Open Collections

UBC Theses and Dissertations

UBC Theses Logo

UBC Theses and Dissertations

Transcripción paleográfica y critíca del mas 11017 de Trinity College, Dublin : La Regla de San Benito Pajuelo, Carlos Antonio 2009

You don't seem to have a PDF reader installed, try download the pdf

Item Metadata

Download

Media
24-ubc_2009_spring_pajuelo_carlos.pdf [ 1.74MB ]
Metadata
JSON: 24-1.0068145.json
JSON-LD: 24-1.0068145-ld.json
RDF/XML (Pretty): 24-1.0068145-rdf.xml
RDF/JSON: 24-1.0068145-rdf.json
Turtle: 24-1.0068145-turtle.txt
N-Triples: 24-1.0068145-rdf-ntriples.txt
Original Record: 24-1.0068145-source.json
Full Text
24-1.0068145-fulltext.txt
Citation
24-1.0068145.ris

Full Text

TRANS CR]PCION PALEOGRAFICA Y CRITICA DEL MAS. 11017 DE TRINiTY COLLEGE, DUBLIN: IA REGLA DE SAN BENITO  by Carlos Antonio Pajuelo Hons. B.A., Concordia University, 2005  A THESIS SUBMITTED IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUiREMENTS FOR THE DEGREE OF MASTER OF ARTS  in  THE FACULTY OF GRADUATE STUDIES (Hispanic Studies)  THE UNIVERSITY OF BRITISH COLUMBIA (Vancouver)  April 2009  © Carlos Antonio Pajuelo, 2009  Abstract  The manuscript Trinity College, Dublin, MS 11017 (la Regla de San Benito—the Rule of St. Benedict) is one of the rare and unpublished medieval Hispanic codices to be found outside of Spain. At the moment it does not appear in any reference books or codex manuals. This codex was dedicated to the abbess of the monastery of Trasobares, in Aragon, Spain, and  was translated from Late Latin to medieval Aragonese Spanish. According to Trinity College Library, Dublin, it dates to the year ca. 1450. During the Middle Ages, the existence of the Rule was crucial in the foundation of numerous Benedictine monasteries, which played a fundamental role in the expansion of Christianity across Europe. These monasteries also helped in the preservation and continuity of knowledge that came from Ancient Greece and Rome. The paleographic transcription of the codex MS. 11017 will be the main goal of this thesis. The study is divided in four chapters: the introduction, the research methodology, the study of the codex, and the paleographic transcription. The introduction includes: a historical context of Benedictine monasticism, a brief biography of Benedict of Nursia, a summary of the history and development of the Rule until the XIII century and a brief study of Spanish medieval monasticism until the writing of MS. 11017. The second part of this thesis will deal with the methodological approach for studying and transcribing the codex. The third chapter will thoroughly examine the different characteristics, the structure of the manuscript and the methods used for its edition. Finally, the last chapter will be the paleographic transcription of MS. 11017. This thesis will incorporate preliminary studies conducted by researchers and scholars of Benedict of Nursia and his rule, as well as contemporary versions of the Rule in Latin, Spanish, English and French. The study and transcription of MS. 11017 will be of great interest to individuals who wish to understand and expand their medieval monastic knowledge through the interdisciplinary study of its history, content and textual analysis, as well as the formation of pre-modern vernacular languages.  11  indice de materias Abstract  ii  Indice de materias  iii  Siglas utilizadas  vi  Agradecimientos  vii  Introducción Contexto histórico Benito de Nursia La Regla de San Benito desde el siglo VI hasta el siglo VIII La Regla de San Benito desde el siglo IX hasta ci siglo XIII El benedictinismo en la Peninsula Ibérica La version femenina de la Regla y el monaquismo femenino en España 2.  Planteamiento metodologico de la crftica textual y la paleografIa crItica en el TC La crItica textual La paleografla crItica Edición y transcripción  3.  Estudio del códice MS 11017 CaracterIsticas del TC Escritura y abreviaturas del TC El vocabulario del TC Fuentes y referencias del TC Glosario Estructura y contenido temático del TC La comunidad monástica El arte espiritual La oración litiirgica La organización monástica a) El regimen interior b) La disciplina regular c) La administración de los bienes d) La mesa comunitaria e) El orden penitencial El trabajo y la oración El monasterio y el mundo g) h) La renovación de la comunidad Temas disciplinarios complementarios Tabla de referencias biblicas  1 1 2 3 6 9 11 13 13 13 14 18 18 19 20 20 21 21 22 22 23 24 24 24 25 25 26 26 26 27 28 29  111  4. Transcripción del Mas. 11017 de Trinity College, Dublin: la Regla de San Benito  30  Prologo 30 CapItulo I: De los linages de las monjas 34 Capitulo II: Qual deve ceer l’abadessa 35 Capitulo III: De lamar aconseio las monjas 39 Capitulo 1V: Que son los strumentos de buenas obras 40 Capitulo V: De la obediencia 42 Capitulo VI: De scilencio 44 Capitulo VII: De la humildat 45 Capitulo VIII: De officios de Dios en las noches 52 Capftulo IX: Quantos psalmos son a dezir en las horas de noches 52 Capftulo X: En qual manera se faga la laor de Dios en tiempo de verano 53 Capitulo XI: En qual manera se fagan las vigilias en los dias del domingo 53 Capftulo XII: En qual manera sea fecha la solemnidat de las mantinas 54 Capftulo XIII: En qual manera sean fechas las maytinas en los dias privados..55 Capitulo X1V: En qual manera sean fechas las vigilias delos dias de festa 56 Capitulo XV: En quales tiempos sea dicha alleluya 56 Capitulo XVI: En qual manera se faga la obra de dios de dia 57 Capitulo XVII: Quantos psalmos sean a dezir por las horas del dia 57 Capitulo XVIII: Orden de los salmos 58 Capitulo XIX: De la manera de psalmear 58 Capitulo XX: De la reverencia de la oracion 59 Capitulo XXI: De las officiales del monasterio 59 Capitulo XXII: Como duerman las monjas 60 CapItulo XXIII: De promulgamiento de las culpas 60 CapItulo XXIV: Qual deva ceer la manera de scolmugamento 61 CapItulo XXV: Dc las mas graves culpas 61 CapItulo XXVI: Destas que sin mandamiento de la abadessa se allegan a las scomulgadas 62 CapItulo XXVII: En qual manera sea solicita 1’ abadessa cerca las scomulgadas 62 CapItulo XXVIII: Destas que muchas vezes castigada non se emendare 63 CapItulo XXIX: Si deven ser recebidas decabo las momas que sallen del monasterio 64 CapItulo XXX: De las mocas de menos edat en qual manera sean castigadas. .64 CapItulo XXXI: De la cellerera del monasterio qual sea 64 CapItulo XXXII: De las ferramientas et de las cosas del monasterio 65 Capitulo XXXIII: Si deven haber las monjas alguna cosa propia 66 Capitulo XXXIV: Si todas devan recebir egualment las cosas nuestras 66 Capitulo XXXV: De las maneras de la cozina 67 Capitulo XXXVI: De las monjas enfermas 68 Capitulo XXXVII: De las ancianas et de las infantas 69 Capitulo XXXVIII: De Ia ebdemadera lectura 69 Capitulo XXXIX: De la mesura de las viandas 70 Capitulo XL: De la mesura de bever 71 Capitulo XLI: En quales horas ayan a comer las monjas 71 Capitulo XLII: Si deve neguna fablar en pues completas 72 iv  Capftulo XLIII: De las que a la obra de Dios o la mesa tarde vienen 73 CapItulo XLIV: De las qui son escomulgadas en qual manera satisfagan 74 Capftulo XLV: De las que falleren en oracion 75 Capftulo XLVI: De las que falleren en algunas cosas 75 CapItulo XLVII: De significar la ora o la obra de Dios 75 CapItulo XLVIII: Divisio [El trabajo manual de cada dial 76 CapItulo XLIX: De la obsinacion de que resiva 77 Capftulo L: De las monjas que labran muy del oratorio o son en carrera 78 CapItulo LI: De las monjas que son enviada no muy lejos 78 CapItulo LII: Del oratorio del monasterio 79 CapItulo LIII: Del recebimento de las huespedas 79 CapItulo LIV: Si deve recebir la monja letras o mandadurias 80 CapItulo LV: De las vestiduras de las monjas 81 CapItulo LVI: Como debe ser l’abadessa en mesa 82 CapItulo LVII: De las maestras del monasterio 83 CapItulo LVIII: De la manera de recebir las monyas 83 CapItulo LIX: De las fijas de los nobles et de los pobres en qual manera sean recebidos 85 Capftulo LX: De los missacantanos que quisieren habitar en el monasterio 86 Capftulo LXI: De las monyas peregrinas en qual manera sean recebidas 86 Capftulo LXII: De los sacerdoters del monasterio 87 CapItulo LXIII: De las ordenes del congregacion 88 CapItulo LXIV: De ordenar l’abadessa 89 CapItulo LXV: De la prioressa del monasterio 90 Capftulo LXVI: De las porteras del monasterio 92 Capftulo LXVII: De las monjas qui son enviadas en carrera 92 CapItulo LXVIII: Si alguna monja le fueren mandadas cosas que non pueden complir 93 CapItulo LXIX: Que en el monasterio non presuman uno a otro defender 93 CapItulo LXX: Que non presuma neguna magar otra 93 Capftulo LXXI: En qual manera sean obedientes una a otra 94 CapItulo LXXII: Division [El buen celo que han de tener las monjas] 94 CapItulo LXXIII: De 10 que toda oblinacion de iusticia non sea stablida en esta regla 95 Conclusion BibliografIa  96 98  V  Siglas utilizadas Ca.  CE DRAE EMA H Mas. NTLLE SG TC VC  circa The Catholic Encyclopedia Diccionario de la Real Academia Española The Encyclopedia of the Middle Ages Códice Bodleian Hatton 48 manuscrito Nuevo Tesoro Lexicografico de la Lengua Española Códice St. Gall 914 Trinity College, Dublin, Códice 11017 Vulgata Clementina  Siglas de libros bIblicos consultados en este estudio Antiguo Testamento Dan. Edo. Ez. Gen. Is. Prov. 1 Rey. Sal. Tob.  Daniel Ecciesiasticus Ezechiel Genesis Isaias Proverbia Reguml Psalmi Tobiae  Daniel Eclesiástico Ezequiel Genesis Isalas Proverbios 1 Reyes Salmos Toblas  Nuevo Testamento Ap. iCor. 2Cor. Flp. Hch. Jn. lJn. Luc. Mt. iPe. Rom. 1 Tim. 2 Tim.  Apocalypsis ad Corinthios I ad Corinthios II ad Philippenses Actus Apostolorum Joannes Joannis I Lucas Matthaeus Petri I ad Romanos ad Timotheum I ad Timotheum II  Apocalipsis 1 Corintios 2 Corintios Filipenses Hechos Juan 1 Juan Lucas Mateo 1 Pedro Romanos 1 Timoteo 2 Timoteo  vi  Agradecimientos Quiero expresar mi más profundo agradecimiento a todas las personas que contribuyeron directa o indirectamente a la realización de este estudio. Deseo agradecer en especial al profesor Derek C. Carr por haberme enseflado la ciencia paleográfica y la existencia del Mas. 11017, Trinity College, Dublin; con su gran erudición y apoyo incondicional encaminó paso a paso este estudio. Mis agradecimientos también para los miembros de mi comité, la profesora Kim Beauchesne y el profesor Samuel Navarro, por su respaldo y comentarios iluminadores. Al resto de mis profesores en la Universidad de la Colombia Británica, quienes con sus valiosas enseñanzas y correcciones me hicieron conocer y respetar los valores y virtudes de la Academia: Gracias. A mis profesores de licenciatura en Concordia University por su magnIfica erudición y amistad. Toda mi gratitud a mis compafieros de estudio y amigos de la ciudad de Vancouver que me brindaron su apoyo moral y su infinita amistad en los mejores y peores momentos. A la Social Sciences and Humanities Research Council of Canada (SSHRC) y el Departamento de estudios franceses, hispánicos e italianos por su apoyo financiero. Finalmente, quiero agradecer a mi familia en Lima, Peru, en Montreal, Québec, y Vancouver, British Columbia, por su soporte y cariflo a pesar del tiempo y la distancia, a mi compafiera Cecily y a su madre Marlene por su apoyo, paciencia y comprensión, a mi difunta gata Binky por su afecto durante los momentos más duros de la transcripción. A todos Uds., mis agradecimientos no son suficientes.  Vancouver, 15 de abril del 2009  vii  1.  Introducción  Contexto histórico Durante ci Alto Medioevo (ca. 476  —  ca. 1150), una época también conocida como “los  siglos benedictinos”, la Iglesia y el monaquismo cumplieron un rol significativo en la unificación del poder monárquico europeo tras la calda del imperio romano de Occidente. Desde Roma, la Iglesia organizó su estructura administrativa basándose en las divisiones provinciales romanas que se convirtieron en agrupaciones de varias diOcesis vecinas liamadas arzobispados. De esta manera, se promoviO la conversiOn de las poblaciones arrianas y paganas y la expansiOn de la religion catOlica en Occidente. En ese perlodo también naciO entre personas de distintas clases sociales el impulso de retirarse de la sociedad y de enfocarse en la vida espiritual, lo que dio origen al surgimiento del monacato influenciado por las tradiciones e ideas provenientes de los Padres del desierto: Antonio Abad (ca. 251 Simon el estilita (ca. 388  —  —  ca. 356) y  ca. 459).  La fundaciOn y el establecimiento de distintas comunidades para monjes en la Europa del Oeste permitieron el desarrollo del monaquismo. En los monasterios se promoviO la producción y la transcripción de diferentes escritos tanto religiosos como literarios, su diseminación por el continente y la consiguiente influencia de sus traducciones hacia distintas lenguas vemáculas. Asimismo, los monasterios existentes guardaron celosamente, mediante la transcripción de códices y la conservaciOn de piezas de arte, parte de la influencia cultural y del conocimiento procedentes de la Antiguedad griega y romana. El monacato cristiano occidental tuvo a Benito de Nursia (ca. 490  —  ca. 560) como su principal fundador al haber  formado doce comunidades para cenobitas en el mediterráneo, y es famoso por haber compuesto un compendio de preceptos para monjes conocido después de su muerte como Regula Sancti Benedicti o la Regla de San Benito.  Benito de Nursia Lo que se conoce de Benito liega al siglo XXI a través de la historia, la tradición hagiográfica y, principalmente, el segundo tomo del Libro de los diálogos (593) de Gregorio 1 Sus padres fueron Eutropio, capitan general romano en la region de Nursia, y Claudia Magno. Abondatia Reguardati, condesa de esta ciudad. Junto a su hermana gemela, Escolástica, el joven Benito tuvo una infancia normal. No obstante, su vida coincidió con un perlodo de inestabilidad polItica debido, por un lado, a la calda del Imperio Romano de Occidente y por otro a la guerra entre justinianos y ostrogodos. Años después, Benito fue enviado a Roma donde cursarIa estudios generales, pero decepcionado de la vida urbana e influenciado por la vida espiritual decidió partir al desierto como monje ermita, instalándose en Subiaco. Alil fundO su primer monasterio aproximadamente en el aflo 500 donde más tarde nacerfa la orden de los benedictinos. En  Ca.  530, después de entrar en un conflicto con el cura a cargo de aquella diOcesis,  Benito resolvió partir nuevamente, esta vez con algunos monjes, a cien kilOmetros más al sur, donde fundO el monasterio de Monte Casino (Vauchez 166), sobre las ruinas de un antiguo templo dedicado a Apolo (Ford 471). En este lugar, su vida fue dedicada plenamente al ideal monástico plasmado a través de la redacción de su famosa regla. Segiin las recientes hipOtesis, Benito muere en Ca. 560 y sus restos, al igual que los de su hermana Escolástica, fueron sepultados en el monasterio de Monte Casino (Vauchez 166).  Es el primer comentario documentado sobre Benito y su regla. En este texto de cuatro voldmenes, Gregorio Magno narra la vida de algunos santos venerados en la peninsula itálica de aquella época. El autor dedica Integramente el segundo libro, el cual consiste en un prólogo y cuarenta y ocho capItulos, a la vida y obra de Benito, basándose en conversaciones y diálogos con Constantino, Letrán, Simplicio y Honorato, monjes que lo conocieron de cerca. Aunque es una obra de carácter candnico, su rigor histórico y verosimilitud disminuyen al ser un texto de edificación moral más que una biografia, en el sentido moderno del concepto.  2  La Regla de San Benito desde el siglo VI hasta ci siglo V111 2 La genesis de la Regla y sus fuentes de inspiración eran desconocidas hasta recientemente. La literatura académica sobre el tema señala que fue escrita en el monasterio de Monte Casino entre 530 y 560 (Vauchez 166). Sin embargo, se ignora si fue compuesta en una sola pieza  0 S  fue escribiéndose y adaptandose de acuerdo a la necesidad de los monjes que  Benito tenla bajo su cuidado. En  Ca.  580, después de la invasion y la destrucciOn lombarda de  Monte Casino, los monjes residentes de eSte monasterio decidieron partir, unos a Loria, Francia, lievando consigo los restos de Benito de Nursia, asI como los de su hermana (Vauchez 166), y otros a Roma transportando una copia de la Regla (Aiston, “Rule of St. Benedict” 436). Distintas circunstancias como guerras, invasioneS e incendios destruyeron el manuscrito original de Benito. Esto originO la existencia de una tradición manuscrita en latin vulgar y en lenguas vernáculas derivadas de éste, cada una original y con preceptos establecidos de acuerdo al uso, clima y costumbres de cada monasterio. El texto original fue escrito en latin, pero, como anota Justin McCann, su latinidad no consta de una consistencia rIgida o una textura uniforme, siendo ésta una caracterfstica de los eScritos en latin tardIo, ya 2  Las interpretaciones textuales del texto con el proposito de clarificar su significado han sido varias siendo sus comentadores y predicadores más importantes durante el medioevo Gregorio Magno (540 604) con su libro El libro de los diálogos (593), AgustIn de Canterbury (ca. 534 Ca. 604), Beda el Venerable (ca. 672 735), Pablo el Diácono (ca. 720 Ca. 800), Benito de Aniano (750 821), Smaragdo de San Mihiel (ca. 760 Ca. 840), e Hildegarda de Bingen (ca. 1098 Ca. 1179). En la dpoca contemporanea destacan los minuciosos análisis que aquI listo cronológicamente: Cuthbert Butler, Benedictine Monachism: Studies in Benedictine Life and Rule (London: Longmans, 1919); Alfred Schroll, Benedictine Monasticism as Reflected in the Warnefrid-Hildemar Commentaries on the Rule (New York: Columbia UP, 1941); Justin McCann, The Rule of Saint Benedict in Latin and English (Maryland: The Newman Press, 1952); Lowrie J. Daly, Benedictine Monasticism: Its Formation and Development through the Twelfth century (New York: Sheed and Ward, 1975); Timothy Fry, The Rule of St. Benedict in English (Collegeville, MN: The Liturgical Press, 1982); Adalbert De Vogue, Community and Abbot in the Rule of St. Benedict (Kalamazoo: Cistercian Publications, 1979) y The Rule of St. Benedict: A Doctrinal and Spiritual Commentary (Kalamazoo: Cistercian Publications, 1983); C.H. Lawrence, Medieval Monasticism: Forms of Religious Life in Western Europe in the Middle Ages (New York: Longman, 1989); J. Chittister, Wisdom Distilled from the Daily: Living the Rule of St. Benedict Today (New York: Harper, 1991) y The Rule of Benedict: Insights for the Ages (New York: Crossroad, 1992); Esther De Waal: A Life-Giving Way: A Commentary of the Rule of St. Benedict (Collegeville, MN: Liturgical Press, 1995); Terrence Kargong, Benedict s Rule: A Translation and Commentary (Collegeville: The Liturgical Press, 1996); Stephen Hildebrand, “Oboedientia & oboedire in the Rule of St. Benedict: A Study of Their Theological and Monastic Meaning,” The American Benedictine Review 52 (2001): 421-426. -  —  —  -  -  -  -  3  que oscila entre el latin clásico de Cicerón y el latin vulgar hablado por el pueblo (XI). 3 Todo indica que la difusión de la Regla no fue sino que hasta principios del siglo VIII cuando, segün Justin McCann: [The seventh century] saw the propagation of Benedictine monachism in the countries of Western Europe, a movement which gained rapidly in momentum until there existed innumerable monasteries following the The Rule of St. Benedict. For the service of these monasteries there were made many copies of the Rule, so that there is scarcely any ancient text—the Scriptures apart—which is represented by such an abundance of manuscripts. (XII)  Estos cuantiosos manuscritos medievales de la Regla son superados en niImero solo por la Biblia, al existir varias copias alto y bajo medievales del texto que han sido compiladas en distintos árboles genealógicos con el propósito de exponer su relación. SegOn Ruth Dean y Dominica Legge, las versiones vernáculas más antiguas conocidas actualmente son las bajo medievales germánicas del noveno siglo y las anglosajonas cercanas al aflo 1000 (IX). Estas traducciones precedieron a aquellas en lenguas romances como en catalán, frances, italiano, portugués, provençal y castellano aparecidas desde el siglo XIII en adelante, ya que en los monasterios benedictinos romances se utilizaban comiinmente las versiones en latin. 4 Segün John Chamberlain, a pesar de la existencia de distintos códices medievales de la Regla, son dos los códices fundamentales para la mayor aproximación al texto original: el Mas. Hatton 48 (Ii) conservado en la biblioteca Bodleiana de la Universidad de Oxford en Inglaterra y el Mas. St. Gall 914 (SG) dedicado a la abadIa de Reichenau en Alemania y  Posteriormente, y bajo el influjo expansionista de Ia Iglesia, la diseminación de Ia Regla en latin por todo el continente europeo permitio su apariciOn en distintas versiones en lenguas vernáculas anglosajonas y romances. En las traducciones de Ia Regla, los copistas seguian en muchos casos el texto latino, ya sea en verso o en prosa, sin embargo, aquellas en esta ültima daban transcripciones extendidas o modificadas debido al afán didáctico de clarificar el contenido para monjes sin un conocimiento de Ia lengua latina.  4  conservado en la biblioteca de San Gab en Suiza (4). La primera teorIa sobre el origen del H (ca. 720) indica que fue copiado en Nortumbria de una version traida a Inglaterra en 596 por AgustIn de Canterbury (?  —  ca. 604), quien llego a la isla por órdenes de Gregorio Magno con  el fin de evangelizar el territorio pagano ocupado por el rey de Kent, Adalberto (ca. 560 616), -  y asi fundar un monasterio de la orden benedictina (Clifford 82). La segunda tesis plantea que ésta fue transcrita de una copia ilevada a Inglaterra en 653 por Wilfredo de York (634 709) en -  su regreso de Roma con el objetivo de fundar nuevos monasterios de la misma orden (Barnes 622). Este códice está escrito en letra uncial y con mayiisculas insulares, y se encuentra daflado debido a los varios cambios, borrones y correcciones por parte del copista que lo transcribió (Chamberlain 5). Por otro lado, el SG (ca. 815) comparte una distinta historia, ya que a finales del siglo VIII Carbomagno (740  -  814), durante su campaña militar en la peninsula itálica, visitO el  monasterio de Monte Casino fundado por Benito. AllI, el monarca franco encontró una copia de la Regla y pidiO al abad de dicho lugar una transcripción fiel de ese manuscrito con el afán de diseminarlo a través de todos los monasterios de su reino (Daly 85). Esta copia fue supervisada enteramente por el gramático Pablo el Diácono (ca. 720  —  Ca. 799) quien, segün  Chamberlain, es responsable de las anotaciones en los márgenes de los folios con el propósito de ajustarla a los estándares del latin clásico (5). La existencia de estos dos códices ha creado un debate en los medios académicos sobre si el H es una transcripción del SG e, incluso, si este ültimo es una version corrupta de Ia anterior. No obstante, la mayoria de los crIticos opina que la segunda hipótesis es la correcta, al haberse descubierto crOnicas y documentos monásticos que señalan a dos copistas del monasterio de Reichenau como los autores del SG, copiado en Aachen directamente del manuscrito original encontrado por Carlomagno en 787 (Chamberlain 5).  