an advanced degree at the University of British Columbia, I agree that the Library shall make it freely available for reference and study. I further agree that permission for extensive copying of this thesis for scholarly purposes may be granted by the head of my department or by his or her representatives. It is understood that copying or publication of this thesis for financial gain shall not be allowed without my written permission. Department of The University of British Columbia 1956 Main Mall Vancouver, Canada V6T 1Y3 DE-6(3/81) i i Abstract Although c o n t r o v e r s i a l , the theory that the Romancero (ballad genre) resulted from the d i s i n t e g r a t i o n of cantares de gesta in the late Middle Ages i s generally accepted in current Spanish l i t e r a r y scholarship. The romances (ballads) based on epic themes of C a s t i l i a n history occupy a key po s i t i o n in t h i s theory, since they are considered to be the oldest and the closest to the epics from which the Romancero originated. In an attempt to j u s t i f y or to disprove t h i s claim, the present study investigates the thematic contents of the romances vie i o s based on C a s t i l i a n subjects. U t i l i s i n g the e d i t i o n of old romances gathered by Ferdinand Wolf and Conrad Hofmann in th e i r Primavera y f l o r de romances, these romances are analysed, and compared on the one hand with the extant epic poems, and on the other with the chronicle texts in which poems no longer extant were p r o s i f i e d . The romances chosen for analysis are from the cycles of the following heroes: Bernardo del Carpio (Chapter I), Fernan Gonzalez (Chapter II), Infantes de Lara (Chapter III) and El Cid (Chapters IV-VII). The cycle of El Cid i s divided into the separate categories of Mocedades de Rodrigo (Chapter IV), the p a r t i t i o n of the kingdoms and r e s u l t i n g f r a t r i c i d a l wars (Chapter V), the siege of Zamora (Chapter VI), and the conquest of Valencia and punishment of the Infantes de Carridn (Chapter VII). The evidence acquired by t h i s reanalysis of the romances and t h e i r possible sources allows the following conclusions: 1. There i s a diachronic continuity in the elaboration of epic texts, as seen in the romances of Fernan Gonzalez, the Infantes de Lara and the Cid s e r i e s . Some of these reelaborations were in a l l p r o b a b i l i t y i n i i i prose while others were in verse. In the l a t t e r case, a tendency i s demonstrated toward the r e s t r i c t i o n of the narrative to a few popular motifs, and in p a r t i c u l a r that of the confrontation between king and vassal. The authors of the romances took up t h i s confrontation motif in creating some of the most popular ballads of the genre. 2. There i s a diachronic continuity in the transmission of the o r i g i n a l , unelaborated epic material, both in oral and in written form. This conservatism i s seen in the romances of Bernardo del Carpio. and in those dealing with the p a r t i t i o n of the kingdoms and the siege of Zamora. 3. There was c l e a r l y erudite p a r t i c i p a t i o n of chroniclers and others in the reworking of epic material, as seen in the romances of the Infantes  de Lara and the Cid se r i e s . Some of th i s reworking involved the favouring of c e r t a i n epic poems which best r e f l e c t e d the c h r o n i c l e r s ' h i s t o r i o g r a p h i c a l points of view, but in other cases these unknown authors even created new episodes or reinterpreted ambiguous points to give a new turn to the old narratives. 4. In the process of transmission of epic narratives, some prose texts were written by adapting chronicle material to make i t more appealing to a popular audience. The present i n v e s t i g a t i o n has found evidence of the creation of many old epic romances by resort to these popular adaptations. Thus, chronicle sources appear to be of greater importance in the o r i g i n and development of the romances viejos, and in the transmission of epic themes, than current theory allows. English Precis Origins and Evolution of National C a s t i l i a n Epic Themes in the Romancero v i e j o Introduction Although c o n t r o v e r s i a l , the theory that the Romancero (ballad genre) resulted from the d i s i n t e g r a t i o n of cantares de gesta in the late Middle Ages i s generally accepted in current Spanish l i t e r a r y scholarship. The romances (ballads) based on epic themes of C a s t i l i a n history occupy a key pos i t i o n in t h i s concept, since they are considered to be the oldest and the closest to the epics from which the Romancero originated. The theory was formulated and persuasively defended by the late Spanish scholar Ramdn Menendez Pidal in works spanning more than half a century of a long and productive l i f e , but voices of dissent were heard almost immediately a f t e r i t s publi c a t i o n . Pio Rajna, S. Griswold Morley and Leo Spitzer, among others, c a l l e d attention to the close link between romances and medieval l y r i c poetry, throwing doubts on the idea that the Romancero in i t s e n t i r e t y came d i r e c t l y from the epics. William C. Atkinson focussed on the e a r l i e s t dates on which a p a r t i c u l a r romance i s mentioned and pointed out that while there i s considerable information about l y r i c romances written from the middle 14th century onwards, si m i l a r dates for those on epic subjects are lacking. However, he admitted that t h i s in i t s e l f did not rule out the p o s s i b i l i t y of the i r existence. Menendez Pidal explained the t r a n s i t between epic and romance by proposing two mechanisms instrumental in t h i s transformation: a) the V fragmentation and b) the successive reworkings of an epic. Both these concepts have been amply discussed by scholars without any consensus having been reached to date. Since many C a s t i l i a n epic poems have disappeared, there are c r i t i c s who object to a theory based on the assumption of the existence of reworkings for which there i s no tangible evidence. Because of t h i s , i n d i r e c t testimonies l i k e the ones offered by chronicles and romances become of great importance. The work of Diego Catalan opened the door in 1969 to a series of recent investigations on the epic material contained in medieval C a s t i l i a n chronicles. Noting the difference between the h i s t o r i o g r a p h i c a l techniques used in the 13th century by the compilers of the Primera  Cr6nica General (PCG). and those of the ch r o n i c l e r s at the turn of that century, he drew attention to the flowering of a new type of novelesque historiography of which the Cronica de C a s t i l l a (CrC) i s the best representative. In t h i s chonicle, f i c t i o n a l elements are apparent even in those passages that have an erudite o r i g i n and which show no influence of juglaresco poetry. Catalan emphasised the importance t h i s had for the study of epic sources r e f l e c t e d in the chronicles. Since then, there have been some important contributions to that p a r t i c u l a r study, but no investigations have been made of the epic material contained in the romances themselves. The present study intends to f i l l t h i s gap by investigating the thematic contents of the romances viejos based on C a s t i l i a n subjects. U t i l i s i n g the e d i t i o n of old romances gathered by Ferdinad Wolf and Conrad Hofmann in th e i r Primavera y f l o r de romances, these romances are analysed, and compared on the one hand with the extant epic poems, and on the other with the chronicle texts in which poems no longer extant were v i p r o s i f i e d . The purpose of th i s comparison i s to determine the extent to which these texts coincide or diverge in the treatment of common themes, and to provide data about the possible l i t e r a r y structure from which the epic romances originated. The romances chosen for analysis are from the cycles of the following heroes: Bernardo del Carpio (Chapter 1), Fernan Gonzalez (Chapter II), Infantes de Lara (Chapter III) and El Cid (Chapters IV-VII). The cycle of El Cid i s divided into the separate categories of Mocedades de Rodrigo (Chapter IV), the p a r t i t i o n of the kingdoms and r e s u l t i n g f r a t r i c i d a l wars (Chapter V), the siege of Zamora (Chapter VI), and the conquest of Valencia and punishment of the Infantes de Carridn (Chapter VII). Chapter I: Cycle of Bernardo del Carpio Chapter I st a r t s by introducing the epic material which provided the basis for the composition of the romances dedicated to the f i c t i o n a l hero Bernardo del Carpio. This material appears to be an i n t r i c a t e network of popular narratives that eventually gave r i s e to a postulated cantar de  gesta probably in the second half of the 12th century. This cantar was p r o s i f i e d in the PCG, but since t h i s chronicle uses a mixture of h i s t o r i o -graphical and popular sources for i t s account of the hero's ex p l o i t s , i t is d i f f i c u l t to know at times which elements of the narrative belong to the cantar and which to subsequent historiographers. Since i t i s generally admitted that the other six romances in th i s series are indeed based on chronicle texts, the present i n v e s t i g a t i o n has given special attention to Romance No. 13. This romance expands the motif of the rebel vassal summoned to the court by the king, and the concerns v i i and suspicions thus engendered in the former. Although t h i s episode appears already in the PCG, there are elements peculiar only to the romance that led Menendez Pidal to believe in i t s d i r e c t connection with the cantar. The present analysis shows that those elements not found in the chronicle text can be explained without postulating t h e i r d i r e c t dependence on the cantar. but by reference to a possible late reworking of epic material. In our opinion, such reworking would have involved the s i n g l i n g out of a few extremely popular motifs already present as plot devices of many epics, and their re-elaboration in a way that would allow the i r a p p l i c a t i o n to d i f f e r e n t heroes. In the case of Romance No. 13 i t is clear that the motif used and expanded i s that of the opposition of king and vassal. This d i s s e r t a t i o n shows the r e l a t i o n s h i p of Romance No. 13 with both the Bernardo del Carpio material contained in PCG, and with Romance No. 16 of the Fernan Gonzalez s e r i e s . Thus, without exception, a l l the romances of Bernardo del Carpio could have had an o r i g i n in chronicle material. Chapter II: Cycle of Fernan Gonzalez Chapter II i s dedicated to the epic material dealing with Fernan Gonzalez, the C a s t i l i a n count who in the mid 10th century achieved the independence of his county from the kingdom of Le<5n. Although there must have been in a l l p r o b a b i l i t y legends and perhaps an epic or epics dedicated to t h i s hero, only an erudite poem remains extant: the Poema de Fernan Gonzalez (PFG), composed in approximately 1250 by a monk of San Pedro de Arlanza. This poem appears p r o s i f i e d in the PCG. and i t i s thanks to t h i s fact that we can more or less guess the v i i i poem's ending, since about 100 stanzas are missing from the 15th century manuscript in which i t i s preserved. In another version of the story of Fernan Gonzalez, a later chronicle, the Cr6nica de 1344 (Crl344). introduces a t o t a l l y new episode not recorded in the PCG. It i s because of t h i s new episode that Menendez Pidal postulated the existence of a late epic that appears r e f l e c t e d in Cr1344, an epic that would have reworked the story of Fernan Gonzalez in a new d i r e c t i o n . He finds backing for thi s hypothesis in one of the four romances of th i s series, No. 16, which in his opinion comes d i r e c t l y from reworking of the postulated late epic. A second romance, No. 17, could also in his opinion be related to t h i s reworking, although he admits that i t appears to have erudite influences which imply a d i s t i n c t reelaboration of the material. The other two romances of the series are known to be based on a hi s t o r i o g r a p h i c a l source which was printed in 1509, but was probably widely c i r c u l a t i n g in manuscript prior to that date. The present analysis has found that in neither Romance No. 16 nor Romance No. 17 i s there proof of a d i r e c t link with such a cantar. Romance No. 16 i s evidently connected with the epic material r e f l e c t e d in the Crl344, but i t s author could have found i n s p i r a t i o n in the chronicle i t s e l f . Later, t r a d i t i o n a l transmission, of which there are clear signs in this romance, would have introduced the a l t e r a t i o n s that make i t d i f f e r e n t from the episode contained in the chronicle. This type of transmission could also be responsible for the dated character of t h i s romance. Given the obvious s i m i l a r i t i e s between Romance No. 13 (belonging to the Bernardo del Carpio series) and No. 16, the present work concludes that the former may have been based on the l a t t e r (or at least on the epic material r e f l e c t e d in the Crl344), since there i s evidence of a reworking of the Fernan Gonzalez material but not of that of Bernardo del Carpio. Romance No. 17, on the other hand, o f f e r s yet another version of an episode that develops the popular king vs. vassal motif. In t h i s case, i t is again the vassal who receives l e t t e r s from his monarch summoning him to his presence. This episode may have been part of the PFG, although the extant manuscript did not record i t , probably because i t corresponded to the missing part. It i s the PCG which o f f e r s an account of t h i s episode, and i t can be postulated that t h i s i s the source of the romance. The second part of the romance introduces a r h e t o r i c a l tirade p r a i s i n g the virtues of the hero, which does not f i t in the general juglaresco theme and indeed o f f e r s proof of further reworking of the material, probably through unknown hi s t o r i o g r a p h i c a l narratives s i m i l a r to the one in which the other two romances of t h i s series f i n d t h e i r i n s p i r a t i o n . Thus the romances of Fernan Gonzalez could in fact have been of chronicle o r i g i n . Chapter III: Cycle of Los s i e t e infantes de Lara The legend of Los s i e t e infantes de Lara i s discussed in Chapter III. This epic series has been extensively studied by Menendez Pidal and other hispanists. Although there i s no extant poem about t h i s legend, the majority of c r i t i c s agree, on the basis of chronicle p r o s i f i c a t i o n s , on the existence of two separate poems. One dating from approximately 1250 is p r o s i f i e d i n the PCG, and a second one of about 1320 i s r e f l e c t e d in the Crl344 and some other late chronicles. The f i r s t half of both poems is very s i m i l a r , but in i t s second half, the new poem introduces many innovations. In Menendez Pidal's opinion, the legend contained in both X these poems would have continued i t s t r a d i t i o n a l path, fragmenting progressively into romances. Some of the late reworkings of the legend, prior to the creation of the romances, appear r e f l e c t e d in the Refundicidn  Toledana de la Crdnica de 1344, (RefTol). and in the Libro de las  bienandancas e fortunas. written in 1460 and 1471 respectively. In the analysis of the eight old romances of t h i s series, the present study has reached the following conclusions: Romances Nos. 19, 20 and 25 are probably d i f f e r e n t versions of an unknown prototype that attempts to give an account of the story in i t s t o t a l i t y . There i s nothing fragmentary in Romance No. 25, which i s the best preserved of the three and the most complete, but Romance No. 20 seems to have suffered much more de t e r i o r a t i o n through repeated popular oral transmission. The testimony offered by these romances shows a series of manipulations of the story, some of them probably i n i t i a t e d by the chroniclers themselves, others due to iuglaresco a c t i v i t y , and others most l i k e l y due to late p r o s i f i e d accounts of the legend. It i s d i f f i c u l t , however, to decide whether the elements present in the romances but not connected with the chronicle texts consulted, are o r i g i n a l or whether they are based on unknown late narratives. Of the whole series, only eleven verses have been found ( in Romance No. 25) that may f i t into Menendez Pidal's hypothesis of a d i r e c t connection with the epic through fragmentation and subsequent oral or written transmission. These verses appear integrated in a text that shows obvious traces of dependence on a long narrative, probably written, of the story of the Infantes. Of the other f i v e romances of t h i s s e r i e s , three are obviously of chronicle o r i g i n . As for the remaining two, Romance No. 24 i s considered by Menendez Pidal to be connected with the epic r e f l e c t e d in Crl344, xi although not based on the chronicle i t s e l f . Our own conclusion, based in part on the data offered by Menendez Pidal himself, i s that the p o s s i b i l i t y of i t s dependence on epic material compiled by the chroniclers should not be discarded, since t h i s romance shows strong traces of transmission through manuscripts. As for Romance No. 26, t h i s i s the most l y r i c a l and properly b a l l a d i s t i c of the whole se r i e s . This d i s s e r t a t i o n has found i t to be connected with late reworkings of the legend which are r e f l e c t e d in RefTo 1 and other late chronicles. However, the author of the romance does not follow those narratives c l o s e l y . On the contrary, he uses the epic material that provides the basis of his composition in an o r i g i n a l way, which prevents d e f i n i t i v e conclusions as to i t s exact source. As a r e s u l t of t h i s analysis, i t i s here postulated that the majority of the romances of t h i s series i s based on late written narratives and does not r e f l e c t any d e f i n i t e link with the cantar. except in the cases of No. 25, where the author has indeed incorporated a few t r a d i t i o n a l l y preserved verses from the o r i g i n a l cantar, and of No. 24 which could be i n d i r e c t l y related to the cantar through chronicle manuscripts. Chapter IV: Cycle of The Cid: Mocedades de Rodrigo Chapter IV i n i t i a t e s the analysis of the romances of El Cid cycle. This hero, the most popular of a l l C a s t i l i a n epic characters, has the greatest number of romances dedicated to the account of his e x p l o i t s . In t h i s chapter the romances recounting his youthful adventures are discussed. The Cantar de las Mocedades de Rodrigo (MR) i s an extant epic poem x i i dating from the end of the 14th century and dealing with the early l i f e of the hero. Traces of epic material d i f f e r e n t from MR but evidently connected with the same t r a d i t i o n appear preserved in CrC and Crl344. Two hypotheses have been put forward regarding the romances of t h i s s e r i e s . Menendez Pidal considers them as developing from a lost text from which MR also originated. Samuel G. Armistead, on the other hand, believes that the romances are based on another lost text, d i f f e r e n t , i t appears, from the one postulated by Menendez P i d a l , since in Armistead's opinion t h i s text did not give place to MR. His hypothesis proposes that the lost text from which the romances ultimately developed also gave r i s e to a prose text from which the Mocedades material in CrC and Crl344 was derived. The present analysis concludes that the romances of t h i s series indeed present evidence of th e i r dependence on an unknown source. However, t h i s source, far from departing from the extreme a n t i - t r a d i t i o n a l line of MR_, as Menendez Pidal suggests, takes the excesses of that work to even further lengths, since i t concentrates on the clashes between the hero and his monarch, other European kings, and even the Pope. The youthful Cid emerges in these romances as an arrogant, self-opinionated man and a bu l l y , even with the woman who w i l l eventually become his wife. It i s d i f f i c u l t to decide with the data we posses whether the reworking of the Mocedades material r e f l e c t e d in these romances was in prose or in verse, but on the evidence of much written a c t i v i t y connected with late chronicle texts and th e i r elaboration of epic material, we postulate that a prose text was involved. In the present inve s t i g a t i o n , evidence has been found of erudite manipulation of the Mocedades material contained in the CrC and Cr1344, x i i i where a deliberate borrowing from the myth of Hercules has been applied to the Spanish hero. We have also traced back an episode contained in Romance No. 33 to an incident that took place in 1434 during the celebration of the Council of Basel. The h i s t o r i c a l incident i s adapted and incorporated in t h i s romance to elaborate and popularize the concept of the s u p e r i o r i t y of the C a s t i l i a n monarchy over other European royal houses at a time of n a t i o n a l i s t i c fervour. Chapter V: Cycle of The Cid: The P a r t i t i o n of the Kingdoms and Resulting F r a t r i c i d a l Wars Chapter V continues the study of the romances dedicated to the Cid, but the hero appears now as a mature man and as a f a i t h f u l vassal, f i r s t of king Ferdinand I of C a s t i l e and, af t e r his death, of the monarch's oldest son, Sancho II. The romances of t h i s series s t a r t with the events of the death of Ferdinand I and the d i s t r i b u t i o n of his kingdoms among his children. They continue with the des c r i p t i o n of the wars that arose a f t e r the death of the monarch between Sancho, heir to the kingdom of C a s t i l e and his s i b l i n g s . Sancho, the oldest son, considered himself wronged because he f a i l e d to i n h e r i t a l l the kingdoms won by his father. The epic material providing the thematic contents of the romances of t h i s series appears r e f l e c t e d above a l l in the PCG and in the Cr6nica de Veinte Reyes (CVR). The f i r s t seems to follow more s t r i c t l y i t s hi s t o r i o g r a p h i c a l sources, while the second one follows an epic poem for the account of Ferdinand I's death, a poem to which i t alludes d i r e c t l y and of whose veracity the chr o n i c l e r s doubt. xiv Scholars have advanced d i f f e r e n t opinions as to the epic contents r e f l e c t e d in these chronicles. The most recent i n v e s t i g a t i o n on the subject, that of Brian Powell, finds traces of three d i f f e r e n t poems in the narrative of the CVR, namely MR, Cantar del rey Fernando (CRF) and Cantar del cerco de Zamora (CCZ), poems which overlap in c e r t a i n measure in t h e i r account of the death of the king. This would explain the r e p e t i t i o n s and confusion in the chronicle narrative. Menendez Pidal resorts to the romances of t h i s series to hypothesise about two epic t r a d i t i o n s on the events of the king's death. One, a pro-C a s t i l i a n t r a d i t i o n , would be r e f l e c t e d in the PCG, while the other, pro-Leonese, i s c l e a r l y presented by CVR and Crl344. Since these later chronicles are the ones showing a pro-Leonese bias, Menendez Pidal believes that a d i s l o c a t i o n took place in the pro-Casti1ian t r a d i t i o n u n t i l i t emerged again in the romances of t h i s s e r i e s . This d i s s e r t a t i o n has not found any evidence to back t h i s claim. On the contrary, i t i s shown that the romances follow the "pro-Leonese" t r a d i t i o n in presenting the king's oldest son p l o t t i n g against his s i b l i n g s and, by so doing, breaking the oath taken at his father's death-bed to respect the p a r t i t i o n of the kingdoms. This point of view i s repeated c o n s i s t e n t l y in the romances of t h i s s e r i e s . Since the claim of th e i r pro-Casti1ian bias i s the main support for Menendez Pidal's suggestion that these romances have developed independently from the late chronicles, there i s strong p r o b a b i l i t y that the epic material contained in these romances i s derived ultimately from chronicle sources. Direct linkage with chronicle texts of two out of the six romances of t h i s s e r i e s has been found in the present study. X V Chapter VI: Cycle of The Cid: Cerco de Zamora Chapter VI deals with the group of texts that refer to Sancho*s attack against his s i s t e r ' s stronghold of Zamora and the subsequent siege. These events, which ended with the murder of the king by a Zamoran knight, constituted the theme of a cantar de gesta p r o s i f i e d in the PCG. The most accepted point of view among scholars i s that there were two elaborations of this cantar. The older one, from the beginning of the 12th century, i s contained in an early chronicle, Cronica Naierense. and i s supposed to have ended with the death of the king. Approximately one century la t e r , a new cantar would have added the episode of the challenge of the Zamorans by the C a s t i l i a n knight Diego Orddfiez. The episode of the Jura de Santa Gadea. in which the Cid forces his new king Alfonso VI to swear that he had no part in the death of his brother, has been amply discussed by scholars. This episode appears in the PCG, and more elaborated in the CrC. One of the most recent opinions, that of D. G. Pattison, states that the episode in the CrC (which shows clear indications of v e r s i f i c a t i o n ) would have incorporated elements derived from the CCZ that were not included in the compilation c a r r i e d out by PCG. As for the romances of t h i s series, Menendez Pidal considers that the majority of them derive d i r e c t l y from the CCZ. He makes only one exception, Romance No. 53, which he considers composed by a professional iuglar. The present study has found that, on the contrary, most of the 18 romances of t h i s series were composed by juglares, although these professionals adhered very c l o s e l y to the epic narrative they were xvi following. These romances have not experienced, in general, changes due to t r a d i t i o n a l transmission, perhaps because of their length, or perhaps because the events they deal with were perceived as more h i s t o r i c a l than legendary. Only the romances that develop the episode of the oath in the church of Santa Gadea show clear signs of t r a d i t i o n a l i t y , understandable since t h i s episode i s yet another elaboration of the very popular motif of vassal vs. king. We have found that the epic material used in the romances of t h i s series presents clear connections in most cases with chronicle texts. Although the testimony provided by the CrC in i t s treatment of the Santa Gadea episode indicates without doubt the presence in the chronicle of a popular source in verse, our conclusion i s that this source i s not related to the cantar p r o s i f i e d in the PCG, as Pattison suggests, but rather i t i s a late reworking of the episode, created, as discussed above, as another development of the king vs. vassal motif. The present study has also found evidence of manipulation, on the part of the PCG compilers, of the epic material they incorporated into the chronicle. They preferred to present a point of view that j u s t i f i e d Sancho I P s behaviour on the basis of the wrong p o l i t i c a l decision taken by his father in d i v i d i n g his kingdom. Chapter VII: Cycle of The Cid: The Conquest of Valencia and Punishment of the Infantes de Carridn Chapter VII ends the Cid series and our analysis of the old epic romances. The material providing the basis for the romances of t h i s series i s contained in the extant epic poem Cantar de Mio Cid (CMC). This cantar, dating probably from the end of the 12th century, i s preserved in xvi i a 14th century manuscript. CVR p r o s i f i e s the CMC d i r e c t l y , but PCG uses hi s t o r i o g r a p h i c a l sources in addition to CMC, and also a very f i c t i o n -a l i z e d narrative a t t r i b u t e d to the Arab historiographer Ben Alcama. However, from chapter 896 onwards, PCG transcribes Ben Alcama's story without the addition of other sources, and then prolongs the biography of the Cid with yet another narrative t o t a l l y unrelated to the extant cantar. Scholars have speculated about the possible source of this l a s t i n t e r p o l a t i o n . Menendez Pidal believed in a reworking of CMC, but in 1947 William J. Entwistle suggested that t h i s narrative was part of a legend fabricated in San Pedro de Cardefia, the monastery in which the Cid's remains are kept. Catalan agrees with t h i s opinion, but believes that t h i s story used not only c e r t a i n e n t i r e l y novelesque Cidian legends, but also a reworking of CMC, a reworking whose existence he considers undeniab1e. Only six old romances are preserved corresponding to t h i s series. Menendez Pidal considers them connected with CMC through late reworkings of CMC. This d i s s e r t a t i o n has, however, found clear connections of three of the romances with chronicle texts. Another one i s much more independent from any d e f i n i t e narrative, but the epic material used for i t s composition could have been e a s i l y obtained in chronicle texts. Another romance was composed on the basis of vague references to the Cid legend, and i t i s impossible to trace i t back to any s p e c i f i c text, although some d e t a i l s appear already in the chronicles and others are connected with the rebel vassal motif, p a r t i c u l a r l y as treated in the Mocedades se r i e s . Only one of the romances of t h i s series, No. 59, presents d e t a i l s contained only in CMC. However, the basic framework of t h i s romance xvi i i agrees with that of the narrative found in PCG, so we can hypothesise that those d e t a i l s were obtained either by oral transmission of the cantar or that, more l i k e l y , there were indeed reworkings of CMC transmitted in a l l p r o b a b i l i t y v i a manuscripts and even through printed chapbooks of wide d i s t r i b u t i o n . Unlike the majority of the romances of the siege of Zamora series, those of the present series show evident traces of popular transmission, which accounts for changes in d e t a i l with respect to the narratives contained in the texts on which they are based. General Conclusions The evidence acquired by the present reanalysis of the romances  viejos on C a s t i l i a n epic themes and th e i r possible sources allows the following f i n a l conclusions: 1. There i s a diachronic continuity in the elaboration of epic texts, as seen in the romances of Fernan Gonzalez, the Infantes de Lara and the Cid series. Some of these reelaborations were in a l l p r o b a b i l i t y in prose while others were in verse. In the l a t t e r case, a tendency i s demonstrated toward the r e s t r i c t i o n of the narrative to a few popular motifs, and in p a r t i c u l a r that of the confrontation between king and vassal. The authors of the romances took up t h i s confrontation motif in creating some of the most popular ballads of the genre. 2. There i s a diachronic continuity in the transmission of the o r i g i n a l , unelaborated epic material, both in oral and in written form. This conservatism i s seen in the romances of Bernardo del Carpio. and in those dealing with the p a r t i t i o n of the kingdoms and the siege of Zamora. 3. There was c l e a r l y erudite p a r t i c i p a t i o n of chroniclers and others xix in the reworking of epic material, as seen in the romances of the Infantes  de Lara and the Cid s e r i e s . Some of t h i s reworking involved the favouring of c e r t a i n epic poems which best r e f l e c t e d the c h r o n i c l e r s ' h i s t o r i o g r a p h i c a l points of view, but in other cases these unknown authors even created new episodes or reinterpreted ambiguous points to give a new turn to the old narratives. 4. In the process of transmission of epic narratives, some prose texts were written by adapting chronicle material to make i t more appealing to a popular audience. The present i n v e s t i g a t i o n has found evidence of the creation of several old epic romances by resort to these popular adaptations. Thus, although t h i s d i s s e r t a t i o n confirms many of Menendez Pidal's assumptions, chronicle sources appear to be of s i g n i f i c a n t l y greater importance in the o r i g i n and development of the romances v i e l o s . and in the transmission of epic themes, than current theory allows. XX lndice de materias Abstract i i English Precis iv L i s t a de abreviaturas x x i i Nota de reconocimiento xxiv Introduccion 1 Capltulo I C i c l o de Bernardo del Carpio 15 Antecedentes y opiniones c r f t i c a s 15 Romances de Bernardo del Carpio 21 Conclusiones del Capltulo I 40 Notas 43 Capltulo 11 C i c l o de Fernan Gonzalez 46 Antecedentes y opiniones c r l t i c a s 46 Romances de Fernan Gonzalez 50 Conclusiones del Capltulo II 69 Notas 72 Capltulo III C i c l o de Los s i e t e infantes de Lara 74 Antecedentes y opiniones c r l t i c a s 74 Romances de Los s i e t e infantes de Lara 84 Conclusines del Capltulo III 128 Notas 131 Capltulo IV C i c l o del Cid: Mocedades de Rodrigo 134 Introduccidn 134 Antecedentes y opiniones c r l t i c a s 135 Romances del Cid: Mocedades de Rodrigo 139 Conclusiones del Capltulo IV 183 Notas 186 xxi Capitulo V C i c l o del Cid: P a r t i c i 6 n de los reino y luchas f r a t r i c i d a s 189 Antecedentes y opiniones c r i t i c a s 189 Romances del Cid: P a r t i c i d n de los reinos y luchas f r a t r i c i d a s 198 Conclusiones del Capitulo V 232 Notas 234 Capitulo VI C i c l o del Cid: Cerco de Zamora 236 Antecedentes y opiniones c r i t i c a s 236 Romances del Cid: Cerco de Zamora 239 Conclusiones del Capitulo VI 310 Notas 313 Capitulo VII C i c l o del Cid: Conquista de Valencia y castigo de los condes de Carrion 315 Antecedentes y opiniones c r i t i c a s 315 Romances del Cid: Conquista de Valencia y castigo de los condes de Carrion 318 Conclusiones del Capitulo VII 352 Notas 354 Conclusiones generales 356 Nota 363 B i b l i o g r a f l a 364 Apendice I: Textos c r o n l s t i c o s pertinentes para este trabajo 372 Apendice II: Impresiones de romances viejos pertinentes para este trabajo 375 x x i i L i s t a de abreviaturas A. Poemas epicos CCZ Cantar del Cerco de Zamora CMC Cantar de Mio Cid CRF Cantar del Rey Fernando MR Mocedades de Rodrigo PFG Poema de Fernan Gonzalez B. Textos c r o n f s t i c o s Compendio Compendio h i s t o r i a l de las cronicas de Espafia Compendio 11 Redaccidn posterior de Compendio Crl344 Crdnica de 1344 CrC Crdnica de C a s t i l l a CVR Crdnica de Veinte Reyes E s t o r i a E s t o r i a del noble cavallero el conde Fernan Gonzalez con la muerte de los sie t e infantes de Lara LBF Libro de las bienandancas e fortunas Ocampiana Version de la Cronica General "Vulgata" publicada por Ocampo PartCid Crdnica P a r t i c u l a r del Cid PCG Primera Crdnica General Popular Crdnica Popular del Cid RefTol Refundicidn Toledana de la Crdnica de 1344 Versidn Interpolada Versidn Interpolada de la Tercera Crdnica General  Vu1gata Crdnica General "Vulgata" o Tercera Crdnica General C. Revistas y publicaciones BH B u l l e t i n Hispanique BHS B u l l e t i n of Hispanic Studies xxi i i HR Hispanic Review JHP Journal of Hispanic Philology KRQ Kentucky Romance Quarterly MLR Modern Language Review NRFH Nueva Revista de F i l o l o g f a Hispanica PhQ P h i l o l o g i c a l Quarterly RFE Revista de F i l o l o g i a Esparto la RH Romancero Hispanico RHis Revue Hispanique RPh Romance Philology RR Romanic Review RT Romancero Tradicional UCPMPh University of C a l i f o r i a Publications in Modern Philology Nota de reconocimiento Quiero dejar constancia de mi mas sincere- agradecimiento, en primer lugar al profesor Derek C. Carr, que siempre asequible y con tanta generosidad ha s a c r i f i c a d o muchas horas de su tiempo a la e f i c i e n t e d i r e c c i d n de esta t e s i s . Tarabien al profesor Arsenio Pacheco, por sus sugerencias y v a l i o s a c r l t i c a , y a la profesora Maria G. Tomsich, sin cuyo estimulo y apoyo moral este trabajo nunca se hubiera e s c r i t o . Finalmente, gracias a Neil Cropper, esposo y amigo comprensivo, por la paciencia mostrada durante mi dedicacidn absorbente a este trabajo y por la inestimable ayuda tecnica prestada al tiempo de procesarlo en la ordenadora. 