Open Collections

UBC Theses and Dissertations

UBC Theses Logo

UBC Theses and Dissertations

Actitudes socio-políticas de Vicente Blasco Ibáñez Clavero, Dolores 1979

Your browser doesn't seem to have a PDF viewer, please download the PDF to view this item.

Item Metadata

Download

Media
831-UBC_1979_A8 C53.pdf [ 6.61MB ]
Metadata
JSON: 831-1.0094664.json
JSON-LD: 831-1.0094664-ld.json
RDF/XML (Pretty): 831-1.0094664-rdf.xml
RDF/JSON: 831-1.0094664-rdf.json
Turtle: 831-1.0094664-turtle.txt
N-Triples: 831-1.0094664-rdf-ntriples.txt
Original Record: 831-1.0094664-source.json
Full Text
831-1.0094664-fulltext.txt
Citation
831-1.0094664.ris

Full Text

ACTITUDES SOCIO-POLITICAS DE VICENTE BLASCO IBANEZ by DOLORES CLAVERO Licenciada en F i l o s o f l a y Letras Universidad de Zaragoza, Spain, i960 A THESIS SUBMITTED IN PARTIAL FDLFTJJffiNT OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF THE FACULTY OF GRADUATE STUDIES (Department of Hispanic and Italian Studies) We accept this thesis as conforming to the required standard THE UNIVERSITY OF BRITISH COLUMBIA October 1979 ( c )Dolores Clavero, 1979 MASTER OF ARTS i n In presenting th i s thes is in pa r t i a l fu l f i lment of the requirements for an advanced degree at the Un ivers i ty of B r i t i s h Columbia, I agree that the L ibrary shal l make it f ree ly ava i l ab le for reference and study. I fur ther agree that permission for extensive copying of th is thesis for scho lar ly purposes may be granted by the Head of my Department or by his representat ives. It is understood that copying or pub l i ca t ion of th is thes i s for f inanc ia l gain sha l l not be allowed without my writ ten permission. Depa rtment The Univers i ty of B r i t i s h Columbia 2075 Wesbrook P l a c e V a n c o u v e r , Canada V6T 1WS Date OeMkr /Tl*) i i ABSTRACT Blasco IbaSezJs p o l i t i c a l and social outlook i s s t i l l a controversial subject in the f i e l d of Spanish literary criticism. He has been called a radical, a communist, a socialist and an anarchist on the one hand, and, on the other, a petit bourgeois whose ideology lacked depth and who wrote largely for pecuniary interest. This thesis considers his socio-political attitudes apparent from a study of selected works from a l l phases of his literary career. Chapter I studies Blasco 1 s early commitment to the Spanish Republican Party and the period of his p o l i t i c a l activity as a Parliamentary Deputy. It i s shown that from his early youth Blasco was opposed to extremism of both right and l e f t , but that he adopted a radical attitude largely out of p o l i t i c a l necessity. This resulted i n l i t e r a r y works of considerable ambiguity: La barraca, CafJas y_ barro, and above a l l his "novelas de tesis" clearly demonstrate this point. Although written apparently to defend the cause of the peasant and the pro-letariat, Blasco i n fact allows the reader to conclude either that the revolution i s impossible, or that, should i t ever take place, i t s results would be negative. Chapter II studies Los argonautas, written after Blasco had abandoned p o l i t i c s , and Los cuatro jinetes del Apocalipsis. In the f i r s t novel, released from his commitment as a p o l i t i c a l figure, Blasco arrived at a rampant defence of capitalism as the only effective road to social reform and progress. In Los cuatro jinetes, the novel written about and during the F i r s t World War, he i s seen to return to an ambivalent position, p a r t i a l l y to >be explained by i i i his loss of f a i t h i n the power of technology and private capital alone to solve social problems. Chapter III deals with two late works, Estudios li t e r a r i o s and La vuelta  a l mundo de un novelista i n which Blasco pours out his thoughts and opinions directly without the vehicle of f i c t i o n , revealing his suspicion of radical p o l i t i c a l ideologies and his inability to face up to the facts of poverty and i t s associated ignorance. Tihe f i n a l conclusion i s that, i n spite of the variety of circumstances during Blasco 1 s extremely active l i f e , no notable changes occurred i n his socio-political attitudes which were clearly progressive for the Spain of his time but never radical. However, i t seems evident that he became increas-ingly sceptical towards the solutions to social problems offered by the different p o l i t i c a l creeds and consequently he adopted utopic attitudes as a form of escapism. But his firm belief i n action as the main justification of human existence demanded of him a more positive response. This he achieved through his l i f e l o n g commitment to the republican ideal and his strong belief i n the mission of the novelist as educator of the masses. iv INDICE DE MATERIAS Pagina Abstract i i Nota de Reconociraiento v INTRODUCCION .. ....... . . . . . . 1 CAPITULO I. Actuaci6n p o l i t i c a y producci6n l i t e r a r i a mas significativa del perlodo 1898-1905 . . . . . . . . . 5 CAPITULO II. Dos obras destacables.del periodo de 1905 a 1920 ;#> . . 50 A. Los argonautas: una novela de transici6n . . . . 50 B. La guerra europea y Los cuatro jinetes del Apocalipsis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67 CAPITULO III. Ultimos alios (1920-1928). Actitudes de Blasco reflejadas en sus obras no imaginativas . . . . . . . ,, 80 A. Estudios li t e r a r i o s . . . . . . . 80 B. La vuelta a l mundo de un novelista . 92 CONCLUSIONES I l l Bibliografia selecta . . . . . . . . . . . . 114 V NOTA DE RECONOCIMIENTO Quiero expresar aqui mi gratitud, en primer lugar, a l a Dra. Maria G. Tomsich, directora animosa de esta tesis, por su constante apoyo y paciente disponibilidad en todo momento, asi como por tantas charlas estimulantes y clarificadoras. Gracias tambien a l Dr. Roberto Flores por sus ut i l e s sugerencias sobre cuestiones bibliogr&ficas, y tanto a e l como a l Dr. Karl Kobbervig por su pronta lectura de este trabajo. INTRODUCCION La figura y l a obra l i t e r a r i a de Vicente Blasco Ib&flez han sido objeto en Espafia de las polemicas mas encendidas, ya que l a c r i t i c a ha tendido a adoptar posturas extremas antag6nicas que reflejan l a divisi6n ideol6gica del pals en dos bloques irreconciliables. Por esta raz&n, l a activa participaci6n de Blasco dentro del partido republican© federalista, ha dejado una huella imborrable en l a valoraci6n p o l l t i c a de su figura que para unos encarna las raejores aspiraciones culturales, politicas y sociales de las clases medias y trabajadoras de Valencia, mientras que para otros es modelo de actuaci6n heterodoxa, anti-religiosa y revolucionaria. Por otra parte, en contraste con e l reconocimientd l i t e r a r i o que Blasco Ibafiez logr6 fuera de su patria, en Espafia, desde e l f i n a l de l a guerra c i v i l , ha sido l a victima de una extraiia conspiraci6n del silencio. Solamente en I967, afio del centenario de su nacimiento, se rompi6 este silencio para dar paso a una nueva actitud c r i t i c a ansiosa de planteamientos objetivos que coloquen tan debatida figura en e l lugar que le corresponde, Ese afio presenci6 l a reedicifin de l a biografla de Blasco hecha por Gasc6 Contell en 1921 y dio a l a luz l a de Le6n Eoca, e l mas completo estudio emprendido hasta ahora de l a vida y l a obra del escritor valenciano. Pero s i algo se puso de manifiesto en l a celebraci6n de este centenario fue l a escasez de trabajos serios sobre Blasco y sobre todo l a ausencia de_una edici6n c r i t i c a de sus obras. En ese mismo afio, Jose Domingo comentaba con tristeza en e l peri6dico l i t e r a r i o Insula (No. 35*0: Muy pocos libros conmemorativos, unos biograficos, unos cri t i c o s , con preferencia de escritores o investigadores coterraneos. Algunos articulos mas 2 o menos superficiales . . . silencio casi absoluto en las publicaciones de caracter nacional, asi como en los circulos intelectuales del pais. En 1969 Betoret Paris, impaciente con esta situacion, deploraba e l estado lamentable de l a c r i t i c a o f i c i a l y rompia lanzas en favor de Blasco calificandole de precursor y sosteniendo que fue uno de los pocos espafioles de l a epoca que mostraron tolerancia e integridad."'" Ya los historiadores l i t e r a r i o s espafioles que escribieron poco tiempo despues de l a muerte del novelista, difundieron l a imagen del Blasco "enfant terrible" que segfin Valbuena Prat, fue "un escritor de fama pasajera y de superficiales pretensiones ambiciosas . . . [y] despidi.6 -una estela de 2 luminosidad universal pero transitoria;" Torrente Ballester, por su parte, todavia fue mas duro en sus juicios sobre Blasco: "Era un tipico burgues de izquierdas [que] careci6 . . . de cualquier virtud espiritual 0 intelectual. Su ideario ( s i tuvo alguno) es deleznable."^ Los mismos amigos del escritor, inclinados a una valoraci6n de conjunto positiva de l a figura y obra de Blasco manifestaron su pesar ante l a supuesta transformaci6n psicol6gica que se oper6 en e l tras de su triunfo. Balseiro, por ejemplo, comenta: Blasco a los treinta anos era sencillo. Confiado pero no petulante. Mucho menos pretensor. . . . Sin embargo, una vez que a consecuencia de su p r o l i f i c o viaje a Norte America conoci6 l a abundancia, olvid6se de su deber como escritor, para con las Letras; para consigo mismo. No hablaba como lit e r a t o , sino como industrial de los l i b r o s . ^ y este punto de vista fue agrandado y llevado hasta e l escrito decididamente panfletario por sus enemigos. 3 En e l momento presente l a cotizacifin l i t e r a r i a de Blasco en circulos academicos es tan baja que nadie se preocupa de corregir errores de datos que aparecen en diversas publicaciones, mientras que otras pasan sobre Si como s i nunca hubiera existido. Este es e l caso de una obra tan reciente como l a de Oleza, quien estudia l a novela espaflola del XIX considerandola bajo su aspecto de portadora de l a ideologia burguesa.^ En su analisis de l a novela naturalista espaflola ni siquiera menciona a Blasco y eso que, a pesar de sus contradicciones, fue e l unico de los escritores espafioles de l a epoca que trat6 en sus obras abiertamente los problemas del proletariado. Esta tesis tiene como objetivo contribuir a llenar e l vacio existente hoy en dia, provocado por l a consideracifin polarizada de l a figura de Blasco que no ha permitido llevar a cabo un estudio objetivo de su actuaci6n p o l i t i c a o de su obra l i t e r a r i a . En este trabajo se ha emprendido e l estudio de las actitudes socio-pollticas de Blasco tal :;y como se reflejan en una selecci6n de sus obras que cubren l a vida del escritor desde su juventud hasta sus ultimos aSos, y se espera que con ello se aclararin en parte los interrogantes planteados en e l momento actual de las letras espaflolas por l a visi6n apasionada de esta figura l i t e r a r i a . 4 NOTAS DE LA INTRODUCCION E. Betoret Paris, " E l caso Blasco IbSnez," Hispania,. LII, 1969, ps. 97-102. 2 A.^  .Valbueipi^Prat, Historia de l a literatura espaflola, III, Barcelona 1937, p. 436. 3 G. Torrente Ballester, Literatura espaflola contemporanea, Madrid 1949, p.. 179. 4 ' JosS A. Balseiro, Blasco Ibafiez, Unamuno, Valle Inclan, Baroja. Cuatro individualistas de Espafia,: The University of North Carolina Press, 1949, ps. 58-59. 5 "\ Juan Oleza, La novela del XIX. Del parto a l a c r i s i s de una  ideologla, Valencia 1976. CAPITULO I ACTUACION POLITICA Y PRODUCCION LITERARIA MAS SIGNIFICATIVA DEL PERIODO 1898-1905 Dentro de l a agitada vida de Vicente Blasco Ibafiez, los primeros ailos de su juventud ocupan un lugar destacable porque ya en ellos se encuentran en embri6n los elementos fundamentales de actitudes que se repetiran con variantes practicamente hasta su muerte. Nacido en Valencia en 1867, de padres procedentes de Aragfin y pro-pietarios de un pequefio comercio de comestibles, mostr6 pronto un caracter inquieto e inconformista. Cuando todavia no tenia diecisiete aflos, mientras estudiaba Derecho en l a Universidad de Valencia, escap6 de casa y march6 a Madrid con e l manuscrito de una novela hist6rica como unico equipaje, y para sobrevivir acept6 e l puesto de "secretario" del ya anciano novelista Manuel Fernandez y Gonzalez, autor de novelas historicas a l estilo de Scott y Dumas. Este aprendizaje dej6 su marca en e l primer estilo de Blasco y bajo esta influencia public6 entre 1888 y 1892 una docena de relatos roman-ticos que mas tarde dese6 no haber escrito. Durante su breve estancia en Madrid (del 8 de diciembre de 1883 a l siguiente 2 de febrero), Blasco tambien encontr6 tiempo para hacer discursos en pequeflos clubs politicos a los que habia sido introducido por sus com-paSeros de pensi6n y de vuelta a Valencia tras haber sido "rescatado" por sus padres, continufi actuando como agitador en diversos clubs politicos a l tiempo que proseguia con sus intentos l i t e r a r i o s . 6 La obra mas reciente y completa para estudiar l a actuaci6n del Blasco politicamente comprometido y de su actividad l i t e r a r i a en esta epoca es l a 1 2 de LoubesV que junto con l a biografia de Roca, coautor del l i b r o anterior, proporciona los datos mas fidedignos para enjuiciar y valorar l a labor de conjunto del escritor y po l i t i c o durante l a parte mas agitada de su vida. KL p e r f i l politico de Blasco queda delimitado desde su primera juventud. Sus ideas son las de l a Revoluci6n Francesa, exaltadora de los derechos del hombre, y a los diecisiete afios ya ingresa en las f i l a s del republicanismo federalista de Pi y Margall. Sin embargo Blasco choc6 pronto con los representantes mas anquilosados del partido; asi es que l a primera tarea que se impuso fue l a de remozar e l federalismo, despertando con ello l a oposici6n de muchos correligionarios quienes prolongaron sus ataques a lo largo de toda l a vida p o l i t i c a del escritor. Durante l a etapa de l88k a 1898 simultane6 su labor p o l i t i c a con l a de novelista. De esta epoca datan tres de sus primeras novelas: 1 Viva l a Republics.., La arafia negra y Los fanaticos,^ en las que aparece e l tema politico como base de l a que se sirve para poner de manifiesto unas ideas que, en l o fundamental, no habian ya de cambiar. Tras de su exilio en Paris en 1890, por haber organizado una mani-festaci6n en contra de l a subida a l poder de C&novas, se opera en e l un cambio en sus inclinaciones politicas, girando hacia e l republicanismo progresista de Ruiz Z o r r i l l a representado en Espafia por Salmer6n, ya que Z o r r i l l a estaba entonces en e l ex i l i o . Las infructuosas tentativas de formar un gran partido republicano nacional acaban por conferir e l liderazgo del partido llamado de "Fusi6n Republicana" a Salmer6n. Blasco no fue mas que 7 e l representante en Valencia de t a l partido, pero este acab6 por adquirir l a originalidad que le prest6 su jefe. Asi se origin6 e l "blasquismo" y para mejor poder difundir B U S postulados, Blasco fund6 en l8sk su perifidico E l Pueblo, comenzando a l mismo tiempo l a larga serie de poleroicas, ruidosas detenciones y encarcelamientos de los que fue objeto su director. Este diario, en e l que enterr6 todo e l dinero heredado de su madre, fue tambien el vehiculo canalizador de las aspiraciones l i t e r a r i a s de Blasco quien ya desde e l principio combinaba los articuloe politicos y las noticias locales con un cuento que nunca faltaba. En realidad, e l proyecto de Blasco era ambicioso, puesto que pretendia, a l mismo tiempo que l a propaganda pol l t i c a , l a labor culturizadora de las clases populares a las que intentaba ganar para su partido (Le6n Roca, Vicente Blasco Ibafiez, ps. 135 y 264). Es preciso, a l llegar a este punto, tomar en consideraci6n cuales eran las ideas fundamentales mantenidas por e l blasquismo. Como Pi y Margall, pretendia Blasco l a autonomia del individuo con las correspondientes libertades de imprenta, de asociaci6n y de reuni6n. La libertad religiosa habrla de desembocar, l6gicamente, en una secularizaci6n de l a vida y l a enseflanza. Pieza fundamental de su doctrina era l a supresi6n de l a monarqula y e l establecimiento del sufragio universal, autentico y sin manipulaciones. Loubes seflala que "lo que acentu6 Blasco Ibfifiez fue e l aspecto revolucionario y l a orientaci6n socialista de las obrgis de P i y Margall," (p. 20) pero en realidad, n i e l analisis de sus discursos y textos politicos n i e l de sus obras l i t e r a r i a s , justifican l a leyenda del Blasco extremista que ha pasado a ser t6pico a l enjuiciar su comportamiento pol i t i c o . Se impone e l esclare-cimiento de este punto porque, como se demostrara en esta tesis, Blasco 8 Ibafiez no fue nunca un extremista en lo que a ideas politicas se refiere, sino que fue l a misma polarizaci6n de su patria en dos bloques antag6nicos, el mas poderoso de los cuales estaba caracterizado por un inmovilismo estructural sofocante, l a que proyect6 sus tensiones internas en este lider : de masas, cuyos procedimientos de demagogo callejero fueron, ciertamente, mucho mas radicales que su pensamiento politico y so c i a l . Con ese esquematico credo pol i t i c o , se lanza Blasco a i l u s t r a r a sus seguidores. Lo fundamental es alcanzar l a democracia a traves del cambio de gobierno. Su mirada va siempre di r i g i d a hacia e l futuro, especialmente hacia los avances tScnicos introducidos por los adelantos de l a ciencia, como l6gica reacci6n contra los valores dominantes de l a clase social d i r i -gente, orientados hacia e l pasado. Conviene ahora, para mejor comprender las inquietudes poli t i c a s de Blasco, echar una mirada a l a estructuraci6n social de l a Espafia de l a epoca. La clase de mayor importancia esta representada por l a gran propiedad agraria, dentro de l a cual l a nobleza guarda l a hegemonia ideol6gica. La alta burguesia, sobre todo l a financiera, se separa de su clase originaria y se integra en un bloque de poder cuya influencia se ejerce por igual en e l ambito p o l i t i c o y en e l economico. Pero l a integraci6n de esta alta burguesia en e l bloque del poder, no resuelve e l problema de lo que Tufi6n de Lara llama " l a otra burguesia", fuerza en ascenso sin posibilidad de acceder al poder s i no es a traves de un sistema de alianzas. E l proceso de desarrollo econ6mico y politico hara cada vez mas d i f i c i l l a alianza con las clases trabajadoras, con quienes podran pactar, en todo caso, los sectores inferiores de l a burguesia, las verdaderas clases medias a quienes 9 e l progreso tecnico niega toda esperanza de toraar parte en los esquemas de poder de las altas clases. Espafia es en 1897 un pals de dieciocho millones de habitantes con un crecimiento considerable de las grandes ciudades a l llegar esta Spoca. Pero en e l censo de 1887 l a poblaci6n agraria constituye el 66.5% del total. La industria da e l l*t,6%, y los servicios e l 18,7%.^ Queda, pues, confirmado el rasgo de pals agrario de l a Espafia de entonces, y ademas con una estructura agrlcola en l a que l a vieja ecuaci6n latifundio-minifundio contintia con sus coeficientes invariables. Durante los afios de l a Restauraci6n nada contribuy6 a frac-. ^ cionar l a propiedad agraria. Por e l contrario, una ley de 8 de mayo de 1887 dictaba expropiaci6n del veinte por ciento de tierras de aprovechamiento comun cuya declaraci6n no hubiese sido hecha por los Ayuntamientos. Fueron numerosos los casos de expropiaci6n llevados a cabo por grandes pro-pietarios, amparandose en l a f a l t a formal de titulos de los pueblos y, en ocasiones, presionando a las personas encar-gadas de l a comprobaci6n administrativamente, a nivel l o c a l y provincial. (Tufi6n, Estudios, p. 160) Volviendo ahora l a atenci6n a l a Valencia de Blasco Ibafiez, se percibe una ciudad en l a que l a artesanla y lai.pequefia industria estan muy de-" sarrolladas pero en l a que l a Restauraci6n acentfia l a diferencia profunda entre nobleza y burguesia por una parte, y clase artesana, que vive, definitivamente, de espaldas a ella , por otra. A decir de Roca, e l obrero esta totalmente desatendido de toda preocupaci6n p o l l t i c a , pero hay un fermento de malestar social, fomentado por los "internacionalistas", que las 5 capas brillantes de l a sociedad tratan de ocultar. La pequeiia industria de Valencia, de tecnicas atrasadas, va tambien acusando e l malestar que aflige a l pais. La industria sedera, especialmente, 10 va cayendo en e l desastre con l a correspondiente paralizaci6n de l a pobla-ci6n laboral a e l l a dedicada. Segun Eoca las causas de l a decadencia de esta industria, mas que en l a competencia extranjera, en l a mecanizaci6n de los talleres, o en l a enfermedad de los gusanos, deben buscarse en las buenas razones econ6micas de tipo impositivo que l a Eestauraci6n establecid para poder sobrevivir. Los prop6sitos de relanzamiento industrial fueron esfumandose, tanto por l a acci6n negativa de los politicos como por e l "crac" del Banco Eegional que hundi6 no pocas economias de los valencianos, situaci6n que es bien reflejada por Blasco en Arroz y_ tartana, l a primera de sus novelas de l a llamada "serie valenciana". Pero tras las conmociones de todo tipo que se sucedieron despuSs del alzamiento de Prim, l a calma habia llegado con l a Restauraci6n, con e l correspondiente olvido del espiritu de rebeldia que buscaba transformaciones constructivas. En este ambiente de carencia de fe en e l porvenir, Blasco emprende e l camino de l a p o l i t i c a como medio para canalizar sus intentos de reforma social. No era esta estructura social y econ&mica l a mas adecuada para e l desarrollo de las doctrinas socialistas. Segun Loubes, "no existla en l a capital levantina verdadero proletariado sino una multitud de artesanos, de obreros que formaban parte de gremios, de pequeflos propietarios de tierras, de pequeflos comerciantes. . . ." (p. 21). Por otra parte, es preciso dejar bien claro el'hecho de que ya en 189*+, cuando publica Los fanaticos, Blasco estaba atacando no s6lo a las fuerzas del oscurantismo religioso, personificadas en este caso por los jesuitas, sino tambien a l anarquismo. Incluso antes de su incorporaci6n a l partido republicano federalista, Blasco ya vela claro "d6nde estaba l a verdad y 11 d6nde l a Utopia. EL anarquismo era l a utopla. Una Republica ide a l i s t a como l a que 61 soflaba, no podia admitir los sisteraas colectivistas." (Roca, Vicente Blasco Ibaflez, p. 52.) Es urgente esta aclaraci6n, porque incluso en l a c r i t i c a extranjera y tan tarde como 1919, se dicen cosas tales como que Blasco era un comu-nxs"t-a->socialista en sus primeros tiempos, y se expresa asombro porque en las obras recientes se observa un cambio de orientaci6n que despierta l a sospecha de que las convicciones de Blasco comienzan a tambalearse.^ Este tipo de confusi6n es frecuente y es lo que ha reforzado l a reputaci6n de extremista con l a que, el>'Blasco de los afios jovenes ha pasado a la.posteridad. Hay un parrafo de l a biografia escrita por Roca sumamente escla-recedor en este sentido. Cuando Blasco empieza a d i r i g i r La Bandera Federal, peri6dico mediante e l cual intent6 hacer llegar su credo federal a los trabajadores antes de l a creacifin de E l Pueblo, se encuentra, sin saberlo, en l a peor posici6n en que pueda encontrarse un p o l i t i c o . Esta contra l a Monarquia y contra los anarquistas. La clase acomodada no gusta de las i n -. tempestivas irrupciones revolucionarias. Los anarquistas no ven en 61 mas que a un pequefio burgues. Por tanto, s i quiere captar y atraerse a los que simpatizan con los anarquistas, ha de acentuar sus ataques contra el tradiciona-lismo. . (Roca, Vicente Blasco Ibaflez, p. 78) Es esta una interesante observaci6n que Roca menciona simplemente de pasada, y que bien puede adoptarse como hip6tesis de trabajo destinada a esclarecer l a ambigiiedad que se re f l e j a en las obras de Blasco mas com-prometidas politicamente, las llamadas "novelas de tesis," que ganaron para su autor l a reputaci6n de "revolucionario." Es evidente que Blasco debia ampliar l a base de su partido, para incorporar en 61 a l sector social mas extenso y mas desposeido. 