UBC Theses and Dissertations

UBC Theses Logo

UBC Theses and Dissertations

Orfandad y nación en la novela hispanoamericana del siglo XIX : Sab, Martín Rivas y El Zarco Albrighton, Vanessa 2008

Your browser doesn't seem to have a PDF viewer, please download the PDF to view this item.

Item Metadata

Download

Media
24-ubc_2008_fall_albrighton_vanessa.pdf [ 6.84MB ]
Metadata
JSON: 24-1.0070806.json
JSON-LD: 24-1.0070806-ld.json
RDF/XML (Pretty): 24-1.0070806-rdf.xml
RDF/JSON: 24-1.0070806-rdf.json
Turtle: 24-1.0070806-turtle.txt
N-Triples: 24-1.0070806-rdf-ntriples.txt
Original Record: 24-1.0070806-source.json
Full Text
24-1.0070806-fulltext.txt
Citation
24-1.0070806.ris

Full Text

Orfandad y nación en la novela hispanoamericana del siglo X I X : Sab, Martín Rivas y El Zarco by Vanessa Albrighton B . A . A . Kwantlen University CoUege, 2001  A THESIS SUBMITTED IN P A R T I A L F U L F I L M E N T OF THE REQUIREMENTS FOR T H E D E G R E E OF Master of Arts in  THE F A C U L T Y OF GRADÚATE STUDIES  (Hispanic Studies)  UNIVERSITY OF BRITISH C O L U M B I A  (Vancouver)  May, 2008  © Vanessa Albrighton, 2008  RESUMEN Cuando uno lee una novela hispanoamericana, es casi imposible no enfrentar el tema de la orfandad. Este tropo está especialmente presente en las representaciones de los personajes héroes en la novela romántica nacionalista del siglo X I X . Junto a la orfandad, estos héroes encaman varias virtudes comunes que vinculan estos personajes a la ideología nacionalista, influenciada por la Ilustración francesa, y el programa pedagógico de esta literatura, que intenta establecer el nuevo ciudadano mediante la construcción de un personaje ideal. Es decir que la orfandad imaginada en estas novelas es una idealización en la que estos personajes sirven como alegorías de las nuevas naciones, por el hecho de que son capaces de transcender los límites de clase, género sexual y raza en su proceso de vencer los obstáculos debidos a la marginalización social del sujeto huérfano, y lograr ser adoptado por sus comunidades. Alrededor de estas figuras idealizadas, residen otros huérfanos que representan la antítesis del ciudadano nuevo, evidenciando el lado excluyente de la institución de la familia y la nación moderna. A pesar de su frecuencia en la novela de aquella época, hay muy poco estudiado sobre este fenómeno. Este trabajo examina el paradigma del tropo literario de la orfandad en la novela hispanoamericana del siglo X I X , con el enfoque en las novelas Sab (1841), Martín Rivas (1862) y El Zarco (186163). Examinamos las funciones simbólicas del huérfano en la construcción del ciudadano nuevo, dentro del contexto de la modernización de la nación, por medio de nuestra investigación de las implicaciones psicoanalíticas, históricas, míticas y nacionalistas de la orfandad imaginada.  ÍNDICE D E M A T E R I A S RESUMEN ÍNDICE D E M A T E R I A S . . AGRADECIMIENTOS  i  INTRODUCCIÓN CAPÍTULO 1 ¿Quién es el huérfano?  1  1.1 Definición psicoanalítica 1.2 E l huérfano mesiánico 1.3 La tierra y la nación 1.4 E l contexto histórico de las novelas del corpus CAPÍTULO 2 Los huérfanos protagonices 2.1 2.2 2.3 2.4 2.5  E l paradigma de la novela del siglo X I X ¿Qué tipos de huérfanos son estos protagonistas? E l discurso del "realismo romántico" de los héroes huérfanos La feminidad y trascendencia social del héroe masculino Los distintos destinos de los huérfanos protagonices  1 2 3 3 3  CAPÍTULO 3 Los huérfanos inadoptables 3.1 ¿Quiénes son los huérfanos inadoptables? 3.2 E l sacrificio del inadoptable  1  CAPÍTULO 4 E l huérfano inventado y el huérfano verdadero  1  4.1 Las Casas de Expósitos 4.2 La explotación laboral del huérfano  1 11  4.3 E l destino del huérfano  12  CONCLUSIONES  12  BIBLIOGRAFÍA C I T A D A  13  AGRADECIMIENTOS Me gustaría expresar mi gratitud sincera a toda la facultad y al personal de la administración del Department of French, Híspanle and Italian Studies, por su constante apoyo durante mis aflos de estudios aquí en la Universidad de la Colombia Británica. Les estoy especialmente agradecida a las profesoras Rita De Grandis y K i m Beauchesne que me han guiado tan generosamente a lo largo de todo el proceso de esta tesis y quienes me han inspirado a seguir en este campo.  Quería también agradecer a mi familia, especialmente a mi madre quien siempre me estimula, y a Tim por haberme ayudado en todo momento y por su amor. Los quiero mucho.  Gracias.  INTRODUCCIÓN A l contemplar la "literatura fundacional" del siglo X I X en Latinoamérica, nos damos cuenta de que los personajes masculinos protagónicos comparten entre sí varios rasgos semejantes en lo que atañe a su heroísmo arquetípico, su integridad y moralidad, su alta sensibilidad, su deseo y alta capacidad de ayudar a los demás y su cosmovisión ilustrada y romántica respecto de la libertad y la nación (Sommer 1991: 20-27). Pero si vamos más allá de estos rasgos que los definen, hallamos otro rasgo que consideramos fundamental para los propósitos de nuestro estudio: la mayoría de estos personajes son huérfanos, aspecto que el estudio de Sommer menciona al pasar, adjudicándole poca importancia analítica. A l igual que Doris Sommer, varios otros críticos literarios del siglo X I X en Hispanoamérica, no reconocen la aparición constante de personajes huérfanos en las novelas que crean una mitología del nacionalismo, aunque es imposible ignorar la presencia de la orfandad en novelas tales como Sab (1841), Martín Rivas (1862) y El Zarco (1861-63), entre muchas más.  Nuestro estudio se concentrará precisamente en la orfandad de los protagonistas masculinos de estas novelas fundacionales,' a la vez que examinaremos la orfandad antagónica, es decir los huérfanos inadoptables en estas narrativas, preguntándonos el por qué de la presencia de la orfandad y su funcionalidad estructural respecto de los mitos de fundación nacionales. Estudiaremos las tres novelas mencionadas, en las que los protagonistas son huérfanos, de alguna manera, y además extraños en el medio en el que se desenvuelven, aun cuando ese medio sea un territorio propio compartido -Chile, México y Cuba. Estos personajes son seres extrapolados de sus ambientes, ya sea provincianos, rurales o familiares; carecen de  ' Ver Foundational Fictions de Doris Sommer (1991)  relaciones familiares o si las tienen, no juegan un papel crucial en el desarrollo del personaje. E l heroísmo de estos personajes surge de la conquista de ese "otro" medio en el cual deben ser aceptados más allá de su raza o clase social. Es esta orfandad simbólica la que hace que ellos sean personajes especiales, marginados y aceptados, rechazados e integrados por la sociedad. Pero por la encamación de valores e ideas ilustradas que ellos representan, esta orfandad deviene productiva y los transforma en protagonistas mediadores que atraviesan las fronteras de las distintas clases sociales y de raza de las emergentes naciones.  Aunque hay muy poco estudiado sobre la función del huérfano ficticio en la novela hispanoamericana, éste aparece frecuentemente en la literatura nacionalista del siglo X I X . No obstante este tipo de personaje es común en las novelas de los Estados Unidos e Inglaterra, y sobre el cual existen varios estudios que sugieren que la mitificación del huérfano es un modo de confrontar la crisis psicológica de identidad colectiva experimentada en aquella época, como lo demuestran los estudios de las críticas literarias Diana Loecher Pazicky (1998) y Laura Peters (2000). En su estudio sobre los huérfanos Acciónales en Cultural Orphans in America de Pazicky, sostiene que la estrategia literaria de aplicar una figura tan autónoma como el huérfano a la novela norteamericana ha servido como representación de la nueva autonomía de la nación a partir de su independencia del Imperio Británico. De acuerdo con la idea de que la familia servía como microcosmo y representación moral de la sociedad,^ esta nueva autononua abarca la crisis de identidad confrontada por el individuo y la nación frente a  ^ Muchos críticos literarios han argüido que la familia servía como microcosmo de la nación, especialmente en la representación literaria. La familia representaba la nación, como ha notado Jean Franco en su ensayo Píotting Women sobre la representación de la familia en la novela del siglo XIX: "The burden of nationhood was thus placed on the family, which was responsible not only for intemalizing Christian morality but also for developing virtues necessary for the smooth functioning of a society that could no longer be policed by the Spanish imperial bureaucracy, the Inquisition, and the Church" (1989: 84).  la necesidad de fundar una identidad individual y colectiva en la formación de la nación independiente de los Estados Unidos^. Sin embargo, su estudio también incluye el otro aspecto de este tropo: la potencia de contaminar la legitimidad e identidad moral de la familia/la nación. Conjuntamente con la idea de amenaza identitaria de Pazicky, Laura Peters, en Orphan Texis: Victorian Orphans, Culture and Empire (2000) examina la importancia de clase y legitimidad en el ámbito social e imperialista y de cómo el tropo de la orfandad ha sido usado como chivo expiatorio por la sociedad, rechazada para proteger la estructura social y la moralidad de la familia. Sin embargo, a pesar de la posibilidad de ser una amenaza social, el huérfano paradójicamente servía como potencia social para el Imperio, especialmente en cuanto a la esperanza popular de ascendencia social y auto-reinvención asociada con la emigración a las colonias británicas'*. Es decir que según estas críticas existe una doblefuncionalidad simbólica del huérfano, como representación de creación de identidad autónoma y como representación de amenaza al marco social.  Extendiendo estos estudios a un corpus hispanoamericano como el elegido del siglo X I X , intentamos mostrar la función paralela del huérfano ficcional en el par huérfanos adoptables y huérfanos inadoptables, cuyas relaciones con las familias representadas en las novelas que estudiamos determinan sus destinos, a la vez de mostrar los lados paradójicos del discurso nacionalista del siglo X I X - rechazaron el régimen rígido del pasado al establecer una igualdad en la nueva ciudadanía nacional, pero esta igualdad sólo pertenecía a la élite criolla  ' En su introducción, Pazicky dice: "whatever shape the orphan assumes, the figure signáis identity formation, not only individual, but cultural... The appeal of orphans to the üterary imagination is that they incamate this aspect of the human condition...As the young nation shifted its filial allegiance irom the parent country to the Founding Fathers, orphanhood seemed to represent an opportunity for self-creation rather than loss of identity" (Pazicky, xixv). * Ver introducción de Orphan Texis: Victorian Orphans, Culture and Empire sobre la emigración de huérfanos (Peters, 17).  criolla demostrando la continuidad de una estructura social semejante a la del imperio antiguo. Esto vemos en las novelas elegidas, Sab, Martín Rivas y El Zarco, que crean sus propias naciones dentro del marco de la familia, como metonimia de la nación; pero, al lado de estas familias existía el personaje huérfano que logra, o no, ser integrado a estas familias. Los protagonistas Sab, Martín Rivas y Nicolás son huérfanos sociales, en un ambiente ajeno en donde ellos son marginados por la sociedad. Sin embargo, representan la potencia de ser huérfanos adoptables, porque transcienden los límites sociales de clase, género sexual y raza por su autonomía y encamación de los valores sociales y morales de las naciones a que quieren pertenecer. Alrededor de ellos también existen los huérfanos inadoptables, cuya falta de moralidad, legitimidad o capacidad de coincidir con los códigos sociales les impiden penetrar el marco de la nación. En Hispanoamérica, este huérfano positivo/ negativo, como en Inglaterra y los Estados Unidos, es una creación imaginaria para coadyuvar en las formaciones de las naciones. Este personaje demuestra la voluntad de formar una comunidad autonómicamente heroica, que inspira heroísmo y proyecta el nuevo ciudadano que la comunidad requiere ante la ruptura con el régimen anterior.  La representación simbólica del huérfano surge de la necesidad de emancipación presentada por los movimientos independistas en la literatura y la cultura en aquella época. Durante el siglo X I X , las naciones recientemente independientes en Latinoamérica experimentaban una etapa de gran ansiedad colectiva al tener que establecer una identidad nacional. Según Benedict Anderson (1993), parte del proceso de establecer una propia identidad nacional requiere la creación de un propio dogma e historia, rechazando el del pasado. En Comunidades imaginadas, Anderson sugiere que esta necesidad de constmir una  comunidad es conflictiva y paradójica porque al negar la historia anterior y sus figuras patriarcales, la nueva conciencia histórica crea una subjetividad que decide olvidarse de su lealtad previa hacia los líderes o regímenes anteriores (en este caso, el imperio español), odiando todo lo que se asociaba con ellos, y reemplazándolos con nuevas figuras e interpretaciones de la historia; imaginan una nueva comunidad, destruyendo la anterior. Anderson se refiere a este fenómeno, entre otros, en las "tres paradojas" de la construcción de una nación.^ Los hispanoamericanos en estas naciones recientemente independizadas, o a punto de independizarse, "se consideraban 'americanos', porque este término denotaba precisamente la fatalidad compartida del nacimiento fuera de España", uniéndolos como una comunidad no nacida en España y distinguiéndolos de su patria anterior (Anderson, 98). Paradójicamente, hay que destruir el pasado para construir un futuro, pero como veremos en este estudio, las construcciones de las nuevas naciones todavía dependían de los modelos del pasado. La estrategia más importante en este proceso de emancipación del imperio y de redefinición de la identidad se da por medio de la escritura que se utilizaba como instrumento pedagógico para formular una idea de comunidad de los lectores, que producía la nueva ciudadanía^. Siguiendo estas ideas de Anderson, para la literatura como instrumento para constmir un nacionalismo, Doris Sommer también sugiere que la novela funcionaba como alegoría nacional, que captaba la atención del lector, creando una "literatura fundacional", o ' "Las tres paradojas" son: "1) La modernidad objetiva de las naciones a la vista del historiador, frente a su antigüedad subjetiva a la vista de los nacionalistas. 2) La universalidad formal de la nacionalidad, así como un concepto sociocultural -en el mundo moderno, todos tienen y deben 'tener' una nacionalidad, así como tienen un sexo-, frente a la particularidad irremediable de sus manifestaciones concretas... 3) El poder 'político' de los nacionalismos, frente a su pobreza y aun incoherencia filosófica. En otras palabras, al revés de lo que ocurre con la mayoría de los 'ismos', el nacionalismo no ha producido jamás sus propios pensadores... esta 'vaciedad' produce fácilmente cierta condescendencia entre los intelectuales cosmopolitas" (22). ^ Benedict Anderson propone que la escritura, o más bien el libro, se democratizó por la invención de la imprenta y el "capitalismo impreso" que "creó rápidamente grandes grupos de lectores nuevos sobre todo entre los comerciantes y las mujeres" (67). Es por eso que la novela ha sido la herramienta más útil en la formación de la nación, porque el libro se podía distribuir a las masas. Teniendo esto en cuenta, vemos que la novela llegaba a lo largo de las naciones hispanoamericanas por su contenido que coincidía con los ideales de los nacionalistas y los valores morales de la élite criolla.  más bien reformulaba una identidad colectiva. De acuerdo con estas teorías sobre la función dogmática de la literatura nacional, Cornejo Polar también sugiere que la época independentista del siglo X K se considera como el nacimiento de su propia literatura "modemizadora", y era "un proceso de aprendizaje de sus convenciones, usos y prácticas textuales", en donde "se aprende a escribir novelas para los lectores, para que a su vez, aprendan a construir sus naciones como sociedades modernas" (147). La literatura de este siglo representaba una "emancipación intelectual" en donde la nación aborrecía las imágenes del imperio anterior para re-escribir una nueva imagen nacional (Araújo, 28). Esta época política en la historia de Latinoamérica implicaba un papel nuevo para el escritor, ya que parte de su rol social era enseñar la nación al público, y a la misma vez establecer una literatura original e independiente.  Sin embargo, el deseo paradójico de querer crear una literatura original para mostrar su autonomía del imperio, todavía coincidía con los modelos europeos y con la distorsión del sujeto colonizado y protección de la élite criolla.' Cuando Jean Franco, en An Introduction to Spanish-American Literature (1994), describe las preparaciones políticas e intelectuales para la independencia, es claro que los que participaron en este movimiento de originalidad e independencia pertenecían a la élite criolla que quería una independización del control económico del imperio español. Lo irónico de este movimiento político era que a la misma vez que "the battle cry of the intellectuals of the Independence period was originality", sus  'ES de interés notar que, Ángel Rama nota que la ambigüedad de la literatura de esta época era para el beneficio de la gente de élite, "la ciudad letrada", diciendo que "la construcción de las literaturas nacionales que se cumple a fines del XIX es un triunfo de la ciudad letrada, la cual por primera vez en su larga historia, comienza a dominar a su entorno...edifica el culto de héroes, situándolos por encima de las facciones políticas y tomándolos símbolos del espíritu nacional; disuelve la ruptura de la revolución emancipadora que habían cultivado los neoclasicistas y aún los románticos, recuperando la Colonia como la oscura cuna donde se había fraguado la nacionalidad...del orden y progreso que lleva adelante el Poder" (91-92).  modelos de la libertad se basaban en ideologías europeas, ya que ellos eran de descendencia europea, tanto como los establecidos por la Ilustración francesa, lo cual mostraba la imposibilidad de cortar las ataduras con el régimen anterior (Franco, 27)^. A pesar de la "magnitud de los cambios que implicó la emancipación, aunque es bueno advertir que no fue todo lo drástico que debiera haber sido, ni debatir la incómoda persistencia de los modelos hispánicos en nuestras prácticas intelectuales y diarias" - para la emancipación colectiva-, según Cornejo Polar, mostrando la imposibilidad de lograr una identidad y escritura originales y auténticas en la "nueva" literatura (141). Conjuntamente con este argumento de mantener los valores del pasado en la literatura, la lucha independentista era una lucha a favor de la agenda crioUa-burguesa, aunque predicaban igualdad para todos los ciudadanos de las naciones.^  Además de la relación ambigua de ser tan influenciado por el imperio español, la literatura latinoamericana, tal como la política, también fue muy afectada por los movimientos revolucionarios e independentistas de la Ilustración francesa. E l mismo espíritu y "vigor del romanticismo francés reside, en parte, en esa aspiración de ser un arte nuevo y nacional," lo cual surge en la nueva literatura para establecer "un arte nacional y americano" (Araújo, 34). Estos ideales europeos se presentaban en la literatura programática de la nación, distorsionando la identidad del colonizado para elevar el objetivo del criollo independentista. A partir de su  * De acuerdo con Franco, Naomi Linstom también observa esta función de la novela del siglo XIX, diciendo que: "nation building was the single greatest concern among Spanish American thinkers from the outset of the nineteenth century, when Independence movements were gathering momentum" (41). ' De acuerdo con estas hipótesis de la literatura post-independencia, en su ensayo "Situating Colonial and Post Colonial Studies", Anna Loomba critica la creencia errada de que a partir de la emancipación hispanoamericana del Imperio Español se acabó el colonialismo porque los que lograron esta nueva libertad eran las élites criollas, los mismos colonizadores que intentaron establecer "their own nation states in the image of the motherland...with European ideáis, practices, and material objects" mientras mantenían los valores que protegían la estructura social rígida que impedía cualquier movilidad social o racial del sujeto colonizado (1104).  nueva independencia, como en el caso de México y Chile en las novelas El Zarco y Martín Rivas o, como en el caso de Cuba en Sab que todavía pertenecía al Imperio Español, acercándose a una esperada independencia, estos países se construyeron por la literatura fundacional que procuraba instaurar una autonomía literaria y nacional, pero esta supuesta autonomía se basaba en la dependencia de modelos ilustrados y previos. Vemos aquí que estas nuevas naciones experimentaban una crisis de identidad colectiva; había una tensión entre el deseo de emanciparse de la hegemonía del pasado y a la misma vez que de mantener cierta continuidad en cuanto a las estructuras sociales y formas de expresión. Frente a esta crisis de identidad entra la presencia del huérfano, como el protagonista de la nueva nación, personaje en búsqueda de una nueva identidad y familia. En las novelas nacionalistas que estudiamos, encontraremos que a partir de los huérfanos mitificados los autores logran definir sus naciones.  Junto con la tensión experimentada por la necesidad nacionalista de Hispanoamérica de expresarse y estructurarse socialmente conforme a los códigos definidos por los opresores anteriores, reside la necesidad de desestabilizar al imperio en sus esfuerzos de definirse como sujeto autónomo. Homi Bhabha da cuenta de esta tensión ambigua en el discurso poscolonial, lo cual vemos en sus ideas de la "mímica" en su ensayo "Of Mimicry and Man: The ambivalence of colonial discourse" (1994). L a mímica es la auto-representación del sujeto colonizado frente a la opresión del colonizador, que paradójicamente, al apropiarse de los códigos del colonizador y al expresarse dentro del marco de ellos, pierden cierta autenticidad. Lo que emerge de la mímica es: a mode of representation, that marginalizes the monumentality of history, quite simply mocks its power to be a model, that power which supposedly makes it imitable... The menace of mimicry is its double visión which in disclosing the ambivalence of colonial discourse also disrupts its authority (Bhabha, 87-88).  Es decir que la mímica trastorna los códigos del poder del colonialismo, fortaleciendo la identidad del sujeto subordinado. En este estudio procuro mostrar vínculos entre la crítica poscolonial de Bhabha y las novelas nacionalistas del siglo X I X que logran representar la nueva comunidad nacional dentro de los códigos contemporáneos al régimen anterior. La tensión, sin embargo, de esta forma de representación del sujeto colonizado que logra una voz pública, el sujeto colonizado, o en este caso la novela criolla, pierde cierto aspecto de su identidad verdadera porque su única forma de auto-representarse es por medio de la misma forma de la hegemonía anterior, mostrando la imposibilidad de una expresión original y auténtica del sujeto oprimido. La imitación y distorsión de los principios del régimen anterior (en este caso, el tropo de la orfandad en la novela nacionalista) es un conflicto con el objetivo nacional de lograr autonomía porque lo que también hace es reinscribir el imperio rechazado. E l empleo del huérfano en la novela nacionalista-latinoamericana del siglo X I X , se puede analizar desde esta perspectiva no sólo porque refleja los valores europeos, sino porque el huérfano en sí tampoco puede lograr su integración a la familia y éxito social hasta que no encame los valores hegemónicos de sus naciones, interactuando y expresándose como los de la clase a la que ellos quieren pertenecer. Estos son los huérfanos adoptables. En contraste, los que no son capaces de adaptarse a esta clase son inadoptables.  En el capítulo 1, analizaré la presencia paradigmática de la orfandad en el discurso mitológico, religioso y político para demostrar su significado en las tres novelas que elegimos. La figura del huérfano aparece en la mitología griega y religiosa con una doble presencia de ser héroe autónomo, a la vez que presentar una amenaza a la estmctura de la familia y, de hecho, para la sociedad. En este capítulo examino su significado psicológico, según los  críticos Haynal, Retchnick y Otto Rank, en cuanto a la evolución de su apariencia mesiánicoheroica en la historia política, religiosa y mitológica. Estudio el significado en su presencia en el discurso imperialista-colonial, teniendo en cuenta la importancia de su representación en la escritura nacional. Además, también relaciono la importancia nacionalista del huérfano con el contexto histórico de cada huérfano.  Siguiendo estas hipótesis sobre el huérfano mitificado, en el capítulo 2 discuto las representaciones heroicas de los huérfanos protagónicos de Sab, Martín Rivas, y El Zarco, para demostrar cómo estos personajes Sab, Martín y Nicolás encaman los valores nacionales del mismo modo que su orfandad les permite una trascendencia de género, raza y clase. Las transformaciones de estos huérfanos no van sino acompañadas de un rasgo muy importante de la estética romántica que es la extrema sensibilidad y vulnerabilidad de estos personajes heroicos, a tal punto que se los feminiza, haciéndolos también personajes heterosexuales híbridos en sus características genéricas y mediadores entre los estereotipos sexuales y genéricos. E l discurso genérico en estas novelas fundacionales, tal como sugiere Sommer, se puede comparar con el género sexual de la nación en el discurso colonial, tal como lo señala Anne McClintock, según el cual la tierra es mitificada como cuerpo femenino para justificar la seducción y apropiación que de ella hacen los imperialistas (McClintock 1995: 30). Aquí es donde el huérfano protagonice trasciende las divisiones genéricas para crear la nueva nación. Este rasgo femenino se manifiesta en su trato de relaciones personales; pero se amplifica más en las amorosas. A través de estos atributos nacionales y de su inteligencia económica, los huérfanos logran establecer buenas relaciones sociales, integrarse a la sociedad y, de hecho, formar sus propias familias. L a figura del héroe huérfano constituye entonces el modelo del  nuevo sujeto nacional que tiene una paternidad fallida - e l viejo régimen, con el cual tiene que lidiar sin romper con él. E l huérfano se convierte en el tropo de las nuevas alianzas de clase, género y raza que la nueva ideología nacionalista necesita para proponer un modelo simbólico que brinde imaginariamente el marco de reconciliación de clases y razas que el viejo orden había instaurado pero que ya no se sostiene más como hegemónico frente a una nueva burguesía comercial en ascenso que pugna por establecer su dominio. Para ser adoptados por la sociedad, tienen que encamar los valores sociales de este nuevo gmpo. De hacerlo, reproducen por "mímica" los códigos imperialistas, armonizándose con los códigos heterogéneos de la burguesía criolla.  Alrededor de estos personajes principales, aún existen otros varios tipos de huérfanos que representan las antítesis de lo que debe ser una nación ideal. En el capítulo 3, examino los personajes en su enlomo que también son huérfanos, a partir de la teoría de Peters que describe la presencia del huérfano literario, en la novela victoriana, como una amenaza a la legitimidad de la familia y el imperio. Estos huérfanos inadoptables de las tres novelas que analizamos muestran el exclusivismo de la familia y la marginalidad de los que no se pueden integrar a la nación. Además funcionan como oposición a la nación y al huérfano idealizado por las novelas.  En contraste con esta idealización de la orfandad que constmye la novela nacional del siglo X I X , están los verdaderos huérfanos del siglo X I X de Latinoamérica, apenas estudiados por historiadores sociales como Nara Milanich (1998), Laura Shelton (2007), Anne Twinam (2007). En el capítulo 4 contrapongo los estudios sobre los niños expósitos, la migración y  explotación de niños en lugares rurales tanto como en urbanos, y los hijos de esclavos en las plantaciones, con los huérfanos de la ficción nacionalista latinoamericana. Aquí veremos que aunque las novelas aluden a ciertas realidades sociales por las representaciones de la bastardía y el ser huérfano, la construcción del ser sin padres es generalmente artificial, especialmente con respecto de los héroes en la literatura nacionalista hispanoamericana del siglo X I X .  Teniendo en cuenta ciertas teorías sobre la "literatura fundacional" de Latinoamérica, algunos estudios psicoanalíticos e históricos sobre la orfandad y las críticas de la representación del huérfano en la novela inglesa y norteamericana, analizo los personajes huérfanos de Sab, Martín Rivas y El Zarco, para mostrar cómo esta figura im'tica funciona simbólicamente como modelo nacional al encamar los valores dominantes, su capacidad de integrarse a la sociedad a la vez que trascender raza, género y clase en sus alianzas políticas y matrimoniales.  1 ¿QUIÉN ES E L HUÉRFANO? 1.1. Defínición psicoanalítica Antes de entrar en el análisis de las novelas Sab, Marín Rivas y El Zarco, hay que establecer las definiciones de los términos: orfandad y huérfano para fundar el contexto de este estudio. Desde una perspectiva psicoanalítica, según Fierre Rentchnick y André Haynal, la condición de orfandad define a un individuo que experimenta la ausencia de ambos padres por la muerte, el abandono o el descuido; o también la falta de uno de sus padres, especialmente la figura paterna, también por las mismas razones de muerte, abandono o descuido (Rentchnick, 37; Haynal, 143). Esta falta de ambos padres, de la madre o, más importante, del padre resulta en una crisis de identidad por la discordia del desarrollo de la identidad del individuo. Rentchnick, en su ensayo "Orphans and the Will for Power," propone que la condición de orfandad crea una ruptura en el síndrome de Edipo, el cual, según los estudios de Freud y Lacan, es un complejo normal en la socialización del niño con ambos padres, porque uno aprende a contener y moderar sus impulsos naturales por la presencia de la figura paterna.'° La ausencia del padre, la figura de autoridad y la encamación del superego que reprime estos impulsos del niño, resulta en el "oedipal problem" el que "the absence of the father demonstrates the necessity for social restraints in order for life within a group to be possible" (Retchnick, 42). Es decir que, el huérfano tiene que crear sus propios códigos y restricciones para controlar sus impulsos, intemalizando la idealización de los padres ausentes, para poder pertenecer a un gmpo social. Igualmente, la falta del padre también puede resultar en la  '° El complejo de Edipo: como explicado por los críticos literarios como Julie Rivkin y Michael Ryan en el ensayo "Strangers to Ourselves", es la condición experimentada por la socialización del individuo, el superego (como la figura paterna) aprende a reprimir sus impulsos (del id) sexuales hacia su madre. El ego, lo consciente, sufre una frustración constante al tener que reprimir el id, que se manifiesta por medio del odio y la violencia hacia el padre, por la autoridad que él representa frente a la prohibición del deseo sexual hacia la madre, y los impulsos naturales del id (Rivkin y Ryan, 2004: 389-.396).  búsqueda de algún tipo de autoridad para que pueda guiarse a través de adoptar un "ideal, the all-powerful father-god, invisible but omnipresent, or even in the concept of the nation or 'motherland'" (Rentchnick, 44). Este reemplazo de los padres presenta una posibilidad para que el huérfano se cure de su crisis de identidad. Rentchnick también sugiere que de la necesidad de pertenecer a un grupo y de emular su idealización del "father-god" depende el éxito de muchos líderes en la historia mundial, como Simón Bolívar, Gandhi, Mao Zedong, Adolf Hitler y muchos más, que han logrado llegar a posiciones de poder a pesar de los estorbos y desafíos confrontados por crisis de identidad frente a la falta del padre en su desarrollo social (37-41). Son estos desafíos los responsables del éxito de muchas de estas figuras históricas, siendo la orfandad el "denominador común"". Del mismo modo, Rentchnick aplica los mismos criterios de la orfandad al éxito de los líderes religiosos como Moisés, Jesucristo, Buda, Mohammed, Luther, o Confucius, "all of whom were either orphans, or abandoned or rejected by their fathers" (Rentchnick, 40). De acuerdo con esta hipótesis del denominador común de muchos líderes religiosos o políticos, Haynal relaciona el problema de Edipo con la creatividad, sugiriendo que la pérdida de un padre inspira la creatividad porque instaura los intentos de crear un objeto que pueda reemplazar lo perdido, "and it is thus that work always continúes, without respite, in that quest for immortality which creation promises, whether it be artistic or scientific," o según Rentchnick, político o religioso (Haynal, 138-153). Este deseo de "inmortalidad" también es por la necesidad de encamar la idealización inmortal del padre ausente, en la búsqueda, de alguna manera, de rellenar el vacío del huérfano. De la misma forma, la creatividad también sucede por la necesidad de aceptación y aprobación social por sus logros, como por la necesidad natural de un niño hacia su padre. En ambas "Rentchnidk encuentra el "common denominator" de la falta del padre en hombres en posiciones de poder (3741). Al principio de su ensayo cita a Lacan cuando dice, "On the edge of psychosis, we always find the death of the father" (35).  interpretaciones de la orfandad, el sujeto tiene que reemplazar la ausencia o falta del padre de la pertenencia a algún grupo, por el éxito público dentro de este grupo y por la emulación de lo idealizado del "father-god".  Otro aspecto de la orfandad, según Haynal y sus interpretaciones de las teorías de Lacan, es la creación interna de la autoridad: el "Otro". Como he mencionado anteriormente, este tipo de persona tiene que crear sus propias restricciones para poder socializarse sin la figura del padre. Para lograr la aceptación social, el huérfano construye un otro dentro de sí, intemalizando la idealización de su madre, padre o ambos padres, "his other, his self-ideal" (Haynal, 163).  La "madre", o cualquier otra figura doble-intema, sirve como auto-crítica,  que contribuye al perfeccionismo y luego al éxito del huérfano. Teniendo en cuenta estas interpretaciones de Jacques Lacan, respecto al doblamiento del ser en "la etapa del espejo", un infante reconoce su propia imagen en el espejo y comienza a desarrollar un "yo ideal". Según Lacan, en la primera percepción del yo, uno autoconstmye un "yo-ideal", un Otro, dentro de sí mismo que sirve como una identificación secundaria en donde "the functions of libidinal normalization.. .situates the agency of the ego, before its social determination, in a ficitonal direction, which will always remain irreducible for the individual alone" lo cual requiere que el individuo resuelva la discordia entre su realidad y este otro Y o (Lacan, 442). Esto quiere decir que el individuo constmye otro dentro de sí mismo que funciona como el "yo-ideal" a quien ello aspira imitar por medio del empleo del "ego", para resolver la discordia entre la realidad de su ser y su auto-percepción (Lacan, 444). En concordancia con lo que Este doblamiento del ser se ramifica en: "a critical spirit in regard to his work. The other is sometimes lived as a double, the mother or its subsdtute, the interlocutor, the inspirer...or still yet the twin, the imaginary companion of certain orphans, whose image latches onto the feeling of lacking, of a void to fill" (Haynal, 169). "The mirror stage" y "the Ideal-I" de Jacques Lacan en "The Mirror Stage as Formative of the Function of the I as Revealed in Psychoanalytic Experience" (441-446).  