1 Introduccidn En la ingente construccidn t e d r i c a sobre el Romancero llevada a cabo por Ramdn Menendez Pidal los romances de tenia epico nacional ocupan un lugar de p r i v i l e g i o al haberlos considerado como los mas antiguos y mas cercanos a los cantares de gesta de los que, en su opinidn, procede todo el genero romanclstico. 1 Este punto de v i s t a pidaliano no ha sido unanimemente admitido por la c r i t i c a : Pio Rajna, S. Griswold Morley, Leo Spitzer y Gerardo J. Geers, entre otros, ya llamaron la atencidn al estrecho lazo de unidn entre romances y l i r i c a medieval, llegando a dudar que toda l a produccidn romanclstica procediera de las gestas. William. C. Atkinson, acogiendose a las fechas mas antiguas de referencias a romances, senald que a s l como tenemos n o t i c i a s sobre romances l l r i c o s e s c r i t o s desde mediados del s i g l o XIV en adelante, nos f a l t a n fechas semejantes para los de tema epico, aunque admit id que el hecho en s i no muestra que estos no ex i s t i e r a n entonces. 2 En efecto, los romances mas antiguos atestiguados, los fro n t e r i z o s y los l l r i c o s , tienen ya una larga t r a d i c i d n antes de la aparicidn documentada de los de tipo heroico, pero por otra parte la ausencia de estos de los cancioneros puede deberse a que los c o l e c c i o n i s t a s , poetas l l r i c o s e l l o s mismos, no mostraran interes por los romances de tema epico. Segun Menendez Pi d a l , el paso del genero epico al romanclstico habrla tenido lugar en los s i g l o s XIV y XV, cuando a la desorganizacidn de la nobleza habrla correspondido un auge de la p a r t i c i p a c i d n popular en los 2 asuntos nacionales centrados en torno a la frontera andaluza. Lo heroico-caballeresco habrla evolucionado en un sentido tendente hacia lo novelesco-popular mediante la adopcidn del e s t i l o epico-1frico, y en ese proceso de t r a n s i c i d n los juglares habrlan desempeflado un papel destacado al ajustar los viejos poemas al gusto de sus nuevos c l i e n t e s seleccionando los puntos culminantes o los episodios mas a t r a c t i v o s del relato epico. A ese proceso de transformacidn habrfa contribuldo eficazmente la progresiva fragmentacidn de las gestas en su perlodo de decadencia. En esta situacidn intermedia habrlan convivido gestas y romances, e incluso algunos de estos no pueden explicarse sino como meros fragmentos de cantares epicos. 3 La interpretacidn de este punto de v i s t a ha sido debatida por la c r f t i c a s i n haberse llegado a un consenso. Morley, por ejemplo, s61o acepta la palabra "fragmento" en un sentido muy laxo, entendiendola mas bien como el conjunto de frases e ideas basadas en relatos epicos de las que se s i r v e el juglar para r e a l i z a r su propia composicion romancistica, y mas recientemente tambien Giuseppe Di Stefano ha encontrado d i f l c i l aceptar relaciones organicas estrechas entre gestas y romances. 4 Es obvio, s i n embargo, que a pesar de las semejanzas tematicas, ademas de la continuidad de motivos, formulas l i n g U i s t i c a s y elementos expresivos, un romance no es una gesta sino una obra estructuralmente diferente. Para dar cuenta de esta d i f e r e n c i a , Menendez Pidal postula la e x i s t e n c i a de diversas "refundiciones" de los cantares de gesta hasta su eventual transformaci6n en romances, concepto que ha sido ampliamente debatido y c r i t i c a d o incluso por investigadores que, como Paul Benichou y el ya citado Di Stefano admiten con c i e r t a s puntualizaciones la d e f i n i c i 6 n de tradicionalismo que se encuentra en los trabajos de Menendez P i d a l . 8 3 Ni Benichou ni Di Stefano niegan la p o s i b i l i d a d de un entronque de los romances viejos de tema epico con la t r a d i c i d n epica de los s i g l o s anteriores, pero consideran esa dependencia de importancia secundaria. Segun el primero, en algunos casos la a c t i v i d a d textual entre ambas tradiciones puede llegar a ser probada, pero en otros no es necesaria y hasta r e s u l t a muy improbable. 6 Para Di Stefano, en la h i s t o r i a de la transmisidn de los materiales epicos hay siempre una voluntad estructurante nueva que es la que contribuyd a formar lo que reconocemos como romances v i e j o s . 7 Diego Catalan, en cambio, aun admitiendo muchas de las conclusiones de estos dos investigadores, no comparte su escepticismo respecto a la ex i s t e n c i a de refundiciones varias de los cantares de gesta. En efecto, las considera necesarias, a f a l t a de documentos tangibles, para la reconstruccidn de la t r a d i c i d n epica castellana. Reconoce s i n embargo la necesidad de revisar la restauracidn pidaliana y anima a los estudiosos a c o n t r i b u i r a esa r e v i s i o n mediante investigaciones ideoldgica y metodologicamente diversas. 8 La i n s u f i c i e n c i a de testimonios epicos directos, debida a la desafortunada desaparicidn de muchos textos epicos castellanos, ha hecho que los testimonios indirectos proporcionados por las crdnicas y Romancero adquieran gran importancia. La coincidencia tematica entre romances epicos nacionales y Crdnicas Generates permit id a Menendez Pidal hablar de "dos tradiciones paralelas que van al encuentro una de otra". En su opinidn cada vez que las crdnicas tratan asuntos legendarios en e s t i l o animado (y s i es que los textos no mencionan expresamente "cantares" o relatos de "juglares") es de presumir que p r o s i f i c a n cantares de gesta. Las d i f e r e n c i a s de tratamiento de un mismo tema epico en las d i s t i n t a s 4 crdnicas son prueba de la a c t i v i d a d refundidora de los juglares.* Tambien este punto de v i s t a ha sido discutido por la c r l t i c a . William J. Entwistle, por ejemplo, duda que todo documento novelIstico usado por los cronistas estuviera necesariamente en verso, y sienta como pr i n c i p a l c r i t e r i o de evidencia la declaracion expresa de la cronica en t a l sentido. Si eso f a l l a , un segundo c r i t e r i o c o n s i s t i r l a en descubrir en la prosa c r o n l s t i c a r e l i q u i a s de v e r s i f i c a c i 6 n aunque, incluso en este caso, la f a c i l i d a d con que la asonancia se produce en lengua espaflola y la i r r e g u l a r i d a d de sus metros epicos hace d i f l c i l pronunciarse categdricamente sobre la c u e s t i o n . 1 0 Fue Catalan quien con su extenso conocimiento de la h i s t o r i o g r a f l a a l f o n s i n a abrid la puerta a una s e r i e de investigaciones recientes sobre el material epico contenido en las crdnicas. Sefialando el abandono por parte de los cronistas de fines del s i g l o XIII y p r i n c i p i o s del XIV de la t r a d i c i o n a l f i d e l i d a d a las fuentes observada por el proyecto de E s t o r i a  de Espafia a l f o n s f . Catalan puso de r e l i e v e el f1orecimiento de una nueva h i s t o r i o g r a f f a novelesca cuyo representante mas t i p i c o , la Cr6nica de  Casti1 la (CrC), remonta a los ultimos afios del s i g l o XIII. Llamd la atencidn sobre todo al hecho de que en esta crdnica " l a novelizaci6n de la h i s t o r i a se extiende a los pasajes de origen erudito, en los que no hay i n f l u e n c i a de la poesla juglaresca," y a d v i r t i 6 la importancia que e l l o tenia para el estudio de las fuentes epicas perdidas que se r e f l e j a n en las c r d n i c a s . 1 1 Continuando en la d i r e c c i o n i n i c i a d a por Catalan, D.G. Pattison ha estudiado recientemente el material epico contenido en las crdnicas a l f o n s l e s , llegando a la conclusion de que las d i f e r e n c i a s existentes entre los d i s t i n t o s textos c r o n l s t i c o s pueden explicarse en muchos casos 5 s i n postular refundiciones ininterrumpidas de cantares de gesta. En su opinidn, la mayor parte de estas d i f e r e n c i a s responden por una parte al intento de los compiladores de armonizar la diversidad de sus fuentes, y por otra a innovaciones e s t i 1 i s t i c a s , sobre todo expansiones textuales de naturaleza puramente r e t d r i c a . Este ultimo aspecto es dominante especialmente en las crdnicas del s i g l o XIV en adelante. 1 2 Con anterioridad al estudio de Pattison se publicd la obra de Louis Chalon, que cubre t e r r i t o r i o muy semejante al tratado por el primero, aunque desde d i s t i n t a perspectiva. El objetivo p r i n c i p a l de Chalon es establecer el grado de h i s t o r i c i d a d que se da en los relatos epicos espanoles, u t i l i z a n d o para e l l o gran numero de textos c r o n i s t i c o s . Este c r f t i c o l l e g a a la conclusidn de que es necesario admitir el concepto de "refundiciones" para e x p l i c a r satisfactoriamente las d i f e r e n c i a s existentes entre las d i s t i n t a s crdnicas. Tambien cree que es posible, en general, llegar a d i s t i n g u i r en estos textos entre las tecnicas propias del c r o n i s t a y las del poeta. 1 3 Casi simultaneamente a Pattison, Brian Powell publicd su estudio del Cantar de Mio Cid (CMC) contenido en la Crdnica de Veinte Reyes (CVR). llegando a conclusiones semejantes a las del primero. Segun Powell, las mayores di f e r e n c i a s entre el CMC y el r e l a t o de la CVR son debidas con toda probabilidad a las actitudes y metodos empleados por los prosificadores y cronistas encargados de incorporar el poema a la crdnica. Pone como ejemplos la supresidn de episodios y la expansidn de otros que, o bien se prestaban a la ornamentacidn r e t d r i c a , o en opinidn de los cronistas necesitaban a c l a r a c i d n . * 4 Tambien por las mismas fechas, C. C o l i n Smith expresa que, en su opinidn, hubo una sola p r o s i f i c a c i d n general de poemas epicos llevada a 6 cabo en 1270 por el equipo o r i g i n a l alfonsino, y que los borradores resultantes fueron explotados por los sucesivos cronistas, amplificando, explicando y moralizando. Sdlo ocasionalmente las crdnicas posteriores a la Primera Crdnica General (PCG) afiadieron material al corpus, como en el caso de la »Refundicidn de la h i s t o r i a del Cid hecha en Cardefia. 1 5 Asl pues, el problema respecto a los orlgenes del Romancero queda ligado al debate sobre los orlgenes de la epica, suscitador de tantas polemicas. Hoy en dfa las posturas mas polarizadas respecto a esta cuestidn, en el campo de los estudios hispanicos, estan representadas por Smith y Samuel G. Armistead. El primero ataca la gran fe de Menendez Pidal en textos epicos perdidos, y r e s a l t a en cambio la importancia de la a c t i v i d a d l i t e r a r i a erudita. La e x i s t e n c i a de una t r a d i c i d n l i t e r a r i a basada en fuentes b l b l i c a s y c l a s i c a s serfa, junto con la imaginacion i n d i v i d u a l , s u f i c i e n t e para dar cuenta de narraciones c r o n f s t i c a s muy vivas s i n recurso a hipoteticas fuentes vernaculas. Armistead por su parte, ataca la postura n e o - i n d i v i d u a l i s t a que rechaza todo lo que no sean textos palpables. Si exclulmos del panorama c r l t i c o la t r a d i c i d n oral con sus multiples variantes y el testimonio aportado por las crdnicas y el Romancero, que nos remiten a veces a textos perdidos, muchas cosas quedan s i n e x p l i c a c i d n en el campo de la epica medieva1. 1 4 Respondiendo a la i n v i t a c i d n de Catalan, en este trabajo nos proponemos el estudio de los temas epicos tratados por el Romancero viejo, mediante la comparacidn de los textos romancisticos con los c r o n i s t i c o s y, a l l I donde sea posible, con los cantares de gesta. Nos proponemos con esto determinar hasta que punto coinciden o d i f i e r e n en su tratamiento de los temas comunes los tres tipos de textos, y aportar datos que ayuden al 7 esclarecimiento de la estructura l i t e r a r i a originadora de los romances. Son sobre todo las crdnicas de los s i g l o s XIV y XV las que, en comparacidn con las de los dos s i g l o s anteriores, ofrecen mucha mas materia comun con los romances, pero en casos como los romances viejos del Cerco de Zamora o de Bernardo del Carpio. sdlo podemos valernos del testimonio aportado por el material contenido en la PCG. liti1izaremos como fuentes c r o n l s t i c a s primarias la Primera Crdnica  General. 1 a Cronica Geral de Espanha de 1344 (Crl344), 1 a Crdnica del  famoso cavallero Cid Ruy Diez Campeador (PartCid) y la Suma de las cosas  maraui1losas o Coronica del Cid Ruy Diaz (Popular). Para el material epico contenido en otros textos c r o n f s t i c o s de d i f l c i l acceso o d i s t r i b u l d o s en manuscritos todavla no publicados, nos valdremos de la compilacidn llevada a cabo por Menendez Pidal en sus Religuias de la  poesfa epica espanola, asf como de los estudios de Pattison, Chalon y PowelI. 1 7 Partimos del p r i n c i p i o expresado por Menendez Pidal de que la poesla t r a d i c i o n a l nunca fue t r a d i c i o n a l en su origen, sino "poesfa de arte i n d i v i d u a l , " pero tambien aceptamos plenamente su entasis en la labor de cooperacidn andnima de los d i s t i n t o s autores que aplicaron su imaginacidn a una misma idea p o e t i c a . 1 8 El corpus romanclstico seleccionado para nuestro estudio estara compuesto por los romances viejos de tema epico nacional recogidos por los impresores del s i g l o XVI, y reunidos por Ferdinand Wolf y Conrad Hofmann en su Primavera y f l o r de romances. La edicidn que manejamos es la que reprodujo Marcelino Menendez Pelayo en el volumen VIII de su Antologia de  poetas l f r i c o s castellanos, reedicidn que se considera como la "vulgata" para el estudio del Romancero epico, ya que es el texto mas accesible de 8 romances antiguos establecido bajo c r i t e r i o s de s u f i c i e n t e rigor c i e n t i f i c o . 1 * Los textos andnimos del Romancero vi e j o , salvados del olvido gracias a la labor de los impresores, no son, claro esta, las redacciones primitivas de esos poemas. Ademas, hay que tener en cuenta que de todas las posibles versiones de un romance t r a d i c i o n a l , los compiladores del Romancero v i e j o recogieron en la mayor parte de los casos solamente una, y en los mas afortunados dos o t r e s . 2 0 Nos encontramos, pues, con la paradoja de unos poemas tr a d i c i o n a l e s que, s i n embargo, se nos presentan aparentemente ya " f i j a d o s " por la labor de los impresores, pero a pesar de e l l o el material nos parece perfectamente va l i d o para nuestro propdsito de estudiar los romances epicos dados a la imprenta, en sus relaciones con otros textos tambien conservados por e s c r i t o . Para la t r a n s c r i p c i d n de los romances nos acogeremos al c r i t e r i o de presentarlos en versos de d i e c i s e i s sflabas divididos en dos hemistiquios de ocho sila b a s cada uno. 2 1 Con el f i n de f a c i l i t a r el cotejo con la edicidn de la Primavera. el numero de cada romance en nuestro trabajo corresponded a la ordenacidn seguida por Wolf y Hofmann. Hemos respetado el texto de los romances que se ofrece en la edicidn de la Antologfa; la dnica a l t e r a c i d n que hemos introducido ha sido la de u n i f i c a r la acentuacidn adaptandola a las reglas vigentes hoy en dia. Nuestro a n a l i s i s comprendera en t o t a l 63 romances repartidos entre los cuatro c i c l o s epicos de Bernardo del Carpio, Fernan Gonzalez, Los s i e t e infantes  de Lara y El Cid. No hemos inclufdo en el presente estudio el c i c l o de romances del rey don Rodrigo porque, aunque la existencia de un material epico p r i m i t i v o referente a la leyenda de la perdida de Espafla es una p o s i b i l i d a d que no debe rechazarse, parece indudable que los romances que 9 nan llegado hasta nosotros estan basados no en una gesta sino en la Crdnica Sarracina e s c r i t a por Pedro del Corral hacia 1430. 2 2 Para una mejor comprensidn de las numerosas referencias a crdnicas y ediciones de romances que apareceran en este trabajo, presentaremos dos tablas: una de crdnicas medievales y otra de ediciones de romances, ambas con una seleccidn de los materiales de mayor importancia para nuestra investigacidn. Aclaraciones terminoldgicas Aunque Menendez Pidal no aprueba el uso de terminos como " e l autor" o " e l romancista" por parecerle que apuntan hacia un concepto de la poesia t r a d i c i o n a l como obra de autor i n d i v i d u a l , utilizaremos la palabra "romancista" cada vez que queramos llamar la atencidn a los aspectos originates de una c i e r t a versidn. El mismo Catalan se r e f i e r e con frecuencia a "los romancistas", aplicando la palabra tanto a los profesiona1es de la poesia oral como a los "sujetos f o l k l d r i c o s " . 2 5 Dejando de lado la d i s t i n c i d n pidaliana entre "versidn" y "variante", que creemos excesivamente i d i o s i n c r a t i c a , seguiremos a Catalan u t i l i z a n d o el termino " v a r i a c i d n " para designar todo d e t a l l e variable, sea un elemento narrativo o un simple giro de expresidn, c a r a c t e r I s t i c o de una s e r i e de versiones y desconocido de otras, y "motivo" para r e f e r i r n o s a cada uno de los elementos o partes variables de una versidn respecto a otra. Reservaremos la palabra "versidn" para cada redaccidn, comp1 eta o no, de un romance recogido por e s c r i t o . 2 4 Observaremos la d i s t i n c i d n hecha por Menendez Pidal entre "romances tr a d i c i o n a l e s " , que presuponen la asimilacidn y accidn continuada del 10 pueblo sobre el poema, al que impone modificaciones (algunas importantes y otras minimas) y "romances juglarescos", que no han sido sometidos todavia a l a erosidn que impone la transmisidn popular, y que han sido compuestos por un profesional, erudito o no. 2 9 En el caso de romances de c l a r a f i l i a c i d n c r o n i s t i c a nos referiremos a e l l o s llamandolos "romances c r o n l s t i c o s " . Ocasionalmente haremos r e f e r e n d a a otra d i s t i n c i d n pidal iana; l a establecida entre "romances pri m i t i v o s " , cuyos orlgenes se situan de modo impreciso en tiempos medievales, y "romances vi e j o s " , de t r a d i c i o n a l i d a d mas reciente (primera mitad del s i g l o XVI, sobre t o d o ) . 2 6 Por ultimo, aunque al re f e r i r n o s a los textos c r o n l s t i c o s hemos distinguido entre la Crdnica de C a s t i l l a y la Crdnica P a r t i c u l a r del Cid, es preciso serial ar que t a l d i s t i n c i d n es en dltima instancia a r t i f i c i a l , puesto que la segunda no es sino uno de los manuscritos de la primera, el u t i l i z a d o por Velorado, su compilador. Hemos creldo conveniente mantener la separacidn entre ambas para f a c i l i t a r la comprensidn de las referencias que se haran a lo largo de nuestro a n a l i s i s . 2 ' 11 Notas a la Introduccidn 1 Para cuestiones de orlgen, y deuda formal y tematica del Romancero con la epica, vease Ramdn Menendez P i d a l , Romancero hispanico (Madrid: Espasa-Calpe, 1953), 1, 64, 65, 82, 86, 125 y 170. (Todas las demas referencias a esta obra se indicaran mediante la abreviacidn RjH. ) A favor de la i n f l u e n c i a d e c i s i v a de la epica en la creacidn del Romancero, vease RH, 1, 193. 2 William C. Atkinson, "The Chronology of Spanish Ballad Origins," MLR, 32 (1937), 44-61. Aunque la c r l t i c a admite que la t e o r l a de la desintegracidn epica tiene su base mas firme en el argumento metrico, Atkinson objeta que, a pesar de todo, tampoco tenemos evidencia absoluta de que el doble octosllabo fuera un metro exclusivamente usado en la epica. Lo que s i esta claro es que los romances, ya desde su nacimiento, ofrecen mucho mejor manejo de la rima que las gestas a su muerte (vease Atkinson, pag. 58). 3 Ramdn Menendez P i d a l , L'£popee c a s t i l l a n e (Paris: L i b r a i r i e Armand Colin, 1910), pag. 158. Tambien RH, I, 202. * vease S. Griswold Morley, "Spanish Ballad Problems: The Native H i s t o r i c a l Themes," UCPMPh, 13 (1925), 208-28, y Giuseppe Di Stefano, EJ_ romancero (Madrid: Narcea, 1973), pag. 70. Sefiala Di Stefano que el mismo Menendez Pidal abarcando el conjunto del Romancero epico antiguo sdlo encuentra dos textos que puedan ser considerados como fragmentos de un cantar: el de "Las quejas de dona Lambra" y el "Guarte, guarte, rey don Sancho", sobre la t r a i c i d n de V e l l i d o Dolfos. s En ocasiones da la impresidn de que no se ha entendido totalmente a que se r e f i e r e Menendez Pidal con este termino. En RH, I, 41, la palabra parece a p l i c a r s e a cualquier motivo o "pormenor", como el los llama, que implica inventiva o creatividad en la transmisidn, puesto que en esa obra distingue entre "variantes de valor negativo", debidas a olvido o mala i n t e l i g e n c i a del canto, y "variantes de valor p o s i t i v o " , debidas a recreacidn del poema, aunque t a l recreacidn sea muy limitada. Estas Ultimas variantes, pero a veces tambien los olvidos y equivocos, desempeftan funcidn esencial en la vida del romance, puesto que el octosflabo romanclstico, por ser forma facilmente asequible a todos, i n c i t a a retoques que hacen del romance una poesia dinamica susceptible de innumerables desenvolvimientos. Segun esto, la "refundicidn" es fundamentalmente de caracter oral y ligada a la transmisidn t r a d i c i o n a l del romance. Sin embargo, tampoco excluye Menendez Pidal "alguna intervencidn ocasional de un refundidor por e s c r i t o " (RH_, I, 195). 12 6 Vease el Prdlogo de Paul Benichou en Creacidn poetica en el  romancero t r a d i c i o n a l (Madrid: Gredos, 1968). 7 Giuseppe Di Stefano, Sincronia e diacronia nel Romanzero (Pisa, 1967), pags. 34 y ss. 8 Diego Catalan, "Memoria e invenci6n en el Romancero de t r a d i c i d n o r a l , " RPh, 24 (1970-71), 1-25 y 441-63. En pags. 454 y 461. * Vease RH, I, 178 y ss., y Reliquias de la poesia epica espaflola (Madrid: Gredos, 1980), pags. XXV y ss. De los temas epicos nacionales comunes a gestas y romances, s61o dos se conservan en poemas medievales: el Cantar de Mio Cid y Mocedades de  Rodrigo, aparte del poema de c l e r e c i a de Fernan Gonzalez. 1 0 William J. Entwistle, "Remarks Concerning the H i s t o r i c a l Account of Spanish Epic Origins," RHis. 81, Part 1 (1933), 352-77. Referenda en pag. 368. 1 1 Diego Catalan, "Poesia y novela en la h i s t o r i o g r a f i a c a s t e l l a n a de los s i g l o s XIII y XIV," Melanges o f f e r t s a Rita Lejeune (Gembloux: J. Duculot, 1969), I, 423-41. Referenda en pag. 435. 1 2 D. G. Pattison, From Legend to Chronicle. The treatment of Epic  Material in Alphonsine Historiography (Oxford: The Society for the Study of Mediaeval Languages and L i t e r a t u r e , 1983), pags. 145-47. 1 5 Louis Chalon, L'Histoire et l'epopee c a s t i l l a n e du Moyen Age (Paris: Honore Champion, 1976), pag. 558. 1 * Brian Powell, Epic and Chronicle: The "Poema de mio Cid" and the  "Crdnica de veinte reyes" (London: The Modern Humanities Research Association, 1983), pags. 106-11. 1 3 C. C o l i n Smith, "Epics and Chronicles: A Reply to Armistead," HR_, 51 (1983), 409-28. Referenda en pags. 421-22. Catalan ya habia sugerido en 1962 que no sdlo los prototipos de las varias versiones de la PCG, sino tambien los de las otras Crdnicas Generales que remontan directamente a los materiales a l f o n s l e s , son obra de la escuela h i s t o r i o g r a f i c a de Alfonso X (vease De Alfonso X al conde de Barcelos:  Cuatro estudios sobre el nacimiento de la h i s t o r i o g r a f f a romance en  Casti1 la y Portugal (Madrid: Gredos, 1962), pag.93. 1 6 Vease C. C o l i n Smith, "Los orfgenes de la poesfa vernacula espaflola," Actas del Sexto Congreso Internaciona1 de Hispanistas, Toronto, 1980, 27-40, y Samuel G. Armistead, "The 'Mocedades de Rodrigo' and Neo-I n d i v i d u a l i s t Theory," HR, 46 (1978), 313-27. 1 7 Las ediciones y volumenes u t i l i z a d o s para estos textos son los siguientes: Primera Crdnica General, v. II, publ. R. Menendez Pidal (Madrid: Gredos, 1955). Cronica Geral de Espanha de 1344, v. I l l , publ. Luis Felipe Lindley C i n t r a (Lisboa: Academia Portuguesa da H i s t d r i a , 1961). Crdnica del famoso cavallero Cid Ruy Diez Campeador, publ. Juan 13 Velorado (Burgos, 1512; en edicidn facslmil.de Archer M.. Huntington [New York: De Vinne Press, 1903]). Suma de las cosas marauillosas (Coronica  del Cid Ruy Diaz), (primera edicidn en S e v i l l a , 1498; reimpresa por R. Foulche Delbosc en RH, 20 [1909], 316-428. Fo.ul.che se v a l i d de la unica copia que queda de la primera edicidn, ejemplar que se conserva en la B i b l i o t e c a Imperial de Viena). Para las fuentes secundarias u t i l i z a d a s veanse las notas Nos. 7, 10, 11 y 12. 1 8 RH, I, 164. " El texto de la.Primavera y f l o r de romances, o- coleccidn.de los mas  viejos y mas populares romances castellanos, fue publicado en B e r l i n por Asher y C , en 1856.. Wolf y Hofmann mantuv.ieron un c r i t e r i o de seleccidn basado en admitir solamente los romances reconocidos como mas viejos y mas populares, a pesar de ser conscientes de que estos poemas transmitidos y f i j a d o s por e s c r i t o eran a veces productos mas bien semipopulares y s e m i a r t i s t i c o s . Las fuentes p r i n c i p a l e s u t i l i z a d a s por Wolf y Hofmann fueron el Cancionero de romances de Martin Nucio (el llamado Cancionero  s i n afto, publicado en Amberes en 1548, y su reedicidn de 1550) y la Si 1va  de varios romances publicada en Zaragoza por el impresor Esteban de Najera (edicidn de 1550), textos que los dos hispanistas u t i l i z a r o n por primera vez gracias a tenerlos a mano en las b i b l i o t e c a s alemanas. A estos anadieron algunos de los romances de los pliegos sueltos de la Universidad de Praga, ya que fue Wolf el descubridor y primer estudioso de la coleccidn f a c t i c i a de pliegos poeticos espanoles conservados en esa universidad. Intentaron tambien estos investigadores una edicidn c r f t i c a , indicando a pie de pagina las variantes de las diversas fuentes. El v o l . VIII de la Antologfa que hemos u t i l i z a d o corresponds al vol. XXIV de la Edicidn nacional de las obras comp1 etas de Menendez Pelayo (Santander: Aldus, 1945). 2 0 Menendez Pidal se lamenta de los c r i t e r i o s compilatorios de los impresores del s. XVI quienes, lejos del rigor de los investigadores modernos, se s a t i s f i c i e r o n con una sola versidn de cada romance (RH, II, 446). 2 1 A pesar de que los romances se e s c r i b i e r o n en versos de ocho sl l a b a s ya desde p r i n c i p i o s del s. XV, Menendez Pidal remits a la autoridad de Nebrija para j u s t i f i c a r el uso del verso de d i e c i s e i s s l l a b a s (RH, I, 92). Seguiremos este ultimo c r i t e r i o , mas conveniente a efectos de una mejor u t i l i z a c i d n del espacio disponible en cada pagina. 2 2 Vease el estudio de Menendez Pidal en su Romancero t r a d i c i o n a l . 1 (Madrid: Gredos, 1957), 3-95. En adelante todas las referencias a esta obra seran abreviadas RT. 2 3 Diego Catalan, "Memoria e invencidn," pag. 455, nota 112. 2 4 Menendez Pidal llama "versidn" a la redaccidn completa o fragmentaria de un romance tomada en conjunto, y "variants" a cada uno de los pormenores variables dentro del r e l a t o romanclstico (RH, I, 41). Vease tambien Diego Catalan, "El 'motivo* y la 'v a r i a c i d n ' en la 14 transmisidn t r a d i c i o n a l del Romancero," BH_,. 61 (1959), 149-82. En pag. 150. Admite Catalan la imposibilidad de separar.tajantemente los terminos "motivo" y "variacidn", a pesar de lo cual decide la d i s t i n c i d n entre ambos en v i s t a deque sobre un "motivo", ya de por sf s u s t i t u i b l e por otro en la t r a d i c i d n , caben d i s t i n t a s variaciones a su vez t r a d i c i o n a l e s . 2 B Menendez P i d a l , RH, I, 45. 2 4 Menendez P i d a l , RT, II, pAg. V. 2 7 El manuscrito u t i l i z a d o por Velorado es el Paris 326, B, id e n t i f i c a d o por Catalan (vease De Alfonso X, pag. 326). 15 Capltulo I C i c l o de Bernardo del Carpio Antecedentes y opiniones c r l t i c a s El material epico sobre Bernardo del Carpio, enormemente confuso, r e f l e j a la m u l t i p l i c i d a d de manipulaciones a que fue sometido en su elaboracidn progresiva. La leyenda sobre el heroe leones parece haber nacido como r e p l i c a n a c i o n a l i s t a a la epopeya francesa c a r o l i n g i a , que durante los s i g l o s XI y XII gozd en Espafla de exito creciente. 1 Para crear al heroe espafiol, vencedor de Roldan y Carlomagno, la epica esparto la se apoyd en la leyenda francesa de Berta, hermana de Carlomagno, quien habfa concebido a Roldan como fruto de unos amores secretos. En esta h i s t o r i a , y tras las inevitables aventuras, el heroe francos acaba siendo reconocido por Carlomagno y obteniendo el perddn imperial para sus padres. La versidn mas difundida de la contraleyenda espafiola es la que ofrece la PCG, presentando los siguientes rasgos: En el arto 800 tiene lugar el matrimonio secreto entre Jimena, hermana del rey Alfonso II, y el conde Sancho Dfaz de Saldafla, y de este matrimonio nace Bernardo. El rey castiga a su hermana recluyendola en un convento y al conde arrojandole a la c a r c e l , jurando so 1emnemente que nunca le permitira recobrar la li b e r t a d . Por otra parte, s i n embargo, acoge y educa a Bernardo en la corte como s i fuera su propio hi j o (PCG, 16 cap. 617). En capltulos sucesivos se nos da cuenta del papel decisivo que desempefia Bernardo en la derrota de Carlomagno en Roncesva11es. Cuando al f i n averigua la identidad de su verdadero padre, Bernardo ruega al rey que lib e r e al conde, pero Alfonso se niega a e l l o (caps. 619 y 621). Otra versidn de la leyenda, que la PCG proporciona tomandola del Tudense, muestra al heroe leones ayudando a Carlomagno a derrotar a M a r s i l i o , rey moro de Zaragoza, y tras la v i c t o r i a acompaflando al emperador a su regreso a Francia (cap. 623). Hasta el reinado de Alfonso III el Magno, unos veinte afios despues, no volvemos a ofr nada mas sobre Bernardo, pero a p a r t i r de este momento toma parte d e c i s i v a en varias campafias v i c t o r i o s a s contra los moros y los franceses, y despues de cada una de el las s o l i c i t a la l i b e r t a d de su padre siempre s i n exito (caps. 649, 650 y 651). Finalmente el rey d e s t i e r r a a su r e c a l c i t r a n t e vasallo, pero tras una campafla en la que Bernardo logra establecerse en su f o r t a l e z a del Carpio, desde la que presenta b a t a l l a a las tropas reales por un largo perlodo, el rey accede a la l i b e r a c i d n del conde a cambio de las 1 laves de la f o r t a l e z a . Sabemos, s i n embargo, que el conde habia muerto tres dfas antes, a pesar de lo cual el rey lo hace baflar y v e s t i r , e incluso montar a caballo, para el encuentro con su hi jo. Bernardo descubre el engafto demasiado tarde: su c a s t i l l o se ha entregado al rey y este d e s t i e r r a a su vasallo que marcha a Francia. Tras breve estancia en la corte francesa, Bernardo se i n s t a l a en Ribagorza para crear un estado propio y fundar un l i n a j e . Term ina la h i s t o r i a con una r e f e r e n d a a la muerte del heroe en el afio 857, vigesimoprimero del reinado de Alfonso III (caps. 652, 654 y 655). 17 Para la elaboracidn del material sobre Bernardo del Carpio la PCG se s i r v i d fundamental mente de los textos del Tudense y el Toledano, pero admitid tambien relatos juglarescos. El Tudense se encontrd ya, s i n duda, con una mezcla de elementos c a r o l i n g i o s y a l f o n s i e s en la leyenda que t r a t d de c o n c i l i a r del mejor modo p o s i b l e . 2 La h i s t o r i a que el narra incluye los orfgenes leoneses de Bernardo, su nacimiento i l e g l t i m o y el encarcelamiento de su padre. Tras la p a r t i c i p a c i d n del heroe en la derrota de Carlomagno en Roncesvalles, se procede a explicar la reconci1iacidn de Alfonso II con el emperador franees, la peregrinacidn de este a Santiago y su retorno a Francia acompafiado de Bernardo. Cuando el heroe reaparece en el reinado de Alfonso III es para ayudar al rey y s o l i c i t a r la l i b e r t a d de su padre, l i b e r t a d que el rey promote pero no otorga. Bernardo entonces vuelve a luchar contra los franceses y estos son repelidos con la ayuda de Muza, rey moro de Zaragoza. Fue pues el Tudense quien, tratando de c o n c i l i a r sus fuentes, d i v i d i d y r e p a r t i d las hazafias de Bernardo entre los reinados de Alfonso II y Alfonso III, dando a s l lugar a un arreglo cronoldgicamente disparatado, puesto que hacla b a t a l l a r a Bernardo durante mas de setenta afios. Con e l l o , s i n embargo, compaginaba el que Bernardo acompafiara a Carlomagno a su regreso a Francia, con el hecho de su u l t e r i o r aparicidn en Espafla junto al rey leones. La n a r r a t i v a presentada por el Toledano aceptd la d i v i s i d n de hazafias entre dos reinados introducida por el Tudense, pero expurgd el r e l a t o de sus elementos c a r o l i n g i o s , suprimiendo, por ejemplo, la marcha a Francia de Bernardo con el emperador. Su versidn es menos compleja que la del Tudense, haciendo que Alfonso perdone al padre de Bernardo y le l i b e r e . Ademas, e v i t a r e f e r i r s e a la muerte del heroe, hecho que no se menciona. en 18 absoluto. Su re l a t o introduce una innovacidn, la de presentar a Bernardo como h i j o nacido de unas relaciones legftimas, puesto que Jimena se habla casado secretamente con el conde de Saldana. Para Menendez Pidal la versidn del Toledano tom6 como gula una nueva refundicidn de la gesta a l f o n s l , pero a la c r f t i c a post-pidaliana le re s u l t a d i f l c i l d i s t i n g u i r en el re l a t o del Toledano entre los elementos de i n s p i r a c i d n epica y las innovaciones debidas a su propio c r i t e r i o h i s t o r i o g r a f i c o . s El relato de la PCG es sumamente zigzagueante, y se complica al presentar a l t e r n a t i v a s basadas en las diversas fuentes consultadas s i n dejar suficientemente cla r o , en ocasiones, a cual de esas fuentes se ha acogido para proporcionarnos c i e r t o dato. Una de esas a l t e r n a t i v a s presenta a la madre de Bernardo como Timbor, hermana de Carlomagno, 4 aunque los cronistas admiten que eso lo dicen "algunos en sus cantares et en sus f a b l a s " (pag. 351, 21-24„). El dato de que Bernardo acompafie a Carlomagno a Francia lo toma la PCG del Tudense, a quien atribuye asimismo el j u i c i o de que el emperador honrara mucho a Bernardo por haberle ayudado en campafias de las que sal id v i c t o r i o s o . Sin embargo, los compi1 adores dicen a continuacidn: Mas pero commo quier que esto fuesse, fallamos en la e s t o r i a que en Espanna f i z o muchas buenas b a t a l l a s en tiempo del rey don Alfonso el Magno, et que y morio. (PCG. 355, 44-48 B) Es de suponer que la " e s t o r i a " en este caso se r e f i e r e a la relatada por el Toledano, a cuya autoridad se han acogido los cronistas previamente para negar vigorosamente la opinidn, sostenida por algunos, de que Carlomagno habfa entrado en Espana conquistando "muchas cipdades et 19 muchos c a s t i e l l o s " (pag. 356, l - 2 f l ) . 