12 Una Republica conservadora no tenia mucha raz6n de ser y llevaba en linea recta a l a restauraci6n monarquica, . . . una Republica que procediese a transforraaciones revolu-cionarias tenia que ser e l producto de un bloque de  Poder de varias clases sociales, de un comproraiso entre el maximo a que pudiese llegar l a burguesia y e l minimo que pudiese aceptar, aunque fuese un futuro punto de partida, l a clase obrera y los trabajadores del campo. (Tufl6n, Estudios, ps. Ikk-lk5) Si aceptamos esta tesis, bien puede entonces considerarse l a postura de Blasco como clarividente. La labor de captaci6n de las masas populares, muy ayudada por los peculiares metodos blasquistas, e l mitin, l a algarada callejera, l a capacidad para conmover a su auditorio con su oratoria i n -flamada, dieron como resultado que en 1898, cuando present6 su candidatura, Blasco lograra tanto los votos de l a clase media como los de "los de abajo." Blasco intent6 l a educaci6n republicana de l a masa agricola de l a huerta por tener conciencia de su fa l t a de instrucci6n que l a entregaba indefensa a las coacciones del caciquismo, pero, a pesar de sus campafias de propaganda republicana por los pueblos de l a provincia de 1891 a 1893, "no consigui6 formar a un electorado republicano consciente, por ser e l campo esencialmente reaccionario, y en no pbcos casos, c a r l i s t a . " (Loubes, p. 21.) Es, pues, l a ciudad y no el campo l a que dio e l exito a Blasco Ibanez, y es en l a ciudad en donde persisti6 muchos alios despues l a influencia blasquista. E l resentimiento de Blasco contra el campo valenciano se pone claramente de manifiesto en e l articulo que El Pueblo public6 e l dia 29 de marzo de 1898. E l articulo, escrito por e l mismo diputado electo, refutaba con indignaci6n l a acusaci6n de que solamente le habia votado " e l populacho," expresandose en los siguientes terminos: 13 Aqui no hay mas diputados por e l populacho que los monarquicos . . . e l populacho son esos tios de l a huerta que vuelcan e l puchero, esas manadas que huelen a alpargata y establo y que a l a voz de su cacique que no sabe leer ni escribir votan a cualquier can-"",didato reaccionario a quien no conocen, sin mirar l a papeleta, cuyas letras son para ellos geroglificos, ahitos de borrego asado y vino venenoso, que es el ultimo cebo para pescar su conciencia. . . . Como hombre politico, voy a combatir l a monarquia, a trabajar por el triunfo de l a Republica. . . . Como diputado por Valencia voy a servir a mis conciudadanos . . . a los obreros, a los comerciantes, a los i n -dustriales, a todos los que aqui trabajan y sufren las consecuencias de este estado de desconcierto y ruinas, obra de l a monarquia. (Loubes, p. 29) En resumen, Blasco se pone a l servicio, fundamentalmente, de los pequefios burgueses y de las clases medias, aun cuando su prestigio de lider carismatico atrajera tambien a parte de las clases populares que conectaban faoilmente con esa imagen de hombre v i r i l y directo tan apreciada por e l pueblo espafiol de todas las epocas. En realidad, esta influencia de tipo deraag6gico distrajo a muchos de su incorporaci6n a formas de protesta social bastante mas radicales que l a representada por Blasco; pero, por otra parte, atrajo hacia e l l a animadversi6n de las capas sociales mas conservadoras, que ya durante su campafia electoral, desencadenaron contra e l toda una serie de ataques personales, tildandole de demagogo y anarquista (Loubes, p. 27). La primera legislatura de Blasco (1898-1899) coincidi6 con e l "desastre nacional" que termin6 a fines del afio con e l tratado de Paris, a l que Blasco llam6 " l a paz deshonrosa" (Roca, Vicente Blasco Ibaflez, p. 204). Desde e l principio, su actuaci6n en l a Camara va a estar caracterizada por l a introducci6n en e l l a de sus metodos directos. " S i voy a las Cortes," dice, "no sere de los que callen" (Loubes, p. 30) y, efectivamente, acusa a l gobierno de ejercer su dictadura sobre l a prensa, l a cual exige responsa-bilidades a los causantes de los fracasos de Espafia. Se indigna por los cuarenta y tres millones que e l presupuesto del Estado asigna a l clero, y promueve un escandalo en las Cortes con su discurso sobre los repatriados, protestando energicamente contra l a i n j u s t i c i a del servicio militar, del que quedaban librados todos cuantos pudieran pagar 1 . 5 0 0 pesetas, medida que condenaba fatalmente al curaplimiento del mismo a las clases mas desposeidas. Blasco mehudea e intensifica sus ataques a l gobierno, confiando en que l a c r i s i s nacional favorecerS el derrocamiento del regimen y l a instauraci6n de l a Republica, pero contra lo que §1 esperaba, el regimen sorte6 todas las dificultades y e l pais reaccion6 con l a apatla que l e llev6 a escribir su articulo Silencio nacional (Loubes, p. 35)• Es esta l a primera de una larga serie de desilusiones que acabaran por minar e l entusiasmo de este hombre de fe impetuosa, pero quien, a su vez, necesitaba nutrirse del eco que encontraba entre sus seguidores. En este clima, E l Pueblo comienza a publicar La barraca e l 6 de noviembre de 1898. Loubes comenta brevemente: EL magnifico cuadro que representa esta novela, l a trage-dia colectiva y social que en e l l a se incuba, asi como e l tono de protesta y rebeldia, corresponden profundamente lal clima de rebeli6n y protesta en que el autor estaba viviendo. (Loubes, ps. 35-36) dejando a l perplejo lector sin saber muy bien a quien corresponden en l a novela l a rebeli6n y l a protesta o en que modo estan estas conectadas con las del autor. . Roca, por otra parte, sefiala que fue l a primera novela de Blasco que alcanz6 un exito total de c r i t i c a y transcribe varios comentarios que se 15 hicieron en l a epoca. Algunos de ellos enfatizan las descripciones color r i s t a s , otros e l aspecto costumbrista, varios e l problema de " l a lucha por l a existencia," y uno de ellos, e l de Erailio Junoy en La Publicidad de Barcelona, mucho mas significativamente, pone el enfasis en lo que podriamos llamar " l a cuesti6n social" expresandose en los siguientes terminos: No es La barraca una adulaci6n del pueblo, un canto banal de propagandista o de meneur; es una flagelaci6n severa, es verdad, pero llena de amor; una pintura valiente de l a ignorancia y de las injusticias de abajo; es l a negaci6n rotunda de l a p o l i t i c a del odio que hoy prevalece en e l espiritu del proletariado en su rifia torpe y f a t a l con l a democracia publica; es decirle noble y honradamente a l pueblo que sufre y trabaja, cuan mal obra martirizando de hecho y de palabra. (Roca, Vicente Blasco Ibaflez, p. 207) Se impone aqui una explicaci6n de los acontecimientos sobre los que Blasco bas6 l a trama de su novela para mejor comprender e l pensamiento de su autor en esta epoca en que su vida esta inmersa en e l clima de "rebeli6n y protesta" de que habia Loubes. Relata Roca, que por orden fechada en 25 de febrero de 1878, e l alcalde de Valencia don Jose de Navarrete, marques del Tremolar, dispuso que todo carro o caballeria que entrase en l a ciudad cargado de legumbres, debia i r acompafiado por dos personas: una que cuidaria de l a acemila y l a otra que descargase l a mercancia (Roca, Blasco Ibaflez y_ l a Valencia, p. 80). Los labriegos no aceptaron ni acataron esta disposici&n que exigia l a presencia de un "ayudante" que en muchas ocasiones no podrian contratar, y dejaron de acudir a l a ciudad. Fue esta l a iniciaci6n de un conflicto que degener6 en verdadera rebeli6n huertana, y que dio lugar a que los labradores incendiaran las barracas de los compafieros insolidarios que se atrevian a vender verduras en l a ciudad. 16 La huelga de los huertanos prosigui6 con violencia y encono hasta dos alios despues, agravandose todavia mas los acontecimientos a causa de l a sequia que produjo l a correspondiente perdida de las cosechas. Fue una epoca calamitosa en e l campo valenciano, y los labriegos se negaron a pagar el precio del arriendo de sus tierras que realizaban dos veces a l afio a arrendatarios residentes en l a ciudad. Aquellos campesinos que rorapiendo e l tacito acuerdo pagaron e l arriendo de sus tierras, vieron de nuevo quemadas sus barracas sin que nunca se supiera de quien era l a mano causante de los incendios. EL conflicto de l a huerta se desarroll6 sin que jamas apareciese una agrupaci6n p o l i t i c a o social que se hiciese responsable de su direcci6n. La colectividad, movida por hilos invisibles, acus6 e l espanto que prbducla l a amenaza encubierta. (Roca, Blasco Ibafiez y_ l a Valencia, p. 82) Blasco Ibafiez supo de estos acontecimientos cuando s6lo era un nifio y mas tarde habia de tomar los elementos de esta conjuraci6n como base de su historia. En La barraca hay comprensi6n por l a tragedia del t l o Barret y l a explotaci6n de que son objeto los campesinos por parte de arrendatarios sin entrafias, pero su apoyo incondicional se dirige hacia Batiste, que se atreve a ocupar, a pesar de las amenazas de los otros labriegos, las tierras dejadas por e l t l o Barret tras l a dispersi6n de su familia. Sin duda l a i n -tenci6n de Blasco es azuzar a los campesinos quienes son, en palabras del maestro, portavoz del punto de vista del autor, "buenos pero muy brutos," alertarlos para que en lugar de actuar siguiendo e l instinto ancestral de l a tribu, cobren conciencia de su clase e intenten resolver sus problemas por una via mas racional. En este sentido hay que recordar siempre los intentos repetidos de Blasco por instruir a l pueblo valiendose de su peri6dico, -17 lanzando ediciones baratlsimas de las obras l i t e r a r i a s y filos&ficas mas importantes del momento, poniendo su biblioteca particular a disposici6n del pueblo, y llevando a cabo s u proyecto de U n i v e r s i d a d P o p u l a r ; pero tambien pesaba sobre B l a s c o l a amarga experiencia de sus fracasos en los intentos de aproximaci6n a l a gran masa campesina. Su postura respecto a esta es lo suficienteraente ambigua en l a novela como para j u s t i f i c a r e l comentario de Junoy de que " e s l a negaci6n rotunda de l a p o l l t i c a del odio que hoy prevalece en el espiritu del proletariado, en s u rifla torpe y fatal con l a democracia publica," interpretaci6n que automaticamente coloca a B l a s c o junto a las "fuerzas del orden." Es ir6nico, en este sentido, que las unicas reivindicaciones del campesinado expresadas con alguna coherencia en toda l a novela, esten puestas, parad6jicamente, en boca de Piment6, e l hombre mantenido por su mujer, i n -7 capaz de trabajar e instalado permanentemente en l a taberna del pueblo,;1.,, P o r otra parte, l a descripciSn en l a novela del tipo de j u s t i c i a im-partida por e l tribunal de las aguas, a l que se presenta como una instituci6n trasnochada, refuerza l a impresi6n de c r l t i c a de un campesinado a l que s6lo mueven l a rutina y los prejuicios ancestrales. EL cuadro formado por l o s jueces, de rasgos aldeanos, en e l marco de l a P u e r t a de los Ap6stoles de l a catedral valenciana se presenta en seftalado contraste con e l arrastre de tranvlas y e l estrepito de l a vida moderna que "pasaba sin rozar n i conmover esta instituci6n antiqulsima . . . insensible a l paso del tiempo, sin fijarse en e l cambio radical de cuanto l a rodeaba, incapaz de reforma alguna" (p. 5 0 4 ) . Se recalca el hecho de que e l tribunal adrainistra j u s t i c i a sin necesidad de levantar acta de los juicios ni u t i l i z a r papel sellado, pues los 18 aldeanos recelan con miedo supersticioso " e l arte de escribir, por lo mismo que lo desconocen," y sin aceptar protestas ni apelaciones de los encausa-dos. Con todo esto, el animo del lector queda bien preparado para e l vere-dicto del tribunal que f a l l a , claro esta, en contra de Batiste, victima inocente de l a conspiraci6n huertana. Asi pues, l a ambiguedad de l a obra perraite una lectura que interprete las intenciones de su autor como encaminadas a despertar l a conciencia i n -dividual de los campesinos para que puedan estar en condiciones de pasar a l a acci6n comun organizada. En Batiste, Blasco ha plasmado toda l a simpatia que experimentaba por e l luchador aislado que intenta elevarse por encima de una situaci6n impuesta fatalmente a los suyos por e l peso de generaciones, para poder incorporarse a un tipo de vida mas digno. Pero, por otra parte, a l haber basado su obra en acontecimientos reales, por todos conocidos y repudiados, y a l evitar e l analisis en profundidad de l a situaci6n de los campesinos y de las razones que les llevaron a actuar del modo en que lo hicieron, deja tambien abierta l a puertaa interpretaciones como l a de Junoy con su c r i t i c a explicita del espiritu prevalente en e l proletariado de l a epoca, que incluye en e l mismo saco l a ciega venganza de un campesinado no concienciado y los intentos de una organizaci6n mas coherente que e l pro-letariado urbano comenzaba ya a emprender. En su trabajo sobre La barraca, e l mas reciente y completo de los emprendidos hasta l a fecha, R.A. Cardwell ya llama l a atencion sobre las evidentes contradicciones que se observan en l a obra y que hacen d i f i c i l e l determinar cuales son las teorias especificas que Blasco desarrolla en 1.9 su novela. Su opini6n es que l a f a l t a de estudios en esta area puede ser quizas explicada por e l hecho de que e l liberalismo de Blasco es difuso y a veces contradictorio (p. 56). En su referenda a l episodio del tribunal de las aguas, del que ya se habl6, Cardwell se pregunta perplejo: "Where does the author stand?" (p. 59). La interpretaci6n sugerida en esta tesis responde a esta pregunta sefialando que, obviamente, e l autor esta. en contra de una instituci6n a l a que considera caduca e inoperante. E l resultado de todo e l l o , sigue Cardivell, es l a dificultad de detectar d6nde estan las raices de l a tragedia, s i en los propietarios y su actitud intransigente, en los campesinos, en las siniestras fuerzas de l a huerta, o en e l orgullo testarudo de Batiste. Quizas l a riqueza de sugerencias sea l a clave del Sxito de l a novela. Puede que en ultimo analisis, e l autor est§ mas interesado en su heroe y su lucha particular que en l a condenaci6n del sistema socio-econ6mico sustentador de l a tragedia que se desarrolla en l a novela. Sin embargo, en este caso es l i c i t o c r i t i c a r a Blasco por su i n -coherencia l i t e r a r i a , concluye Cardwell, puesto que parece pasar por alto las implicaciones del metodo naturalista a l prometernos una cosa y darnos otra (p. 91). EL pesimismo de Blasco respecto a l campesinado queda todavia mas patente en Cartas v_ barro, l a quinta y ultima de sus novelas de l a serie valenciana, escrita en 1902, durante e l perlodo de su tercera candidatura. E l efecto combinado de elementos hereditarios nocivbs actuando sobre los campesinos del Palmar y, sobre todo, de l a atra6sfera siniestra producida por una naturaleza h o s t i l , remachan l a impresi6n de un punto de vista determinista 2© que condena a los personajes de su novela a l a repetici6n circular de una vida sin horizontes. Gilbert Heartfield, en su analisis de esta novela, destaca l a existencia en e l l a de un nivel mitol6gico sumamente interesante.^ La base del mito l a proporciona l a Albufera, un mundo acuatico en e l que incluso los seres humanos han acabado por desarrollar caracteristicas semi-piscicolas. E l tio Paloma, e l mas viejo del Palmar y su lider espiritual, es e l prototipo del primer hombre, capaz de contar las viejas historias del lugar a modo de relatos cosmog6nicos. La regi6n tiene ciertas leyes que e l tio Paloma observa y predica, l a mas importante de las cuales es e l hecho de que uno debe continuar siendo pescador y permanecer contento con lo que l a naturaleza, l a Albufera, proporciona a cada uno de sus hijos. Los comienzos de este pequefio cosmos acuatico estan registrados en los archivos de l a comunidad, son "rollos sagrados" que dan testiraonio de los privilegios otorgados por los reyes para l a fundaci6n de l a regi6n. E l t i o Toni, hi jo del t i o Paloma, peca contra las leyes de l a comunidad a l abandonar su profesi6n de pescador y comenzar a trabajar l a t i e r r a . En su acertado analisis Heartfield sefiala que Toni representa a l rebelde social, a l modo de Batiste en La barraca, a l no-conf ormista, que lucha una batalla per-sonal contra l a injusticia social y econ6mica. No hace f a l t a aclarar que las simpatlas de Blasco van dirigidas hacia este personaje patetico, e l unico digho de admiraci6n de todo e l f r i s o de habitantes del lugar que se presenta a l lector. Tonet, hijo del tio Toni, tambien viola las leyes de l a Albufera, pero lo hace a causa de su invencible pereza y de su rechazo del trabajo. Neleta, 21 su amante, peca igualmente contra los dictados de l a Albufera a l adoptar un sistema falso de valores, buscando por medios indignos e l modo de escapar de ese mundo de miseria para marcharse a v i v i r a Valencia como una sefiora respetable. Sangonera, el vago o f i c i a l del lugar, tambien peca por su rechazo sistematico del trabajo. Este parasito tiene su propia religi6n, opuesta a l a de l a Albufera. Sangonera considera e l trabajo como una invenci6n del diablo, persigue una relaci6n mistica con Jesucristo a trav§s del alcohol, lle v a flores en e l pelo, vive de l a caridad de los demas y se rebela contra el medio en que le ha tocado v i v i r sin realizar esfuerzo alguno para intentar transformarlo. Este mundo cerrado tiene tambien su leyenda que incluye a una serpiente como personaje central. Segun Heartfield, hay por lo menos dos niveles de interpretaci6n simb6lica de esta leyenda, uno de ellos, el obvio, referido a Neleta y Tonet, pero e l otro esta relacionado con e l mundo de l a Albufera. Sancha, l a serpiente,* simbolizaria a l a Albufera, e l monstruo de los pantanos que estruja lentamente a sus habitantes, paralizandolos y matandolos. Efectivamente, todos estos transgresores de las leyes de l a Albufera sufren su castigo, e l cual es llevado a efecto por una Naturaleza implacable. Tambien sefiala Heartfield e l Snfasis de Blasco en poner de relieve el lado brutal del hombre en un medio que, lejos de estimular e l intelecto, favorece e l desarrollo de l o irracional (p. 174). E l objeto de su tesis es, en realidad, el estudio de los elementos naturalistas de las cinco novelas valencianas, pero, quizas por ello, hay ciertos aspectos ante los que su 22 analisis se detiene sin llevar las conclusiones a sus filtimas consecuencias. Asi, por ejemplo, cuando sefiala la existencia en la novela de un eleraento de deterrainismo socio-econ6mico que afecta a los personajes del Palmar y que se origina en la esfera politica, Heartfield se limita a referir c6mo, segun el tio Paloma, los primeros hombres de la Albufera gozaban de una libertad de vida que nunca se repitiS en la historia de la regi6n. Jaime I y lossmonarcas subsiguientes donaron a los Pescadores otros territories circundantes y les otorgaron ciertas libertades a cambio de una quinta parte de la pesca total. Sin embargo, las cosas cambiaron con el transcurso de los aiios y con l a llegada de la Hacienda, con su nuevo e injusto sistema de impuestos, que fue una de las causas mas importantes de la condici6n em-pobrecida de los habitantes del Palmar. Hasta aqul Heartfield, quien, por cierto, no se extiende ya mas sobre este punto. Pero l a forma en que Blasco narra esta parte de la novela da pie para una interpretaci&n muy distinta. EL tlo Paloma dice: Aquellos eran otros tiempos. Los reyes, excelentes personas, con la mano siempre abierta para los pobres, se contentaban con el quinto de l a pesca; no como ahora que la Hacienda y demas invenciones de los hombres se llevaban cada tres meses media arroba de plata por dejarlos vivir en un lago que era de sus abuelos.—Y cuando alguien le decia que el quinto representaba mucho mas que l a famosa media arroba de plata, el tlo Paloma rascabase con indeci-si6n l a cabeza por debajo del gorro. Bueno; aceptaba que fuese mas; pero no se pagaba en dinero y se sentia menos. (v. I, p. 859) De mas esta sefialar que el autor esta utilizando aqul el mismo tipo de ironia con que describe l a "justicia" del tribunal de las aguas en La  barraca. EL "excelentes personas" aplicado a los reyes, tan execrados por Blasco.sdesde su primera juventud, y su "generosidad" para con los pobres, 23 que resultaba ser explotaci6n mayor aun que l a de l a actual Hacienda, destruye de un solo golpe toda l a credibilidad que e l lector haya podido depositar en l a verosimilitud de las interpretaciones oraculares del t i o Paloma. Todavia hay mas aspectos del pensamiento de Blasco que quedan intere-santemente revelados por e l mismo uso de l a ironia en l a valoraci6n de los relatos del t i o Paloma: iY que admirable organizaci6n l a de l a Comunidad del PalmarI E l tio Paloma se entusiasmaba hablando de esta obra. de los antiguos. E l lago era de los Pesca-dores. Todo de todos; no como en tie r r a firme, donde los hombres han inventado esas porquerias del reparto de l a ti e r r a , y l e ponen limites y tapias, y dicen con orgullo: "Esto es tuyd y esto es mio," como s i todo no fuese de Dios y como s i a l morir se pudieran poseer otros terrones que los que llenan l a boca para siempre. La Albufera, para todos los hijos del Palmar, sin distinci6n de clases; lo mismo para los vagos que se pasaban e l dia en casa de Caflamel [el tabernero], que para e l alcalde, que enviaba anguilas lejos, muy lejos, y era casi tan rico como e l tabernero. (v. I, p. 859) Para l a interpretaci6n de este parrafo merece l a pena recordar las palabras de Roca citadas con anterioridad con respecto a Blasco y a sus ideas sobre los sistemas colectivistas (ver p.11). Por otra parte, se evidencia en numerosas ocasiones, de las que se hablara. mas adelante, que Blasco era un ferviente partidario de l a propiedad privada. La c i t a anterior, por tanto, hay que entenderla en l a linea de comentarios ir6nicos iniciada a l dar cuenta de los relatos legendaries del t i o Paloma. En CaSas y_ barro Blasco pone de manifiesto l a miseria y brutalidad de las condiciones de vida del grupo de campesinos mas empobrecido de toda l a regi6n valenciana. Su descripci6n del sorteo anual de los puestos de pesca 2k que, segun l a interpretaci6n del tio Paloma, era model© de j u s t i c i a ya que permitia a l pobre del afio anterior hacerse rico a l corresponderle un puesto privilegiado en e l presente, no hace sino mpstrar l a deficiencia de un sistema que ilusiona falsamente a los Pescadores con una lot e r i a que, en definitiva," no pone f i n a su miseria sino que l a distribuye por turnos. Es obvio que e l pragmatism© de Blasco y su adhesi6n a sistemas de pensamiento cientifico-positivistas, no podia mostrar simpatia por una forma de justicia que por muy popular y democratica que fuera, fiaba a l azar l a soluci6n de los problemas. La interpretaci6n de Heartfield a l concluir su analisis de Caiias y_ barro es que l a lucha por l a existencia de los habitantes del Palmar se lleva a cabo en una naturaleza h o s t i l que mantiene unas leyes rigidas para con estas criaturas, lo que remacha el pesimismo de Blasco en sus novelas valencianas con respecto a l destino y a l futuro humanos. Es Ssta, quizas, una conclusi6n excesivamente radical. Es muy posible que l a aplicaci6n de tecnicas naturalistas en todas las novelas de l a serie valenciana forme parte de l a adopci6n consciente de un modelo estStico, e l de Zola, a l que Blasco admiraba profundamente y cuya muerte, que tuvo lugar cuando Blasco estaba precisamente acabando esta novela, parece haber influido en su f i n a l desolado (Loubes, p. 5*0. No es aventurado, tampoco, afirmar que l a adopci6n de las tScnicas naturalistas por este hombre, excelente observador de una realidad que conocla intimamente, dio como resultado l a producci6n de sus mejores obras. Pero Blasco no era, de ningfin modo, exclusivamente pesimista. En Cafias y_ barro, como en La barraca, l a soluci6n que ofrece a l problema de l a masa 25 campesina habrla que buscarla en e l rechazo de presiones ancestrales bien establecidas que no hacen sino perpetuar las condiciones de miseria. Los esfuerzos de un individuo aislado, e l t i o Toni en Carias y barro, Batiste en La barraca, por admirables que sean estan condenados a l fracaso. En ninguna parte se formula explicitamente, pero queda implicita l a idea de que l a solidaridad de una masa organizada con conciencia de clase es, quizas, l a unica forma de emerger de esa situaci6n embrutecedora. Esta es, a l menos, l a idea que expondra repetidas veces en sus novelas de tesis, especialmente a l comparar campesinado y proletariado urbano. Sin embargo, como en e l caso de La barraca, l a lectura inmediata de l a novela produce en e l lector una impresi6n ambivalente. Si l a interpretaci6n anterior es posible, tambien lo fue l a de Mariano Cavia, cuando l a novela acababa de ser publicada: El vaho perfido y enervante de l a gran laguna nos turba y postra, tanto como llegarian a contagiarnos los casos de paludismo moral y, social que nos presenta e l novelista, s i a esas enfermizas fiebres que hace brotar del gran pantano de las voluntades muertas y los apetitos ruines, no les aplicase un f i n a l horrible y espantable. Y s i enfrente—apresurSmonos a decirlo—de los hijos de l a pereza y e l vicio, a..quienes impone cruel y f i e r a sanci6n, no alzase Blasco IbaSez las hermosas y ejemplares figuras, en su bravia tosquedad, del t i o Paloma, el" hombre lacustre; de su hijo e l t i o Toni, obstinado soberbiamente en su labor de arrebatar a las aguas e l dominio de l a t i e r r a , y de l a humilde Borda, dechado de abnegaci6n y mansedumbre, entre tanta gente de aquella a quien e l famoso tribuno de l a  plebe retrata en sus libros sin e l raenor dejo de adulacifin y halago. (Roca, Vicente Blasco Ibafiez, p. 258) Lo que e l critico no seSala es que estas figuras "hermosas y ejemplares" son tan victimas del medio ambiente y tan duramente castigadas como "los hijos de l a pereza y el v i c i o . " La naturaleza no hace distinciones. Esta dimensi6n c6smica j u s t i f i c a r i a otra posible lectura, l a de Eoff, quien ve reflejada en esta novela l a angustia del hombre del siglo XIX, en 26 busqueda de su afirmaci6n individual, en un mundo mecanicista del que Dios ha desaparecido y en el que l a auto-conciencia es absorbida por una fuerza -c6smica, encaminada simplemente a l a preservaci6n de l a especie., sin cuidarse para nada del individuo. 