dicen Haynal y Retchnidk sobre la condición de orfandad, la necesidad primaria del autodoblamiento, de construir otro yo, se puede aplicar a la intemalización de una figura de autoridad aspirando al yo-ideal, o al "padre-dios", que han construido en la conciencia. Del mismo modo, el huérfano busca al culpable de su vacío y el huérfano puede usar este vacío para resolver las injusticias del mundo exterior, con las intenciones de vengarse de la injusticia de su propia pérdida. Por otro lado, puede sentirse culpable, auto-castigándose y haciendo de todo para no integrarse a ninguna sociedad. "* De este modo, el huérfano tiene que construir una otredad para transferir su deseo de crear una nueva figura de autoridad, como la otredad opuesta para castigar la injusticia de ser huérfano, un chivo expiatorio, para facilitar su propio éxito. En cada caso, la otredad dentro de sí funciona, como un superego, llevando al huérfano a vencer sus obstáculos y desafíos en su camino de superación social, logrando con éxito la aprobación social o la auto-destrucción y marginalización. En la construcción del huérfano mítico, que la orfandad colectiva de una nación, encama una figura de autoridad, y también la autoridad al encamar la necesidad del castigo de la injusticia.  El "denominador común" de la falta de padres o figuras de autoridad que estos críticos psicoanalíticos han notado, no es sólo un resultado de la necesidad de sobresalir de la propia crisis individual, sino también de la necesidad del público que solicita remedio para su crisis de identidad colectiva. Haynal no deja de notar que en momentos de crisis políticas y de cambios, la comunidad busca un modelo, o más bien, un líder carismático que pueda restablecer la  "Sometimes a sharp feeling of injusticefindsan oudet in sublimation, for example, the struggle against the injustices of the world, but can also lead to a tuming into oneself (Haynal, 143).  seguridad de la comunidad y la "imágenes ideal de sí misma"'^ (172). El modelo perfecto para restaurar la imagen ideal en la narrativa de la comunidad ha sido la figura del huérfano porque: The collective subconscious always attributed exceptional qualities to orphans, foundlings and abandoned children... [por ejemplo] the god-children, Romulus and Remos, Zeus, Moses, were exposed to extraordinary dangers which they overéame thanks to the intervention of exterior, even supematural forces. Thus, these children would have stored enough forcé for their subsequent exploits. This mystic imagination idealizes the solitude of the human child...in the mark of a particular independence, of superiority (Haynal, 172-173).  Haynal observa la importancia del tropo del huérfano en la narrativa nacional y religiosa. Este niño abandonado representa el epítome de la vulnerabilidad frente al mundo violento y caótico, sin padres; pero por su autonomía, talento nrustico y juicio que logra desarrollar en su lucha solitaria, además de las intervenciones de algunos agentes extemos, logran superar su marginalidad para convertirse en un líder que puede salvar a su comunidad. Es decir que, la "imaginación colectiva" crea la figura retórica del huérfano para la resolución de la crisis de identidad colectiva. Además, el misterio de su pasado, de su sangre, de sus raíces y de su raza, crea una falta de historia que le permite re-crear su propia identidad y, de hecho, permite a los que le siguen recrear su identidad colectiva; es un significante vacío, dispuesto a la reinterpretación indefinida. Conectando estas ideas psicoanalíticas con nuestro estudio, es de importancia notar la continuidad de la apropiación de la orfandad y, más bien el "denominador común" del héroe, por la ficción, no sólo en la mitología, sino también en las novelas que utilizan al huérfano como representativo de heroísmo, o en el caso de las tres novelas de este estudio, representativo del ciudadano nuevo. El denominador común es especialmente importante cuando analizamos los personajes principales de nuestras novelas (Sab, Martín Rivas y Nicolás) por el hecho de que estos seres sin padres son capaces de vencer los obstáculos debido a su orfandad social, en búsqueda de un nuevo orden social y la pertenencia  "ideal images of itself'  a una familia/la nación. Los huérfanos protagónicos logran éxito en las comunidades construidas por las narrativas, representando el "yo ideal" de la nación: el nuevo ciudadano, sobre lo cual desarrollamos en más detalle en el capítulo 2. Las novelas invierten las cualidades ideales en estos significantes vacíos, para que representen los valores morales y políticos de las nuevas comunidades, ofreciendo una resolución simbólica a la crisis de identidad colectiva experimentada en aquella época.  1.2 El huérfano mesiánico Continuando con la idea de la necesidad de un héroe frente a una crisis de identidad colectiva, Jean Franco, en Plotting Women (1989) analiza la autobiografía de José Vasconcelos, Ulises Criollo (1936), apreciando las cualidades mesiánicas del huérfano en la narrativa nacional y religiosa en los tiempos inestables durante y después de la Revolución Mexicana. Estas cualidades se hacen evidentes en los héroes nacionales, afirmando que la proyección de las promesas de transformación del individuo a un profeta o mesías político "estimuló el espíritu mesiánico que transformó a los seres humanos en superhombres y construyó un discurso que asoció la virilidad con la transformación social" (Franco, 102, nuestra traducción). Es decir que el nacionalismo mexicano convirtió a muchas figuras públicas en héroes con cualidades trascendentales. Esta necesidad social de construir héroes masculinos se observa en la autobiografía de Vasconcelos, a la que Vasconcelos se autocanoniza como si fuera un héroe mesiánico. Vasconcelos construye "his own childhood in terms of this paradigmatic hero myth", como algo legendario, un dios griego o bíblico (Franco, 103). Franco se refiere a los primeros recuerdos que Vasconcelos tiene de su madre cuando vivían con el pavor del peligro de los apaches cuya presencia hostil presentaba una amenaza de  muerte, robo o rapto. Para aliviar al hijo de este miedo, la madre le contaba a José la leyenda del niño Moisés "abandonado en su cesta de mimbre entre las cañas de la vega del Nilo" y adoptado posteriormente por la hija del Faraón. Moisés se convertirá en el salvador de los esclavos hebreos, guiándolos hacia el conocimiento del único Dios y, de hecho, el monoteísmo (Vasconcelos, 5).'^ La figura de la madre, muestra que sabe el porvenir heroico de su hijo, permite a la voz autobiográfica crear un paralelo entre Vasconcelos y Moisés. Como Moisés, su madre le decía que si los apaches los llegan a atacar, no te preocupes: a nosotros nos matarán, pero a ti te vestirán de gamuza y plumas, te darán tu caballo, te enseñarán a pelear y un día podrás librarte...Si vienen los apaches y te llevan consigo, tú nada temas, vive con ellos y sírvelos, aprende su lengua y habíales de Nuestro Señor Jesucristo, que murió por nosotros y por ellos, por todos los hombres...no olvides que hay un solo Dios Padre y Jesucristo, su único hijo; eso mismo dirás entre los indios (Vasconcelos, 6-8).  Aquí la madre funda una potencia en la narrativa autobiográfica de su hijo al convertirle en un profeta mesiánico, frente al barbarismo de los apaches. Los cuentos míticos de la madre de Vasconcelos sobre la adopción de Moisés por la hija del Faraón alude a su propia potencia de ser adoptado por una tribu de afuera de su hogar, y luego convertirse en su salvador a quienes les educa y predica las enseñanzas de Jesucristo, marca el porvenir heroico del protagonista de esta autobiografía, lo cual Franco vincula con las teorías de Freud y Otto Rank sobre el heroísmo (Franco, 104). La figura de Moisés representa varios aspectos del paradigma del héroe nacional, como el hecho de que los "héroes are generally found and adopted rather than parented in the usual way. The hero is motherless" (Franco, 107). Conjuntamente con la aplicación de la teoría de Rank al heroísmo mexicano de Franco, como las teorías que he mencionado anteriormente de Haynal y Retchnick, Otto Rank también considera el denominador común de la orfandad en su análisis de los orígenes del héroe mítico, que normalmente es alguien a quien le faltan sus padres. Rank observa que en la historia mítica y Ver el análisis de Jean Franco sobre Ulisies Criollo en relación con el nacionalismo mexicano (10.3-105).  religiosa la mayoría de los protagonistas, como Moisés, Jesús, Edipo, Romulus y Remus pierden a sus padres por varias razones, logran ser adoptados de cierta manera por un grupo distinto, experimentando desafíos y marginalización en su juventud para luego lograr el éxito p ú b l i c o . E l denominador común de estos héroes también se puede aplicar a nuestros héroes, Sab, Martín y Nicolás, a quienes analizaremos en el capítulo 2.  En el discurso de la auto-canonización de José Vasconcelos, predicho por su madre en esta ficción autobiográfica que es Ulises Criollo, es claro ver que Vasconcelos mismo construyó una historia que marcaba su propio camino hacia el heroísmo nacional, especialmente si tenemos en cuenta proyectos ambiciosos como La Raza Cósmica (1925). En este texto, él mismo tomó el papel de reconstruir la raza de toda Latinoamérica. Su misión educativa era construir "la unión de todos los hombres en una quinta raza universal, fruto de las anteriores y superación de todo lo pasado," que incorporaba al criollo, indígena, negro, mulato y mestizo para formar una raza latinoamericana frente a la amenaza del anglosajón (Vasconcelos, 4). Vasconcelos viajó a varias partes de Brasil, Argentina, Uruguay y Chile, analizando el nivel de educación y civilidad de estos lugares y gentes, en relación con las de México, para demostrar la potencia de superar los prejuicios racistas y las amenazas nacionales presentadas por los anglosajones y los norteamericanos, en sus esfuerzos por fomentar la educación del pueblo mexicano. Como el niño criollo que podría ser hipotéticamente raptado por los apaches para luego educar y salvar a la tribu bárbara, en Ulises Criollo, el adulto criollo, Vasconcelos mismo, intenta educar y salvar a la gente latinoamericana mediante su En su ensayo psicoanalítico The Myth of the Birth ofthe Hero (1914), Rank también nota que luego, en muchos casos descubren la identidad verdadera de sus padres ausentes y se vengan de ellos (65). Rank sugiere que es por la necesidad de lograr autonomía de sus padres para poder desarrollarse como individuo, lo cual también podna aludir a la función del héroe huérfano como respuesta a la necesidad colectiva de la individualidad y autonomía (66). Aquí vemos la correlación con el héroe mítico con el héroe político y luego el héroe novelesco.  programa educativo y su participación en la prédica de la educación, la civilización y el cristianismo.  Es decir que el latinoamericano, por la civilización y educación, puede superar  los conceptos de raza, formando una "raza cósmica", basada en el mestizaje, por medio de la incorporación de los valores civilizatorios occidentales provistos por la educación.  A pesar de sus afirmaciones fuertes a favor del mestizaje, es imposible ignorar el contenido racista y elitista en su manifestación, especialmente cuando vemos que la única manera de formar esta raza es por medio de asimilarse y blanquearse a la élite criolla. E l objetivo de Vasconcelos, de crear una raza sin raza, es aún racista, especialmente si vemos la oposición que crea entre la "latinidad contra [el] sajonismo" (Vasconcelos, 5). Además hay implicaciones de su deseo de blanquear la "quinta raza" como en su prólogo, por ejemplo, en su discurso sobre el mestizaje sostiene que "aceptamos los ideales superiores del blanco, pero no su ignorancia.. .Quizás entre todos los caracteres de la quinta raza predominen los caracteres del blanco" (Vasconcelos, 23). Añadiendo a sus interpretaciones de los beneficios del mestizaje y la educación iberoamericana (a lo que prefiero referirme como proceso de blanquear Iberoamérica), luego habla del mestizaje como forma de de-racializar a "las razas inferiores", diciendo que: ...los tipos [raciales] bajos de la especie serán absorbidos por el tipo superior. De esta suerte podría redimirse, por ejemplo el negro, y poco a poco, por extinción voluntaria las estirpes más feas irán cediendo el paso a las más hermosas. Las razas inferiores, al educarse, se harían menos prolíficas (30-.31).  Además de crear una oposición entre el iberoamericano y el angloamericano, su argumento afirma la necesidad de de-etnizar la raza para mejorar su nivel de civilidad, lo cual muestra el racismo dentro de todo su argumento como respuesta al racismo europeo y anglosajón.  "José Vasconcelos was bom in Oaxaca, México in 1882, to parents of European ancestry," John Hopkins University Press <http://www.pressjhu.edu/books/title_pages/2543.html>  También vemos durante varias observaciones que hace en sus viajes en los que esto mide el nivel de civilidad por medio de códigos europeos.'^ Este deseo de mímica muestra la ambigüedad de la que habla Bhabha, en cuanto a la representación del sujeto colonial mediante las formas de expresión del colonizador. Hasta cierto punto la teoría de Vasconcelos de crear una quinta raza, sin raza, sí serviría para la unificación y la expresión del pueblo latinoamericano, pero el resultado sería una pérdida de identidad en los intentos de crear una comunidad homogénea. Sin embargo, para atraer la población mestizo e indígena, Vasconcelos eleva la imagen del indígena del pasado, en términos occidentales, lo cual veremos en las descripciones indianistas del protagonista Nicolás de El Zarco, en el capítulo 2. A pesar del programa racista de homogeneizar al latinoamericano, Vasconcelos es considerado una figura intelectual importante en la historia de México, especialmente por sus programas de educación por que contribuyeron a la creación de una identidad mexicana. Además de su literatura, otros logros públicos de Vasconcelos incluyeron su rol como Ministro de Educación desde 1921 hasta 1924 y luego en 1929 aspiró sin éxito a la presidencia de México. En su autobiografía, se construye a sí mismo un como héroe de proporciones nuticas en su tarea de ayudar a construir la nación revolucionaria mediante un programa educativo masivo.  Volviendo a la orfandad del héroe mítico, como el protagonista de Ulises Criollo, y como el huérfano de Haynal y Retchnick, este personaje frecuentemente retiene la memoria de  En Brasil, por ejemplo, Vasconcelos describe las ciudades como Río de Janeiro señalando que es "entrar en la esencia de una gran ciudad"; en San Paulo describe "la gran ciudad" en donde "se reconocen por todo el mundo que manejan con escrupulosa honradez"; Buenos Aires también la describe como "la gran ciudad" y el "centro del continente latino, la sucesora de Madrid"; en Uruguay nota que "su raza es pura, casi exclusivamente blanca, y sin duda, una de las más vigorosas del mundo...[gente] sana y bella"; y en Santiago observa que "la raza chilena se ve homogénea y fuerte" (53, 59-60, 156, 149, 253). En estos ejemplos, dentro de muchos más, es imposible no darse cuenta del vínculo entre Vasconcelos y los discursos racistas de Sarmiento sobre civilización y barbarie, o los discursos coloniales de conquistadores tales como Hernán Cortez que observaron la civilidad de las ciudades mexicanas en términos europeos. Aunque Vasconcelos proponía una visión nueva hacia la raza universal, de "la quinta raza," su visión era en realidad anticuada y arcaica, especialmente por su aspecto racista y elitista.  la madre, identificándose con ella en su camino hacia el heroísmo. L a conexión de Vasconcelos con la maternidad se muestra en el hecho de que conoce los mitos de orfandad por los recuerdos de la madre, y es la madre quien siempre lo apoya durante el desarrollo de su supuesta grandeza. E l padre, en cambio, representa la autoridad y la represión. Esto es observado en algunos pasajes, antes de separarse de su padre. Por ejemplo, en su "primer fracaso" cuando, de joven, tuvo que leer su composición frente al público en una fiesta en la plaza, y no lo hizo bien; nadie lo oyó y sus padres reaccionaron de distintas formas: " M i padre empezó a hacer señas de que acortara.. . M i padre estaba irritado. Sólo mi madre, horas después, me dio la solución consoladora: No eres tú para la oratoria; serás escritor y vale más" (Vasconcelos, 57-59). Aquí es evidente que el padre es una mayor causa de angustia y de inseguridad, y la madre de apoyo y predicción, ya que anticipa el destino mítico y heroico de su hijo escritor. Además, Vasconcelos inventa el heroísmo en el acto de escribir; la escritura lo define como héroe nacional. Es la memoria idealizada de su madre la que lo sostiene frente a los obstáculos de su misión modemizadora y salvadora de la nación mexicana por medio de su literatura y de sus esfuerzos por la educación del pueblo. Esta relación con el padre también refleja la ficcionalidad de la memoria colectiva en la construcción de los mitos, que Otto Rank nota, cuando compara el desarrollo social de la niñez de los héroes míticos con el del niño 20  verdadero.  Rank también sugiere que la sociedad que construye este tipo de mito lo hace  para transferir sus propias fantasías de destruir al padre y apropiarse de la madre; por eso inventan la ficción del padre hostil en su memoria. Rank propone una construcción de la memoria social que idealiza a la madre y denuncia al padre, reflejada por este motivo en el desarrollo de los héroes míticos. Rank dice que: "the boy shows a far greater tendency to harbor hostile feelings against his father than [against] his mother, with a much stronger inclination to emancipate himself from the father than from the mother" (68-69).  Según Otto Rank, la función del héroe mítico es para reflejar la uniformidad de la humanidad y el "ego colectivo" de la sociedad que ha construido este mito.^' Sugiere que la niñez extraordinaria del héroe es una creación de: [...] the individual myth-makers... from the consciousness of their own infancy. In investing the hero with their own infantile history, they identify themselves with him, as it were, claiming to have been similar héroes in their own personality. The true hero of the romance is, therefore, the ego, whichfindsitself in the hero, by reverting to the time when the ego was itself a hero, through its first heroic act, i.e., the revolt against the father (Rank, 84).  Es decir que, el héroe mítico sin padres, o que lucha contra sus padres, se basa en la memoria imaginada del creador del mito. Teniendo esto en cuenta, uno podna también concluir que José Vasconcelos se auto-mitifica al rescatar su ego frente al lector de la élite criollo. Más allá, aún, de las conclusiones de los inventores del mito, también hay que tener en cuenta la sociedad que sigue re-inventando el héroe mítico, incluyéndolo constantemente en la narrativa nacional, histórica y religiosa. Siglos después de las fábulas de Edipo, Moisés, Rómulo y Remo, etc. la gente sigue reinventando el motivo del héroe huérfano como motivo fundamental en la narrativa nacional. L a orfandad aparece en la literatura como representación de esta esperanza colectiva, como veremos en Sab, Martín Rivas y El Zarco.  1.3 La tierra y la nación ¿Pero de dónde viene esta negación de la figura del padre anterior? Como desarrolla Benedict Anderson, el sentimentalismo independentista basado en la necesidad de rechazar al imperio anterior para crear una nueva identidad americana. Ser americano, entonces, requería la destrucción del régimen pasado. Algunos críticos como Diane Pazicky y Jean Franco proponen que las nuevas naciones sufren del complejo de Edipo en su deseo de erradicar al padre para poseer a la madre y fundar su propia autonomía. Vinculando las teorías de Freud ^' Rank se refiere a esta manifestación mítica como síntoma del "collective ego" (72).  sobre la agresión hacia el padre (el imperio) y el deseo de apropiarse de la madre (la nación), como las teorías de la orfandad de Haynal y Retchnick y del héroe mítico de Rank, "one can infer that group or nation, like an individual, can experience a sense of orphanhood and that its process of collective identity formation is also relational in nature" (Pazicky, xii). En el caso de la nación, la madre podría ser la nación o tierra en donde el criollo quiso aniquilar al padre rey (la figura masculina), para re-poseer su propia independencia e identidad y su derecho de apropiarse de la tierra (la figura femenina de la madre fierra).En este sentido, el motivo del huérfano y la destrucción del padre en la "literatura fundacional" de ambas zonas, los Estados Unidos e Hispanoamérica, han representado estos complejos de identidad de la formación de las nuevas naciones (Sommer). Este personaje era el epítome de construcción de una nueva sociedad.  Además de las necesidades representadas por los problemas de identidad nacional frente a la figura paterna del imperio, en aquel tiempo, la teoría de la "orfandad colectiva" también es posible por la feminización de la tierra, como han demostrado los estudios genéricos sobre la nación de Anne McClintock. En su ensayo Imperial Leather: Race, Gender, and Sexuality in the Colonial Contest (1995), McClintock se refiere al aspecto genérico del colonialismo e imperialismo, sugiriendo que el sujeto, que incluye la tierra como la persona indígena de la tierra colonizada, han sido feminizados por los colonizadores durante la historia.  Según McClintock, por las diferencias de poder entre los géneros, el imperialista  Siguiendo esta teoría, en "Oedipus Modemized" de Plotting Women, Franco describe el proceso en el cine mexicano de mediadores del siglo XX. Aunque este capítulo no se trata de la literatura del siglo XIX, el mito de Edipo está presente en el proceso de modernizar México y el deseo de deshacerse de lafiguratradicionalmente patriarcal, a través del cine. Por esta razón, "cinema was able to constitute an ideal national identity that incorporated the masses by revising the oedipal narrative" (Franco, 147). Anne McClintock emplea ejemplos como los diarios de Cristóbal Colón en los que se describe la tierra como si fuera un cuerpo femenino. El mundo, según Colón, era de forma de "a woman's breast, with a protuberance upon  europeo, y luego el criollo, convierte el espacio de la tierra descubierta y colonizada, en cuerpo de mujer "virgen", para proceder con sus "derechos territoriales a su cuerpo, y por extensión, el fruto de su vientre," haciendo del discurso colonial uno tan sexual como económico, político y racial (26) (nuestra traducción). Y a que los imperialistas (conquistadores, exploradores, viajeros o quien sea) están lejos del imperio (figurativamente, la figura paterna y el superego), no tienen que reprimir sus impulsos sexuales hacia la tierra (figurativamente, la madre y literalmente las mujeres aborígenes que fueron, y siguen siendo explotadas sexualmente por el discurso colonial). L a paradoja del "descubrimiento" y apropiación de esta tierra virgen es que la tierra no era nada virgen, a la hora del descubrimiento, ya que estaba habitada por otra gente nativa de este espacio, el sujeto colonizado. Sin embargo, los imperialistas logran apropiarse de estos cuerpos de tierra, nombrándolos partes de sus imperios. Luego, irónicamente, la élite criolla logró la emancipación del patrimonio de los imperios, tomando posesión de estas tierras y nombrándolas sus naciones. Concluimos, entonces, que la emancipación es igual de paradójica que el discurso imperial de la conquista del Nuevo Mundo, porque la independencia no implica la erradicación del imperialismo, sino la licencia de seguir apropiándose de un espacio sin la autoridad del imperio; es el imperialismo sin un imperio.  Conectando el argumento de McClintock sobre la conversión de la tierra en el cuerpo femenino con los argumentos de Pazicky y Franco sobre el complejo de Edipo colectivo de una comunidad en proceso de convertirse en nación, es claro que la nación/la tierra femenina encama semejanzas con el rol de la madre, deseada por las psiques del público. E l cuerpo its summit in the unmistakable shape of a nipple - toward which he was slowly saiUng" (21). Del mismo modo, acusa al imperialismo de ser una institución explotadora y generada, de una "long tradition of male travel as an erotics of ravishment", en donde el hombre colonizador se sitúa en un espacio extranjero y se le permite hacer todo lo tabú y prohibido en su país original, refiriéndose a la apropiación de tierra y propiedad ajena y la violación de mujeres (22).  femenino presenta algo misterioso y prohibido para el sujeto masculino, semejante a las asociaciones psicológicas y míticas de Edipo y el cuerpo de la madre. Siguiendo la interpretación de McClintock sobre el discurso genérico de la Ilustración, la filosofía a la que críticos como Sommer, Franco y Alegría^"* atribuyen la influencia más importante de la novela decimónica, el género se puede asociar con el discurso imperialista a partir de la sabiduría prohibida, diciendo que: Enlightenment metaphysics presented knowledge as a relation of power between two gendered spaces, articulated by a joumey and a technology of conversión: the male penetration and exposure of a veiled, female interior; and the aggressive conversión of its secrets into a visible, male science of the surface (McClintock, 23).  Como la madre en la narrativa del síndrome humano, la tierra era fuente de debate entre el criollo y el Imperio de España cuya relación refleja lo polémico entre el hijo y el padre hostil. Este tipo de relación, como ha demostrado Pazicky, también existía entre el Imperio Británico y los Estados Unidos. L a emancipación nacional significó la posibilidad de deshacerse del padre imperial para apropiarse de la madre terrenal.  Conjuntamente con el deseo de independencia de Inglaterra, los norteamericanos tenían que distinguirse como país propio con sus propios valores, creencias, raza, política y cultura. Por un lado, se sentían culpables y alienados por haber abandonado a su patria; pero, por otro, no tenían la misma angustia normalmente asociada con un huérfano de haber sido abandonado, porque ellos mismos eligieron su orfandad al rechazar a su patria a través de la rebeldía y luego la independencia (Pazicky 5-10). Había llegado el momento de romper con las ataduras del pasado, siguiendo adelante hacia la formación de su propia familia y nación. En Hispanoamérica en el siglo X I X , una forma de romper con el pasado era invocando el mito de Femando Alegría analiza algunas funciones nacionalistas presentadas por la novela decimónica, en el capítulo "La novela romántica" de Historia de la novela hispanoamericana (26-86). Aplico partes de su análisis a las novelas Sab, Martín Rivas y El Zarco en el Capítulo 2.  igualdad, para atraer a toda la población oprimida por el sistema rígido del colonialismo, pero esta postulación artificial no era nada más que una herramienta política utilizada por los criollos, porque la verdad es que los subyugados por el imperialismo seguían subyugados por las nuevas naciones.^^ Semejante a la historia norteamericana, Hispanoamérica también experimentaba una sensación contradictoria en la que había cierta nostalgia por el pasado; como ha explicado Cornejo Polar, "es sintomático que la celebración de la independencia desemboque en el elogio de la conquista, la añoranza de la colonia y la hímnica reivindicación del imperio español"; a la vez cortar los vínculos del pasado despertó la necesidad de mantener ciertos aspectos del pasado, como vemos en el empleo paradigmático de destruir al padre para que el huérfano heroico pudiera servir como símbolo de la nación (150). Irónicamente, junto con el deseo de aniquilar a la figura paterna del imperio, entró el papel de la familia como microcosmo de la nación, con el padre como el dirigente del microcosmo, que servía como modelo de la comunidad, mostrando a los lectores los rasgos de los que sí pertenecían a la familia y los que no.^^ Esto distinguía entre los "inclusivos" y "excluyentes" de la familia de clase media y alta de Norte América, dividiendo los miembros adecuados de los demás, los inadoptables.^^ Esta exclusividad de la familia nacional también es un ejemplo de añoranza por el pasado, porque al excluir a ciertos huérfanos o personajes del discurso nacional, la nueva nación reactiva "un arsenal mitológico clasista" tomado del régimen anterior para el "proceso liberador y modernizante" que todavía mostraba exclusión y opresión "para el subordinado" Según el crítico Hans-Joachin Konigs sobre el discurso de "libertad e igualdad" como respuesta al régimen rígido del colonialismo español, el indigenismo era un "instrumento político" durante las guerras y movimientos de independencia en donde "la unidad e integración a la nación...habrían que incluirse las otras etnias no-blancas" (33). Sin embargo, después de "las primeras décadas revolucionarias... indios, negros y mestizos seguían excluidos de una participación política o socioeconómica," cual muestra las contradicciones en el discurso de libertad e igualdad en los años de independencia latinoamericana (Konigs, 33-34). "The family as an institution provides the stage on which the struggle for American identity is placed out, and on that stage the orphan is the primary... character" para ser el modelo de los Estados Unidos e integrados por la familia y nación (Pazicky, xii). "inclusive", "exclusive" (Pazicky, 1).  (Polar, 150-151). Los que no eran adoptables para modelo familiar de los Estados Unidos, por ejemplo los pobres, los extranjeros (los no anglosajones), los indígenas, los esclavos negros o cualquier grupo que no representaba la ideología de la burguesía, eran marginados por la familia de aquella clase. La estructura familiar requería ciertas calificaciones de entrada y adopción, lo cual creaba una tensión entre los deseos modernizantes y los vínculos nostálgicos con el patemalismo exclusivo.  Como hemos visto, el desarrollo de la identidad norteamericana es muy relevante para las "ficciones fundacionales" de Latinoamérica en cuanto al papel de la familia y el deseo de crear modelos para sus nuevas naciones (Sommer).  La novela misma fue utilizada como  instrumento de aprendizaje nacional, de "valor pedagógico" en cuanto a la identidad colectiva (Palti, 90). En "Hacia una poética hispanoamericana de la novela decimonónica", Wilfredo H . Corral considera que la novela en general, y específicamente la del siglo X I X , "es una reflexión sobre los lenguajes virtuales que definen la nacionalidad o surgen de ella" (Corral, 392). Esta literatura acordaba mucha importancia a la familia por su influencia sobre sus lectores. De hecho, la estructura familiar en la novela nacional mostraba las normas que uno tenía que seguir para ser parte de esta familia. Por su parte, las familias criollas tenían que implementar estos dogmas en sus hijos para que siguieran siendo buenos ciudadanos. Como en la novela norteamericana, en la novela latinoamericana la familia era utilizada para recordar al lector la moralidad y estructura de la familia, dándole un papel muy importante al huérfano. Había que llenar todos los requisitos para poder pertenecer a esta institución pública, para poder servir como modelo nacional. De esta manera, el motivo de orfandad en Doris Sommer también nota la importancia de este medio literario en Foundational Fictions, The National Romances of Latín America, diciendo que "romantic novéis go hand in hand with patriotic history in Latin America" (7).  l a s novelas norteamericanas, victorianas inglesas y también las latinoamericanas alude a la necesidad colectiva de recrear una identidad nacional.  Este motivo del huérfano en la literatura colonial y post-colonial de América del Norte ha sido analizado por Diana Loercher Pazicky en Cultural Orphans in America. Su estudio sobre este motivo sugiere que la gente que migraban a los Estados Unidos y luego se independizaba de Inglaterra, colectivamente, constituían una especie de huérfanos por la separación de su patria y su búsqueda de identidad cultural. Esta inseguridad con su propia identidad de nuevos norteamericanos se manifestaba en imágenes de orfandad en formas "fictional and nonfictional, religious and secular, poetical and polemical" porque la orfandad representa la formación de una nueva identidad individual y colectiva (Pazicky, xi). E l sentido de orfandad era una manifestación de varios movimientos culturales como las núgraciones de los puritanos, la revolución e independencia, lo polémico de la presencia de la gente indígena, las migraciones de otros forasteros y la esclavitud africana. En cada caso, la imagen del huérfano ayudaba como "la metáfora última de identidad" porque representaba la oportunidad de "auto-crearse en vez de perder su identidad" frente a la separación de Inglaterra, el establecimiento de su propia autonomía como nación independiente y, sobre todo, el peligro del extranjero de perder sus propios valores (Pazicky, xi, xv) (nuestra traducción). Así estas nueva colonias fundaron su propia identidad nacional a través de su simbólica "orfandad colectiva", rechazando y deshaciéndose de la patria antigua en su lucha por autonomía (Pazicky, 10). Por eso el paradigma mítico del huérfano ha sido un tópico fundamental en la literatura nacionalista norteamericana, tal como en la latinoamericana.  1.4 El contexto histórico de las novelas del corpus Además de reflejar los valores nacionalistas de las representaciones de la orfandad, también hay que notar el contexto histórico y el compromiso social de los creadores de las naciones dentro de estas novelas. Sab, por ejemplo, confronta los temas de la esclavitud, la caída económica de algunos encomenderos en Cuba, la desconfianza frente a la presencia de los extranjeros (especialmente la de los ingleses) y el desarrollo del argumento feminista en aquella época. Schaul arguye que la esclavitud de Sab es más una técnica de mostrar la esclavitud de la mujer frente al patemalismo de aquella época. Sin embargo, Pastor afirma que no hay "semiosis" entre el feminismo y el anti-esclavismo por la falta de inversión de conciencia moral en el texto (Pastor, 187). La escritora de la novela Sab, Gertrudis Gómez de Avellaneda, estuvo muy comprometida con el pensamiento feminista durante su carrera, dedicando mucho de su poesía y otras novelas a este asunto. Sin embargo, hay que notar que en contraste con las novelas de Altamirano y Gana que claramente estaban escribiendo sus agendas nacionalistas e independentistas, Cuba en aquellos tiempos todavía pertenecía al Imperio de España. Según varios historiadores, los españoles y criollos cubanos temían que Cuba fuera "otro Haití" por la posibilidad de rebeldía de los esclavos negros cuya población iba creciendo; la noción común, entonces, era mantenerse como parte del Imperio para protegerse de ser apoderados por la población oprimida de los negros.^^ No obstante, a pesar de las nociones de distancia y el temor al esclavo, había mucho sentimentalismo cubano por la libertad y la literatura abolicionista de Avellaneda. La literatura de aquella época presentaba el Ver el artículo de Ada Ferrer "A Raceless Nation" en Problems in Modern Latin American History (142-148). Ella menciona algunos datos sobre la población negra en el siglo XIX: en 1846, por ejemplo, 36% de la población cubana eran esclavos negros y 17% eran negros libres, que todavía no tenían los mismos derechos que los criollos (143). Hubo varias rebeldías pequeñas documentadas en Cuba, por ejemplo, la conspiración entre esclavos, negros libres y algunos abolicionistas ingleses en 1843, o la conspiración entre esclavos de varias granjas que querían unirse para emanciparse de los criollos en 1864; es de interés notar que cuando los rebeldes potenciales fueron capturados y juzgados por la corte militar, necesitaban un traductor porque muchos no hablaban español, lo cual muestra la distancia entre el criollo y el esclavo (Ferrer, 143).  lado de la liberación en su retórica, dentro de la cual cabía el tema de la esclavitud y el argumento abolicionista, además de ciertos movimientos intelectuales hacia la independencia, lo cual vemos en la novela de Avellaneda. L a falta de independencia cubana se asociaba literariamente con la falta de liberación del esclavo. Como ha notado Jean Franco, "since no liberal could support national independence without taking up the cause of the Negro slave, the novel also became an anti-slavery document" (59). Aunque la novela de Gómez de Avellaneda no estaba tratando de destacar su identidad nacional e independiente del imperio, sí mostraba la discordia con algunas injusticias sociales, como la esclavitud, la opresión de la mujer y la mirada sospechosa hacia los nuevos extranjeros, los ingleses.  