9 Por admisidn de los propios compiladores, quienes no pueden r e s i s t i r la tentacidn de i n c l u i r estos episodios de manera pormenorizada, sabemos que l a PCG toma fntegramente de "romances" y "cantares" el macabro episodio de la preparacidn del cadaver del conde de Saldafta para el encuentro con su h i j o , y la marcha de Bernardo a Francia tras el destierro impuesto por el rey. 6 En otro episodio, el de don Bueso, "un a l t o omne de Francia" que aparece en t i e r r a leonesa saqueandola con gran hueste, los cronistas presentan dos versiones d i f e r e n t e s . 7 Una de el las, la contada por los "cantares", tiene sentido solamente s i se admite que la madre de Bernardo fuera francesa y no la leonesa Jimena. Evidentemente los compiladores disponen de demasiados datos y creen oportuno presentarlos todos. Es c i e r t o que tienden a conceder mas credito a la autoridad de los his t o r i d g r a f o s , pero no hay que olvidar que estos, a su vez, tambien han hecho uso de fuentes populares y quizes reelaborado por su cuenta el rela t o . Sirvan estos ejemplos para una mejor comprensidn de la enmaraflada si t u a c i d n en que se encontraba el equipo c r o n i s t i c o a l f o n s l en su intento de compaginar en una s f n t e s i s s a t i s f a c t o r i a la f i d e l i d a d a las fuentes con una t o t a l integracidn de los elementos dispares que ofreclan las diversas versiones del rel a t o . La versidn de la leyenda narrada por la PCG se perpetud gracias a la enorme d i f u s i d n de esta crdnica y de las que de el la derivan. Entre estas la mas importante desde nuestro punto de v i s t a (por haber sido la fuente de todo el Romancero c r o n f s t i c o ) e s la Crdnica General "Vulgata" o Tercera Crdnica General, una versidn de la cual fue publicada por Ocampo 20 en 1541. Esta crdnica presupone una reelaboracidn del material epico r e l a t i v o a Bernardo, aunque sus fuentes son con toda probabilldad las mismas de la PCG.* La Crl344 r e g i s t r a fielmente sdlo los acontecimientos que corresponden en la PCG al reinado de Alfonso III, pero pese a esa f i d e l i d a d a su fuente estropea la h i s t o r i a al narrar solamente la mitad de el la s i n ofrecer el mas mfnimo intento de exp l i c a r los antecedentes de la misma. Por ultimo, la Refundicidn Toledana (RefTol) contiene un r e l a t o de la leyenda derivado en estructura y contenido del de la Crl344 y, como esta, presenta asimismo sdlo la segunda parte de la h i s t o r i a . Supera, en cambio, a su modelo en su intento de lograr una narracidn mas coherente, explicando brevemente los antecedentes de los personajes presentados. 1 0 Respecto a los romances viejos de Bernardo del Carpio. objeto de nuestro a n a l i s i s , Menendez Pidal sostiene que surgen desarraigados de la t r a d i c i d n epica en la primera mitad del s i g l o XVI. Textualmente dice: "Los mas viejos romances de Bernardo se inspiran en la prosa de la Crdnica" (RT, I, 152). Admite Menendez Pidal que la t r a d i c i d n epica de Bernardo, f l o r e c i e n t e en el s i g l o XIII, se pierde a p a r t i r de este s i g l o , aun cuando el C a n c i l l e r Ayala, a fines del XIV, menciona que los juglares cantaban todavfa su h i s t o r i a . No hay nuevas refundiciones, s i n embargo, que se manifiesten en las crdnicas de ese s i g l o (RT, I, 151). En este vaclo, Menendez Pidal c i t a una sola excepcidn: "Con cartas y mensajeros", cuyos versos, dice, "parecen desgajados de dos ser i e s asonanticas de una gesta" (R_X, I, 152). 21 Romances de Bernardo del Carpio Romance No. 8: "En los reinos de Ledn" Impreso dnicamente en el Cancionero de romances de 1550, este romance proporciona sucintamente la informacidn necesaria para la introduccidn del personaje y sus antecedentes. La versidn publicada por el Cancionero es muy breve y, como observa Menendez Pidal (RT, I, 184), de tono erudito. A pesar de e l l o gozd de gran d i f u s i d n y t r a d i c i o n a l i d a d , segun prueban las numerosas versiones de la t r a d i c i d n judfa marroquf, que introducen ademas interesantes variaciones en el relato, como veremos inmediatamente. En el romance del Cancionero no se insinua en absoluto que haya habido matrimonio, secreto o de otro tipo, entre Jimena y el conde de Saldafla; por el contrario, la concisidn y el tono con que se alude a los amores entre ambos personajes, y las consecuencias desastrosas de los mismos, mas bien parecen sugerir la conviccidn por parte del romancista de que efectivamente se trataba de una re l a c i d n i l i c i t a : Muchas vezes fueron juntos / que nadie lo sospechaba. . . . La t r a d i c i d n judla de Marruecos p r e f i r i d , definitivamente, el Bernardo ilegftimo, porque las doce versiones del romance recogidas en 1916 por M. Manrique de Lara coinciden en este d e t a l l e . 1 1 Unanimemente afirman estos romances: Un dia se vieron juntos, / Ximena quedd prertada . . . 22 s i n dejar ninguna duda sobre la naturaleza de las relaciones entre ambos amantes. Muchos de estos romances marroqules intentan precisamente dar solucidn f e l i z a la desventura de estos amores contrariados, haciendo que por intercesidn de la reina se logre ablandar el animo del rey. Magnanimamente, este accede a l i b e r a r al conde, quien se casa con Jimena. De todos modos, la ambiguedad respecto a las relaciones de la pareja de la que nacid Bernardo se manifiesta en otros romances de esta s e r i e . Esto puede j u s t i f i c a r s e teniendo en cuenta la naturaleza mixta y confusa de la t r a d i c i d n en torno a la leyenda, pero e l l o presupone tambien un c i e r t o grado de independencia con respecto a la fuente c r o n f s t i c a de la que los romances provienen. Romance No. 9: "En corte del casto Alfonso" Este romance fue publicado en el Cancionero s i n aflo, pero existe otra versidn en un Cancionero manuscrito de hacia 1570 que se conserva en la B i b l i o t e c a Real de Madrid. A pesar de haber sido acogido en el Cancionero s i n afio, Menendez Pidal no duda de que el autor de este romance es Burg u i l l o s . Nucio se habrla v i s t o obligado a i n c l u i r l o en su coleccidn probab1emente porque no conocid ningdn romance viej o de Bernardo del Carpio, teniendo por e l l o que r e c u r r i r a los c r o n l s t i c o s . Burguillos sigue la leyenda t a l y como aparece en la Vulgata, pero la versidn del Cancionero manuscrito ofrece variaciones propias de una a c t i v a t r a d i c i d n e s c r i t a , y suprime el impertinente f i n a l del romance tornado de la crdnica (RT» 195). En este romance, que contiene la r e l a c i d n hecha a Bernardo de que su 23 padre languidece en p r i s i d n por orden del rey, se toman de la crdnica hasta los nombres, Vasco Melendez y Suero Velasco, de los dos deudos que se confabulan para hacer saber a Bernardo la suerte de su padre. Tambien se reproducen fielmente los nombres de las dos dueflas, Urraca Sanchez y Maria Melendez, a las que los dos caballeros ruegan se encarguen de revelar el secreto a Bernardo. Se menciona el juramento que impide al rey l i b e r a r al conde, pero s i n explicar las circunstancias en que este lo pronuncid ni las razones del mismo. Es s i n embargo este hecho el que j u s t i f i c a el dramatico enfrentamiento entre el rey y su sobrino a lo largo del r e l a t o . Sdlo a la luz de este juramento solemne que ata al rey a su palabra, podemos comprender el f i n a l del romance: Mas el rey con todo esto / amabale en demasla y ansi se pagaba del / tanto cuanto mas le v i a , por lo cual siempre Bernaldo / ser f i j o del rey c r e l a . Burguillos no se preocupa de ac l a r a r la aparente contradiccidn de que el rey, que ama tanto a su sobrino, se niegue a pesar de e l l o a poner en l i b e r t a d a su padre. Hemos de suponer el conocimiento previo de la h i s t o r i a de Bernardo por parte de sus lectores. Todavia es mas extraffa su afirmacidn de que Bernardo creyera ser h i j o del rey precisamente tras haber elaborado de manera tan minuciosa el tema de la revelacidn al heroe de la e x i s t e n c i a de su verdadero padre. El dato esta, s i n embargo, contenido ya en la Vulgata y debe cargarse a la cuenta de un compilador d i s t r a l d o . Lo curioso es que Burgui11os no sdlo no lo corrige, sino que lo copia de manera totalmente mecanica. Con razdn la versidn del Cancionero manuscrito suprime la incongruencia. 24 Romance No. 10: "Andados t r e i n t a y seis anos" Es otro romance perteneciente a la s e r i e de Burguillos. Fue publicado en el Cancionero s i n afio. Cancionero de 1550. S i l v a de 1550 y en pliegos sueltos del s i g l o XVI. El romancista v e r s i f i c a de nuevo la prosa de la Vulgata (RT, I, 208). El rey Alfonso convoca cortes en Ledn que son celebradas con f i e s t a s generates en las que p a r t i c i p a n los caballeros mas destacados, pero al p r i n c i p i o la b r i l l a n t e z de las celebraciones se ve empanada por la ausencia de Bernardo que, enemistado con el rey, no quiere p a r t i c i p a r en el las. El r e l a t o del romance sigue fielmente el de la crdnica: por mediaeion de dos importantes magnates, don Arias y don T i b a l t e , que logran el apoyo de la reina, se persuade a Bernardo para que p a r t i c i p e en los juegos. A cambio de e l l o la reina promote interceder ante el rey para que este l i b e r e al conde de Saldana. Bernardo p a r t i c i p a entonces en los juegos con gran exito, pero el rey se niega a conceder la l i b e r t a d del conde, aludiendo de nuevo al juramento sagrado que se lo impide. El romance subraya pues la r i g i d e z de las posiciones adoptadas por el rey y el vasallo, y el motivo del juramento empefiado. Sin embargo, recordemos que en la PCG este Alfonso ya no es el Casto, sino el Magno, y han pasado cuarenta y cuatro anos desde el nacimiento de Bernardo. La Vulgata introduce la variacidn de pasar al reinado de Alfonso II los cuatro capftulos de la PCG que tratan de las hazanas de Bernardo contra los moros y contra el caballero franees don Bueso, lo que da mayor verosimi1itud al r e l a t o desde el punto de v i s t a cronoldgico, pues establece una continuidad ldgica entre los episodios que conciernen a la 25 h i s t o r i a en su t o t a l i d a d . 1 2 El romance coincide con la Vulgata en hacer que el rey continue siendo Alfonso II, resultando mas s a t i s f a c t o r i o que el mismo que aprision6 al conde sea el que repetidamente se niega a su liber a c i d n . En la PCG la negativa de Alfonso III se j u s t i f i c a diciendo que el rey no quiere romper el juramento pronunciado por su antecesor, lo que parece c o n v e r t i r l e en heredero de la obstinacidn de Alfonso I I . " La solucidn de la Vulgata. que es la que sigue fielmente Burguillos, es aparentemente mas s a t i s f a c t o r i a , pero es d i f l c i l conseguir que todos los datos encajen coherentemente. Asf, aunque Alfonso II era c e l i b e , el romance nos presenta a su mujer intercediendo para que Bernardo p a r t i c i p e en los juegos, y despues ante el rey para que lib e r e al conde. Este tipo de inconsistencias se da en los romances con bastante frecuencia, pero r e s u l t a de mas d i f l c i l j u s t i f i c a c i d n en textos c r o n i s t i c o s , supuestamente interesados en la veracidad h i s t d r i c a , o cuanto menos en aparentarla. Sin embargo, y en descargo de los cronistas, debemos considerar de nuevo las d i f i c u l t a d e s ofrecidas por la leyenda de Bernardo, compuesta de tantos elementos co n t r a d i c t o r i o s tan d i f i c i l e s de integrar de manera coherente. Romance No. 11: "En gran pesar y t r i s t e z a " Este romance corresponds tambien a la s e r i e de Bur g u i l l o s . Existen versiones en el Cancionero s i n afio, Cancionero de 1550 y S i l v a de 1550. Otra versidn en el Cancionero manuscrito de la B i b l i o t e c a Real de Madrid introduce una ligerfsima v a r i a c i d n tomada del re l a t o de la PCG y no de la Vulgata (RI, I, 212). 26 Se continua elaborando el tema de la negativa del rey a l i b e r a r al padre de Bernardo, siguiendose el relato c r o n i s t i c o casi 1iteralmente. La sit u a c i d n de tensidn entre rey y vasallo ha llegado a su climax. Bernardo niega l a obediencia a l rey y reta a los p a r t i d a r i o s de Alfonso a luchar dondequiera que se encuentren. El rey responde al reto expulsando del reino a l vas a l l o rebelde quien, acompafiado de tres deudos f i e l e s , dos de e l l o s los ya mencionados Vasco Melendez y Suero Velasco, marcha para Saldafia. Comienzan a p a r t i r de entonces las guerras entre el rey y Bernardo que duraron, segun nos dice el f i n a l del romance, hasta la muerte de Alfonso el Casto. Romance No. 12: "Por las riberas de Arlanza" Romance publicado por Timoneda en su Rosa espafiola. y del que se conocen multiples versiones que prueban claramente su t r a d i c i o n a l i d a d . Menendez Pidal piensa en la p o s i b i l i d a d de que su autor "alcanzase recuerdos de algun fragmento epico", y es el primero de los romances de esta s e r i e que el c l a s i f i c a como vi e j o (RT, 1, 189). El ritmo rapido y el uso de c i e r t a s fdrmulas tlpicamente romanclsticas destacan inmediatamente este romance de los que le han precedido. La accidn presenta a Bernardo en t i e r r a s de Burgos, y creemos s i g n i f i c a t i v o que sea precisamente este romance, el primero de esta s e r i e que no proviene directamente de las crdnicas, el que c a s t e l l a n i z a la topografla. La t r a d i c i o n a l i d a d epico-romanclstica tiene unas c a r a c t e r l s t i c a s fundamentalmente castellanas. En el caso concreto del romance que nos ocupa, esta t r a d i c i o n a l i d a d se manifiesta en la manera en que d e s a r r o l l a 27 uno de los motivos preferidos del Romancero epico: el enfrentamiento rey/vasallo, y el desaflo del primero por parte del segundo. Es pues comprensible que el romancista conceda a su heroe, a pesar de ser este leones, el mismo tratamiento que reciben los personajes de la epica castellana, llegando incluso a t r a s l a d a r l o a la region burgalesa, de tantas resonancias c i d i a n a s . 1 4 Se introduce este motivo mediante el recurso de presentar a rey y vasallo en actitudes y actividades contrastadas. Bernardo aparece armado espectacularmente ("armado de todas armas", segun formula juglaresca), s i n dejar ninguna duda respecto a las intenciones que le animan. El rey, en cambio, se ocupa en volar una garza y parece ignorar que todo este alarde b e l i c o va d i r i g i d o precisamente contra e l . Su comentario: -Esta es una buena lanza: s i no es Bernardo del Carpio, / este es Muza el de Granada.-contiene una formula de tono encomiastico muy t l p i c a del Romancero. En el caso que nos ocupa, la exaltacidn del heroe se logra mediante el reconocimiento por parte del rey mismo de las cualidades excepcionales de su vasallo, al que compara con un importante c a u d i l l o moro. El romancista se aparta de la manfa de p r e c i s i o n propia de los romances c r o n l s t i c o s y ni s i q u i e r a se molesta en dar nombre al rey. Le basta con nombrar a Bernardo y a su padre, el conde de Saldafia, sobre los que se centra el drama de honor que se despliega ante nuestros ojos. D i s t i n t a s tradiciones r e l a t i v a s a la leyenda se mezclan en este romance, si n seguir fielmente un texto determinado. Asi, Bernardo se detiene ante el rey y poniendo su lanza al hombro le acusa de haber extendido el f a l s o 28 rumor de su bastardia: -mas quien quiera que lo ha dicho / miente por medio la barba; mi padre no fue t r a i d o r , / ni mi madre mujer mala, porque cuando f u i engendrado, / ya mi madre era casada.-Queda a s l constancia de que el honor de Bernardo esta doblemente empafiado: no sdlo ha sido su padre injustamente encerrado, sino que ademas a el se le acusa de ser h i j o bastardo. El romance admite, pues, la t r a d i c i d n que insinua la bastardia de Bernardo, t r a d i c i d n no c r o n i s t i c a , puesto que desde el Toledano las crdnicas se acogen a la versidn del matrimonio secreto entre Jimena y el conde Diaz. Sin embargo, t a l t r a d i c i d n queda desmentida por boca del mismo heroe, quien ademas acusa al rey de algo todavfa mas grave: -y porque no herede yo / quieres dar tu reino a Francia.-La implicacidn contenida en esta acusacidn al rey es que al difundir la n o t i c i a de la bastardia de su sobrino, le elimina de la sucesidn al trono prefiriendo hacer que el reino de Ledn pase a manos de los franceses. Es esta una elaboracidn l i b r e del tema desarrollado por las crdnicas, que introduce en el interesantes desviaciones. En la PCG, cap. 619, viendose Alfonso II ya v i e j o y s i n h i j o s que le hereden, y compiicadas las cosas por la presidn musulmana, decide que s i el emperador Carlos se aviene a ayudarle en su lucha contra los moros, le dara el reino. La decisidn no es bien v i s t a por buena parte de sus subditos, y especialmente por Bernardo, "ca aun en todo esto non sabie Bernaldo de como el rey le prendiera el padre, ca gelo no osava ninguno dez i r " . Estos 29 acontecimientos tienen lugar en la crdnica, como es natural, antes de que Blasco Menendez y Suero Velasquez tomen la decisidn de informar a Bernardo, y no hay que olvidar que hasta ese momento Bernardo cree ser h i j o del rey. Por tanto, la reaccidn de Bernardo es comprensible en la crdnica, pero carece de ldgica en el romance. Revela este, s i n embargo, el conocimiento que su autor tiene de las ramificaciones de la leyenda, lo que le l l e v a a mezclar los motivos (en este caso el de la bastardla con el de la conducta a n t i p a t r i d t i c a del rey), para cargar la accidn de intensidad dramatica. P r e f i e r e tambien el romancista tr a t a r el motivo de la bastardla considerandolo como estigma injustamente volcado sobre el heroe, mientras que en otros casos s i r v e en el Romancero para marcarle como f a v o r i t o de la Fortuna. De todos modos, de perfecto acuerdo con el e s p l r i t u t r a d i c i o n a l que animd la creacidn de la leyenda, el romancista no renuncia a la oportunidad de presentar a su heroe adornado con el atributo de p a t r i o t a defensor de la independencia del reino frente a las ambiciones francesas. Revestido as! de una nueva autoridad moral, Bernardo reclama la l i b e r a c i d n de su padre, cuestidn en la que, como es sabido, el rey tenia empefiada su palabra. Romance No. 13: "Las cartas y mensajeros" Wolf y Hofmann publicaron dos versiones de este romance, una aparecida en la S i l v a de 1550, y la segunda en el Cancionero de 1550, pero existen muchas mas, prueba evidente de una popularidad que h a l l d cumplido eco en el teatro del Siglo de Oro. 30 Menendez Pelayo lo considera el dnico romance legltimamente vie j o de los de este c i c l o , y cree que su e x i s t e n c i a avala la hipdtesis de cantares de gesta sobre Bernardo independientes de las crdnicas (Antologia, VI, 181). Entwistle por su parte cree que el romance, aunque vi e j o , es imitacidn hecha, de acuerdo con las crdnicas, del romance de Fernan Gonzalez "Castellanos y leoneses", puesto que las cartas del rey a Bernardo no contenian ningdn mensaje amenazador que j u s t i f i c a r a su vi o l e n t a reaccidn.' 8 Menendez P i d a l , por ultimo, basandose en el tono epico del romance y en el cambio de asonante que se produce al comenzar el e s t i l o directo, opina que es indudable que deriva de la gesta de Bernardo (RT, I, 164). La s i t u a c i d n presentada en este romance, la convocatoria del vasallo a la corte del rey, es una de las f a v o r i t a s de todo el Romancero epico. Tlpicamente tales llamadas despiertan siempre sospechas en el animo del vasallo, por lo que coincidimos con la opinidn de Menendez Pidal de que la alarma de Bernardo al r e c i b i r las cartas del rey, es pertectamente aceptable en el contexto de la f i c c i d n epica. Efectivamente, las sospechas de Bernardo se ven pronto confirmadas. Tan pronto como llega a presencia del rey este le acusa de haberse quedado con el Carpio en heredad, siendo as I que la entrega habfa sido solamente en tenencia. Esta es la versidn que se nos da en el Cancionero. pero no en la Si 1va donde de manera un tanto incongruente Bernardo parece saber ya para que le ha 1lamado el rey, puesto que le apostrofa s i n darle tiempo a hablar: -Las t i e r r a s que vos me di s t e s , / ipor que me las quereis quitar?-31 El rey responde entonces al vasallo llamandole " t r a i d o r , hi jo de mal padre", y le acusa a continuacidn de haberse quedado con el Carpio. Esta incongruencia hace sospechar que la versidn del Cancionero. que ofrece una mayor concentracidn de de t a l l e s y un mejor aprovechamiento del material, sea anterior a la de la Si 1va. Los acontecimientos que se narran en este romance estan ya recogidos en fuentes c r o n f s t i c a s , pero su tratamiento en el poema no r e f l e j a la dependencia de las crdnicas que observabamos en los romances de Burgui l l o s . Asf, el que Bernardo recuerde a l rey las ocasiones en que le socorrid en momentos de peligro, es algo que ya d e s a r r o l l a el Romance No. 11 y que puede cotejarse facilmente con el rel a t o de la PCG (cap. 652); las divergencias en cuestiones toponfmicas que se dan en las diferentes versiones son f a c i l e s de a t r i b u i r al grado de tradiciona1idad alcanzado por los d i s t i n t o s textos: PCG: Bernardo acude a caballo en ayuda del rey, que ha perdido el suyo. El suceso tiene lugar en Benavent. Romance No. 11: Bernardo socorre al rey en Benavente. No se menciona el de t a l l e del caballo. Romance No. 13: (Versidn de la Si 1va). Bernardo socorre al rey, que ha perdido su caballo, dandole el suyo. El suceso tiene lugar en el Romeral. Romance No. 13a: (Versidn del Cancionero). El mismo episodio que en el romance anterior pero en el Encinal. El Romance No. 11 es el que sigue mas fielmente a la crdnica, y no sdlo en cuanto a la toponimia, pues ademas del episodio de Benavente 32 menciona otros dos recogidos en aquella que no aparecen en los Romances 13 y 13a. Estos se limitan a mencionar sdlo el episodio del caballo, s i bien cambiando el topdnimo, que aunque diferente en los dos romances se r e f i e r e en ambos casos a areas boscosas y permite la rima asonante en ^a_. Evidentemente el material ha sufrido en estos dos ultimos romances una mayor elaboracidn t r a d i c i o n a l . Por otra parte, la manera en que Bernardo organiza a sus hombres cuando recibe las cartas del rey, recuerda un episodio que se narra en el cap. 654 de la PCG. Se cuenta a 111 que Alfonso el Magno celebra cortes en Salamanca y varios de sus vasallos se pasan a Bernardo, asegurando a este tota l f i d e l i d a d mientras el rey no acceda a la devolucidn del conde de Saldafia. Viendo entonces Bernardo que dispone de un contingente de hombres bastante considerable, decide i r a Salamanca contra el rey. Habiendo pasado el vado del Bimbre, Bernardo d i s t r i b u y e del modo siguiente el t o t a l de trescientos caballeros que le siguen: doscientos han de permanecer emboscados y cien i r a n con el a Salamanca. Es entonces que algunos cabal leros del rey que iban de caza ven las armas de Bernardo, las reconocen, y aunque intentan la huida son alcanzados por Bernardo y sus hombres, que matan a sesenta de e l l o s . Con todo, no logra Bernardo llegar ante el rey, al que desde entonces hace la guerra. Es inmediatamente despues de estos acontecimientos cuando Bernardo construye el c a s t i l l o del Carpio a tres leguas de Salamanca. 1 4 La d i s t r i b u c i d n de hombres en el Romance 13a (cuatrocientos en este caso) es semejante: cien iran al Carpio para protegerlo, otros cien guardaran los caminos y doscientos iran con Bernardo para entrevistarse con el rey. El Romance 13 define aun mas detalladamente las subdivisiones, porque al llegar a la corte Bernardo manda que cien hombres 33 se ocupen de asegurar la puerta de la ciudad, y de los cien restantes, cincuenta quedan a la puerta del palacio r e a l , t r e i n t a en la escalera y son veinte finalmente los que acuden con el ante el rey. Esta d i s t r i b u c i d n de fuerzas por parte de un c a u d i l l o , a menudo cuatrocientos hombres, pero mas frecuentemente trescientos, es un tema muy del gusto del romancero epico, y probablemente tienen su origen en los mismos cantares de gesta cuya t r a d i c i d n perpetuan. Nos queda por examinar el incidente de la acusacidn hecha a Bernardo, de haberse quedado con el Carpio en heredad. Este es un dato que sdlo el romance proporciona. En la crdnica el rey jamas da el Carpio a Bernardo, ni en tenencia ni en heredad, sino que como hemos v i s t o , Bernardo construye la f o r t a l e z a en t i e r r a s que arrebata al rey durante su enemistad con e l , y sdlo accede a entregar las 1 laves de aquella a cambio de la l i b e r t a d de su padre (vease PCG, cap.655). Observemos, s i n embargo, que esta situacidn presenta una vez mas paralelos con las de otras series epicas. A s i , en el material sobre Fernan Gonzalez contenido en la Crl344, leemos que el conde caste llano corre las t i e r r a s del rey (como Bernardo las del suyo) en r e p r e s a l i a porque este no le paga la cantidad acumulada tras la venta del caballo y el azor. El abad de Sahagdn consigue establecer una tregua entre e l l o s , y arregla una e n t r e v i s t a entre los dos hombres que ha de tener lugar en la vega del Carridn; pero cuando Fernan Gonzalez llega ante el rey e intenta besarle la mano, el rey lo impide diciendole: Conde, la mi mano non vos la dare a besar, ca me vos alcastes con C a s t i l l a e con el condado. (Reiiquias, pag. 168, 20-21) 34 Del mismo modo, en el Romance No. 13 (versidn de la Si 1 va), despu.es de haber dejado a sus hombres d i s t r i b u l d o s estrategicamente, Bernardo encuentra al rey e intenta besarle la mano s i n que este se lo permita: -Bernaldo, mal seas venido, / tra i d o r , h i j o de mal padre, dite yo el Carpio en tenencia, / tomastelo en heredad- . . . Puesto que en las crdnicas no se menciona en absoluto que el rey diera el Carpio a Bernardo, caben dos posibi1idades para la explicacidn de esta innovacidn: o bien admitimos que el episodio proviene efectivamente de una gesta de Bernardo, o bien que se ha originado a p a r t i r de un nucleo t r a d i c i o n a l centrado en un motivo comun a varias gestas y susceptible en potencia a multiples desdoblamientos. Aunque ni podemos ni nos proponemos dar una respuesta inmediata a semejante disyuntiva, postulamos la segunda p o s i b i l i d a d como hipdtesis de trabajo que aplicaremos al examen de varios otros casos, para llegar mas adelante a conclusiones mas d e f i n i t i v a s . Esta misma capacidad de adaptacidn de un motivo p a r t i c u l a r a textos diferentes la encontramos tambien en algunas afortunadas fdrmulas r e t d r i c a s como la de: -Mensajero eres amigo, / no mereces culpa, no- . . . que se repite tanto en el Romance No. 13a como en el No. 17 ("Buen conde Fernan Gonzalez"), r e p e t i c i d n en este caso bastante comprensible, puesto que ambos romances presentan situaciones muy semejantes. Tambien la frase pronunciada por el rey en el Romance No. 13, tras la llamada de Bernardo a sus hombres: 35 -Malas mafias has, sobrino, / no las puedes o l v i d a r - . . . se repite casi literalmente en otro romance pero esta vez aplicada a una s i t u a c i o n muy d i s t i n t a y puesta en boca del Cid (quien ia d i r i g e a su padre), en el Romance No. 30: "Cada dfa que amanece": -Malas mafias habeis, conde, / non vos las puedo quitar- . . . La reaccidn del rey ante las palabras insolentes de Bernardo y la posterior secuencia de los acontecimientos, es igualmente lugar comtin en romances que desarrollan este mismo motivo: -Prendedl.o, mis cabal leros, / que atrevido se me ha.-Todos le estaban mirando, / nadie se le osa l l e g a r ; revolviendo el manto al brazo, / la espada fuera a sacar. -iAquI, aquf, los mis doscientos, / los que comeis el mi pan! que hoy es venido el dfa / que honra habeis de ganar.- 1 7 Comparemos esta s i t u a c i o n con la presentada en el Romance No. 29: "Cabalga Diego Lainez", en donde los hombres del cortejo del rey murmuran contra el Cid a quien sefialan como causante de la muerte del conde Lozano. Rodrigo pide entonces altivamente: -Si hay alguno entre vosotros, / su pariente o adeudado, que le pese de su muerte, / saiga luego a demandallo; yo se lo defendere / quiera a pie, quiera a caballo.-A lo que los cortesanos contestan: "Demandelo su pecado", y evitan el enfrentamiento con el arrogante Rodrigo. Del mismo modo, tras la r e s i s t e n c i a de Bernardo a ser prendido, y su 36 alarde de bien preparadas defensas, el rey cambia de ac t i t u d y pretende que todo ha sido una broma. En su temor llega incluso a decir que otorga el c a s t i l l o a Bernardo "de juro y de heredad". Tanto el Romance No. 13 como el 13a terminan mostrando el exito del plan urdido por Bernardo y j u s t i f i c a n d o implIcitamente las sospechas del vasallo respecto al rey y sus intenciones. Con todo, d i f i e r e n ambos romances ligeramente en la forma en que deciden presentar este exito del vasallo. La versidn de la Si 1va muestra a un rey temeroso y co n c i 1 i a t o r i o : -Bernaldo, tente en buena hora, / con t a l que tengamos paz.-mientras que la del Cancionero presenta la rapida vo1te-face del rey, quien t r a t a de restablecer l a s i t u a c i d n a su favor pretextando que todo ha sido una broma. La respuesta de Bernardo deja bien claro que, efectivamente, la si t u a c i d n ha cambiado drasticamente, pero no porque sea el rey quien la domina. Esta inversidn se manifiesta en que de ser la parte ofendida el rey pasa a ser el ofensor, y tras haber pedido sat i s f a c c i o n e s a su vasallo, es este quien se las pide ahora a §1: -Aquesas burlas, el rey, / no son burlas de b u r l a r j llamastesme de traidor, / traidor hi jo de mal padre: el Carpio yo no lo quiero, / bien lo podeis vos guardar; que cuando yo lo quisier e , / muy bien lo sabre ganar.-El desplante altanero de Bernardo rechazando el gesto c o n c i 1 i a t o r i o del monarca, que incluso esta dispuesto a cederle el c a s t i l l o causa de todo el c o n f l i c t o , recuerda la respuesta igualmente altanera del Cid a su 37 rey tanto en el Romance No. 29, como en los Nos. 51 y 52: en el 29, por el rechazo del Cid del besamanos al que todos los hombres del cortejo de su padre se han plegado; en el 51, porque a la prediccidn del rey, humillado tras el juramento de Santa Gadea, de que "eras me besaras la mano", el Cid responde despectivo amenazandole con marcharse a s e r v i r a otro seflor para e v i t a r l o ; y en el 52, porque a la amenaza de d e s t i e r r o del rey responde el v a s a l l o esta vez con el a u t o - e x i l i o e f e c t i v o , mostrando quien es el que toma realmente las decisiones. La s i t u a c i d n es tambien muy semejante a la presentada en el ya aludido Romance No. 16: el rey esta dispuesto a llegar a un acuerdo con el levantisco Fernan Gonzalez, pero este p r e f i e r e continuar en su a c t i t u d de desaflo, a pesar de los ruegos de los f r a i l e s mediadores. Es pues evidente, que nos encontramos ante un nucleo tematico de gran fortuna en el romancero epico. Romance No. 14: "En las cortes de Le6n" Publicado solamente en pliego suelto del s i g l o XVI, este romance es incluldo entre los viejos por Menendez P i d a l , aunque lo considera de origen c r o n l s t i c o (RJ_, I, 194). Con el se c i e r r a el c i c l o de Bernardo del Carpio. Las cortes y f i e s t a s de Leon a las que Bernardo no quiere acudir, tema que ya vimos tratado en el Romance No. 10, son s i n duda las mismas descritas en el c a p i t u l o 652 de la PCG. El autor del presente romance, s i n embargo, no sigue fielmente el r e l a t o de la crdnica a la manera de Burguillos, sino que mezcla motivos y u t i l i z a el material mucho mas libremente. Hace tambien alarde de un buen conocimiento de las formulas y 38 procedimientos c a r a c t e r f s t i c o s del Romancero, particularmente en el uso de la a n t l t e s i s y de la repeticidn combinadas: . . . unos sacan invenciones, / otros sal en disfrazados; unos muy reflida justa, / otros torneo han cercado; unos juegan a las cartas, / otros corren sus caballos; unos l i d i a n bravos toros, / otros juegan a los dados. Ademas ese caballero francds, don Urgel, de quien se dice que es "uno de los doce pares", es elaboracidn l i b r e del episodio de don Bueso en el caplt u l o 651 de la crdnica. En esta Bernardo mata a don Bueso, "un a l t o omne de Francia" que r e s u l t a ser su primo "segdn los cantares". En el romance no se alude a ningdn parentesco entre los dos hombres, y ademas el motivo del enfrentamiento no esta relacionado con la entrada del francds en t i e r r a s leonesas para saquearlas, sino que se ha transformado nove1escamente en un desvergonzado desaflo que este lanza a los subditos del rey leones. Asl pues, el romance mezcla el motivo de las f i e s t a s y la intervencidn en el las de Bernardo, con el del reto a l que sdlo este esta en condiciones de responder. Se i n s i s t e de esta manera en el motivo de la bravura del heroe y la debilidad del rey (quien tiene que suplicar personalmente la intervencidn de su sobrino), relacionando ambas con el episodio de la p r i s i d n del conde de Saldarta. Se ligan ademas el honor de Bernardo y el del rey, tambien ahora en entredicho, con el honor nacional que quedara salvado gracias a las cualidades excepcionales del heroe. En esta recogida general de motivos el romancista se s i r v e de otros recuerdos epicos, como el que c a r a c t e r i z a el combate entre Diego Orddrtez y los hijos de Arias Gonzalo, que se repite en el romance cuando Bernardo saca a l 39 frances fuera de la raya del campo. En d e f i n i t i v a , este romance revela la autorla de un buen conocedor de la t r a d i c i d n epica, pero el romancista logra independizarse de sus fuentes textuales y con e s p l r i t u autenticamente creador reelabora los elementos de la leyenda sirviendose de formulas, tecnicas y motives romanclsticos t r a d i c i o n a l e s . Con todo, el romance no parece haber alcanzado gran popularidad, puesto que ni s i q u i e r a fue recogido en el Romancero de Nucio, y nos es conocido en una sola versidn publicada en pliego suelto. 