1 1 Es este un punto de vis t a que no invalida, sin embargo, l a interpretaci6n en apoyo del Blasco alertador de conciencias dormidas. Hasta quS punto el mismo creia en l a eficacia de este procedimiento aplicado a una masa humana con problemas especificos muy distintos a los del proletariado urbano y, pr&cticamente, analfabeta, es cuesti6n mucho mas debatible. Tras e l exito l i t e r a r i o de Cafias v_ barro, Blasco Ibaflez esta en l a cumbre de su popularidad. Acababa ya su tercera legislatura, pero comenzaba tambiSn l a escisi6n en las f i l a s republicanas valencianas. "Para Blasco se iniciaba e l hastio y e l desengaflo p o l i t i c o " (Loubes, p. 55). Sin embargo, y a pesar de los disidentes que pasaron a engrosar e l partido "sorianista," formado en torno a l a figura de Rodrigo Soriano, primero 12 amigo intimo y despuSs enemigo irreconciliable de Blasco, este es nominado en a b r i l de 1903 para una cuarta legislatura. De todas formas, l a situaciSn p o l l t i c a creada en Valencia por los dos partidos en pugna se encon6 tanto que fue llevada a las Cortes como cuesti6n de orden publico, acabando los dos contrincantes por desafiarse pfiblicamente. EL duelo se verified, pese a las protestas del presidente de l a Camara y a las medidas preventivas tomadas por e l gobernador de Madrid (Loubes, p. 57). Se acentua ahora l a reputaci6n de Blasco como cacique, y §ste se de-fiende atacando a los elementos conservadores y clericales. Las sesiones de Cortes son borrascosas y en ellas no se debaten sino cuestiones personales, lo 2? que aumenta e l desencanto y e l desanimo de Blasco. En este clima, el 4 de noviembre del mismo afio se publica La catedral, justo cuatro dias antes de las elecciones municipales. Todo hace creer que se ha pensado en l a obra no como novela l i t e r a r i a , sino como instrumento de propaganda p o l i t i c a para salvar las elecciones y mantener en alto el prestigio del partido, un tanto quebrantado desde las, elecciones del mes de a b r i l . (Roca, Vicente Blasco  Ibafiez, p. 281) Efectivamente, Blasco trabaj6 en esta obra s6lo tres meses y en medio de las,tensiones suscitadas por los enconos de los dos partidos rivales. Con e l l a comienza una nueva serie de novelas "nacionales," con l a que, segun Roca, quiere adelantarse a sus enemigos. Quiere, antes que otra misi6n l i t e r a r i a , hacer formal y seria l a afirmaci6n de sus ideales republicanos y dem6cratas. Es como s i tratase de demostrar ante sus amigos y enemigos, que e l es mas radical que quienes le atacan desde l a misma o r i l l a . Todas las dudas suscitadas por los sorianistas en articulos y mitines, las anula Blasco Ibafiez en su novela La catedral con l a afirmaci6n de su laicismo. Mostrarse mas intransigente que Soriano, mas avanzado socialmente que 61, mas revolucionario, era una con-ducta eficaz para su vida publica. (Roca, Vicente  Blasco Ibafiez. ps. 284-285) El mismo Blasco c a l i f i c a las novelas de esta serie como "sociales" 0 de "tendenciav" y en l a famosa carta de 1918 dirigida a Cejador se j u s t i f i c a diciendo que las escribi6 con sinceridad y entusiasmo, esperando que sirvieran de reactivo para despertar a l pais tras l a catastrofe colonial^ (v. I, p.-18):.; v • . Roca refiere tambi6n que, en l a entrevista que tuvo con E. Zamacois, Blasco dijo que era de todos sus libros e l que menos l e gustaba: "Le encuentro pesado . . . Hay en 61 demasiada doctrina," reconoci6 61 mismo (Roca, Vicente Blasco Ibafiez, p. 283). 28 Para e l prop6sito de determinar l a ideologla p o l l t i c a de Blasco, l a novela es, sin embargo, de gran interls, como lo son las tres novelas restantes de l a serie. Pero hay que proceder con gran cautela en e l analisis de las mismas puesto que no hay que olvidar, s i aceptamos las declaraciones de Roca, que en ellas Blasco estH. tratando de hacer profesion de fe revolucionaria ante un enemigo que l e acusaba de tibieza. Lo precario de esta postura se pone de manifiesto comenzando por l a figura del protagonista, en quien se ha querido ver una proyecci6n del mismo Blasco. Efectivamente, Gabriel Luna, ex-seminarista, tambien vive en su juventud un e x i l i o en Paris, en e l transcurso del cual pierde l a fe, se empapa del pensamiento cientlfico de l a epoca, y se adhiere a una nueva religi6n, l a sociologla revolucionaria, con e l mismo entusiasmo con que habia vivido e l catolicismo de su infancia y primera juventud. Sin embargo, a pesar de l a indignaci6n que en 61 causaba l a inj u s t i c i a social y de que consideraba a l a autoridad como fuente de todos los males, La dulzura de su cara\cter, e l odio que le inspiraba l a violencia . . . l e haclan apartarse de los nuevos camaradas, que sofiaban con hecatombes por l a dinamita y e l puftal para aterrar a l mundo, obligandole a aceptar por el miedo las nuevas doctrinas. No; e l confiaba en l a fuerza de las ideas y en l a inocente evoluci6n de l a Humanidad. Habia que trabajar como los primeros ap6stoles del c r i s t i a -nismo, , seguros del porvenir, pero sin prisa por ver realizadas sus ideas; puestos los ojos en l a labor del dia sin pensar en los afios y los siglos que tardarla en dar su fruto. (v. I, p. 96l) En resumen, Blasco ha creado en l a figura de Luna a l anarquista paci-f i c o , a l te6rico idealista capaz de ganarse no s6lo l a simpatla del lector, sino tambien l a suya propia. Hay que recordar l a animadversi6n por e l anarquismo que Blasco venla sosteniendo desde su juventud y que su postura 29 o f i c i a l a l respecto qued6 claramente fi j a d a en l a famosa sesi6n de Gortes del 12 de junio de 1899, cuando Pi y Margall pidi6 l a revisi6n del proceso de Montjuich y tras e l , Blasco sali6 en apoyo de los presidiarios anarquistas. Su defensa l a llev6 a cabo en nombre de l a justicia y l a verdad, pero cuando se l e acus6 de simpatizar con e l anarquismo no vacil6 en condenarlo en nombre del respeto que se debe a l a vida humana: 4Es posible creer que un hombre de sentimientos humani-tarios pueda estar conforme con esos crimenes? Nosotros los execramos. Pero, por lo mismo, en nombre de esos sentimientos humanitarios, somos enemigos de que un crimen se persiga por medio de otro crimen, de que a l a violencia se conteste con violencia. (Loubes, p. I l l ) Pero, a l mismo tiempo que con rasgos positivos, Luna es presentado desde e l principio, con una debilidad que le invalida y que surge precisa-mente de su bondad^ Es por convicci6n y por naturaleza un idealista, un te6rico incapaz de detectar l a maldad que l e rodea. Asi, cuando a l regreso de su exilio comenz6 a participar en mitines politicos: Algunos oyentes, los mas sombrios, sonreian con gesto compasivo oyendo sus maldiciones a l a fuerza y sus himnos a l a dulzura y a l triunfo por l a resistencia pasiva. Era un ide6logo a l que habia que o l r porque servia a l a causa. Ellos que eran los hombres, los luchadores, sabrian en silencio aterrar l a sociedad maldita, ya que se mostraba sorda a l a voz de l a verdad. (v. I, p. 962) -Por otra parte, e l rechazo de l a acci6n por parte de Luna esta sujeto, de nuevo, a una valoraci6n ambivalente; es positivo, porque mediante ese rechazo evita su participaci6n en actos violentos, pero negativo a l post-poner indefinidamente l a realizaci6n del objetivo. Es este un dato importante s i tenemos en cuenta que Blasco habia girado ya de joven hacia e l republicanismo de Ruiz Z o r r i l l a , quien defendia l a tesis 30 del pronunciamiento como unico modo de instaurar l a Republica (Loubes, p. 20) . Ademas, cuando e l 16 de marzo de 1906 renunci6 a l a p o l l t i c a y se dirigi6 a sus electores explicando las razones que le hablan movido a e l l o , expresa su frustraci6n ante l a parvedad de los logros y se lamenta del tiempo que llevan prometiendo a l pals l a Republica sin reeultado alguno. Segun Dario Perez, poco a poco Blasco habia ido pensando que " l a evoluci6n era una teoria bien compaginada con el sentido conservador y gubernamental del posibilismo republicano, pero era, a l mismo tiempo, un camino que no conducla a ninguna parte." Por esta raz6n, Blasco se inclin6 hacia los revolucionarios quienes "apoyandose en e l aforismo tantas veces divulgado por Salmer6n: 'cuando los caminos de l a legalidad estan cerrados, es l i c i t a l a apelaci&n a las armae,' y considerando l a inocuidad de l a evoluci6n, preconizaron l a yiolencia que ademas ofrecia l a ventaja de transformar l a organizaci6n estatal arrancando de cuajo los obstaculos tradicionales" (Loubes, p. 166). Gabriel Luna cumple en l a novela su funcifin de mero difusor de unas ideas que interesaba a Blasco dejar o l r de alguna forma, puesto que sus ultimas intervenciones en las Cortes se hablan limitado a mezquinas disputas sin ningun vuelo politico. E l objetivo principal es e l ataque abierto contra l a Iglesia y e l orden social y politico existente, pero l a incapacidad de Luna para detectar l a violencia que germinaba en tomo suyo, precisamente por l a difusi6n de sus ideas disblventes, hace que aqueTLla se vuelva fatalmente contra e l . S6I0 cuando estS. a punto de morir a manos de los desposeldos a quienes creia estar ayudando, se da cuenta de que "no habia previsto e l peligro de ensefiar a los ignorantes, en unos cuantos meses, lo que requerla toda una vida de reflexi6n y estudio" (v. I, p. 106?), a l mismo tiempo que su muerte invalida precisamente las tesis mas exaltadas de su programa. 31 Evidenteraente, l a masa no esta. en condiciones para ponerlas en pr&ctica. De nuevo, como en las otras obras ya analizadas, nos encontramos frente a una galeria de personajes infimos e ignorantes, incapaces de comprender que es preciso sublimar los intereses puramente egoistas, para ponerlos a l servicio de una causa comun que, sin embargo, les devolverS. su dignidad de seres humanos. Lo que Blasco c r i t i c a en ellos no es e l hecho de que roben a l a Iglesia, que a su vez ha robado y explotado, sino que lo hagan para hacerse ricos, para entrar a formar parte del grupo de privilegiados "que goza el bienestar esclavizando a los humanos" (v. I, p. 1068). Sin embargo, no deja de parecer un tanto injusto que esta reprimenda vaya dirigida precisamente a los que hist6ricamente han estado siempre apar'r,"-tadds de esos privilegios. Asi pues, e l supuesto contenido revolucionario de l a obra muestra su debilidad de base, a l poner de manifiesto e l miedo del autor a unos cambios sociales que vislumbra violentos, y de esta forma l a obra se,diluye en una ambiguedad que va a ser l a nota dqminante de las cuatro novelas que componen esta serie. Blasco esta ahora en l a cumbre.de su consideraci6n como novelista a escala nacional y comienza a ser conocido fuera de Espafia. Justamente antes de que Blasco comenzara a escribir La catedral habia llegado a Valencia un ejemplar del Bulletin Hispanique dedicado todo el a l escritor valenciano. Su autor, E. Merinee, decano de l a Facultad de Letras de l a Universidad de Toulouse, escribe e l primer trabajo serio acerca de l a obra l i t e r a r i a de Blasco y, haciendo referencia a los compromisos politicos del escritor, sefiala: que no olvide que tambien se sirve a' l a patria haciendo que por medio de obras que t a l vez sean 32 inmortales, se f i j e en e l l a l a atencion de l a Europa ilustrada. (Roca, Vicente Blasco Ibafiez, p. 279) Sea e l l o simple coincidencia o no, lp cierto es que Blasco ha aban-donado ya e l tema valenciano y se lanza a un proyecto deliberado de reflejar l a realidad p o l i t i c a y social de l a Espafia de su tiempo. Siguiendo e l plan trazado, se traslada a Bilbao e l 17 de diciembre de 1903 para buscar a l i i e l escenario y e l argumento de su pr6xima novela. La gran huelga de mineros de octubre del mismo afio habia tenido como objetivos fundamentales conseguir que l a Jornada laboral diaria no excediera de las diez horas y que se su-primieran los cuarteles o barracones en donde e l obrero estaba obligado a comer. Los trabajadores solicitaban libertad para que los comestibles fueran administrados en l a forma en que ellos creyeran mas conveniente. Mas de veinte mil obreros participaron en una huelga que, en realidad, habia comenzado como un acto de solidaridad con cinco compafieros expulsados por l a direcci6n de l a mina Grconera por haberse destacado en l a manifestacion del primero de mayo, pero que acab6 transformandose en una huelga por reivin-dicaciones precisas. No obstante, y aunque los obreros ganaron l a huelga, los patrones no cumplieron sino a medias las prescripciones del bando de Lorna con e l que se solucion6 l a misma, especialmente lo referente a barracones y cantinas. 1 5 E l 16 de junio de 1904 aparece E l intruso, l a novela de Blasco inspirada en estos acontecimientos. En contra de l o que habia sucedido con La catedral, E l intruso obtuvo inmediatamente un Sxito de c r i t i c a (Roca, Vicente Blasco 14 Ibafiez, p. 204). EL hecho no tiene nada de extrafio s i se tiene en cuenta e l clima de anticlericalismo que se respiraba en las principales capitales de Espafia. Como dice Loubes: 33 Esta en e l ambiente l a denuncia de l a influencia religiosa en los destinos de Espafia y en e l Congreso, los diputados menos radicales denuncian l a supeditaci6n de l a cosa publica a las 6rdenes monasticas. (Loubes, p. 65) Efectivamente, EL intruso rezuma anticlericalismo. Su personaje central,, e l doctor Aresti, es un mexLico de pensamiento materialista que considera cualquier forma de dictadura teocratica como absolutamente per-niciosa para e l progreso de l a humanidad. A pesar de ser un burgues su toma de conciencia ante los problemas sociales l e decide a renunciar a una clientela distinguida y elige v i v i r entre l a masa obrera urbana. Blasco encuentra numerosas ocasiones para poner de manifiesto l a diferencia profunda entre proletariado urbano y campesinado, habida cuenta de l a existencia en l a zona minora de Vizcaya de los obreros llamados "ambulantes," que procedian de otras regiones, especialmente de Galicia, Asturias y Ca s t i l l a , y solian realizar tareas de peonaje peor retribuidas (Tufi6n, ElHmovimiento, p, 348), Blasco remacha que esta masa de peones forasteros, deseosos de ahorrar durante unos meses para volver a sus tareas del campo, estan dispuestos a pasar por todo tipo de explotaciones y abusos, pues su deseo es marcharse, y por tanto jamas se solidarizan con las huelgas del obrero que vive en l a regi6n y que ya esta. organizando su protesta (v, I, ps.1084-1085). Los labriegos convertidos en mineros eran e l contra-peso inerte, incapaz de voluntad, que iraposibilitaba l a ascensi6n de los que vivian en aquella t i e r r a , (v. I, p. 1085) Pero l a novela oscila entre dos polos: problemStica obrera, por una parte, y teocracia ejercida por los jesuitas sobre l a ciudad, por otra. E l doctor Aresti cumple, entre otras, l a funci6n de poner en relaci6n estos dos polos por su parentesco con e l magnate Sanchez Morueta, enriquecido de 34 l a noche a l a mafiana gracias a l a explotaci6n del mineral de hierro en Bilbao. Este personaje, autSntico "self-made man"; con e l que evidentemente Blasco simpatiza, esta pintado con rasgos positivos, pero su pecado es dejarse arrastrar por las fuerzas reaccionarias, por e l oscurantismo jesultico. En cierto modo, es traidor a su clase, l a burguesia l i b e r a l , y de aqui su ambiguedad, pues su valor positivo como capitalista de reciente cufio debia haberle hecho orientarse hacia posiciones progresistas, mientras que en realidad, bajo l a influencia de su mujer, Sanchez Morueta claudica ante las fuerzas del oscurantismo. Por esta raz6n, las relaciones entre los dos priraos, a l principio cordiales, acaban enfriandose, hasta e l punto de que en e l momento culminante de l a novela (el del enfrentamiento entre los romeros que acuden a l Santuario de l a Virgen de Begofia.y los obreros de las f i b r i c a s ) , Aresti y Sanchez Morueta se encuentran en campos antag6nicos. Blasco termina su novela con una nota de optimismo sumamente vaga. Nada se ha resuelto, pero Aresti evoca una era futura mejor en l a que: l a Humanidad, incapaz ya de representar bajo forraas groseras sus aspiraciones y anhelos, adoraria en e l in f i n i t o de su idealismo las dos unicas divinidades de l a nueva religi6n: l a Ciencia y l a J u s t i c i a social, (v. I, p. 1214) Es posible, de todas formas, que esta vaguedad en cuanto a posibles soluciones por una parte, y l a postura furibundamente an t i c l e r i c a l , por otra, no hagan sino reflejar las contradicciones republicanas en su relaci6n con el proletariado. Blasco insiste incansablemente en l a necesidad de con-cienciar a l individuo en e l derecho inalienable del ser humano a l a libertad, pero, como Tufi6n seSala: 35 [el mismo Pi y Margall] lleg6 a aceptar que l a simple libertad no resuelve los problemas econ6micos y aun menos l a situaci6n de "las clases jornaleras." Su preocupaci6n social Cia de P i y Margall] es grande, pero no puede decirse de 61 que sea un socialista. Como dice Gumersindo T r u j i l l o , "su.socialismo es mas bien un benevolo reformismo." (Tufl6n, La Espafia, p. 323) Hay que recordar, por otra parte, que una de las causas del fracaso de l a Primera Republica fue e l hecho de que £sta quedara aislada de su base izquierdista y de su base obrera. Bien es verdad que fueron las propias organizaciones obreras las que acabaron por rechazar l a colaboraci6n con una Republica a l a que consideraban e l ultimo reducto de l a burguesla, y de ello se habia de lamentar e l mismo Engels (Tufl6n, La Espafia, p. 250), pero l a rebeldia pequeSo burguesa tendi6 a favorecer e l florecimiento profuso del anticlericalismo, lo que hist&ricamente l a favorecia a su vez, "ya que e l trabajador pensaba que l a finica causa de sus males eran los curas y fr a i l e s " (Tufi6n, La Espafia, p. 323). En este sentido no deja de ser significativo e l que en una novela que se propone l a presentaci6n de los conflictos entre e l capital y l a fuerza obrera adoptando e l punto de vi s t a de 1sta, l a figura del magnate Sanchez Morueta se perfile con rasgos positivos y que solamente adquiera un caraoter negativo cuando l a influencia nefasta de los jesuitas le enajena de su clase. E l intruso es l a ultima novela que Blasco escribe en Valencia. En palabras de Roca, "hay algo en l a actitud del novelista que hace adivinar un cambio radical en su vida" (Roca, Vicente Blasco Ibaflez, p. 296). Al parecer, desde Madrid atisba otros horizontes. Tiene a l i i ganado e l prestigio de su firma y de su fama, que se esta ya consolidando en Francia. De todas formas, y como sefiala Loubes, comienza a alejarse de los focos 36 politicos y n i siquiera responde a los ataques de sus enemigos de siempre, sign© inequivoco de desprecio y desencanto (Loubes, p. 67). De diciembre de 1904 a febrero de 1905 escribe en Madrid La bodega, que e l dia 27 de febrero se pone a l a venta y obtiene un exito de c r i t i c a notable (Roca, Vicente Blasco Ibafiez, p. 302). En esta novela Blasco se hace eco de los problemas que afectaban a l campo andaluz. EL 8 de ju l i o habia tenido lugar l a inmensa'marcha de campesinos sobre Jerez. EL moment© era de bajas cosechas, descontento acentuado y de aumento del paro forzoso. Procedentes de todos los pueblos de l a comarca, armados de hoces y palos, ocuparon durante l a noche l a ciudad hasta ser desalojados por l a Guardia C i v i l . Estos sucesos ocasionaron l a muerte de un trabajador y de dos propietarios. La de estos origin6 un severo proceso contra numerosos campesinos y e l 10 de febrero recibieron garrote v i i cuatro de los procesados, acusados de una complicada sedici6n, en cooperaci6n con el ex-diputado avan-zado Fermin Salvoechea, residente en Cadiz, a l que se queria hacer pasar como cabecilla de esta ins6lita ,,revoluci6n." EL tribunal militar dict6 diez penas de cadena perpetua, y Salvoechea fue condenado a doce afios y un dia de prisi6n (Tufi6n, La Espafia, p. 287).; Blasco transforma a Salvoechea en e l revolucionario de nombre simb&lico Fernando Salvatierra, e l "santo laico," como l e llamaban sus propios ad-versaries, desprovisto de egoismo y siempre dispuesto a acudir en auxilio de los desgraciados. Aunque odiaba l a violencia, l a predicaba a los de abajo como unico medio de salvaci6n, por lo que era suficiente su presencia en Andalucia por unas semanas para que a l momento se concentrara l a fuerza publica. 37 Los rasgos del idealista Gabriel Luna se nan afinado todavia mas para caracterizar a este personaje convertido ya casi en un mero simbolo. Es un anarquista que no cree en ninguna forma de gobierno, puesto que estas buscan siempre l a consolidaci6n en e l poder de ciertas clases sociales que oprimen a las otras. De nuevo, sin embargo, se manifiesta l a debilidad basica del personaje a pesar de sus rasgos positivos: hay una f a l t a de adecuaci6n entre lo que e l "santo" desea y los raetodos para llevarlo a efecto. Su vida es puro testimonio y dedicaci6n personal a l servicio de los dSbiles, pero rechaza l a acci6n a traves de l a p o l l t i c a . iPodla Blasco estar de acuerdo con esto? Salvatierra es paradigma de actuaci6n humana noble y desinteresada, por lo que cumple perfectamente l a funci6n de portavoz de las ideas que a l autor le interesa exponer y porque su ejeraplaridad sirve de contraste a l a corrupci6n de los plutficratas que, instalados en l a riqueza desde hace generaciones, no tienen ningfih deseo de que l a situaci6n eiistente cambie, pero, como le habia sucedido ya a Luna, para e l f i n a l de l a obra l a predicaci6n de sus doctrinas ha dado fatalmente e l resultado lfigico. Los huelguistas, totalmente desorganizados y deseosos de revancha, matan a un "burguSs" que resulta ser un tr i s t e o f i c i n i s t a , casi tan desposeldo como ellos, pero, para su desgracia, poseedor de unas manos no curtidas por e l trabajo del campo. Salvatierra esta a punto de dejarse arrastrar por primera vez por l a c6lera y e l desencanto, pero, de nuevo, l a novela termina con l a nota op-timista y vaga ya conocida por las anteriores, esperando l a "Rebeldia Social." 38 Lo que es muy explicit© en esta ocasion es l a actitud de franco rechazo del dampesinado como grupo capaz de protagonizar esa rebeldia. Mas a l i a de los campos estaban las ciudades, las grandes aglomeraciones de l a civilizaci6n moderna, y en ellas otros rebaflos de desposeldos, de tr i s t e s ; pero que repellan e l falso consuelo del vino, que bafiaban sus almas nacientes en l a aurora de un nuevo dia. . . . Ellos serian los elegidos. (v. I, p. 1363) Y es que l a idea primaria de Blasco l a de l a necesidad de ilustraci6n de l a masa ignorante, esta siempre presente con machacona reiteraci6n. Claramente l a expresa en su articulo Explicaci6n,innecesaria, publicado en 30 de enero de 1905: La misi6n de los revolucionarios espafioles no consiste unicamente en agitar los animos, sino en educar a los hombres, en difundir l a cultura entre ellos, pues sin un pueblo culto y consciente l a Republica futura arras-trai^ta una vida-de di'ficultades. (Roca, Vicente  Blasco Ibafiez, p. 304) Asi lo expresa tambien un personaje de l a novela, un gaBan jovencito, a l que por su afici6n a libros y papeles sus compafieros llamaban e l "Maestrico," y en cuya boca Blasco pone las siguientes palabras: Pero l a instrucci6n aislada e individual resultaba i n f i t i l : s6lo servia para formar desertores, trans-fugas, que se apresuraban a alinearse con e l enemigo. Deblan instruirse todos a l .mismo tiempo: adquirir l a gran masa e l conocimiento de su fuerza apropiandose de golpe las grandes conquistas de l a raz&n humana. (v. I, p, 1271) Por inviable que parezca semejante proyecto de adquisici6n de l a cultura en masa, no cabe duda de que Blasco lo consideraba parte fundamental de un programa politico que l a Republica tendrla que llevar a efecto s i querla triunfar como forma de gobierno para e l pals. Las contradicciones sobre este punto son constantes. 39 Asi, su ambivalente postura con respecto a l campesinado se pone de manifiesto pocas lineas mas tarde: Pero a l volver su vis t a [Salvatierra] por l a ganania, llena de sombra y de humo, crey6 abarcar con sus ojos toda l a Humanidad explotada e i n f e l i z , . . . todos aparecian embrutecidos, repugnantes, sin voluntad para s a l i r de su estado; creyendo confusamente en e l milagro como tSnica esperanza, o pensando en una limosna cristiana que les permitiese un minuto de descanso en su desesperado rodar por l a cuesta de l a miseria. ICuanto tiempo no habia de transcurrir hasta que aquella pobre gente abriese los ojos y aprendiera e l camino! (v. I, p. 1271) Conviene resaltar este punto para comprobar l a prolongaci6n de esta linea de pensamiento a todo lo largo de l a vida de Blasco IbaSez. En Lo que sera l a Republica espaflola (cap. IX) Blasco escribe: Serla absurdo que l a Republica espafiola resuelva las cuestiones sociales en 2k horas. Ni en 2k raeses, ni en 2k alios llegara a realizar esta labor completar-mente. (Loubes, p. 86) Mientras tanto, su abandono paulatino de l a p o l i t i c a sigue su curso. En e l afio 1905 e l diputado valenciano dej6 definitivamente de a s i s t i r a las sesiones de Cortes. En Valencia EL Radical no desaprovecha ocasi6n de atacar a l "cacique rojo,^ como se l e llama en una^novelita editada en l a imprenta de este peri&dico. Se va formando en l a ciudad l a "leyenda negra blasquistatt!' (Loubes, p. 72). Sin embargo, durante dos legislaturas mas, Blasco Ibaflez sigui6 osten-tando e l t i t u l o de diputado republicano y de jefe del movimiento blasquista de Valencia, aunque ? ,a pa r t i r de su quinta legislatura Blasco no es ya mas que un escritor,0. (Loubes, p. 70). La popularidad que como t a l empieza a gozar es, evidentemente, un al i v i o para e l diputado desengaHado, quien con-centra sus energias en una propaganda1 periodistica ejemplar, precedente a l a publicaci6n de l a cuarta y ultima de las novelas de esta serie (Roca, Vicente Blasco Ibafiez, p. 306). La horda sali6 a l a vent a e l 23 de junio de 1905 y los peri6dicos insertaron nuraerosas c r i t i c a s , en su inayoria favorables. Sobre e l l a dice Loubes: Ciertas paginas no pueden comprenderse sin l a presencia de Blasco abogando por su doctrina social y defendiendo a las manifestaciones obreras madrilefias violentaraente reprimidas por las fuerzas de seguridad durante e l gobierno de Villaverde. (p. 73) y considera que esta obra demuestra que Blasco no se ha retirado de l a lucha p o l i t i c a , sino que, por e l contrario, su pensamiento social se ha hecho mas prof undo. Las manif estaciones obreras a que hace referenda Loubes se produjeron efectivamente en Madrid bajo e l gobierno Silvela, siendo ministro de Hacienda Fernandez Villaverde. EL hundimiento de un dep6sito de aguas de Lozoya, que caus6 l a muerte de cuarenta obreros (hundimiento del que resultaba culpable l a direcci6n de obras, segun dictamen de una comisi6n o f i c i a l ) , produjo una mani-festaci6n popular reprimida violentamente por las fuerzas de seguridad que causaron un muerto y catorce heridos. E l entierro de las victimas se convirti6 en importante manifestaci6n p o l i t i c a bajo l a direcci6n de Pablo Iglesias. (Tufi6n, La Espafia ,-,p.. 365),;, EL personaje central de La horda, Maltrana, es precisamente uno de esos transfugas desertores de su clase de que hablaba e l "Maestrico" en La bodega. Perteneciente por nacimiento a las capas sociales infimas, se margina de ellas a l haber conseguido una educaci6n superior. EL autor lo presenta desde el principio indiferente a las cuestiones politicas e insolidario con los miserables entre los que vive. En realidad, lo que Maltrana pretende mediante kl su cultura es l a escalada a l a clase superior, suefto a l que su madre sacrific6 su vida. Es inteligente y lo suficientemente lucido como para darse cuenta de l a vaciedad y e l cinismo de los representantes del orden establecido con los que entra en contacto, pero no tiene inconveniente en poner su inteligencia a l servicio de esos inlitiles, incluso en las formas mas humillantes, porque espera que de este modo su vida acabe por dar e l tan deseado salto hacia arriba. Tenemos, pues, de nuevo a un personaje en posici6n ambivalente, lficido observador y c r i t i c o de las situaciones injustas que tiene amplia oportunidad de contemplar diariamente a su alrededor, pero mercenario y egoista a mas de abulico y dado a forjarse las mas disparatadas ilusiones con respecto a s i mismo. Pero hay mas personajes ambiguos en l a obra. E l padrastro de Maltrana, el sefior JosS, es un.albafiil que arrastra su miseria con estoicismo, pensando que sus compafieros exaltados y revolucionarios son unos ilusos que creen posible l a ut6pica reforma social. Su postura atrae las iras de sus compafieros, que le llaman " e l borrego.