En Martín Rivas también hay referencias a la historia actual de Chile. Por ejemplo, "la Sociedad de la Igualdad" y la crisis social por la confrontación entre los conservadores (los federalistas) y los liberales, tanto como los conflictos entre la provincia y la metrópoli, generaban una polémica en el desarrollo nacionalista de Chile (Yeager, 93). Además, el colegio que el personaje ficcional asistía, el Instituto Nacional, era una institución muy importante para la consolidación nacional ya que la educación formal también era un lugar para socializar a la juventud de élite frente a la polémica política del siglo X I X , como nota la crítica Gertrude M . Yeager en su ensayo "Élite Education in Nineteenth-Century Chile" (101104). Blest Gana, además de ser escritor, tuvo un papel muy importante en la política nacional de Chile, ligándose a proyectos pedagógicos y educativos, y creando modelos sociales en sus ficciones, como en Martín Rivas, obra a la que Yeager subtitula "the making of the  gentleman", por el deseo de Gana de escribir para la "construcción de la nacionalidad" del comportamiento social de la identidad chilena (Yeager, 102; Poblete, 1999: 76).  El Zarco es otra novela que vinculaba la ficción con y la agenda socio-política, utilizando la literatura como instrumento pedagógico. Ignacio Manuel Altamirano se involucró en el programa nacional de la "Reforma e Intervención" mexicana, junto con su mentor Ignacio Ramírez, y se identificaba con el presidente indígena Benito Juárez, en la lucha hacia el modernismo liberal, sin límites de clase social y raza, contra la hegemonía conservadora y católica de los españoles tanto como contra la invasión de Francia (Brading, 28-29). También, como lo ha notado Edward N . Wright-Ríos en "Indian Saints and Legends", Altamirano venía de "humble, Indian origins to become a celebrated literary figure, historian, military hero, congressman, and Supreme court justíce" clasificándolo como "a living model of the modern liberal man" (47-48). Altamirano debió su éxito a la educación privilegiada que recibió, a lado de niños criollos y mestizos, por las influencias políticas de su padre alcalde, y de hecho creía que la educación era necesaria para que el indígena lograra asimilación al mundo moderno.^' Altamirano y Gana utilizaron la novela como instrumento pedagógico para el público con el fin de crear una "consolidación nacional to invest economic and political gains with social meaning"  (Sommer, 205, 206). Además del contexto pedagógico de esta  Citado del artículo "La construcción Social de La Lectura y la Novela Nacional" de Juan Poblete (1999), en donde el programa nacionalista de la literatura chilena, especialmente la de Blest Gana, atribuye al desarrollo nacionalista y la iniciativa pedagógica de la metrópolis. ^' Ver el estudio Bandit Nation: A History of Outlaws and Cultural Struggle in México, 1810-1920 (2006) de Chris Frazer, en donde describe el context histórico de las representaciones ficticias e históricas de los bandidos mexicanos (117-118). Doris Sommer analiza ambas novelas {Martín Rivas y El Zarco) dentro del contexto de sus funciones nacionalistas, en su séptimo capítulo "Something to Celébrate: National Nuptials in Chile and México" de Foundational Fictions sugiere las uniones matrimoniales y familiares como representación de "comemorations of consolidating events" entre distintos niveles de clase social y los valores morales y nacionalistas (Sommer, 1991: 205).  novela. El Zarco se refería a un tema muy polémico en la historia mexicana: el bandolerismo. Según Chris Frazer, el relato de esta novela se basa en eventos reales, vinculados con los Plateados en Morelos en 1861. Los Plateados eran una banda de ladrones que inicialmente ayudaron a los liberales en las Guerras de Reforma, pero luego regresaron a Morelos para saquear, robar y extorsionar al pueblo (51, 118). En los años 1870, esta banda desapareció, supuestamente, por los esfuerzos y castigos rígidos bajo el régimen de Benito Juárez. En 1871, Juárez declaró que el bandolerismo era una ofensa capital, igual con sus cómplices, y que también implicaba la vigilancia, no sólo de los oficiales, sino de los ciudadanos (Frazer, 5355). Frazer también sugiere que Altamirano incluye las atrocidades cometidas por el Zarco y sus Plateados como justificación de la rigidez de Benito Juárez, con quien estaba vinculado políticamente (118-119). En las tres novelas. Avellaneda, Altamirano y Gana, la construcción del héroe mítico y trascendental tenía por objetivo reflejar y enseñar los códigos hegemónicos de la nación moderna.  Estas tres novelas crean naciones en donde los huérfanos mitificados pueden trascender los límites para resolver los problemas que ellos representan. El "denominador común" del héroe mítico e histórico ha sido algún tipo de orfandad, como vemos en los personajes Sab, Martín Rivas y Nicolás. Este significante vacío, sin historia, presenta un lugar ideal que permite a los escritores de la nación inscribir una identidad colectiva sobre esta figura utópica, que ha sido útil tanto en la novela independista de Norteamérica como de Latinoamérica. Como en los fragmentos de la auto-mitificación de José Vasconcelos en su Ulises Criollo, estos héroes sin figuras paternas representan la posibilidad de modernización y futuro para las narrativas de la familia/la nación, aunque también representan una amenaza para el orden  social por su ilegitimidad. La orfandad es un paradigma imperativo en el discurso nacional su familiaridad con la narrativa mítica y por su potencial de adaptabilidad y, en fin, por su adoptabilidad.  2  LOS HUÉRFANOS PROTAGÓNICOS  2.1 El paradigma de la novela del siglo XIX Como he argumentado en el capítulo anterior, la mitología griega, bíblica y novelística ha permitido que la figura del héroe huérfano sirva de personaje mesiánico, por su capacidad de buscar independientemente su propio camino orientado hacia el éxito, creando alianzas con el público, adaptándose y encamando los valores hegemónicos del nacionalismo, y así formar su propia familia. Por su falta de ataduras familiares y, por la misma razón, de una historia, este paradigma ficticio representa la posibilidad de movilidad social, demostrada por su trascendencia de género, clase y raza. Logran ser adoptados por la sociedad como respuesta a la necesidad de una identidad colectiva frente al proceso de crear una nueva nación e ideología modema, rechazando el antiguo régimen. Este régimen antiguo se identifica con el control patemalista del Imperio Español. Irónicamente, esta novedad no es nada nuevo, sino una "mímica" del imperialismo, o intento de distinguirse del mismo, imitando las formas discursivas y valores antiguos (Bhabha: 1994, 85). Siguiendo la teoría propuesta por Homi Bhabha, el sujeto colonizado, asimilado a los códigos imperiales, por el colonizador "as a subject of a difference that is almost the same, but not quite", se apropia de estos mismos códigos en un proceso de imitación y diferencia (86). En el caso de las novelas latinoamericanas del siglo X I X , esta "mímica" que es siempre paradójica, proyecta una imagen instrumental en la enseñanza de cómo debe ser el ciudadano de la nueva nación autónoma. Esta mímica se revela en la aplicación literaria del paradigma del héroe mítico, sin padres y en búsqueda de una nueva familia, cuyos valores reflejan los del cristianismo y de la Ilustración europea. La novela se apropia de este tropo del héroe rm^tico, en un juego de reproducción y distanciamiento a partir del cual se produce y representa al ciudadano de la nueva nación.  Para poder aplicar la teoría de Bhabha a estos huérfanos paradigmáticos, tenemos que tener en cuenta la doble función de la mímica. Por un lado, el deseo de una "quinta raza" de imitar sus valores, Vasconcelos intenta homogeneizar y blanquear todo Iberoamérica; reproduce los códigos arcaicos del argumento civilización vs. barbarie. L a mímica es la forma en que un miembro de la "raza inferior" podría expresar su identidad que reflejara los valores morales. Sin embargo, como nota Homi Bhabha, este proceso de blanquear termina en fracaso porque "in normalizing the colonial state or subject, the dream of post-Enlightenment civility aliénales its own language of liberty and produces another knowledge of its norms" (86). Es decir que el peligro para el colonizador es que paradójicamente, estos códigos impuestos sobre sus sujetos pueden ser apropiados por ellos para lograr una voz pública. Sin embargo, esta misma apropiación es aún destructiva para el sujeto oprimido porque al imitar los códigos impuestos sobre ellos para auto-representarse, pierden cierta autenticidad en su forma de expresión. Esto lo veremos en los intentos de lograr una voz original en el programa nacionalista de las novelas que analizamos.  Aplicando esta teoría de Homi Bhabha al héroe huérfano en la literatura nacionalista del siglo X I X , este artificio creado por los autores encama las virtudes de la modernización, a la vez que reinstaura algunos arcaísmos del régimen anterior, por ejemplo los valores de la honra y la moralidad (semejante a los valores sociales de España y del catolicismo) o la rigidez de las estmcturas sociales para beneficiar el movimiento independentista de la élite crioUa.^^  Una cntica fuerte hacia la ideología del proyecto de modernización de los independentistas del siglo XIX y comienzos del siglo XX es la de Ángel Rama en La Ciudad Letrada (1984), que afirma que reinscribía la misma jerarquía social elitista y excluyente que la de la Colonia, beneficiando al grupo privilegiado "la ciudad letrada" (71). "La ciudad letrada" es la comunidad en el poder, "todos los que manejan la pluma...estrechamente  Exploraremos estos valores antiguos en el desarrollo de patrones de carácter en estos personajes, pero por ahora, es importante notar que estos personajes están creados para encamar programas específicos del discurso nacionalista. En los tres ejemplos de huérfanos protagónicos -Sab, Martín Rivas y Nicolás- es imposible ignorar el hecho de que estos personajes son encamaciones de los valores modernos de la sociedad, basados en la continuidad y pacto con los valores del régimen anterior y a su vez transformación de las relaciones de poder. E l caso de Sab el profeta fallido Sab representa la esperanza de una Cuba unificada, sin límites de clase, raza y género, especialmente con respeto a la agenda feminista. Martín Rivas el héroe Martín Rivas representa el género realista a la Balzac en la unificación de la clase burguesa, su moralidad y la política en Chile, en el programa de crear una sociedad modema. E n El Zarco Nicolás representa la unificación de la virtud del trabajo con la honra, el establecimiento de la raza mexicana y la movilidad social a través de la honradez laboral. Además el motivo de la orfandad es asociado con cualidades femeninas en su papel de mediador.^"^ En el programa de modernidad social, que las novelas se proponen, persiste un arcaísmo en cuanto a sus encamaciones de la honra, la ideología cristiana y, más importante, la exclusión de algunos por la institucionalización de la familia como microcosmo de la nación. Sus distintos destinos muestran la exclusividad de los criterios de pertenencia al marco de la  asociados a las funciones del poder" (Rama, 25). Es decir que los proyectos de modernización y educación estaban controlados por una élite para que apoye el orden arcaico del poder social y económico, lo cual hace este movimiento socio-político algo paradójico. Es importante notar que el rol de la mujer en aquel tiempo iba evolucionando en cierta dirección a ser la mediadora entre la nación y la familia. Cómo nota William French en su artículo "Prostitution and Angels: Women, Work and the Family in Porfirian México", la nación empezaba a preocuparse por la educación de la mujer porque ella podía servir como instrumento de educación en su familia. El estado "advocated practical education for women as means of instilling valúes of work, thrift, and initiative in fiíture generations. Motherhood became a civic responsibility that only enlightened women could fiilfill...the education of women was essential to solving the problems facing the new nation" (French, 532). La mujer era mediadora entre la ideología nacionalista y la crianza y formación de la ideología de sus ciudadanos. En este sentido, el personaje masculino y ficticio encamaba ciertas cualidades femeninas, como veremos luego en este capítulo, para servir como mediador entre distintos niveles que clase, raza y género, y hasta cierto punto, como mediador entre el lector de la novela y la sociedad a la que a través de la lectura pertenece.  nueva nación que todavía no permite la entrada a los que no caben dentro de los códigos aceptados por la élite, cuyo régimen es tan exclusivo como el de las colonias. A pesar de las diferencias, esta literatura pedagógica es representante de la visión romántica hacia la potencia de una nación ideal.  2.2 ¿Qué tipos de huérfanos son estos protagonistas? Lo primero que tenemos que notar de estos tres protagonistas es su tipo de orfandad y sus orígenes dentro del marco de las sociedades creadas en las novelas. E l primer huérfano, Sab, es un esclavo mulato de la familia B . . .^^ en Cuba, que aunque sea esclavo tiene raíces honradas y excepcionales a su clase, lo cual lo hace casi integrable a la familia B . . . y la sociedad criolla de Cuba. Su madre era una princesa africana, distinta a las otras africanas, y de un padre criollo. Su "madre hermosa" había muerto y su padre nunca lo conoció, pero se entiende que era un hombre de plantación, ligado a la familia B . . . , cuyo nombre "fue un secreto [que su madre] jamás quiso revelar" (Gómez de Avellaneda, 109). De lo que nos revela Sab de su infancia, se implica que tiene una relación familiar con esta familia cuando le dice a Enrique Otway que: jamás he sufrido el trato duro que se da generalmente a los negros [...] Tenía solamente tres años cuando murió mi protector don Luis, el más joven hijo de los hijos del difunto Félix B... pero dos horas antes de dejar este mundo aquel excelente joven tuvo una larga y secreta conferencia con su hermano Carlos, y según se conoció después, me dejó recomendado a su bondad (Gómez de Avellaneda, 109).  Al nombrar la familia "la familia B..." en lugar de darle un nombre específico, sugiere cierta anonimidad general de esta familia como si fuera una alusión a una familia específica, o sino un modelo arquetípico que representa una generalidad. En cualquier caso, esta falta de nombre específico hace que la familia sirva de una crítica social, lo cual posiblemente sería obvio para los lectores contemporáneos e Sab, por la frecuencia de la bastardía y violación de esclavas negras, como veremos en el capítulo 4.  Sab se distingue de su condición de esclavo, no sólo por la realeza de su madre princesa, sino por vínculo con la familia de su amo. Es de interés notar la alusión implícita a una realidad social de la élite criolla de las plantaciones. L a responsabilidad de la élite criolla en la bastardía de Cuba provine de las violaciones que sufrían las esclavas negras por parte de los señores feudales y que resultaba en el mestizaje de razas y la prevalencia de huérfanos tanto en Cuba como en otras partes de Hispanoamérica. Explicaremos esto en más detalle en el capítulo 4. La orfandad de Sab corresponde, entonces, está descrita en términos de un esclavo bastardo y mulato cuya sangre e historia lo distingue de su clase y paternidad desconocida es una alegoría de la formación de Cuba.  El siguiente huérfano es Martín Rivas. Este personaje es un joven chileno pobre que viene de Copiapó (en la provincia de Chile) a Santiago (la capital) para estudiar abogacía, tras la muerte de su padre minero, que había estado ausente durante gran parte de su crianza. Sin embargo, Martín Rivas no es cualquier hombre pobre, por lo que indica el texto de su pasado. Según el editor de nuestra versión de la novela, Guillermo Araya, Copiapó en la época de Rivas era un lugar muy rico en industria de minerales de plata, y aún hoy continúa produciendo minerales ferrosos.^^ No obstante, por lo que sabemos del padre, José Rivas, es que perdió su fortuna debido a algún negocio o engaño de don Dámaso Encina. La pobreza y crianza fuera de Santiago de Martín hacen que los otros miembros de la familia, igual con los de la misma clase de Dámaso Encina, lo traten como un huésped sin invitación. De hecho él mismo evita traspasar sus límites porque está consciente de su nivel social. Este ostracismo elitista, basado en la cuestión económico-social es la principal barrera social de esta novela. Dicha situación, muestra las castas sociales cambiantes dentro de la clase alta. Martín viene de una familia Ver el nota de pie número 3 de esta edición de la novela Martín Rivas (Arraya, 63).  burguesa provinciana venida a menos por malos negocias. Representa la riqueza minera, la burguesía del interior. L a familia Encina representa la burguesía urbana y comercial, la que Martín quiere penetrar. Sin embargo, Martín Rivas, como cualquier héroe de este tipo, logra superar estos límites sociales, culturales y económicos a través de sus talentos para el negocio con la ayuda que le brinda a don Dámaso y el hecho de que salva el honor de su hijo Agustín; y finalmente es retribuido con la unión matrimonial con la hija de don Dámaso, Leonor Encina. Martín Rivas crea alianzas con esta familia de la élite urbana, y logra incorporarse a su clase. Algo importante de destacar en esta novela, en contraste con las de Altamirano y de Avellaneda, es que los asuntos de raza y género no entran en el discurso de la nación, sino e cambio de poder entre los distintos niveles de la burguesía. Además, por el énfasis textual en el comportamiento y ámbito social, es claro que esta novela pedagógica define al carácter del nuevo ciudadano por el habitus de esta clase que define a Martín Rivas como individuo y le permite trascender sus límites, como veremos en este capítulo.^^  El siguiente huérfano, Nicolás, no viene con mucha descripción de la causa de su orfandad, ni de sus padres. Sólo sabemos, por doña Antonia, la que eventualmente lo adopta como yemo para la protección de la honra de su hija, que es un "pobrecito huérfano de Tepoztilán" (Altamirano, 12). Aunque sea huérfano, sin embargo, sabe que había tenido una familia en algún momento, y que conoce la historia honrada de sus antepasados, cuando le cuenta a Pilar el valor de la honradez de sus raíces: Fierre Bourdieu explica el concepto social del poder simbólico del habitus, definiéndolo como un sistema de comportamiento en " Social Space and Symbolic Power" que define al individuo según su "sense of one's place, and the affinities of habitus experienced as sympathy or antipathy, are the basis of all forms of cooptation, friendships, love affairs, marriages, associations, and so on, thus of all the relationships that are lasting and sometimes sanctioned by law, and you will see that everything leads one to think that classes on paper are real groups...[habitus es] a system of schemes of perception and appreciation of practices, cognitive and evaluative structures which are acquired through the lasting experience of a social position [...] Habitus thus implies a sense of one's place but also a sense of the place of others" (17-19).  De mi familia india, no hemos transmitido las ideas de honradez altiva que tantas veces han echado aquí en cara, como un defecto, y que me han granjeado algunos enemigos. Nosotros hemos sido pobres, muy pobres, pero alguna vez yo contaré a usted cómo mis antepasados, en sus montañas salvajes, en sus cabanas humildísimas han sabido, sin embargo, conservar siempre su carácter limpio de toda mancha de humillación o de bajeza. Han preferido morir a degradarse, y eso no por vanidad, ni por conservar una herencia de honor, sino porque tal es nuestra naturaleza. (Altamirano, 69) (Nuestro énfasis).  A q u í vemos que Nicolás desafía las ideas anticuadas de la "honradez altiva" y critica la falsedad del honor como valor arcaico y artificial, acusándolo de la "vanidad." Semejante a Martín Rivas, esta novela también propone que la conducta moral y social, el habitus, es lo que define a la persona y su pertenencia social, más que las ideas anticuadas de la herencia del honor. A l vincular la honradez con la honra, se sugiere que el honor se logra por la moralidad y limpieza de carácter, heredado por la naturaleza "humildísima" de sus antepasados; son civilizados y honrados por su naturaleza. Su vínculo con el pasado y pertenencia anterior a una familia y una cultura ennoblecida por los principios que ligan la honradez con el honor, hace que Nicolás sea adoptable por la familia aristocrática venida a menos. También es adoptable por el pueblo mexicano porque está seguro de su identidad a través de los valores que ha heredado de sus antepasados. Sin embargo, el hecho de que esta familia ya no existe presenta la necesidad de que otra familia lo adopte. Esto se manifiesta por los eventos cliché que aparece en la novela; tales clichés heroicos son sus intentos de complacer y ofrecerles su protección a doña Antonia y sus hijas o el hecho de que vence los Plateados y, sobre todo, el Zarco, en nombre de esta familia, con esperanzas de ser integrado a esta familia.  Lo interesante de estos huérfanos ficcionales, es que cada uno tiene orígenes excepcionales, lo cual demuestra la continuidad de representación de este tipo de personaje paradigmático. Otto Rank nota que "the hero is the child of most distinguished parents, usually the son of a king" que lo distingue de su marginalidad (65). Aunque solamente es Sab  quien tiene sangre real, ya que su madre era una princesa africana, Nicolás y Martín tienen vínculos con la honradez de su pasado. Dicho vínculo los transforma a los padres de estos personajes en "distinguidos" en relación a cualquier provinciano o indio. Siguiendo la teoría sobre los orígenes del héroe propuesta por Rank, ilustrado en la auto-canonización de Vasconcelos en su autobiografía, la construcción del héroe huérfano en estas novelas sigue la misma fórmula de invención que la mitología. Sab, Martín Rivas y Nicolás son construcciones míticas que sirven como alegorías nacionales desde el principio del desarrollo de este personaje.  Como dijimos, estos personajes son huérfanos y relativamente marginados porque no se asemejan tampoco a su clase social, no sólo por sus orígenes distinguidos, sino también por las impresiones públicas debido a su fisonomía y talentos sociales. Por eso pertenecen al grupo privilegiado de los héroes míticos de sus narrativas. En la introducción al personaje Sab, vemos que aunque sea un esclavo mulato tiene cualidades especiales, convirtiéndose en casi un criollo. A primera vista, Enrique Otway creía que era un "distinguido propietario" llamándolo "usted", pero cuando se dio cuenta de que era un esclavo mulato, le dijo, "pero tienes un aire tan poco común en tu clase", hablándole de "tú" para demonstrar su nivel de clase y raza (Gómez de Avellaneda, 105-106) (énfasis nuestro). Realmente, Sab es alguien muy "poco común" a su clase. Además de ser hijo de una princesa africana y de un criollo cuya identidad permanece como un enigma, de niño, Sab fue criado y educado con los hijos de su amo y supone las ideas de la familia B... Por eso se expresa de un modo más educado que la mayon'a de los esclavos de Cuba del siglo XDÍ. Stacey Schlau plantea que la ilustración y moralidad de Sab "appears false", y llama al personaje "a white dressed in slave's clothing" en "Stranger in a Strange Land: The Discourse of Alienation in Gómez de Avellaneda's  Abolitionist Novel Sab" (498). Física y socialmente Sab es criado para reflejar las imágenes de sus amos criollos, y aunque se crían en el mismo hogar, en términos de Bhabha, todavía es un sujeto colonizado, "not quite/ not white" (92). Entre los de su clase marginada, tiene cualidades especiales que le dan la potencia de destacarse y pertenecer a una comunidad más amplia, aunque todavía es un huérfano, y no puede formar parte de la familia criolla porque es un esclavo mulato.  En El Zarco, el héroe Nicolás también es descrito como distinto a su clase. Antes de que nosotros los lectores conozcamos a este personaje a través del narrador. Doña Antonia, la madre de Manuela y Pilar, le habla a Manuela acerca de él, tratando de convencerla de que es un hombre adecuado para ser un esposo honrado. Le dice que la quiere y que "aunque es un pobre artesano, ese herrero es todo un hombre" que la puede proteger del peligro de los plateados porque es "valiente" y tiene muchos amigos oficiales y amigos "armados en la hacienda" a quien nadie se atreve a atacar por su fama de valor y fuerza (Altamirano, 11). Es decir que a pesar de su pertenencia a la clase obrera, y de ser indio y huérfano, es reconocido por los oficiales y el pueblo por su valor y, de esa manera, según la madre, es "un grano de oro de honradez" (12). Hay que notar la importancia de la honradez. Esto era uno de los valores más importantes de la ideología liberal en relación con la honra y que tenía además sustento en la Iglesia Católica, lo cual demuestra que el programa de modemización al país mantenía algunos arcaísmos con el régimen anterior. La honra, en los tiempos coloniales de Latinoamérica era lo que definía al individuo, con respecto a su conducta moral, y a su reputación e interacción con el público. Los críticos Lyman Johnson y Sonia Lysett-Rivera definen la honra en aquella época como la herramienta que "provided a bedrock set of valúes  that organized their society and their individual Uves... honor-virtue [que] could be won or lost, accumulated or squandered through conduct; honra was more narrowly reputational than honor... Abstaining from activities that stained individual and family honor was also important to a reputation for honra" (4). Este concepto de honra, algo influenciado por la Iglesia Católica, a la vez de ser una manera de regularizar la conducta moral del individuo, también está asociada con la idea de linaje, pureza de sangre, clase social y legitimidad. A l principio, el aspecto de la honra que tenía que ver con la pureza de sangre se debilita por la prevalencia del mestizaje. Sin embargo, la legitimidad, clase social y limpieza de carácter (la moralidad) definía la honra del individuo, tanto como la de la familia. (Lispett-Rivera & Johnson, 3-5). L a conducta moral, tanto como la posición social y la familia del individuo determinaba la limpieza de su carácter, que era la honra. Este valor moral, influenciado por la Iglesia Católica y el Imperio Español y discutiblemente construido para controlar la conducta moral y el estatus quo del pueblo, trascendió la Independencia y seguía mostrando su importancia social como vemos en el personaje de Nicolás, el cual adquiere además ahora otros significados como valor del trabajo. De todos los hombres que conoce Doña Antonia, Nicolás es el más honrado por su conducta moral y trabajo laboral, los cuales lo eleva de su estatus económico humilde, distinguiéndolo de su clase. Su respeto del orden social, de las leyes y sus esfuerzos por el mantenimiento de la honra de su familia adoptada, por valores del pasado, lo hacen el modelo buscado por la nación modema. Esto también veremos en la conducta de Sab y Martín Rivas, que también se distinguen por su honra.  Cuando el narrador nos presenta a este honrado Nicolás, después de mucha anticipación, también enfatiza su distinción física de clase y raza:  [...] con el tipo indígena bien marcado, pero de cuerpo alto y esbelto, de formas hercúleas, bien proporcionado y cuya fisonomía inteligente y benévola predisponía desde luego en su favor...Se conocía que era indio, pero no un indio abyecto y servil, sino un hombre culto, ennoblecido por el trabajo y que tenía la conciencia de su fuerza y de su valer (14) (énfasis nuestro).  Nicolás no es cualquier indígena, sino un hombre honrado con la fisonomía de un dios griego y la inteligencia de un hombre ilustrado. Lo que le distingue de su raza y clase, según el narrador, son todas las cualidades que normalmente no se asociaron con su raza y clase sino con el campesino criollo. Nicolás es más bien la encamación de los valores de la burguesía aunque se disfi-ace de relato indigenista. Como he mencionado en el primer capítulo sobre los objetivos de Vasconcelos, la unión y modemización de todas las razas latinoamericanas, especialmente la indígena, requería integración racial que implicaba blanqueamiento vía el mestizaje racial y cultural. Cuando Vasconcelos describe al indígena mexicano en términos modemizadores, dice que "el indio no tiene otra puerta hacia el porvenir de la cultura modema, ni otro camino que el camino desbrozado de la civilización latina" (13). Luego afirma que "nuestra civilización puede ser la elegida para asimilar y convertir a un nuevo tipo a todos los hombres", ya que todo el espacio de Latinoamérica pertenece a la misma civilización homogénea (Vasconcelos, 13-14). Es decir que las "razas inferiores" tenían que "modemizarse" y "asimilarse" para poder integrarse al marco social. Por eso, quizás, Nicolás tenía que ser un indígena que encamara los valores de la burguesía. De acuerdo con estas conclusiones sobre la ambigüedad racial de Nicolás, Femando Alegría nota, en que "La novela romántica", que este personaje "es, a pesar de su condición obrera y del orgullo con que lo defiende, el héroe burgués por excelencia" (63-64).^^ Como Sab, Nicolás es un indígena  Alegría desarrolla algunos patrones entre las novelas del siglo XIX, incluyendo Sab, Martín Rivas y El Zarco, que aboga la retórica nacionalista en sus representaciones simbólicas (26-86). Explico su visión hacia esta época en más detalle en 2.3 cuando me acerco al tema del "realismo romántico."  blanco, lo cual permite que traspase los límites de raza y de clase que se integre a una posición de distinción y fama para representar la nueva nación honrada y limpia de carácter.  Esta elevación ambigua del indígena como casi igual pero no igual al blanco, propio de la mímica según Bhabha, es un tropo del discurso nacionalista. En México, por ejemplo, como vimos en La Raza Cósmica.  Vasconcelos eleva la identidad indígena, diciendo "queda... viva  la leyenda de una civilización nacida en nuestros bosques... E l misterio de los hombres rojos, que después de dominar el mundo, hicieron grabar los preceptos de sabiduría en la tabla Esmeralda" (2). Hans-Joachin Konig S. también procura que "el indigenismo criollo no se ideaba como un proyecto político sino como un instrumento político" por el que la élite elevaba la importancia del indígena para lograr su apoyo y participación en la lucha hacia la independencia (31). Teniendo en cuenta esta crítica de Kónig, nosotros llegamos a esta conclusión respecto de la idealización del indígena en la literatura. Vasconcelos incluye la historia idealizada del indígena en su programa educativo para lograr su apoyo, pero su inclusión era una exclusión porque requería que el indígena, tanto como las otras razas, reprodujeran los códigos morales e intelectuales del criollo opresor para lograr la entrada al ámbito nacional. Ignacio Altamirano era de origen indígena, según Edward N . Wright-Ríos. Altamirano, como indígena de orígenes hunúldes, soñaba con un México igualitario y sin límites raciales; la razón por la idealización de la figura del indígena en sus textos.^^ WrightRíos dice que dentro de otros intelectuales indígenas que confrontaban la cuestión del indigenismo, Altamirano "applauded what they viewed as high moral standards, natural coUectivism, social unity, political egalitarianism, a pronounced work ethic, a marked ability to  Ver "Indian Saints and Nation-States: Ignacio Manuel Altamirano's Landscapes and Legends" de Edward N. Wright-Ríos (2004: 48).  adapt to change" (todas cualidades que invierte en Nicolás) y quería mostrar que los indígenas eran "intellectual peers of mestizos and whites, and thus their match in terms of capacity for modemity" (65). Aunque Altamirano eleva el carácter del indígena, definía la capacidad intelectual y moral en términos elitistas por los cuales el indígena se definía en comparación con el blanco. En todo caso, la idealización del indígena en la literatura ficcional, tanto como en el discurso político, era un tropo de aquella época.  Semejante a la distinción de Nicolás, la introducción del personaje del joven Martín Rivas también muestra su potencia de avanzar en la jerarquía social: Era un joven de regular estatura y bien proporcionadas formas... El conjunto de su persona tenía cierto aire de distinción que contrastaba con la pobreza del traje, y hacía ver que aquel joven, estando vestido con elegancia, podía pasar por un buen mozo... (Gana, 61)  No obstante, su fisonomía elegante, atín no pertenece a la clase a la que pertenece la familia Encina. Le dan hospedaje por las conexiones dudosas con su padre, pero todavía, como Sab, es un extraño para esa clase. Es uno venido a menos del pueblo minero, Copiapó, que vive con una familia ajena, urbana y rica. Por sus talentos sociales y económicos, y su fisonomía elegante, puede trascender los límites de clase, adaptándose a los códigos sociales de la burguesía urbana y distanciándose de sus orígenes provincianos. Su pertenencia a la burguesía venida a menos de la provincia lo marginaliza, lo hace inferior a la burguesía urbana, lo cual demuestra las diferentes niveles dentro de la burguesía. Pero además de su exclusión inicial de esta casta social, también hay que notar que tampoco pertenece a la clase popular, como vemos en la escena del mercado, donde tuvo que ignorar a los vendedores que insistían en que comprara sus botines y "la insolencia de sus compatriotas obreros" (Gana, 84). Hubo un pleito entre ellos, mostrando que Martín • aunque socialmente inferior a la clase de la familia  Encina • es socialmente superior a la clase popular, lo cual funciona como prueba de su distinción y de la posibilidad de elevación social.  Lo problemático de este tipo de planteamiento en las tres novelas es el hecho de que la gentileza e inteligencia de Martín es la razón de no pertenecer a la clase obrera, o que la fisonomía heroica y la honradez de Nicolás lo distinguen de la clase del "indio abyecto y servil", o que la gracia y rasgos criollos de Sab lo diferencian de los otros esclavos. Tal afirmación implica que lo único que permite la integración social de estos seres inferiores es su semejanza y capacidad de asimilarse a las cualidades de la burguesía hegemónica. Esto implica que la gente de clase obrera o pobre, indígena o negra es capaz de mostrar inteligencia, gentileza, heroísmo u honra sin imitar al criollo o al europeo. E l tratamiento literario del negro es tan politizado y artificial, como el del indígena. La adopción de los marginados en la narrativa de la nación dependía de la condición de que el negro no fuera negro, el indígena no fuera indígena y el empobrecido provinciano no fuera un empobrecido provinciano. Como he mencionado anteriormente, Sab, Nicolás y Martín Rivas tienen cualidades que los diferencian de los demás, haciéndolos idóneos para la nación. Estos héroes son huérfanos de excepción. Pero, como sugiere Schaul a propósito de Sab, y nosotros extendemos a Nicolás y Martín, este tipo de héroe es un artificio. Pazicky, asimismo critica este aspecto de las novelas sentimentales, expresando que la representación de la orfandad tan opuesta a la realidad de estos marginados era una invención que servía como "a perfect mirror of middle-class ideology" y que: [...] the valúes these novéis implicitly endorse are not those of upward mobility but those of Social Darwinism...the fictional orphan can be viewed as a reaction to middle class anxiety about change, loss, and poverty; in short, about the precariousness of social identity in a rapidly changing world (Pazicky, 149-150).  Este espejo de ideología de clase media reforzaba la estabilidad de los valores de esta clase frente a los cambios políticos, religiosos y económicos, eliminando a los que no representaban sus valores. A l decir esto, tendríamos que mirar qué valores representaban los personajes heroicos y qué valores eran reforzados a través de sus distintos destinos.  