40 Conclusiones del Capitulo I De los datos con que contamos parece desprenderse que los orlgenes del material epico sobre Bernardo del Carpio deben buscarse probablemente a fines del s i g l o XI o p r i n c i p i o s del XII, en algunos relatos todavia vacilantes, tanto juglarescos como c l e r i c a l e s , destinados a contrarrestar la i n f l u e n c i a de nobles y c l e r i g o s franceses que se manifiesta en la Espafia c r i s t i a n a durante el s i g l o XI. A mediados del s i g l o XII se debid de lle v a r a cabo una d r a s t i c a reorganizacidn de ese material heterogeneo, obteniendose un rel a t o mas coherente, quizas un cantar. No nos parece descabellada la hipdtesis de que el Tudense hubiese jugado un papel importante en la manipulacidn de este material, puesto que su rel a t o amalgama sistematicamente los elementos c a r o l i n g i o s de la leyenda con los leoneses. Es s i n embargo d i f l c i l pronunciarse definitivamente sobre este punto. Es en cambio mas seguro aventurar que el Toledano debid de eliminar por su propia cuenta muchos de los elementos c a r o l i n g i o s del rel a t o para dar a este mayor coherencia y r e s a l t a r sus aspectos mas puramente na c i o n a l i s t a s . Nos parece muy probable que fuera el el responsable de la conversion de Bernardo en h i j o legltimo de la infanta leonesa y el conde de Saldana. Esta a l t e r a c i d n d i g n i f i c a r l a al heroe a los ojos de un c l e r i g o erudito, pero no necesariamente ante los de la t r a d i c i d n popular, tan amiga de los heroes bastardos. La PCG. al adoptar como c r i t e r i o e d i t o r i a l la norma de compilar todos los materiales disponibles sobre un tema determinado, u t i l i z d tanto los relatos juglarescos como las fuentes h i s t o r i o g r a f i c a s l a t i n a s . Su versidn de la leyenda es por tanto mas exhaustiva, pero precisamente por e l l o menos unificada y coherente que la del Toledano. 41 Por lo que se r e f i e r e a los s i e t e romances viejos sobre el tema de Bernardo del Carpio, herederos de esta t r a d i c i d n epica, seis pueden c l a s i f i c a r s e bajo la denominacidn general de c r o n i s t i c o s , pero cabe sefialar d i s t i n c i o n e s entre e l l o s . Los tres de Burguillos (Nos. 9, 10 y 11) entrarlan en la categoria de c r o n i s t i c o s semi-eruditos, puesto que en ningun momento intentan ocultar su f i l i a c i d n respecto a la fuente u t i l i z a d a . D i s t i n t o caracter tiene el Romance No. 14 que, aunque tambien c r o n l s t i c o , muestra ya un buen conocimiento de la t r a d i c i d n epica sobre el tema, delatando al mismo tiempo la presencia de un autor que conocia bien las tecnicas y fdrmulas propias del genero romancistico. Los Romances Nos. 8 y 12 se distinguen de los anteriores por poseer y r e f l e j a r una t r a d i c i o n a l i d a d que aquellos nunca alcanzaron. Es s i g n i f i c a t i v o que estos dos romances, aunque c r o n l s t i c o s , se hagan eco de tradiciones juglarescas ajenas al rel a t o de las crdnicas derivadas de la alfonsina, como la del nacimiento bastardo de Bernardo. Este dato prueba que esa t r a d i c i d n se mantenia viva, aunque s i n renovarse, en relatos probab1emente tanto orales como e s c r i t o s . Por ultimo, el Romance No. 13, poseedor tambien de un gran sentido t r a d i c i o n a l , d e s a r r o l l a el mismo motivo del enfrentamiento rey/vasallo que el No. 12, pero a p a r t i r de ese nucleo comun a otros romances epicos, elabora las circunstancias de la accidn valiendose de recursos y fdrmulas igualmente t l p i c a s en el tratamiento de este motivo. Los paralelos que ofrece con el rel a t o del enfrentamiento entre Sancho I y Fernan Gonzalez, que recoge la Crl344, deben tambien ser tenidos en cuenta a la hora de dec i d i r la f i l i a c i d n de este romance, y a e l l o nos referiremos de nuevo cuando hayamos analizado el Romance No. 16 de la serie de Fernan Gonzalez. 42 De momento nos 1imitaremos a proponer como conclusion de este examen, que la presencia en el Romance No. 13 de elementos ajenos a los contenidos en el r e l a t o de la PCG (o de la Vulgata), puede ser explicada s i n necesidad de postular la dependencia d i r e c t a de dichos elementos del cantar de Bernardo del Carpio. 43 Notas al Capitulo I 1 R. Menendez P i d a l , RT, I, 143. Para los orlgenes de la leyenda, vease W. J. Entwistle, "The Cantar de Gesta of 'Bernardo del Carpio,'" MLR, 23 (1928), 307-22 y 432-52. Entwistle supone que el Cantar de Bernardo fue compuesto hacia 1160-1236, porque el s i l e n c i o de los historiadores antes de Lucas de Tuy es serial de que el poema les era desconocido. A. B. Franklin concuerda con esta opinidn, afiadiendo que s i n duda el Tudense obtuvo su informacidn para este relato de fuentes populares y no h i s t o r i o g r a f i c a s ("A study of the Origins of the Legend of Bernardo del Carpio," HR, 5 [1937], 286-303). Por su parte Marcelin Defourneaux senala que el r e l a t o contenido en el Tudense apunta hacia la existencia de una t r a d i c i d n , aunque no podamos remontarnos para los orlgenes de esta mas a l i a de comienzos del s i g l o XII, ya que s i el Silense hubiese conocido t a l leyenda la habrla esgrimido inmediatamente contra los juglares franceses que se jactaban de las conquistas de Carlomagno en Espana. Los d i s t i n t o s materiales (que senalan al menos dos ramas d i s t i n t a s de la leyenda), fueron amalgamados a mediados del s i g l o XII, y cree Defourneaux que fueron los letrados quienes llevaron a cabo t a l s l n t e s i s ("La legende de Bernardo del Carpio," BJH, 45 [1943], 117-38); Veanse tambien los comentarios de E r i c h Von Richthofen en "Relaciones franco-hispanas en la epica medieval," Actas del Primer Congreso  Internacional de Hispanistas (Oxford: Dolphin Books, 1964), pags. 483-94. 2 La c r l t i c a ha explicado las divergencias en el r e l a t o de Bernardo suponiendo la ex i s t e n c i a de dos formas diferentes de la leyenda. Menendez Pidal (RT, I, 143-47), llama a una de e l l a s la del "Bernardo c a r o l i n g i o " y a la otra la del "Bernardo a l f o n s l " . Esta ultima contendrla los aspectos mas propiamente espafioles de la leyenda, que desplazaron el recuento de hazafias heroicas para dar mayor r e l i e v e al drama domestico. La rebeldla de Bernardo quedaba a s l encuadrada en un esquema de devocidn f i l i a l . J. Horrent (La Chanson de Roland dans les l i t t e r a t u r e s francaise et  espagnole au Moyen Age [Paris: Socidte d'£dition "Les Belles Lettres", 1951], pag. 467), encuentra tambien dos relatos origina1mente diferentes en e s p l r i t u y l o c a l i z a c i d n : uno, procedente de la Espana o r i e n t a l pirenaica, centrado en la b a t a l l a de Roncesval1es, en el que Bernardo s e r l a un personaje semi-carolingio semi-espanol e hij o i l e g l t i m o de la hermana de Carlomagno y de un sefior espafiol, y otro de la Espana leonesa centrado en el drama f a m i l i a r del h i j o de Jimena y del conde Sancho Diaz. Veanse tambien los trabajos de Franklin y Defourneaux ya mencionados, en los que se hace r e f e r e n d a a la existencia de dos Bernardos h i s t d r i c o s : Bernardo, conde de Ribagorza, P a l l a r s y Sobrarbe, que expulsd a los moros de esta zona, y Bernardo de Narbona, nombrado conde de Barcelona por Carlomagno en 803. 44 5 Vease R. Menendez Pi d a l , RT, 1, 150. Horrent, por ejemplo, cree que el hecho de que el Toledano simp 1ifique la r e l a c i d n entre Bernardo y Carlomagno (el emperador no peregrina a Santiago ni lleva a Bernardo a Francia con e l , la segunda b a t a l l a contra los franceses se suprime y no se incluye el climax f i n a l de la muerte del conde de Saldafia), es debido a la tendencia del Toledano a exaltar el papel del rey leones, que no queda muy bien parado en el relato epico (La Chanson de Roland, pag. 478). Por su parte Entwistle ("The Cantar," pag. 449 ), hace al Toledano responsable de la idea de que el conde y la princesa se casaran secretamente, ya que el Tudense no menciona tal matrimonio secreto. * Horrent hace notar que el nombre de Tiber o Timbor es desconocido en las gestas francesas (La Chanson de Roland, pag. 491). Sin embargo, Von Richthofen sefiala que Tiber aparece como nombre masculino en las gestas francesas mas tardlas. Cree Von Richthofen (aun cuando §1 mismo sefiala que esta opinidn no esta de acuerdo con la de la c r l t i c a en general) que el punto de partida para el desarrollo posterior de la leyenda de Bernardo bien podrla haber sido caste llano y no franees. Fueron los hechos r e l a t i v o s a la Reconquista de Espafia los que proporcionaron el tema por excelencia tanto de la epopeya cas t e l l a n a como de la francesa ("Relaciones franco-hispanas," pag. 492). s "Algunos" en este caso se r e f i e r e a la t r a d i c i d n juglaresca francesa que la leyenda de Bernardo t r a t a de contraatacar. 6 Vease PCG. 375, 26« y 375, 12„. 7 PCG, cap. 651, pag. 371. 8 RT, I, 151. * Vease Pattison, From Legend, pag. 18. 1 0 Pattison, pag. 21. 1 1 Vease RT, I, 177-83 donde Menendez Pidal reproduce estas versiones. 1 2 Vease Pattison, pag. 18. 1 3 Entwistle (en "The Cantar," pag. 433) supone que en el Cantar de Bernardo habria un solo Carlos y un solo Bernardo, aunque los hechos atribufdos al heroe fueron tantos y tales que dieron lugar a que los historiadores los distribuyeran entre dos Alfonsos, el Casto y el Grande, haciendo la misma d i s t i n c i d n con Carlomagno (que la Si lense parece confundir con Carlos Martel) y Carlos el Calvo. No cree Entwistle en el argumento que presupone diferentes gestas para explicar la diversidad de versiones que las crdnicas dan de la misma h i s t o r i a , puesto que haria f a l t a suponer al menos cinco o seis gestas d i s t i n t a s para explicar esta diversidad satisfactoriamente. 4 4 Menendez P i d a l , RT» I» 189, sefiala, s i n embargo, que el romancista no era burgales, puesto que s i t u a Burgos a o r i l l a s del Arlanza y no del 45 Arlanzdn. 1 5 Entwistle, "The Cantar," pags. 448-49. Este c r i t i c o encuentra tambien paralelos entre el incidente en el vado del Bimbre relatado en la crdnica, y el que tiene lugar entre Fernan Gonzalez y su rey en el vado de Carridn. De ahl su conclusidn de que el romance de Bernardo imita al de Fernan Gonzalez. Menendez Pidal no concuerda con esta opinidn y arguye que nuestro romance "para nada habla de vado", sino que s i t d a la e n t r e v i s t a de rey y vasal lo en la corte (RJT, I, 164). Discutiremos mas detalladamente ambas posturas al analizar el romance de Fernan Gonzalez. 1 6 Ndtese tambien el paralelo con la situacidn presentada en el Romance No. 12: "Por las riberas de Arlanza", a la que ya alude Entwistle, aunque s i n conectarla con este romance. Aun cuando en el romance el rey esta presente con sus cortesanos, creemos que las riberas del A r l a n z a b i e n podrian ser la adaptacidn caste 11 ana del episodio de las riberas del Bimbre. Entwistle sefiala, con razdn, que en el romance es prematura la suposicidn de la existencia del c a s t i l l o del Carpio en el punto en que se hace ("The Cantar," 448). 1 7 Como se ve, sdlo en la versidn del Cancionero tiene sentido esta llamada de Bernardo a sus doscientos hombres. En la de la Si 1va, Bernardo ha quedado sdlo con veinte, a pesar de lo cual se repite esta parte exactamente como aparece en el otro romance, lo que apoya la hipdtesis de la mayor f i d e l i d a d al prototipo de la versidn recogida en el Cancionero. 46 Capitulo II C i c l o de Fernan Gonzalez Antecedentes y opiniones c r i t i c a s La fuente p r i n c i p a l de que disponemos para el conocimiento de la leyenda de Fernan Gonzalez es el Poema de Fernan Gonzalez (PFG). suplementado por las h i s t o r i a s latinas del Tudense y el Toledano. Compuesto hacia 1250, probab1emente por un monje del convento de San Pedro de Arlanza, el PFG nos ha llegado en un manuscrito del s i g l o XV, y esta e s c r i t o en cuaderna v i a . Faltan aproximadamente unas cien estrofas del f i n a l cuyo contenido puede deducirse en llneas generates por r e f e r e n d a a las crdnicas. Es posible que, entre otras cosas, se r e l a t a r a en ese f i n a l la muerte del conde y su enterramiento en Arlanza. Se t r a t a , pues, de un poema de autor culto adscrito a un monasterio interesado en propagar la leyenda del heroe enterrado en e l , pero es muy posible que el poema este a su vez basado en un cantar de gesta. Menendez Pidal cree que este cantar tendrla ya e x i s t e n c i a "desde antiguo", y que todavia en el s i g l o XIII continuarla teniendo una fuerte base h i s t d r i c a (RJ_, II, 3). Opina tambien que los orlgenes l i t e r a r i o s de la leyenda enlazan con otra que ya c i r c u l a b a entre los godos cuando en el s i g l o VI moraban en el oriente del imperio romano. Segun testimonio de Jordanes, se contaba entonces entre los godos que antes de habitar en la costa del Danubio viv i e r o n en 47 servidumbre en una i s l a del norte, y que c i e r t o personaje los habia rescatado de su esclavitud por el precio de un cabalIo. 1 El poema de c l e r e c l a conservado consta de una seccidn introductora que resume la h i s t o r i a de C a s t i l l a antes de Fernan Gonzalez. El resto de la narracidn t r a t a de tres temas p r i n c i p a l e s : 1. Campafias del conde contra Almanzor. 2. Relaciones de Fernan Gonzalez con el rey de Navarra. El conde le vence primero en la Era Degollada, pero el navarro le hace a su vez prisionero recurriendo a la t r a i c i d n . El conde es liberado de su p r i s i d n por la infanta navarra. 3. Relacidn del conde con el rey de Ledn, Sancho I. El conde vende al rey leones su caballo y halcdn mediante un trato que implica el pago de la venta a interes compuesto. (Ver Reiiquias. pags. 39-158). Para la parte perdida del poema contamos con el testimonio de las crdnicas. Estas relatan la captura del conde por el rey de Ledn y su escape de la c a r c e l , de nuevo gracias a su mujer, la infanta navarra. El conde reclama el pago de su caballo y halcdn, pero la cantidad a pagar se ha acumulado de manera tan alarmante que al rey le es imposible r e u n i r l a . En consecuencia, se ve obligado a conceder la independencia de C a s t i l l a a cambio del saldo de su deuda. Por lo que a la veracidad del rel a t o se r e f i e r e , no hay duda de que Fernan Gonzalez luchd contra los moros, y que sus relaciones con los reyes c r i s t i a n o s distaron mucho de ser perfectas. Es posible que fundara Arlanza, puesto que a s i lo dice ya el Toledano, pero el relato de sus varios aprisionamientos no esta confirmado ni por el Tudense ni por el Toledano, y el poema contiene s i n duda ninguna muchos elementos 48 legendarios. 2 Hay s i n embargo confirmacidn de su encarcelamiento por el rey de Navarra y de su l i b e r a c i d n por la hermana de este, puesto que un r e l a t o del acontecimiento se encuentra ya en la Crdnica Naierense (c. 1160), aunque es muy posible que, como sugiere Menendez P i d a l , la Najerense este u t i l i z a n d o para este ultimo dato fuentes populares. 3 En su tratamiento de este material, los cronistas alfonsinos toman de las crdnicas l a t i n a s , especialmente del Toledano, su marco cronoldgico basico y la parte que t r a t a de las luchas entre Fernan Gonzalez y el rey de Ledn. En este marco, que comprende 39 anos y los reinados de cuatro reyes leoneses, los cronistas insertan cinco grandes bloques de material tornado del PFG. Las d i f e r e n c i a s entre este y la PCG parecen ser en su mayor fa de tipo e s t i l f s t i c o , consistiendo en la abreviacidn por parte de los cronistas de los aspectos poeticos de la obra. En algunos casos los compiladores expanden el texto poetico, casi siempre para explicar o acl a r a r , aunque a veces incorporan material extrano al poema. Sin embargo, la mayor parte de estas expansiones aparecen sdlo en la "versidn regia" de la PCG, tendencia que ya esta tambien presente en el tratamiento que esta versidn hace de la h i s t o r i a de Bernardo del Carpio. 4 Las mayores di f e r e n c i a s entre poema y crdnicas, y tambien las mas s i g n i f i c a t i v a s , hay que buscarlas en la Crl344, como veremos al analizar los romances de este c i c l o . Es en esta crdnica donde Menendez Pidal encuentra claras pruebas de la reelaboracidn de un poema epico no culto que mantiene la t r a d i c i d n heroica respecto a Fernan Gonzalez independien-temente del poema del monje de Arlanza (RT, II, 5). Solamente un romance viejo de los cuatro de este c i c l o muestra hue l i a s de t a l t r a d i c i d n , y quizas tambien un segundo. Los otros dos son c r o n i s t i c o s , en opinidn de Menendez Pidal (RT_, II. 33 y 36). 49 Menendez Pelayo dio tambien por sentada la exis t e n c i a de una t r a d i c i d n epica r e f e r i d a a Fernan Gonzalez que s i n duda estaba ya presente en los tiempos del Tudense y el Toledano, aunque ninguno de los dos h i c i e r a aprecio de el la . Para Menendez Pelayo el hecho de que este cantar o cantares no llegaran hasta nosotros, ni s i q u i e r a prosificados en la PCG. se debe a que entre la gesta p r i m i t i v a y su desarrollo h i s t d r i c o se interpuso el poema erudito del mester de c l e r e c l a que los compiladores p r e f e r i r f a n como mas autorizado. Prueba de la exis t e n c i a de esta t r a d i c i d n la constituye para §1 no sdlo el mismo PFG sino tambien su renacimiento en la epica t a r d i a "degenerada" del s i g l o XIV presente tanto en Mocedades de Rodrigo (MR) como en la Crl344. 3 50 Romances de Fernan Gonzalez Romance No. 15: "Preso esta Fernan Gonzalez" Impreso en el Cancionero de 1550, este romance lo incluye Menendez Pidal entre los c r o n i s t i c o s v i e j o s . Sefiala, s i n embargo, que no es la Vu1gata en la versidn publicada por Ocampo en 1541 la que s i r v e de gula a este romance "que acaso sea anterior a esta fecha", sino que sigue en todo a la E s t o r i a del noble cavallero el conde Fernan Gonzalez con la muerte de  los s i e t e infantes de Lara, que fue impresa desde 1509 (RT, 11, 33). El relato que se hace en el romance de la p r i s i d n de Fernan Gonzalez en Castroviejo, su l i b e r a c i d n gracias a la hermana del rey navarro y el episodio del arcipreste, es en todo semejante al de las narraciones c r o n l s t i c a s . Sin embargo, Menendez Pidal sefiala que tanto romance como E s t o r i a coinciden en llamar "normando" al conde lombardo que v i s i t a a Fernan Gonzalez en la c a r c e l , d e t a l l e que no aparece en PCG, PFG o Crl344 en donde el conde en cuestidn es lombardo. Tambien cree Menendez Pidal que hay i d e n t i f i c a c i d n entre romance y E s t o r i a en el dato de que Fernan Gonzalez quite al a r c i p r e s t e el c u c h i l l o con el que le mata, pero esto ya aparece interpretado del mismo modo en la PCG, donde los cronistas dicen: Et el la teniendol a s s i , llegd el conde con el su c u c h i e l l o d e l l a r c i p r e s t e en la mano, et mataronle a l i i amos a dos. (PCG. 414, 41-44,) Es verdad, s i n embargo, que la PCG parece dar a la infanta una p a r t i c i p a c i d n mas d i r e c t a en el hecho, mientras que E s t o r i a y romance 51 resaltan sobre todo el protagonismo del conde. MR hace tambien una descripcidn de este episodio muy semejante a la de la PCG, mientras que en el PFG queda descrito de manera mas ambigua, puesto que se dice: El conde a la duefta non podia ayudar ca tenia grandes f i e r r o s e non podia andar, su c u c h i e l l o en mano of a el la llegar, ovieron le entramos al traidor de matar. (Reiiquias, 142, 662-63) Crl344 d i f i e r e mas en el r e l a t o del episodio al transformar el c u c h i l l o del arcipreste en espada con la que el conde le degiiella (Reiiquias, 171, 14). En d e f i n i t i v a , y como ya sefiald Menendez P i d a l , sdlo uno o dos versos del romance pueden ser considerados como origi n a t e s . Son el que r e f i e r e que el conde y la infanta descubren a los castellanos "a la bajada de un puente," y el que describe el g r i t o de aquellos: "iCasti1 la!...icumplida es la jura hoy d i a ! " Romance No. 16: "Castellanos y leoneses" Conocemos tres versiones compietas de este romance. La seleccionada por Wolf y Hofmann es la publicada en el Cancionero s i n aflo, de la cual proceden independientemente las del Cancionero de 1550, Cancionero de 1555 y S i l v a primera. Otra versidn mucho mas breve se contiene en un manuscrito del s i g l o XVI, y la tercera procede de un pliego suelto tambien del s i g l o XVI. Es uno de los dos unicos romances de este c i c l o tenidos 52 por Menendez Pidal por primitivos (RT, II, 7-15). El romance r e l a t a un altercado entre el rey de Ledn y el conde castellano en el vado de Carrion. Este episodio, al que ya nos referimos al a nalizar el Romance No. 13 del c i c l o de Bernardo del Carpio, esta d e s c r i t o con gran lujo de d e t a l l e s en la Crl344 y tambien aparece tratado, aunque muy brevemente, en MR. Segun Menendez P i d a l , antes del descubrimiento de la Crl344 Mi la y Fontanals creyd que el romance era una excelente parafrasis del re l a t o contenido en MR_. En cambio, en opinidn del primero el romance proviene de un cantar de gesta que la Crl344 p r o s i f i c a , y este cantar fue el que tambien i n s p i r d la versidn recogida en MR. (RT, II, 11). Entwistle, como ya vimos anteriormente, encuentra paralelos entre este romance y el episodio de Bernardo del Carpio junto al vado de Bimbre que se r e l a t a en la PCG. Cree ademas que e l Romance No. 13 es deudor del de Fernan Gonzalez, pero Menendez Pidal rechaza esta opinidn sosteniendo que aunque las situaciones presentadas por los dos romances ofrecen semejanzas, estas no j u s t i f i c a n la idea de la dependencia de un poema del otro. 6 Mantiene Menendez Pidal que el romance y la Crl344 siguen mas fielmente la t r a d i c i d n de la gesta, mientras que MR se aparta de el la, y da para e l l o una s e r i e de razones que presentaremos en forma esquematica: Crl344 y romance : rey de Ledn es Sancho Orddnez MR : " Alfonso. h i j o de Suero de Caso Crl344 y romance : incidente tiene lugar en Vega de Carridn MR : " en Saldana 53 Crl344 y romance : treguas entre rey y conde puestas por monies  MR : no menciona el dato Crl344 y romance : el conde amenaza con cortar la cabeza al rey MR : no menciona el dato Crl344 y romance : salpicadura al rey por el caballo del conde MR : no menciona el dato A pesar de todas estas coincidencias, no cree Menendez Pidal que pueda a t r i b u i r s e el romance a la Crl344, puesto que hay otros puntos en los que ambos textos d i f i e r e n . Asf, la duracidn de las treguas, el origen del altercado, las prendas llevadas por el rey y Fernan Gonzalez, etc., det a l l e s que no podrfan explicarse suponiendo que el autor del romance fuera un erudito lector de crdnicas. El que el romance diga que las diferen c i a s entre castellanos y leoneses se debfan al " p a r t i r de las t i e r r a s y el poner de los mojones", puede tener su origen, en opinidn de Menendez Pi d a l , en "un confuso recuerdo de un verso del cantar," r e f l e j o del cuai son las palabras de la Crl344 cuando dice que las segundas v i s t a s entre el rey y el conde fueron "por do partian los terminos de C a s t i l l a y de Ledn" (RT, II, 13). Procedamos ahora a analizar todos los datos que poseemos sobre este romance, con el f i n de integrarlos en nuestras propias observaciones para llegar a conclusiones tentativas. Como se ve, tanto la Crl344 como MR presentan puntos de analogfa con este romance. El primero de estos textos es el que hace el relato mas detallado de los acontecimientos tratados: f a l t a de pago por parte del rey de Ledn de la deuda que tiene contraida con el conde caste llano, i r a de. 54 este y saqueo de las t i e r r a s del rey en r e p r e s a l i a . El rey leones, aconsejado por su mayordomo, accede al pago de su deuda, pero al haberse acumulado esta en progresidn geometrica, la cantidad a que asciende es ahora tan desmesurada que le es imposible s a t i s f a c e r l a . Enconada la s i t u a c i d n cada vez mas, el rey desafla al conde, por lo que el abad de Sahagun y otros prelados interceden ante los dos hombres aconsejando la en t r e v i s t a en el vado de Carrion (Reliquias. pags. 167-68). MR contiene un r e l a t o mucho mas simplificado e i d i o s i n c r a t i c o , dando como razones de la enemistad entre el rey y el conde caste llano el que este ultimo "non querla obedecer a moro nin c h r i s t i a n o . " Emplazado por el rey para que acuda a su presencia, llega el conde al cabo de t r e i n t a dlas a Saldana. Una vez en presencia del rey, comienza este a preguntarle por que rehusa venir a cortes y besarle la mano, y es entonces que Fernan Gonzalez responde: Mucho andades en vano: vos estades sobre buena mula gruessa, e yo sobre buen cavallo . (Re 1iquias, 259, 31-32) Es este pasaje el que llevti a Mi la a pensar en la dependencia del texto romanclstico respecto de MR_. El romance elabora precisamente este episodio, dramatizando el enfrentamiento rey/vasallo mediante el contraste de las personalidades de ambos hombres con el f i n de destacar la evidente superioridad de Fernan Gonzalez. Estamos, por tanto, ante otro desarrollo del motivo f a v o r i t o de los romances de tema epico, y es a esta luz que debemos analizar las diferencias y semejanzas entre los d i s t i n t o s textos que lo tratan. Las divergencias entre la Cr1344 y el Romance No. 16, que Menendez 55 Pidal destaca para rechazar que el romance proceda de el la, son las siguientes: Duracidn de las treguas Crl344: Tres dfas Romance; Quince dias Origen del altercado  Crl344: Pago del precio del caballo y el halcdn Romance: P a r t i r de los reinos y poner de los mojones Prendas de los adversarios  Crl344: No se mencionan Romance: Contraste entre las del rey y las del conde A esta enumeracidn podria afiadirse, aunque este punto no lo menciona Menendez P i d a l , el que el abad de Sahagdn y los otros prelados pasen a ser en el romance "aquessos benditos monjes." Ahora bien, estas d i f e r e n c i a s (sobre todo la cuestidn del numero de dias que duran las treguas), no nos parecen ser tan s i g n i f i c a t i v a s que requieran para su explicacidn la e x i s t e n c i a de un texto epico que contuviera los d e t a l l e s dados por el romance. El que la Crl344 se r e f i e r a al abad de Sahagdn y otros prelados, mientras que el romance alude a dos hermanos monjes, puede responder al deseo del romancista de s i m p l i f i c a r una parte del r e l a t o que para §1 no tendria mayor importancia. En cuanto al origen del altercado t a l y como lo presenta el romance parece excesivamente alejado de la realidad del c o n f l i c t o entre rey y conde, realidad que un poema epico dedicado a Fernan Gonzalez no podrla en pura ldgica haber tergiversado, puesto que constituye el punto pivotal de la 56 leyenda sobre la independencia de C a s t i l l a . Tendrfamos que postular un texto tan i d i o s i n c r a t i c o como MR para poder admitir t a l tergiversacidn. Parece mas ldgico pensar que es el autor del romance (o su posterior transmisidn t r a d i c i o n a l ) quien pierde de v i s t a la causa del c o n f l i c t o i n i c i a l , puesto que su interes se centra en el desarrollo dramatico del c o n f l i c t o mismo. Sin embargo, quedan las dife r e n c i a s r e l a t i v a s a la descripcidn de atuendos de los dos r i v a l e s , pormenorizada en el romance pero totalmente ausente de la Crl344, y es aqui donde la d i s i m i l i t u d entre los dos textos adquiere mayor importancia. La Crl344, en su narracidn del enfrentamiento entre los dos hombres, pone en boca del conde estas palabras: Yo ando encima deste cavallo e tengo esta espada encinta, e vos andades encima de una mula e traedes esse acor en la mano. (Reiiquias, 174, 26-27) A Menendez Pidal le parece inverosfmil que el v e r s i f i c a d o r del romance se o l v i d a r a de los d e t a l l e s r e l a t i v o s a la espada y el azor, y que d i j e r a en cambio: Vos venfs en gruessa mula, yo en ligero cavallo . . . casi igual que en MR, segdn vimos. De ahl su conclusidn de que el romance no poetiza la prosa de la crdnica, sino que recibe una poetizacidn r e f l e j a d a tambien en MR (RT, 11, 13 y 14). Por nuestra parte creemos que este episodio del vado del Carridn p a r t i c i p a de elementos comunes a otros romances a los que ya aludimos al 57 analizar el Romance No. 13. Son estos romances, ademas del acabado de mencionar, los Nos. 12, 29, 51 y 52, aunque es verdad que el dato e s p e c l f i c o del contraste gruesa mula/cabailo se da de manera mas semejante en el Romance No. 16 y en el texto de MR. Sin embargo, a p a r t i r de la coincidencia de ese dato minimo, el romancista elabora meticulosamente las d i f e r e n c i a s rey/vasallo mediante el recurso a la serie p a r a l e l I s t i c a a n t i t e t i c a que pone de manifiesto el contraste de sus intenciones. Dice despectivamente Fernan Gonzalez al rey: . . . vos venis en gruesa mula, / yo en l i g e r o cabalio; vos t r a d i s sayo de seda, / yo traigo un arnds trancado; vos t r a d i s a l f a n j e de oro, / yo traigo lanca en mi mano; vos t r a d i s cetro de rey, / yo un venablo azerado; vos con guantes olorosos, / yo con los de azero c l a r o ; vos con la gorra de f i e s t a , / yo con un casco afinado; vos t r a d i s ciento de mula, / yo trezientos de cavallo. Tal elaboracidn del contraste es creacidn romanclstica, puesto que los cantares de gesta no poseen los recursos dramatico-1fricos desarrollados posteriormente por las tdcnicas del Romancero. Lo que interesa a la s e n s i b i l i d a d romanclstica es el poder de sugerencia de la imagen p l a s t i c a , imagen que se u t i l i z a en este caso para i l u s t r a r los estados animicos de los dos personajes. Es este intento de penetracidn psi c o l d g i c a , s i q u i e r a rudimentaria, en los personajes lo que i l u s t r a la d i f e r e n c i a esencial entre poema epico y romance. Tambidn, desde un punto de v i s t a puramente formal, la presentacidn de actitudes opuestas en una serie p a r a l e l I s t i c a a n t i t d t i c a es recurso tlpicamente romancistico. La d i f e r e n c i a observada por Mendndez Pidal respecto a la Cr1344 (que hace mencidn de la espada y el azor traidos por el conde y el rey respectivamente), y la ausencia de t a l dato en el romance, puede 58 explicarse teniendo en cuenta que la r e i t e r a t i v a serie para 1e1Istica del poema no tiene otra intencidn sino expandir e i n t e n s i f i c a r el contraste espada/azor de la crdnica. Recordemos que el Romance No. 12 se s e r v i a de la imagen del rey volando una garza, y Bernardo armado, para mostrar plasticamente el contraste de intenciones entre el rey y su sobrino. Del mismo modo, la Crl344, al u t i l i z a r la imagen de la espada y el azor, sugiere que en la entrevista entre el rey y el conde, a pesar de las treguas puestas por el abad de Sahagun, hay una agresividad i m p l i c i t a entre rey y vasallo que se pone de manifiesto a favor de este ultimo. La agresividad del rey se expresa de manera puramente verbal, en mera jactancia: . . . s i non fuesse por las treguas que de mi saco el abad de Safagund e los otros perlados, tomar vos ya por la garganta e lancar vos hya en las torres de Leon donde vos guardarian ya mejor que non de primo, ca vos non podrian sacar por engafio como vos sacaron otra vez. (Re 1iquias, 174, 19-21) En cambio, la respuesta del conde revela claramente que no sdlo el es tan desaforado en sus amenazas como su rey, sino que ademas viene mucho mejor preparado para l l e v a r l a s a efecto: . . . c a l l a d , Sancho Ordones, non digades palabras tan vanas, e a lo que dezides dariades poco rrecabdo quando compliesse, e digo a Dios verdad que s i no fuese por las treguas que entre nos pusso el abad de Safagund e esos buenos omnes ansi como vos dezides, yo vos c o r t a r i a la cabeca e de la sangre de vuestro cuerpo y r i a esta agua t i n t a ; e tengoio muy bien guisado para lo fazer, s i la tregua non fuesse, ca yo ando encima deste cavallo e tengo esta espada encinta, e vos andades encima de una mula e traedes esse acor en la mano. (Re 1 iquias, 174, 21-27) Creemos, como Menendez Pi d a l , que este brutal intercambio verbal 59 entre rey y vasallo debe de estar extraldo de algun cantar o material epico, pero cualquiera que este sea, el romancista se despega de el alterandolo, segun veremos, y comunica la idea i m p l l c i t a en el contraste azor/espada mediante su expansidn. Es esto lo que se hace tambien en el Romance No. 29, con intencidn de contrastar la ac t i t u d de Rodrigo y la de los hidalgos que le acompanan. A l i i tambien se s i r v e el romancista de una serie p a r a l e l i s t i c a a n t i t e t i c a , que compara las galas de los hidalgos con el atuendo belico de Rodrigo. La a c t i t u d del vasallo respecto a su rey es igualmente violenta, y la situacidn se resuelve con la p r e v i s i b l e ventaja del vasallo. Tambien la escena presentada en el Romance No. 52 p a r t i c i p a de unas c a r a c t e r i s t i c a s muy semejantes, incluyendo igualmente otra serie p a r a l e l I s t i c a a n t i t e t i c a , u t i l i z a d a en este caso para contrastar los atuendos y las c a r a c t e r I s t i c a s propias de v i l l a n o s y caballeros. En cuanto a las difere n c i a s entre la Crl344 y el Romance No. 16 en el tratamiento de esta escena, encontramos una muy s i g n i f i c a t i v a : en la crdnica el conde, que ya ha mostrado su deseo de pasar a los hechos tras el agrio intercambio de i n j u r i a s , t i r a de riendas y espolea a su caballo, que encabritado s a l p i c a el rostro del rey. Con esta mortificante despedida se a l e j a el conde para Carridn, mientras que el rey se vuelve para Sahagdn de mallsimo temple. En el romance, en cambio, este incidente tiene lugar al p r i n c i p i o mismo del encuentro entre el rey y el conde, cuando se ha planteado entre los dos bandos la cuestidn de quien pasara primero el vado. El rey revuelve su mula, pero el conde arremete con su caballo salpicando al rey, quien ante la provocacidn amenaza a Fernan Gonzalez. Asl pues, el incidente en el romance ha cambiado de lugar y de 60 s i g n i f i c a c i d n . En la crdnica supone algo a s l como la rubrica que el conde pone a sus insolentes palabras contra el rey, mientras que en el romance no es sino la excusa para el intercambio de insultos y amenazas. Es obvio, pues, que nos encontramos ante un mismo incidente narrado de dos maneras independientes. En realidad el romance va mas a l i a , puesto que in v i e r t e totalmente la sit u a c i d n de la Crl344. Es el rey quien al sentir s e provocado por la ac t i t u d insolente de Fernan Gonzalez le apostrofa: Buen conde Fernan Gonzalez, / mucho sois desmesurado, s i no fuera por las treguas / que los monjes nos han dado, la cabeca de los hombros / yo vos la oviera quitado; con la sangre que os sacara / yo tifiera aqueste vado. Esta s i g n i f i c a t i v a d i f e r e n c i a escapd a la mirada, de ordinario tan penetrante, de Menendez Pidal quien creyd que tanto la Crl344 como el romance c o i n c i d i a n en poner en boca del conde las amenazas al rey de c o r t a r l e la cabeza (RT> 1I» 13>> Hay que admitir, s i n embargo, que es f a c i l pasar por a l t o este cambio, puesto que las palabras mismas son tan semejantes que casi no se percibe que han pasado de la boca de un personaje a la del otro. La inversidn en el romance de la situacidn presentada por el texto c r o n i s t i c o , fuerza a dos lecturas d i s t i n t a s del episodio. En la Crl344, cuando rey y vasallo se encuentran en el vado, el conde . . . f i z o senblante de le besar l a mano, e el rrey non gela quiso dar, dixole a n s l : "conde, la mi mano non vos la dare a besar, ca me vos alcastes con C a s t i l l a e con el condado . . . " (Reiiquias. 