^ oY que es lo que digo yo para que me llamen borrego? Que esto de que e l pobre se ponga sobre e l r i c o o a un igual suyo, y que e l criado se monte sobre e l amo, no pue ser. Que siempre ha habido unos con dinero y otros sin Si, y siempre sera a s i . Que eso de los "metinges" y de las sociedades s6lo sirve para llenar de humo l a cabeza del trabajador y echarlo a l a calle a que l e calienten las c o s t i l l a s . (v. I,, p. 1392) Antiguo guardia c i v i l , es decidido defensor del orden porque s i se deja a l hombre en libertad "veremos l a que se arma," pero a pesar de su natural pacifico y bondadoso, e l sefior JosS tiene momentos de exaltaci6n en los que queda claro que este hombre dulce, incapaz de matar una mosca, no vacilaria \ en descargar un f u s i l sobre los enemigos del orden sacrosanto. Sin embargo, va perdiendo su fe en e l orden establecido, a fuerza de golpes, y empieza a expresarse en te'rminos alarmantemente arriesgados: fe digo Isidro . . . que soy otro, y que cada dia pierdo algo de mis creencias. Esto es el f i n del mundo: todo farsas y mentiras. . . . Los Dadrones, los verdaderos ladrones, que turban e l orden y l a paz, los que ponen en peligro l a vida de los hombres, estan muy altos, en s i t i o s adonde no llega l a auto-ridad. (v. I, p. 1^56) Es ahora cuando Blasco toma los sucesos acaecidos en Madrid y los integra en l a novela. E l sefior JOB$ esta trabaj.ando en l a eonstrucciSn de un gran edificio gubernamental y sabe que dada l a pesima calidad de los materiales empleados hay un riesgo de hundimiento de toda l a obra. Y por tres o cuatro pesetas estamos a l i i centenares de hombres honrados, con l a muerte en l a garganta, raientras los culpables hacen vida de grandes seflores. Yo soy imparcial y reconozco mis engaflos. A esos que hablan de revoluciones del pobre los creo, como siempre, unos escandalosos perturbadores, pero en algunas cosas no les f a l t a raz6n. (p. 1^56) E l acento de sinceridad del sefior Jose en estas declaraciones, hace sospechar fuertemente en l a identificacifin del autor con su personaje en este momento de su evoluci6n. Este es, muy posiblemente, e l punto de vista del mismo Blasco con respecto a socialistas y, no digamos, anarquistas. E l hundimiento de l a construcci6n se produce, claro esta, y e l sefior Jose es l a victima propiciatoria, l a finica en l a novela; l a realidad fue menos piadosa. Sigue l a manif estaci6n de los obreros y l a represi6n p o l i -ciaca. Maltrana, que de forma involuntaria se ve envuelto en los aconte-cimientos, se salva posiblemente de l a muerte gracias a su ropa que l e •43 distingue de los obreros, a pesar de estar en esos momentos en una indigencia t o t a l . Es un seSorito y "por primera vez en su vida se dio cuenta de las ventajas y privilegios de aquel traje que era para §1 un uniforme de miseria 1' (v. I, p. 1473). Hay una insistencia por parte de Blasco en poner de manif iesto l a importancia del vestido como slmbolo de adscripci6n a una clase social deter-minada a pesar de las condiciones reales de quienes lo adoptan. En La bodega, e l of i c i n i s t a , obrero de J'cuello bianco,muere a manos de los gafiane's; mientras que en La horda, Maltrana, h i jo de obreros, se salva gracias a l a confusi6n de l a policla que l e toma por seflorito. Si las tres novelas anterxores de esta serie acaban en forma elusiva, . l a cuarta es todavia mas desconcertante. Maltrana ha pasado por mil v i s i -citudes, l a peor de las cuales es l a muerte de su mujer en condiciones de absoluta sordidez, pero e l f i n a l le sorprende tan cerrado en su egolsmo como lo estaba a l principio. Contempla Madrid desde una colina y l a ciudad se convierte en simbolo de una po l l t i c a nacional insostenible. Su pensamiento, significativamente, dirige sus ataques hacia las campanas de los conventos "de monstruosa grandeza" (p. 1515)» que no pueden atraer a los pobres porque Sstos adivinan l o falso de su sonido. Y sigue pensando: Alguna vez l a horda dejaria de permanecer inm6vil. Los que entraban en Madrid a l amanecer se presentarlan a mediodia. Ya no aceptarian los despojos: pedirlan su parte; no tenderlan l a mano: exigirlan con altivez. Y las gentes f e l i c e s temblaban de pavor ante las caras amenazantes, las vestiduras miserables, las miradas de famelico estrabismo, los anhelos locos y criminales de l a destrucci6n. 4D6nde se hablan ocultado hasta entonces aquellos monstruos? &De que antro surglan? . . . Y bien, gentes dichosas: habeis vivido con ellos sin saberlo. Acampaban junto a vuestros muros, pasaban todos los dlas ante vuestras puertas a l a hora de vuestro suefio. No los habeis visto porque eran d&biles, porque se arrastraban humildes. Negabais su exist encia porque no proferlan amenazas. Ni piedad ni misericordia tuvisteis con ellos cuando aun era tiempo. . . . (v. I, p. 1515) En esta descripcifin, fuertemente cargada de emotividad, Blasco parece estar dando rienda suelta a su vena huguesca para presentarnos un cuadro catastr6fico de proporciones Spicas que, alvmismo tiempo, conjure a los diablos de l a revuelta s o c i a l . Maltrana continua: i.QuS l e faltaba a l a horda? Jefes, pastores audaces que l a guiasen a las alturas, conociendo el camino. IAy, s i los que nacian en su seno armados con l a potencia del pensamiento no desper-tasen avergonzados de su origenj I Si los siervos de l a pobreza, como e l , en vez de ofrecerse cobardemente a los poderosos se quedasen entre los suyos, poniendo a su servicio lo que habian aprendido, esforzandose en regimentar a l a horda dandole una bandera, fundiendo sus bravias independencias en una voluntad comun! . . . (p. 1515) Parece Ssta l a conversi6n de un Maltrana que por f i n ha visto con lucidez su propia situaci6n y su posible misi6n, pero e l giro que se produce a continuaci6n es tan brusco que toma a l lector totalmente desprevenido. En ese momento, Maltrana oye los^lloros de su hijo, l a criatura cuyo nacimiento caus6 l a muerte de su madre, y siente despertar en 61 una energia nunca cono-cida hasta entonces: 4Que le importaba ya l a suerte de los in f e l i c e s , e l destino de l a horda miserable y los tremendos con-f l i c t o s que pudieran desarrollarse en lo futuro? A v i v i r : toda su vida l a tenia en sus brazos . . . Querla que fuese de los felices, de los dichosos, de los fuertes. Ya que e l mundo estaba organizado sobre l a desigualdad, que figurase su hijo entre los privilegiados, aunque para e l l o tuviese que aplastar a muchos. (v. I, p. 1516) 45 £C6mo interpretar e l f i n a l de l a obra que cierra e l ciclo de estas novelas de tesis? iEsta e l hombre que siete afios antes inici6 con en-tusiasmo su carrera p o l l t i c a , admitiendo su claudicaci6n, su estar de vuelta de todas las esperanzas en e l l a depositadas? £0 esta expresando su reprobaci6n tacita por l a postura clnica adoptada por Maltrana y seflalando, implicitamente, e l camino a seguir, un camino violento, sin duda, s i se han de lograr reformas sociales? La ausencia de definici6n hace sospechar otra vez las vacilaciones y conflictos internos del mismo Blasco con respecto a este tema espinoso. Y asi se cierra l a serie de unas novelas que, segfin Roca, comenzaron a escribirse para hacer ostentaci6n de pensamiento radical, pero que aparentemente no hacen sino revelar las contradicciones del hombre que las escribi6. Hay que coin-c i d i r con Rafael Gonte en que nseguir e l pensamiento politico de Blasco Ibafiez, suele ser una aventura intelectual lamentable, y una apasionante 15 visi6n personal." Tomada ya l a decisi6n de marcharse de Valencia definitivamente (aun cuando a estas alturas su vida discurria casi integramente en Madrid), Blasco vendi6 EL Pueblo a su redactor y amigo Fe l i x Azzati. EL 16 de marzo de 1906, e l Presidente de sesi&n anunciaba a los miembros de l a Camara l a carta de renuncia del diputado valenciano, y e l mismo dia, en E l Pueblo, Blasco hacia publicas sus explicaciones en el escrito titulado A mis electores (Loubes, ps. 75 y 165) • En e"l se lamenta de l a inef ectividad de una actuaci6n parlamentaria que se prolonga indefinidamente sin traer l a revoluci6n prometida, de l a necesidad de cortar con lo que considera una?situacion de farsa y engafio. a l pueblo. Hace incluso referenda a desenganos personales ...46 y a l abandono en que se vio en algunas circunstancias, pero asegura que su renuncia no sign i f i c a abandono de sus ideales. "Nadie crea por esto que me voy. Lo que he hecho, es salirme de las f i l a s . . . (Roca, Vicente  Blasco Ibafiez, p. 16?).. Pero es evidente que con esta retirada se cierra una etapa fundamental de su vida. Como dice Loubes: "se acabaron ya los alegatos doctrinarios de las novelas de los tiempos heroicos" (p. 79). Su producci6n novelesca se orienta ahora hacia otros temas. E l Blasco politicamente activo ya habia muerto cuando dio comienzo a su experiencia argentina. Las conclusiones alcanzadas en este capitulo tras e l analisis de las obras escritas por e l novelista durante e l periodo 1898-1905 difieren significativamente de las de Loubes. E l trabajo de este es imprescindible, puesto que trata de i r mas a l i a de los apasionamientos partidistas y dar una visi6n objetiva de l a significaci6n p o l i t i c a y l i t e r a r i a del Blasco de esta etapa. Es correcta su visi6n del hombre entusiasta, puesto a l servicio de unos ideales democraticos, evidentemente progresistas para l a Espafia de su epoca, del desmitificador del antiguo r§gimen, furibundo an t i c l e r i c a l y anti-monarquico. Su preocupaci6n obsesiva por l a educaci6n de las masas no debe, de ningun modo, perderse de vista. Tambien es facilmente comprobable l a afirmaci6n de Loubes de que las mejores novelas de Blasco fueron escritas durante l a epoca en que vivi6 mas intensaraente e l compromiso con su partido y con su publico. Sin embargo, e l entusiasmo de Loubes por el Blasco de l a etapa heroica l e hace pasar por alto e l hecho de que, ya durante e l l a , e l novelista arrastraba consigo las contradicciones que andando e l tiempo iban a c r i s t a l i z a r en actitudes personales d i f l c i l e s de reconciliar con sus ideales demmocraticos y humanistas. Es esto, precisamente, lo que se ha puesto de manifiesto en este capltulo. 48 NCTAS DEL CAPITULO I 1 J.N. Loubes y J';L. Le6n Roca, Blasco Ibafiez Diputado y_ Novelista, Universidad de Toulouse, 1972. Le6n Roca, Vicente Blasco Ibafiez, Valencia, 1967. A pesar de su interns para e l conocimiento de las ideas politicas, religiosas y sociales blasquistas, estas obras no se han vuelto a publicar, aunque es posible que Edit o r i a l Aguilar que prepara l a publicaci6n del volumen V de sus obras completas las incluya en este volumen, Se editaron en Valencia en 1892 y 1893. (V6ase Loubes, p. 23). 4; Manuel Tufi6n de Lara, Estudios sobre e l XIX espafiol,. Madrid, 1972, P. 158. 5 ~ L e 6 n Roca, Blasco Ibafiez v_ l a Valencia de su tiempo, Ayuntamiento de Valencia, 1978, p. 64. ^ Hayward Keniston, "Blasco Ibafiez," The New Republic, XX, 26 Nov. 1919, ps. 12-14. Vicente Blasco Ibafiez, Obras completas, Aguilar, Madrid, 19^9i v. I, ps. 5^9-550. 8 R.A. Cardwell, Blasco Ibafiez: La barraca, London, 1975. ^ Gilbert B. Heartfield, Aesthetics and Naturalism i n the Five Valencia  Novels of Vicente Blasco Ibafiez, The University of New Mexico, 1972, ps. 170-186. 1®. En e l mismo error que Heartfield cuando interpreta esta parrafo cae Rafael Sosa en su insuficiente analisis de Cafias v_ barro (vSase Sosa, Vicente Blasco Ibafiez a traves de sus cuentos y novelas valencianos, Madrid, 1974, p. 116). 49 1 1 Sherman H. Eoff, The Modern Spanish Novel, New York University Press, 196l, p. 115. 12 Arist6crata que se incorpor6 a l partido de *^Fusi6n Republicana," fue protegido por Blasco y particip6 junto a Sste en las elecciones que le otorgaron l a tercera legislatura y en las que Soriano tambien result6 elegido diputado. Tras su ruptura con Blasco, fund6 su propio partido, el "Radical Republicano," y continu6 activo en p o l i t i c a tras, l a retirada de Blasco. 13 -Tufi6n de Lara, EL movimiento obrero en l a historia de Espafia, Madrid, 1972, p. 348. 14 Loubes, sin embargo, dice: "La c r i t i c a asustada por los temas desarrollados en l a obra, apenas s i se atrevi6 a comentar e l l i b r o " (p. 66) 15 Rafael Conte, "Vicente Blasco Ibafiez: Lecciones de un Centenario, Cuadernos Hispanoamericanos, 72 (1967), p. 511. .50 CAPITULO II DOS OBRAS DESTACABLES DEL PERIODO DE 1Q05 A 1920 A. 'SJOS argonaut a s u n a novela de transici6n Se ha visto c6mo l a investigaci6n sobre las obras de Blasco mas cora-proraetidas con l a realidad social de su tiempo arroja un balance imprecise De su epoca de actividad p o l l t i c a directa emerge, especialmente a l principio, un Blasco intense y sincero, alertador de conciencias dormidas, y que por su fuerza v i t a l y BUS caracterlsticas de l i d e r de masas, supo encauzar los vagos sentimientos de rebeldla de extensas capas de poblaci6n y asumirlos como slmbolo viviente del ideal republicano. Pero l a disparidad de las aspiraciones que se centraban en e l concepto de Republica (posesi6n inmediata de las tierras para los campesinos andaluces, consecuci6n del poder p o l i t i c o para l a clase trabajadora, proteccionismo econ6mico para e l pequefio comerciante y e l campesino medio), ademas de l a f a l t a de unidad dentro del mismo republicanismo federal, tenlan que dar como resultado inevitable l a confusi6n de objetivos, l a ausencia de un programa coherente y l a presencia de una alta carga emocional especialmente a nivel de po l l t i c a regional. La personificaci6n en Valencia del slmbolo de todas estas tendencias contrapuestas es e l mismo, un hombre contradictorio, quizas incluso sin tener demasiada conciencia de e l l o puesto que Blasco no se concendla suficiente tiempo para meditar los temas. Dotado de una energla v i t a l extraordinaria, 5.1: necesitaba de l a acci6n y del cambio constante, lo que tambien influyfi en que l a trayectoria de su actuaci6n personal fuera irregular y contradictoria. Ya se ha visto c6mo al f i n a l de su etapa p o l i t i c a , su actividad en este campo, iniciada con tanto entusiasrao, se desvanece paulatinamente, a l mismo tiempo que sus obras reflejan e l cambio de orientaci6n de su vida y anuncian, en realidad, e l comienzo de una nueva etapa. Esta se i n i c i a con e l proyecto de emigraci6n a l a Argentina, con l a finalidad de explotar unas 800 hectareas de terreno cerca del rio Negro, en Patagonia. Roca dice: Convertirse en estanciero no es concretamente a lo que aspira. Su ambici6n es mucho mayor. Tal vez colonizador, quiza fundador de pueblos. (Roca, Vicente Blasco Ibafiez, p. 399) La idea naci6 durante l a serie de conferencias que Blasco inici6 en 1909 bajo los auspicios del director del peri6dico argentino La Naci6n y que, a l parecer, l e reportaron 2 G 0 . 0 0 0 pesos argentinos de ganancias."'" Durante esta v i s i t a , segun cuenta e l mismo Blasco, comenzaron las ofertas tentadoras para quedarse en el pais y levantar una fortuna como cultivador de tierras. Al principio me negue; pero luego me f u i dejando ganar por l a quimera. E l ensuefio de hacerme millonario, aun-que no fuese mas que por una temporada; l a perspectiva de mandar en un ejSrcito de trabajadores, de transformar el aspecto de un rincSn del mundo, de crear lugares habitables en e l desierto, eran visiones demasiado brillantes para que no aceptase correr los riesgos de una empresa tan gigantesca.2 Blasco no fue nunca un puro te6rico, y porque necesitaba resultados en cuantas tareas acometia, no podia rechazar una oferta que le servia en bandeja un proyecto del que serla directamente responsable y que desafiaba su capacidad de organizador y reformador de realidades sociales, a mas de 52 ofrecerle l a tentadora posibilidad de su enriquecimiento personal. E l gobierno ponla a su disposiei6n esas tierras ayudandole en l a obtenci6n de creditos bancarios para llevar a cabo. su explotaci6n, pero §1 mismo tuvo que invertir una fuerte suma en maquinarias y canales de regadio (Smith, p. 30). En agosto de 1910 inici6 los trabajos en "Cervantes," nombre que dio a l a colonia de Patagonia, y aceptfi ademas l a invitaci6n de colonizar con e l apoyo ecfinomico del gobierno provincial, tierras en Corrientes. Esta concesi&n, situada casi en zona tropical, recibi6 e l nombre de "Nueva Valencia," y para su colonizaci6n Blasco reclut6 a agricultores valencianos especialistas en e l cultivo de arroz y agrios. Sabido es cc-mo termin6 tan ambiciosa empresa. En 1912 tuvo lugar en l a Argentina l a depresi6n economica que cerr6 las posibilidades de obtenci6n de creditos bancarios. En 1913 Blasco tuvo que vender "Cervantes" para poder pagar a BUS deudores y abandon6 tambien l a obra iniciada en Corrientes volviendo a Europa, a Paris concretamente, donde comenz6 a escribir Los argonaut as, primera y Gnica novela de otro ambicioso proyecto, tambien fruetrado, que habia de tratar en obras sucesivas, de l a epopeya de los con-quistadores en America. La Argentina se desvanece en su horizonte v i t a l tras el fracaso como hombre de negocios. El novelista vuelve a sus novelas, aunque, segfin Roca, hoy Corrientes y Nueva Valencia son e l granero arrocero de l a Argentina gracias a los procedi-mientos de regadio que llev6 e instaur6 Blasco Ibafiez [y] en ambas ciudades existen fandlias muy acomodadas descendientes de aquellos trabajadores valencianos que acudieron a l a llamada del nove-l i s t a . (Roca, Vicente Blasco Ibafiez, ps. 433-43*0 53 Los argonautas se public6 en 1914, pocas semanas antes del comienzo de l a primera guerra mundial, por lo que e l libro pas6 casi desapercibido. Llevaba Blasco cerca de seis aflos sin escribir nada, absorbido por las visicitudes de su aventura argentina, y Si mismo esgrime este dato como excusa para j u s t i f i c a r l a prolijidad de una narraci6n dos veces mas larga que las usuales en S i . Admite tambiSn que en e l l a se da un exceso de doctrina y que sus personajes "no se cansan nunca de hablar," atribuySndolo a l hecho de que e l padre de estos hijos de su imaginaci6n habia estado en silencio demasiado tiempo y, por tanto, necesitaba ese desahogo verbal (v. II, p. 490). Es Sste un dato que debe tenerse en cuenta, puesto que e l mismo Blasco esta admitiendo responsabilizarse de gran parte de las teorias expuestas por sus personajes, subrayando lo que tantas veces se observa en sus novelas: l a prbyecci6n del autor en ciertos personajes caracterizados por su acometi-vidad y entrega personal a una empresa determinada. En este caso son dos los "alter egos" del novelista: el ex-diplomatico Ojeda y, sugestivamente, Maltrana, a quien se dej6 en La horda dispuesto a conseguir para su hijo l a fortuna al precio que fuera. Ambos se encuentran, y acaban por entablar una gran amistad, a bordo del "Goethe," transatlantico que se dirige a l a Argentina cargado de emigrantes de toda Europa y de los afortunados sucesores de otros emigrantes que constituyen ahora l a aristo-cracia y l a fuerza econ6mica y p o l i t i c a del pais. Todo e l libro respira una obsesi6n crematistica. Tanto Maltrana como Ojeda esperan, naturalmente, alcanzar l a fortuna, asi como tambiSn todos los emigrantes de a bordo. E l barco se presenta como un microcosmos en e l que todas las clases sociales 54 estan representadas, y apartadas unas de otras segun su importancia y categoria. Ojeda, antiguo diplomatico y hombre de cierta importancia social, aunque sin dinero de momento, viaja en primera clase, pero tambien Maltrana, quien a fuerza de importunar a amistades que gozan de influencias, ha con-seguido un pasaje de primera por e l precio de uno de tercera. Desde e l principio Blasco lo presenta como cinico simpatico, en una caracterizaci6n que mantiene a lo largo de toda l a obra, y, f i e l a e l l a , e l mismo admite: En j u s t i c i a yo debia i r abajo, comiendo rancho con ese rebafio de judios y cristianos, rusos, alemanes, turcos, espafloles y . . . Idemonios coronadosl, -""pues aqui vienen gentes de todos. los paises. Pero soy lo que llaman un pobre de levi t a , y alguna vez habia de servir para algo bueno l a santa desigualdad social, base, segun dicen, del orden y las buenas costumbres. (v. II, p. 516) Tambien en su caracter de agudo observador de l a realidad, Maltrana ha investigado concienzudamente todo el barco, haciSndose democraticamente popular en todos sus sectores, llegando a l a conclusi6n de que hay una aspiraci6n que unifica a todas las distintas clases sociales y que es l a esperanza. Esta observaci6n le da pie para lanzarse a filosofar sobre l a naturaleza del ser humano, quien, a pesar del conocimiento que como "bestia de raz6n" posee de l a precariedad de su situaci6n v i t a l , puede ser optimista porque dispone de l a capacidad del olvido y de l a esperanza. Pero, fijando su atenci6n en cuestiones mas practicas, sefiala tambien que el barco trans-f porta quince millones en oro enviados por los bancos de Europa para hacer prSstamos a los agricultores argentinos, y lamenta que los tiempos no favorezcan las acciones heroicas, puesto que fantasea con l a posibilidad de sublevar a l a gente de tercera y, a l frente de e l l a , hacerse con todo ese oro. 55 A pesar de su popularidad con todas las clases sociales de a bordo, Maltrana confiesa su debilidad por los ricos y, candidamente, l e dice a Ojeda: Yo hago este viaje por ganar dinero, por e l ansia de saber qu§ es eso de l a riqueza; y no lo hago s6lo por mi. Tengo un hijo, y aunque uno se r i a de ciertos burgueses que justifican sus malas acciones y sus latrocinios con l a cualidad de padres de familia, crea usted que esto de l a paternidad nos impulsa a grandes coeas y nos hace valerosos como heroes. . . . (v. I I , p. 526) A estas alturas l a postura de Blasco, en su papel de narrador, con respecto a las diferencias sociales esta muy claramente establecida: los de abajo aspiran a llegar arriba y ademas desprecian a los inmediatamente inferiores. En l a popa del barco, donde viajan los pasajeros de tercera, existe tambiSn una divisi6n en castas: los "arist6cratas" que "miraban con desdeSosa conmiseraci6n a l rebafio de abajo y con envidia revolucionaria a los del c a s t i l l o central," y e l rebafio en cuestifin, cuya presencia es f a c i l -mente detectable por el olfato. Las impreeiones sensoriales, especialmente olfativas, juegan su papel en l a novela para expresar un rechazo, autentica-mente visceral, de l a miseria f i s i c a , asociada a l a economica, de las clases bajas y, por contra, el natural deseo humano de incorporarse a una clase social que huele a una mezcla de "soda y agua de colonia." "Parecia ser de un planeta distinto l a vida que se desarrollaba cuatro metros por encima de l a muchedumbre emigranteV, :(v. II, p. 5^9). La "lucha por l a existencia," aplicada a l deseo de mejora social, da como resultado que los antiguos desposeidos, una vez enriquecidos, cierren f i l a s para evitar e l acceso a l a clase e l i t i s t a de otros advenedizos, a l 56 mismo tiempo que resienten a l emigrante que aspira a hacer dinero f a c i l sin pasar por las visicitudes que ellos han experimentado. Uno de estos "parvenues," Manzanares, admiraba l a brutalidad como l a mas grande de las facultades, y se hacia lenguas de un gobernante cuando amenazaba con perseguir a l a "canalla popu-lar " . . . Y pedia e l fusilamiento inmediato a un lado y otro del Oceano de todos los que escriben en los papeles, o f i c i o que s6lo sirve para que los obreros pidan menos horas de trabajo y aumento de jornal.. (v. I I t p. 576) Maltrana, en su calidad de oportunista depositario de las simpatlas de todas las clases sociales de a bordo, se pasea entre ellas disfrutando de su triunfo popular, pero volviendo siempre a primera y a sus charlas con-fidenciales con Ojeda, en quien encuentra un interlocutor benevolo e i n -teligente. Tras una de sus visitas a tercera, desarrolla su teoria favorita sobre l a esperanza humana que, s i en otros tiempos fue mistica, es ahora positiva y c i f r a sus anhelos en e l bienestar material. Sentimos l a imperiosa necesidad del dinero como no l a sintieron nuestros abuelos; y los que vengan detras l a experimentaran con mayor impetu que noso-tros. Yo deseo ser rico: no tengo rubor en confesarlo; es lo unico que me preocupa. (v. I I , p. 590) En todo este dialogo entre Ojeda y Maltrana, parece como s i Blasco estuviera verbalizando sus propias preocupaciones sobre el tema obsesivo que en este momento absorbe toda su atenci6n y que j u s t i f i c a so color de aspiraci6n netamente humana. Ojeda representa, por asi decir, l a parte mas idealista de su personalidad, confesando l a necesidad del dinero, pero con-siderandola'como una segunda prioridad tras e l amor. Maltrana, sin embargo, es mucho mas radical en sus posturas: 57 EL queria ser rico por serlo, por conocer las dulzuras del mas i r r e s i s t i b l e de los poetas, las satisfacciones orgullosas y egoistas que proporciona l a llamada "potencia de dominaci6n.!! (v. II, p. 591) Acusa a Ojeda de poderse permitir e l lujo de ser idealista porque, en realidad, no ha conocido nunca lo que es l a autentica pobreza; y con vehemencia rechaza l a alabada noci6n popular del "pobre pero honrado" con las siguientes palabras: IMentiral Ningfin pobre puede considerarse honrado, ya que l a pobreza es una deshonra, un certificado de incapacidad. Cierto que habra siempre pobres, como hay en e l mundo feos, contrahechos o imbeciles. Pero el que tiene un defecto f i s i c o o intelectual no hace gala de e l , antes procura remediarlo; y e l pobre que se resigna con su suerte y no busca hacerse rico, sea como sea, a las buenas o las malas, es un cobarde o un i n f i t i l , y no puede convertir su vileza en un merito. (v. II, p. 59D Dejando apart© ciertas exageraciones como l a de hacerse rico por e l procedimiento que sea, "a las buenas o a las malas," propias del encanallado Maltrana, es muy posible que Blasco suscribiera en esta etapa de su vida en que perseguia con entusiasmo e l hacerse millonario, un ideal de comporta-miento que, curiosamente, se asemeja a l del criterio calvinista. La riqueza se convierte en l a senal distintiva de los elegidos, de los luchadores, del hombre de acci6n, tan admirado siempre por e l novelista, y l a pobreza, por contra, en un estigma, l a marca de deshonra de quien l a acepta sin suble-varse contra e l l a . , Al mismo tiempo, y segun este punto de vista, e l mismo Maltrana encuentra una cierta justificaci6n a sus vilezas, puesto que s i ha recurrido a procedimientos inconfesables con t a l de conseguir dinero, ello se ha debido a un intento, en s i digno de todo encomio, de elevarse por encima de su miseria. 