5  La Regla de Benito desde el siglo IX hasta el siglo XII Después de Ia muerte de Carlomagno, la extension, vulgarización y consagraciOn de Ia  Regla en Ia mayorIa de los monasterios dentro del Imperio Carolingio fue obra de su hijo y sucesor, Ludovico Plo (Luis I el Piadoso,  Ca.  778  —  ca. 840) (Vauchez 167). Durante su  gobierno, entre los años 814 y 840, se encargó de reformar la Iglesia de una manera conservadora. En 817, Benito de Aniano (ca. 747  —  ca. 821), monje benedictino y abad de  Languedoc, fue convocado por Luis el Piadoso al consejo de Aquisgrán, en Renania del Norte Westfalia, interesado en imponer una unidad religiosa cristiana en todo el Imperio (Jogna-Prat, “Benedict of Aniane” 166). AllI se decidió que la Regla fuera la inica autoridad regular y disciplinar en todos los monasterios cristianos a partir de ese entonces (Aiston, “The Congregation of Cluny” 73). Asimismo, se prepararon tres sInodos esenciales para la reforma del monaquismo en Occidente entre los aflos 816 y 819. Una revision del texto fue hecha siguiendo las recomendaciones de Benito de Aniano, en las que ciertas prescripciones inaplicables fueron eliminadas debido a la inconsistencia geográfica y climática, asI como la creaciOn de normas propias para cada abadIa, como por ejemplo, la elección de un abad ünicamente entre los monies del monasterio en que residIan. También fueron modificadas las normas concernientes al uso del tiempo y los trabajos manuales. En las formas de la oraciOn litürgica, se afiadieron numerosos ejercicios devocionales a las horas canOnicas diarias  prescritas por la Regla como salmos (psalmi familiares, speciales, prostrati, y pro tribulatione) y oficios votivos (Nuestra Señora, Los Difuntos, Todos los Santos, etc.) (Alston, “The Congregation of Cluny” 74). Estas medidas fueron promulgadas en forma de un capitular monástico, teniendo el valor de ley con el objetivo de restaurar Ia obser’vancia de la vida  6  5 De esta forma, se comenzó Ia secularización y la imposición de una regla ünica en regular. toda la Europa carolingia. Más tarde, a principios del siglo X, nació dentro de Ia Iglesia una nueva voluntad de reformar la orden monástica benedictina. Esta reforma se creó el 11 de septiembre de 909 con la donación por parte de Guillermo I el Piadoso (ca. 876 villa de Cluny a Bemon de Baume (ca. 850  —  —  Ca. 918), duque de Aquitania, de Ia  ca. 927), abad de Baume-les-Messieurs (logna  Prat, “Cluny” 324). Sus objetivos fueron extensos y aspiraban al regreso en la sociedad de una vida conforme a las Santas Escrituras. La reforma de Cluny no se basó en la restauración de las estructuras hegemónicas eclesiásticas o la elevación moral del clero, mas buscó la profunda renovación de toda la Iglesia, desde su rector supremo, el Papa, hasta el ültimo de sus monjes en Jo más lejano de su territorio. En la carta de fundación, Guillermo el Piadoso renunció a todo derecho sobre el establecimiento (Daly 153), dejando su protectorado al Papa Sergio III —  ca. 911) (logna-Prat, “Cluny” 324). AsI, empezó un nuevo modelo de monaquismo  dependiente del papado que durarla hasta el siglo XIII. Cluny tomó la Regla como modelo de vida. Sin embargo, se diferenció en su observancia ya que cada abadIa, en vez de ser una organización separada, se vio ceñida a la dependencia absoluta del monasterio principal (Aiston, “The Congregation of Cluny” 74). De igual forma, los superiores, fueran abates o priores, eran elegidos inicamente por el abad de Cluny y todos los monjes se vieron regidos bajo su autoridad. Esta nueva organización se alejó del ideal principal benedictino (Daly 156), y dio lugar a una clase de jerarqufa feudal que controlaba a los distintos monasterios. La Regla denominada cluniacense después de la reforma fue adoptada por otros monasterios que formaron, junto con Cluny, un imperio monástico de prioratos autónomos, 5 El objetivo principal de esta Reforma fue apaciguar la tendencia a Ia secularizaciOn de los monasterios. Desde entonces los monasterios fueron exhortados a dejar sus actividades subsidiarias, como la enseflanza a hijos de aristócratas. Sin embargo, estos mandatos fueron ignorados en muchos casos y las abadIas continuaron siendo los principales lugares de formulaciOn y difusión de la cultura sacra y profana (Vauchez 168).  7  pero subordinados al gobierno comiin del abad de este monasterio (Daly 155). Posteriormente, esta reforma se apoyó en la alta aristocracia, el emperador, el rey de Borgona, los condes y los obispos para la manutención de su status quo que fortaleció la hegemonIa de Cluny. Se fundaron varios monasterios cluniacenses y otros se reconvirtieron a la disciplina reglar de éste. Después de la gran expansion conseguida en el siglo X, esta orden y Reforma siguieron propagandose durante el siglo XI, afirmaron su organizaciOn con reglamentos muy estructurados y se extendieron por los territorios actuales de Espana, Italia e Inglaterra. Más de 10.000 monjes vivian en sus monasterios, dónde se comenzó una programática intensiva de copia de manuscritos de toda temática, primeramente escritos en letra carolina, y que luego pasaron a ser hechos en letra gOtica, los cuales se distribuyeron en bibliotecas eclesiásticas y laicas de toda Europa. El sistema de copia creado por los benedictinos fue perfeccionado en los talleres de pecia de las universidades cluniacenses, que produjeron manuscritos de menor valor artistico, pero en mayor serie y a menor precio. Cabe señalar que la orden de Cluny perdió progresivamente su influencia en los ültimos años del siglo XI y principios del siglo XII, atribuida al feudalismo y al poder excesivo (Daly 173). Esto dio lugar a la aparición de nuevas órdenes influenciadas por un idealismo de pobreza y austeridad como la del CIster (Gildas 781). La reforma del CIster, creada en 1098, buscó recuperar un sistema y una observancia benedictina más ceflidos a la Regla, y reformar los monasterios benedictinos cluniacenses cuyos modos de vida y observancia del manual se habIan desviado de sus objetivos primarios, proponiendo “un regreso a los orIgenes” (Auberger 310). Tras la construcciOn de una nueva abadIa en CIteaux, en la region de Borgona, Francia, se volviO al trabajo manual diario, a un  8  ascetismo estricto y al rechazo de las regalIas feudales, la simonIa y el nicolaismo, 6 teniendo como leitmotiv el lema benedictino original: Ora et labora. Los nuevos monjes ilamados cistercienses volvieron a la contemplación original de la Regla, afladiendo disposiciones provenientes de la Carta de la caridad, escrita por el tercer abad de la orden, el inglés Esteban Harding (?  —  ca. 1134). En la corrección de ésta, se prohibIa todo lujo y se observó el Oficio  Divino, la lectura de la Biblia y el trabajo fIsico. Bernardo de Claraval (ca. 1090  —  Ca.  1153)  fue el principal promotor de la orden cisterciense por Europa al haber fundado 68 monasterios (Gildas 781). Posteriormente, los monies benedictinos retomaron la Regla original y la difundieron por todo el viejo continente. Durante muchos aflos fue la ünica autoridad regular en los diversos monasterios que se fundaron, hasta Ia aceptación de la Regla de San AgustIn por los premonstratenses en el siglo XII y los dominicos en el siglo XIII.  El benedictinismo en la Peninsula Ibérica Los primeros monasterios benedictinos en la Peninsula se consolidaron después del sInodo de Aquisgran en 816, cuando los clérigos regulares adquirieron la inmunidad de elegir entre dos opciones: el modelo benedictino (la Regla de San Benito) o el modelo canónico (logna-Prat, “Benedict of Aniane” 166). Esto es corroborado por Alejandro Masoliver, quien afirma que: [L]a benedictinizaciOn en la Peninsula Ibérica fue tardIa, a causa de las circunstancias que ha señalado, entre otros, [Antonio] Linage, exceptuando Cataluña, la Marca Hispánica, donde los diplomas carolingios —a consecuencia sin duda del sinodo de Aquisgran de 816, reunido bajo Luis el Piadoso y presidido por san Benito de Aniano, junto con los capitulares de los 817-819 a 6  Glauco Maria Cantarella explica el nicolaismo como “a general condition of heresy” (1021).  9  favor de monies y monjas benedictinos— comienzan a conceder la inmunidad a los monasterios gobemados segün la Regla benedictina, tal como nos consta, por primera vez en la Peninsula, en los monasterios masculinos de San Esteban de Banyoles ya en el 822, y tras éste los de [San MartIn de] Escaules, San Pedro de Aibanyà y Amer, San Juiián del Munt, Santa Cecilia de Elms (más tarde femenino desde 1080), Fontclara y, los primeros femeninos, San Juan de les Abadesses, en el 899, seguido aün de otros como Ripoll. (Masoliver, Historia del monacato III 127) El sInodo de Aquisgrán tuvo una gran influencia en el monaquismo occidental que duraria hasta principios del siglo XI, cuando, como se ha visto, el modo de vida de los monjes y sus reglas se fueron sustituyendo por la liturgia y las reglas de la reforma de Cluny. Cluny llegó a España con la fundación del monasterio de San Juan de Peña en Aragon aproximadamente en 1028, bajo el reinado de Sancho III de Navarra (ca. 992  —  Ca.  1035),  quien influyó en la edificación de otros monasterios en su territorio (Masoliver, Historia del monacato II 60). Sus descendientes hasta el rey Alfonso VI (ca. 1040  —  ca. 1109) tuvieron un  gran vinculo politico, económico y religioso con Cluny, que lo llevó a fundar el monasterio de Sahagün en Leon ci aflo 1085 (Masoliver, Historia del monacato II 61)Y El rol politico, económico y religioso de los cluniacenses y su gran influencia en las monarquias ibéricas ayudaron a expandir la religion católica por la mayoria de la Peninsula, y fue de suma importancia para construir una temprana identidad hispánica que veria su apogeo durante la Reconquista en la segunda parte del siglo XV. A continuación, la reforma del CIster ilegó a España con la fundación en 1133 del monasterio de Moreruela en Zamora, primer nücleo cisterciense fundado por Alfonso VII (ca. 1105  —  ca. 1157) (Baptist Alzog 201). El Cister extendió su influencia por la Peninsula Ibérica  Sahagiin fue el centro de Ia cultura espaflola de los siglos XI y XII siendo el más importante del Camino de Santiago y tuvo bajo su dependencia cerca de 100 monasterios.  10  y volvió a Ia observancia original de la Regla. Otros monasterios benedictinos para monies se fundaron aceptando Ia Regla desde el siglo XII hasta el siglo XV. Pero, si fue asI, j,existió con anterioridad una autoridad reglar femenina o se utilizó la misma regla benedictina para gobernar un monasterio compuesto de una abadesa y de monjas? j,Cuándo llegO el monaquismo femenino a la Europa peninsular y cuándo se comenzO a utilizar una version que se adaptase a las necesidades y obligaciones propias de un monasterio femenino benedictino?  La version femenina de la Regla y el monaquismo femenino en Espafla La Regla original fue escrita y destinada inicialmente a monasterios masculinos y se adaptó a las obligaciones y necesidades del abad y los monjes que habitaban en cada uno de ellos. Esto se puede apreciar en las versiones vernáculas variantes del latin que empezaron a circular con diferentes niveles de revisiOn y contaminaciOn debido a los dos o más manuscritos masculinos existentes, su adaptación a distintos modos de vida y diferentes regiones geograficas de Ia Europa continental (Dean y Legge X). En un principio, los monasterios benedictinos femeninos utilizaban la Regla destinada a monjes sin diferencia de género, uso o vestimentas. A pesar de la existencia de una tradición de reglas monásticas escritas para mujeres desde principios del monaquismo, como la Regla de San AgustIn (XXXVIII White), no fue hasta después de algunos siglos que se empezO a utilizar en los distintos monasterios femeninos una autoridad reglar destinada exciusivarnente para religiosas. En realidad, las versiones femeninas de la Regla fueron adaptaciones del original masculino con solo variaciones gramaticales de gnero y la sustituciOn del vocabulario genérico. Esto es confirmado por White afirma que “the female versions of the Benedictine Rule that appeared in the course of the Middle Ages, were usually versions of the rules for  11  men, with only simple changes of grammatical gender and the substitution of feminine vocabulary where necessary, e.g. ‘abbess’ for ‘abbot’ and ‘sister’ for ‘brother” (White XXXVIII). De esta manera, al comparar la version femenina con Ia masculina, no se aprecia gran diferencia en la estructura, contenido, estilo y forma, excepto en el género de los cargos religiosos y el uso de las vestimentas. La tenue distinción de ambas versiones de la Regla facilitó la aparición de versiones para monjas en lenguas vernáculas romances, su consecuente difusión por los monasterios ya existentes y en la fundación de nuevos monasterios femeninos benedictinos (Dean y Legge X). En el territorio hispánico, Santa MarIa de la Caridad en Tulebras, Navarra, fue el primer monasterio femenino fundado en 1147 (Masoliver, Historia del monacato III 171). De alli salieron las monjas fundadoras de los monasterios de Perales en Palencia, Cafias en La Rioja, Vallbona en Lérida, Las Huelgas en Burgos y Trasobares en Zaragoza (Aragon). En la segunda parte del siglo XII, el rey Alfonso II de Aragón (ca. 1157  —  Ca. 1196) otorgó los  señorIos de Trasobares, Tabuenca y Aguarón a la abadesa Oria Ramfrez, quien alrededor de 1182, fundó el monasterio de Trasobares (Masoliver, Historia del monacato III 172). A este monasterio fue ofrecido un manuscrito de la Regla conservado hoy en Trinity Collage, Dublin, en Irlanda, bajo la sigla Mas. 11017, una version vernácula femenina transcrita en espanol medieval (s. XV) con notables rasgos aragoneses cuya transcripción paleográfica es el propósito principal de la presente tesis. Mediante un breve análisis desde la teoria critica textual, el segundo capItulo explicará el planteamiento metodológico utilizado para transcribir el texto desde su versiOn manuscrita, el tercer capItulo estudiará la forma, la estructura y el contenido temático del TC y, finalmente, el cuatro capItulo abarcará la transcripciOn paleografica del TC.  12  2.  Planteamiento metodológico de Ia crItica textual y la paleografIa crItica del TC El procedimiento metodológico de este estudio se basa en dos ciencias aplicadas  cominmente en el análisis crItico de las transcripciones paleograficas medievales: la crftica textual y la paleografla crItica. A continuación se explican brevemente cada una de ellas.  La crItica textual La crItica textual es una categorla de la crftica literaria que se ocupa principalmente en la identificación, reconstrucción y edición de un manuscrito mediante el uso de una metodologla interdisciplinaria que abarca la linguistica, antropologla, historia, literatura, paleografIa, filosofia, estudios de género, teologIa, entre otros. Pedro Sanchez Pneto define la crItica textual como una disciplina que envuelve el “conjunto de procedimientos encaminados a formular una propuesta de lectura cientIficamente fundamentada” (56). Todas estas disciplinas sirven de base para el acercamiento entre manuscrito y editor donde el texto manuscrito, o códice, es el campo multidisciplinario donde se aplican los distintos procedimientos teóricos, ya que en él se puede apreciar la interacción de los significantes y significados de la época, cultura, pensamiento y sociedad necesarios para, primero, comprender y después transcribir lo leldo.  La paleografIa crItica Juan José Marcos propone la paleografIa como el estudio de los antiguos métodos de escritura principalmente en pergaminos y papel u otros materiales como madera y tela en los cuales se podia escribir con Ia ayuda de una pluma estilográfica  0 Ufl  pincel. Para él:  Paleography investigates the history of the characters used to represent speech, traces the changes from age to age in those of the same language, teaches the art or science of deciphering documents, and determines their date and place of 13  origin from the style of writing. Paleography is the art of analysing and reading handwriting. (Marcos 3)  En este estudio, se siguió la propuesta de Marcos anadiendo la metodologIa multidisciplinaria de Sanchez Prieto, por lo que se convirtió en un análisis paleográfico crItico al contar con un procedimiento no solo histórico, sino también critico-textual y que se explica a continuaciOn.  Edición y transcripción Las bases teóricas utilizadas para esta edición del TC están asentadas en la crftica textual y en la paleografIa critica, ya que se busca guardar fidelidad al manuscrito y se aproxima ünicamente al estudio de su escritura, su historia textual y su transcripciOn paleografica dentro del contexto de la evoluciOn del monaquismo benedictino. Asimismo, este estudio se inspirO en las metodologias y los procedimientos crIticos y paleográficos usados en distintos análisis criticos de la Regla en latin (Justin McCann, The Rule of Saint Benedict in Latin and English, 1952; Rudolphus Hanslink, Benidicti Regula: Editio Altera Emendata, 1977; John Chamberlain, The Rule of St. Benedict: The Abingdon Copy, 1982), en ing1s (Carolinne White, The Rule of St. Benedict, 2008) y en normando (Ruth J. Dean & Dominica Legge, The Rule of St. Benedict: A Norman Prose Version, 1964). En estos estudios, la transcripciOn y las traducciones, en el caso de McCann y White, se basan en la metodologIa de la crItica textual ofreciendo una reseña del contexto histOrico en el que vivió Benito de Nursia cuando compuso Ia Regla, un breve comentario sobre su lenguaje, la descripción del manuscrito correspondiente y el proceso de edición de cada version. El presente trabajo, aparte de ofrecer los apartados crIticos influenciados por estos investigadores, buscO añadir una breve historia del monaquismo en el Occidente medieval, una  14  breve historia de la Regla, y por ende los distintos cambios que sufrió hasta aproximadamente la fecha de la redacción del TC. De igual modo, se cotejaron las versiones electrónicas provenientes de los monasterios de la Abadla de San Benito de Luján, Argentina, de los monasterios benedictinos de Belloc y Urt, en Francia, y de la orden de San Benito en Minnessota,  EE.UU,  con  el  objetivo  de  tener  a  la  mano  versiones  utilizadas  contemporáneamente. Estas ediciones pueden poseer un menor carácter crftico a! no tener un estudio o una publicación debidamente acadëmica. Sin embargo, su importancia radica en el uso ya que son versiones de la Regla observadas en la actualidad por monjas y monjes benedictinos en la cultura occidental. Al comparar el análisis del TC con las antes mencionadas versiones de la Regla, este estudio se acerca a su propósito principal que es ofrecer al lector una transcripción paleográfica y filológica del texto. Como se podrá apreciar, el texto original ha sido transcrito de un formato manuscrito a un formato electrónico, sin sufrir cambios gramaticales o lingUIsticos. Esto se debe a que el propósito fundamental de esta transcripción es respetar el significado original de la obra. Todos los capftulos y los folios carecen de una numeración consistente. Con tal motivo, se han utilizado paréntesis de léxicos y enumerativos no presentes en el códice (ej. el nimero de los folios y de los capItulos). Asimismo, se han añadido notas a pie de página con el objeto de traducir las citas en latin de la Vulgata Clementina, precisar los versIculos de las citas biblicas y, en muchos casos, especificar el significado de vocablos y latinismos mediante el uso de diccionarios y enciclopedias especializados. Para cumplir con esta tarea, se emplearon las siguientes técnicas:  1.  PreparaciOn de un glosario a pie de página con palabras desusadas,  latinismos, regionalismos, asI como Ia traducción de las citas biblicas y citas en  15  latin del TC para facilitar la comprensión y lectura del texto transcrito mediante el uso de diccionarios especializados; 2. ResoluciOn de las abreviaturas que aparecen en el texto para facilitar la captaciOn del sentido y significado de los vocablos.  De igual forma, se debe señalar nuevamente que la transcripción paleográfica filológica en este trabajo no busca modernizar la lengua del texto, ni omitir las repeticiones originales del copista que son presentadas mediante glosas a pie de página. En cada ocasión se trató de brindar acotaciones o correcciones las cuales figuran en ci glosario. Sin embargo, se debe seflalar algunas advertencias de información general:  1. Aparecen en el texto algunas repeticiones y correcciones del copista que son senaladas como tal en los lugares correspondientes; 2. Aparecen numerosos puntos anotados en el centro de diversos vocablos que no corresponden a abreviaturas. Dicha puntuación aparece a lo largo del manuscrito, sin ningün orden o modo preciso, y no parece corresponder a signos ortográficos. Por esta razón se determinó prescindir de tal puntuación; 3. El signo tironiano se transcribe como e; se conservan las grafIas e y et; 4. Se decidió transcribir las citas latinas tal como aparecen en el manuscrito original y presentar una traducción al espanol actual en notas a pie de página; 5. Las traducciones del latin hacia el espanol corresponden a mi interpretación; 5. La puntuación utilizada en la transcripción corresponde al uso moderno; 6. Se decidió seguir el formato de separaciOn de los capItulos, asi como ci de los sub-capitulos en el códice;  16  7. Se utilizaron las mayiscu1as conforme al uso del español actual.  17  3.  El códice Mas. 11017  Este códice se conserva en la biblioteca de Trinity College, en Dublin, Irlanda y, al parecer, se trata de la tinica copia española medieval completa encontrada fuera del mundo hispano. El copista de este códice fue Ferrán Bravo de Atienza y está dirigido a la abadesa del monasterio femenino de Trasobares en Aragón, pero se desconoce su procedencia e historia al no contarse aün con información o referentes históricos más que los ofrecidos en el códice y la biblioteca donde se encuentra.  CaracterIsticas del TC El TC comienza sin ninguna clase de rtibrica con excepción del tItulo y carece de información que permita identificar la comunidad benedictina donde fue transcrito. Los folios y los capItulos se encuentran completos facilitando su lectura, salvo en las partes donde el manuscrito se encuentra dañado debido a distintos factores como la humedad y el tiempo. Entre las caracterIsticas principales del códice, en el folio ir se puede destacar un pentrial (prueba de pluma), algunas inscripciones en latin, el nombre del copista, asI como el año de redacción (ca. 1450). En lv se puede advertir en distintos tipos de letra que este manual fue destinado a “la abadesa de Trasovares,” pero carece de información que permita identificar su nombre o la comunidad benedictina donde fue transcrito el manuscrito. Otras inscripciones en lv se repiten parcialmente en 52r con una ortografia diferente. Existen iniciales grabadas en los comienzos de ciertos párrafos desde 2r hasta 7v y un esbozo hecho a lápiz en 8v. Desde 9v hasta 51v, hay espacios vacIos en las iniciales, dejados sin terminar, pero acompafiados de la letra correspondiente escrita en minüscula al lado izquierdo del texto, posiblemente para una futura elaboración que nunca tuvo lugar. Segin la descripción dada por Ia biblioteca de Trinity College, el tomo fue foliado por una mano continental en numeración moderna arábica. Las  18  abreviaturas tienen influencia latina, aunque no en todos los casos. El TC, como Ia mayorIa de las versiones de la Regla, consta de un prOlogo y de 73 capItulos, algunos de los cuales se extienden a un solo párrafo. El prOlogo está subdividido en cuatro partes. Los capItulos más largos, como el II, tienen cuatro subdivisiones, mientras que el capItulo VII tiene doce divisiones, posiblemente con el objetivo de enfatizar su observancia y comentario. De acuerdo a Dean & Legge, estas divisiones son frecuentemente propias, aunque no siempre, de las versiones vernáculas premodernas ya que tienen como objetivo la adaptación del texto a la lectura oral diana de la Regla (X). Todos los capItulos carecen de una numeración, la cual he añadido entre corchetes de acuerdo a ediciones actuales del texto latino para facilitar su ediciOn. Además, se guardan los tItulos correspondientes, incluso de los capItulos XLVIII y LXXII que tienen como rtibrica Divisio y Division.  