174, 17-18). 61 Es decir que en la crdnica, el conde, s i no de muy buen grado, al menos insinua el besamanos. Su presentarse ante el rey es de momento el convencional en el vasallo, a pesar de la enemistad existente entre ambos hombres. Cuando finalmente Fernan Gonzalez pronuncia las brutales amenazas de cortar la cabeza del rey, el receptor del mensaje narrativo esta ya preparado para j u s t i f i c a r las palabras y la ac t i t u d beligerante del conde habida cuenta de la mala voluntad del rey. El romance rebaja el tono de f i e r e z a del pasaje, pero en cambio hace al rey mas brutal y al conde mas insolente, puesto que este no solamente no intenta el besamanos, sino que por el contrario provoca a l rey al s a l p i c a r l e con su caballo. Al a t r i b u i r el origen del c o n f l i c t o a una vaga cuestidn de lfmites t e r r i t o r i a l e s , el romance pierde tambien de v i s t a las razones y el derecho que asisten al conde, y centra su atencidn en la ac t i t u d arrogante del vasallo frente al rey, en el puro hecho del enfrentamiento. En este sentido el romance es mas subversivo y anarquico, s i bien menos violento en tono, que el material epico u t i l i z a d o por la crdnica. La s e r i e p a r a l e l I s t i c a a n t i t e t i c a tiene en este romance, lo mismo que en el Romance No. 29, la c l a r a intencidn de presentar al vasallo como el verdadero depositario de las virtudes guerreras caballerescas, mientras que el rey queda r i d i c u l i z a d o como mero personaje jactancioso. Esa intencidn se ve inmediatamente confirmada cuando al exhortar los dos f r a i l e s al rey y al conde para que guarden las treguas, el rey responde: "Yo las cumplire de grado," mientras que Fernan Gonzalez dice: "Yo de pies puesto en el campo." Las palabras amenazadoras del rey se ven contradichas por sus acciones. Es el conde quien esta siempre bien dispuesto a llevar las 62 suyas a efecto, y prueba de e l l o es que el rey finalmente no pasa el vado. Hay un ultimo dato en el que Mendndez Pidal se basa para postular la dependencia del romance de una refundicidn del cantar que tambidn u t i l i z a el texto de MR, y es el hecho de que tanto romance como MR mencionen una convocatoria a cortes hecha por el rey: "En el poema que p r o s i f i c a la crdnica no hay cortes despuds del altercado, sino mensajeros que van y vienen entre el rey y el conde" (RT II, 15). Sin embargo, Pattison nota acertadamente el tono definitivamente l e g a l i s t a de esta parte de la crdnica tras el episodio del vado de Carridn, y a su observacidn podria afiadirse el que la crdnica u t i l i z a a p a r t i r de ese momento y hasta el f i n a l de la h i s t o r i a el e s t i l o i n d i r e c t o que la aproxima mucho mas al c r o n i s t i c o habitual. Bien puede conjeturarse que aquf el c r o n i s t a abandond la fuente epica que u t i l i z a b a para interpolar una seccidn que diera peso y validez legal a la independencia de C a s t i l l a (From Legend, pag. 40). Podria, pues, haber continuado el cantar o r e l a t o dpico que posiblemente usa la crdnica, con la convocatoria a cortes a que alude el romance, pero en todo caso e l l o mostrarfa la independencia de dste con respecto al texto c r o n i s t i c o . Lo que no parece convincente es el recurso a MR para explicar la convocatoria a cortes en el romance, puesto que la narracidn de los acontecimientos hecha en ese cantar es tan confusa que r e s u l t a d i f l c i l saber a qud parte de la h i s t o r i a , t a l y como se r e l a t a en PFG o en la PCG corresponde cronoldgicamente: En Leon son las cortes. Llegd el conde lozano: un cavallo l i e v a preciado, e un azor en la mano. Et conprdgelo el rey por aver monedado. (Re 1iquias, 259, 37-40) 63 Es decir, que MR parece volver atras al llegar a este punto y r e f e r i s e a las cortes en las que se or i g i n d la cuestidn de la deuda contralda por el rey. Es, por tanto, un texto poco digno de confianza como representante f i e l de la refundicidn postulada por Menendez P i d a l . Romance No. 17: "Buen conde Fernan Gonzalez" La versidn recopilada por Wolf y Hofmann fue publicada tanto en el Cancionero de romances s i n ano como el Cancionero de 1550. as I como en la S i l v a de 1550. Existen otras tres versiones: una, en pliego suelto del s i g l o XVI, glosada por Alonso de Alcaudete; otra tambien en pliego suelto, en la B i b l i o t e c a de la Universidad de Praga, y la tercera, muy retocada, se encuentra en la Comedia de la li b e r t a d de C a s t i l l a . 1603. Es el segundo de los dos romances de este c i c l o considerados como primitivos por Mendndez Pidal (RT, II, 18-20). Aunque este romance parece seguir al inmediatamente anterior, que terminaba con el verso: . . . el mensajero que fue / desta suerte le ha hablado . . . Menendez Pelayo creyd que no debla estimarsele continuacidn de aquel, porque los primitivos editores del s i g l o XVI los mezclaron. Serla mas bien el p r i n c i p i o de otro romance que se r e f e r f a al llamamiento del conde a las cortes, antes o despues de la entrevista del vado de Carridn (Antologfa, VI, 208). Tambidn Mendndez Pidal senala que es sdlo la 64 versidn del Romance No. 16, contenida en el Cancionero s i n aflo, la que aftade los versos f i n a l e s , s i n duda para l i g a r este romance con el que le sigue (RT, II, 15). Es evidente que el intento de los impresores de conectar los dos romances implica su idea de que ambos poemas relacionan los acontecimientos en una secuencia cronoldgica. Ahora bien, i a que cortes se r e f i e r e el Romance No. 17? Como acabamos de ver, Mendndez Pelayo no se pronuncia sobre este punto, y solamente hace r e f e r e n d a al caracter altanero de la respuesta del conde al rey, muy lejos "de las mesuradas y sentenciosas palabras que la primera Crdnica, siguiendo al poeta de cl e r e c f a , hace pronunciar al hdroe en esta situacidn u otra analoga". De e l l o deduce Mendndez Pelayo que nos encontramos probab1emente ante otro episodio de la gesta perdida (Antologia, VI, 208). Como vimos, tras el episodio del vado de Carridn, la Crl344 termina con la interpolacidn l e g a l i s t a en la que se r e l a t a el acuerdo al que finalmente llegan el rey y el conde. El PFG f a l l a en su f i n a l en unas cien estrofas, por lo que sdlo nos quedan la PCG y MJR como puntos de r e f e r e n d a . La PCG (cap.709), siguiendo en esto al PFG. r e l a t a una primera llamada a cortes del conde hecha por Sancho I a los tres afios de su reinado. Son dstas las famosas cortes en la que el rey compra a Fernan Gonzalez el caballo y el halcdn. Una segunda llamada (cap.717), tiene lugar a los s i e t e afios del reinado de Sancho. En esta segunda ocasidn el rey i n s i s t e para que su vasallo comparezca a cortes o le devuelva el condado. Se hace tambidn mencidn a las cartas enviadas a l conde y cdmo dste las lee sospechando las malas intenciones del rey. En efecto, tan pronto como Fernan Gonzalez comparece ante el rey, dste le acusa de 65 haberse quedado con el condado y le hace prisionero. Este acontecimiento ya no se r e l a t a en el PFG, por corresponder a la parte perdida. 7 Como se ve, parece ldgico que el episodio narrado por el romance deba considerarse como correspondiente a esta segunda llamada y no a la primera. Asi lo crey6 en un p r i n c i p i o Menendez P i d a l , aunque mas tarde, al examinar MR, llegd a la conclusion de que la "gesta refundida de los s i g l o s XIV y XV colocaba a continuacidn del altercado de Carridn un nuevo llamamiento a cortes al que contestaba el conde negandose a i r " (RJ_» II. 21). En apoyo de esta idea c i t a Menendez Pidal el pasaje correspondiente de MR_ con la respuesta del conde: Rey, non verne a vuestras cortes a menos de ser pagado del aver que me devedes de mi azor e de mi cavall o . (Reliquias, 259, 46-47) Ahora bien, no podemos aceptar el testimonio de MR en este punto porque, como ya vimos al estudiar el Romance No. 16, su narracidn de estos acontecimientos es extremadamente confusa. MR. menciona, por este orden, primero: la e n t r e v i s t a del rey y el conde que la Crl344 s i t u a junto al vado de Carrion, pero que MR_ dice que tiene lugar en Saldafia; despues las cortes en las que Fernan Gonzalez se presenta con su halcdn y su caballo; y por ultimo la negativa del conde a a s i s t i r a las cortes del rey, que acabamos de reproducir. Es decir, que s i MR. a l t e r a la secuencia de acontecimientos hasta el punto de presentar las cortes primeras despues del altercado violento entre el rey y el conde, no podemos confiar en su testimonio para postular la e x i s t e n c i a de una refundicidn que contuviera esa misteriosa llamada a 66 cortes. Creemos que Menendez Pidal tenia razdn antes del cambio de opinidn a que le condujo la informacidn proporcionada por MR_, puesto que el Romance No. 17 presenta una situacidn en todo semejante a la d e s c r i t a tanto en el c a p l t u l o 717 de la PCG, como en el 353 de la Crl344. Esta ultima s i t u a el episodio del vado de Carridn en su capltulo 357, despues de la llamada a cortes en la que el conde es hecho prisionero, y es ldgico que la refundicidn del cantar de Fernan Gonzalez que parece r e f l e j a r s e en ese cap l t u l o , se haya valido del enconamiento de las relaciones entre los dos hombres tras la captura y escape del conde, para crear el episodio que marca el climax de su antagonismo. La segunda mi tad del romance, la que comienza con la celebdrrima frase del conde: Mensagero eres, amigo, / no mereces culpa, no . . . ensalza las cualidades de buen administrador de Fernan Gonzalez, cosa que l l e v a a Mendndez Pelayo a especular s i tales alabanzas estarlan en la gesta perdida o s i deben a t r i b u i r s e al autor del romance. Tambidn Mendndez Pidal llama la atencidn a los "altos ideales democraticos" que quedan expuestos como fundamento de la rebeldla de Fernan Gonzalez frente al duro gobierno del rey leonds. Es esto algo que distingue a este poema de los otros romances viejos, por lo que cree que bien podria ser pormenor er u d i t o . 8 Ese regimen, p a t e r n a l i s t a mas que democratico, implantado por Fernan Gonzalez en sus v i l l a s y c a s t i l l o s , podria explicarse bien en el romance por r e f e r e n d a a un texto que ya menciona Mendndez Pelayo. Sefiala dste la existencia de una Chrdnica de Fernan Gonzalez, muy voluminosa, que en 1514 67 dedicd a Carlos V el abad de Arlanza, Fray Gonzalo de Arredondo y Alvarado. En esta h i s t o r i a novelesca, que no llegd a imprimirse pero que al parecer c o r r i d profusamente en copias manuscritas, se propuso Arredondo presentar a Fernan Gonzalez como dechado del principe perfecto, atribuydndole hasta la elaboracidn de una especie de cddigo cuya ley cuarta ordenaba a los sefiores, infanzones y caballeros, que trataran como a hijos a sus colonos, vasallos y criados, mientras que el conde era considerado como padre comun (Antologia, VI, 208-09). Sin embargo, Mendndez Pidal no cree que el romance se haya inspirado en la Chrdnica. puesto que ya dsta deja ver que su autor conocia el romance de "Castellanos y leoneses". Es posiblemente Arredondo quien se habrla basado en "Buen conde Fernan Gonzalez" para la parte de su crdnica r e l a t i v a a las bondades del conde. 9 Por nuestra parte creemos que cualquiera que sea el origen concreto de este motivo, presente en el romance pero no en las crdnicas alfonsfes, debe de estar basado en alguna adaptacidn erudita de la leyenda de Fernan Gonzalez y no en un cantar. El mismo Mendndez Pidal admite que es de e s p l r i t u muy ajeno al a r i s t o c r a t i c o que i n s p i r a a la epica. Romance No. 18: "Preso esta Fernan Gonzalez" Publicado en la Si 1va de 1550, Cancionero de romances (edicidn de Medina, 1570) y en la Rosa espafiola de Timoneda, este romance es considerado como viej o por Mendndez P i d a l , s i bien, en su opinidn, se e s c r i b i d en v i s t a de la E s t o r i a que ya s i r v i d de base para la composicidn del Romance No. 15 (RT, II. 37). 68 Se narra en este romance la permanencia en p r i s i d n del conde, tras la comparecencia a las cortes de las que tratamos al estudiar el romance anter i o r . Senala Menendez Pidal que, a pesar de la evidente erudici6n del romancista, quizas recordaba este los romances populares, como lo prueba el nombre de Sancho Orddftez que da al rey de Ledn. Este d e t a l l e , piensa, no pudo tomarlo de la Crl344 puesto que la desconoce en su r e l a t o de la reclamacidn del precio del azor y del caballo (RT, II, 37). Ahora bien, la Crl344 no es la unica en dar al rey el nombre de Sancho Orddfiez, ya que fuente tan autorizada como el PFG (que quizas sigue en esto al cantar de gesta) tambien lo hace, mientras que MR le llama Alfonso. Es la PCG la que no da nunca al rey el patronimico Orddfiez, evitando as! cometer el mismo error que su fuente poetica, ya que el patronimico del rey era en realidad Ramirez. Evidentemente la t r a d i c i d n popular parece haber triunfado en lo que se r e f i e r e a la imposicidn generalizada de este error, pero como el mismo Menendez Pidal senala, el romance esta muy probab1emente basado en la E s t o r i a , texto que al parecer se difundid profusamente en el s i g l o XVI en pliegos s u e l t o s . 1 0 Es de suponer, por tanto, que es de esta fuente de donde el romance toma el dato. 69 Conclusiones del Capltulo II El material dpico referente a Fernan Gonzalez presenta muchas menos d i f i c u l t a d e s que el de Bernardo del Carpio, gracias a la conservacidn del poema de c l e r e c f a y a su p r o s i f i c a c i d n en la PCG. El unico punto contencioso se r e f i e r e a s i este poema se basa en otro u otros juglarescos desaparecidos. Es lo mas probable que el rel a t o erudito estd compuesto inspirandose en otros juglarescos, quizas un cantar, habida cuenta de la abundancia en dl de motivos f o l k l d r i c o s y novelescos. Pero aunque a s l sea, fue el poema conservado el que s i r v i d de modelo para la compilacidn a l f o n s i . El testimonio de la Crl344 permite postular la ex i s t e n c i a de una refundicidn juglaresca del material dpico de Fernan Gonzalez realizada probab1emente en el s i g l o XIV. Esta refundicidn desarrollaba uno de los motivos predilectos de la dpica t a r d f a : el c o n f l i c t o y enfrentamiento de rey y vasallo, que recoge tambidn el Romancero. Por lo que se r e f i e r e a los cuatro romances viejos correspondientes a este c i c l o , dos de e l l o s (los Nos. 15 y 16) estan claramente inspirados en la E s t o r i a . Hemos tenido oportunidad de comprobar que ya los textos c r o n i s t i c o s introducen pequeflas alteraciones en el rel a t o recogido por el Romance No. 15. Hay puntos ambiguos, en ocasiones, que cada cro n i s t a intenta aclarar segun su comprensidn de e l l o s , como se evidencia en el episodio de la muerte del ar c i p r e s t e . De los dos romances restantes, el No. 17 d e s a r r o l l a en su primera parte el tdpico dpico de la sospecha del vasallo al r e c i b i r cartas de su rey, episodio probab1emente ya contenido en el PFG, puesto que esta recogido puntualmente en la PCG. El romance lo t r a t a de forma lo 70 suficientemente vaga como para no permitirnos r e l a c i o n a r l o de forma precisa con ningun texto concreto. La segunda parte del romance, la exaltadora de las cualidades de gobernante del conde castellano, esta probablemente basada en alguna versidn erudita, desconocida hasta la fecha, de la leyenda de Fernan Gonzalez, aunque tampoco puede desecharse la p o s i b i l i d a d de que sea de invencidn romanclstica. En cuanto al Romance No. 16, su conexidn con el episodio contenido en la Crl344 es evidente. Creemos con Menendez Pidal que el testimonio aportado por esta crdnica es s u f i c i e n t e prueba de la e x i s t e n c i a de una refundicidn de la gesta de Fernan Gonzalez. No queda claro, s i n embargo, s i el romance esta elaborado a la v i s t a del texto c r o n i s t i c o mismo, de1iberadamente alterado, o s i se ha compuesto basandose en relatos del episodio transmitidos tradicionalmente. Muchas de las variaciones con respecto al r e l a t o de la crdnica pueden explicarse precisamente por las alteraciones propias del correr t r a d i c i o n a l . Sin embargo, no nos convence el argumento que hace depender al romance de una refundicidn del cantar que se r e f l e j a ya en MR, puesto que t a l argumento descansa exclusivamente en el testimonio de MR, texto que en este punto no es digno de confianza. Con los datos que poseemos es mas seguro aventurar que el romance se ha elaborado o bien basandose en relatos del cantar ya bastante distanciados del texto que la Crl344 recoge (quizas distorsionados por la transmisidn o r a l ) , o bien a la v i s t a de un manuscrito de la crdnica, aunque el autor decida a l t e r a r c i e r t o s aspectos del episodio y d e s a r r o l l a r el tdpico del enfrentamiento rey/vasallo mediante el uso de tecnicas tipicamente romanclsticas. Por ultimo, no creemos descabellado suponer que es este romance, o el r e l a t o ( c r o n i s t i c o o juglaresco) del enfrentamiento de Sancho 1 y Fernan Gonzalez, el que inf l u y e en el Romance No. 13 de la serie de Bernardo del Carpio (dados los evidentes paralelos entre ambos) puesto que tenemos testimonios de a c t i v i d a d refundidora en el s i g l o XIV lo que se r e f i e r e al material dpico de Fernan Gonzalez, pero no al de Bernardo del Carpio. 72 Notas al Capitulo II 1 R. Menendez P i d a l , Los godos y la epopeya espanola (Madrid: Espasa-Calpe, 1956), pag. 18. Tambien RT, II, 4. Edith Randam Rogers menciona la presencia en baladas servias del motivo de la disputa enconada entre dos hermanos por cuestidn de un caballo y un haledn (ver The Perilous Hunt. Symbols in Hispanic and  European Balladry [Lexington: The University of Kentucky Press, 1980], pag. 9). L. P. Harvey senala que fue Entwistle el primero en llamar la atencidn sobre la semejanza de este motivo con la mencidn hecha por Jordanes, aunque este no se r e f i e r e mas que al caballo. Sin embargo, dada la ambiguedad del pasaje de Jordanes, el mismo Entwistle manifestd reservas sobre lo que exponla como mera hipdtesis. Antes de esta, Menendez Pidal habla sugerido como explicacidn de este motivo que la entrega de un caballo podia ser una reminiscencia feudal de la corroboracidn de una dadiva con el regalo de un animal u objeto. Sin embargo, tras la hipdtesis de Entwistle, Menendez Pidal se a d h i r i d a el la con entusiasmo. Harvey cree que la evidencia proporcionada por Jordanes en este pasaje es demasiado tenue para ser aceptable (vease "Fernan Gonzalez's Horse," Mediaeval Hispanic Studies Presented to Rit a Hamilton [London: Tamesis, 1976], pags. 77-86). 2 El origen e c l e s i a s t i c o del poema expl i c a que el autor recurra con frecuencia a las profeclas y la accidn divina e j e r c i d a directamente sobre el heroe. El motivo del caballo y el azor es probab1emente de origen f o l k l d r i c o , as! como tambidn la crianza de Fernan Gonzalez en la montana y los dos episodios de los rescates del conde llevados a cabo por su mujer. (Vdanse J. P. K e l l e r , "The Hunt and Prophecy Episode of the 'Poema de Fernan Gonzalez,'" HR, 23 [1955], 251-58 y J. B. Avalle-Arce, "El 'Poema de Fernan Gonzalez': C l e r e c l a y j u g l a r l a , " PhQ. 51 [1972], 60-73. Para el estudio del motivo de la mujer que l i b e r a al prisionero en la l i t e r a t u r a europea, e incluso en la o r i e n t a l , vease G. C i r o t , "Sur le 'Fernan Gonzalez, '" BH., 30 [1928], 113-46. C. C o l i n Smith tambidn comenta sobre este episodio en The Making of the "Poema de Mio Cid" [Cambridge: University Press, 1983], pag. 27). 3 Vdase Reliquias, pag.XL. Mendndez Pidal cree que la h i s t o r i a ya habla sufrido refundiciones para entonces, puesto que la Najerense da tres lugares d i s t i n t o s para el encarcelamiento del conde, ninguno de los cuales es Castroviejo, como dice el poema del s i g l o XIII. El lugar h i s t d r i c o del aprisionamiento del conde fue Ciruena. 4 Vdase Pattison, pag.26. 73 " M. Menendez Pelayo, Antologia, VI, 197-98. Ya hemos v i s t o cdmo la Najerense r e g i s t r a una leve r e f e r e n d a a la p r i s i d n del conde y su l i b e r a c i d n por la infanta navarra. 6 Vdanse las respectivas posturas en "The Cantar de Gesta of 'Bernardo del Carpio,'" pags. 448-49, y RT, II. 11. 7 El relato de la PCG coincide con el de la Cr1344 hasta la parte del desaflo del rey al conde, episodio que esta ausente de la crdnica a l f o n s i . Esta termina con el acuerdo a que llegan ambos enemigos tras los consejos del mayordomo al rey (PCG, caps. 717 y 720). Para el episodio de la Crl344 ver Reiiquias, pag. 168. 8 Vdanse los respectivos comentarios en Antologla. VI, 208 y RT, II, 21. * R. Mendndez P i d a l , RT, II, 21 y "Notas para el Romancero del conde Fernan Gonzalez," Homenaje a Mendndez Pelayo, I (Madrid: V. Suarez, 1899), pags. 429-505. Es tambidn en este a r t l c u l o donde Mendndez Pidal explica las razones que le condujeron a su cambio. de opinidn sobre el episodio de la llamada a cortes a Fernan Gonzalez. 1 0 Dato mencionado por Joaquin Gonzalez Cuenca en El romance "Ya se  salen de Casti1 l a . " (Ciudad Real: Museo de Ciudad Real, 1982), pag. 19, nota 54. 74 Capltulo III C i c l o de Los s i e t e infantes de Lara 1 Antecedentes y opiniones c r l t i c a s El material dpico referente a este c i c l o ha sido objeto de considerable estudio, y tiene importancia central en cualquier t e o r i a sobre la gdnesis y evolucidn de la epica espanola. 2 Es preciso consignar que no existen referencias a los Infantes de Lara en las crdnicas anteriores a la a l f o n s i : ni la Najerense, y ni siqu i e r a el Tudense y el Toledano los mencionan, aunque e l l o podria deberse a que se tra t a de una h i s t o r i a privada que no tiene relacidn con personajes directamente asociados a la monarqula. Hay que suponer, pues, que el relato contenido en la PCG proviene enteramente de fuentes populares, y que constituye el primer testimonio de la existencia de un poema sobre el tema. En opinidn de Mendndez Pi d a l , este poema habrla sido e s c r i t o hacia 1250 aunque, segdn d l , no s e r i a el primero, sino una reelaboracidn de otro mucho mas antiguo, probab1emente del s i g l o X. Este s e r i a el canto n o t i c i e r o cercano a los hechos, puesto que s i n duda el poema e s t a r i a basado en sucesos h i s t d r i c o s . 1 En lineas generales, el relato contenido en la PCG presenta los siguientes rasgos: Se celebran las bodas del caballero de Salas, Ruy Velazquez con dofla 75 Larabra de Bureba, prima hermana del conde Garci Fernandez. Entre los invitados a la boda acuden la hermana del novio, dofia Sancha, su marido Gonzalo Gustios y sus s i e t e h i j o s , los Infantes de Lara o Salas. Durante los festejos el menor de los hermanos mata en una rifia a un primo de la novia. El novio ataca a su vez al infante, y sdlo la mediacidn del conde y Gonzalo Gustios evitan mayores desgracias (cap. 736). Aparentemente reconci1iados los dos bandos, los infantes pa r t i c i p a n en una Jornada de caza junto a dofia Lambra y su sdquito, pero al descansar junto a un r i o , el menor de los infantes es ultrajado por un paje de dofia Lambra, quien le ar r o j a al pecho un cohombro t i n t o en sangre. Los infantes responden al insulto matando al paje de dofia Lambra al que dsta habia acogido bajo su manto. A las quejas de dofia Lambra responde su marido prometiendo venganza. La oportunidad para dsta se presenta cuando Ruy Velazquez envla a Gonzalo Gustios a Cdrdoba con el encargo de pedir dinero a Almanzor. En la carta que aqudl l l e v a , se pide a Almanzor que mate al portador de la misma, pero el c a u d i l l o arabe se contenta con a r r o j a r l o a una p r i s i d n (caps. 737 y 738). Mientras tanto, Ruy Velazquez, so pretexto de luchar contra los moros, atrae a los infantes y su ayo, Nufio Salido, a una celada en la que perecen. Las cabezas de los infantes y de Nufio Salido llegan a Cdrdoba donde Almanzor se las presenta a Gonzalo Gustios para que las i d e n t i f i q u e . En una mora que atiende al cautivo, engendra dste al bastardo Mudarra, vengador de sus hermanos. Ruy Velazquez es muerto por Mudarra, y tras la muerte del conde castellano, pariente de dofia Lambra, Mudarra hace quemar a esta ultima (caps. 739-44 y 751). E r i c h Von Richthofen acepta el nucleo h i s t d r i c o , base de la leyenda, postulado por Mendndez Pi d a l , pero no h a l l a en la dpica romanica modelos 76 inmediatos que apunten a una fuente originadora de los elementos f i c t i c i o s del r e l a t o . Los paralelos mas lejanos los encuentra en la t r a d i c i d n ndrdica, y especialmente en la Thidrekssaga. compuesta en la corte noruega de Bergen en 1250. Posible v i a de penetracidn de esta leyenda en t e r r i t o r i o espanol habrlan sido las varias peregrinaciones escandinavas a Espana que se dieron a p a r t i r del s i g l o XII. 4 La c r i t i c a ha debatido abundantemente la cuestidn de la h i s t o r i c i d a d del relato sobre los Infantes. Menendez Pelayo opina que es d i f l c i l precisar lo que puede haber de c i e r t o en el fondo de la narrativa, aunque no duda de la e x i s t e n c i a de elementos h i s t d r i c o s en el la. Algunos nombres, Gonzalo Gustios, Ruy Velasquez, dona Lambra, suenan ya en esc r i t u r a s y documentos del s i g l o X, pero cree este erudito que esta homonimia no prueba nada por s i misma, excepto por lo que se r e f i e r e a Gonzalo Gustios que parece ser, en efecto, el Gustios sefior de Lara (Antologla, VI, 237). Mendndez Pidal mantiene la h i s t o r i c i d a d de los personajes recurriendo tanto a la documentacidn del s i g l o X, como a lo preciso de la geografla d e s c r i t a en el poema recogido por la PCG (RT, II, 87). Louis Chalon opina que los argumentos h i s t o r i c i s t a s apoyan en p r i n c i p i o la t e s i s pidaliana, pero cree poco convincente la opinidn de Mendndez Pidal respecto a que la desaparicidn de Gonzalo Gustios de los documentos castellanos de 963-74 pruebe su p r i s i d n en Cdrdoba. 3 C. C o l i n Smith rechaza tanto la e x i s t e n c i a de un poema anterior a 1257 como el argumento h i s t d r i c o basado en que el cantar r e f l e j a unas relaciones entre moros y c r i s t i a n o s que ya no e x i s t l a n despuds del s i g l o X. En su opinidn, un poeta culto de la corte de Alfonso X podrla haber tenido f a c i l acceso a las crdnicas, que le proporcionarian toda la 77 informacidn necesaria respecto a las relaciones entre musulmanes y c r i s t i a n o s , especia1mente las de la dpoca de Almanzor, c a u d i l l o tan bien conocido por la c r i s t i a n d a d . 6 El primer cantar y las crdnicas En cuanto al r e l a t o contenido en las crdnicas, las dife r e n c i a s entre la "versidn vulgar" y la "versidn regia" de la PCG son principalmente de tipo e s t i l i s t i c o , con la "versidn vulgar" relatando los acontecimientos de manera mas simple (Pattison, From Legend, pag. 45). Tanto la CVR como la Vulgata parecen contar basicamente la misma h i s t o r i a que la PCG, aunque alteran algo la cronologia situando los hechos unos afios mas tarde. Tambidn la CVR se separa de la PCG en c i e r t a s ocasiones, por ejemplo, en la i n c l u s i d n de un dato no recogido en dsta: el bautismo de Mudarra. Por su parte la Vulgata dice que Mudarra se parecia fisicamente al menor de los infantes (detalle que no se menciona en la CVR), y que por eso se c o n v i r t i d en f a v o r i t o de dofia Sancha. Tambidn afiade que la mora que a s i s t e a Gonzalo Gustios en la carcel era hermana de Almanzor (From Legend, pag. 47). Mendndez Pidal cree que la CVR y la Vulgata se parecen en omisiones porque ambas proceden de una abreviacidn perdida de la "versidn vulgar"; lo que la Vul gata afiade respecto a la CVR podria deberse a las pretensiones l i t e r a r i a s de su narrador, o quizas a que r e f l e j a ya el segundo cantar de gesta, el del s i g l o XIV.7 78 El segundo cantar y las crdnicas Hacia 1320, en opinidn de Mendndez Pi d a l , se escribe una segunda gesta sobre los infantes que introduce s i g n i f i c a t i v a s novedades. El testimonio mas importante que poseemos sobre la e x i s t e n c i a de este nuevo cantar se basa en la p r o s i f i c a c i d n que de dl hizo la Crl344, y la c r l t i c a esta de acuerdo en aceptar que las novedades que esta crdnica introduce en la h i s t o r i a sdlo pueden explicarse por recurso a una refundicidn podtica importante del primer cantar. Hasta la escena de la muerte de los infantes, la versidn epica r e f l e j a d a en la Crl344 sigue, con mayor o menor f i d e l i d a d , a la de la PCG. Hay, s i n embargo, c i e r t a s d i f e r e n c i a s que pasaremos a exponer: Crl344 Omisiones: 1. No fecha con p r e c i s i d n el comienzo de la accidn, sino que la s i t u a poco tiempo despuds de la muerte del conde Fernan Gonzalez. 2. No senala de ddnde son los personajes, mientras que la PCG dice que dona Lambra es de Bureva y Ruy Velazquez es natural de Alfoz de Lara y sefior de B i l v e s t r e . Amplif icaciones: 1. Afiade a la PCG una especie de prdlogo en el que se dice que tras la muerte de Fernan Gonzalez el conde Garci Fernandez responde a un ataque leonds contra su t e r r i t o r i o yendo a s i t i a r Zamora. 2. D i s t i n t o tratamiento del episodio de caza en que se u l t r a j a al menor de los infantes. 3. Augurios descritos con minuciosos d e t a l l e s . 79 4. Ruy Velazquez juega papel activo en la ejecucidn de sus sobrinos haciendo que los raoros los descabecen uno a uno por orden de nacimiento. 5. Lamento sobre las cabezas de los infantes. 6. Dofia Lambra recibe un tratamiento que la hace mas reprensible. Dota a la h i s t o r i a de un mayor grado de s i g n i f i c a c i d n p o l i t i c a : 1. Boda de dofia Lambra y Ruy Velazquez como favor concedido por Garci Fernandez a Ruy Velazquez por su ayuda en el s i t i o de Zamora. 2. La t r a i c i d n de Ruy Velazquez se s i t u a en el contexto de su rebelidn contra el conde castellano. Final de la h i s t o r i a considerablemente ampliado: (Es aqui donde los testimonios del segundo cantar son mas claros) 1. Encuentro de Gonzalo Gustios con la mora y concepcidn de Mudarra despuds del lamento sobre las cabezas de sus hijos, y no al p r i n c i p i o de la estancia de Gustios en la c a r c e l . 2. Mudarra se marcha de Cdrdoba de resultas de una disputa e insultos a su padre. 3. Persecucidn de Ruy Velazquez por Mudarra de c a s t i l l o en c a s t i l l o . Elaboracidn muy pormenorizada de toda esta parte de la h i s t o r i a . 4. Venganza contra Ruy Velazquez y dofia Lambra con gran lujo de detalles, como el suefio profdtico de dofia Sancha y su aceptacidn de Mudarra como hi jo. 5. Destino f i n a l de dofia Lambra diferente. El cantar nuevo fue prosificado no sdlo en la Cr1344 sino tambidn en una Hystoria breve del muy excelente cavallero el conde Fernan Gonzalez 80 con la muerte de los s i e t e infantes de Lara, impresa en Burgos en 1537, y en una Version Interpolada de la Vulgata conservada en un manuscrito de 1512, que presenta algunas particularidades con respecto a la Cr1344 dignas de senaiarse:" Version Interpolada 1. Ruy Velazquez no permite a Gonzalo Gustios que hable al conde castellano de su misidn en Cordoba. 2. En la carta a Almanzor, Ruy Velazquez erminera las acusaciones contra los infantes. 3. En Almenar los moros son mandados por Viara y Galve. Alicante y Barrasin no se mencionan. 4. Gonzalo Gustios, en su dolor, mata a varios a l g u a c i l e s de Almanzor tras conocer las nuevas de la muerte de sus h i j o s . 5. La hermana de Almanzor se llama Zenla y pretende haber perdido tres hijos en un combate. 6. La v i o l a c i d n de la mora no esta relatada de raanera e x p l i c i t a , sino que sdlo se alude a e l l a . 7. No se menciona el nombre del moro que ofende a Mudarra con sus alusiones a su padre. 8. Mudarra pide que su tropa consista en cautivos c r i s t i a n o s liberados por Almanzor. 9. El sueno premonitor de dona Sancha no se cuenta, pero se alude al castigo de Ruy Velazquez. 10. No se dice que Gonzalo Gustios estd perdiendo la v i s t a ni que rehuse reconocer a Mudarra como h i j o delante de su mujer. 11. La i g l e s i a en que Mudarra es bautizado se llama Santa Maria de Vierga 81 Ruvia. 12. Dofia Lambra muere de miseria en la s i e r r a de Mena, y esta enterrada en un lugar llamado Vela. Mendndez Pidal concluyd que tanto la Crl344 como la Versidn  1nterpolada tomaron independientemente su material de una refundicidn del segundo cantar, aunque tambidn admitid que algunas de las adiciones de la Versidn Interpolada podrfan ser invenciones del cr o n i s t a . Se f i j d sobre todo en la expansidn que esta crdnica hace de los lamentos de Gonzalo Gustios al tomar una a una las cabezas de sus h i j o s . Es en esta parte donde creyd que el autor habia trasladado los versos del segundo cantar con toda f i d e l i d a d , ya que aparecen muchas paginas totalmente rimadas (RT, I, 93). Sin embargo, esta hipdtesis ha sido puesta en duda posteriormente por J. G. Cummins, quien llama la atencidn al hecho de que la Versidn  Interpolada sigue en realidad el texto de la PCG (o para ser exactos, el de la Vulgata). mucho mas estrechamente que la Crl344. Este hecho le i n c l i n a a pensar que la Versidn Interpolada no u t i l i z a el segundo cantar sino el primero.' Finalmente, mas rastros del segundo cantar se encuentran en la Refundicidn Toledana, de hacia 1460, e s c r i t a por un judio c o n v e r s e 1 0 La mayor parte de las d i f e r e n c i a s que este texto presenta con respecto a la Crl344 no son estructurales, sino que afectan sdlo a la n a r r a t i v a y al e s t i l o . Por lo general i n t e n s i f i c a la nota moralizante, pero tambidn presenta algunos rasgos que le son propios y que conviene destacar: RefTo 1 1. Confusidn en la descripcidn de la escena en que Ruy Velazquez escribe 82 la carta que ha de llevar Gonzalo Gustios a Cordoba. Dos o tres moros intervienen sucesivamente en su composicidn, y hay trueque de cartas. 2. Escandalizado por la crueldad del tr a i d o r , Almanzor le envia una carta de desafio. 3. Alicante es el unico general mencionado. 4. El traidor recibe a veces el nombre de Rodrigo de Lara. 5. Al padre de los infantes se le llama Gonzalo Gustines. 6. Al pinar de los agiieros se le llama pinar de Tenicosa. 7. Ligeras dif e r e n c i a s con respecto a la Crl344 en lo que se r e f i e r e a la descripcidn de los agiieros. 8. El campo de Almenar se convierte en campo de Alvar. 9. Los infantes antes de la b a t a l l a contra los moros confiesan y comulgan. 10. Gonzalo Gustios, al saber la n o t i c i a de la muerte de sus hijos, intenta matarse con una espada que cuelga de la pared. 11. Al nacer Mudarra, Almanzor quiere saber s i se le circuncidara y se le dara nombre moro. 12. Cuando Mudarra es bautizado recibe el nombre de Gonzalo. 13. El padre de los infantes llama Gonzalo Gonzalez a Mudarra, por la semejanza que tiene con su hermanastro. 14. Al ser bautizado Mudarra con el nombre de Gonzalo se le hace tambidn cabal 1ero. 15. Dona Lambra, tras la muerte de su esposo, se refugia en un monasterio. 