58 En l a linea de l a picaresca tradicional, hace su propia apologia sacando a colaci6n, de nuevo, su ambicifin paternal, pero tambien percibe lo falso de su justificaci6n: Se bien que l a tan alabada paternidad no pasa de ser un sentimiento egoista, como e l amor, como e l patriot.: tismp, como tantas ideas respetables e indiscutibles que traen revuelto a l mundo. . . . La vida entera no es en realidad otra cosa que una urdimbre de egoismos, pefb yo carezco de fuerzas para reformarla. (v. I I , p. 593) iPalabras de Maltrana, o es acaso su creador quien habia por su boca? En verdad, este pirrafo parece dar l a razon a quienes atribuyen a Blasco una visi6n pesimista de l a humanidad, y a su luz se explicarian en parte, sus propias decisiones e indecisiones. Al mismo tiempo, no deja de ser un intento demasiado f a c i l , desde un punto de v i s t a intelectual, de jus t i f i c a r lo injustificable. Ojeda hace ver a Maltrana que quizas su hijo no conseguira con todo ell o otra cosa que ser, como tantos hijos de rico, un ser i n f i t i l para l a sociedad. Maltrana exclama: Lo he pensado muchas veces; £y que . . . Yo'te'ngo tantb derecho comb cualquier burguSs a producir un hijo inservible y decorativo. No todo en e l mundo debe ser u t i l . (v. II, p. 593) Hay evidencia de que Blasco dedic6 a este tema del hijo de padre rico mas de un pensamiento. Gasc6 relata las confesiones que e l novelista le, hizo rememorando su epoca de colonizador, y ante Si se expresaba del siguiente modo: Yo estaba abocado a ser un precursor, como los hay en e l origen de cada familia de millonarios de America. i V a l i a mi sac r i f i c i o la|i?ena de efectuarlo? Aunque hubiese de llegar a ser algfin dia un capita-". listaautSntico, se podia perdonar e l bollo por e l 59 coscorrSn. £A santo de que sacrificarme para que mis nietos gastasen en Montmartre los capitales reunidos por l a labor del abuelo, como ocurre en tantas familias sudamericanas? (Gasc6, p. 118) Pero estas ideas van aplicadas a l tiempo cuando ya su empresa colonizadora comenzaba a desintegrarse, cuando l a realidad se habia impuesto a l optimismo y erapuje i n i c i a l e s . Maltrana, con e l entusiasmo que l e proporciona l a esperanza de hacer fortuna, puede expresarse de otro modo: Es una satisfacci6n para e l egolsmo paternal haberse matado trabajando en un extremo del mundo para que el hijo vaya a l otro hemisferio a mantener "cocottes" de precio y sostener e l juego en los clubs elegantes, (v. I I , p. 593) Y con l a fiebre del fanatico religioso se dedica a l a exaltaci6n de las cualidades benSficas del dinero: El dinero es tambiSn una poesia, una poesia sobria, enSrgica, intensa, mas humana y conmovedora que l a insincera y manida que ustedes vienen repitiendo hace siglos en sus versos, (v. I I , p. 59*0 Hay que tener en cuenta que en Los argonautas aparece como subtema y complemento del argumento principal l a apologia de l a empresa conquistadora de l a AmSrica espaflola. Es Ssta en realidad una idea recurrente en l a tematica de Blasco, quien dedic6 a su desarrollo las ultimas novelas de su vida con l a finalidad de limpiar de calumnias l a h i s t o r i a de l a conquista y yolcar l a atenci6n y l a admiraciSn mundiales hacia Espafia y sus grandes con-quistadores. Viene esto a cuento porque en este contexto de exaltaci6n del dinero y de sus cualidades "poSticas" toda l a obra de l a conquista de AmSrica se presenta como una vasta aventura en l a que e l valor, l a ambici6n material y .60 l a poesla, van mano a mano f ormando un bloque compact© en e l que todos los componentes tienen igual importancia y son igualmente necesarios para man-tener e l equilibrio total. La ambici6n de poder y e l oro van, pues, unidos y son motivaci6n suficiente para que el hombre se ponga en movimiento y se arriesgue a las mas estupendas empresas. E l dinero adquiere asi una valoraci6n mistica, y Maltrana, sacerdote de l a nueva religi6n, lo ensalza encendidamente: "Desde hace ochenta anos ha venido a l a Tierra un nuevo dios: e l dinero. Y este dios tiene sus ap6stoles. . ."(v. II, p. 594). Estos ap6stoles son, naturalmente, los grandes magnates de las finanzas a los que los monarcas y los ministros de todos los paises consultan y sin los cuales no se atreven a mover los hilos de l a p o l i t i c a . Sus decisiones desp6ticas pueden resultar en catastrofes mundiales, pero no cabe duda de que gracias a ellos existe tambien e l progreso. Soberanos de miles y miles de kil6metros de vias ferreas o de flotas, como jamas las tuvo Imperio alguno, les bastaba una orden telef6nica para cambiar e l curso del progreso humano. Islas del Pacifico en las que hace cincuenta afios los naturales asaban todavia para su consumo l a carne humana, habian realizado en tan corto lapso de tiempo una evoluci6n de siglos y hasta ensa-yaban e l regimen socialista. . . . Les bastaba para realizar este milagro con tender una llnea de ferro-c a r r i l . Costas inhospitalarias y desiertos brillaban de pronto con los focos electricos de sus puestos. (v. I I , p. 594) Precisamente Maltrana hace e l resumen de l a hi s t o r i a de las naciones americanas tras e l descubrimiento y observa que despuSs de l a conquista los pueblos hispanoamericanos fueron dormitando en l a epoca colonial hasta que l a aparici6n del nuevo dios ha transformado l a situaci6n en s6lo unas docenas de afios. 6 r Y toda esta revoluci6n l a han hecho y l a siguen haciendo los ap6stoles raist'eriosos de mi dios, esos magos que se ocultan en un despacho austero de l a City de Londres, en un piso vigesimo de Nueva York o en cualquier avenida elegante de Paris o Berlin, (v. II, p. 595) Ojeda expone sus objeciones. Seilala que e l dinero no es mas que un medio y que ha existido siempre. Para §1 son en realidad l a actividad huraana, el progreso de l a ciencia y e l afan de bienestar los que han con-seguido las transformaciones maravillosas de que habia Maltrana. Pero Sste protesta: Su dinero no era Sse. E l hablaba del dinero moderno, del dinero animado por l a vida, alado e inteligente, incapaz de sufrir encierro alguno, dando sin cesar l a vuelta a l a Tierra. (v. II, p. 595) Y se lanza de nuevo a describir l a evoluci6n que hist6ricamente ha experimentado e l dinero y l a conceptuaci6n en que se tenia a l a riqueza que, evidentemente, ha entrado en nustros dlas en una fase de reconocimiento y de aceptaci6n oficiales, por asi decir. Ser rico esta bien visto. Blasco parece burlarse a veces del tono pomposo y ret6rico con que Maltrana se expresa durante toda esta peroraci6n pero no cabe duda de que el tema ejerce sobre Si una fascinaci6n casi hipn6tica. Ojeda, sin poder encontrar mas objeciones que esgrimir frente a los argumentos aplastantes de Maltrana, se burla de S i diciSndole que su dios no parece haberle tratado muy bien, puesto que siempre ha vivido en l a pobreza. Y responde Maltrana: Mi dios no me conoce, no conoce a nadie. Es ciego y sordo para los humanos como lo son las fuerzas de l a Naturaleza. . . . E l dios ignora nuestra existencia: l a Humanidad s6lo figura somo los ceros en sus altas combinaciones aritmSticas. Por eso cuando se l e ocurre a mi dios echar bendiciones, caen Sstas casi siempre sobre los brutos con suerte o los maliciosos 62 que las agarran al paso. Y cuando reparte golpes, son verdaderos palos de ciego, que llueven irremi-siblemente sobre los inocentes. . . . Pero este dios, como todas las divinidades, tiene una iglesia que piensa por el y administra sus intereses: l a iglesia de los grandes millonarios, directores del mundo. Y yo he embarcado para cambiar de vida, para intentar la conquista de la riqueza, para entrar en esa iglesia, aunque sea de simple mona-guillo, y ver de cerca los misterios de l a sacristia. (v. II, p. 597) Es interesante la equiparaci6n que aqui se hace del dios de Maltrana a las fuerzas de la Naturaleza. Blasco siempre mantuvo la idea--y sus novelas naturalistas serian suficiente prueba de ello, a pesar de sus ambiguedades—de que la Naturaleza s61o es madre a l i i donde el hombre la ha vencido. (Vease La vuelta al mundo de un novelista, ps. 383, 391, 4l9.r) Precisamente su visi6n de la vida humana es en ultimo analisis la de una lucha de la raz6n y de la voluntad contra las fuerzas ciegas de l a Naturaleza. S6I0 en la actuaci6n directa, en el intento de modificaci6n de su entorno encuentra la vida de cada ser individual su justificaci6n y su gloria. La vieja imagen de l a Fortuna, ciega y arbitraria, es susceptible de alteraci6n gracias a la fuerza organizadora del hombre que la doblega y la encauza mediante su raz6n. Pero al comparar esta organizaci6n meticulosa -con la de l a iglesia, la imagen en manos de Blasco adquiere un valor ambivalente. En el contexto de las glorif icaciones al dinero hechas por Maltrana tiene una dimensi6n positiva, pero bien podria ser que no se deseche l a posibilidad de una manipulaci6n, tambien arbitraria e injusta, de esta fuerza de l a Naturaleza con los consiguientes resultados catastr6ficos. Todavla intenta Ojeda atajar a Maltrana. Acaba por decirle que sus afirmaciones no pueden tenerse demasiado en cuenta porque sabe que es un 65 veleidoso incapaz de mantener por mucho tiempo una opinion: Conozco esta enfermedad de l a gente pensante. listed, a quien he visto casi anarquista, rompe ahora en himnos a l a riqueza, s6lo porque cree i r camino de conquistarla en un pais nuevo. . . . Se engaSa usted, Isidro . . . en las llanuras americanas, que estan casi despobladas, se enterara de lo que vale e l hombre y de c6mo e l dinero no puede nada cuando l e f a l t a su auxilio. . . . Ademas, yo desprecio e l dinero, lee entera usted? Lo busco porque lo necesito; pero de ahi a rendirle un culto religioso hay mucha distancia. (v. II , p. 597-598)' En este parrafo rico en sugerencias, es inevitable e l pensar hasta que punto llega l a proyeccifin del autor en sus personajes. En todas las novelas de Blasco es frecuente l a digresi6n, pero en Los argonautas esta tendencia se prodiga tan generbsamente que es imposible no at r i b u i r l a a l a necesidad casi catartica de proyectar fuera de s i ideas e inquietudes sentidas muy intimamente. Ante l a enumeracion hecha por Ojeda de los crimenes cometidos en nombre del capital, Maltrana rompe a re i r : Si, los conozco; son los mismos crimenes de los grandes conquistadores que han trastornado e l curso de l a Historia; los crimenes de las revoluciones que nos dieron l a libertad. E l hombre pasa y l a obra queda. Poco importa que caigan algunoB s i su muerte beneficia a todos los humanos. ... . . Ademas, lo que hoy aparece como un crimen es mafiana un s a c r i f i c i o herbicc. (v. II, p. 598) Sigue aqui una justificaci6n del s a c r i f i c i o de las vidas humanas que las obras destinadas a traer e l progreso conlleva. Y estct claro que Maltrana no se engafia con respecto a l a motivaci6n principal de quienes no vacilan en provocar este s a c r i f i c i o : se trata en primera instancia de hacer una fortuna. E l hecho de que de paso se introduzcan adelantos beneficiosos para l a Humani-dad es secundario. Pero para e l le importante es que e l adelanto se ha 64 logrado. La verdad tiene muchas facetas. Maltrana termina su arenga con un resumen de su recalcitrante linea de pensamiento: Creame, Ojeda: e l dinero es e l m6vil de las grandes acciones, e l compafiero de los en-suefios sublimes, l a ultima finalidad de los mayores idealismos. (v. II, p. 600) Y el larguisimo capitulo concluye con una de las evocaciones epico-l l r i c a s tan del gusto de Blasco en l a que Ojeda visualiza l a llegada a Buenos Aires de todos los emigrantes ilusionados, que^son recibidos amorosa-mente por una matrona tocada del gorro purpureo, simbolo de l a libertad, dis-puesta a conceder esa oportunidad de fortuna a todos los hombres de buena voluntad. Estas son, en resumen, las ideas fundamentales expresadas en Los  argonautas, obra por lo demas de una banalidad casi penosa. Su importancia es tanto mayor cuanto que en ninguna otra de sus novelas es Blasco tan ex-p l l c i t o en l a valoraci6n del capitalismo a l a vuelta del siglo. En e l extenso dialogo entre los dos amigos, casi mon6logo por l a acaparaci6n del tema por parte de Maltrana, e l autor parece haber dado expresi6n escrita a las ideas que ocupaban con preferencia su atenci6n en esta epoca. Tambien parece obvio que tras e l fracaso de sus intentos de transformaci6n de l a realidad socio-p o l l t i c a espaflola, Blasco, en quien l a especulaci6n te6rica iba siempre acompafiada de l a acci6n, volvi6 los ojos hacia el incitante proyecto de explotaci6n colonial que inc l u l a aventura, servicio a l a causa del progreso e intereses materiales puramente personales y egolstas. Se observa, pues, en su vida, una linea de actuaci6n bastante coherente que comenzando con e l compromiso po l i t i c o de sus afios de juventud va evolucionando hacia posturas 65 cada vez mas cerradas, orientadas hacia sus propios intereses personales. En Blasco, sin embargo, esos intereses e inquietudes personales tuvieron siempre una proyecci6n social, habida cuenta de l a fuerza expansiva de su vitalidad desbordante, pero mientras que en su primera juventud coincidieron y conectaron, hasta cierto punto, con las aspiraciones de las clases menos privilegiadas, a l pasar de los alios se fueron despegando cada vez mis de aquellas y reduciendose en aliento. No deja de ser paradfijico que cada progresiva apertura de horizontes en l a vida de Blasco, cada salto hacia e l cosmopolitismo, vaya acompafiado de un encogimiento de sus ideales humanitarios, a l i r identificando sus intereses con los de las clases sociales minoritarias. Hasta que punto sus ideas se van aproximando cada vez mas peligrosamente hacia las de un capitalismo inflexible y despiadado que no vacila en sacrificar a l hombre en aras de un "progreso" abstracto y disecado, se pone de manifiesto de nuevo en Los argonaut as, en una de las numerosas conversaciones de Maltrana y Ojeda con algunos de los ricos argentinos de a bordo, descendientes de espafioles. Uno de ellos, e l doctor Zurita, discute con los dos amigos sobre l a colonizaci6n espaflola de America, y vienen a parar a l tema del trato de los colonizadores para con e l indio. E l doctor Zurita no s6lo considera equi-vocado c r i t i c a r a Espafia en este punto, sino que esta convencido de que e l error principal en que incurri6 esta naci6n consisti6 en e l empefio de querer transformar a l indio y hacerle cristiano. En caso de que semejante opinion pueda interpretarse como signo de pensamiento progresista y respetuoso para con las culturas indigenas, pronto se verS. que e l razonamiento del doctor Zurita discurre por otros cauces: 66 Vean e l ejemplo de las grandes naciones modernas: cuando estorba su paso un pueblo refractario, lo Buprimen . . . Inglaterra, con su virtud protestante y su lagrimeo blblico, ha borrado del planeta razas enteras. (v. II, p. 660) Naturalmente Maltrana y Ojeda estan totalmente de acuerdo con este punto de vista. El segundo interviene: En los Estados Unidos, l a gente europea se mantuvo en su pureza blanca y por eso lleg6 a donde ha llegado. Cada uno, a l emigrar, se llevaba su mujer y los casamientos se hacian siempre dentro de l a raza. (v. I I , p. 660) Y el doctor Zurita pone el broche de oro a tan interesante digresi6n concluyendo: Yo, mis amigos, tengo opiniones muy personales en lo que se refiere a los paises de AmSrica. Soy americano, pero no indio. Cuando veo una naci6n donde l a gente es blanca en su mayoria, me digo: "Estos trabajaran en paz, y seguramente iran lejos." Cuando veo por todas partes caras cobrizas y pelos de cerda, tuerzo el gesto. "Malo; estos B61O pueden dar de s i en-redos, politiqueos, una vanidad ridicula, revolu-ciones para ocupar e l Poder, bailes, musicas y versos, muchos versos. . . . " (v. II, ps. 660-661) Incluso e l anticlericalismo, nota permanente en e l pensamiento blasquista hasta e l f i n a l de su -vida, sufre ahora una cierta evoluci6n. De violento y polemico pasa a hacerse mas cauto, menos ruidoso. E l incredulo Maltrana, que se burla mas o menos benevolamente, segun sus simpatlas, de los curas que viajan con el l o s , es avieado por Ojeda para que modifique su comportamiento una vez en Buenos Aires: Creame Maltrana. A l llegar a l i a enfunde su burla y procure no hablar de religi6n. Si es que busca apoyo en las damas. Deje eso para los comisio-. nistasde comercio extranjeros. La impiedad no puede ser para nosotros articulo de exportaci6n. Las creencias tradicionales resultan obra de "nuestra vieja," y s i las atacamos, hagase cuenta que estamos dando con un pico en l a casa materna. (v. I I , p. 670) 6? W. Miranda basa en estos dialogos entre Ojeda y Maltrana, toda l a argumentaci6n a favor de su hip6tesis de un carabio operado en Blasco Ibafiez en su actitud hacia l a iglesia y hacia l a religi6n cat6lica. Su interpretaci6n es absolutamente insostenible, asi como sus conclusiones sobre los dos personajes de los que llega a decir que son "blandos, com-prensivos, tiernos . . . y dem6cratas."^  E l proyecto de tratar l a presencia espaflola en AmSrica en obras sucesivas se vio cortado por los acontecimientos europeos, pero Los argonautas contiene material suficiente como para detectar l a direcci6n de los pensa-mientos y de los intereses de Blasco en este momento de su vida que las circunstancias mundiales vinieron a alterar. Como bien dice Roca: l a rueda de su destino le ha colocado justo, exacta-mente, en e l lugar que debia ocupar para que se desarrollase su fama. (Roca, Vicente Blasco Ibafiez, P. 439) Ha llegado, por f i n , l a hora de su triunfo. B. La guerra europea y_ "Los cuatro jinetes del Apocalipsis" En agosto de 1914 estall6 l a primera guerra mundial y Blasco no vacil6 en tomar partido: De un lado, " e l insolente militarismo prusiano;" de otro lado, " l a patria de los Derechos del Hombre y de Victor Hugo." De un lado . . . " l a reaccifin, l a caverna, l a fuerza bruta;" de otro lado . . . " l a Libertad, l a Civilizaci6n." (Gasc6, p. 121) Para e l admirador ferviente de l a Republica franCesa y de l a patria de su escritor favorito, no podia haber duda, por lo que desde su residencia 68 en Paris, coraz6n de l a contienda, se consagra apasionadamente a l a pro-paganda en favor de los aliados. De nuevo entiende que e l novelista debe ponerse a l servicio de una causa noble y, guiado por esta idea, i n i c i a a finales de 1915 6 U novela sobre l a guerra. Gonstruye e l comienzo sobre l a base de sus recuerdos y experiencias en l a Argentina, puesto que su metodo de trabajo exige siempre e l relato de experiencias personales que han dejado en e l una huella importante. La acci6n va registrando las repercusiones que e l desarrollo de l a guerra va teniendo sobre una familia de antiguos colonos franco-argentinos reintegrados a su patria de origen unos pocos alios antes de estallar l a contienda. A l a cabeza de este linaj e se encuentra el viejo "centauro" Madariaga, descrito con rasgos hasta cierto punto aplicables a l mismo Blasco. Es e l inevitable hombre de acci&n, de vida intensa y caracter insufrible, que gravita sobre los pobladores de sus extensas propiedades con una ti r a n i a a l a vez cruel y bonachona. Pionero casi mltico, ha amasado una enorme fortuna luchando contra los indios, comprando terrenos arrebatados a estos por e l gobierno a precios i r r i s o r i o s , y poblandolos de ganado de razas seleccionadas. Ejerce l a administraci6n de sus tierras como un autentico sefior feudal, pero s i es pr6digo en violencias, tambien lo es en generosi-dades, y su sereno estoicismo le hace encajar las desgracias con aceptaci6n admirable. Uno de sus colaboradores, e l francos Desnoyers, acaba casandose con una de sus hijas, mientras que l a otra lo hace con von Hartrott, tambien emigrante, pero aleman. Naturalraente, e l franees es un tipo laborioso y de 69 sentimientos generosos y humanitarios, y e l prusiano es presentado como un individuo tortuoso y fanatico, con lo que Blasco puede elevar a sus perso-najes a l a categorla de simbolos facilmente aplicables a los representantes de los dos lados del conflicto y a los valores que en Si se debaten. Al estallar l a guerra Desnoyers y su familia viven ya en Paris, con e l lujo y e l derroche que l a vasta fortuna amasada en AmSrica les permite. Su hi jo Julio, en quien Roca ve una proyecci6n de uno de los hijos del propio Blasco, Julio CSsar, es e l prototipo de aquel objeto de lujo, v i v i -dor y derrochador de l a fortuna paterna sobre el que Maltrana especulaba en sus charlas con Ojeda. A Si l e cabe l a gloria de ser e l bailarin de tangos mas famoso de Paris, cuando este baile se puso de moda en Europa. Julio tiene un amigo, un t a l Argensola, joven espafiol sin profesi6n conocida, aun-que pasa por pintor, pero cuya ocupaciSn mas importante parece ser l a de consejero y "secretario" de Julio, para e l que resume sus lecturas favoritas, de modo que Sste, sin grandes esfuerzos, pueda deslumbrar con su erudici6n a los asistentes a los salones que frecuenta. Argensola esta pintado con rasgos muy semejantes a los de Maltrana. Es e l parasito ocurrente y simpatico, representante de l a estereotipada bohemia de principios de siglo, pero mas modesto que aquSl en sus aspiraciones, se contenta de momento con v i v i r de l a generosidad de su amigo sin ambicionar grandes fortunas. Las ideas de Blasco respecto a l conflicto mundial y las posturas adoptadas frente a S i , estan expresadas con claridad en e l capitulo cuarto de l a novela. E l primo aleman de Julio viene a despedirse de Si antes de volver a Berlin. La. guerra esta a punto de ser declarada, y von Hartrott, 70. con e l entusiasmo que l e proporciona l a seguridad de l a victoria alemana, se lanza a una peroraci6n en l a que explica y ensalza l a postura de su pais. Para e l , l a verdadera civilizaci6n esta a punto de comenzar y va a ser implantada gracias a l a superioridad de l a raza germanica. Argensola, que esta presents, no sale de su asombro ante las razones esgrimidas por Hartrott: "IPero s i estas teorlas del racismo eran anti-guallas en las que no creia ya ninguna persona medianamente ilustrada!" (v. II, p. 850). Sin embargo, Hartrott continua imperturbable su razonamiento a favor de l a superioridad germanica, y acusa a los celtas, "pobladores de las tierras del sur," de haber retrasado e l progreso de l a Humanidad con su individualismo ingobernable y su humanitarismo, que les hizo defender l a existencia de seres debiles que no sirven para nada. Hablaba de las futuras conquistas como s i fuesen muestras de distinci6n con que su pais iba a favorecer a los demas pueblos. Estos seguirian viviendo p o l i t l c a -mente lo mismo que antes, con sus Gobiernos propios, pero sometidos a l a direcci6n de l a raza germanica, como menores que necesitan l a mano dura de un maestro. Segun e l , La Kultur es l a organizacion espiritual del mundo, pero no excluye , 1 e l salvajismo sangriento" cuando este resulta necesario. La Kultur sublimiza l o deraoniaco que llevamos en nosotros, y esta por enciraa de l a moral, l a razon y l a ciencia. E insistiendo en este punto asegura: S6lo los esplritus superiores llegan a l a convicci6n de que los grandes adelantos finicamente se realizan con l a espada, y que l a guerra, como decla nuestro gran Treitchske, es l a mas alta forma del progreso. (v. II, p. 852) 71; Blasco ha presentado ya a