2.3 El discurso del "realismo romántico" de los héroes huérfanos Estos tres protagonistas corresponden perfectamente al arquetipo del héroe romántico, y del héroe mítico, sirviendo ambos como modelos sociales. Además del ser sin padres, el héroe romántico extrae ciertos rasgos del héroe mítico, lo cual demuestra una continuidad del pasado. Estas cualidades son las de ser vencedores de obstáculos (obstáculos como la marginalidad social del sujeto huérfano o la inferioridad social) y luego el éxito y reconocimiento de la comunidad. La novela hispanoamericana del siglo X I X combina estos requerimientos del mito, en donde los héroes de este género literario "eran, adoptando el vocabulario romántico, idealistas, de nobles sentimientos y corazón sensible" (Suares-Murias, 374). Este "vocabulario romántico" de Suares Murias, encama la retórica idealista e ilustrada de los modelos franceses e ingleses, que la novela decimónica notoriamente reflejaba.'*' Este mismo idealismo de la Ilustración francesa y del romeinticismo inglés es claramente representado por los protagonistas (como Sab, Martín Rivas y Nicolás), cuyas creencias y  "Realismo romántico", es el término que utiliza Femando Alegría en su libro Historia de la novela hispanoamericana para indicar que "es el momento en que la novela hispanoamericanarindeculto al idealismo francés [...] lograron librarse de la tendencia a idealizar el paisaje [del romanticismo del comienzo del siglo] y se esfuerzan por producir ambientes típicos, del campo o de la ciudad, en un marco de realidad; buscan al personaje criollo y lo retratan con rasgos autóctonos que, por desgracia, no tardan en estereotiparse; le estudian el lenguaje y tratan de reproducirlo con fidelidad" (52-53). Es en esta categoría de la novela decimónica que Alegría califica las novelas Sab, Martín Rivas, y El Zarco por el tiempo en que están escritas, y por su lado histórico-político y pedagógico. Tomado por ciertas influencias ilustradas de Europa, como el "idealismo francés de Saint Fierre y Chateaubriand", el "historicismo de Scott y Hugo", el "folletinismo de Dumas" y el "realismo de Balzac y Pérez Galdós", las novelas del "realismo romántico" de Hispanoamérica mostraban una continuidad con las tradiciones y el espíritu renovador de las novelas europeas de aquel tiempo (Alegría, 52).  hechos representan las creencias de la modernización de sus respectivas sociedades. De la misma manera, según Alegría, esta escritura del "realismo romántico" seguía el espíritu de la "actitud de responsabilidad social," en donde el amor y el humanitarismo eran las resoluciones para cualquier problema social, acordado por los personajes idealistas dentro de la novela (26). Sab, aunque se presenta como una persona trágica y consiente de los límites de su existencia, era honesto con todos. Pero, la expresión más importante de sus ideales es su carta testimonial a Teresa, a la hora de su muerte, sobre su amor al amor y a su propia dignidad: " E l amor es la más bella y pura de las pasiones del hombre, y yo la he sentido en toda su omnipotencia [...] mi destino no ha sido innoble ni vulgar" (Gómez de Avellaneda, 268). A pesar del hecho de que este amor no sea correspondido y que iba a morirse, Sab todavía mantiene su integridad y orgullo en sí mismo. Martín Rivas, aunque serio y un poco melancólico, aún tenía su lado optimista por el amor y la esperanza en el futuro, como cuando le expresa a Leonor "sí puede creer en el amor como en una esperanza que le dé fuerza para la lucha a que la suerte le destina" (Blest Gana, 155). Nicolás también invierte mucho valor en el amor, como vemos en las esperanzas que tenía de la correspondencia de la admiración de Manuela. Sin embargo, cuando descubre el "amor bueno" de la hermanastra de Manuela, Pilar, la antítesis de la vanidad y frivoUdad, su amor le da ánimo para seguir adelante en su deseo de confrontar a los malditos Plateados que aterrorizaban al pueblo. E l amor era un sentimiento e ideal muy importante en este género literario.  Además del amor, la lucha por la libertad era un ideal imperativo en cuanto a la responsabilidad socio-política de este tipo de héroe. "El héroe hispanoamericano nunca perdía el deseo de vivir y luchar" por los ideales ilustrados de la nación, reflejando el espíritu  romántico (Suárez-Murias, 374). La influencia de la Ilustración y la esperanza de la libertad son evidentes en el espíritu del liberalismo moderno de los personajes Martín Rivas y Nicolás, aunque a la vez son artiñciales. L a ideología de Rivas se ilustra por su participación en la rebeldía de "la Sociedad de la Igualdad," a la vez manteniendo su capacidad de concordar con los códigos conservadores para no estorbar el sistema social (Gana, 375)."*^ E l acto radical de luchar junto a la "Sociedad de la Igualdad" contra los federalistas demuestra el deseo de Rivas de causar cierto cambio en el conservadurismo del espacio urbano de Chile. Sin embargo, al perdón de la familia Encina ante la ofensa y de hecho la sociedad, la novela plantea una "consolidación nacional" entre clases e ideologías en el discurso nacional de Chile. (Sommer, 205) En general, las novelas de Blest Gana fueron escritas con la intención de abogar por el liberalismo, dentro de los códigos conservadores, para el aprendizaje del público. Sin embargo, Rivas demuestra un balance o mediación entre el liberalismo y el conservadurismo, creando un conservadurismo liberal y más moderno para la nación, o más bien "el nacer de una nueva fuerza social." (Alegría, 56)  La lucha de Nicolás es su batalla en defensa del orden y la justicia, frente a la incapacidad del gobierno conservador de controlar el crimen y la violencia de los Plateados'*^. Su heroísmo ilustrado y su capacidad como líder se muestra por el hecho de que quiere hacer  Según el editor Arraya, el conflicto político entre el liberalismo y el conservadurismo se alude por la participación de algunos personajes en la Sociedad de la Igualdad y la discusión entre los miembros de la clase de la familia Encina sobre este conflicto político (33). En realidad, la Sociedad de la Igualdad, y el conflicto en el que el personaje Rafael San Luis muere y Martín Rivas es aprisionado, alude al conflicto real en donde hubo un levantamiento contra el aprisionamiento del presidente de este grupo; luego "hechos parecidos a éste se sucederán con frecuencia hasta el estallido de la revolución que comenzará en septiembre de 1851. (Arraya, n321, 375) Alegna nota el contexto histórico de la inestabilidad de los pueblos mexicanos aludido en El Zarco, basado en los años 1861-1863, cuando los franceses estaban preparando su invasión a México, Benito Juárez estaba en el poder, y en "el sur de México grupos de bandidos llamados los Plateados [la banda del Zarco], dominan los campos, las haciendas y pequeñas poblaciones, sometiendo a las gentes a un régimen de terror." (Alegna, 63)  lo que el gobierno no puede, convenciendo a sus amigos de seguir la tropa del gobierno contra los Plateados, diciéndoles "que estamos bien armados y que, apoyados en la tropa, serviríamos de algo" (Altamirano, 54). Nicolás demuestra cierta rebeldía aún cuando se atreve a desafiar la impotencia del gobierno frente a los bandidos, insistiendo en combatirlos a pesar de que el comandante le ha prohibido, diciéndole asertivamente "haga usted lo que guste; nosotros haremos entonces lo que debemos" (Altamirano, 62). Su deber social era restaurar el orden en un lugar plagado por el crimen y las guerras, por amor a su nación, y recuperar la honra de la familia de Doña Antonia, por amor a su nueva familia adoptada. Además de restaurar el orden frente al crimen, el hecho de que el héroe sea un "pobre huérfano" indio, y el villano Zarco tenga ojos azules y facciones europeas, también muestra el deseo nacional de librarse de la presencia de los monarquistas conservadores y de los franceses. Este hecho queda de manifiesto en la novela a través de los "spotty allusions to a political history colored by racial antagonism" reflejando que "Mexico's patriotic ideology in the wake of French rule would exalt indigenous and mestizo virtue against the White imperialists and their local supporters" (Sommer, 221). En los tres casos de Sab, Martín Rivas y Nicolás, el deber social, el amor y la libertad son motivos siempre presentes en la agenda de los héroes en estas novelas románticas.  Sin embargo, teniendo en cuenta algunas discrepancias críticas sobre Sab, los motivos de su lucha ilustrada son ambiguos y evidentes por la tensión entre su deseo de ser liberado de la esclavitud (el discurso abolicionista), su simpatía hacia la poca libertad de la mujer (el discurso feminista) y la falta de acción hacia la libertad. En la carta declaratoria de Sab a Teresa, su único esfuerzo hacia el progreso, también hay ejemplos de los ideales de libertad en su lamento, no sólo sobre su propia esclavitud, sino también sobre la esclavitud de las mujeres  burguesas, escribiendo "¡Oh!, ¡las mujeres! ¡Pobres y ciegas víctimas! Como los esclavos, ellas arrastran pacientemente su cadena y bajan la cabeza bajo el yugo de las leyes humanas." (Gómez de Avellaneda, 270-271) A primera vista, Sab es el máximo héroe que ruega no sólo por su propia salvación, sino por la salvación de otros marginados en su última hora de vida, deseando la libertad e igualdad de los esclavos y las mujeres. Schaul sostiene que "Sab's antislavery ideology is clearly a concrete manifestation of the romantic exaltation of all forms of freedom and rebellion," perfectamente representativas de las ideologías de un continente en lucha por su propia libertad como esclavo, y simultáneamente por la libertad de las mujeres criollas (502). Jean Franco también incluye este tema del esclavo, en la literatura romántica, diciendo que "the theme of the Negro slave fitted into the pattem of the Romantic outcast novel... in which the hero was a slave outcast and rebel" (1989: 61). Sin embargo, a pesar de las conclusiones de Franco y de Schaul, este héroe esclavo no era nada "rebelde" porque nunca se atrevió a interrumpir o causar la ruptura del orden social, ni a cambiar los códigos populares. Es posible que esto lo hubiera eliminado de la categoría de héroe nacional. Como nota Pastor, "this mulatto slave proclaims himself to be a champion of freedom, but he does not rebel and he is only subjugated to the slavery of his love for Carlota" (190).'''* E l representante de la esclavitud no hace ningún esfuerzo por su propia libertad, ni la de las mujeres a quienes él admira tanto, sino que se resigna a los códigos de la burguesía criolla y muere. Es aquí, en la falta de acción que reside la ambigüedad de la representación del esclavo mulato y huérfano como héroe. Sab permanece en un espacio ambivalente, mostrando la  En su artículo "Symbiosis Between Slavery and Feminism in Gertrudis Gómez de Avellaneda's Sabl", Pastor arguye contra la idea de protesta simultanea entre el argumento abolicionista y feminista, procurado por el ensayo de Schaul "Stranger in a Strange Land: The discourse of Alienation in Gómez de Avellaneda's Abolitionist Novel Sab", diciendo que no empleó "a true symbiosis between her desire to abolish slavery and her feminism: the theme of slavery is only a metaphor." (Pastor, 195)  tensión entre el deseo de cambio y el deseo de agradar a sus amos criollos y mantener los códigos hegemónicos de la sociedad.  A l concluir, entonces, que el supuesto heroísmo de Sab es más ambiguo que heroico, ¿por qué la novela incluye el esclavo negro en una novela nacionalista si su auto-liberación no es posible? En el caso de Sab "la protesta contra la esclavitud se formula en un plano abstracto [...] no hay odio contra el dueño, porque éste es benévolo" (Araújo, 144). Aunque la voz narrativa aboga por la libertad del esclavo y de la mujer burguesa, el hecho de que no hubo ninguna rebeldía ni ruptura con el orden social del criollo, la benevolencia y obedencia del esclavo hacia sus amos muestra que el heroísmo nacional de Sab es uno a favor del criollo que tiene que caber dentro de los códigos burgueses, mostrando lo artificioso de su personaje, semejante al artificio de Nicolás y Martín. Es importante también advertir el tropo del "bon négre" tomado del romanticismo francés, especialmente de Victor Hugo, en la literatura "negrófila europea", tal como arguye Nara Araújo en Visión romántica del otro, que elevaba el carácter del esclavo negro a la potencia de ser casi tan civilizado como el europeo o criollo (100). Ella explica que: [la] tipología bon négre surge en la fijación artística de una imagen diseñada por los europeos. La negrofilia impulsaba la norma de un personaje aristocrático, hermoso, culto y bondadoso. Para amar al negro era necesario construir un modelo de perfección. (Araújo, 147-148)  Como nuestro Sab, el "buen negro" es un artificio discursivo y ficcional porque el europeo, y luego el criollo, se apropiaron de esta figura marginada para beneficio propio de crear su propia imagen heroica de nación. Esta idealización del esclavo negro es tan artificial como la apropiación de la orfandad, porque la imagen del bon négre no coincide con las circunstancias verdaderas de ellos, como veremos en el Capítulo 4, y porque esta idealización literaria sirve  sólo para beneficiar ios intereses nacionalistas del criollo y no de la emancipación e igualdad auténtica del negro. Este tropo no benefició nada al sujeto negro colonizado, ya que todavía vivía bajo la subyugación de la élite. De todas maneras, su marginidad social era utilizada retóricamente, aunque en la realidad ésta no se concretara; este tipo de movilidad social era una invención.  Aunque la independencia de Cuba no fue lograda hasta 1902, a mediados del siglo X I X existía este sentimiento de liberación, como del negro hemos mencionado en el capítulo 1. "In Sab, patriotic and romatic desires are solicited but frustrated by the romantic trope of an 'imposible love' and vetoed by a colonial situation", pero a pesar de la tragedia de no lograr el cambio deseado por Sab y el narrador, el sentimiento de liberación es ensayado por "the unfulfiUed desire for a 'new world' imagined or a more perfect romantic relation that could symbolize national unión" (Unzueta, 151).  2.4 La feminidad y trascendencia social del héroe masculino Quizás, lo que es más importante en este huérfano de espíritu romántico es, como ha comentado Suares-Murias, su "corazón sensible". E l lado sentimentalmente delicado de este arquetipo masculino lo convertía en algo abstracto, casi estereotípicamente femenino, y sexualmente ambiguo. Este motivo del "feminine man", y también de algunas "masculine women", según Dorothy Kelly en Fictional Genders: Role & Representation in NineteenthCentury French Narrative , era un tropo frecuente en la literatura francesa del siglo X I X , creando un "trayectoria doble de identidad genérico-sexual", especialmente en los escritos de Balzac, Flaubert, Stendhal, Chateaubriand y Rachild, los cuales hemos establecido como  influencias importantes en la novela latinoamericana (1-3) (nuestra traducción). En muchas ocasiones en las novelas francesas, tanto como en las novelas hispanoamericanas, los personajes principales mostraban su alta sensibilidad por su inestabilidad emocional, y su facilidad de llantos. Sin embargo, todavía existían los personajes que cabían dentro de los roles genéricos tradicionales; la mujer era la sensible y pasiva y el hombre, el intelectual que llevaba la acción de la trama (Kelly, 6). Teniendo en cuenta las asociaciones misóginas del género de los psicoanalistas Lacan y Freud, tanto como la crítica de la feminista Héléne Cixous hacia los binarismos genéricos, Kelly sugiere que la representación del género en la narrativa francesa de aquella época creaba una tensión entre los roles genéricos convencionales y desestabilizaba estos binarismos sociales, una tensión visible en los personajes Sab, Martín Rivas y Nicolás (14-21)."^^  La ambigüedad genérica era un objetivo muy específico de aquella literatura. E l folletín y la novela contenían, según Literatura chilena del siglo XIX: Entre públicos lectores y figuras autoriales de Juan Poblete, la "ideología masculina de la productividad, la acción [y] el espíritu empresarial", pero también "el autor se identificaba con la feminidad como una forma compensatoria de ilustrar la oposición a la sociedad burguesa" (Poblete, 2003: 51)."^^ A l  Los binarismos criticados por Héléne Cixous, como nota Dorthy Kelly en Fictional Genders: "Man/woman...Activity/pasivity... Sun/Moon... Culture/Nature... Day Night...Father/Mother... Head/Heart... Intelligable/Palpable... Logos/Pathos" (Kelly, 14). ^ En otro ensayo suyo, "La construcción social de la novela y la lectura nacional: El caso chileno", Juan Poblete también confronta la cuestión del género sexual en la novela latinoamericana, diciendo que: "la discusión decimonónica sobre la nación deseada en particular, la representación de los roles masculinos y femeninos...es una de las variables que estructura con fuerza los discursos sociales en áreas aparentemente tan distintas como la política, la educación, la familia, las relaciones entre las razas y el matrimonio...La imagen de la mujer ha sido también construida, por intelectuales femeninos y masculinos, como mediadora entre ámbitos que la política masculina o masculinizada dominante parecía concebir como polaridades irreconciliables: civilización y barbarie, Europa y América, blancos e indios. De este modo, las mujeres letradas redefínieron la domesticidad, el matrimonio y la familia como espacios de mediación social, y se crearon así un lugar en el proyecto de construcción de la nación" (1999: 79).  amalgamar lo masculino y lo femenino de la ideología nacionalista dentro del protagonista masculino, los narradores lograron trascender estas "polaridades" políticas y genéricas para, en términos de Benedict Anderson, "escribir la nación". Por eso, era apropiado que el protagonista masculino principal de este género de literatura tuviera cualidades de ambos sexos, con una dosis femenina muy alta. Durante este siglo, el papel fundamental de la mujer era el de madre en el microcosmos de la familia, y por extensión de la nación. Por esto, la novela romántica "centered to the growing female readership" (Unzueta, 137). Igualmente, era importante atraer a la lectora con esta literatura nacional porque ella tenía que educar a sus hijos, en el futuro de la nación, especialmente en Chile y Argentina (Poblete, 43-45). De acuerdo con las hipótesis de Poblete y Unzueta sobre la evolución del rol social de la mujer en Hispanoamérica, Dorothy Kelly también nota la importancia del rol doméstico de la mujer burguesa, y la novedad del feminismo creciente en la metrópoli, mostrando otra vez cómo las ideologías de la Ilustración y la cultura francesa servían como modelos en la construcción de la nación (19, 75). L a literatura romántica (el folletín y la novela), tanto en Francia como en Latinoamérica, era una táctica política utilizada para "la construcción y homogenización de la nación" (Poblete, 51). Esta "homogenización" atraía sentimientos nacionales, unificando a los distintos lectores, redefiniendo los límites de género sexual, clase y raza.  Además de subvertir los límites dentro del discurso nacional, la feminidad del protagonista masculino también puede deberse al aspecto psicológico del héroe huérfano. Como he notado en mi análisis de la condición psicológica del huérfano en el primer capítulo de este estudio, siguiendo a Haynal y Rentchnick, el "denominador común" de los líderes políticos, religiosos, así como de los héroes míticos descritos por Rank, es que poseen talentos  trascendentes por su capacidad de sobrevivir una infancia de desafíos y marginalidad. Estos huérfanos más tarde logran cierta popularidad porque son percibidos como salvadores de una comunidad frente a los obstáculos colectivos. Esta trascendente orfandad se debe al misterio de su pasado, su sangre y su raza que crean una ausencia de historia lo cual les permite reinventar su historia y, de hecho, su futuro.'*' Es decir que la falta de historia causa una idealización y mitificación del pasado (como vemos en los orígenes distinguidos de nuestros personajes), permite la flexibiUdad de su presente y futuro porque su identidad no está claramente marcada por orígenes claros. La ambigüedad de su pasado y la independencia de la historia de sus orígenes familiares les facilitan la invención de un futuro autónomo, coincidente con la idea de la invención del mito de la nación de Benedict Anderson, pero también es aplicable al género sexual.''^ E l género sexual de los huérfanos protagónicos es uno que, aunque encama la idealización de la masculinidad modema, como la honradez y el valor, también encama la feminidad. Aparte del carácter trascendente de este paradigma narrativo, el hombre femenino puede también deberse a otro fenómeno psicológico del huérfano, la intemalización de ambos padres, la madre y el padre, para crear su propia estmctura moral frente a la necesidad de auto-socializarse (Haynal, 163). A l tener que ser su propia madre y su propio padre, especialmente en los casos de Sab y Nicolás, este tipo de héroe también puede actuar como los padres de la comunidad. Por lo tanto, la representación simbólica de lo femenino y masculino de Sab, Nicolás y Rivas crea un público lector que consiste en hombres  André Haynal sugiere que la falta de padres y de raíces inspira la idealización del sujeto huérfano, como la que vemos en la novela romántica, porque su falta de ataduras históricas es casi como una Utopía, diciendo que "the romantic novel, the myths of origins, are linked to Utopia. The orphan includes in his daydream the presence of his lost parent: time has stopped, the lost one is idealized... the ideal images can be conserved, in certain phases as the motors of the group, of the progress of society" (181). Según Anderson, la creación de una nación se basa en "una comunidad política imaginada como inherente limitada y soberana" por la negación del régimen anterior y la auto-invención para instaurar una nación "imaginada" o creada (23). En otras palabras, una nación, como el sujeto huérfano, crea una idealización de su pasado para poder inventar una nación e identidad en el presente y luego en el futuro.  y mujeres quienes se identifican con ese héroe de dimensiones colectivas que posibilita la literatura romántica. Según Femando Unzueta en "Scenes of Reading: Imagining Nations/Romancing History in Spanish America", en Beyond Imagined Communities, "national romances appeal to readers' sensitivities and emotions in order to 'seduce' them into action £ind feelings of collective identity" (Unzueta, 160). Este aspecto de la novela sirve para la construcción de la identidad nacional porque a través de la trascendencia de géneros y la emoción, el lector se identifica con el protagonista y con su misión colectiva.  Otra consideración teórica sobre la feminidad del huérfano es la sexualización de la nación según lógica colonial. L a feminidad del huérfano masculino refleja el complejo nacional, descrito por Anne McClintock, de asociaciones entre género y nación, en cuanto a las relaciones de poder entre las clases sociales. E l sujeto colonizado en el discurso nacional, según McClintock, es uno feminizado de tal manera que sea pasivo a cualquier manifestación explotadora del colonizador (31). Teniendo esto en cuenta, yo sugiero que al encamar los rasgos femeninos del sentimentalismo y la trascendencia, el héroe huérfano de estas novelas también representa al sujeto oprimido que, a través de su autonomía y feminidad, puede independizarse del opresor masculino: el imperio. La feminidad del marginado sirve como "mímica" de la imagen constmida por el opresor imperialista del colonizado y la distorsiona a su manera para desautorizar la hegemonía colonizadora, tal como sostiene Homi Bhabha con su idea de numica. A la vez que la "normalización" y subyugación se imponen sobre el sujeto colonizado, el colonizado se apropia de esta mímica, causando una ambivalencia en el discurso colonial, que intermmpe su autoridad.'*^ Esto quiere decir que al amplificar la imagen de  "The menace of mimicry is its double visión which in disclosing the ambivalence of colonial discourse also disrupts its authority" Bhabha (88).  debilidad femenina el sujeto marginado logra desestabilizar los límites de las estructuras de clase social. La feminidad de Sab, Martín Rivas y El Zarco posibilita superar los límites de poder como respuesta a las posiciones nacionalistas hacia las relaciones de poder entre las colonias y el imperio. Los rasgos femeninos de los protagonistas masculinos de estas novelas son una ruptura de la feminización del subyugado de la lógica del imperio. Es decir que, la feminidad a la que la novela romántica somete a su héroe, desestabiliza los códigos del poder imperial con el fin de traspasar los límites sociales dentro de la nueva nación como ruptura con el régimen imperial y paternalista. Esta tierra femenina puede sobrepasar los límites impuestos sobre ella para lograr autonomía del poder del imperialismo paternalista. Irónicamente, sin embargo, la nueva narrativa de la nación todavía es un sistema paternalista que oprime a las mujeres, impidiendo la posibilidad de la autonomía femenina, como exploraré en el Capítulo 3 sobre los huérfanos y las huérfanas inadoptables.  Además de permitir la superación de la subyugación del imperio, la feminidad de este protagonista moderno también funciona de manera contradictoria con respeto a su relación con las clases inferiores. La representación novelesca le adjudica a este héroe una distancia mayor con la clase inferior, a la vez que feminiza al sujeto colonizado, masculiniza al sujeto de clase pobre u obrera, o más bien inferior, en el proceso del Darwinismo Social, tal como descrito por McClintock. En su análisis de la escritura de Arthur J. Munby sobre las mujeres de la clase obrera de la metrópoli victoriana, McClintock muestra que los que pertenecían a la clase inferior en la metrópoli inglesa, eran socialmente construidos como masculinos y menos civilizados que los de la clase alta^°. La generización de la clase pobre es especialmente  En Imperial Leather, Anne McClintock incluye el discurso colonial dentro del imperio en su análisis de los diarios y escritura de Arthur J. Munby, que escribía sobre sus observaciones imperialistas sobre las mujeres de la  prevalente en las observaciones de las mujeres que hace Munby, representadas como parte de una especie de sub-humanidad cuyo trabajo les quitaba feminidad y la reemplazaba con atributos de masculinidad, asociando la inferioridad laboral con la masculinidad (MClintock, 100-103). Las entradas de los diarios de Munby sobre el estigma social de la mujer de esta clase con "manly features" muestran la masculinización social de la mujer pobre. Asimismo, el hombre de esta clase también era considerado más masculino, brutal y bárbaro que el hombre burgués; las mismas connotaciones implicadas para la pertenencia a la pobreza y la mano de obra, aplican a la racialización de las clases inferiores desde la perspectiva de la élite. L a imagen pública de un obrero pobre "became increasingly stigmatized as specimens of racial regression... frequently depicted in the iconography of degeneration - as 'plagues', 'black races' and 'primitives'" (McClintock, 42). Es decir que la pertenencia a la clase obrera implicaba ser menos humano, menos civilizado (blanco) y más masculino. McClintock atribuye esta racialización de los miembros de la sociedad que pertenecían a la clase obrera, especialmente las mujeres, a la importancia de la influencia de la Ilustración francesa y la creciente importancia de las ciencias, en particular las teorías de la evolución. Conectando la crítica de McClintock sobre estas teorías con la visión elitista de Vasconcelos respecto del conflicto entre civilización y barbarie en la formación de la quinta raza, es claro que el marco de las nuevas naciones iberoamericanas era tan excluyente como el del imperialismo. Además esta misma visión clasista y racista de la evolución racial e intelectual está presente en las clase obrera de la ciudad de Londres. Algunos de sus escritos tratan de las mujeres de la clase obrera, las prostitutas y las que trabajaban en el circo y su amante Hanna Cullwick, a quien él obligaba a posar en varias fotografías disfrazada como varias mujeres victorianas, como esclavas africanas, prostitutas de la ciudad, empleadas de circo, empleadas domésticas, damas, etc. Munby estaba obsesionado con las observaciones de estas mujeres de la clase obrera, tanto con las de su amante y empleada, representándolas como mujeres masculinas y casi menos-humanas por su pobreza y proximidad a la mano de obra, que las hacía menos femeninas. McClintock nota que "Munby's descriptions of the manly features of these women are so insistent that it becomes difficult to recall that these gendered labor distinctions were recent social inventions for his time," mostrando que eventualmente, la generización, y luego la racialización de esta clase inferior era una parte integral del discurso imperialista (100).  novelas que analizamos. La inferioridad laboral implicaba inferioridad intelectual y, de la misma manera, inferioridad evolutiva en la cadena de la evolución racial.  Ser un hombre femenino dentro de este contexto de ideas de la Ilustración, le permite ser superior con respeto a la clase sub-humana (los seres "más masculinos" y "primitivos") de la que procede. E l lado femenino de nuestros héroes Sab, Martín Rivas y Nicolás los hace ilustrados sofisticados, diferenciándolos de su propia potencia de pertenecer a la humanidad inferior por su marginalidad. E l intelecto y la sensibilidad son dos cualidades que distingue a Sab del esclavo negro común (el epítome del obrero primitivo). Estas mismas dos cualidades de distinción intelectual y emocional distancian a Martín Rivas de sus orígenes, la clase provinciana venido a menos, la antítesis de la élite urbana de Chile y el nivel social al que logra pertenecer. Del mismo modo, Nicolás es un indio huérfano excepcional. Su feminidad, que lo asemeja a la clase alta y baja. En síntesis, la feminidad los vincula con la élite, y les permite traspasar los espacios domésticos tanto como los intelectuales y políticos, imperativos en la narrativa nacional.  La manifestación más importante de la trascendencia del género sexual es el corazón y espíritu sensible del héroe, ejemplificado por sus amistades y alianzas, para mostrar al lector la alianza entre la moralidad (una retórica estereotípicamente asociada con lo femenino y la maternidad) y el nacionalismo (la retórica masculina y paternalista). La amistad entre Martín Rivas y Rafael San Luis, por ejemplo, muestra la conexión entre dos huérfanos marginados, lo cual da consuelo a Rivas en su alienación como huérfano. Valorizaba esta amistad, diciéndole a Rafael, "a tu amistad debo la poca alegría que he tenido en Santiago" (Gana, 143). Trata de  ayudar a su amigo Rafael a que se reúna con su amor Matilde, pero desafortunadamente, Matilde y la alta sociedad no podían perdonarle por haber tenido un hijo ilegítimo con Adelaida Molina. Luego, sigue siendo fiel a Rafael San Luis al ayudarlo en su revolución de "la Sociedad de la Igualdad". A la muerte de Rafael, llora por la pérdida de su buen amigo. Además, como describe Doris Sommer, este personaje que encama varias cualidades humanas, "some associated with men (e.g., his financial good sense) and others with women (his unbreachable loyalty and sensitívity)" son sexualmente ambiguos, pero "Martín's androgynous virtuosity seems unbelievably ideal" (218). Su encamación de las cualidades mejores de un hombre y de una mujer, le permiten subvertir los límites y las polaridades sociales haciéndolo el héroe ideal.  Martín también crea un pacto con la clase alta a través de sus relaciones con la familia Encina. Muestra su agradecimiento a Don Dámaso Encina al aceptar trabajar para él, ayudándolo con sus cuentas como secretario, pero se niega a aceptar pago por este trabajo. Además lo ayuda a Agustín a exponer la falsedad del matrimonio con Adeleida Molina, la madre del hijo ilegítimo de Rafael. Durante el conflicto con esta familia de bajo nivel social, Martín tenía compasión por Agustín cuando sus penas conmovieron "el corazón de Martín" y "había devorado sólo sus penas, se expresaba con tal abandono, que Rivas sintió por él un interés sincero y afectuoso" (Blest Gana, 240). Las alianzas sociales protegen los intereses personales y económicos de la familia Encina, a la vez que aseguran la horu-a de la clase alta. Martín también muestra esta caridad con su amiga Edelmira al ayudarla a escaparse de un matrimonio que no deseaba. "Martín, who understands money's valúes as a social mediator [...] negotiates love affairs as the go between and mediates in brilliant business deals.  sometimes making one arrangement work for the other" (Sonmier, 209). El rol de "mediador social" es posible por su orfandad, porque ni pertenece a la clase pobre ni a la alta, puede servir en relaciones entre clases, lo cual Sommer llama "interclass alliances and nacional consolidation" (Sommer, 205). Esta consolidación entre las clases crea una unión en la identidad colectiva de la nación.  En el caso de Sab, él también utiliza su corazón sensible y su inteligencia para crear sus alianzas, representando él la fuerza de un ser masculino femenino. Sab puede subvertir los límites genéricos y raciales y "he can correspond to the depth of women's feelings... That he is heroic to the extent that he is feminized" (Sommer, 120). Sommer crea un paralelo entre la autora feminista-crioUista-abolicionista, Gertrudis Gómez de Avellaneda y su personaje Sab, sugiriendo que Sab es la encamación de la Cuba ideal de la autora y juega con la ambigüedad sexual de este personaje, diciendo que "s/he is the more manly... because s/he womanly", proponiendo que su ambigüedad racial y sexual es lo que le hace heroico en esta novela (135). Sab muestra su caridad en su trato con la princesa indígena Martina cuando salvó a ella su nieto y hasta su perro de un incendio. Martina adopta a Sab y le hace "spiritually related" a los indígenas marginados y casi extintos en Cuba, y crea una unificación con ellos y los esclavos negros (Sommer, 118). El negro sólo se salva por medio de no ser negro y su adopción por la raza indígena, la raza idealizada, es su única salvación racial. Esta presencia idealizada es un aspecto común en la literatura del siglo X I X . Como ha notado Araújo, la función simbólica del indígena romantizado en la novela era "mediador para la recreación de una sociedad distinta, lugar ideal para la evasión espiritual del mundo civilizado, escenario adecuado para arrebatos pasionales y comunión con la naturaleza." (Araújo, 156) Relatando esto a Sab, la figura indígena Martina, sirve como mediadora en la integración de Sab. Ella representa la  naturaleza y todo lo nativo de la tierra cubana que está a punto de su extinción. La adopción espiritual cubaniza a Sab de tal manera que ahora ya no es un extraño en la tierra cubana, sino parte de su historia antes de la llegada del europeo; es cubano puro como Martina. Sin embargo, esta raza tampoco se puede salvar dentro del marco cubano ya que casi está extinta.  Sab también forma una amistad fuerte con Teresa, que también es huérfana y marginada, aunque no tan marginada como Sab porque es blanca. "Sab and Teresa's friendship is ultimately established through their mutual condition as exiles" (Schaul, 500). Ambos son huérfanos e incapaces de lograr amor por sus niveles inferiores a la clase en donde ellos viven. Ambos se confían sus amores imposibles. A la misma vez crean alianzas entre los subalternos. Sab le ofrece a ella su billete de lotería para que tenga fortuna y luego pueda casarse con Enrique Otway, pero Teresa no lo acepta. Sabiendo que Enrique Otway sólo se casaría con Carlota si ella tuviera dinero, Sab le da su billete de lotería a Carlota, a pesar de que él mismo la ama. Esto facilita el matrimonio entre su amada y su enemigo a la vez que recupera la caída financiera de la familia B . . . . En otras palabras, Sab sacrificó su propia felicidad y bien esta financiera para lograr la felicidad de Carlota y mantener la alianza de clases  Desde el principio de El Zarco, se entiende que Nicolás es capaz de proteger a la familia de Doña Antonia, su hermosa hija Manuela, y su ahijada mestiza Pilar, viniendo a visitíu^las para ganar el afecto de Manuela. Doña Antonia invierte todas sus esperanzas en el matrimonio entre su hija Manuela y el "grano de oro de honradez" para proteger la virtud de su hija frente al riesgo del robo o el rapto por la presencia constante de los Plateados. La señora  trata de convencer a su hija a que acepte a este hombre, notando su fama y talentos económicos, cuando le recuerda que: "él ya es maestro principal de la herrería, y es muy estimado hasta de los ricos, y tiene muy buena fama" (Altamirano, 12). Su "buena fama" se le atribuye a su honradez, dedicación a su trabajo y su valor y fuerza que intimidan a los bandidos. La amistad respetuosa de Nicolás con la señora, sus intensiones honradas para con Manuela y su cariño por Pilar muestran no sólo su gentileza sino también su capacidad de atravesar el espacio femenino de esta familia. Después del rechazo de Manuela y su fuga con el desgraciado del Zarco, doña Antonia reconoce su necesidad por este hombre fiel: [...] hacía falta un hombre, un apoyo, una fuerza que infundiera aliento a los demás y proveyese a las necesidades que siempre aumenta el desamparo. Y ese hombre, ¿quién podía ser sino él, Nicolás, el hombre a quien aquella señora había escogido para su yemo, y había amado como a un hijo suyo, el que, a su vez huérfano desde su infancia, había concentrado en ella todo su afecto filial? (Altamirano, 63-64).  