Escritura y abreviaturas del TC El TC fue escrito en letra gótica hibrida en una sola columna y en renglón simple, a doble cara y parece tener un solo copista. No existe un nümero de ilneas constante; cada folio contiene una cantidad distinta de renglones. Existen reclamos a los lados y en la parte inferior de algunos folios. Las rübricas están hechas con la misma letra que el resto del texto, lo que causa cierta confusiOn, aunque la tinta y el color empleados parecen ser distintos del resto de la escritura. Algunas correcciones fueron hechas por el copista o por otra mano posterior. Estas figuran entre lfneas o entre los márgenes. También existen algunas repeticiones de frases como en 15v, 26v, 35r y 46r. Resolvemos las abundantes abreviaturas que figuran en el códice, y que son tIpicas de textos del siglo XV.  19  El vocabulario del TC El vocabulario es generalmente tIpico del periodo y del Aragon medieval. Sin embargo, incluye ciertos latinismos y tecnicismos como “junior” (9r), “juniores” (lir) o “iuniores” (46v), términos utilizados para denominar a las novicias en el monasterio. El vocabulario técnico es variado y demuestra que el traductor-copista sigue fielmente una version clásica de la Regla, posiblemente variante de SG y rectificada por la reforma del CIster, en que se habla de una comunidad autOnoma donde las monjas eligen libremente a la abadesa. De igual modo, se utiliza “priores” o “prioressa” para referirse al “superior” o la “superiora”, “conversion” y “conversacion” para señalar la reformación de una monja, y se denomina “missacantano” a un clérigo ordenado de todas las órdenes y que puede celebrar misa. De igual manera, existen variaciones ortográficas, morfolOgicas y léxicas como: drechurero (9v), drecho (29v); mongas (5v), monias (23r), monyas (29r), monjas (4r); mort (2v), morte (7v), muert (4v), muerte (3r); dueya (17r), duenya (liv), dona (13r); pues (2r), pus (48v),  05  (48v); entre otras. Cabe precisar que todas estas variaciones fueron transcritas tal  como figuran en el TC.  Fuentes y referencias del TC En varios capitulos, en especial los referidos a la oraciOn, el texto glosa versiculos de la Vulgata en latin. De igual forma, existe una cita del Enchiridion de Sextus Pythagoreus y una mención del libro hagiográfico conocido como el Vitae Patrum de San Jerónimo (ca. 340  —  Ca.  420). Por otro lado, existen alusiones a otras obras religiosas canOnicas como Las colaciones de Juan Casiano (360-433), personajes biblicos como Jesucristo, San Pablo Apóstol, Eli Sacerdote de Silo, Jacobo, Samuel y Daniel, los esposos Anania y Safira, y lugares históricos  20  religiosos de gran influencia espiritual como el Tabernáculo e Israel. De igual forma, en el texto se encuentran referencias directas a oraciones como el Padre Nuestro y la Gloria al Padre, y celebraciones iitürgicas como los maitines, las antIfonas, los responsorios, las letanIas, las vigilias, las vIsperas, las completas y cantos ceremoniales como el kirieleisón, el tedeum y el magnIficat.  Glosario Para facilitar una mejor lectura del texto transcrito se procedió a incluir a pie de página un glosario con ci propósito de aciarar arcaIsmos, latinismos y regionalismos presentes en el texto que ya no son utilizados en el espafioi culto. Con tal propósito, se emplearon como fuentes de consulta el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) y el Nuevo Tesoro Lexicogr4fico de la Lengua Española (NTLLE). De igual forma, se utilizó la Vulgata  Clementina para comparar las citas biblicas en ci texto y verificar aquelias en latin, las cuales figuran traducidas a pie de pagina con sus respectivas fuentes. 8  Estructura y contenido temático del TC El TC, como las diversas versiones de la Regla, ya sean en latin o en distintos idiomas vernáculos, coincide en reunir en un prólogo y 73 capftulos el conjunto de preceptos que establecen las distintas funciones de la comunidad monástica, su organización administrativa, el recibimiento y el trato de novicios y visitantes, las normas de conducta, de disciplina y los medios para cumplirlas dentro y fuera dci monasterio, ci arte y el consejo espiritual, los modos de hacer oración, ci trabajo monacal, entre otros temas que se identificarán más adelante. El proiogo está dividido en cuatro sub-capitulos donde se exponen los principios fundamentales 8  La version utilizada en este estudio fue la compilada por The Clementine Vulgate Project (véase la bibliograffa). La lista completa de referencias biblicas utilizadas en el TC aparece al final de este capItulo.  21  de la vida ascética y religiosa, la renuncia a la voluntad propia y el alistarse bajo el mandato de la abadesa. Los capItulos siguen un orden y una estructura que pueden ser divididos y resumidos en temas tales como la comunidad monástica (I-Ill), el arte espiritual (IV-VII), la oración  (VIII-XX),  la organización monástica (XXI-LXVI)  y  temas disciplinarios  complementarios (LXVII-LXXIII). A continuación se presenta un resumen de los aspectos principales contenidos en cada capItulo.  La comunidad monástica El capftulo I define cuatro clases de monjas: las cenobitas, las anacoretas o ermitanas, las sarabaftas y las giróvagas o monjas errantes. Al final de este capItulo, se da prioridad a las cenobitas. El capftulo II está dividido en cuatro subcapItulos y describe las responsabilidades de la abadesa como el gobierno y el orden de las monjas, las normas que debe guardar en su enseñanza y el cumplimiento de sus obligaciones. El capftulo III trata sobre la convocatoria a reunion de la congregaciOn por la abadesa para tratar todos los asuntos de importancia para la comunidad cuantas veces sean necesarias.  El arte espiritual El capitulo IV resume en 72 preceptos los instrumentos “de la art spiritual” (11 r) para seguir en la vida monástica. Estos están basados o inspirados principalmente en varios de los escritos biblicos. El capitulo V establece la obediencia profesa, rápida y absoluta a la superiora en todas las cosas legItimas. El capItulo VI glosa sobre el silencio, el uso de la palabra y la prohibición de bromas, palabras superfluas y todo lo que haga reIr dentro del monasterio. El capitulo VII es el más largo del códice, está dividido en doce subcapItulos y versa sobre los grados de humildad: en términos del temor a Dios, la represiOn de la voluntad y los deseos  22  carnales, la obediencia incondicional a la superiora, el uso de la perseverancia, la paciencia y Ia obediencia ante las dificultades, las injurias y el comportamiento ante las mayores contrariedades, la confesión de las faltas a Ia abadesa, el bienestar y la humildad en todo momento, el respeto a Ia Regla y a todos los superiores, el don del silencio, la prohibición de la nsa indecorosa y el discurso breve. El ültimo grado versa sobre la humildad interior y exterior.  La oración litürgica Las diversas oraciones litt:irgicas aparecen organizadas de la siguiente manera: el capftulo VIII está dedicado a los oficios noctumos; el capItulo IX a la salmodia noctuma; el capItulo X a la alabanza noctuma en tiempo de verano; el capItulo XI a las Vigilias dominicales; el capItulo XII al Oficio de las Laüdes. Luego, el capItulo XIII predispone cómo debe ser ci oficio de las Laüdes en los dIas privados u ordinarios. El capftuio X1V trata sobre las Vigilias en los dIas de fiesta o de los santos. El capItulo XV regula en qué tiempos se debe decir el Aleluya. El capItulo XVI organiza la alabanza a Dios durante las horas diurnas. El capitulo XVII reglamenta los salmos a rezarse durante las horas del dIa. El capItulo XVIII estipula el orden de los salmos a seguir. El capitulo XIX acuerda la manera de salmear. El capftulo XX subraya que la oración debe ser breve pero honesta.  La organización monástica La organización del monasterio está dividida en ocho principales sub-temas: a) El regimen interior El capItulo XXI se ocupa de la elección de hasta dos decanas por méritos, sabidurla y doctrina. El capItulo XXII normaliza el descanso nocturno y los dormitorios de las monjas quienes deben ser separadas en dormitorios de a diez o de a veinte cada uno y tener ancianas  23  que las vigilen. b) La disciplina regular El capItulo XXIII versa sobre la excomunión por faltas cometidas, y una consecuente amonestación en privado por parte de la abadesa. Si la monja no se enmienda después de una segunda amonestación caerá en pena de excomunión y por iultimo será sometida al castigo fIsico. El capItulo XXIV expone la manera de excomunión o del castigo que merece la monja. Esta estimación queda bajo el criterio de la abadesa. El capItulo XXV indica a la abadesa qué hacer en caso de faltas más graves. La monja culpable será excluida de la mesa y del oratorio, y no merecerá ser bendecida por nadie. El capItulo XXVI señala que cualquier monja será castigada si entra en contacto con otra culpable, cayendo ésta en la misma pena de excomunión. El capitulo XXVII aconseja con qué solicitud la abadesa debe cuidar a las excomulgadas. El capItulo XXVIII concierne a las monjas que después de varias veces corregidas no se enmendasen, sugiriendo que se rece por la salud de éstas. El capftulo XXIX se ocupa de la discIpula que renunció o fue echada del monasterio. Esta será admitida de nuevo si asi lo desea, pero hasta un máximo de tres veces. Después de la tercera oportunidad se le denegara toda posibilidad de retomo al monasterio. El capItulo XXX explica la manera en que deben ser corregidas las monjas jóvenes si caen en falta. c) La administración de los bienes El capItulo XXXI se encarga del nombramiento de la mayordoma y señala que los bienes y pertenencias a cargo de ésta deben ser tratados prudentemente. La monja que haga mal uso del material monástico será castigada. El capftulo XXXII indica que las herramientas y vestiduras de las monjas deben ser provistas por la abadesa. El capftulo XXXIII prohibe la posesión de toda propiedad a las monjas sin la debida autorización de la abadesa, quien se encargará de proporcionar todo lo necesario a cada discfpula. La monja que rompa esta norma  24  será castigada y si  flO  enmienda, sufrirá la corrección regular. El capftulo XXXIV implanta la  distribución igualitaria de los bienes necesarios a las monjas. La monja que no  eSté  de acuerdo  con eSta norma y reclame deberá ser corregida.  d) La mesa comunitaria El capItulo XXXV establece las maneras que deben seguirse en el servicio de la cocina. Ninguna monja será dispensada y todas cocinarán por tumos, excepto las enfermas o las que estén ocupadas en otros deberes como la mayordoma. Los capItulos XXXVI y XXXVII determinan el cuidado de las monjas enfermas, las ancianas, y las jóvenes. Las monjas enfermas podrán corner came hasta reponerse, pero una vez recuperadas dejarán de hacerlo. Se deberá tener una mayor consideración con las monjas infantas y ancianas debido a su condición más frágil, pero deberán seguir igualmente la vida regular del monasterio. El capItulo XXXVIII determina la lectura durante las comidas. Una lectora hebdomadaria será escogida entre las monjas cada domingo y deberá corner con los servidores y los semaneros de la cocina después que Ia comunidad haya terminado. Los capItulos XXXIX y XL reglamentan la medida de la comida y de la bebida. Se servirán dos comidas guisadas diarias. Si se pueden conseguir frutas y legumbres se servirá un tercer plato. Cada monja recibirá una libra de pan y una medida de vino por dIa. Cualquier tipo de came estará prohibida para todas, excepto para las monjas enfermas y las débiles. El capItulo XLI instaura las horas de las comidas, las cuales varlan de acuerdo a la época del año como por ejemplo, desde Pascua de Resurrección hasta Pentecostés; durante el verano; desde mediados de septiembre hasta el comienzo de Cuaresma; desde Cuaresma hasta Pascua de Resurrección. El capItulo XLII ordena la lectura de las “Colaciones” de Juan Casiano o “Las vidas de los Santos Padres” de San Jerónimo antes del oficio de completas. Posteriormente, se debe observar en el monasterio el más estricto silencio hasta el dIa siguiente.  25  e) El orden penitencial Los capftulos XLIII-XLVI se refieren a las faltas menores (ej., ilegar tarde a Ia oración o a la mesa) y se establecen distintas sanciones de acuerdo a la gravedad de las infracciones.  1) El trabajo y la oración El capItulo XLVII describe la competencia de Ia abadesa, o de quien la reemplace, de anunciar a Ia comunidad la “Hora de Ia obra de Dios”, y la designacion de los que van a entonar los salmos y las antIfonas. El capItulo XLVIII subraya la importancia del trabajo manual diario y se explica el horario que se le ha de dedicar durante el año. El capitulo XLIX estipula la observancia de la Cuaresma, la mejora personal y la renuncia voluntaria a! mundo exterior. Los capItulos L y LI regulan normas para las monjas que trabajan fuera del monasterio o que viajan cerca, las cuales deberán cumplir con el Oficio Divino en cualquier lugar donde se encuentren. El capItulo LII reglamenta que el oratorio del monasterio sea empleado ünicamente para fines de alabanza. Las monjas que decidan quedarse después de Ia Obra de Dios deben guardar extremo silencio para no molestar a otra que tambiën quiera orar.  g) El monasterio y ci mundo El capftulo LIII trata sobre la recepción de las huéspedes quienes serán bienvenidas por la priora o su delegada, luego serán lievadas a orar y se les leerá la Regla. El capItulo LIV priva a las monjas de recibir cartas o regalos de sus parientes, de otra monja o de cualquier otra persona sin la previa autorización de la abadesa. El capftulo LV reglamenta el vestido y el calzado de las monjas que deben estar de acuerdo al tipo de region y clima donde viven las monjas. Las vestimentas están compuestas de cogullas, sayas, un escapulario para el trabajo, medias y zapatos para los pies. El capItulo LVI determina que la abadesa deberá corner siempre con las huéspedes y con las peregrinas. Una o dos ancianas serán dejadas con las monjas para mantener la disciplina. El capftulo LVII diserta sobre las maestras o artesanas del  26  monasterio. Si las artesanas tienen productos para vender, éstos serán un poco más baratos que su precio normal de mercado. h) La renovación de la comunidad El capItulo LVIII se refiere al modo como se debe recepcionar a las nuevos miembros de la comunidad. La postulante pasará en primer lugar una prueba de cuatro o cinco dIas en la que se examinará su perseverancia frente a las injurias que se le hacen. Si pasa este examen, será recibida un corto tiempo como huésped. Después será admitida al noviciado donde, bajo el cuidado de una anciana, será puesta a prueba nuevamente. Si promete perseverancia pasados los dos meses de su probación, se le leerá por orden la Regla. El capitulo LIX explica la manera de admisión de las hijas de los nobles y de los pobres en el monasterio, todo esto bajo ciertas condiciones. El capItulo LX regula el trato de los sacerdotes que desean incorporarse al monasterio. Los sacerdotes deben seguir la Regla y su disciplina y dar a todos un ejemplo de humildad. Su importancia estará solo después de la abadesa y podrán ejercer sus funciones sacerdotales con el permiso de ella. El capftulo LXI regula el recibimiento de las monjas peregrinas quienes pueden ser recibidas como huéspedes durante todo el tiempo que deseen e incluso pueden incorporarse en forma permanente a la comunidad. En el caso de que alguna monj a peregrina fuese encontrada culpable de alguna falta deberá ser expulsada. El capItulo LXII trata sobre el ordenamiento de los sacerdotes. Este será escogido entre los que residen en el monasterio. El nuevo sacerdote no deberá olvidar el lugar en el cual entró al monasterio y deberá respetar la Regla. El capftulo LXIII versa sobre el orden de la comunidad. Las monjas deben ser organizadas por antiguedad y merecimiento. Las menores deben respetar a sus mayores y viceversa. El capItulo LXIV decreta que la abadesa sea escogida por méritos, sabidurla y doctrina y deberá tener en cuenta el cargo que recibió. El capItulo LXV recomienda el nombramiento de una prepósita o priora, quien secundará a la abadesa. Sin  27  embargo, ésta podrá ser castigada, depuesta o incluso expulsada en caso de mala disciplina. El capItulo LXVI ordena tener una portera permanente quien debe vivir siempre cerca de Ia puerta. De igual forma, se ordena que la Regla sea lelda numerosas veces para que nadie se excuse de ignorarla.  Temas disciplinarios compiementarios El capftulo LXVII, como los capItulos L y LI, ofrece las instrucciones necesarias a las monjas que son enviadas de viaje. El capItulo LXVIII ordena que todas las monjas cumplan con disciplina y obediencia todo lo que les sea ordenado por sus superiores. El capItulo LXIX priva a las monjas de defenderse una a otra, a pesar de su parentesco o amistad. Si esto ocurriese, las culpables serán castigadas. El capItulo LXX prohibe golpear a otra monja. Si alguna fuese encontrada bajo esta falta tendrá que sufrir la disciplina reglar. El capItulo LXXI incita a las discIpulas a ser obedientes no solo con la abadesa y sus superiores sino también unas a otras. El capItulo LXXII promueve el buen celo, caridad de fraternidad, paciencia y obediencia que han de tener las monjas y el temor que han de tener a la abadesa. Finalmente, el capItulo LXXIII es un epflogo donde se explica que la Regla debe ser observada en los  monasterios para preservar una honestidad de costumbres o un principio de vida monástica.  28  Tabla de referencias bIblicas Folio 2v 3r 3v 4r 6r 6v 7r 7v 8r 8v 9v lOv hr liv 12r 12v 13r 14r 14v 15r 15v 16r i6v 17r 17v i8v 20v 21r 21v 22r 23v 26r 26v 27v 28r 28v 29v 30v 31r 32v 33r 39v 40r 41v 42v 43v 44v 45v 46v 47v 48r SOy  Referencias bIblicas Rom. 13.11; Sal. 94.8;Ap. 2.7; Sal. 33.12; Jn. 12.35; Sal. 33.13 Sal. 33.13; Sal. 33.14-15; Is. 58.9; Sal. 14.1 Sal. 14.4; 1 Cor. 15.10; 2Cor. 10.17 Mt. 7.24-25; Rom. 2.4; Ez. 33.11 Rom. 8.15; Sal. 39.11 Sal. 49.16-17; Mt. 7.3 2Tim.4.2 Prov.23.13-14 Luc. 12.31 Mt. 6.33; Sal 33.10 Edo. 32.24 Mt. 23.3 iCor.2.9 Sal. 17.45; Luc. 10.16 Jn. 6.38; Luc. 10.16; 2 Cor. 9.7 Sal. 38.2-3; Prov. 10.19; Prov. 18.21 Luc. 14.11; Sal 130.1-2 Sal 7.10; Sal. 93.11; Sal. 138.3; Sal. 75.11; Sal. 17.24; Edo. 18.30 Prov. 16.25; Sal. 13.1; Sal. 37.10; Edo. 18.30; Prov. 15.3; Sal. 13.2 Sal. 49.21; Jn. 6.38 FIp. 2.8; Mt. 10.22; Sal. 26.14; Sal. 43.22; Rom. 8.37; Sal. 65.10-hi Sal. 65.12; Sal. 36.5; Sal. 105.1; Sal. 31.5 Sal. 72.22-23; Sal. 21.7; Sal, 118.71-73 Prov. 10.19; Sal. 139.12; Edo. 21.23 Luc. 18.13; Sal. 37.9 Sal. 69.2; Sal. 50.17; Sal. 3.1; Sal. 94.1 Sal. 66.2; Sal. 50.3; Sal. 117,1; Sal. 148.1; Sal. 5.2; Sal. 35.2; Sal. 42.1; Sal. 56.2 Sal. 63.2; Sal. 64.2; Sal. 87.2; Sal. 89.1; Sal. 75.2; Sal. 91.2; Sal. 142.1; Mt. 6.12 Mt. 6.13 Sal. 118.164; Sal. 118.62 Prov. 15.3; Sal. 2.11; Sal. 46.8; Sal. 137.1 lCor.5.5; Mt. 9.12; 2 Cor 2.7; 2 Cor. 2.8; Ez. 34.3 1 Cor. 5.13; 1 Cor. 7.15 1 Tim. 3.13 Edo. 18.17; Mt. 18.6 Hch. 4.32; Hch. 4.35 Dan. 3.52; Sal. 85.17; Sal. 69.2; Mt. 25.36 Mt. 25.36; Mt. 25.40 Luc. 21.34; 1 Cor. 7.7 Edo. 19.2 Mt. 25.35 Sal. 47.10 Hch. 4.35 1 Pe. 4.11; 1 Jn. 4.1 Sal. 118.116 Mt. 26.50 Tob. 4.16 Rom. 12.10 Gen. 33.13 Mt. 24.47 1 Tim. 5.20  29  4.  Transcripción del Mas. 11017 de Trinity College, Dublin: la Regla de San Benito  [Prologo]  [2r] Aqui empieça el prologo de la regla del abat Sant Benedito  Primera capitula Escucha, fija, los mandamentos del Maestro et inclina la oreia 9 del tu coraçon et recibde bonament el amonestamento 10 del piadoso padre et compie muy aficadament” por que puedas tornar a eli por trevayo 12 de obediencia, del qual eras perdido por pereza de desobedientia. Pues agora la mi paiavra es embiada a ti qual quera’ 3 que abrenunciando’ 4 las propias voluntades a Jesucristo verdadero Rey queres servir tomar muy fortes armas de obediencia et muy ciaras’ . Primerament qui quera’ 5 6 compieço’ 7 que hayas a fazer de bien demanda por tu oraçion que deli te sea acabado que nos deyime 18 contar el numero de sus fijos que non quiera ser constristado’ 9 alguna vegada ° de los nuestros malos fechos. E por que todo 2 tempo nos havemos a obedeçer en los bienes que alguna vegada [2v] non tan solamente como yrado padre deserede a los fijos. Mas como forte senyor movido por nuestros males fechos assin como malos siervos de a la pena perdurable qui a eli non quiere seguir a la gloria.  9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20  oreja consejo debuenagana trabajo quienquiera renunciado preclaras cualquier obra digne entristecido vez  30  Secunda capitula Pues spertemos nos alguna vegada assi commo nos amonesta Ia scriptura dizendo “ya es hora de nos levantar de suenyo” ’ et abiertos los nostros oios a la lumbre de Dios e 2 appareladas las nuestras oreias oyamos la voz de Dios qui nos clama cada dia e nos amonesta diçendo: “Si hoy la voz deli oyeredes non querades endureçer los vuestros coraçones.” 22 £ de 23 “qui ha oreias por a hoir oyalo que dize el Spiritu Sancto a las eglesias” cabo 24 e que dize: “Venit fijos hoir a ml e ensenyarvos he el temor de Dios.” 25 “Corret mentre la luz de vida havedes que las tiniebras de la mort non nos 26 comprengan. 2 ” 7 E queriendo el Senyor Ia multidumne del su pueblo aqui clama como abrero 28 suyo de cabo dize: “Qual es el hombre qui quire haver vida [3r] et cubdicia haver bonos dias?” 29 La qual cosa tu hoyendo si respondieres ya dize eli Dios: “Si tu quieres bayer verdadera vida et perdurable guarda Ia tu lengoa de ma! et los tus labios non fablen enganyo, leissa ° el mal et fez byen. Busca la paz et 3 ’ £ quando esto fezieres los mis oios et las mis oreias seran sobre tu con las tus 3 seguila.” rogarias et ante que llames dize: “Heme aqui” 32 ,Que cosa puede ser mas doltz 33 desta voz del senyor qui nos envida ?” Ermanos muy caros e por su piedat demuestra a nos el Senyor la 34 35 de vida. carrera  21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35  Rom. 13.11 Sal. 94.8 otra vez Ap. 2.7 Sal. 33.12 sorprendan Jn. 12.35 obrero Sal. 33.13 deja Sal. 33.14-15 Is. 58.9 dulce invita camino  31  Tercia capitula Pues cinidos los nostros lumbos 36 por fe e por observancia de bonos fechos por guia del evangelio andemos las sus carreras que meresquamos ver a aquel qui nos clama en el su regno Si flOS  quieseremos habitar non podemos yr 37 aylla sinon por bonos fechos. Mas preguntemos  al Senyor como el propheta dizendo a eli: “Senyor noStro j,qui habitara en eli tu tabemaculo 38 qui folgara en el tu Sancto mont?” 39 Depues desta pregunta hoyamos hermanos al Senyor que  reSponde et demostra a nos la carrera daquell tabernaculo dizendo: {3v] Qui entra sines 40 ’ e obra drechuria, 4 manziella 42 qui fabla verdad en su coraçon, qui no fablo enganyo en su lengoa, qui non fizo mal a su proximo, que non recebio denuesto contra su proximo. Que el diablo alguna vegada amonestandol 43 aquel amonestamento suyo refusado en los oios del su coracon trayssoanado e los sus pensamientos malos esccubio 44 a Jesucristo. Qui temiendo al senyor de la su buena observancia non se fazen superbias. Mas aquellos bienes que de si non podria fazer mas creen ser fechos del Senyor e loan al senyor qui obra por ellas diziendo como el propheta: “No a nos, Senyor, no a nos, mas al tu nombre da gloria, da gloria.” 