von Hartrott dotandole de rasgos bien poco favorecedores, claro esta. Profesor auxiliar de Universidad, habia publi-•cado • "volumenes gruesos y pesados como l a d r i l l o s " y pertenecia a esa clase de "autores miopes incapaces de una vision genial de conjunto (p. 849). Incluso los escritores mas blasquistas, como Roca y Gasc6, admiten l a parcialidad mostrada por e l escritor en esta novela de blancos y negros, pero como bien sefiala e l propio Roca, Blasco Ibafiez fue siempre el hombre de las afirma-ciones rotundas, e l hombre de las situaciones claras . . . Fue defensor de una idea y enemigo declarado de los que profesaban ideas contrarias. (Roca, Vicente Blasco Ibafiez, p. 452) Por otra parte, tambien es cierto que hay que reconocerle a Blasco o ciertas cualidades prof§ticas, porque lo que durante l a primera guerra mundial pareci6 a sus contemporaneos malevolas exageraciones del autor, producto de su antigermanismo, se convirtieron en t r i s t e s realidades aplicables a millones de alemanes veinticinco aflos mas tarde. Pero lo interesante es que esta parcialidad, sin duda ciega a l novelista hasta e l punto de no permitirle reconocer en las palabras execrables de von Hartrott, ideas muy semejantes a las sostenidas en Los argonautas por Maltrana y sentidas, probablemente, por su padre espiritual en e l tiempo en que escribi6 l a obra. &Por qu§ tanto horror ante las teorias racistas de von Hartrott, s i ya en Los argonautas se daba por sentada l a superioridad del bianco con respecto a l indio? La imposici6n de l a Kultur a los pueblos sometidos, y e l paterna-, lismpque ejercera Alemania sobre las naciones conquistadas, que tan aborre-cibles le parecen a Blasco, £no son acaso lo que 61 mismo habia sefialado que .72 las naciones europeas, y Espafia concretamente, llevaron a efecto en l a con-quista de America? Las aplastantes aseveraciones de von Hartrott sobre los grandes adelantos que s6lo l a espada puede realizar, £no suenan quizas de modo muy semejante a las de Maltrana cuando justificaba e l s a c r i f i c i o de vidas humanas, de razas enteras, en nombre del progreso? Bien puede acusarse a Blasco de inconsistencia o de ceguera intelectual ante sus propias contradicciones. Sin embargo, cabe tambien l a explicaci6n de que las actitudes que e l autor habia llegado a adoptar a l tiempo de l a publicaci6n de Los argonautas sufrieran e l choque provocado por l a sacudida brutal de l a guerra, que actu6 como revulsivo de muchas conciencias y llev6 a los individuos a reconsiderar posturas y tomar decisiones que hubieran sido impensables en tiempos de paz. La misma novela presenta varios ejemplos en favor de esta hip6tesis. En su v i s i t a a Julio, Hartrott habia vaticinado una sublevaci6n interna en Francia que impediria a esta naci6n atender a l a expansi6n alemana. En los dias siguientes tiene lugar un acontecimiento inesperado: e l orador socia-listai, Jaures fue asesinado precisamente en e l momento en que su palabra de caldeador de muchedumbres podia haber resultado mas u t i l . "Las gentes de orden temian una revoluci6n," puesto que las represalias tomadas por el pueblo podian ser l a seflal de una guerra c i v i l . No obstante: a l a mafiana siguiente e l peligro se habia desvanecido. Los obreros hablaban de generales y de guerra, esefiando-se mutuamente sus libretas de soldados, anunciando l a fecha en que debian partir, asi que se publicase l a orden de movilizaci6n. (v. II, p. 859) Y este caso general se ilu s t r a de forma mas concreta con e l ejemplo del carpintero de Desnoyers, Roberto, antimilitarista acerrimo, que 73 constantemente hablaba de l a tiranla patronal y hacia encendidas declara-ciones contra los burgueses. Pues bien, este revolucionario es uno de los primeros en alistarse voluntariamente para i r a l a guerra y explica a l asombrado Desnoyers que " l a disciplina no esta refiida con l a revoluci6n." "Vamos a hacer l a guerra a l a guerra," aSade, "Nos batiremos para que esta guerra sea l a ultima" (p. 875). Este comportamiento deja a Desnoyers, protagonista de l a segunda parte de l a novela y con quien Blasco evidentemente se ide n t i f i c a en gran medida, perplejo y pensativo. Un hombre como e l carpintero, que no tenia nada material que defender marchaba a l a guerra, quizas a l a muerte, por un ideal generoso y lejano: !y SI, que era uno de los. privilegiados de l a suerte, que poseia tant as cosas tentadoras necesitadas de defensa, entregado a l a duda y a l a c r i t i c a ! (v. II, p. 876) TambiSn inesperadamente e l inconsciente Julio, conmovido por tantos ejemplos de patriotismo, se a l i s t a como voluntario muriendo de forma heroica, y su amante, igualmente f r i v o l a y egolsta, vuelve a su marido del que tendra que ocuparse como enfermera por e l resto de su vida, puesto que l a guerra ha hecho de SI un invalido. Pero hay en l a novela un personaje digno de menciSn especial por en-contrarse en l a linea de los anarquistas sofiadores de las novelas "de tesis." Es Sste e l ruso Tchernoff, vecino de Juli o , aficionado a l vino y a l a especulaciSn teorica. Blasco se vale de Si para proyectar muchas de sus convicciones sobre e l ideal republicano como forma de gobierno. Su idea de lo que es l a civilizaci6n es tambiSn interesante por poner de manifiesto el giro que e l pensamiento de su creador ha vuelto a efectuar de regreso de sus 74 ambiciones capitalistas: La civilizacion no consiste finicamente en una gran industria, en muchos barcos, ejercitos y numerosas Universidades que s6lo enseflan ciencia. Esta es una civilizaci6n material. Hay otra superior que eleva el alma y no permite que l a dignidad humana sufra sin protesta continuas humillaciones. (v. II, p. 862) Y comparando la cultura alemana con la rusa llega a la conclusi6n de que s i bien l a tirania existe en su pais, siempre ha habido frente a ella una protesta revolucionaria, mientras que en l a rigida organizaci6n prusiana nadie ha salido jamas en defensa de los derechos humanos. Resumiendo la historia de las aspiraciones humanas, Tchernoff sefiala l a escala ascendente que se observa desde el pensamiento greco-romano, que ponia el bienestar en la Tierra s61o para unos cuantos privilegiados, hasta el cristianismo, religi6n de humildes que habia reconocido a todos los seres el derecho a l a felicidad aunque colocandola lejos de este mundo. La Revoluci6n y sus herederos, los socialistas, ponian l a felicidad en las realidades inmediatas de l a tierra, lo mismo que los antiguos, y hacian participes de ella a todos los hombres, lo mismo que los cristianos. (v. II, p. 864) Observese, pues, la oscilaci6n de las ideas de Blasco, sobre estos temas que fueron para el objeto de inter§s durante toda su vida. Incluso el determinismo darwinista, utilizado en forma un tanto ambivalente en sus novelas naturalistas y en Los argonautas como argumento ilustrativo de una natural tendencia humana a conseguir l a riqueza al precio que sea, es con-siderado ahora desde una perspectiva decididamente humanista. Todo eso de la lucha por la vida con su cortejo de crueldades puede ser verdad en las especies in-feriores, pero no debe ser verdad entre los hombres. Somos seres de raz6n y de progreso, y debemos f75 libertarnos de l a fatalidad del medio, modific&ndolo a nuestra conveniencia. . . . E l fuerte, para serlo, no necesita mostrarse cruel; resulta mas grande cuando no abusa de-su.fuerzay.es bueno. Todos tienen derecho a l a vida, ya que nacieron; y del mismo modo que subsisten los seres orgullosos y humildes, hermosos o dSbiles, deben seguir viviendo las naciones grandes y pequefias, viejas y j6venes. (v. I I , p. 866) Inevitablemente, sin embargo, Tchernoff adolece del tratamiento nebuloso a l que Blasco somete a todas estas figuras de ut6picos revolu-cionarios. E l autor insiste en repetidas ocasiones en e l hecho de que Tchernoff bebe demasiado. Es precisamente en uno de estos trances cuando e l ruso tiene l a visi6n. apocaliptica que da tltulo a la.novela. Sus idealee son, pues, correctos, pero vagos y generales, quizas irrealizables, parece temerse siempre e l creador de esta eerie de mlsticos visionarios. Enlazando con l a idea de que las actitudes de Blasco vinieron, muy probablemente, a ser afectadas por l a sacudida de^la guerra, es de interes observar e l modo en que Desnoyers reacciona frente a la s elucubraciones del ruso: En tiempo normal l o habria mantenido a distancia. E l millonario era partidario del orden, Abominaba de los revolucionarioB, con e l miedo instintivo de todos los ricos que han creado su fortuna y recuerdan con modestia su origen. EL socialismo de Tchernoff y su nacionalidad habrian provocado forzosamente en su pensamiento una serie de imagenes horripilantes: bombas, puBaladas, justas expiaciones en l a horca, envios a Siberia. No,> no era un amigo recomendable . . . Pero ahora don Marcelo experiment aba un pro-fundo trastorno en l a apreciaci6n de las ideas ajenas. iHabia visto tanto! (v. II, p. 965) EL mundo de Desnoyers ha sufrido ciertamente una profunda subversi6n desde el comienzo de l a guerra. Ya no sabe exactamente cuales son sus valores: •76 IY pensar—de cia—que nos enfureciamos como s i e l mundo fuese a deshacerse, porque alguien arrojaba un bomba contra un personajeI Estos exaltados ofrecian para 11 una cualidad que atenuaba sus crimenes. Morian victimas de sus propios actos o se entregaban sabiendo cual iba, a ser su castigo. (v. II, p. 965) Y llevado por l a l6gica de sus razonamientos y por su caracter apasionado efectua una -reversion absoluta de sus convicciones: Los yerdaderos anarquistas estan.ahora en lo a l t o — decia con r i s a ir6nica--. TodOs los que nos asustabah antes eran unos i h f e l i c e s . . . . En un segundo matan los de nuestra Spoca mas inocentes que lbs otros en treinta afios. (v. I I , p. 965) Sin embargo, puede observarse c6mo e l tlrmino "anarquista" en boca de Blasco-Desnoyers continua teniendo eonnotaciones peyorativas. Son las circunstancias las que hacen que e l anarquista de ayer sea hoy un pobre i n -f e l i z s i se comparan sus procedimientos con las atrocidades perpetradas en nombre del pangermanismo. Blasco termin6 su l i b r o sobre l a primera-guerra mundial en febrero de 1916, pero todavia habian de pasar dos afios para que l a novela alcanzara el exito espectacular con que su publicaci6n fue recibida en NorteamSrica. A partir de este momento los acontecimientos se desarrollan con velccidad extracrdinaria. A pesar de su exito, l a edicion l i t e r a r i a de Los cuatro jinetes del Apocalipsis no l e reports gran cosa a Blasco puesto que este habia vendido los derechos de l a novela a su traductora Charlotte Brewster. Sin embargo, las ofertas monetarias se suceden. Primero, es una importante firma cinematografica la 1 que l e ofrece 2 0 0 . 0 0 0 d6lares por los derechos totales del f i l m "The Four Horsemen of the Apocalypse." A raiz de este trato, Blasco vende e l permiso para adaptar a l a cinematografia americana 77 varias de sus novelas, a raz6n de 25.000 d6lares cada una. Por otra parte, e l exito de su primera novela sobre l a guerra le proporcion6 tan gran popularidad "entre e l publico de habia inglesa que se vertieron a este idioma un buen numero de novelas suyas todavia no conocidas en Norteamerica. Este inmenso exito de publico decide a Blasco a emprender un viaje a los Estados ffnidos bajo los auspicios de l a Hispanic Society, para hacerse o i r en l a Columbia University de Nueva York. La oferta coincidi6 con l a de un organizador de tourn§es de conferencias de hombres ilustres a travSs de los Estados Unidos, por l o que l a estancia de Blasco en este pais, se prolong^ desde octubre de 1919 hasta j u l i o de 1920. Al f i n a l de esta campafia de conferencias, recibi6 e l titul o de doctor en Letras "honoris causa" por l a Universidad George Washington de l a capital americana, habiendo conseguido pues, distinciones oficiales y abundantes beneficios econ6micos. Blasco Ibaflez ha llegado a l zenit de su carrera. Tras e l analisis emprendido en este capitulo de dos de las obras de -Blasco con mas abundante contenido ideol6gico, se llega a l a conclusi6n de que una vez eliminado e l dique de contenci6n impuesto por su compromiso polit i c o , las actitudes del novelista, ahora asentadas sobre l a base ex-clusiva de sus intereses personales, fluyen en una direcci6n que conduce a l a defensa exaltada de un espiritu de lucha favorecedor de posturas imperia-l i s t a s y capitalistas. La ambiguedad y l a tendencia a l pesimismo de las obras anteriores se rompe en Los argonautas, dando paso a un tenaz optimismo que confia en l a voluntad humana como instrumento capaz de lograr e l progreso material a l precio que sea. El fracaso de su empresa colonizadora y e l desencadenamiento de l a guerra europea tuercen, sin embargo, esta linea ideol6gica, acercando de ?8 nuevo a Blasco a posturas mas humanistas. Como testigo de excepci6n desde su residencia en Paris, y como invitado de Poincaree en su v i s i t a a l campo de batalla del Marae, tuvo oportunidad de observar, por una parte, i n -numerables ejemplos de herofsmo y de sacrif i c i o s personales en aras de ideales bien poco materialistas y, por otra, los excesos a que habia conducido l a ideologia alemana de l a Kultur basada en un inmoralismo de resonancias nietzscheanas. Esto y su apasionada toma de postura personal en favor de l a causa aliada, colocan de nuevo a Blasco en una posicion ambivalente que encuentra su expresi6n l i t e r a r i a en l a presentaci6n y enjuiciamiento de las teorias ex-puestas por Tchernoff en Los cuatro .jinetes. Esta claro, sin embargo, que las tesis sociales mas radicales continuan despertando su recelo. Mas adelante habra ocasi6n de comprobar c6mo Blasco, a pesar del atractivo que e l espiritualismo de estas teorias ejercia sobre e l , acabara rechazandolas por impracticables e incompatibles con l a naturaleza egoista del hombre. NOTAS DEL CAPITULO II Paul Smith, Vicente Blasco Ibaflez: una nueva introducci6n a su vida y obra, Santiago de Chile, 1972, p. 30. 2 Emilio Gasc6 Contell, Genio y_ figura de Blasco Ibaflez, agitador, aventurero y_ novelista, Madrid, 1957, ps. 110-111. Wenceslao Miranda, Posici6n f i l o s 6 f i c a , religiosa y_ social en las novelas de tesis de Blasco Ibaflez, Lugo, 1969, p. 185. ^ J.L. Le6n Roca, Vicente Blasco Ibaflez, p. 453. 5 Emilio Gasc6 Contell, p. 139. 80 CAPITULO III ULTIMOS ANOS (1920-1928). ACTITUDES DE BLASCO REFLEJADAS EN SUS OBRAS NO IMAGINATIVAS A. "Estudios l i t e r a r i o s " Tras su exito mundial Blasco se reintegra a l a Costa Azul, a donde ya se habia trasladado desde Paris por razones de salud, fijando ahora su residencia en Menton, en l a misma frontera franco-italiana. A pesar de las recomendaciones insistent es de su mSdico para que observara uh descanso tota l , Blasco sigui6 escribiendo incansablemente novelas y articulos para satisfacer sus compromisos con diversas editoriales. Conviene tratar ahora las actividades de Blasco como editor a f i n de introducir e l analisis de sus Estudios l i t e r a r i o s , una de las dos obras de Blasco no imagihativas que se van a estudiar en este capitulo con e l prop6sito de ver s i en ellas.se encuentra confirmaci6n para las conclusiones obtenidas tras e l analisis de sus obras novelescas. En sus janos de juventud Blasco, a l fundar e l diario EL Pueblo habia conocido a Francisco Sempere, propietario de una pequena l i b r e r i a de viejo, y unidos por l a comunidad de ideales, proyectaron fundar en Valencia una empresa de ediciones. Asi naci6 l a ed i t o r i a l "F. Sempere y Compania" que a precios baratisimos public6 sin descanso las obras de los pensadores y novelistas mas significativos del momento (Gasc6,.p. 199). Estando ya en Madrid Blasco fund6 a l i i l a " E d i t o r i a l Espanola-Americana," que ces6 de funcionar cuando e l novelista march.6 a l a Argentina. Anos despues, hacia 1913, esa editorial madrilena vino a fusionarse con l a entidad "F. 81 Sempere y< CompanlaV* constituyendo en Valencia l a " E d i t o r i a l Prometeo," bien conocida en todo e l mundo hispanico. Los Estudios l i t e r a r i o s , uno de los volumenes p6stumos de Blasco Ibaiiez, estan constituidos por los prefacios que eseribi6 para l a colecci6n La Novela L i t e r a r i a , vasto plan editorial de "Prometeo," que recogi6 gran parte de l a producci6n novelesca internacional contemporanea. en l a que figuraban obras de Barbusse, Maurice Barres, Huysmans, Abel Hermant, Henri de Regnier, etc. (Gasc6, p. 201). Blasco escribid estos estudios entre 1918 y 1924, y abarcan en total a treinta y un escritores, casi todos franceses o afincados en Francia. Cabe preguntarse l a raz6n de esta preeminencia de escritores franceses, algunos de ellos figuras l i t e r a r i a s de poco relieve, siendo asi que e l proyecto editorial pretendia l a internacionalidad de los escritores presentados a l lector. Quizas e l hecho de r e s i d i r Blasco en Francia tuviera.relaci6n con esta preferencia, y, por otra parte, e l hecho de que l a mayoria de ellos estuvieran relacionados de forma mas o menos directa con l a guerra europea, hace pensar que Blasco intentaba contribuir de esta forma a l a labor de ensalzar l a participaci6n francesa en l a contienda. Efectivamente, existe un patron comun aplicable a casi todos estos escritores: son franceses, contemporaneos entre s i , han participado directa o indirectamente en l a guerra y son, a pesar de el l o , antibelicistas. Como el mismo Blasco, han querido toraar partido en l a contienda para favorecer l a causa de l a civilizaci6n contra e l imperialismo prusiano. Hay otro factor tambien aplicable a bastantes de estos novelistas: sus mismas vidas han tenido en ocasiones elementos novelescos. E l novelista ha sido, o todavia 82 lo es, un hombre de accion que simultanea l a actividad de escritor con l a Vida aventurera, a tono con e l ideal cervantino tan del gusto de Blasco. A veces, como en e l caso de Bazin, a l que tacha de "reaccionario," es precisamente ese aspecto de hombre de acci6n e l que salva a l escritor. No es solamente cuesti6n de afinidad en l a elecci6n de un estilo de vida lo que l l e v a a Blasco a encomiar a l escritor que vive ihtensamente, es que para el el novelista l o sera tanto mejor cuanto mas se ajusten SUB relatos a experiencias personales. Si todas las novelas pudieran escribirse a s i , por hombres que hubiesen vivido plenamente l a vida de sus personajes, que hubieran presenciado y sentido las emociones de las escenas descritas, l a literatura novelesca serla una obra de semidioses. (v. I l l , ps. I6OO-I6OI) E l culto de Blasco por l a acci6n, para §1 justificacion principal de l a existencia humana, se pone de manifiesto incluso en l a tecnica de presentaci6n elegida en estos Estudios l i t e r a r i o s que en realidad no son tales, sino mas bien e l relato de l a trama de las novelas comentadas. Es esto, sin duda, lo que para Blasco es l o fundamental del genero, y asi lo dice en repetidas ocasiones cayendo a veces en afirmaciones tan curiosas como l a siguiente aplicada a EL infierno de Henri Barbusse: E l infierno es una gran novela, y, sin embargo, no es novela s i tenemos en cuenta las condiciones peculiares de este gSnero l i t e r a r i o . Carece de acci6n. (v. I l l , p. 1570) Hay otro elemento fundamental en l a elaboraci6n de l a novela derivado o consecuencia del anterior, y es l a observaci6n de l a realidad que hace de l a obra l i t e r a r i a "documento indispensable para e l estudio de l a vida contemporanea" (p. 1661). La verdad se convierte en base de toda creaci6n 83 l i t e r a r i a y e l escritor debe buscar en l a vida, por observaci6n directa, e l tema de sus obras. Blasco jamas pasa a detallar que entiende por "verdad" ni de que procedimientos ha de valerse e l escritor para poder presentar una visi6n objetiva de l a realidad, pero a traves de estas declaraciones repetidas en numerosas ocasiones a lo largo de los Estudios l i t e r a r i o s , se p e r f i l a una actitud consciente de adhesi6n a teorlas l i t e r a r i a s que le ligan con el realismo, entendido Sste como l a descripci6n de un mundo de causa y efecto, sin milagros y sin transcendencia y en e l que lo feo y lo desagradable son tambien objeto legitimo del arte. -Sin embargo, l a contradicciSn propia del realismo entre descripcifin objetiva de l a realidad y prop6sito social del autor esta presente en Blasco de forma manifiesta, puesto que §1 mismo admite de manera explicita que e l arte tiene una funci6n que desempefiar en l a creaci6n de l a sociedad ideal."'" A veces, precisamente por ser un observador justo de l a realidad, e l novelista puede ayudar a explicar los sucesos politicos contemporaneos, como en e l caso de Hermant (p. 1684), o bien puede poner su pluma a l servicio de l a verdad y de l a justicia, como Zola o Montfort en e l caso Dreyfus (p. 1730). Henri Barbusse l e merece los mejores elogios porque "no considera e l arte como una labor de ameno y agil flautista, y se sirve de Si para decir algo, para restablecer l a verdad entre sus semejantes y destruir las injusticias y los errores sociales" (p. 1569)» y su simpatla por este punto de vis t a se extiende a l a persona de quien lo sustenta. Las analoglas entre este novelista francSs y e l Blasco joven, f a c i l i t a n l a comprensi6n. En efecto, e l socialista Barbusse escribi6 en los diarios de su partido por considerar que e l pueblo 84 tenia derecho a estar informado de cuestiones l i t e r a r i a s que no debian 2 constituir e l monopolio de una casta privilegiada. Las opiniones reflejadas en los Estudios l i t e r a r i o s sobre l a oposici6n ricos-pobres son escasas y confusas. Lo que s i parece claro es que l a riqueza tiene efectos negativos en cuanto que tiende a l a creaci6n de una casta de privilegiados que pasaran a ser inevitablemente conservadores y retr6grados. Blasco ironiza sobre las fastuosidades y locuras de los multi-millonarios modernos "que pasean su aburrimiento por toda l a Tierra" (p. 1624), y r i d i c u l i z a abiertamente a Paul Bourget y sus novelas escritas para un publico reaccionario harto de l a sordidez social reflejada por e l Naturalismo (p. 1628). De 'Rene Bazin aprecia e l que, a pesar de su popularidad entre sectores monarquicos y elegantes, jamas se naya interesado en sus novelas por e l "gran mundo" (p. 1585), y de Abel Hermant aprueba sus ataques demoledores a l a monarquia y l a nobleza, a pesar de que vive a l margen de l a p o l i t i c a (p. 1683). Sin embargo, al comentar l a obra de este escritor titulada Los transatlanticos Blasco establece un contraste entre " l a aristocracia tradicional y anemica de Europa y l a aristocracia vigorosa y un poco ruda del d6lar recien improvisada en los Estados TJnidos" (p. 1868), y l a seleccifin de adjetivos usados para describir estos dos tipos de aristocracia dice bastante de las preferencias personales de Blasco, a l tiempo que parece sugerir l a existencia para §1 de dos tipos de riqueza: l a nueva, dinamica y productiva, y l a vieja, decadente y esclerotizada. La ambiguedad de su postura queda de manifiesto en sus comentarios sobre l a novela de Frappa Bajo l a mirada de los dioses, cuya acci6n se desarrolla en Sal6nica durante l a ocupaci6n de esa ciudad por las tropas aliadas en el 85 transcurso de l a primera guerra mundial. Sue protagonistas son seres instintivos pertenecientes a l hampa oriental y el mas importante de ellos, un pequefio limpiabotas haraposo, es ya en los ultiraos capltulos de l a novela un comerciante rico que no tardara en hacerse millonario. "Como ha nacido con l a vocaci6n del negocio, como esta destinado a ser un manipulador de dinero, se in c l i n a a l judalsmo, y hace bien" (p. 1699). Especulando sobre el futuro de este personaje, sin duda llamado a ser un gran magnate de nuestros dias, Blasco dice: Yo conozco bien l a segunda parte de Bajo l a mirada de  los dioses, libro que no ha escrito Frappa, y que t a l vez no escribira nunca. EL joven rufian de Sal6nica, convertido en principe de l a moneda, tendra una casa de Banca en Paris o en Londres; dispondra de los grandes diarios de Europa, por ser uno de sus fuertes accionistas; tratara con los jefes de Estado; y s i afin quedan entonces emperadores en el mundo, alguno de ellos lo hara bar6n. (v. I l l , p. 1670) Blasco ironiza sobre l a arbitrariedad del destino humano que eleva y respeta hoy a l despreciado de ayer, pero l e fascina l a riqueza y su valor como simbolo de las transformaciones que l a capacidad de empresa del ser humano puede lograr partiendo de l a nada. Eeconoce en e l gran magnate a l hombre superior a l que hasta cierto punto se le pueden justifi c a r sus arbitrariedades, puesto que todo lo que e l es lo ha logrado con su propio esfuerzo. Por contraste, las opiniones sobre e l campesinado expresadas en los Estudios l i t e r a r i o s tratan de mantenerse en una linea mas impersonal, lo que no deja de ser curioso teniendo en cuenta l a insistencia de Blasco sobre este tema en el pasado. Asi, cuando comenta l a obra de Huysmans viene a dar en l a cuesti6n de las teorias antirrurales de este autor y de su desprecio por el 86 campesino, cuya vida, a pesar de cuanto 6e diga, es mucho menos dura y tiene mas compensaciones que l a de los obreros urbanos. A pesar del obvio paralelo entre las opiniones de Huysmans y las suyas propias, Blasco se limita a decir: Esta malquerencia se reflej a en todos sus libros. EL hijo de Paris adora los macilentos jardines perdidos en un rincSn humilde de su ciudad mas que todos los esplendores de l a Naturaleza l i b r e . Su compasi6n s6lo es para los jornaleros que sufren en las grandes aglomeraciones humanas. (v. I l l , p. 1694) Sin embargo, Blasco encomia abiertamente e l patriotismo del pueblo raso en l a guerra mundial. Reconoce que hay nobles que han muerto en los campos de batalla, pero e l numero de heroes entre ellos es i r r i s o r i