Aunque aquí vemos que el narrador asigne descripciones masculinas a Nicolás (ej. "hombre", "apoyo", "fuerza", "yemo" e "hijo") el texto inmediatamente salta a la exaltación de las emociones de Nicolás, mostrando su sentimentalismo y vínculo con la feminidad: Nicolás no había hecho más que pensar en aquellos dos objetos de su cariño: doña Antonia y Nicolás, y su espíritu agitado pasaba sin cesar del infortunio de la desdichada señora, al amor de la hermosa joven, amor tanto más grato, cuanto que se había revelado de súbito, y justamente cuando se habían oscurecido para él todos los horizontes de la vida.. .no ver a estas dos personas, que para él encerraban el mundo entero, causaba su impaciencia, una impaciencia que llegaba a la desesperación (Altamirano, 64).  Él encama tanto las cualidades de un hombre protector valiente y honrado, como las cualidades femeninas de emocionarse extremadamente por no estar con ellas. A l estar encarcelado después de haber expresado insolencia al comandante, Nicolás demuestra la importancia de la relación que tiene con la familia de doña Antonia. Sin embargo, aunque su género sexual es ambiguo, en cuanto a sus rasgos femeninos, tales como su alta sensibilidad y nostalgia, es importante destacar que de los tres héroes, Nicolás es el más masculino por su agresión y valor frente a sus enemigos lo Plateados, y por el hecho de que su valor tiene fama dentro de su  comunidad. Además, su pertenencia a la clase obrera también lo vincula a la masculinidad, pero su corazón sensible, honradez y encamación del ciudadano mexicano modemo le permiten trascender este nivel de clase.  Nicolás, como los otros héroes huérfanos a los que aludimos, es capaz de trascender su género sexual por medio de su heroísmo masculino, penetrando el espacio masculino del gobiemo y el ejército; mientras que por medio de su alta sensibilidad Nicolás penetra el espacio femenino de su familia adoptada. Aunque Nicolás es descrito generalmente a partir de su raza, honradez y valor contra los bandidos, Sommer nota que su heroísmo es "a characteristic combination of heroism and sentimentality" y procura que el narrador de la novela crea una ambigüedad genérica en las descripciones de las características del protagonista, diciendo que tiene la tendencia de combinar "mascuünizing and élite qualifiers after each feminine trait" (228). Cuando muere Doña Antonia, Nicolás crea una alianza con esta familia aristocrática, económicamente venida a menos por la inestabilidad de su ambiente y la necesidad de un protector masculino; de ese modo forma su propia familia con ellas.  Los tres protagonistas huérfanos que describimos, muestran la capacidad de relacionarse dentro del espacio femenino y el masculino porque encaman cualidades de ambos géneros. E l lugar donde ellos tienen la oportunidad de expresar su alta sensibilidad femenina, más que cualquier otro lugar, es a través del amor erótico, especialmente dentro del contexto del amor imposible. E l motivo del amor imposible, tan frecuentemente presente en las novelas del siglo X I X en Latinoamérica, es la manifestación más importante de la alta sensibilidad que por poco los afemina. La alta sensibilidad de Martín Rivas se manifiesta a través de su amor  profundo e inalcanzable por Leonor. En varios momentos expresa su inseguridad y duda de sí mismo, creyendo que no era merecedor de su amor: Su amor propio le infundía violentos deseos de poseer una belleza singular, una inmensa fortuna o una celebridad; algo, en fin, que le pusiese a la altura de Leonor, para arrastrar su atención y ocupar su espíritu, que había en tomo suyo. Humillábale más que nunca su pobreza (Gana, 107).  Para él, su amor hacia Leonor era la causa de sufrimiento y lágrimas por la imposibilidad de obtenerla. Además de esta tristeza, su amor imposible le hacía recordar los límites de su nivel social. Era un huérfano que no pertenecía a la clase alta de Leonor, aunque sí había sido prácticamente adoptado por su familia. Siempre tendría el estigma de ser un huérfano pobre que vivía con ellos, sin ninguna conexión o influencia social, y de hecho nunca podría lograr casarse con su amada Leonor. Esta angustia de Rivas era el resultado de su adoración por Leonor y su conciencia de su propia inferioridad social. Creyendo que nunca estaría con ella, Rivas hacía todo por esconder sus sentimientos al mismo tiempo que mostrar alto respeto por ella y su familia. No obstante, Martín y Leonor logran consumar su amor. Leonor, la familia Encina y la élite urbana perdonan a Martín Rivas por su inferioridad social y su corta etapa de rebeldía, permitiéndoles la unión matrimonial entre esta pareja. La familia Encina adopta al huérfano y crea una "consolidación nacional", casando "dinero con moralidad", lo cual metafóricamente resuelve el problema de Chile sobre el conflicto entre el liberalismo y el conservadurismo.^' A l invertir cualidades morales con cierto sentido liberal, aunque todavía dentro del marco del conservadurismo, la novela moraliza la clase privilegiada de la familia Encina con la entrada de Martín. Su integración y adopción justifica el conservadurismo de esta clase.  •'national consolidation", "money to morality" (Sommer, 219).  Este amor inalcanzable por la inferioridad social también es el motivo más importante en Sab. Sab amaba a Carlota, mostrando su pasión solamente de maneras indirectas, como con el jardín que diseñó y construyó para ella, para mantener escondido su amor. Sab, igual que Martín y Nicolás, era prudente en cuanto a la estructura social, y sabía bien que una unión entre ellos era imposible por razones raciales. Sab se da cuenta de su "inadoptabilidad" porque, a pesar de su igualdad de inteligencia y nivel de educación con la familia criolla a la que él quiere pertenecer, siempre pertenecería a una sub-categoría de ser humano por ser mulato. Trágicamente no logra la misma felicidad que Martín Rivas o Nicolás. En vez de lograr un final feliz, su final termina en los brazos de su madre-indígena adoptada, en donde "he dies heartbroken, as women stereotypically do, allowing his emotions to take over," mostrando otra vez su sensibilidad (Schaul, 497). La raza de Sab prohibe cualquier superación de su marginalidad, a pesar de sus privilegios sociales y de su trascendencia genérica.  El amor imposible de Nicolás a Manuela, sin embargo, se resuelve por el reconocimiento de la falta de moralidad de su objeto de afecto, y el reemplazo por el "amor bueno" entre él y la virtuosa Pilar. Antes de descubrir la madurez y belleza interna y extema de Pilar, Nicolás quería "casarse honradamente" con Manuela (Altamirano, 63). La madre lo admiraba por su honradez y quería que ellos se casaran para proteger la honra y seguridad de su hija atractiva.^^ Manuela, sin embargo lo rechazaba, llamándolo un "indio horrible", por su inferioridad racial y de casta social, prefiriendo las facciones europeas y la ostentación del  ^^En lugares rurales, como el de esta novela Yautepec, había la necesidad de proteger la honra de las mujeres de su familia, en otras palabras, su virginidad, por la amenaza de raptos por bandidos y guerreros. Esto exploraremos más en el Capítulo 4. Sin embargo, merece la pena apuntar que la virginidad de una mujer generalmente era fuente de la honradez de toda la familia. Es decir que si la mujer perdió su virginidad de forma deshonrada, por relaciones sexuales fuera del matrimonio, causaba la deshonra de toda la familia. Es por esto y la seguridad de sus hijas que doña Antonia se preocupaba por la protección de un hombre sobre la honra de su hija.  Zarco (Altamirano, 12). Después de que Nicolás se da cuenta de la imposibilidad de atraerla é luego de la fuga deshonrada con su némesis, el Zarco, ya no es posible amar a Manuela. Nicolás llega a la conclusión de que "había estado embriagándose por mucho tiempo con el aroma letal de la venenosa" (Altamirano, 58). En contraste con el amor imposible en Sab y Martín Rivas, en El Zarco este tipo de amor es más algo negativo o tentador que confunde al sujeto con hermosura física y europea, pero se enmienda cuando el sujeto descubre el amor real, que es la hermosura interior y la virtud de la mestiza (la raza mexicana idealizada por Altamirano). Según Sommer, esta confusión de inversión de afecto es una alegoría de la atracción popular que México tenía por Europa, lo cual presentaba un peligro para la formación de la identidad mexicana.^'' Esta interpretación del amor imposible en esta novela apoya la negatividad asociada con este tipo de amor, por el narrador de la novela, especialmente en comparación con las otras dos novelas. Aunque para Sab y Martín, el amor imposible es más un sueño de consolidación racial y económico, en el caso de Nicolás, es un pecado, o más bien una traición a su identidad nacional, lo cual se muestra en la confesión de Nicolás a Pilar sobre esta confusión de atracción: "Aquel fue un sentimiento de que hoy tengo vergüenza" (Altamirano, 67). Aquí es donde toma conciencia de su traición moral y nacional, además de mostrar la productividad del tropo del amor erótico y el sentimentalismo dentro del discurso nacional de la novela del siglo X I X .  En contraste con las asociaciones negativas de la seducción del amor imposible e inmoral, el descubrimiento del amor de Pilar, en cambio, era "para él como una luz ^•^ De acuerdo con las conclusiones literarias sobre el contenido pedagógico y nacionalista de la alegoría, Sommer dice que "he courts the wrong woman until his dignity should have felt the affront. (Is he the Mexican masses who continué to defer to ecclesiastical economic élites?)" y luego propone que "Nicolás finally discovers his error and Pilar's love. (Is there love Mexico's united front against the French?)" (225-226).  esplendorosa que iluminó las nubes sombrías en que naufragaba su espíritu", mostrando el poder del tropo del amor erótico de aquella literatura, y luego este mismo cambio de estado emocional se repite cuando "al verla, ya no pensó más en su situación, sintió solamente al vértigo del amor, el golpe de sangre que afluía a su corazón, que ofuscaba sus ojos con un dulce desvanecimiento" (Altamirano, 58, 60). En ambos casos, la reacción ante su propio error de haber amado a Manuela, y el "amor bueno" de Pilar, demuestran la volatilidad de sus emociones, su alta sensibilidad, haciendo de Nicolás un personaje semejante a los personajes Sab y Martín Rivas. Afortunadamente, Nicolás y Pilar logran casarse, restaurando la honra de su familia y creando una unión entre nación y moralidad, masculino y femenino.  En cada protagonista de estas tres novelas, la sensibilidad crea un personaje que trasciende el género sexual tanto como el nivel social. E l sentimentalismo que valoriza el amor erótico y las alianzas demuestran las esperanzas nacionalistas de estas novelas, por una consolidación de la identidad nacional. La función simbólica de esta feminidad también pone las estructuras y creencias hegemónicas de los regímenes antiguos bajo cuestionamento en el proceso de modernizar estas naciones. Sin embargo, si analizamos los distintos destinos de estos personajes, veremos que aunque estas novelas crean personajes que procuran transcender los límites de clase, raza y género, todavía mantienen unas estructuras rígidas, mostrando el carácter excluyente de estas narrativas.  2.5 Los distintos destinos de los huérfanos protagónicos Sab, Martín Rivas y Nicolás comparten muchas semejanzas que son ejemplares para la nación que los lee. En consonancia con el paradigma del héroe mítico, según Otto Rank, estos  huérfanos son distintos a su clase; vienen de raíces honradas y excepcionales, y siguen este camino de distinción por su fisonomía y sus talentos especiales. Además, respetan las estructuras sociales, a la vez que tienen ideales modernos e ilustrados. Sus talentos interpersonales y económicos, les permiten establecer una reputación de buenos e íntegros a la vez que posibilita su movilidad social. Encaman la trascendencia de género sexual, por su alta sensibilidad, su capacidad de cariño y compasión, su capacidad de integrarse al espacio femenino y masculino y su capacidad de amar de una manera intensa y profunda. Martín logra integrarse a la familia y la clase alta, y casarse con su querida Leonor. Nicolás logra recuperar la honra de su madre adoptada, la fallecida Doña Antonia, vengándose de su enemigo, el Zarco y la desgraciada Manuela, y casándose con su querida Pilar. Pero en lugar de lograr un final feliz, Sab muere trágicamente, sabiendo que su querida Carlota se casa con su enemigo Enrique Otway. Entonces, cabe preguntarse ¿por qué tiene Sab un final tan desigual?  Como he comentado sobre la crítica de Pazicky en el Capítulo 1, en la institución de la familia narrativa, y de hecho la narrativa nacional sólo cabían los que coincidían con los requerimientos sociales. Si el huérfano pertenecía a alguno de los gmpos marginados, la nación no lo podría aceptar hasta que fuera suficientemente asimilado y transformado como uno de la nueva familia. En cuanto a los marginados por su raza, aunque recibieran la misma educación literaria y religiosa que los criollos, aún no podían pertenecer a aquel grupo por su inferioridad racial. En el estudio de Pazicky, los indígenas de Norteamérica y los de descendencia africana han sido alienados de pertenecer a la nación por esta inferioridad. Pazicky hasta se refiere al africano-americano de la narrativa nacionalista como "the negro as the ultímate orphan", por haber sido sacados de su patria para ser oprimidos por una familia  que nunca los adoptará, viviendo una orfandad eterna y excluyente "from not only the republic, but from humankind" (Pazicky 177-201). Existe mucha literatura dedicada a la asimilación del negro a la sociedad burguesa, blanca y cristiana, a través de la educación y la religión. Pero, a pesar de los varios intentos, el africano nunca ha sido completamente adoptado por la sociedad. Según Unzueta, el programa nacional de Hispanoamérica excluía a los subalternos, creando un Otro; por eso, "Spanish America's own 'other' -its indigenous or black populations and the 'non civilizad hinterlands- were mostly excluded from the models of the nation" (Unzueta, 129). Quizás ésta sea la razón de la tragedia de Sab. Aunque había recibido una educación de modales y valores de sus amos, y los mimificaba, expresando la moral y el espíritu de la nación, todavía sufría siendo un mulato. Además de la imposibilidad de integrar al negro en la narrativa hispanoamericana, en la Cuba de aquella época hubiera sido imposible lograr tal tipo de revolución: tener un final feliz para un esclavo negro y que la esclavitud fuera una parte integral del orden social de Cuba en aquellos tiempos. Aunque sí existían discursos y novelas abolicionistas en aquellos tiempos, la unión romántica entre un mulato y la heroína blanca hubiera sido demasiado revolucionaria y peligrosa, especialmente por las amenazas pendientes de levantamientos y rebeldía de la población negra.  Hubiera sido imposible representar a un  esclavo mulato como Sab, quien liberado de la esclavitud lograra casarse con el objeto de su amor, su ama criolla Carlota.  No obstante, como vemos en El Zarco, el héroe Nicolás es un huérfano indio que sí logra ser adoptado por la nación. La diferencia entre Sab y El Zarco radica en que el mestizaje mexicana era parte del programa de consolidación nacional; esto es lo que embellecía a los  Ver el artículo "A Raceless Nation" de Ada Ferrer sobre el temor cubano hacia la rebeldía de los esclavos y de convertirse en "otro Haitf (142-148).  indígenas.  A l proponer esto, la familia de la nación mexicana era todavía excluyente porque  sólo admitía al indígena que cumplía con los requerimientos de los valores burgueses. Estos valores se basaban en ser un hombre honrado, "pero no un indio abyecto y servil," como expresa el narrador en la descripción de Nicolás (Altamirano, 14). Es decir que el indígena es integrable si se distancia de las nociones de barbarie "abyecta y servil", hegemónicas y estereotípicas de la primera élite criolla sobre el indio. Otra vez vemos una visión elitista, como la de Vasconcelos, hacia el indígena en donde la única forma de integración es blanquearse. Por este carácter excluyente de la familia, es obvio que la formación de la nación era discriminatoria con los ciudadanos y a los que podían compartir esta coexistencia libre.  Los tres tipos de huérfanos que estudiamos muestran destinos diferentes. Aunque todos eran huérfanos capaces de subvertir su marginalidad por su flexibilidad entre los límites de raza, clase y género sexual, vemos que la familia es una institución rígidamente excluyente que sólo les permitía la entrada a ciertos individuos. La diferencia inmediata entre Sab, Nicolás y Martín Rivas es la raza. Nicolás, aunque no es blanco, sí pertenece al marco de la narrativa nacional de esta novela pedagógica que claramente se compromete a la elevación del indígena y el mestizaje como la nueva construcción de la raza mexicana. Entonces su no-serblanco permite integrarse a la familia nacional, lo cual lo distingue del caso de Sab. Con ciertas excepciones, y exclusiones, lo indígena de Nicolás era más bien una ventaja para la pareja Nicolás y Pilar, a quienes sí permiten en el marco nacional de México. Además, cualquier semejanza a los imperialistas españoles o franceses, como vemos con las físononuas de las antítesis de esta pareja ideal, Manuela y el Zarco, se asocia con la ostentación y la  la quinta raza" de Vasconcelos.  traición a la nación.  La glorificación del indígena, tanto como la posibilidad de movilidad  social, según Wright-Ríos, es un motivo importante en la obra de Altamirano porque la novela servía como instrumento de "both the liberal modemized catechism, and the mold of a hopedfor classless México" frente a los intelectuales conservadores, y por eso incluía el aspecto de "his tendency to make the héroes of his fiction righteous, hardworking Indians who had been slighted by criollos" (49, 67). A l mismo tiempo que pertenecían a la raza ideal, la posición económica de Nicolás también lo beneficia para su entrada a la narrativa nacional. Sabemos por doña Antonia que gana bien en su trabajo como herrero, que tiene dinero guardado y que había logrado éxito por medio del fmto de su trabajo honrado. Esta idealización del fmto de la labor también era una valor social recientemente celebrado en México; durante el tiempo en que está escrita esta novela, la burguesía quería crear nuevos valores sociales en la clase media, para lograr productividad, glorificando el trabajo e instaurando "valúes of thrift, sobriety, hygiene, and punctuality in succeeding generations of workers" (529). Nicolás encama estos principios de carácter, además de lograr llegar a establecerse económicamente, mostrando su inteligencia financiera y su capacidad de sobreponerse a sus orígenes humildes. La novela crea un embellecimiento de la raza y del fmto de la labor honrada, dando al lector mexicano un modelo del nuevo mexicano ideal. Su raza, en este caso no lo condena a la marginalidad social; su única inferioridad, quizás, fuera su falta de familia. Sin embargo, esto se recupera por medio de la adopción de Doña Antonia, y la unión matrimonial con Pilar.  El gmpo, quizás, más integrable correspondía a los que habían sido marginados por razones económicas pero no raciales; pero sólo si representaban la moralidad de la burguesía y  En esto abundamos en más detalle en el desarrollo de la inadoptabilidad del Zarco y de Manuela, por el hecho de que representan la antítesis de la nación, en el Capítulo 4.  si tenían la capacidad de adoptar las costumbres de la familia que los adoptaba. En este modelo de interacción, existía la posibilidad de sobresalir de su nivel económico. Martín Rivas, por ejemplo, era blanco; venía de una familia empobrecida que acababa de perder a su padre. Fue adoptado por la familia Encina, e integrado a su clase. Martín era un estudiante pobre provinciano que, después de que había fallecido su padre, se va del interior para vivir con una familia adinerada en la metrópolis. Es marginado durante casi toda la trama novelesca, pero respetado por sus talentos y valores, y eventualmente perdonado por su pobreza e integrado a la alta sociedad.  En ambos casos, Nicolás y Rivas, su raza y nivel  social son suficientemente perdonables para ser adoptados por la nación.  Otra ventaja para la penetración e integración con la familia excluyente de la nación, es la intervención de la mujer, que también muestra la trascendencia de roles genéricos. Los pocos huérfanos que lograban un "destino feliz" en la novela norteamericana, según Pazicky, lo lograban "either because of intervention from middle-class women in the form of benevolence or because their valúes were consistent with those of the middle class" (Pazicky, 177). Esta observación también se puede aplicar a la novela decimónica latinoamericana, como vemos en los casos de Rivas y Nicolás. Uno no puede olvidar el crédito merecido que Leonor y Edelmira tenían por la salvación de Rivas, y tampoco el de Pilar en la salvación de Nicolás. Por el esfuerzo y amor de estas mujeres, estos dos hombres no fueron ejecutados. En el caso de Martín Rivas, Leonor usó su influencia económica y Edelmira se casó con Ricardo Castaños para que él le ayudara a Martín a escaparse de la cárcel. Fue Leonor quien aceptó a Martín Rivas por su virtud y convenció a su familia de que lo perdonara por su rebeldía y lo aceptara, otra vez mostrando la importancia de la mujer en la narrativa de la nación. Rivas  superó su pobreza porque manifestaba la moralidad e intelecto ideal de la nación e hizo el esfuerzo por imitar sus costumbres y manera de vivir. Aunque venía de una clase inferior, y tenía una perspectiva más progresista que la de su nueva familia, logró proponer sus nuevas ideas a la clase alta y creó un "symbolic unification of the nation" (Uzueta, 121). Esta unificación de moralidad, dinero y política muestra la ideología del progreso en Chile. Semejante a las mujeres heroínas que intervinieron para salvar a los héroes masculinos, Pilar también muestra el mismo tipo de valor en sus esfuerzos por salvar a Nicolás cuando estaba a punto de ser fusilado por los oficiales. Sommer nota la trascendencia de estas heroínas, especialmente en el caso de Pilar cuando sobre "Pilar's gender-crossed identity" por la combinación de "her intrepid valor combines with an ideally sweet and submissive nature.. .Like Leonor oí Martín Rivas... Pilar is an ideal romantic heroine because she is resourceful and fearless" (227). Como ocurre con la feminización del hombre, la masculinización de la mujer permite salvar y adoptar al huérfano a su familia.  Conjuntamente con la trascendencia de clase y género de Rivas y la intervención de Leonor y Edelmira, hay otra excepción de la orfandad en este protagonista que permite su adopción en la sociedad: Martín Rivas no es totalmente huérfano. Él se fue a la ciudad a partir de la muerte de su pobre padre con el propósito de sostener a su madre y a su hermana que dejó en la provincia. A l final de la obra, en la carta a su hermana Mercedes, el lector se acuerda de que tenía una familia en la provincia. Él les cuenta de su nueva familia y de la felicidad que tiene con ellos, diciendo que "Agustín me trata como a un hermano, y todos los parientes de la familia siguen su ejemplo", pero también le dice a su hermana, "Transmite a mi madre el cariñoso abrazo que te envía tu amante hermano", no olvidándose de su familia  biológica (Blest Gana, 446). Aquí vemos que este huérfano tenía una familia que estaba todavía viva, aunque lejos. Pese a la existencia de su hermana y su madre, no tenía un padre y efectivamente todavía tenía la necesidad de reemplazar su figura paterna del pasado con una nueva. Esta carta al final de la novela también muestra no sólo la integración de un huérfano a la clase alta urbana, sino la unificación de ambos mundos: la clase empobrecida del interior minero y la clase alta de la metrópoli, la "homogenización" de Chile. Martín Rivas es el ultra mediador de la nación.  Por el contrario, Sab no logra casarse con su amor, y muere sólo, trágicamente mostrando la imposibilidad de integración de esta familia y la imposibilidad de libertad para el esclavo. A l decir esto, la novela de Gómez de Avellaneda crea un deseo en el lector "negrofílico" por la integración de Sab y la unión entre él y Carlota. Antes del final trágico, la obra crea una idealización y "la posibilidad de salir de la periferia mediante esferas apropiadas y transgresivas que intentan dar poder al sexo marginado", y también a las razas y clases oprimidas (Corral, 391). nación ideal.  Aunque la novela termina trágicamente, hay el deseo de crear una  Aunque el narrador no logra la libertad social ni de los personajes ni de la  sociedad en esta novela, por lo menos logra comunicar su deseo de cuestionar las normas sociales. Es decir, la visión de la autora era de una Cuba unida y libre, sin los límites de raza, género, clase o dinero. Las uniones matrimoniales y nacionales deben estar basadas en el amor y la ética. La obra también critica el aspecto monetario del amor de las "teorías mercantiles sobre el matrimonio" del padre de Otway que sólo quería casar a su hijo Enrique  "According to the romance's [el de Sab] own criteria, romantic unions should be sentimental and ethical in nature, and national in character... [The] suggested romantic possibilities would have provided more ideal unions as the foundation of national projects." (Unzueta, 152)  con Carlota por la posibilidad de riqueza (Gómez de Avellaneda, 152). La integridad, el espíritu romántico y la adversidad del huérfano Sab es la manifestación de la nación de Gertrudis Gómez de Avellaneda, aunque todavía favorece la hegemonía de la familia criolla burguesa. Sin embargo, al final, Sab muere sin la posibilidad de unificación con la clase alta / la nación.  Volviendo al tema del "bon négre" tomado del estudio de Araújo (1998), es claro que la imposibilidad de la libertad y final feUz de Sab cabe dentro de los códigos del destino adecuado para este tropo retórico. Es decir que sí era creíble y posible para el lector criollo e ilustrado simpatizar con personajes negros, idealizados como algo "casi" crioUo.^^ A pesar de la simpatía del sujeto colonizado, inspirada por esta idealización, el lector criollo todavía no estaba listo para igualarlo completamente. Igualándole a Sab para que pudiera lograr casarse con Carlota, la criolla hermosa, hubiera arriesgado las estructuras rígidas de la sociedad criollo.  Los tres héroes, Sab, Martín Rivas y Nicolás, muestran la posibilidad de trascender la subyugación del régimen anterior, por su capacidad de incorporar los códigos sociales de las clases con el poder. Eso significa que los escritores de las nuevas naciones se apropiaban de los modelos y valores europeos, adaptándolos a la nueva narrativa nacionalista lo cual es comparable al proceso de la mímica. Esto quiere decir que la nueva novela nacionalista se apropia de la imagen de la marginalidad para crear una idealización. Encaman las virtudes que  Como ha criticado Homi Bhabha el programa del proceso de asimilar al sujeto colonizado por el "desperate effort 'normalize' formally the disturbance of a discourse of splitting [es decir diversidad cultural y racial] that viólales the rational [en nuestro discurso, el criollo], enlightened claims of its tums to mimicry - a difference that is almost total but not quite" (91). Esto quiere decir que en el proceso de "normalizar", existe el deseo de que el sujeto sea como el imperialista, pero que todavía no sea exactamente igual a él, especialmente con respecto al poder y nivel social; irónicamente, el sujeto colonizado se apropia de esto para lograr expresarse en la esfera público, concierne de que existe dentro del "ambivalent world of 'not quite/not white'" (92).  coinciden con la aplicación del romanticismo hacia la ideología de la Ilustración y hegemonía de la institución de la familia y de la nación. Sin embargo sus distintos destinos muestran la exclusividad de esta institución social que sólo permite la entrada a ciertos individuos; sólo los que se asimilan a la familia de la nación pueden ser adoptados. Según Homi Bhabha, la apropiación de la imagen del colonizador como modelo en el proceso de "normalización" y asimilación del sujeto colonizado, puede distorsionar y descentralizar el poder del imperio, y lograr originalidad. En el caso de estas novelas, la originalidad que se basa en la mímica de lo anterior logra cierta transcendencia de poder, pero la mímica también implica cierta continuidad del régimen anterior. Los huérfanos adoptables a la vez se adaptan a los códigos de la élite; las tres novelas se apropian de la orfandad y marginalidad social y las distorsionan para lograr la creación de una figura original frente a la necesidad colectiva de crear una nueva nación, pero esta figura no es ni original ni auténtica. Esta copia representada por Sab, Nicolás y Martín Rivas no es fiel a la realidad. La ficcionalización del huérfano latinoamericano no corresponde objetivamente con la realidad social de este sujeto marginado.  Además de ser  imitaciones de los valores europeos y de sus tropos literarios, estos tres representantes de la nación encaman la hegemonía de élite de la nación a la vez que encaman el carácter excluyente del discurso imperial, ya que no representan los intereses del sujeto colonizado, sino los del criollo burgués. E l personaje huérfano que no cabe dentro de sus códigos sociales no puede lograr ser adoptado por la nación, mostrando que los que sí pertenecen a la nación no son libres, sino esclavos de las viejas expectativas de la sociedad. En todo caso logra su originalidad en una nueva identidad que resulta de negociación con las identidades anteriores en el poder.  Esta discordia con la orfandad verdadera la explico en más detalle en Capítulo 4.  3 LOS HUÉRFANOS INADOPTABLES 3.1 ¿Quiénes son los inadoptables? La familia y la nación, son instituciones excluyentes que sólo permiten entrada a ciertos miembros de la sociedad que caben dentro del modelo de la nación hegemónica. Esta exclusión también es representable en Sab, Martín Rivas y El Zarco, por la presencia de los huérfanos inadoptables que existen alrededor de los huérfanos protagónicos. Estos huérfanos muestran que el tropo de la orfandad también funciona de otra forma para representar los valores familiares y nacionales, al construir la antítesis de la nación, como ha explorado Laura Peters en su estudio del paradigma de la orfandad en la novela victoriana, Orphan Texts: Victorian Orphans, Culture and Empire (2000). Peters da varios ejemplos de las representaciones de la orfandad en la novela inglesa victoriana. Durante esta época el Imperio mismo sufría una crisis de identidad, semejante a la de los Estados Unidos e Hispanoamérica, frente a la pérdida de algunas colonias y la nueva inestabilidad de la identidad británica. Como método de remediar esta crisis imperial, aparecen varias novelas que criminalizan al huérfano, representándolo como "Otro", un estorbo para la institución frágil de la familia que había que rechazar para proteger la legitimidad de esta institución vulnerable. ^ La familia en esta narración imperial, como en la novela hispanoamericana del siglo XDÍ, era el microcosmo del Imperio Británico. En aquellos tiempos, la familia como el Imperio, confrontaba inestabilidad política y moral en la que "all it came to represent - legitimacy, race and national belonging - was in crisis" y de hecho la familia necesitaba un chivo expiatorio para reafirmar ^ Algunas novelas que analiza Peters son Oliver Tmíí (1838) de Charles Dickens, Wuthering Heights (1847) de Emily Bronté y también la novela Vanity FaíV (1847-1848) de William Makepeace Thackery. En estas el huérfano presenta una amenaza para la legitimidad y honra de la frágil institución de la familia al mostrar la fragilidad del Imperio Británico frente al discurso imperialista y económico, el cual implicaba la necesidad de protegerse de cualquier extranjero, y de hecho crean una otredad mediante el huérfano. Aunque adoptado por la familia, como los personajes huérfanos, Oliver, Heathcliff y Becky eran diferentes a los miembros legítimos de las familias y presentaban un peligro para la estructura de esta institución (Peters, 1-22).  sus principios encontrándolo en la figura del huérfano (Peters, 1). En vez de simbolizar la emancipación y autonomía nacionales, como en su ex-colonia de los Estados Unidos y en Latinoamérica, la orfandad representaba la antítesis de los elementos de la ideología de la clase media porque era una amenaza para los principios de legitimidad, raza y pertenencia nacional (2-10). La falta de legitimidad del huérfano resultaba del misterio de sus orígenes y, por supuesto, de la pureza de su sangre. La ambigüedad de su pasado creaba sospecha sobre la pureza de su sangre, marginalizando al huérfano no sólo por razones de clase social sino de raza, distanciándolo de la sociedad e inevitablemente, haciéndole el Otro frente a la institución de la familia. En pocas palabras, representaba lo de afuera afuera. Como en las novelas victorianas, nuestras novelas Sab, Martín Rivas y El Zarco incluyen representaciones de los antitéticos de la nación, los huérfanos que no se pueden integrar a la familia, a la vez que emplean al huérfano heroico. A l incluir la antítesis de los valores de la institución de la familia en la narrativa nacional, esta estrategia retórica reforzó los frágiles principios de la institución de la familia burguesa desarrollada por la novela nacionalista.  De acuerdo con la teoría de Laura Peters sobre el rol de la orfandad y la ilegitimidad en la novela victoriana, críticos como Peter Laslett y Jennifer Teichman también desarrollan este tema simbólico en el discurso social-histórico de Occidente, específicamente en Inglaterra. En su introducción de la colección de ensayos Bastardy and its Comparative History (1980), Peter Laslett discute la importancia social de la legitimidad en el discurso histórico sobre las normas sociales de Occidente, diciendo que el huérfano o el sujeto ilegítimo representaba un "lapso moral" de la sociedad, en donde: bastardy was taken as a prime example of something which interrupted the proper functioning of social processes, and revealed a failure of social control, the control of individual behaviour by family and kin, by political and  educational authority, by all influences which persuaded most people to obey the established norms (Laslett, 1 -2).  Esto quiere decir que la ilegitimidad representaba la falta de control sobre el comportamiento colectivo. Como en la novela inglesa, un sujeto de orígenes ilegítimos representaba la debilidad colectiva de la sociedad para controlar su propia conducta moral, a la vez que la debilidad hegemónica del orden social que supuestamente tenía control sobre la moralidad. Para Jennifer Teichman, "by ostracizing illegitimate individuáis and unmarried mothers, one demonstrates one's own legitimacy and one's loyalty to the sexual and property laws of the community" a la vez que demuestra "one's loyalty to the ideáis of the permissive society" (1213). Aquí vemos la necesidad del chivo expiatorio en el discurso literario. No sólo había que representar la confrontación con la inmoralidad, por el ilegítimo, sino también representar el rechazo y, de hecho, el castigo de ellos. Por eso, nuestras novelas nacionalistas han incluido al huérfano inadoptable.  