45 Et assi como Sant Paulo apostol de la su predicaçion muy grant cosa interpretava assi mismo diziendo: “por la gracia de Dios so 46 esto que so.” Et de cabo este mesmo dize: “Qui se gloria en el Senyor 48 Onde el Senyor dize en el evangelio: “Qui hoye las mis palavras et faze lo que yo se glorie.”  36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48  cinturas allI “Lugar donde los hebreos tenIan colocada el arca del Testamento.” (DRAE) Sal. 14.1 sin pecado justicia tentándole estrelló Sal. 14.4 soy 1 Cor. 15.10 2 Cor. 10.17  32  mando fer 1e 49 semeiar ° al savio Varon qui hedifico la su casa sobre la piedra e vinieron los 5 rios soyllando ’ e los vientos dieron en aquella [4r] casa e non caya que fundada era sobre la 5 52 E el Senyor complido todas estas cosas spera cada dia que aestos sus sanctos piedra.” amonestamentos devamos nos responder por fechos. Por ende a nos porque ameioremos los nuestros males son relaxados 53 los dias desta vida por lego. E asi como dize el apostol: “non sabes que la pasciencia de Dios te traye a penitencia? 54 Que dize el piadoso senyor: “Non quero la muerte del peccador mas que se convierta e viva.” 55  Quarta Capitula Pues ermanas como nos preguntassemos al Senyor del habitador del su tabernaculo hoyemos en el su mandamento daquell qui ha habitar e si nos complieremos el officio del habitador seremos herederos de regno de los cielos. Pues, appareiar 56 conviene los nuestros coraçones e los nueStros cuerpos a los santos mandamentos de la obediencia de aquello que en nos la natura puede menos complir. Rogemos al nuestro senyor que mande ministrar a nos ayuda de la su gracia. E si fuyendo las penas perdurables de infierno [4v] quisieremos venir a la vida perdurable mentre nos haya. E en eSte cuerpo somos por complir todas estas cosas nos da Sta vida a correr 57 es et a fazer agora aquello que conviene a nos por todos tiempos. Pues, a stablecer de nos la scuela del servicio del Senyor en el qual stablimiento neguna cosa aspera o 58 speramos stablecer, mas si por aventura alguna cosa mas estrechamente demandando la grey  49 50 51 52 53 54 55 56 57 58  hacerle semejante desbordando Mt. 7.24-25 prolongados Rom. 2.4 Ez.33.11 preparar cumplir grave  33  razon de drechuria por emendacion de los vicios o por conservacion de haridat seguire non por ello desperando refusemos la canera de salut 59 la qual carrera no es a compeçar Si  flO  por  strecho compieço. Mas por uso de conversacion e de la fe por sanchado ° coraçon por la grant 6 ’ de la dileccion 6 dolçor 62 mandando las carreras de los mandamientos de Dios, que de la su 63 nunqua departiendo en la su doctrina perseverando en el monasterio ata subinccion 64 la muert participemos por pasciencia a las passiones de Jesucristo que merezcamos ser companyeros del su reyno.  [I] De los images de las monjas [5r] Manifesta cosa es que ha 65 quatro linages de monjas. El primer linage de las cenobitas, esto es, de las monasteriales que viven deyus 66 regla et abadesa. El segundo image  es de las anacoretas esto es de las hermitas que non por nuevo fervor a la conversion mas por luenga probacion en el monasterio ya ensenyadas por companya de muchas apresieron 67 lidiar contra el diablo et guarnidas bien de la fraternal amor a la batalla singular del yermo ya seguras, sines consolacion dotri 68 con sola mano o braco contra los vicios de la came o de las cogitaciones con la ayda de Dios cumplen a lidiar. Mas el tercero image de las monj as es muy 69 esto es de las sarabaytas que non probando regla nenguna por provamento del spanble maestro asi como el oro del forno mas enblandidas ° en natura de plomo et ahun guardando fe 7  59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70  salvación ensanchado duizura “Voluntad honesta.” (DRAE) subordinaciOn hasta hay bajo aprendieron de otra persona detestable emblandecidas  34  al sieglo ’ por obras son conocidas mentir a Dios por cercenadura 7 72 que de dos en dos o per ventura seyneras 73 sin pastor non encerrados en los corrales del Seynor, [5v] mas en los suyos. Por ley es a ellos la volundat de los sus desseos que toda cosa que ellas cuydaren 74 o escugieren esta dizen que es sancta. E la cosa que non quisieren esta dizen que non conviene. Mas el quarto image de mongas es el qual es clamado girovago que toda la vida es por diversas provincias por cada tres o quatro dias por diversas casas ospedando, siempre vagamales 75 e nunqua firmes e serviendo a las propias voluntades e a los desseos de las gargantas en todas cosas peores de las sarabaitas. De la muy mesquina conversacion de todas stas mas val callar que fabiar. Pues todas estas laysadas, a hordenar el muyt fuert linage de las cenobitas ayudando Dios, vengamos.  [II] Qual deve ceer l’abadessa L’ abadessa qui es digna de seer ante las otras en el monasterio siempre se deve acordar daquello que se dize e el nombre della maior deve complir por fechos car 76 las vezes de Jesucristo tiene en el monasterio que no es ciamada por su nombre segunt dize [6r] el apostol: “Recebistes el affijamento de fijos 77 el qual clamamos nos padre.” 78 Por ende, ell abadessa nenguna cosa debe ensenyar o stablecer o mandar fora 79 de los mandamientos de Dios la qual cosa en ninguna manera non contezqua. Mas el su mandamiento e la su doctrina levadura de la justicia de Dios en los coraçones de las discipulas levanten. Acuerdense todavia el abadessa que de la su doctrina e de la obediencia de las discipulas de ambas las cosas es a fazer 71 72 73 74 75 76 77 78 79  “Mundo de la vida civil, en oposición a! de la vida religiosa.” (DIME) tonsura solas juzguen vagabundas porque EspIritu Santo Rom. 8.15 fuera  35  ° en el temedero 8 scudrinnamento 81 juyzio de Dios. Seppa la abadessa que caye en la culpa del pastor si algun danyo failare eli Senyor en las oveias a ella encomendadas et de cabo tanto sera quita que si a la grei desobediente et non folgada toda diligencia de pastor fuere dada a las enfermedades de sus fechos todo su cuydado sea ministrado el pastor dellas suelto 82 en el juyzio del Senyor diga a eli como el propheta: “La tu drechuria no scondi en el mi coraçon, la tu verdat et la tu salud las dissi . Mas elias menospreciando me non deron nada pro mi.” 83 84 E entonces, en la prostemeria, a las [6vj desobedientes ovegas de la su cura por pena sea a elias aquelia murte muy poderosa.  Secunda capitula Pues quando alguna receb nombre de abadessa por doble doctrina, deve delant ser 85 a las sus discipulas. Esto es que todas las cosas bonas et sanctas demuestren mas por fechos que por palavras e a las discipulas de hon entendemiento los mandamientos de Dios por palavras proponga. Mas a las duras de coraçon e a las mas simples por sus fechos demuestre los mandamientos de Dios. Mas todas las cosas que a las discipulas ensenyare ser contrarias en sus fechos demuestre que non conviene fazer que por ventura predigando eli non sea fayllado mala. Porque alguna vegada ella peccando nol diga el Senyor: “Por que recontas 86 tu las mis justicias e recibes el mio testamento por la tu boca? Que tu aborrecist la disciplina et echest las mis palavras enpuest 87 ti,” 88 e “tu que vegas 89 en el oio de tu hermana la estiella ° et en tuyo no 9  80 81 82 83 84 85 86 87 88 89  examen temible absuelto dije Sal. 39.11 gobernar predicas detrás Sal. 49.16-17 veIas  36  vegas la viega. 93 non sea departida della en el [7r1 monasterio. Non sea mas 92 Persona ” 91 amada una que otra sacando qui fuere fallada meior en sus fechos. Non sea antenpuesta la fidalga a la sirvienta sino oviere otra cosa razonable, la qual cosa si per ventura viere l’abadessa que lo merece de qualquiera orden esso mesmo faga. Mas por lo al tenga 94 los logares propios que siquiera serva si quiera francha todas somos unas en Jesucristo et devis 95 un Senyor egual cavalleria de servicio usamos. Qua ante Dios no hay recibimento de personas. 96 ante eli si meiores de las otras en buenas obras et en Solament en esto somos departidas omildat fueremos falladas. Pues egual caridat haya a todas e una disciplina sea dada a todas segunt los merecimentos.  Tercia capitula Pues l’abadessa en Ia su doctrina deve catar aquella forma 97 del apostol en la qual dize: 98 Esto mezclando los tiempos a los tiempos e a los santos “Reprehende et roga et demuestra.” . Crueldat de maestro e volunart de piadoso padre [7v] demuestre esto es e a las 99 falagamentos non folgadas ° mas durament debe reprehender. Mas las obedientes e las mansas e las 10 1 en meior, mas las negligentes et aquellas que pascientes deve rogar que proverben’° menosprecian amonestamentos que devueste e castigue et no dissimule los peccados daquellas  90 91 92 93 94 95  96 97 98  99 100 101  paja viga Mt. 7.3 nadie mantenga bajo preferidas norma 2Tim.4.2 mandamientos obedientes progresen  37  que cayeren o falliceren.’° 2 Mas tan ayan como compeçaren nacer raielos’° 3 por raiz a lo megor que podieren acordandose del periglo 104 de Eli, sacerdot de Silo.’ 05 Mas a las mas honestas e de meior entendimento la primera e la segunda castigue por amonestamento de palavras. Mas las malas e las duras de coraçon e las suberviosas e desobedientes por 6 et castigareron del corpo en aquell compeco del peccado referra. Sabiendo que maiamentos’° es scripto que: “el lovo por palavras non se castiga”. Et de cabo: “mage assu fija con la 7 e escaparal’° verga’° 8 la sua anima de morte.” 09  Quarta capitula Acordar se deve l’abadessa aquello que es e acuerdese daquello que [8r] es dicho. Et sepa que aquella a qui mas es encomendado daquella mas sera demandado. Seppa que muyt grant cosa recebio en governar animas et servir a costumbres”° de muchas al huna por affalagamentos e al lotra por denuestos 112 e al otra por amonestamentos. E asi segunt la calidat hi’ 13 l’entendimento de cada una a todas sea firme et con todas se faga que non solament sufra el menos cabo” 4 de la grey assi comendada. Mas ahun se goze en el meioramento de la bona grey et ante todas las cosas non dissimule nm menos precie la salud de las animas assi encomendadas. No haya major cuydado de las cosas terrenales et caibles” 5 mas siempre pense que animas recibio a governar de las quales ha de render razon et non haya 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115  fallacen córtelos destino Hell, sacerdote de Silo. Wase iRey. 1-4. azotes vara salvara Prov.23.13-14 temperamentos halagos reprensiones y menosprecio caducas  38  6 de la menor substancia cuydado 7 acordandose de lo que es scripto: “Primum querite regnum Dei.” 8 Demandat primerament el reyno de Dios la su [8v] drechuria e todas estas vos.” £ de cabo, “ninguna cosa non mengua a los qui temen a eli.” cosas seran dadas a 9 20 E sepa que pues recibio animas a governar appareiarse’ ’ deve a render razon. Et quanto numero 2 de mongas sopiere haver devis su cura conosca por cierto que en el Dia del Juycio de todas las animas daquellas ha de render razon al Senyor sin dubda ninguna ayuntada’ 22 la razon de la su anima. Et si temiendo siempre el venidero scudrunyamento’ 23 del pastor de las ovejas assi encomendadas que no de las agenas razones se squiva de las suyas es rendida’ 24 solicita. Et quando de sus amonestamentos a las otras aministra emendacion ella es fecha emendada de los vicios.  [III] De lamar aconseio las monjas Quantas devegadas’ 25 algunas cosas gravadas 126 son a fazer en el monasterio, dame l’abadesa toda la congregacion e diga ella aquello que es mester. [9rj Et oido el conseio de las monjas tracte 127 en si misma et faga aquello que mas provechoso fuere. Mas por esso dizemos que todas fuessen lamadas a conseio que muchas vegadas revela el Senyor a la junior 128 aquello que meior es. Mas las monjas assi consegen con toda humildat et subiccion’ 29 que non  116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129  excusa pocosrecursos “Primero busquen el reino de Dios.” Luc. 12.31 Mt. 6.33 Sal. 33.10 prepararse afladida examen hecha a veces importantes reflexione “Entre los monges es el que después de haber profesado está aim sujeto a Ia enseflanza y obediencia del maestro de novicios.” (NTLLE, 1803) sumisión  39  presuman de mala guisa deffender aquello que por bien vieren. Mas en poder de la abadessa ° que en aquello que ella por meior iudicare todas a ella obedescan. Mas assi como 3 sia’ conviene a los discipulos obedezer al maestra assi eli cordament e drechurament ’ deve 13 ordenar todas las cosas. Pues en todas cosas la maestra regia siguan todas que nenguna non 132 delia legament. Ninguna non siga la propia volundat del su coraçon en el monasterio esvien nm presuma neguna contendre’ 33 con su abadessa de mala guisa en el monasterio nm fuera la qual cosa sin 134 presumiere soyaga.’ 35 Pero el abadessa con temor de Dios et con observacion de la regla faga todas las cosas [9v] sabien’ 36 que de todo en todo 137 de todos los sus juyzios a Dios muy drechurero aicaide’ 38 ha render razon. Mas si por ventura algunas cosas de menor  provecho son a fazer en el monasterio tan solamente del conseio de las ancianas use assi conuno scripto: “Todas las cosas fez 139 con conseio et de que ovieres fecho non te ° 4 repentiraS.”  [IV] Que son los strumentos de buenas obras Primerament, amar a Dios de todo coraçon e con toda alma e con toda verdat, e ’ a su proximo como a ssi mesmo. Desent, no matar, non adulterar, non fazer furto, non 4 defent’ cubdiciar, non dizir faiso testimonio. Honrat a todos los hommes, et aquello que non quiere ser fecho a ssi mismo non faga a hotro, aborrecer assi mismo que siega a Jesucristo. Castigar assi  130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141  sea justicieramente desvin enfrentarse si sufra sabiendo “Entera y absolutamente.” (DRAE) juez haz Edo. 32.24 después  40  mismo el cuerpo, las riquezas non cubdiciar, el ayuno amar, los pobres recrear, al esuno 142 vestir, al enfermo visitar, al muerto enterrar, en tribulacion acorrer 143 al doliente consolar, de los fechos del sieglo aienarse,’ 44 a la amor de Jesucristo [iOn ninguna cosa anteponer, ira no 45 tiempo de sanya non guardar, enganyo en coraçon no tener, paz falsa non dar, caridat acabar,’ no desemparar. Non jurar de todo en todo que por aventura non speruire,’ 46 ffablar verdat de coraçon et de bocha. Mal por mal non render, iniuria non fazer mas la qual fiziere con pasciencia sofrir. Amar los enemigos, los que le maldize non de cabo maldezir mas mucho mas bendezir. Soffrir persecucion por la justicia. Non seyer’ 47 subervia, ne 148 bevedora, ne mucho comedora, non soyimolenta,’ 49 non perezosa, non murmuradora. Non mucho amar detraccion, la su speranca a Dios encomendar, si algun bien viere en si no impute a ssi misma sino a Dios. Mas si algun mal viere en si a si misma repute.’ ° El dia del juyzio tema, haya miedo del 5 infierno, la vida perdurable con todo desseo spiritual cobdicie. La muert cada dia ante los  sus  hoios susperba,’ 51 haver los fechos de la su vida toda hora, guardar’ 52 en todo logar sea cierto que de Dios es guardada, las malas cogitaciones [lOv] quel vene al coracon luego a Jesucristo confessar et ha anciana espirital scubrir,’ 53 la su boca catar de mala palabra, mucha fabla non amar, palavras vanas o ca rriso conmevibles’ 54 non fablar, mucho riso o desmesurado no amar, las lecciones sanctas de buenament hoir, a oraçion a menudo ir, los sus malos fechos con  142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154  desnudo socorrer alienarse ceder perjure ser ni dormilona impute yea saber manifestar sensible  41  lagrimas cada dia confessar a Dios en oracion e daquellos males dende 155 delant confessar e emendarse. Los desseos de la came non acabar,’ 56 la propia voluntat aborrecer, a los mandamientos de la abadessa en todas cosas obedecer, aun la la qual cosa non contezqua si ella otra cosa fiçiere acordese de los mandamientos de Dios que dize: “Fazt aquello que dizen et non querades’ 57 fazer aquello que fazen.” 58 Non quiera ser dicho sancto ante que sea mas primerament sin que mas vertaderament sea dicho. Los mandamientos de Dios cada dia complir por fechos, amar castidat, non querer mal a neguno. Zelo e invidia non haver. 59 non [lir] amar, de subervia e de alabança fuir. A las ancianas honrar, a las Contencion’ juniores amar. Por amor de Jesucristo rogar por las enemigas. Con las discordantes ante que el sol entre tornar en paç. E de la misericordia de Dios nunqa desesperar. Estos son instrumentos de la art spiritual, lo qual es quando de dia et noich continuadament fueren complidos e en el dia del juyzio demostrados aquell goalardon sera dado a nos del Senyor el qual eli prometio: “el qual oio non vio ni oreia hoyo nm  coraçon de hombre penso lo que apareio Dios por  aquellas que aman a ell.” ° Mas las officinas’ 6 ’ 6  162 o  todas stas cosas se cumplen son las  claustrales del monasterio e la morada en la congregacion.  [VI De Ia obediencia El primer grado de humildat es la obediencia sin tardança, esta conviene a aquestos que neguna cosa mas cara de Jesucristo cuydan haver, [liv] por el servicio sancto que han prometido o por medo del inferno o por la gloria de la vida perdurable, luego que alguna cosa  155 156 157 158 159 160 161 162  en ceder quieran Mt. 23.3 contienda iCor. 2.9 talleres donde  42  les fuere mandada de la mayor assi como si les fuere mandada de Dios non tardan complir, de las quales dize el senyor: “Por hoido de oreia, obedecio a mi”, 163 e de cabo dize a los : “qui a vos hoye a mi hoye”.’ 64 Doctores’ 65 Pues stas tales, desemparando luego aquellas cosas que suyas son et lexando la propia volundat luego las manos desebarhegadas 166 e aquello que fazian lexando no acabado por vezmo 167 pie de obediencia la voz del mandant’ 68 por fechos 69 el antedicho mandamento del maestro e la acabada obra seguieren. E assin como huna hora’ de la discipula, luego con temor de Dios ambas las cosas comunalment son complidas a las quales la amor dan dar a la vida perdurables vience, por esso toman estrecha carrera que trayen a vida a la duenya qua! biviendo por su arbitro e obediciendo a los sus desseos et a sus voluntades mas andando [12r] por ageno juyzio e mandamiento usando en los monasterios dessean haver abadessa ante si, senes dubda estas tales segueren !a sentencia del Senyor en la quoai dize: “Non yin fazer la mi volundat mas la volundat daquell que mi enbio.” ° Mas esta 17 mesma obediencia entonces sera acceptable a Dios e duiç a las duenyas si aque!io que los es mandado non tardando, non dubdando, nm con murmurio, nm con repuesta de ma!a vo!undat es fecho. Que la obediencia que a las mayores se da a Dios se da. Que eli dize: “Qui a vos hoye a mi hoye.” ’ E de las discipulas con buen coraçon conviene que sea dada “qual alegre 7 donadora ama Dios.” 172 Que si la discipula obedeçe con mal coraçon et non solamente con boca mas si en el coraçon murmurare et complire el mandamiento pero non sea recebida ante  163 164 165 166 167 168 169 170 171 172  Sal. 17.45 educadores Luc. 10.16 desocupadas listo gula alunIsono Jn. 6.38 Luc. 10.16 2Cor.9.7  43  Dios qui cata el coraçon de la murmurant por tal fecho ninguna gracia consigue ante caye’ 73 en la pena de las murmurantes  Si COfl  satisfaçion non emendare.  [VI] Be scilencio [12v] Hagamos aquello que dize el propheta: “Dissi’ 74 yo: guardare las mis carreras que non fayllesqua en la mi lengoa. Puse si guarda’ 75 a la mi boca tome mudo e so 76 e calle de los bienes.” humiliado’ 77 Aqui demuestra el propheta si alguna vegada por el silencio devemos callar de las buenas palavras quanto mas por pena del peccado devemos callar de las malas palavras. Pues maguer que de buenas palavras e sanctas e de hedificacion a las perfectas discipulas por la greveza del scilencio rara herencia’ 78 de fablar sea atorgada car scripto es: “En mucha fabla non fuyras el peccado,” 79 e en otro logar: “La muerte e la vida en las manos de la lengua.” ° Que fablar et ensenyar es dado ala maestra, callar e hoir conviene a 8 la discipula. E por esso si algunas cosas son a demandar con toda humildat et subieccion de reverencia seran demandadas de la prioressa,’ 81 mas lunandades 182 o palavras ociosas e a rrisos convenibles por perdurable çarradura’ 83 en todo logar dayunamos’ 84 e a tal fabla a-{13r]-bbrir la bocha a la discipula no atorgamos.  173 174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184  cae dije freno humilde Sal. 38.2-3 permiso Prov. 10.19 Prov. 18.21 prelada bromas prohibición condenamos  44  [VII] De la humildat Clama a nos la divina scriptura, hermanas, diziendo: “Toda dona que se exalta sera humiliada e Ia que se humilia sera exaltada.” 185 Pues quando estas cosas dize e nos demuestra que toda exaltacion es image de subervia la qual cosa demuestra el propheta que debe esser squivada diziendo: “Senyor, no es exaltado el mi coraçon ni son levantados los mis oios ni ande en grandes cosas ni en maravellosas sobre mi mas que si non sentia humilment”. “Mas exalçe la mi alma assi como el creado sobre su madre assi gualardonaras a la mi alma.” 86 Onde hermanas si la alteza de la muy gran humildat queremos alcançar et daquella exaltaçion celestial a la qual por humildat de la present vida havemos a subir queremos venir apressa’ 87 por nostros fechos [13v] subiendo es a levantar aquella scalera la qual paricio a Jacob en suenyos por la qua! los angeles que descendian et subian fueron mostrados a ell. Sines dubda aquell decendimiento et subimento no es attender de nos otra cosa sino por exaltacion descender et por humildat subir. Mas aquella scalera levantada es la nuestra vida en este sieglo la qual por humiliado coraçon se levanta del Senyor para a! cielo. Que los lados dessa scalera dizimos que son el cuerpo nuestro et la nuestra alma en los quales lados diversos grados de humildat et de disciplina la merce de Dios en serio subideras.’ 88  Primus gradus El primer grado de humiidat es si el temor de Dios siempre ante sus oios ponecles’ 89 de todo en todo fuya olvidança, e Siempre se acuerde de todas las cosas que Dios mando en como  185 186 187 188 189  Luc. 14.11 Sal. 130.1-2 a prisa subirás pusieres  45  las que menos precian a Dios, por sus peccados cayen’ ° en infierno e la vida perdurable la 9 qual es appareiada por’ ’ a las que temen a Dios en su coraçon. {14r] Siempre pense e 9 guardando se toda hora de peccados et de vicios. Esto es de los pensamientos de la lengua e de los oios e de las manos e de los pies e de Ia propia volundat. Et trevage redrar 192 de ssi los desseos de la came e piense en si que toda hora la guarda Dios de los cielos e los sus fechos en todo logar son vistos de Dios. E toda hora de los angeles son renuciados 193 a ella. Demuestra a nos el propheta que siempre es Dios present en las nuestras cogitaciones onde dize: “Scudrina Dios las renes 194 e los coraçones,” 95 e de cabo: “El Senyor conoce las cogitaciones de las 97 Et de cabo dize: “Entendist las mis cogitaciones de leyssos,” .” 