o comparado con el de los an6nimos zapateros, albafiiles, dependientes de comercio, etc., que se batieron sin e l respaldo de una solidez social por l a que v i v i r . Precisamente fueron los grupos revolucionarios mas extremados, los sindicalistas, los anarquistas, "todos los enemigos del ejercito" los que pasaron a ser voluntarios cuando estall6 l a guerra (ps. 1594-1595)* y considera oportuno hacer constar que fueron los maestros laicos, socialistas avanzados en su mayoria, l a clase profesional que dio mas rauertos a los campos de batalla (p. 1631). Estos hechos conmueven a Blasco y como ya se vio tambien a l hablar de Los cuatro jinetes, parecen desconcertarle. En consecuencia, su postura ante l a guerra es ambivalente; es sin duda una calamidad que los pueblos progresistas, de los que Francia es e l modelo, no desean en modo alguno: Pueblo democratico [el frances], dedicado a las artes de l a paz y a l a dulzura de v i v i r , que son los verdaderos ideales humanos, su capacidad de resistencia no parecia igual a l impulso ofensivo de los imperios rebafios, donde los hombres nacen y viven unicamente para ser soldados de su emperador, no teniendo otra personalidad que l a de una c i f r a combatiente. (v. I l l , p. 1593) 87 Sin embargo, Francia, "que lo habia hecho todo por l a paz," acept6 l a guerra como una calamidad inevitable, l a unica salida para l a causa de l a ju s t i c i a , y este acontecimiento dio a los hombres un ideal colectivo transcendente. La vena romantica de Blasco no podia por menos que conmoverse ante este sintetizador de tendencias opuestas que uni6 a los hombres en una empresa comun superadora de todas las diferencias y generadora de acciones heroicas. E l heroe no es otra cosa que e l hombre llevado a situaciones limite, obligado a v i v i r l a vida a l maximo y sin lirismos (p. 1600). Por contraste, l a paz trae e l descenso a lo cotidiano, a lo menor, trae incluso l a triste realidad del olvido del hombre aclamado ayer y su inmersi6n en una conducta ordinaria y sin relieves (p. 1607). Blasco se desliza sin notarlo hacia una concepci6n de l a guerra como l a gran simplificadora, de l a que e l hombre emerge renovado tras haber puesto sus creencias a prueba y haber aprendido a distinguir lo esencial de lo superfluo. Ideol6gicamente, pues, Blasco no resuelve e l problema de l a guerra, sino que lo trata en un piano emocional inevitablemente lleno de contradicciones. En realidad conviven en e l escritor dos fuerzas de signo opuesto que necesariamente tienen que producir actitudes contradictorias. Por una parte se declara partidario de l a paz y del progreso y, como tantos otros hombres de su epoca, Blasco mantuvo l a ilusi6n de que e l desarrollo creciente de l a raz6n y e l peso de los intereses creados por e l desenvolvimiento industrial y comercial evitarian una nueva guerra. Por l a otra, sin embargo, siente l a fascinaci6n de las gestas heroicas que encuentran su elemento natural en l a acci6n guerrera. iC6mo compaginar estos dos puntos de vista? Su ideal republicano lo constituye e l tipificado por Francia, aderaas del americano, mas desarrollado 88 desde un punto de vista tecnolSgico, y §1 mismo sefiala que l a Republica va en Francia unida a l a tradici6n guerrera ya que durante l a Convenci6n e l heroismo y los verdaderos republicanos se refugiaron en el ejSrcito, mientras que en las ciudades quedaba " l a intriga p o l l t i c a , l a ambici6n y e l comitS fanatico" (p. 1549). Esto explicarla, segun Si, l a aparente paradoja de que todos los mas acSrrimos antimilitaristas, los revolucionarios mas extremados, los sindicalistas y los anarquistas interrumpieran sus protestas a l estallar l a guerra y se unieran a sus camaradas de movilizaci6n por considerarlo uno de sus deberes de ciudadano. Parece ser que a pesar de reconocer los esfuerzos de los bienintencionados, Blasco cree en l a existencia de una agresividad natural en e l ser humano que desemboca fatalmente en l a guerra, en un "gusto perverso que siente l a bestia humana de emplear las herramientas de muerte que tiene en su!mano cuando llev a largos afios sin usarlas" (p. 1596), y estando asi las cosas, nada mejor que poner esta agresividad a l servicio de una causa heroica. De este modo, l a brutalidad se sublima y e l hombre adquiere una dimensi6n Spica que j u s t i f i c a de golpe una existencia hasta entonces quizas carente de sentido. Hay mas ejemplos de este debatirse de Blasco entre dos tendencias de signo opuesto. Comentando l a obra de Bourges Los pajaros se ale,j an y_ las  flores caen opina que para S i lo mas hermoso del l i b r o , "como pensamiento filo s S f i c o , " se encuentra en los ultimos capitulos (ps. 1620-1621). E l doctor Manes va a separarse de su amigo e l gran duque y, a pesar de que conoce su cansancio de v i v i r , le revela e l resultado negativo de sus estudios, " l e hace conocer toda l a tristeza, toda l a nada horripilante de nuestra existencia. La sabiduria es una ilusiSn; l a felicidad es un ensueflo; l a caridad de los hombres, 89 una hipocresia; e l amor, un engafio." Blasco reconoce que este discurso del doctor Manes es terriblemente n i h i l i s t a "y, sin embargo, es e l retrato mas exacto de l a Humanidad" (p. 1621). En otra ocasi6n, esta vez tratando de EL infierno de Barbusse confiesa que su lectura le impresion6 profundamente hasta e l punto de quedar t r i s t e y desesperado durante varios dias, "viendo ante mi e l vacio, l a nada de nuestra existencia. Todos sabemos esto; pero sabemos tantas cosas que procuramos olvidar o que l a voluntad de v i v i r nos hace olvidar para que nuestra existencia no sea igual a l a de los cenobitas que tenian a todas horas un craneo ante los 030s . . . J" (ps. 1570-1571). Sin embargo, y en contraste con l o anterior, alCcopastar l a obra de J.H. Eosny l e describe como firme creyente en e l evolucionismo social: Lo mismo que Clemenceau, e l novelista Eosny cree que es e l individuo e l que forma e l medio, y_ no e l medio a l individuo. Este es un ser de raz6n y de progreso, y no vive esclavizado fatalmente a l medio, como les ocurre a los animales irracionales, i n -capaces de modificarlo o de crearlo. (v. I l l , p. 17k6) En ninguh momento respalda Blasco estas teorias con su comentario personal, pero las palabras eon que describe las ideas de Eosny son practicamente las mismas que pone en boca de Tchernoff en Los cuatro jinetes, cuando le interesa exponer ideas desinteresadas y humanitarias frente a l a brutalidad de von Hartropp. Ademas, hay otro dato significativo que Blasco expone en sus comentarios sobre Eosny, quien preve un movimiento social natural e inevitable encaminado hacia e l bien: E l novelista establece una diferencia entre l a bondad (acci6n lenta) y e l s a c r i f i c i o (acto brutal). 9 0 EL s a c r i f i c i o lo tiene por i n u t i l . Los fanaticos que figuran en las novelas de Rosny se sacrifican en vano; o, dicho con mayor exactitud, dificultan l a marcha progresiva hacia e l bien, despertando con sus atentados l a ferocidad del partido burgues. "Los golpes de est ado en nombre de l a autoridad— dice Rosny—s6lo se producen a l dia siguiente de los atentados anarquistas, cuando las clases medias, que son las primeras amenazadas por e l aplastamiento, se sublevan con esa energla feroz que da e l miedo." (v. I l l , ps. 1745-1746) Cabe decir que tambien los fanaticos que figuran en las novelas de Blasco se sacrifican en vano despertandp no s61o l a ferocidad de los burgueses, sino tambien l a de los mismos proletarios en nombre de los cuales llevan a cabo su s a c r i f i c i o . En modo alguno puede afirmarse que Blasco suscriba las ideas de Rosny y su firme creencia en l a perfectibilidad "inevitable" de los hombres, pero si n duda desearla mucho poder creer en ellas y en ocasiones lo hace, como antldoto cuando l a dialSctica de sus contradicciones l e ha llevado demasiado lejos por l a via del nihilismo. En definitiva, pues, i q u l f i l o s o f l a de l a vida mantiene Blasco? De l a lectura de sus Estudios l i t e r a r i o s se deduce que a pesar de estar escritos en su madurez, Blasco fluctua sin ser capaz de presentar sus ideas en una slntesis coherente. Sus rechazos son siempre mucho mas rotundos que sus convicciones y estas son pocas y simples, pero tenazmente sostenidas durante toda su vida: Republica, cultura, ciencia y laicismo. Los privilegios de casta los odia, asi como tambien l a rigidez dogmatica y l a hipocresia burguesa. En. realidad bien podrlan aplicarse a l mismo Blasco las palabras con que el presenta a Henri Barbusse: Individualista furioso, representando exactamente el anflpbda intelectual de un Mauricio Barres, e l autor de'El- infierno aboga por todo lo que s i g n i f i c a 91 l a expansi6n del individuo, l a l i b r e dilataci6n del alma humana, l a pasi6n viviente, y grita contra todo lo que representa l a abrumadora servidumbre de las tradiciones, l a huella del pasado, el esplritu religioso, l a doctrina, (v. I l l , p. 1572) Es este aspecto inconformista y romantico el que ha dado a Blasco su imagen de hombre peligroso que, sin duda, §1 mismo cultiv6 complacido. EL estudio objetivo de su obra presenta, sin embargo, l a figura de un hombre cuyo supuesto radicalismo queda muy atemperado por sus dudas y contradicciones. De origen pequeSo burguSs, y firmemente anclado mas tarde en un bienestar social que l e dio acceso a l trato con l a alta burguesia e incluso con l a aristocracia internacional, su rebeldia es mas bien l a del adolescente que se complace en escandalizar a las almas bienpensantes, pero que en ningfin momento desea aceptar e l compromiso serio con las tesis sociales mas radicales. Simpatiza, eso s i , con los que de buena fe asumen semejante compromiso. Asi cuando presenta l a obra de Paul Reboux lo c a l i f i c a de "escritor burgues cuyo odio a l a guerra y a los que l a provocaron le ha hecho perder l a fe en las clases directoras de l a sociedad" (p. 1755), y nias tarde elogia su contribuci6n en Le Journal du Peuple porque asi "aporta su buen gusto l i t e r a r i o y artistico a las masas revolucionarias en las que ha ingresado" (p. 1738). Pero termina diciendo: Para conseguir esto, sacrific6 una posici6n social y una posici6n l i t e r a r i a . E l hombre que t a l hace merece ser respetado aun por aquellos que no piensen como e l . (v. I l l , p. 1738) Sin duda Blasco era de los que no pensaban como e l porque sus juicios sobre las ideologias de izquierda avanzada son cuando menos ir6nicos. Gomentando l a separaci6n profesional de los hermanos Margueritte seBala que este tipo de asociaciones acaba siempre en el fracaso. Quizas s i los 92 escritores vivieran solos tendrian mas posibilidades de exito, pero, a fin de cuentas, "los novelistas son hombres como los demas; necesitan amar, tienen una mujer, tienen hijos. Y estas dulces prolongaciones del individuo se convierten en instrumentos demoledores de toda asociaci6n con otro grupo humano" (p. 1720). Algunos admiradores del pasado presentan como ejemplo las asociaciones religiosas cuando hablan del socialismo. Trabajo y comida son comunes, todo es de todos, nada es de nadie. Pero ese exito es debido, dice Blasco, a que todos esos "socialistas con capucha" han apartado de su vida el amor. Que pruebe una religi6n a fundar un monasterio de monjes casados y con prole, trabajando juntos, comiendo juntos, rozandose a todas horas en l a mezcolanza de una vida en comun. A los pocos meses los frailes llevarian revolver, las frailas tendrian el peinado deshecho, la cara llena de araftazos, y los frailecitos l a cabeza rota a pedradas. . . . Y antes de un afio el convento habria ardido por los cuatro costados. (v. I l l , p. 1721) «^ ' ~ vuelta al mundo de un novelista" En 1923 Blasco continua todavia anclado confortablemente en Menton, disfrutando de su clima benigno y del bienestar que le proporcionaba su v i l l a "Fontana Rosa," pero un acontecimiento va a venir a sacarle de su agradable retiro: su viaje alrededor del mundo, I6gica culminacifin de la vida del novelista espafiol mas cosmopolita. EL mismo Blasco ha explicado las razones de la inquietud que le llev6 a emprender este viaje en el capitulo priraero de su obra La vuelta al mundo  de un novelista, donde se representa a s i mismo manteniendo una lucha interna entre su parte "burguesa" que le aconseja el quedarse, y su parte aventurera 93 que le pide acci6n y raovimiento (v. I l l , p. 353). Hay algo patStico en las vacilaeiones de este hombre incansable que ve acercarse l a vejez con un escepticismo que le hace dudar de l a posibilidad de descubrir ya nada nuevo ("las mismas cosas que te afligen aqui,, iran contigo alrededor del planeta," p. 353), y que sin embargo desea fervientemente ser f i e l a su imagen de hombre de acci6n: "siempre me quedara e l placer de haber llevado una existencia bohemia a traves del mundo" (p. 353)• Como era previsible, es su parte inquieta l a que triunfa en esta lucha interior, pero Blasco se engafla a s i mismo. Su ultima aventura no sera en absoluto bohemia. En el otofio de 1923 embarc6 en e l "Franconia," transatlantico de lujo que zarpaba de Nueva York dispuesto para una circunnavegaci6n que durarla seis meses. E l barco iba cargado de millonarios, norteamericanos en su mayoria, y era un autentico palacio flotante en e l que ningun lujo se habia escatimado. Sin embargo, tambien para esto encuentra Blasco oportunas justificaciones: Haciendo e l viaje c6modamente en un gran transatlantico, podrS apreciar mejor lo que aquellos hombres [los descubridores espanoles] : realizaron en epocas de gran atraso raecanico y de comunicaciones peligrosas de las que no se podia obtener placer alguno y s i exponerse a todos los riesgos. (Balseiro, ps. 59-60) Efectivamente, a par t i r de 1923 Blasco i n i c i a otra nueva etapa de su vida en l a que aspira a rehabilitar a los espafioles de antafio que hablan sido calumniados en e l pasado. Retoma, pues, e l proyecto iniciado con Los argonautas e interrumpido por l a Guerra Europea, a l cual dedicara ahora sus ultimas novelas. De todas formas, cualesquiera que sean las razones por las que Blasco emprende este viaje, cabia esperar que e l escritor que consideraba misi6n fundamental del novelista l a labor testimonial encaminada a l logro de mejoras sociales, aprovecharia esta ocasi6n unica para poner en practica las teorias por e l sostenidas. Sin embargo, los resultados en este sentido son decepcionantes. Ya en ese pugilato mantenido entre sus dos "yos," al que antes se ha hecho referenda, Blasco preve l a dificultad de dar una visi6n objetiva y clara de los pueblos visitados, y se cura en salud advirtiendo que emprende este viaje en calidad de ''novelista," unicamente: No pienso escribir estudios politicos ni econ6micos sobre los paises por donde pase. Contare' lo que vea y lo contare a mi modo, como el que describe las personas y los paisajes de una fabula novelesca. (v. I l l , p. 35**) Por otra parte, despu&s de su viaje Blasco debia i r enviando a l "Hearst's International Magazine" los capltulos de su libro (setenta y uno en total), que segun Grove Day habian de ser pagados a raz6n de 1000 d6lares cada uno.^ Asi pues, no debe perderse de vista e l hecho de que e l libro iba destinado fundamentalmente a l mercado americano, l o que por fuerza impone a Blasco una limitaci6n de entrada, a l a que hay que anadir l a del punto de vi s t a deliberadamente adoptado por e l novelista. Sera este e l de un viajero rico que toma parte en un programa organizado para satisfacer a un pasaje de millonarios cuyo objetivo fundamental es pasarlo bien. En resumen, a pesar de los riesgos que l a realizaci6n de este viaje conllevaba (riesgos que Blasco se encarga de detallar cuidadosamente en l a pagina 352), su situaci6n a bordo del "Franconia" dista mucho de ser l a de los aventureros del pasado, 95 cuyas hazafias intenta repetir este viajero nostalgico. Sus compafieros de pasaje, presidentes de compafiias elSctricas, de grandes ferrocarriles y de empresas metalurgicas, son enjuiciados por Blasco de l a siguiente manera: Nunca en mi vida anterior he vivido entre personas tan joviales, tan ecuanimes en sus gustos y afectos. Creo que durante e l resto de mi existencia me acordare siempre de su agradable compafiia. (v. I l l , p. 366) Blasco se permite, eso s i , algunas bromas benSvolas sobre las desocupadas millonarias que deseosas de emociones fuertes se decepcionan porque e l tren a bordo del cual se adentran en China no sufre ningun ataque de los bandidos. "Como viajan para adquirir ^'experiencia en'la vida^'H dice Blasco, "sienten no conocer las emociones de un secuestro armado" (p.. 536). Por supuesto este tren en el que viajan los millonarios del "Franconia," ha recibido protecciSir especial del gobierno chino que ha puesto a su disposici6n vagones blindados ocupados por una compafiia de Infanteria armada hasta los dientes. Fuerza es pensar que quizas hubiera sido mas practico para estas aspirantes a heroinas prescindir de este medio de locomoci6n y probar para desplazarse por el pais otros procedimientos menos aparatosos pero mas arriesgados. Sin embargo, y a pesar de sus burlas, Blasco tiene l a costumbre de hacer distinciones en su vocabulario aplicadas a las mujeres segun l a clase social a que pertenecen. Las pobres son "hembras," y s6lo las ricas pueden aspirar a l tratamiento de "damas." Blasco, obviamente, se enorgullece de su trato con estas damas ricas que viajan con sus doncellas y que constantemente temen ser despojadas de sus joyas por tantas multitudes desaprensivas como pululan por los paises visitados. Llega incluso a decir que las ricas son las 96 unicas "mujeres verdaderas dignas de t a l nombre por los cuidados de su cuerpo y los hermoseamientos del lujo" (p. 732), rotunda declaraci6n que pone de manifiesto l a consideraci6n que Blasco tiene de l a mujer del gran mundo como slmbolo de un estatus social apetecido por todos, pero que solamente unos pocos privilegiados logran. Esta claro que a Blasco le deslumbra l a gente que sabe v i v i r bien, y llevado de este entusiasmo a veces llega a decir cosas tan peregrinas como que los ricos del Jap6n, que han viajado poniendose en contacto con Occidente, son mas distinguidos y menos feos que e l resto de los japoneses, graciosa concesi6n que Blasco se permite con estos japoneses y no con los demas, por los que, en general, no muestra excesivas simpatlas (p. 434). Las observaciones de este tipo se repiten a lo largo de las cuatro-cientas y pico paginas del libr o haciendo sospechar de l a capacidad c r l t i c a de.Blasco, puesto que, l6gicamente, los lugares visitados y las situaciones observadas estan siendo vistos con los ojos de los ricos a los que se encuentra inevitablemente ligado. Un ejemplo pintoresco de el l o se da en sus comentarios sobre los problemas que ofrecen los criados chinos de los que, por lo visto, hay que tener un verdadero regimiento para que l a casa estS medianamente bien gobernada. Blasco parece estar adoptando aqui e l tono quejumbroso, de una organizada ama de casa burguesa, aunque justo es decir que reconoce a estos criados l a virtud de ser extraordinariamente baratos y de exigir muy pocas atenciones de sus dueSos (p. 553). Por otra parte, tras los esporadicos contactos con l a miseria absoluta y sin paliativos que le sale a l paso en tantas ocasiones a lo largo de este viaje, Blasco experimenta un placer doblemente exquisito a l volver a l a 97 existencia superhigienica y civilizada del barco. Hay verdadero hedonismo en estos retornos a l "Franconia" tras las "peligrosas" incursiones t i e r r a adentro (ver ps. 698 y 777). Pero s i antes se aludi6 a l a i r r i t a n t e costumbre de Blasco de c a l i f i c a r de diferente manera a las mujeres segun su clase social, hay que hacer menci6n ahora de su discriminaci6n verbal con respecto a todos los componentes de las capas sociales mas bajas a los que aplica e l calificativo de "populacho." Son muchas las formas que e l rechazo instintivo de las masas revisten en Blasco, pero veamos algunos ejemplos. Aludiendo a los andrajosos trajes que usa el pueblo en China, de los v que se escapa por todas sus roturas e l algod6n del relleno, Blasco describe a los pedigueflos de las estaciones como "insectos aplastados, que sueltan por las grietas de su cascar6n azul las reventaduras de unas entrafias mantecosas" (p. A-92). Interesante metafora, por otra parte, quien sabe s i inspirada en las greguerlas de G6mez de l a Serna. "Chusma" son los criados indios que merodean molestando al cliente en los pasillos de los hoteles de l a India (p. 628), y e l calificativo de "pegajosas" se aplica a las muchedumbres de pedigueflos que pululan alrededor de los turistas practicamente en todos los paises visitados. A Blasco naturalmente l e molesta este asalto constante de l a miseria y es que vitalmente esta ahora a una enorme distancia de los pobres. En realidad llega incluso a perder l a noci6n de que estas piltrafas humanas sean personas, o quizas simplemente duda de que lo sean. A esta sensaci6n de irrealidad contribuyen las cifras increiblemente altas que alcanzan las masas de los paises depauperados: "IHay tantos chinos!" (p. 548), y l a igualmente 98 increlble ("inaudita," para usar sus propias palabras) miseria de Asia (p. 5^5)• Estos comentarios son hechos despuSs de que Blasco ha celebrado e l "boom" de Shangai y de que ha pintado con entusiasmo e l ambiente sofisticado que se respira en las casas de algunos de los ricos de l a ciudad de los que ha sido huesped. Piensa que en Shangai encontraria material para escribir una novela fascinante (p, 5^4), pero cuando se adentra por los barrios miserables se topa con l a otra cara del bienestar: Hay que abrirse paso con los codos entre mendigos que son caricaturas humanas, desfigurados por las enferraedades de un modo horrible. Los leprosos tienden su diestra implorante, que es un mufion falto de dedos. Otros carecen de nariz, y por dos or i f i c i o s negros, completamente a l descubierto, se columbra e l interior de su craneo. (v. I l l , p. 5^5) Blasco se lamenta de este espectaculo que le sale a l paso fuera de programa: Si atravesamos este Patio de los Milagros haciendo un esfuerzo para soportar tanto contactopeligroso, tanto hedor•inmundo, es porque deseamos v i s i t a r e l cSlebre Jardln del Mandarin, (v. I l l , p. 5^5) Despues de haber contemplado tanta miseria, ya no le cabe sino e l desaliento llegando a una conclusi6n f a t a l i s t a : "Los pueblos de Asia viven desde los mas remotos siglos de su his t o r i a indisolublemente casados con el harabre" (p. 540). Otra actitud que parece estar bien anclada en Blasco, posiblemente en contra de sus deseos conscientes, es e l prejuicio r a c i a l , aunque por lo que se deduce, este prejuicio no esta necesariamente relacionado con l a pobreza o primitivismo de las razas objeto de su discriminaci6n. Asi por ejemplo, los negros son de "jeta bestial," pero los bedulnos, a pesar de su miseria y de i r horriblemente sucios son "bellamente majestuosos" (p. 703). Los 99 mestizos por su parte, tienen una "afici6n caracterlstica" a creer en brujerias, milagros y relatos magicos (p. 386). Pero su declaraci6n de principios sobre esta materia queda expresada a l hablar de Gordon, e l interesante y>novelesco personaje especialista en pacificar insurrectos en los paises colonizados por los ingleses. De e l dice, y ya es bastante, que "su energia serena le proporcionaba un gran ascendiente sobre las razas inferiores" (p. 708). Dentro de esta escala jerarquica de paises y razas superiores e ,'. inferiores, los Estados Unidos ocupan e l puesto mas alto. Gabe preguntarse hasta quS punto SUB juicios positivos sobre esta naci6n estan estimulados por el natural agradecimiento a l pais que l e dio l a fama, y por el hecho de que fuera una casa editorial americana l a que publicaba sus impresiones de viaje, pero no hay duda de que su admiraci6n por ese pais es genuina. EL entusiasmo de Blasco por los Estados Unidos alcanza expresi6n maxima en sus comentarios sobre l a construcci6n del canal de Panama, obra a l a que designa como "acontecimiento que cada vez sera mas faraoso, con e l curso de los siglos, en l a historia del progreso humano" (p. 376). A pesar de su inquebrantable admiraci6n y afecto por todo lo franees, reconoce l a enorme diferencia entre l a explotaci6n francesa de l a zona del canal en tiempos de Lesseps, que fue "estafa colosal" y ejemplo de corrupci6n de los poderes publicos" y l a organizada y humanitaria labor americana que no comenz6 las obras de construcci6n hasta no haber acabado con e l mosquito transmisor de l a fiebre amarilla que exterminaba a ejercitos de trabajadores (p.. 375). En resumen, l a construcci6n del canal ha sido altamente beneficiosa para Panama, muy a l contrario de lo que algunos creen, "pues algo gana e l pobre 100 cuando tiene intereses coraunes con e l ri c o , y e l continue trato de ellos [los panamenos] con los americanos influye visiblemente en l a cultura y el progreso de l a naci6n" (p. 374). Enjuiciando l a labor realizada por los Estados Unidos en su papel de potencia colonizadora, asegura que "las dos preocupaciones del norteamericano son l a higiene y l a educaci6n y cuando se posesiona de un pais lo priraero que hace es combatir las enfermedades contagiosas y abrir escuelas y bibliotecas," y j u s t i f i c a l a ocupaci6n americana de Hawaii diciendo que de otra forma habria caido en manos de los japoneses (ps. 400 y 402). Incluso l a ocupaci6n americana de las Fili p i n a s es vista por Blasco con ojos beneVolos, pero es verdad que solamente aqui se permite los primeros juicios c r i t i c o s contra los Estados Unidos, muy mitigados, eso s i , por las alabanzas previas a l a labor culturizadora efectuada por ese pais en las i s l a s . Reconoce que Washington pone excusas para conceder l a independencia a las Fili p i n a s porque aprecia cada vez mas e l valor