Alrededor del personaje de Martín Rivas, por ejemplo, existían varias antítesis y huérfanos inadoptables que enfatizaban su propia virtud, y mostraban la selectividad de la familia. El primer huérfano inadoptable es Rafael San Luis, que aunque amigo querido de Martín, su otredad no le permite la entrada a la narrativa nacional, porque representa un estorbo al orden social. A primera vista, uno podría determinar que Rafael también puede ser un héroe romántico, tan como su amigo, ya que encama ciertas virtudes románticas, como su distinción burguesa y su apariencia "casi femenil"; sin embargo, su distinción burguesa no es heroica sino trágico-romántica (Gana, 102). Presenta la potencia de ser subversivo al orden social como lo demuestra su fisonomía rebelde: cuya poética belleza llamaba la atención a primera vista...la vaga melancolía de su voz le inspiró al instante una poderosa simpatía. Llamó también la atención  de Rivas el traje de Rafael, en el que parecía reinar el capricho y un absoluto desprecio a la moda que uniformaba a casi todos los otros alumnos de la clase... [cuyo] descuido [traía] a la memoria la que los escultores han dado al busto de Byron (Gana, 103-104).  Físicamente, encama la rebeldía y pasión de un personaje romántico como Byron. Pero su romanticismo es más destmctivo que el de Martín. Es más comparable con el personaje "otro" Heatchcliff, de la novela inglesa Wuthering Heights, porque representa el peligro de la subversión de la ilegitimidad de afuera hacia la familia legítima. Como Rafael San Luis, Heathcliff, según Peters, "is constmcted as the embodiment of the difference within which takes the form of an enforced marginalization from the family based on his orphanhood" y su pasión salvaje (46). Semejante a este personaje Victoriano, Rafael tampoco puede integrarse a la familia, no sólo por su fisonomía, sino por su pasión incontrolable y por su incapacidad de conformar su comportamiento con el orden social.  A l principio, como he mencionado anteriormente, su marginalidad parece semejante a la de Martín Rivas, pero su manera subversiva de confrontar esta marginalidad social lo condena a ser inadoptable. Es marginado económicamente por la clase alta, porque sus padres perdieron todo antes de morirse y tenía que vivir bajo la caridad de su tía, mostrando la potencia de haber heredado la misma debilidad financiera que su padre. Le es prohibido entrar en el marco nacional por la familia Elias, que niega darle permiso para casarse con Matilde Elias por razones económicas y por eso se rebela contra esta familia. Por la negación de su amor, su pasión y sus tendencias rebeldes lo absorben; comete el pecado socialmente imperdonable de entrar en una relación sexual con Adelaida, por "venganza de los engaños de una mujer en el sacrificio de otra", y luego tener un hijo ilegítimo con ella (Gana, 149). Es por este pecado que Rafael es melancólico y pesimista respecto del amor, le aconseja a su amigo  Martín que "rodee su corazón de una capa de indiferencia tan impenetrable como una roca", mostrando también su propio rechazo de la ideología ilustrada de amar el amor (Gana, 105). Por su falta de esperanza en el amor trata de prevenir a Martín que ame a Leonor, recordándole su pobreza y su condición de "leproso" para las mujeres de la clase alta (Gana, 143). Luego, después de algunas intervenciones de su amigo Rivas y de Leonor, la prima de Matilde, Rafael logra ser aceptado por la familia Elias y casarse con Matilde hasta que la familia se entera de su pecado. Como he comentado, la imposibilidad de la unión entre Rafael y Matilde es un caso paradigmático en el que "the punishment fits the crime" ya que la relación impura con Adelaida previene cualquier posibilidad de casarse con alguien de la élite (Sommer, 209). Su crimen no es el mero acto de fornicación con Adelaida, sino el que sus acciones expusieran a la familia a la posibilidad de contaminación de su honra por su proximidad a la ilegitimidad (la peor amenaza a la institución de la familia).^'  Sin embargo, el epítome de su rebeldía apasionada se amplifica en su compromiso de combatir al lado de los liberales en la "Sociedad de la Igualdad" contra los conservadores de la clase alta que lo rechaza. Desafortunadamente, Rafael muere en combate, lo cual Sommer llama "suicidio romántico" (Sommer, 211).^^ Esta lucha política y luego su muerte también se pueden interpretar como tipo de venganza. En vez de luchar por la causa del liberalismo, y por la elevación del pueblo provinciano, su verdadera causa es más para vengarse de la sociedad  ^' También deberíamos de mencionar que la honra del hombre, en el espacio latinoamericano no era tan teñible como la de la mujer por la desigualdad del valor de la virginidad masculina, en contraste a la femenina. Sin embargo, como nota la historiadora Ann Twinam, en "The Negotiation of Honor: Élites, Sexuality, and lUegitimacy in Eighteenth-Centruy Spain," el honor funcionaba como algo público y el hombre todavía tenía que conducirse bajo el "code of honor" que respetaba la honra de su pareja (86-87). Ella sigue con esta idea, diciendo que : "Even though a man's personal honor might not have suffered when he engaged in intercourse with a social peer, broke a pledge of matrimony, or produced an illegitimate child, he still might become caught in the trap of honor" por su acercamiento y su responsabilidad parcial de la deshonra (Twinam, 88). "romantic suicide."  que lo había rechazado. Su lucha no era por el bienestar de la nación, sino por sus propias pasiones, lo cual es inaceptable en el marco social, haciendo su adopción a la institución de la familia imposible. Aunque su amistad con Martín da consuelo a la soledad de Martín Rivas, y era de buen corazón y la misma clase social de su amigo, sus propias acciones vengativas y apasionantes eliminan a Rafael mismo de la familia/ la sociedad, resultando en su muerte.  La familia Molina también son huérfanos de clase media pobre, cuyos valores, o más bien su falta de valores, encaman la antítesis de la virtud y honra de Martín Rivas. En esta familia hay una madre, doña Bemarda, codiciosa y vulgar que trata de elevar a su familia por medio de la manipulación y fraude de los jóvenes de la clase alta. Doña Bemarda trata de seducir a estos jóvenes con la belleza de su hija Adelaida. Para recuperar "la deshonra de Adelaida", la hija que tuvo el hijo de Rafael, fuerza a Agustín Encina a casarse con ella en un matrimonio falso (Gana, 296). Los hijos de esta familia son iguales de oportunistas, como vemos en las descripciones de Adelaida y Amador. Adelaida es descrita por Rafael como seductora por "sus aspiraciones de casarse con algún hombre rico", prácticamente le asigna toda responsabilidad por el hijo que tuvieron ellos dos (Gana, 175). Adeleida, con la ayuda de su madre y su hermano Amador, tratan de seducir a Agustín.  El hermano de Adeleida Molina, Amador es hasta más oportunista que Adelaida y Doña Bemarda. Él no hace nada más que depender de su madre y de la belleza de su hermana en su intento de ganar dinero. Con los primeros fmtos del chantaje de Agustín, "rebosaba de alegría" al ganar "el dinero con esa facilidad", y de esa manera mostrando su oportunismo (Gana, 217). Salvo su capacidad de aprovecharse de la gente, Agustín no tiene ningún talento  ni forma productiva de subir de nivel de clase. En el texto se señala que su: "decidido amor al ocio, sin profesión ninguna lucrativa y sin más recursos que el juego" es inútil en el desarrollo de la nación (Gana, 217). Además de su ociosidad, su mal gusto es evidente en la ropa llamativa que se compra para aparentar su nueva riqueza, que incluía: una "corbata de vivos colores, con grandes puntas", una "camisa de pechera bordada.. .para ostentar un cuerpo esbelto y levantado pecho", y un "chaleco bien abierto, de colores en pleito" (Gana, 231). Su fisonomía y personaje son ridículos en comparación con la galantería y honra de Rivas, mostrando la barbarie asociada con la fisonomía y la auto-expresión ostentosa en contraste con la honra y civilidad asociadas con el ser discreto y sobrio.^^ E l habitus clasifica a Amador como menos honrado e incapaz de entrar al marco nacional. La familia Molina, sin padre, virtud, talento o agencia, con la excepción de aprovecharse de otros, es la familia antítétíca a la familia de la nación porque representa todo lo opuesto a los valores nacionales representados por el huérfano protagónico de Martín Rivas.  Además de su oportunismo y falta de moralidad, la familia Molina es hasta más rechazada por la sociedad debido a su deshonra. En el caso de la mujer desgraciada, Adeleida, habría que notar el lado histórico del desprecio hacia este personaje con respecto de la honra de la mujer. Las historiadoras sociales Asunción Lavrin y AnnTwinam, entre otras, han  Blest Gana utiliza el habitus de estos personajes para definir su carácter, siguiendo la definición de Bourdieu del habitus, que el capítulo 2. En el discurso de la honra la fisonomía frecuentemente determinaba su cualidad de persona, como han notado Lyman L. Johnson y Sonya Lipsett-Rivera, en su introducción de The Faces of Honor in Colonial Latin America, "a person's appearance, such as race, clothes, jewelry, and even hairstyles, frequently offered reliable clues to individual status and claims to honor" (13). Esto también vemos a veces en algunos momentos en la Raza cósmica, que también hace este tipo de relación, en donde Vasconcelos condena la "ostentación" como algo bárbaro, en la formación de la quinta raza, y la exaltación de los "sobrios" como algo más civilizado (116). En contraste con e! mal vestido Amador Molina y el dandy Agustín, Vasconcelos eleva la imagen de la gente chilena, notando que "la raza chilena se ve homogénea y fuerte" (253). Vasconcelos aboga por la sencillez y "homogeneidad" de la gente como atributos importantes en la formación de una raza universalmente honrada.  desarrollado el tema de la honra y la sexualidad en las colonias hispanas en Sexuality and Marriage in Colonial Latin America (1989). Ambas críticas describen la importancia de la idea del "control" de los deseos corporales, en donde "a woman was either 'in' sexual control, or 'out 'of such control, and society recognized nothing in between" y las que perdieron este control "lost any claim to respectability" (Lavrin, 52; Twinam, 120). Twinam sigue con esta noción de honra femenina, diciendo que la honra, o más bien la virginidad, reflejaba la de toda la familia, afirmando que al entrar en relaciones sexuales fuera de la institución del matrimonio, la mujer "not only lost personal reputation and honor, but could beget additional family members whose legitimacy excluded them from family honor" (124). Semejante a la teoría sobre la ilegitimidad de Laslett, la pérdida de la virginidad de una mujer de la familia implicaba su propia falta de control moral y también la falta de control moral de la familia sobre la sexualidad y conducta moral de ésta. Es decir que el "control" sobre su vida sexual, o más bien la abstinencia de actividad sexual, determinaba su honra y la honra de la familia. De aquí se explica, entonces, el desprecio hacia la familia Molina, ante el acercamiento y apoyo a la conducta deshonrosa de Adeleida. El narrador de esta novela construye una familia que es la antítesis de la nación, no sólo por su codicia y oportunismo, sino también por la deshonra.  Comparable a estos miembros de la familia Molina, es el personaje de Agustín Encina. A pesar de que pertenece a la familia Encina, es casi igual de manipulador y seductor que Adelaida. Sus intenciones deshonrosas hacia Adeleida son expresadas a Martín cuando le dice: "todas estas chicas saben que un joven como yo no se casa con ellas" (Gana, 175). Aunque ya hemos dicho que la honra del hombre no se perdía con la entrada en una vida sexual, su capacidad de causar la deshonra de una mujer implicaba una falta del "código  moral" y su menosprecio de los códigos morales. Además de su falta de respeto por las mujeres de clase inferior al suyo, su esfuerzo de afrancesar su lenguaje y manera de vestir para aparentar ser más sofisticado de lo que verdaderamente es, Agustín es igual de ostentoso que Amador. Como nota Sommer, "Agustín Encina y Amador Molina are equally foppish and unproductive" (Sonuner, 217). De tal manera, la trampa en que cae este "francesito", se puede interpretar como un castigo justo (Gana, 208). Sin embargo, Martín logra recuperar su honra al exponer la familia Molina y salvar a Agustín del matrimonio fraudulento, dejando que este dandy inútil todavía pertenezca a su clase social. Eventualmente, él se casa con Matilde, su prima, para recuperar su propia honra y la de ella, después de haber experimentado la proximidad peligrosa de la ilegitimidad social.  Sin embargo, en contraste con los otros miembros de la familia Molina, Edelmira Molina es humilde y honesta, pero su pertenencia a una clase inferior determina su destino como víctima inocente. Ella representa la virtud dentro de su familia y de su nivel de clase media baja. Es sabia y se da cuenta de los límites sociales en cuanto a las uniones amorosas, y le dice a Martín: "a nosotras... no se nos ama como a las ricas... nos ofendan con su amor y nos hagan conocer la desgracia,"^ expresando el desencanto de hombres tales como Agustín que gozan de las mujeres de esta clase sin ninguna intención de matrimonio (Gana, 136). Ella se enamora de su amigo Martín porque lo idealiza como un personaje de las "fantasías que probablemente estaba leyendo (novelas europeas)" (Sommer, 217) (nuestra traducción). Sin embargo, la unión entre ellos es imposible por el destino que tiene Martín de unirse con la  ^ Hay que notar que en esta edición de Martín Rivas, hay mucho empleo de modismos y expresiones contemporáneas de la época en Chile. El editor Guillermo Araya comenta sobre esta cita, diciendo que respecto al de uso de <ofendan> y <hagan>,"gramaticalmente y semánticamente vendrían mejor las formas ofenden y hacen" (\36).  clase alta por su matrimonio con Leonor Encina. Mantienen una amistad que, según Sommer es "ideal relationship between an honest bourgeoisie and its enlightened, reasonably modest subordínales" porque sabe su lugar social (Sommer, 215). Como veremos con la huérfana indadoptable, Teresa de Sab, su pertenencia a la clase inferior inculca un menos precio de su valor sexual en el marco social, lo cual la hace menos atractiva como pareja para Martín Rivas. Continuando con la idea de la mujer de la clase "subordinada", la crítica Sarah Chambers desarrolla el papel cambiante de ciertas mujeres de América del Sur después de la independencia, contrastando las diferencias entre los privilegios sociales entre las mujeres de la élite criolla con las de clase y/o raza inferior, notando que aunque el rol femenino iba creciendo, en cuanto a la pertenencia al espacio público y educativo, este privilegio era reservado para las mujeres de la élite (40). La mujer de esta clase menos privilegiada, "la mujer plebeya" no recibía la misma educación que las mujeres del rango de alguien como Leonor, y había poco diálogo entre mujeres de distinta clase (Chambers, 41).^^ Por eso, vemos una distancia entre Leonor y Edelmira, tanto como vemos la imposibilidad de que Edelmira sea adoptada por la nación. Aunque es la antítesis de su hermana Adelaida, y prácticamente la versión femenina de Martín Rivas con respecto a su honra y sentimentalismo, aún no tiene la misma capacidad de movilidad social como un hombre. Aunque su personaje encama la virtud y conciencia social, crea una oposición con su familia; Edelmira no puede integrarse a la famiha nacional porque todavía pertenece al ámbito ilegítimo de la familia Molina.  Otro huérfano inadoptable que casi nos olvidamos en Martín Rivas, es el hijo natural de Adelmda Molina y Rafael San Luis. ¿Cuál sería su futuro en esta sociedad tan excluyente? A pesar de las nuevas libertades de la mujer de la clase privilegiada, su papel todavía se enmarcaba dentro de un modelo patemalista de la nación. La educación y papel en el espacio público se dirigía al ser madre y esposa, apoyando al hombre, el verdadero promotor actual de la nación.  Este niño no sólo era el fruto de una relación ilegítima, sino también de un padre rebelde y muerto y de una madre codiciosa y desgraciada. No hay mucha mención de este niño en el texto fuera del hecho de que era fuente de discurso sobre el pecado de estas dos gentes, y no como un individuo. E l hecho de que el texto prácticamente ignore la existencia de este niño muestra una realidad que veremos en el Capítulo 4, la marginalidad verdadera de un niño ilegítimo.  Estos personajes inadoptables, sean o no huérfanos, imperativos en la narrativa nacional porque sirven como ejemplos antitéticos del héroe huérfano adoptable. Aunque, en contraste con la literatura victoriana, el huérfano protagónico de la novela decimónica hispanoamericana era una idealización simbólica que representaba la posibilidad de modernización y reinvención de la identidad colectiva; todavía era necesario incluir el estorbo a la institución de la familia como en la novela victoriana y hacia el orden social, manifestado por el huérfano antitético en la novela. Además, un tópico importante en la literatura hispanoamericana-romántica era la inclusión de tales oposiciones como "sentimiento y razón, emocionalismo y contención, esplritualismo y materialidad... campo y ciudad, primitivo y civilizado, regla y libertad" (Araújo, 31). Esta forma de crear una narrativa que educaba por medio de presentar binarismos, ilustraba la nación para el lector; y por eso se incluía al huérfano inadoptable.  El caso más obvio de enseñanza literaria es la novela de Altamirano, El Zarco. Según Brading, Altamirano no hace ningún esfuerzo por cubrir el hecho de que los personajes en esta narrativa son claramente representantes de su propio discurso nacional moderno por el  "deployment of Brown skinned héroes and blue-eyed villains" (Brading, 44). El primer empleo de un villano con ojos azules, y antítesis de Nicolás, contra el orden social es el líder de los plateados. E l Zarco. En contraste con los otros huérfanos, este bandido elige la orfandad por el rechazo de sus padres. Provenía de una familia honrada, que decidió rechazar por el crimen y la violencia, representando, "las consecuencias sociales de la quiebra moral producida por el trastrocamiento de las jerarquías naturales" (Palti, 88). Estas "jerarquías naturales", a las que el Zarco trastoca, son los niveles de clase y distribución de riqueza. En vez de ganarse la vida con el fruto de su trabajo honrado, como Nicolás, él prefiere el robo y el crimen para lograr una movilidad social más rápidamente. Aunque atractivo, es malo y su codicia y ostentación le hacen imperdonable, ya que estas características son lo opuesto a los valores de honra y humildad de la familia de doña Antonia. De acuerdo con la barbarie implicada por la ostentación de los personajes Agustín Encina y Amador Molina, William French también nota que en México durante los años en que esta novela fue escrita, "moral reformers viewed luxury as an unmistakable symbol of societal decadence, corruption, and loss of virtue", además, como el crimen de Zarco, "luxuray in dress confused social boundries" lo cual desequilibraba el orden social (French, 548). Aquí vemos que el habitus del Zarco, de la misma manera que el caso de Amador Molina, también lo define como alguien que no merece la entrada al marco social. Su auto-orfandad al abandonar a su familia, ostentación, vida criminal y falta de moralidad muestra todo lo contrario a la ideología nacionalista de la honra.  El valor más importante de esta nación, como hemos mencionado anteriormente, es conjuntar la honra y honradez. Como ha explicado doña Antonia a su confundida hija, Manuela: "tu crianza ha sido humilde. Te hemos enseñado a amar la honradez, no la figura ni  el dinero... sólo la honradez es un tesoro que nunca se acaba" (Altamirano, 12). Aunque la señora es parte de una familia aristocrática, pero venida a menos por las guerras, es conciente de la importancia de la moralidad que puede traspasar los límites de raza y clase (semejante a la ideología detrás de La raza cósmica). A pesar de la moralidad de la que proviene la madre, Manuela, traiciona los valores del microcosmo de la sociedad de su familia, rechazando la encamación de la honra, Nicolás, y eligiendo a su antítesis, el Zarco. Manuela, la villana guapa de ojos azules, es la antítesis de su hermanastra buena y piadosa, Pilar, porque rechaza la familia y le atrae el dinero y la fisonomía europea, pero termina infeliz y consciente de lo que perdió con su mala decisión. Se va con su amante, causando una desgracia tan inmensa, que resulta en la muerte de su madre por tristeza. A l final, sin embargo, esta mancha en la honra de Doña Antonia se recupera por la unión matrimonial de los héroes nacionales: Pilar y Nicolás; y la muerte de sus oposiciones - Manuela y Zarco.  Pero antes de entrar en el binarismo construido entre Pilar y Manuela, hay que mencionar el tipo de deshonra de Manuela: el rapto,^^ lo cual es algo ambiguo. El rapto, por un lado, es un acto de agresión de parte del hombre porque roba a la mujer de su familia, supuestamente quitando su virginidad y deshonrando a la familia. Por el otro, este acto también implica cierta voluntad y placer de la mujer porque en muchos casos había cierta cooperación de su parte. Otra vez, como en el caso de Adeleida Molina, Manuela eligió deshonrar a su familia en forma pública, por su atracción a la vida antitética: el lujo y la pompa del Zarco. Esta atracción al lujo es comparable al de la mujer prostituta descrita por William '''' Asunción Lavrin define el término "rapto" como: "forced seizure of a woman", pero, como en caso de Manuela, "it was an ambiguous situation since many...understood that, in many instances, the abducted woman voluntarily cooperated with the abductor and engaged wilfiíl sexual relations after the abduction. However, whether the woman was or was not a virgin before the rape or the abduction, or whether her reputation was bad or good, was in theory irrelevant" a la percepción pública de la honra (57).  French en "Prostitution and Guardian Angels: Women, Work, and the Family in Porfirian México" en el que las "prostitutes indulged their taste for luxury, exemplified by fine clothes, expensive jewelry" y el prestigio de estar con un hombre que podía proveer esto para ellas (French, 548). Manuela, en cambio, el personaje que es seducido por el extranjero blanco, se vende por el lujo, como si fuera una prostituta.  El binarismo entre Manuela (la villana con facciones europeas) y Pilar (la huérfana mestiza, fiel y humilde, con rasgos indígenas), es típica de la literatura del siglo X I X . Semejante a la oposición entre Adelaida y Edelmira, la relación antitética entre Manuela y Pilar se puede atribuir a la retórica genérica influenciada por la literatura francesa, en la que el personaje femenino "can either be an ángel or a demon, either a mother or a lascivious fallen woman", lo cual muestra el "cliché" de esta literatura decimónica (Kelly, 77). Este "cliché" de los dos tipos de mujeres es tan paradigmático como el empleo del héroe femenino y sin padres en aquella literatura. Para enfatizar la pareja ideal, hay que mostrar la antítesis de la moralidad nacional. L a dicotomía creada entre los personajes Manuela y Pilar refleja los valores sociales sobre la honra femenina frente al nuevo papel de la mujer burguesa y también la de la clase obrera en el espacio mexicano modemo, los cuales son concurrentes con la dicotomía presentada por William French. El papel de la mujer era en términos de un binarismo entre la prostituta y la "ángel de la guarda" es representado por la pareja de hermanas Pilar y Manuela. Como ha mencionado Asunción Lavrin "faithfulness and a life of modest withdrawal at home (recogimiento y modestia) were the virtues" que reflejaban la honra femenina en su rol más importante - la de la esposa y madre fiel (11). De acuerdo con esto, a partir de la independencia, sin embargo, este rol limitado de la mujer no cambió mucho, como dice Sarah  Chambers sobre la mujer de la élite y la mujer "plebeya". A partir de la independencia, "the role of virtuous women was now to nurture republican virtues," todavía como una esposa y madre fiel, "to serve primarily as an inspiration to men" (Chambers, 39). Es decir que el deber de la mujer era ser el "ángel de la guarda" del estado y de la familia, encamando en el personaje femenino ideal (French, 529). Pilar y Edelmira son las huérfanas piadosas y morales que salvan a los huérfanos protagónicos, con su amor, para que puedan continuar su camino recuperando el orden social de la familia y la nación. Sin embargo, estas mujeres tienen distintos destinos, puesto que Pilar logra casarse con su héroe pero Edelmira permanece como la amiga de su héroe idealizado, sacrificando su felicidad por la de Martín. Desde cierto punto de vista, Edelmira sí encama los valores de la mujer ideal, especialmente por ser "modest and humble"quien "knew how to sacrifice her own happiness and well-being" (French, 546). Sacrifica su felicidad por el bienestar de la nación chilena, pero Edelmira, en contraste con Pilar, es inadoptable para la nación constmida por la agenda liberal-conservadora. La entrada de alguien de una familia de clase media-pobre, codiciosa e inmoral, aunque sea buena, es imposible para la ideología burguesa cristiana.  Semejante a la heroína inadoptable Edelmira, la huérfana Teresa en Sab tampoco logra una unión romántica y feliz. Su rostro es humilde, inexpresivo e inatractivo; es la antítesis de la hermosa y sensible Carlota, el objeto de amor de Sab. Además de su inferioridad física, Teresa era "hija natural de un pariente lejano de la esposa de don Carlos, [que] perdió a su madre al nacer, y había vivido con su padre, hombre libertino que la abandonó.. .desde su nacimiento oprimida con el peso de la desventura", y aunque fue "recogida" por la familia B . . . nada podía cambiar la "rigidez y austeridad que en la desgracia había adquirido" por su  conciencia de "la inferioridad y desgracia de su posición" social (Avellaneda, 115-116). Es interesante señalar que Teresa no fue adoptada, sino "recogida" por la familia B . . . , mostrando la continuidad de su marginalidad y el énfasis de ser alguien de afuera dentro del marco de la familia. Además de ser una huérfana sin padres, es doblemente ilegítima por el hecho de que es un producto de una unión ilegítima, como su "co-protagonista" Sab, haciendo su integración a la clase privilegiada imposible.^' La ilegitimidad de su pasado causa inferioridad social y familiar permanente que la despoja de cualquier posibilidad de integración completa a la familia. Aunque es "como una hermana" para Carlota, todavía no es su hermana (Avellaneda, 116). Del mismo modo, al permanecer como "otra" dentro de la familia B . . . , faltar belleza, y no tener dinero es la condenada a una vida sin ninguna posibilidad de atención ni de su objeto de amor, Enrique Otway, ni de cualquier hombre. No hay posibilidad de casarse.  Según  Araújo, es esta otredad permanente la que crea una relación de "co-protagonista", complementaria al formar una amistad con Sab en la que "el esclavo [es] quien establece el puente afectivo.. .y ella la resistencia; a ella la sostiene la razón" lo cual también coincide con la ambigüedad de los roles genéricos de los huérfanos protagónicos de aquella literatura (Araújo, 139). Su "rigidez" y falta de emoción, según los códigos de aquel tiempo eran más bien características masculinas, especialmente cuando contrapuestas al sentimentalismo candido de Carlota y la sensibilidad trágica de Sab. Teresa sobrevive el amor imposible a Enrique Otway, y la soledad de su ilegitimidad por medio de ofrecerse a Sab como pareja, pero irónicamente, él, el supuesto héroe de la marginalidad tampoco desea una unión con la ilegitimidad, prefiriendo morir solo.  "Teresa se transforma, en un efectivo punto de giro, en co-protagonista" con Sab, según la crítica Nara Araújo en Visión romántica del otro por la igualdad de la imposibilidad de integración a la familia B... (139).  Igual a su ilegitimidad, tal vez lo que previene su movilidad social y, del mismo modo, una unión erótica entre ella y Sab o Enrique Otway es ser una mujer masculina, lo que se infiere por su pobreza. Teniendo en cuenta la teoría de McClintock, explicada en el capítulo 2, la masculinidad se podía atribuir a las mujeres de la clase inferior, especialmente a las mujeres de la clase obrera. Su proximidad con la pobreza y la necesidad de trabajar despojaba a Teresa de su feminidad, convirtiendo a estas mujeres en una especie de mujer sin sexo. De acuerdo a Pazicky, la industrialización "accentuated the class división an had the effect of isolaüng middle- and upper-class women in the home" y de hecho, la sociedad industrial "attached a social stigma to 'ladies' working outside the home", designando el trabajo a las mujeres de la clase pobre, y convirtiendo a estas mujeres menos femeninas por su necesidad de entrar al espacio masculino del trabajo (151). Aunque Teresa no trabajaba fuera de casa, sí hay implicaciones textuales que trabajaba en la casa de la familia B . . . como la protectora de Carlota. Su falta de autononua financiera impedía su movilidad social por medio del matrimonio, y para ganar dinero hubiera tenido que trabajar, lo cual la hubiese excluido del marco de la familia de la nación por el estigma de trabajar fuera del hogar. Es por esta exclusión e imposibilidad de movilidad social de la mujer, sin ser marginada que "from a purely political standpoint, women also numbered among the ranks of the republic's orphans... they occupied an inferior position closer to a slave" (Pazicky, 152). Ser una mujer pobre y huérfana, a quien le falta cierta feminidad, la alinea socialmente con el "coprotagonista" esclavo, Sab. Sin embargo, Sab no la puede amar porque la mujer, coincidiendo con el paradigma romántico que el héroe tiene que amar, debe ser una mujer que encama las virtudes del estatus quo. Teresa, como Edelmira de Martín Rivas, no puede ascender socialmente porque es mujer; siendo consciente de su inadoptablidad, sabía que el matrimonio y la  integración en la sociedad burguesa no eran posibles para ella. A l final, sin embargo, Teresa logra escapar de la rigidez del orden social y de su inadoptablidad, yéndose al lugar femenino del claustro de monjas. Ahí recupera su feminidad pasando sus últimos años en un lugar con otras mujeres "solitarias reclusas", donde su virtud y piedad la hacía "amada generalmente" (Avellaneda, 256-257). No obstante este espacio femenino del claustro de monjas es desprovisto de cualquier sexualidad, continuando la androginia de su personaje.  Volviendo a los personajes masculinos, Enrique Otway, el objeto de afecto de Carlota y de Teresa en Sab, es inglés y físicamente la encamación del héroe de una novela romántica, pero a pesar de su fisonomía hermosa, su carácter encama la antítesis de la nación. Parecido al personaje villano del Zarco, es presentado como "un joven de hermosa presencia [que] atravesaba a caballo los campos pintorescos" como un héroe arquetípico (Avellaneda, 101). Luego, sin embargo, los lectores nos damos cuenta de que sus razones de casarse con Carlota son financieras, y las únicas motivaciones de su comportamiento son "sus intereses comerciales" y "satisfacer la codicia de su padre" (Avellaneda, 131, 135). No tiene madre, pero sí tiene un padre opresor y capitalista, que lo domina y le obliga a casarse con alguien que les elevara de nivel social y por eso le dice, "se casa con una mujer lo mismo que se asocia con un compañero, por especulación, por conveniencia", razones opuestas a los valores de la amistad y a las uniones que formaron los protagonistas de estas tres novelas (Avellaneda, 152). A Enrique, además de su falta de integridad, le falta sentimentalismo o pasión, mostrando su oposición al héroe sentimental, Sab, o a la que lo ama, Carlota. Sab tiene conciencia de las polaridades entre ellos y del hecho de que no merece el amor de Carlota después de que lo salva de la tempestad y contempla sus deseos de matarlo: Helo aquí a mis pies, sin voz, sin conocimiento, a este hombre aborrecido. Una voluntad lo reduciría a la nada, y esa voluntad es la mía... ¡la mía, pobre esclavo  de quien él no sospecha que tenga una alma superior a la suya... capaz de amar, capaz de aborrecer... una alma que supiera ser grande y virtuosa y que ahora puede ser criminal! ¡He aquí tendido a ese hombre que no debe levantarse más! (Avellaneda, 136-137).  Sin embargo, no mata a su némesis, Enrique, por la felicidad de su querida, y por su propia inferioridad social que le hubiera prohibido una unión con Carlota de todas maneras.  Según algunos críticos, al incluir esta antítesis del huérfano protagónico, encamado en este inglés oportunista e indiferente, la novela intenta mostrar la sospecha y desencanto hacia los extranjeros capitalistas que se aprovechaban de Cuba. Según Sommer, el personaje de Enrique Otway "proves how indifferent foreigners are to both women and slaves", y por la clara "characterization of the English as social parasites" la novela "evidently held out hope that Cuba could gain freedom without selling 'herself to England" (21). A l designar el género femenino al país, Sommer también implica una concordancia con las propuestas de la feminización de la nación, que también sostiene McClintock. Si concluimos que Enrique Otway encama el deseo extranjero de apropiarse de la nación y explotarla, también tendríamos que concluir que Carlota, entonces, es la mujer-nación atraída por la novedad del extranjero y seducido por él como forma de restaurar la familia. Este personaje masculino, sin madre, a punto de casarse con una mujer cubana, simbólicamente representa al imperialista en búsqueda de una tierra que apropiar, al igual que el oportunismo de los otros antagonistas de las novelas que estudiamos. Sin embargo, esta representación de Cuba/Carlota como una víctima pasiva frente a la seducción y explotación forastera muestra un sentimentalismo que sólo favorece al criollo, ya que ni Carlota ni Cuba sufre ninguna consecuencia del rechazo de la lealtad de Sab. Lo único de lo que sufre ella, al final, es de la indiferencia de su marido Enrique. A pesar de todo, Enrique Otway es el epítome de la oposición de la nación; es un estorbo a la legitimidad  de la familia, semejante a la representación criminalizada y oportunista del huérfano extranjero en la novela victoriana. En este sentido, el hecho de que este personaje antitético logra éxito matrimonial y económico, apropiándose de Carlota y de toda la propiedad de la familia B . . . , es tan trágico como la muerte de Sab porque representa la apropiación de Cuba por parte del extranjero. Históricamente, aunque Cuba todavía era una colonia española, había mucha presión económica sobre esta isla por el extranjero. Entre los años 1830 y 1860 Cuba producía un cuarto del azúcar para todo el mundo; los Estados Unidos compraban más de la mitad de su exportación de azúcar, representando el 40% de toda su exportación; Inglaterra representaba el 25% de la exportación cubana.^^ Además, Cuba experimentaba mucha presión de Inglaterra para industrializar la producción de azúcar y agricultura, mientras estaban tratando de acabar con el tráfico de esclavos, discutiblemente para favorecer la venta de las máquinas de producción. Además de esta tensión experimentada por Cuba, los Estados Unidos en los años 1850 estaba presionando a España para que le vendiera Cuba. Igualmente, los Estados Unidos trataban de atraer a algunos independentistas cubanos, en sus esfuerzos por conseguir este territorio. Históricamente, Cuba era una fuente de debate en donde la dependencia económica de Inglaterra y los Estados Unidos arriesgaba su seguridad como una nación. Esta amenaza representada por el extranjero anglosajón a la que la novela de Avellaneda alude es ilustrada por el oportunista Enrique Otway.  Teniendo en cuenta la nación cubana, y el olvido de Cuba a la lealtad de Sab, también podemos llegar a la conclusión de que Sab mismo es un huérfano inadoptable y antitético al marco independentista y abolicionista. En contraste con los héroes Martín Rivas y Nicolás, el  Ver "The Caribbean Vortex in the Nineteenth Century" en The Emergence of Latin America in the Nineteenth Century (Bushnell y Macaulay, 1989: 263-285).  