96 dueynas’ 98 et: “Cogitaciones de la Duenya se confessara a ti.” 199 E que sea solicito cerca sus cogitaciones malas diga siempre la provechosa monga en su coraçon: “entonces sere sien manzella ante ell si me guardare de todas las maldades.” ° Et assi nos es vedado de dezir e de fazer la propia 20 volundat como dize anos la scriptura et: “de las tus voluntades tetoma.” 201 [14v] Et de cabo roguemos al Senyor en Ia oracion que sea fecha la su volundat en nos. Pues por derecho somos ensenyadas que non fagamos Ia nuestra volundat. Porque squivemos aquello que dize la Santa Scriptura: “Son carreras que son justas a las duenyas drechureras la fin de las quales trayen ata al profundo del infierno,” 202 et de cabo squivemos aquello que es dicho de las negligentes:  190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202  caen para sacar testigos riflones Sal. 7.10 Mujeres; en VC figura como “Hominem”: hombres. Sal. 93.11 Sal. 138.3 Sal. 75.11 Sal. 17.24 Edo. 18.30 Prov. 16.25  46  “corrompidas son en las sus voluntades et por esso son aborrecidas de las Duenyas.” 203 Et assi creyamos que siempre es present Dios en los desseos de la came como el propheta dize al Senyor: “Todo el mi desseo es ante ti.” 204 Pues a squivar es el mal desseo que la muert cerca la entrada de la dileccion es puesta. Onde la scriptura manda diziendo: “Enpues las tus cobdicias non vayas.” 205 Pues si “los oios del Senyor guardan las buenas et las malas.” 206 E “el Senyor siempre cata del cielo sobre las fijas de los hombres que veya si alguna que entenda o quiera a 207 E cada dia el senyor nostro fazedor de los angelos a nos diputados las nuestras obras Dios.” [15r] sean nunciadas. Pues ermanas, a squivar es toda hora assi como dize el propheta en el salmo que nos declinando en mal e fechas non provechables alguna hora cata Dios e perdonando nos en este tiempo como aquell qui es piadoso speraanos que seamos convertidas en meior e assi diga a nos en el tiempo venidero: “todas stas cosas fezist e yo calle.” 208  Secundus gradus El secundo grado de humildat es si alguna no amando la propia voluntad, los sus desseos non se delecta a complir. Mas aquella voç del Senyor por fechos semeia la qual dize: “Non yin fazer la mi volundat mas la voluntat daquell qui me enbio,” 209 e de cabo dize la scriptura: “La voluntat, la pena et la necessidat gana corona.”  Tercius gradus El tercer grado de humildat es si alguna por amor de Dios obedece a todo mandamiento  203 204 205 206 207 208 209  Sal. 13.1 Sal. 37.10 Edo. 18.30 Prov. 15.3 Sal. 13.2 Sal. 49.21 Jn. 6.38  47  del major [1 5v1 semeiando al Senyor del qual dize el apostol: “feche es obedient al padre ata la 210 muert.”  Quartus gradus El quarto grado de humildat es si en aquella obediencia a las cosas duras et contrarias e ahun a todas iniurias assi fechas con callada consciencia abraça e suifriendo non canse nm se departa dicendo la scriptura: “Qui perseverare ata la muert esta sera salva.” ’ Et de cabo: “Sea 21 confortado el tu coraçon e sufra al Senyor.” 212 E demuestrando que el fiel todas las cosas contrarias deve sufrir deve soffrir 213 por ell Senyor dize ahun en proposito a de los que fueren: “Por ti somos dados a muert cada dia e somos puesto como oveias de matacion, 215 et ” 214 seguros ya en la sperança de Dios gozando se sieguen e dize: “Mas en todas estas cosas vecemos por aquell qui nos amo,” 216 e de cabo, en otro logar dize: “Provesti nos, Dios, e porque nos purguest assi como se purga Ia plata trayssiste nos del lazo e pusist tribulaciones en nuestro spinazo, 218 et por que nos demuestre que devemos ser devis Ia abadessa siegue ” 217 dizendo: {16rj “Pusist hombres sobre las nuestras cabecas.” 219 Mas los mandamientos del Senyor en las injurias e en las cosas contrarias por pasciencia consetendo feridos en el ° paran 22 pastoreio 221 el otro, a qui tuyllen 222 la saya, leissa el manto, forçadas en un millero 223 van en dos, como Sancto Paulo el apostol, las falsas monjas sufren, persecucion sufren e 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223  Flp.2.8 Mt. 10.22 Sal. 26.14 RepeticiOn en el texto original. matadero Sal. 43.22 Rom. 8.37 espalda Sal. 65.10-11 Sal. 65.12 mejilla ofrecen quitan milla  48  aquellas que las maldizen las bendizen.  Quintus gradus El quinto grado de humildat es si todas malas cogitaçones qual vienen al su coracon o los males que ha fechos scondidament por humil confession a abadesa non celare. Et desto amonestanos la scriptura dizendo: “Scubri al senyor la tu carrera et spera en 224 eli,” e de cabo dize: “Confessa al Senyor car bueno es que por todos tienpos es la su misericordia.” 225 E de cabo dize el propheta: “El mio fallicimiento 226 fiz a conocer a e a ti las mis non drechurias non 227 Disse: “Escubrire los mios peccados al Senyor e perdonest la maldat del mio cobri.” 228 coraçon.”  Sextus gradus [1 6v] El sexto grado de humildat es si de toda vileza et humildat sea abastado 229 el monie. E todas las cosas qual fueren mandadas assi como mala obrera et non digna se integre dizendo como ei propheta: “So tornado 230 a nada et non suppi, su fecho como bestia ante ti e yo siempre contigo.” ’ 23  Septimus gradus El seten grado de humildat es si la mas vii e mas baxa de todos non solament en la su lengua pronuncie mas adrentro en las entraynas del su coracon crea humiiiando se et diziendo  224 225 226 227 228 229 230 231  Sal. 36.5 Sal. 105.1 delito Sal. 31.5 Sal. 31.5 contento fui convertido Sal. 72.22-23  49  como el propheta: “Yo so vierme 232 et non hombre, scarnio de los hombres et dessicada 233 del pueblo, so exaltada et humiliada e confusa,” 234 et de cabo: “Bono es a mi que me humiliest porque aprenga los tus mandamientos.” 235  Octavus gradus El octavo grado de humildat es si alguna cosa faga la monga sino aquella que la comunal regla [17r] del monasterio et los exemplos de las mayores demuestran.  Nonus gradus El noven grado de humildat es si la monga vieda 236 la su lengua de fablar et usando de scilencio a la quel pregunte non fable mostrando la scriptura que: “en mucha fabla non sera squivado el peccado,” 238 non sera guiada sobre Ia tierra.” 237 et: “la dueya flabistera 239  Decimus gradus El dezen grado de humildat es que non sea rafez ° e appareiada en riso. Car scripto es: 24 ’ 24 “La non cuerda en riso exalta la su voç.”  Undecimus gradus El onzen grado de humildat es si quando fabla la monja mansament et  232 233 234 235 236 237 238 239 240 241  sin  riso  gusano desechada Sal. 21.7 Sal. 118.71-73 prohibe Prov. 10.19 habladora Sal. 139.12 lista Edo. 21.23  50  humilment et con mesura pochas palavras e razonables fable e non sea clamosa en voz assi como es scripto: “El savio en pochas palavras se da a conocer.” 242  Duodecimus gradus [17v] El dotzen grado de humildat es si la monga non solamente en el coraçon mas ahun en el cuerpo demuestre humildat a los qui la vehen esto es en la obra, en la iglesia, en el monasterio, en el uerto, en la carrera e oquiere que sea o ande sea siempre enclinada la cabeça e baixados los oios en tierra acordandose toda ora de los peccados et repientendose dellos sabiendo que en el tremedero juyzio de Dios sera presentada. Diga en su coraçon aquello que es publicado segunt dize en el evangelio baissados los oios en tierra: “Disso, 243 Senyor, yo peccadora non so digna de levantar los mios oios al cielo,” 2 et de cabo como el propheta  dize: “Abaxado 245 so et humiliado so de todo en todo.” 246 Pues, la monja todos estos grados de  humildat subidos, luego verra a Ia caridat de Dios aquella que quando fuere acabada echa fuera el medio por la qual todas las cosas que primerament con grant miedo guardava sin trevago  [18r] ninguno  assi como naturalment por costumbre compençara a guardar ya non por miedo  del infierno mas por miedo de Jesucristo. Et aquellos bienes por costumbre et delectacion de  virtudes que el Senyor en su obrera ya huida de peccados, et de vicios por el Spiritu Sancto  247 demostrar. denyara  242 243 244 245 246 247  Sextus, Ilnea 145 digo Luc. 18.13 encorvado Sal. 37.9 dignará  51  [VIII] De officios de Dios en las noches En tiempo de ynverno, esto es de las Kalendas 248 de novienbre ata pasqua, cerca la consideracion de la octava ora 249 de la noich se levanten, que hun pocho mas de mea noch ° e ya desemvarcadas todas se levanten. Mas aquello que finna 25 folguen ’ depues de las 25 vigilias de las duenyas que alguna cosa han mester, del salterio leccion sean dadas a meditacion. Mas de la pasqua ata las sobredichas Kalendas de novienbre assi sea atemprada 252 la hora de las vigilias, que hun pocho de intervallo guardado en el qual las duenyas puedan ir a la necessidat de la natura, luego siegan las maytinas 253 que en el compiecamento [1 8v] del dia son a dezir.  [IX] Quantos psalmos son a dezir en las horas de noches En tiempo de ynverno, primerament dicho el vierso: “Deus, in adiutorium meum intende; Domine ad adiuvandum me festina.” 254 En el secundo logar tres vezes es a dezir: “Domine, labia mea aperies, et os meum anuntiabit laudem tuam.” 255 Al qual ha a seguir: “Domine, quid multiplicati sunt” 256 et “Gloria Patri;” 257 e enpues sto: “Venite, exsultemus 258 con antiphona cantando, dessi siega el ymno. E pues esso, los seis salmos con Domino” anthifonas, los quales dichos e dicho el vierso bendiga la abadessa. E assentadas todas en sus sitios sean leydas de las mongas a vezes tres lecciones en el libro el letrin 259 entre las quales  248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259  “En el antiguo cOmputo romano y en el eclesiástico, primer dIa de cada mes.” (DRAE) Entre las dos y tres de Ia madrugada. reposen queda organizada “Primera de las horas canónicas, rezadas antes de amanecer.” (DRAE) “Oh, Dios, yen a mi ayuda; Oh Señor, corre a librarme.” Sal. 69.2 “Señor, ábreme los labios, y mi boca anunciará tus alabanzas.” Sal. 50.17 “Oh, Señor, muchos son.” Sal. 3.1 gloria al Padre “Venid, cantemos con gozo.” Sal. 94.1 atril  52  sean cantados tres responsos. ° Mas, enpues Ia tercera leccion aquella que canta el responso 26 diga la “Gloria” la qual mentre compieça a dezir la cantora, luego se levanten todas de los sus sitios por honra e reverencia de la Santa Trinidat. Mas los libros en las Vigilias sean leydos assi del Veio Testamento [19r] como del Nuevo, e las esposisiones dellas de los muy nonbrades 261 doctores e maestros e catholicos padres son fechas. Mas, enpues estas tres lecciones con sus responsos siega los otros seis psalmos los quales son a dezir con “Alleluya”. Depues destos, leya la leccion del Apostol, Ia qual es a rezar de coracon y el verso et la suplicaçion de la 262 esto es Kyrie Eleison. ledania 263 Et assi sean complidas las Vigilias de la noch.  [X] En qual manera se faga la laor de Dios en tiempo de verano De Ia pasqua ata las kalendas de noviembre toda la quantidat de la psalmodia assi como 264 es dicho sea tenida sacando que las lecciones en el libro non sean leydas por que dessuso  son breves las noches. Mas por aquellas tres lecciones huna del Veio Testamento sea dicha de coraçon la qual siega brev responso et todas las otras cosas assi como dicho es sean complidas esto es que nunqua menos de la quantidat de dotze salmos sean {19v1 dichos a las Vigilias de la noch sacando: “Domine quid multiplicati sunt,” et “Venite exsultemus Domino.”  [XI] En qua! manera se fagan las vigilias en los dias del domingo En el dia del domingo mas temprano se levante a las Vigilias, en las quales Vigilias sea tenida la mesura, esto es que dichos los seis salmos e el vierso assi como dessuso ordenamos. Assentadas todas en sus sitios ordenadamente sean leydas en el libro quatro lecciones con sus  260 261 262 263 264  responsorio bien conocido letanIa “Invocación que se hace a Dios, a! principio de la misa, tras el introito.” (DRAE) arriba  53  responsos, assi como desuso dizemos. E tan solamente sea dicha la “Gloria” en el quarto responso daquella qui lo canta, la qual mientre compieça, luego todas se levanten con reverencia. En pues las quales lecciones siega por orden otros seis salmos con sus antiphonas assi como los dante 265 et el vierso. Enpues los quales sean leydas otras quatro lecciones con sus responsos por Ia orden de suso. Enpues, las quales de cabo sean dichos tres canticos de los Pro-[20r]-phetas, quales stabliecere la abadessa, los quales canticos sean dichos con “Alleluya”, e de cabo, dicho el vierso et biendizendo l’abadessa, sean leydas otras quatro lecciones del Nuevo Testamento por la orden desuso. Mas en pues el quarto responso compieçe el abadesa el ymno “Te Deum laudamus,” 266 el qual dicho, leya l’abadessa la leccion del Evangelio, con honra e temor, estando todas en pie, la qual leyda respuendan todas “Amen”. Et compieçe luego l’abadessa el ymno “Te decet laus.” 267 E dada la benediccion, compiecen las Maytinas. Esta horden de las Vigilias todo tiempo, assi de verano como de yvemo, egualment en el dia del domingo sea tenida. Si por ventura Ia qual cosa non contezca, que mas tarde se levantare porque alguna cosa de las lecciones o de los responsos sea abreviar, pero de todo en todo sea squivado que non avenga, 268 mas si contiecere, satisfaga dignament a Dios en el oratorio o aquella por qui viniere la negligencia. [20v]  [XII] En qual manera sea fecha Ia solemnidat de las mantinas En el dia del domingo primerament sea dicho a maytinas: “Deus misereatur nostri,” 269 sin antiphona, et en pues esse sea dicho “Misere mei Deus,” ° con “Alleluya”, e dessi 27  265 266 267 268 269 270  anteriores “Cántico que usa Ia Iglesia católica para dar gracias a Dios por a1gtn beneficio.” (DRAE) Introito usado en Ia liturgia católica romana. ocurra “Dios, ten piedad de nosotros.” Sal. 66.2 “Se piadoso conmigo, Oh, Dios.” Sal. 50.3  54  “Confitemini Domino,” 271 et “Laudate Dominum de caelis” 272 et una leccion de Apocalipsis de coraçon, e el responso e el ymno e el verso et cantico del Evangelio et la ledania et assi sean complidas.  [XIII] En qual manera sean fechas las maytinas en los dias privados En los dias privados, la soleyinidat de las Maitinas assi sea fecha; esto es que el salmo “Deus Misereatur nostri” sea dicho sin antiphona, a vagar, 273 assi como domingo, que todas vengan “Misere mei Deus” qui con antiphona es a dezir. Depues el qual otros dos psalmos sean dichos segunt la costumbre, esto es el lunes “Verba mea,” 274 et “Dixit iniustus;” 275 el martes “ludica me, Deus” 276 et “Misere mei Deus, misere mei;” 277 el miercoles [21r] “Exaudi, Deus, orationem meam,” 278 et “Te decet hymnus;” 279 el jueves “Domine Deus salutis meae” 280 e “Domine, refugium;” 281 el viernes “Notus in Iudaea Deus,” 282 et “Bonum est confiteri 283 mas el sabado “Domine, exaudi orationem meam; auribus percipe obsecrationem Domino;” 284 e el cantico Deuteronomio, el qual sea partido en dos “Glorias”. Mas en los otros meam” dias, leydo un cantico de los Prophetas en su dia sea salmeado, assi como dize la Iglesia Romana. Enpues esto,  siegan las “Laudes,” e dende una leccion del apostol, lo qual es a rezar  de coraçon, el responso, el ymno, el verso e el cantico del evangelio e la ledania cumple. Planamente, a fazer que la hora de las maytinas e de las vespieras alguna vegada no haya de 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281 282 283 284  “Confiesa al Señor.” Sal. 117.1 “Alaba a! Señor de los cielos.” Sal. 148.1 lentamente “Mis palabras.” Sal. 5.2 “El injusto dijo.” Sal. 35.2 “Jüzgame, oh, Dios.” Sal. 42.1 “Ten misericordia de ml, oh Dios, ten misericordia.” Sal. 56.2 “Escucha, oh, Dios, mi oración de sdplica.” Sal. 63.2 “Te adorna un himno.” Sal. 64.2 “Oh, Senor, Dios de mi salvación.” Sal. 87.2 “Dios, refugio.” Sal. 89.1 “En Judea, Dios es conocido.” Sal. 75.2 “Es bueno confesar a Dios.” Sal. 91.2 “Oh, Señor, escucha mi pJegaria: inclina Ia oreja a mi sIplica.” Sal. 142.1  55  errar que en la postrimera orden aya ceer dicho de la abadessa el Pater Noster, oyendo todos, por las spinas de los scandalos que suelen nascer, por el prometimiento daquella oraçion en qual dizen: “Demitte 285 nobis debita nostra, sicud et nos dimittimus debitoribus 286 nostris,” que en tal manera sean purgadas desti vicio. Mas en [21v] las otras, la postrema part dessa oraçion sea dicha que todos respuendan: “Sed libera nos a malo.” 287  [XIV] En qual manera sean fechas las vigilias de los dias de festa En las festas de los santos e en todas las solempnidades assi como dissemos que si havra a fazer en el dia del Domingo, assi sea fecho sacando que los psalmos et antiphonas e lecciones que pertenecen a la festa sean dichos. Mas la manera sobrescripta 288 sea tenida.  [XV] En quales tiempos sea dicha alleluya De la Sancta Pasqua ata Ia Pentacosta 289 sien 29 leyssa neguna sea dicha la “Alleluya,” ° assi en los salmos como en los responsos. Mas de la Pentacosta ata el compieço e Quaresma, todas las noches a los nocturnos tan solament con los postrimeros seis psalmos sea dicha. Mas todos los Domingos, fuera ’ de Quaresma, los canticos, las maytinas, prima, tercia, sexta e 29 292 con “Alleluya” sean dichos. Mas las Vesperas con antifona mas responsos nunqua sean nona [22r] dichos con alleluya, fino de la Pasqua ata Pentacosta.  285 286 287 288 289 290 291 292  En VC aparece como “dimitte.” “Y perdona nuestras deudas, asI como perdonamos a nuestros deudores.” Mt. 6.12 “Mas libranos del mal.” Mt. 6.13 prescrita Pentecostës interrupcion salvo Primera, tercera, sexta y novena.  56  [XVI] En qua! manera se faga la obra de Dios de dia Assi como dize el Propheta: “Loe yo a ti siete vezes en el dia,” 293 ci qual numero setenario assi sea complido de nos el tiempo de las Maytinas e de Prima et Tercia, Sexta, Nona e Viespras e Completas, los officios del nuestro servicio complalos 294 que destas oras dize ci Propheta: “Loe yo a ti siete vezes en ci dia.” 295 E de las Vigilias de noche dize esse mesmo Propheta: “A mea noich me levantava a confessarme a ti.” Pues en estos tiempos loemos al creador “sobre los juyzios de la su drechuria,” 296 esto es Maytinas a prima, a tercia, a sexta, a nona, a Viespras e a Completas, e de noche nos levantemos a confessar a eli.  [XVII] Quantos psalmos sean a dezir por !as horas de dia Dc la psalmodia de los nocturnos et de las maytinas ya ordenamos. Et agora veyamos de las oras seguientes. [22v] A prima sean dichos tres salmos seyaladament, 297 et cada uno con su “Gloria”, e el ymno dessa misma hora. Enpues el verso: “Deus in adiutorium meum intende,” ante que compeçen los psalmos. Mas se fueren dichas los tres salmos sea rezada una leccion ci verso, el Quirieleyson et compla. Mas, a tercia, e a sexta et a nona por essa mesma orden sea celebrada la oracion. Esto es que los versos, los ymnos de essas mismas oras, cada tres salmos, e la leccion, e ci verso, el Quirieleyson e assi sean complidas. E si la congregaçion fuere maior, con anti-phonaS, mas si menor, drechamente 298 sean salmeadas. Mas la psalmodia de las vespras por quatro psalmos con sus antifonas sea terminada, en pues los quales psalmos la lecçion es a rezar de si el responso e ci ymno e ci verso e Magnificat e la ledania, e el Pater  293 294 295 296 297 298  Sal. 118.164 ctimplelos Sal. 118.62 Sal. 118.62 separadamente directamente  57  Noster e assi sean complidas las Completas por odrenamiento de tres psalmos sean ornadas 299 e terminadas, los [23r] quales psalmos son a dezir sin antifona, enpues los quales sea dicho ci imno desta misma hora e huna leccion e el vierso Quirieleyson et la bendiçion et assi sean complidas.  [XVIII] Secunda CapituJa [Orden de los psalmos] Ordenada es Ta manera de la salmodia de cada dia, todos los otros psalmos que sigan egual sean partidos en las vigilias de las VU noches partiendo los grandes psalmos que entre ellas son e assi sean stablidos VII salmos por cada una noich maiorment amonestando esto que si alguno desplugnere quiere este departimento de los psalmos en otra manera viere meior guardado esto en todas maneras que por la semana todo el psalterio entegrament porvendo de C e L psalmos sea salmeado. Sea compecado en ci Dia del Domingo el compieco a las vigilias  car muy poca devocion de su servicio muestran las monias [23v] que menos de todo el psalterio con las canticas acostumbradas. E por toda Ta setmana psalmean commo seys psalmos que los nuestros sanctos padres, esto en hun dia muy noblament complian, la qual cosa nos negligentes quera Dios que por toda la semana cumplamos.  [XIX] De la manera de psalmear En todo logar creemos que es Ta presencia de Dios e “los oios del Senyor en todo logar guardan los bonos et los malos,” ° e maiorment esto sin dubda neguna creamos que no somos 30 a la obra de Dios. E por ende, siempre nos acordemos de lo que dize el Propheta: “Survit al Senyor en temor,” ’ e de cabo: “Salmeat saviament,” 30 302 e “Ante los ange’es psalmeare yo a  299 300 301  ordenadas Prov. 15.3 Sal. 2.11  58  303 Pues consideremos en qual manera nos conviene sier ante Dios e los angeles et assi ti.” seamos al salmear que el nostro coraçon concuerde con la nuestra voz.  [XX] De la reverencia de Ia oraçion Si con los hombres poderosos fab-[24r]-lar queremos algunas cosas, no osamos sino con humildat et con reverencia, quanto vas a Dios qui es senyor de todas cosas con humildat et devocion. De puridat devemos rogar et non en mucha fabla mas de puridat de coraçon et en compuccion de lagrimas sepamos que havemos ser hoidos. E por ende deve ser la oraçion brev e pura, si por aventura por aspiraçion de la gracia de Dios con devoçion non fuere allongada , 4 ° 3 pero en conviento de todo en todo sea abreviada la oraçion et el signo fecho de l’abadessa todas ensemble 305 se levanten.  [XXI] Dc las officiales del monasterio Si la congregaçion fuere mayor sean escogidas dos de las mongas de buen testimonio e officiales que hayan cuydado en todas cosas sobre de Santa conversacion. E sean stablecidas 306 sus officios segunt los mandamientos de Dios e de su abadessa. Maguer las officiales tales sean scogidas en las quales segura porte l’abadessa  SUS  cargos e non [24v] sean scogidas por  orden mas segunt merecimiento de vida et de doctrina de savenza. 307 Mas si por aventura 308 en superbia et reprendible, sea castigada huna vegada, e alguna dellas fuere fallada echada de cabo ata la tercera, e si emendar non se quiesiere, sea privada del officio e otra que digna  302 303 304 305 306 307 308  Sal. 46.8 Sal. 137.1 alargada juntas decanas sabidurIa hinchada  59  sea sea stablida en su logar. Et de la prioressa essa mesma stablecemos.  [XXII] Como duerman las mongas apareiamentos de los lechos por Ia manera Cada una duerma en sendos lechos. Los 309 de la conversaçion segunt el ordenamiento de la su abadessa reciban. Si puede ser fecho todas en hun logar duerman. Et si per aventura son muchas cada dez 310 o cada viente con las ancianas qui sobre ellas sean solicitas folguen. Candela toda la noch allumbre ata la manyana. Vestidas duerman et cenydas de cintas o de cuerdas, cuchelos ’ non hayan a los lados mentre 31 duermen que por aventura non se laguen con el suenyo las [25rj que duermen. E sean 312 siempre las monjas e tanyida appareiadas 313 la campana sin tardança ninguna se levanten e 314 ante venir uno a otro a la obra de Dios, pongan toda greveza e atiempramiento acuytesen . 315 Mas las mongas mas mancebas uno cabo o otro non hayan las lechos, mas mezclados con las ancianas e levantandose a la obra de Dios una a otra spierten por Ia scusacion de los que mucho duermen.  [XXIII] De promulgamiento de las culpas Si alguna monia fuere rebelle o desobedient o subervia o murmuradora o en alguna manera contraria de la Sancta Regla o menos preciadora de los mandamientos de sus ancianas fuere fallada, esta tal segunt el mandamiento del nuestro Senyor sea amonestada huna vegada, e de cabo secretament de sus ancianas. Si non se emendare, sea porfazada 316 publicament ante  309 310 311 312 313 314 315 316  ropas de cama diez cuchillos preparadas sonada apresürense modestia reprendida  60  todas. Mas si en esta manera non se emendare si entende quanta sea Ia pena de scomulgamiento, soyaga. Mas si [25v] de todo en todo fuere mala a la vengança 317 corporal sea sometida.  [XXIV] Qual deva ceer la manera de scolmugamento Segunt la manera de la culpa deve estender 318 Ia manera del scomulgamento o de Ia disciplina, la qual manera de las culpas en la benvista 319 de l’abadessa sea. Pero si alguna monga fuere fallada en mas livianas culpas, sea privada de la participaçion de la mesa. Mas esta sera la razon daquella que fuere privada de la companyia de la mesa: que en oratorio, salmo o antiphona non entone nm reze leccion ata que faga satisfaçion. Mas la reffeccion de la manda enpues la reffeccion de las mongas sola reciba, esto es que silas mongas comen ahora de sexta, aquella monga coma a nona. Si los frayres a nona, aquella a vispras ata que por convenible satisfacion siega ° perdon. 32  [XXV] De las mas graves culpas [26r] La monja qui en peccado de mas greve culpa caye sea privada de la mesa e del oratorio. E nenguna de las monjas se allegue ’ a ella con companyia nm en fabla. Sola sea a la 32 obra assi mandada fincando 322 en loro 323 de penitencia, considerando aquella sentencia del apostol muy spantable en que dize: “Dada la duenya en tal manera al diablo en crebantamento de la came quel espreito sea salvo en el dia del Senyor.” 324 Mas la refeccion de la manda solo  317 318 319 320 321 322 323 324  castigo extender juicio reciba acerque arrodillándose Iloro 1 Cor. 5.5  61  reciba la mesura en la hora que 1’ abadessa viere por bien. Ni ella passando sea bendicha 325 de nenguna, nm la vianda que a ella es dada.  [XXVI] Destas que sin mandamiento de Ia abadessa se allegan a las scomulgadas Si alguna monga sienes mandamiento de la abadessa en alguna manera presumiere allegarse a la monja scomulgada o fablare con ella, que ii embiare 326 mandado semeiable 327 vengança de scomulgamiento suffra.  [XXVII] En qual manera sea solicita l’abadessa cerca las scomulgadas [26v] Muy gran cuydado haya l’abadessa cerca las mongas que 328 fallecen car “no has mester mege 329 las sanas mas aquellas que son enfermas,” ° e por ende deve usar de todo en 33 todo como savia metgessa. ’ E enviar mongas ancianas e savias que consolen secretament a la 33 monga qui es cayda en peccado, e trayan a ella a satisfaccion de humildat e consolen a ella “que por mayor tristeza no haya a perecer,” 332 mas assi commo mas asi como 333 dize 1’ apostol “sea confirmada en ella la karidat,” 334 e todas fagan oracion por ella. E muy gran cuydado deve haver l’abadessa et con todo esfuerço e industria trevagar que alguna de las oveias assi encomendadas non pierda. E conosca que recibio cura de las animas enfermas e non crueldat sobre las savias, e tema aquella menaza 335 del propheta por el qua! dize Dios: “el que veyades  325 326 327 328 329 330 331 332 333 334 335  bendita sea semejante pequen medico Mt. 9.12 médica 2 Cor. 2.7 Repetición en el texto original. 2Cor.2.8 amenaza  62  grueso tomavades, lo que era flaco echavades” . E semege 336 337 el exemplo del piadoso pastor que [27r] exadas 338 las noventa e nov 339 oveias en el monte, fue demandar ° huna que se 34 perdiera a la enfermedar de la qual huvo tamanya compassion que la deyno 341 tomar en los sus sanctos ombros et assi traherla a la grey.  [XXVIII] Destas que muchas vezes castigada non se emendaren Si alguna monga fuere muchas vezes castigada por qual quiere culpa o ahun scomulgada e non quiere emendar, mas greviament sea castigada esto es que vengança de maniamentos usse en ella. E aun si en esta manera non meiorare, o per ventura la egual cosa non contezqa, fuere exaltada en subervia e quesiere deffender sus obras, entonces faga l’abadessa aquello que faze el savio mge:  Si  mester ha midrimentos, 342 si unguentos  d’amonestamentos, si melizina de la divina Scriptura, e a la postremeria 343 que mandamiento de scumulgamento, plagas ” de vergas, e si viere que non vale su industria, ayunte 3 345 haver aquello que [27v] mas es oracion suya et de todas las monias que rueguen por ella que el Senyor que todas cosas puede obre salut cerca la monia enferma. B aun si en esta manera non fuere sanada, use ya l’abadessa commo fierro que taga 346 segunt dize el apostol: “Echat el malo de vos,” 347 e de cabo: “El malo si se departe, vaya,” 348 que huna oveia enfierma non manziele toda la grey.  336 337 338 339 340 341 342 343 344 345 346 347 348  Ez. 34.3 imita echadas noventa y nueve buscar dignó fomentos por ültimo llagas aplique talla lCor.5.13 lCor.7.15  63  [XXIX] Si deven ser recebidas decabo las monias que sallen del monasterio La monga que por propio vicio salle o es echada del monasterio, si tornar quiesiere prometa primerament todo emendamento del vicio por el qual salio, et assi sea recebida en ultimo grado que por esto sea provada la su humildat. Mas si de cabo sallere, assi sea recebida ata la tercera vegada. Mas ally adelante sepa que toda reversion 349 de Ia entrada sera negada a ella.  [XXX] De las moças de menos edat en qual manera sean castigadas Toda edat o entendimiento deve propias mesuras. Por esso quantas vegadas las mocas o las mancebas de edat e qui menos pueden entender quanta es la [28rj pena del scumulgamiento, estas atales que non fazen o por grandes ayunnos sean crebantadas, o por greves maiamentos sean costrenyidas ° e sean sanadas. 35  [XXXI] De Ia cellerera ’ del monasterio qual sea 35 La celleriza del monasterio sea scogida de la congregacion, savia e madura, de costumbres mesurada, non mucho comedora, non suberbia, non trist, non injuriosa, non 353 a Dios, que a toda la congregacion sea segunt perezosa, non deguastadora, 352 mas tement madre. Cura aya de todas las cosas. Non faga cosa ninguna sin mandamiento de Ia abadessa, aquellas cosas que le son mandadas guarde. Las mongas non contriste. Mas si alguna monga demanda della alguna cosa, sin razon, no la contriste menos preciando, mas denegela 354 razonablement con humildat a Ia que demande cosa non devida. Guarde la su alma e cuerdesse  349 350 351 352 353 354  regreso corregidas mayordoma gastadora temerosa niéguele  64  siempre daquell mandamiento del Apostol car: “Qui bien ministra, grado bono gana para si.” 355 Muy grant cuydado haya de las enfermas e de las infantas, [28v] de los huspedes e de los pobres, sabiendo sines dubda que por todo estos ha a render razon en el dia de juyzio. Todos los vasos del monasterio e toda la substancia 356 guarde, assi como los vasos sagrados del altar. Non sea negligent en cosa neguna, nm  sea avara nm  deguastadora de la substancia del  monasterio. Mas todas las cosas faga con mesura et segunt el mandamiento de Ia abadessa. Haya humildat ante todas las cosas, e que non oviere substancia por a dar de buena repuesta de palabra, assi commo scripto es: “La bona palavra vale mas que muy bon dono.” 357 Todas cosas que l’abadessa la mandare haya so 358 su cura. Mas aquellas cosas que le vedare non presuma. A las mongas, la stablida manda 359 sines mal o tardanca ninguna offresqua, porque non sean scandalizadas acordandose de la palabra de Dios que merece “aquell que scandalizare uno de los menores.” 360 Mas si la congregacion fuere mayor, seanle dadas companyeras por la ayuda de las quales cumpla con buen coraçon el officio a ella en-[29r]-comendando. En horas convenibles sean dadas las cosas que son a dar, e sean demandadas las que son a demandar, que neguna sea turbada nen constristada en la casa de Dios.  [XXXII] De las ferramentas e de las cosas del monasterio  La substancia del monasterio, en ferramentas e en vestiduras e en todas otras cosas provea l’abadessa a las monyas. De la vida e de las costumbres de las quales sea a ella seguro. E assi todas las cosas como ella viere por bien consigere a ellas aguardar e coger, e de todas estas cosas tenga l’abadessa scripto que mentre las mongas a vezes entran en los officios, sepa  355 356 357 358 359 360  iTim. 3.13 pertenencias Edo. 18.17 bajo sustento Mt. 18.6  65  que da e recibe. Mas si alguna tratare las cosas del monasterio con negligencia o de mala guisa, sea castigada; e si  fl0fl  se emendare, a la disciplina reglar soyaga.  [XXXIII] Si deven haber las monias alguna cosa propia Mayorment esti uicio por raiz sea taiado del monasterio. Que nenguna presuma dar o recebir nenguna cosa sines mandamento de l’abadessa. [29v] Ni alguna cosa propia haver, nenguna cosa de todo en todo, nm libro, nm tablas, nm grafio, ’ mas de todo en todo cosa 36 ninguna non deven haver por drecho aquellas que los sus cuerpos e las voluntades conviene haver en propio poder. Mas todas las cosas necessarias sperar de la madre del monasterio, nm cosa ninguna aya bayer que l’abadessa non diere o non atorgare e “todas las cosas sean comunales a todas,” 362 assi como scripto es que ninguna presuma o diga por cosa ninguna que es suya. Mas si alguna fuere fallada que se adelite en esti muy mal vicio, sea amonestada huna vegada, e de cabo si non emendare, a la correccion soyaga.  [XXXIV] Si todas devan recebir egualment las cosas necesarias Assi como scripto es: “A cada una partia assi como los era mester.” 363 0 non dizimos la qual cosa non contezqua que sea 364 recibimento de personas. Mas la consideraçion de las enfermedades, e qui menos ha mester, rendas gracias a Dios e non sea constristada, e qui mas ha mester, sea humiliada por la enfermedat e non subervie por Ia misericordia, e en esta manera sean en paç todos los menbros ante todas las cosas. [30r] Mas de murmuraçion, por ninguna cosa en alguna por qual quier palavra e signa 365 que non parezqua. Mas si alguna  361 362 363 364 365  “Instrumento para dibujar y hacer labores en las pinturas estofadas o esgrafiadas.” (DRAE) Hch. 4.32 Hch. 4.35 consideración gesto  66  fuere fallada atal a muich 366 estrecha deceplina sea sometida.  [XXXV] De las maneras de la cozina Las mongas a si sirvan a vezes 367 que ninguna sea scusada del officio de la cozina, si non fuere por enfermedat o por razon de muy gran provecho fuere ocupada alguna, que por esto gana maior gualardon. Mas a las flaqas 368 sean dadas companyeras que esto non fagan con tristeza, mas todas hayan companyeras segunt la manera del logar o de Ia congregaçion demanda. Mas si la congregaçion fuere mayor la cellerera sea scusada de la cozina, o per ventura si algunas de como dizemos en mayores provechos son occupadas. E todas las otras con karidat a vezes se sirvan, e aquella que salle de la semana, el sabado faga las inmundicias et lave los tersores 369 con quales las mongas terzen 370 las manos e los pies, mas los pies laven a todas, assi aquella qui salle como aquella qui entra. Los vasos 371 de su mester limpios et sanos renda a la cellerera. [30v ] E la cellezera asigne de cabo a la qui entra por que sepa que da o 372 que recibe, mas las setimaneras 373 huna hora ante de la refeccion recieban mixto 374 sobre la stablida raccion que a la ora de la refeccion sines murmurio et grant trevaio siervan a sus hermanos, mas en lo dia de festa ata las missas sufran. Mas las ebdomaderas, assi las que sallen como las que entran, en en el dia del domingo, dichas las Maytinas, buelvanse 375 a los 376 de todas rogando que fagan por ellas. Mas las qui sallen de la setmana digan este genolos  366 367 368 369 370 371 372 373 374 375 376  muy por turnos  débiles toallas secan vasijas Existe una iota marginal en 30v que dice: “deve dezir sallen de la semana.” semaneras Ración extra de pan y vino. postrense rodillas  67  verso: “Benedictus es, Domine Deus” 377 qui “adiuvasti 378 me, et consolatus es me.” 379 El qual dicho tres vezes, reciba la benediccion la que salle. Et siega el qui entra e diga: “Deus in adiutoriurn meum intende, Domine ad adiuvandum me festina.” ° Esto sea repetido de todas 38 tres vezes, e recebida la benediccion entre.  [XXXVI] Dc las monjas enfermas La cura de las enfermas ante todas las cosas e sobre todas las cosas es aver que assi como a Jesucristo assi sirvan a ellas car eli dixo: “Yo fuy enfermo e [3 in visitastes me,” 381 e  :“  Lo que fecistes a uno de mis menores a mi lo fizestes.” 382 Mas aquellas enfermas consideren qui por amor de Jesucristo son avidas, e por su sobeiania non contristen a sus ermanas qui las sierven. Pero, si contiecere 383 con grant pasciencia son a sufrir car, de tales rnaior galardon se gana. Pues grant cuydado aya 1’ abadessa que alguna negligencia non suffran las enfermas. Las quales enfermas hayan casa sobre si deputada e sirvienta que tema a Dios e diligent e solicita. El uso de los vanyos quantas vezes ovieren mester las enfermas, sea ministrado a elias, mas a las sanas et maiorment a las jovenes mas tarde sea atorgado. Mas el corner de las carnes a las enfermas carnes flaquas por reparacion sea atorgado, mas sean ayunadas como fueren meioradas, por la costumbre usada se suffran de las carnes. Mas muy grant cura sea a l’abadessa que de las cellereras o de las sirvientes non sean menos preciadas las enfermas,  car  della sera requerido quequiera que a las discipulas falesqua.  377 378 379 380 381 382 383  “Bendito seas, Señor Dios.” Dan. 3.52 En VC figura como “adjuvisti.” “Me has ayudado y consolado.” Sal. 85.17 Sal. 69.2 Mt. 25.36 Mt. 25.40 ocurriese  68  384 [XXXVII] De las ancianas et de las infantas [3 lv] Como quiera que la natura humana sea trahida a misericordia en estas edades, de las ancianas e de las infantas, pero la autoridat de la regla sea guardada en ellas. Sea considerada siempre en ellas la flaqueza; en ninguna manera sea tenida a ellas la distincion de la regla en las merandas, 385 mas sea en ellas la piadosa consideracion e antevengan 386 las horas 387 canonigas.  [XXXVIII] De la ebdemadera lectora Las mesas de las mongas qui comen, la leccion non debe fallezer. Ni por cosa ninguna qui tomare el libro ose leyer alli, mas aquella que ha a leyer toda la ebdomada 388 en el domingo entre. E aquella que entre enpues las missas e enpues la comunion demande oraçion de todas que tolga Dios de la spiritu de superbia. E sea dicho este verso en el oratorio tres vezes de todas pero ella compencando: “Domine, labia mea aperies, et os meum annunciabit laudem tuam,” e assi reciba la benediccion e entre a leyer. Muy gran scilencio sea fecho a la mesa que musitaçion, nm voz de ninguna sea [32r] hoida, si no solament daquell qui leye. Mas aquellas cosas qui son menester a las que comen e beven a si se ministre entre las monjas que nenguno haya menester demandar alguna cosa, pero si alguna cosa oveyre menester por qualquiera sonito o signo mas que por voz. Nm presuma alli neguna ninguna cosa daquella leccion o d’otra cosa ninguna retraher, 389 que non sea dada occasion si por ventura l’abadesa non quesiere dezir alguna cosa brevement por hedificaçion. Mas la monga semanera reciba  384 385 386 387 388 389  niñas comidas anticiparán “Las diferentes panes del oficio divino que la Iglesia católica suele rezar en distintos momentos del dIa, como maitines, laudes, vIsperas, prima, etc.” (DRAE) semana preguntar  69  misto ante que compieçe a leer por la sancta Comunion e que non sea grey a ella soffrir el ayunno. Mas depues con las setmaneras de la cozina e con las servidoras coma. E las monjas non leyan por orden mas aquellas que hedifiquen a las qui las hoyen.  [XXXIX] De la mesura de las viandas Creemos que abasta a la refeccion de cada dia assi de sexta como de nona todos los meses, dos conduchos ° por las enfermedades de muchas que qual huno non podiere comer 39 coma del otro. [32v] Pues dos conduchos cochos ’ cumplan a todas las mongas. E si por 39 ventura ovieres mancanas o legumias 392 sea dado el tercio. 393 Mas huna libra de pan cumple en el dia, si quiere sea una refeccion si quiere sea de yantar 394 o de cena. Mas si a cenar han, daquella mesma hora la terca part sea guardada de la cellerera por dar aquellas que han de cenar. Mas si labor fuere mayor, en poder de la abadessa sea si alguna cosa han mester. Mas 395 en todas maneras sobeiania, que ninguna cosa tan contraria ha a todo cristiano como tollida la sobeiania, assi como dize el nuestro Senyor: “Catat que non sean agreviados los nuestros coraçones en mucho comer e en mucho bever.” 396 Mas a las moças de menor edat non sea guardarda aquella quantidat mas menor que a los mayores guardada en todas cosas mesura. Mas del corner de las carnes de quatro pies 397 todas se sufran de todo en todo sacando las muy flacas e las enfermas.  390 391 392 393 394 395 396 397  comida cocidos legumbres tercero almorzar quitada Luc. 21.34 cuadrüpedos  70  [XL] De la mesura de bever “Cada huna ha propio dono en si de Dios la huna en huna manera el otra en otra.” 398 Et por ende si alguna sobeiania es a [33r] stablezer de nos la mesura de las viandas proprio catando la flaqueza de las enfermas. Creemos que abasta a cada una por todo el dia una mesura de vino. Mas aquellas a qui da Dios gracia de abstinencia sepan que han aver propio gualardon. La qual cosa si la necessidat del logar o el trevaio o la calentura del verano demandare, mas sea en arbitrio de la abadessa considerando en todas cosas que sobeiania o embriagueza no hayan a haver. Como quera que leysamos 399 que el vino non es pora mongas. Mas esto en nuestros tiempos por que non puede ser a las mongas. Dicho solamente esto, consintamos que non bebamos ata fartura mas mesuradament que “el vino faç errar a los 400 Mas al que o la necessidat del logar demanda que la sobrecripta mesura non puede savios.” ser falliada, mas mucho menos o de todo en todo alguna cosa bendigan a Dios aquellas que ally habitan et non murmuren. Ante todas las cosas esto amonestamos que sienes murmuraçion sean las monias.  [XLI] En quales horas ayan a corner las monjas [33v] De la Sancta Pasqua ata la Pentacosta a sexta yanten las monjas e a Ia noch cenen. Mas enpues la Pentacosta, todo el verano sinon labores las monias o grant calentura non storba, el mercoles e el viernes ayunen ata nona, mas en los otros dias a sexta yanten. La qual sexta de ayantar 401 si ovieren a lavrar o la calentura del verano fuere grant sera a continuar. Esto sea en bienvista de la abadessa e assi atiempre 402 e ordene todas las cosas que se salven  398 399 400 401 402  1 Cor. 7.7 leyamos Edo. 19.2 almorzar tempere  71  las animas. E aquello que fazen las mongas sines murmuraçion fagan. Mas de meatat 403 de setembre ata el compieço de Quaresma a nona siempre coman. Mas en Quaresma ata Ia Pasqua coman a viespras. Mas aquella vespera assi sea fecha que lumbre de candela non hayan mester aquellas qui comen, mas en la luz del dia sean acabadas todas las cosas. B todo tiempo siquier de cena, siquier deyantar assi sea atemprada la hora que todas las cosas sean fechas de dia.  [XLII] Si deve neguna fablar enpues completas [34r1 Todo tiempo deven guardar scielencio las mongas pero maiorment de noch. Et por ende to tiempo si quera de ayunno, si quera de yantar luego ques’ levantaren de cena sean todas en hun logar et leya una las “Collaciones” 404 o “Las vidas de los Santos Padres” 405 o otra cosa que hedifique a las qui escuchan, mas no el “Ebtacico” 40 o “De los Reyes,” 407 car a los  enfermos entendimientos non sera provechable aquella hora hoir esta Scriptura. Mas en otras horas sean leydos. Mas si fuere dia dayunio, dichas las Viesperas et fecho hun pocho de intervallo logo se leguen a la leccion de “Collaciones”, assi como diziemos. Leydas quatro o cinquo fogas 408 o quanto la hora mandare, todos en huno legados 410 de la 409 por esta tarza leccion que si por aventura alguna fuere occupada en el officio assi encomendado, pueda venir mas todas en uno legadas cumplan. Mas salliendo de las “Completas” nenguna licencia de fablar sea dada a ninguna. Mas si per aventura fuere fallada alguna trespassar esta regla del scilencio muy gran disciplina [34vJ soyaga, sacando si Ia necessitat de los uespedes sobreviniere o por ventura a alguna ella abadessa mandare alguna cosa, pero esso mesmo con  403 404 405 406 407 408 409 410  mitad Escritos de Juan Casiano (360-433). Benito de Nursia los utilizO como fundamento para su regla. TraducciOn de Vitas Patrum, escrito por San Jerónimo (340-420). Heptateuco Los Reyes hojas juntos tardanza  72  muyt grant greveza, atempramiento ’ e muy honestamente sea fecho. 41  [XLIII] De las que a la obra de Dios o Ia mesa tarde vienen A Ia hora del officio de Dios, luego que la campana fuere hoyda, leyxadas 412 todas las cosas que en la manos tuveyran con muy gran acuytamiento 413 vengan pero con graveza, que la lunandat 414 non falle nudrimiento. Pues nenguna cosa sea ante puesta a la obra de Dios. Mas si alguna a las Vigilias de la noch depues de la Gloria de “Venite, exsultemus Domino” viniere, el qual por esto queremos de todo en todo que a vagar 415 sea dicho, non sea en su orden en coro, mas ultima sea de todas o en logar que a tales negligentes yuso stabliciere, el abadesa que sea justo della et de todas ata que complida sea la obra de Dios por publica satisffacion enmende. Mas por esso iudigamos que sea ultima [35r] o yuso 416 que vista de todas por aquella su verguença se emende. Mas i fincaren fuera del oratorio o por ventura fuere a tal que se echa folgar o duerma, o soviere 417 fueras o  418 o  419 a fablas non sea dada entendiere  occasion al Diablo. Mas entre dentro que todo non pierda et dalli adelant emende. Mas en las Horas del Dia qui a la obra de Dios enpues el vierso e la Gloria del primer salmo, qui enpues el vierso se dize viniere por la icy que dessuso dissimos sea ultima de todas, nm presuma acompanyarse al coro de las qui psalmean ata que faga satisffacion. Si por ventura el abadessa non diera licencia a ella pero en tal manera que desta cuipa faga satisfacion. Mas a la hora del corner que ante del verso non viniere que ensemble digan el verso et oren et todas ensemble se leguen a la mesa et qui por su negligencia o vicio non viniere ata la secunda vez, en esta 411 412 413 414 415 416 417 418 419  moderación dejadas “Afflicion y trabajo, necessidad con lamento y ansia.” (NTLLE, 1729) locura, disipaciOn “Sosegarse, mitigarse.” (DRAE) “Abajo.” (DRAE) se siente Repetición de “o” en el manuscrito. seentretenga  73  manera sea castigada. Mas si dalli adelant non emendare nol sera atorgado allegarse a Ia participaçion de la cornunal mesa, mas apartada de la cornpanya [35v] de todas sola coma, tollida la su racion del vino, ata la satisfaçion et emendaçion. Esso mesmo suffra aquella que non fuere present al vierso que se dize depues del corner, nm presurna ninguna ante la hora stablida o depues recebir ninguna cosa de corner o de bever. Mas si por ventura a alguna fuere dada alguna cosa de la prioressa e recebir non la quiesiere a la hora que desseara, esto que primero refuso o otra cosa non reciba de todo en todo ata emendacion convenible.  [XLIVI De las qui son escomulgadas en qual manera satisfagan Si por grieves culpas del oratorio e de la mesa es scomulgada en la hora que la obra de Dios en el oratorio se celebra, yaga ° prostada ante las puertas del oratorio ninguna cosa 42 diziendo, sino solament, puesta la cabeça en tierra, yaga tendida a los pies de todas las qui sallen del oratorio. B esto faga todo tiempo ata que 1’ abadessa juzge que es asatz 421 et que no. [36r] L’abadessa le rnandare venir, echese ante sus piedes, 422 dessent a los piedes de todas las mongas que horen por ella. E estonces, si mandare l’abadessa, sea recebida en coro, en la orden que l’abadessa viere por bien. Assi que psalmo o lecçion o alguna otra cosa non presuma poner en oratorio si de cabo no le mandare l’abadessa. B en todas las Horas que la obra de Dios se cumple, echese en terra en aquell logar esta, et assi satisfaga ata que rnande l’abadessa que folguen ya desta satisfaccion. Mas que por levianas culpas solamente de la mesa son escomulgadas satisfagan en oratorio ata que mande 1’ abadessa. Esto siempre fagan ata que bendiga et diga que assats. 423  420 421 422 423  yazga bastante pies bastante  74  [XLV] Dc las que fallecen en oro Si alguna fallece mentre pronuncian psalmo, o responso, o antiphona, o leccion si a ella ante todas por satisfaçion non se humiliare a mayor vengança soyaga, por drecho qui con humildat non quiso meiorar lo que fallecio por negligencia. Mas las infantas por tal culpa sean magadas.  [XLVI] De las que fallecen en algunas cosas [36v] Si alguna mentre labra o qualquiera labor en cozina, en cellero, 424 nm en forno, en uerto, en alguna art 425 o en qual quiere logas alguna cosa fallecere os 426 crebantare o perdiere, o alguna otra cosa trespassare 427 en qual quiere logar, et non vieniere logo ante 1’ abadessa o la congregaçion que ella misma meiorare o descubrire el su fallimento, 428 mentre por otra fuere paladinado 429 a major emendaçion soyaga. Mas si fuere cosa de peccado o de la anima solament scondida, a l’abadessa o apiritales ° ancianos manifeste que sepan sanar las 43 sus llagas e agenas non descobrir o publicar.  [XLVII] De significar la ora o la obra de Dios Anunciar la Hora de la Obra de Dios de dia o de noche cura sea a l’abadessa. Que ella ’ nuncie o a tal solicita monga comiende sta cura que todas las cosas en horas 43 matexa covenibles sean complidas. Mas los psalmos et las anthiphonas, enpues el abadessa, por su orden aquellas que fueren mandadas entonen. Mas catar o leyer non presuma  424 425 426 427 428 429 430 431  sino  aquella que  despensa oficio ose cometer una falta falta hallado espirituales misma  75  puede {37r] aquel officio bien complir en manera que sean hedificadas aquellas qui hoyen. E esto con greveza e con humildat e temor faga aquella a qui mandare l’abadessa.  [XLVIII] Divisio La ociosidat enemiga es de la anima. E por esso en certos tiempos deven ceer occupadas las mongas e en ciertas horas en leccion de Dios. E por esso en esta manera querernos ordenar entrambos los tiempos: Esto es que de Pasqua ata las Kalendas de octobre, sallendo manyana de prima ata la hora assi como quarta labren aquello que han menester. Mas de la hora quarta ata la hora sexta sean en lecçion. E enpues sexta, levantandose de la mesa folguen en sus lechos con todo scilencio  0 51  por ventura alguna quiesiere leyer a si leya que  non enoge al otra. E sia fecha la nona mediante la octava hora e de cabo labren aquello que fuere mester ata a vispras. Mas si la necessidat del logar o Ia pobreza demandare que sean occupadas por si a colIir 432 las meses 433 non sean contristadas, car entontz son verdaderament mongas si de la labor de sus manos viven assi como nuestros padres los apostolos. [37v] Pero todas las cosas sean fechas mesuradarnent por pusillanimes . Et las Kalendas d’octubre ata el 434 compieço de Quaresma ata la hora secunda complida sean en lecçion. A la hora segunda sea fecha tercia et ata hora de nona labren aquello que los fuere mandado. Mas fecho el primer signo de la Hora de nona, leysse cada una de su labor et sean apparegadas 435 para quando 436 la secunda campana. Mas depues de corner sean en leccion o en psalmos.En los dias tanyere de Quaresma ata bona tercia sean en lecçion et ata la decima complida labren aquello quelos  432 433 434 435 436  cosechar cosechas de grano débiles listas toque  76  fuere mandado. En los quales dias de Quaresma reciban todas sendos libros del 437 armario los quales les leyan por orden entegrament. Los quales libros en el compieçämento de Quaresma son a dar. Ante todas las cosas solament sean deputadas 438 huna o dos de las ancianas que rodeen el monasterio en las horas que las mongas son en lecçion, et vean que por ventura 439 que vague a ocio o a fablas et non entiende [38r] en alguna monja non sea fallida accidiosa lecçion. E non solament a si misma es non provechable, mas ahun a las otras exalta. Esta tal la qual cosa non contezqua. Si fuere fallada, sea castigada una vegada, e de cabo  Si flOfl  emendare, a la correccion reglar soyaga, en tal manera que las otras hayan miedo. Ne monga a monga se allegue en horas non convenible. En el Dia del Domingo todas sean en lecçion, sacando aquellas que en los officios son diputadas. Mas si alguna oviere negligentment o perezosa que non quera o non pueda meditar o leer, sea ayuntada ° a ella alguna obra en que 44 labre en el trevague. Mas a las mongas enfermas o delicadas tal obra o art los sea mandada que non sean ociosas, ni por Ia grant força de la labor sean privadas que hayan a fuyr la flaqueza de las quales l’abadessa ha considerar.  [XLIX] DeJa observacion ’ de Quaresma 44 Como quiera que la vida de la monga todo tiempo deve bayer observacion de Quaresma, pero por que de pocas es esta virtut, por esso amonestamos que estos dias de Quaresma la su vida guarden [38v] con toda puridat, esto es que todas las negligencias de los otros tiempos en estos dias sanctos meiore la qual cosa entoncez se faç dignament. Si de todos  437 438 439 440 441  biblioteca designadas perezosa encargada observancia  77  los vicios nos atempraremos 2 e a oracion con loro, e a leccion, e compuccion de coraçon, e de abstinencia damos obra. Pues stos dias, meioremos alguna cosa del nuestro servicio usado por oraciones spirituales e por abstinencia de corner e de bever e cada una sobre aquella mesura que usada ha alguna cosa por propia volundat con gozo del Spiritu Sancto offrezqua a Dios, esto es que tolga 443 al su cuerpo aiguna cosa de lo que havria de corner o de bever e de suenyo e de abla e 1eviandades e con goco de desseo spiritual spere la sancta Pasqua. Pero aquello que cada una faze demuestre assu abadessa e con volundat et otorgamiento suyo faga, car lo que sin atorgamento del spiritual se faç, a presurnpsion sera diputado e a vana gloria e no a mereçe. Pues todas las cosas son a fazer con volundat del abadessa.  445 del oratorio o son en carrera [LI De las mongas que labran htny Las mongas que de todo en todo son en labor luny e non pueden venir al monasterio en hora convenible, e l’abadessa [39r] entende sto que assi es, fagan la Obra de Dios alla o labran ficandoW los ienogos . Esso mesmo fagan aquellas que son en carrera 447 con temor de Dios 6 , 448 e non trespassen las horas stablidas. Mas fagan a si como pueden e ci uso del su servicio non menosprecien render.  [LI] Dc las monjas que son enbiadas no muy lejos De las mongas que son enviadas por qualquier repuesta a esse dia sepan tornar al monasterio, non presuman corner fuera rnaguer que mucho sean rogadas de quiquiera, si de su  442 443 444 445 446 447 448  apartamos prive bromas lejos doblando hinojos viaje  78  abadessa non les fuere mandado, la qual cosa si otrament fizieren sean scomulgadas.  [LII] Del oratorio del monasterio El oratorio sea assi como es dicho que alli ninguna cosa sea fecha nm  guardada. E  complida la Obra de Dios, salgan todas con muy grant scilencio, e sea fecha reverencia a Dios, que la monga que por ventura specialment quesiere mas horas non sea embargada 449 por la maldat de l’otra. Mas si por ventura, alguna otra mas secretament quiesire orar simpiement entre e ore e non enclamosa ° voz, mas con lagrimas con contracion de coraçon. Pues que 45 semeiabie obra non {39vJ faz non sea consentido complida la obra de Dios que tarde en el oratorio asi como dicho es que l’otra non suffra embargo. ’ 45  [LIII] Del recebimento de las huespedas Todas las sobrevinientes uespedas sean recebidas assi como Jesucristo. Car eli ha dit: 452 E a todas sea dada convenible honra e maiorment a las “Huespet fuy et recebistesme.” pelegrinas e a las domesticas de la fe. Posque la huespeda fuere nunciada, sea recebida de la prioressa e de las monias con todo officio de caridat. E primerament oren ensemble e assi se acompanyen paç. El qual beso de paç non sea offerto ante de la oraçion por los enganyos del Diablo. Mas en aquella salutacion toda humildat sea dada a todas las uespedas que vinieren o se departen enclinada la cabeca e todo el cuerpo prostado en tierra. Jesucristo sea adorado en ellos el qual es recebido. Mas recebidas las huespedas, sean traydas a oracion et dessi l’abadessa sea con ellas o a qui ella mandare. La Divina ley sea leyda ante la huespeda por que sea hedificada, e enpues estas cosas toda humildat sea dada a ella. El ayuno que non pueda 449 450 451 452  impedida alta molestia Mt. 25.35  79  ser crebantado mas [40r] las mongas la costumbre de los ayunnos siguan. L’abadessa de agua manos a las huespedas, mas los pies a las uespedas i’abadessa a si commo a toda la congregacion lave, los quales lavados digan esti verso: “Suscipimus, 453 Deus, misericordiam tuam in medio templi tui.” 454 El recibimiento de las pobres e de las pelegrinas nos con muy gran cuydado sea fecho, car Jesucristo es recebido en essos, que el medo 455 de las ricas el se demanda honra. La cozina del abadesa e de las huespedes que nunqua menguan al monasterio non inquienten a las mongas. En la qual cozina entren dos monjas por aynnio 456 que cumplan bien aquell officio. E que non han mester companyeras, seanlas dadas por que siervan sin murmuracion. E de cabo que no a menos son occupadas, salian a labor alia on les fuere mandado. E non solament en essos, mas en todos los otros officios del monasterio esta consideracion sea que quando han mester companyeras las sean dadas, e de cabo quando los haya obedezqua al mandante. E huna monga haya asignada celia 457 de los huspedes la anima de la qual haya eli temor de Dios, en la qual casa sean los  [40v] lechos guisados  complidament. E la casa de Dios saviament sea ministrada de las monias savias. Et las huespedas non se acompanyen ninguna sino le fuere mandado en ninguna manera. Mas si per aventura la encontrare o la viere saludada con humilidat, assi como dicho es, e demandada la bendiccion passe, dizendo que no licencia de fablar con huespeda.  [LIV] Si deve recebir la monia letras o mandarias En neguna manera conviene a la monga recebir ietras 458 nm  453 454 455 456 457 458 459  459 de sus mandadurias  En VC aparece como “Suscepimus.” “Dios, hemos recibido tu misericordia en medio de tu templo.” Sal. 47.10 miedo aflo celda cartas mandados  80  parientes, ni de ningun otro ni entre si nm  donas nm  ningunas recebir nm  dar sines  mandamiento de su abadessa. E si por ventura, alguna cosa ii fuere enviada de sus parientes, non presuma recebir si primerament non fuere amostrada al abadessa. La qual cosa si mandare ser recebida, en poder del abadessa sea de dar aquella a qui ella mandare. Et non sea contristada la monja a qui fuere enviado que non sea dada auzina 460 al diablo. Mas que en otra manera presumiere, a la disciplina reglar soyaga.  [LVI De las vestiduras de las monjas Las vestiduras a las mongas segunt [41r] la calidat de los logares o habitan e los ’ de los ayres sean dadas, car en las terras frias mas han mester et en las 46 atemperamentos calentes menos. Pues esto l’abadessa ha de considerar pero nos en los logares atemperados 462 creemos que abasta a cada una de las mongas huna cugulla e una saya, la cugulla de yverno vellosa e de verano delgada o vega 463 et l’escapolario pora labor, el calçado de los pies, peales o calcas. Del color, et del precio de todas stas vestiduras no hayan cuydado las mongas. Mas quales puedan ser falladas en la provincia que habitan o aquella que puede ser comprada por menos. Mas l’abadessa provea de la mesura que non sean cortas aquellas vestiduras a aquellas que usan dellas, mas mesuradas. E recibiendo las vestiduras nuevas, las vegas siempre rendan en ell vestiario. Cumple a la monga que haya dos cugullas e dos sayas pora de noich e pora lavar essas mesmas. Aquello que deyuso es soberano es, e deve ceer tollido. Mas peales o que quiere que sea de veio rendan mentre que reciben el nuevo. Mas los panyos menores, [4 lv] aquellas que van en carrera, del vestiario reciban et tornando de carrera lavados los riendan. Mas las sayas e las gonellas d’alguna cosa sean meiores de las que suelen haver, que sallen del 460 461 462 463  oportunidad “Temple.” (Academia histórico, 1933) “Templado.” (NTLLE, 1726) vieja  81  monasterio, reciban del vestuario e que tornaren alli las rendan. El guisamento de los lechos cumpla el feno, 464 el limol, 465 la lechera 466 e el cabeçal . Los quales lechos muchas vezes 467 sean scudrynados de la abadessa por el pegugar 468 que non sea fallado. Mas si alguna fuere fallada alguna cosa que del abadessa non haya recebida, a muy gran disciplina soyaga e que ste vicio de peguyar sea tollido. Sean dadas del abadessa todas las cosas que sean mester, esto es cugulla, sayas, peales, calças, braguero, 469 cuchello, graffio, ° aguya, 47 ’ tonayas, 47 472 tablas, que toda scusaçion de necessidat sea tollida. Pero del abadessa siempre sea considerada aquella sentencia de los Fechos de los Apostolos, 473 car: “Davan a cada uno lo que havia mester.” 474 Et assi considere 1’ abadessa las enfermedades de las menguadas 475 et non la mala voluntat de las invidiosas, pero en todos los sus juyzios piense del galardon de Dios. [42r]  [LVII Como debe ceer l’abadessa en mesa La mesa de la abadessa siempre sea con las pegrinas e con las huespedas. Pero cada que los huespedes son menos, en su poder se de clamar quales mongas ella quiesiere, pero una o dos de las ancianas siempre deysse con las mongas por la disciplina.  464 465 466 467 468 469 470 471 472 473 474 475  heno manta cobertor almohada “Por extension se llama el dinéro.” (NTLLE, 1737) cinturón pluma o instrumento para escribir aguja pafluelos Hechos de los Apóstoles Hch.4.35 necesitadas  82  [LVII] Dc las maestras del monasterlo Si algunas maestras 476 hoviere en el monasterio con toda humildat e reverencia fagan aquellas maestrias pero si l’abadessa mandare. Mas si alguna fuere exaltada por la sciencia de la su art, por sto que alguna cosa ayuda al monasterio, esta tal sea echada d’aquella art Ct dalli adelante non use della, si per ventura humiliada de cabo nol mandare I’ abadessa. Mas si neguna cosa daquellos labores de las maestras fuere a vender, veyan aquellas por cuyas manos han a passar, que algun enganyo non presuman fazer. E acuerdense siempre de Anania et 477 que por ventura la mort que ellos en cuerpo soffriron estos e todos aquellos qui Saffira, algun enganyo de las cosas del [42v] monasterio fizieren en la anima non suffran. Mas en aquellos precios non viença mal d’ avaricia, mas siempre alguna cosa por menos sea dada que d’otras seglares, “por que en todas cosas sea glorificado Dios.” 478  [LVIII] De la manera de recebir las monias Si aiguna viene de nuevo a conversacion, 479 nol sea atorgada luego la entrada. Mas assi como dize 1’Apostol: “Provat los spiritos  Si SOfl  de Dios.” ° Pues aquell qui viene, 48  Si  perseverare en la su demanda e las iniurias anssi fechas, e las maneras de la su entrada, et enpues quatro o cinquo dias fuere vista soffrir con pasciencia e fincare en la su petiçion, sea atorgada a ella Ia entrada e sea en la celia de las uespedas pochos dias. Dessi, sea en la cella de las noviçias e piense e coma e duerma. E anciana tal sea deputada a ella que sea convenible a ganar las animas que entenda sobre ella muy curosamente. E sea solicita  476 477  478 479 480  Si  demanda a Dios  artesanas Miembros de Ia primera comunidad cristiana que cayeron muertos stbitamente después de intentar mentir al EspIritu Santo y a los apóstoles sobre la yenta de un terreno, al retener parte de las ganancias de ësta. Véase Hech. 5.1-11. lPe.4.l1 reformación 1 Jn. 4.1  83  vertaderament, e si es solicita a la obra de Dios, a la obediencia e a los scarnios. Sean dichas a ella las cosas duras et asperas por las quales va la mullier 481 [43r] a Dios. B si promietire perseverancia de la su morada, en pues dos meses sea leida a ella aquesta Regla por orden, e sea dicho a ella: “Esta es la Regla, la qual quieres bevir. 482 Si la puedes guardar, entra; e non puedes, parate franca. ” Et si aun fincare, entonces sea aducha 483 484 en la sobredicha celia de las novicias. B de cabo, sea provada en toda pasciencia. E enpues seis meses, sea leida a ella de cabo la Regla que sepa a que entra. E si aun fincare, enpues quatro meses, leida sea de cabo essa mesma Regla a ella. E si avido conseio assigo, 485 premetiere todas las cosas guardar, e todo lo quel fuere mandado complir, entonces sea recebida en la congregacion, sabiendo que es stablida a la ley de la Regla, que daquell dia adelant non conviene a ella sallir del monasterio, nm  sacodir el cuello de so el iuego 486 de la Regla, ca deiuso 487 tan luenga  delliberaçion pudo scusar. Mas que no fuere a recebir, prometa en oratorio ante todas la su 488 e de la conversion de sus costumbres e de la obediencia ante Dios e los santos, que fincança Si  por ventura otramentre fiziere, sepa que de Dios [43v] havra a cer daynnado 489 del qual faze  scamio. Del qual prometimiento suyo faga peticion al nombre de los sanctos cuyas relliqias ° son e de la abadessa present. La qual peticion con su mano scriva, o si per ventura non 49 hi sabe, scriva otro rogado della. Et aquella novicia faga el signo et pongala con su mano sobre ei altar. E de la oviere puesta, empiece luego esse mesmo novicio este verso: “Suscipe me  481 482 483 484 485 486 487 488 489 490  “Mujer.” (DRAE) vivir libre lievada a sí misma yugo debajo morada condenado allI  84  ’ secundum eioquium tuum, et vivam, et non confundas me ab expectacione 49 Domine 492 493 El qual verso responda toda la congregacion ata tres vegadas ayuntada “Gloria Pater.” mea.” E entonces aquella monga novicia prostemese a los piedes de cada una que roguen a Dios por ella, e ya daqueli dia adelant sea reputada en la congregacion. E si algunas cosas ha, de primerament a pobres o fecha donacion solemnement offresca al monasterio. De todas cosas neguna guardado pora si por drecho. Dc aqueli dia adelant no ha poder de su propio cuerpo. Pues luego, sea spugada 494 en oratorio de las cosas propias de las quales es vestida, sea vestida de las cosas del monasterio. Mas aquellos vestidos [44r] de los quales es spuiada sean guardadas en el monasterio, que si alguna vegada, amonestando ci diablo, consentire que salla del monasterio, la qual cosa non contezqua, que entonces sea echada, spuiada de las cosas del monasterio. Pero aquella peticion que l’abadessa tomo de sobre el altar non reciba, mas sea guardada en ci monasterio.  [LIX] De las fijas de los nobles et de los pobres en qual manera sean recebidos Si por ventura alguno de los nobles offrece su fija a Dios en ci monasterio, si la moça es de pocha edat, los sus parentes fagan la peticion que desuso dissimos e con obligacion, aquella peticion e ia mano de ia moça envolvan en la pallia 495 del altar, e assi la offrezcan. Mas de las sus cosas o en la peticion prometan que devis jura que nunca por si nm por sospecha de persona, nm en manera nenguna den a ella ninguna cosa, nm avzina de aver. Mas si esto non quesiere fazer, e alguna cosa quesieren offrecer al monasterio en almosna, 496 fagan donacion al  491 492 493 494 495 496  No figura en VC. En VC figura como “exspectatione.” “Recfbeme, segiin tu palabra y viviré; y no dejes que me confunda en mi espera.” Sal. 118.116 despojada mantel “Limosna.” (NTLLE, 1726)  85  monasterio daquellas cosas que quisieren dar, aun guardando a si mesmas el uso del fruyto 497 si quisieren. E assi ordenen todas las cosas que ninguna suspicion finque en la moca, por [44v] la qual decebida non pueda perecer, la qual cosa por experiencia aprisemos. 498 E en essa mesma manera mando fagan pobres. Mas que de todo en todo no han ninguna cosa sinpiament fagan la peticion e con oblacion ofrescan la su fija ante testigos.  [LX] De los missacantanos 499 que quisieren habitar en el monasterio Si alguno de la orden de los missacantanos rogare que sea recebido en el monasterio, nol sea atorgado luego. Pero, si de todo en todo fincare en esta suplicacion, sepa que ha de guardar toda la disciplina de la Regia, que nenguna cosa sera a eli relexada, que sea assi como scripto es: “Amigo, ,a que vinist?” 500 Pero, sea atorgado a el seer enpues l’abat, e dezir misas por si i’abadessa le mandare. Mas, en otra manera non presuma cosa ninguna, sabiendo que subiecto a la disciplina reglar, et maiorment de a todos exemplo de humildat. Mas, si por ventura oviere alguna razon de ordenamiento en el monasterio, guarde aquell logar por que entro en el monasterio, et non aquel que por reverencia de la missacantana 501 le es atorgado. Mas, si alguno de los clerigos por esse mesmo desseo quesiere ser acompanyado al monasterio, en iogar meano 502 sea assentado, pero si promete la observacion de la regla et la perseverancia.  [LXI] De las monyas peregrinas en qual manera sean recebidas [45r] Si aiguna monia peregrina de leganas provincias sobreviniere, si por uespeda  497 498 499 500 501 502  usufructo aprendimos “Clérigo que está ordenado de todas órdenes y celebra misa.” (DRAE) Mt. 26.50 sacerdocio mediano  86  quesiere fincar en el monasterio, e fuere contenta de la costumbre que fallare en el logar, e por ventura non perturba el monasterio por su sobeiania, mas simplement es contenta de las cosas que fallare, sea recebida por quanto tiempo quesiere. Mas si por ventura, algunas cosas razonablement e con humildat e caridat quesiere reprehender, tratte l’abadessa saviament que por ventura el Senyor por esto la envio a ella. Mas si por ventura depues quesiere firmar su morada, non sea refusada tal volundat, e maiorment que en tiempo de la ospidalidat pueda ser conocida la su vida. Mas si subervia o vicia 503 fuere fallada en tiempo de Ia ospidalidat, no solament deve seer acompanyada al corpo del monasterio, mas aun sea dicho a ella honestament ques vaya, que por su mesquindat las otraS non sean viciadas. Mas si non fuere tal que merezqua ser echada, non solament si demandare sea recebida en la companya de Ia congregacion, mas aun sea amonestada que finque, que por exemplo suyo las otras sean ensenyadas que en todo logar hun Senyor se sierve et deyus un Rey fazen vida. Mas aun si l’abadessa viere que tal es la su vida, convenga a ella [45v] en mas alto logar stablezer, non solament a la monga, mas aun de los subscriptos grados de los capellanes e de los clerigos puede l’abat assentar en mayor logar, de quanto non entran si la su vida entendiere que es atal. Mas squive l’abat que ninguna vegada monie de otro monasterio non reciba demorada  sin  consetimento de su abat o letras comendadizas, que Scripto es: “lo que non que fagan a ti non fagas a otri.” 504  [LXII] De los sacerdotes del monasterio Si algun abat missacantano mandare ordenar, scoia de los suyos aquell que sea digno de usar officio de misacantano. Mas ordenado squive urgullia e subervia, que non presuma cosa nenguna Sino aquello que l’abat li mandare sabiendo que mucho mas es subiecto a la 503  504  viciosa “No hagas a otro lo que no quieres que hagan contigo.” Tob. 4.16  87  disciplina reglar. Por occasion de la missacantania non olvide la obediencia e la disciplina de la regla. Mas mucho mas proveche en Dios. Mas aquell logar tenga siempre en qual entro en el monasterio sacando el officio del altar  0 Si  por ventura eleccion de la congregacion o voluntat  del abat por merecimento dessu vida quesiere promover a eli, pero sepa que ha aguardar Ia regla que es stablida de los priores e de los ancianoS. Mas si en otra manera presumiere non [46r] non 505 por capellan mas por rebel sea jutgado e muchas vezes fuere amonestado e non quesire enmendar ahun el opispo sea requirido en testimonio, e aun si en esta manera no meiorare declaradas las sus culpas sea echado del monasterio, pero si tal fuere la su contumacia que non quiera obedecer o ser subiecto a la regla.  [LXIHI De Las ordenes de Ia congregacion Las sus ordenes en monasterio assi guarden segunt el tiempo que han venido a la orden e el merecimento de vida e segunt l’abadessa stablicere. La quai abadessa non conturbe la grey assi encomendada ne assi como por franco poder usando ordene alguna cosa non drechurerament mas pense siempre que de todos los iuycios e de todas las sus obras ha a render razon a Dios padre. Segunt las ordenes que stablecieren e oviren las mongas assi vayan a la paç e a la comunio e a entonar psalmo e a esser en coro e de todo en todo en nigun logar sea departida la edat en la orden nen sea antepuesta car Samuel et Daniel moços iudigaron a los ancianos. Pues sacando stos que dizemos que por menor conseio l’abadessa anteposiere o por certas razones degradare. Todos [46v] las otras assi como venen a la orden assi sean esto es que qui la secunda ora del dia viniere en el monasterio conozqua ser junior daquelia que ia primera ora del dia vino de qual quiera edat et dignidat sea mas a las moças en todas cosas disciplina sea tenida de todas. Pus las iuniores a sus priores honren. E las priores a sus minores  505  Repetición de “non” en el texto original.  88  amen. Mas en aquell clamar de los nombres a ninguna convienga aclamar por puro nombre. Mas las priores a sus iuniores sores nombren. E las iunores a sus priores deuns las lamen. Por la qual cosa se entende la paternal reverencia. Mas l’abadessa, por que tiene vez de Jesuscristo don la abadessa, sea lamada non por su asunpcion mas por honra. E oquiera que se encontren las mongas, la junior demande benediccion de la prioresa e quando passa la major levantese la menor e de a ella logar, sea nm presuma asentarse la junior si e la su anciana non mandare. Que sea fecho aquello que scripto: “por honra unas a otras ante viniendo.” 506 Las mocas menores e las mancebas en el oratorio, en la mesa guarden su orden con disciplina mas fuera en todo logar ayan garda e disciplina ata que vengan a edat de bayer entendimiento.  [LXIV] De ordenar l’abadessa En ordenamento de l’abadessa razon sea con-[47r]-siderada si el que tal sea stablida qual toda la agregacion segunt el de Dios o por ventura la menor partida de la congregacion por mas sano consego Scogiere. E aquella que fuere a ordenar sea scogida por merecimento de vida et de saviesa 507 e de doctrina aun que sea ultimo en la orden de la congregacion. B si por ventura aun toda la congregacion consentiendo a  SUS  vicios la qual cosa non contezqua por  l’egual conseio scogiere, e aquellos vicios alguna vegada vieren en conoscimento del opisbo a cuyo el bispado pertanezce aquell logar o a las monias o a vizinos cristianos fueren declarados deffendan que non valla el conseio de las malas. E a la casa de Dios stablezquan digno procurador sabiendo que por eSto reciban buen grado si sto fizeren caStament et con zelo de Dios assi commo por el contrario avrian peccado si fuessen negligentes. MaS l’abadessa pues es ordonada piense siempre qual carga recibio e a qui ha a render razon de la su ballia. 508 E  506 507 508  Rom. 12.10 sabidurfa administración  89  sepa que mas conviene a ella provechar que non senyoreiar. Pues conviene a ella que sea ensenyada en la divina scriptura que sepa onde traya las cosas nuevas e las vegas casta e mesurada e miseri-[47v]-cordiosa, humil e siempre exalce la misericordia en iuyzio por que ella essa mesma falle aborecer que los vicios, ame las monjas. Mas en la correccion faga saviament e non mucho que mientre mucho quesiere rear 509 la ruyna se crevante el vaso. Acuerde siempre de la su fragilidat e pense que la cay manera flaca no es a crebantar. Pero non dizimos que leysse car los vicios mas tagelos saviamente e con caridat assi como entendiere que conviene segunt que diximos e trevaie que sea mas amada que temida. E non sea trista ne rancurosa nen sea superbia, nen porfiosa, nen zelosa, ne muy sospiciosa sea que nunqa folgue. B en aquellos sus mandamientos sea savia e entendida e en viso si quera sean segunt Dios si quiera segunt sieglo las obras que manda deperte et atiempre. Pensando la discrecion de Jacob que dizia: “Si las mis greyes me fizieron trevagar mucho en andar morran todas hun dia.” ° 51 Pues estos e otros testimonios de discrecion que es madre de virtudes tomando assi atempre las cosas que sean fuertes aquellas que cobdician, que los enfermos non refusen. E maiorment que la present regla en todas cosas guarde que mentres que bien ministrare [48r] hoya del senyor lo que el buen siervo qui dio del pan a sus companyones oyo en su tiempo: “Digo vos que de todo en todo que stablezira a ella sobre todos los sus bienes.” ’ 51  [LXV] De la prioressa del monasterio Muchas vezes contece que por la ordinacion de la prioressa nasce en los monasterios muy grandes scandalos mentre son algunas infladas en malignos spiritus de subervia considerando que son segundas abadessas tomando en si crueldat toman scandalos e facen en  509 510 511  erradicar Gen. 33.13 Mt. 24.47  90  si dissensiones en la congregacion e maorment en aquellos logares daquellas mesmas monias o daquellas mesmas monias que ordenan a 1’ abadessa daquellas mesmas ansi ordena la prioressa la qual cosa tome en razon que non dev ser hoida. Car daquell compieco de la ordinacion es dada materia a ella de suberviar mientre ella falle en sus pensamientos que es fuera de poder de su abadessa: “car daquellas mesmas es ordenado que el abadessa”. De aqui se levantan invidias, iras baxagas, detracciones, discordias, dicensiones, desordenaciones. Mentre l’abadessa fueren una a otra contrarias con la prioressa las sus almas, deyus esta discencion que hayan a perecer estas quiso ellas son mientre las envian a las partidas andan en perdicion. El mal deste periglo a ellas [48v] cata en la fin que en tal ordenamiento se fizieron auctoras.  Pos esso nos havemos por bien por la grada de paç e caridat en arbitro de la abadessa que sea el ordenamento de su monasterio sea ordenado por las ancianas assi como desuso dissemos segunt l’abadessa ordenare que mentre que a muchas es encomendado una non subervie la qual cosa si el logar demanda e la congregacion razonablement e con humildat e l’abadessa judiare que es convenible qual quiere que scogiere con consego de las mongas que temen a Dios hordene assi prioressa, pero aquella messma prioressa faga todas las con reverencia segunt de su abadessa le fueren mandadas e ninguna cosa faga o ordene cotra voluntat de l’abadessa, car quanto maor es de las otras tanto conviene a ella mas solicitament guardar los mandamientos de la regla la qual prioresa si fuere fallada viciosa o decebida en exaltamiento de subervia e menospreciadora de la Santa Regla fuere provada, fuere amonestada por palavras ata cuatro vezes e si no emendare sea ayuntada a ella la correccion de la disciplina reglar e aun si en esta manera no emendare sea privada de la orden del priordo e otro que sea mas digna sea stablida  en su logar e si depues non fuere mansa [49r] et obedient en la congregacion au sea echada del monasterio. Pero pense l’abadessa que de todos los sus iuyzios ha render razon a Dios que por  ventura de flama o de invidia o de zelo non creme la su alma.  91  [LXVI] De las porteras del monasterio A la puerta del monasterio anciana savia sea puesta que seppa recebir repuesta e dar, Ia 512 de la qual non desse a ella vagar. La qual portera casa deve haver cerca la puerta vinidaresa que aquellas que vinieren sempre la fallen present de la qual reciban respuesta. E logo que alguna firiere o alguna lamare responda: “Deo Gratias” 513 o “Bendiga” o con toda maduresa del temor de Dios con fervor de karidat de respuesta apriessa. La qual portera si ha mester companya reciba monga iunior. Mas el monasterio si puede ser fecho assi deve esser hedificado que todas las cosas que necessarias son; agua, uerto, rueda, forno, e todas las otras artes que dentro en el monasterio se puedan usar que no hayan mester las monyas andar fuera, que de todo en todo non conviene a las animas dellas. Mas esta regla queremos que muchas vezes sea leyda en la congregacion por que ninguna de las monias de ignorancia se scuse. [49v]  [LXVII] De las monias qui son enviadas en carrera Las monias qui son enviadas en carrera encomiendense a la oracion de todas las mongas e de l’abadessa. E siempre a la postremera oracion de la obra de Dios sea fecha conmemoracion de todas las absentes. Mas las mongas que tornar de carrera aquell dia que vienen por todas las oras canonicas depues que la hora de Dios fuere complida, prostradas en el suelo del oratorio demanden oracion de todas por las faltas. Si por ventura en alguna cosa ovieron errado en eli camino por vista o por hoida de mala cosa o por ociosa palabra nm presuma ninguna contar aigunas cosas que hoyo o vio fueras del monasterio, car muy grey destruymento es la qual cosa. Si per ventura alguna presumiere, a la vengança regla soyagua. E esso mismo sufra qui presumiere salir las claustras del monasterio o ir ad algun logar o fazer 512 513  recados “Gracias a Dios.”  92  cosa ninguna magor o por sin mandamiento de l’abadessa.  [LXVIII] Si alguna monga ii fueren mandadas cosas que non puede complir Si por ventura alguna monga ii fueren mandadas greves cosas que cumplir non pueda como quierase, segunt el mandamento de la mayor con toda [50r] manseza obediencia la qual cosa si de todo en todo viere quel la su fuerça non cumple a sofrir tan gran carga las razones del su non poder a su maor compassencia en tiempo convenible demuestre non suberviando nm  contradizendo nm  perficando la qual cosa si de que ella oviere mostrado sto el  mandamento de la mayor durare en su primera sentencia sappa la minor que assi 1 conviene a fazer e obedezqua con caridat fiando en la ayuda de Dios.  [LXIX] Que en el monasterio non presuman uno a otro defender Asquivar es que en el monasterio en nenguna manera monga neguna presuma una a otra deffender ni ayudar aun que por qual quiere parentesco o cercanidat sean ayuntadas. Ni en neguna manera sea presumido esto de las mongas car ende puede nascer muy grey occasion de scandalos. La qual cosa si neguna trespassare muy grey sea castigada.  [LXX] Que non presuma neguna magar otra Toda occasion de presunpcion sea vedada en el monasterio hordenamos. Stablicemos que a neguna conviença scomulgar alguna desas ermanas sacando aquella a [50v] que de l’abadessa ii fuere dado poder. “Mas aquellas que falliceren sean castigadas ante todas por que las otras hayan medo.” 514 Mas a las mocas ata edat de quince anyos, diligencia de disciplina sea dada e hayan guarda de todas. Maguer esto, con toda mesura e razon. Mas en mayor edat  514  iTim. 5.20  93  qui presumiere en alguna manera si en mandamento de la abadessa o en aquellas moças sin distincion fuere movida, a la disciplina reglar soyaga, car scripto es: “lo que non queres que sea fecho a ti non fagas a otri.”  [LXXI] En qual manera sean obedientes una a otra El ben de obediencia non solament es a dar a l’abadessa mas aun entre si se obedescan sabiendo que por Sta carrera de obediencia hayan a Dios. Pues complido primerament el mandamiento de 1’ abadessa o de las maiores que son stablidas della a cuyo mandamento non consentimos que sean antepostas los privados mandamentos. Mas d’aqui delant obedezcan todas las iuniores a sus prioressas con todo cuydado e caridat en la qual cosa si neguna fuere fallada menos preciadora sea castigada. Mas si alguna monga por qual quiera cosa de la abadessa o de qual quiere prioressa suyas sea [5 ir] caStigada en qual quiere manera,  0 Si  sentire que el coraçon de qual quiere prioresSa es irado o movido contra ella mager que poco luego  sin  tardança ninguna yaga en tierra postrada ante sus pies satisfaziendo ata que aquella  comocion sea sanada por bendicion la qual cosa si alguna menos preciare a fazer a vengança corporal soyaga  0 5  fuere porfiosa sea echada del monasterio.  [LXXII] Division Assi como es el zelo malo de amargura que departe de Dios e trahe al inferno assi es el zelo bueno que departe de loS vicios et raye a Dios  a  la vida perdurable pues ste zelo con muy  fervent amor usen las monias. Esto es que antevengan una a otra por honra e suffran las SUS enfermedades si quiera de los cuerpos si quiera de las costumbres con grant pasciencia la obediencia se den entre si a vezes. Ninguna siegua aquella que jutga que es mas provechable mas lo que las otras vieren por bien la karidat de fraternidat una a otra se den. Teman a Dios e  94  a su abadessa con pura et humil caridat, amen a Jesucristo de todo en todo, ninguna cosa antepongan que nos traha ensiemble, a la vida perdurable amen syn fin.  [LXXIII] De lo que toda observacion de iusticia non sea stablida en esta regla [5 lv] Ecrivimos questa regla que guardandola en los monasterios alguna vegada demostremos haver honestat de costumbres e compieçamiento de conversacion de aqui adelant. A las que quieren venir a perfeccion de conversacion son doctrinas de los santos padres. La observacion de las quales traye la duenya a perfeccion de alteza. Que scripto o qual palabra de la divinal auctoridat del veio e del nuevo testamento no es muy drechurera regla de vida homanal. 0 que al libro de los sanctos catoligos padres esto non demuestra que por drecho corso vengamos al nuestro creador. E sobre todo esto las Collaciones de los Padres e los stablimentos e la vida dellos e la regla de Sant Basilio, nuestro padre, que otras cosas son sino exemplos sturnientes de virtudes de las mongas de buena vida e obedientes. Mas a las precosas e de mala vida e negligentes es verguença de confusion. Pues qui quiera quanto acuytamos venir a la celestial tierra esta regla de poco compieçamento scripta ayudando Jesucristo acaba. E entonces a la postremeria a mayores cosas que dessuso dissiemos acabamiento de Doctrina e de virtudes ayudando Dios vernas. [52r]  95  Conclusion La edición paleográfica de la traducción de la Regla de San Benito contenida en el manuscrito 11017 ha involucrado el estudio filológico y la reproducción crItica de un códice inédito hasta el momento. Este estudio fue dividido en cuatro partes principales: la introducción, el planteamiento metodológico de la crftica textual y la paleografla crItica en el TC, el estudio del manuscrito y, finalmente, la transcripción paleográfica de éste. La introducción consistió en seis apartados que ofrecen el contexto histórico, la vida de Benito de Nursia, el análisis histórico de la Regla desde el siglo VI hasta el siglo XIII, y un comentario sobre el monaquismo masculino y femenino en Espafla hasta aproximadamente la composición del TC. En el segundo capftulo se explicó los planteamientos metodológicos empleados para analizar la forma y contenido del manuscrito, asI como para indicar los pasos del proceso de su edición. El tercer capitulo se ocupó del análisis del TC mediante la descripción de sus caracterIsticas principales, escritura y abreviaturas, vocabulario, fuentes y referencias, glosario, asI como el estudio de su estructura y su contenido temático. La cuarta parte de esta tesis ha tenido como objeto la transcripción del TC. La incorporación de un glosario de latinismos, regionalismos, palabras arcaicas, definiciones religiosas y referencias bIblicas ha tenido como propósito principal interpretar y ayudar a comprender el significado del texto. Este glosario se basa en distintas fuentes de referencia como diccionarios, enciclopedias, y distintas versiones de la Regla. Es importante mencionar que a lo largo de la transcripción se evitó la “modernización” del manuscrito con el objeto de presentar al lector una edición comprensible del texto, como también una edición que se acercara de manera fiel a las condiciones tanto linguIsticas como socio-culturales que posee el manuscrito original.  96  De esta manera, Ia tarea editorial del TC tomó una metodologla interdisciplinaria y original que formuló y enriquecio el diálogo entre el manuscrito, sus contextos y distintas versiones de la Regla en diversas lenguas. El uso de esta práctica multidisciplinaria ha demostrado que este códice es un texto ünico debido a su originalidad, y que su importancia como obra literaria no se debe solo al lenguaje en sí mismo, sino también a los posibles roles que pudiera haber cumplido en la Espafla del s. XV. Asimismo, la ausencia de transcripciones, ediciones y estudios sobre este manuscrito nos ha permitido examinar un texto inédito tanto como una obra religiosa como un documento histOrico que proyecta la ideologla polItica y social del espacio temporal en que fue creado.  97  Bibliografla Obras citadas en la introducción  Aiston, George Cyprian. “Congregation of Cluny.” The Catholic Encyclopedia. 1913 ed. Print. “Rule of St. Benedict.” The Catholic Encyclopedia. 1913 ed. Print. Auberger, J.P. and B. Occhipinti. “Cistercians.” Encyclopedia of the Middle Ages. 2000 ed. Print. Baptist Aizog, Johannes. Historia eclesiástica de España:  O adiciones a la historia general de  la Iglesia. Barcelona: Pablo Riera, 1859. Print. Barnes, Arthur. “St. Wilfrid.” The Catholic Encyclopedia. 1913 ed. Print. Cantarella, Glauco Maria. “Nicolaitism.” Encyclopedia of the Middle Ages. 2000 ed. Print. Chamberlain, John. The Rule of St. Benedict: The Abingdon Copy. Toronto: The Pontifical Institute of Mediaeval Studies, 1982. Print. Clifford, Cornelius. “St. Augustine of Canterbury.” The Catholic Encyclopedia. 1913 ed. Print. Daly, Lowrie J. Benedictine Monasticism: Its Formation and Development Through the Twelfth Century. New York: Sheed and Ward, 1975. Print. Dean, Ruth J. & Dominica Legge. The Rule of St. Benedict: A Norman Prose Version. Oxford: Blackwell, 1964. Print. Diccionario de Ia RealAcademia Española. Real Academia Espaflola. 2001. 22 ed. Web. 1 de mar. 2009. Ford, Hugh. “St. Benedict of Nursia.” The Catholic Encyclopedia. 1913 ed. Print. Gildas, Maria. “Cistercians.” The Catholic Encyclopedia. 1913 ed. Print. Gregory, Pope. The Dialogues of Saint Gregory, Surnamed the Great; Pope of Rome & the First of that Name. Ed. E.G. Gardner. London: P.L. Warner, 1911. Print.  98  Hanslink, Rudoiphus. Benidicti Regula: Editio Altera Emendata. Viena: Hölder-Pichler Tempsky, 1977. Print. Jogna-Prat, Dominique. “Benedict of Aniane.” Encyclopedia of the Middle Ages. 2000 ed.  “Cluny.” Encyclopedia of the Middle Ages. 2000 ed. Print. La règle de saint BenoIt. Les monastères bénédictins de Belloc et Urt. N. pag. Web. 1 de marzo 2009. Marcos, Juan José. Latin Paleography. 1-77. 1 de septiembre del 2008. Web. 1 de marzo 2009. Masoliver, Alejandro. Historia del monacato II. Madrid: Ediciones Encuentro, 1994. Print.  Historia del monacato III. Madrid: Ediciones Encuentro, 1994. Print. McCann, Justin. The Rule of Saint Benedict in Latin and English. Maryland: Newman Press, 1952. Print.  Nuevo Tesoro Lexicogrdfico de la Lengua Española. Real Academia Espaflola. N. pag. Web. 1 de mar. 2009.  Regla de San Benito. AbadIa de San Benito de Luján. 2008. N. pag. Web. 1 de mar. 2009. Sanchez Prieto-Borj a, Pedro. Cómo editar los textos medievales: Criterios para su presentación gr4flca. Madrid: Arco Libros, 1998. Print.  Sextus, Pythagoreus. Enchiridion: The sentences of Sextus: a Contribution to the History of Early Christian Ethics. Ed. Henry Chadwick. Cambridge: Cambridge UP, 1959. Print.  The Rule of Benedict. The Order of Saint Benedict. 12 ene. 2009. N. pag. Web. 1 de mar. 2009. Vauchez, André. “Benedict of Nursia” Encyclopedia of the Middle Ages. 2000 ed. Print.  Vulgatam Clementinam: Editio Electronica. The Clementine Vulgate Project. 9 ene. 2006. N. pag. Web. 1 de mar. 2009. White, Carolinne. The Rule of St. Benedict. London: Penguin Classics, 2008. Print.  99  Obras complementarias  Butler, Cuthbert. Benedictine Monachism: Studies in Benedictine Life and Rule. London: Longmans, 1919. Print.  Chittister, J. Wisdom Distilledfrom the Daily: Living the Rule of St. Benedict Today. New York: Harper, 1991. Print.  De Vogue, Adalbert. Community and Abbot in the Rule of St. Benedict. Kalamazoo: Cistercian Publications, 1979. Print.  De Waal, Esther. a Life-Giving Way: A Commentary of the Rule of St. Benedict I. Collegeville: Liturgical Press, 1995. Print. Fry, Timothy. The Rule of St. Benedict in English. Collegeville: Liturgical Press, 1982. Print.  Hildebrand, Stephen. “Oboedientia & oboedire in the Rule of St. Benedict: A Study of Their Theological and Monastic Meaning.” The American Benedictine Review 52: (2001): 42 1-426. Print.  Kargong, Terrence. Benedict’s Rule: A Translation and Commentary. Collegeville: Liturgical Press, 1996. Print.  Lavallée, Paul. Saint BenoIt: Une spiritualité pour le XXIe siècle. Outremont: Les Editions Logiques, 2005. Print.  Logeman, Henri. The Rule of S. Benet: Latin and Anglo-Saxon Interlinear Version. London: Trübner, 1888. Print.  The Rule of Benedict: Insights for the Ages. New York: Crossroad, 1992. Print. McCann, Justin. The Rule of St. Benedict: A Doctrinal and Spiritual Commentary. Kalamazoo: Cistercian Publications, 1983. Print.  100  Shipley Duckett, Eleanor. The Gateway to the Middle Ages. New York: MacMillan, 1938. Print. Schroll, Alfred. Benedictine Monasticism as Reflected in the Warnefrid-Hildemar Commentaries on the Rule. New York: Columbia UP, 1941. Print. The Holy Rule of Saint Benedict. Benedictine Monks of St. Meinrad Archabbey. St. Meinrad: Grail Publications, 1956. Print. Vermeiren, Korneel. Praying with Benedict. Kalamazoo: Cistercian Publications, 1999. Print. Villena, Enrique de. Tratado de la consolación. Ed. Derek C Carr. Madrid: Espasa-Calpe, 1976. Print.  101  

Cite

Citation Scheme:

        

Citations by CSL (citeproc-js)

Usage Statistics

Share

Embed

Customize your widget with the following options, then copy and paste the code below into the HTML of your page to embed this item in your website.
                        
                            <div id="ubcOpenCollectionsWidgetDisplay">
                            <script id="ubcOpenCollectionsWidget"
                            src="{[{embed.src}]}"
                            data-item="{[{embed.item}]}"
                            data-collection="{[{embed.collection}]}"
                            data-metadata="{[{embed.showMetadata}]}"
                            data-width="{[{embed.width}]}"
                            async >
                            </script>
                            </div>
                        
                    
IIIF logo Our image viewer uses the IIIF 2.0 standard. To load this item in other compatible viewers, use this url:
http://iiif.library.ubc.ca/presentation/dsp.24.1-0068145/manifest

Comment

Related Items