estrategico del archipiSlago y que confia en e l paso del tiempo y en l a labor educativa para conseguir adormecer e l sentido de independencia de sus habitantes. De esta forma las Filipinas pasaran mansamente a l a Confederacifin americana como un simple territorio (p. 572), Su postura ante los Estados Unidos esta claramente resumida en su declaraci6n: Para mi e l rSgimen menos imperfecto, dentro de l a imperfecci6n humana, es l a Republica federal, t a l como ellos Clos norteamericanos] l a establecieron. Ademas considero a l pueblo norteamericano como l a mas ordenada y consciente de todas las democracias que han existido en l a Historia. (v. I l l , p. 570) Quiza l a clave del aprecio de Blasco por l a i p o l i t i c a americana estS reflejada en esta f6rmula que segun e l l a caracteriza: mezcla de "egolsmo 101 comercial y cierto romanticismo democratico" (p. 538), slntesis sin duda muy del gusto del hombre que tantas veces l a puso en practica en su propia vida. Como se l o habia propuesto inicialmente, Blasco ensalza siempre que tiene oportunidad las hazafias de los exploradores espafioles sacando a colaci6n las abundantisimas huellas de su paso que existen por todo e l mundo. Sin que ello suponga l a puesta en duda de l a sinceridad de Blasco, parece inevitable preguntarse hasta que punto este proyecto de reivindicaci6n de l a memoria de Espafia en e l mundo, que se repite obsesivamente despuSs de su estancia en l a Argentina, no respondia tambien a un intento de salvar para l a posteridad su imagen de patriota. No hay que olvidar que sus novelas tendenciosas no solamente le valieron e l sobrenombre de anarquista y revolucionario, sino que tambien sirvieron para acusarle de f a l t a de patriotismo. En esta labor de reivindicaci6n de l a actuaci6n espafiola en e l mundo incluye tambien a los Portugueses. Tanto Portugal como Espafia precedieron en sus viajes y descubrimientos a otras naciones que despuSs se han llevado injustamente toda l a gloria y que ademas han tenido l a desfachatez de cr i t i c a r l a colonizaci6n espafiola. E l , por su parte, a l relatar las experiencias de su v i s i t a a Java, enumera los desmanes de los holandeses quienes no permitieron hasta epoca reciente que los javaneses aprendieran e l idioma de los colonizadores y relata como ejemplo de l a crueldad de Sstos e l destino que dieron a l traidor Erberfeld (mestizo rico, hijo de aleman y javanesa) que intent6 en e l siglo XVIII una revoluci6n para arrojar fuera del pais a los europeos. Al describir 102 las horribles torturas y l a muerte escalofriante a l a que e l traidor fue sometido, Blasco comenta: IY pensar que fue en l a vieja Holanda protestante donde se imprimieron y editaron l a mayor parte de los libros, algunas veces fantasticos, sobre las crueldades de los espafioles en America, mas de un siglo antes de l a ejecucion horrible de Erberfeld y sus catorce compafieros javaneses! . . . Son barbaries del pasado . . . Conformes. Pero que las verguenzas de ese pasado se repartan con equidad entre todos los paises, sin distinciones injustas y fanaticas para aplicaxselas a Espafia solamente. (v. I l l , p. 585) Sin embargo, y como dice e l mismo, estas son "barbaries del pasado." iCual es l a opini6n de Blasco sobre los regimenes coloniales del presente? La mayor parte de los paises visitados en su viaje vivian en esa epoca en pleno regimen colonial en unos casos, o sometidos a l a influencia directa de las grandes potencias en otros. Blasco no se pronuncia sobre esta cuesti6n, pero su postura es tipicamente ambivalente. Ca l i f i c a a l actual gobierno de los holandeses en Java de "dulce, tolerante, progresivo" y reconoce que "ha realizado grandes obras" (p. 579)* y del mismo modo admite que Hong Kong, que gozaba en esos momentos de una prosperidad semejante a l a de Shangai, ha sido muy hermoseada por los ingleses, aunque previamente ha considerado "vergonzosa" l a forma en que estos se apoderaron de l a ciudad (p. 520). Llama "rapaz" a l a Compafiia de las Indias britanica (p. 630), y r i d i c u l i z a ciertos aspectos de l a colonizaci6n inglesa en l a India (p. 658), pero su c r i t i c a no es nunca excesivamente severa. Los juicios positivos y negativos van mezclados de forma bastante arbitraria y establece diferencias entre los paises visitados segun preferencias claramente personales. De todos ellos es e l Jap6n e l que despierta sus mayores antipatlas y un marcado recelo, puesto que lo ve con los ojos de las grandes potencias que 103 sospechan sus intentos de expansi6n imperialista. Blasco, siempre extremoso en sus odios y amores, extiende su antipatia hasta los detalles mas mlnimos y afirma que es imposible "encontrar una burguesia mas fea de rostro y que vaya mas groseramente vestida que l a nipona" (p. 430). C r i t i c a ademas l a cocina del pais y se lamenta de las horribles torturas a que su cuerpo queda sometido a l sentarse para comer cuando es invitado de honor en algunas cenas japonesas. Admira, eso s i , l a rapidez con que esta haci6n ha asimilado l a cultura occidental, pero eso es a l mismo tiempo un motivo mas de recelo. Blasco es severo en sus juicios sobre las intenciones inrperialistas japonesas y acusa a l Jap6n de hipocresia porque se anexion6 Corea bajo pretexto de defenderla contra l a rapifla de otros paises. C a l i f i c a e l hecho de "crimen politico" (p. 480), y se teme e l mismo tipo de comportamiento para con Manchuria (p. 489). Este hombre impulsivo, sin tiempo para el analisis de sus propias inconsistencias, se permite con los japoneses juicios de valor que se cuida mucho de aplicar a sus pueblos favoritos en similares circunstancias. Dice, por ejemplo, que e l japones es de un positivismo "aspero," porque prefiere las empresas practicas, de utilidad inmediata (p. 437), algo, por cierto, que el mismo Blasco valora positivamente en numerosas ocasiones, y a l a vista de l a enorme f l o t a y ejercito que e l Jap6n ha acumulado prevS conflictos san-grientos en e l futuro (ps. 476-477). De todo el l o cabe deducir que Blasco no pone en cuesti6n el, hecho del colonialismo en s i mismo, sino que mas bien establece una distinci6n entre p o l i t i c a colonial buena o mala. La naci6n colonizadora j u s t i f i c a su presencia en e l pais ocupado siempre y cuando d i r i j a a este hacia el progreso. Aqui Blasco participaria del mismo; punto de vi s t a raantenido en sus novelas de tesis con respecto a las masas. Estas deben ser educadas para poder acceder a l a 10k categoria de seres humanos conscientes, y l a labor educativa tendra que correr a cargo de quienes a l ocupar niveles superiores en su evoluci6n, estan en condiciones de hacerlo. Para Blasco las masas ineducadas no llegan a alcanzar el nivel plenamente humano, sino que mas bien estan sumidas en una situaci6n intermedia entre bestia y hombre. Recuerdese que para 61 l a caracterlstica fundamental que distingue a l ser humano de l a bestia es l a capacidad del primero para liberarse de l a fatalidad del medio y manipularlo en su beneficio. Por eso, en Blasco l a idea de progreso va fuertemente unida a l a del ^'gran hombre," e l l i d e r natural que con su prestigio y su fuerza de arrastre consigue mover a las masas e introducir mejoras tecnicas y avances culturales en un ambiente de apatia secular. Un caso muy revelador lo ofrece su descripci6n de Mohamed-Ali, fundador de l a dinastla que gobernaba en Egipto en tiempos de su viaje: Dotado de raras condiciones de militar y de gobernante, se apoder6 en poco tiempo de Egipto, expulsando a los turcos y suprimiendo a los mamelucos. . . . Al quedar solo, fue sefior absoluto del todo e l pais, como cualquiera de los faraones de las dinastias mas gloriosas. . . . Mejor6 l a agricultura, abri6 escuelas, cre6 industrias nacionales, trajo de Europa numerosos instructores y maestros . . . y aun subsiste una minima parte de las fundaciones de este dictador, que difundla el progreso a golpes. (v. I l l , ps. 706-707) Si e l regimen politico ideal lo constituia para Blasco l a republica, no cabe duda de que lo consideraba incompatible con l a ignorancia de las masas. Recuerdese en este sentido, l a c i t a de l a pagina 3? referente a las dificultades que l a republica arrastrarla en Espafia s i no fuera a gobernar para un pueblo culto y consciente. Por otra parte, Plo Baroja en un articulo escrito desde Paris en 1940, comenta rememorativamente lo siguiente: 105 Blasco que habia hablado por l a mafiana o por l a tarde en un raitin republicano haciendo liricamente l a apologia de l a Republica, nos dijo con sorna que l a Republica serla e l regimen de los taberneros, de los zapateros de viejo y de los maestros de escuela, y que, afortunadamente, no vendria nunca a Espafia. . (Gasc6, -^ p. 204) Todo e l articulo de Baroja refle j a bien poca simpatia por Blasco, por lo que hay que aceptar con reservas los juicios que vierte sobre §1, fuertemente cargados hacia e l lado negativo. Sin embargo, serla presuponer demasiada ruindad en Baroja e l pensar que pudo atribuir a l escritor valenciano palabras que Sste nunca pronunci6, especialmente teniendo en cuenta que Blasco no estaba en condiciones de refutarlas por haber muerto hacia ya afios. Baroja expresa asombro ante l a "duplicidad" del novelista, pero mas bien habrla que considerar e l ex abrupto de Blasco a l a luz de sus fuertes contradicclones antes que como sefial de su hipoeresla. Blasco probablemente no vacilaria en aceptar el'uso del latigo con l a masa s i con e l l o se pudiera traerla hacia e l lado de l a raz6n, puesto que s6lo una vez "humanizada" seria digna del regimen que los hombres libres merecen. E l mismo se atribuy6 durante su vida p o l l t i c a e l papel de faro iluminador de conciencias extraviadas, pero a pesar de sus muchas energlas, l a tarea result6 superior a sus fuerzas. E l l i b r o de sus experiencias alrededor del mundo, escrito en un estilo ligero y superficial en e l que dominan lo anecd6tico y las descripciones brillantes y coloristas, sorprende por l a austeridad de su f i n a l . En contraste con l a intenci6n expresamente formulada a l principio de evitar los comentarios politicos y sociales, y las opiniones vagas sobre e l tema que a pesar de esas intenciones ha ido distribuyendo a lo largo del relato, e l f i n a l es casi una 106 lecci6n magistral que dedica severamente a dos "damas" ricas de Montecarlo que le piden e l resumen de sus impresiones: Lo que he aprendido, amigas mias, no es alegre ni tranquilizador. Creo que existe ahora en e l mundo mas gente que nunca. Los adelantos de l a higiene y l a facilidad de los transportes han evitado una gran parte de las raatanzas, las epidemias y las hambres que formaron siempre nuestra pobre historia humana. . . . Podrla hacer un resumen brutal diciendo que mas de l a mitad de los hombres viven sufriendo hambre. Nosotros los blancos llevamos l a mejor parte hasta ahora; pero &y s i alglin dia los centenares de millones de asiaticos encuentran un jefe y un ideal comun? . . . Este viaje ha servido para hacerme ver que aun esta lejos de morir e l demonio de l a guerra. (v. I l l , p. 779) N6tese de todas formas l a satisfacci6n implicita de forraar parte de los privilegiados dentro de este desequilibrio que parece inevitable, y e l miedo a l "peligro amarillo," tan semejante a l que expresaba en La horda a l evocar l a posible arremetida violenta de las masas. Pero e l parrafo con que cierra su resumen esta en l a linea de todos los finales vagos y arabiguos de sus novelas de tesis, confirmando definitivamente las vacilaciones de este hombre apasionado que se debate en una contradicci6n constante entre e l egoismo y e l altrulsmo humanitarista: Todos los hombres son lo mismo, y nuestros progresos puramente exteriores, mecanicos y materiales. Aun no ha llegado l a gran revoluci6n, l a interior, l a que inici6 e l cristianismo sin exito alguno, pues ningun cristiano practica sus enseflanzas. Lo que he aprendido es que debemos crearnos un alma nueva y entonces todo sera f a c i l . Necesitamos matar e l egoismo; y asi l a abnegaci6n y l a tolerancia, que ahora s6lo conocen unos cuantos esplritus privilegiados, llegaran a ser virtudes comunes a todos los hombres. (v. I l l , p. 779) De tomar estas palabras literalmente, habria que interpretar que e l acendrado materialista, e l hombre creyente a machamartillo en e l progreso 107 tecnico y en l a ciencia positiva, ha. acabado por volver a l r e d i l de los valores espirituales tradicionales, pero como ya se ha visto estas bellas palabras son l a proyecci6n de solamente una parte de Blasco, aqullla que jamas logr6 reconciliar de manera arraoniosa con su f i l o s o f i a de hombre progresista. Por esta imposibilidad de llegar a una sintesis, Blasco se debati6 toda su vida en e l problema que l e planteaba e l dualismo mutuamente excluyente de las fuerzas naturales instintivas, por una parte, y l a raz6n por otra. S i , como'dice Eoff, Blasco asumi6 intelectualmente l a actitud monista t i p i c a del positivismo de l a epoca que eliminaba l a disyuntiva tradicional espiritu-materia, lo cierto es que nunca llego a asimilar emocionalmente c6mo siendo l a misma cosa hombre y naturaleza, podian manifestarse en formas a veces hasta antag6uicas. La exortacifin de Blasco en favor del "hombre nuevo," no pasa de ser un simple clich§ que, sin embargo, conlleva una declaraci6n de renuncia a resolver los problemas sociales por l a via racional. E l autor de todas formas, no estaba demasiado dispuesto a comenzar por elvmismo esa renovaci6n interior tan necesaria. Habia ganado su posici6n de hombre acomodado con su esfuerzo; nada debia a nadie. Justo era, pues, que continuara disfrutandola aun cuando ell o iraplicara e l triunfo f i n a l de l a "materia'' sobre e l "espiritu." Si las palabras que cierran el tercer .volumen de La vuelta a l mundo de un novelista aparecieron en 1925, en 1926 Blasco escribi6 una serie de narraciones recogidas bajo e l titulo general de Novelas de amor y_ de muerte, una de las cuales, EL rey Lear impresor, puede considerarse como interesante parabola llena de sugerencias para l a interpretaci6n de su actitud respecto a las ideas socialistas. 108 En ella,, un impresor enriquecido a base de su trabajo personal, se ve desplazado en. su vejez por sus ambiciosas hijas y los maridos de estas quienes acaban por arrebatarle l a imprenta para explotarla en su propio beneficio. Solamehte una h i ja, l a mas joven, permanece l e a l a su padre, y cuando e l pobre impresor cree que en e l l a ha encontrado a l menos l a paz para su vejez, esta hija, que ya habia mostrado un sospechoso desalino en su persona y un extrano desinterSs por, las cosas,mundanas-que tanto entusiasmaban a sus hermanas, propone a su padre algo ins6lito. E l tiene l a obligaci6n de recuperar l a imprenta que l e ha sido arrebatada con artes perversas y una vez en posesi6n de su propia casa plantear " l a gran revoluci6n que ha de dignificar a los hombres, haciendoles agradable por primera vez l a existencia" (p. 825). Lo.que esta hi j a propone a su padre.es ni mas ni menos que l a colectivizaci6n de sus tal l e r e s . Naturalmente e l impresor decide al'punto ' que puestos a elegir prefiere a sus otras hijas: "Eran malas e ingratas, pero se consideraba mas ligado a ellas, por una comunidad de opiniones tradicionales, por e l respeto a las cosas establecidas" (p. 826). Colocado en l a disyuntiva de su personaje, Blasco opt6 tambien por l a misma toma de partido. Entre llevar a cabo l a revoluci6n iniciada por el cristianismo " s i n exito alguno" o continuar apegado a l "hombre viejo," eligi6 lo segundo que a l menos no repugnaba a sus mas Intimos intereses, los misraos en definitiva de tantos otros seres humanos de todos los tiempos. A pesar de ello, y consecuente con sus propias contradicciones, Blasco aun tuvo energias en un perlodo de su vida en e l que l a salud comenzaba ya a f a l l a r l e , para ponerse a l servicio del ideal republicano emprendiendp su famosa campana en contra de l a dictadura de Primo de Rivera. Fue 1ste su 109 ultimo acto romantico y no sin consecuencias, puesto que de esta forma cerraba sus posibilidades de acceso a l a Academia Espafiola y con ello l a propuesta para e l premio Nobel, que habria representado l a culminaciSn apote6sica de una vida entregada a las letras (Roca, >Vicente Blasco Ibafiez, p. $kk). En conclusi6n, el analisis de estas dos obras de Blasco en las que vierte directamente impresiones personales fuera de un context© ficc i o n a l , confirma cuanto se expuso a l tratar de su obra novelesca rals caracterlstica. Las actitudes contradictorias de las obras de juventud del escritor reforzadas por l a trayectoria que su vida habia seguido, acabaron por colocarle en una posici6n insostenible que le inclinaba por.una parte hacia l a soluci6n puramente utfipica de los problemas sociales y per otra a l a renuncia pesimista de ^cualquier tipo de soluciones. E l Blasco que segun W. Miranda abogaba por l a entronizaci6n "del anarquismo comunista como rama del socialismo" (p^ 171), o e l Blasco comunista-socialista de Keniston no existieron nunca ni a l principio n i a l f i n a l de su vida. Por e l cpntrario, a pesar de las variaciones y contradicciones que en e l l a se dieron, esta se mantuvo dentro de una trayectoria bastante consistente cuyo punto i n i c i a l podria colocarse en 1894 con l a publicacifin de Los fanaticos, y v e l f i n a l en 1927 con su proyecto de escribir una obra que se t i t u l a r i a La juventud del mundo en l a que habia de c r i t i c a r los dos excesos del orden:' " e l bianco y e l rojo . . . los fanaticos de un extremo y los fanaticos del extremo opuesto" (Roca, ps. 556-557). Entre estos dos extremos se encontr6 siempre Blasco, apasionado y contradictorio, pero abogando a pesar de ello por una convivencia. mas armoniosa entre todos los hombres. 110 NOT AS DEL CAPITULO III ^ Esta responsabilidad social del novelista explicaria las larguisimas digresiones que con frecuencia entorpecen estillsticamente las historias de Blasco, pero que quedarian justificadas en funci6n de su prop6sito didactico. No hay que olvidar que las novelas de Blasco van dirigidas fundamentalmente a l gran publico, a l que desea adoctrinar. 2 Sin embargo, Barbusse llev6 su compromiso con e l socialismo hasta sus ultimas consecuencias, puesto que en 1933 aparece colaborando en Octubre, revista de extrema izquierda y de caracter popular y combativo fundada por Rafael Alberti y Maria Teresa Le6n. (Vease Johannes Lechner, E l compromiso en l a poesia espaflola del siglo XX, Leiden, 1968, p. 88.) ^ A. Grove Day y Edgar C. Knowlton Jr., Vicente Blasco Ibaflez, Nueva York, 1972, p. 39. Balseiro, p. 63, da l a c i f r a de 10.000 d6lares, pero parece francamente exagerada. I l l eONGLUSIONES A peear de cuanto se ha especulado, las actitudes de Blasco en cuestiones politicas y sociales no sufrieron a lo largo de su vida cambios considerables en lo fundamental y ademas nunca fueron radicales. Se ha visto en primer lugar como Blasco en su juventud no atac6 e l sistema capitalista como t a l , sino unas estructuras politicas propias del antiguo regimen que consideraba no solamente caducas sino decididamente perniciosas para e l progreso de l a naci6n. Por su adscripcion a sistemas r de pensamiento de signo positivista, Blasco deseaba soluciones pragmaticas para los problemas sociales y estaba a^f avor de l a ef icacia talyy como se manifestaba en paises cuyas formas de gobierno estaban basadas precisamente en e l sistema capitalista. Su supuesta adhesifin a ideologlas socio-pollticas de extrema izquierda no existi6,nunca, ni siquiera. en los momentos de su vida en que estuvo mas cerca de l a defensa directa de las masas desposeidas. Esta defensa, que form6 parte de su programa politico, fue provocada parcialmente por l a necesidad perentoria de hacerse con una base amplia. para su partido de nFusi6n Republicana" y en parte por .una genuina simpatia nacida a l calor de sus lecturas de adolescencia, especialmente de las novelas de Victor Hugo que, segun e l mismo Blasco, ejercieron una influencia decisiva en su vida. Sin embargo, ya se ha observado c6mo esta simpatia de caracter mas bien abstracto basada en un sentido general de l a justicia, choc6 pronto con l a realidad de su rechazo instintivo de l a pobreza y de l a incultura de quienes estaban sumidos en e l l a , como se revel6 claramente durante sus contactos con e l campesinado de l a huerta cuyos petrificados esquemas mentales fue incapaz de alterar en sus campaiias politicas. 112 Esta contradicGi6n en su postura sobre las masas se pone.de relieve en l a ambiguedad de sus novelas, que s i bien escritas aparentemente en favor del proletariado, acaban por conducir a l lector a l a idea- de que o bien l a revoluci&n por l a que se aboga es imposible, o que de realizarse sus resultados serlan catastr6ficos. Tras e l abandono de su actividad p o l l t i c a , Blasco rompe de momento l a ambivalencia de su postura y su simpatla por e l capitalismo fluye de forma l i b r e expresando un optimismo ilimitado ante e l poder del dinero como medio adecuado para obtener reformas progresistas para toda l a humanidad. En este momento de su vida, Blasco esta muy cerca de una concepci6n de l a vida de base evolucionista en l a que e l signo distintivo de los seres humanos mas dotados serla e l goce de l a riqueza obtenida por su propia acometividad creadora. Sin embargo, a l sobrevenir l a primera guerra mundial Blasco hubo de comprobar lo ilusorio de sus esperanzas en un progreso ilimitado de l a humanidad traldo de l a mano de los avances tecnol6gicos. E l enfasis que previamente habia puesto en los procesos dinaraicos de tipo materialista lo coloca ahora en los de signo espiritualista abogando por l a necesidad de ideales desinteresados como elemento indispensable para l a mejora de l a humanidad. En ultima instancia l a f i l o s o f l a de Blasco es una mezcla contradictoria de pesimismo f a t a l i s t a y de optimismo "de emergencia" basado en l a necesidad de creer en una perfectibilidad del ser humano que solamente podra lograrse a traves de l a cultura y e l progreso material. Una y otra tendencia tuvieron alternativamente mayor ascendencia sobre Blasco segun las visicitudes experimentadas a lo largo de su vida, pero hacia e l f i n a l de e l l a se observa una inclinaci6n hacia e l rechazo de las soluciones concretas a los problemas 113 sociales propuestas por los distintos credos politicos y una huida hacia posturas personales de signo raarcadamente ut6pico. Sin embargo, hay que destacar como una constante de su linea de pensamiento l a importancia que para §1 tuvo siempre l a funcion del novelista como ilustrador de las masas incultas, puesto que segun su punto de vista las ideas directrices de una epoca determinada podian y debian ser elaboradas por el novelista para transmitirlas a las masas junto con los ideales de libertad y ju s t i c i a necesarios para e l progreso de l a humanidad. Por esta raz6n Blasco escribi6 siempre para e l gran publico,y esta misi6n testimonial y educadora del novelista fue posiblemente l a unica arma de eficacia sociol6gica en l a que e l escritor crey6 sin reservas a l f i n a l de su vida. 114 BIBLIOGEAFIA SELECTA Balseiro, Jose A. Blasco Ibafiez, Unamuno, Valle Inclan, Baroja. Cuatro individualistas de Espafia. The University of North Carolina Press, 19*97 ' Blasco Ibafiez, Vicente. Obras completas. Aguilar, Madrid, 1969. Cardwell, R.A. Blasco Ibafiez. "La barraca." London, 1973. Conte, Rafael. "Vicente Blasco Ibafiez: Lecciones de tin Centenario." Cuadernos Hispanoamericanos, LXXII, 1967, 507-520. Eoff, Sherman H. The Modern Spanish Novel. New York University Press, 196l. Gasco Contell, Emilio. Genio y_ figura de Blasco Ibafiez, agitador, aventurero y_ novelista. Madrid, 1957. Grove Day, A. y Edgar C. Knowlton. Vicente Blasco Ibafiez. New York, 1972. Heartfield, Gilbert B. Aesthetics_and Naturalism i n the Five Valencian Novels of Vicente Blasco Ibaflez. The University of New Mexico, 1972. Keniston, Hayward. "Blasco Ibafiez.11 The New Republic, XX, 1919, 12-14. Le6n Roca, J.L. Vicente Blasco Ibaflez. Valencia, I967. . Vicente Blasco Ibaflez y_ l a Valencia de su tiempo. Ayuntamiento de Valencia, 1978. Loubes, J.N. y J.L. Le6n Roca. Blasco Ibaflez diputado y_ novelista. Universite de Toulouse, 1972. Miranda, Wenceslao. Posici6n f i l o s 6 f i c a , religiosa y_ social en las novelas  de tesis de Blasco Ibafiez. Lugo, 1969. Reding, Katherine. "Blasco Ibaflez and Zola." Hispania, VT, 1923, 366-375. Smith, Paul. Vicente Blasco Ibaflez: una nueva introducci6n a su v i d a r j obra. Santiago de Chile, 1972. ~ Tufion de Lara, Manuel. E l movimiento obrero en l a historia de Espafia. Madrid, 1972. . Estudios sobre e l siglo XIX espafiol. Madrid, 1972. ' La Espafia del siglo XIX. Barcelona, 1973. 

Cite

Citation Scheme:

        

Citations by CSL (citeproc-js)

Usage Statistics

Share

Embed

Customize your widget with the following options, then copy and paste the code below into the HTML of your page to embed this item in your website.
                        
                            <div id="ubcOpenCollectionsWidgetDisplay">
                            <script id="ubcOpenCollectionsWidget"
                            src="{[{embed.src}]}"
                            data-item="{[{embed.item}]}"
                            data-collection="{[{embed.collection}]}"
                            data-metadata="{[{embed.showMetadata}]}"
                            data-width="{[{embed.width}]}"
                            async >
                            </script>
                            </div>
                        
                    
IIIF logo Our image viewer uses the IIIF 2.0 standard. To load this item in other compatible viewers, use this url:
http://iiif.library.ubc.ca/presentation/dsp.831.1-0094664/manifest

Comment

Related Items