destino de Sab fue, se supone, muy diferente. Recibió la misma educación que los hijos de la familia B..., tenía una amistad muy fuerte con ellos, mostraba un vocabulario e intelecto ilustrado y contemporáneo al de aquellos tiempos; era distinto de los otros esclavos y trataba de adoptar las costumbres de los criollos. Sin embargo, no podía ser completamente adoptado por esta sociedad, la nación no lo incorporaba, no sólo por su inferioridad racial, sino por el hecho de que representaba un lado deshonrado de la familia B . . . que quieren ocuhar - la bastardía feudal - como hemos mencionado en el capítulo 2. Manteniendo a Sab como casi un miembro de la familia, pero todavía esclavo, la familia B . . . puede guardar el secreto de la identidad verdadera de su padre, asegurándose de cualquier contaminación a su honra y pureza racial. De hecho, la única que le adoptó, Martina, era igual de marginada y alienada por la sociedad, aún más, era parte de un grupo étnico a punto de extinción. Por eso Sab se muere en la casa de su madre adoptada, aislado y lejos de la sociedad burguesa que lo rechazó. Sab nunca encontró una figura paterna que lo adoptara, y tampoco una unión amorosa.  En las tres novelas que estudiamos, los héroes huérfanos existen para servir como modelos nacionales. Sin embargo, para poder enseñar este modelo al lector, hay que presentarlo con sus correspondientes oposiciones. En este sentido, tales huérfanos antitéticos como el Zarco, Manuela, Rafael San Luis, la familia Molina y Enrique Otway representan lo opuesto a los valores nacionalistas y morales de los héroes y de la nación. No obstante, también existen los inadoptables inocentes como Teresa, Edelmira Molina y el hijo natural de Rafael San Luis y Adeleida Molina, que aunque intentan integrarse a la nación, no pueden entrar a este marco excluyente. Además, sus finales trágicos sirven como sacrificio para el éxito del huérfano adoptable por la nación.  3.2. El sacrificio del inadoptable: Aunque en estas tres novelas, los huérfanos inadoptables representan la antítesis de la nación por el enfrentamiento con la ilegitimidad o la inmoralidad, también representan la esperanza para los sin esperanza. De ese modo, los inadoptables agrega optimismo a la narrativa nacional al encamar el sacrificio para el bienestar de la nación. E l éxito y la felicidad se logran a costa de la vida de alguien: el huérfano inadoptable. E l sacrificio del huérfano inadoptable es necesario para la salvación y el final feliz de los héroes adoptables y, según Pazicky, para la "preservation of the status quo" (157). De acuerdo con estas conclusiones, Peters también llega a la conclusión de que "the elimination of the orphan threat results in the unification of the family", porque el sacrifico del inadoptable elimina cualquier amenaza a la legitimidad de la familia y asegura el orden social (Peters, 48).^^ Esta necesidad de eliminación y sacrificio quizás sea el único aspecto realista de la apropiación del huérfano en la narrativa nacional, porque la sociedad literalmente se distanciaba del huérfano para mantener las estmcturas legítimas de la sociedad.'*'  En Martín Rivas, por ejemplo, las vidas de sus mejores amigos se sacrifican para la ascensión social de Martín. Su amigo rebelde Rafael San Luis tiene que morirse para librarlo a Martín de sus vínculos con la rebeldía y para que la sociedad burguesa lo pudiera perdonar por su participación en la Sociedad de la Igualdad. Para mantener su estatus quo, Edelmira Molina también se sacrifica casándose con el hombre que no ama para que Martín pudiera escaparse ^' Peters explica la eliminación del huérfano de la narrativa nacional de Inglaterra por la emigración de huérfanos ingleses a las colonias. De esta manera, crearon una distancia entre la burguesía y el estorbo de la ilegitimidad porque ya no contaminara el marco legítimo de la familia y la nación inglesa (79-121). Esto explico en más detalle en el Capítulo 4 sobre la orfandad real del siglo XIX. ™ Ver el capítulo 4.  de la cárcel. Consciente de sus propios límites sociales, Edelmira "surrenders her dream man to a more priveleged woman," Leonor (Sommer, 217). Además de sacrificar la vida y la felicidad de estos amigos fieles, Martín tiene que mantener una distancia entre ellos para no contaminar su altura social. Con Rafael, la distancia se logra por la división entre la muerte y la vida y con Edelmira, la distancia se logra por la división entre clases económicas. Además de las vidas que son sacrificadas para la salvación del héroe, Martín Rivas también protege su éxito de ascenso social y su familia nueva, manteniendo una distancia geográfica con su familia anterior (su madre y su hermana en la provincia), desligándose de sus orígenes humildes.  En El Zarco, obviamente los huérfanos villanos, Manuela y el Zarco, tienen que morir para recuperar la honra de la familia y asegurar el camino hacia una nación Hbre de violencia e inmoralidad. Sin embargo, la madre, doña Antonia se muere del corazón por la traición y deshonra de su hija Manuela. ¿Por qué tuvo que morir la madre? Como las figuras maternas, idealizadas de las novelas francesas de aquella época, doña Antonia es la "pleasureless, bodiless woman [que] epitomizes the good mother", ya que el sufrimiento y el sacrificio del placer significan la virtud (Kelly, 82). De todos modos, su muerte es necesaria para el progreso de la nación. Su muerte representa la muerte de la aristocracia y del régimen eurocéntrico y clasista de los conservadores anteriores. La novela representa el final de este régimen para el progreso del México modemo. L a muerte de la madre aristocrática es simbólicamente comparable con la muerte de Don Carlos de B . . . en Sab. Se va de Puerto Príncipe para estar con su hijo antes de que muera, pero esta muerte anticipada es la causa de su propia anticipación de muerte, y como resultado, designa a Enrique como el heredero de su  plantación y encargado del bienestar de sus hijas. Su muerte muestra el lado trágico de la muerte del régimen anterior, además de su debilidad, frente a la necesidad de modernizar la nación. Ambas novelas muestran un tipo de luto por el final del antiguo régimen y una añoranza por el pasado nostálgico; pero estas figuras del poder. Doña Antonia y Don Carlos de B . . . , son impotentes frente a las amenazas contemporáneas, frente a las naciones en aquella época. Del mismo modo, también podemos concluir que la distancia entre Martín Rivas y su familia biológica sirve como ejemplo de un sentido de cierre con la generación previa en su establecimiento de la nueva nación mediante su unión matrimonial con Leonor. De hecho, estos personajes tienen que ser sacrificados para que la nueva generación pueda crear la nueva nación.  Acordándonos de la teoría sobre la nación como comunidad imaginada de Benedict Anderson y Diana Pazicky, había que destruir hasta cierto punto el régimen del pasado para crear uno nuevo. En este sentido, había que cometer un tipo de parricidio para que la nación nuevamente huérfana pudiera lograr autonomía y capacidad de auto-invención. Como ha notado Pazicky, cuando los Estados Unidos todavía estaba bajo el Imperio Británico, el Rey era una figura de "padre divino" y los sujetos eran los "hijos fieles" de este patrimonio.'' Sin embargo, la revolución e independencia implicó una destrucción de esta figura paterna para lograr su emancipación. Igualmente, la formación de las nuevas comunidades latinoamericanas del Imperio Español también experimentaron este proceso de parricidio al romper con el régimen anterior para reinventarse. Teniendo esto en cuenta, el sacrificio de las figuras de los padres se tenía que llevar a cabo para que el huérfano protagónico lograra autonomía y auto-reinvención. " Ver Cultural Orphans in America (Pazicky, 52-53).  Además del padre de la familia B . . . en Sab, hay varios tipos de sacrificios de vidas. Sab y Teresa, se sacrifican por la felicidad de Carlota con Enrique Otway, aunque irónicamente saben que Carlota no va a lograr la felicidad en este matrimonio. Ambos se niegan a aceptar el boleto de lotería, sabiendo que ninguno pertenece a la burguesía, y que las uniones entre Sab y Carlota y entre Enrique y Teresa hubiesen sido imposibles. En este tipo de novela pedagógica, "class... is reified as the ultímate marker of identity. Thus, the underlying message of the novel is that while circumstances change, social identity is an immutable inheritance that survives all assaults upon it" (Pazicky, 163). Por esta razón, la pena de amor le rompe el corazón a Sab y Teresa se encierra en un claustro de monjas. Sin embargo, estos sacrificios aseguran el matrimonio infeliz de Carlota y Enrique. Junto con el sacrificio de amor de los huérfanos Teresa y Sab, la simultaneidad de la muerte de Sab con la de su hermano adoptado, el nieto de su madre adoptada Martina y el último indígena de la narración, la novela implica un sacrificio de raza para la construcción de la nación criolla. Sab representa el sacrifico del negro por la esclavitud, y su hermano representa el sacrificio del indígena por la extinción. Ambos subalternos raciales tienen que morir para el éxito de la familia / la nación cubana criolla. L a voz narrativa de la novela sacrifica las vidas de estos marginados raciales, pero a la vez sacrifica los destinos de Carlota y Teresa a la soledad de las instituciones paternalistas del matrimonio y del claustro de monjas, para expresar su punto de visión fatalista sobre la nación. No hay redención para estos personajes porque tampoco la hay para Cuba si sigue confiando en el forastero explotador. E l sacrificio, tanto como la inadoptabilidad de aquellos personajes ficticios, sirven para reafirmar el orden excluyente de la fanúlia y de la nación.  Los huérfanos inadoptables manifiestan el estilo excluyente de la construcción de las narrativas nacionalistas de las familias y, de la misma manera, de las nuevas comunidades. Esto demuestra que a pesar de los programas de modernización de la nación de tales novelas como en Martín Rivas o El Zarco, la estructura de la familia y de la nación permanece rígidamente excluyente. A pesar del hecho de que estos huérfanos, tanto como los huérfanos heroicos que vimos en el capítulo 2, son invenciones de los autores su función es de servir como alegoría de lo que no debe pertenecer a la nación, todavía hay ciertos aspectos de realidad en las representaciones de estos personajes. E l rechazo de ellos, aunque sea de forma idealizada, se puede relacionar al rechazo verdadero de los huérfanos y los que presentaban una amenaza al orden social de esta época. Estos personajes inadoptables no sólo reafirman los valores morales y la legitimidad de la familia/ la nación, sino también representan ciertas realidades sociales implícitamente aludidas en estas novelas. En el siguiente capítulo exploramos algunas realidades históricas del huérfano para mostrar la artificialidad de su representación literaria, a la vez que exponemos ciertas realidades sociales aludidas en las novelas que analizamos.  4 E L HUÉRFANO INVENTADO Y E L HUÉRFANO VERDADERO 4.1 Las Casas de Expósitos En este capítulo, veremos las diferencias y conexiones entre los huérfanos inventados en las novelas que analizamos y los huérfanos verdaderos en Latinoamérica durante este periodo. En contraste con el paradigma del huérfano heroico o trágico de la literatura, la realidad de los niños ilegítimos o sin padres era un fenómeno con poco futuro, salvo el de la servidumbre y el estigma social imperdonable de ser ilegítimo, lo cual muestra el artificio de estos personajes inventados por la ficción novelesca romántica nacional. E l huérfano verdadero no poseía ninguna capacidad especial de trascendencia de clase, raza y género, y raramente lograba su integración a la élite social. En tiempos coloniales tanto como en el siglo X I X no había muchas opciones para los niños sin padres en Latinoamérica. Para los de la clase alta, cuyos padres habían fallecido, frecuentemente lograban recibir el cuidado de un guardián o de otro miembro de su familia. Sin embargo, para los niños ilegítimos o los huérfanos de clases pobres, su destino generalmente permanecía en los orfanatos llamados "Casas de Expósitos", en donde los niños se volvían hijos del Imperio y luego de la nación. Otro destino para estos niños era el hospedaje por familias ajenas. En cada caso, estos niños crecían bajo la creencia de que eran inferiores a los demás por su ilegitimidad, sólo para luego ser adultos marginados por la sociedad y permanentemente llevando la carga de ser "a symbol of alienation, not belonging" (Milenich 2004: 317).'^ No obstante, en algunos estudios recientes sobre la historia de niños huérfanos del siglo XVIII y X I X en Latinoamérica, es evidente que la presencia de este fenómeno no es sólo prevalente en el ámbito literario, sino también prevalente como polémica verdadera. Teniendo en cuenta algunos estudios de las  Ver Nara Milenich. "The Casa De Huérfanos and Child Circulation in Late-Nineteenth-Century Chile" (2004).  realidades sociales ligadas a la orfandad, intento mostrar la falsedad y veracidad de este paradigma. Por falsedad, quiero decir que las representaciones novelescas de la orfandad dejan de reconocer algunas re£didades sociales de la orfandad actual, por ejemplo, la ausencia textual de la institucionalización y explotación del huérfano, como veremos en las investigaciones socio-históricas en este capítulo. Pero a pesar de la ausencia de este lado de la orfandad, hay ciertas realidades sociales a las que estas novelas se refieren implícitamente por algunas alusiones textuales, que interconectan las idealizaciones artificiales y las realidades actuales de la orfandad literaria con el discurso nacionalista en Sab, Martín Rivas y El Zarco.  Como hemos articulado en el capítulo 3, en aquella época, la legitimación de las raíces raciales y de clase tenían considerable importancia. Esto se debía, no sólo por razones ideológicas heredadas de España, sino por la inestabilidad que confrontaba la gente en cuanto a su identidad frente a los conflictos experimentados por las colonias y luego la emancipación de las naciones del Imperio de España. Frente a esta crisis de identidad colectiva, la estructura familiar era frágil, y por extensión la pertenencia legítima a la misma, el microcosmo de la sociedad, y las nacientes naciones. A fines del siglo XVIII y durante la mayor parte del siglo X I X , en las colonias españolas, y luego en las naciones independientes del Imperio Español, los niños que crecían en estas situaciones confrontaban la inestabilidad de su propia etnia. Esto se originaba por medio de los encuentros significantes con diferentes razas y niveles de clase social, y de ese modo motivando la necesidad de definirse en términos raciales y sociales, como ha notado la historiadora social Ondina E. González (7).'^ Para poder distinguirse de  " Ver "Children of the Empire", su introducción a la colección de ensayos Raising an Empire: Chitaren in Early Modem Iberia and Colonial Latin America (2007). Semejante al discurso de la honra mexicana tanto como al discurso de la ilegitimidad de Laura Peters desarrollado en el Capítulo 3, Ondina E. González nota que el criollo necesitaba de probar su "linaje" frente a la debilidad de la estructura social debido a la confrontación constante  esta otredad, la estructura tradicionalmente legítima de la familia criolla sentía la necesidad de probar su pertenencia a la nación por la pureza de sangre de su origen familiar. Sin embargo, la sangre y los orígenes del huérfano eran cuestionables por la ambigüedad del pasado de sus padres ausentes, condenándolo a pertenecer a una casta racial inferior y deshonrada. Este cuestionamiento de legitimidad lo vemos representado en los personajes inadoptables de las novelas elegidas, en la marginalización inicial que sufren los protagonistas. Además del misterio del pasado de algunos huérfanos, ser hijo de un esclavo, como nuestro Sab, llevaba además el estigma social por la prueba visual, ser mulato o negro. E l color de su piel marcaba su inferioridad respecto al criollo, como alguien sub-humano en el discurso de aquellos tiempos, haciendo su impureza hasta más imperdonable que la de cualquier huérfano criollo o mestizo (Kuznesof, 187-214).^'' Siguiendo los estudios históricos de la crianza de los niños durante la Colonia y del siglo X I X , historiadores sociales como Nara Milanich, Laura Shelton, Anne Twinam, Ondina E. Gonzáles, Blanca Premo, Elizabeth Anne Kuznesof, Laura Shelton, A . Blum y muchos más, consideran que el destino del huérfano en aquella época generalmente resultaba en un individuo marginalizado por la sociedad a causa de su inferioridad familiar y racial.  En el siglo XVIII, en varias partes de Latinoamérica existían las Casas de Expósitos'^ que eran los orfanatos del Imperio, en los cuales el Estado y la Iglesia eran responsables del  con el "otro". Esta inseguridad social y racial impactaba al huérfano por el cuestionamiento de sus orígenes. En este capítulo veremos que la cuestión de legitimidad de sus orígenes y de su raza transcendía varios espacios históricos que determinaban el destino de los niños en aquellas épocas. 'Ver "Slavery and Childhood in Brazil (1550-1888)" de la misma colección de ensayos Raising an Empire: Children in Early Modern Iberia and Colonial Latin America (2007). " Las Casas de Expósitos en España e Hispanoamérica servían como lugares o instituciones, bajo la Corona de España y la Iglesia Católica, tipos orfanatos, que servían para el cuidado de niños abandonados o como lugar de "depositar" a hijos ilegítimos de uniones fuera del matrimonio. Algunos de estos "niños expósitos" tenían un  bienestar y cuidado de los huérfanos. En México, Cuba, Chile y otros países las Casas de Expósitos se formaron para institucionalizar el cuidado de niños de padres muertos o de niños abandonados por sus familias por razones de ilegitimidad o pobreza, administrándoles inmediatamente el sacramento del bautismo para mantener el honor de la familia como depositaría de la descendencia sexualmente desaprobada (Blum, 242). L a Corona y la Iglesia eran responsables de estas casas, pero eventualmente, después de la independencia, estas instituciones pasaron la responsabilidad de los huérfanos al Estado y a la sociedad en general (González, 8). A partir de la independencia, las Casas de Expósitos, a veces llamadas "Casas de Cuna" seguían siendo las instituciones principales para el cuidado y bienestar de los huérfanos y niños abandonados o ilegítimos; en vez de ser los hijos del Rey, eran los hijos del Estado. Aunque las naciones emergentes como México y Chile intentaban secularizarse, rompiendo con el régimen anterior, todavía existía continuidad respecto de la persistencia de esta institución colonial. Las ideologías nacionalistas abogaban por la igualdad de los ciudadanos, como han demostrado ciertos estudios como el de Hans-Konig, pero esta igualdad sólo pertenecía a la élite criolla. En el ámbito ficcional, el rechazo de los huérfanos inadoptables en Sab, Martín Rivas y El Zarco muestra hasta qué punto la presencia y el rechazo que sufren sus protagonistas, tiene un correlato empírico. La tensión en tomo a la ilegitimidad del huérfano implicaba la necesidad de incorporarlo a la familia de la nación y a la vez mantenerlo excluido.  Como han explorado Twinam, Blum y Lipsett-Rivera la institución de estos niños tenía muchas implicaciones sociales, en los tiempos coloniales, como después de la independencia.  patrón que pagaba por su "pensión" (los gastos de la crianza) hasta que llegara a una edad de poder trabajar (Twinam, 163-186) (Milenich, 311-340) (Blum, 240-271).  L a raza de los huérfanos era un tema cuestionable que les condenaba a pertenecer a una casta inferior a los criollos legítimos. En el caso de los expósitos de Cuba, en los siglos XVIII y X I X , todos estos niños llevaban el apellido "Valdés",'^ nombre del fundador de la institución, dándoles una "ficticia paternidad" a la vez que les daba una marca instantánea de inferioridad social (Twinam, 164) (nuestra traducción). Para remediar esta racialización del huérfano, en 1794 el rey Carlos IV "intervened on behalf of expósitos with a royal cédula... [that] declared abandoned children to be children of the King" y declaró que los huérfanos recibiesen "natal and racial benefit of the doubt" (Twinam, 164). A pesar de esta cédula revolucionaria del rey, sus intentos de legitimizarlos fueron en vano por la confrontación con la élite de las colonias, que temían la ruptura de su orden social por la posibilidad de movilidad social o racial. Además de lo que nos dice Twinam, del peligro social que presentaba esta orden del rey, la legitimación obligatoria de estos niños por la Corona era otra forma de ser dominados por el imperio sobre los criollos. Hubo muchas peticiones en Cuba que confrontaron esta cédula, a la "Cónsula de Cámara".^' Una de las peticiones abogaba por el hecho de que la condenación de los hijos ilegítimos a un estatus inferior era una forma de desalentar la promiscuidad de la élite (Twinam, 168).  Aunque Carlos IV instauró esta orden y luego, después de la independencia  la mayoría de los países como México derogaron las categorías legales de raza, todavía  El nombre "Valdés" también aparece en otra novela fundacional Celia Valdés o la Loma del Ángel de Carillo Villaverde, en la que los hermanos son hijos ilegítimos de un hombre de plantación y una esclava negra. Esta novela, como hemos mencionado sobre Sab en los capítulos 2 y 3, alude a una realidad social de las plantaciones relacionado con la bastardía debido al abuso sexual de las esclavas negras por los hombres criollos de las plantaciones, y la bastardía general de Cuba. "La Cónsula de Cámara" la define Anne Twinam como "a subgroup of the Council of the Indies"; el Consejo de las Indias era el grupo administrativo del Imperio, que gobernaba sobre las colonias esparíolas en nombre del Rey, administrando las cédulas y órdenes del Rey (183). En otro artículo de ella, 'The Negotiation of Honor", Twinam explora la posibilidad de legitimizarse, diciendo que "social and racial tensión increased, as members of the élite who rationalized their place in the hirearchy by their honor, and their honor by their whiteness and legtimacy, now felt increasingly challenged from bellow" (94). La posibilidad de legitimizar e igualar a gente ilegítima o a huérfanos presentaba una amenaza al orden social.  existían, y siguen existiendo, categorías sociales en cuanto a la raza y clase.  Recordamos que  los independentistas criollos abogaban por la igualdad entre sus ciudadanos, mucho después de la orden de Carlos IV, pero esto no impedía las divisiones rígidas de raza y clase social en estos países.  Este temor hacia la movilidad social, ¿hubiese sido posible para nuestros personajes principales, Sab, Martín Rivas y Nicolás? ¿Podrían haber trascendido los límites de clase, establecidos por el orden social, fuera de los mundos construidos por nuestras novelas? L a trascendencia racial, social y genérica, una cualidad imperativa del héroe huérfano de la literatura romántica nacionalista de Hispanoamérica del siglo X I X , es un artificio y una proyección ideológica del liberalismo respecto del nuevo ciudadano de estas naciones. Aunque el temor y el rechazo de la ilegitimidad e impureza social y moral se representaba mediante la marginalización inicial de nuestros héroes, y los sujetos inadoptables, generalmente estas construcciones literarias son más bien idealizaciones que representaciones de estas ambigüedades y contradicciones.  4.2 La explotación laboral del huérfano Las Casas de Expósitos no sólo servían como lugar de cuidado o salvación de estos niños abandonados sino, también como fuente económica para el financiamiento de la propia institución y la caridad pública. A partir de la secularización de los expósitos, después de la independencia, "the asylum actually relied on the kindness—and self-interest—of private households of all social stations to assist the legions of poor, orphaned, and abandoned youngsters it received (Milanich, 312). Las Casas dependían de la caridad del público, de ™ Ver "Public Welfare and Child Circulation in México City, 1877-1925" (Blum, 242-243).  algunas loterías públicas que donaban parte de las ganancias a los expósitos, y de las donaciones financieras de la élite que quería proyectar una imagen de compasión (para caber dentro de la ideología humanista de aquellos tiempos de la Ilustración) a la vez que mantener su distancia con esta casta inferior de huérfanos (Blum, 243-244). Otra forma de apoyo financiero para estas instituciones eran los "patrones", normalmente artesanos o miembros de la élite, que pagaban una "pensión" (los gastos de crianza) de algunos huérfanos, hasta que estuvieran en edad de trabajar (a los siete o diez años de edad), y los adoptaban como "criados" (Blum 244-249). Sin embargo, como han desarrollado los historiadores, este tipo de adopción era más bien un negocio que extensión de la familia, porque los niños adoptados eran los "criados" de sus patrones, y trabajaban como pago de su crianza. Según Lispett-Rivera este proceso explotador ocurría en muchas partes de Latinoamérica, "many adoptions in México and Brazil, respectively, were really a form of labor recruitment. Quite clearly, people associated children with work" (223). De esta manera, como veremos en la crítica de Laura Peter sobre los "work houses" de los huérfanos ingleses que describe Laura Peters, las Casas de Expósitos dependían de la explotación de muchos niños mientras que supuestamente estaban protegiendo su bienestar.  La adopción por familias y casas ajenas de niños y jóvenes no era algo exclusivo de los huérfanos y niños expósitos, sino también de niños de familias pobres que eran "mandados a criar" (Milanich, 313) (Shelton, 219). Laura Shelton en "Like a Servant or a Son?" explora la migración y el trabajo de los niños en México, a la vez que observa el poder de los patrones sobre sus criados, que en muchos casos superaba al de los padres biológicos. En México, durante y después de las guerras de la Revolución mexicana, hubo mucha migración de niños a  familias ajenas o a algunos parientes para que pudiesen trabajar para pagar sus gastos de crianza, y eventualmente para prepararlos para una vida de servidumbre. Aparte de la pobreza, l a violencia política de México, especialmente durante los años de la rebelión armada (18251827 y 1832-1833), la alta mortalidad de adultos y el rapto de niños, y luego su venta en el mercado laboral, contribuyeron a la separación de niños de sus padres, y a la entrada eventual al mundo del trabajo (224). Shelton también reconoce el hecho del costo de la crianza. Además, hay muchos casos en los que los hijos ilegítimos de la élite generalmente "were sent away in order to protect the mothers' public reputation.. .usually remained among extended kin, including aunts, úneles, and grandparents, but as some custody cases suggest...they sometimes lived under conditions of servitude as well" (Shelton, 226). La honra de la madre y del padre era más importante que el destino de sus hijos. Por el hecho de que estos niños habían sido "abandonados" por tales razones, el Estado concedía más poder al patrón que a los padres. Estos últimos, que por haber entrado en relaciones fuera del matrimonio o por haber sido pobres, eran vistos como padres incapaces de criar a sus propios hijos (232). E l Estado les daba más importancia a los que habían gastado en la crianza del niño que a sus padres sanguíneos. La migración y circulación de niños durante aquellos tiempos no era una práctica exclusiva del campo de México, sino también, como han notado Milenich y Shelton, esta compra y venta de niños ocurría en muchas otras partes. Por ejemplo, en Inglaterra se produjo la explotación de niños o la explotación de "huachos" (un huérfano o un hijo ilegítimo de "dubious origins") en Chile y el uso de huérfanos como esclavos a partir de la abolición de la esclavitud en varios países latinoamericanos (Milenich, 318-320; Shelton, 225). Dentro de esta empresa explotadora, el empleado o el guardián normalmente tenía más poder legal sobre el destino del niño que los padres biológicos, ya que había pagado por su crianza. Con el fin  de subordinar al sujeto adoptado, este poder del patrón se manifestaba en el abuso por medio del castigo corporal o, en el caso de las niñas, el abuso sexual (Shelton, 229). La industria creada alrededor de este fenómeno, convertía la inocencia y vulnerabilidad de los niños sin padres en una empresa de compra y venta de trabajo, un aspecto prácticamente ignorado en la orfandad novelesca.  Hay poca evidencia sobre este fenómeno de migración y explotación de los huérfanos en nuestras novelas elegidas. La única indicación sería, quizás los personajes Nicolás y Pilar de El Zarco. Por lo que nos indica la novela, Nicolás es un criado de un granero, gana buen dinero y era respetado por su comunidad por su honradez y trabajo. Pilar era una huérfana que vivía con doña Antonia y su hija Manuela, pero su rol en esa casa era más como hija adoptada más que como criada. En ambos casos no hay ninguna evidencia de abuso o explotación, sino admiración y respeto, que contrasta con los personajes huérfanos estudiados por los historiadores y sociólogos. Esta idealización del huérfano también se puede aplicar a Sab y Teresa. Teresa vive con la fanülia B . . . , creciendo al lado de Carlota, pero como establecimos en el capítulo 3, no está completamente integrada a la familia. Sab, el otro huérfano, crece con esta familia, pero es el esclavo, aunque no explotado como tal. Aparte de acompañar a la familia criolla en viajes o construir un jardín para su querida Carlota, no hay ninguna indicación de las responsabilidades o deberes comunes de Sab como esclavo, lo cual también califica su esclavitud como una idealización. Martín Rivas también trabaja para don Dámaso Encina sin pago, pero esto es por su propia elección, ya que sabemos que su patrón le ofrece pagarle por sus servicios. En cada caso, el hospedaje de estos seres sin padres es una  idealización novelesca contraria a las realidades sociales de los huérfanos y la esclavitud en aquellos tiempos. Semejante a la migración y explotación de los huérfanos en México y Chile, Peters también describe la migración, o más bien la expulsión, de los huérfanos Victorianos ingleses. Históricamente los huérfanos eran los hijos del Estado por el hecho de que el Estado estaba a cargo del cuidado de ellos por los "work houses" y los orfanatos.'^ Este tipo de institucionalización del huérfano, semejante a las Casas de Expósitos en Latinoamérica, servía de doble función para el Estado: (a) creaba una distancia entre el sujeto ilegítimo y la familia burguesa y (b) el Estado se beneficiaba de la productividad de este sujeto al ponerlo a trabajar.  A pesar del hecho de que eran hijos del Estado y de la Iglesia inglesa, aún eran  marginados por la sociedad, debido a su estigma social y era difícil integrarlos a la familia de clase media. Gradualmente, el exceso de niños ilegítimos en orfanatos y en la calle, hizo que Inglaterra decidiera incentivar la emigración de muchos huérfanos, tanto como muchos otros miembros de la población pobre, a las colonias. Este programa intentaba arreglar el problema de la orfandad que "marked a new phase for in the state (parish) provisión for such children and a concrete effort to ensure the familial nature of the empire by settling the colonies with British children," y aunque esos niños ingleses eran marginados por la sociedad, funcionaron como "an agent in the imperial work of settlement" (Peters, 79). Mandaban a niños huérfanos  Ver Orphan Texts de Laura Peters (70). *° Algunos datos de la institucionalización de los huérfanos los describe Teichman en su critica sobre el trato de la ilegitimidad en la historia occidental: En Inglaterra, en el siglo XVIII, por ejemplo, "the church became a notoriously 'bad parent', apprenticing children to any master who would take the children away... after the Industrial Revolution the Guardians of the Poor took to selling batches of children to the factory owners of Yorkshire and Lancashire, who as often as not would work them to death." (62-63) En 1834, habían 40,000 a 50,000 niños en "workhouses" en Inglaterra y Gales, donde la mayoría se monan antes de llegar a doce años de edad (Teichman, 62). Por eso empezaron a mandar a huérfanos a institutos privados, como en la narrativa Oliver Twist de Dickens (Teichman, 63).  a varias colonias, donde recibían hospedaje en familias de las colonias a cambio de su trabajo, l o cual prácticamente convertía a los niños huérfanos en esclavos del imperio y de los colonizadores (Peters, 81). La migración de estos niños fue exitosa en cuanto proyectaba una imagen de optimismo, expulsando la encamación del problema de la ilegitimidad de Inglaterra, y dándoles la posibilidad de crear sus propias raíces en esta nueva tierra dejando atrás el estigma de su tierra nativa. Paradójicamente, esto presenta otro aspecto de la orfandad en la narrativa nacional porque presenta la esperanza de encamar la idealización del ser "the selfmade man" en las colonias británicas (Peters, 87). Esta migración de los huérfanos en Chile y México, quizás se puede acercar al elemento de sacrificio del huérfano inadoptable en la narrativa, como he notado en el Capítulo 3. Conectando este doble sentido de la orfandad con nuestro estudio, vemos que las naciones mismas aparentaban una imagen idealizada del Estado y del cuidado de sus hijos, los huérfanos por medio de la distancia creado con ellos. Esta posibilidad es semejante a las ideas de la potencia de ser un héroe mítico frente a la falta de los padres, pero también muestra lo excluyente de la familia que requiere el sacrificio o alejamiento del marginado para el éxito de la nación. La idealización del trato del huérfano no coincide con el hecho de que su cuidado consistía en el distanciamiento y explotación laboral del mismo.  La verdad es que la circulación de los niños criollos y mestizos era en muchos casos, igual de abusivo que el trato de los niños de esclavos africanos en las plantaciones, según Elizabeth Anne Kuznesof en "Slavery and Childhood in Brazil". Generalmente los hijos de esclavos empezaban a trabajar a los siete o diez años si lograban sobrevivir su infancia. Aunque muchas veces los hijos de esclavos permanecían con sus padres, el matrimonio entre  esclavos no era reconocido legalmente por el Estado, ilegitimando a sus hijos y causando fragilidad en la estructura de la familia de esclavos, a la vez que haciendo al niño esclavo vulnerable a la separación de sus padres (189). Añadiendo a la legitimidad, muchas veces, la paternidad del esclavo era algo no reconocida o más bien ocultada, como en el caso de la paternidad de Sab, debido al hecho de que muchos de estos niños eran un resultado del abuso sexual de las esclavas negras por parte de sus amos criollos. Además de la marginalización racial y social, había una alta mortalidad entre estos niños. Sin embargo, como han notado los historiadoras Blum, Milanich, Kuznesof, Twinam, y Shelton, habían muchas insuficiencias en los registros y documentación de las muertes y de las edades de los huérfanos y de los esclavos como para tener una idea exacta de la mortalidad infantil. Hay muchas menciones de la muerte sobre la ausencia de los padres de los niños migrantes, los huérfanos institucionalizados y los hijos esclavos, pero poco en cuanto a datos fijos sobre las implicaciones históricas de los que no fueron registrados. No obstante, Twinam nota que en una Casa de los Expósitos en México, por ejemplo, entre los años 1767 a 1774, la muerte infantil era 67% de la población de la institución; pero, aparte de ello no hay mucho sobre los hijos de los esclavos o los huérfanos (174). Igual con esta ambigüedad hacia la fiabiUdad de la documentación histórica, es claro que la crianza de estos niños confrontaba dificultades constantes. Además, la falta de documentación también implicaba su ausencia histórica. Como el huérfano inadoptable o sacrificado, que he explicado en el capítulo anterior, su existencia no tiene presencia en la historia. Son olvidados por la historia y la nación.  