16. Gonzalo Mudarra va a buscarla a l l ! para matarla, una vez muerto el conde castellano. En cuanto a la conexidn del material correspondiente a este c i c l o con 83 los romances, Menendez Pidal opina que la gesta de los Infantes sigue viviendo en refundiciones a lo largo del s i g l o XIV y p r i n c i p i o s del s i g l o XV, disolvidndose poco a poco en romances que perpetdan en la t r a d i c i d n los episodios mas acertados de la gesta. En su opinidn, algunas de estas refundiciones tardias se manifiestan en la RefTo 1. Tambidn un resumen de la leyenda Intimamente emparentado con la versidn de la RefTo 1 pero al parecer no tornado de esta crdnica, hallase en una obra de 1471: el Libro  de las bienandancas e fortunas (LBF) de Lope Garcia de Salazar (RT, II, 95). 84 Romances de Los s i e t e infantes de Lara Romances No. 19: "A Calatrava la V i e j a " No. 20: "iAy Dios que buen caballero!" No. 25: "Ya se salen de C a s t i l l a " Analizaremos juntos estos tres romances, puesto que en 1Ineas generates tratan de los mismos hechos: los centrados en torno a las bodas de dona Lambra y Ruy Velazquez y los incidentes que en el las se dieron. Dos de e l l o s sobre todo, los Nos. 19 y 25, son particularmente interesantes por ser romances c i c l i c o s que pretenden dar una v i s i 6 n completa de toda la h i s t o r i a . El No.19 fue publicado en el Cancionero de romances, tanto el s i n afio como el de 1550, y en la S i l v a de 1550. Segdn explica Menendez Pi d a l , Ticknor creyd que este romance se habla extraido de la PCG, opini6n que el c r f t i c o espanol piensa que ni merece la pena refutarse. En cambio Mi la afirmd su origen epico, pero lo creyd derivado del primer cantar, rechazando la idea de que proviniera de otra gesta mas tar d l a . Este c r i t e r i o tampoco es aceptado por Menendez Pi d a l , para quien no hay duda de que tanto este romance como los otros dos de las bodas estan relacionados con el cantar p r o s i f i c a d o en la Crl344. Esta f i l i a c i d n la prueba alegando que es en esa crdnica donde se anade a la versidn de la PCG el relato de una guerra entre C a s t i l l a y Ledn, durante la cual el conde Garci Fernandez cerca Zamora. En este cerco se distingue Ruy Velazquez, quien con trescientos caballeros acude en socorro del conde desbaratando a los de Alva y a los del Carpio. Como premio a esta accidn el conde le da en matrimonio a dona Lambra, su "prima cormana" (RJ_, 11, 106). 85 Creemos correcta la opinidn de Mendndez Pidal al suponer que el comienzo de estos tres romances debe de estar basado en recuerdos de la guerra a la que se r e f i e r e la Crl344, puesto que la PCG no hace ninguna alusidn a el l a . Lo que no podemos asegurar es s i el segundo cantar es el que introduce innovaciones en este punto o s i ya dstas se encontraban presentes en el primer cantar. Los i n d i c i o s mas claros, en la Crl344. de una refundicidn importante del primer cantar se dan en la segunda mitad del relato, y es posible que la PCG hubiese omitido en su resumen el comienzo de la h i s t o r i a , comienzo que habrla sido aprovechado, en cambio, por la Crl344. El Romance No. 20, fue publicado en la S i l v a de 1550 y es tambidn considerado como primitivo por Mendndez P i d a l . Este romance todavla es mas preciso que el anterior en el recuerdo de la b a t a l l a mencionada en la Crl344. En su comienzo hace directamente el elogio de don Rodrigo de Lara diciendo que "matd cinco mil moros con trescientos que llevaba". Mendndez Pidal encuentra que el d e t a l l e de los trescientos caballeros hace entroncar este romance manifiestamente con la segunda gesta (RX> II, 107). Aunque el numero de trescientos caballeros es cantidad estereotipada en la epica y el Romancero, creemos, como Mendndez P i d a l , que en esta ocasidn el dato es s i g n i f i c a t i v o , puesto que va unido al recuerdo de la b a t a l l a en la que se d i s t i n g u i d Ruy Velazquez. Por ultimo, el Romance No. 25, el mas largo y completo, fue publicado en pliego suelto del s i g l o XVI. Las tres narrativas comienzan haciendo mencidn de un hecho de armas, pero tanto "A Calatrava la V i e j a " como "Ya se salen de C a s t i l l a , " parecen estar contaminados de a I gun romance f r o n t e r i z o . El primero dice: 86 A Calatrava la Viej a / la combaten castellanos; por cima de Guadiana / derribaron tres pedazos; por los dos salen los moros, / por el uno entran c r i s t i a n o s . Es decir, que lo que cercan los castellanos no es Zamora, y todo este trasiego de moros y c r i s t i a n o s indica claramente que el combate no se da entre c r i s t i a n o s enemigos. El No.25 comienza tambien de modo s i m i l a r : Ya se salen de C a s t i l l a / castellanos con gran sana, van a desterrar los moros / a la v i e j a Calatrava; derribaron tres pedazos / por partes de Guadiana: por el uno salen moros / que ningun vagar se daban, por unas s i e r r a s a r r i b a / grandes alaridos daban, renegando de Mahoma / y de su secta malvada. Menendez Pidal observa el anacronismo que supone la referencia a Calatrava, puesto que esta ciudad fue tomada por Alfonso VII en 1147, y definitivamente por Alfonso VIII en 1212 (RJT , II, 114). Sin embargo, la importancia e s t r a t e g i c a de la zona controlada por esta plaza era grande para moros y c r i s t i a n o s , y de ahf los recuerdos epicos e h i s t 6 r i c o s que r e f l e j a n tantos romances. Joaquin Gonzalez Cuenca se pregunta a l respecto que rel a c i d n puede tener un personaje del s i g l o X con hechos de armas que tuvieron lugar dos sig l o s mas tarde. Senala la abundancia de romances front e r i z o s en que los maestres y comendadores de Calatrava son protagonistas de toda clase de hechos bel i c o s , y subraya c i e r t a s coincidencias que merecen considerarse. As l , l a importancia del maestre de Calatrava, don Rodrigo T e l l e z Gir6n, quien protagoniza junto al moro Albayaldos una serie de diecinueve romances f r o n t e r i z o s recogidos por Duran; y tambien el que fuera Diego 87 Velazquez, burgales de la Bureba, quien quedara a cargo de fundar una orden m i l i t a r a la que se asignd la proteccidn de C a l a t r a v a . 1 1 No hay duda de que la combinacidn Calatrava/Rodrigo/Velazquez, pudo muy bien haber tenido una importancia d e c i s i v a en la formacidn de la cadena de evocaciones que actuaron a la hora de eiaborar este romance. Mendndez Pidal sefiala una posible causa para la asociacidn de Ruy Velazquez con una b a t a l l a contra los moros: el recuerdo de la b a t a l l a de Cascajar en la que Garci Fernandez luchd contra los moros, destacandose Ruy Velazquez en esta v i c t o r i a muy favorablemente (RT, II, 117). Efectivamente, tanto la Crl344 como la Versidn Interpolada, contienen una r e f e r e n d a a este incidente puesto en boca de Gonzalo Gustios cuando pronuncia el lamento sobre la cabeza de su hijo mayor (Reiiquias, pags. 206-07). Asi pues, serian dos los recuerdos que pesaban sobre el romancista a la hora de presentar esta parte del r e l a t o : el de Ruy Velazquez ayudando a Garci Fernandez en el cerco de Zamora, y el de Ruy Velazquez guerrero distinguido contra los moros en la b a t a l l a de Cascajar. Este segundo incidente habrfa enlazado quizas con otros hechos de armas entre moros y c r i s t i a n o s mas prdximos cronoldgicamente a la experiencia h i s t d r i c a y l i t e r a r i a del autor del romance, ya que los romances fro n t e r i z o s , como hemos dicho, contienen numerosos casos de protagonismo del maestre de Calatrava en toda clase de hechos b d l i c o s . 1 2 A pesar de las distorsiones sufridas por la leyenda en las tres versiones romanclsticas, es s i g n i f i c a t i v o que en todas el las se comience con la presentacidn de una b a t a l l a . El dato es clave para el desarrollo funcional de la narrativa, ya que el valor mostrado por Ruy Velazquez en la b a t a l l a es recompensado con la mano de dofia Lambra. Sin embargo, sdlo los romances 20 y 25 conectan directamente el buen pelear de Ruy Velazquez 88 con su boda. En el romance "A Calatrava la Vieja", tras los versos i n i c i a l e s descriptivos del combate entre moros y c r i s t i a n o s , se dice: A l i a dentro de la plaza / fueron a armar un tablado, que aqudl que lo derribare / ganara de oro un escafio. Este don Rodrigo de Lara, / que dse lo habla ganado, del conde Garci-Hernandez es sobrino / y de dofia Sane ha es hermano, al conde Garci-Hernandez / se lo l l e v d presentado, que le trate casamiento / con aquesa dofia Lambra. Es decir, que el romancista o l v i d a la conexidn batalla/bodas e introduce el motivo del tablado como causa del destacar de don Rodrigo. Se t r a t a , s i n duda, de una versidn en que la transmisidn t r a d i c i o n a l ha alterado este dato. Hemos apuntado una serie de factores que explican las posibles asociaciones que operaron en la mente de quien o quienes elaboraron estos poemas c l c l i c o s . Lo que ya no queda tan c l a r o es el proceso mismo de elaboracidn. Para Mendndez Pidal no hay duda del entronque de estos romances con el cantar segundo a travds de una evolucidn t r a d i c i o n a l (RT, II, 106), mientras que Gonzalez Cuenca sefiala la p o s i b i l i d a d de que el romance sea obra de un t a l l e r podtico del s i g l o XV o incluso del XVI (El  romance, pag. 19). Segdn Gonzalez Cuenca, el material referente a la leyenda de los Infantes pudo haberle llegado al autor o autores por medio de un pliego suelto de los muchos que la narraban, por ejemplo, la Crdnica  del noble cavallero el conde Fernan Gonzalez, con la muerte de los s i e t e  infantes de Lara, de Burgos, 1526, y la E s t o r i a del noble cavallero el  conde Fernan Gonzalez, con la muerte de los s i e t e infantes de Lara, de Toledo, 1511, aunque tampoco descarta la p o s i b i l i d a d de que hubiese obtenido su informacidn por v i a f o l k l d r i c a . 89 Aunque su primera hipdtesis parece plausible, la simple admisidn de una lectura d i r e c t a de la h i s t o r i a en pliegos sueltos no e x p l i c a la d i s t o r s i d n a que los hechos han quedado sujetos en los romances. Hay que contar con una intensa a c t i v i d a d t r a d i c i o n a l en la cadena transmisora del r e l a t o . Ciertamente el que tengamos tres versiones del mismo episodio es ya i n d i c i o de su popularidad, y un testimonio valioso a la hora de estudiar las alteraciones sufridas por este material. Veamos, pues, lo que los romancistas lograron hacer al reelaborar el tema: el Romance No. 19 pierde de v i s t a , en primer lugar, las razones de la guerra en la que p a r t i c i p a n los castellanos, y se contamina con romances fr o n t e r i z o s r e l a t i v o s al asedio de Calatrava. A continuacidn se propone exaltar el valor y cualidades caballerescas de don Rodrigo de Lara (y notemos que de todas las crdnicas es la Ref To 1 la que da a Ruy Velazquez el nombre que los romances prefieren) por su actuacidn destacada al cercar Zamora. Sin embargo, en el romance no se hace mencidn a un hecho de armas en el que destacara Ruy Velazquez, sino que se funde el recuerdo de una b a t a l l a con el derribar de un tablado. Esta hazafia es lograda por don Rodrigo, quien gana por e l l o un escafio de oro. El tablado puede muy bien haberse f i l t r a d o en el relato por ser recuerdo del que tan prominentemente f i g u r a en la leyenda, pero el confuso romancista lo desdobla de este modo. Tambidn el Romance No. 25 hace mencidn del "escano tornido" ganado por Ruy Velazquez, sdlo que en este caso en el contexto de la lucha en Calatrava. Tanto en el Romance 19 como en el 25 se nos habla del derribar de tres pedazos, s i n e s p e c i f i c a r de qud forman parte, aunque la interpretacidn inmediata en ese contexto sugiere que se t r a t a de fragmentos de la mural la de la ciudad cercada. <LFue s u f i c i e n t e la palabra 90 "derribar" para que el autor del Romance 19 asociara el derribar de mural las con el derribar de tablados? Estas conexiones aparentemente e r r a t i c a s se dan con frecuencia en los romances, puesto que en la mente de los autores o transmisores de los mismos operan confusos recuerdos que dan lugar a i n s d l i t o s resultados. Precisamente vemos en estos romances otro recuerdo t r a d i c i o n a l encajado libremente en el r e l a t o : el del "escano tornido", ganado por el Cid en las guerras de Valencia, segun el relato contenido en la PCG (cap. 940). A continuacidn el Romance 19 nos dice que Ruy Velazquez es sobrino de Garci Fernandez, otro dato que supone un mal recuerdo de los hechos legendarios. Tanto la PCG como la Crl344 concuerdan en que es dona Lambra la que esta emparentada con el conde castellano, del cual es prima hermana. Ademas, en los Romances 19 y 25 es don Rodrigo quien pide al conde "que le trate casamiento" con dona Lambra, mientras que en la Crl344. que es la que menciona estas circunstancias previas al matrimonio, la i n i c i a t i v a parece p a r t i r del conde. Dona Lambra es la recompensa concedida a Ruy Velazquez por su d i s t i n c i d n en la b a t a l l a . Asl pues, en sdlo unas pocas llneas i n i c i a l e s se mezclan en estos romances un buen numero de elementos dispares, i n d i c i o claro de distanciamiento de las fuentes e s c r i t a s o r i g i n a t e s . Es novedad introducida por los Romances 19 y 25 el que los infantes sean enviados por su madre a tomar aposento en "esa cal de Cantarranas," aunque Mendndez Pidal e x p l i c a que en muchas poblaciones de Espana e x i s t i e r o n c a l l e s de este nombre. Incluso en el s i g l o XVI se a t r i b u l a a Gonzalo Gustios una antigua casa de la c a l l e de Cantarranas en Burgos, s i n duda por i n f l u e n c i a del romance (RT, II, 112). Tampoco mencionan las crdnicas las prudentes palabras de dona Sancha 91 a sus s i e t e h i j o s , aconsejando1es no s a l i r a la plaza para no verse envueltos en alguna pendencia. Mendndez Pidal cree que es muy probable que estos consejos estuvieran ya en el segundo cantar. Textualmente dice: Como vemos, muy semejante al rel a t o romancistico era ya el de la primera gesta de los Infantes del s i g l o XIII, pero mucho mas coincidente debla de ser el de la refundicidn del s i g l o XIV. (RT, II, 109) Creemos que en este caso Mendndez Pidal prestd mas atencidn a los paralelos entre gestas y romances que a las disparidades que el rel a t o presentaba en las fuentes de que disponemos. El episodio de las bodas esta tratado de manera significativamente diferente en todas las versiones de crdnicas y romances, con consecuencias interesantes que trataremos de poner de manifiesto. Para empezar, en las crdnicas los infantes forman parte desde el p r i n c i p i o del grupo de invitados a la boda que part i c i p a n en los festejos. La idea de que lleguen a Burgos independientemente del resto de los concurrentes y de que tomen alojamiento aparte es algo que aparece solamente en los romances. De este modo se centra la atencidn en la llegada espectacular de los protagonistas p r i n c i p a l e s mediante el recurso de crear un clima de expectacidn gracias a las palabras: "aun faltaban por venir los siete infantes de Lara," expectacidn que queda satisfecha a l presentarlos de modo e f e c t i s t a : "Hdlos, hdlos por do vienen," mediante esa conocida fdrmula romanclstica. Creemos que en los romances el material l i t e r a r i o se ha reelaborado originalmente mediante un cambio de enfoque que r e s a l t a la presencia o ausencia de los infantes con el f i n de p e r f i l a r mas su protagonismo. Tambidn es peculiaridad de los Romances 19 y 25 el que el cabal lero que 92 las crdnicas i d e n t i f i c a n como Alvar Sanchez, "primo cormano" de dona Lambra, pase a ser un caballero "de los de Cdrdoba la l i a n a , " s i n indic a c i d n alguna de parentesco con dona Lambra. Ya mencionamos al hablar de la referencia i n i c i a l a Calatrava, que estos dos romances sufren contaminacidn de algun otro f r o n t e r i z o . Menendez Pidal e x p l i c a este dato del caballero cordobds sugiriendo otra contaminacidn de este tipo, en este caso la confusidn de "Bureba la li a n a " con Cdrdoba, ya que el epiteto " l a l i a n a " aplicado a Cdrdoba era mucho mejor conocido, por sii frecuencia en romances fr o n t e r i z o s (RJ_, II, 112). Es o r i g i n a l de los romances (en este caso las tres versiones coinciden) el r e l i e v e mayor dado a dona Sancha en los acontecimientos de las bodas. Es el la quien sale a r e c i b i r a sus hijos y quien les da prudentes consejos para que eviten las pendencias propias de estos festejos, y es tambidn el la quien, contrastando con su r e l a t i v a f a l t a de re l i e v e en las crdnicas, reprocha despues a dona Lambra sus palabras de imprudente alabanza al caballero bohordador. Tampoco registran las crdnicas la airada respuesta de dona Lambra injuriando a su cufiada con su alusidn a los s i e t e hijos que parid "como puerca encenagada." Creemos, por tanto, que los romances, en su versidn de la h i s t o r i a de los Infantes, resaltan y alteran c i e r t o s aspectos de la narracidn con una f i n a l i d a d e s p e c l f i c a : cargar a dona Lambra de connotaciones negativas. La prominencia dada a dofia Sancha es recurso estructural necesario para establecer el deseado contraste entre dos formas opuestas de feminidad. Es interesante a este respecto observar la a l t e r a c i d n progresiva que la f i g u r a de dofia Lambra sufre en los d i s t i n t o s textos ya desde su primera aparicidn en la PCG. En el relato presentado por esta crdnica, el lector puede al p r i n c i p i o incluso simpatizar con el la, puesto que la conducta del 93 menor de los infantes es mas bien la propia de un adolescente fatuo y violento que estropea la f i e s t a de la novia en el dia de su boda. En realidad, en la versidn de la PCG dofia Lambra tiene motivos para considerar que es el la la deshonrada, y su rencor queda mas j u s t i f i c a d o , ya que su pecado consiste solamente en celebrar la hazafia de su primo, unico entre todos los caballeros presentes que ha logrado alcanzar el tablado con sus golpes. En la versidn de la Crl344 en cambio, las palabras de la duefta han perdido su inocencia y se hacen claramente desvergonzadas. Los romances todavla van mas a l i a al convertir al personaje en factor desencadenante de los incidentes tragicos que se siguen por haber insultado abiertamente a la casa de Lara. A esta evolucidn negativa del personaje de dofia Lambra corresponde paralelamente otra de signo opuesto en la f i g u r a del menor de los infantes, tan intimamente ligado a el l a ; y es precisamente en el Romancero donde ese contraste recibe su tratamiento mas s i g n i f i c a t i v e La PCG presenta un Gonzalo Gonzalez presuntuoso e incapaz de s u f r i r que otro hombre reciba elogio alguno, especialmente s i dste proviene de labios femeninos. Las palabras de dofia Lambra alabando a su primo son s u f i c i e n t e provocacidn para d l , hasta el punto de sentirse inmediatamente obligado a emular la proeza. Sin embargo, no se contenta con e l l o , puesto que aun apostrofa asperamente a Alvar Sanchez: . . . tan bien alancades et tanto se pagan de vos las duenas, que bien me semeja que non fablan tanto dotro cavallero commo de vos. (Reiiquias, 178, 26-27) La respuesta de Alvar Sanchez diciendo que s i las duefias le alaban sera "ca entienden que ualo mas que todos los otros", no ayudan 94 precisamente a calmar el despecho de Gonzalo, pero tampoco parece que sean razdn s u f i c i e n t e para que este responda con tan brutal pufietazo que deje muerto al adversario en el acto. Con razdn puede decir dofia Lambra que "nunca duefia assi fuera desonrrada en sus bodas." En cambio, la Crl344 comienza ya a cargar de erotismo los festejos de la boda y la f i g u r a misma de dofia Lambra. De las palabras relativamente inocentes que pronuncia aqudlla en la PCG, al impudico ofrecimiento de su amor al hombre que se ha distinguido en los juegos " s i no fuesse mi pariente tan llegado" media ya un abismo. La reaccidn de Gonzalo Gonzalez, en todo igual a la d e s c r i t a anteriormente, puede ahora juzgarse a una luz mas favorable, aunque la de dofia Sancha y los otros infantes, que se echan a r e i r como en la PCG, queda aqul bastante fuera de lugar. Evidentemente el c r o n i s t a no se molestd en poner esta parte de la narracidn a tono con el cambio de atmdsfera. Asf pues, al i n t e n s i f i c a r los romances el protagonismo del menor de los infantes no hacen sino seguir la i n i c i a t i v a de la Crl344, y aun recargan mas de t i n t a s negras la f i g u r a de dofia Lambra para que no quede duda respecto a su responsabi1idad en los acontecimientos que se avecinan. Las bodas se llenan a s l de sefiales premonitorias; de ahi que dofia Sancha prevenga desde el p r i n c i p i o a sus hijos y tome medidas para evi t a r su p a r t i c i p a c i d n en los juegos. En efecto, en los romances los infantes, siguiendo los consejos de su madre, se dedican pacfficamente al juego de las tablas lejos del tumulto de las f i e s t a s publicas. Por las mismas razones las palabras de dofia Lambra en los romances, en lugar de simple loa de las cualidades de su pariente, como en la PCG. o de juego erdtico, como en la Crl344, pasan a ser provocacidn muy d i r e c t a a todo el clan de los Lara, tanto por el desddn con que dste es tratado como por el insulto 95 a dofia Sancha. No olvidemos ademas, que en los romances el cabal lero en cuestidn ya no es s i q u i e r a primo de dofia Lambra, sino andnimo personaje cordobds. Para mejor observar la gradacidn negativa de las palabras de dofia Lambra, veamos cdmo se presentan en los d i s t i n t o s textos: PCG: Agora ved, amigos, que cavallero tan esforcado es Alvar Sanchez, ca de quantos a l i i son allegados non pudo ninguno f e r i r en somo del tablado, sinon el tan solamient, et mas v a l i o el agora a l i i solo que todos los otros. (Re 1iquias, 178, 13-15) Cr1344: . . . [dofia Lambra] con grant plazer que ende ovo dixo aquellos que y seyan con el la que non vedarla su amor a ome tan de pro s i non fuese su pariente tan llegado. (Re 1iquias, 195, 23-24) Rom. 19: A l l I hablara la novia / de esta manera hablara: Amad, sefioras, amad, / cada una en su lugar, que mas vale un caballero / de los de Cdrdoba la liana, que no veinte ni t r e i n t a / de los de la casa de Lara. Rom. 20: Amad, duefias, amad / cada cual de buena gana que mas vale un caballero / que cuatro de los de Sal a s 1 3 Rom. 25: (pasa las palabras de dofia Lambra al cabal lero) Amad, sefioras / cada cual como es amada, que mas vale un caballero / de los de Cdrdoba la liana mas vale que cuatro o cinco / de los de la f l o r de Lara. Esta ultima versidn, que pasa la provocacidn de dofia Lambra al caballero, dejaba a la duefia aparentemente exenta de culpa, pero en realidad lo que se consigue es un abultamiento del insulto, puesto que dofia Lambra exclama entonces: 96 iOh, maldita sea la dama / que su cuerpo te negaba! que s i yo casada no fuera, / el mio yo te entregara. Como se ve, las palabras del cabal lero unidas a las de dofia Lambra dan como resultado una combinacidn explosiva de l i b r e invencidn romancfstica. Para Menendez Pidal son las otras versiones del romance las que confunden las palabras de dofia Lambra con las del caballero bohordador (RT, II, 109), pero para podernos pronunciar definitivamente sobre este punto tendrlamos que saber con exactitud cual de las tres versiones es la mas antigua, o cual es la que sigue con mas f i d e l i d a d el cantar de gesta. Precisamente, s i comparamos este pasaje de los romances con el correspondiente en las crdnicas, observamos que en estas el caballero no dice nada en ese momento. Es solamente dofia Lambra quien hace su elogio, y las palabras de la novia cambian en ambas crdnicas. De todos modos, tanto s i el Romance No. 25 es el mas f i e l a la gesta, como s i es el de elaboracidn mas reciente y despegada de el la , este hecho no modifica la po s i b i l i d a d de una rein t e r p r e t a c i d n de los hechos por parte del romancista con el f i n de alcanzar una mayor intensidad dramatica. Pasemos ahora al rel a t o de la forma en que Gonzalo Gonzalez tiene n o t i c i a de estos acontecimientos. Como el texto de los romances d i f i e r e en este punto del de las.crdnicas por el cuidado especial que se pone en apartar a los infantes de los festejos, es preciso r e c u r r i r a la fi g u r a intermedia del ayo, que s i ha estado presents en el episodio del caballero bohordador. Los Romances 19 y 25 han destacado a Gonzalo del resto de sus hermanos, que juegan descuidadamente a las tablas. Alejado de e l l o s y recostado sobre una baranda, sdlo dl es lo bastante perceptivo para captar que algo andmalo sucede cuando llega Nufio Salido. En este contexto, la 97 s a l i d a apresurada de Gonzalo a la plaza y sus palabras tras derribar aparatosamente el tablado, estan mucho mas j u s t i f i c a d a s que en las crdnicas, puesto que constituyen la respuesta al desafio de dofia Lambra. Este desafio no es registrado por las crdnicas, a s i como tampoco se dan en dstas la respuesta del menor de los infantes: Rom. 19: Amade, putas, amad, / cada una en su lugar, que mas vale un caballero / de los de la casa de Lara, que cuarenta ni cincuenta / de los de Cdrdoba la liana. Rom. 25: / Amad, lindas damas, cada cual como es amada, / que mas vale un caballero de los de la f l o r de Lara, / que veinte ni t r e i n t a hombres de los de Cdrdoba la liana. En la PCG, tras las elogiosas palabras de dofia Lambra a su primo, se dice: Quando esto oyeron dofia Sancha et sus f i j o s , tomaronse a reyr; mas de commo los cava 1leros estavan en gran sabor dun juego que avien comencado, ninguno dellos non pard mientes a aquello que dixera dofia Lambla, sinon Gongalo Goncalez. (Reiiquias, 178, 15-18) La Crl344 repite en esta parte lo que se narra en la PCG. De e l l o concluye Menandez P i d a l : En el romance, los Infantes, cumpliendo los consejos de su madre tambidn estan jugando a las tablas mientras los demas caballeros bohordan; pero retirados en sus palacios no oyen las palabras deshonestas de la novia. (RJ_> II, 110) Con esto Mendndez Pidal subraya los paralelos entre crdnicas y 98 romances, pero no las d i f e r e n c i a s , que creemos deben tambidn destacarse. Es c i e r t o que el relato c r o n i s t i c o peca en este punto de c i e r t a ambigUedad, puesto que tras decirse que dofia Sancha y sus h i j o s comenzaron a r e i r al o i r las palabras de dofia Lambra, se pasa a comentar que los caballeros, por estar jugando a las tablas, no pararon mientes en el las; pero de lo que no cabe duda es de que todos e l l o s estan presentes, mientras que en los romances es imposible que los infantes asistan al incidente, d i s t r a l d o s o no, puesto que estan "en sus posadas." Ademas, es en el texto de la PCG donde mejor se comprende la r i s a de dofia Sancha y sus hij o s , ya que las palabras de dofia Lambra no hacen sino alabar a su primo exageradamente. Posiblemente tambidn Mendndez Pidal nota estas discrepancias, porque concluye: Sin duda ninguna en la refundicidn epica que dio origen al romance los Infantes se hallaban ausentes y Mufio Salido contarla todo lo ocurrido solamente a G o n z a l v i l l o . (RT, II, 110) Sin embargo, no tenemos prueba alguna de que la refundicidn contenida en la Crl344 r e l a t a r a los hechos de esta manera. Como ya hemos comentado anteriormente, es fundamentalmente en la segunda parte del r e l a t o c r o n i s t i c o donde se echan de ver claros i n d i c i o s de una reelaboracidn importante de la gesta. A f a l t a de otros testimonios, sdlo nos queda suponer que son los romances los que refunden este incidente para que encaje en su propia interpretacidn de la leyenda. Creemos que es recurso funcional romancistico el a i s l a r la f i g u r a de dofia Sancha, separandola de sus hijos para que la ofensa que recibe de dofia Lambra la encuentre privada de la defensa que la mera presencia de dstos habrla supuesto. Tambidn queda en claro mediante este recurso que no son los infantes 99 quienes provocan los incidentes, y se salva sobre todo la responsabi1idad del menor, puesto que su presencia en los relatos c r o n l s t i c o s va siempre seguida de un rastro de v i o l e n c i a . El Romance No. 20, mas conciso y menos matizado en su rel a t o de las bodas que los otros dos, no presenta situaciones psicoldgicas tan logradas como las de estos. Resuelve, por ejemplo, la cuestidn de la presencia o ausencia de los infantes en el incidente del tablado de manera diferente y nada h a b i l : Tras la marcha de los hermanos a sus posadas, los seis mayores piden juego de tablas, mientras que Gonzalo toma su caballo y s i n dar explicaciones sale para la plaza. A l i i encuentra a Ruy Velazquez tirando varas al tablado con gran habilidad, por lo que tambidn dl decide probar suerte, s i n dxito. Es entonces que dofia Lambra pronuncia su "mas vale un caballero que cuatro de los de Salas", palabras bastante desafortunadas y contradictorias, porque por una parte suponen un elogio para su esposo, y por otra son un ins u l t o para los de Salas, de donde precisamente es don Rodrigo. Tambidn la intervencidn de dofia Sancha diciendo: . . . calladesvos, dofia Lambra, / no digais l a t a l palabra; s i los infantes lo saben, / ante t i lo mataran . . . res u l t a absurda. Las alabanzas de dofia Lambra a su esposo no parecen ser razdn s u f i c i e n t e para que los infantes piensen en algo tan extremo como matar al objeto de estas alabanzas, incluso s i encuentran ofensiva la referencia despectiva a los de Salas. Ademas los infantes ya lo saben, al menos el mas representative de todos e l l o s . De todos modos, Gonzalo Gonzalez hace un papel muy poco airoso en todo este embrollo, y mal puede ser dl quien se mida con su t l o tras haber sido incapaz de competir con dl 100 en estos alardes de v i r i l i d a d . En realidad don Rodrigo es el verdadero heroe de este romance, puesto que aparece retratado de manera muy favorable, antes de su transformacidn en traidor abominable. Parece evidente, por tanto, que el Romance 20 ha sufrido mucho mas desgaste que los otros dos: mezcla desordenadamente los elementos de ia leyenda y pierde de v i s t a la conexidn ldgica de los acontecimientos. A p a r t i r de la escena en la plaza, los Romances 19 y 25 d i f i e r e n ligeramente. El primero de e l l o s pasa a la parte que comienza: "Yo me estaba en B a r b a d i l l o , " introductora de las quejas de dofia Lambra; seccidn que en opinidn de Mendndez Pidal parece un fragmento dpico recidn desgajado de la gesta de los Infantes (RT, II, 123). Aunque aparecid este romance, separadamente, en pliego suelto anterior a 1540, la edicidn del Cancionero s i n afio lo publicd tomandolo de una copia manuscrita y no de la t r a d i c i d n o r a l , a juzgar por los arcaismos del lenguaje; pero en la edicidn del Cancionero hecha en 1550 ya quedd incorporado al romance "A Calatrava la V i e j a , " s i n duda por c o n s t i t u i r su continuacidn ldgica. Senala Mendndez Pidal que en esta versidn el verso i n i c i a l es evidente-mente posterior, ya que aun durante el s i g l o XVI convivia junto a esta forma del romance otra que c a r e c l a de dl y que comenzaba directamente: "Mal me quieren en C a s t i l l a " (RT, II, 123). Efectivamente, el hemistiquio "Yo me estaba en B a r b a d i l l o " es de neto patrdn formulaico, y por tanto afiadido romanclstico. 1* De todos modos, el tratamiento que este episodio recibe en los romances presenta aspectos que merecen destacarse. La PCG r e l a t a que dofia Lambra, tras el insulto recibido de Gonzalo Gonzalez, puso un escafto en medio del c o r r a l "cubierto commo para muerto; et l l o r o et f i z o grant llanto sobrel con todas sus duefias, tres dias, que por maravilla fue; et 101 rompio todos sus paflos, llamandose bibda que non auia marido" (Reiiquias. 185, 13-16). Asi pues, las quejas quedan reducidas a un minimo en la versidn c r o n i s t i c a , y estan ademas narradas en e s t i l o i n d i r e c t o . Exactamente el mismo rel a t o que el de la PCG hace la Crl344. Es al llegar a la Versidn Interpolada cuando encontramos por primera vez la introduccidn del e s t i l o directo en este episodio. Las palabras de dofia Lambra a su marido son las siguientes: . . . ruegovos, don Rodrigo, que vos pese de my male e de vuestra desonrra, que vuestros sobrinos a vos e a mi nos han fecho tan male. (Re 1iquias. 198, 3-4) A lo que responde Ruy Velazquez: . . . non curedes, dofia Lambra, non tomedes mas pesare, que s i yo bibo e no muero yo vos entiendo dar venganca de que todo el mundo fable. (Re 1iquias, 198, 5-11) Este discurso con claras sefiales de asonancia s i r v e a Mendndez Pidal para llevar a cabo su reconstruccidn de esta parte de la gesta perdida. Los romances presentan las quejas de dofia Lambra del siguiente modo: Rom. 19: Yo me estaba en Barbadillo, / en esa mi heredad; mai me quieren en C a s t i l l a / los que me habian de ayudar. Los hijos de dofia Sancha / mal amenazado me han que me c o r t a r i a n las faldas / por vergonzoso lugar, y cebarian sus halcones / dentro de mi palomar, y me f o r z a r i a n mis damas / casadas y por casar. Mataronme un cocinero / so faldas de mi b r i a l . Si de esto no me vengais, / yo mora me i r d a tornar. Rom. 25: / Qudjome a vos, don Rodrigo, que me puedo bien quejar; / los hi j o s de vuestra hermana mal abaldonado me han: / que me c o r t a r i a n las haldas ( 102 por vergonzoso lugar, / me pornlan rueca en ci n t a , y me la harfan h i l a r . / Y dicen s i algo les digo, que luego me harfan matar. / Si de esto no me dais venganza mora me quiero tornar. El Romance 20, que como hemos v i s t o es de factura mas imperfecta, pone las amenazas de los infantes, que dona Lambra simplemente r e l a t a a su esposo en los otros dos romances, directamente en boca de Gonzalo Gonzalez. La reelaboracidn del material Nevada a cabo por los romancistas en los otros dos casos e v i t a en cambio, creemos que de1iberadamente, implicar a los infantes en actos de v i o l e n c i a . Por otra parte, las amenazas de Gonzalo en el Romance 20, quedan reducidas a su verso mas popular, al que afiade otro: Yo te cortare las faldas / por vergonzoso lugar, por cima de las r o d i l l a s / un palmo y mucho mas. Es decir que las versiones romanclsticas (excepto en el caso del Romance 20) amp 1 fan considerab1emente el lamento de dofia Lambra, incluso con respecto a la Versidn Interpolada. En la respuesta dada por don Rodrigo, los romances dicen: Rom. 19: Calledes, la mi sefiora, / vos no digades a t a l . De los infantes de Salas / yo vos pienso de vengar, t e l i l l a les tengo urdida, / bien gela cuido tramar, que nacidos y por nacer / de e l l o tengan que contar. Rom. 20: iQud es aquesto, dofia Lambra? / iquidn te ha querido enojar? Si me lo dices, yo entiendo / de te lo muy bien vengar, porque a duefia t a l cual vos / todos la deben honrar. 