E l destino posible para la infancia de muchos esclavos y de otros niños pobres se determinaba generalmente por el destino de la madre. Si las madres trabajaban fuera en las  plantaciones, el niño trabajaba con ella o era separado de ella para trabajar en otra parte; de todos modos había muchos peligros para el bebé y más probabihdad de daño o muerte. En contraste con este destino, muchas veces las mujeres que recién habían dado a luz trabajaban para la clase alta como nodrizas, ya que pocas madres criollas de la clase alta en Latinoamérica daban de mamar (Milanich, 313)^'. Ser madre hacía que el valor corporal de la esclava aumentara, dándole al amo la oportunidad de alquilarla o venderla como nodriza a otro amo, o a ella la oportunidad de llevar a su hijo con ella y al hijo esclavo la oportunidad de crecer como compañeros de los niños blancos que compartía la leche de su madre (Kuznesof, 199). Sin embargo, también era muy común que los hijos de esclavos fueran separados de sus madres. Aunque los que permanecían con sus madres crecían alrededor de ellas y los niños criollos, la edad de empezar a trabajar era a los siete o diez años. Esto significaba que el niño no recibía ninguna forma de educación formal, distinta a la crianza del protagonista Sab (Kuznesof, 199200). Este tipo de empleo femenino no sólo se limitaba a las esclavas de los criollos, sino también a las mujeres criollas y mestizas pobres, con frecuencia no casadas o abandonadas por sus maridos, como sostiene Milanich en su ensayo sobre las Casas de Expósitos y la circulación de niños en Chile. Empero, este lado del empleo femenino era una de las causas mayores del abandono y la muerte infantil durante el siglo X I X , porque estas mujeres tenían que abandonar a sus hijos o encargarlos a otras mujeres pobres para dar de mamar a los hijos de la élite (Milenich, 314). Además del trabajo de nodrizas, el abandono y la muerte de  Jean Franco menciona esto en su análisis textual de la novela La Quijota de Lizardi en la que se define el rol de la mujer como madre, obligada a quedarse en casa para servir las necesidades naturales de sus hijos, y para dar apoyo incondicional a sus maridos. Sin embargo, la personaje fnvola Euforsina "had put two children out to wet nurses and they had died" (Franco, 85-86). Relacionando esta cntica de la representación de la maternidad con la realidad de algunas mujeres que no daban de mamar, con las nodrizas que frecuentemente tenían que sacrificar las necesidades naturales de sus propios hijos para poder trabajar. Ningunas de estas mujeres caben dentro de las normas proyectadas por la nación lo cual muestra la artificialidad de las novelas y los discursos nacionalistas de aquel tiempo.  muchos niños ilegítimos era debido ai trabajo doméstico de las mujeres porque no podían llevar a sus hijos a la casa de sus patrones (Milenich, 314).  4.3 El destino del huérfano Volviendo a los niños expósitos, el destino de estos niños también dependía de la madre. Muchas veces, si los padres que habían depositado a sus hijos ilegítimos en las Casas lograban casarse, existía la posibilidad de recuperar la legitimidad de sus "hijos naturales" y sacarlos del orfanato; y a veces, si la madre lograba casarse con otro hombre, también podían legitimizarlos. En ambos casos también había la posibilidad de permanecer en Las Casas de Expósitos, olvidados por sus padres y por la historia desgraciada que representaban (Twinam, 172-174). La legitimidad, como he desarrollado en el capítulo 3 era lo que definía a la persona como aceptable o inaceptable para la narrativa de la nación en términos económicos, raciales y sociales, continuando como definición de carácter hasta en su edad adulta. Las huérfanas y mujeres de orígenes ilegítimos no eran consideradas suficientemente honradas para el matrimonio, especialmente con alguien que pertenecía a la burguesía criolla, tanto como los huérfanos y hombres ilegítimos de la misma casta marginalizada. Además: Illegitimate males were prejudiced in holding political office... they could not gradúate from universities, practice as lawyers, doctors, or notaries; they faced dual prejudice from church and state.. .for their lack of honour (Twinam, 167). Esto enfatiza la inmensidad de la ideología de la honra y del estigma negativo de la ilegitimidad. A pesar de esta condena a la deshonra, en Cuba, a principios del siglo X I X a partir de la cédula del rey Carlos IV, alguna gente afortunada a veces sí podía comprar su legitimidad si estaba relacionado con un miembro de la élite que reconocía su paternidad. Sin embargo esto no siempre determinaba una entrada al marco social, subrayando la ideología de  l a restricción de la movilidad social en aquellos tiempos.  Vemos que la honra y la certeza de  orígenes jugaban un papel importante en varios aspectos de la vida en los siglos XVIII y X I X , desde la niñez hasta las vidas íntimas y públicas de la edad adulta.  Teniendo en cuenta algunos hechos históricos como hemos mencionado, es imposible no ver lo artificial del huérfano ficticio, o en el caso de Sab, del esclavo de la novela decimónica. En estas novelas que relatan lo cotidiano y costumbrista del romanticismo hispanoamericano, según Femando Alegoría, ¿dónde en el texto reside la realidad de la orfandad de los huérfanos protagónicos? Quizás el aspecto más auténtico de la constmcción de los huérfanos ficcionales sea la inclusión del personaje inadoptable en estas novelas. Como he explicado en el capítulo 3, los huérfanos inadoptables son artificios constmidos para enfatizar lo ideal del personaje protagónico. E l rechazo por su proximidad con la ilegitimidad o, en algunos casos, la falta de moralidad, hacía su integración a la nación imposible. La imposibilidad para algunos personajes de lograr legitimidad o alguna elevación de nivel social es semejante a la imposibilidad para los huérfanos verdaderos que hemos visto en este capítulo.  En Sab, aunque su relación ambigua con la familia alude a una realidad social de la bastardía en las plantaciones cubanas, su crianza y educación sofisticada distanciada de la esclavitud verdadera, como casi miembro de la familia es incongmente con la verdad de general de un esclavo en Cuba. Realmente hubiera sido separado de la familia B . . . , para no manchar su honra, más probablemente trabajando en la plantación con los otros esclavos. No Ver el artículo de Ann Twinam, "The Church, the State, and the Abandoned: Expósitos in Late EighteenthCentury Havana." (167-168). En otro artículo de ella, "The Negotiation of Honout\ Twinam también menciona esta postulación de la legitimización, que se llamaba la "gracias a sacar", que a veces ayudaba que alguien lograra una posición en algunas profesiones, pero que no había garantía de ser completamente integrado al espacio de la élite, por las asociaciones sociales de la legitimidad, la limpieza y la honra (Twinam, 76).  obstante, la imposibilidad de integración completa a la familia B . . . refleja la distancia entre la familia legítima del marco nacional con el sujeto ilegítimo. Esta distancia social también se representa mediante las circunstancias limitantes para el personaje Teresa. Siendo la "hija natural" de un pariente de la familia B . . . , no es adoptada completamente como una hija de esta familia demostrado por el hecho de que varios personajes se refieren a ella como "pobre huérfana" una huérfana sin recursos económicos para casarse con alguien de la burguesía (Avellaneda, 252). Como hemos explicado sobre la marginalización de adultos ilegítimos, Teresa no era una buena candidata para el matrimonio por sus raíces ilegítimas y su pobreza. Además, nadie en la familia B . . . le ofrece ninguna ayuda financiera para facilitar una unión matrimonial con esta clase porque la verdad es que no la quieren integrar completamente; todavía es ilegítima y una amenaza a la honra de la familia, lo cual enfatiza la permanencia del estigma social de la ilegitimidad.  En Martín Rivas su integración a la familia Encina y, más importante, el matrimonio con Leonor Encina es una visión muy optimista y artificial. Por otro lado, el distanciamiento de la ilegitimidad se representa a través del destino no mencionado del hijo ilegítimo de Rafael San Luis y Adeleida Molina. No hay representación de este niño como sujeto y no hay ninguna interacción entre él y sus padres, lo cual demuestra la vergüenza social de su existencia a la vez que una continuidad del problema de la ilegitimidad en las nuevas naciones. Por esto, en realidad una mujer como Adeleida hubiera querido recuperar su honra y la legitimidad de su hijo con el matrimonio. Sin embargo, sus esfuerzos para lograr esta restauración se representan como esfuerzos oportunistas, aborrecidos por la sociedad, demostrando la persistencia del temor hacia la movilidad social en esta nación modema. Esto  también es cierto con el rechazo final del personaje Rafael San Luis por su amada Matilde y su familia, o la imposibilidad de Edelmira de lograr casarse con un héroe de sus novelas románticas. Estos personajes son condenados a la marginalidad social, fuera del marco de la nación y olvidados por la historia. Sin embargo, el artificio de este paradigma literario es una invención que no coincide con la realidad de lo que sabemos de los huérfanos y de los esclavos.  Pero de todas estas novelas, las representaciones más artificiales de la orfandad serían la de El Zarco, como vemos en la unión idealizada entre Pilar, la huérfana mestiza, y Nicolás, el huérfano indígena. E l hecho de que ambos tienen un final tan feliz, no representa la realidad sino la invención del narrador para mostrar sus esperanzas políticas y económicas del "patriotismo liberal" en el desarrollo del individuo dentro de la nación mexicana.^^ No hay ninguna indicación de con quién creció Nicolás ni ninguna indicación de su pasado en el texto de este personaje, salvo cuando le cuenta brevemente a Pilar de sus antepasados honrados.*'* Quizás la única representación auténtica de esta novela es la presencia de la violencia que amenazaba el orden de la familia y de la sociedad mexicana. Aunque estas construcciones literarias de la orfandad aluden a ciertas realidades sociales, les falta la autenticidad del ser un huérfano en aquella época.  La crianza del huérfano durante el siglo X I X en Latinoamérica era una confrontación constante con el abandono, la muerte, la pobreza, la explotación laboral, el abuso de poder y la  Altamirano estaba muy involucrado con el movimiento del liberalismo y la "reforma" en México, junto con Ignacio Ramírez (su mentor) y el presidente Benito Juárez, frente al régimen antiguo de los criollos conservadores y católicos, como comenta D.A. Brading en su ensayo "Liberal Patriotism and the Mexican Reforma" (30-35). ^ Ver el capítulo 2.  marginación social. Los niños eran abandonados por la sociedad tanto como por sus padres. Para confrontar la crisis de ilegitimidad y pobreza, los oficiales de todas estas naciones decidieron distanciarse de aquellas personas inocentemente deshonradas, a la vez que beneficiarse de ellos con su trabajo y productividad. Excluidos por la sociedad, los huérfanos todavía permanecían presentes como figuras ficticias en la narrativa de la nación. Es decir que para aumentar la explotación actual de su subaltemidad frente a los códigos sociales de aquellos tiempos, su imagen fue distorsionada por la mitificación del huérfano en la literatura para el beneficio del desarrollo de la identidad de la nación burguesa. Esta distorsión imaginaria de una figura marginalizada debía abarcar el símbolo heroico de la ideología burguesa para encamar los principios de la nueva nación en el programa pedagógico de la "novela fundacional".  CONCLUSIONES Como hemos visto en este estudio, la imagen de la orfandad ha sido reproducida de manera imaginaria para representar la idealización del nuevo ciudadano de las naciones emergentes de Hispanoamérica en el siglo X I X . Siguiendo la teoría psicoanalítica de la condición huérfana que exploramos en el capítulo 1, la "orfandad colectiva" de la nueva nación representaba la búsqueda de una identidad autónoma. En este caso Latinoamérica intenta distanciarse de España, pero irónicamente termina estableciendo su identidad por medio de una imitación y reformulación del pasado, internalizando y repitiendo el ciclo de la figura paterna del orden colonial que habían tratado de dejar atrás. En este proceso paradójico, el aspecto de la orfandad de nuestras novelas Sab, Martín Rivas y El Zarco, demuestra que la nueva literatura nacionalista ha seguido tradiciones anteriores en cuanto a la apropiación de aspectos paradigmáticos de la tradición mitológica y del paradigma romántico. Tal hecho se observa en la imitación de valores sociales del pasado a la vez que estableciendo nuevos, en sus esfuerzos por destacarse como autónoma. Sin embargo, los destinos y representaciones de los huérfanos adoptables e inadoptables demuestran la posibilidad de desestabilizar las estructuras sociales impuestas en las colonias por el Imperio español, mediante las representaciones del sujeto subyugado y las alusiones implícitas a algunas realidades sociales.  Las novelas estudiadas evidencian la presencia del régimen anterior en la continuidad de los valores morales y sociales tanto como en la apropiación del estilo literario, de origen europeo. Estas tres novelas intentan destacarse del régimen anterior, pero se contradicen al reinstaurar cierta continuidad con el pasado, especialmente a través del régimen del Imperio español, la Ilustración francesa y las literaturas francesas e inglesas. A modo de ejemplo  recordamos el tropo del bon négre o el bon sauvage, frecuente en la literatura francesa, y en la literatura colonial también, que embellecía la imagen del indígena o del negro con la condición de que su conducta moral coincidiera con la del criollo o europeo. También observamos semejanzas entre la literatura hispánica con la francesa e inglesa en el tropo de las uniones eróticas como manifestación de la unión nacional, o el de la feminidad de nuestros héroes masculinos. Obviamente, la imitación literaria más importante es la del paradigma mítico del héroe huérfano. E l empleo literario de este tipo de personaje para definir estas nuevas naciones es una imitación de los modelos literarios europeos. Hasta el mismo escritor, Ignacio Altamirano, es criticado por otros escritores de su época por su falta de originalidad. Sommer comenta que "neither El Zarco ñor Altamirano's other novéis invented a new form; instead, like Brockden Brown, Hawthome, Melville, and other great romancers of New England, he treated a given genre self-consciously and programmatically" (231-232). Siguiendo esta idea de la falta de originalidad. Alegría también comenta que paradójicamente la literatura de Altamirano: "reconoce los vicios de la imitación absurda de la novela francesa del siglo X I X y, sin embargo, no puede substraerse, en su propia obra, de caer víctima del mismo pecado" aunque políticamente aborrecía la presencia francesa en México (59). Lo paradójico de esta literatura latinoamericana de aquella época es que se independiza, por medio de la imitación de las formas de discusiones del otro creado por los imperialistas del régimen anterior demostrando una continuidad del pasado.  A la vez de ser culpables de imitar elementos de otras literaturas, está claro que los escritores de esta literatura nacionalista incorporan los valores de la élite ilustrada europea. Esto se debe al hecho de que la élite intelectual criolla es responsable de estas novelas  fundacionales. Su apropiación artificial de la imagen de la marginalidad, representada por la idealización del huérfano, indígena y negro, sirve para el beneficio del mensaje pedagógicoexcluyente en la construcción de la nación. Esta escritura de la nueva nación reinscribe casi la misma ideología opresiva del imperio español, salvo la liberación del criollo de élite, especialmente en cuanto a las sociedades representadas alrededor de estos huérfanos protagónicos. Los únicos héroes huérfanos que pueden lograr ser adoptados por la familia nacional son los que son capaces de adaptarse a la hegemonía de la nación. Para ser adoptados por la sociedad, tienen que encamar los valores sociales de la nación e integrarse. Hasta cierto punto, estos huérfanos son una imitación de los códigos hegemónicos de la burguesía.  De acuerdo con Pazicky la inclusión del huérfano en la literatura independista, encama la fantasía de hacerse rico de la noche a la mañana. En cuanto los empobrecidos protagonistas se transforman en caballeros pasan a ser distintos a su clase gracias a la intervención de la familia nacional y su propia agencia. De este modo, la marginalidad y pobreza terminan siendo un "temporary obstacle rather than an ineluctable condition, and through the archetipical orphan enacts the capitalist ideology" de la movilidad social de la nueva nación (Pazicky, 150). Las representaciones simbólicas del huérfano protagónico y, del mismo modo, del huérfano antagónico sirven para enfatizar la ideología burguesa de las nuevas naciones. No obstante, Pazicky mantiene su conciencia de la artificialidad de este tipo de representación ya que no coincide con la marginidad verdadera del huérfano actual. Este representante ficticio de "mendigo a millonario"^^ es una manifestación de la autonomía deseada por la nueva comunidad tanto como la manifestación del sueño de movilidad social. Esto se logra por medio de la trascendencia de divisiones de raza, clase y género debido al hecho de que "rags to riches"  encaman la ideología de la nación. A los que tienen talentos económicos y sociales se les pemaite establecer alianzas privadas y públicas, frente a la ambigüedad de su origen. Sin embargo, esta trascendencia de ninguna manera presenta un riesgo del orden social y mantiene los códigos excluyentes de la familia.  A pesar de estas imitaciones y continuidades del régimen anterior, y de la Ilustración europea, tanto como la reinstauración de los códigos del poder dentro de la burguesía, también hay que tener en cuenta la confrontación sutil con los códigos de poder y ciertas realidades sociales aludidas en estas novelas. Entre las novelas Sab, Martín Rivas y El Zarco, hay una clara diferencia en cuanto al programa nacionalista, como vemos con la narrativa familiar. Sin embargo, dentro de estas diferencias permanecen conexiones que unen el tropo de la orfandad. Martín Rivas y El Zarco, como ha notado Sommer, son escritos específicamente para representar el nuevo ciudadano frente a la necesidad de modernizar las nuevas naciones en la "consolidación nacional". Ambos héroes Nicolás y Martín Rivas son modelos de comportamiento que representan, de manera pedagógica, el nuevo ciudadano de Hispanoamérica. Su capacidad de vencer los obstáculos presentados por su marginalidad se manifiesta a través de su integración a la nación, a la familia y su éxito dentro de sus comunidades. De esta manera queda de manifiesto las nuevas identidades de chilenos y mexicanos libres. En contraste a estas dos novelas, Sab funciona de manera distinta por el destino trágico del héroe y la incapacidad de cambiar el sistema opresivo sobre la mujer y el esclavo negro. E l héroe esclavo muere solo sin haber podido integrarse a la familia B . . . o lograr el amor de su querida Carlota la manifestación de la nación cubana. La Cuba de Sab lamenta la caída prevista del régimen anterior al criollo cubano de raíces españolas.  manifestado por la muerte de don Carlos B . . . y su hijo. La tragedia de este final, en comparación con las otras novelas, no intenta resolver la "consolidación nacional" sino lamentarla.  Además de estas diferencias entre Sab y las novelas independentistas Martín Rivas y El Zarco, también es de importancia notar las semejanzas entre Sab y El Zarco, en cuanto a la representación de raza que los destaca de los temas de Martín Rivas. Teniendo en cuenta la teoría de la mímica de Homi Bhabha, la representación de Nicolás y Sab, dos sujetos coloniales, como héroes desestabiliza cierto poder del criollo sobre ellos, mediante los códigos de la élite criolla, a pesar de sus aspectos artificiales. Tal subversión no se representa en Martín Rivas. L a inclusión de Sab, el esclavo mulato y huérfano, aunque no coincide con las realidades confrontadas por un esclavo cubano actual, no manifiesta ninguna rebeldía ni hace ningún esfuerzo para cambiar el orden opresivo de la plantación. Su mera presencia como sujeto ilustrado, demostrado por su gentileza, inteligencia y sensibilidad, cuestiona su subyugación. Además, el argumento feminista se identifica con el sujeto esclavo y las mujeres como Teresa y Carlota que terminan siendo víctimas de las instituciones designadas para las mujeres (el matrimonio o el claustro de monjas). L a representación de las mujeres como esclavas o como seres infelices y solas desestabiliza el orden patemalista a la vez que desafia la esclavitud. De la misma manera. El Zarco permite que el indígena demuestre su potencia de honradez y de ser héroe nacional por el personaje Nicolás. Además, su unión idealizada con Pilar, la mestiza piadosa y pura, muestra la posibilidad de establecer una nueva identidad mexicana con el indígena, el sujeto colonial. Estos personajes encarnan la ideología de "raza cósmica" por el hecho de que se destacan de la marginalidad al incorporar los valores morales  y sociales de la élite criolla; son tan blanqueados como hubiera deseado Vasconcelos en su misión de homogeneizar a toda Latinoamérica. Sin embargo, como hemos mencionado anteriormente, el esclavo cubano o el indígena mexicano sólo se pueden representar mediante los códigos del poder. Tal situación causa cierta pérdida de la identidad del colonizado y demuestra el lado paradójico que siempre reside en la mímica.  En contraste con las dos novelas que desafían el orden social, Martín Rivas es más bien una imitación directa de los códigos europeos. Aunque la novela trata de subrayar su identidad chilena, su forma de identificarse es por medio de copiar las costumbres y valores sociales europeos. Aunque, irónicamente, critica la tendencia chilena de copiar al europeo por medio de Agustín, personaje afrancesado y ridículo. Incluso, el propio héroe Martín Rivas no ofrece ninguna novedad como personaje principal de lo que ya ha sido establecido por los personajes principales de la literatura francesa o inglesa. Es prácticamente otro Darcy de la novela Pride and Prejudice (1813) de Jane Austin por su código de honra, reinscribiendo los códigos elitistas del régimen anterior tomados de las influencias imperialistas de Inglaterra. Su rápida integración a la élite urbana no logra una mímica del orden social, sino su continuidad. Algo importante que destacar de las tres novelas es el hecho de que a pesar de las diferencias mencionadas, todos los personajes que logran superar su marginalidad tienen que imitar los principios de la élite. Como vemos con los huérfanos de nuestras novelas, el héroe huérfano tiene que incorporar los códigos morales, políticos, económicos y raciales de la clase a la que quiere pertenecer para lograr ser adoptables.  Otra forma de desestabilizar el orden social es a través del tropo de la feminización de nuestros héroes masculinos. Aunque ya hemos establecido que este tropo es una imitación directa de la literatura romántica de Francia e Inglaterra, la feminización del héroe latinoamericano hasta cierto punto se opone a la imagen del sujeto colonizado en el discurso imperial. Teniendo en cuenta la teoría poscolonial de Anne McClintock sobre la feminización del sujeto colonizado por el imperialista, la inclusión de un hombre femenino como héroe de la narrativa nacional desafía este mito. Es decir que la feminidad de los hombres huérfanos protagónicos de nuestras novelas se apropian no sólo de la literatura ilustrada de Europa, sino también de la imagen del discurso colonial que justificaba la opresión del europeo sobre el otro. Esta doble apropiación de construcciones genéricas es una mímica que desafía las connotaciones peyorativas del imperialismo a la vez que facilita la construcción de un héroe nacional y el nuevo ciudadano.  A pesar de las funciones de imitación y mímica en las construcciones de nuestros nuevos ciudadanos, hay que tener en cuenta que, en contraste con estas simulaciones simultáneas de la élite y de la cuasi-marginalidad de personajes como Sab, Nicolás y Martín Rivas, así como de los huérfanos inadoptables alrededor de ellos, existe en Latinoamérica una historia de marginalidad y rechazo social hacia el huérfano. Su ilegitimidad se comprueba en la distancia (depositar a un hijo ilegítimo en una Casa de Expósitos o un orfanato, o mandarlo a otra casa) o por la explotación (la migración y el trabajo de los huérfanos en lugar de los esclavos en algunos países). La plaga de la ilegitimidad de sangre, raza, clase y género los condena a una otredad permanente en el discurso social. No obstante, la sociedad de élite los  explota hasta apropiarse de su sufrimiento, empleando su imagen de marginalidad y falta de historia para el beneficio de la construcción de la nación modema.  La aplicación frecuente del huérfano adoptable e inadoptable en estas novelas nacionalistas ha servido como remedio simbólico y pedagógico para resolver la crisis de la orfandad colectiva experimentada por las naciones que estos personajes representan. Este tipo de héroe que sirve como significado vacío posibilita la representación de los valores morales, sociales y políticos de cada nación frente a la necesidad colectiva de establecer una nueva identidad nacional. Es esta flexibilidad representativa, que también facilita la trascendencia entre los límites de clase, género y raza en su camino hacia la formación de la familia y de la nación. Junto a estos héroes huérfanos existen los huérfanos antitéticos que encaman lo opuesto de la nación, de la misma manera simbólica y pedagógica que los héroes, demostrando al lector los requisitos para pertenecer al marco social. Cabe decir que la orfandad imaginaria es un instmmento literario que aparece en Sab, Martín Rivas y El Zarco como estrategia representativa en la imaginación del nuevo ciudadano ideal, a pesar de las discordias con las verdades sociales de los huérfanos actuales.  BIBLIOGRAFÍA CITADA Alegría, Femando. "La novela romántica." Historia de la novela hispanoamericana. México: Ediciones de Andrea, 1965: 26-86. Altamirano, Ignacio. El Zarco. México: Editorial Porrúa, 2005. Anderson, Benedict. Comunidades imaginadas reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalismo. México: Fondo de cultura económica, 1993. Araújo, Nara. Visión romántica del otro: Estudio comparativo de Átala y Cumandá, BugJargalySab. Iztapalapa: Universidad Autónoma Metropolitana, 1998. Arraya, Guillermo. Ed. Martín Rivas. Madrid: Ediciones Cátedra, 2004. Bhabha, Homi K . "Of Mimicry and Man: The Ambivalence of Colonial Discourse." The Location of Culture. London and New York: Routledge, 1994: 85-92. Blest Gana, Alberto. Martín Rivas. Madrid: Ediciones Cátedra, 2004. Blum, A. S. "Public Welfare and Child Circulation in México City, 1877-1925." Journal of Family History. Vol. 23 (1998): 240-271 < http://www.sage.com >15 de enero del 2008. Bourdieu, Fierre. "Social Space and Symbolic Power." Social Theory. Vol. 7, No. 1 (Spring, 1989): 14-25 <http://www.jstor.org> 14 de mayo del 2008. Brading, D.A. "Liberal Patriotism and the Mexican Reforma." Journal of Latin American Studies, Vol. 20, No. 1. (May, 1988), pp. 27-48. <http://www.jstor.org> 20 de enero del 2008. Bushnell, David & Maclau, Neill. "The Caribbean Vortex in the Nineteenth Century: Cuba and Central America." The Emergence of Latin America. New York: Oxford University Press, 1988: 263-285. Chambers, Sarah. "What Independence Meant for Women." Problems in Modern Latin American History: Sources and Interpretations. Eds. Chasteen, John Charles & Wood, James A . Willington: Scholarly Resources Inc, 2004: 37-44. Cornejo Polar, Antonio. "La literatura hispanoamericana del siglo X I X : Continuidad y mptura." La imaginación histórica en el siglo XIX. Eds. Lelia Área & Mabel Morana. Rosario: Editora Urquiza, 1994: 141-151. Corral, Wilfrido H . "Hacia una poética hispanoamericana de la novela decimonónica (I): el texto." MLN, Vol. 110, No. 2, Hispanic Issue. (Marzo, 1995): 385-415 <http://www.jstor.org> 15 de diciembre del 2006.  Ferrer, Ada. " A Raceless Nation." Problems in Modem Latin American History: Sources and Interpretations. Eds. Chasteen, John Charles & Wood, James A . Willington: Scholarly Resources Inc, 2004: 142-148. Franco, Jean. An Introduction to Spanish-American Literature. Third Edition. Cambridge: Cambridge University Press, 1994. —. Plotting Women: Gender and Representation in México. New York: Columbia University, 1989. Frazer, Chris. Bandit Nation: A History ofOutlaws and Cultural Struggle in México, 18101920. Lincoln: University of Nebraska, 2006. French, William. "Prostitutes and Guardian Angels: Women, Work, and the Family in Porfírian México." Hispanic American Historical Review. Vol. 72:4 (1994). Gómez de Avellaneda, Gertrudis. Sab. Madrid: Ediciones Cátedra, 2004. Haynal, Andre. "Psychoanalytic Discourse on Orphans and Deprivation." Parental Loss and Acheivemnet. Ed. Marvin Eisenstadt: International Universities Press, 1989: 135-190. JohnHopkins University Press, <http://www.press.jhu.edu/books/title_pages/2543.html> de marzo del 2008.  21  Kelly, Dorothy. Ficcional Genders: Role & Representation in Nineteenth-Century French Narrative. Nebraska: University of Nebraska Press, 1989. Kónig S., Hans-Joachin. "Discurso de identidad, estado nacional y ciudadanía en América Latina: Viejos problemas, nuevos enfoques y dimensiones." Entre discursos y prácticas: América Latina en el siglo XDí. Ed. Caviere F., Eduardo. Valparaíso: Ediciones Universitarias de Valparaíso, 2003: 25-46. Kuznesof, Elizabeth Ann. "Slavery and Childhood in Brazil (1550-1888)" Raising and Empire: Children in Early Modem Iberia and Colonial Latin America. Eds. Ondina E. González and Biana Premo. Albuquerique: University of New México Press, 2007: 187-218. Lacan, Jacques. "The Mirror Stage as Formation of the I as Revealed in Psychoanalytic Experience." Literary Theory: An Anthology. Second Edition. Eds. Julie Rivkin & Michael Ryan. Malden, Oxford, Carlton: Blackwell Publishing, 2004: 441-446. Laslett, Peter. "Introduction: Comparing Illegitimacy over Time and Between Cultures."5a5toA-í/y and its Comparative History. Eds.: Peter Laslett, Karla Osterveen and Richard M . Smith. London: Edward Amold Publishers Ltd., 1980: 1-68.  Lavrín, Asunción. "Introduction: The Scenario, the Actors, and the Issues.", "SexuaUty in Colonial México: A Church Dilemma." Sexuality and Marriage in Colonial Latin America. Ed. Lavrín, Asunción. Nebraska: The University of Nebraska Press, 1989: 1-43, 47-95. Linstrom, Naomi. "The Nineteenth-Century Latin American Novel." The Latin American Novel. Ed. Kristal, Efraín. Cambridge: Cambridge University Press, 2005: 23-41. Lipsett-Rivera, Sonya. "Introduction: Childhood in History of Latin America." Journal of Family History. Vol. 23 (1998): 221-224 < http://www.sage.com >15 de enero del 2008. Loomba, Ania. "Situating Colonial and Postcolonial Studies." Literary Theory: An Anthology. Second Edition. Eds. Julie Rivkin & Michael Ryan. Malden, Oxford, Carlton: Blackwell Publishing, 2004: 1100-1111. McClintock, Anne. Imperial Leather: Race, Gender, and Sexuality in the Colonial Contest. Routledge: New York, 1995. Milanich, Nara. "The Casa De Huérfanos and Child Circulation in Late-Nineteenth-Century Chile." Journal of Social History. Vol. 38 (2004): 311-340 •http://www.muse.jhu.edu> 15 de enero del 2008. Mignolo, Walter D. The Idea of Latin America. Malden, Oxford, Carlton: Blackwell Publishing, 2005. Palti, Elias José. "Literatura y política en Ignacio M . Altamirano." La imaginación histórica en el siglo XDC. Eds. Leha Área & Mabel Morana. Rosario: Editora Urquiza, 1994: 73-103. Pastor, Brígida. "Symbiosis between Slavery and Feminism in Gertrudis Gómez de Avellaneda's SabT Bulletin of Latin American Research, Vol. 16, No. 2. (1997), pp. 187-196. < http://www.jstor.org > 12 de enero del 2008. Pazicky, Diana Loercher. Cultural Orphans in America. Mississippi: University Press of Mississippi, 1998. Peters, Laura. Orphan Texts: Victorian Orphans, Culture and Empire. Manchester and New York: Manchester University Press, 2000. Poblete, Juan. Literatura chilena del siglo XIX: Entre públicos lectores y figuras autoriales. Santiago de Chile: Cuarto propio, 2003. — " L a Construcción Social de la Lectura y la Novela Nacional: E l Caso Chileno." Latin American Research Review, Vol. 34, No. 2. (1999), pp. 75-108. < http://www.jstor.org > 12 de enero del 2008. Rama, Ángel. Ciudad Letrada. Hanover: Ediciones del Norte, 1984.  Rank, Otto. "The Interpretation of Myths." The Myth ofthe Birth ofthe Hero: A Psychological Interpretation of Mythology. The Journal of Nervous and Mental Disease Publishing Company, New York, 1914: 65-96. Scanned October, 2006 <www.sacred-texts.com> 17 de enero del 2008. Rentchnick, Fierre. "Orphans and the Will for Power." Eds. Marvin Eisenstadt: International Universities Press, 1989. 35-69. Rivkin, Julie & Ryan, Michael. "Strangers to Ourselves." Literary Theory: An Anthology. Second Edition. Eds. Julie Rivkin & Michael Ryan. Malden, Oxford, Carlton: Blackwell Publishing, 2004: 389-396. Schlau, Stacey. "Stranger in a Strange Land: The Discourse of Alienation in Gómez de Avellaneda's Abolitionist Novel Sab" Hispania, Vol. 69, No. 3 (1986): 495-503 JSTOR. Septiembre, 1986 < http://www.jstor.org > 15 de diciembre del 2006. Shelton, Laura. "Like a Servant or Like a Son?" Raising and Empire: Children in Early Modem Iberia and Colonial Latin America. Eds. Ondina E. González and Biana Premo. Albuquerique: University of New México Press, 2007: 219-237. Sonmier, Doris. Foundational Fictions: The National Romances of Latin America. Los Angeles: University of California Press, 1991. Suares-Murias, Marguerite C. "Variantes Autóctonas de la Novela Romántica en Hispanoamérica" Hispania, Vol. 43, No. 3 (Septiembre, 1960): 495-503 <http://www.jstor.org> 6 de enero del 2007. Teichman, Jenny. Illegitimacy: A Philosophical Examination. Oxford: Basil Blackwell Publish Limited, 1982. Twinam, Ann. "The Church, the State, and the Abandoned: Expósitos in Late EighteenthCentury Havana." Raising and Empire: Children in Early Modem Iberia and Colonial Latin America. Eds. Ondina E. González and Biana Premo. Albuquerique: University of New México Press, 2007: 163-186. —. "The Negotiation of Honor: Élites, Sexuality, and Illegitimacy in EighteenthCentury Spanish America." The Faces of Honor in Colonial Latin America. Eds. Johnson, Lyman L. & Lipsett-Rivera, Sonya. New México: The University of New México Press, 1998: 68-102. —. "Honor, Sexuality, and Illegitimacy in Colonial Spanish America." Sexuality and Marriage in Colonial Latin America. Ed. Lavrin, Asunción. Nebraska: The University of Nebraska Press, 1989: 118-155.  Unzueta, Femando. "Scenes of Reading: Imagining Nations/Romancing History in Spanish America." Beyond Imagined Communities. Eds. Sara Castro-Klarén and John Charles Chasteen. Baltimore and London: The Johns Hopkins University Press, 2003: 115-160. Vasconcelos, José. Ulises criollo. París: Collección Archivos, 2000. —. La Raza Cósmica; Misión de la raza iberoamericana; Notas a la América del Sur. París: Agencia Mundial de Librería, 1920. Wright-Ríos, Edward N . "Indian Saints and Nation-States: Ignacio Manuel Altamirano's Landscapes and Legends." Mexican Studies / Estudios Mexicanos, Vol. 20, No. 1. (Winter, 2004), pp. 47-68 < http://www.jstor.org >12 de enero del 2008. Yeager, Gertmde M . "Élite Education in Nineteenth-Century Chile." The Hispanic American Historical Review, Vol. 71, No. 1. (Feb., 1991), pp. 73-105 < http://www.jstor.org > 15 de enero del 2008.  

Cite

Citation Scheme:

        

Citations by CSL (citeproc-js)

Usage Statistics

Share

Embed

Customize your widget with the following options, then copy and paste the code below into the HTML of your page to embed this item in your website.
                        
                            <div id="ubcOpenCollectionsWidgetDisplay">
                            <script id="ubcOpenCollectionsWidget"
                            src="{[{embed.src}]}"
                            data-item="{[{embed.item}]}"
                            data-collection="{[{embed.collection}]}"
                            data-metadata="{[{embed.showMetadata}]}"
                            data-width="{[{embed.width}]}"
                            async >
                            </script>
                            </div>
                        
                    
IIIF logo Our image viewer uses the IIIF 2.0 standard. To load this item in other compatible viewers, use this url:
http://iiif.library.ubc.ca/presentation/dsp.24.1-0070806/manifest

Comment

Related Items