103 Si tenemos en cuenta que en este ultimo romance don Rodrigo ha estado presente durante ei episodio de ias amenazas del menor de los infantes, se observa una vez mas la torpeza con que se desenvuelven en dl los acontecimientos. El nombre dado a Gonzalo Gonzalez, "Gonza1vico", parece una prueba mas de elaboracidn popular. E l l o e x p l i c a r l a el deterioro sufrido por el r e l a t o en cuanto a la coherencia de la trama. Rom. 25: / Calledes vos, mi sefiora, no querais hablar lo t a l : / que una t e l a tengo urdida, otra entiendo de ordenar, / que nacidos y por nacer tuviesen bien que contar. Por tanto, en estos romances, es en la respuesta de don Rodrigo donde encontramos las mayores semejanzas con la que se da en la Versidn  Interpolada; pero s i es correcta la suposicidn de Cummins de que esta crdnica no sigue el segundo cantar, sino el primero, la f i l i a c i d n de los romances respecto a una fuente tan antigua se hace problematica. Sin embargo, es perfectamente posible que el segundo cantar contuviera un relato de las quejas muy semejante al del primero, ya que los cambios mas s i g n i f i c a t i v o s introducidos por la segunda gesta se dan a p a r t i r de la intervencidn de Mudarra. Ahora bien, hay otro aspecto importante en el tratamiento que tanto el Romance 19 como el 25 hacen de esta parte de la leyenda. Las quejas parecen estar motivadas en e l l o s por las palabras injuriosas de Gonzalo Gonzalez: "Amade, putas, amad" (irdnicas en el Romance 25), puesto que tras el las es cuando dofia Lambra marcha f u r i o s a en busca de su marido. Es decir, que los romances descolocan las quejas, que en las crdnicas (y es de suponer que tambidn en el cantar o cantares que dstas p r o s i f i c a n ) , 104 vienen motivadas por el episodio del cohombro de sangre y sus consecuencias. iPor que eliminan los romances un pasaje tan c r u c i a l para el relato? Menendez Pidal ofrece una explicacidn para esta omisidn: Del mismo modo que en los manuscritos es frecuente por cualquier descuido la omisidn de un parrafo entre palabras iguales, en el romance, sea por descuido, sea por deseo de brevedad, entre dos quejas semejantes de dona Lambra se omite todo lo intermedio, esto es, la reconci1iacidn Cde los infantes con dona Lambra] y la segunda afrenta ocurrida en Barbadillo. (RJT, II, i l l ) Es perfectamente posible el deseo, deliberado o no, del romancista o romancistas de abreviar el relato, pero hay bastante d i f e r e n c i a entre la omisi6n por descuido de un parrafo de poca importancia entre palabras iguales, y el corte drastico del episodio mas brutal y s i g n i f i c a t i v o de la h i s t o r i a . Sugerimos una explicacidn a i t e r n a t i v a , basada en el reconocimiento de la autonomla con que los romancistas trataron este material adaptandolo a su propio enfoque de la leyenda. Ya hemos v i s t o c6mo los romances, siguiendo en e l l o la tendencia manifestada en la Crl344, manipulan el re l a t o para cargar la responsabi 1 idad de los funestos incidentes sobre dofia Lambra. Es el la quien los provoca con sus u l t r a j e s a los de Salas, mientras que los infantes, y particu1armente el mas joven de el los, no hacen sino lavar el honor f a m i l i a r en entredicho. Observemos la gradaci6n de matices adquirida por este episodio en los d i s t i n t o s relatos que de el se ofrecen en crdnicas y romances. En la PCG, tras el desastroso incidente de las bodas en Burgos, y gracias a la mediacidn del conde Garci Fernandez y del padre de los infantes, parece 105 s e l l a r s e la paz entre los dos bandos. Dofia Lambra, dofia Sancha y los infantes (junto con su ayo), salen para Barbadillo. Tras una partida de caza en la que los infantes p a r t i c i p a n activamente, toda la comitiva descansa en una huerta, pero en este locus amoenus invertido los acontecimientos vuelven a agriarse: . . . demientra que se guisava la yantar . . . [Gonzalo Gonzalez] desnuyose entonces de los pafios, et parose en camisa, et tomo su acor et fuel bafiar. Quando dofia Lambla le vio a s s i estar, pesol mucho de corapon, et dixo contra sus duefias: "Amigas, inon veedes commo anda Goncalo Gongalez en panos de lino?; bien cuedo que non lo faze por al sinon que nos enamoremos de l ; ceertas, mucho me pesa s i el a s i escapar de mi que yo non aya derecho d e l . " (Reiiquias, 180, 9-13) Con el episodio a s i relatado se forma en el animo del lector la impresidn de que, en efecto, el infante se desnuda a la v i s t a de dofia Lambra y sus duefias. Las palabras de aquella, incluso s i sospechamos que ya revelan una subterranea atraccidn hacia el infante mezclada con su resentimiento, no parecen del todo descabe1ladas, sobre todo s i tenemos en cuenta que ya en el episodio de las bodas Gonzalo Gonzalez mostrd ser muy sensible a la opinidn de las damas. En este clima psicoldgico el gesto de su ddshabi11d puede dar pie para c i e r t a s sospechas, y que dste es el caso lo prueba el tratamiento mas cauto que hace del episodio la Crl344: Pues que fueron en la huerta, Goncalo Gongalez desvistiose de todo lo que treya, sinon de los pafios menores - e esto por la grant calentura que f a z i a , cuydando que lo non veian las duefias, por que era del las muy alongado; pero non era a s i , ca dofia Llambra e las duefias lo veyan muy bien - . . . (Reiiquias, 200, 1-5). Creemos que esta cuidadosa aclaracidn es de manufactura c r o n l s t i c a y 106 que tiene por intencidn salvar la inocencia de Gonzalo Gonzalez. El que en la versidn de la PCG parece exhibirse frente a las mujeres, toma anora toda clase de precauciones para no ser v i s t o . Ademas se anade que se desnuda "por la grant calentura que f a z i a , " j ustificandose a s l plenamente lo que podrla parecer de otro modo sospechoso impromptu nudista. No parece que este tipo de matizaciones casi mojigatas fueran de la incumbencia de una cancidn de gesta de tono tan violento, pero se explican mejor suponiendo que el c r o n i s t a prepara de este modo al lector d i r i g i d n d o l e hacia una interpretacidn del relato mas a tono con su propio punto de v i s t a . Naturalmente la que a s l queda totalmente en evidencia es dona Lambra, que de duefia escandalizada, o que al menos aparenta es t a r l o , pasa a convertirse en husmeadora impudica de la intimidad del infante. Sigue entonces la ofensa i n f l i g i d a por dofia Lambra a Gonzalo Gonzalez mediante el cohombro t i n t o en sangre.'" Esta ofensa provoca a su vez la r e p r e s a l i a de los infantes, que matan a su perpetrador sacandolo de debajo de las faldas de dofia Lambra, donde se habla acogido por consejo de dsta misma. Tras este sangriento incidente tienen lugar las quejas de dofia Lambra a su esposo. Los romances prescinden por completo de toda esta parte, quizas por deseo de abreviar la narracidn, como insinua Mendndez Pidal (RT, II, 111), pero es sugerente el hecho de que t a l supresidn encaje perfectamente en una estructura tematica que apunta hacia una imagen de Gonzalo Gonzalez mucho mas asdptica, y hacia una dofia Lambra agraviadora del clan de los Lara. Precisamente el insulto de dofia Lambra en los romances va d i r i g i d o directamente a dofia Sancha, depositaria del honor f a m i l i a r , y ante este nuevo giro las alabanzas al caballero bohordador pasan a un conveniente segundo piano. 107 La eliminacidn de este pasaje del relato se logra con exito desigual, porque en el Romance 19 se le escapa al romancista el verso de "mataronme un cocinero so faldas de mi b r i a l , " como s i a pesar de las amputaciones sufridas el episodio se r e s i s t i e r a a su tota l desaparici6n, o quizas porque c o n s t i t u l a parte integrante de "Las quejas de dofia Lambra" que el romancista no se preocupd de eliminar al incorporarI as a su composicidn. El Romance 25, mas consecuente y mejor elaborado, elimina toda traza de d l , pero tanto en uno como en otro caso se pone en evidencia, deliberada-mente o no, lo desmesurado de unas quejas que parecen a t r i b u i r a los infantes palabras que nunca pronunciaron. Mendndez Pidal arguye, basandose en el romance "Yo me estaba en Barba d i l l o , " que las quejas en el poema dpico estarlan mucho mas pormenorizadas, y compara el romance con el episodio de la carta que Ruy Velazquez escribe a Almanzor t a l y como se r e l a t a en la Versidn  Interpolada (RT. II, 125). En este texto, y en la enumeracidn que Ruy Velazquez hace de las ofensas cometidas por los infantes contra su esposa, se dice: . . . quebrantaronme mi casa, mataron so el manto de my muger un ome mi vasallo, desonrraron a mi muger porque gelo defendia, forcaronle las donee l i a s f i j a s dalgo que con el la estavan, f i z i e r o n otras cosas que escrevir vos non podria. (Reliquias, 199, 4) Esta enumeracidn presenta evidentes paralelos con las quejas de dona Lambra que nos ofrecen los romances. ^Respondieron segun esto los infantes mas que cump1idamente a la ofensa del cohombro de sangre, o es pura invencidn de dona Lambra en la versidn que hace a su esposo de los hechos? En cualquier caso, sabemos 108 que en la narracidn c r o n i s t i c a los infantes han cometido al raenos parte de las ofensas que r e l a t a en su carta Ruy Velazquez, y no es d i f i c i l imaginarIos capaces de cometer las demas al sentirse provocados. La escalada de v i o l e n c i a que se nos presenta en el relato c r o n i s t i c o esta en cambio ausente en los romances. Se acusa en el los un cambio de s e n s i b i l i d a d que no acaba de encajar la brutalidad desnuda r e f l e j a d a en las crdnicas. Recordemos de nuevo que en los romances Gonzalo Gonzalez no mata a Alvar Sanchez (o caballero de Cdrdoba en este caso), ni al s i r v i e n t e de dofia Lambra, lo que convierte las quejas de dsta en h i s t d r i c o lamento, o peor, en arma con la que manipula a su marido para sus propios fines de venganza solapada. El Romance 19 da f i n a su rel a t o tras las quejas de dofia Lambra y la promesa de venganza de Ruy Velazquez, pero el 25 continua todavia, introduciendo otra innovacidn con respecto a las crdnicas: Ruy Velazquez se presenta ahora ante el conde Garci Fernandez intentando envolverle en sus maquinaciones: Si matasemos, buen conde, / los hijos de nuestra hermana, mandardis a C a s t i l l a Vieja, / y aun los barrios de Salas. A lo que responde el conde: Eso que dices Rodrigo, d i c e s l o por me tentar, / que quiero mas los infantes que los ojos de mi faz: / que muy buenos fueron e l l o s en aquella de Cascajar, / que s i por e l l o s no fuera, no volvidramos aca. Este intento de Ruy Velazquez de unir al conde a sus infames 109 proyectos aparece sdlo en los textos romancisticos. 1 6 En la Crl344, Ruy Velazquez, en su carta a Almanzor, le propone apoderarse de la t i e r r a de los c r i s t i a n o s una vez muertos los infantes. Es decir que, al contrario que en el romance, lo que Ruy Velazquez intenta desde el p r i n c i p i o es t r a i c i o n a r tanto a sus sobrinos como al conde castellano. La r e f e r e n d a a Cascajar y a la actuacidn d i s t i n g u i d a de los infantes en esa b a t a l l a ya se hace en la Crl344 y en la Versidn Interpolada. ambas de las cuales relatan el llanto de Gonzalo Gustios al tomar la cabeza de su hi jo mayor: Grant bien vos queria el conde, ca erades su alcayde mayor; e vos t o v i s t e i s la su sefia en el Vado de Cascajar . . . e matastes con el la tres rreys e un alcayde; e por aquesto, mi f i j o , se ovieron los moros de arrancar del canpo e foyr. (Reiiquias, 208-09, 70-78) En el romance, tras haber rechazado el conde la propuesta de Ruy Velazquez, dste encuentra a su capellan, Gregorio, a quien por fuerza obliga a jurar que no revelara lo que contiene la carta que dl mismo va a e s c r i b i r a Almanzor bajo su dictado. En la carta pide a Almanzor: . . . / que le envie s i e t e reyes a campos de Palomar, / y aquese moro Aliarde venga por su capitan: / "que los s i e t e infantes de Lara te los quiero empresentar". Mendndez Pidal sefiala que el romance se aparta mucho en este punto del relato del primer cantar. En dste nada se dice de la propuesta traidora de Ruy Velazquez al conde, y quien escribe la carta es un moro ladino que es descabezado a continuacidn para mayor seguridad. Puntualiza Mendndez P i d a l : "La carta de la gesta tiene por objeto t r a i c i o n a r a la vez 110 al padre y a los hij o s , mientras que la del romance se r e f i e r e sdlo a los hijo s , suponiendo acaecida, no sabemos cdmo, la p r i s i d n del padre." Afiade que no hay modo de que sepamos "que fundamento puede tener este relato evidentemente t r a d i c i o n a l , pues no conocemos en este pasaje la segunda gesta, ya que tanto la Crl344 como la lnterpolacidn siguen con puntualidad la Primera Crdnica" (RT, 11, 130). Por nuestra parte, creemos que es en la RefTol donde se pueden encontrar datos que ayuden al esclarecimiento del episodio narrado en los romances. Tras la decapitacidn del moro, que se narra en esa crdnica como en la PCG, se afiade: . . . e vinose con el la Cla carta] para donde estaba don Goncalo Gustines . . . e mando . . . 1lamar a l i i un moro que supiese escrevir el aravigo: e quando el moro vino, noto Ruy Vasques la carta para Almancor de la propia entencion que con Goncalo Gustines avia fablado; e despues que la carta fue e s c r i p t a , mando 1lamar otro moro que la leyese a l i i delante de Goncalo Gustines, para lo mas asegurar, e despues c e r r o l a muy bien, a s i como la otra, e al tiempo de s o b r e e s c r i v i r troco la carta que traya en su manga por la otra e despues que fue sobrescrita, s e l l o l a de su s e l l o e d i o l a a Goncalo Gustines. (Reiiquias, 237, 1-7) Este alambicamiento descriptivo no parece ser propio del ritmo y los intereses de una gesta, y creemos que r e f l e j a mas bien la preocupacidn c a s u l s t i c a del autor de esta crdnica. Sin embargo, es posible que el romance se haya inspirado en el relato de esta crdnica o en otro muy semejante. En lugar del simple expediente de decapitar al moro que escribe la carta (sin duda la versidn de los hechos que se darla en el cantar, puesto que tanto la PCG como la Crl344 y la Versidn Interpolada coinciden en este punto), el romancista p r e f i e r e r i t u a l i z a r el procedimiento, como se hace en la RefTol, s i bien tiene el buen acuerdo de I l l simplif i c a r l o : . . . / Encontrado ha con Gregorio el su honrado capellan, / que por fuerza que por grado en una i g l e s i a lo hizo entrar; / tomarale una jura sobre un l i b r o mi s a l : / que lo que a 111 le dijese que nadie no lo sabra. / Despues que hubo jurado papel y t i n t a le da, / e s c r i b i e r o n una carta de poco bien y mucho mal . . . Todos estos i n d i c i o s parecen apuntar a un material ya muy elaborado, quizas por la diversidad de transmisiones orales y e s c r i t a s . Por ejemplo, los campos de Palomar a los que Ruy Velazquez quiere llevar a los infantes en el romance, son los que las crdnicas llaman campos de Almenar. Los dos nombres tienen s u f i c i e n t e semejanza fondtica como para j u s t i f i c a r su s u s t i t u c i d n en una transmisidn oral de la leyenda. Mendndez Pidal senala que el nombre campo de Palomas aparece ya en el Arreglo Toledano (RefTo 1) de la Crl344 " l o cual parece indicar una ascendencia dpica para este topdnimo extrano a las formas viejas de la gesta" (RJ_, II, 130). Esta observacidn parece sugerir la e x i s t e n c i a de alguna otra refundicidn del segundo cantar de la que tanto la RefTo 1 como el romance tomarian el topdnimo, pero no creemos necesario postular un origen dpico para estas alteraciones producidas en meros d e t a l l e s . A p a r t i r de este punto el relato del romance se hace mas confuso. En la PCG Ruy Velazquez pide la cooperacidn de sus sobrinos para "hacer una c o r r i d a " hasta campos de Almenar. Tras despedirse de su madre, los infantes cabalgan hasta llegar a un pinar a la entrada de un monte, l o c a l i z a c i d n perfecta para la creacidn de efectos numinosos. En efecto, Nufio Salido se percata de que las aves presagian malos agiieros y aconseja a los infantes que desistan de esta empresa. El menor se niega a prestar 112 atencidn a los consejos del ayo, y f i e l a las actitudes violentas que le caracterizan en el relato de esta crdnica, amenaza incluso con matarle s i persiste en una a c t i t u d tan negativa. La Crl344 pormenoriza mucho mas todo lo referente a la llegada al pinar, al que aqui se da nombre: "un pinar que llaman Canicosa" (Reiiquias. 201), y se da una descripcidn p r o l i j a de los agueros. Tanto en esta crdnica como en la Versidn Interpolada, Nufio Salido presiente la t r a i c i d n de Ruy Velazquez, mientras que en la PCG no hace sino serial ar que sus presagios son desfavorables a esta aventura. El relato del romance resul t a bastante menos inspirado en esta parte de la narracidn. Ruy Velazquez se presenta ante sus sobrinos y tras un intercambio de saludos t r i v i a l e s les propone: . . . / concertado he con los moros, vuestro padre nos ha de dar; / salgamos a r e c i b i r l o a Campos de Palomar, / solos y s i n armadura. Ya que en este romance, lo mismo que en el No. 19, el padre de los infantes b r i l l a por su ausencia, no queda claro por qud el romancista ha decidido i n t r o d u c i r l o en este punto de la narracidn. Como en el relato de las crdnicas, habria bastado con que Ruy Velazquez propusiera a sus sobrinos llevar a cabo una expedicidn de saqueo en t i e r r a s de moros. Esta excusa todavia s e r i a mas aceptable y s a t i s f a c t o r i a en el romance, puesto que en dl nada se dice de la embajada de Gonzalo Gustios a Cdrdoba. La carta que sdlo un poco antes en el relato ha enviado Ruy Velazquez a Almanzor, es la que en las crdnicas l l e v a persona1mente Gonzalo Gustios ignorante de su contenido. Sin embargo, en el romance no se menciona que se mate al portador de la misma, por la s e n c i l l a razdn de que el portador 113 no es Gonzalo Gustios, y hasta la p e t i c i d n de huestes musulmanas que Ruy Velazquez hace a Almanzor para presentarles a los infantes, produce la impresidn de un mero intercambio de formalidades. En verdad no se comprenden las precauciones del traidor cuando exige absoluto s i l e n c i o a su capellan sobre el contenido de esta carta, ya que en apariencia es bien inofensiva. 0 bien el romancista cuenta ya con el conocimiento que su publico tiene de la h i s t o r i a , o bien la in s p i r a c i d n le f a l l a , llevandole a perderse en las complejidades del relato al tratar de abreviarlo drasticamente para aproximarlo a su f i n a l tragico. En cualquier caso la segunda parte del romance r e f l e j a mayor apresuramiento y menor habilidad en el manejo del material. Por ejemplo, como acertadamente senala Menendez Pi d a l , en el romance los hijos parecen estar al tanto de la p r i s i 6 n de su padre, segun se desprende de las palabras de Ruy Velazquez. Este d e t a l l e coincide con la Cr_1344, porque aun cuando en esta los infantes acuden a la i n v i t a c i d n de su t l o , ignorantes de la p r i s i d n de su padre, mas tarde este, al reconocer la cabeza de Nuflo Salido y pedirle cuentas de sus hijo s , dice: . . . e e l l o s non vos querrian creer, ca les d o l i a la mi p r i s i o n , por que yazia en cativo. (Reliquias, 208, 6-7) Ciertamente esta es una incongruencia del texto c r o n l s t i c o , pero todavfa es mas incongruente el texto del romance al presumir que los infantes conocen la p r i s i d n de su padre, cuando este personaje ni s i q u i e r a ha sido nunca presentado en el relato. Al llegar a este punto el romance emplea una tdcnica narrativa destinada a condensar la accidn y al mismo tiempo a crear una atmdsfera de 114 inminsncia dramatica que quizas se explica por el apresuramiento del autor. Se centra la atencidn simultaneamente en los infantes que acuden a la c i t a con su t l o , y en este que les espera: En las s i e r r a s de Altamira que dicen de Arabiana, / aguardaba don Rodrigo a los hijos de su hermana. / No se tardan los infantes; el traidor mal se quejaba, / esta haciendo la jura sobre la cruz de la espada: / que al que detiene los infantes el le sacaria el alma. / Detenlalos Nuno Salido que buen consejo les daba. / Ya todos aconsejados con e l l o s el caminaba; / con e l l o s va la su madre una muyK.larga Jornada. / Partieronse los infantes donde'^ur^'lt^esperaba; / partidse Nuno Salido a los agiieros buscar. El que dofia Sancha acompane a sus hijos un largo trecho es elemento que esta ausente de las crdnicas, pero responde bien a la ldgica interna de este romance, que no pierde de v i s t a la conexidn de la f i g u r a materna con el honor f a m i l i a r ultrajado. La imagen invoca elementos de iconografla r e l i g i o s a : una Mater Dolorosa acompanante de los hijos que caminan inocentemente hacia su muerte. Se remacha el punto de v i s t a prevalente en el texto romanclstico: la presentacidn de los infantes en su papel de vfctimas y nunca en el de jdvenes prontos de genio y bien dispuestos al uso de ia v i o l e n c i a que se r e f l e j a en los relatos c r o n l s t i c o s . Ldgicamente, en el episodio de los agiieros el romance no da los d e t a l l e s pormenorizados de la Crl344 o de la RefTo 1 respecto a la observacidn de las aves, pero s i coincide con ambas crdnicas en s i n g u l a r i z a r al menor de los infantes en su respuesta al ayo, aunque el romance le quita toda agresividad: "No digais eso, mi ayo, que a l i a nemos de 11egar." 115 En este episodio, Mendndez Pidal nota la semejanza entre el relato del romance y el de la RefTo 1. En dste, tras observar los agueros negativos, Nufio Salido pica espuelas a su caballo y marca con su lanza una raya en el camino diciendo: Yo juro a Dios del c i e l o que quien aquesta raya pasare, a Salas non tornara. (Reiiquias, 238, vs. 6) con un verbo al f i n a l que para Mendndez Pidal es "resto evidente de un verso de la gesta" (RT, II, 134). Ndtese la semejanza con los versos del romance: . . . que ninguno pase el r i o , / ni a l i a quiera pasar, que aquel que a l i a pasare / a Salas no volvera . . . sdlo que en el romance la raya se convierte en r i o que Gonzalo Gonzalez, naturalmente, pasa. El mismo Mendndez Pidal nota, s i n embargo, que hay todavla otro texto mas cercano al romance en este punto, el LBF. que afiade a las fuentes c r o n i s t i c a s la misma reaccidn de Gonzalo Gonzalez que se da en el Romance No. 25: E . . . querianse tornar, sinon por Goncalo Goncales . . . que dio de espuelas a su cavallo e pasd la raya. (RT, II, 134) y en el romance: Dio de espuelas al cavallo, / el r i o fuera a passar. Menendez Pidal no explica esta r e l a c i d n , sino que simplemente la sefiala, pero creemos muy posible que el dato apunte a la creacidn del romance a p a r t i r de narraciones tardfas difundidas por e s c r i t o y posteriormente modificadas por la diversidad de transmisiones. El romancista, por su parte, introduce sus propias alteraciones a estos relatos extensamente difundidos; por ejemplo, inventa una r e l a c i d n de parentesco entre el moro Alicante y Almanzor, al que supone t i o de aqudl. Quizas sea esto otra prueba de los recuerdos fluctuantes que operaban en la mente del romancista, o deseo deliberado por su parte de introducir un cambio inspirado en precedentes, puesto que ya existe ese tipo de rel a c i d n , por una parte entre Ruy Velazquez y los infantes de Lara, y por otra entre Almanzor y Mudarra. Es muy posible que en forma semejante se hayan producido los cambios en d e t a l l e s que se dan en las d i s t i n t a s versiones de la h i s t o r i a , pasando a incorporarse a la corriente t r a d i c i o n a l . Examinemos a este respecto el dato que aparece en el Romance No. 25 referente al topdnimo campos de Palomar, asociado al Campo de Palomas de la RefTol. Tanto la PCG como la Crl344 narran que tras el encuentro en Febros con su t i o , los infantes arrancan las tiendas y llegan a la mafiana siguiente al campo de Almenar. La RefTol dice que tras arrancar las tiendas llegan los infantes al campo de Alvar. y el episodio del descabezamiento de los infantes tras la t e r r i b l e b a t a l l a tiene lugar en Campo de Palomas. Por su parte el romance dice que Ruy Velazquez espera a sus sobrinos en s i e r r a s de Altamira. "que dicen de Arabiana," lugar que no encontramos mencionado en ningun texto c r o n i s t i c o . Los cambios de topdnimo se nos presentan en los d i s t i n t o s textos de la siguiente manera: 117 Encuentro de t i o y sobrinos Lugar de la b a t a l l a PCG: Febros campo de Almenar Crl344: Febros campo de Almenar RefTol: (no se menciona) campo de Alvar campo de Palomas Romance: si e r r a s de Altamira campos de Palomar o Arabiana El campo de Almenar es, pues, el lugar donde segun las dos primeras crdnicas tiene lugar la b a t a l l a en la que los infantes pierden la vida. Puesto que la RefTol, crdnica mas tar d i a , comienza ya a fluctuar en el uso del topdnimo, es ldgico suponer que la transmisidn t r a d i c i o n a l del rel a t o esta ya introduciendo ligeros cambios en d l . Para cuando llegamos al romance la toponimia todavia esta mas confusa, puesto que se u t i l i z a el nombre de Arabiana en lugar del de Almenar. Los topdnimos Altamira y Almenar se confunden dando lugar a la innovacidn Arabiana, que se u t i l i z a para designar el lugar en que Ruy Velazquez espera a sus sobrinos. Este dato nos confirma que la t r a d i c i d n pierde de v i s t a los d e t a l l e s precisos del episodio, ya que Almenar es el lugar en que, segdn las crdnicas, se da la b a t a l l a y no aqudl en que Ruy Velazquez espera a los infantes. Sobre el topdnimo mas tardio, observa Mendndez P i d a l : Caracter d i s t i n t o tienen las s i e r r a s de Altamira, s i es que se relacionan con el Pico de Altomira (a seis kildmetros de Palomares del Campo, en la raya de Guadalajara y Cuenca), ya que c o n s t i t u i r i a n una nueva muestra de cdmo el centro geografico de la leyenda tendia en el s i g l o XV a desplazarse desde la regidn de Almenar y Arabiana hacia la frontera toledana. (RJ_» II, 133) 118 El que Menendez Pidal ya se haya referido al "topdnimo extrafio," campo de Palomas, que aparece en la RefTol como de "ascendencia epica," parece sugerir la e x i s t e n c i a de alguna refundicidn podtica de la leyenda de los Infantes de Lara que contuviera t a l a l t e r a c i d n . Sin embargo, el mismo Mendndez Pidal al estudiar los romances c a r o l i n g i o s , hace c i e r t a s observaciones (no conectadas en absoluto con la leyenda de los Infantes) que nos parece oportuno traer a cuenta ahora. Existe un romance (No. 183 de la Primavera) de la s e r i e sobre la b a t a l l a de Rocesvalles, el de la Huida del rey Marsfn, uno de cuyos versos es una d i s t o r s i d n popular del verso antiguo de la gesta "Por Roncesvalles a r r i b a fuyendo va el rey Marsln," que el romance transforma en: "Por las s i e r r a s de Altamira huyendo va el rey Marsfn." Otro romance c a r o l i n g i o , tambidn sobre el tema de Roncesvalles (No. 185a de la Primavera), comienza: "En los campos de Alventosa mataron a don Beltran" (RH, I, 248). Suponemos muy posible un proceso de contaminacidn con relatos juglarescos i n f l u f d o s por los ecos de la b a t a l l a de Roncesvalles, i n i c i a d o a p a r t i r del topdnimo Palomares. La conexidn Palomares/Altomira/Altamira y la Alvar/Alventosa, parecen apuntar hacia una abundante ac t i v i d a d juglaresca local izada en torno a la regidn toledana. No s e r i a extrafio que la RefTol, e s c r i t a por un judfo converso toledano, r e f l e j a r a en su narracidn de la leyenda de los infantes la i n f l u e n c i a de fuentes comunes a las de los relatos juglarescos de esa zona. Evidentemente, la adaptacidn de los acontecimientos a la toponimia local darfa al re l a t o un mayor at r a c t i v o para los lugarenos. En cuanto al romance que nos ocupa, de manufactura juglaresca dl mismo, es muy posible que se haya acogido a la t r a d i c i d n tardfa de la leyenda i n f l u i d a a su vez por esos relatos, y difundida a travds de pliegos sueltos. 119 Romances No. 21: "<LQuidn es aquel caballero?" No. 22: "Cansados de pelear" Ambos romances fueron publicados en la serie de Sepulveda y son obra del Caballero Cesareo, quien v e r s i f i c a el capltulo VI de la Qcampiana, refe r i d o a la leyenda de los Infantes. Tanto Duran como Wolf creyeron que el No. 21 era t r a d i c i o n a l por estar compuesto "con tanto desembarazo y g a l l a r d l a " (RT, 1, 130). En nuestra opinidn, el soplo dpico de estos romances es ya muy manierista, pero es interesante observar cdmo el autor se centra exclusivamente en la descripcidn de la b a t a l l a entre los infantes y los moros, tema que los romances tr a d i c i o n a l e s (al menos los conservados), no tocan en absoluto. Romance No. 23: "Saliendo de Canicosa" Fue publicado en la S i l v a de 1550 y es considerado como viej o por Mendndez Pidal quien cree que Wolf y Hofmann no estan j u s t i f i c a d o s al haberlo c l a s i f i c a d o como p r i m i t i v e Mild tambidn lo creyd relativamente moderno, de la segunda mitad del s i g l o XVI, como lo muestra la mencidn de la media luna en la ensefia mora y la d i s t i n c i d n entre Aid y Mahoma en el verso: Aid traen por ap e l l i d o , / a Mahoma a vozes llaman 120 Ademas, los versos enumerativos repitiendo mucho recuerdan algunos romances fr o n t e r i z o s no muy antiguos, por lo que Menendez Pidal, senalando los multiples elementos que el autor toma de la t r a d i c i d n romanclstica s i n seguir un texto determinado, concluye que " l e cuadra bien la c a l i f i c a c i d n de semiartfstico que le da Mila" (RT, II, 162). En efecto, ya en los primeros versos el autor l o c a l i z a con gran p r e c i s i o n todos los acontecimientos que van a desarro1larse, enumerando practicamente todos los topdnimos que conocemos procedentes de diversas fuentes: Saliendo de Canicosa / por el val de Arabiana donde don Rodrigo espera / los hijos de la su hermana, por campo de Palomares / vio venir muy gran campafia . . . El autor muestra, por tanto, gran p r e c i s i d n al darnos en aras al convencionalismo seudo-realista, la toponimia exacta de tan s i g n i f i c a t i v a b a t a l l a . Esta toponimia es la misma que se menciona en el Romance No. 25, donde tambidn don Rodrigo pide a Almanzor que le envle s i e t e reyes a Campos de Palomar, y dl mismo aguarda a sus sobrinos en las s i e r r a s de Altamira "que dicen de Arabiana." Este dato parece asociar al autor con fuentes tardlas, como la RefTo 1, pero el nombre de Canicosa es el que se da en la Crl344 al pinar donde Nuno Salido observa los agiieros, mientras que la RefTo 1 le da el nombre de Tenicosa. Encajando con el punto de v i s t a que considera este romance como sem i a r t i s t i c o , la accidn se nos presenta en dl a travds de un ojo impersonal que comunica su v i s i d n a un hipotdtico auditorio. Como en los romances del Caballero Cesareo, en dste se centra tambidn la atencidn en el encuentro f i n a l entre infantes y moros, consiguiendo r e s a l t a r el hecho 121 de que se l i b r a una b a t a l l a contra el i n f i e l , elemento que no se destaca en la t r a d i c i d n de esta leyenda. Incluso el mismo Caballero Cesareo presenta a los moros conmovidos ante la bravura de los infantes, y reacios a matarlos. No perdemos nunca de v i s t a que la responsabi1idad por esta matanza recae directamente sobre el traidor don Rodrigo, y no en los ejecutores materiales de la venganza. En cambio, en el Romance No. 23 don Rodrigo no es mas que una velada presencia f l s i c a al p r i n c i p i o del romance, quizas el testigo a travds de cuyos ojos se despliegan los acontecimientos que perciben los nuestros. Las referencias a sfmbolos musulmanes tienen tambidn por funcidn poner de manifiesto que lo que aqui se v e n t i l a es una b a t a l l a contra el i n f i e l . Con la misma intencidn se ponen en boca de Nufio Salido palabras mencionando a la "gente pagana," e incluso pide el ayo a los infantes: "vendamos bien nuestros cuerpos y miremos por las almas." Por su parte los infantes reciben al enemigo al g r i t o de "iSantiago, Santiago!", d e t a l l e tambidn presente en el romance del Caballero Cesareo. Es c i e r t o que ya en la PCG se hace mencidn de la llamada al apdstol, y que se habla de "los enemigos de la fe", pero estas referencias quedan muy d i l u l d a s en el contexto general de un relato de venganzas f a m i l i a r e s . La Versidn Interpolada tiende a dar mas d e t a l l e s pios, pero tampoco de modo abrumador, mientras que la RefTo 1. siempre precisa en este tipo de datos, llega a decir que los infantes confiesan y comulgan antes de entrar en b a t a l l a . El romancista, al haber elegido precisamente este episodio de entre todos los de la leyenda, logra crear un alegato dpico en el que se ensalza la bravura de los c r i s t i a n o s en su lucha contra el musulman. El hecho de que no conozcamos mas versiones de este romance que la de la Si 1va, parece indicar que este tratamiento del episodio, mas erudito y menos cercano en e s p l r i t u a las fuentes populares 122 de la leyenda, no tuvo excesiva fortuna. Interesa senalar, a pesar de e l l o , la presencia en este romance de factura semi-erudita de elementos pertenecientes a la t r a d i c i d n epica que, de algun modo, han pasado a conocimiento del romancista. Romance No. 24: "Partese el moro Al i c a n t e " Sdlo conocemos una versidn de este romance que Mendndez Pidal c l a s i f i c a como p r i m i t i v o : la publicada por la segunda parte de la Si 1va de  1550. Segdn Mendndez Pidal, Mi la creyd que provenia del antiguo cantar de gesta p r o s i f i c a d o por la PCG, pero no de la crdnica misma. Esta opinidn es compartida en parte por el primer c r i t i c o , quien cree que el romance proviene no del cantar viejo, sino del nuevo. Tambidn expresd Mendndez Pidal su desacuerdo con Pio Rajna, cuando dste objetd en 1915 que las coincidencias entre el romance y la gesta p r o s i f i c a d a en la crdnica eran demasiado escasas para poder a l u d i r a un origen dpico. Para Mendndez Pi d a l , por el contrario, el acuerdo es tan grande que bien podria pensarse que el romance proviene de la Crl344, aunque, naturalmente, dl no lo cree a s l CRT, II, 138). La observacidn de Pio Rajna debid de estar basada en su comparacidn de este romance con la narracidn de la PCG, porque de otro modo es inconcevible que no notara las analoglas entre el romance y la Cr_1344, bien apuntadas por Mendndez P i d a l . A s l , el nombre de Alioante dado al moro que l l e v a las cabezas a Almanzor, la r e f e r e n d a a la vfspera de Sant  Cebrian, el que Almanzor saiga a r e c i b i r l e , la mencidn a las ocho cabezas pertenecientes a hombres de a l t a sangre, el que Almanzor mande ponerlas 123 sobre un tablado, el que la l i d i a se haya dado en el campo de Almenar (y no en el de Palomar o Palomas), los lamentos sobre las cabezas, etc., d e t a l l e s ya contenidos en la Cr1344. En dos ocasiones el romancista equivoca los ap e l l i d o s de dos infantes, llamando al segundo de e l l o s Martin Gdmez, y al quinto Ruy Gdmez. Al tercero, Suero, llama Gustos, y tanto a Ruy Gonzalez como a Ruy Velazquez, t i o de los infantes, les llama Ruy Gdmez. Aclara Mendndez Pidal que estos d e t a l l e s , que quizas podrian a t r i b u i r s e a confusidn propia de transmisiones orales, son errores debidos a malas lecturas, puesto que el patronimico Goncalez se abreviaba G°s (RT> II, 131). Desde luego, no parece ldgico que un lector de crdnicas hubiese cometido este tipo de descuido al t r a n s c r i b i r los patronimicos abreviados, por lo que es muy posible que e x i s t i e r a , como sugiere Mendndez Pi d a l , toda una t r a d i c i d n e s c r i t a de este romance, quizas en pliegos sueltos poco cuidadosos en su edicidn. Por ejemplo, ademas de que a Ruy Velazquez se le llame Gdmez, se le confunde con uno de los infantes. Tambidn dos de los hermanos quedan fundidos en uno: Gustios desaparece, y su c a r a c t e r i s t i c a i n d i v i d u a l i z a n t e , "non diriades una mentira por toda Espafia quant mafia es" (Re 1 iquias, 211, 12), pasa en el romance a las alabanzas que se prodigan a Ruy ("nunca le oyeron mentira, 7 nunca por oro ni p l a t a " ) . Cree Mendndez Pidal que es dste "uno de los romances que menos se desvian del tronco de la gesta de donde proceden", aun cuando admite que los elogios han quedado reducidos en extensidn tras las sucesivas transmisiones (RT, II, 147). Por nuestra parte opinamos que los elogios en cuestidn bien podrian haber estado abreviados con respecto al cantar (o su posterior evolucidn) desde el p r i n c i p i o , pues el gdnero romancistico tiende sistematicamente a abreviar sus modelos dpicos; pero es evidente 124 que c i e r t o s rasgos, como los que ya hemos expuesto, seflalan el desgaste propio de los productos de una larga transmisidn t r a d i c i o n a l . Romance No. 26: "A cazar va don Rodrigo" Este romance fue publicado en el Cancionero de romances s i n afio. Cancionero de romances de 1550 y S i l v a de 1550. Se conocen, s i n embargo, otras dos versiones mas, una de el las pub Iicada en pliego suelto conservado en la B i b l i o t e c a de Praga, y la segunda en pliego suelto de la B i b l i o t e c a del E s c o r i a l (RT, II, 149-52). Menendez Pelayo apunta que este romance no procede tan directamente como el anterior del cantar segundo, aunque cree que no puede negarse su enlace con e l . Senala tambien su parecido con los romances caballerescos y rechaza toda conexidn del romance con las crdnicas, en las que nada se h a l l a de este dialogo entre Ruy Velazquez y Mudarra (Antologla. VI, 244). Para Mendndez Pidal deriva este romance directamente de las gestas, pero de una de las ultimas refundiciones, ya que se relaciona alternativamente con la Crl344. la Versidn Interpolada y la RefTo 1, por lo que no puede derivar de ninguna de el las, sino del o r i g i n a l epico que s i r v i d de base a todas el las. Con todo, considera este romance como "una s l n t e s i s podtica hecha con recuerdos de episodios y versos diseminados en el Cantar que le s i r v e de gufa," y coincide con Mendndez Pelayo en ver en dl un producto mucho mas novelesco y adelantado en su evolucidn (RT, II, 152). Bdnichou en su a n a l i s i s de este romance matiza el proceso de creacidn que dio lugar al poema, sefialando.su r e l a t i v a independencia respecto a los 125 relatos mas antiguos, tanto epicos como c r o n i s t i c o s . Cree que, a pesar de la r e l a c i d n que Mendndez Pidal mostrd con la Crl344 y el cantar que dsta p r o s i f i c a " l a f i l i a c i d n entre gesta-crdnica y romance queda bastante remota y vaga," y encuentra sdlo una r e f e r e n d a textual, la de 1 lamar a Mudarra "h i j o de la renegada," que pueda ligar s e directamente a la tr a d i c i d n de este material 1egendario. 1 7 Catalan cree en cambio que los recuerdos de la gesta presentes en las versiones t r a d i c i o n a l e s del romance se explican mejor "suponiendo que el romancista habla oido cantar la h i s t o r i a epica a un profesional de la poesia oral o la habla leldo en un manuscrito podtico o c r o n i s t i c o , " y expli c a la u l t e r i o r metamorfosis de esos elementos como t l p i c a del proceso de transmisidn t r a d i c i o n a l . 1 8 Creemos, como Mendndez Pidal y Catalan, que los posibles antecedentes para el r e l a t o del romance (el encuentro de Ruy Velazquez con Mudarra durante una Jornada de caza emprendida por el primero) pueden encontrarse facilmente en los textos c r o n l s t i c o s tardlos, como la Crl344. En dsta, despuds de haber sido nombrado por Garci Fernandez alcayde mayor de su t i e r r a , Mudarra se dedica con pe r s i s t e n c i a monomanlaca a la persecucidn de su enemigo, convertido ahora en enemigo publico. Tras haber sido empujado de c a s t i l l o en c a s t i l l o , Ruy Velazquez cree finalmente ha l l a r s e seguro en el de Hurefia, y al amanecer decide s a l i r de caza azor en mano. Antes de llegar a Espeja encuentra una garza a la que lanza el azor, pero dste no puede alcanzarla. Molesto por el incidente sale a buscarla con trescientos caballeros, y es entonces cuando ve venir a Mudarra con mil caballeros. El lugar en que Ruy Velazquez espera a Mudarra y a su acompaftamiento pasd a llamarse desde entonces Val de Espera, en lugar de Val de Espeja. 126 La escena del encuentro entre los dos hombres esta d e s c r i t a en las crdnicas tardlas con gran p r o l i j i d a d y uso de suspense, puesto que el rel a t o ha llegado al punto culminante esperado desde el nacimiento de Mudarra. En la Crl344, cuando el bastardo se destaca de sus hombres para avanzar hacia los de Ruy Velazquez, se establece entre los dos enemigos el siguiente dialogo: Mudarra: Certas, yo so don Mudarra. Ruy Velazquez: iQud v i n i e s t e s aqui buscar?: ca desque llegastes a Lara me f i z i e s t e s muy gran tuerto, ca me matastes los mios omes e quemastes las mias v i l l a s ; ma vos en t a l lugar estades que todo ora lo compraredes por el cuerpo. Mudarra: Mientes traydor, mas tu daras oy derechos de quantas traygiones e aleves pensaste; e para se acabar e l l o , castiguemos la c a v a l l e r i a , esten nuestras azes quedas e lidiemos nos uno por otro. (Reliquias, 229, 5-10) Relato muy semejante al de la Crl344 hace la Versidn Interpolada. pero la RefTo 1 prolonga mas la presentacidn de Mudarra a Ruy Velazquez, lo que la aproxima mas al romance: Ruy Velazquez: iQuien soys vos dezi, cavallero, o a quien quereis? Mudarra: Yo soy don Goncalo Goncalez, que de ante me dezian don Mudarra, sobrino del rey Almancor e f i j o de la su hermana; don Goncalo Gustines me ovo en el la engendrado a s e r v i c i o de Dios, para venganca rescebir de un grand traydor que entre vosotros es. Ruy Velazquez: Si vos soys don Mudarra, ique veniste aqui buscar? ca despues que a Lara entrastes . . . (Reliquias, 239, 13-18). La s a l i d a de Ruy Velazquez en expedicidn de caza precisamente el dia 127 en que Mudarra le da alcance, se aprovecha en el romance mediante el uso del motivo de la caza agorera, presagiadora de malos auspicios. En este caso no es solamente presagio de muerte, como en otros romances de tipo f a n t a s t i c o , sino que ademas se convierte en metafora de la "caza" inclemente de Rodrigo por Mudarra, dsta s i coronada por el dxito. El que el romance se introduzca con esta nota negativa sienta la atmdsfera f a t a l i s t a que es su c a r a c t e r I s t i c a dominante. La pasividad de Ruy Velazquez se subraya al ser Mudarra quien d i r i g e el interrogatorio, al contrario que en las crdnicas donde es siempre Ruy Velazquez quien pregunta primero y exige que su antagonista se i d e n t i f i q u e . La semejanza con el relato de la RefTol se observa tanto en el nombre de Rodrigo de Lara, dado en el romance a Ruy Velazquez, como en el de don  Gonzalo que se da a Mudarra. Otro dato que conecta de modo s i g n i f i c a t i v o este romance con los relatos c r o n l s t i c o s tardios es la sugestiva elabo-racidn que el romancista hace del motivo de la espera para c o n t r i b u i r a la creacidn de la atmdsfera f a t a l i s t a que desde el p r i n c i p i o rodea al tra i d o r . Tanto la Cr1344 como la RefTo 1 y la Versidn Interpolada coinciden en r e l a t a r la andcdota del Val de Espejo transformado en Val de Espera. Sin duda el dato debid quedar bien establecido en la memoria popular, alcanzando su mejor expresidn l l r i c a en este romance construido en torno al motivo de la espera f a t l d i c a . 128 Conclusiones del Capitulo III De los ocho romances viejos correspondientes a este c i c l o , dos, los Nos. 21 y 22 son c r o n l s t i c o s . Su autor, el Caballero Cesareo, se i n s p i r a segun su costumbre en la Ocampiana. El No. 23 es semi-erudito, obra de un autor Influfdo por romances fro n t e r i z o s e interesado en presentar con todo lujo de de t a l l e s c o l o r i s t a s el enfrentamiento entre moros y c r i s t i a n o s . La f i l i a c i d n de este romance respecto a relatos tardlos de la h i s t o r i a de los Infantes es evidente, pero a pesar de e l l o el autor se las arregla para dejar constancia de su conocimiento de la toponimia tradicionalmente asociada a los acontecimientos de la b a t a l l a f i n a l . Hemos de suponer que esos relatos tardlos ya registraban con exactitud este tipo de datos pertenecientes a la t r a d i c i d n epica. El Romance No. 26 es el mas representative del genero romanclstico de los de esta se r i e . El material epico u t i l i z a d o se transforma creativamente en un nuevo producto de gran intensidad 1Irico-dramatica. La conexidn tematica de este romance con la segunda gesta es s i n embargo evidente, y puesto que existen testimonios de una abundante transmisidn t r a d i c i o n a l de la leyenda de los Infantes de Lara, lo mas probable es que la sustancia epica de este texto provenga de manuscritos podticos o c r o n l s t i c o s difundidos gracias a la act i v i d a d juglaresca. Precisamente los tres romances c l c l i c o s Nos. 19, 20 y 25, son ejemplos excelentes de esa acti v i d a d . Nos encontramos con tres versiones d i s t i n t a s de la leyenda adaptada a los llmites permitidos por el gdnero romanclstico. El No. 25 es el mas completo y articulado, prueba de que probab1emente no quedd tan expuesto como los otros dos a manipu1aciones 129 t r a d i c i o n a l e s subsiguientes, mientras que el No. 19 queda fragmentado antes de concluir la h i s t o r i a , y el No. 20, tambidn truncado en el mismo punto, es el que s i n duda estuvo mas expuesto a una a c t i v a transmisidn popular. Hemos tenido oportunidad de rastrear en las etapas de la elaboracidn de estos tres romances algunos aspectos del proceso de transmisidn que implican claramente la labor c r o n i s t i c a . Por ejemplo, en el caso del tratamiento dado a dofia Lambra, la gradacidn de matices negativos s u f r i d a por el personaje cuenta con la p a r t i c i p a c i d n a c t i v a del autor de la Cr1344. Esta i n i c i a t i v a c r o n i s t i c a se continda en el Romancero, que reelabora la ofensa de dofia Lambra extendidndola a la casa de Lara. Es posible, por otra parte, que el autor o autores de estos romances c l c l i c o s hayan contado con un relato previo de la leyenda que ya contuviera las alteraciones que observamos en e l l o s . Si t a l suposicidn es correcta, creemos que el relato en cuestidn s e r i a , con toda probabi1idad, una refundicidn en prosa realizada a p a r t i r de los textos c r o n i s t i c o s tardlos. En el material dpico de este c i c l o es relativamente f a c i l observar, dada la abundancia de crdnicas que tratan de la leyenda, las pequefias alteraciones que los d i s t i n t o s textos van introduciendo en el relato. Estas alteraciones ponen de manifiesto la tendencia refundidora de los cronistas, hecho que los integra en la corriente t r a d i c i o n a l . En el caso de la RefTo 1 parece ldgico suponer que muchas de estas alteraciones se deban a los intereses p a r t i c u l a r e s del judlo converso que fue su responsable y que se manifiestan en la p r e c i s i d n de d e t a l l e s concernientes a r i t o s o ceremonias r e l i g i o s a s : el que los infantes se confiesen y comulguen antes de entrar en b a t a l l a , el interds mostrado por Almanzor al nacer su sobrino por saber s i se le circuncidara y se le dara nombre moro, 130 el que Mudarra cambie de nombre al ser bautizado, etc. Hemos comentado tambidn sobre los cambios que afectan a los topdnimos en los relatos c r o n i s t i c o s tardlos, y aventurado algunas sugerencias respecto al mecanismo mediante el que esos cambios se produjeron. Los romances son herederos de esa t r a d i c i d n en la que introducen sus propias alteraciones. Entre los materiales acopiados para la elaboracidn de estos romances c i c l i c o s figuran "Las quejas de dofia Lambra," que quizas se r e c i t a r a n aisladas, como sugiere Mendndez Pidal (RJ_, II, 123). Sin embargo, y como dl mismo muestra, la versidn de las quejas tomada por el Cancionero s i n  aflo proviene de una copia manuscrita y no directamente de la t r a d i c i d n o r a l , por lo que tampoco es improbable que estos romances juglarescos hubiesen accedido al de las quejas por el mismo procedimiento. Finalmente, el Romance No. 24 es el dnico de esta s e r i e que Mendndez Pidal considera p r i m i t i v e Es posible que s i lo fuera en sus orlgenes, pero la versidn de la Si 1va. la dnica conservada, muestra claramente rastros de una a c t i v a transmisidn e s c r i t a , probab1emente a travds de manuscritos c r o n i s t i c o s y pliegos sueltos. La importancia de este tipo de transmisidn queda a s i de manifiesto en los romances de este c i c l o . 131 Notas al Capitulo 111 1 El nombre de Infantes de Lara parece haberse generalizado a p a r t i r del s i g l o XIV, mientras que los textos c r o n l s t i c o s anteriores p r e f i r i e r o n u t i l i z a r el de Salas (Vease Menendez P i d a l , RT, II, 89). 2 En 1896 Menendez Pidal consagr6 a este material epico un estudio completo en su obra La leyenda de los Infantes de Lara (hemos consultado la segunda edicidn publicada por el Centro de Estudios Histdricos en Madrid, 1934), y despues p u b l i c d - l o s relatos de la leyenda recogidos en la PCG, Crl344, RefTol y Versidn Interpolada en sus Reliquias. La c r l t i c a aceptd en general los puntos de v i s t a expresados por Mendndez P i d a l . Sin embargo, las primeras voces disidentes se dieron con Camillo G u e r r i e r i C r o c e t t i , quien arrojd dudas sobre la e x i s t e n c i a de un cantar tras el relato de la PCG (vdase "La leggenda degli i n f a n t i di Lara," I 1 Cid e i  cantari di Spagna [Firenze: Sansoni, 1957], pag. 155), y con Angelo Monteverdi. Este ultimo rechazd los argumentos h i s t o r i c i s t a s de Mendndez Pid a l , y propuso como explicacidn para el conocimiento de la h i s t o r i a c astellana del s i g l o X que muestra el autor del relato, la informacidn extraida bien de las crdnicas, bien de la t r a d i c i d n . Admitid Monteverdi, sin embargo, la e x i s t e n c i a de una t r a d i c i d n local o f a m i l i a r respecto a la t r a g i c a h i s t o r i a (ver "II Cantare degli i n f a n t i di Salas," Saggi Neolatini [Roma, 1945], pag. 435. s El nucleo h i s t d r i c o de la leyenda lo encuentra Mendndez Pidal en un suceso que tuvo lugar en 974, segun r e l a t a el historiador coetaneo Ben Hayyan. En agosto de ese afio el conde Garci Fernandez tenia embajadores en Cdrdoba en tratos con Alhaken II, pero antes de que los embajadores abandonaran la c a p i t a l , el 2 de septiembre atacd el conde el c a s t i l l o de Deza, en la frontera de Medinaceli. Cuando la n o t i c i a llegd a Cdrdoba el 12 de septiembre, el airado c a l i f a mandd expulsar a los embajadores castellanos y como dstos protestaran, ignorantes de los acontecimientos, los hizo encarcelar (RT, II, 87-90). * Ver E r i c h Von Richthofen, Estudios epicos medievales (Madrid: Gredos, 1954), pags. 157-218. Destaca este investigador en p a r t i c u l a r el acontecimiento de las bodas en 1257 de C r i s t i n a , h i j a del rey de Noruega, y un hermano de Alfonso X el Sabio. Cree Von Richthofen que en la corte alfonsina debid de o i r s e el relato de la Thidrekssaga, puesto que entre el lucido cortejo de C r i s t i n a se encontrarIan, s i n duda, recitadores noruegos que narrarlan la obra recientemente redactada en Bergen tras laborioso trabajo de recopi1acidn. Los juglares espanoles la habrlan oldo, adaptando pasajes de el la a otros parecidos de los Infantes de Lara. La leyenda a s l adornada habrla podido ser u t i l i z a d a por los cronistas alfonsinos. 132 s Chalon corrobora muchos de los argumentos h i s t o r i c i s t a s de Mendndez Pi d a l , como el que el poeta situe muy precisamente la frontera entre el reino musulman de Cdrdoba y el condado de C a s t i l l a en el s i g l o X. Las relaciones entre moros y c r i s t i a n o s descritas en la gesta corresponded tambidn a la realidad de ese s i g l o , y la f i g u r a de Garci Fernandez aparece tratada aqui de manera mas r e a l i s t a que en otros materiales legendarios. Sefiala, s i n embargo, que el hecho de que las relaciones entre moros y c r i s t i a n o s a fines del reinado de al-Hakam II sean histdricamente correctas no demuestra la veracidad de la epopeya consagrada a la muerte de los infantes; c r e e r l o s e r i a confundir realismo h i s t d r i c o con h i s t o r i c i d a d autdntica (L'Histoire, pag. 4790). 4 C o l i n Smith, The Making of the Poema de mio Cid (Cambridge: The University Press, 1983), pag. 40i 7 Pattison cree que la primera hipdtesis es s u f i c i e n t e para explicar las peculiaridades de la Vulgata. Sefiala este c r f t i c o que T. Babbit no aceptd la hipdtesis de la abreviacidn perdida postulada por Mendndez Pid a l , creyendo que la mayor s i m p l i f i c a c i d n de d e t a l l e s de la CVR quedaba explicada por ser esta crdnica de dpoca anterior, pero Pattison cree que la hipdtesis de Mendndez Pidal da mejor cuenta de las omisiones (From  Legend, pag. 48). 8 Mas adelante expondremos las dudas que con posterioridad a la opinidn de Mendndez Pidal se han arrojado sobre s i la p r o s i f i c a c i d n de la h i s t o r i a recogida por la Versidn Interpolada corresponde al segundo cantar o al primero. * J. G. Cummins, "The Chronicle Texts of the Legend of the * Infantes de Lara,'" BHS, 53 (1976), 101-16. Segdn Cummins lo que sucede es que la Versidn Interpolada expande elementos ya presentes en la PCG. Es a p a r t i r de la persecucidn de Ruy Velazquez por Mudarra cuando la crdnica cambia, pero esto tiene el aspecto de ser un apdndice tardlo tornado de la refundicidn representada en la Cr1344. Asi pues, el lamento de Gonzalo Gustios pudo haber formado ya parte de la leyenda o r i g i n a l , aunque la crdnica a l f o n s i n a lo condensa drasticamente. Quizas el compilador de la Versidn Interpolada, con su tendencia a expandir, resucitd estos d e t a l l e s de algun borrador descartado. Pattison sefiala respecto a esta cuestidn que los rasgos de v e r s i f i c a c i d n presentes en esta crdnica no s i g n i f i c a n en s i evidencia de un nuevo cantar. Aconseja por todo e l l o extremada precaucidn a la hora de d e c i d i r sobre posibles reelaboraciones reflejadas en un texto y sugiere que sdlo cuando nuevos elementos narrativos, como la persecucidn de Ruy Velazquez por Mudarra, se combinan con rastros inequlvocos de asonancia, puede asumirse razonab1emente que hay una refundicidn o segundo cantar (D. G. Pattison, "Legendary Material and i t s Elaboration in an Idiosyncratic Alphonsine Chronicle," Belfast Spanish and Portuguese Papers [Be l f a s t : The Queen's University of Belfast, 1979], pags. 173-80). 133 1 0 Menendez Pidal nota claras conexiones entre el material contenido en la RefTo 1 y el de los romances del s i g l o XVI. Su opinidn v a c i l a en lo que se r e f i e r e a las variantes reflejadas en la RefTol. que cree que quizas no formaban ya parte de una refundicidn tota l del poema. En esta dpoca, dice, los episodios epicos mas famosos eran frecuentemente desgajados del conjunto de la gesta y recitados aisladamente por los juglares. Serian estos fragmentos los que llegaron al s i g l o XVI, siendo entonces recogidos y editados como poemas independientes (RT, I, 95). 1 1 Joaquin Gonzalez Cuenca, El romance, pag. 20. 1 2 Vdanse por ejemplo, el Romance 88 de la Primavera que comienza de manera muy semejante al 20: "iAy Dios, qud buen caballero el maestre de Calatrava!", y el 82a: "Ya se salen de Jadn los trescientos hijosdalgo." 1 3 Duran, en su Romancero, ehmienda "un caballero" dando en su lugar "mi cabal le r o , " pero como sefiala Mendndez Pidal (RJT, II, 116), no tiene ningun sentido menospreciar a los de Salas para alabar a don Rodrigo, tambidn de Salas. Es romance menos habil en su composicidn o, mas probab1emente, deteriorado por las muchas transmisiones orales. 1 4 Ver, por ejemplo, el Romance 65 de la Primavera referente al maestre de Santiago: "Yo me estaba a l i a en Coimbra," o el 60, sobre los condes de Carridn: "Yo me estando en Valencia," o el 103, sobre dofia Isabel de L i a r : "Yo me estando en Tordesi1 l a s . " 1 3 El posible s i g n i f i c a d o de esta ofensa ha sido estudiado por diversos autores. John Burt ("The Bloody Cucumber and Related Matters," HR, 50 [19823, 345-52), interpreta el incidente como i n v i t a c i d n sexual de dofia Lambra durante la menstruacidn. Esta opinidn encajarla mejor en el contexto de la dofia Lambra hipersexuada de la Crl344, pero no en el de la PCG, donde su odio por el infante acepta mejor la interpretacidn de una amenaza de castracidn. 1 6 El que Garci Fernandez aparezca con c i e r t a prominencia en el segundo cantar es innovacidn que se introduce en dste respondiendo quizas al cambio de orientacidn que nota Cesare Acutis. Segun este c r i t i c o , el segundo cantar introduce ya nociones de derecho romano que se oponen a las del derecho consuetudinario germanico seguidas por el primer cantar. Respondiendo al nuevo cddigo, la muerte del traidor pasa a ponerse bajo la j u r i s d i c c i d n e s t a t a l , en lugar de ser un acto de venganza puramente privada. Mudarra, investido de poderes por el conde castellano, cede a Ruy Velazquez a la comunidad para que dsta decida su suerte (Cesare Acutis, La leggenda degli i n f a n t i di Lara (due forme epiche nel medioevo  occidentale) [Torino: Einaudi, 1978], pags. 33 y 42). Sin embargo, el romance no relaciona a Mudarra con Fernan Gonzalez, y la unica aparicidn del conde de que tenemos n o t i c i a en el Romancero es dsta en la que Ruy Velazquez intenta hacerle cdmplice de sus maquinaciones. 1 7 Bdnichou, Creacidn podtica, pag. 47. 1 8 Catalan, "Memoria e invencidn," pag. 456. 134 Capftulo IV C i c l o del Cid: Mocedades de Rodrigo Introduccidn Entre todos los heroes de la Edad Media espanola ninguno ha sido tan celebrado como el Cid, cuyos hechos gloriosos se tratan en una abundante obra l i t e r a r i a que comprende poemas epicos, crdnicas, romances y dramas. La importancia del Campeador y su gran popularidad se r e f l e j a n bien en el numero de romances que se ocupan de sus hazanas, mucho mayor que el de los dedicados a otros personajes epicos. Por esta razdn, distribuiremos los romances viejos sobre el Cid en cuatro capitulos sucesivos, basando la d i v i s i d n en las d i f e r e n c i a s tematicas que se dan en estos cuatro bloques romanclsticos: 1. Mocedades de Rodrigo 2. P a r t i c i d n de los reinos y luchas f r a t r i c i d a s 3. Cerco de Zamora 4. Conquista de Valencia y castigo de los condes de Carridn 135 Antecedentes y opiniones c r i t i c a s Las primeras n o t i c i a s sobre las hazanas juveniles de Rodrigo datan de fines del s i g l o XIII y son muy breves: el cap. 807 de la PCG se r e f i e r e a la conquista de Coimbra por Fernando I, durante cuyo asedio el rey hizo caballero a Ruy Diaz (pag. 487, 15 A). Como la n o t i c i a no es h i s t d r i c a es ldgico i n f e r i r de el la la existencia de material legendario referente a los comienzos heroicos del Cid. Tanto la CrC, como la Crl344 recogen el episodio mencionado por la PCG junto con mucho mas material referente a las Mocedades del Cid, lo que proporciona mayor base para suponer la e x i s t e n c i a de fuentes populares sobre el tema. Armistead estudi6 estos textos c r o n l s t i c o s y llegd a la conclusion de que reflejaban un cantar al que llam6 »Gesta de las  mocedades de Rodrigo (»Gesta).' Poseemos por otra parte un valioso documento, un Cantar de Rodrigo. o Cantar de las Mocedades de Rodrigo (MR), conservado en un manuscrito de fines del s i g l o XIV o p r i n c i p i o s del XV, en la B i b l i o t e c a Nacional de Paris. Este cantar d i f i e r e en muchos aspectos del material de Mocedades conservado en las dos crdnicas que tratan del mismo tema.2 Por lo que se r e f i e r e al contenido epico de los romances de esta ser i e , Mendndez Pidal lo atribuye a una »Gesta de las mocedades que, s i n embargo, no es segun dl su fuente inmediata. Es un texto intermedio, tambidn perdido, el que habrla dado lugar por una parte a los romances, y por otra a MR_. La e x i s t e n c i a del texto intermedio al que alude Mendndez Pidal se postula para dar cuenta de las discrepancias entre crdnicas, poema conservado y romances. Este texto, posterior a la versidn recogida por las crdnicas segun Mendndez Pi d a l , exagerarla algunos de los aspectos 136 de la Gesta o r i g i n a l , exageraciones que son llevadas a un extremo todavfa mayor en MR_, poema mas tardlo, mientras que los romances estan mas en consonancia con la llnea t r a d i c i o n a l (RH., I, 220). Esquema del material de Mocedades contenido en los romances, segun Menendez P i d a l : *Gesta #X (texto perdido) romances MR crdnicas (anteriores al texto perdido) Armistead por su parte llegd a las siguientes conclusiones: el material de Mocedades que se encuentra presente tanto en la CrC como en la Crl344, no lo esta en la PCG, por lo que es obvio que las dos primeras crdnicas mencionadas lo toman de una fuente h i s t o r i o g r a f i c a hoy perdida que debid e s c r i b i r s e entre fines del s i g l o XIII y p r i n c i p i o s del XIV. Esta fuente, *X, parece haber tornado a su vez este material h i s t o r i o -graf ico de la llamada "versidn vulgar" de la PCG, o de un borrador de este texto que d i f e r f a de su predecesora por su insercidn de un relato de las Mocedades. Dadas las semejanzas entre la versidn de Mocedades contenida en esas crdnicas posteriores y el poema MR, es razonable suponer que *X tomd su material de una fuente no h i s t o r i o g r a f i c a , sino juglaresca. Esta serfa la «Gesta, derivada a su vez de la misma fuente juglaresca o r i g i n a l que dio lugar a MR.5 \ \ 137 Esguema del material de Mocedades, segun Armistead *Versidn juglaresca *Gesta MR *X (en prosa) CrC Crl344 Comparando el esquema de Mendndez Pidal con el de Armistead, se echa de ver que el texto *X es d i s t i n t o en ambos. En el de Mendndez Pidal corresponde a un texto dpico originado a p a r t i r de la Gesta perdida y posterior a las crdnicas, mientras que en el de Armistead es texto h i s t o r i o g r a f i c o en prosa que deriva directamente de la *Gesta dando lugar al material contenido en las crdnicas. En 1955 Armistead evitd pronunciarse sobre qud versidn de las Mocedades pudo haber dado lugar a los romances, pero posteriormente (lo veremos con mas d e t a l l e al estudiar los Romances 33 y 34), en un estudio conjunto llevado a cabo con J.H. Silverman, llegd a la conclusidn de que los romances provenian de una versidn perdida de la »Gesta. 4 A la luz de esta nueva informacidn el esquema anterior quedaria completado del siguiente modo: Nuevo esquema de Armistead *Versidn juglaresca *Gesta MR Vers.Perd.*Gesta romances CrC Crl344 138 Menendez P i d a l , en cambio, hace derivar los romances del texto #X, texto que como MR. refunde *Gesta, aun cuando MR. se aparta, segun opinidn del mismo erudito, de la lfnea t r a d i c i o n a l (RH., I, 220). Ahora bien, i a que Hnea t r a d i c i o n a l se r e f i e r e Mendndez Pidal en estos casos? Cabe interpretar que a la t i p i f i c a d a por el CMC, poema constituldo en paradigma del cddigo epico en lo que a la tematica cidiana se r e f i e r e . El hdroe del CMC. p e r s o n i f i c a los valores caballerescos de la comunidad cas t e l l a n a senorial en la a l t a Edad Media, y sus cualidades p r i n c i p a l e s son mesura, valentfa, tesdn y una inquebrantable lealtad al rey y a los intereses del reino. Con este canon cidiano en mente, Mendndez Pidal acusa a MR de ser obra a n t i - h i s t d r i c a que se complace en a l t e r a r "adrede todos los episodios legendarios consagrados a travds de los s i g l o s " (Re 1iquias. LXXIII). Pero s i su acusacidn es valida , preciso es seflalar, entonces, que el a n a l i s i s de los romances de esta s e r i e muestra todavla una mayor tendencia a la r a d i c a l i z a c i d n o novelizacidn de tales episodios, como veremos inmediatamente. 139 Romances del Cid: Mocedades de Rodrigo Romance No. 28: "Ese buen Diego Lalnez" Este romance fue publicado solamente en la Rosa espanola de Timoneda, y comienza a s l : Ese buen Diego Lalnez / despues que hubo yantado, hablando esta sobremesa / con sus hijos todos cuatro. Los tres son de su mujer, / pero el otro era bastardo, y aquel que bastardo era, / era el buen Cid castellano. La presentacion del heroe como bastardo ni responde a la realidad h i s t d r i c a ni se insinua s i q u i e r a en MR, pero el motivo de la bastardla del hdroe es frecuente en la dpica romanica y en la narr a t i v a t r a d i c i o n a l difundida oralmente. Segun dsta, el h i j o bastardo era el dotado de mayor valor y agudeza, por lo que dentro de ese cddigo popular, el co n f e r i r la bastardla a Rodrigo es un intento deliberado de destacarle sobre sus hermanos anticipando su futuro g l o r i o s o . 9 La e x i s t e n c i a de una t r a d i c i d n en este sentido viene acreditada por las alusiones a el la en ia crdnicas que tratan el tema de las Mocedades. En la CrC se r e l a t a que Diego Lalnez, estando aun por casar, dejd embarazada a una labradora de la que tuvo un hi j o , Fernan Diaz. El cro n i s t a advierte entonces que no hay que confundir a este h i j o bastardo con Rodrigo, pues los que a s l lo hacen no conocen l a " e s t o r i a " . Por su parte, en su reconstruccidn de la *Gesta perdida, Armistead senala que la presentacidn en el la de la genealogla del Cid (genealogla que tambidn ofrecen, aunque d i f i r i e n d o en sus versiones, tanto la CrC como la Cr1344. 140 ademas de MR.), tendrla como posible objeto refutar la t r a d i c i d n de que Rodrigo era bastardo.* Las intrigantes referencias de los cronistas a los que no saben la h i s t o r i a del h i j o ilegftimo de Diego Lainez, in v i t a n a un examen detenido de este episodio, narrado por lo demas con decepcionante laconismo en las crdnicas. Tanto la CrC como la Crl344 cuentan basicamente la misma h i s t o r i a : Diego Lainez, estando todavla por casar, cabalga en dia de Santiago y encuentra a una v i l i a n a que llevaba la comida a su marido, trabajador en las eras. "Et trauo del la, e yugo con el la por fuerca, et emprefiose luego de un f i j o " . Tras este incidente la aldeana llega junto a su marido, yace tambidn con d l , y se emprefta de otro h i j o . Al tener lugar el parto nacid primero el h i j o del caballero, al que bautizaron con el nombre de Fernan Diaz. 7 Ahora bien, este episodio ofrece interesantes paralelos con la leyenda de Hdrcules: Alcmene, durante la ausencia de su esposo A n f i t r i o n que lucha para vengar la muerte de los hermanos de aquella, es v i s i t a d a por Zeus. El padre de los dioses, experto conocedor de las artes del d i s f r a z , asume la figu r a de A n f i t r i o n que regresa triunfante de su empresa, y yace.con Alcmene, a la que previamente ha elegido para madre del gran hdroe que se propone engendrar. Cuando al dia siguiente tiene lugar el verdadero regreso del triunfante A n f i t r i o n , dste yace tambidn con su esposa. Nueve meses mas tarde, Alcmene da a luz dos ninos gemelos, siendo Hdrcules, el h i j o de Zeus, el primero en nacer. 8 No creemos en una pura coincidencia de motivos entre la h i s t o r i a del h i j o de Diego Lainez y la del h i j o de Zeus, puesto que hay todavia c i e r t o s datos concernientes al matrimonio del Cid con Jimena, como veremos mas 141 adelante, que testimonial! una incursion deliberada en la leyenda del hdroe griego con intencidn de a p l i c a r l a al "Hdrcules espafiol".' Lo interesante de este episodio relatado en la CrC y la Crl344, es que parece haber sufrido una extrafta censura, quizas llevada a cabo por los compiladores c r o n i s t i c o s . iQud s i g n i f i c a c i d n puede darse en este contexto al hi j o de la aldeana, que despues desaparece s i n haber desempefiado en dl ninguna funcidn? El incidente narrado en las crdnicas tiene unas c a r a c t e r I s t i c a s numinosas que claramente revelan su importancia: mes de j u l i o , calor de los campos cargados de fruto, mujer de la t i e r r a , andnima y practicamente i d e n t i f i c a d a con el la, constituyen una serie de datos que apuntan hacia la idea de un acoplamiento r i t u a l producido al calor de la exuberancia pagana celebradora del s o l s t i c i o de verano. La ldgica de la narrativa exige concluir que Diego Lainez, en su papel de engendrador sagrado, esta l i s t o para hacer concebir a un superhombre bajo los buenos auspicios de Santiago, patrdn de la Espafia c r i s t i a n a . En este sentido es s i g n i f i c a t i v o el que San Juan, siempre asociado al s o l s t i c i o de verano, haya sido s u s t i t u i d o en este caso por Santiago (habidndose producido en el texto el necesario ajuste de fechas), con sus connotaciones guerreras en la cruzada contra el musulman. Con razdn los que no saben la " e s t o r i a " dicen que este hi j o fue Rodrigo Diaz, aunque los que s i la sabian decidieron rechazar este episodio, bien fuera por un decoro que no podia admitir la bastardia de un hdroe nacional, bien por rigor propiamente h i s t d r i c o , puesto que d i f i c i l m e n t e podian los cronistas aceptar como bueno un relato que contradecia los testimonios conservados. MR aun elabora y a l t e r a mas este episodio del h i j o de la labradora atribuydndoselo no a Diego Lainez sino a un hipotdtico hermano de Rodrigo. 142 Ei motivo se introduce cuando la narracidn ha trasladado la accidn a Francia y Rodrigo esta a punto de i n i c i a r el combate con el conde de Saboya: . . . / et b o l v i d los ojos en a l t o : vio estar un su sobrino, / f i j o de su hermano, quel dizen Pero Mudo, / a el fue llegado: -ven aca mi sobrino, / f i j o eres de mi hermano el que f i z o en una labradora / quando andava cazando. (Reliquias, 282, 879-83) La r e f e r e n d a al hermano de Rodrigo en este punto de la narracidn, plantea el problema de la inconsistencia del texto consigo mismo, puesto que ya se nos ha ofrecido al p r i n c i p i o del poema la genealogla de Rodrigo si n a l u d i r s e para nada a la e x i s t e n c i a de otro h i j o de Diego Lalnez. Deja ademas en la oscuridad algunos episodios c r u c i a l e s , especialmente el de la muerte del conde de Gormaz. Es d i f l c i l explicar por qud este h i j o de Diego Lalnez, obviamente mucho mayor que Rodrigo puesto que tiene un h i j o de su misma edad, no p a r t i c i p a en absoluto en un p l e i t o de honor que incumbe a todo el clan Lalnez. Tanto los tres hermanos mayores de Diego, como su h i j o Rodrigo toman parte en la r e f r i e g a contra el conde Gdmez y sus defensores, y es Rodrigo quien, a pesar de su corta edad mata "en buena l i d " al enemigo de su padre. Nada se dice en ningun momento sobre la e xistencia de otro h i j o de Diego Lalnez. El personaje Pero Mudo, o Bermudo, ya aparece en el CMC donde, lo mismo que en MR, es portaestandarte del Cid. Las crdnicas, como ya hemos vis t o , relatan el episodio del h i j o bastardo de Diego Lalnez, y hacen de Pero Mudo hi j o de Fernan Diaz. La novedad que introduce MR. consists en que las circunstancias en que Diego Lalnez engendra a Fernando Diaz se 143 repiten en el caso de dste como s i de determinismo gendtico se tr a t a r a . La i n c l u s i d n de este incidente en la narrativa parece extrafla a primera v i s t a , puesto que rompe su coherencia. Sea como fuere, hay que sefialar que, a pesar de las presiones a que el texto de MR queda sometido para dar cabida al motivo de la bastardia, no llega al extremo del romance, que supone bastardo al mismo Rodrigo. Tras la presentac